Page 1

año 1 número 15 16 de julio de 2011

Un suplemento de INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA

DERECHOS HUMANOS HOY Ferias americanas Otras vías de supervivencia Páginas 8, 9, 10 y 11

MEMORIA La masacre de Palomitas Cerca de la segunda sentencia

ARIAS

Páginas 14 y 15

Morir por mujer Los feminicidios como forma de control masculina. La violencia de género en aumento. La violencia mediática simbólica. Páginas 2, 3, 4, 5, 6 y 7


editorial / feminicidio

Ellas, mártires; ellos, verdugos COLECTIVO EDITORIAL OTROS TERRITORIOS El asesinato de mujeres, por parte de sus parejas, crece de manera preocupante en nuestro país, y también en la provincia de Salta. También crece una idea que propone un relato de estos crímenes desde las emociones violentas o desde el exceso de pasión. Las mujeres asesinadas se convierten en las provocadoras del crimen y los hombres,

FEMINICIDIO, NO CRIMENES PASIONALES

Morir por Intriga, morbo, espectacularización. La trama a la que nos invitan los mal llamados “crímenes pasionales” se edifica en estereotipos e invisibiliza la violencia de género, origen de los que en realidad son feminicidios.

en seres que aman demasiado. FEDRA AIMETTA* Desde el otro lado, una voz fuerte y potente comenzó a alzarse para decir que estos crímenes son feminicidios que buscan reafirmar el dominio y el poder de los varones sobre las mujeres. Rechazamos la culpabilización de las mujeres como responsables de provocar violencias y asesinatos; y propiciamos una reflexión social profunda sobre esta situación que pretende la impunidad de los victimarios y vuelve a matar a las víctimas. El asesinato de mujeres es un problema social que debe ser abordado desde una perspectiva integral que tenga en cuenta los aspectos sociales, culturales, económicos y de género para que no haya más mártires y para que se condene a los verdugos.

otros territorios información y análisis sobre derechos y justicia Suplemento de Nuevo Diario

16 de julio de 2011 año 1 • número 15

/otros territorios otros territorios@yahoo.com.ar Producción: Colectivo editorial Otrosterritorios Colaboradores: Elena Corvalán, Florencia Lance, Eloy López, Fedra Aimetta, Patricia Piccardo, Marcos Bernuchi, Beatriz Estefanía Guevara, Andrea Fernandez, Santiago Kalinsky González Arte de tapa: Roly Arias / Ilustraciones: Andrea Fernández Fotografías: Hugo Tapia, Rolando Díaz, Andrea Fernández Comercialización: Norberto Barbieri (0387 154194417 / 0387 154138884 2 / otrosterritorios

Establecer la debida relación entre los llamados crímenes pasionales y los feminicidios es un trabajo que se dan las organizaciones de mujeres y un compromiso de comunicadores y comunicadoras. El concepto desarrollado y utilizado en los setenta ante el Tribunal Internacional de Los Crímenes contra las Mujeres, en Bruselas, refiere al homicidio evitable de mujeres por razones de género. Hasta junio de este año se registraron nueve femini-cidios en Salta. El año pasado el Observatorio de la Casa del Encuentro registró en Argentina 260 con un aumento del 12,5 por ciento con respecto a 2009-, y diez ocurrieron en esta provincia. Los datos fueron recopilados de las agencias de noticias Télam y DyN y de ciento veinte diarios de distribución nacional y provincial. Esta tarea es realizada de manera sistemática desde 2007 por diferentes organizaciones y perio-

distas pero a partir de la sanción de la ley 26.485, de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales, en 2009, el Estado está comprometido a llevar las estadísticas. Mujeres, cuidado La serie de asesinatos opera como ejemplificadora tanto para las víctimas, que internalizan un vínculo de sujeción o al menos de umbral de posibilidad en tanto mujeres, como para los victimarios. En Argentina en el último año 16 mujeres fueron prendidas fuego por sus parejas, en un escabroso efecto imitación del ataque a Wanda Taddei. En Salta el grupo de organizaciones que realizó, los últimos días de mayo, una marcha y silbatazo por el cese de la violencia afirmaba: “las muertes violentas de mujeres no son homicidios, no son


derechos humanos hoy / feminicidio

mujer crímenes pasionales, son feminicidios, porque se realizan para reafirmar el dominio, el poder, o el sentido de propiedad que la gran mayoría de los varones sienten sobre las mujeres”.

romántico , a lo s ‘amo res que matan’, idea que frivoliza y hasta justifica el crimen”. Y que “obstaculiza toda posibilidad de análisis: si el hombre que mat a es u n ‘apasionad o’, para el peri odismo está clara la razón, y entonces la mirada se pone sobre la víct ima (‘algo hi zo o moti vó la pasión , el arrebato’)”. Además, “omi te la contextualización del hecho y la consideració n de qu e es una conducta aprendida y avalada socialmente, que sup era fronteras, raz as, cred os, edad es y clases sociales”. En el mismo sentido, Violeta Carrique, referente de la Comisión de la Mujer de la Universidad Nacional de Salta señala “hablar de ‘crimen pasional’, ‘exceso de celos’, ‘emoción violenta’, oculta la aceptación explícita o implícita de que hay alguna justificación para esos hechos”. Para la investigadora “una histórica relación desigual entre los géneros es la clave para comprender la persistencia de expresiones de violencia hacia las mujeres”.

“Crimen pasional” La investigadora Claudia Laudano para conceptualizar el uso de “crimen pasional” habla de “densidad histórica en protección integral contra diferentes materiales de la la violencia tipifica la cultura y en particular en el violencia simbólica y campo periodístico”, de establece la “violencia “pactos de lectura basados mediática” como la que en estilos de interpelación publica imágenes estereodefinidos desde la tipadas, promueve la hiperemotividad visual y explotación de las mujeres, gráfica” y de “formas injuria, difama, discrimina específicas de codificar e (…) legitima o construye interpretar el mundo desde patrones socioculturales sentidos preferentes”. reproductores de la Para la Red PAR – desigualdad o genera Periodistas de Argentina en violencia hacia las mujeres Red por una comunicación a través de los medios de no sexista-, conformada comunicación. En proceso por alrededor de de construcción de doscientos periodistas sanciones, a esta normativa mujeres y varones del país, se suma la Ley 26522, de se debe “desterrar de las Servicios de Comunicación redacciones la figura de Audiovisual cuyo artículo ‘crimen pasional’, como 3º Inciso m prevé entre consta en el Decálogo para otros el tratamiento plural, el tratamiento periodístico igualitario y no de la violencia contra las estereotipado. mujeres. La nominación de los Allí se sostiene: “es casos de violencia extrema un crimen , un d elito, un asesinato, pero nada tiene Violencia mediática, contra las mujeres como “crimen pasional” podría de p asional. El término simbólica incurriendo en ‘pasi onal’ remite al amor La ley nacional de estar

