Issuu on Google+


contenido 1. PRÓLOGO ------------------------------------------------------------------------------------------------------- 3

2. CONCEPTOS PREVIOS --------------------------------------------------------------------------------------- 5 2.1

¿A que sectores de actividad se dirige la guía?

2.2

¿ Qué se entiende por residuo?

2.3

¿Que se entiende por buenas practicas medioambientales?

3. BUENAS PRÁCTICAS RESPECTO A LOS PRODUCTORES -------------------------------------------- 9 4. BUENAS PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES EN LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA -------------------------------------------------------------------------------------------------- 13

5. BUENAS PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES EN LA GESTIÓN DE LOS RESIDUOS PARA LOS TRABAJADORES ------------------------------------------------------------------------------------------------- 17 5.1

Buenas prácticas en la recogida y transporte de residuos no peligrosos

5.2

Buenas prácticas en la recogida y transporte de residuos peligrosos

5.3

Buenas prácticas en el tratamiento y eliminación de residuos no peligrosos y peligrosos

5.4

Buenas prácticas en el almacenamiento de los residuos

5.5

Buenas prácticas en la recogida y tratamiento de aguas residuales

5.6

Buenas prácticas en las actividades de oficina

6. LEGISLACIÓN APLICABLE AL SECTOR DE GESTIÓN DE RESIDUOS ----------------------------- 34 7. ENLACES DE INTERÉS -------------------------------------------------------------------------------------- 36

1


Cofinanciado por:

UNIĂ“N EUROPEA FONDO SOCIAL EUROPEO El Fondo Social Europeo invierte en tu futuro

Solicita y gestiona

Colaboran


prólogo La Guía de Buenas Prácticas Medioambientales, proyecto HÁBITAT, es una guía para las entidades y trabajadores del Sector de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha, donde se recopila “cómo trabajar” en beneficio del Medio Ambiente. Esta Guía surge por iniciativa de la Federación de Actividades Diversas de Comisiones Obreras, en colaboración con Formar y Seleccionar S.L y Formar-Se Estrategias; con la intención de promover la sensibilización medioambiental de las empresas y trabajadores del Sector de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha. Su elaboración y difusión ha sido posible en el marco de la Acción de Apoyo y de Acompañamiento a la Formación en el ámbito territorial de Castilla-La Mancha para el ejercicio 2009; concedida por la Dirección General de Formación de la Consejería de Trabajo y Empleo, y cofinanciada por el Servicio Público de Empleo de la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha (SEPECAM) y por el Fondo Social Europeo. El FSE tiene por misión contribuir al desarrollo del empleo, impulsando la empleabilidad, el espíritu de empresa, la adaptabilidad, la igualdad de oportunidades y la inversión en recursos humanos. Para la elaboración de la presente Guía se ha contado con la participación de expertos y trabajadores del Sector de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha en la realización de diferentes técnicas cualitativas (Entrevistas, Grupos de Trabajo, Prueba Piloto), quienes informaron de las buenas prácticas medioambientales desde una óptica real, profesional y práctica. Para finalizar queremos agradecer la colaboración de todas aquellas empresas del Sector de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha y expertos en Medio Ambiente que han contribuido al buen desarrollo de la presente Guía.

3


2. Conceptos previos

2.1 ¿A qué sectores de actividad se dirige la guía?

Las buenas prácticas que contiene la presente GUÍA están dirigidas a las entidades castellano-manchegas que desarrollan su actividad en el Sector de Gestión de Residuos en alguna de los siguientes subsectores de actividad:

RECOGIDA Y TRANSPORTE de Residuos Peligrosos y no Peligrosos

RECOGIDA Y TRATAMIENTO de Aguas Residuales

TRATAMIENTO Y ELIMINACIÓN de Residuos Peligrosos y no Peligrosos

SEPARACIÓN, Clasificación y/o Valorización de materiales Actividades de

DESCONTAMINACIÓN y otros servicios de GESTIÓN de Residuos

5


La implantación de las Buenas Prácticas Medioambientales en el Sector de Gestión de Residuos a través de la Guía, tiene como objetivos: Que el Sector adquiera

responsabilidad

en materia de protección ambiental

en la empresa. Ofrecer un mosaico de

ideas, sugerencias y propuestas para que la

educación ambiental contribuya a mejorar la paricipación de los mismos en la prevención y resolución de los problemas ambientales del día a día laboral. Pretende ser clara y atractiva, de fácil utilización y accesible para sus usuarios, conteniendo la información más relevante relativa a las buenas

prácticas medioambientales.

Del mismo modo, en materia medioambiental persigue los siguientes fines: Sensibilizar a los trabajadores en esta materia lo que redundará en una mayor

concienciación hacia el Medio Ambiente. Minimizar el consumo de agua y de energía en el desarrollo de los procesos productivos de las empresas del Sector.

Reducir, en la medida de lo posible, el impacto acústico que actualmente producen las instalaciones de Gestión de Residuos.

Disminuir la generación de residuos asociados a los pasos intermedios de los diferentes procesos productivos de Gestión de Residuos.

6


2.2 ¿Qué se entiende por residuo?

Según

la

Ley

10/1998,

se

entiende

por

residuo

cualquier sustancia u objeto del cual su poseedor se desprende o del que tenga la intención u obligación de desprenderse. A partir de aquí se distinguen los siguientes tipos de residuos:

RESIDUOS PELIGROSOS

RESIDUOS NO PELIGROSOS

Es aquel residuo líquido o sólido,

Los Residuos urbanos o municipales

ya sea biológico, químico o de

son aquellos residuos no peligrosos

otra naturaleza que provoque

generados

daño a la salud humana y/o al

particulares, comercios, oficinas

Medio Ambiente. Son aquellos

y

que figuran en la lista de residuos

la

peligrosos aprobada por el Real

los procedentes de la limpieza

Decreto 952/1997, así como los

de vías públicas, zonas verdes,

recipientes y envases que los

áreas

hayan contenido. En todo caso,

animales

tendrán

así

esta

consideración

en

servicios.

los

También

consideración

tendrán

de

recreativas

como

domicilios

residuos

y

domésticos muebles,

playas; muertos,

enseres

y

los que figuren en el Catálogo

vehículos abandonados; residuos

Europeo

y

de

Residuos

(CER),

escombros

procedentes

de

aprobado por las Instituciones

obras menores de construcción y

Comunitarias.

reparación domiciliaria.

