Page 1

QuĂŠdate Conmigo

Pablo A. Carrillo Coronel


Para May, para ti que le has dado sentido a todos mis versos, para que te quedes conmigo y sigas siendo mi inspiración:

Mi corazón también ha sufrido, Antes ya fue lastimado, Y aunque todavía existan miedos Rodeando mi solitario corazón, Amaré cada parte de ti para siempre…

…quédate conmigo, te contaré historias de mi pasado, te haré vivir en mi presente y te haré soñar en nuestro futuro…


ÍNDICE Prólogo 4 Si esta noche fuera más hermosa Son escasos los momentos He perdido mis ojos hoy Tenerte

7

8

Tu presencia

9

Te has ganado mi corazón Un te amo Deja

10

11

12

No soy el dueño

13

Cuando miro en tus ojos Ella

5

6

15

17

Quisiera

18

Si tan solo Puedo

20

21

Cada uno de tus besos 22 Estos versos no serán los mejores Días como hoy

23

25

Esperaría toda mi vida Momentos felices

27

29

Cuando llega la noche 30 Podría

31

Ella sabe

33

Amaneció gris

34

Hay una mujer

36

Me enamora Adicción

38

41

He pasado todo el día intentando Cerca de mí Quiero (I)

43

45

Quiero (II)

46

Quererla

48

Si te dieras cuenta 49 Mi corazón

50

Como nadie te ha querido Hoy quiero decirte Quédate conmigo Prometo

54

52 53

51

42


PRÓLOGO Estos simples versos Espero que estos simples versos le recuerden hoy a tu corazón aquel amor y aquellos besos, que te hacían perder la razón. Con cada palabra vive otra vez, vuelve a sentir, vuelve a soñar como aquella primera vez que el amor te hizo volar. Jamás permitas que una desilusión se convierta en una amarga tortura, es mejor que sane el corazón con la más pura ternura. Y si este libro te hace delirar habrá cumplido su misión, pues sólo he querido expresar lo que guardaba en mi enamorado corazón.

4


Si esta noche fuera más hermosa Si esta noche fuera más hermosa las estrellas escribirían tu nombre, tendrían que robarse tu luz, deberían brindarme tu paz. Si esta noche fuera más hermosa el aire sería reemplazado por tu aroma, me envolverían tus brazos y no las sombras y el silencio sería roto, por tu voz que me nombra. Si esta noche fuera más hermosa estarías tú a mi lado y no la luna, ella sólo me recuerda de forma tierna que eres tú la que en mi corazón gobierna. Si esta noche fuera más hermosa el tiempo se detendría sobre mí, las estrellas me hablarían de ti, me dirían que tú como la noche eres hermosa. Si esta noche fuera más hermosa no querría que acabe nunca, porque para mis enamorados ojos serías tú la noche más hermosa.

5


Son escasos los momentos Son escasos los momentos en los que disfruto de ti, mi corazรณn queda encendido, mi cuerpo marcado con tu esencia. Son esquivas las miradas en medio de esta gente; te persiguen mis ojos, los tuyos juegan a esconderse. Son superfluas las palabras, no son realmente importantes, no necesito de ellas, basta y sobra con mis besos. Son torpes las caricias, no son libres nuestros cuerpos, mas nuestras almas hacen lo imposible por romper estas mundanas barreras.

6


He perdido mis ojos hoy He perdido mis ojos hoy contemplando tu figura, y he olvidado quien soy al sentir tu alma pura. He perdido mis ojos hoy, he perdido la cordura; renunciando a lo que soy he llegado a la locura. He perdido mis ojos hoy, he amado sin medida; besando tus labios dulces he conocido la ternura. He perdido mis ojos hoy, he caminado sin rumbo; recorriendo tus caminos me he perdido a mĂ­ mismo.

7


Tenerte

Tenerte es la posibilidad de mirarte, la oportunidad de contemplarte y llegar hasta a adorarte. Tenerte es igual a tocarte, poder acariciarte, abrazarte muy fuerte y hasta besarte. Tenerte es igual a soĂąarte con la ilusiĂłn de llegar a alcanzarte y empezar nuevamente. Tenerte es la posibilidad de perderte, la oportunidad de amarte y jamĂĄs dejarte ir.

