Issuu on Google+

año 1 número 16 23 de julio de 2011

Un suplemento de

ARIAS

INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA

Masetti / La guerrilla en Orán


memoria / la guerrilla en orán

Los malditos COLECTIVO EDITORIAL OTROS TERRITORIOS

ANDREA FERNÁNDEZ

¿Quién se acuerda de Masetti? ¿Quién fue? ¿Por qué murió en Salta? ¿Qué lo convocaba en esta provincia del norte argentino? Proyectos, ideas, propuestas, intenciones. Perspectivas, conclusiones, convicciones. Una combinación explosiva de todas estas cosas llevó a Jorge Ricardo Masetti, periodista, militante, escritor, guerrillero, a elegir Salta, más precisamente las selvas de Orán, para iniciar un proceso revolucionario en nuestro país. Alejados de ese momento donde se cruzaron acusaciones y tradiciones (de derecha y de izquierda), podemos volver a pensar en este hombre valiente, coherente y corajudo que se jugó todo por el todo para seguir sus ideales. Primero como periodista allí, al pie del cañón; después, intentando construir un mundo mejor. Masetti dejó enseñanzas, experiencias, planteos profundos (para periodistas y militantes) y también una causa por la búsqueda de su cuerpo que todavía hoy no se encontró.

otros territorios información y análisis sobre derechos y justicia Suplemento de Nuevo Diario

23 de julio de 2011 año 1 • número 16

/otros territorios otrosterritorios@yahoo.com.ar Producción: Colectivo editorial Otrosterritorios Colaboradores: Elena Corvalán, Florencia Lance, Eloy López, Luján González, Andrea Fernández Arte de tapa: Roly Arias Ilustraciones: Andrea Fernández Fotografías: Hugo Tapia, Rolando Díaz Comercialización: Norberto Barbieri (0387 154194417 / 0387 154138884

2 / otrosterritorios

UNA PELICULA SOBRE JORGE MASETTI

La palabra empeñada FLORENCIA LANCE

Quizás lo que más se pretenda esconder de Jorge Masetti fue su absoluta coherencia. Algunos, jóvenes en los noventa, tuvimos el gusto de leerlo, pasado de mano en mano por militantes que intentaban continuar la lucha y reconstruir los sueños. Ellos nos acercaron a Masetti. Para algunos su libro, Los que luchan y los que lloran, fue la primera vinculación con la Revolución Cubana, con el Che, con Fidel. Fue nuestra posibilidad de conocer en profundidad qué pensaban los revolucionarios del Movimiento 26 de Julio, qué proponían en la selva. También para saber qué había más allá, antes y después, de los fusiles y de las batallas heroicas. Supimos, por Masetti, de la fábrica de zapatos que se construyó en plena Selva Maestra para combatientes y campesinos. Y conocimos también la experiencia de Radio Rebelde, fundada por el Che en plena lucha revolucionaria.

Masetti, hoy Invisibilizado por la historia que siguió, Masetti vuelve hoy con su historia contada en una película. En un momento de profundas revisiones, surge La palabra empeñada, un film documental dirigido y escrito por Juan Pablo Ruiz y Martín Masetti, uno de sus nietos. La película tiene tres partes que se cuentan con una cronología y reflejan los caminos por los que fue optando Masetti. Su regreso a Cuba, después de haberle hecho una entrevista a los rebeldes para Radio Mundo, donde trabajaba en Buenos Aires. La fundación de Prensa Latina, como forma de contraponerse a la información que circulaba desde los medios poderosos. Y, finalmente, su decisión de abandonar el periodismo para convertirse en un combatiente de la revolución latinoamericana. La película tiene testimonios de Osvaldo Bayer, Gabriel García Márquez y Ciro Bustos, su compañero en la selva de Orán.


memoria / la guerrilla en orán

UNA CARTA DE MASETTI AL PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD INTERAMERICANA DE PRENSA

Decir la verdad, no encubrirla JORGE RICARDO MASETTI

Don Benjamín, nunca imaginé que tendría que dirigirle a usted una carta, pero las circunstancias obligan. El caso es, don Benjamín, que desde hace cerca de un año y medio nuestra empresa Prensa Latina ha surgido en el panorama noticioso y en especial, en el terreno que hasta entonces, era campo casi exclusivo de vuestra AP y su amiga y compañera UPI. Desde entonces hemos entrado en competencia y mantenido una cordial lucha por demostrar cuál agencia era mejor. Al principio todo fue bastante bien. Ustedes se asustaron un poquito, pero como no nos daban más que algunos meses de vida, no se preocuparon demasiado. Nosotros, que sabíamos que nuestra lucha sería larga, tampoco nos preocupamos por vuestra despreocupación. Las dos agencias grandes y la chiquita tuvieron sus pequeños rozamientos, lógicos por otra parte si no tiene en cuenta que les ganábamos de vez en cuando con noticias importantes por un par de horitas, pero la cuestión no daba para más. No obstante, con el transcurso del tiempo, don Benjamín, parece que se fueron cansando de que alguien dijese lo que ustedes cuidadosamente ocultaban: o de que se transmitiesen las noticias tal como sucedían, pese a que sus agencias habían estado horas consultando la forma de

distorsionarlas. Se habían terminado los buenos tiempos en que los pueblos se enteraban de lo que sucedía en las conferencias internacionales, sólo a través del tamiz de las agencias norteamericanas. San José, por ejemplo, fue para ustedes un golpe irritante. La Conferencia de los 21, les significó una dolorosa enfermedad. Y la inauguración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, a la que acudieron tantos señores cuyas palabras habría que haber ocultado o mutilado, el acabóse. No se podía competir con una agencia latinoamericana que no ocultaba nada. Para ustedes, nuestro periodismo, debe ser algo así como el súmmum de la estupidez. Un sabio latinoamericano, al cual usted don Benjamín sin duda alguna jamás habrá escuchado nombrar, José Martí, escribió una vez que: “la palabra no es para encubrir la verdad, si no para decirla”. Imaginamos que si alguno de los dirigentes de vuestras agencias hubiese leído esto, habría recomendado enseguida que se hiciese un estudio sobre el cerebro de tan extraño individuo. Pero volviendo al tema de mi obligada carta, don Benjamín, estimo que vuestra irritación ha sobrepasado ya los límites y los está llevando en su afán de acallarnos, a competir con otros organismos de vuestro mismo gobierno, que tiene idéntica misión.

