Boletín 2021-13

Page 1

Boletín 2021-13 ISSN: 2676-0991

“Este boletín recoge las noticias publicadas en la prensa escrita relativas al sector de la seguridad social en la República Dominicana. Las mismas no necesariamente reflejan la opinión del Observatorio”.

Martes 11 al lunes 17 de mayo de 2021

En este boletín: 1.

2. 3. 4. 5. 6. 7.

Más de 129 mil trabajadores han quedado fuera de la Seguridad Social en RD durante la pandemia. Elevar las tarifas médicas y reducir los copagos ilegales. Una contrarreforma en la seguridad social sería catastrófica. Rechazan propuesta del CMD para que se eliminen las AFPs. Gobierno busca consenso para modificar Código de Trabajo y Seguridad Social. CNSS suspende resolución que limita pruebas PCR a una por año. Presidente ADARS dice seis ARS obtuvieron ganancias por RD$1,000 millones en 2020.

Miércoles 12 de mayo de 2021 Disponible en: https://proceso.com.do/2021/05/12/mas-de-129-mil-trabajadoreshan-quedado-fuera-de-la-seguridad-social-en-rd-durante-la-pandemia/ Autor (a): Redacción Proceso Al mes de marzo del año 2021 se encontraban registrados en el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS) 1,978,726 trabajadores, con una masa salarial de RD$53,294,702,060.7 y un salario promedio de RD$26,933.8. En comparación al mismo mes de marzo 2020, justo cuando se diagnosticó en el país el primer caso importado de Covid-19, dando inicio a la pandemia, se refleja una caída de los trabajadores activos registrados en el Sistema Único de Información y Recaudo (SUIR) presentando una disminución de -6.13% y 129,164 trabajadores. Así se establece en el informe Panorama Laboral Dominicano y Estadísticas de Recaudo a marzo 2021, publicado en el Portal de Transparencia de la Tesorería de la Seguridad Social (TSS). Hasta el mes de marzo pasado, de acuerdo con el informe, los hombres continúan figurando con mayor participación dentro del mercado laboral, contando con 54.77% de la población laboral, con una masa salarial de RD $28,835,405,489.8. Las mujeres conformaban un 45.23% de la población laboral con una masa salarial de RD$ 24,459,296,570.9. El informe destaca que en promedio las mujeres cuentan con un salario ligeramente superior a los hombres, percibiendo un salario promedio de RD$27,326.7 y los hombres de RD$26,609.4. Al 31 de marzo de 2021, los ingresos recaudados por la Tesorería de la Seguridad Social alcanzan la suma de RD$11,626,053,032.3 para un crecimiento de RD$15,459,374.4 respecto a lo recaudado para el mismo periodo del año 2020, representando un crecimiento de un 0.13%. La contribución del empleador asciende RD$3,122,918,580.9 y el aporte del trabajador a RD$7,967,386,858.8; en cuanto a penalidades (moras) el recaudo representa RD$9,929,396.4. El monto total recaudado por rubro corresponde a Seguro Familiar de Salud RD$5,536,265,020.1,

Seguro

de

Vejez,

Discapacidad

y

RD$5,553,381,362.7 y Seguro de Riesgos Laborales RD$536,406,649.5.

Sobrevivencia


PÁGINA 2 Para el mes de marzo de este año, se refleja que los trabajadores dentro del rango de edad entre 31 a 55 tienen mayor participación en el sector laboral representando el 54.96% del total de trabajadores, con un salario promedio de RD$30,581.1, seguido de los trabajadores en edades entre 18 a 30 años con una participación del 31.83% y un promedio salarial de RD$19,291.0. Del total de empleos registrados en el SDSS el 55.36% está ocupado por empleados en edad entre 31-55 años y más del 50% de estos perciben salarios de 10 mil a 30 mil pesos, seguido los empleados en edades entre 18 y 30 que conforman el 15.58% con más del 50% ganando salarios de 10 mil a 30 mil pesos. El 35.11% de los empleos en el mercado laboral perciben salarios entre 10 mil a 15 mil pesos, seguido el 30.74% de los empleos que perciben salarios entre 15 mil a 30 mil pesos y el 10.95% que tienen ingresos superiores a RD$50,000. El informe de la TSS indica que respecto a la distribución geográfica nacional del empleo, a marzo 2021, las provincias que presentan mayor participación de empleos son: Distrito Nacional con el 50.54% (1,008,551), con una masa salarial de RD$34,486,538,592.7; Santo Domingo 13.98% (274,523) con una masa salarial de RD$6,059,230,128.8; Santiago de los Caballeros 12.33% (240,179) con una masa salarial de RD$4,772,907,626.0 y La Altagracia 2.68% (54,545) con una masa salarial de RD$1,166,383,497.2.

