Revista Encuentro (Diciembre 2014)

Page 6

Diciembre 2014 DEPARTAMENTO DE SEGURIDAD 12. Sistema inmunitario

E

El sistema inmunitario consiste en una red compleja de células y órganos generados en la médula ósea, capaces de producir compuestos químicos en extremo poderosos conocidos como citosinas y anticuerpos. El conocimiento sobre este sistema es reciente, la investigación está aún descubriendo nuevos hechos sobre sus diferentes funciones, entre ellas, la protección que hace desde que nacemos para evitar la proliferación de células cancerosas.

4

Los componentes celulares del sistema inmunitario son los 100 mil millones de leucocitos o glóbulos blancos (linfocitos, macrófagos, células asesinas naturales) de la sangre con roles y funciones altamente especializados. Se pueden comparar con soldados de infantería que actúan como auténticos comandos, programados con un enorme potencial de destrucción para cualquier enemigo invasor: parásitos, hongos, virus, bacterias patógenas y otros microorganismos nocivos. La división del trabajo entre estas tropas de élite superentrenadas es tan de-

tallada, sutil, sofisticada y precisa que nos permite compararlo con cualquier ejército o fuerza militar de primer orden. Son capaces de producir 10 billones de anticuerpos diferentes.

Los anticuerpos liberados en respuesta directa a amenazas específicas se pueden comparar con misiles crucero moleculares, liberados dentro del torrente sanguíneo para seleccionar y destruir a los intrusos indeseables con velocidad, exactitud y precisión notables. Los anticuerpos presentes en la sangre son producidos sobre demanda en increíbles cantidades. Además, existe una memoria inmunológica que recuerda las infecciones pasadas y, de este modo se incrementa y supera la capacidad de respuesta en caso de una nueva invasión. También se encuentran como inmunoglobulinas A, E, G, en las capas mucosas del cuerpo de nariz, boca, sistema respiratorio, intestinos, uretra y cavidades que conectan con el ambiente externo. Hace 50 años se pensaba que el sistema inmunitario era completamente independiente, ahora se sabe que está directamente vinculado al

cerebro y al sistema endocrino, así como otros sistemas. Por ejemplo, se ha descubierto que los leucocitos y linfocitos poseen receptores para los neurotransmisores producidos por las neuronas, lo cual demuestra un vínculo químico directo entre el cerebro y el sistema inmunológico. Se ha encontrado que otros glóbulos blancos de la sangre tienen receptores específicos de hormonas, que indican que el sistema endocrino se comunica de manera directa con el sistema inmunitario. Aún más impresionante es la evidencia reciente de que ciertas células inmunitarias pueden producir y segregar hormonas y factores inflamatorios conocidos como citosinas (interleucinas, factor de necrosis tumoral, interferón), que desempeñan un papel importante en el proceso inflamatorio de origen inmunológico y en el control del cáncer. Ahora se habla de una nueva ciencia: la psico-neuro-inmuno-endocrinología.

Otro descubrimiento reciente es la capacidad de reconocimiento que tienen las células inmunitarias para las células del propio cuerpo. Esto depende de unos azúcares de membrana ligados a proteínas conocidos como glucoproteínas. Forman parte de una capa de recubrimiento llamada glicocalix y actúan como


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.