8


Tu presencia

Tu presencia ha coloreado las sombras de mi abandono, has refrescado la sequía de mis más grandes ilusiones. Se han cerrado las heridas, por las que se derramaban sin ningún consuelo mis desgastadas lágrimas. Permites que sonría nuevamente, que no haya más espacio para la tristeza en mi mente. He decidido volver a amar por ti, y a ti solamente jamás dejarte de amar.

9


Te has ganado mi corazón Estando profundamente decidido a no dejar que domines mi corazón, fuiste provocando una herida, para la cual no encuentro explicación. Una herida marcada por amor, que va creciendo cada día en mi interior y no me deja disfrutar del día, porque sin tus ojos no tengo sol. No hay luz sin tu sonrisa, ni descanso por las noches sin tu voz; quiero tenerte a mi lado en esta noche y que me hagas perder la razón. Pues estando totalmente desprevenido te has ganado mi corazón…

10


Un te amo

Puede que un te amo no borre tus dudas, pero tus caricias borran mis miedos. En mi cuerpo hacen cosquillas el recorrer de tus dedos y mis labios se encienden con el calor de tus besos. Mis temores se alejan con el latir de tu pecho y mi alma se ilumina con la luz de tus ojos. No te buscaba y llegaste, no te planeaba y sucediste y ahora cada vez que te marchas mi corazรณn se pone triste.

11


Deja

Deja que mis versos se deslicen por tu suave y delicada figura, que recorran toda tu cintura y que jamรกs se paralicen. Que te envuelvan tus palabras, que te abriguen con dulzura; deja que te lleve a la locura cuando las puertas de tu corazรณn me abras. Deja que marque con mi ser cada espacio de tu piel, probarรกs la dulce miel con la luz de un nuevo amanecer. Que te entregues a mi amor, que te rindas por vez primera; deja que llegue a ti la primavera con los besos puros de mi amor.

12


No soy dueño

No soy dueño de las palabras, menos aún de su significado, mas soy el dueño de los sentimientos que con ellas torpemente he expresado. No soy dueño de la música, menos aún de su suave melodía, mas soy el dueño de las emociones que en mi corazón ella ha despertado. No soy el dueño de los días, menos aún de tu tiempo, mas soy el dueño de los momentos que a tu lado felizmente he vivido. No soy el dueño de tu corazón, menos aún de tus sentimientos, mas soy el dueño de la esperanza de salir un día más a tu encuentro.

13


No soy el dueño de tu mente, menos aún de tu cuerpo, mas soy el dueño de estas ganas insaciables de besarte y amarte locamente. No soy el dueño de tu vida, menos aún de tus pasos, mas soy el dueño de este sueño de tenerte para siempre entre mis brazos. No soy el dueño del sol, menos aún de su calor, mas soy el dueño de este amor que es capaz de encenderte el corazón.

14


Cuando miro en tus ojos Cuando miro en tus ojos no sé qué voy a encontrar, talvez un destello, seguro algo bello, que no puedo explicar. Cuando miro en tus ojos no dejo de pensar, qué es eso que tienen que los empiezo a amar. Cuando miro en tus ojos no dejo de recordar, aquella extraña noche cuando los empecé a observar. Cuando miro en tus ojos no dejo de soñar, con tenerte en mis brazos y no volverte a soltar. Cuando miro en tus ojos sólo quiero gritar todo aquello que siento cuando te vuelvo a encontrar.

15


Cuando miro en tus ojos no quiero despertar, pues eres un sueño que se volvió realidad. Cuando miro en tus ojos sólo te quiero amar, entregarte mi corazón hasta su último palpitar. Cuando miro en tus ojos mi vida te quiero dar, ser para siempre tuyo y que jamás me puedas olvidar.

16


Ella

Ella le mostró el mundo, le dio la vida con un beso; y bastó tan sólo eso para que naciera un amor profundo. Él le pidió que se quedara, le entregó su corazón y una rosa; y ella con su sonrisa hermosa le pidió que nunca la dejara. Él le regaló su poesía, ella era su inspiración, su más pura tentación, el sol de un nuevo día. Ella lo rodeaba con su pasión, lo envolvía en sus brazos con locura; pues era ella la única cura para su solitario corazón. Junto a ella amanecía en el paraíso, ella era lo que siempre quiso; desde aquel día él fue sólo suyo y juró cada día enamorarla.