Miércoles 12 de mayo de 2021 Disponible en: https://seguridadsocialparatodos.net/elevar-las-tarifas-medicas-y-reducir-los-copagos-ilegales/ Autor (a): Arismendi Diaz Apoyamos la revisión de los honorarios injustamente congelados, al tiempo que demandamos la reducción de los copagos millonarios ilegales. Celebramos la decisión oficial de afiliar a los trabajadores por cuenta propia al Régimen Contributivo Subsidiado ¿Cuándo los trabajadores, sus familiares y la población en general dejarán de ser las víctimas inocentes de los enfrentamientos entre el Colegio Médico Dominicano (CMD) y las autoridades nacionales y/o las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS)? ¿Es que el derecho de los médicos está por encima del derecho humano a la salud de todos? Con la vida y tranquilidad de los pacientes no se juega. Como dijo José Luis León del CONATI, “no se pueden demandar derechos, violen­tando el derecho de los demás”. El CMD debió presentar sus demandas al CNSS del cual es miembro titular, en vez de convocar a un paro en medio de una lucha a muerte contra el COVID 19. La demanda del CMD es justa, ya que la Ley 87-01 prevé la revisión periódica de las tarifas y honorarios profesionales. Pero con la suspensión de los servicios a la ARS Mapfre, los más perjudicados son sus afiliados, quienes necesitan de los servicios médicos por los cuales pagan religiosamente. La FUNDACIÓN SEGURIDAD SOCIAL PARA TODOS (FSSPT), comparte el reclamo del CMD de revisar y actualizar los honorarios y tarifas congelados, según afirman, desde hace más de 14 años. Resulta inexplicable e inaceptable que las ARS lucrativas todavía paguen 300 o 500 pesos por una consulta ambulatoria, menos de lo que cobra un plomero no especializado por una reparación simple. Celebramos la decisión de impulsar el Régimen Contributivo Subsidiado Fiel a nuestra defensa de los afiliados, nuestra FUNDACIÓN, considera que la revisión y actualización de las tarifas y honorarios, debe conllevar la reducción de los copagos ilegales que los médicos les cobran a los afiliados, porque ese gasto de bolsillo ya tiene 15 años y lejos de reducirse, cada vez resulta más oneroso, injusto y excluyente. Resulta contradictorio que el Colegio Médico y las Sociedades Médicas Especializadas exijan el cumplimiento del Art. 173 de la Ley de Seguridad Social, mientras violentan la letra y el espíritu de dicha Ley al imponer copagos millonarios. El imperio de la Ley es para todos por igual. Con razón el CMD señala que “miles de médicos no pueden emitir recetas porque las ARS les niegan un código, lo que perjudica la salud de muchos pacientes”. Pero si todos los médicos tienen derecho a prescribir recetas, ningún médico, por encumbrado que se sienta, debería rechazar a los afiliados a la seguridad social, tratándolos como a pacientes sin seguro, obligándolos a un pago mucho mayor. A igual derecho, igual deberes.


PÁGINA 3 Ojalá que Luis Miguel De Camps, Ministro de Trabajo, logre un acuerdo con el CMD, y al mismo tiempo se comprometa a que el CNSS active la Comisión Nacional de Honorarios Profesionales, que es la entidad prevista en el Art. 173 de la Ley 87-01 para establecer y revisar las tarifas mínimas que con justa razón reclama el CMD. Al arribar a los primeros 20 años de la Ley 87-01no puedo ocultar la enorme satisfacción de haber contribuido al sueño de lograr un Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS), con vocación solidaria y universal. Resulta esperanzador el anuncio de Raquel Peña, vicepresidente del país, de la decisión del presidente Luis Abinader de afiliar a los trabajadores independientes, mediante el inicio del Régimen Contributivo Subsidiado. Esta conquista social sin precedentes fue el fruto de la voluntad política de Hipólito Mejía, de la iniciativa de cientos de senadores y diputados de todos los partidos y de la capacidad de especialistas, profesionales y técnicos calificados. El haber dejado atrás cuatro décadas de exclusiones, frustraciones e incertidumbres constituye un aporte que algún día será generosamente reconocido.

