Issuu on Google+

año 1 número 23 10 de septiembre de 2011

Un suplemento de INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA

Mujeres clasificadas En el mes de la elección de la reina de los estudiantes, analizamos la costumbre de clasificar mujeres. Crítica de la belleza pura. Los cuerpos colonizados. Páginas 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9

ANDREA FERNÁNDEZ

Bellas, buenas y blancas


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

LA ESTÉTICA DEL PODER

Crítica de

Hartas COLECTIVO OTROS TERRITORIOS

Mujeres clasificadas y cosificadas. Cuerpos femeninos como objetos. Triste la costumbre de clasificar, de adjetivar, de catalogar. Triste la forma de normatizar medidas, comportamientos y expectativas respecto a un ideal de mujer. Un solo ideal de mujer. Y a partir de él, hay altas, bajas, flacas, gordas, tetonas, culonas, chatas, lindas, feas, santas, putas, locas o sumisas.

Miradas externas que producen estereotipos. Miradas extrañas que generan exterminios: la que no es así, no cuenta, no vive, no existe, no puede ser deseada, no desea, no baila, no coge. No importa. Puestas en escena sin emoción, sin amor, sin calidez. Consumos de mujer sin deseo. Miradas, catalogadas por otros, para otros, desde otros. Hartas.

OTRAS MANOS Otros territorios busca la participación de varios actores sociales en las temáticas que se abordan. A nuestro modo de ver nos faltaba un espacio para los más jóvenes. Por ello, propusimos una convocatoria a los chicos que estudian en el Polivalente de Arte de la ciudad de Salta para que realicen historietas sobre derechos y justicia. Desde el número anterior, le dimos a esta iniciativa el espacio de la contratapa para publicar sus producciones. Para este número elegimos un dibujo de Daniela Almendra que se vincula con el tema de la belleza.

otros territorios información y análisis sobre derechos y justicia

10 de septiembre de 2011 año 1 • número 23

/otros territorios otrosterritorios@yahoo.com.ar

Suplemento de Nuevo Diario

Producción: Colectivo editorial Otrosterritorios Colaboradores: Elena Corvalán, Florencia Lance, Eloy López, Luján González, Germán Banek, Marisa Vázquez, Patricia Graciela Pomo, Santiago Kalinsky Corrección: Marita Couto Arte de tapa: Andrea Fernández Ilustraciones: Andrea Fernández, Gabriel Chaile Fotografías: Rolando Díaz Comercialización: Norberto Barbieri (0387) 154194417 / 0387 154138884 2 / otrosterritorios

¿Desde cuándo la América morena tiene como lugares comunes, porque lo bello es un concepto ELENA CORVALÁN elenacorvalan@yahoo.com.ar

¿Quién dicta los parámetros con que se mide lo bello? ¿Quién, desde qué lugar, califica aquello como lindo y ésto como feo? Esa es la discusión que se propone aquí. “No puede haber ninguna regla de gusto objetiva que determine por conceptos lo que sea bello, puesto que todo juicio de esta fuente es estético, es decir, que su motivo determinante es el sentimiento del sujeto y no un concepto del objeto.” Dice Emanuel Kant. Es decir que solo hay crítica de lo bello. La mirada, la subjetividad, es lo que convierte a algo en lindo o en feo. La hermosura, dicen, es la proporción de las formas. Pero como se trata de una subjetividad, lo hermoso para una cultura puede no serlo para otra. Sin embargo, aquí también, tierra de colores, se ha impuesto la idea de la belleza femenina según cánones europeos. La piel blanca, el pelo claro y el cuerpo delgado parecen ser los requisitos imprescindibles. Todo lo que se salga de ese molde queda en el campo de lo distinto, de la otredad que nadie quiere para sí. Hasta en un aparentemente inocente

concurso de belleza, se manifiesta el complejo entramado de la colonización. Extraños en la propia tierra (parafraseando al cantautor mexicano Gabino Palomares) andamos, calificando lo propio como extraño, lo proporcionado al lugar como lo antinatural. Llegaron los conquistadores y dictaron las normas. Establecieron las características de lo bello y bueno, de lo feo y malo. De lo alto y lo bajo, lo permitido y lo prohibido. Lo limpio y lo sucio, lo rico y lo pobre. Los estándares dejan fuera a la gran mayoría: ni nativos –de piel oscura–, ni pobres, ni feos, ni gordos, ni bajos. Esto explica por qué, casi como regla, en los pueblitos de Salta adentro –igual que ocurre en otras provincias– las hijas de los intendentes –o de otras personalidades de cada lugar– suelen tener más posibilidades de acceder a un cetro. De cuna tienen condiciones que las ubican en posición aventajada frente al resto. Bueno y bello Dice el diccionario español que el término belleza se aplica para designar a una “persona o cosa notable por su hermosura”.


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

la belleza pura paradigma de lindura la piel blanca y el pelo rubio? Una propuesta para reflexionar sobre subjetivo, y también indica hasta dónde caló la colonización de mentes y cuerpos. Blanco negro Blanco. Así designan los pueblos originarios a todo aquél que no es de su comunidad. Los mestizos, los más en el país hoy quedamos comprendidos en esa palabra. Blanco se decía de los europeos o caucásicos. Se usa también cuando se pretende decir que algo o alguien está de acuerdo a las normativas legales: “en blanco”. Está emparentado con claridad, con lo “limpio, puro”. Estar “en negro” es estar fuera de la ley, “clandestino, ilegal”. Negro es también todo aquel que tiene color en la piel. La negritud tiene otras connotaciones negativas. Moreno, oscuro, es lo que “carece de luz o claridad”; es lo oscurecido, deslucido “o que ha perdido o mudado el color que le corresponde”. Oscuro se suele decir de alguien “humilde, bajo o poco conocido”. Humilde es el pobre, que no tiene lo necesario para vivir. Pobre a su vez califica a alguien o algo “de poco valor”. Por el contrario, rico designa al adinerado, y se aplica también al “agradable”, “bonito”, “noble o de alto linaje, o de conocida y estimable bondad”.