Ayer, por ejemplo, Asociated Press, anunció desde Caracas que un corresponsal nuestro, había sido encarcelado y que iba a ser deportado. Cuando lo informó, eso no había sucedido. Pero el corresponsal de la Asociated Press, lo informó igual. Su vinculación con la policía le permitió dar por sentado que su colega ya había sido arrestado. Su vinculación con la policía le permitió conocer no lo que había sucedido sino lo que iba a suceder con un colega. Quizá, lo sabía porque él mismo había llevado la información de que su colega en su afán de llegar al lugar de la noticia, obvió un trámite de aduana. Y en su afán de que así fuese, de que un periodista fuese apresado y deportado, vuestro corresponsal dio la falsa noticia. Para nosotros, latinoamericanos, don Benjamín, eso tiene nombres feos. Ese maridaje con la policía se llama de distintas formas pero siempre suena mal: alcahuetería, chivataje, batida, soplo… en fin. Nombres feos, don Benjamín que nosotros los latinoamericanos aplicamos a los confidentes. Es usted un hombre bastante maduro, don Benjamín, pero permítame un respetuoso consejo: deje esa tarea sucia para individuos que

gozan con ella. Usted conoce a Jules Dubois –coronel de inteligencia norteamericana, agente del FBI y presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP)–. Un coronel grandote, prototípico. Déjele a él exclusividad de esa tarea, por la que le pagan, y que constituye su placer. El es el encargado de delatar a los periodistas latinoamericanos no genuflexos. Para qué meter las manos directamente, si tienen quien se ensucie por ustedes. Es mejor que sigan como hasta ahora. Compitan con nosotros en el campo de la información. Tienen casi todo para ganar: dinero. No vamos a pretender que cambien su estilo digan la verdad, e informen, ya la desinformación es su objetivo. Pero manténganse dentro de las normas que han seguido hasta ahora. Mutilen, distorsionen, en fin, mientan como siempre, que nadie se asombrará. Pero la tarea sucia del delator déjenla para la rama del coronel. Sin otro particular, me despido de usted, don Benjamín, muy atentamente.

otrosterritorios / 3


memoria / la guerrilla en orán

JORGE MASETTI, PERIODISTA Y COMBATIENTE (O VICEVERSA)

Puro corazón y tripas El creador de la agencia de noticias latinoamericana, el guerrillero, según los ojos del periodista Carlos Rodríguez. La búsqueda de la noticia y de las fuentes a riesgo de la propia vida. La escritura urgente, el compromiso.

CARLOS RODRÍGUEZ

“Los hijos de los Patrón Costa, nacen tan desnudos como los nuestros. Y sin embargo, jamás en su vida les faltarán ropas ni zapatos aunque nunca trabajen. A los nuestros siempre les faltará algo o les faltará todo, aunque trabajen desde niños. Los hijos de los Patrón Costa, no nacen ilustrados. Nacen sin saber leer ni escribir. Y sin embargo, ninguno de ellos quedará sin aprender y podrán seguir, si quieren, la carrera que prefieren”. El Mensaje a los Campesinos, escrito por el periodista-combatiente o el combatienteperiodista Jorge Ricardo Masetti en enero de 1964, desde algún lugar en las montañas de Salta, bajo el nombre de “Comandante Segundo”, es muy probable que hoy sea tildado de ingenuo o de anacrónico por tanto periodista, escritor, historiador o conductor de TV postmoderno de los que pululan en los medios de comunicación de Argentina y del mundo.

Es muy probable, también, que hayamos sido muy ingenuos los que, en esos años sesenta y tantos, pensábamos que la revolución estaba “a la vuelta de la esquina”. Ahora, más allá de lo que digan, de nuestra propia autocrítica, de nuestros groseros errores, de nuestra temeraria ingenuidad, qué lindos fueron los sueños que se acunaron en aquel tiempo. Y para los que creen que las ideas de esos años caducaron, se esfumaron con las mieles del capitalismo, sólo tienen que reemplazar el nombre de los Patrón Costa que figura en el texto firmado por el Ejército Guerrillero del Pueblo que encabezó Masetti –bajo la guía del Che— con cualquiera de los explotadores que hoy siguen dominando el mundo y generando las mismas injusticias. “Siento el inmenso orgullo de ser tu hija, por eso hoy me propongo la tarea de hacer que otros se acerquen a tu historia. Aunque hace más de 40 años que no estás, tu nombre permanece aún tan ignorado como entonces. Cuando te fuiste, yo era chica; de vez en cuando llegaban tus cartas, en aquel momento no sabíamos que no íbamos a verte más”. Las palabras de Graciela Masetti de Morado, en el

prólogo de una nueva edición del libro Los que luchan y los que lloran, escrito por Jorge Masetti en 1958, antes del triunfo de la Revolución Cubana, son un justo reconocimiento a su padre, al que todavía se le debe el reconocimiento masivo que merece. El libro de Masetti, reeditado en 2006 por editorial Nuestra América, incluye un CD en el que se escucha la voz del periodista, que entonces trabajaba para radio El Mundo de Buenos Aires, entrevistando a Fidel Castro y al Che Guevara en plena Sierra Maestra. Para lograrlo tuvo que eludir más de una vez a la policía secreta del dictador Fulgencio Batista. Lo suyo fue algo más jugado que el sobrevuelo en helicóptero que hizo Jorge Lanata para escribir su libro Muertos de amor, en el que hace un análisis malévolo y superficial de las ideas de los sesenta y en particular del Ejército Guerrillero del Pueblo. La Argentina se ha llenado de “periodistas telefónicos”, que jamás se embarraron en una villa ni se mojaron las botas en una inundación. Dos meses estuvo Masetti en Cuba para poder entrevistar a los jefes de la guerrilla cubana. Al libro lo escribió en

los cubanos escucharon por primera vez a los revolucionarios que iban a tomar el poder en 1959. Una cadena de Gracias a Masetti,

radioaficionados hizo llegar esos mensajes a muchos países de Latinoamérica. 4 / otrosterritorios


memoria / la guerrilla en orán

Ahí quedaba el ejército de niños hombres que celebraba a gritos y carcajadas la llegada de un fusil o una ametralladora