violencia mediática, al operar como reproductora del imaginario que justifica la agresión y control de las mujeres. Para el fallecido periodista integrante de la red PAR Luis María Otero, “que el periodismo siga usando este infame latiguillo: es chocante y pro delictivo. Su mera enunciación, exime al informador de caracterizar al hombre violento como criminal peligroso, a la violencia familiar como causante de miles de homicidios por año, a las políticas preventivas como ineficaces y a la denuncia al violento como una urgencia de vida”. Es posible sostener la correcta representación de los fenómenos para instituir nuevas relaciones. * Licenciada en Ciencias de la Comunicación Periodista

otrosterritorios / 3


derechos humanos hoy / feminicidio ANDREA FERNÁNDEZ

CLAUDIA LAUDANO: ESPECIALISTA EN GÉNERO Y MEDIOS

Persistencia del Utilizada tanto por los medios caracterizados como amarillos como por aquellos de estilo blanco, la figura del “crimen pasional” tiene una historia y una eficacia mercantil y simbólica que la mantiene siempre vigente.

FEDRA AIMETTA

“El crimen pasional tiene una historia bastante antigua. Es una figura que existe en la literatura periodística y en las letras del tango y boleros, en una variedad de registros. Pero en particular en el periodismo aparece desde principios de siglo XX, con el diario Crítica, antecedente de Crónica”, comienza su recorrido Claudia Laudano, docente universitaria e investigadora de los medios de comunicación en relación a las mujeres. Esta contextualización de la expresión que circula por los medios y alude a un asesinato que se desarrolla en el marco de la violencia de género, nos dice, “posibilita darle densidad conceptual en la medida en que está operando en cierto imaginario social de lectores de diarios sensacionalistas desde hace mucho”. Pese a que es permanentemente repudiada por el movimiento de mujeres “no es tan fácil de borrar –continúa Laudanosobre todo si creemos que los medios de comunicación algo hacen a la construcción de sentido común. Esto no quita que en los últimos años sea una figura mercantil, que llame la atención”. Como un croquis, el “crimen pasional” nos indica qué intelegir sobre determinado hecho. “Históricamente construido, como un nuevo caso que activa aquello que muchos entendemos que ha ocurrido de ese modo: uno más en la serie. Cada 4 / otrosterritorios

uno dice ‘y a ver por qué la mató, qué hizo, qué pasaba’. Puede haber un tercero en discordia, una separación no aceptada ‘y él que la amaba tanto’ y aparecen los celos, puede haber una cuestión de sexualidad u homosexualidad. El componente de la pasión, el desborde… Son temas que la prensa popular ha rastreado y tiene en cuenta desde hace siglos”. ¿Por qué los medios “serios” lo tom an? -Clarín, el diario con mayor tirada, insiste con esto. Una figura que pertenece a determinado estilo

En síntesis

Claudia Laudano es magister en Ciencias Sociales (FLACSO) y doctoranda en Ciencias Sociales (Universidad Nacional de La Plata,

periodístico (amarillo) pasa a otro diario con otro estilo de construcción (blanco). En los 80 y 90 no hablaba de “crímenes pasionales” ¿por qué lo hace ahora? No es sólo una cuestión de retórica sensacionalista, sino de mercancía redituable. Y si bien la sostiene, no siempre utiliza la categoría. A veces incluso, es tan contradictorio que da lugar a opiniones de sociólogas, psicoanalistas, o periodistas que critican el uso del término. Otras veces habla de “violencia de género” en editoriales criticando su aumento y “cómo el Estado no tiene

UNLP). Especialista en género, comunicación y tecnologías. Profesora e investigadora de la UNLP y de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). Entre otras obras, ha publicado: Visibilidad mediática de la violencia hacia las mujeres en Argentina (1983-2009), en Revista Derecho y Ciencias Sociales, nº 3, octubre 2010, pp. 88-110; Cuando el aborto está en los medios, en Foro por los Derechos Reproductivos, Nuestros Cuerpos, nuestras vidas: Propuestas para la promoción de los Derechos Sexuales y Reproductivos, Buenos Aires, 1998; Lo personal y lo político en la era de los talk shows; Pasos hacia una cultura sin violaciones, CECYM, 1998, Buenos Aires.


derechos humanos hoy / feminicidio

“crimen pasional” políticas públicas”… o “como la ley es insuficiente en…” con el mismo caso que antes apareció como crimen pasional. Otra hipótesis es que no les interesa tanto como para tener una línea definida sobre el tema o no lo tienen como prioritario en su agenda. Lo llaman indistintamente “violencia familiar, contra las mujeres, de género, doméstica…” y hacen informes y notas y ponen estadísticas. Pero después aparece otro caso y lo vuelven a tratar igual. ¿Por qué debería haber un destierro de la expresión y cambio de sección de Policiales a Sociedad? -Lo más importante es que el “crimen pasional” siempre habla de un caso particular. No entra como un problema social. Muy pocas veces se hacen las conexiones al fenómeno social que posibilita la violencia. O hablar de la violencia contra las mujeres como algo que implica desigualdades de roles, ejercicio de poder y otras cuestiones previas al asesinato. En general es de varones hacia mujeres pero estamos viendo la figura aplicada a gays y travestis. Hay una cuestión de género, coinciden en que el que asesina, violenta, es siempre varón. Moverlo a Sociedad es provechoso, fuerza a analizarlo como fenómeno social, en Policiales siempre tiene el condimento de lo que llama la atención.

se expone, se difama y revictimiza? -O que “era demasiado buenita”, como pasó con Wanda Taddei. “La chica del perrito, era muy buena madre…” ¿Y si no lo fuera? ¿Qué? ¿Estaba bien que la quemara? Eso es lo que tenemos que evitar con los perfiles identitarios en los casos. Otra cuestión muy importante para trabajar en periodismo gráfico son las fotos. Aparece ella abrazada con el que la mató: “tiempos felices” le ponen como epígrafe. Una manera de romantizar donde estamos diciendo

que la prendió fuego, que está internada, que la asesinó. Además de las denominaciones, los medios deben prestar más atención a la edición: títulos, secciones, volanta, recuadros, fotomontaje. Colores, destacados, tipografía, el lugar de la página. Cosas que pasan a través de una serie de intermediarios y no se dice quienes son los responsables. Cuando a las cosas no se las llama por su no mbre y se mercantiliza la información es violencia simbólica.

