Issuu on Google+

Viaje a Etiopía abril 2011 El 14 de abril salimos desde Madrid para Etiopía con el Generador de Ozono en la maleta. Instalar el generador en Alitena, para potabilizar así el agua de la misión de las Sister of Charity, el Hospital y el Colegio era el principal objetivo. Filtros, material para el proyecto Colmenas, inversores de corriente, para las instalaciones fotovoltaicas ya que en el viaje anterior se había detectado que algunas placas solares no tenían un funcionamiento correcto. Completaba el equipaje 1000 euros proporporcionados por la ONG NTO. No te Olvidaré para conseguir, ya en destino, el material necesario para la instalación y baterias, muy necesarias en el hospital deAlitena. Iniciamos el viaje con temor a los controles aduaneros, pero gracias a la gran ayuda y asesoramiento del equipo del Proyecto Sonrisas, con todos los permisos en la mano, en la aduana no se presentaron problemas relevantes. Llegamos a Wukro el viernes día 15 por la tarde. Después de un descanso, nos pusimos manos a la obra con Ángel Olarán y Juán Alonso, un arquitecto

valenciano que pasa largos periodos en Wukro, con el que ya estábamos en contacto y tenía trabajo adelantado. A través de Ángel conseguimos una furgoneta para ir a Mekele al día siguiente a por el material y una persona de confianza que nos ayudase con las compras. El sábado temprano salimos para Mekele, está a una hora de camino. Allí pudimos encontrar casi todos los materiales necesarios.


Recorrimos varias tiendas en Mekele, después de muchas explicaciones y regateos, gracias al guía de compras que a instancias de Ángel amablemente nos acompaño, la tarea finalizó con un resultado de satisfacción moderada. Los chinos han invadido el país con sus productos, encontrar algo de una calidad aceptable es realmente complicado. En los establecimientos son amables y muy profesionales pero la oferta de mercancías es muy, muy limitada. Los materiales que habíamos adquirido permitirían realizar las reparaciones e instalaciones previstas en Alitena y Wukro.


Después de comer, las tardes de los sábados en Wukro se realiza una de las tareas vitales para el futuro de las región; El riego. La reforestación es muy importante para fijar el terreno, retener la humedad y propiciar las lluvias. Todos los montes cercanos están trabajados con bancales que retienen el agua con el fin de elevar el nivel freático. Todos los sábados por la tarde, los niños, algunos profesores de la escuela de agricultura, gente del pueblo, cooperantes y todo el que se preste voluntario, se acercan al monte cercano para regar los árboles de la ladera. Con regaderas y agua que se extrae de depósitos se va regando metódicamente, siguiendo las instrucciones del encargado. Es una tarea agotadora sin embargo enormemente gratificante. Haciendo esto las personas en general y a los niños etíopes en particular entienden la importancia de los árboles para conseguir un Medio Ambiente que mejore sus vidas.


El domingo muy temprano salimos para Alitena, una vez más Ángel se había ocupado de negociarnos un precio justo para el transporte. Paramos en Adigrat a desayunar y a hacer provisión de agua y fruta a partir de ese punto ya no podríamos adquirirlos.

Llegamos a Alitena poco antes de la hora de la comida,, a pesar de ser un día festivo todo el mundo entendió que era necesario empezar inmediatamente con las tareas. El tiempo era limitado, al día siguiente por la tarde teníamos que regresar. Al principio nos invadió el desanimo, la mayoría de las cosas que se habían arreglado el año pasado volvían a estar estropeadas, las placas solares no funcionaban correctamente, había casos de malaria en el hospital (se supone que a 1900 m de altitud que está Alitena no hay malaria). Enseguida Oscar y Juan se pusieron con las placas solares, lo primero limpiarlas, el polvo acumulado sobre ellas impedía que el rendimiento fuese óptimo. También reubicaron varias de forma que la orientación fuese la adecuada.


Fue necesario cambiar la instalación eléctrica, poner nuevo cableado, para que la nevera de vacunas funcionase correctamente ya que hasta entonces no le llegaba energía suficiente y no enfriaba. La conservación en frío de las vacunas es esencial.

