Issuu on Google+

Gustav Dra. Sara Ladrón de Guevara González Rectora Mtra. Leticia Rodríguez Audirac Secretaria Académica Mtro. Gerardo García Ricardo Secretario de Administración y Finanzas Dr. Octavio Agustín Ochoa Contreras Secretario de Rectoría Dra. Esther Hernández Palacios Directora General de Difusión Cultural Mtro. Eduardo Soto Millán Director de Grupos Artísticos

Sinfonía

No.9

en re mayor [80’]

d

I. Andante comodo II. In tempo eines gemächlichen Ländlers III. Rondo-Burleske IV. Adagio

Mahler Lanfranco Marcelletti, Director Titular

Dic. 02 · 03 | TLAQNÁ, CENTRO CULTURAL Lanfranco marcelletti, Director titular

espués de su monumental Octava sinfonía, conocida no sin cierta hipérbole como la Sinfonía de los mil, Gustav Mahler regresó en la Novena a un mundo musical más abstracto y austero, al componer una sinfonía puramente instrumental. Mucho se ha dicho respecto a que, como en el caso de varios otros compositores, el catálogo y la vida de Mahler concluyeron con una Novena sinfonía que fue como una despedida; Ludwig van Beethoven (1770-1827), Franz Schubert (1797-18128), Anton Bruckner (1824-1896), Antonin Dvorák (1841-1904), Ralph Vaughan Williams (1872-1958) son los otros ejemplos utilizados para mantener viva esta leyenda de las novenas sinfonías como frontera última. Es difícil saber si Mahler estaba consciente de la proximidad de su muerte al abordar la composición de esta obra; es un hecho indudable que cuando inició la creación de la Novena sinfonía, sabía que su salud y su condición física eran precarias. Sea como fuere, el hecho es que más de un estudioso ha creído detectar en el primer movimiento de la Novena sinfonía de Mahler (en el que está concentrado lo fundamental de la obra) la presencia de la muerte o, para decirlo con mayor propiedad, la premonición de la muerte. Más aún: los musicólogos suelen afirmar que es tal el peso específico de este primer movimiento, que los demás no están a su altura, ni en lo formal ni en lo expresivo. El compositor Alban Berg (1885-1935) tuvo la oportunidad de estudiar en 1910 el manuscrito del primer movimiento de la Novena sinfonía de Mahler, después de lo cual escribió a su prometida una carta en la que le decía lo siguiente: Una vez más he tocado la partitura de la Novena de Mahler: el primer movimiento es la cosa más celestial que Mahler haya escrito jamás. Es la expresión de un excepcional cariño por esta tierra, el anhelo de vivir en paz en ella, de disfrutar la naturaleza y sus profundidades antes de la llegada de la muerte. Porque la muerte llega, irresistiblemente. Todo el movimiento está permeado de la premonición de la muerte. Aparece aquí una y otra vez, todos los elementos del sueño terrenal culminan en la muerte... de manera más categórica en el colosal pasaje en el que esta premonición se convierte en certeza, donde en medio del poder de la casi dolorosa alegría de la vida, la muerte misma es anunciada con gran violencia. Desde el punto de vista formal, sin una visión demasiado estricta, puede decirse que la Novena sinfonía de Mahler es un enorme lamento de carácter elegíaco expresado en los movimientos primero y cuarto, interrumpido por la presencia más mundana de los dos movimientos centrales, en los que quizá sea posible detectar un humor negro, a la vez amargo y desafiante.