Se comprende a qué se refiere el profesor Osvaldo Maidana cuando dice que en Argentina hay muchos indios, solo que no quieren reconocerse como tales porque desde la conquista española se ha dicho que son monstruosos, salvajes, endemoniados, violentos y vagos. Muchos años durante los cuales la negación de la condición de indio –a pesar de la piel oscura- fue una estrategia de supervivencia. Tanto hubo que mentir que terminamos por creer la mentira y cuesta descolonizar el pensamiento hasta para encontrar la belleza.

GABRIEL CHAILE

Y dice también, reveladoramente –prejuiciosamente–, que lo bello “es bueno, excelente”. Detenerse en las palabras resulta a veces un ejercicio ilustrador sobre las trampas del lenguaje que no por habitual deja de tener su peso condenatorio, sobre todo cuando el habla se vuelve práctica. Belleza, hermosura son casi sinónimos de bueno y excelente. Ser bueno –es decir ser lindo, o linda– connota otros valores positivos: útil, apetecible, agradable, divertido, según informa –o deforma– el diccionario. Por el contrario, la fealdad convoca al desorden de las formas, a la “torpeza, deshonestidad, acción indigna y que parece mal”. Ser feo o fea es estar “desprovisto de belleza y hermosura”, se trata de algo o alguien que “causa desagrado o aversión”, de “aspecto malo o desfavorable”. Y si se es malo, o mala –es decir si se es feo o fea– se es también injusto, dañoso, nocivo; alguien que “se opone a la razón o a la ley”, desagradable y molesto, deslucido, deteriorado. Alguien malo puede ser también alguien enfermo. Malo se le puede decir además a quien es contrario a la lógica y la moral, al travieso, al inquieto.

otrosterritorios / 3


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

CÁNONES Y ESTEREOTIPOS EN LA SOCIEDAD DE CONSUMO

Y la reina es... El canon de la belleza femenina. ¿De dónde viene? ¿Es posible transformar esta visión? Los desafíos de una nueva generación más conciente de sus derechos y de sus posibilidades.

Los adolescentes y jóvenes nacieron con los cánones de belleza impuestos por la sociedad de consumo. Cuando

ANDREA FERNÁNDEZ

las chicas se cambian, un ejército de maquilladores y estilistas las transforman en modelos, desvaneciendo su belleza natural.

4 / otrosterritorios

…Yo no soy buena moza, yo no soy buena moza, ni lo quiero ser, ni lo quiero ser. Porque las buenas mozas, porque las buenas mozas se echan a perder, se echan a perder…

PATRICIA GRACIELA POMO

Si uno escucha la palabra canon generalmente la asocia a las cuestiones religiosas que es donde más se repite. Pero en realidad canon es una palabra que pertenece al arte y de allí la adoptaron otras disciplinas. Brevemente significa “regla a seguir o modelo”. Actualmente también se lo entiende como una lista en la que pueden encontrarse a los “mejores”, y de la cual se excluyen los “menos importantes”. Entiéndase como “los mejores” a los más bellos. Ahora, ¿Qué es bello? Antiguamente la respuesta a esta pregunta era sencilla. Existían ciertas pautas y patrones que determinaban qué era bello. La armonía en las medidas, el cosmos en el cuerpo eran la clave. Sin embargo esta idea, hoy, ya no es tan clara. La belleza se ha convertido en una especie de fetiche, una necesidad imperiosa para adquirir cierta valía dentro la sociedad. La belleza adquirió un valor de mercado. El mercado determina, dicta cuáles son los cánones de belleza, ese conjunto de características que una sociedad considera convencionalmente como bonito, atractivo o deseable, sea en una persona u objeto. Históricamente fue variable, y se adecuaba a las diferentes culturas, aunque en la actualidad logró


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

ANDREA FERNÁNDEZ

cierta uniformidad: altas y delgadas, rubias y de ojos claros, o morenas pulposas; varones fornidos y bronceados, musculosos y viriles, de ojos claros, altos, etcétera, etcétera. Todo o nada Cuando en el período de posguerra, las vanguardias artísticas destronaron los cánones clásicos, llevaron adelante una revolución cuya intención era transformar las miradas del público, sacarlos de su letargo de siglos de aceptación y resignación, mostrándoles que artístico y bello podía ser todo, o tal vez nada, o lo que fuera, porque los tiempos así lo exigían. Lamentablemente la revolución quedó muy atrás y la aceptación y la resignación volvieron. Aceptación de que la juventud no sólo es el divino tesoro que se va para no volver sino la meta a alcanzar; las mujeres se sienten más presionadas y se ven juzgadas por los cánones estéticos cada vez más exigentes, sometiéndose a tortuosas y carísimas cirugías, gastando fortunas en maquillajes y cremas, vistiendo como adolescentes cuando pisan los 50. Y resignación por parte de los que no consiguen cubrir las expectativas del mercado, con unos kilitos demás, petisos, de piel morena o nariz ancha, sin cortes de pelo modernos o sin ropa de última moda. La discriminación estética es un hecho que afecta tanto a hombres como a mujeres, creando estados de inseguridad y falta de autoestima. Se acostumbran a las burlas porque,es lógico, no son lindos. Estos estereotipos carcomen la voluntad de las personas convirtiéndolos prácticamente en esclavos de la moda.