Se conectó la sala de partos con un inversor de forma que se puedan enchufar lámparas u otros equipos aunque falle el suministro eléctrico en el hospital, cosa que es muy frecuente. Para ello fue necesario aumentar la capacidad de almacenamiento de las baterías, instalando las dos nuevas adquiridas en Mekele.


Aparte de las baterías y las placas solares, varios equipos no funcionaban correctamente. Un pequeño arreglo consiguió poner de nuevo en funcionamiento el autoclave, imprescindible para esterilizar el instrumental del hospital. En el viaje anterior vimos que en la misión disponían de una nevera de absorción que tenía una resistencia rota. Compramos una nueva en Adigrat para intentar repararla. Un foco del Hospital, un fluorescente de sala de partos, grandes y pequeñas cosas, que se fueron arreglando bajo la mirada atenta de personal del hospital que junto a Mikel y Kasu, los conductores de la furgoneta con la que llegamos a Alitena y Sagasa, uno de los chicos del programa de huérfanos de Sant Mary que nos había acompañado, mostraron un enorme interés por todo lo que se estaba haciendo, colaborando activamente en todos los trabajos. Pronto ellos solos sabrán resolver estas averías. Un placer compartir con ellos las fatigas, las risas, las deliciosas viandas y el mejor café del mundo.


El principal objetivo era instalar el generador de ozono. El agua se acumula lado en un deposito de hormigón que suministra agua a la misión, el colegio, el hospital y se usa también para riego. Está situado fuera del recinto vallado por lo que a Sister Birsta le preocupaba que pudiese ser dañado. Momentáneamente se instaló en este depósito, donde colocamos la placa de reconocimiento a la “Fundación Pedro Navalpotro” y “NTO. No Te Olvidaré”, gracias a estas organizaciones se puede realizar este proyecto.

Sister Birsta consiguió el presupuesto para la instalación de un nuevo depósito, de polietileno con tuberías de polietileno de alta densidad, exclusivamente para consumo y dentro del recinto. Después de hablar con Javier Varela y confirmar que NTO dispondría de fondos en pocos días para la financiación, se decidió realizar la obra lo más rápidamente posible, una vez concluida Juan haría la instalación definitiva.


En las siguientes fotos, vemos la misión, el colegio, con su precioso jardín y aulas. Mientras los niños están en clase, la señora que vemos en la foto, sacando agua del punto de suministro que se encuentra en el jardín del colegio, prepara una rica comida. Los niños de Alitena comen en el colegio, el turno de mañana a la 12:30 y el de tarde a la 15:30, también reciben complementos vitamínicos.

El pueblo tiene tres fuentes de las que los habitantes recogen el agua que necesitan y transportan en garrafas, sin embargo el agua no es potable, quizás una vez que las autoridades locales vean el funcionamiento del ozono, autoricen la instalación en los depósitos del pueblo.


Ya de vuelta en Wukro, las tareas se acumulaban. Ángel estaba muy interesado en fabricar un filtro de arena, para disponer de agua potable en Sant Mary, pero más importante era, una vez comprobada su eficacia, enseñar en la escuela de agricultura como construirlo. Lo más interesante sería que lo pudiesen utilizar en las zonas rurales, donde no llega la red de agua. En Wukro esperamos que pronto el agua de la red sea potable.

Acompañados por Kahsay, fuimos al mercado a comprar los bidones y los tubos que se necesitaban para la construcción del filtro. Grava había en la misión, lo difícil fue la arena, hubo que buscar por el río arena libre de fangos, la que encontramos no fue muy buena. Con ayuda de los niños y compañeros de San Mary, limpiamos y lavamos la grava y la arena. El filtro quedó funcionando, tiene que pasar un mes para que el agua sea potable, pronto recibiremos muestras para su análisis.


Estas fotos son de una fábrica de pieles que hay en Wukro, realizan el proceso completo empiezan curtiendo pieles y al final obtienen unos bonitos zapatos, en un taller en el que actualmente están trabajando varios italianos. Visitamos esta fabrica con Efrem y Hiluf, un empleado de la misma, para ver la posibilidad de uso que podrían tener las aguas residuales de la curtiduría.