Ley de medios Autodefinida como investigadora de la cultura, Claudia Laudano considera que la persistencia en el trabajo, más que las leyes, permitirá modificar subjetividades. “Me parece que la ley (de servicios de comunicación audiovisual) tiene definiciones muy interesantes y que con el tiempo nos estaremos acostumbrando a hablar de ‘violencia mediática, violencia simbólica’, con un trabajo y a partir de sanciones. Creo que hay que pensar en cambiar pautas de la cultura desde la interacción, la reflexión, las prácticas. No pongo, como feminista, el énfasis en la penalización”. Problema social “Habría otro”, “ella lo despreciaba”. “Le controlaba el celular” . Conjeturas y caracterizaciones que no necesariamente son verídicas. “A veces los medios juegan con esto, y se van por las hipótesis, ‘habría’, ‘no habría…’ En vez de cuestionar los celos como violencia buscan si había sustento para los celos”.

¿Qué podés decir en torno a la construcción moralizante, la identidad de la víctima, a la que otrosterritorios / 5


memoria / feminicidio

LOS EXTREMOS DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO: FEMINICIDIOS

Final trágico y anunciado La violencia criminal como parte de una dinámica en que la violencia masculina es el instrumento de dominación y control de las mujeres. La necesidad de realizar campañas de concientización. BEATRIZ ESTEFANÍA GUEVARA*

“La mató por amor…” “Estaba loco de celos y la mató…” “Le dijo que si no era de él no iba a ser de nadie más…” y la más popular “fue un crimen pasional”. Éstas son afirmaciones que podemos encontrar en las declaraciones de notas periodísticas que cubren casos de crímenes contra mujeres. La muerte violenta de una mujer a manos de un varón hasta hace unas décadas era denominada simplemente homicidio, desde hace unas décadas con el empleo del concepto de feminicido se tratará de desnaturalizar esta violencia extrema y desterrar expresiones sexistas como la de “crimen pasional”. La femin ist a Di ana Ru ssell d efin irá lo s femin ici di os no sólo como crímenes mi só gin os sin o también como “asesinatos sexistas que i nclu yen a los asesi nato s reali zado s p or v aron es mo ti vado s por un sentido de tener derecho a ello o su peri ori dad so bre las muj eres, po r el placer o d eseo s sádicos hacia ellas, o por suposición de la propiedad sobre las mujeres”. (Russell, 2006:198). Si bien existen d iferen t es p ro pu est as de clasifi caci ones de femin icid ios, la que se emplea en los monitoreos que se realizan desde la sociedad civil en A rgen ti na son las d e femin i ci di o ín ti mo, cuand o el crimen es comet id o po r un varó n p erteneci en te al círcu lo afect iv o í nt imo de la ví cti ma (no vi o, ex novio, pareja, ex pareja, marido, ex 6 / otrosterritorios

marido, amante o ex amante) a los que se agregan a los varo nes del círcu lo fami li ar d e la ví ct ima (padres, padrastros, tí os, primos, etcétera); el feminicidio no íntimo será aquel cometido por un v arón d esco no ci do p or la v ícti ma y el femin icidio v in cula do , será el cri men co nt ra p erson as que se interponen entre el victimario y la v ícti ma o cu an do mata a o tra p erso na (h ij as, hi jo s, u ot ro s familiares de la mujer) como forma de causar daño y dolor a la mujer. El mal llamado crimen pasional se encuadra así en la clasificación de feminicidio íntimo, la investigadora argentina Susana Cisneros afirma que éstos son cometidos con la finalidad de controlar a la mujer, considerada por el varón como un objeto de posesión; por lo que “el recurso de la violencia por parte de los hombres es instrumental y no constituye una pérdida de control, sino más bien una toma de control”. (Cisneros 2005:25) Y la antropóloga colombiana Myriam Jimeno, afirmará después de investigar y comparar casos de feminicidios ocurridos en Brasil y Colombia, que “la violencia no proviene de los genes, ni del instinto humano. Surge del aprendizaje diario en sociedad”. Además los resultados encontrados echan por tierra la idea de que el crimen pasional acontece en medio de un arrebato emocional instintivo en el que no participan los

modelos sociales aprendidos. En la mayoría de casos de los incorrectamente denominados crímenes pasionales, la violencia no estalla de forma repentina, sino que es el corolario de una larga historia previa de violencia y es coherente con una dinámica en que la violencia masculina se ejerce de forma cotidiana para dominar y controlar a las mujeres. Así los feminicidios íntimos se convierten en el final trágico y anunciado de historias de mujeres, signadas por diferentes tipos de violencia que van en crescendo hasta terminar con la vida de la protagonista La situación en Salta Una de las características sobresalientes del feminicidio íntimo es que la mayoría son cometidos por varones en los que la víctima depositó su confianza o tuvo algún tipo de relación amorosa, y el lugar en el que ocurre también es significativo, el propio hogar familiar se transforma en escenario del crimen. Esto refuta la afirmación de que no hay lugar más seguro que el hogar, “las mujeres entre 15 y 44 años de edad corren mayor riesgo de ser violadas o maltratadas en casa, que de sufrir cáncer, accidentes de tránsito, guerra y malaria, según estadísticas del Banco Mundial”. (Decálogo para el tratamiento periodístico de la violencia contra las mujeres, 2010: 12)


memoria / feminicidio en 2009 y 260 en 2010 2 . Lamentablemente si desde los diferentes ámbitos del Estado nacional y provincial no se toman medidas concretas es muy probable que sigan en ascenso; porque los feminicidios no son actos que puedan justificarse sólo por el contexto en el que vivían la víctima y el feminicida, sino que es un fenómeno mucho más complejo que nos compromete como

corresponden a feminicidios íntimos; debido a que cinco de los victimarios eran pareja o maridos, uno era un ex novio y otros conocidos de la víctima. La cantidad de mujeres asesinadas es alarmante, si comparamos el primer semestre de 2010, cuando ocurrieron cinco casos, con el mismo periodo de 2011 en el que se registran nueve casos, se produjo un incremento de 180 por ciento. A nivel nacional también se venía registrando un aumento: de 207 casos en 2008 a 231

integrantes de esta sociedad, en la que los diferentes tipos de violencia – física, sexual, psicológica, económica, institucional, etcétera- en los diferentes ámbitos en donde desarrollamos nuestras relaciones interpersonales (la casa, calle, la oficina, la cancha, el hospital) muchas veces no es cuestionada y terminan naturalizándose. La Ley Nacional 26.485 y la Ley provincial 7403, son pasos dados para cambiar esta situación, pero si

no van acompañados de presupuesto acorde para su implementación, capacitación, campañas de prevención en los medios de comunicación, acompañamiento y tratamiento psicológico a la víctima de violencia de género, seguimiento al hombre violento, etcétera, leyes quedarán sólo en el papel y los feminicidios seguirán constituyendo crónicas de muertes anunciadas 3 .

