Issuu on Google+


QUINCE MINUTOS CON VOS TOMO 6 (Autores varios) Noviembre de 2016. Jujuy//Argentina. Foto de tapa: Carolina Espinoza


ÁLVARO MÉNDEZ EL PATO CABEZA DE TORTUGA En un centro cultural cerca de la ribera el mandamás da la bienvenida y dice que le gustan los poemas bonitos combativos la poesía social, se le nota en la cara de mármol en que está pensando piensa: “Yoyagané” le diría que lo vi “combatir” sin poemas sentado convencido del plato principal dispuesto a entregarlo todo en el lobby de un banquete empresarial todo pintadito de animal yellow print habló también de socialismo y nadie se quejó ni dijo nada, lo mejor fue la emoción con un poema de Beatriz que hablaba sobre un muerto, después por las sachas palabras de la autoridad mientras estaban los presentes incómodos y necios algunos poetas deliraban con sus juegos ocultistas del lenguaje del estilo que la trascendencia la trayectoria la transparencia la semiótica la palabra su extenso y breve respiro el fonema, el morfema el deformema el enema desparramado en obras de páginas y páginas afuera el río lleva y trae un montón de historias un pato pilla un pez lo metamorfosea en pescado otro pato en vuelo rasante le chorea de pico a pico la comida asesinada los de Prefectura atentos al delito se gritan excitados y urgentes: “Mirá un patochorro” y desparraman plumas pegándole tres tiros al patochorro y sólo por eso quiero conocer a Moris sólo para preguntarle si el pato cabeza de tortuga también trabaja en una carnicería el padre del patochorro llora porque le mataron un hijo así es como tenemos otra tristeza en el fondo de toda agua el padre del pez llora porque a él también le mataron un hijo puede que bajo el agua no se note y es por eso que a veces creo en lo que no veo.


ÁLVARO MÉNDEZ LA DICE Por como el Ronco se refleja en el espejo sé que piensa en decirle una verdad: “Me encantaría dormir con vos” pero no la dice. Y como sabe que las chismosas lo verían todo, lo contarían al detalle cada rispidez y cada bondad de sus cuerpos, cuerpos ansiosos por sumirse en el frenético baile, como si fuese el último tango en París, no la dice. Incluso el Ronco piensa que si las chismosas no lo ven, lo escuchan todo, lo cuentan todo, porque lo que las alimenta nos mata, y no la dice. Pero de todas maneras la verdad se dice porque los temblores en sus manos la gota del cuero cabelludo hasta el ojo y el atropello ruidoso de sílabas inconclusas lo botonean, y dicen: “me encantaría dormir con vos” Y si cogen, probablemente dirá gloria, golazo, joya o buenísimo y ahora se da cuenta que después pensaría en las chismosas y se cagará de la risa y no le importará que miren que miren y se mueran de ganas de bailar como cualquiera de nosotros en la ardiente cama, con cada rispidez y con cada bondad rememorar la habitación a oscuras y su colchón reluciente: la vela y el vacío. Todo, todo se reinventa en el cauto y en los semáforos de la esquina de su casa mientras en el espejo hace malabares con la vigilia.


ELIZABETH SOTO ACTO 11 Hay un montón de microorganismos viviendo en el piso de la cocina. Miles. Me compré un microscopio y los observé. Construyen casas, festejan cumpleaños y debaten sobre literatura americana. Pasan la tarde de los domingos viendo realitys shows peruanos de canto. La la la. En la parada del colectivo un hombre me dice que todos los seres vivos necesitan agua. Entonces dejo de limpiar el piso de la cocina Esta noche, con los microorganismos, jugamos a armar rompecabezas.


ELIZABETH SOTO ACTO 13 En la tele pasaron la historia de una escuela que fue invadida por palomas. Miles y miles. Los chicos no pueden salir al patio.

Los padres se organizaron para matarlas. Los del noticiero se ríen. Los niños lloran silenciosamente. ¿Acaso las palomas no eran símbolos de paz? Cada vez que entran a la escuela les regalan una piedra y una onda. Celeste para los nenes. Rosa para las nenas. (Estos días pienso faltar a clases)


EMILIANO BAIGORRI VIDEOJUEGOS Las frutas se chocan en la pantalla. Buscรกs reunirlas para limpiar las hileras de tu confusiรณn mental. Necesitรกs avanzar en el mapa de tus contactos pero estรกs en el territorio tenue de tu cocina comedor dibujada a medias por una lamparita de sesenta.


EMILIANO BAIGORRI RECUERDOS GIF Tengo recuerdos que podrían ser GIF como aquel en el que vas y volvés te volvés a ir y volvés a volver. No querías ir a trabajar para no despegarte de mi lado esa mañana. Debería haber sido el tipo más feliz del mundo pero andaba sin saberlo porque la repetición no me permitía pensar en nada que no fuera otra cosa que ahí no estaba agotado de ver tu sonrisa dibujándose atrevida mientras ocultabas tu mirada con un movimiento que hacía a tus tetas saltar en el corpiñito de bandera yanki. También está aquel otro de una tarde o tal vez de esa misma mañana en la que me dijiste ojalá que puedas detenerte en lo que sea. Y algo ahora en la hora en que ya todo lo importante se me ha pasado por alto la tragedia de tener que ver lo que está siempre por venir me persigue.


