Issuu on Google+

Mejora tu empresa / 5 lecciones gerenciales aprendidas jugando Angry Birds

Todos hemos escuchado de Angry Birds, gracias a las millones de personas que tienen alguna versión del juego instalada en su dispositivo móvil (iPad, iPhone, teléfonos Android, etcétera), o en su nueva encarnación sobre Chrome y Google +. Es tan popular que es el juego más vendido del 2010, ubicando a sus creadores en el mapa del éxito empresarial. Rovio es la compañía finlandesa que lo lanzó al mercado y tan sólo en su primer año, generó millones de dólares en ventas* y publicidad.

La popularidad de Angry Birds ha sido explosiva, y eso ha desencadenado que se vuelva un caso de estudio. Hoy día puedes encontrar miles de artículos y análisis de negocio que tratan de destilar el secreto de su éxito, seguramente con miras a tratar de replicarlo. Y eso es, sin duda, interesante, pero a mí lo que me llama la atención es que el juego está lleno de lecciones que son inmediatamente transladables al ámbito laboral. En este artículo revisaremos cinco de ellas. Para quien no conozca el juego, antes hablaré de su premisa: un grupo de pájaros deben derrotar a un ejército de puerquitos malvados que robaron sus huevos. Los puerquitos se esconden en estructuras de diversos materiales y los pájaros son lanzados contra estas estructuras utilizando una resortera. Cuando la estructura se colapsa los puerquitos van desapareciendo y pasas al siguiente nivel con complejidad incremental. Si no consigues tumbar su construcción los puerquitos se burlan villanamente de tu esfuerzo y debes repetir el nivel. Dado este escenario, ¿qué podemos aprender?

Lección #1. Toma el tiempo de conocer las habilidades de cada integrante de tu equipo. Dentro del juego, cada uno de los pájaros, identificados con colores y formas diferentes, tiene una habilidad especial y que puedes aprovechar para ir destruyendo los edificios de los puerquitos. Por ejemplo, los azules se dividen en 3 pájaros y puedes golpear la estructura en 3 puntos a la vez, mientras que los verdes tienen un efecto tipo bumerán. Muy parecido es con las personas dentro de la organización, sobre todo las que conforman un


equipo en un mismo proyecto o con un objetivo común. Si tomas el tiempo de conocerlos podrás encontrar la mejor manera de utilizar sus habilidades y puntos fuertes a favor del objetivo. Sólo así podrás tomar las mejores decisiones para: delegar actividades, establecer al canal de comunicación con clientes internos y externos o llevar el control de tiempos por mencionar algunas.

Igualmente te servirá para ayudarles a detectar oportunidades de mejora y generar estrategias para conseguirlo.

Lección #2 Siempre estás trabajando con recursos limitados y con situaciones inesperadas. Parte de la dificultad del juego radica en que no tienes ningún control sobre la cantidad, tipo u orden en el que puedes usar los pájaros para vencer el nivel. A veces, quisieras haber tenido como primer pájaro uno u otro en vez del que te aparece porque eso mejoraría tus probabilidades de éxito, pero como no puedes cambiarlo, es necesario usar lo que tienes. Otras veces tienes pensada la estrategia entera, anticipas, como si fuera partida de ajedrez dos o tres movimientos y de pronto te das cuenta que lo que pensaste que iba a funcionar, falla. Así como en el juego de pronto crees que hiciste un gran tiro sólo para darte cuenta que tu pájaro ni siquiera hizo contacto con el objetivo, igualmente tienes que estar listo para enfrentarte con lo que llegue.

Lección

#3

Comprende

perfectamente

cuál

es

tu

lugar

dentro

del

equipo.

Continuando con a analogía, a veces eres quien controla la resortera y a veces eres munición. Siempre debes de estar pendiente de cuál debe de ser tu aportación no importando cuál sea el lugar que ocupas en cada proyecto en el que participas. También debes de estar preparado para hacer tu mejor trabajo posible, de tal modo que quien “te siga” pueda hacer el suyo de la mejor manera.

Lección #4 Practica, practica, practica.

En la vida y en el trabajo la competencia se va generando incrementalmente. Todas las habilidades que tenemos las hemos desarrollado a base de repetición. De algunas de ellas podemos ya traer un talento natural que nos lo hace más fácil, pero para mejorar lo único que existe es la práctica.

La primera vez que te enfrentas a cierta situación seguramente la manejes usando parte de intuición, parte de paralelos a situaciones similares, parte de consejos que recibas. Y, depende de tu puesto, pero en el trabajo tiende a que una misma situación se presenta una y otra vez y ahí es donde vas ganando la experiencia esencial para poder: responder más rápido, responder mejor y generar más experiencia. [en el trabajo vs el trabajo]


Lección #5 El éxito siempre se comparte.

En otras palabras, no importa quién fue el que eliminó al último cochinito, lo importante es que ese nivel se conquistó y estamos listos para atacar al siguiente.

Hoy día es difícil que trabajes solo. La mayoría de los proyectos requieren una combinación de personas para llevarlos a cabo. Todos quienes colaboraron deben de llevar su parte del crédito. Y no olvides que el éxito siempre se celebra.


Efectiva publicidad de angry birds