¿De dónde proviene este canon? ¿Será de alguna cultura particular? Harold Bloom, escritor y crítico norteamericano, presentó, a principios del siglo XXI, un canon literario en el que había dos escritores latinoamericanos, y uno de ellos era Borges, muchos europeos y ni una mujer. Claro que no incluyó escritores indios o chinos, o cualquiera que no fuera blanco. La cultura capitalista exporta sus principios culturales, imponiéndolos a otras culturas que parecen no tener armas para defenderse. Los programas de televisión con mayor raiting muestran a mujeres semidesnudas, con cuerpos esculturales, y hombres de la misma estirpe. Los distintos, los diferentes son motivo de mofas o cargadas. Ellos, los del norte, dicen que para ser alguien en la vida, debes ser lindo y estar bien vestido, de lo contrario serás un paria por siempre. Reinas de belleza Entonces qué podemos esperar de los más chicos. Setiembre es un mes de jolgorio para los estudiantes. Desde finales de agosto los chicos de las escuelas secundarias eligen sus reinas ¿de los estudiantes? No podría afirmarlo abiertamente. Tal vez el nombre verdadero sería reinas de belleza. Para los que no viven el mundo estudiantil estas actividades resultarán extrañas pero, para quien lo vive desde adentro, las explicaciones son necesarias. Cada colegio elige la reina que los representará en las instancias siguientes; el jurado, compuesto por estudiantes y docentes, escogen a la más alta, de mejor vestido, si es rubia y de ojos claros, ¡caramba!, es como sacarse la lotería. En las instancias

que siguen el concepto es el mismo. Un detalle más, si se llama Iris, Stefanie, Bianca, Ivonne, Karen, mucho mejor, porque son nombres de reinas. Y ¿dónde queda lo de estudiante? No sé, no importa, la que sale reina pasa una semana completa con todos los profesores del colegio, aprendiendo economía regional, cuestiones del medioambiente, prevención de enfermedades, situación política, el nombre del gobernador y del presidente. Cosas que tal vez olvide inmediatamente después de la elección. Los adolescentes y jóvenes nacieron con los cánones de belleza impuestos por la sociedad de consumo. Cuando las chicas se cambian, un ejército de maquilladores y estilistas, las transforman en vedettes o modelos, desvaneciendo su natural belleza, lo que son, chicas de 16 o 17 años, hermosas como todas las chicas de esa edad. ¿Es posible transformar esta visión escueta y cruel de la belleza? Creo que si, que llevará un tiempo largo y una revolución como aquella de la vanguardia. Somos testigos de una nueva generación, comprometida políticamente que lucha por sus derechos y es responsable de sus obligaciones. La comunidad norteña camina un poco más lento; le cuesta sacudirse las convenciones de la mirada conservadora. Pero con tiempo y trabajo todo es posible, hasta el sueño de que belleza no sea la occidental europea, sino la propia, la que nos permite ser diferentes, la que nos permite ser únicos. otrosterritorios / 5


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

SOBRE LA ELECCIÓN DE LA REINA DE LA BELLEZA

Lo que ellos quieren Los estudiantes y sus familias se reunieron en la escuela convocados por la elección de la reina. Una cuestión que puede servir para pensar roles y posibilidades. ANDREA FERNÁNDEZ dreilazuli@hotmail.com

Desde hace unos meses trabajo como docente en una escuela secundaria rural en Rosario de Lerma (Salta). Es una antigua escuela en las afueras del pueblo, que devino este año en secundaria y trabaja con chicos que quedaron fuera –o más bien en el “margen”– de casi todo. La mayoría de los alumnos vive en un barrio próximo a la zona de fincas, en la zona marginal de Rosario. El día a día escolar es complicado por todos los obstáculos para llegar, por la falta de recursos y por los múltiples problemas con los que lidian los chicos. Drogas, suicidios, abusos: son los temas cotidianos. Los adolescentes que asisten a esta escuela en general muestran actitudes de indiferencia y resignación ante las propuestas educativas que hacemos los docentes, sacan su carnet de

“pobres con problemas” como excusa para no hacer las tareas, para no participar en las clases, para no llevar los materiales de trabajo. “Yo no puedo”, “yo no sé”, “yo no tengo”. Pero sucedió que al acercarse el mes de septiembre estos mismos adolescentes, que parecían indiferentes casi a todo, que decían no poder resolver ni las más simples consignas, nos propusieron realizar la elección de la reina de los estudiantes (de la primavera, de la belleza), para participar de la elección departamental que se realiza en las primeras semanas de septiembre, en el centro del pueblo. Fue en vano el intentar proponerles otro tipo de actividad para festejar el mes de los estudiantes, ya que realizaron una inmediata puesta en práctica, con asombrosa determinación y entusiasmo. “Es nuestra oportunidad de ser iguales a los otros”, me dijo una de las organizadoras.

Así fue que ellos solos se organizaron eligiendo delegados por curso, convocaron a reuniones en el patio, eligieron candidatas en cada división, y determinaron que habría tres pasadas en el desfile: ropa deportiva, ropa de moda y ropa de fiesta. Los delegados alcanzaron a las chicas elegidas un formulario – improvisado, pero decorado con flores y firuletes– donde les pedían información sobre sus gustos, signo zodiacal, estado sentimental, y la tradicional frase donde las chicas, conocedoras del guión, se expresaron a favor de la paz mundial, del estudio y la vida sana, en contra de las drogas y la violencia. El auge de esta revolución fue salir a buscar “qué me pongo”, ya que entre ellos mismos empezó la competencia en conseguir la mejor ropa, la ropa que no tienen. Crearon la regla de “castigar” a la que no se vista “bien”, a la que deshonre la oportunidad que sus compañeros le habían dado. Todo esto en un clima de normalidad absoluta.