ANDREA FERNÁNDEZ

Durante 2010 1 doce mujeres fueron víctimas de feminicidios en nuestra provincia, ocho de ellas conocían al victimario porque tres eran ex parejas, tres convivían con la víctima y dos eran novios. Las edades de las mujeres oscilaban entre los 19 y 43 años. En el corriente año hasta la fecha se registraron nueve feminicidios, las edades de las víctimas oscilaban entre 22 y 43. Siete de ellos

1

Las cifras cor responden a un Monitoreo realizado sobre las noticias aparecidas en los diarios de circulación provincial El Tribuno y Nuevo Diario, como a la página sa lteña laotravozdigital.com; en el marco d e una investigación más amplia que realizo desde el CIUNSa. 2 Según el monitoreo realizado por la Asociación Civil La Casa del Encuentro y el Observatorio de Femicidios en Argentina de la Asociación Civil Adriana Marisel Sambrano, dependiente de La Casa del Encuentro. 3 En el monitoreo nacional de 2010 a 27 casos le precedieron denuncias, y seis de ellos fueron cometidos a pesar de que el victimario tenía exclusión del hogar. Y 17 casos fueron cometidos por integrantes de las fuerzas de seguridad * Investigadora del CIUNSa. Profesora de Filosofía

otrosterritorios / 7


derechos humanos hoy / trabajo ANDREA FERNÁNDEZ

ENTREVISTA A UNA VENDEDORA DE ROPA

“La feria da vida” Hoy tiene algo más de cuarenta años. Con el marido mantienen dos casas porque él trabaja en Río Gallegos, y vive ahí con uno de los hijos, los otros cinco viven con ella en Salta. Hace trece años que vende ropa en las ferias. SANTIAGO KALINSKY GONZÁLEZ

Preservamos su nombre, pero sí podemos contar que a los dieciocho años se fue de Tarija a Córdoba, donde estudió un año de arquitectura. En Salta estudió para ser maestra, le falta una sola materia, una profesora se la complicó lo suficiente para que no tuviera el título, “una boliviana no va dar clases en Argentina”, le dijo entonces. ¿Cómo empezaste con la feria? ¿Qué hacías antes? -Siempre trabajé. A ntes trabajaba en una boutique, de pelu quera t ambién. Trabaj é de maestra en Santa Victo ria Oeste. Cosí a ropa, hast a ahora lo h ago. Después surgió lo de la feria, vino de Peri co mi tía, vendía so lita en el autódromo, fue la fundadora de la feri a, despu és empez amos ahí con mis hermanas. Yo le vendí camisas al I sa cuand o era candidato (se refi ere a Miguel Isa, actual Intendente de Salta), le ven dí a Folloni (Jo rge Oscar Folloni, dirigente del Partido Renovad or). Teto Medina vino a la feria. Tenemos gente conocida. Estábamos pagando los cuadernos a la municipalidad y un buen día se le antojó a la DGI, a Rent as, cerrarnos, levantarnos, porque presionaba la cámara de comercio. Nos sacaron, y ahí fue cuan do vinimos a Santa Ceci lia. Fuimos las fundadoras nosotras, con mis hermanas, mis primas. Después 8 / otrosterritorios

se fueron forman do las otras dos ferias (las de la Ruta 26 y el Barrio Calchaqui ). Siempre t uvimos el apoyo de Mario Pastrana, él siempre dio la cara, es el presidente del centro vecinal y es el encargado de la feria. Siempre nos defendió, lo que no teníamos en el autódromo. Ahí siempre nos mandaron a perder. ¿Qué le da la feria a la gente? -La feria americana te da para sobrevivir. Mucha gente no cobra subsidio gracias a la feria. Yo no cobro ningún subsidio y tengo seis chicos en la escuela. Ganás pero no en exceso, así como ganás, invertís. Cuando te sacan la ropa perdés en un momento lo que has ganado en dos meses. Gente que nunca trabajó, ahora aprendió a trabajar gracias a la feria. Ayudan a vender, a armar las carpas, a alzar los bultos, hacen comida, masas, cuidan los baños. Cada uno tiene su carpa, tenés que pagar por el espacio, la seguridad, a las chicas que me ayudan a vender, y a los varones que hacen lo más pesado. ¿Cuántas horas estás ahí? -Desde las ocho de la mañana hasta las diez, once de la noche, sábado y domingo. Sufrís frío, viento, lluvia, nieve, siempre estamos. Es un trabajo sacrificado. Trabajé con mis hijos ahí, ellos dormían bajo las mesas. Viajé con mis hijos a buscar la ropa.


trabajo / derechos humanos hoy ¿Y no hay problema para pasar la ropa por la frontera? -Cuando al gendarme se le ocurre nos quita, pero no para regalar a la gente que no tiene. Se reparten lo mejor los más capos de ahí. Hay familiares de gendarmes que viven en Tres Cerritos que venden ropa americana. Una vez nos quitaron todo, me puse a llorar, es tan injusto. Otros pasan tranquilos treinta fardos en camionetas 4x4. Esa vez los gendarmes me vieron así y me devolvieron todo, pero le dije si me entrega a mí porque no entregan a todos, y se lo devolvieron a todos. ¿Qué te dio materialmente el trabajo en la feria? -¡Un montón! No tenía casa cuando empecé, ni terreno. Tengo mi casa, me falta terminarla. Compré la camioneta. Aprendí a manejar. Es mi transporte, los fletes salen un montón. Progresé un montón. Se hicieron muchas cosas en casa. Cosas que necesitan los chicos ¿Qué planes tenés a futuro? -Poner mi fábrica de ropa, es mi sueño fabricar ropa deportiva, diseñarla yo, tener mi marca, es más ya tengo el dibujo de la marca y dos cuadernos de diseños de ropa. Me faltan las máquinas, mi sueño es dar trabajo a la gente que no puede conseguirlo por la edad, a las madres que tienen muchos hijos. Estamos haciendo el salón para ver si la ponemos. No está lejos gracias a dios, mi feria me va a dar eso. Y recibirme de maestra mayor de obra (está cursando el tercer año de cuatro). Quiero trabajar de eso, la feria no la voy a dejar. Te ayuda a que te despabiles, te relacionas con un montón de gente, es como una costumbre la feria. Yo no voy a la feria y me siento vacía, me recargo las pilas ahí, lo mismo cuando no voy al colegio. La feria nos ha traído cosas lindas, así

Fuente de empleo S. K. G.