(ahí quedaba) el Che Guevara con su pipa mezclada con la eterna sonrisa; Fidel Castro con un cuerpo enorme y su voz de niño afónico. Y volví a encontrar dentro de mí, una extraña, indefinible sensanción de que desertaba, de que retornaba al mundo de los que lloran. unas pocas semanas. La prosa tiene la crudeza de lo urgente y la belleza de lo que se escribe a puro corazón y tripas. Masetti tenía entonces apenas veintiocho años y una formación autodidacta. Tuvo que hacer dos veces algunas de las entrevistas, en Sierra Maestra, porque perdió las grabaciones, que fueron difundidas por radio Rebelde. Gracias a Masetti, los cubanos escucharon por primera vez a los revolucionarios que iban a tomar el poder en 1959. Una cadena de radioaficionados hizo llegar esos mensajes a muchos países de Latinoamérica. Masetti fue organizador, por pedido del gobierno revolucionario, de la agencia Prensa Latina. Con escasos medios técnicos y con una dotación de inexpertos periodistas, puso en marcha ese medio de comunicación vital para la revolución

triunfante. En poco más de un año logró reunir colaboradores prestigiosos como Rodolfo Walsh, Gabriel García Márquez, Rogelio García Lupo y escritos de notables como Jean-Paul Sartre, entre tantos otros. En esa etapa, las notas producidas por Prensa Latina llegaron a ser publicadas en más de 1200 periódicos de todo el mundo. En 1961 Masetti renunció a Prensa Latina por discrepancias con las directivas de algunos burócratas y también con la idea de participar más activamente, en el terreno, en la tarea revolucionaria. Solía decir que “para ser revolucionarios hay que sacrificar al periodista”. De todos modos, cuando se produjo la Invasión de Bahía de los Cochinos, además de participar en la defensa de Playa Girón, escribió sobre los sucesos para Prensa Latina, por pedido expreso del Comandante Fidel Castro. Con posterioridad, alejado en forma definitiva de las redacciones, estuvo peleando en la Guerra de Independencia de Argelia y a su regreso, junto con el Che, organizó la guerrilla en Salta. Fue el Comandante Segundo. El Primero iba a ser el Che. Masetti desapareció en las serranías de Orán, en abril de 1964. Nunca encontraron su cuerpo. “Para mí, sin duda, sos un héroe, un revolucionario,

uno de esos hombres imprescindibles, pero sobre todas esas cosas sos mi viejo, el viejo que perdí, el que me hubiera gustado cuidar. El dolor de tu pérdida sólo se mitiga pudiendo entender la importancia de tu obra”. Las palabras de Graciela, la hija de Masetti, deberían inspirarnos a todos. Para rescatar la fuerza de sus escritos y el compromiso militante, basta recordar el cierre de su libro Los que luchan y los que lloran, viendo desdibujarse La Habana desde el avión que lo regresaba a Buenos Aires, aunque sabía que pronto iba a volver al que era “su lugar” en el mundo. “La Habana se fue quedando abajo, atrás, pequeña, con sus rascacielos y su cimbreante malecón. Creí que una vez fuera de ella, sin policías secretos, ni chivatos ni agentes del FBI debajo de las alfombras, me sentiría alegre, satisfecho. Pero no era así (…) Ahí quedaba el ejército de niños hombres que celebraba a gritos y carcajadas la llegada de un fusil o una ametralladora (ahí quedaba) el Che Guevara con su pipa mezclada con la eterna sonrisa; Fidel Castro con su cuerpo enorme y su voz de niño afónico. Y volví a encontrar dentro de mí, una extraña, indefinible sensación de que desertaba, de que retornaba al mundo de los que lloran”.

otrosterritorios / 5


memoria / la guerrilla en orán

UNA TREINTENA DE COMBATIENTES SE INSTALÓ EN LA SELVA SALTEÑA

La conciencia inquieta Entraron por Bermejo, en junio de 1963. Eran parte de un plan internacional para hacer la revolución en Argentina. Un ambiente hostil, condiciones políticas adversas y la extensión del territorio le jugaron en contra. ELENA CORVALÁN elenacorvalan@yahoo.com.ar

Mayo de 2005, Orán. Por pedido del gobierno cubano, Cancillería argentina y Justicia Federal mediante, se exhuma el cuerpo del capitán Hermes Peña Torres, lugarteniente de Ernesto Che Guevara en Sierra Maestra y miembro del pequeño grupo de revolucionarios que en 1963 acompañó al periodista Jorge Ricardo Masetti en su intento de instalar la guerrilla guevarista en Argentina, el Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP).

6 / otrosterritorios

Marzo de 1964, Orán. En el Escuadrón 20 Orán de Gendarmería Nacional comienza el registro de la causa 10/64 “Asociación ilícita e intimidación pública (…); delitos contra la seguridad de la Nación (…); contrabando de armas, municiones y explosivos; homicidio calificado y conspiración para la rebelión (…)”. Las acusaciones contra los guerrilleros que poco después iban a ser muertos o detenidos, o desaparecidos. Peña Torres murió en un enfrentamiento con Gendarmería, a la vera del río Piedras. Masetti escapó de los gendarmes, con su salud deteriorada y sin provisiones, se internó en la selva. Se ha fijado como fecha de su deceso el 21 de abril de 1964, pero realmente nadie sabe qué fue de él.

Los restos de Hermes Peña, fueron rescatados, verificada su identidad y trasladados a Cuba, donde se los esperaba para rendirle homenaje. Los restos de Masetti siguen desaparecidos. La llegada de los guerrilleros a Argentina había comenzado a concretarse a fines de 1962, en Cuba. En mayo de 1963 el grupo, de cinco hombres, Federico Méndez, Ciro Bustos, Leonardo Werthein, además de Peña y Masetti, estaba en la frontera boliviana. “La finca –nuestra base–, estaba estupendamente ubicada, en el triángulo que forma Tarija entrando en Salta, entre los ríos Bermejo y Pilcomayo. Zona selvática y montañosa, casi deshabitada, tenía un solo sendero que unía la finca, situada justo en el medio del triángulo, saliendo a conectarse con el camino Tarija-Bermejo que bajaba paralelo al río Bermejo, en el extremo noroeste del

triángulo”, recordará años después Bustos en una entrevista a Rebelión. En junio, al lado del río Bermejo, se juramentaron y entraron al país. En la selva comenzaron las dificultades: el territorio era extenso y el mapa, impreciso. Al final, regresaron a territorio boliviano. Masetti estaba ansioso: “Ya puedo escribir... Ya estoy todos los días en disposición de dar la vida por la patria”, diría en una carta a su compañera en Cuba. Andaban todavía en exploraciones cuando se produjeron las elecciones en las que fue electo Arturo Illia. Aunque con el peronismo proscripto, se planteaba la duda acerca de si debían continuar. La balanza se inclinó por esta última opción. En septiembre, con más integrantes, reingresaron al país. Entonces los acompañó Alberto Castellanos, de la custodia del Che. Para los primeros meses de 1964 el grupo alcanzaba la treintena y había organizado una red de enlaces y reclutamiento, una red de apoyo fronteriza, otra con Salta, y un sistema de comunicación con el Che. Por esa misma época comenzó a tejerse el final: la Policía Federal aprovechó el