ANDREA FERNÁNDEZ

Modelos de cartulina Dos días después llegué a la escuela y me encontré con un despliegue exquisito de detalles ornamentales en el patio y un equipo de sonido que no dejaba duda de que estábamos de fiesta. Sí, los chicos recortaron prolijamente flores, letras, armaron un escenario, cadenas de globos, una pasarela, buscaron un maestro de ceremonias y galanes de corbata para acompañar el desfile de las candidatas. Sus familias y amigos estaban ahí. Por primera vez en el año entraron a la escuela. Todos sonreían, había un sol perfecto, era una primavera precoz modelada en cartulinas de colores. 6 / otrosterritorios


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas Cuerpos alineados El esfuerzo estuvo en parecer más delgadas, más sexies, más alegres, más parecidas a otras, para ser elegidas como la mejor, para obtener la corona de plástico dorado y la capa roja de utilería. Para llegar al escenario del centro del pueblo y sentirse igual a las demás, parte de todo. Cómo decirles en medio de su preciosa alegría que deberíamos derribar todo esto. Cómo decirles que todo esto es una trampa para excluirlos y alienarlos aún más, desde sus propios cuerpos, desde su propio deseo.

Me acerqué a una de las chicas de expresión melancólica que se acurrucaba en un rincón, triste por no haber sido elegida para desfilar. Le dije que esto no era importante, que esta belleza que se festeja hoy no servía para nada, que la belleza no es parecerse a una muñeca importada, que lo que importa en la vida son otras cosas: la libertad, el conocimiento, el amor. Ella me miró indignada y me dijo: “se nota que usted nunca tuvo un buen culo”. ANDREA FERNÁNDEZ

Toda la tarde saqué fotos a cada chica que desfilaba sonriente mostrándose desde todos los ángulos, tirando besos al público, luciendo las apretadas prendas prestadas, con tanto maquillaje que distorsionaba sus rasgos y con sus cabellos planchados, con peinados especiales para cada pasada. Por primera vez vi en ellas una expresión de orgullo. Vi a esas niñas –que dibujan corazones en las mesas y juegan al fútbol en los recreos– actuar como imitadoras de vedettes, como modelos, repitiendo de memoria los movimientos de las mujeres que aparecen en la televisión. Entre las flores de cartulina y los brillos de los pomposos vestidos de fiesta levantados con enaguas alambradas, las vi flotando en la fantasía de sentirse bellas, observadas, deseadas, pero sobre todo: calificadas.

otrosterritorios / 7


derechos humanos hoy/ mujeres clasificadas

CHICOS Y CHICAS PARA QUIENES EL ASPECTO LO ES TODO

ANDREA FERNÁNDEZ

Cuerpos

que mandan

La belleza solo como un atributo físico. Las imposiciones sociales y laborales. La obligación de ser flaca y alta. Cuando el extremo deseo de belleza provoca enfermedades y fealdades. LUJÁN GONZÁLEZ lulamaravilla@gmail.com

“Para mí lo que define a una mujer como bella es su aspecto personal, su peinado, si se baña o como se ve su cuerpo, porque eso es lo que más atrae a los hombres y mi ideal de belleza es Jesica Cirio”, describe Ignacio, adolescente de dieciséis años que pasa por la plaza 9 de Julio junto a sus compañeros a la salida del colegio. ¿Qué hace a una mujer bella o por cuáles elementos podemos considerarla linda? ¿Son los cánones de belleza impuestos en esta época? Las definiciones en los libros muchas veces son limitadas, acartonadas y estructuradas- Algunas definen la belleza como “una satisfacción a la contemplación de los ojos”, pero, los ojos, ¿de quién?, son muchos y cada uno posee una mirada, una visión diferente. El concepto de belleza fue tratado por la filosofía de Aristóteles como una manifestación del ser de las cosas, en el que el ser es bueno verdadero y bello. De 8 / otrosterritorios

esta manera también lo definía el filósofo Santo Tomas de Aquino cuando dijo que es “aquello que a la vista agrada”. Ya en la modernidad la belleza se identifica más con el ámbito artístico con, la obra del hombre en sus diversas manifestaciones culturales (los artistas plasmaron sus ideales de belleza, como aquellas mujeres corpulentas que el colombiano Fernando Botero inmortalizó en su obra). “En el mundo contemporáneo a la belleza se la asocia a los rasgos físicos, y muchos sectores especulan con la influencia de los medios y del marketing, por lo tanto hay una reducción de este concepto que según los filósofos está en el origen del pensamiento”, explica el profesor en filosofía de la Universidad Católica de Salta, Fernando González*. La belleza en el género femenino siempre ha sido tema de análisis de filósofos contemporáneos reconocidos, tal es el caso de Gilles Lipovetski, que afirma

que la mujer ha logrado avanzar en diversos ámbitos sociales pero aún sigue dominada por los cánones de belleza del siglo pasado. En su libro La tercera mujer (editorial Anagrama) considera que el género aún debe avanzar en este plano. “Me di cuenta de que los hombres y las mujeres no se mueven hacia un modelo homogéneo ni convergente, por ejemplo, que las ideas de belleza de los años 50 cambiarían, evolucionarían, pero si bien las mujeres hoy en día desempeñan cargos políticos y tienen autonomía de su cuerpo, mantienen la prioridad de la dimensión estética.” “Ella es la que más consume cosméticos, está más a la moda, no hay concurso de belleza para los hombres como para las mujeres, las mujeres conquistaron la autonomía y la libertad pero están todavía aferradas al rol estético que han asumido a lo largo de los siglos y la misma cosa pasa con la crianza de los hijos, ella es la que tiene el rol principal.”