Desde 1998 las ferias surgen por iniciativa de gente desocupada que busca generar su propia fuente de empleo. Por esa época, por una resolución de Domingo Cavallo, se empieza a considerar ilegal la comercialización de ropa usada importada. Esta ropa procede de donaciones de ciudadanos estadounidenses, estimuladas por una ley federal que les permite cancelar impuestos de esta manera. Empresas importadoras las llevan a Chile. Allí se seleccionan y clasifican, armando fardos que luego se venden al peso, con precios distintos según la calidad y tipo de prendas que contienen. Luego esos fardos ingresan de manera ilegal a Bolivia, y de ahí a Argentina. La necesidad de trabajo hace que las ferias se reproduzcan por doquier. En Salta las más grandes están en Santa Cecilia, Calchaqui, San Benito, Solidaridad y Ciudad del Milagro, pero hay ferias más chicas en muchos otros sitios, incluso en el centro. También las hay en municipios vecinos: Campo Quijano, Cerrillos. Son perseguidas por las cámaras de comercio argumentando que realizan una competencia desleal, una crítica sesgada y cuestionable. Además, muchos comercios formales también son desleales al evadir impuestos y no registrar al personal. Lo mismo ocurre en los talleres textiles que elaboran la ropa para reconocidas marcas. Estas ferias, con sus bajos precios, prestan un servicio social a sectores que son excluidos por los comercios formales y las grandes marcas. Por esto es discutible la magnitud del perjuicio que pueden implicar a la industria textil nacional; compiten en segmentos de mercado distintos. Mario Pastrana, presidente del Centro Vecinal de Santa Cecilia y encargado de esa feria, es un referente para los feriantes de todos lados. Según él, en las de la zona sureste de la ciudad trabajan unas tres mil quinientas personas. A eso hay que sumar a quienes prestan servicios adicionales a visitantes y feriantes: gastronomía, despensas, baños, cuidado de vehículos. Pastrana señala que la situación económica y social de los vecinos mejoró significativamente gracias a las ferias. Fundó una cooperativa, que cuenta con quinientos feriantes, y que pretende ingresarlos gradualmente a la legalidad por medio de la producción propia de ropa y la inscripción al monotributo social. Algunos feriantes critican la falta de transparencia y la escasez de resultados de la cooperativa.

como hemos sufrido, hemos llorado, hemos pasado las mil y una, tuvimos aventuras. Vender ropa americana fue muy lindo. Da mucho trabajo para

todos, enseña a trabajar a mucha gente. Andá un día que no hay feria a Santa Cecilia, está muerto, pero andá el fin de semana, hay vida. O sea, la feria da vida. otrosterritorios / 9


derechos humanos hoy / trabajo

EL QUE ESTÉ LIBRE DE DESLEALTAD QUE TIRE LA PRIMERA PRENDA

Competencia perfecta Es habitual que se critique a las ferias de venta de ropa de ser competencia desleal para los comercios tradicionales, los cuales en realidad venden a precios que excluyen a gran parte de la población. Desde la economía se puede cuestionar esa mirada sesgada de las ferias.

SANTIAGO KALINSKY GONZÁLEZ

Desde la teoría económica las tipologías de mercado ideales se clasifican en dos categorías. Son ideales en el sentido de que son modelos teóricos, y raramente se presentan en la realidad en estado puro. La primera categoría es la de los mercados de competencia imperfecta. Se caracterizan por la existencia de un desequilibrio de fuerzas entre los oferentes y los demandantes, es decir, entre quienes venden y quienes compran; pudiendo ocurrir que desde alguno de estos sectores se manipulen arbitrariamente las variables del mercado para inclinarlo en beneficio propio, y por supuesto en perjuicio del otro grupo. Es decir que se produce un abuso de la posición dominante. Los casos más habituales de estos mercados imperfectos son el monopolio y el oligopolio. El primero es la existencia de un solo oferente, quien por ocupar esa posición de privilegio que implica la ausencia de competencia, puede fijar a su conveniencia el precio y la cantidad ofrecida de manera tal de maximizar su beneficio monetario. Esto puede implicar la exclusión de muchos consumidores potenciales al verse 10 / otrosterritorios

enfrentados con un precio inaccesible para ellos. El oligopolio es la existencia de muy pocos oferentes y muchos compradores, y tiene un efecto similar ya que permite que los vendedores actúen de manera coordinada en el mercado, fijando los precios y las cantidades a ofrecer que maximicen su beneficio aunque esto perjudique a los demandantes. Generalmente esto ocurre de manera encubierta y es lo que comúnmente se llama cártel. El monopsonio y el oligopsonio son similares a los anteriores, con la diferencia de que la posición privilegiada se encuentra del lado del comprador, es decir que hay muchos oferentes, y uno o pocos consumidores respectivamente, que manejan el mercado a voluntad, fijando el precio que más le conviene, en perjuicio de los vendedores. Ni dominantes ni dominados La otra categoría es la de los mercados de competencia perfecta. Se caracterizan por la minimización de la capacidad de oferentes y demandantes de incidir arbitrariamente en las variables del mercado, a su conveniencia y en perjuicio del otro sector. En estos mercados es que funciona la famosa ley de oferta y demanda, en los que

por el libre juego de los que venden y los que compran se llega a un precio y a una cantidad de equilibrio. Cualquiera que quiere vender a un precio alejado del de equilibrio no podrá colocar el producto, y tampoco podrá un cliente adquirirlo por un valor significativamente menor del establecido. Existen varios requisitos para que un mercado sea considerado de competencia perfecta, pero el de mayor importancia es la presencia de numerosos vendedores y compradores, produciéndose una fragmentación suficiente del poder individual de fijar el precio, debiendo todos los actores aceptar el precio de equilibrio. La perfección de la competencia hace referencia al equilibrio de fuerzas que se da entre todos los participantes del mercado. También son requisitos importantes: la homogeneidad de los productos ofrecidos, es decir la no diferenciación; y que los compradores y vendedores cuenten con información completa de las variables del mercado. Aunque muy rarament e se presenten en la práctica verificando los requisi tos con sufici ente aproximación, es alrededor de los mercados de competencia perfecta, como si to do fu ncio nara bajo sus


derechos humanos hoy / trabajo

Una descripción más realista Existe una tipología de mercado que surge más recientemente desde la economía. Es la competencia monopolística, que cuenta también con muchos oferentes y demandantes, y permite describir los mercados en que los productos ofrecidos por cada vendedor pueden diferenciase mucho más entre sí, ya sea por sus características o por sus marcas. Esta diferenciación permite a los oferentes cierto rango de acción en la fijación de precios, y es producto del avance de la tecnología aplicada a la producción y de la disciplina del marketing que permitió un análisis más refinado de los deseos de las personas y una actividad publicitaria tendiente a reforzar esa diferenciación en la percepción de los individuos con el fin de captar más clientes. Este tipo de mercado se lo considera como intermedio entre el monopolio y la competencia perfecta. ¿Competencia desleal o... ? Las marcas de indumentaria más buscadas, propiedad de grandes corporaciones multinacionales que pueden invertir gigantescas sumas en publicidad, provocan en los hechos que estas empresas puedan actuar en los mercados como si fueran de competencia imperfecta o monopolística, permitiéndoles fijar los precios de venta de sus productos de manera de aumentar significativamente sus beneficios, llevándolos a valores inaccesibles para gran parte de la población. Todos los eslabones de la cadena de