17


Quisiera

Quisiera que estés aquí, que me acompañes esta noche, que tu rostro opaque las estrellas y que la luna se esconda en tu mirada. Sentir tu respiración en mi pecho, acariciar tu cabello moreno; deslizar mis dedos por tu cuerpo y encender tus labios con mis besos. Que el fuego consuma tu cuerpo, que mi cuerpo baile enloquecido al ritmo de tu loco corazón, que se acelera al escuchar mi voz. No soltar nunca tus manos, atarme a ti por siempre, ser un esclavo de tu mente y que jamás vuelva a brillar el sol. Sacudir tus miedos y abrazarte, encarcelarte en mi corazón, entregarte mi mundo en un suspiro, que arranques de mi ser el dolor.

18


Hacer eterna la noche para tenerte por siempre sumergida en mi amor, mientras te miro fijamente y le digo adiĂłs al dolor.

19


Si tan solo

Si tan sólo te dejaras querer, te mostraría otro mundo en el cual te podrías perder en tan sólo un segundo. Si tan sólo me dejaras mirar en lo más profundo de tu ser, me encargaría de cuidarte y jamás en la vida perderte. Si tan sólo me dejaras probar de tus labios el dulce placer, te aseguro que conseguirías robar mi corazón, mi mente y mi ser. Si tan sólo me dejaras amarte te acompañaría eternamente, y te tendría siempre presente, ya que en mis versos vivirías eternamente.

20


Puedo

Puedo escribirte versos en papel, guardarlos y olvidarlos en un lugar profundo, pero prefiero escribirlos en tu piel y llevarte lejos de este mundo. Puedo dejar tatuados mis versos en cada espacio de tu cuerpo, pero sólo si tú me regalaras uno de tus dulces besos. Puedo encender tus labios con poesía, morderlos con toda mi pasión; para que se acelere tu corazón, al despertarte cada día. Puedo escribir para siempre en lo más profundo de tu alma; pero solamente lo haría, si tú dejas que te ame.

21


Cada uno de tus besos Cada uno de tus besos hace florecer rosas en el seco jardín de mi cuerpo, en donde había un terreno seco el manantial de tus labios empieza a fluir. Siento la vida nacer nuevamente y las raíces del amor comienzan a nacer; hay miedo en los bosques de mi mente, pero por ti estoy dejando de temer. Empiezo a caminar y a explorar otra vez, a paso lento, pero disfrutando cada momento. Si supieras todo lo que siento, al dejar que mi corazón se aventure otra vez. Cada uno de tus besos es una aventura, un misterio nuevo que quiero resolver; y siento que me llena la locura cada vez que despierto y te vuelvo a ver.

22


Estos versos no serán los mejores Estos versos no serán los mejores, porque lo que vivo cada día contigo no lo he vivido nunca antes y por eso no sé como escribirlos. Cada palabra que sale de tu boca es nueva para mi corazón, que se alegra y se enciende como las estrellas al llegar la noche. Tu sonrisa ha traído una nueva luz que me envuelve y me atrapa, que me levanta y me toca en lo más profundo de mi alma. Tus besos, esos sí son los mejores, son como los suaves pétalos de las rosas, con ese hermoso color rojo de tu boca, que me encanta y me provoca. Puede que no todo lo que venga sea perfecto, pero estoy seguro que si lo vivo junto a ti valdrá la pena la lucha.

23


Ahora espera un momento y escucha a mi corazón que quiere contarte esta verdad: que eres tú la única a la que quiero besar.

24


Días como hoy

Días como hoy necesito mi refugio, ocultarme un poco y protegerme; no es miedo ni tampoco cobardía, es la necesidad de estar solo por un día. Días como hoy necesito mi refugio, para estar solamente conmigo y conversar, para hacerme preguntas y encontrar la verdad que se oculta y sólo aparece en la soledad. Días como hoy necesito mi refugio, para analizar mis tropiezos y mis errores, para conocerme más y aceptarme y así mañana, poder salir otra vez y arriesgarme. Días como hoy necesito mi refugio, para llenarme de fuerzas y valor, mitigando y saboreando el dolor y así mañana, poder regalarte mi amor. Días como hoy necesito mi refugio, para convertir la oscuridad en color, para pintarte en mis sueños e inventarme nuevas formas para conquistarte.