De acuerdo con estas definiciones los residuos industriales no peligrosos, no pertenecen ni al grupo de los residuos urbanos o municipales ni al grupo de los residuos peligrosos, configurando dada su importancia un tercer grupo, diferenciado de los anteriores, “no definido legalmente” de residuos no peligrosos generados en la industria. No obstante, estos residuos quedan englobados en un grupo aparte, porque se les ha considerado como asimilables a urbanos .

7


2.3 ¿Qué no se considera residuo?

Según la Directiva 2008/98, no tendrán consideración de residuos, los materiales, objetos o sustancias usados cuyo destino sea la reutilización, es decir, “cualquier operación mediante la cual productos o componentes que no sean residuos se utilizan de nuevo con la misma finalidad para como

la

que

“la

fueron

concebidos”,

operación

de

así

valorización

consistente en la comprobación, limpieza o reparación, mediante la cual productos o

componentes

de

productos

que

se

hayan convertido en residuos se preparan para que puedan reutilizarse sin ninguna otra transformación previa”.

2.4 ¿Qué se entiende por buenas prácticas medioambientales? Las buenas prácticas medioambientales son aquellas acciones que en su formulación y ejecución contemplan la globalidad de posibles repercusiones ambientales derivadas de su ejecución. Estas acciones, que necesitan ser asumidas por la empresa y los trabajadores previamente a su aplicación, aportarán a la empresa una gran rentabilidad optimizando los procesos, mejorando la salud en el trabajo y la imagen de la actividad desarrollada por la empresa y por el Sector en general. Se debe tener en cuenta que es más sencillo y menos costoso pensar en cómo desarrollar las tareas de forma medioambientalmente correcta, que corregirlas una vez efectuadas. En definitiva, las buenas prácticas son un conjunto de conductas, comportamientos, actitudes, cambios organizativos y operacionales que redundan en una minimización del impacto ambiental de la actividad.

8


3. Buenas prácticas respecto a los productores

Según la Directiva 2008/98/CE del PARLAMENTO EUROPEO y del CONSEJO, El productor de residuos es cualquier persona cuya actividad produzca residuos (productor inicial de residuos) o cualquier persona que efectúe operaciones de tratamiento previo, de mezcla o de otro tipo que ocasionen un cambio de naturaleza o de composición de esos residuos. Según la Directiva 2008/98 del PARLAMENTO EUROPEO y del CONSEJO, el Principio de Quien Contamina paga es un principio rector a escala europea e internacional. El productor de los residuos y el poseedor de los residuos debe gestionarlos de forma que garantice un alto nivel de protección del medio ambiente y de la salud humana.

Casi todas las empresas del Sector tienen contacto directo con los productores particulares o industriales de residuos. Normalmente la actividad de una empresa del Sector de Gestión de Residuos no tiene una influencia directa con el desempeño medioambiental del productor de los residuos, sea de carácter industrial/empresarial o particular. No obstante, si su empresa se encuentra en contacto directo con estos productores, puede desarrollar con ellos una labor INFORMATIVA

/ EDUCATIVA que a medio o largo plazo modifique su desempeño medioambiental, y en último término permita simplificar y optimizar los procesos compartidos con estos productores. Esta actuación permitirá reducir los tiempos de proceso y los recursos implicados en la gestión de los residuos de estos productores. Asimismo, la gestión medioambientalmente correcta de este productor disminuirá la posibilidad de sanciones económicas para su empresa como gestora de los residuos.

9


El productor forma parte del impacto medioambiental del propio residuo. En este sentido, el mal acondicionamiento del residuo repercute directamente en la actividad del Gestor que recoge, transporta o manipula el mismo.

Para prevenir este MAL ACONDICIONAMIENTO DEL RESIDUO, le proponemos una serie de buenas prácticas para SENSIBILIZAR al PRODUCTOR (particular o empresa) con el que trabaja su empresa gestora de residuos:

En cuanto a la MANIPULACIÓN DE LOS RESIDUOS las buenas prácticas que usted puede desarrollar para mejorar el desempeño medioambiental de los productores son las siguientes :

Asesorarle en materia LEGISLATIVA, acorde al tipo de residuo que gestiona, peligroso o no peligroso, para que conozca cómo ha de manipular los residuos que produce. Proporcionarle la lista Europea de Residuos (LER) para la correcta CARACTERIZACIÓN de los residuos. Informarle de la importancia de cumplimentar de forma exhaustiva y correcta una FICHA DE SEGURIDAD de los productos que han intervenido en la formación de los residuos. Comunicarle el procedimiento y beneficios de desarrollar un registro exhaustivo de los residuos; a través de un INVENTARIO de todos los residuos generados. (indicando el nombre del residuo, la cantidad generada, la naturaleza, el origen, el destino, transporte y método de valorización o eliminación); teniendo en cuenta que todo residuo potencialmente reciclable o valorizable deberá ser destinado a estos fines, evitando su eliminación en todos los casos posibles.

10


Recordarle que NO HA DE MEZCLAR los residuos, especialmente si dentro de su proceso productivo se generan residuos peligrosos.

En la producción de residuos líquidos peligrosos es esencial reclamar al productor la realización de una ANALÍTICA del residuo producido por su empresa. Si el productor no tiene prevista la realización de estos análisis dentro de su proceso productivo se le puede ofrecer este servicio a través de laboratorios propios o externos a su entidad.

