Page 1

año 1 número 11 11 de junio de 2011

INFORMACIÓN Y ANÁLISIS SOBRE DERECHOS Y JUSTICIA

Un suplemento de

Cultura: formación, acceso y producción La necesidad de un nuevo proyecto político-cultural. La situación de las escuelas de arte. Instituciones culturales y censura.

ARIAS

Páginas 2, 3, 4, 5, 6 y 7

JUDICIALES El caso Torino Dantur Un caso de hipocresía social, el contador sigue imputado pero ya se lo desagravia públicamente. Las irregularidades de la investigación. Páginas 13, 14 y 15


editorial /

Arte, discusión, alegría COLECTIVO EDITORIAL OTROS TERRITORIOS

Parafraseando a Paulo Freire, podríamos decir que la cultura es una tarea seria y compleja. Viendo algunas realidades, podríamos añadir que en ocasiones se muestra demasiado compleja para algunos que ocupan cargos con poder de decisión. La cultura, el arte, temas que trata esta edición de Otros Territorios, no son cuestiones superfluas ni se agotan en eventos periódicos. La cultura y el arte nos humanizan, nos dan ayudan a comprender con mayor cabalidad la exacta dimensión del ser humano. Tratamos estos temas por razones filosóficas, por convicción ética si se quiere, pero también –y justo es reconocerlo– porque se puede, porque el clima actual permite estas discusiones. Por eso la alegría de poder hablar de cultura, de arte, de política cultural. Tal vez Salta es una de las provincias que con mayor propiedad puede vanagloriarse de tener un proyecto de desarrollo del turismo. Es cierto que hay bellezas naturales, pero también es cierto que la gestión ha sabido aprovecharlas para ofrecerlas como atracción para los visitantes. Salta es también una provincia con idiosincrasia propia, donde ciertas tradiciones aún pesan. Nadie puede negar la potencia de sus artistas, la latinoamericanidad profunda de muchos de sus destacados de las letras y de la

otros territorios información y análisis sobre derechos y justicia Suplemento de Nuevo Diario

música. Pero, ¿sólo eso es cultura y arte en Salta? Muchas de esas glorias que hacen descollar el nombre de la provincia pertenecen al pasado (aunque su obra sigue vigente). ¿Qué estamos haciendo para generar nuevos artistas que sigan alimentado la dinámica cultural salteña? Se hace obligatorio aquí subrayar que los paisajes, la cultura y el arte no son solo bienes comerciales. En este sentido cabe preguntarse para quién se produce cultura, con qué fines. Sobre esto se trata en este número. También, sobre la contradicción de que en materia de lineamientos políticos el área de cultura haya quedado subordinada al área de turismo. Por lo menos parece una acción

falta de sentido de la oportunidad, de miopía que impide ver el enorme potencial de la cultura y el arte salteños como herramientas de mejoramiento de la vida de sus habitantes. Lamentablemente, este número está también dedicado a otros asuntos menos amables, igualmente parte de la cultura. Nada alegres. El encierro que padecen los niñitos hijos de detenidas en la cárcel de Villa Las Rosas, las dificultades para avanzar en la investigación de crímenes de lesa humanidad, las irregularidades en la investigación de casos de pedofilia y las dificultades para que estos delitos reciban una condena pública más firme. La seguimos el otro sábado.

El desafío de enseñar historia del arte o que el arte pase a ser historia. (Roly Arias)

11 de junio de 2011 año 1 • número 11

/otros territorios otros territorios@yahoo.com.ar

Producción: Colectivo editorial Otrosterritorios / Colaboradores: Idángel Betancourt, Luján González, Elena Corvalán, Florencia Lance, Eloy López, Germán Banek, María Laura Buccianti, Eugenia García, Andrea Fernández / Arte de tapa: Roly Arias / Ilustraciones: Andrea Fernández / Fotografías: Hugo Tapia, Rolando Díaz Comercialización: Norberto Barbieri (0387 154194417 / 0387 154138884 2 / otrosterritorios


derechos humanos hoy / cultura: formación, acceso y producción

HACIA UN NUEVO PARADIGMA EN SALTA

Tradicionalismo y globalización Hablar de políticas públicas culturales requiere definir un paradigma sobre lo que consideramos cultura. A pesar de que en Salta la discusión sobre este tipo de políticas no forma parte de ninguna agenda; el traslado del área de Cultura como secretaría del Ministerio de Turismo; señala de un modo claro dos signos actuales bajo los cuales se trazan las estrategias culturales: tradicionalismo y globalización. Bajo esta pareja de opuestos, se modela el producto cultural pensando más en la visión de los otros que en la necesidad de construir un paradigma acorde con las necesidades sociales. En este modelo actual sigue vigente, tanto por herencia edilicia e institucional, como por la reaparición de funcionarios de la anterior gestión de gobierno, una visión elitista. En el anterior periodo se crearon grandes instituciones: la Orquesta Sinfónica y al Ballet Clásico; la refacción de la Casa de la Cultura, la conversión del viejo Cine Victoria en el moderno Teatro Provincial, la Biblioteca, el Museo de Bellas Artes; el contradictorio Museo de Arqueología de Alta Montaña... Sin embargo, esta envidiable infraestructura, no fue acompañada con una política de desarrollo humano, ni de educación artísticocultural, y mucho menos de

ANDREA FERNÁNDEZ

IDÁNGEL BETANCOURT

formación de un público. Solo ha servido para erigir un poder público cultural. Mientras se sigue respondiendo a un paradigma tradicionalista, donde “el patrimonio folklórico es el punto de encuentro de la comunidad y la identidad nacional”. Este paradigma se expresa en un complejo entramado de valores que constituyen unidades de sentidos que operan como peso muerto en los discursos de identidad, y que se basan en opuestos legitimados desde las primeras etapas del peronismo, como pueblooligarquía, nacional-extranjero, o nación-federalismo. Para ser más claro a través de frases e imágenes: “Salta es pueblo de poetas y cantores”, “el gobernador desfilando de gaucho en las fechas patrias”, “la creencia bohemia de los artistas”; son tópicos vacíos que no remiten a las tensiones actuales de la sociedad salteña. Un ejemplo de esto surge a raíz de la reciente creación del Ballet Folklórico Provincial; en

esta tierra de gauchos, poetas y cantores, no hay bailarines profesionales para integrar esta compañía. Es decir, no hay una política pública cultural que le brinde oportunidad al ciudadano de formarse artística y estéticamente desde la base. ¿Cómo es que nos definimos folklóricos, y no generamos bailarines para formar una compañía profesional? Esta ficción que ha construido el discurso hegemónico, tiene otro agravante, el de borrar la diversidad cultural. Todo transcurre en los márgenes de la invención tradicionalista; pero como advertíamos al principio, edulcorada ahora por la globalización y el mercado turístico. Ahora bien, consciente o inconscientemente, este paradigma rige en las acciones de carácter más democrático que se generan desde Cultura. Por ejemplo, en el verano se puso en marcha el programa Cultura Entre Todos; diversos talleres, espectáculos y exposiciones se