25


Días como hoy necesito mi refugio, para poner en orden toda mi vida, y así tengas siempre lo mejor de mí. Días como hoy necesito mi refugio, para mañana salir otra vez a buscarte y poder para siempre enamorarte.

26


Esperaría toda mi vida

En esta tarde oscura y de lluvia, quiero que sepas que te recuerdo, trato de olvidarte, pero simplemente no puedo, porque una parte de mi sigue siendo tuya. Extraño cada caricia que me regalaste, la forma en la que me tocabas, haciéndome sentir lo que sienten las flores cuando el sol las ilumina en la mañana. Deseo nuevamente sentir tus abrazos sentirme seguro envuelto en ellos, sentir tu respiración cerquita de mi oído y escuchar tu corazón latiendo. Mataría por probar otra vez tus labios, esos dulces destellos que provocan tus besos, haciendo temblar cada uno de mis huesos. Cómo deseo escuchar tus “te quiero”, porque, aunque no podamos estar juntos, eres tú a la que realmente quiero.

27


Tal vez no era este nuestro momento, pero espero que lo sea algún día; te juro que esperaría toda mi vida.

28


Momentos felices

He tenido muchos momentos felices, pero ninguno de ellos se ha grabado tan profundo dentro de mi corazón como los que vivo cada día contigo. No sabes cuánto adoro cada segundo, cada caricia y cada sonrisa a tu lado; quiero que sepas que me has conquistado, y ahora eres parte de mi mundo. Dame ahora un momento para mostrarte esa parte de mi corazón que he guardado con la esperanza de regalársela algún día a alguien como tú, que de verdad pueda cuidarlo.

29


Cuando llega la noche

Cuando llega la noche no quiero dormir, porque prefiero revivir cada segundo que a tu lado he podido vivir, pues cuando estoy contigo, soy dueño del mundo. No hay sueño que se compare a tu sonrisa ni a tus labios, haces que mi corazón se pare con el más dulce de tus besos. Hay magia en tu mirada y misterio en tu figura; me gusta observarte despacio y recorrerte con ternura. Quiero conocer cada rincón de ti y cada secreto de tu mente; te juro mi corazón no miente cuando tú te acercas a mí.

30


Podría

Podría mostrarte paisajes nuevos, un nuevo sol, la luna y las estrellas; podría mostrarte un nuevo mundo, pero sólo si decides quitarte la venda de los ojos. Podría hacerte sentir nuevas texturas, que tu piel sienta el frío y el calor; podría hacerte sentir mis manos acariciándote, pero sólo si decides quitarte tu coraza. Podría enseñarte a navegar en nuevos mares, a navegar en las tormentas; podría enseñarte a sumergirte en el amor, pero sólo si decides lanzarte al mar. Podría mostrarte caminos nuevos, llenos de rosas a punto de florecer; podría mostrarte el camino a mi corazón, pero sólo si decides dar el primer paso. Podría curar todas tus heridas, incluso las más grandes y profundas; hasta podría remendarlas con mi piel, pero sólo si decides quitarte las flechas que las causaron.

31


PodrĂ­a hacer todo esto y mucho mĂĄs, pero tĂş debes correr el riesgo, el riesgo de empezar a ser feliz y de luchar por lo que siempre has querido.

32


Ella sabe

Ella sabe quererme y me gusta; en ella encontré las caricias perfectas, esas que rozan la piel, pero tocan el alma, esas que aceleran el corazón al instante. Ella sabe quererme y lo hace cada día; en ella encontré las palabras perfectas, esas que llegan al oído, pero conquistan el alma, esas que hacen que la quiera al instante. Ella sabe quererme y lo sabe; en ella encontré el cariño perfecto, ese que se siente en el día, pero se recuerda en la noche, ese cariño que da sentido a mi vida. Ella sabe quererme y la quiero; en ella encontré el lugar perfecto, ese en el que puedo ser suyo y sólo suyo, entregándole todo mi amor sin medida.

