Page 1

Solos en su propia casa Oscar Ugarte JimĂŠnez


No solo en centros para ancianos se presenta el abandono a los adultos mayores. Muchas veces en sus propias casas pueden experimentar la soledad y el olvido por parte de sus familiares.

2


Durante muchas horas al día, la televisión se convierte en la compañía, en la ventana al mundo exterior y con quien se comparte más tiempo.

3


“También hay que hacer algo por uno mismo”. No solo de la pensión de Don Francisco se puede vivir, por eso Doña Bertilia decidió trabajar vendiendo recargas de teléfonos celulares. “Con algo hay que defenderse”.

4


Este trabajo la reconforta y la hace sentir, como ella misma afirma, Ăştil. “Me distraigo y hablo con otras personasâ€?

5


Otra actividad que les gusta realizar es observar la calle, la comunidad y los vecinos

6


“Es el barrio en el que he vivido toda mi vida y todos los dĂ­as hay algo nuevoâ€?. Sentir un poco de aire y olvidarse de todo, al menos por un rato.

7


“Pero nos tenemos el uno al otro”. Con más de cuarenta años de casados uno es el sostén del otro y el apoyo para los momentos duros.

8


“Nuestra vida es un poco rutinaria, comemos siempre a las mismas horas”. En medio del pequeño comedor transcurren los momentos de alimentarse y donde se ponen al día de lo que escucharon en sus ratos afuera.

9


Algo que les preocupa es la inseguridad. “Las cosas cambian y aquí se ha vuelto peligroso”. No les queda más remedio que vivir entre rejas.

10


Cuando reciben una visita la alegrĂ­a los embarga; sin embargo muchas veces se ven ignorados por llamadas u otros asuntos de los que no los hacen parte.

11


¿Cómo cambia el semblante cuando reciben a sus hijos? El rostro serio se presenta durante muchas horas. Cuando pregunté en qué pensaba contestó “solo pienso”.

12


Con motivo del d铆a del Padre, sus hijos llegaron de visita. Las pocas horas que dur贸 la balada el rostro de Don Francisco se ilumin贸 por completo.

13


El rostro pensativo y distraĂ­do vuelve a ser parte de la escena, en los ratos que estĂĄn solos.

14


Sus sonrisas delatan que la presencia de sus seres queridos son el mejor regalo que pueden recibir, por mรกs breve que sea el encuentro.

15


Algunas labores domĂŠsticas se vuelven mĂĄs pesadas con el tiempo.

16


Muchas veces, la ayuda con los trabajos trae mĂĄs alivio emocional que fĂ­sico.

17


Cuando se estå solo hay mucho tiempo para pensar‌

18


Cuando se está acompañado es mejor cerrar los ojos y soñar.

19


Ellos son Don Francisco y Doña Bertilia. Como muchos otros adultos mayores muchas veces sufren de la soledad en su propia casa. Una pequeña visita ilumina su rostro, los días de ausencia lo van apagando. El abandono no solo está en un asilo o en las calles, muchas veces el abandono está en medio de nuestra familia y no nos damos cuenta.

20


21


22

Ensayo Final  

Ensayo Final curso de fotografia