llevaron a casi cuarenta localidades de la provincia. Tanto la Sinfónica como los ballets, programan algunos conciertos gratuitos al año, entre otras actividades. Todo esto es importante; pero no conforma una política pública cultural de raíz democrática; sino más bien populista, una cultura del evento. (Merecen una mención aparte las Orquestas Infanto-Juveniles que convocan a más de cuatrocientos chicos). Las políticas públicas culturales deben trabajar desde las bases, esto significa no llevar cultura a los lugares, sino producirla desde los lugares. Entender la cultura como un vehículo de desarrollo de los pueblos y no como un área de acumulación de poder. Esto solo se puede lograr a través de una legislación cultural, incluso para el funcionamiento óptimo de importantes programas como el recién creado Fondo Editorial. En tanto, la actual gestión de Cultura, con un marcado modelo instrumentaladministrativo, ha basado su política en una gestión institucionalizada con los artistas; solo dialoga con las asociaciones (muy pocas y jóvenes). En 2008 fue la última vez que se convocó a un Foro abierto de cultura, las discusiones y propuestas de ese foro no se tuvieron en cuenta posteriormente, desde entonces se ha cancelado el diálogo sobre políticas culturales públicas con la sociedad salteña. otrosterritorios / 3


derechos humanos hoy / cultura: formación, acceso y producción

LA EDUCACIÓN ARTÍSTICA Y SU “RELATIVA” IMPORTANCIA EN LA ESCUELA PUBLICA HOY

Mientras tanto, ellos están ahí El desafío de las escuelas de arte de la provincia de Salta por sobrevivir y por brindar a los estudiantes posibilidades de presente y de futuro. La importancia de su valoración. MARÍA LAURA BUCCIANTI

Frente a todos los cambios que la educación resiste, enfrentamos otro más. Tratar de que sobrevivan las escuelas de arte parece todo un desafío. Mientras la Nación tiene claro su discurso sobre el por qué de la educación artística en este tiempo, y su posibilidad de inclusión; en la provincia, aun hoy se discute sobre su importancia. En el medio de esta contradicción están ellos, los chicos, que a pesar de su situación económica, siguen apostando con sus familias a ir todos los días a la escuela para aprender arte. A pocos días de la crisis desatada en las escuelas de arte por reclamos de un espacio digno para aprender y enseñar, frente a la dificultad de una provincia que se resiste políticamente a crear la comisión de educación artística, y frente a las diversas limitaciones que en nuestra sociedad tiene este tipo de educación, gran parte de la comunidad llena los espacios públicos de niños que pronto se recibirán de “especialistas en arte”. Antes eran maestros, luego fueron técnicos y, próximamente, serán especialistas. En Salta seguimos teniendo espacios para la construcción de un saber simbólico en una edad temprana, que es un derecho conquistado. Existen lugares

como el Centro Polivalente de Arte y la Tomás Cabrera, donde los chicos asisten en medio de muchas crisis a estudiar, con sus cuerpos bailan, zapatean, desarrollan esto de entender que es comunicar ideas a través del pintar, acompañan a sus compañeros con sus canciones e interactúan mágicamente produciendo cultura cotidianamente, en medio de la crisis de violencia, de drogas, de falta de recursos, de hogares con muchas limitaciones y de medios que hablan de una adolescencia dañina. Ellos siguen apostando a su derecho de educarse en un ámbito grato y pacífico y que potencia sus capacidades. Estamos en una provincia que se jacta de su acervo cultural, que lo vende como un sello único y que necesita generar disciplinas para ello. Pero que no establece vínculos entre los integrantes de su comunidad y con sus instituciones. ¿Podemos pensar que algún día alguno de los egresados de estas escuelas, dirija un museo? ¿O tendremos que seguir acostumbrados a que la persona que estudió afuera –que no tuvo inconvenientes en su trayecto educativo para decidir dedicarse a este tipo de formación– llegue y se proclame flamante director? ¿Cuándo podremos tener una visión más inclusiva en estos asuntos?

¿Existirá una valoración algún día hacia estas instituciones? ¿O los colegios de arte solo servirán para llenar muestras de artistas de afuera, sacar fotos (dando cuentas de que alguien la vio) para que, de esta manera, estos chicos sigan siendo espectadores de su propio sistema? Mas nunca llegarán a alguno de los roles que estos espacios ofrecen. En ese dilema estamos hace más de veinte años. Y, mientras debatimos en achicar cada vez más la formación artística, por su eterna deuda de productividad, ellos siguen yendo y siguen, por derecho, apostando a una educación que les posibilite otra mirada, mientras tanto todos los que “saben” discuten lo mismo y no arriesgan, no ofrecen ni un espacio para su futuro desarrollo profesional. En una entrevista al director del nuevo ballet estable de folclore, enuncia que no hay suficientes horas de capacitación para bailarines salteños y para que estos se profesionalicen, identificando al Polivalente de Arte como uno de los únicos espacios en donde existe un tipo de formación específica (que no alcanza). Entonces, si estos espacios nos ayudan a generar profesionales, ¿por qué no se los defiende? ¿Por qué se sigue cuestionando su importancia?

¿Podemos pensar que algún día

alguno de los egresados de estas escuelas dirija un museo? 4 / otrosterritorios


derechos humanos hoy / cultura: formación, acceso y producción

El arte late EUGENIA GARCÍA

La elección de la educación artística TRABAJO REALIZADO EN LA MATERIA DE DIBUJO JOSÉ IGNACIO VELEZ / 16 AÑOS / PRIMER AÑO DE BIDIMENSION DEL CENTRO POLIVALENTE DE ARTE

En el ámbito de las artes plásticas es aún peor ya que no se puede generar ningún espacio con visibilidad turística de esta actividad, al menos a nadie se le ocurrió todavía. A pesar de que todos sabemos que si no hubiera artistas, no habría museos. Nuestra provincia tiene la posibilidad de tener muy buena infraestructura en museos de arte, pero parece que aun no entiende que su producción interna es la que fortalece estos espacios, tanto con obra como con público. Entonces, ¿qué estamos esperando para que un niño que apuesta por estudiar arte, con tantas dificultades, sienta que la provincia lo valora? Para que sepa que lo estamos esperando y que mientras el estudia y ejerce su derecho y su opción, estamos construyendo para él un presente y un futuro.

¿qué estamos esperando para que

un niño que apuesta por estudiar arte sienta que lo valoran?