33


Amaneció gris

Hoy todo amaneció gris, y aunque contigo soy muy feliz, hoy no pude ver brillar el sol. Debo repetirme que no es mía la culpa, pero tranquila que tampoco es tuya; sólo son tiempos de lluvia. Aunque llueva durante cien años, yo te he querido desde hace miles; y tengo para regalarte el sol por muchos años. He aprendido a ser mi propio sol, y soy feliz regalándote mi luz a ti, pues de a poco vas grabándote en mi. Puede que hoy no brille tanto como ayer, pero son sólo unas nubes que se han atravesado, y aún así sigo estando enamorado. Cómo no seguir enamorado de ti, si todo mi ser te lo has ganado, pues con tu forma de ser me has conquistado.

34


Te prometo que mañana volveré a brillar, y todo lo que hay en mi te voy a regalar, porque sólo a tu lado me quiero quedar.

35


Hay una mujer Hay una mujer que es toda ternura, que tiene el poder de cambiar mi día con el amor que me da cada día, entregándose a mí de la forma más pura. Hay una mujer que es toda dulzura, que con la más delicada caricia de sus manos me hace sentir el hombre más afortunado, dejándome cada vez más enamorado. Hay una mujer que es toda belleza, que cada vez que la veo acercarse me hace perder la cabeza y mi corazón comienza a agitarse. Hay una mujer que es toda valentía, que tiene el valor de luchar a mi lado y me tiene para siempre conquistado, llenando mi vida de infinita alegría. Hay una mujer que es toda pasión, que tiene poder sobre todo mi ser y que con todo ese inmenso poder me hace perder la razón.

36


Hay una mujer y adoro todo lo que es, adoro la forma en cómo me ves; tu forma de reír y llorar, me ha llegado a conquistar. Hay una mujer y no la cambiaría, a ella todo mi mundo le daría; y estoy seguro de que eso no bastaría, pues me sorprende más cada día. Hay una mujer y esa mujer eres tú, y créeme para mí ya sólo existes tú; no quiero a ninguna otra mujer, pues sólo a ti te quiero querer.

37


Me enamora Me enamora mirar profundamente en tus ojos y hallar en ellos un mundo perdido, que espero conocer más cada día que me dejas sumergirme libremente en ellos. Me enamora contemplar tu sonrisa, esa que muchas veces escondes y de la cual sólo yo soy testigo cuando me la regalas sin temores. Me enamora saborear tus labios dulces, probarlos de formas que nadie más conoce, pues sólo con sentir tu respiración provocas que mi piel se erice. Me enamora sentir tus manos, el cariño con el que me tocan, la fuerza con la que siempre me sujetan y la forma en que acarician mi rostro. Me enamora admirar todo tu cuerpo, recorrerlo lentamente por completo, deslizar mis dedos por todos sus rincones y despertar en ti las más puras sensaciones.

38


Me enamora sentirte tan mía, tan vulnerable y entregada a todas las locuras que hacemos en este paraíso que creamos a escondidas. Me enamora la locura con que amas, como me miras fijamente a los ojos y me dices todo aquello que sientes, entregándome sin dudar todo lo que tienes. Me enamora como enciendes mi corazón cada vez que te rindes ante mí, dejando que sea yo el que gobierne cada pensamiento que viene a tu mente. Me enamora verte así de feliz a mi lado, sabiendo que, a pesar de todos tus miedos, el amor en tu vida ha triunfado y poco a poco te he conquistado. Me enamora que seas toda tú, que seas la que me hace perder el control, que seas la que llena toda mi vida, la que me llena de toda esta alegría.

39


Prometo que serán siempre tuyos mis besos, pues mis labios han encontrado el Cielo desde que se encontraron con los tuyos y se han quedado eternamente hechizados. Prometo que será siempre tuyo mi corazón, cada uno de sus latidos te pertenecen, así como te pertenece cada parte de mí y que te entrego hoy con todo mi amor.

40


Adicción Tengo una adicción incontrolable al sonido de tu voz en la mañana, a esas palabras amorosas de tu boca, que hacen que mi alma se vuelva loca. Tengo una adicción desenfrenada a las caricias que brotan de tus manos que se deslizan por mi rostro y derriten todo mi cuerpo. Tengo una adicción desenfrenada al sabor de tus besos enardecidos, que avivan la llama de mi corazón y me hacen perder la razón. Tengo una adicción incontenible al infinito amor que tú me das, a ese amor que gobierna mi vida y que hace que te ame sin medida.