Para facilitar el proceso de caracterización es primordial RECOPILAR TODA LA INFORMACIÓN RELEVANTE sobre el residuo que se va a caracterizar. Es asimilable realizar un historial del proceso que ha seguido el residuo, desde que comienza a formarse hasta que es retirado con el fin de ser

eliminado. Este proceso

de recopilación servirá para tener una idea general de la composición de dicho residuo y que sirva de punto de partida y guía para diseñar la CARACTERIZACIÓN y definir qué parámetros son los que se deben analizar. La caracterización analítica de un residuo se hace necesaria cuando se desconoce la tipología del residuo para su correcta gestión, es decir, cuando se tienen dudas sobre la peligrosidad de un residuo y la empresa no pueda justificarlo con medios propios. Generalmente se recurre a esta opción cuando a través de las fichas de seguridad no se ha obtenido información concluyente o se trate de un residuo que provenga de reacciones o mezclas que no han sido controladas. El cumplimiento de estas buenas prácticas medioambientales implica que entre usted y el productor se establezca y fomente un CANAL DE INFORMACIÓN óptimo que le permita compartir información acerca de la procedencia de los residuos, de las materias primas utilizadas, posibles mezclas, etc.

11


Si el productor sólo ALMACENA residuos, las buenas prácticas que se deberían seguir son :

Informarle acerca de que está obligado a ETIQUETAR los residuos peligrosos y no peligrosos, acorde a la LER.(lLista Europea de Residuos) Aconsejarle, en caso de que genere grandes cantidades de residuos, la adquisición de TANQUES de gran capacidad en lugar de recipientes menores, para que en una única retirada puedan llenar un camión cisterna, de manera que se reduzca la frecuencia de recogidas, y por ende se disminuyan los costes de gestión. Si son productores de grandes cantidades de residuos sólidos como papel/cartón o plástico, recomendarle que utilicen COMPACTADORAS. Entregarle, o aconsejarle que adquieran, una cantidad mayor de RECIPIENTES de los que necesita, para asegurar las puntas de generación de residuos. Recordarle que debe guardar la DOCUMENTACIÓN relativa a la entrega de los residuos al gestor, durante al menos 5 años (documentación de cambio de titularidad), así como toda la documentación de control y seguimiento.

Si el productor almacena correctamente los residuos, usted, como gestor podrá recogerlos en buenas condiciones, lo que redundará de forma beneficiosa en la gestión, transporte, y el posterior tratamiento de los RESIDUOS. Con ello agilizará su proceso y en último término se traducirá en un beneficio económico.

12


4. Buenas prácticas medioambientales en la gestión de los residuos - RESPONSABILIDAD DE LA EMPRESA

Las empresas de Gestión de Residuos de Castilla-La Mancha pueden actuar en beneficio del medio ambiente mejorando su desempeño en la gestión de los residuos peligrosos y no peligrosos. Estas actuaciones medioambientalmente correctas por parte de las empresas gestoras (donde Ud., trabaja) se sintetizan en una serie de buenas prácticas. A continuación se explicarán en detalle las “buenas prácticas medioambientales” que usted como empresa perteneciente al Sector de Gestión de Residuos debería cumplir:

a los trabajadores de su empresa en sensibilización medioambiental con el objetivo de fomentar cambios individuales y empresariales que provoquen la mejora ambiental y un desarrollo sostenible en el sector. Las actuaciones concretas que se deberían desarrollar son: Programar, planificar y desarrollar ACCIONES FORMATIVAS EN SENSIBILIZACIÓN MEDIOAMBIENTAL, que permitan que el trabajador interiorice el posible impacto ambiental en el desarrollo de sus tareas, asumiendo una actitud crítica de mejora hacia el medio ambiente. La formación se debería impartir tanto a nivel individual en su puesto de trabajo y en función de las tareas atribuidas, como a nivel global, en relación con su actitud frente a cualquier práctica medioambiental general que se aplique en el centro de trabajo. Informar al trabajador de los BENEFICIOS ECONÓMICOS, PRODUCTIVOS Y MEDIOAMBIENTALES que produce el cumplimento de las buenas prácticas, (por ejemplo, prácticas como concienciar al personal para que desconecte las luces y los equipos cuando no sean necesarios permitirán a la larga consolidar el ahorro de energía y reducir costes, y por lo tanto contribuir a la conservación del ecosistema).

13


Orientar

a

los

CONOCIMIENTO

trabajadores DE

LAS

en

el

DIFERENTES

NORMATIVAS que regulan el Sector de Gestión de Residuos, y específicamente en las leyes que atañen a las actividades que desarrollan. Comunicar a los trabajadores la TIPOLOGÍA DE RESIDUOS, PELIGROSOS Y NO PELIGROSOS para cuya gestión está autorizado su empresa, o bien diseñar manuales donde se contemple esta información. Ubicar un BUZÓN DE SUGERENCIAS para recoger todas las ideas de los trabajadores en cuanto a la mejora de procesos, procedimientos de trabajo, comportamientos, que supongan un incremento en la mejora del medio ambiente.

RESULTADOS QUE PRODUCIRÁN LA FORMACIÓN E INFORMACIÓN A LOS TRABAJADORES:

Los trabajadores son los agentes más activos para la implantación de las buenas prácticas, dado que la mayoría de las veces ellos mismos son los primeros que detectan la necesidad de un cambio hacia un comportamiento más respetuoso con el medio ambiente. Conservar que los mandos intermedios y/o los directivos de la empresa desarrollen sus tareas protegiendo el medioambiente; demostrando con ello que la empresa desarrolla sus actividades teniendo en cuenta la protección de la naturaleza, y en definitiva siendo un EJEMPLO para el trabajador. Realizar periódicamente REUNIONES con los jefes de equipo sobre el estado de aplicación de las buenas prácticas medioambientales, para favorecer la determinación y la evaluación de la puesta en marcha de las mismas.