Miércoles 12 de mayo de 2021 Disponible en: https://acento.com.do/opinion/una-contrarreforma-en-la-seguridad-social-seria-catastrofica8942971.html Autor (a): Bernardo Matías El camino de reforma escogido supone devolver al Estado dominicano su función de protección social, conducción y regulación del sistema. Uno de tres escenarios se puede dar en el Congreso de la República en el actual proceso de discusión para reformar la Ley de Seguridad Social (87-01): que se abran las puertas a una contrarreforma o atreverse a diseñar e implementar una reforma estructural y radical del sistema o se integren innovaciones y corrijan las distorsiones y las inviabilidades ya probadas de la ley vigente, aprovechando sus avances y aciertos. Por eso, se hace necesario que este proceso sea abierto, transparente y con un enfoque coherente de participación social. Las organizaciones sociales y políticas no deberían estar de espaldas a este escenario. La ruta que se emprenda para una nueva reforma de seguridad social debe tener preguntas filtros, como por ejemplo ¿Producirá más equidad o profundizará los abismos de exclusión social? ¿Impactará positiva o negativamente el bolsillo de las familias? ¿Contribuirá a mejorar la calidad de vida de la gente o generará más pobreza? ¿Promoverá más la solidaridad, el acceso y la cobertura a servicios de salud con calidad? ¿Fortalecerá o debilitará al Estado como responsable de los derechos de la salud y la protección social? ¿La conducción y rectoría del sistema seguirá fragmentándose y por consiguiente se debilitarán más las instituciones líderes y rectoras? ¿Reducirá la segmentación y categorización de los ciudadanos o eliminará las brechas generadoras de diferenciación social y de derechos entre los ciudadanos? Elegir el camino de una contrarreforma sería un desacierto, porque profundizaría las inequidades que por sí arrastra el actual sistema y amplificaría las exclusiones generadas por la economía dominicana en estos cincuenta años. Hemos ido construyendo una nueva sociedad, caracterizada por un acelerado crecimiento económico, pero con muy poco impacto en los indicadores de salud. Países con igual o menor ingreso per cápita, reflejan mejores resultados de salud que la República Dominicana. La economía dominicana se ha caracterizado por ser fuente de concentración de riqueza; ha empujado la ampliación de la clase media y a la vez sigue siendo altamente excluyente en los sectores más empobrecidos. En la salud, esta inequidad del modelo económico se traduce en baja inversión pública y por consiguiente en un alto gasto de bolsillo de las familias (44.7%, según OMS-2018). Trillar la ruta de la contrarreforma implica asumir la salud desde un enfoque utilitarista y economicista, en el cual se sustituyen las necesidades de salud y de derechos por el de riesgo financiero. En esta perspectiva, la salud es una mercancía donde se aplican los conceptos de mercado y de utilidad formulados por la economía de factura neoliberal. Se sustituyen los valores de equidad, universalidad y solidaridad por los de individualidad, competencia, costo-utilidades. En este enfoque se subordinan los derechos de los afiliados/as a la relación de costo-utilidad. Las propuestas de contrarreforma van dirigidas a incrementar las ganancias de los entes privados de la salud y por consiguiente a afectar negativamente el gasto de bolsillo de las familias.