comercialización, desde la fabricación hasta el cliente final, pasando por los comercios minoristas, quedan sometidos a las decisiones que aplican estas grandes empresas. Las ferias de ropa, usada y nueva, que se están multiplicando últimamente en Salta y en el país, producto de la necesidad de las personas de obtener ingresos que les permitan subsistir, ante la exclusión que sufren por parte del sector que genera empleo formal, funcionan de manera mucho más parecida a los mercados de competencia perfecta que lo qu e lo h acen lo s canales comerci ales «o fi ci ales». Esto se debe sobre to do a la presen cia de gran cant id ad d e v en dedo res y comprad ores, lo cu al gen era esa fragmen tació n y di sp ersió n del poder individual; pero también se debe a la suerte de homogeneización que se da en los prod ucto s ofrecidos, comprados a granel por todos los feriantes; siendo estas dos características requisitos esenciales de la co mp et en ci a perfecta. Estas ferias represent an u n a su erte d e ret orno romántico a los mercados de antaño, previos a la globalización con cent rad ora, en cuy o fun ci on amient o se basaro n lo s econo mistas d e t odo s los ti emp os para edificar su disciplina teórica, que h oy rige la vi da de la mayo r p arte d e la po blació n d el mun do . ¿Por qué se discute más la existencia d e estas ferias qu e los mod os d e o perar de las co rp oracio nes qu e distorsionan los mercados y dan por tierra con la validez del sistema de libre mercad o? ¿Qu iénes rep resent an realment e un a competencia desleal aplican do los co ncept os uti liz ad os por la t eoría eco nó mi ca? ¡El que esté libre d e d eslealtad que t ire la primera prenda!

ANDREA FERNÁNDEZ

preceptos, que se apoya la defensa del sistema de libre mercado como el sistema más eficiente para asignar los recursos económicos, y para regu lar el intercambio y el funcionamiento de las democracias capitalistas vigentes.

otrosterritorios / 11


derechos humanos hoy / trabajo ANDREA FERNÁNDEZ

INTERCAMBIO BASADO EN EL DIÁLOGO

Comercio justo ¿se puede?

El comercio justo es una relación de intercambio basada en el diálogo, la transparencia y el respeto, que busca mayor equidad en las transacciones, partiendo de la visualización de los procesos que integran la elaboración de un producto. PATRICIA PICCARDO / MARCOS BERNUCHI El comercio justo contribuye al desarrollo sustentable local, ofreciendo mejores condiciones comerciales. Asegura los derechos de los pequeños productores y trabajadores marginados. Desdeña la intermediación y las grandes cadenas de producción. Es un comercio diferente al convencional. Se basa en la justicia social, la calidad de producto y el cuidado de la naturaleza. Fomenta la vinculación directa y a largo plazo entre pequeños productores y consumidores; contribuye a la construcción de un modelo de desarrollo sustentable y solidario. Los productores obtienen un ingreso digno y estable que impulsa sus propios procesos de desarrollo económico, social y cultural. Por otro lado, los consumidores reciben un producto de calidad certificada, elaborado con respeto a la salud y cuidado a la naturaleza. En Maloca, Prendas Auténticas, pretendemos que el consumidor tenga más información sobre los 12 / otrosterritorios

distintos productos disponibles en el mercado, en nuestro caso específico, en relación a indumentaria. A una gran mayoría le importa el tipo de materiales con que está realizada una prenda, pero poco se sabe de su origen y menos aún sobre las personas que hicieron posible que una prenda llegue a sus manos. Es importante tener idea del componente social que participa en los procesos productivos de una prenda, empezando por el sistema de producción de la materia prima, sobre todo la de origen natural, ya que mucha proviene de nuestra región, tomando a países hermanos vecinos, que con similar geografía realizan las mismas actividades económicas de subsistencia. Para dar un ejemplo hablaremos del picote de lana de oveja, muy similar al conocido barracán pero con un punto de hilado más sencillo. Para realizar el picote artesanal se comienza por hilar la lana de oveja a mano, para luego tejerla en telar de piso, que

es el más rústico de los telares. El teñido de lana se realiza mayormente con tinturas naturales como yerba mate, cebolla, ampaso, chilca, remolacha, y anilinas de origen artificial. Este tipo de género manifiesta la esencia de las comunidades pastoras que viven de la ganadería mixta, en lugares donde es casi imposible otra forma de vida. El pastoreo de los animales es libre, se realiza en grandes extensiones y requiere de un gran conocimiento por parte de sus pastores que diariamente los guían hacia ojos de agua naturales y hacia forrajes más tiernos y nutritivos. Parte del hilado se realiza durante estas caminatas. El tejido es una de las formas de agregar valor a un producto totalmente sustentable y que a través de su comercialización justa pueda favorecer el “vivir bien” de comunidades rurales. Este paso es muy difícil en el norte argentino ya que mucha de la lana producida localmente se vende bruta o en algunos

casos hilada para tejerse en otros lugares como Bolivia o Santa María, en Catamarca. Fo ment ar el consumo local de este tipo de prod uct os p od rí a p osicio nar a la in du st ri a textil junto a la actividad t uríst ica co mo un a alt ernati va econ ómica para comunidades rurales que v iv en d e su ganado , d ismi nu y en do la migraci ón h aci a cent ro s u rban os en busca d e t rabajo y brin dand o un a alt ernat iv a eco nó mi ca, social y ambiental menos ext rac- t iv a y d rást ica como lo es la mi nerí a a cielo abierto. En Maloca, Prendas Auténticas, consideramos fundamentales los valores y saberes de la tierra. Lograr prendas sanas, que manifiesten la interacción de los seres de la tierra, realizadas con sentimientos nobles, de paz y de responsabilidad. Por eso estamos convencidos de que el comercio justo es posible, solo requiere aunar los requerimientos y necesidades de consumidores y productores.


derechos humanos hoy / derecho a huelga

Decirle basta a la explotación Después de veintidós años sin realizar paros ni protestas gremiales, hubo un aviso renovado de los trabajadores de la empresa Ledesma. Nueva comisión directiva y reclamos históricos. ELOY LOPEZ