14


Fomentar la PARTICIPACIÓN de los trabajadores en los temas de gestión medioambiental de la empresa a través de los Delegados de Medio Ambiente (o en su defecto Delegados de Prevención), como sus representantes e interlocutores Negociar la creación de un COMITÉ DE MEDIO AMBIENTE, compuesto por la empresa y los trabajadores, donde se debatan las Buenas Prácticas Medioambientales y su aplicación con la colaboración de todas las partes. Proponer la figura de un DELEGADO MEDIOAMBIENTAL, proporcionando a las empresas y trabajadores una óptica de trabajo medioambientalmente correcta en el desarrollo de las tareas del día a día. Concienciar a todos los integrantes del proceso productivo de gestión de residuos de que se ha de ACEPTAR el residuo en base al tipo de autorización concedida por la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-La Mancha. Es decir, se admitirán los residuos que coincidan con la naturaleza del tipo/s de residuos que la entidad gestora autorizada para gestionar. Fomentar que la empresa se certifique en alguna certificación de carácter ambiental : Sistemas de Gestión Medioambiental (SIGMA), ISO 14001, Reglamento EMAS(Sistema comunitario de eco-gestión y eco-auditoria) para propiciar cambios en los procesos productivos dirigidos a la mejora de las prácticas medioambientales y fomentar un cambio de cultura centrado en la concepción del MEDIO AMBIENTE COMO UNA OPORTUNIDAD PARA EVOLUCIONAR, intentando incorporar las estrategias ambientales en el desarrollo de sus procesos productivos, a través de la puesta en marcha de buenas prácticas medioambientales. Alternativamente las empresas pueden desarrollar una auditoría medioambiental, como instrumento de gestión de carácter correctivo en la empresa que, de acuerdo con el Reglamento 1836/93 de la Unión Europea, comprende una evaluación sistemática, documentada, periódica y objetiva de la eficacia de la organización, el sistema de gestión y procedimientos destinados a la protección del medio ambiente; así como el análisis de los riesgos medioambientales en instalaciones de tratamiento.

15


La realización de las buenas prácticas medioambientales no complica ni dificultan los procesos y conllevan una alta rentabilidad económica y medioambiental. No obstante el desarrollo de buenas prácticas sólo es posible si se hace partícipe a los trabajadores como elementos claves en la implicación de la empresa en el compromiso de protección del medio ambiente.

16


5. Buenas prácticas medioambientales en la gestión de los residuos en el ambito de responsabilidad de sus trabajadores

Las buenas prácticas medioambientales se constituyen la mayoría de las veces en prácticas sencillas, de bajo coste, de fácil aplicación y con resultados medibles, pero sí requieren la implicación de toda la empresa: directivos, mandos intermedios y trabajadores en general, tanto en su nivel organizativo como en sus actitudes.

5.1 Buenas prácticas en la recogida y transporte de residuos no peligrosos

¿Qué comprende la Actividad de Recogida y transporte de Residuos NO peligrosos? Según la Ley 10/1998, el gestor de residuos es la persona o entidad, pública

o

privada,

que

realice

cualquiera de las operaciones que componen la gestión del residuo, peligroso o no peligroso, sea o no el productor de los mismos. En cuanto a la recogida del residuo se entiende como toda operación consistente en recoger, clasificar, agrupar o preparar residuos para su transporte. La recogida en la que un flujo de residuos se mantiene por separado, según su tipo y naturaleza, para facilitar un tratamiento específico.

17


En este proceso se debe sensibilizar, informar y formar a los trabajadores con el objeto de que:

PROCESO PRODUCTIVO DE LA RECOGIDA Y TRANSPORTE DE RESIDUOS NO PELIGROSOS Y PELIGROSOS

AJENO AL PROCESO Generaci贸n del residuo no peligroso o peligroso

Residuos domiciliarios RECOGIDA EN EL CONTENEDOR

Residuos industriales DEMANDA DEL CLIENTE PARA LA RECOGIDA Planta de tratamiento (Reciclaje)

RECOGIDA DEL RESIDUO NO PELIGROSO / PELIGROSO

TRANSPORTE DEL RESIDUO NO PELIGROSO / PELIGROSO

DESCARGA DEL RESIDUO

Estaci贸n de transferencia

(almacenamiento)

Vertedero (Rechazo)

18


En el uso de CONTENEDORES…. No recoja los residuos urbanos y/o industriales que no estén bien clasificados por el productor. Cuando recoja residuos urbanos en

contenedores

ubicados

en

las vías públicas, vacíe todo su contenido de tal manera que no queden desperdicios y además sitúe el

contenedor

en

una

ubicación

correcta. Si los contenedores no están en buen estado, lo comunique a su empresa, así evitará que se desprenda algún tipo de residuo. Si limpia los contenedores, haga un uso eficaz del agua.

En la RECOGIDA de los residuos NO peligrosos…. Si en la recogida detecta residuos de diferente naturaleza, no los mezcle con los que ya ha recogido y avise al Gestor de Residuos que corresponda, para que éste se encargue de su recogida. En la recogida de residuos urbanos/industriales y previo al abandono del punto de recogida del residuo, realice las labores de limpieza pertinentes, impidiendo una mezcla de residuos que dificulten o imposibiliten su gestión.

19


En el TRANSPORTE de los residuos NO peligrosos …. Si forma parte de la organización de las rutas de recogida, optimice los recorridos, evitando desplazamientos innecesarios, con el consiguiente ahorro de tiempo y combustible. Proponga a la empresa realizar un mantenimiento preventivo del vehículo: revisiones del motor, no

retrasar

los

cambios de aceite y filtros y controlar al menos una vez al mes que la presión de

los

neumáticos

s e a

la correcta.