PÁGINA 4 Un ejemplo de contrarreforma es continuar ampliando los llamados regímenes de excepción. Los planes de salud para pensionados y jubilados son ejemplos claros de las distorsiones que arrastran estos tipos de planes. La excepcionalidad profundiza la segmentación del derecho ciudadano y categoriza al ciudadano por niveles dentro de una pirámide social generadora de inequidades y exclusiones que en un sistema de salud se experimenta en el acceso y cobertura de servicios. La vía deseable, pero menos viable, es la de una reforma estructural del sistema. Que implique una ley totalmente nueva a la existente. Donde se asuma un modelo de salud público y universal, con muy baja intervención de los agentes privados. Un modelo donde el Estado sea el garante de la protección social, el regulador del sistema e invierta más en la salud de la población. Un modelo que elimine la segmentación y categorización de ciudadanía en regímenes fragmentados de afiliación. Un modelo que tienda más bien hacia una sola categoría de afiliación, teniendo a la persona como el centro de la salud, no la rentabilidad ni la capacidad de cotización. Un modelo de seguridad social concebido a partir del principio de ciudadanía y no de la inserción formal al mercado de trabajo, el ingreso y la capacidad de cotizar. Pero el escenario actual indica claramente que no vivimos un ambiente social y político para emprender reformas estructurales profundas con dimensiones sistémicas. Pienso que la ruta que se seguirá trillando será la misma de los últimos 20 años con algunas pequeñas reformas. Pero en esencia podríamos seguir intentando armonizar forzosamente la salud como derecho y bien social con la noción de la salud como mercancía orientada a generar rentabilidad en los entes privados del sistema. Si se elige este camino, la reforma debe estar centrada en los tres principios que dan sentido y razón de ser a un sistema de seguridad social orientada a garantizar protección al ciudadano y ciudadana: equidad, solidaridad y universalidad. En tal sentido, la reforma tiene que asumirse bajo el principio de que la equidad es un tema de bien común, de redistribución de los bienes simbólicos y materiales que produce una sociedad. Por tanto, en un sistema de salud equitativo nadie debe estar en desventaja para alcanzar las potencialidades de salud colectiva e individual. Implica la garantía de oportunidades justas en el acceso a los servicios de salud disponibles con igual calidad para todos y todas. El camino de reforma escogido supone devolver al Estado dominicano su función de protección social, conducción y regulación del sistema. Por tanto, no se puede seguir sosteniendo el sistema en una figura institucional con funciones reguladoras que implique repartirse el poder para la toma de decisiones entre los regulados y el regulador. La conducción del sistema de salud y seguridad social no puede ponerse en mano de los agentes privados. Esto es función del Estado. El Estado juega el rol fundamental de garante de la salud de la población, evitando que el mercado reproduzca sus inequidades y exclusiones. Una reforma a la ley de seguridad social deberá enfocarse a eliminar todas las distorsiones que afectan directamente el gasto de bolsillo de las familias. Por tanto se requiere de una revisión de todas las modalidades de copago existentes en los servicios de salud; descartar todo tipo de planes de salud o afiliación que estén fuera de la seguridad social; prescindir de las barreras que impiden lograr la universalidad plena en la cobertura de seguro de salud; disponer de un plan de servicios de salud adecuado a los perfiles epidemiológicos de la población y a los cambios generados en la tecnología y procedimientos médicos. De igual manera, garantizar la puesta en marcha de las estrategias de atención primaria bajo un enfoque integral; establecer regulaciones más efectivas frente a la intervención de los agentes privados de la salud, tanto para las ARS como para los prestadores de servicios de salud; establecer modelos estandarizados, justos y parametrizados de tarifarios para los PSS; implementar una estrategia de incremento gradual de la inversión pública en salud que permita disponer de una red pública que garantice servicios de calidad, más eficiencia, integralidad, coordinación y mayor capacidad resolutiva.


PÁGINA 5

Jueves 13 de mayo de 2021 Disponible en: https://listindiario.com/la-republica/2021/05/13/670229/rechazan-propuesta-del-cmd-paraque-se-eliminen-las-afps Autor (a): Redacción La Asociación Nacional de Afiliados a la Seguridad Social (ASONAFISS), rechazó la propuesta del Colegio Médico Dominicano (CMD) de que se establezca el sistema de reparto en el sistema de pensiones a los afiliados a las AFPs, por considerarla desacertada y perjudicial para la clase trabajadora. El presidente de la entidad, Joel Rodríguez, sostuvo que resultaría un absurdo que tras más de dos décadas del trabajador estar aportando a sus cuentas de capitalización en las administradoras de fondos de pensiones, se pretendan cambiar ese sistema y retomar el del IDSS el cual fracasó. También catalogó de improcedente el planteamiento de la directiva del Colegio Médico Dominicano de que sean eliminadas las Administradoras de los Fondos de Pensiones (AFP), mecanismo que tras más de dos décadas de instaurado mediante la Ley 187-01, se ha demostrado que es el adecuado para el futuro de la clase trabajadora. “La ASONAFISS considera que el planteamiento del gremio de los médicos es desacertado en el marco de que los trabajadores tienen 20 años cotizando al Sistema Dominicano de la Seguridad Social, y evidentemente cómo es posible que un gremio que lucha por sus intereses particulares pretenda cambiar “, enfatizó Joel Rodríguez. El dirigente gremial, también expresó su desacuerdo de que el sistema de pensiones de los trabajadores actualmente afiliados a las AFP, para que estos sean pensionados a través del Ministerio de Hacienda. “No se puede pretender cambiar de golpe y porrazo el actual sistema de pensiones por uno de reparto y sustituirlo que indiscutiblemente fracasó, y por lo cual la Ley 1896 fue derogada, tras el fracaso del sistema de pensiones manejado por el Estado a través del IDSS “, subrayó. Consideró que lo procedente en la actual coyuntura es abocarse al conocimiento del proyecto de modificación de la Ley General del Sistema Dominicano de la Seguridad Social, del cual está apoderada una comisión bicameral y que está celebrando vistas públicas para consensuarlo con diversos sectores.