Hace unos días, estudiantes del último año, trabajaron en un blog creado para compartir las novedades y actividades del colegio. Como presentación, hicieron un pequeño video en el que, algunos de los que formamos parte de esta comunidad educativa, tuvimos que definir en una palabra qué era para cada uno de nosotros CODESA. Amigos, posibilidades, amor, alegría, convivencia, compromiso, cooperación, fueron algunas de las propuestas. La palabra arte, no faltó. El video se filmó frente al mural que hace un par de años pintaron los estudiantes del colegio. El mural está en el patio. En el piso del patio se encuentran plasmados los nombres de cada uno de nuestros estudiantes durante un proyecto sobre “Identidad”. Circundantes al patio se encuentran las salas de plástica y música. En la primera, se despliega otro mural. En la segunda, encontramos los instrumentos con los que se forma la batucada del colegio. Otra puerta se abre a nuestra galería de arte, Arte Latente. Allí tendremos la posibilidad de ver obras de artistas invitados, reproducciones del patrimonio de un museo o las producciones de nuestros estudiantes: fotografías, grabados, dibujos y proyecciones de cortometrajes hechos por ellos. Por nuestro colegio transitan a diario estudiantes, padres y docentes que recorren cada espacio. El colegio está lleno de vida, de adolescentes que tratan de decir qué les pasa, qué piensan, qué miran, qué ven, qué buscan, quiénes son y hacia dónde desean ir. Y está lleno de adultos quienes estamos convencidos de que los podemos acompañar en su crecimiento, en sus búsquedas y encuentros. Esta comunidad educativa está unida por un enorme deseo de enseñar y aprender. Y en este escenario… el “Arte Late”. Arte, como una posibilidad e instrumento de expresión, comunicación, una puerta hacia el mundo, hacia lo distinto, lo diverso. Arte en lo cotidiano, simplemente para pensar y enriquecer la mirada a partir de la construcción de nuevos sentidos. El colegio CODESA es una Institución Educativa Cooperativa con orientación en arte, que cuenta con todos los niveles y sostiene un proyecto que tiene como ejes centrales el respeto a la diversidad y el pensamiento crítico. otrosterritorios / 5


derechos humanos hoy / cultura: formación, acceso y producción

INSTITUCIONES CULTURALES Y CENSURA EN SALTA

Mejor no mostrar ciertas cosas ANDREA FERNÁNDEZ

las prácticas artísticas y su rol social. El caso fue que un artista plástico propuso una exposición de pinturas con “situaciones que no son del todo claras”…pero resultó que para los directores del museo estaban bien claras; acto seguido decidieron “pedir que no se muestre” (censurar) uno de los cuadros, un cuadro donde se ve a un niñoadolescente arrojado violentamente sobre una seductora vegetación, con dos manos que sostienen su cuerpo sobre el piso mientras él grita. Problemáticas como abuso sexual y la pedofilia se desprenden de esta imagen, pero nada de eso se nombra. “No es apropiado mostrar algo así en las paredes de un museo”. “La sociedad católica de Salta puede sentirse afectada por una imagen como esta”, fue la justificación para la “reedición” de la muestra. El artista accedió “al pedido”, todos brindaron sonrientes la noche de la apertura. No hubo discusión, ningún espectador estuvo ni estará expuesto a enfrentarse con esta imagen en esta ciudad, sea cual sea su religión. Se repitió el abuso, se

violaron derechos. La explicación: esas son las reglas. Surgen a partir de este suceso preguntas como: ¿para quiénes está pensado el museo?, ¿qué se espera encontrar en las paredes de una sala de arte?, ¿es un lugar donde se puede hablar de lo que está latente, de lo abyecto?, ¿cuál debe ser el trabajo del artista, cuáles son los temas que le corresponden abordar? Lo cierto es que tanto los católicos, como los directores de museos, y la sociedad en su conjunto sabe que cada día se multiplican los casos de violaciones y abusos a menores, y que en esta provincia especialmente es alarmante la problemática de pedofilia ya que hay altos índices de casos que no se denuncian. Y seguimos callando-nos.

“No es apropiado mostrar algo así en las paredes de un museo. La sociedad

católica de Salta puede sentirse afectada por una imagen como ésta”. 6 / otrosterritorios

Ya el año pasado sucedió otro hecho de censura en la Casa de la Cultura de la ciudad, donde se sacó un video en exposición de su “continua reproducción” para luego levantar la totalidad de la muestra colectiva de la que formaba parte. El video mostraba dos parejas homosexuales besándose, como parte de la militancia a favor del matrimonio igualitario, se negó la censura y aún se la discute, aunque se reconoció desde la Dirección de Cultura que no les parecía “del todo apropiado este contenido justamente durante las vacaciones de invierno y con tantas actividades para chicos”. ¿Mejor no mostrar ciertas cosas?

ANDREA FERNÁNDEZ

La censura, según la RAE, es la intervención que practica “el censor” en el contenido o en la forma de una obra atendiendo a razones ideológicas, morales o políticas. En un sentido amplio se la puede considerar como la supresión de material de comunicación por ser considerado ofensivo, dañino o inconveniente. Aunque esta práctica, de discriminación (y edición) que implica la censura es constante, esta palabra alarma y se niega. “Solo te pido que no lo muestres porque no nos parece apropiado, pero no se te ocurra que esto es censura”, se puede escuchar de boca de quienes velan por la sensibilidad de los consumidores de arte, atendiendo a posiciones políticas y morales, desde lugares de poder, claro. Días atrás en un museo de arte de la ciudad de Salta sucedió un interesante episodio que alienta una larga discusión que pone en escena nada menos que la reflexión sobre qué es lo que una sociedad entiende como arte, como cultura; porque es desde la instituciones culturales y educativas desde donde se define el modo de comprender


derechos humanos hoy / cultura: formación, acceso y producción

ACCESIBILIDAD FÍSICA Y COMUNICACIONAL

Que nadie quede afuera La normativa argentina resguarda el derecho de las personas con capacidades disminuidas al acceso y la comunicación. La accesibilidad permite el ejercicio de otros derechos. MARÍA LAURA VALENTINA VÁSQUEZ*

ANDREA FERNÁNDEZ

El término “accesibilidad” comprende tanto a la física como la comunicacional, la primera refiere a aquello que nos habilita para la vehiculización de acciones de circulación de un ámbito a otro, de una instalación a otra, incluso el uso de utensilios o herramientas, en tanto la segunda, es la que habilita para la percepción y comprensión de la espacialidad de las personas con discapacidad (pcd) visual y para la comprensión de lo que es expresado oralmente para la comunicación interpersonal de las pcd auditiva. La accesibilidad como derecho de las pcd, es fundamental, ya que es condición para el ejercicio del resto de los derechos y consecuentemente para el ejercicio pleno de la ciudadanía. Vale decir que la accesibilidad física y comunicacional debe garantizarse para que una pcd pueda ejercer su derecho al trabajo, a la educación, a participar en la vida cultural, entre otros, en igualdad de condiciones con las demás. La Convención Internacional para los Derechos de las Personas con Discapacidad, de Naciones Unidas, suscripta por Argentina y vigente en nuestro país a partir de 2008, mediante la ley 26378, reconoce a la pcd como un sujeto de derecho en el sentido de concebirla como sujeto con autonomía individual, con la libertad de tomar sus propias decisiones, así como capaz de participar en todas las decisiones que le atañen y son obligatorias también para nuestra provincia y municipio. A los efectos que las personas con discapacidad puedan vivir en forma independiente y participar plenamente en todos los aspectos de su vida, la Convención obliga al Estado a

de señalización en Braille y en formatos de fácil lectura y comprensión, de otros mecanismos como guías, lectores e intérpretes profesionales de la lengua de señas, para facilitar el acceso a esos lugares. La Ley Nacional 22.431 que establece el Sistema de Protección Integral de los Discapacitados, luego de su reforma por ley Nº 24314, define accesibilidad refiriendo sólo a la accesibilidad física y establece criterios generales en relación a la construcción de Itinerarios peatonales, escaleras y rampas, parques, jardines plazas y espacios libres, estacionamientos y obras en la vía pública, etcétera. Para los edificios de uso público prescribe que “deberán observar en general la accesibilidad y posibilidad de uso en todas sus partes por personas de movilidad reducida y en particular la existencia de estacionamientos reservados y señalizados para vehículos que transporten a dichas personas cercanos a los accesos peatonales; por lo menos un acceso al interior del edificio desprovisto de barreras arquitectónicas espacios de circulación horizontal que permitan el desplazamiento y maniobra de dichas personas al igual que comunicación vertical accesible y utilizable por las mismas mediante elementos constructivos o mecánicos y servicios sanitarios adaptados. Los edificios destinados a espectáculos deberán tener zonas reservadas, señalizadas y adaptadas al uso por personas con sillas de ruedas. Las áreas sin acceso de público o las correspondientes a edificios industriales y comerciales tendrán los grados de adaptabilidad necesarios para permitir el empleo de personas con movilidad reducida” (art. 21).