Un centenar de trabajadores de la empresa Ledesma, que tiene su sede en Libertador General San Martín, en la provincia de Jujuy, realizó un paro total de actividades en días pasados en reclamo de mejoras salariales. Los trabajadores pertenecen al Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar, que está dirigido en estos momentos por una nueva comisión directiva que preside Rafael Vargas. El Sindicato salió al frente de los reclamos de obreros del sector azucarero y del sector de frutales, que están manifestando, según sus voceros: “basta de explotación, basta de salarios indignos, basta a un sistema de esclavitud de la empresa azucarera. Todos los compañeros tenemos que estar juntos en la lucha y ser solidarios. Aquí, en este ingenio ha pasado algo histórico, los trabajadores jamás, jamás habían levantado la voz. Y ahora, a través de asambleas, los trabajadores tienen la posibilidad de hacerle entender al patrón que lo que viene pasando ya no puede seguir pasando, no se pueden seguir pagando los salarios que se pagan y no se puede seguir tratando a la gente así. Entonces, para los que no han entendido el mensaje, trabajadores y vecinos, les decimos que hay que ser solidarios y que los únicos que pueden cambiar la historia

“Aquí, en este ingenio ha pasado algo histórico, los trabajadores jamás, jamás habían levantado la voz. Y ahora, a través de asambleas, los trabajadores tienen la posibilidad de hacerle entender al patrón que lo que viene pasando ya no puede seguir pasando” son los mismos trabajadores y sus sindicatos. Acá hubo historias tétricas, acá hubo un apagón y esto lo tenemos que recordar siempre para saber con quiénes estamos hablando a la hora de imponer condiciones de trabaj. Sabemos que hay que poder y sabemos a qué nos estamos enfrentando todos los trabajadores del ingenio El Tabacal, de La Mendieta, de La Esperanza junto a Ledesma. Los patrones van a tener que entender y cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos, y los nuevos tiempos dicen basta a esta situación”. Fueron las palabras de Ángel Ledesma y de José Antonio Reales, representantes del ingenio Río Grande de la Mendieta, entrevistados por Otros Territorios en la puerta del ingenio, mientras apoyaban la lucha de sus compañeros. Por otro lado, el titular del Sindicato de Ledesma, Rafael Vargas,

envió un mensaje “a los compañeros que nos supiero n entender esta lucha”. “Les decimos que sin luchas no hay co nquist as. Sabemos que hubo un alto acatamiento del paro, que no se han reali zado algunas plantaciones a término y que en los talleres no se han reparado las máquinas para salir al campo. Es una demostración de que la gente quiere hacer oír su voz. Nosotros tenemos la obligación de nego ciar con los patrones un salario de entre 3500 y 3800 pesos, sujetos a condiciones de trabajo. Ellos ya tuv ieron una apertura respecto a mejorar las condiciones de trabajo, pero todavía no h emos llegado a acuerdos respecto del salario. Nosotro s no estamos de acuerdo con la t abla tucu mana de valores, noso tros tenemos autonomía y queremos que la v oz del compañero y sus necesidades sean escuchadas”. otrosterritorios / 13


memoria / crímenes de lesa humanidad

MASACRE DE PALOMITAS, CERCA DE LA SEGUNDA SENTENCIA

Orden de matar La segunda parte de la causa por la matanza de once presos políticos (las víctimas podrían ser más) está ya en su etapa final. Solo falta la audiencia para los alegatos y la sentencia. Esperan que la designación de un nuevo juez no produzca más demoras. ELENA CORVALAN

En Salta la orden la dio el coronel Carlos Alberto Mulhall. El receptor fue el director del penal de Villa Las Rosas, Braulio Pérez. Al atardecer de ese día, 6 de julio de 1976, iba a haber un traslado de presos. A las 19.45 el capitán Hugo Espeche llegó a la cárcel. Llevaba la orden por escrito, y la lista de los sentenciados. Impartió también otras órdenes: la salida de los detenidos no debía registrarse en los libros del penal y los subalternos debían mantenerse alejados de los lugares de acceso mientras se retirara a los presos. Los hechos fueron reconstruidos con los testigos, detenidos y carceleros. “La noche del 6 de julio del ‘76, antes de las 21, hora en que se apagaban las luces de las celdas, una patota del Ejército comandada por un teniente de apellido Espeche, entró a cumplir una orden del comandante de la guarnición Salta, coronel Carlos Alberto Mulhall. La 14 / otrosterritorios

comitiva militar marchaba acompañada por el hijo del director del penal, el oficial penitenciario Juan Carlos Alzugaray –un ex oficial de inteligencia de la Policía

insignias identificatorias” (Eduardo Tagliaferro, ex detenido). “Primero escuchamos el pisar fuerte de abotinados, luego el ruido

Federal que, más por miedo que por otra cosa, renunció a la fuerza y se alistó como carcelero–, el oficial jefe de guardia, Eduardo Carrizo y el alcaide responsable del penal, apellidado Soberón. La patota estaba formada por oficiales superiores, que no llevaban sus

metálico de cadenas o esposas y las voces duras que gritaron uno a uno el nombre de nuestras compañeras, y ellas, en medio del silencio que anticipaba la tragedia, salieron preguntando a dónde iban” (Graciela López, ex detenida). Celia

Leonard alcanzó a dejar su bebita en brazos de su hermana Nora. Iluminándose con linternas, los oficiales las condujeron a los vehículos. Lo mismo hicieron con los hombres. “De a una fueron abriendo las puertas de seis celdas. A Pablo Outes, que todavía se encontraba vestido, le dieron tiempo para tomar su gorra; al resto los sacaron desnudos y en algunos casos hasta descalzos. Todos iban resignados, salvo Rodolfo Usinger, un ingeniero rosarino que comenzó a gritarles ‘asesinos hijos de puta’. Usinger fue uno de los pocos que intuyó el final de ese operativo. A principios del ‘76 una comunicación de la organización Montoneros había alertado sobre un posible ‘operativo mantel blanco’, en el que los militares comenzarían a ejecutar prisioneros políticos. Usinger quizá recordó ese mensaje y por ese motivo opuso toda su resistencia” (Tagliaferro). En la entrada a la ciudad una comitiva


judiciales / educación sexual integral encabezada por el coronel Miguel Raúl Gentil (jefe de la Policía de Salta) y mayor Juan Carlos Grande (subjefe), recibió a los detenidos. Cerca de Cobos, entre Salta y Güemes, otros ejecutores secuestraron un automóvil Torino y una camioneta Ford F 100. Los usaron para simular un enfrentamiento. El lugar elegido para el crimen fue el paraje Las Pichanas, cerca de la estación de peaje Cabeza de Buey, a unos cincuenta kilómetros de la ciudad de Salta, sobre la ruta nacional 34. Allí fueron asesinados Celia, Benjamín, Evangelina, María Amarú, “Chicha”, Georgina, Pablo, José, Roberto, Rodolfo, Alberto. Para simular la fuga, los obligaron a salir de los vehículos y los acribillaron. Se sospecha que ahí también mataron a Dominga, Jorge, Jaime, Chamiz y María Alicia, detenidos que habrían sido traídos desde Jujuy.