Viernes 14 de mayo de 2021 Disponible en: https://acento.com.do/el-financiero/gobierno-busca-consenso-para-modificar-codigo-detrabajo-y-seguridad-social-8944315.html Autor (a): Servicios de Acento El Código de Trabajo, que data del 1992, tiene casi 30 años y la Ley de Seguridad Social, del 2001, cumplió 20 años en el mes de abril. De Camps, sostiene la teoría de que los esfuerzos en materia de modificar ambas piezas no han cuajado, porque se trataron de enfoques aislados. El próximo martes 18 de mayo, el Gobierno celebrará la apertura de un Pacto Social, con miras a consensuar una reforma al Código de Trabajo y la Ley 87-01 de la Seguridad Social, con la participación de "la sociedad dominicana". Sin dar muchos detalles sobre cómo funcionará esta búsqueda de consenso, el ministro de Trabajo, Miguel De Camps, adelantó parte de las iniciativas que se han estado realizando, como la celebración de reuniones, de manera separada, con trabajadores y empleadores, que fueron convocados a inicios de año para que realizaran una lista de temas a abordar prioritarios. Luego, estos temas se conocieron a lo interno del Consejo Consultivo de Trabajo, con dos coincidencias: "No se han discutido los temas dentro de cada uno de esos titulares, pero sí hay un consenso de abordar conjuntamente el Código de Trabajo y la seguridad social", especificó el ministro.


PÁGINA 6 El Código de Trabajo, que data del 1992, tiene casi 30 años y la Ley de Seguridad Social, del 2001, cumplió 20 años en el mes de abril. De Camps, sostiene la teoría de que los esfuerzos en materia de modificar ambas piezas no han cuajado, porque se trataron de enfoques aislados. Por eso, todavía quedan elementos pendientes por ejecutar y es el caso, y lo mencionó De Camps como ejemplo, de la inexistencia de un seguro de desempleo, aun cuando la Ley de Seguridad Social establece su creación en su artículo 50. "Probablemente, y estoy especulando, si la pandemia nos hubiese agarrado con un fondo como ese, de 15 o 20 años de madurez, tal vez el programa FASE (creado para los trabajadores suspendidos por la pandemia) no hubiese sido necesario...", analizó el funcionario. La convocatoria de la apertura del Pacto Social de la República Dominicana es para este martes, en el Aula Magna de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, a las 10:30 de la mañana. La iniciativa, de acuerdo con la carta de invitación firmada por el presidente Luis Abinader, pretende lograr las reformas necesarias en materia laboral y de seguridad social que actualmente demanda la sociedad dominicana.

Viernes 14 de mayo de 2021 Disponible en: https://acento.com.do/el-financiero/cnss-ordena-suspender-resolucion-que-limita-pruebaspcr-a-una-por-ano-8944350.html Autor (a): Servicio de Acento Las pruebas PCR tienen un costo de RD$4,300 y habían sido subsidiadas por el Estado hasta que el Ministerio de Salud Pública ordenara la limitación de la cobertura a solo una al año. El Consejo Nacional de Seguridad Social (CNSS) ordenó este viernes la suspensión de la resolución 00237-2021 de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) que limitaba la cobertura de pruebas PCRpara detectar la COVID-19 a una por año. Esto, a raíz de un recurso de apelación contra la referida orden, que interpuso el Colegio Médico Dominicano (CMD). El gerente general de CNSS, Félix Aracena Vargas, explicó en una carta dirigida al superintendente, Jesús Feris Iglesias, que conformó la comisión para conocer y evaluar el recurso de apelación del CMD interpuesta el pasado 26 de abril, y que esta comisión deberá presentar un informe al CNSS, "tomando en cuenta el principio de la celeridad". En la misma misiva, también solicita dar cumplimiento a la resolución No. 445-01 del CNSS, el cual ordena "la suspensión inmediata" de cualquier decisión que haya sido apelada, como sucede en este caso. En específico, la interposición del recurso de apelación suspende la medida por un plazo de 90 días. "Si en dicho plazo de 90 días de haber recibido la solicitud de suspensión, el CNSS no decidiera sobre la misma, se considerará denegada la solicitud, en cuyo caso la decisión recurrida adquirirá su efecto ejecutorio, hasta tanto el CNSS decida definitivamente sobre el recurso principal de apelación", es el mandato. Las pruebas PCR tienen un costo de RD$4,300 y habían sido subsidiadas por el Estado hasta que el Ministerio de Salud Pública ordenara la limitación de la cobertura a solo una prueba PCR al año, decisión que posteriormente fue acogida por Sisalril.