Si limpia los vehículos, realice un buen uso eficiente del agua. Si es el conductor del vehículo que recoge los residuos, conduzca de forma ecológica, siguiendo los siguientes consejos: Disminución de la contaminación acústica: controlando la velocidad de circulación de la forma más uniforme posible y evitando frenazos bruscos. En las reducciones es aconsejable ir parando el vehículo con el freno y reducir en el último momento. Reducción del consumo de combustible; poniendo una marcha larga y dejando que el automóvil ruede con ella sin acelerar. De esta forma el movimiento de las ruedas mantendrá el motor en marcha y, a más de 20 km/h, el consumo de gasolina será nulo. Ahorro energético: utilizar los elementos del sistema eléctrico como el aire acondicionado sólo cuando sean imprescindibles y a temperaturas moderadas. Asesore y dirija a la empresa desde su experiencia para la compra de vehículos ecológicos.

20


Para evitar posibles accidentes, verifique el correcto estacionamiento del vehículo en las vías públicas. Y en la parte final del proceso, en la DESCARGA del residuo… En el transporte de los vehículos, asegure bien los residuos para evitar caídas de los mismos. Deposite industriales

los en

residuos el

urbanos/

destino

final

correspondiente, para evitar la mezcla de los mismos. Si en la descarga localiza residuos de diferente naturaleza de los que transporta, notifiquelo para que sea gestionado de forma correcta. Evite el vertido a la red general del alcantarillado de residuos que puedan reaccionar en contacto con el agua y el aire.

21


5.2 Buenas prácticas en la recogida y transporte de residuos peligrosos En este proceso se debe sensibilizar, informar y formar a los trabajadores para que: En la RECOGIDA de los Residuos Peligrosos… Compruebe que los residuos están depositados en los contenedores correspondientes a la peligrosidad del mismo. Recoja únicamente los residuos que han sido analizados previamente y, por tanto, caracterizados. En la carga del residuo peligroso, evite los posibles vertidos y/o caídas que puedan generar un impacto medioambiental. En el caso de que se producza un vertido, haga un buen uso del los materiales absorbentes como pueden ser, sepiolita, mantas y almohadas absorbentes, para evitar que se contamine y que sean filtrados por el terreno. Si se detectan residuos de diferente naturaleza, no los mezcle con los que usted recoge. Avise al Gestor de Residuos que corresponda para su recogida.

22


En cuanto al TRANSPORTE de los Residuos Peligrosos …. Si forma parte de la organización de las rutas de recogida, optimice los recorridos, evitando desplazamientos innecesarios, con el consiguiente ahorro de tiempo y combustible. El estudio logístico previo es muy importante. Proponga a la empresa realizar un mantenimiento preventivo del vehículo: revisiones del motor, no retrasar los cambios de aceite y filtros y controlar al menos una vez al mes que la presión de los neumáticos sea la correcta. Si limpia los vehículos, realice un buen uso eficiente del agua. Si es el conductor del vehículo que recoge los residuos, conduzca de forma ecológica, siguiendo los siguientes consejos: Disminución de la contaminación acústica: a través del control de la velocidad de circulación lo más uniforme posible, evitando frenazos bruscos. Por lo que en las reducciones es aconsejable ir parando el vehículo con el freno y reducir en el último momento. Reducción del consumo de combustible; poner una marcha larga y dejar que el automóvil ruede con ella sin acelerar. De esta forma el movimiento de las ruedas mantendrá el motor en marcha y, a más de 20 km/h, el consumo de gasolina será nulo. Ahorro energético: utilizar los elementos del sistema eléctrico como el aire acondicionado sólo cuando sean imprescindibles y a temperaturas moderadas. Asesore a la empresa en las ventajas de compra de vehículos ecológicos

23


Y en la parte final del proceso, en la DESCARGA del residuo… Deposite los residuos peligroso en el destino final correspondiente, para evitar la mezcla de los mismos. Si en la descarga localiza residuos de diferente naturaleza del que gestiona, notifíquelo para que sea gestionado de forma correcta.

5.3 Buenas prácticas en el tratamiento y eliminación de residuos no peligrosos y peligrosos

¿Qué comprende la Actividad de Tratamiento y eliminación de Residuos no Peligrosos y Peligrosos? El proceso de tratamiento y eliminación de los residuos consiste en extraer materiales o sustancias que podrán volver a introducirse en el ciclo productivo, generándose de este modo una reducción en el consumo de recursos y de emisiones de gases de efecto invernadero.

Según la Directiva 2008/98 del PARLAMENTO EUROPEO y del CONSEJO el tratamiento de los residuos consiste en las operaciones de valorización o eliminación, incluida la preparación anterior a la valorización o eliminación. Por tanto, la valorización es cualquier operación cuyo resultado principal sea que el residuo sirva a una finalidad útil al sustituir a otros materiales que de otro modo se habrían utilizado para cumplir una función particular, o que el residuo sea preparado para cumplir esa función, en la instalación o en la economía en general. En este sentido, la operación de valorización consistente en la comprobación, limpieza o reparación, mediante la cual productos o componentes de productos que se hayan convertido en residuos se preparan para que puedan reutilizarse sin ninguna otra transformación previa. Considerando además que es importante favorecer la valorización de los residuos y la utilización de materiales valorizados a fin de preservar los recursos naturales.