Linares o Nicolay, Rodolfo Pedro Usinger, Georgina Graciela Droz, Roberto Luis Oglietti y María Amarú Luque”. Además se secuestró documentación y pruebas reunidas en la Comisaría de Güemes. Un inexistente médico Quintín Orué firmó los certificados de defunción. Los cuerpos fueron dispersados. En Pampa Vieja, Jujuy, se armó otro simulacro de enfrentamiento. Los restos de María Amarú, Rodolfo y de Dominga Alvarez de Scurta fueron encontrados después en el cementerio de Yala. En el paraje Ticucho, Tucumán, se fraguó otro enfrentamiento y allí dejaron los cuerpos de Pablo, José y María del Carmen. Los restos de María del Carmen, Celia y Leonardo fueron entregados a cajón cerrado y el teniente Ricardo Benjamín Isidro de la Vega prohibió a los familiares toda manifestación de aflicción.

Ocult am ien to Los ejecutores tomaron también medidas para el encubrimiento. El Ejército emitió un comunicado dando cuenta del “enfrentamiento” en el que fueron “muertos Alberto Simón Savranky, Leonardo Benjamín Ávila y Raquel Celia Leonard de Ávila, lográndose fugar José Víctor Povolo, María del Carmen Alonso de Fernández, Pablo Eliseo Outes, Evangelina Botta de

La investigación Mulhall, Gentil y Espeche fueron condenados a reclusión perpetua en diciembre de 2010. Ahora se espera la sentencia en Palomitas II, en la que están procesados el ex jefe del III Cuerpo del Ejército, Luciano Benjamín Menéndez, Joaquín Guil y Alzugaray. Este proceso tiene poca difusión porque es escrito, a la vieja usanza. Para tratar de agilizarlo, se lo dividió en tres partes.

Palomitas III viene demorada, en ella están imputados Antonio Domingo Bussi, Ubaldo Vujovich y Cornejo Aleman. El policía retirado Andrés del Valle Soraire y el ex juez federal Ricardo Lona estaban imputados en Palomitas II pero fueron sobreseídos por la Cámara Federal de Apelaciones de Salta. Esta decisión no está firme porque hubo apelaciones y llegó a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En Palomitas II, en cuanto a la acusación contra Menéndez, Guil y Alzugaray, el juez debe convocar a la Fiscalía, las

querellas y las defensas a presentar sus alegatos, luego quedaría lista para la sentencia. La causa está en el Juzgado Federal Nº 1, a cargo interinamente de Julio Leonardo Bavio, que en funciones de juez recogió elogios de las organizaciones de derechos humanos por su diligencia en investigar estos hechos. En este marco, la posible designación del abogado tucumano Edgardo López Herrera, generó temor de que se produzca una nueva demora, debido a que la causa tiene más de cincuenta cuerpos y requiere de tiempo para estudiarla. otrosterritorios / 15


Apuntes sobre el intercambio y el deseo “Sólo hay deseo y lo social, nada más” (Deleuze-Guattari) ANDREA FERNANDEZ

ANDREA FERNÁNDEZ

Potlatch es el nombre de una ceremonia practicada por pueblos de la costa del Pacífico, un complejo sistema de intercambio. A partir de esta antigua práctica se puede pensar la manera en que el intercambio de  objetos  entre grupos articula y construye las relaciones entre ellos (Mauss). Dar (donar) un objeto hace grande al donante y crea una obligación inherente en el receptor por la que tiene que devolver el regalo. La serie resultante de los intercambios que se dan entre los individuos de un grupo -y entre otros grupos distintosestablece una de las primeras formas de economía y solidaridad social utilizada por los seres humanos. Se establecen así fuertes relaciones de correspondencia, hospitalidad, protección y asistencia mutuas; pero desde un intercambio reglado, fundando los lugares que cada quien ocupa en la trama social. Este intercambio no es sólo de bienes materiales, sino que se trata sobre todo de intercambios simbólicos. En esta práctica también se destruye, se quema y se tira al mar la riqueza (queriendo dar a entender que quien lo hace tiene tanto que puede permitírselo), se la ‘consume’ en el sentido en que se consume un leño en el fuego. Por otro lado, pensemos el deseo como la voluntad de poder, el deseo como poder para engendrar su objeto. Teniendo en cuenta que las necesidades derivan del deseo, y no al revés; que el deseo produce la realidad, que el deseo es la potencia productiva de la vida. Ahora, vamos a una feria. Una que se expande en un barrio alejado del centro comercial de la ciudad, en el margen de la ciudad. En un barrio que transforma su territorio y sus reglas para posibilitar un intercambio alternativo, que llama a poblar sus recovecos de pacientes deseantes, de

creadores e improvisadores de negociaciones en pos de la supervivencia. Las necesidades derivadas del deseo aquí son explícitas, la donación como origen es el fantasma. Se construye este espacio a partir de la creación colectiva de una oportunidad que cuestiona nuestros hábitos de consumo y nos ofrece también otro comportamiento en relación a los intercambios que realizamos, el costo no es solo dinero, el costo afecta a todo nuestro comportamiento corporal, emotivo, nos pide salir a buscar lo que queremos tener hacia a lo desconocido. No c o n o c e r e m o s exhaustivamente qué se nos ofrece, reinan el azar y el exceso.Aquí se despliega (entre prendas de todos los colores y todas las texturas) la creatividad puesta al servicio de la supervivencia, todos los que participamos de la feria contribuimos a la creación de una grieta. Los consumidores llegan a la feria buscando abrigos baratos, prendas exóticas, o simplemente buscando otro precio, rechazando el abuso; aceptan los obstáculos midiendo la recompensa en el valor. No, no se trata de una revolución del intercambio, el traslado y la grieta no nos hace salir del consumo y producción capitalista, solo es parte de su esquizofrenia; pero es una alternativa que crece, que puede pensarse como el principio de hacer las cosas de otra manera, reclamar por “otro” precio. La feria nos pide que cuestionemos conductas naturalizadas, podemos pensar todo de nuevo. Sí, la economía sigue siendo manejada por los mismos, los que imponen las formas de ser, su pensamiento y apariencia, los que nos hacen creer que si no compramos no podemos vivir, que cada uno de nuestros actos tiene un precio y que todo es precio, hasta la muerte.

16 / otrosterritorios

OTROS TERRITORIOS: INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA  

-Los feminicidios como forma de control masculina. -Las ferias americanas como alternativas de supervivencia. -La masacre de Palomitas. -Y...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you