adoptar medidas pertinentes para asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, en instalaciones abiertas al público o de uso público, entiéndase en el entorno físico de los edificios, las vías públicas, el transporte y otras instalaciones exteriores e interiores como escuelas, viviendas, instalaciones médicas y lugares de trabajo, también en la información y en las comunicaciones. A la vez, esas medidas, deberán incluir la identificación y eliminación de obstáculos y barreras de acceso. En relación a las entidades privadas que proporcionan instalaciones y servicios abiertos al público o de uso público la Convención prescribe expresamente que el Estado debe adoptar medidas pertinentes para asegurar que ellas garanticen la accesibilidad para las personas con discapacidad a esos lugares. Asimismo, en virtud de esta Convención el Estado debe dotar a los edificios mencionados, además *Asesora legal del INADI en Salta

otrosterritorios / 7


derechos humanos hoy / niñez y encierro

LA MATERNIDAD EN EL PENAL DE VILLAS LAS ROSAS

LUJÁN GONZÁLEZ

El día del niño del año pasado los chicos de la Unidad Número Cuatro del sector femenino del Penal de Villa Las Rosas no podían creerlo, esa mañana se levantaron y recibieron regalos, tomaron chocolate, jugaron y, con caritas que reflejaban solo alegría, los chicos se disponían a ir junto a sus mamás (y las guardias) al circo. La alegría y las expectativas eran inmensas. Bien arreglados y con muchos nervios se dispusieron a salir a pasear. Esa fue una de las dos salidas que realizaron en el año. La Unidad Número Cuatro está equipada para ocho madres y sus niños. Cuenta con una cama individual, una cuna para el hijo, cocina, baño, ducha y un comedor. Actualmente, son ocho las internas que se encuentran cada una con su respectivo bebé. Las edades de los nenitos oscilan entre dos meses, el más pequeño, y dos años y once meses, el mayor. En el pabellón cuentan con personal de enfermería, y ginecológico. En el caso de los chicos, llevan adelante su control médico en el centro de salud de Villas Las Rosas y, si es necesario, en el Hospital Público Materno Infantil. Los niños en situación de encierro cumplen una doble condena: la primera, la penal, es decir la sanción que deben sufrir por los delitos cometidos por sus madres, y la social –quizá la más injusta–,

En la provincia no

Crecer

entre rejas Ocho chiquitos viven en la cárcel. Acompañarán a sus madres detenidas hasta los cinco años, edad en que la ley les exige separarse. Una ley nacional autoriza a conceder la prisión domiciliaria a las madres detenidas, pero en Salta no se cumple. que los obliga a vivir los primeros y más importantes años de sus vidas en condiciones que en algunos casos son de total reclusión sin contacto con el mundo exterior. En Argentina existe una ley, la 26472 cuya sanción por unanimidad en el Senado se dio en diciembre de 2008. En la discusión de esa normativa se esbozaron argumentos como el del por entonces senador pampeano Rubén Marín, en ese año presidente de la Comisión de Justicia, quien dijo que las cárceles “no cuentan con estructura acorde, personal capacitado ni con las condiciones aptas para criar a los bebés, para paliar las enfermedades extremas de algunos internos o para evitar que los presos discapacitados caigan en condiciones inhumanas o crueles”. Hasta esta sanción solo podían acceder a la

se aplica esa ley, esto es una vulneración de los derechos de los niños. 8 / otrosterritorios

prisión domiciliaria, y solo si la solicitaban; los mayores de setenta años y los enfermos incurables. Este beneficio solo era factible si el convicto reunía ciertos requisitos como antecedentes, conducta. A partir de esta sanción, cualquier detenida embarazada o que tenga uno o varios niños menores de cinco años, puede solicitar al juez pertinente que se le conceda el beneficio de la prisión domiciliaria. Hay quienes afirman que esta ley no se aplica a nivel provincial. Las mamás continúan conviviendo con sus niños que también hacen vida de internos. “En la provincia no se da la aplicación de esta ley, esto es una vulneración de los derechos de los niños. Es en muchos casos imposible, porque las que tienen domicilio en el interior, al carecer de monitoreo, no pueden tener la prisión domiciliaria. En Salta, tenemos a diez niños, aproximadamente (el número fluctúa de acuerdo a que cumplen con la edad límite para estar allí que es hasta los cinco años) sin aplicación de la ley nacional. En mi


niñez y encierro / derechos humanos hoy

ANDREA FERNÁNDEZ

accionar se solicitó a la asesora Mirta Lapad que se cumpla con la ley que rige en todo el país, pero aún no se ha dado una respuesta oficial al respecto, se están violando tratados internacionales de jerarquía constitucional, se socavan los derechos de género y sobre todo lo de los niños”, denunció la defensora civil N°4, Natalia Buira. Víctimas de la administración de justicia, estos chicos tienen muy pocas oportunidades de sociabilizar con el mundo exterior. Sus primeras palabras están relacionadas con el pabellón y son una suerte de luz en la oscuridad de ese submundo. En 1990 Argentina ratificó la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño, que adquirió jerarquía constitucional en 1994. En 2005 el Congreso sancionó la ley 26061, de Protección Integral de Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes. A pesar de los largos seis años de vigencia en todo el territorio nacional, es de nula aplicación en Salta.

Si bien existen grupos, ya sean religiosos o de organizaciones que ayudan a las madres presas (tal es el caso del movimiento Juana Azurduy, que brinda talleres acerca de violencia de género y derechos sexuales) y a sus niños, realizando cursos o talleres de interiorización en diversos temas, el acceso a jardines maternales o al nivel inicial de educación extramuros es una de las solicitudes más comunes por parte de las internas. En contraposición a las declaraciones de Buira, el subsecretario de Políticas Criminales y Asuntos Penitenciarios, Angel Sarmiento, recalcó que se están realizando esfuerzos para mejorar la política en este aspecto “Nosotros apoyamos y ponemos en práctica la legislación. Desde hace unos años, nos encontramos trabajando para una reinserción de los internos. Son varios los casos de madres que perdieron el beneficio por reincidir en el delito, generalmente son aquellas personas que tienen

causas federales”, describió el funcionario. Respecto a las formas de lograr la reinserción, Sarmiento destacó que se realizan políticas para mejorar la calidad de vida de las internas. “Estamos brindando sobre todo a las madres internas capacitación laboral, educativa y cultural. También lo que se conoce como derechos de segunda generación”, subrayó. A pesar de todos estos intentos, se reconoce por parte de las autoridades de esta área que los esfuerzos para que una madre interna no reincida muchas veces no alcanzan, para las que concluyen su condena reinsertarse en la sociedad es difícil. “Muchas veces es la misma sociedad las que las excluye por sus antecedentes penales, muchas veces conseguir o asegurarse un bienestar para ellas y sus hijos es un inconveniente, buscar un sustento económico solas, trabajar en blanco o diferentes situaciones que pueden hacer que ellas reincidan, penosamente estas son las situaciones más comunes”, señaló Sarmiento.