24


Para profundizar en las buenas prácticas medioambientales del proceso productivo de tratamiento y eliminación de residuos peligrosos y no peligrosos se expone el siguiente gráfico

PROCESO PRODUCTIVO DEL TRATAMIENTO Y ELIMINACIÓN DE RESIDUOS PELIGROSOS Y NO PELIGROSOS Transporte

Almacen o Gestor intermedio

ACEPTACIÓN DEL RESIDUO EN LA PLANTA DE TRATAMIENTO

SEPARACIÓN MECÁNICA

SEPARACIÓN MANUAL

ENVIO A PLANTA DE VALORIZACIÓN

DESCONTAMINACIÓN DEL RESIDUO PELIGROSO

EXTRACCIÓN DE MATERIALES EN RESIDUOS NO PELIGROSOS

ENVIO A VERTEDERO

ELIMINACIÓN (Incineración)

Introducción de materiales en otros procesos productivos

25


En este proceso se debe sensibilizar, informar y formar al trabajador con el objeto de que : En las INSTALACIONES de la planta de tratamiento: Informe a la empresa de la necesidad de realizar un mantenimiento preventivo periódico de la maquinaria, para evitar posibles fugas, derrames, etc. No

olvide

mantener

las

instalaciones

limpias

para

evitar

una

posible

contaminación ambiental. El encargado de la limpieza de las máquinas incluye las instrucciones necesarias, indicando el sistema de limpieza óptimo: manguera de alta o baja presión, cantidad de detergente, tiempo necesario, frecuencia, método de recogida y eliminación de aguas residuales, etc. En la aceptación del residuo que se va a TRATAR Y/O ELIMINAR debe saber que: Previamente a la recogida es aconsejable coordinar los diferentes almacenamientos de residuos para que en una sola recogida puedan llevarse la máxima cantidad posible de residuos aprovechando al máximo el servicio. Si el almacén es propio del productor de los residuos, o bien de una empresa externa encargada del almacenaje, exíjale que caracterice correctamente los residuos, teniendo en cuenta el tiempo y el modo de almacenamiento de los mismos. En caso de ser un residuo peligroso ha de cumplir lo que marca la normativa (véase en el apartado de legislación). En la parte clave del proceso es la SELECCIÓN MECÁNICA Y/O MANUAL DEL RESIDUO (dependiendo de su naturaleza). Aunque la tarea esté previamente planificada, puede actuar de forma ambientalmente correcta, siguiendo las siguientes pautas: Apague las máquinas cuando no esten en uso para lograr una máxima optimización. (siempre y cuando el apagado y encendido sea rentable)

26


Si los residuos tienen como destino el VERTEDERO y su trabajo tiene relación con esta instalación ha de saber que... Si trabaja en un vertedero, en la aceptación del residuo debe confirmar que el vertedero está autorizado para recoger ese tipo de residuo. Para optimizar el espacio en el vertedero utilice los medios adecuados para compactar mejor los residuos.

5.4 Buenas prácticas en el almacenamiento de los residuos

¿Qué comprende la Actividad de Almacenamiento de los Residuos peligrosos y no peligrosos? El almacenamiento hace referencia al depósito temporal de residuos, con carácter previo a su valorización o eliminación, por tiempo inferior a dos años o a seis meses si se trata de residuos peligrosos, o bien el acondicionamiento para su posterior traslado a las plantas de tratamiento para su valorización o bien a vertedero para su eliminación.

En este proceso se debe sensibilizar, informar y formar a los trabajadores para que: En el USO DE ENVASES que contienen los residuos peligrosos y/o no peligrosos...

En el uso de envases herméticos, sería recomendable acomodarlos sobre suelo estanco, y preferiblemente en espacios cerrados En el uso de los recipientes protegerlo para evitar riesgos asociados a su caída, rotura y derrame de lo contenido en su interior, sea o no residuo peligroso. Periódicamente realice observaciones sobre las condiciones de almacenamiento, con el fin de detectar la presencia de fugas o emanaciones que delaten un incorrecto envasado de los mismos.

27


En las ZONAS de almacenamiento… En el almacén diferencia áreas para cada tipología de residuo peligroso, especialmente en el caso de incompatibilidad físico-química y para evitar mezcla de residuos valorizables con aquellos que puedan dificultar su valorización en caso de vertidos o situaciones accidentales. Limite la cantidad de residuos almacenados, pudiendo evitar riesgos mayores. Lleve un inventario actualizado de las cantidades almacenadas con el fin de no exceder el periodo máximo de almacenamiento; recuerde lo que señala la ley en el almacenaje de residuos peligrosos (véase el apartado legislativo) Acondicione el almacén de tal forma que evite el arrastre por lluvia, viento o nieve de las sustancias contaminantes, así como la contaminación del suelo que puedan ocasionar los residuos peligrosos. Si trabaja en almacenamientos interiores, posibilite una ventilación natural o artificial para evitar la acumulación de vapores peligrosos. Haga uso de los sistemas de retención para evitar los derrames, y en caso de que estos se produzcan, use los medios adecuados para contenerlos, sobre todo si son residuos peligrosos.

28


GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS MEDIOAMBIENTALES EN EL SECTOR DE GESTIÓN DE RESIDUOS DE CASTILLA-LA MANCHA

5.5 Buenas prácticas en el recogida y tratamiento de aguas residuales

¿Qué comprende la Actividad de Tratamiento de Aguas Residuales? Las aguas residuales corresponden a la mezcla de aguas domésticas e industriales. En todo caso, están constituidas por todas aquellas aguas que son conducidas por el alcantarillado e incluyen, a veces, las aguas de lluvia y las infiltraciones de agua del terreno. Las estaciones de Depuración de Aguas Residuales degradan la materia orgánica presente en el agua por medio de un proceso biológico, bien sea por proceso de fangos activados (recirculación de fangos) y aireación prolongada, o por lecho bacteriano (cultivo bacteriano fijo), que trata de conseguir un efluente final que se pueda verter al medio natural con las debidas garantías sanitarias y medioambientales.

PROCESO PRODUCTIVO DE LA RECOGIDA Y TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES

AJENO AL PROCESO

Generación del residuo y deposito en el agua

REDUCCIÓN DE ACEITES, GRASAS, ARENAS Y SÓLIDOS GRUESOS TRATAMIENTO PRIMARIO SEDIMENTACIÓN Y FILTRACIÓN DE SÓLIDOS A TRAVÉS DE REJILLAS

Tratamiento biológico para reducir el contenido de materia orgánica de las aguas, disminuir su contenido en nutrientes y eliminar los patógenos y parásitos, presentes en los sólidos.