41


He pasado todo el día intentando He pasado todo el día intentando descifrar qué es lo que le sucede a mi pobre ser desde aquel día en que entraste a mi vida. He tratado de ponerle un nombre a cada una de las emociones y sentimientos que inundan mi cuerpo cada segundo que tengo la suerte de estar junto a ti. Todas las palabras que vienen a mi mente son incorrectas o ni siquiera se acercan a esa llama que vive en mi alma, desde que tú estás dentro de mí. Ningún atardecer me parece hermoso, ninguna flor llama mi atención, ningún poema logra emocionarme, pues nada en este mundo se parece a ti. Sólo verte, abrazarte y besarte hacen que sienta completa mi vida, porque cada día que pasa siento que nací para quererte.

42


Cerca de mí Cuando estás cerca de mí los segundos son crueles y se aceleran en el reloj, como lo hace mi corazón con cada uno de tus besos. Cuando no estás aquí a mi lado, el reloj parece detenerse para siempre y mis latidos empiezan a extinguirse, porque no encuentran tus dulces labios. Cuando estás cerca de mí todo parece más bello y las rosas crecen en el bosque, como crece este amor con cada una de tus caricias. Cuando no estás aquí a mi lado, el bosque parece oscurecerse para siempre y las flores empiezan a marchitarse, porque no encuentran tus delicadas manos. Cuando estás cerca de mí la luna se aparece

43


y su resplandor es más fuerte, como es más fuerte mi amor con cada una de tus palabras. Cuando no estás a mi lado el cielo parece vaciarse para siempre y las estrellas empiezan a caerse, porque no escuchan más tu voz. Cuando estás cerca de mí sólo quiero quererte y no importa nada más, porque tengo todo lo que quiero, pues te tengo a ti.

44


Quiero (I) Sé que puede resultarte difícil pero quiero pedirte que entres a mi corazón, no tengas miedo porque él conoce el dolor y jamás haría nada para lastimarte. Quisiera que te aventures en lo más profundo de mi mente, donde se encuentran los misterios que tengo guardados solo para ti, si te atreves y te arriesgas a seguir. Quiero que sientas el amor de mi cuerpo, que te dejes envolver por mis caricias, que sientas que tocas las estrellas, cuando mis manos rocen tu piel. Quiero que te sujetes de mi alma, y te fundas con ella en un beso, no te pido nada más que eso, ya verás que tus miedos se calman.

45


Quiero (II) Quiero pedirte que me expliques por qué siento esto por ti, este sentimiento tan grande que me inquieta cuando estás cerca de mí. Quiero saber por qué siento que son eternos los segundos que vivo cuando no estás y te extraño hasta morir. Quiero tenerte siempre junto a mí, quizás así pueda descubrir el hechizo que me lanzaste con el primer beso que te di. Quiero tus besos impregnados en mi piel, saborear siempre tus labios que me tienen como un esclavo pensando siempre en ti. Quiero tu cuerpo cerca del mío, que no me faltes ni un segundo, porque sólo en tus brazos encuentro un lugar donde cubrirme de este frío.

46


Quiero todo de ti amor mĂ­o, tus pensamientos y tus suspiros, tus palabras y en especial tu corazĂłn para fundirlo para siempre con el mĂ­o.

47


Quererla Observarla es detener el tiempo, contemplarla en silencio es un sueño; me enamoro de todo aquello que veo, pues aunque ella no lo sepa es mi cielo. Tocarla despacio es algo desconocido, algo sublime que no tiene comparación, pues no he tocado nunca a un ángel, como aquel que habita en su corazón. Besarla es rendirse ante la tentación, dejar que mi mente pierda el control, sus labios encienden en mí la pasión y me enloquecen con su dulce sabor. Quererla es más que observarla, no sólo es tocarla y besarla, es entregarle la mente, el corazón y el alma, y así poder despertar con ella cada mañana.