memoria / la guerrilla en orán

reclutamiento para infiltrar dos personas. Ciro Bustos sostiene que estos infiltrados eran, además de federales, miembros del PC, e incluso relata que Gendarmería, que no sabía de su condición de agentes, los detuvo y “fueron molidos a palos”. El 3 de marzo de 1964 el jefe de Gendarmería, Julio Alzogaray, ordenó iniciar la búsqueda de los guerrilleros. Los gendarmes debían “internarse en la zona boscosa al sudoeste de la Colonia Santa Rosa”. Era el comienzo del Operativo Santa Rosa. El 5 de marzo en el paraje Puente Caído la fuerza asestó el golpe más duro a la incipiente guerrilla: encontraron los depósitos de armas, municiones, víveres y medicamentos. El 27 de marzo se inició otro operativo y el 3 de abril, el tercero. Participaban patrullas de los escuadrones 20, de Orán, y 21, de La Quiaca. Luis Rosas, el gendarme que iba a matar a Hermes Peña, salió de patrulla el 17 de abril de 1964, desde Embarcación. Su patrulla fue a El Bananal, en la frontera con Jujuy, a orillas del río Piedras. El 18 de abril se topó con Peña y Jorge Guille. En el tiroteo, un disparo de Hermes mató al gendarme Juan Adolfo Romero. Según Rosas, recibieron orden de abandonar la persecución para llevar el cuerpo de Romero. A pesar de ello, Rosas, el sargento Isaac Abraham y un baqueano de apellido Camacho siguieron a

Peña y Jorge. Los alcanzaron en un desmonte a cargo del capataz Pascual Bailón Vazquez, cerca de Yuto. El encuentro se produjo a la noche. Rosas mató al cubano, mientras que Jorge fue abatido por refuerzos de Gendarmería. En la refriega Vásquez recibió dos disparos que la versión oficial atribuyó a Peña. El 9 de mayo, en El Alisal, se encontraron los cuerpos de dos guerrilleros que habrían muerto por inanición: Diego Miguel Magliano y César Carnovali. Otro guerrillero, Antonio Paul, había muerto desbarrancado. El 22 de mayo ubicaron la sepultura de César Bernardo Groswald, que había sido ejecutado por falta de moral revolucionaria e indisciplina. Antes habían dado con los restos de Pupi, también fusilado.

La causa fue elevada a juicio el 5 de junio de 1964. Según Gendarmería, fueron detenidos veintidós jóvenes, once lograron huir y ocho fueron muertos. “El final de Masetti y de Atilio Altamirano se ignora, aún cuando el propio Che Guevara había comunicado a sus parientes el fallecimiento del jefe del EGP”, reseña la revista Centinelas. Los detenidos denunciaron haber sido sometidos a torturas. Federico Frontini, Fernando Álvarez, Miguel Colina, Alberto Korn, Jorge Paúl, Agustín Stachioti, Jorge Bellomo, Héctor Jouvet, Carlos Bandoni, Lázaro Lerner, Oscar del Hoyo, Raúl Dávila (Alberto Castellanos), Agustín Bollini Roca y Federico Méndez fueron juzgados y condenados. Jouvet y Méndez recibieron

condenas a prisión perpetua. Si como guerrillero fue poco lo que pudo hacer, como periodista Masetti tuvo grandes aciertos, poco recordados. “Que su nombre siga casi tan ignorado en su país como el pedazo de selva que esconde sus huesos era previsible para Jorge Masetti. Periodista, sabía cómo se construyen renombres y se tejen olvidos. Guerrillero, pudo presumir que si era derrotado el enemigo sería el dueño momentáneo de su historia.” Sostuvo Rodolfo Walsh en 1969 en el prólogo al libro Los que luchan y los que lloran, que narra la visita de Masetti a Cuba para entrevistar al Che y a Fidel Castro, “la mayor hazaña individual del periodismo argentino”, en palabras de Walsh.

otrosterritorios / 7


memoria / miguel ragone, el juicio por su desaparición

EL LUNES SE REINICIAN LAS AUDIENCIAS, CON MÁS TESTIGOS

La última etapa El debate comenzó el 5 de abril. Hubo más de setenta testimonios. Una zona liberada en la que participaron policías, militares y civiles. Revelaciones que ayudarán a esclarecer otros casos. E. C.

ANDREA FERNÁNDEZ

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Salta tiene previsto reiniciar las audiencias el próximo lunes. Será la segunda parte del juicio oral y público iniciado el 5 de abril pasado, y en el que están siendo juzgados los militares Carlos Alberto Mulhall y Miguel Raúl Gentil; los policías Joaquín Guil, Andrés del Valle Soraire, Pedro Javier Herrera y Rubén Nelson Herrera, y el civil Héctor Zanetto. En lo que va del proceso se avanzó en la estructura de inteligencia y persecución política de la Policía de la provincia. Y quedó claro también qué sectores atentaron contra el gobierno constitucional de Miguel Ragone, quien llegó a la

8 / otrosterritorios

gobernación en 1973, en las elecciones generales en las que se impuso el presidente Héctor Cámpora, y fue intervenido en noviembre de 1974, por decisión del Poder Ejecutivo Nacional, entonces a cargo de María Estela Martínez de Perón. Ragone fue secuestrado el 11 de marzo de 1976. En ese mismo hecho fue asesinado el almacenero Santiago Arredes y fue herida Margarita Martínez de Leal. En el debate ha quedado bastante claro que tanto Arredes como Martínez de Leal fueron atacados por su condición de testigos. También quedó en claro que la Policía montó un operativo de encubrimiento del hecho. Esto a su vez conduce a la responsabilidad que le pueda

caber al ex juez federal Ricardo Lona, que se hizo cargo de la causa por el secuestro y a los dos meses la envió a archivo. En este proceso estaba siendo juzgado el ex jefe del III Cuerpo del Ejército, con asiento en Córdoba, Luciano Benjamín Menéndez, pero fue apartado del proceso por razones de salud. La acusación sostiene que Menéndez dio la orden de secuestro de Ragone. La línea de mando siguió con Mulhall, que era jefe de la Guarnición Ejército Salta; Gentil, que era jefe de la Policía, y Guil, que era director de Seguridad. El debate permitió también que por primera vez se conozcan nombres de partícipes de la temible Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) que en la región operaba bajo el paraguas del Comando Libertadores de América, creado en Córdoba, y cuyos integrantes pasaron luego a los comandos del Ejército. En este sentido, la revelación más importante fue

sobre el ex director técnico de Gimnasia y Tiro, Francisco “Paco” Mosquera, quien ha sido señalado como integrante de la Triple y sobre el que ya pesa un pedido para que sea investigado en relación a estos hechos. Mosquera, ex policía federal y uno de los propietarios de la empresa de seguridad privada Guardián, integra también la “nómina de personal civil de inteligencia que revistó en el período 1976/1983” en el Ejército, según un informe oficial de febrero de 2010 que lleva la firma del general de brigada César Gerardo Milani, director general de Inteligencia del Ejército. A Mosquera se lo vincula con Guil, otro que se dedicó a la seguridad privada. Uno de los que está siendo juzgado, Zanetto, era vocero de la Triple A, además de empleado de la Unión Obrera Matelúrgica (OUM). Está acusado de haber amenazado a Ragone. Zanetto llegó a Salta con la intervención, designado secretario del ministro de Bienestar Social. En 1970 había sido condenado por portación de armas. Aún resta que declaren algunos de los más de cien testigos ofrecidos por las partes. Luego se producirán los alegatos y se estima que la sentencia se conocerá en agosto o septiembre.