Etapa final para aumentar la calidad del efluente según el estándar requerido antes de ser descargado al ambiente receptor (aguas abiertas)

TRATAMIENTO SECUNDARIO

(Digestión anaeróbica, digestión aeróbica y abonamiento)

AGUA DEPURADA

TRATAMIENTO TERCIARIO

29


En el PRE-TRATAMIENTO de las aguas residuales… En el proceso de separación de los residuos, que son fácilmente separables, unifique los residuos según su naturaleza, evitando mezclas de residuos, aún más si son residuos líquidos o sólidos peligrosos. En la extracción de gruesos mediante cuchara bivalva, escurra bien la cuchara, lo que le permitirá ahorrar agua. Si manipula productos químicos optimice el uso de los mismos. En el TRATAMIENTO SECUNDARIO de las aguas residuales Si se encarga del tratamiento biológico de las aguas residuales, asegúrese de que se hayan eliminado al máximo los patógenos y los parásitos, realizado a través del proceso aeróbico y anaeróbico. * Utilice tratamiento anaeróbico, ya que se puede producir una menor cantidad de lodo (el 20% en comparación con un sistema de lodos activos), pudiendo disponer de este como abono y mejorador de suelos. En el tratamiento de aguas residuales recuerde que se puede reducir el contenido de grasas y de materia orgánica en suspensión. En las INSTALACIONES… Si se encarga de las instalaciones, manténgalas en buenas condiciones, evitando residuos en los alrededores. Comunique a su empresa que es preciso el mantenimiento preventivo periódico de los equipos de tratamiento de aguas residuales. Recuerde controlar la maquinaria para evitar las fugas en los depósitos de agua, realizando inspecciones periódicas. Planifique los bombeos del agua previos al inicio de tratamiento de las aguas residuales, reduciendo el consumo de energía. Si la maquinaria es altamente ruidosa, informe a la empresa del uso de la misma en las horas de menor actividad del entorno.

30

* El proceso anaeróbico consiste en una serie de procesos microbiológicos que ocurren dentro de un recipiente hermético, que realizan la digestión de la materia orgánica con producción de metano. Pueden intervenir diferentes tipos de microorganismos, pero es desarrollado principalmente por bacterias


5.6 Buenas prácticas en las actividades de oficina

En el USO DEL AGUA, las buenas prácticas en oficina son: Cierre los grifos de agua cuando no se estén utilizando. Reutilice el agua en otros procesos que no necesiten agua limpia, como por ejemplo en la limpieza de las instalaciones. No utilice el inodoro como una papelera. En la GESTIÓN DE LA ENERGÍA: Active los sistemas de ahorro de energía en impresoras, fotocopiadoras, ordenadores y otros equipos, para que no se mantengan encendidos durante largos periodos de tiempo de inactividad (comidas, noches, fines de semana...) Reemplace las bombillas convencionales por bombillas de ahorro energético que consumen menos que las convencionales, y tienen una vida media mayor. Evite el uso del aire acondicionado cuando no sea necesario, y considere otras alternativas como techos solares, ventilación natural, etc. Revise el aislamiento para comprobar que no existen fugas de calor innecesarias, y de que las tuberías y los depósitos de agua caliente estén aislados, etc. Compruebe regularmente el funcionamiento de calderas y equipos realizando puntualmente su mantenimiento. Con esta medida se ahorrará energía y se reducirán las emisiones. Analice la curva de carga del consumo eléctrico (gráfica de la potencia demandada en función de la hora del día), planteándose desplazar la utilización de los equipos con mayor consumo a horarios de bajo consumo o de menor precio de la electricidad.

31


En el USO DEL PAPEL, las buenas prácticas son… Evite el uso innecesario del papel siempre que sea posible, por ejemplo, guardando los documentos en formato digital, optimizando el número de copias necesarias, compartiendo información en lugar de generar copias para cada persona, aprovechando las posibilidades de Intranet, correos electrónicos, teléfono,…

Utilice de forma preferente y en la medida de lo posible papel reciclado. Evite imprimir documentos innecesarios o de aquellos que tienen mucho espacios libres (Ej.: presentaciones de PowerPoint) Antes de imprimir, compruebe los posibles fallos y mejoras del documento, utilizando, por ejemplo, la “vista previa”: ajuste de márgenes, división de párrafos eficiente, paginación correcta, reducción del tamaño de las fuentes, etc. Utilice el correo electrónico en la medida de lo posible, para reducir el uso de impresoras y faxes.

Conforme a OTROS RECURSOS que se utilizan en la oficina, las buenas prácticas que se determinan son: Utilice, en la medida de lo posible, tóner de impresora y de fotocopiadora, y cartuchos de impresoras reciclados (reciclando a su vez los que se hayan gastado) Deposite los tóner/cartuchos gastados que no puedan ser reutilizados los puede depositar en un contenedor específico. Reutilice, en la medida de lo posible, los residuos generados o los recursos ya usados y potencialmente desechables, para darles usos alternativos (Ej.: cajas, carpetas, material de encuadernación, etc.) Recicle los residuos generados para que sean depositados en el lugar correcto, facilitando su adecuada gestión, dependiendo de su naturaleza y posible peligrosidad.