PILAR CARRANZA

caminas por la calle, confundes tunas con paltas. contorneas la cintura. te comparas con las demás. no hay mujer más bonita que vos, piensas y lo dices en voz alta. . afuera llueve, capaz sea eso. . la alfombra de casa se arruga de verte. jugamos a mirarte mientras te secas. te sueltas el pelo, caminas, contorneas la cintura, sí. confundes cerezas con uvas, sí. "quince pesos la bolsita", decía el vendedor. capaz sea eso. . lees un post de facebook. armas tu insoportable opinión sobre el tema, la tiras a un grupito en whatsapp. "quince pesos la bolsita". te mueres por decirnos a todos lo copado que carburas. y capaz sea eso. . camioncito, tu pasarela son los libros y las películas. mientras más orientales, mejor. mirate, no hay corpiño que aguante. piensas en castillos con fachada de rancho y me quiero morir porque capaz sea eso, sí. . o capaz por la forma en que contorneas la cintura y lo dices en voz alta. o capaz por la forma en que sale el viento de golpe y te levanta la pollera. . “quince pesos la bolsita” y tomamos un café “quince pesos la bolsita” callate de una buena vez. “quince pesos la bolsita” te sacas la ropa “quince pesos la bolsita” . dale camioncito, no pares. que no hay bocina más linda que la tuya.


PILAR CARRANZA

ayer en eso que almorzábamos veía a mi vieja taca taca taca apretando las teclitas un bocado y taca taca taca "¿me sirves agua? por favor. gracias" taca taca taca y pensaba qué lindo y después qué feo y después qué chota yo, con eso de la comunicación. la miraba y le preguntaba cosas y ella me contestaba, pero sin verme y yo me enojaba como si para mí, escuchar, pasáse también por los ojos. pensaba en por qué taca taca taca estos versos taca taca taca por qué hacía esto taca taca taca de escribirle un mensaje estando al lado. ella me ponía emoticones y se reía o la veía y pensaba qué lindo y después qué feo saber que así siento que me escuchan que sólo escribiendo siento que me ves, mamá.


SEBASTIรN MATURANO OSARIO Un cuerpo sin รณrganos soporta lo que un cuerpo sin huesos. Una imagen viaja lo que un acorazado dispara por segundos. No hay รณrganos que disuadan la fe de los muertos ni la fe en los muertos. Por eso en el tiempo fugitivo cada instante se hace eterno porque no hay nada que esperar mรกs que la espera.


SEBASTIÁN MATURANO LÁPIDAS Las cosas que te salvan son un puñado de frases tontas que profanan el sin sentido en diminutas manchas cutáneas que vos alguna vez llamaste fantasmas. Manchas que no son más que insectos miserables bolas duras resplandecientes jardines de imágenes fugaces: La famosa Plaga Demoníaca que el tonto creyó verdadera sin haber visto alguna vez al auténtico ángel El Ángel Malvado señor de los señores que cuida de nosotros y nuestro cielo.


MELIZA ORTIZ DE LA FELICIDAD JUNTOS A veces cuando escucho un tema power divertido que tiene tu onda, que me gusta que suena como vos reggae hiphopero contestatario punky electro progre fusión me imagino que lo bailamos juntos en medio de una fiesta, lo bailamos como con cierto frenesí y siento que eso nos une un montón cuando estamos ahí. Que irradiamos tanta conexión que los otros invitados de la fiesta se quedan algo quietos y desde donde están nos miran y entienden que ese momento cuando me lo imagino es como el pico de una felicidad con alguien. De una felicidad con vos. De la felicidad juntos.


MELIZA ORTIZ NO ME GUSTA CUANDO SE VAN A BRASIL No me gusta cuando se van a Brasil. Me pongo rara cada vez que me cuentan que se van de vacaciones a Brasil. Yo sonrío y digo qué bueno qué bueno una semana qué bueno quince días pero en realidad no me gusta cuando se van a Brasil porque me quedo pensando en lo bueno que sería estar yo también ahí en Brasil haciendo las cosas que se hace cuando se va de vacaciones a Brasil. Que si yo también estuviera en Brasil podrían venir y decirme que en Brasil borracharía significa gomería como si esos sonidos juntos fueran algo muy gracioso y que después podríamos ir a tomar caipiriña en un vaso largo con sombrillita en un bar de la playa. Y que en cambio de eso me quedo aquí pensando en que no van a estar en que cuando menos me dé cuenta ya se habrán ido de nuevo y de repente a Brasil una mañana o una tarde así sin avisar y que yo me habré quedado aquí sintiéndome así, rara, sin estar en Brasil y como fuera de rango. Que aquí donde me quedo todo será feo y que no dejará de serlo mientras los que se fueron no vuelvan, mientras se sigan yendo permanentemente, como una obsesión por la alegría de vivir que les agarra de pronto, que se repite y se repite, siempre en julio o en enero de vacaciones a Brasil. No me gusta cuando se van a Brasil.


TODO LO QUE SOMOS -Fer Kronchyman-

https://wawa-shyshyrecords.bandcamp.com/album/todo-lo-que-somos



QUINCE MINUTOS CON VOS. Tomo #6