mujeres cosificadas / derechos humanos hoy

chicos y no ser mirada como una persona graciosa o simpática, sino como una mujer. Eso me llevó a poner en situaciones extremas mi salud, esa inseguridad o esas ‘reglas’ que te ponen la tele, la ropa, la moda, muchas veces si no sos muy segura de vos misma puede afectarte muchísimo, yo recuerdo que tomaba sopas o vivía a dietas que salían en revistas”, explica Gisella, una joven de 23 años que padeció anorexia en toda su adolescencia y que aún se encuentra en recuperación de su salud. Flacas, de mediana estatura, rubias, morochas el ideal de belleza es una concepción que no tiene una sola respuesta, cada persona posee una idea personal de la belleza f e m e n i n a . Probablemente es necesario

romper los estereotipos que muchas veces condenan a la mujer actual y no le permiten avanzar en diversos aspectos y mirar un poco más al interior para poder reconocer la verdadera belleza que posee cada una. Ya lo dijo Saint Exúpery: “lo esencial es invisible a los ojos”.

ANDREA FERNÁNDEZ

¿La esencia o las apariencias? “Yo creo que todas las mujeres son hermosas, no hay una sola mirada, si no todas serían modelos, a mí me cautiva más la inteligencia y el humor, aunque el envase también es importante, si tiene esa combinación mucho mejor”, explica Esteban, 25 años estudiante universitario. Cada hombre tiene una concepción diferente de la belleza de la mujer (predominando en algunos lo físico y en otros, lo intelectual, la formación y lo espiritual). Las mujeres muchas veces ven en la belleza un elemento que les permite no solamente ascender en lo laboral, sino también en las relaciones interhumanas por lo que sienten, muchas veces, que deben encajar en los estereotipos. “Yo conozco amigas a las que se les abrieron muchas más puertas en lo laboral por ser flacas y altas. La gente te mira mejor, eso te sirve mucho para entrar a algún trabajo y no solamente eso, si vas a un boliche y sos un poco gordita, seguro te quedás sentada sin bailar o sin que nadie se acerque, por eso prefiero no frecuentar esos lugares y saber que si salgo no es para ‘levantar’ nada. En mi caso yo vendo celulares y lo primero que nos acentúan sobre todo a las mujeres es que tenemos que estar lindas para que los clientes compren, por eso uno tiene que estar siempre a dieta, no quedarse ni nada porque sabés que si no, no servís para estos trabajos, por más que una tenga preparación”, afirma Claudia, vendedora. Muchas mujeres observan que por más avance que existan en diferentes ámbitos, la necesidad no solo está puesta en la mirada de los otros, sino también en la propia. “Yo tenía la necesidad de ser flaca y linda en el colegio, es como que lo único que buscamos las mujeres es ser flacas y agradar. Esta visión me llevó a convertirme en anoréxica. Mi mayor aspiración era ser linda y gustarle a los

otrosterritorios / 9


derechos humanos hoy/ medios de comunicación

ENTREVISTA A WASHINGTON URANGA

Lo público es responsabilidad de todos Washington Uranga es uno de los referentes más importantes de los estudios de comunicación en América Latina. De visita en Salta para participar del segundo Congreso de Comunicación Popular, conversó con Otros territorios. GERMÁN BANEK gbanek@gmail.com

Washington Uranga es un académico difícil de encasillar. Lúcido y sencillo, humilde y convincente, este investigador nacido en Uruguay pero radicado en Argentina desarrolló una profusa bibliografía, siempre orientada a pensar la Comunicación Popular. Con una trayectoria que le permite conocer de cerca el periodismo, la actividad pública, la discusión teórica y las demandas comunicacionales de los actores populares, el periodista de Página 12 participó en Salta del 2º Congreso de Comunicación Popular, organizado por la cooperativa La Minka, con una disertación en la que repasó la historia de los actores populares en su demanda de espacios de comunicación y señaló los nuevos desafíos para los tiempos que corren. ¿Cuáles son los nuevos desafíos de la Comunicación Popular frente a los nuevos escenarios políticos y sociales? –No podemos quedarnos anclados en lo que fuimos caminando: tenemos que aprender de la experiencia. Por ejemplo, cuando decimos Comunicación Popular, lo que estamos diciendo es la centralidad de los actores populares. Los actores populares viven en escenarios concretos y el escenario argentino y latinoamericano que estamos viviendo hoy es diferente. Entonces, necesariamente tienen que ser diferentes nuestras prácticas. A mediados de los 70 y los 80 insistíamos y peleábamos por políticas nacionales de comunicación, lo que 10 / otrosterritorios

implicaba que los actores sociales y populares tenian que tener influencia e incidencia en la determinación de la politica publica de comunicación. Nos fue mal. Perdimos muchas batallas. Seguimos caminando. Hoy tenemos un escenario favorable para pensar que tenemos que diseñar politicas nacionales de comunicación que tienen que estar vinculados a los actores populares. Así como discutimos políticas educativas o de salud, tenemos que asumir que el campo de la comunicacion es un campo decisivo de la políticas públicas. Y que por lo tanto tenemos que estar ahí como un espacio de construcción ciudadana. Porque el derecho a la comunicación no podemos declamarlo solamente, tenemos que ejercerlo. Significa que todos tengan voz y que esa voz pueda ser ejercida fehacientemente. Yo quiero un Estado activo, construyendo espacios comunicacionales. Eso supone poner plata, invertir. Así como hay que destinar recursos a las politicas educativas, tenemos que invertir en politicas de comunicación. No basta con una Ley que nos diga que hay que multiplicar los espacios, no basta con una ley que reserve un tercio de las frecuencias a los actores sociales y populares. Hay que garantizar que la producción popular, con una estética popular y una mirada popular, tenga recursos. No basta multiplicar las frecuencias de radio, esas frecuencias de radio tienen que tener condiciones técnicas y recursos humanos capacitados. Esas son las cosas que venimos pensando con mis compañeros en la universidad, pero también con los actores sociales.