PÁGINA 7

Domingo 16 de mayo de 2021 Disponible en: https://proceso.com.do/2021/05/16/presidente-adars-dice-que-seis-ars-obtuvieronganancias-por-rd1000-millones-en-2020/ Autor (a): Edmundo Ledesma Seis Administradoras de Riesgos de Salud obtuvieron ganancias por mil millones de pesos en el 2020, año que coincidió con la pandemia del coronavirus, según el presidente de la entidad que agrupa esas prestadoras pertenecientes al sector privado. Sin embargo, José Manuel Vargas quien preside a la Asociación de Administradoras de Riesgos de Salud sostuvo que, en los tres primeros meses del presente año, esas ARS acumulado pérdidas por más de 700 millones de pesos. Vargas aclaró que la ADARS solo agrupa a seis ARS pero que las mismas tienen más del 90 por ciento de los afiliados del sector privado. Entrevistado por Héctor Herrera Cabral en el programa D´AGENDA que cada domingo se difunde por Telesistema Canal 11, el dirigente empresarial explicó que entre las ARS pública, las de autogestión, y las privadas, hay 20 prestadoras de salud en el país. Recordó que las instituciones agrupadas en la ADARS son privadas, y conforme a la Constitución de la República tienen el derecho de obtener beneficios, porque si no nadie va a invertir siete u ocho mil millones de pesos en una actividad que vaya a perder dinero. “No es como la gente piensa, al 31 de marzo de este año, los resultados nuestros son negativos en 793 millones de pesos”, aclaró. Agregó que eso se debe a que están atendiendo la necesidad de Covid a los asegurados, que no le corresponde porque esa es una responsabilidad del Estado, pero además las atenciones normales que demandan los afiliados están en un 98%, sumado a un 12 por ciento del coronavirus, a lo que se le agrega el pago de un uno por ciento al promotor de los servicios de salud, entonces se está hablando de un déficit de un 13%. “El año pasado, por ejemplo, nosotros nos ganamos RD$1,000 millones, pero nosotros cobramos 32 mil millones de cápita, y pagamos 30 mil millones de servicios de salud, entonces 500 millones de 32 mil es un 1.57 por ciento, eso es algo que está fuera del contexto de lo que es razonable”, argumentó José Manuel Vargas. Precisó que invertir en una ARS requiere de tecnología, médicos, una comunicación 24/7, en fin, implica una empresa que tiene un costo alto. “Para que las cosas fluyan, para las autorizaciones, con una celeridad que resuelven los problemas de salud a tiempo y de manera correcta a cada uno de sus afiliados”, puntualizó. Insistió en que, además de los 793 millones de pesos que han perdido en el primer trimestre de este año, en el mes de abril, aunque no han podido hacer la conciliación de las seis ARS, en dos de las que se han conciliado, pinta que la situación al 30 de ese mes es peor.


PÁGINA 8

Contacto: Dr. Eladio Pérez Antonio Coordinador Observatorio de la Seguridad Social - OSES Instituto Tecnológico de Santo Domingo – INTEC Lic. Magdalena Rathe Asesora Técnica Observatorio de la Seguridad Social - OSES Instituto Tecnológico de Santo Domingo – INTEC Dirección: Ave. Los Próceres #49, Los Jardines del Norte 10602 Santo Domingo, República Dominicana Teléfono: 809-567-9271 Ext. 396 Correo: oses@intec.edu.do

Portal Web: http://www.oses.intec.edu.do