32


Si las entidades del Sector llevan a cabo la implantación de estas buenas prácticas medioambientales en sus procesos productivos podrán contribuir a la mejora del entorno natural, evitando una posible contaminación del agua, del aire y del suelo, además de reducir el gasto en energía y agua. Esta sensibilización de los trabajadores de Gestión de Residuos mejorará la competitividad de las empresas a través del ahorro de recursos y materias primas, mejorando la eficiencia en el desarrollo de sus procesos. En este sentido, la concienciación con el Medio Ambiente por parte de los trabajadores posibilitará satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos de las futuras generaciones. Hoy sabemos que una buena parte de las actividades humanas no son sostenibles a medio y largo plazo, por lo que dicha concienciación incrementará el desarrollo ambiental de la sociedad en general, así como el económico de las empresas del Sector.

33


6. Legislación aplicable al sector de Gestión de Residuos

En los siguientes apartados se enumera la legislación aplicable a la actividad de Gestión de Residuos, clasificada según el organismo que la promulga: Estrategia de la Unión Europea de Gestión de Residuos - Decisión 1600/2002/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de julio de 2002, por la que se establece el Sexto Programa de Acción Comunitario en Materia de Medio Ambiente. - Comunicación de la Comisión, de 21 de diciembre de 2005, “Un paso adelante en el consumo sostenible de recursos - Estrategia temática sobre prevención y reciclado de residuos”. - Comunicación de la Comisión, de 21 de diciembre de 2005, “Estrategia temática sobre el uso sostenible de los recursos naturales.” - Comunicación de la Comisión, de 7 de diciembre de 2005, “Plan de acción sobre la biomasa”. - Comunicación de la Comisión, de 11 de enero de 2006, sobre una Estrategia temática para el medio ambiente urbano. - Comunicación de la Comisión, de 8 de febrero de 2006. Estrategia de la UE para los biocarburantes. - Comunicación de la Comisión, de 22 de septiembre de 2006, “Hacia una estrategia temática para la protección del suelo”. - Comunicación de la Comisión, de 18 de junio de 2003, sobre Política de Productos Integrada. Aspectos normativos de la Unión Europea - Directiva 2008/98/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de noviembre de 2008, sobre los residuos. - Directiva 96/61/CE, de 24 de septiembre de 1996, relativa a la prevención y control integrados de la contaminación. - Directiva 1999/31/CE, de 26 de abril de 1999, relativa al vertido de residuos. - Decisión del Consejo 2003/33/CE, de 19 de diciembre de 2002, por la que se establecen los criterios y procedimientos de admisión de residuos en los vertederos con arreglo al artículo 16 y el anexo II de la Directiva 1999/31/CE. - Directiva 2000/76/CE, de 4 de diciembre de 2000, relativa a la incineración de residuos. - Directiva 2001/77/CE, de 27 de septiembre de 2001, relativa a la promoción de la electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables en el mercado interior de la electricidad.

34


- Directiva 94/62/CE, de 20 de diciembre de 1994, relativa a los envases y residuos de envases. - Directiva 2004/12/CE, de 11 de febrero de 2004, por la que se modifica la Directiva 94/62/CE relativa a los envases y residuos de envases. - Directiva 2002/96/CE, de 27 de enero de 2003, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos - Directiva 2002/95/CE, de 27 de enero de 2003, relativa a restricciones a la utilización de determinadas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos. - Directiva 2003/108/CE, de 8 de diciembre de 2003, por la que se modifica la Directiva 2002/96/CE sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). - Directiva 2006/66/CE, de 6 de septiembre de 2006, relativa a las pilas y acumuladores y a los residuos de pilas y acumuladores y por la que se deroga la Directiva 91/157/CEE - Directiva 2006/21/CE, de 15 de marzo de 2006, sobre la gestión de los residuos de industrias extractivas. - Reglamento (CE) n. º 2003/2003 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de octubre de 2003, relativo a los abonos. Normativa y planificación en el Estado Español - La Ley 10/1998, de 21 de abril, de Residuos, constituye el marco de referencia regulador de la gestión de todos los tipos de residuos; esta Ley está complementada con otra normativa específica que desarrolla aspectos concretos de la gestión de los residuos. - Ley 11/1997, de 24 de abril, de envases y residuos de envases. - Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero. - Real Decreto 653/2003, de 30 de mayo, sobre incineración de residuos. - Real Decreto 208/2005, de 25 de febrero, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos. - Real Decreto 252/2006, de 3 de marzo, por el que se revisan los objetivos de reciclado y valorización establecidos en la Ley 11/1997, de envases y residuos de envases. - Acuerdo del Consejo de Ministros, de 26 de diciembre de 2008, por el que se aprueba el Plan Nacional Integrado de Residuos (2008-2015). - Orden MAM/304/2002, de 8 de febrero, por la que se publican las operaciones de valorización y eliminación de residuos y la lista europea de residuos. LISTA EUROPEA DE RESIDUOS (LER) - Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos. - Real Decreto 824/2005, de 8 de julio, sobre productos fertilizantes. - Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación.

35


Marco Autonómico - Decreto 179/2009: II Plan de Gestión de Residuos Urbanos de Castilla-La Mancha (20092019) - Decreto 32/2007: Plan de Gestión de los Lodos Producidos en las EDAR(Estaciones Depradoras de Aguas Residuales) de Castilla-La Mancha (2007-2012) - Decreto 189/2005: Plan de Gestión de Residuos de Construcción y Demolición de CLM (2006-2015) - Decreto 158/2001: Plan Regional de Residuos Peligrosos de Castilla-La Mancha - Orden de 21/01/2003, de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente, por la que se regulan las normas técnicas específicas que deben cumplir los almacenes y las instalaciones de transferencia de Residuos Peligrosos

7. Enlaces de interés

Consejería de Agricultura y Medio Ambiente de Castilla-L Mancha: http://pagina.jccm.es/medioambiente/calidad_ambiental/indexresiduos.htm Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino: http://www.marm.es/ EIONET (Red de Información Ambiental de la Unión Europea): http://www.eionet.europa.eu/ AEMA (Agencia Europea de Medio Ambiente): http://www.eea.europa.eu/es

36



Guía de buenas prácticas medioambientales