Una de las cosas importantes de este Congreso es este abrazo y esta construcción entre la academia y los sectores populares. Es importante que reconozcamos que no hay saberes buenos y malos, saberes de primera categoría y de segunda categoría. Hay saberes diferenciados y tenemos que aprender los unos de los otros, las unas de las otras. Es la única manera de construir una perspectiva político cultural con solidez en la base. ¿Qué significan, en este proceso de aprendizaje, estos congresos y actividades? –Son muy importantes. Una de las cosas que me ha preocupado mucho durante mucho tiempo es que la universidad estuvo lejos de los actores populares. Y cuando a uno le decían perspectiva académica, la academia era algo que estaba muy lejano, muy por encima de los actores populares. Yo creo que estos espacios son fundamentales porque tenemos que resignificar, recrear, renovar la manera de cómo entendemos la producción de conocimiento. No es que nosotros estamos convocando a los sectores populares a la universidad. Es que los actores populares están entrando en el lugar del que nunca se deberían haber ido. Yo creo que una de las cuestiones que tenemos que recuperar para la academia, para la investigación, para la producción científica, es la capacidad de soñar. Hay cierta idea, vinculada a la ciencia positiva, que nos hizo creer que solamente podáamos hacer ciencia desde lo verificable y desde lo pragmático y yo estoy convencido de que


derechos humanos hoy/ medios de comunicación

El campo de la comunicación es un campo decisivo de las políticas públicas. Por lo tanto, tenemos que estar ahí como un espacio de construcción ciuidadana. ANDREA FERNÁNDEZ

los sueños, las imaginaciones y las utopías universidad es una son parte de la construcción científica. Sin buena síntesis, ellas, no hay ciencia. una buena manifestación ¿Cuál es el rol de los actores de eso. Aspiro populares ante estos nuevos a que la tiempos? universidad sea la –Hay que redefinir la idea de lo u n i v e r s i d a d público. Lo público, durante muchos años popular, que no haya y sobre todo con una idea del Estado que ponerle un adjetivo más Benefactor estuvo vinculada y encerrado para que sea popular. Que sea, en en el Estado. El educador colombiano esencia, popular. Esencialmente José Bernardo Toro nos enseña mucho al popular significa poder producir decir que “lo público es lo que nos conocimiento desde lo que cada ciudadano y cada habitante de pertenece a todos por derecho”. Entonces, todos somos dueños de lo esta patria argentina y público, pero además todos somos latinoamericana necesita, que responsables de lo público. No es producir conocimiento no sea solamente que nos apropiamos de lo la especulación por encima de la historia público, tenemos que hacernos y la vida cotidiana de las personas, sino responsables de construir lo público. Con producir conocimiento válido en función la Ley de Medios, todos y todas tenemos del mejor vivir de los que habitamos esta que aportar, desde las organizaciones tierra y la transitamos todos los dias. sociales, desde la universidad pero tambien cada uno desde su propia ¿Cuánto de todo esto está favorecido individualidad. Nadie va a sustituir lo que por el contexto politico cada uno de nosotros deje de hacer. latinoamericano? -Sin este contexto, sería imposible. En este proceso de comunicación Pero este contexto lo construimos popular en el que vemos varios nosotros, no nos lo regaló nadie. Llegamos actores expresándose, se actualizan a él con nuestras victorias, también con las diferencias entre comuncacion nuestras derrotas anteriores y popular y alternativa. aprendiendo de ellas. Creo que además se –Yo decía en algún momento que la dan algunos elementos internacionales comunicación ha tenido muchos que nos favorecen: cómo está la situacion apellidos: lo popular, lo comunitario, lo económica internacional, el tipo de alternativo. Hoy hablamos de lo popular producción que nosotros tenemos, cómo por el escenario donde vivimos: es un eso está mejorando nuestras economías. escenario de participación, en el que los Pero la perspectiva es que tenemos que actores populares emergen y se expresan. convertir esta coyuntura en condiciones Ésto que estamos logrando en la de desarrollo genuino que la consoliden

en términos económicos, pero tambien en términos politicos, mejorando la calidad de nuestra participación y de nuestro sistema democrático. Yo soy de los convencidos de que está muy bien la democracia representativa, pero hay que trabajar en espacios de democracia participativa que no se agota en los representantes sino que se construye en la participación en cada lugar, en cada comunidad .

otrosterritorios / 11


derechos humanos hoy/ medios de comunicación

LA TRATA DE PERSONAS Y LA RESPONSABILIDAD DEL PERIODISMO

La prostitución no puede servir para vender diarios El jueves último se realizó en Salta una capacitación dirigida a periodistas y estudiantes de periodismo. Porque ninguna primicia justifica atentar contra los derechos de la gente. MARISA VÁZQUEZ

La trata de personas con fines de explotación sexual o laboral es un delito de vieja data y de difícil erradicación. Los medios de comunicación dan cuenta de la desaparición de mujeres, niñas y niños con regularidad. El rápido accionar de las fuerzas de seguridad y la difusión en los medios ha sido, en algunos casos, decisivo para el encuentro de las víctimas. Sin embargo, las y los periodistas debieran revisar sus prácticas en relación con la trata de personas, asombra que aún hoy se refieran a ella como “trata de blancas”, concepto desterrado por su evidente discriminación. Es imprescindible que se conozca la legislación vigente con el fin de encuadrar correctamente el tema; también es necesario atender al resguardo de la víctima, sobre todo si se trata de niñas o niños. Hacer un análisis de la biografía de la víctima no debe –bajo ningún punto de vista– servir como referencia para encontrar un motivo de su desaparición; nada en la vida de la persona justifica ser víctima de una red de trata.