48


Si te dieras cuenta Si te dieras cuenta de cómo te miro, descubrirías que para mí eres el cielo, que es por ti por quien suspiro y que no tenerte convierte mi corazón en hielo. Si te dieras cuenta de que eres magia, o de que al menos para mi lo eres, con tu hechizo me quitarías la nostalgia, susurrando a mi oído que me quieres. Si te dieras cuenta de cómo me estremece, escuchar tu voz y tu risa, tu corazón latiría muy deprisa y me pedirías que te bese. Si te dieras cuenta de cómo me pierdo en tus ojos, te causaría mil sonrojos, te llevaría a un lugar donde sólo yo te pueda querer, y con mis caricias la razón te haría perder.

49


Mi corazón Ha estado inquieto mi corazón, no se ha cansado de ir y venir, te ha buscado con gran ilusión y se ha alegrado al verte reír. Al encontrarte no tuvo opción tuvo que rendirse ante ti, no podía con la emoción de palpitar junto a ti. Ha decidido hoy prometerte que no dejará de quererte aunque sean lentos tus pasos. Aunque los años nos pasen escribirá dulces versos que tu corazón traspasen.

50


Como nadie te ha querido Yo queriéndote querer desde hace tiempo y tú sin dejarte querer hasta hace poco, regálame tu tiempo y verás cómo crece el amor de a poco. No tengas miedo de arriesgarte, confieso que yo también temo, pero al verte de valor me lleno y mi corazón quiero entregarte. No hay ninguna prisa, tengo todo mi tiempo para ti, déjame estar siempre junto a ti, y prometo regalarte siempre una sonrisa. Te haré descubrir que mi cariño es puro y sincero como el de un niño, te cuidaré y te querré como nadie te ha querido.

51


Hoy quiero decirte Hoy quiero decirte lo que ya has escuchado, ese sonido de mi corazón acelerado, que se sale de mi cuerpo cuando te veo y se alegra cuando estás a mi lado. Hoy quiero decirte lo que ya he pronunciado con estos labios que te extrañan y sueñan con besarte nuevamente; pues me tienes a tus pies embrujado. Hoy quiero decirte lo que he escondido, esas palabras que sólo son para ti, porque con tu cariño y ternura de su escondite las has liberado. Hoy quiero decirte lo que tú ya sabes, esas palabras que te digo al oído, cada vez que te tengo entre mis brazos. Hoy quiero decirte lo que a nadie más digo, porque nadie me hace sentir como tú, completamente enamorado.

52


Quédate conmigo Quédate conmigo y te contaré historias sobre mi pasado, sabrás que desde antes en mis sueños has estado. Quédate conmigo y te amaré como siempre has soñado; mi amor te entregaré sin medida y sin horario. Quédate conmigo y vivirás por siempre a mi lado, descubriendo nuevos mundos que nadie aún ha conquistado. Quédate conmigo y vivirás en las llamas de mi amor, te consumirá mi fuego, y sabrás que te he amado.

53


Prometo Prometo cuidar cada parte de ti, desde un simple cabello tuyo, hasta ese delicado y tierno corazón que habita dentro de ti. Prometo estar siempre a tu lado, en cada uno de tus triunfos, pero aún más en las pruebas difíciles que puedan hacerte dudar de tu valor. Prometo acariciar siempre tu cuerpo, cada detalle de tu piel perfecta, navegarte con mis manos y llegar a mares y mundos aún sin explorar. Prometo que tendrás siempre mis brazos, para que sean tu refugio y fortaleza; cuando quieras huir de este mundo yo te abrazaré con amor y firmeza. Prometo que secaré siempre tus lágrimas y jamás seré el causante de ellas; esas que brotan de tus ojos dulces y que a pesar de todo no te quitan belleza.

54


Prometo que serán siempre tuyos mis besos, pues mis labios han encontrado el Cielo desde que se encontraron con los tuyos y se han quedado eternamente hechizados. Prometo que será siempre tuyo mi corazón, cada uno de sus latidos te pertenecen, así como te pertenece cada parte de mí y que te entrego hoy con todo mi amor.

55


TTTETEETETRERERE

No se permite la reproducciรณn total o parcial de este libro, de cualquier forma o de cualquier medio, electrรณnico, fotocopia u otros medios, sin el permiso previo del titular del Copyright.

Quédate Conmigo  

Primer libro del poeta Lojano Pablo A. Carrillo Coronel

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you