Revista Encuentro (Diciembre 2014)

Page 18

Diciembre 2014 Pueden utilizarse para el cuidado facial o de forma auxiliar en terapias dermatológicas tópicas, en el tratamiento de patologías inflamatorias de la piel, incluidas el acné y rosácea, en combinación con activos nobles como el Aceite de Argán, Vitamina F, Sepicalm, Sepilifth DPHP, Citopeptinas, Polifenoles de pepitas de uva, Vitamina C y Avena Sativa. Son especialmente útiles para mejorar la protección de las células madre de la piel. Pueden combinarse con despigmentantes cutáneos como la Grosella y el Resveratrol, que ayudan a disminuir la hiperpigmentación de forma efectiva. Dentro de este tipo de productos multifunción de última generación encontramos también distintas variantes de ampolletas o monodosis de tratamiento antiedad, con sistemas de formulación inteligente. Ayudan a proteger la piel frente al paso del tiempo en un coctel dinámico de embellecimiento y activación de las barreras de la piel.

16

Los activos más utilizados son Pentaglicanos, Ácido Hialurónico, Gluconolactona, Trylagén, Semillas de Chía, Algas azules, Arándanos rojos, azules y Moras. Como beneficios más importantes, previenen la pérdida de humedad, el envejecimiento prematuro, ayudan a equilibrar el tono desigual, así como minimizar poros, imperfecciones e inflamación, y reafirmar y mejorar las defensas frente al estrés oxidativo.

No sólo corrigen, protegen a la piel de las agresiones externas, estimulando la producción, protección y organización de los elementos estructurales. Ayudan a evitar la glicación y la inflamación crónica, preservando el buen estado de salud y la lozanía de la piel. Es importante educar al paciente y enseñarle las medidas de cuidado y los tratamientos antiedad; también deben ser preventivos, ya que si comenzamos a una edad temprana… “nuestra piel lo agradecerá”.


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.