miguel ragone, el juicio por su desaparición / memoria

UNA TESTIGO AFIRMA QUE COMISARIOS EXTORSIONABAN CON FINES ECONÓMICOS

Negocios con la muerte En 1974 la jueza Martha Poma quiso frenar los apremios ilegales y torturas y se convirtió en una víctima de los policías. Fue amenazada de muerte, y terminó renunciando al Poder Judicial. E. C.

tal jerarquía superior y que debían cumplir sus instrucciones. A partir de entonces la jueza comenzó a recibir amenazas “protagonizadas por la policía provincial como asimismo las amenazas de bombas y cualquier otro tipo de intimidación” que perseguían, entendió Poma, que no cumpliera con sus funciones. En 1974 estalló una bomba con panfletos en los que se la amenazaba de muerte junto a Ragone y al juez Mario Salvadores, entre otros. A tal punto llegó la persecución que”el propio asesor legal de la Policía, doctor Emilio Mera Figueroa”, le promovió un juicio de destitución.

Respecto de Brizzi, desaparecido en marzo de 1976 cuando cumplía el servicio militar, y Martín Cobos, un adolescente asesinado en septiembre de 1976 por un grupo de policías que había ido a buscar a su hermano mayor, Enrique Cobos, Poma sostuvo que la persecución a Brizzi y a Enrique fue debido a que habían sido fotografiados participando de una manifestación contra los policías torturadores. Poma también habló de otra testigo que aún debe declarar en este proceso, la jueza de Corte María Cristina Garros Martínez. La ex jueza recordó que entre octubre de 1974 y el momento del secuestro de Ragone, “ya se lo señalaba como que iba a ser fusilado conjuntamente con la doctora Cristina Garros”.

ANDREA FERNÁNDEZ

La ex jueza Martha Sofía Poma sostiene que en los medios tribunalicios era sabido: “existía un grupo de comisarios que adiestraba personal inferior para perpetrar hechos delictivos tales como muertes, torturas y extorsiones con fines económicos”. En 1974 Poma intentó frenar los apremios ilegales y torturas que cometían policías de la provincia y sufrió amenazas y persecución, se la sometió a un juicio político inconsistente. Renunció ante las amenazas de muerte. En 2007 declaró en el Juicio por la Verdad que se tramita en el Juzgado Federal Nº 1. Ahora debe declarar en el juicio por el secuestro y desaparición del ex gobernador Miguel Ragone. Poma indicó en aquel juicio que podía “aportar algunos datos respecto de Víctor Brizzi, Aldo Melitón Bustos, Martín Miguel Cobos, Miguel Ragone y Pablo Outes”, todos víctimas de la última dictadura cívicomilitar. La ex magistrada recordó que en el clima de descomposición social que se vivía en 1974 luego de la muerte de Perón, las fuerzas de seguridad “tenían total discrecionalidad en su actuar” y, en lugar de responder a los jueces, “resolvían por su cuenta y recibiendo órdenes directas

del Poder Ejecutivo Nacional y de la Guarnición Ejército Salta”. La jueza se ganó el odio policial cuando en mayo de 1974 intentó frenar las torturas y apremios ilegales. Reunió a los comisarios de la ciudad de Salta y les impartió instrucciones. Les indicó que “se impedían los apremios ilegales que iban a ser expresamente controlados y fiscalizados por la declarante en su condición de juez, así como que las actas de secuestro que efectuaba la policía debían consignar los elementos realmente encontrados con testigos de fuera de la fuerza”. Les encargó “expresamente” que “controlaran al personal que tenían a su cargo”. La jueza sabía que “cometían muchos desmanes” porque recibía denuncias en tal sentido” y porque le había tocado sufrir el entorpecimiento de las investigaciones de hechos delictivos. Poma recordó en el Juicio por la Verdad que los comisarios, entre los cuales se encontraban Palermo, Jándula y Misael Sánchez (ya fallecido y señalado por otros testigos como integrante del grupo del represor Joaquín Guil) le respondieron que iban a consultar con “la jerarquía superior” si debían cumplir sus instrucciones. La jueza les aclaró entonces que no existía

otrosterritorios / 9


derechos humanos hoy / pueblos originarios y minería

EXPLORACIONES EN LAS SALINAS GRANDES PRODUCEN CONTAMINACIÓN AMBIENTAL

El peligro del litio Tres estudios indican que se está provocando un daño irreversible. Treinta y tres comunidades de Salta y Jujuy lograron hacerse escuchar en la ONU. Piden que la Corte Suprema dicte una resolución urgente. Las acciones que pueblos originarios de la Puna jujeña y salteña, de la Cuenca de Guatayoc y Salinas Grandes, comenzaron a principios del año pasado, cuando se enteraron que sin siquiera avisarles se habían autorizado prospecciones de litio en su territorio ancestral, los llevaron la semana antepasada a exponer ante expertos de la Organización de Naciones Unidas, en Ginebra. Mientras esperan que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva un amparo presentado en noviembre de 2010, porque no fueron consultados por los gobiernos de Jujuy y Salta, a pesar de que el procedimiento está establecido por ley, los pueblos originarios escribieron la semana pasada otro capítulo en la lucha: las comunidades reunidas en la Mesa de Pueblos Originarios de la Cuenca de Guatayoc, Salinas Grandes de Salta y Jujuy, con apoyo de otras organizaciones de la Puna y del Movimiento Nacional Campesino Indígena, se manifestaron en la ruta nacional 52, a la vera de las Salinas Grandes Exigen “el cese inmediato de todos los trabajos y actividades que realizan las empresas mineras en la zona, y la cancelación de todos los permisos de cateo, exploración y explotación minera otorgados en la Cuenca de la Laguna de Guayatayoc y Salinas Grandes”. Y “la entrega inmediata de los títulos comunitarios” de sus tierras.