otrosterritorios / 9


memoria / causas por crímenes de lesa humanidad

ENTREVISTA AL FISCAL GENERAL JORGE AUAT

“En Salta, venimos en mora” El coordinador de la Unidad de Seguimiento de causas por violaciones a los derechos humanos analiza el panorama de las investigaciones de estos hechos. La Unidad busca agilizar estos procesos bajo la premisa de no ser funcionales a la impunidad. GERMÁN BANEK

Argentina vive una etapa inédita en materia de reparación jurídica e histórica a las victimas de crímenes de lesa humanidad, luego de la anulación de las leyes de impunidad. El avance de los juicios permite juzgar a muchos de los responsables de los delitos cometidos por la última dictadura. Sin embargo, el camino de la Justicia no está libre de obstáculos. Las complicaciones que surgen de décadas de postergación de las causas judiciales, las complicidades que aun resisten en el seno del Poder Judicial y la complejidad de los procesos que deben enfrentarse son sólo algunos de esos problemas. Jorge Auat es el fiscal general a cargo de la Unidad de Seguimiento de las Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, que depende de la Procuraduría General de la Nación y se encarga de supervisar la marcha de los procesos judiciales. Además trabaja en conjunto con las fiscalías de todas las jurisdicciones en la sistematización de datos y pruebas. La causa Ragone no juzgará a Luciano Benjamín Menéndez por problemas de salud propios de su edad. ¿Qué rol juega la urgencia del tiempo para lograr justicia? –Nosotros pretendíamos que esto estuviera en la agenda del Poder Judicial, como un componente especial. No es solamente la edad de los imputados, sino también la de los familiares y las víctimas. Si alguien se muere sin ver la conclusión del proceso judicial, para esa persona también hubo impunidad. Nosotros tuvimos a Amanda Mayor de Piérola,

10 / otrosterritorios

mamá de uno de los desaparecidos de Margarita Belén. Ella murió antes de ver la sentencia. Esto no puede ser soslayado en el análisis de las urgencias procesales. Nos costó enfrentamientos hasta con la propia defensora General de la Nación cuando hablábamos de actitudes dilatorias de la defensa. ¿Cuánto tiempo demandó en Salta llegar a esta instancia en la causa Ragone? No hay ningún operador judicial que sea de la ciudad de Salta: el Tribunal no es de Salta, el fiscal es de Buenos Aires. Esto no es un dato menor. Mendoza, por ejemplo, tiene una gran mora en sus trámites. Esto se explica por un sistema judicial que se resistía a avanzar, porque se trataba de causas en las que algunos de estos operadores judiciales estaban involucrados. Eran jueces de sus propios pleitos. Esto forma parte de la patología del problema. El año 2010 fue el año de los juicios. Pero el proceso judicial no termina con la sentencia del Tribunal Oral: hay instancias recursivas. En la Cámara de Casación Penal tenemos hace más de dos años la sentencia del ex Regimiento 9 de Corrientes sin solución. Cuando termine

la causa Ragone, irá a la instancia recursiva, a Casación y luego a la Corte. El Poder Judicial debe buscar la solución. Lo más rápido posible. ¿En qué lugar ubica al NOA y a Salta en cuanto al avance de las causas? –En general, todas vienen a un ritmo acompasado. Salta ya va por su segunda causa. El problema no es la cantidad, sino si esas causas pueden reflejar lo que pasó en esos años. Si tenemos la causa Meliton Bustos, con una víctima, la causa Ragone con tres, evidentemente venimos en mora. El objetivo es hacer juicios y causas importantes que reflejen lo que ocurrió, con mayor cantidad de víctimas e imputados. Es lo primero que nos planteamos en la Unidad: la estrategia para investigar lo más rápido posible, la mayor cantidad de casos posibles. Esto tiene otros efectos: menos exposición de testigos, una economía de energía jurisdiccional y de tiempos procesales. No debemos ser funcionales a la impunidad que estaba diseñada estratégicamente. Si hago un juicio por una víctima en Salta y me demanda ocho meses, después hago

El objetivo es hacer juicios y causas importantes que reflejen lo que ocurrió, con mayor cantidad de víctimas e imputados. Es lo primero

que nos planteamos en la Unidad: la estrategia para investigar lo más rápido posible, la mayor cantidad de casos posibles.


memoria / causas por crímenes de lesa humanidad otro por otra víctima dentro de seis meses y demora otro año; no tendremos suficientes imputados. Se trata de ver si podemos pronosticar cuándo terminaremos con esta agenda de juicios. En Jujuy tuvimos problemas con el juez Olivera Pastor, que nos dijo que no indagaba porque no tenía dónde detener a los imputados. Esta es una respuesta oprobiosa. No es una cuestión de agenda judicial ni de capacidad operativa sino de voluntad de investigación. Estas cosas que aparecen en los pliegues del sistema producen la cronicidad en los trámites. Los tiempos procesales pueden alargarse de un modo inimaginable. El problema es qué actitud se asume frente a la mala fe procesal, como único instrumento posible de impunidad. ¿Se puede hablar de nichos de complicidad dentro de la justicia? –Margarita Belén estuvo paralizada dos años por un fallo de la Cámara Federal de Resistencia, por lo que sus intrigantes fueron sometidos a juicio político. La causa se frenó porque hicieron lugar a un pedido de competencia territorial con un instrumento improcedente. Eso permitió que el juicio estuviera paralizado y por eso hoy tenemos un prófugo, que fue hallado en Brasil. La causa no se completó porque aun falta el juicio por ese imputado. Los integrantes de esa Cámara Federal, que ya no están más, fueron cómplices de la impunidad. Y venían de la dictadura: uno de esos jueces fue fiscal en aquellos tiempos. El 9 de diciembre de 1983 eran magistrados de la dictadura y el 11 de diciembre de ese mismo año eran magistrados de la democracia. ¿Cuál fue el Río Jordan por el que cruzaron? En muchos casos hay jueces de sus propios pleitos, como Otilio Romano en Mendoza, Luis Miret, destituido hace poco, Luis López en Santiago del Estero y Carlos Otero Álvarez en Córdoba, por señalar algunos. Con un Poder Judicial sin tanta complicidad, hubiésemos tenido un panorama más provisorio.

Margarita Belén estuvo paralizada dos años por un fallo de la Cámara Federal de Resistencia, por lo que sus integrantes fueron sometidos a juicio político.

Causa Noble ¿Cómo analiza el fallo de Casación en la causa Noble? –Se discutía si se habilitaba la extracción compulsiva y con qué elementos debía hacerse la comparación. Conforme a la ley, deberían compararse con todas las muestras del Banco Nacional de Datos Genéticos. El fallo establece un límite de fechas en las que pueden hacerse las comparaciones. Es un limite innecesario porque el ADN no puede dar falsos positivos. ¿Para qué pongo límite a aquello que no lo necesita? Lo más grave es que tampoco es fácil establecer la certeza de la que hablan. Pareciera ser que se refieren a la fecha en la que fueron presentados los chicos ante los jueces, las fechas de las adopciones, que es lo que está en discusión. ¿Ese Poder Judicial puede dar credibilidad en cuanto a los datos y circunstancias concretas que rodearon la adopción? La propia limitación toma como base un elemento que es discutible en sí mismo. No hay cómo establecer la certeza para que opere el límite. ¿Cómo voy a tomar por cierto algo que estoy investigando? Los jueces cometieron un error gravísimo al establecer un límite innecesario. No bastaba sólo con firmar la extracción compulsiva sino también darle a la prueba toda la amplitud que pide. Esta prueba es idónea para esclarecer. Si la limito, tengo una prueba que no logra conducirme al esclarecimiento del hecho.

otrosterritorios / 11


memoria / juicio por la desaparición de miguel ragone

SECRETO PERIODÍSTICO Y JUSTICIA

Reflexiones La semana pasada se planteó una discusión sobre si debía prevalecer el resguardo de la fuente periodística o el derecho a conocer la verdad sobre crímenes de lesa humanidad. DAVID ARNALDO LEIVA

ANDREA FERNÁNDEZ

El doctor Carlos Humberto Saravia, abogado, periodista vocacional y concejal, le relató al Tribunal Oral que el doctor Miguel Ragone habría estado detenido en las Caballerías de la Guarnición Militar Salta y luego de ser torturado, fue ejecutado y enterrado en dicho lugar, todo conforme se lo relató un abogado que tenía miedo de ser testigo atento a la desaparición de Julio López, de manera posterior a su testimonio en una causa de lesa humanidad. Pidió se le reserve el secreto de la fuente de información. El Tribunal expresó que se encuentra en una colisión de principios constitucionales esenciales, tales como el descubrimiento de la verdad como parte del debido proceso y la justicia y la libertad de expresión, que comprende la actividad periodística dentro de la cual se contempla la protección de la fuente, por lo que se debe sacrificar parcialmente una de las dos y concluyó que la libertad de expresión es una piedra angular de una sociedad democrática (art. 32 y 13 Pacto de San José de Costa Rica y 13 del Pacto de Internacional de Derechos

12 / otrosterritorios

Civiles y Políticos y opinión consultiva n° 5 CIDH), que debe prevalecer sobre la averiguación de la verdad. La querella Memoria Verdad y Justicia, que represento en la causa Ragone, entendió que siendo este un crimen de lesa humanidad el Tribunal como parte del Estado argentino debía preservar los compromisos internacionales suscriptos en materia de derechos humanos y en consecuencia remover los obstáculos que impidan la averiguación de la verdad y la sanción a los responsables del terrorismo estatal, entre ellos relevar del secreto de la fuente de información al periodista (art. 43 in fine de la CN). Es cierto que ante este planteo nos encontrábamos no solo ante una colisión de principios constitucionales, sino además de principios protegidos por estándares internacionales de derechos humanos a los que Argentina pactó resguardar y proteger. Es innegable el derecho de la sociedad y de los familiares de Ragone a conocer la verdad sobre la desaparición y destino del ex mandatario, tal derecho emana de la propia Constitución Nacional (art. 33), de los tratados aprobados por la República Argentina y el derecho internacional de los derechos humanos. El informe anual de la CIDH, 1985-1986 (Secretaria General de la Organización de los Estados Americanos, Washington 1896 pág. 205) señala que el derecho a conocer la verdad respecto a las violaciones a los derechos humanos perpetrados con anterioridad al restablecimiento del orden constitucional indica que nada puede impedir a los familiares de las víctimas conocer lo que aconteció con sus seres cercanos, lo que requiere el otorgamiento de los medios necesarios para que sea el propio poder judicial el que pueda emprender las investigaciones que sean pertinentes.

En la sentencia dictada por la Corte Interamericana en el caso Velásquez Rodríguez el tribunal tuvo ocasión de interpretar la llamada obligación de garantía del artículo 1.1 de la Convención que, según afirmó, representa: el deber de los Estados Partes de organizar todo el aparato gubernamental y, en general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera tal que sean capaces de asegurar jurídicamente el libre y pleno ejercicio de los derechos humanos. Como consecuencia de esta obligación, los Estados deben prevenir, investigar y sancionar toda violación de los derechos reconocidos por la Convención y procurar, además, el restablecimiento, si es posible, del derecho conculcado y, en su caso, la reparación de los daños producidos por la violación de los derechos humanos. El conocimiento de la verdad, requisito indispensable para reparar y sancionar el daño del terrorismo ejercido por el Estado argentino contra sus súbditos, es solo posible si se ejerce plenamente el deber de investigar removiendo los obstáculos, como el relevamiento de la fuente del periodismo, ya que ante la desaparición forzada del doctor Ragone nos encontramos frente a una violación de ejecución continuada, debiendo prevalecer el derecho a la vida y el acceso a un recurso efectivo ante la justicia sobre el mantenimiento del secreto de la identidad de la fuente periodística. Decir por último que la libertad de expresión como piedra angular de la democracia es solo posible ante una sociedad que descubra la verdad y sancione a los responsables del terrorismo de estado, evitando que la oscuridad de sus crímenes y enterramiento clandestinos de sus víctimas quede como una espada de Damocles sobre las cimientes de las libertades presentes y futuras.


judiciales / corrupción de menores

EL CASO TORINO DANTUR COMO SÍNTOMA

Con permiso para delinquir El contador fue detenido en 2009 por pedofilia. Le secuestraron pornografía. Llevaba un registro de sus encuentros sexuales, con adultas y con menores de edad. Una niña lo acusa. Sin embargo, la complacencia pública prefiere verlo como víctima. ELENA CORVALÁN Marcelo David Torino Dantur, el contador acusado de corrupción de menores, pornografía infantil y abuso sexual, está libre. Para muchos es un acto de justicia. Buena cantidad de periodistas y dueños de medios y eso que se da en llamar opinión pública parecen estar convencidos de su inocencia y lo presentan como una víctima a pesar de que –en rigor– aún sigue encausado, en calidad de sospechoso. Es curioso que en este caso la mayoría de los medios se hayan inclinado por la exculpación del acusado al revés de lo que suele suceder habitualmente, en que se hacen condenas públicas. ¿Es un comportamiento sintomático de lo que la sociedad salteña no quiere ver? ¿O es que Torino Dantur es realmente una víctima del poder que se vale de la corrupción policial para atacar a ciudadanos indefensos? Las constancias del expediente que sigue en trámite desmienten la segunda hipótesis, si bien queda claro también que la Policía no se manejó de manera correcta. En el proceso judicial se evidencia que el contador es algo más que un alegre Casanova que alterna con adultas. Que no se haya realizado una investigación exhaustiva sobre estos datos, es otra cosa. Tal vez otro síntoma de una sociedad que prefiere enrostrar el sayo de mentirosa a una niña de once años antes que convencerse de que un profesional que proviene de una familia respetada puede incurrir en prácticas aberrantes como la pedofilia.

Todos mareados Este parece ser uno de esos casos en que la prensa, más que informar, contribuye a la desinformación general. Para seguir algunas alusiones que se hacen en defensa del contador acusado: es posible que la Policía haya cometido errores en la investigación (de hecho, hay una causa abierta para investigar supuestos ilícitos), es posible que haya habido algún funcionario enojado con Torino Dantur, es posible que la Policía le haya ocultado información al juez actuante. Sin embargo, todo esto no elimina la persistencia de datos que dan cuenta de que el contador tenía (o tiene) como práctica habitual seducir niñas y adolescentes para consumar actos sexuales. Es lo que surge del expediente, a pesar del sobreseimiento dictado por el juez de Instrucción Formal de Cuarta Nominación, Antonio Pastrana. Entre el año pasado y este el magistrado sobreseyó a Torino Dantur en las tres causas en las que se lo investigaba por corrupción de menores y pornografía infantil (por las fotos que tenía en su propiedad), abuso sexual (una denuncia de su propia esposa) y corrupción de menores (por mensajes de texto con la proposición de mantener relaciones sexuales a una nena de once años). La decisión sobre esta última acusación no está firme dado que hubo apelaciones de la fiscal Carolina Hernández (que actúa interinamente porque la titular, Liliana Jorge, se tomó licencia las dos veces que tuvo oportunidad de apelar) y la

querella, a cargo del abogado Matías Duarte. Ambos consideran que el sobreseimiento es prematuro porque aún restan medidas de prueba para tomar. La existencia de las apelaciones, el hecho de que el contador aún permanece en calidad de imputado, parece no contar para quienes aseguran que fue víctima de una causa armada. La circunstancia de que uno de los oficiales que investigó este caso, Carlos Gallardo, esté siendo investigado por supuestas irregularidades en este proceso y esté ahora detenido, imputado por narcotráfico, parece resultarles suficiente evidencia para desechar las acusaciones contra Torino Dantur. Una conclusión cuanto menos pobre: ya deberían saber que no es incompatible la coexistencia de dos delincuentes en el mismo tiempo y lugar. Mucha imaginación El 13 de noviembre de 2009, por orden del juez Pastrana, la Brigada de Investigaciones allanó el domicilio de Torino Dantur. De allí se secuestraron varios elementos de interés para el caso: una revista con un artículo un artículo sobre el Manual de Urbanidad para Jovencitas, obra erótica del autor belga Pierre Louÿs; su teléfono móvil, la computadora personal y discos compactos con fotos y videos. Torino Dantur recién quedó detenido el 17 de noviembre, cuando se entregó. La investigación se había iniciado por denuncia de la madre de la

niña de once años. Luego se añadirían las acusaciones por las fotografías y la denuncia de su ex esposa. En su primera declaración, el 18 de noviembre, con la asistencia del abogado Ricardo Anuch, Torino Dantur no negó el mensaje a la nena: argumentó que se lo mandó por error, sin saber que se trataba de una menor de edad (al padre de la niña, con quien eran conocidos de la infancia, le dijo que no sabía que era su hija). Y reconoció también que consiguió su teléfono a través del chat. Sobre la agenda dijo que anotaba encuentros sexuales con mujeres “mayores”, algo que desmiente el propio documento, de su puño y letra, en el que se leen las aclaraciones sobre la edad de las menores que seducía. La segunda vez que declaró, ya con el abogado Darío Palmier, el contador cambió la versión: dijo que las anotaciones eran “producto de la imaginación”. Torino Dantur estuvo detenido más de cuarenta días. En diciembre de 2010 el juez le dictó la falta de mérito y en septiembre lo sobreseyó en dos causas. En la tercera lo sobreseyó este año, pero en este caso sí hubo apelaciones y continúa abierta. La querella señaló que existieron “graves deficiencias en la investigación” y en particular en la pericia realizada por Gendarmería Nacional.

otrosterritorios / 13


judiciales / corrupción de menores

ERRORES EN LA INVESTIGACIÓN

Graves deficiencias Para el fiscal y la querella, el juez se apresuró al dictar el sobreseimiento de Marcelo Torino Dantur, quien se mensajeaba con una nena de once años. La querella señaló errores. EC La fiscal Carolina Hernández y la querella que impulsan los padres de la nena de once años que dice haber recibido mensajes con contenidos sexuales de parte de Marcelo Torino Dantur coinciden en que el juez Antonio Germán Pastrana se apresuró al dictar el sobreseimiento. La querella plantea que el informe de Gendarmería Nacional, en el que el magistrado basó su resolución, tiene “graves deficiencias”. El juez sostuvo que no se pudo demostrar la existencia del mensaje en cuestión y por lo tanto correspondía dictar el sobreseimiento. Esta decisión fue calificada de “anticipada” por la fiscal Hernández, quien recordó que está pendiente la declaración de la nena, postergada por pedido del abogado querellante, Matías Duarte, debido al estado de depresión y angustia que sufría. La fiscal sostuvo que está probado el intercambio de mensajes entre el celular del acusado (que por entonces tenía 44 años) y la nena. El juez coincidió en que este intercambio está probado, pero concluyó que la secuencia se inició por error, “en forma inadvertida” de Torino Dantur, provocado por el hecho de que su hija había utilizado su teléfono para contactarse con la nena de once, con quien eran amigas. Y dado que el contenido de los mensajes no fue recuperado por Gendarmería, llegó a la conclusión de que había que sobreseerlo. Al menos treinta y seis mensajes envió Torino Dantur al 14 / otrosterritorios

Marcelo Torino Dantur. A poco de ser detenido móvil de la nena, la gran mayoría fueron en la madrugada. En esos mensajes se identificaba como “Federico Pérez”. Fue contra esta persona que los padres de la nena interpusieron la denuncia inicial. La investigación posterior reveló que era un seudónimo utilizado por el contador, incluso el teléfono desde el que enviaba los mensajes (en uno de ellos se identificó como el tal Federico Pérez) estaba a su nombre real. En total el hombre y la nena cruzaron al menos cincuenta y cuatro mensajes. De los treinta y seis enviados por Torino Dantur, Gendarmería solo recuperó nueve, la misma cantidad recuperó del total de dieciocho que envió la niña. En su apelación la querella aseguró que la investigación debe continuar y calificó a la resolución de sobreseimiento de “apresurada, manifiestamente ilegal (nula) y resultado de un procedimiento en el que no se ha dirigido la investigación correctamente ni se han agotado las pruebas pertinentes y útiles que podrían haberse producido”. La querella refutó que el mensaje haya sido producto de un error. Para ello se basó en el hecho de que la hija del acusado usaba su propio celular para comunicarse con sus amigas. Por

otra parte, es de suponer que Torino Dantur no permitía que sus hijas usaran su teléfono porque en él tenía “los datos de las personas con las que mantenía encuentros sexuales (…), los mensajes de sus amantes y (…) videos de alto contenido sexual”. El tal “Federico Pérez” informa, en un mensaje al teléfono de la nena, que no se conocen y que se pasaron los teléfonos vía chat. Revelaciones de un técnico Gendarmeríá informó que logró recuperar 40.886 archivos de los elementos secuestrados a Torino Dantur. Pero “miles de ellos no pudieron ser revisados” debido que no se contaba con los programas adecuados. Algo similar pasó con los archivos recuperados del celular del acusado. En lugar de ordenar que se tomaran las medidas para corregir esta falla, el juez dictó el sobreseimiento sin revisar esos “miles” de archivos que no pudo ver. Un técnico en informática contratado por los padres de la nena está revisando estos archivos, con los programas adecuados, y se encontró con algunos datos de interés: por caso, una cuenta de Hotmail en la que se aprecia la foto del acusado bajo el apelativo “Federico”. Este dato es

importante porque había negado tener una cuenta bajo el nombre “Federico Pérez”. El rastreo del técnico llegó también hasta las preferencias de búsqueda de Torino Dantur en Internet: solía visitar páginas en las que se presentan a niñas de corta edad en prácticas y situaciones de abuso sexual. Para la querella, el informe de Gendarmería tiene “irregularidades”: nada dice acerca del tal “Federico”, cuando este era uno de los pedidos expresos realizados por el juez, y cambió el criterio de búsqueda dispuesto por el magistrado. La querella también le reprochó al juez no haber investigado otros mensajes de texto enviados por Torino Dantur a otras menores de edad. El magistrado reseñó estos casos en su resolución, pero como un indicio más de que el contador pudo haberse confundido al enviar el mensaje de contenido sexual a la niña de la denuncia. Para la querella, Pastrana debió tomar alguna medida de prueba en tal sentido, igual que debió investigar “si el imputado sentía o no atracción por niñas, ante la anormalidad de que un adulto le envíe mensajes a niñas de once años”. La querella propuso una serie de medidas de prueba, entre ellas algunas tendientes a determinar si el acusado cometió delitos en relación a otras niñas que aparecen en los documentos secuestrados, como las fotografías de actos sexuales con chicas menuditas que a simple vista impresionan como menores de edad, o las anotaciones que él mismo hacía dando cuenta de que había mantenido relaciones de este tipo con chicas de quince años.


judiciales / corrupción de menores

LA FAMILIA QUE SOSTIENE LA ACUSACIÓN

“A ninguna chica le tiene que hacer eso” Los datos del expediente abierto para investigar a Marcelo Torino Dantur no alcanzan a reflejar las vivencias de la familia cuya denuncia originó esta investigación. Sentimientos. Enojo extremo, desilusión, angustia. Convicción, de eso habla el padre de la niña de once años que asegura haber recibido mensajes del contador, bajo el falso nombre de “Federico Pérez”, incitándola a acceder a encuentros sexuales. El enojo se disparó aquel día de noviembre de 2009, cuando Torino Dantur (ex compañero de primaria) le pidió disculpas con la pobre excusa de que “no sabía que era tu hija”. “¿Cómo me decís eso? A ninguna chica le tenés que hacer eso”, recuerda que le contestó. Lo demás es conocido, lo golpeó y el caso comenzó a tomar trascendencia. El enojo lo llevó luego a cuestionar la ética de los abogados del contador, Ricardo Anuch y Darío Palmier (ahora es asistido por Santiago Pedroza), la del propio juez Antonio Pastrana, “está viendo la prueba, pero mira para el costado. (…) ¿Por un error procesal desaparece el delito? Esa es la bronca que me da”.

La desilusión, por las dificultades para que avance la investigación, la desilusión de conocer de otros casos de pedofilia cuyas víctimas se niegan a denunciar por temor a exponerse sin resultados. “Te vas a exponer vos al pedo. Vas a exponer a tu familia y no va a pasar nada”, recuerda que le dijeron. “Hoy les doy la razón”, añade con un desánimo momentáneo en el que recuerda la actuación de la fiscal Liliana Jorge, cuyas licencias coincidieron con los momentos en los que tuvo que apelar sobreseimientos. “Está fea la cosa, porque no hay gente honesta. Ese es el problema de la justicia”, concluye. “¿Qué estamos propiciando, que los chicos se callen la boca ante hechos así?”, interpela. En la cuenta del debe se anota también la difusión del nombre de la familia. La exposición mediática alimentó la depresión de su hija. “Ella es muy nena, no entiende la maldad, sigue mirando dibujitos. A un chico la marca que le hacés le queda para toda la vida”. El desánimo será olvidado enseguida, para enumerar los datos que, apuntalan su convicción. Y sus razones: “¿Qué

Marcelo Torino Dantur. Otra vez en libertad causa armada, si todas las cosas las tenía escritas él de su puño y letra?”; “¿cuál es la enseñanza que se deja a los terceros? Porque hay un montón de gente que sufre lo mismo y no se anima a denunciar por esto que pasa”; “la víctima es una menor de edad, no un hombre de 46 años”; “lo que decimos es que la gente denuncie, que no se quede

callada, que la pelee. Porque se genera conciencia”. “No nos vamos a entregar así nomás. La familia no persigue ni dinero ni venganza, sí la reivindicación pública de lo que consta en el expediente, con la que se borre la imagen que se le ha dado a la nena y a su madre. Nosotros nos sentiríamos recompensados con una disculpa pública”.

La compulsión por anotar El contador llevaba una agenda, una descripción de sus encuentros sexuales. Usaba una rutina: el nombre de la acompañante, las prácticas que llevaban a cabo, una calificación (mediante puntaje) del encuentro y un comentario sobre las características de la pareja. Generalmente entre paréntesis, hacía constar la edad de la víctima: una mirada rápida denuncia por lo menos cuatro casos de menores de 16 años, y la referencia a un chat. Las propias anotaciones señalan que el contador era conciente de que estas chicas eran eso: menores de edad: se refiere a cada una de ellas como “pendeja”.

otrosterritorios / 15


El grito manso* por Paulo Freire

ANDREA FERNÁNDEZ

La educación es una tarea seria y compleja, y como tal deberá ser afrontada tanto por los responsables de las políticas educativas como por los propios docentes. Tenemos la responsabilidad, no de intentar amoldarnos a los alumnos, sino de desafiarlos en el sentido de que ellos participen como sujetos de su propia formación. En estos días estoy terminando un libro nuevo con ideas viejas, donde trato este tema de la formación docente y donde resalto dos o tres saberes o máximas que, creo, deberían formar parte del bagaje de todo profesor o profesora. Una de estas máximas, que me acompaña desde hace tiempo, es que la que sostiene: cambiar es difícil pero es posible. ¿Qué testimonio podría dar a los jóvenes si mi posición frente al mundo fuera la de quien está convencido de que nada puede hacerse, que nada puede cambiarse? Yo diría que, en ese caso, es mejor que abandone el magisterio, que intente sobrevivir de alguna otra manera. Nadie puede dar clases sin tener la convicción de creer en lo que hace. Nadie puede decir: yo soy simplemente un técnico, distante del mundo, de la historia. No solamente debo dar testimonio de mi voluntad de cambio, sino que además debo demostrar que en mí, más que una creencia, es una convicción. Si no soy capaz de dar pruebas de mis convicciones, pierdo mi base ética y soy un pésimo educador, porque no sé transmitir el valor de la transformación. * extractado del libro El grito manso Editorial siglo veintiuno, 2009 16 / otrosterritorios

"Otros territorios: información y análisis sobre derechos y justicia"  

-Cultura: formación, acceso y producción La necesidad de un nuevo proyecto político-cultural.