El primer movimiento de la Novena sinfonía de Mahler tiene la estructura de una forma sonata de grandes dimensiones. Entre los musicólogos que han analizado a fondo sus materiales temáticos hay quienes afirman que el primer tema, encomendado al violín solo, contiene reminiscencias de la sonata Los adioses de Beethoven, así como del vals Disfrutemos la vida de Johann Strauss (18251899); en caso de que esto resultara cierto, sería una prueba más de las intenciones expresivas de Mahler. El segundo movimiento de la obra está basado en la danza rústica austríaca conocida como ländler, utilizada por Mahler en numerosas ocasiones en sus obras. Aquí, sin embargo, la idea del ländler como la danza arquetípica de la vitalidad y la alegría es trastocada por el compositor a través del empleo de esquemas rítmicos y dinámicos que apuntan hacia una parodia del ländler tradicional. Este gesto de sarcasmo se acentúa todavía más en el tercer movimiento, en el que Mahler presenta una serie de fragmentos temáticos que son tratados de una manera salvaje, casi anárquica, salvo por un interludio en el que el material temático es más tradicional y está presentado de una manera más coherente. El conmovedor Adagio final es de una intensidad lírica poco común, y tiene como cualidad unificadora el hecho de que Mahler utiliza aquí fragmentos temáticos de los otros movimientos. El director de orquesta Bruno Walter, personaje cercano a Mahler y su más grande promotor en los años siguientes a la muerte del compositor, se refirió en estos términos a la parte final de la Novena sinfonía: Nos ofrece una atmósfera de transfiguración lograda por una singular transición entre el dolor de la despedida y la visión del radiante cielo. Mahler compuso su Novena sinfonía entre 1909 y 1910, prácticamente al mismo tiempo que escribía su ciclo de canciones sinfónicas titulado La canción de la tierra, sobre la colección de poemas La flauta china de Hans Bethge. Así, es lógico que la sinfonía y el ciclo compartan un ámbito sonoro similar y, sobre todo, una componente emocional análoga. (Hay quienes dicen, por cierto, que La canción de la tierra debió ser en realidad la Novena sinfonía, pero que el compositor se resistió a numerarla así por el miedo supersticioso a las novenas sinfonías que solían ser preámbulo de muerte). Si el primer movimiento de la obra contiene esa premonición de la muerte a la que se han referido los especialistas, el Adagio final es un episodio conmovedor y contemplativo en el que algunos han querido oír la despedida de Mahler, el adiós a una vida que él sabía que se le terminaba. (No está de más recordar que la última canción del ciclo la canción de la tierra lleva por título Abschied, es decir, despedida). En este caso particular, la Novena sinfonía se convirtió de hecho en una obra póstuma, ya que no se estrenó sino hasta el 26 de junio de 1912, en Viena, un año después de la muerte del compositor, bajo la dirección de su amigo Bruno Walter. A fin de cuentas, todo el terror, toda la superstición de Mahler respecto a su Novena sinfonía como símbolo del último trance, quedó en lo meramente anecdótico; antes de morir, Mahler escribió un movimiento completo de su Décima sinfonía y dejó bosquejos y apuntes suficientes para que el musicólogo Deryck Cooke terminara la obra, cuya primera versión fue estrenada en 1964, más de medio siglo después de la muerte del compositor. notas al programa por juan arturo brennan