Rodrigo Sola, James Anaya y Clemente Flores

Las comunidades sostienen que, sin dar información ni consulta previa, los gobiernos de Salta y Jujuy otorgaron concesiones de cateo a empresas de Canadá, Australia y Estados Unidos, a las automotrices Toyota y Mitsubishi y a la francesa Bolera Minera. El litio es un mineral que mueve millones de dólares, es una fuente alternativa de energía utilizada en medicina y en nuevas tecnologías. En Argentina la mayor reserva (la tercera del mundo) está en Salinas Grandes.

sin dar información ni consulta previa, los gobiernos de Salta y Jujuy otorgaron concesiones de cateo Las comunidades sostienen que,

10 / otrosterritorios

La decisión de la Corte es urgente, porque las exploraciones se están llevando a cabo en las Salinas Grandes (en los departamentos de Cochinoca y Tumbaya en Jujuy y de La Poma y San Antonio de los Cobres en Salta) y provocan daños que se estiman irreversibles, informó el abogado Rodrigo Sola, que junto al dirigente indígena Clemente Flores estuvo el 12 de este mes en la ONU, informando sobre este tema. “Hasta ahora lo que sabemos por algunos estudios científicos preliminares que han hecho otras instituciones como el INTA o el Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy, nosotros con un geólogo de la Universidad de Salta, es que existe una seria posibilidad de riesgo ambiental, eso lo dicen todos los informes. Pedimos toda la información a los gobiernos y no la proporcionan, entonces difícilmente podemos seguir avanzando en los estudios”, indicó.


derechos humanos hoy / pueblos originarios y minería geólogo Aníbal Manzur y el biólogo Jorge Gonnet constataron que perforaciones hechas aparentemente para la toma de muestras provocaron “la surgencia de agua de baja salinidad”, lo que indica que “la perforación ha alcanzado un acuífero”. Este agua generó una zona inundada, que “está afectando la condición natural de la salina en el sitio”. “Si la condición de surgencia se extiende en el tiempo, se generará una importante superficie de agua permanente, que provocará un impacto significativo sobre el sistema salino, afectando la posibilidad de explotación tradicional de sales”, Según explicó, a diferencia de la advirtieron. exploración para otros minerales, en el caso del litio, “como se encuentra en la Sin respuestas salmuera que está en las napas de agua “Ante la falta de respuestas de los debajo de las salinas, ya en la etapa gobiernos provinciales tanto de Salta y exploratoria estamos advirtiendo daños Jujuy” y la falta de resolución en la Corte que son irreversibles”. Esto se debe a que “comenzamos a buscar instancias “se van rompiendo las distintas napas y internacionales porque las comunidades se van contaminando las aguas superiores están sufriendo un daño que es actual, es con las inferiores, aguas que tienen urgente la cuestión”, explicó Sola. arsénico con otras, agua dulce que sube a La oportunidad se la brindó el relator la superficie y ya se contamina también para Derechos Indígenas de la ONU, con la sal”. Las comunidades han James Anaya, que hizo una convocatoria comprobado que hay agua dulce que “sigue saliendo a la superficie, se sigue perdiendo, y a borbotones”. El amparo de las Comunidades recibió el respaldo del premio Nóbel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, del Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), y de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), que bajo la figura del amicus curiae (amigos del tribunal) resaltaron la violación del derecho de consulta y la necesidad de que el máximo tribunal se expida cuanto antes. La FARN recordó que en un relevamiento por pedido del Consejo de Organizaciones Indígenas de Jujuy, el

sobre cuestiones indígenas y actividades extractivas. Presentaron su caso, fueron seleccionados e invitados a exponerlo. “Esa entrevista con el relator fue muy positiva, él se mostró muy interesado comprometido con la cuestión, ya venía realizando un seguimiento del tema del litio en Chile y Bolivia”, contó Sola. Anaya se comprometió a pedir informes al Estado argentino, y a que en su informe de septiembre próximo planteará la situación de los pueblos originarios y el litio en Argentina. Les confirmó también que el 27 de noviembre iniciará una visita de diez días al país para evaluar el estado de cumplimiento de los derechos indígenas en Argentina. “Este era un pedido de muchos años de las comunidades”, contó Sola, dijo que la visita es posible por autorización del gobierno argentino. Además de reunirse con miembros del Poder Judicial y del Gobierno, el relator visitará algunos puntos del país: se le ha pedido que venga a Salta, es casi seguro que vaya a Formosa, e iría también a Neuquén. En Ginebra, Flores y Sola se contactaron con la Relatoría del Agua y la Relatoría de la Salud. Les pidieron que actúen “con mandato conjunto entre las tres relatorías”. Y como estaba llevándose a cabo la cuarta sesión del Mecanismo de Expertos sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, pudieron exponer en esta instancia también.

otrosterritorios / 11


derechos humanos hoy / prohibición de la oferta sexual en diarios

CONVERSACIONES SOBRE LA PROSTITUCIÓN Y LOS AVISOS EN LOS DIARIOS

Me llaman calle El decreto presidencial que prohibió la oferta sexual en los diarios es visto como una acción que ayudará a las “cada vez más chiquitas” prostituidas. Pero también reactualizó un debate siempre presente en la conservadora Salta. LUJÁN GONZÁLEZ lulamaravilla@gmail.com

La prostitución, para algunos el trabajo más antiguo del mundo, denostada también desde antiguos tiempos, es el tema de estas conversaciones de una tarde, por distintos puntos de la ciudad Capital de la provincia. La excusa es la eliminación la oferta sexual en los diarios (que algunos medios hicieron famosos como el rubro 59), decreto presidencial 936 mediante, iniciativa de Cristina Fernández de Kirchner. La novedad reavivó el debate de la prostitución en Salta. Y cada vez que se habla de este tema reluce también la hipocresía y la falta de políticas públicas que permitan la inclusión para aquellos y aquellas que la ejercen como única salida laboral.

La Capital salteña ha debatido en diversas oportunidades la instalación de una zona roja en la ciudad, sin embargo, todo quedó intenciones. En algunos casos el debate ha adquirido hasta ribetes de insólito. Ocurrió en las asambleas realizadas en el barrio de Hernando de Lerma. Viene a la memoria de los vecinos aquella recordada asamblea vecinal, un frío viernes de julio de 2009, en la cual unos vecinos solicitaron al Señor y la Virgen del Milagro y a “Diosito” que sometieran a un exorcismo al pagano lugar lleno de travestis que “andan pelados mostrando las partes”.

conjunción de oferta de sexo y vecinos continua siendo algo que afecta a ambas partes.