Actualmente en las propias instalaciones de la fábrica están llevando a cabo investigaciones en cultivos regados con este agua.

Será complicado su uso por el contenido en cromo, componente altamente cancerígeno, y alto contenido salino. Recogimos muestras que se están analizando en busca de posibles soluciones.

No nos pareció adecuado tomar fotos de las instalaciones interiores de la fábrica, ya que las medidas de seguridad y los controles eran exhaustivos. Todo muy bien organizado y controlado.


El proyecto colmenas está dando ya sus frutos. Desde el verano pasado están colocadas en las laderas de Wukro colmenas financiadas por personas que quisieron colaborar en este proyecto. Ángel, que se llevó dos picotazos y dos alumnos de la Escuela de Agricultura, nos acompañaron a la zona. Se colocaron algunas nuevas colmenas y sustituimos carteles de las anteriores que no resistieron las inclemencias del tiempo. Estos nuevos son más resistentes.

La miel blanca del Tigray es una exquisitez, pudimos degustarla allí todos los días en el desayuno y ahora aquí, ya que nos hemos traído alguna. Es un producto realmente especial, a los que no lo hayáis hecho os animamos a probarla


Hace unos meses surgió entre un grupo de amigos del mundo del parapente y de la montaña, la posibilidad de formar guías de montaña en Wukro y abrir nuevas zonas de trekking, escalada y parapente. Un proyecto de desarrollo turístico de la zona gestionado desde Wukro En este viaje no fue posible que nos acompañase ningún experto montañero, pero nos dieron instrucciones precisas de la información que debíamos recabar. Hicimos varías rutas por las montañas cercanas a Wukro que nos sirvieron para orientar el proyecto. Actualmente Ángel está estudiándolo y haciendo gestiones que permitan orientarlo de la mejor manera. Desde el viaje anterior Ángel y Oscar tenían en mente volar en parapente sobre Wukro. Sería el primer vuelo en la zona. Elena, una amiga residente en Francia, consiguió los permisos necesarios para llevar los equipos y volar. Obtuvimos también permiso de las autoridades de Wukro que se mostraron entusiasmados. Sin haber visto nunca un parapente y con muy pocos datos para poder hacerse una idea aproximada de lo que es practicar parapente, A Kashay la idea de volar le pareció estupenda, y allá se lanzo. Ahora los niños le llaman “Shila of Tigray” (Águila del Tigray)… creo que aún conserva la enorme sonrisa. Fue muy emocionante compartir con él esa experiencia, creo que nosotros disfrutamos más de sus vuelos que de los nuestros propios. Ese día cuando llegamos a Sant Mary aún seguíamos volando sin parapente. Para los niños fue todo un espectáculo, después de correr en el aterrizaje a un lado y a otro siguiendo la vela, entusiasmados tocaban los equipos, se probaban el casto y rápidamente se abalanzaron sobre Oscar pidiendo que los llevase a volar también a ellos. Los ancianos que por casualidad estaban en el improvisado despegue, exclaman en tigriña que ya no les quedaba nada por ver. Desde el pueblo se veía el parapente volar, la gente salía a la calle para observar aquel extraño fenómeno.


Que Ángel es un todoterreno no es nada nuevo, todos los que lo conocen lo saben, no fue ninguna sorpresa verlo tan dispuesto a probar la experiencia de flotar en el aire sobre su amado pueblo. Como siempre, nos ayudó en todo y puso a nuestra disposición todos los medios posibles. Quiso que Efren y Kahsay fuesen partícipes, avisó a las autoridades locales, el concejal de turismo nos acompaño uno de los días. Aunque a nosotros al principio no nos lo parecía tanto, era importante poder hacerlo.

El editor de una revista especializada en parapente se ha puesto en contacto con Oscar para comunicarle que va a publicar un reportaje. Ha sido muy amable, nos ha pedido la dirección de Ángel y del Alcalde de Wukro para enviarles él directamente un ejemplar. Esperamos que pronto los aventureros pilotos de parapente sobrevuelen las laderas y campos de Etiopía.


Informe del viaje a Etiopia