Violines primeros Mikhail Medvid (Concertino) | Joaquín Chávez Quijano (Asistente) | Tonatiuh Bazán Piña | Janina Harasymowicz | Luis Rodrigo García Gama | José Homero Melgar | Andrzej Zaremba | Luis Sosa Huerta | Alain Fonseca Rangel | Alexis Fonseca Rangel | Antonio Méndez Escobar | Ilya Ivanov Gotchev | Alejandro Kantaria | Eduardo Carlos Juárez | Nancy Hernández Ramírez (Interino) | Violines segundos | Juan Manuel Jiménez (Principal) | Félix Alanís Barradas (Asistente) | Estela Cuervo Vera | Adelfo Sánchez Morales | Elizabeth Gutiérrez Torres | Marcelo Dufrane McDonald | Borislav Ivanov Gotchev | Lázaro Jascha González | Ryszard Zerynger | Emilia Chtereva | Mireille López Guzmán | Joanna Lemiszka Bachor | Carlos Quijano Vásquez | Pamela Castro (Interino) | Rocío Luna Pérez (interino) | Violas Yurii Inti Bullón Bobadilla (Principal) | Catalina Ruelas Valdivia (Asistente Interino) | Marco Antonio Rodríguez | Ernesto Quistian Navarrete | Eduardo Eric Martínez Toy | Andrei Katsarava Ritsk | Tonatiuh García Jiménez | Marco Antonio Díaz Landa | Jorge López Gutiérrez | Anamar García Salas | Jesús Villalpando Dijas (Interino) | Rosa Alicia Cole Avendaño (Interino) | Violoncellos David Nassidze (Principal) | Dale Knight Hoaglin (Asistente) | Teresa Aguirre Martínez | Alfredo Escobar Moreno | Daniela Derbez Roque | Rolando Dufrane McDonald | Maurilio Castillo Sáenz | Ana Aguirre Martínez | Inna Nassidze | Daniel Aponte Trujillo (Interino) | Contrabajos Andrzej Dechnik (Principal) | Hugo G. Adriano Rodríguez (Asistente) | Ramón Ramírez Saucedo | Carlos Barquín Viveros | William Love | Enrique Lara Parrazal | Jorge Vázquez de Anda | Carlos Villarreal Elizondo | Benjamín Harris | Alejandra Lara Ochoa (Interino) | Flautas Lenka Smolkacova (Principal) | Othoniel Mejía Rodríguez (Asistente) | Cecilia Valdés de Hoyos | David Alfonso Rivera (Flauta/Piccolo) | Oboes Bruno Hernández Romero (Principal) | Esther Gleason Cook (Co-principal) | Michael Sydney McVicar | Laura Baker Bacon (Corno Inglés) | Clarinetes Abel Pérez Pitón (Principal) | Juan Manuel Solís (Asistente) | José Alberto Contreras | David John Musheff (Requinto) | Fagotes Rex Gulson Miller (Principal) | Armando Salgado Garza (Asistente) | Arturo Hernández Salgado | Jesús Armendáriz | Cornos Eduardo Daniel Flores (Principal) | Dawn Droescher (Asistente) | David Keith Eitzen | Tadeo Suriel Valencia | Larry Umipeg Lyon | Trompetas Bernardo Medel Díaz (Principal Interino) | Timothy McKeown | Jalil Jorge Eufracio | Trombones David Pozos Gómez (Principal) | John Stringer (Asistente) | Jakub Dedina | Trombón bajo John Day Bosworth | Tuba Eric Fritz | Timbales Rodrigo Alvarez Rangel (Principal) | Percusiones Jesús Reyes López (Principal) | Sergio Rodríguez Olivares | Gerardo Croda Borges | Eduardo Téllez Alonzo (Interino) | Arpa Lidia Patricia Tamayo Flores Alatorre (Interino) | Piano Isabel Ladrón de Guevara (Interino). músicos extras | Flauta Blanca Alicia Anzueto . Clarinete Osvaldo Flores. Violín Verónica Jimenez | Violoncello Manuel Cruz Morales. Contrabajo Elliot Torres Gonzalez | José Luis García Fernández. Jefe de Personal Ulises S. Bullón Salcedo.

20 ANIVERSARIO DE LA autonomía DE la Universidad Veracruzana La UV fue creada para contribuir al desarrollo de la educación superior en el Estado de Veracruz, se concebía con personalidad jurídica y patrimonio propio.

Fundación de la Facultad de Comercio y Administración.

Se estableció el alcance de su capacidad financiera, confirmando el derecho a administrar libremente su patrimonio.

Se edita la revista La Palabra y el Hombre. A esa publicación periódica deben agregarse las diversas colecciones y obras de autor.

Se inicia la etapa de desarrollo de las actividades de investigación con la creación del Instituto de Investigaciones Médico Biológicas. La Ley Orgánica, aparece como respuesta a las nuevas condiciones de la educación superior en México, remarca los principios de investigación y cátedra.

La difusión de la cultura recibe un impulso decisivo al crearse diversos grupos artísticos .

Se reorganiza la estructura interna de la Universidad para asumir en forma plena sus funciones de docencia, investigación, difusión de la cultura y extensión de los servicios. La OSX administrada por una Asociación Civil desde su fundación en 1929, pasa a formar parte de la UV convirtiéndose en su grupo artístico más emblemático.

Se reforma la Ley Orgánica, para definir con claridad las relaciones laborales entre la Universidad y su personal administrativo, técnico y manual de base, así como con su personal académico. En la Ley Orgánica vigente, se vuelve a dar representatividad ante el Consejo Universitario General a todas las entidades académicas que integran la institución.

Se otorga la autonomía para la Universidad Veracruzana que implica reconocer y garantizar la capacidad de la comunidad universitaria para darse a sí misma normas internas, su perfil académico, sus formas de gobierno y sus autoridades.

venta de boletos Taquilla Tlaqná LUNES A VIERNES 10 A 19 H. Localidades $500 · $550 · $600 · $650


Orquesta Sinfónica de Xalapa presenta Sinfonía no. 9 de Malher