12 / otrosterritorios

mal de convivir con esto, uno sale y ve gente teniendo sexo en las veredas todavía y encima cuando uno intenta hablar, te agreden”, afirma Carolina Puca, residente del barrio. La posiciones de los vecinos son dispares, mientras que algunos consideran que “debería venir un escuadrón y matarlos a todos”, como afirma uno, otros muestran una postura un poco más flexible. Tal es el caso de Luis Roldán, que vive con su familia en la zona, “yo intento hablar con todos, para ver cómo ayudarlos (mientras habla confunde un poco los géneros cuando se refiere a los transexuales), a algunas no las ves más, otras ya son

ANDREA FERNÁNDEZ

La recorrida por el barrio deja en claro que la

Aunque no se escucharon pedidos de esta naturaleza, la recorrida por el barrio deja en claro que la conjunción de oferta de sexo y vecinos hoy continúa siendo algo que afecta a ambas partes. Por un lado, los vecinos, hartos de ver crecer a sus hijos en el medio de “negocios carnales”, que ellos no solicitaron; en contraparte, los que peor la pasan continúan siendo los transexuales y las prostitutas que ven socavados sus derechos por, incluso, aquellos que deberían protegerlos como la Policía de la provincia. “Es feo volver de la facultad y ver que pasa alguien en auto y te ofrece plata, yo me siento


derechos humanos hoy / prohibición de la oferta sexual en diarios conocidas en la zona, algunas piensan que los queremos agredir y son medio reacios o te contestan mal, pero es entendible porque las viven insultando”, relata.

ANDREA FERNÁNDEZ

Las casitas Este no es el único lugar que concentra trabajo sexual. En la capital también se encuentra el mítico “bajo” ubicado en el barrio Ceferino, a muy pocas cuadras del centro. Allí no solo el sexo pagado es moneda corriente, también se puede observar como chicos “prenden un fasito” o aspiran pegamento, incluso en horas del día. Allí “el comercio carnal”, como lo denomina la Policía, es un negocio más desarrollado. Con “las casitas” acondicionadas especialmente para ejercer lo que se suele llamar el oficio más viejo del mundo. Gladys, prostituta, nos recibe en su “casita”. Con una apariencia de cuarenta y cinco años, amable y desprejuiciada, nos cuenta un poco de su mundo y su relato es un aviso. “Yo trabajo en esta zona desde hace más de quince años cuando llegué del norte de la provincia, esto fue cambiando mucho, pero igual los códigos que manejan las prostitutas de antes cambiaron a los que son ahora”, explica. “Antes, lo hacíamos por plata, muchas lo tomaban como una decisión de una; las de ahora están más expuestas, o tienen muchos problemas de adicción, entonces hacen este trabajo solo para comprar drogas y

nada más, terminan reventadas de todo lo que le hacen a su cuerpo y cada vez son más chiquitas”, cuenta mientras enciende un cigarrillo y se sienta en un sillón un poco destripado, en una improvisada antesala que tiene en su lugar de trabajo, donde un olor a desinfectante perfuma toda la habitación. “Acá, las chicas somos conscientes de que hay que cuidarse de todo, de las enfermedades y demás peligros, tenemos el centro de salud al frente y sí, intentamos siempre hacer que les entre en las cabezas a las chiquitas que vemos que tienen que cuidarse, aunque muchas no nos hacen caso o ni conocen cómo hacer esas cosas y terminan embarazadas y enfermas también”. En ese submundo a quince o veinte cuadras cerca del centro, las prostitutas se cuidan entre ellas con códigos privados. “Las más grandes cuidamos a las que quieren, nosotras también ayudamos en el comedor del barrio (el Sopita de Letras, de Gloria Escalante). Ahí, los chicos van a tomar la leche y juegan o aprenden algún curso, nosotros nos organizamos y los llevamos, ayudamos a servir la comida, e incluso los cuidamos cuando alguien quiere robar o algo, una vez le prendieron fuego a la puerta y nosotras mismas sofocamos el incendio”.

“Que no tenga marido” La tarde corre, los taxis pasan o tocan bocina y clientes ingresan con sus bicis en casas contiguas. Con el televisor prendido con TN de fondo, Gladys, sin dejar de fumar, mira de reojo las noticias, mientras en la pantalla la Presidenta da un discurso en la inauguración de Tecnópolis en Buenos Aires, es inevitable preguntarle por la eliminación de los avisos de oferta sexual en los diarios. “Está bien que hagan estas cosas los políticos, porque hay muchas que no quieren hacer esto, yo comencé de chiquita, y no tuve otra opción, otras capaz que no quieren y hay que salvarlas para que tengan un futuro, yo tengo a m’hijita y no quiero que haga esto, quiero que haga algo, que sea maestra o que pueda tener lo que yo no pude, que no tenga un marido, que no la obligue a nada y que viva un mejor futuro que el mío, que no entre en la droga o nada”, confiesa.

otrosterritorios / 13


derechos humanos hoy / fotografía, identidad y vida cotidiana

DESDE LA HABANA, DOS MUESTRAS FOTOGRÁFICAS

Momentos y cuerpos La poesía y la canción, las imágenes y las palabras. Llega nuevamente la voz y la mirada de Cuba a Salta, en el marco de una gira nacional que se extiende hasta agosto. ANDREA FERNÁNDEZ dreilazuli@hotmail.com

“Me llamo Eduardo García García y me ha tocado venir a este mundo como gemelo”, así se presenta Eduardo, fotógrafo cubano que visita la ciudad de Salta como parte de la gira Nuestra voz para vos, del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau. Eduardo es de La Habana, graduado en Literatura inglesa, fue profesor de inglés pero actualmente se dedica de lleno y “simplemente” al arte. Comenzó este camino junto a su hermano gemelo, Orlando García, en 2004 cuando se presentaron en un Salón de Arte Digital que convoca el Centro Pablo y obtuvieron el primer lugar. A partir de ahí comenzaron a trabajar juntos en lo que decidieron llamar Proyecto Siamés, por el sentimiento de estar unidos desde sus ideas visuales como un solo cerebro. En la Galería Fedro, Alberdi 1036, se puede visitar hasta el 26 de julio la exposición de fotografías del dueto, de la serie Vida, imágenes poéticas de padres y madres interactuando con sus niños; y la serie Ángeles en la Habana, una propuesta onírica que muestra una parte antigua de La Ciudad de la Habana.