En relación con ésto, hay que evitar caer en la reproducción de estereotipos y en la revictimización. Es de buena práctica evitar el vocabulario policial o la jerga de las redes y contextualizar el problema; visibilizar que sin varones que prostituyan no hay prostitución y que sin prostitución no hay trata. Este último punto requiere algunas precisiones. Nuestro país –en línea con el abolicionismo– condena el proxenetismo, no el ejercicio de la prostitución; sin embargo, las mujeres prostituídas suelen ser criminalizadas y estigmatizadas por la sociedad y por muchos medios de comunicación; el proxeneta no siempre es identificado o –siquiera– mencionado en su rol; en tanto, el varón que prostituye a la mujer es, generalmente, soslayado; a lo sumo será mencionado como el “cliente”, lo cual supone un pacto comercial, un intercambio de un bien por dinero; pero para que éste exista es condición necesaria la libertad y, en una relación sexual de esta naturaleza, la libertad está en entredicho para una de sus partes. La pregunta necesaria es, cuáles son las reales

condiciones por las que una mujer se prostituye, pero ¿se prostituye o es prostituída? ¿Es una elección? Quien prostituye ejerce poder sobre otra persona, se apropia de un cuerpo; existe –en suma– una asimetría insalvable, así, el término cliente aparece claramente como inapropiado; enmascara la realidad de que un varón que paga por sexo ejerce poder. Por cada varón que prostituye se abre el resquicio para la trata de personas, en su mayoría, mujeres, niñas y niños. Los movimientos de mujeres y el feminismo llevan largo tiempo haciendo hincapié en la necesidad de construir una nueva masculinidad, pues sólo así seremos capaces de vivir una vida libre de violencia. Y prostituir a alguien es una forma de violencia. Así, como se sostiene la consigna de “ninguna mujer nace para puta”, es necesario decir que “ningún varón nace para prostituir”; desmontar estos mecanismos culturales es imperioso, de lo contrario se perpetuarán las asimetrías; seguirá siendo legitimado que el cuerpo de las mujeres es objeto de consumo y apropiación.

sus prácticas en relación con la trata de personas, asombra que aún hoy se refieran a ella como “trata de blancas”. Las y los periodistas debieran revisar

12 / otrosterritorios


derechos humanos hoy/ medios de comunicación

¿cuáles son las reales condiciones por las que una mujer se prostituye? Pero, ¿se prostituye o es prostituida? ¿Es una elección? La pregunta necesaria es,

Prostitución y trata es un binomio indisoluble; sin prostitución no hay trata; sin prostituyentes no hay prostitución; sin prostituidores no hay prostitución. Entonces, el problema de la trata de personas no es sólo de las mujeres, es también de los varones, pues son parte del problema y, también, responsables de su solución. Asumir esto implica iniciar el camino de construcción de una nueva masculinidad que alumbrará varones nuevos, esos que saben que su virilidad no depende del ejercicio del poder sino del ejercicio cotidiano de la libertad propia y ajena; un ejercicio de humanidad que

desea –parafraseando a Alejandra Pizarnik– que el cuerpo del otro/a “sea siempre un amado espacio de revelaciones”; así ganaremos todas y todos. Se abrirán nuevos territorios para explorar y se hará realidad una vida libre de violencias. En esta esperanza, agradezco a la Asociación de Periodistas de Salta – ApeS– la realización de la imprescindible jornada “Medios de Comunicación y Trata de Personas-Responsabilidad Social del Periodismo”; es un buen inicio para reflexionar e iniciar el recorrido.

ANDREA FERNÁNDEZ

otrosterritorios / 13


memoria/ juicios por crímenes de lesa humanidad

UN TESTIGO CONTÓ QUE UN POLICÍA ORDENÓ ASESINAR A MARTÍN COBOS

“¡Matalo!” A Martín Miguel Cobos lo mataron a los diecisiete años, el 25 de septiembre de 1976. La investigación de este crimen, y el de otras víctimas de la dictadura, pronto será elevada a juicio. E. C.

ANDREA FERNÁNDEZ

La noche del 25 de septiembre de 1976, plena dictadura cívico-militar, la familia Cobos recibió un nuevo golpe de las fuerzas represivas. Esa noche fue asesinado Martín Miguel Cobos. Antes de los disparos que le quitaron la vida su amigo, otro adolescente también escuchó la orden del título: “¡Matalo!”. Lo contó hace poco, en el proceso judicial en el que se investiga este hecho. La muerte de Martín Cobos fue el resultado de uno de los tantos operativos

14 / otrosterritorios

realizados por la Policía de Salta en el marco del plan sistemático de eliminación de personas puesto en práctica por los militares y sus socios civiles. El 24 y el 25 de septiembre de 1976 los grupos de tareas habían salido a cazar docentes y estudiantes de la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Martín fue muerto cuando buscaban a su hermano, dos años mayor , Enrique Cobos, militante de la JP, como varios de los secuestrados la n o c h e anterior

y esa misma noche. Por eso el homicidio de Martín se investiga junto al destino que tuvo su cuñado, Víctor Brizzi, militante peronista desaparecido el 8 o 9 de marzo de 1976 de las dependencias del Regimiento de Caballería de la Guarnición Ejército en Salta, donde cumplía el servicio militar, obligatorio entonces. Víctor estudiaba en la UNSa. También se investiga en este proceso el secuestro y desaparición de Silvia Benjamina Aramayo, docente universitaria, igual que la antropóloga Gemma Fernández Arcieri de G a m b o a , secuestrada junto a su esposo, Héctor Domingo Gamboa, y asesinada en El Gallinato. Aramayo y el matrimonio ArcieriGamboa fueron secuestrados el 24 de septiembre de 1976. En la madrugada del día siguiente fue secuestrado el estudiante de Ciencias Económicas Estanislao Figueroa Rojas, otro crimen que es parte de este proceso. La causa tiene diez acusados entre militares, policías y civiles. Con dificultad, el expediente, radicado en el Juzgado Federal

Nº 2 de esta ciudad, a cargo del juez Miguel Medina, está experimentando avances y se estima que este mismo año llegaría al Tribunal Oral en lo Criminal Federal el cual debería fijar fecha para que el debate oral y público se realice el año que viene. Hace poco la investigación del homicidio de Martín Cobos recibió un aporte importante con la declaración de un testigo del secuestro: un vecino que era su amigo y que había ido al cine con él y soportado, como él, la vigilancia y seguimiento que les hizo la Policía. El nombre de este testigo se mantiene reservado por ahora, pero se conoció una parte sustancial de su testimonio. El testigo brindó una declaración emocionada. Recordó que cuando volvían a sus casas se dieron cuenta de que los seguían hombres de civil, caminando y en bicicleta, por lo que apresuraron el paso y decidieron separarse. Al llegar a la casa de Martín vieron a tres personas en la esquina. El amigo, ahora testigo, pensó que intentaban robarlo; por una ventana vio dos automóviles estacionados, un Falcon y un Chevrolet, y hombres de civil con armas. El testigo, que vivía frente a la casa de Martín, contó que


memoria/ juicios por crímenes de lesa humanidad

La muerte de Martín Cobos fue el resultado de uno de los tantos operativos realizados por la policía de Salta en el marco del plan sistemático de eliminación de personas puesto en práctica por los militares y sus socios civiles.

cuando salía de la casa de su amigo “como se tiraba Martín de la terraza para escapar”, fue cuando escuchó aquella orden proferida a gritos: “¡Matalo!”. Martín recibió un tiro pero siguió corriendo herido, a media cuadra se metió en el domicilio de otro vecino. Allí lo mataron. El testigo hizo otro aporte importante: reconoció que los automóviles eran utilizados habitualmente por la Comisaría Quinta. Los adolescentes y jóvenes, de entre diecisiete y dieciocho años, los conocían porque en él se movilizaban los policías que les hacían controles cuando se juntaban en la esquina.

Esta declaración se complementó con otra, de un vecino, que dijo que el mismo 25 de septiembre por la mañana un policía de apellido Martínez le preguntó dónde estaba la casa de los Cobos. El fiscal federal Eduardo Villalba ya pidió que esta causa sea elevada al Tribunal Oral, e hizo la correspondiente acusación. Sin embargo, el proceso se demoró por planteos de las defensas. Ahora tienen que presentar la acusación los querellantes.

El ex jefe de la Guarnición Ejército Salta, Carlos Alberto Mulhall; el ex jefe de la Policía, Virtom Modesto Mendíaz; el ex director de Seguridad de la Policía, Joaquín Guil, integran la nómina de los acusados. Son figuritas repetidas en las violaciones a los derechos humanos cometidos en Salta durante la dictadura. Mulhall y Guil están siendo juzgados ahora por el secuestro y desaparición del ex gobernador Miguel Ragone, el homicidio de Santiago Arredes y la tentativa de homicidio de Margarita Martínez de Leal. Mulhall ya está condenado en la causa por la matanza de once presos políticos en Palomitas, cometido el 6 de julio de 1976.

También están acusados el civil Juan Manuel Ovalle (como partícipe del secuestro de Aramayo), los militares Fernando Antonio Chain, Ubaldo Domislav Vujovich Villa, Diego Marcelo Gatto, Benjamín Isidro de la Vega (en relación a la desaparición de Brizzi) y el policía retirado Vicente Abel Murúa (por Aramayo). El último en ser imputado fue el coronel Joaquín Cornejo Alemán, que fuera segundo jefe de la Guarnición Ejército Salta. En su caso se le imputa responsabilidad en la desaparición del soldado Brizzi.

otrosterritorios / 15


ENTREVISTA A MARÍA GALINDO*

No quiero ser reina, no quiero ser magnífica. Quiero ser mujer, libre y plebeya.

DANIELA ALMENDRA

¿Cree que los concursos de belleza denigran a la mujer? –Son concursos que miden a las mujeres desde parámetros estéticos tiránicos. A las chicas se las mide como al ganado: tetas, cintura y caderas. ¿Qué es lo que más le molesta de estos certámenes? –Los concursos son una negación del ejercicio al derecho de pensar. El hombre vale en la sociedad por la actividad que realiza y la mujer tiene que adquirir valor por las medidas que tiene. ¿Usted cree que las misses y modelos son tontas? ¿Alguna vez conversó con ellas? –No son tontas, pero hay un proceso de atontamiento. Aquí no es importante qué estudien y qué opinión tengan, son un adorno para complacer la mirada masculina. *María Galindo nació en 1964 en La Paz. Es psicóloga, locutora de radio y ex presentadora de la televisión boliviana. Por sus controvertidas obras de arte fue detenida y agredida varias veces por la policía boliviana. Fue docente de la Universidad Mayor de San Andrés en la carrera de Sociología y ha escrito varios libros referidos a la sexualidad. La entrevista fue publicada en lacoctelera.net 16 / otrosterritorios


Otros Territorios: información y análisis sobre derechos humanos y justicia