14 / otrosterritorios

Eduardo también trabaja en proyectos independientes, “De un tiempo para acá me intereso más por la fotografía documental, por la fotografía de autor”, dice mientras caminamos por la calle y él mira atentamente las escenas con las que nos vamos

cruzando. Nos cuenta de Bleco, una serie de su autoría de escenas del Malecón habanero, “posiblemente este sea el lugar más emblemático de La Habana”, subraya Eduardo. La serie muestra particularmente a la gente que recurre a esta zona de su ciudad, los que

viven cerca de él, y que lo llaman justamente “el bleco” para referirse al Malecón de una forma más coloquial. El Malecón habanero es una avenida inmensa de ocho kilómetros, de seis carriles, que atraviesa diferentes barrios de la ciudad. Él lo describe como


derechos humanos hoy / fotografía, identidad y vida cotidiana MUESTRA DE WILLY WILCHES

Un viaje repiten en el territorio del arte,

A. F.

porque el arte siempre está ligado El viajar ha ejercido siempre

íntimamente a su contexto, se

sobre el hombre una fascinación trasladan experiencias de vida extraña. Parece consustancial

hacia

el

plano

artístico

con la naturaleza humana el simplemente como la conciencia afán de desplazarse de un lugar lúcida del tiempo y del mundo en a otro. Históricamente los que se vive. viajeros han tendido a compartir

La muestra se puede visitar en la Galería Fedro, Alberdi 1034, hasta el 26 de julio

Willy Wilches, diseñador

sus experiencias con los demás, gráfico y fotógrafo, presenta su muchas obras de la historia universal

del

arte

primera

enamorados, niños bañándose, borrachos, personas que hacen sus ofrendas a Lemanjá (la reina de las profundidades del agua), personas que van con sus mascotas, escenas de afecto, alegría, pasión, solidaridad, nostalgia. Para definir su trabajo Eduardo dice: “trato de mostrar siempre la realidad… de La Habana como tal, la gente como vive… lo que yo vivo día a día”.

de

están fotografías, él como un viajero,

relacionadas a relatos de viajes. un

viajero

explorador

Lo nuevo y lo desconocido predispuesto al asombro, pero fascinan al hombre y estimulan un

“un muro que te limita, pero que da belleza”. Esta serie recoge diferentes vivencias y momentos que se pueden encontrar allí, diálogos visuales entre los cuerpos y el paisaje, que él busca y espera pacientemente a que sucedan. Recorre semanalmente el Malecón con su cámara de fotos, atento a las nuevas situaciones a capturar;

exposición

viajero

su mente, pero ¿qué vemos distancias,

de de

pequeñas recorridos

cuando nos detenemos a pautados y repetidos, un observar las aventuras y tesoros recolector de gestos y personajes que

se

esconden

en

los que retratan un universo de

desplazamientos que realizamos circunstancias que irrumpen en cotidianamente? El

viaje

la monotonía diaria de los

no

es

solo trabajadores y estudiantes,

movimiento en el espacio, sino usuarios de la empresa dueña que

siempre

es

también

del transporte urbano salteño. Él

desplazamiento en el tiempo, es viaja por la ciudad de Salta en construcción de conocimiento. colectivo; y compartiendo su Trasladarse de una parte a otra

mirada, sus registros de lo vivido

no tiene que ver solo con realizar trasladándose de un lugar a otro, un movimiento mecánico, sino nos invita a descubrir lo mágico con la experiencia y el re-

MÁS ACTIVIDADES DE LA GIRA NUESTRA VOZ PARA VOS La gira Nuestra voz para vos llega a Salta por tercer año consecutivo, desde el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, de Cuba, una institución cultural independiente que ha creado programas y espacios de difusión y debate relacionados con la memoria, el testimonio, las artes plásticas, el arte digital, la nueva trova cubana, apoyándose en las nuevas tecnologías de comunicación y creación artística. Esta gira por Argentina cumple con la vocación de intercambio que el Centro Pablo ha ejercido desde su fundación en 1996, tendiendo puentes culturales de amistad y colaboración con otros países, buscando difundir la cultura cubana y apoyar la labor de creadores activos de diversas manifestaciones artísticas, con énfasis en los artistas emergentes. El próximo martes 26 de julio a las 21 se presentará en la Casa de la Cultura de Salta, el Dúo Aire y madera (Yassel López / Irina González), trovadores cubanos; acompañados de los artistas locales Eloy López y Camagüira (Santiago Lamagni y Andrea Rico).

que se esconde en los actos

conocimiento de donde estamos. cotidianos. La necesidad de confirmar la realidad y dilatar la experiencia

La muestra “El Saeta. Un

registrándola se ha transformado viaje colectivo” se expone desde en una práctica popular a partir

el 22 julio en “Quinoa”, Avenida

de la creciente presencia de las Reyes Católicos 1672. c á m a r a s digitales que permiten registrar la vida siendo vivida y la experiencia de

verse

viviendo. Y

esas

m i s m a s prácticas

se otrosterritorios / 15


EXTRACTO DE UN TEXTO PUBLICADO EN EL SEMINARIO MARCHA EN 1965

Masetti, un guerrillero por Rodolfo Walsh

ANDREA FERNÁNDEZ

Un recuerdo atenuado de Masetti perdura en la calle Corrientes, en el Café La Paz; en el hall del Nuevo Teatro unas letras de metal dicen su nombre, perdido entre otros, porque hace años estrenó una obra; el único libro que escribió resulta ahora inencontrable. Y eso es todo. Masetti podía seguir derivando en el olvido. Había otra historia que no acababa de juntarse con la suya. Era la historia de esos muchachos que hace un año se hicieron guerrilleros en Salta, y están algunos presos y otros muertos, y otros fugitivos. Los diarios que contaron el incidente que permitió descubrirlos, rodearlos, capturarlos, mientras su jefe, el Comandante Segundo, se internaba en la selva. Los que conocían a Masetti se inquietaron. No hubo viajero en La Habana, que en los últimos meses no llevara una pregunta, que siempre volvía duplicada y sin respuesta. Ha pasado un año. Se puede decir ahora que Masetti está muerto, y que Masetti, por supuesto, era el comandante Segundo. La historia de esa guerrilla se escribirá, tal vez, cuando desaparezcan las instancias judiciales que obligan al silencio; cuando los presos salgan y se pueda hablar de esa aventura atroz, escondida, incomprensible para muchos. Yo sólo quiero recordar a Masetti como era en la isla lejana y cercada, en la agencia de noticias que fundó y de alguna manera ayudó a destruir, en la pasión casi juguetona que lo devoraba, en la tormenta de sus confusos amores, en el humor grueso y eficaz del suburbio porteño, en el coraje recatado. Decir que Masetti era un gran periodista, exige aclaraciones. Tenía dificultades con la sintaxis, a lo mejor no sabía lo que es un “lead”, quizá le faltaba sutileza literaria. Y sin embargo se puede decir; Masetti fue uno de los más grandes periodistas que tuvimos, porque a cambio de esos defectos le sobraba lo mero principal, Masetti se metía, y llegaba antes, y volvía con la justa.

16 / otrosterritorios


OTROS TERRITORIOS: INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA