Page 1

01 tapaDOBLE supl PEDRO_Layout 1 13/6/16 9:08 p.m. Page 1

SUPLEMENTO ESPECIAL

HOMENAJE A la vida y obra de don EL DEBER

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016

PEDRO RIVERO RICARDO MONTERO

2016 “El periódico no lo voy a poder dejar nunca, porque lo llevo muy dentro, metido en mi sangre. Mientras tenga un hálito de vida, estaré aquí”. Su vida se apagó a la hora del cierre de edición. Su presencia está presente en EL DEBER

LEGADO IMBORRABLE

INFATIGABLE CONSTRUCTOR DE LIBERTAD

El periodista. Soñó y edificó la institución llamada EL DEBER. La herencia que deja es la ética y la búsqueda inclaudicable de la verdad y de la libertad de prensa. 12-13 El poeta. Su pluma trascendió al periodismo. Fue un novelista que se arraigó en su pueblo. Plasmó la crítica en sus obras literarias 15 El mecenas. Solidario como pocos, fue maestro en la Redacción y creó la Fundación Pedro y Rosa para garantizar la formación de buenos periodistas para Bolivia 14 y 18


02-3 DOS-14ok_Maquetación 1 13/6/16 9:29 p.m. Página 2

2

La despedida al maestro

EL CARIÑO A DON PEDRO RIVERO MERCADO

HAY DUELO DEPARTAMENTAL Y MUNICIPAL POR LA PARTIDA DE DON PEDRO Los pésames y los honores son solo una muestra del cariño enorme que el país le tenía a don Pedro. Las autoridades, instituciones y los lectores lo hacen saber ROBERTO NAVIA CARMELA DELGADO

Un sol tibio apareció en el cielo cruceño para despedir al maestro del periodismo, para arropar a los familiares de don Pedro Rivero Mercado, a los periodistas de todo el país y a los bolivianos que se han quedado sin el último patriarca del conocimiento que se fue de este mundo, a las 0:50, cuando la ciudad de Santa Cruz lo despedía bajo el silencio incrédulo de la madrugada. Así, el país despertó con la noticia triste de que don Pedro, a sus 84 años, había cerrado sus ojos para siempre y la sensación del vacío por su ausencia empezaba a dar sus primeras señales. Por eso, los pésames y honores no se hicieron esperar, como una especie de llanto contenido para aliviar el dolor por la partida de un hombre que desde el periodismo y la dirección de EL DEBER luchó por la democracia y la justicia. A las 9:38, el presidente Evo Morales manifestó sus condolencias en su cuenta de Twitter: “Expresamos nuestro pésame por la pérdida del Sr. Pedro Rivero, director del diario EL DEBER. Bolivia sentirá su ausencia”. A las 10:32, el gobernador del departamento, Rubén Costas, también en su cuenta de Twitter, dijo: “Don Pedro Rivero Mercado, un patricio cruceño y para siempre un referente del periodismo boliviano”. Horas después, a las 13:00, el gobernador llegó hasta el centro velatorio Las Misiones, donde está instalada la capilla ardiente. De su viva voz leyó a los familiares el decreto departamental 234,

mediante el cual se declara duelo departamental por dos días hábiles continuos, sin suspensión de actividades, en memoria del notable cruceño Don Pedro Rivero Mercado, y se ordena el izamiento de la bandera cruceña con un crespón negro en todas las oficinas públicas dependientes del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz. El salón Génesis recibió el féretro de don Pedro al mediodía, cuando su eterna compañera, doña Rosa Jordán, sus cinco hijos, sus nietos, otros parientes, amigos cercanos, canillitas, periodistas y varias autoridades habían llegado con el rostro compungido, con la voz quebrada, con la incredulidad a cuestas de que don Pedro ya no estaba para arropar a la sociedad con su voz potente y con su pluma sabia. Doña Rosa dijo que iba a recordar a su esposo como lo que fue: “Un hombre bueno, que lo dio todo y que sobre todo tuvo mucha fe en Dios. Su vida para mí ha sido llena de generosidad, de triunfos y de un hombre que realmente se ganó el cariño de su pueblo”. El padre Juan llegó en la tarde para elevar una oración por don Pedro. Dijo que cada día estuvo en la clínica para hacer una oración. Poco antes, cuando aún no eran las 16:00, el alcalde Percy

“Don Pedro, un patricio cruceño y para siempre un referente del periodismo boliviano”, Rubén Costas

Fernández estaba frente a la capilla ardiente, después de hacer, mediante una ley municipal, un homenaje póstumo a don Pedro: En ese documento pone énfasis en que marcó un hito en la historia del periodismo y la literatura de Bolivia, acreedor a numerosos premios. Percy Fernández declaró duelo en el municipio de Santa Cruz por siete días sin suspensión de actividades, también ha instruido el embanderamiento, con la bandera cruceña a media asta y con un crespón negro en los edificios públicos y privados mientras dure el duelo declarado. Pedro Rivero Jordán, hijo de don Pedro y director ejecutivo de EL DEBER, con la voz quebrada dijo: “Mi padre se forjó un lugar en su comunidad cruceña y nacional y se han cumplido los designios en su vida, y pues, como familia lo sentimos, estamos muy acongojados, pero el luchador se ha tomado un respiro, está descansando. Nosotros estamos pronto a seguir el camino que él nos ha legado”. El presidente del comité pro Santa Cruz, Róger Montenegro, también llegó a rendirle un tributo. Escritores, políticos y empresarios de Tarija lamentaron el fallecimiento de don Pedro. El presidente de la Asociación de Escritores, René Aguilera, dijo que Rivero Mercado no solo fue un forjador de periodistas, sino también un personaje altruista y comprometido con el desarrollo de Santa Cruz. Así, el mundo del periodismo, de las letras, de profesionales y de la sociedad en general hacen un alto en sus vidas para despedir al patriarca de EL DEBER

MARTES 14 DE JUNIO DE DE 2016 EL DEBER


02-3 DOS-14ok_Maquetación 1 13/6/16 9:29 p.m. Página 3

3

MARTES 14 DE JUNIO DE DE 2016 EL DEBER

FOTOS: CLOVIS DE LA JAILLE- JORGE GUTIERREZ Y ROLANDO VILLEGAS

FRASES

Doña Rosa, la compañera de vida y de lucha de don Pedro, lo acompañó en cada reto de vida

“Expresamos nuestro pésame por la pérdida del Sr. Pedro Rivero, director del diario EL DEBER. Bolivia sentirá su ausencia”.

“Quiero transmitir este sentimiento de pesar de toda la cruceñidad, a un gran hombre que dejó una huella extraordinaria”.

Evo Morales

Rubén Costas

PRESIDENTE DE BOLIVIA

GOBERNADOR DE SANTA CRUZ

“Don Pedro era un gran cruceño. Hay que referirse a Dios que lo tenga en su gloria y nosotros recemos por su alma”.

“Por más que hoy pele el sol, mi cielo – el mío – estará encapotado y un rayo caerá sobre mi alma porque acaba de morir un amigo”.

Percy Fernández

Pedro Shimose

ALCALDE DE SANTA CRUZ DE LA SIERRA

POETA

“Adiós, don Pedrito, no lo voy a extrañar, usted estará en las cosas que hizo; en sus libros, en EL DEBER, en los gorriones del barrio”.

“Él se ocupaba de aquello que no tiene precio. Él hacía circular entre los lectores lo más importante del ser humano: la libertad”.

Carlos Valverde

Lupe Cajías

PERIODISTA

PERIODISTA

El momento en que el alcalde, Percy Fernández, acompañado de la presidenta del Concejo, Angélica Sosa, entregó la ley municipal

EN LA CAPILLA ARDIENTE EXEQUIAS

A las 10 de la mañana se celebrará una misa de cuerpo presente y posteriormente se realizará el traslado de los restos mortales al cementerio Norte, donde tendrá lugar el último adiós a don Pedro Rivero Mercado. Su hermana, Martha, llegó hasta la capilla ardiente arropada por varios de sus seres queridos

LAS SALAS

Mucha gente llegó a dar los pésames a la familia. Se tuvieron que habilitar tres salones del centro de velatorio Las Misiones: Génesis, Manantial y Concordia. ESTANDARTE

Diversas organizaciones le rin-

den homenaje a don Pedro. Se colocaron estandartes del colegio nacional Florida, del Comité Cívico Pro Santa Cruz, de Rotary Club y del equipo de fútbol Destroyers. Durante la jornada también se vio el cariño de la sociedad representado en los pésames que recibieron los familiares. LA BANDERA Y LA MÁQUINA

El Gobernador, Rubén Costas, entregó a los familiares el decreto que declara duelo departamental

Don Chelito, hermano de don Pedro, recibió las condolencias de amigos y de autoridades

Como ilustre cruceño que fue don Pedro Rivero Mercado, ayer, a las 18:00, le colocaron la bandera cruceña encima del ataúd y, abajo, una fotografía en la que se lo ve con una máquina de escribir, muy emotiva.


04-5 Suplem. PEDRO Pablo_Maquetación 1 13/6/16 10:54 p.m. Page 2

4

Perfil

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

BUENA IMPORTANTE TINTA EN LAS VENAS VOLANTA CON

RIVERO MERCADO HIZO DE SU DIARIO LA CONCIENCIA DE SANTA CRUZ Con el director de EL DEBER muere el testigo de una época, la de los cruceños que transformaron el pueblo en ciudad con el sudor de su frente. Surgió de la pobreza y cuando pudo ayudar no dudó en tender la mano PABLO ORTIZ portiz@eldeber.com.bo

Cuando un periodista terminaba de esculpir su nota sobre el papel sábana, comenzaba el ritual. Primero debía arrancar el texto de los rodillos de la máquina de escribir de color negro y después armarse de valor para mostrársela al director. Sentado en su escritorio austero, Pedro Rivero Mercado, detrás de una máquina color verde agua que había perdido la pintura en los extremos del teclado, miraba a través de unos lentes gruesos, de pasta. Tomaba la hoja amarillenta, la leía con atención y luego decía: “Eso que usted escribió no es así. Es de esta manera. Recuérdelo para la próxima”. Pedro Rivero Mercado no corregía, daba lecciones al par de periodistas que trabajaban con él en un periódico moribundo, destinado a ser comido por un monstruo que se llamaba El Mundo. Ante la fuerza del matutino, fundado por los empresarios privados ya habían claudicado El País, La Crónica y Progreso, los tres diarios artesanales que competían con EL DEBER. Las cuentas estaban en rojo, los anunciantes preferían el color de la rotativa de El Mundo al negro mortuorio de EL DEBER. Pero Pedro Rivero Mercado era terco. Quemaba su vista revisando una a una las notas que se publicarían al día siguiente, incluido los necrológicos. A veces, también, tenía que escribir el horóscopo. Eso sí, sabiendo que es más fácil ver la paja en el texto ajeno que la viga en el propio, no publicaba un solo editorial sin que Luis Antelo, su amigo y corrector, lo leyera antes. Así era Pedro Rivero Mercado, el segundo de los cinco hijos de Guillermo Rivero Arriaza y Blanca

Elena Mercado; el niño que se crio entre los barrios San Roque y San Francisco; el buen alumno de la escuela Obispo Santistevan que quedó huérfano a los 11 años, cuando su padre, el diputado de la Convención de 1938, no se pudo recuperar de la afección que lo siguió desde La Paz. Así era el adolescente Pedro Rivero Mercado, fundador del satírico El Tijeretazo en el Nacional Florido, el enamorado de Rosa Jordán, a la que le escribía poemas antes de salir bachiller, en 1950, y le mandaba cartas infinitas en su año de ‘exilio’ en Cochabamba, cuando trató de estudiar Medicina. Era el mismo Pedro Rivero Mercado al que Rosa le dio el sí un 21 de febrero de 1953 y que trabajaba como maestro en la escuela nocturna mientras estudiaba Derecho en la Universidad Gabriel René Moreno. Fue el mismo hombre que trabajó en EL DEBER, en 1953; que fue reportero y luego jefe de redacción en Progreso, en 1961; el que fundó y dirigió con otros jóvenes el Diario del Oriente, en 1965, y el que refundó, mantuvo e hizo grande a EL DEBER en su segunda época. También, Pedro Rivero Mercado era el hombre adulto, padre de cinco hijos, que estaba pensando muy en serio aceptar una propuesta que los empresarios creían que no podía rechazar: convertir a EL DEBER en un vespertino, a cambio que El Mundo se lo imprimiese. Sus problemas económicos desaparecerían al mismo tiempo que su independencia.

“Me considero un hombre feliz, enamorado de la vida. Pese a los golpes recibidos, me ha sido grata”

CON SUS NIÑAS. En esta foto aparece al lado de China y Negra. Ambas comenzaron a trabajar en EL DEBER tras salir bachilleres

CRONOLOGÍA

1931 19 DE OCTUBRE

Nació Pedro Rivero Mercado, el segundo de cinco hijos del matrimonio entre Guillermo Rivero Arriaza y Blanca Elena Mercado.

1948 17 DE AGOSTO

Pedro Rivero Mercado conoce a Rosa Jordán Amelunge en un cumpleaños. Solo se separarían un año, cuando Pedro Rivero Jordán se fue a Cochabamba para estudiar Medicina.

1984 EN VERSO

Ya había publicado Una vez al año, pero se lanza en solitario con Las cien mejores poesías de Gustavo Adolfo Baca. Le seguirían Las bienandanzas de un Quijote cruceño (1985), Las tres perfectas solteras (1987), Pataperreando (1988), Por hacer macanas (1990), Más allá del fin de los siglos (1995), Las palomas contra las escopetas (1988).

Con Rosa Jordán fueron compañeros de vida. Juntos construyeron la empresa periodística más importante del país

1987 21 DE FEBRERO

1950 NOVIEMBRE

Se gradúa como bachiller del Colegio Nacional Florida. Allí dirigía el periódico El Tijeretazo.

1953 21 DE FEBRERO

Se casa con Rosa Jordán y comienza a estudiar Derecho en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno. De su matrimonio nacerían luego Guillermo Edmundo (Willy), Pedro Fernando (Choco), María del Rosario (China), Sonia Teresa (Negra) y Juan Carlos (Cacho).

1965 11 DE FEBRERO

Asume la dirección de EL DEBER, tarea que lo mantuvo ocupado hasta su muerte, la madrugada del 13 de junio de 2016.

El Gobierno de la Nación le impone la máxima condecoración, medalla El Cóndor de Los Andes. Entre más de un centenar de otras distinciones, se destacan: Medalla al Mérito Municipal (1991), Premio periodismo y Cultura (1994), Bandera de Oro del Senado Nacional (1986), Premio Nacional de Cultura 1996 (1996), Premio Nacional de Periodismo (1995). Doctor Honoris Causa de Utepsa (2003) y Grand Prix Humanitaire de France- Medalla de Oro (2004).

2000 EN VERSO

Con el nuevo siglo se estrenó como novelista. Editó Los gorriones del barrio. Tenía 69 años y el temor de no terminar su segunda novela. Escribió cinco más: Que Dios lo tenga donde no estorbe (2003), Empate a tres (2005); El ingenioso hidalgo don Quijote de La Guardia (2007), Retrato de un canalla (2008) y Dos mujeres (2010).

LOS VARONES. Rosa Jordán posa junto a Choco, Cacho y Willy. Los varones se hicieron cargo de la redacción del diario

“Rosa me dijo que no lo aceptara, que no los iba a aguantar ni un mes. Ahí solicitamos un crédito a un banco muy cruceño y nos lo negaron porque ellos eran accionistas de El Mundo. Fue el Banco de Cochabamba que nos hizo el préstamo a sola firma. Desde ese momento hice un trato con Rosa: nunca enterarme de la situación económica del periódico”, contó sentado en un sillón de cuero en una oficina amplia, en la que había un escritorio tan grande como una mesa familiar, en la que no había un solo centímetro cuadrado libre de papeles, libros o fotos familiares. Era marzo de 2000 y EL DEBER era ya un


04-5 Suplem. PEDRO Pablo_Maquetación 1 13/6/16 10:55 p.m. Page 3

5

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

FOTOS: EL DEBER

Solía pasar unas 10 horas al día en su oficina de EL DEBER. Allí escribía sus obras y los editoriales

monstruo con 300 trabajadores. Él ya era un mecenas laureado, un escritor de poemas y estaba a punto de convertirse en novelista, pero no había roto su trato con Rosa, todavía no sabía cuál era la situación económica de su empresa. De eso, de cuidar el dinero, se encargaban las mujeres de la familia, mientras que los varones cuidaban la redacción.

Un innovador Rosa Jordán supo leer a Pedro Rivero Mercado incluso antes de casarse con él. Por eso sabía que no servía para médico, que lo suyo eran las letras. “En el colegio ganaba concursos de poe-

mas, dirigía periódicos, me dedicaba poesías. Por eso creo que él escogió bien su profesión, que hizo bien al estudiar Derecho y dedicarse al periodismo”, contó. Pedro Rivero Mercado nunca le escapó al trabajo. Así lo recuerda su hermano Marcelo, su yunta en una niñez difícil en la que no bastaba con ir a hacer las compras, sino también había que cocinar para toda la familia, una herejía en la sociedad machista de la primera mitad del siglo XX. Cuando comenzó a dirigir EL DEBER, Pedro Rivero Mercado combinaba su negocio con otros tres trabajos: era secretario de la Federación Médica, funcionario

de la Cámara Junior y secretario privado de Ramón Darío Gutiérrez, fundador de San Aurelio y el hombre más acaudalado de Santa Cruz por ese entonces. Lo recuerda Elvio Montero, su fotógrafo y escudero de esas andanzas. “Comenzaba a trabajar a los cinco de la mañana para don Ramón Darío Gutiérrez, un viejo frega’o, pero lindo. A las diez ya estaba en EL DEBER, que funcionaba en la esquina de la Bolívar y Beni”. Elvio lo describe como un tipo estricto, “como debe ser todo hombre que quiera triunfar en la vida” y fue testigo del nacimiento de Sociales. Eran épocas de vacas flacas. La publicidad se escurría

hacia El Mundo y Pedro Rivero Mercado decidió festejar su cumpleaños. Organizó un almuerzo en el jardín botánico e invitó a toda la sociedad cruceña de ese tiempo, a sus amigos. No faltó nadie. Elvio Montero fotografió a cada grupo de gente y al día siguiente se publicó una página solo de fotografías con un montón de pequeños rostros en cada una de ellas. El periódico comenzó a venderse más y las páginas de Sociales se convirtieron en dos, luego en cuatro y después en ocho. También Elvio Montero fue testigo cómo Pedro Rivero Mercado aprovechó la euforia de los juegos Odesur de 1978 para una

nueva sección, Deportes. La dirigiría su hijo, Pedro Fernando (Choco), que acababa de volver de estudiar de Argentina. A cargo de la redacción ya estaba Willy (Guillermo), su primogénito, que junto a Jorge Arancibia eran encargados de cazar noticias. En Sociales quedó María del Rosario (China), la mayor de sus hijas, mientras Sonia (Negra) vivía colgada del teléfono, hablando con gerentes de empresas que preferían publicar en El Mundo, para convencerlos de apostar por EL DEBER. Juan Carlos (Cacho), el surrapo, todavía era un alumno del colegio Marista y pronto partiría a EEUU para graduarse de ingeniero. Ni así fugaría del negocio familiar. Volvió en los 90 y comandó las transformaciones del diario tradicional a uno acorde con el fin de siglo. Ya para ese momento Pedro Rivero Mercado era parte de la historia. EL DEBER no era un periódico que se editaba en dos cuartos, sino en un edificio de cinco pisos. Ahí sintió que era momento de devolver. Financió discos, compró cuadros, construyó y equipó bibliotecas en barrios cruceños y de El Alto, editó libros ajenos y aceptó ser embajador de Bolivia en la Unesco. Fue a principios de siglo y se sentía en la necesidad de mostrar Bolivia en París. Quería llevarse el Carnaval de Oruro, una diablada a las calles de la vieja capital del mundo. Cuando las fraternidades no se pusieron de acuerdo, decidió llevarse a Santa Cruz a la Unesco. Primero dejó escuchar las cuerdas de Piraí Vaca, luego dejó ver las obras colorinchis de Ejti Stih y Mamani Mamani. Invitó un bufé de majadito intercultural, con charque de llama, y a las cenas se ‘colaban’ los mendigos de la ciudad luz. La Quincena de Bolivia en París terminó mostrando que Bolivia tenía alta costura con las creaciones de Tery y Keni Gutiérrez desfiladas por Las Magníficas al son de la música misional encarnada en la Orquesta y Coro de Urubichá. Los jóvenes guarayos le tenían una sorpresa. Cuando acabó la música solemne, sumaron un tambor chiquitano a los instrumentos europeos y sonó ¡Ay!, Surazo, el carnaval de Percy Ávila y a Pedro Rivero Mercado le picaron los pies. Abandonó la solemnidad, recordó la fiesta del 17 de agosto de 1948 en la que enamoró a Rosa Jordán y la invitó a bailar. Allí, en el escenario enorme, tan alto como un edificio de tres pisos, Pedro y Rosa llevaron el Carnaval cruceño a París. Así, solemne e impredecible a la vez, era Pedro Rivero, el hombre que hizo grande al diario que se transformaría en la conciencia de los cruceños


06 Suplem. PEDROsilvana_Maquetación 1 13/6/16 10:13 p.m. Page 2

6

Fundación Pedro y Rosa

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

UNA MARCHA INOLVIDABLE

INCLAUDICABLE EL ETERNO BUSCADOR DE LA VERDAD, SIN TEMORES, CON RESPETO Y CLARIDAD No le bastó atestiguar la evolución del periodismo cruceño y boliviano, sino que se convirtió en un protagonista de talla grande que logró involucrar a su querido Diario Mayor en la lucha por la libertad de expresión EL DEBER

LO RECUERDAN

Asoc. Nal. de la Prensa HOMENAJE PÓSTUMO

DEFENSOR HASTA LO ÚLTIMO

La Asociación Nacional de la Prensa evocó la imagen del periodista octogenario que salió a marchar en defensa de la libertad de expresión en 2010, año en que fue distinguido con el Premio Libertad de la ANP. Se pronunció con firmeza contra una norma orientada a castigar la libertad de informar a través de una ley que en apariencia luchaba contra el racismo.

Érick Torrico PRESIDENTE DEL TRIBUNAL NACIONAL DE ÉTICA PERIODÍSTICA

PROFUNDA HUELLA

La institución hace llegar sus más sentidas condolencias por la partida de don Pedro Rivero Mercado, puntal del periodismo cruceño y boliviano, maestro de generaciones de la profesión, férreo defensor de las libertades de expresión y prensa y promotor de la autorregulación. La huella que deja don Pedro continuará como un referente para los periodistas de hoy y de mañana en el país.

Nicolás Castellanos COMUNIDAD HOMBRES NUEVOS

EMOTIVO ADIÓS

Pedro Rivero Mercado durante una marcha de defensa de la Libertad de Expresión, en 2010

SILVANA VINCENTI svincenti@eldeber.com.bo

“Que viva la vida y que muera la muerte”, era la enérgica frase que identificaba al patricio cruceño. Como si se anticipara al futuro, don Pedro Rivero Mercado parecía adivinar que su legado trascendería la inevitable partida física de este mundo. Dejó una herencia que nada tiene que ver con el emporio material, sino con todo un aparato de búsqueda de la verdad y lucha por la libertad de expresión que, por más de seis décadas y fruto de su credibilidad, esa de la que solo saben los cabales señores (en palabras textuales de sus amigos), le puso el pecho a las más huracanadas tempestades y vicisitudes de las coyunturas de turno. Este gran varón trabajó de sol a

sol hasta los últimos momentos, sin importar los problemas de escasa visión que afectaron su pasión por las letras, entre ellas las de poesía costumbrista; pero el aparato periodístico y la huella que dejó en innumerables institucionales fraternas siguen intactos. Lo extrañarán los Tauras de corazón, la comparsa de sus amores; los rotarios, los socios del Club Social 24 de Septiembre, del círculo de Amigos de la calle Independencia, del Círculo de Amigos Ramón Hurtado Moreno, del Centro de Amigos Gui-

Fue un defensor de la libertad de prensa y formó parte de muchas instituciones cruceñas

llermo Rivero Arriaza (en honor a su padre), de la Fraternidad Teniente Guillermo Rivero Mercado (en honor a su hermano fallecido), solo por nombrar algunas instituciones sociales. “En muchos momentos nos reuníamos para hablar de Santa Cruz, de sus necesidades, de temas cívicos y de cómo promover su desarrollo. Él siempre estuvo preocupado por el progreso de su tierra. Era muy franco, divertido. Santa Cruz pierde a un hombre que le servía”, dice acongojado Óscar Bowles de la Fraternidad Tte. Guillermo Rivero Mercado. Probablemente los defensores de la libertad de prensa sentirán nostalgias de su presencia física, pero el legado de defensa acérrima de la libertad en todas sus formas, será la mejor manera de mantener vivo a don Pedro

PERFIL

HOMBRE DE CARRERA

Abogado de profesión, fue maestro de escuelas y colegios fiscales y también dio cátedra de Derecho Administrativo en la Uagrm.

Estoy en España y recibo la triste noticia del fallecimiento de nuestro querido Pedro, prócer de Santa Cruz de la Sierra. Me deja triste la noticia, pero doy gracias a Dios porque Pedro ha sido el mejor regalo de Dios para Santa Cruz. Me uno a vuestro dolor y esperanza. Hombre de Dios, Pedro desde el cielo nos bendice a todos, le encomendamos y nos encomendamos.

Bismarck Kreidler PERIODISTA

60 AÑOS EN EL PERIODISMO

Viajó bastante para actualizarse y recibió infinidad de condecoraciones. BENEFACTOR SILENCIOSO

Colaboró al Centro Cultural Dr. Pedro Rivero Mercado de El Pajonal; fue benefactor de la Escuela de canto lírico Claudia Parada; de la Fraternidad Dr. Pedro Rivero Mercado; de la Biblioteca Pública que lleva su nombre en El Alto y apoyó a los artistas como coleccionista.

ESCRIBIÓ SU BIOGRAFÍA

Fue un defensor del terruño, comprometido con Santa Cruz, un ser valiente en la defensa de la libertad de expresión. Hizo de EL DEBER una empresa periodística y familiar saneada que es la mejor del país. Lo conocí mejor al hacer su biografía, supe de sus valores cristianos y sociales porque más allá del periodista, está el hombre que compartió con su pueblo.


07-08-09 Suplemento PEDROok_Maquetación 1 13/6/16 9:26 p.m. Page 2

Homenaje

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

7

EL NÚCLEO DE LA EMPRESA

MENSAJES DE LA REDACCIÓN

“Un líder imprescindible. “La belleza de su corazón Un maestro irremplazable. está grabada en sus poesías Un cruceñazo con mayús- y en sus libros, inspiración culas. Un boliviano fuera de que solo Dios concede a un serie. Pero sobre todo, un ser que realmente se memaravilloso ser humano”. rece esa inteligencia”.

“Era una apasionado por el periodismo e inculcaba la competitividad. Decía: ‘estamos donde esté la noticia y mejor si no está la competencia’”.

Tuffí Aré Vázquez

Laida Domínguez

Róger Cuéllar Castro

JEFE DE REDACCIÓN

SECRETARIA DE LA DIRECCIÓN

EDITOR DE CIERRE

“Adoptó la expresión de Gabriel García Márquez: Recordar es fácil para el que tiene memoria. Olvidarse es difícil para quien tiene corazón”.

“Jamás olvidaré, sin duda, los momentos de los saludos del Dr. Pedro Rivero M. al visitar la Redacción; siempre tan atento y bondadoso”.

“Un líder, un visionario del periodismo cruceño y boliviano. Una pluma con mayúscula que marcó un camino ancho para las nuevas generaciones”. Roberto Dotti

Oswaldo Ramos A.

Silvia Flores

EDITOR DE CIERRE

PERIODISTA DEL SUPLEMENTO RURAL

TELEFONISTA DE REDACCIÓN

“Las paredes de su oficina están forradas de fotos familiares, de obras de arte y de reconocimientos. Eso fue él, un amante de la familia, del arte y del perfeccionismo”.

“Soñó y forjó con esfuerzo el diario más importante del país. Un periodista valiente e íntegro; un hombre sencillo y alegre, que disfrutaba de la tamborita”.

“Nunca fue un jefe, fue un periodista más. Para él siempre fuimos un miembro más de su familia. Un gran hombre, sencillo, humilde y de gran corazón”.

PASIÓN VIBRABA CON LAS NOTICIAS Incansable luchador por la verdad y el buen periodismo. Su premisa era buscar la diferencia con otros medios LEOPOLDO VEGAS R. lvegas@eldeber.com.bo

La sala de redacción era una especie de fuente de vida y de inspiración para Pedro Rivero Mercado. Antes de llegar a su oficina, acostumbraba saludar y compartir con periodistas, fotógrafos y el personal gráfico que trabaja directamente con la información. Necesitaba del contacto con la noticia y con las letras, una pasión que lo hacía vibrar. Esa especie de ritual lo repitió durante toda su vida, dos veces al día. Además, era su manera de expresar su apoyo y cariño al

corazón de la empresa, como acostumbraba mencionar en sus discursos. Incansable luchador por el buen periodismo y la verdad, alentaba permanentemente a los redactores y editores a ofrecer más información a sus lectores. En sus reuniones con el personal de la Redacción no se cansaba de repetir: “EL DEBER tiene todas las noticias y más una. Esa es la diferencia con los otros medios del país”. La última visita a los periodistas se produjo en febrero, después de regresar de un chequeo médico en el exterior

Gina Justiniano

Mónica Salvatierra S.

Alicia Bress

COEDITORA DE LA REVISTA EXTRA

EDITORA DE SÉPTIMO DÍA

PERIODISTA DE LA REVISTA EXTRA

“Un líder genuino y un digno ejemplo a seguir. Laborioso, infatigable, sencillo, querendón y agradecido con su gente. Un amigo por sobre todo”.

“No olvidaré su sencillez, su voz de aliento para los periodistas y el amor que tanto demostraba por esta tierra y por su gente. Se fue un ícono del periodismo”.

“Recuerdo que antes de ir a su oficina pasaba por la Redacción saludando con un ‘buenas tardes’. Era su forma de decir estoy con ustedes, los periodistas”.

Juan Carlos Martínez

Beatriz Ávalos

Igor Ruiz

DISEÑADOR GRÁFICO

EDITORA DE SANTA CRUZ

PERIODISTA DE SANTA CRUZ

“Fue un apasionado por el periodismo hasta el último día de su vida y predicó con el ejemplo: el trabajo tesonero en forma diaria, sin importar las horas”.

“Lo recuerdo espontáneo, sacando a bailar a su esposa en el teatro de la Unesco en París al ritmo de un carnaval. Ni lejos de su tierra se resistía a la tambora”.

“He conocido a pocos personajes como el Dr. Pedro, maestro de periodistas, poeta enamorado de su tierra e inclaudicable luchador por la verdad”.

Berty Vaca

Pablo Ortiz

Jorge Arancibia Cossío

PERIODISTA DE SEGURIDAD

PERIODISTA DE SÉPTIMO DÍA

COORDINADOR DE PROVINCIAS


07-08-09 Suplemento PEDROok_Maquetación 1 13/6/16 9:25 p.m. Page 3

8

Homenaje

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

EL EQUIPO DE PERIODISTAS, FOTÓGRAFOS, GRÁFICOS Y SECRETARIAS

D E D I C AT O R I A S

“Lo conocí en una faceta en que era un hombre galante, atento, carnavalero y siempre dispuesto a escuchar a los trabajadores y a las personas”.

“Pedro Rivero Mercado era el patriarca del periodismo nacional y el ser humano que con talento y trabajo consolidó una catedral del periodismo: EL DEBER”.

“Voy a recordar su entrega total por el trabajo. Era uno de los primeros en llegar al diario, pese a su edad y delicada salud. Un gran hombre”.

“Un luchador inflexible por la libertad de expresión y la verdad. Maestro y formador de periodistas. Gran persona y ciudadano boliviano”.

“Siempre lo admiré por las ganas de seguir haciendo periodismo, a pesar de los problemas de salud. Un ejemplo de cuánto cuesta dejar lo que se ama”.

Marcela Menacho

Roberto Navia

Christian Peña y Lillo

Eulalio Grimaldes

Marcelo Suárez

SECRETARIA DE REDACCIÓN

EDITOR DE INVESTIGACIÓN

PERIODISTA DE SANTA CRUZ

PERIODISTA DE PAÍS

EDITOR DE CULTURA

“Respetado y respetable porque sembró sin resignarse al paso de los años. Hoy sus hijos y su empresa son un reflejo de su semilla y de sus valores”.

“Un periodista con letra mayúscula, dedicado y prudente. Dejó enseñanzas que debemos cultivar para contribuir al oficio, al país y al campanario, como él decía”.

“Apasionado por el oficio, un hombre de línea clara. Realizado con los dedos sobre el teclado, ocurrente, riguroso y feliz. EL DEBER: su legado”.

“La sencillez es uno de los valores que más destaco del Dr. Pedro Rivero. Pedía permiso para entrar a la Redacción que él mismo forjó con mucha dedicación”.

“Un hombre, su obra: así recordaré siempre al Dr. Pedro Rivero por ser la piedra angular de esta institución cruceña, que es EL DEBER”.

Silvana Vincenti

Adhemar Camacho S.

Mauricio Cambará

Carla Paz

Rodrigo Barahona

PERIODISTA DE SOCIALES

EDITOR DE EDICIONES ESPECIALES

EDITOR DE DEPORTES

EDITORA DE DINERO

EDITOR DE OPINIÓN

“Incansable luchador por el buen periodismo y maestro de las letras. Amante de la cultura, pero, sobre todo, un excelente ser humano y jefe de familia”.

“Ocupa un puesto excepcional en la historia de la literatura. Su obra recorre el conocimiento humano; gracias por la oportunidad de ser parte de su vida”.

“Don Pedro fue la inspiración para elegir la carrera del periodismo y trabajar en el Diario Mayor que él fundó; mi máxima aspiración ”.

“Mis respetos para un hombre culto y amante de las letras. Su sencillez fue su mayor tesoro y haberlo conocido es una suerte que me llena de orgullo”.

“El hombre dio paso a la institución: eso le ocurrió al Dr. Pedro Rivero, responsable del explosivo crecimiento del periódico más grande del país”.

Leopoldo Vegas Rondón

Hilton Heredia García

Sandra Quiroga

Roly Callaú

Ruy D’ Alencar

EDITOR DE PAÍS

PERIODISTA DE ECONOMÍA

EDITORA DE SOCIALES Y ESCENAS

PERIODISTA DE DEPORTES

PERIODISTA DE SANTA CRUZ

“Fue el artífice de una marca global y de una trayectoria descollante. Su grandeza fue su humildad para compartir y agradecer a su equipo humano”.

“Corrigió mis primeras notas y me sentí realizado. Me deja su enseñanza de integridad. Su esposa, su familia de sangre y la familia grande de periodistas formados ”.

“Cuando lo conocí, hace tres años y medio, pude darme cuenta de su gran capacidad y conocimiento a través de sus palabras y su historia de vida”.

“Un maestro que siempre incentivó a sus trabajadores, no solo en lo laboral, sino en lo personal y familiar, elementos clave para fortalecer a la empresa”.

“Ante todo un hombre muy trabajador y capaz; un líder indiscutible, hombre de paz e íntegro, que infundía respeto y amor por los demás”.

Gonzalo López Rodríguez

Guider Arancibia Guillén

Marco A. León Rada

Ricardo Montero

Lily Soruco

EDITOR GRÁFICO

EDITOR DE FOTOGRAFÍA

EDITORA DE INFOGRAFÍA

“Pedro Rivero Mercado fue el alma de la Redacción de EL DEBER. Su ejemplo como periodista y ser humano permanecerá en todos nosotros”.

“Una gran persona, un luchador incansable, padre de familia ejemplar, un inolvidable escritor y periodista de raza. Eso fue Pedro Rivero Mercado”.

“Fue un gesto de humildad que me pidiera una lectura de Los gorriones del barrio, aún inédita. Esperó demasiado para publicar novelas”.

EDITOR DE ECONOMÍA

PERIODISTA DE SEGURIDAD

“Defendió con ahínco la cultura y tradiciones de Santa Cruz y Bolivia. Lo hizo desde sus escritos y con su mecenazgo. Un ejemplo a seguir”.

“Es muy conocida la labor cultural de Pedro Rivero M. como periodista y hombre de letras. El amor a sus hijos y a su esposa era notorio. El Carnaval fue su otra pasión”.

Ricardo Herrera

Luis Catalá

Carlos Morales Peña

Ricardo Salvatierra

Javier Méndez Vedia

EDITOR DE LA REVISTA EXTRA

CORRECTOR DE ESTILO

EDITOR APERTURA PÁGINA WEB

DISEÑADOR

PERIODISTA


07-08-09 Suplemento PEDROok_Maquetación 1 13/6/16 9:25 p.m. Page 4

Homenaje

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

“Un periodista visionario y comprometido con ese periodismo apegado a la verdad y alejado del poder, así fue Pedro Rivero. Nos deja como legado su ejemplo”.

“Sencillez es lo primero que recuerdo de este maestro del periodismo. Siempre repetía que este oficio está al servicio de las personas”.

“El legado de un hombre se mide por la trascendencia que deja en sus semejantes y él cumplió con ese cometido. Sus hijos heredaron la grandeza que poseía”.

Nelfi Fernández Reyes

Juan Carlos Salinas Cortez

PERIODISTA PÁGINA WEB

PERIODISTA DE ECONOMÍA

“Esos consejos sabios y palabras de motivación serán el escudo que guiarán a los que compartimos, a diario, la sala de redacción”.

9

“Ha sido un periodista nato, un hombre de grandes principios y mucha fe, que supo dejar un gran legado al periodismo boliviano”.

“Sencillez, nobleza, humildad y trabajo son algunos de los valores que encierra la vida de este gran periodista y poeta. Vivirá en el corazón”.

Aida M. Zuazo Domínguez

Cecilia Dorado Nava

Roxana Escobar Nogales

PERIODISTA SOCIALES Y ESCENAS

EDITORA DE LA PÁGINA WEB EL DEBER

PERIODISTA PARA ELLAS

“Verlo en la redacción entregando su vida al servicio y a la verdad es y será siempre una inspiración. Gracias por compartir su pasión con nosotros”.

“Un hijo ilustre de Santa Cruz cuyo legado trascenderá en el tiempo. Don Pedro fue un gran periodista, pero ante todo un excepcional ser humano”.

“El periodismo y las letras le dieron un lugar honroso en la tierra y él hizo que este oficio tenga un lugar privilegiado en la historia de Bolivia”.

“Un caballero, muy gentil y respetuoso. Su legado es muy preciado y rico, ha escrito nuestra historia y ha marcado tendencias culturales”.

Fernando Rojas Moreno

Juan Pablo Rodríguez C.

Mauricio Vásquez

Efraín Varela Mendoza

Paola Ríos Ahenke

PERIODISTA DE ECONOMÍA

PERIODISTA DE SOCIALES Y ESCENAS

PERIODISTA DE DINERO

PERIODISTA DE DINERO

DISEÑADORA GRÁFICA

“Puede caer una tormenta y don Pedro dirá que es uno de esos días que no hay que desaprovechar. Estoy seguro de que me iluminarás (refucilando) desde allá”.

“Su cariño inquebrantable por la familia EL DEBER lo demostró toda su vida. Deja un legado no solo para los cruceños, sino para todo el país”.

“Es imposible entender el desarrollo de Santa Cruz y de Bolivia sin valorar el aporte de don Pedro y de EL DEBER en las décadas recientes”.

“Recuerdo bien su gratitud hacia Dios y hacia sus trabajadores, a los que nos miraba como su familia. Daba un gran valor a las personas”.

“Un líder en todo lo que hacía, desde sus discursos inolvidables hasta sus acciones. Lo conocí hace 14 años y siempre aduló su gran obra, EL DEBER”

Will Quisbert

Carmela Delgado

Carlos Orías B.

Gary Rojas J.

Juan Carlos Montaño E.

ILUSTRADOR

PERIODISTA DE SANTA CRUZ

EDITOR GENERAL MULTIMEDIA

PERIODISTA DE DINERO

PERIODISTA DE DIEZ

“En todos sus discursos en la redacción siempre hizo hincapié en que se diga la verdad. Qué solo ese camino nos permitiría servir a una sociedad”.

“No tuve oportunidad de conocerlo mejor. Pero soy testigo del respeto y el cariño honesto de la gente a quien él ha guiado. Eso solo logra la gente excepcional”.

“Siempre admiré a don Pedro por la fortaleza que le ponía a su trabajo; se daba tiempo para todo, además era un caballero. Fue hombre como pocos”.

Jorge F. Arancibia Siles

Maria Silvia Trigo

Enrique Pessoa

Ana María Copa Vásquez

Miguel Ángel Roca V.

PERIODISTA DE DIEZ

EDITORA DE CIENCIA Y VIDA

CORRECTOR

PERIODISTA DE LA REVISTA EXTRA

PERIODISTA DE ECONOMÍA

“Perdemos a una gran persona, a un señor patrón y un hombre público con vocación de servicio, de los que ya no existen”.

“Su vida y sus obras servirán como ejemplo para las nuevas generaciones del país. En la familia de EL DEBER lo extrañaremos”.

“Su vida y obra son ejemplo para los que nos dedicamos a este noble oficio del periodismo. Lo extrañaremos, maestro”.

“Es una gran pérdida para el país porque se fue uno de los mayores exponentes de la literatura. Un líder con letras mayúsculas”.

“Este es un hasta pronto a uno de los personajes más reconocidos y emblemáticos del periodismo nacional”.

Hilarión Arandia

Alberto Rocha R.

Ángela Calderón G.

Clovis de la Jaille

Cristian Andrés Araúz Vaca

CHOFER DE EL DEBER

DISEÑADOR GRÁFICO

PERIODISTA DE SOCIALES Y ESCENAS

REPORTERO GRÁFICO

ARCHIVO, FOTOELECTRÓNICO

“Tuve el honor de conocer “Recordaré a don Pedro de cerca a don Pedro, una no solo por la sabiduría persona gentil, sencilla y que tenía, también por llena de alegría. Me permi- los corridos carnavaleros tió disfrutar de un viaje que y la alegría que irradiaba me abrió los ojos al mundo aún en su enfermedad”.


10-11 DR PEDROok_Maquetación 1 14/6/16 13:43 Página 2

10

Pedro Rivero Mercado

MARTES 14 DE JUNIO DE

IMÁGENES DE UNA VIDA EN COMÚN

1

4

Viaje al Viejo Continente. Solía enviar pequeñ más conocidos que visitó. Describió algunos desempeñó como embajador de Bolivia ante

LETRAS, DIARIO, FAMILIA, VERSOS Y ALGO DE CARNAVAL Tras la opinión preocupada y el bando picante estaba el mismo hombre, querendón de su tierra. Fue testigo de los cambios en el periodismo cruceño

JAVIER MÉNDEZ VEDIA jmendez@eldeber.com.bo

En el continente Pedro Rivero Mercado se puede ubicar una península de la novela, a la que se llega mostrando visa a su admirado Héctor Aguilar Camín. Existe una isla del cuento, en la que discutía siempre con Cortázar (no le gustaban mucho sus textos), pero se llevaba bien con Maupassant. En la isla de la poesía y la rima hay que solicitar la bendición de su idolatrado Otero Reiche y del autor del Martín Fierro. Su centro geográfico: su familia, parapetada siempre en la fortaleza del periodismo


10-11 DR PEDROok_Maquetación 1 14/6/16 13:44 Página 3

11

UNIO DE 2016 EL DEBER

LA GENTE SE EXPRESÓ CRÉDITO

2

TWITTER

3

1.- El cariño por los pequeños fue uno de sus rasgos. Siempre que podía pasaba un tiempo con los más chicos. 2.- Escribió un texto para su nieta, Alejandra Saucedo, cuando fue reina del Carnaval en 2000. Ambos se emocionaron 3.- Su nieta Olivia Saucedo fue reina de la Fiesta Grande en 2004. El abuelo, periodista y escritor la acompañó vistiendo la casaca de Los Tauras, su agrupación carnavalera.

La gente subió fotos a las redes destacando la labor de Pedro Rivero

5

AUTORIDADES Y LÍDERES LE DIERON EL ADIÓS EN REDES SOCIALES En Twitter, Facebook y algunos blogs la gente se despidió a su manera EFRAÍN VARELA evarela@eldeber.com.bo

Solidario como pocos. Hizo aportes económicos y de becas en varios hogares de Santa Cruz. Bajo su patrocinio se creó el Festival de Villancicos, que se realiza cada fin de año en Santa Cruz. 6

Autoridades políticas, periodistas, representantes gremiales y líderes de opinión, inundaron Twitter y Facebook de mensajes de despedida a Pedro Rivero Mercado. Por ejemplo, el gobernador Rubén Costas escribió: “Su im-

portante legado queda al servicio de Santa Cruz”. “Su contribución al periodismo nacional fue innegable, porque transformó EL DEBER”, recordó la Asociación de Periodistas de Bolivia en su blog. Además, mucha gente destacó su trabajo en el ámbito periodístico y literario

REPERCUSIONES EN LAS REDES SOCIALES

“Su voz serena y aplomada fue para mí una verdadera cátedra en las muchas y largas reuniones”. Alfonso Cortez pequeños textos acerca de sus impresiones de los lugares algunos lugares de Roma y también sobre París, donde se via ante la Unesco.

7

En 1998 publicó una de sus extensas narraciones en verso, titulada Las palomas contra las escopetas. Sus octosílabos estaban cargados de situaciones graciosas, no exentas de crítica.

8

DIRECTOR DE LA HOGUERA

Personaje indispensable en el desarrollo cruceño. Comprometido con las buenas causas, con su valerosa pluma influyó en la transición de la Santa Cruz aldea a la moderna metrópoli en la que vivimos hoy”. Marcela Urenda EXPRESIDENTA CÍVICA

Tras el aspecto formal y las maneras pausadas guardaba un sentido del humor festivo y a veces irreverente

Una de las últimas fotografías con su esposa, Rosa Jordán. Mientras sus fuerzas se lo permitieron, acudió a saludar a sus colegas de la redacción. Al fondo, la antigua casa donde funcionaba EL DEBER

“Recordaremos con mucho cariño a don Pedro por su permanente apoyo a las organizaciones gremiales de periodistas y por su inclaudicable defensa de la libertad de prensa e información”.

“Falleció la madrugada de este lunes, pero la huella periodística que deja como legado perdurará en el tiempo. Fue un notable de las letras y empresario visionario, por ello fue merecedor de muchas distinciones a lo largo de su destacada trayectoria”. COMITÉ PRO SANTA CRUZ

“Consiguió forjar un periódico equidistante de los poderes...No transigió ante los cínicos, tan descarados en el abuso del poder oficial, ni ante los encapuchados, tan cobardes para urdir poderes clandestinos”. Roberto Barbery A. ESCRITOR CRUCEÑO

“Se fue un grande: don Pedro Rivero Mercado. Mis sinceros pésames a su familia”.

Daniel Castro

Reymi Ferreira

VICEPDTE. ASOC. PERIODISTAS DE BOLIVIA

MINISTRO DE DEFENSA


12-13 Suplem. PEDRO Ruy-Javier_Maquetación 1 13/6/16 9:02 p.m. Page 2

12

Rol en el periodismo

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

HA IDO IMPORTANTE UN FORJADOR Y TESTIGO DE LOS CAMBIOS VOLANTA SE

RÉQUIEM PARA UNO DE LOS MODERNIZADORES DEL PERIODISMO ESCRITO DEL PAÍS De su relato, se sabe que ya en 1953 un joven Pedro Rivero ejercía el periodismo. Era de diarios chicos. Con 66 años de carrera, deja un legado, inversión en cambios y un modelo RUY D’ALENCAR / JAVIER MÉNDEZ www.eldeber.com.bo

Cuando empezó en el oficio, los periódicos de Santa Cruz eran chicos. Así lo recuerdan colegas como Humberto Vacaflor, de su época. Una época de diarios pequeños, hechos artesanalmente, página por página. Joven estudiante de Derecho, seducido por el fuego de la noticia caliente y por el hábito, casi ascético, de la lectura (Marcelo Rivero, su hermano, cuenta que leía en dos horarios diarios religiosamente, como si de eso dependiera la continuidad del tiempo), su propio testimonio ubica sus primeras colaboraciones periodísticas a principios de la década de 1950; en 1953, ya como editor en el floreciente EL DEBER (ver la entrevista Una vida forjada letra por letra, 14/5/2000, EL DEBER) que fundó Lucas Saucedo Sevilla, cuya conducción no asumiría hasta 1965. Cuando el periódico paceño Presencia era el coloso de los diarios de Bolivia, cuando los reporteros eran abogados o políticos, cuando las notas se redactaban por decenas a diario y cada una con una sola fuente. Fue entonces, más de 60 años atrás, cuando Pedro  Rivero Mercado, jovencito, sin plata, al lado de Rosa Jordán, su compañera, abrazó la pasión de su vida. Cuando los periódicos de Santa Cruz eran chicos. Muy chicos.

Las notas de una despedida Hoy es otro tiempo. Es 2016. El periodismo es internet, multimedia, crónica. Y EL DEBER, sin discusión, es el diario de circulación de mayor tiraje del país; es

la casa del campeón del periodismo iberoamericano, Roberto Navia, ganador del Premio Ortega y Gasset, de España, en 2007, y del Rey de España, en 2015; es una de las sedes del periodismo narrativo latinoamericano desde la creación del Premio Nacional de Crónica Pedro Rivero Mercado, creado con fondos de su propio mentor, que también quiso becar a reporteros de toda Bolivia que quieren capacitarse; es una de las plataformas de noticias web más visitadas de Bolivia. Es todo eso, pero es también la casa donde el Réquiem de Mozart nunca ha sonado más precisa, como si el prodigio austriaco hubiese escrito para hoy, que Pedro Rivero Mercado se ha ido, como hace el reportero cansado que sabe que ya cerró sin defectos su edición. 

“Hice un trato con Rosa: nunca enterarme de la situación del periódico”. (Rivero, sobre los inicios) “Tenía que escribir hasta el horóscopo”. (Sobre su jornada de trabajo) “El periódico no lo voy a poder dejar nunca, porque lo llevo muy dentro”. (Sobre EL DEBER)

EL DEBER ya no es un diario chico, ni solo se ha enfocado en sí mismo. En los 51 años que Rivero Mercado ocupó el puesto de director, este diario, forma de ganarse el pan del día para una familia de cinco hijos, ha sido también un instrumento para encaminar una nueva visión de periodismo, en forma y fondo. “Estaba lejos de mi ideología, pero bajo su batuta escribimos todos sin recortes. Y eso en prensa es un gran mérito. Se va un grande de la prensa”, escribió Yoss Olmos, comunicadora que compartió trabajo con Rivero. Jorge Arancibia lo recuerda como un reformador. “Yo era joven. Él me invitó de reemplazante y cuando debía irme me dijo que le gustaría que me quede, que este era un diario pobre, pero de principios”. Arancibia llegó más de 33 años atrás. Él vio cómo Rivero modernizó los sistemas de trabajo con imprentas nuevas a partir de 1982, con la computadora en lugar de las máquinas de escribir siete años más tarde; “él fue exigente con informar con contraparte, con distintas miradas. Antes no se hacía eso con obligación. Si se hacía una nota de despidos que ordenaron unos empresarios, por ejemplo, por instrucción de él se debía registrar la opinión de los obreros”. Modo de trabajo moderno en el mundo, que se convirtió en norma. Luego se crearon suplementos especializados. Después vinieron las inversiones modernizadoras de los 90. Cada vez más de la mano de los hijos. Visto ahora, quizás esto no es una despedida. Quizás solo es el elegante cierre de un ciclo 

ALGUNOS RECONOCIMIENTOS

1 Condecorado. El Gobierno le dio la máxima condecoración, Medalla El Cóndor de Los Andes. (21/02/87). 2 Reconocimiento. El Colegio Departamental de Comunicadores de Santa Cruz, le otorga el Premio Nacional de Periodismo “Oscar Zambrano 1996”. 3 Cultura. El Gobierno de la República de Bolivia le confiere el Premio Nacional de Cultura 1996, en reconocimiento a su destacado aporte al desarrollo de la cultura boliviana.(20/12/1996). 4 En Francia. Club de Leones D’ery-Francia-por sus excepcionales valores humanitarios prestados a Francia (16 de junio 2006). 5 Gobierno español. Cooperación Española Orden el Sacer-Medalla de Oro Cruz del Sacer (julio de 2009).

6 Defensor de la Libertad de Expresión. Asociación Nacional de la Prensa, Premio Libertad 2010 (6/5/10). 7 Distinción. Medalla Once de Oro, otorgada por Canal 11 Televisión Universitaria, en acto especial realizado el 17 de diciembre de 2010, a las personalidades destacadas. 8 Galardón. Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia – Reconocimiento como Profesional Meritorio del Estado Plurinacional de Bolivia - Medalla Honor al Mérito. Noviembre de 2011.


12-13 Suplem. PEDRO Ruy-Javier_Maquetación 1 13/6/16 9:06 p.m. Page 3

13

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

FOTOS: EL DEBER

ASÍ LO RECUERDA

Tenía una mirada irreverente de la vida

CONTACTO. Se conocieron en un almuerzo en los años 90, en La Paz

Carlos Mesa Gisbert EX PRESIDENTE DE BOLIVIA

uvimos una vinculación más estrecha a partir del momento que EL DEBER formó parte de la sociedad que hicimos para el desarrollo de la red PAT. Teníamos una vinculación muy particular por el tema literario. Cuando Pedro comenzó a escribir ficción literaria me compartía los libros. Tuve el privilegio de presentar un par de sus libros en La Paz. Ahí descubrí su veta de extraordinario sentido del humor. Luego me comentó que disfrutaba hacerlo en las viñetas de la segunda pá-

T

Pasó del teclado mecánico al electrónico; de la linotipo a la edición computarizada

ACARICIABA EL IDIOMA

Me impresionó su capacidad oratoria Humberto Vacaflor Ganam PERIODISTA. PREMIO LIBERTAD.

iempre me ha impresionado y he envidiado la capacidad de algunos periodistas como él de, además de ser buenos periodistas, tener criterio empresarial, y de crear un medio que es el principal de Bolivia. Pudo hacer una gran empresa con el aporte de sus hijos, y en este momento es además del periódico principal, el portal informativo más importante, de lejos. Además de ser escritor, columnista y editorialista, me ha impresionado su oratoria. Cuando asistíamos a reuniones de periodistas con personalidades extranjeras, ocurría que él era, de alguna manera, designado sin necesidad de hablar por los bolivianos para que pronuncie palabras de cierre. Siem-

S

pre tenía una oratoria muy linda. Acariciaba el idioma, le gustaban las palabras del castellano. Uno entiende, escuchándolo, las palabras del himno cruceño y el homenaje a España. Es una calidad de muchos cruceños, pero la conocí sobre todo en él. Lo conocí cuando yo era redactor de Presencia y cubría el Palacio de Gobierno en los años 60. El presidente René Barrientos piloteaba su propio avión y viajaba todos los fines de semana. Muchas veces me tocó ir a Santa Cruz acompañando al presidente junto con otros periodistas. Ahí, en más de una oportunidad departimos con los colegas cruceños y estaba don Pedro. Eran periódicos pequeños los cruceños en esa época. Después ya mayores de 70, nos encontramos en una invitación de Petrobras para ir a Manaos

PRESIDIÓ LA ANP

Dejaba atrás a gente más joven

HOMBRE DE SU TIEMPO

Su rasgo fue el respeto a la palabra empeñada

Juan Cristóbal Soruco

Harold Olmos

DIRECTOR DE LOS TIEMPOS

EX DIRECTOR DE ASSOCIATED PRESS

o conocí alrededor de 1996 en una serie de reuniones para relanzar la Asociación Nacional de la Prensa, de la que fue su primer presidente, después de una serie de interinatos complicados. Ahí pude conocer la voluntad y la simpatía de don Pedro, al mismo tiempo que su fortaleza. Viajamos a Cuba, invitados por la Asociación de Periodistas Europeos, creo que en el año 2000. Fueron días agradables. Lo vi ya afectado por la vista, pero con su entusiasmo por ir a todos lados y participar, dejaba atrás a gente bastante más joven. Siempre trataba con afecto a la gente. En Madrid nos encontramos con un ex embajador, y él llevó cuñapeses de regalo. Tenía mucho amor a su tierra

L

gina del periódico con un dibujo. Eso fue un descubrimiento para mí. Tenía sentido del humor y una mirada muy irreverente de la vida, que a veces no condecía, con el estilo muy formal de Pedro, pero esos son los mundos que cada persona va construyendo: un mundo en el que tienes la responsabilidad de un periódico tan importante como EL DEBER, lo que él representa en la sociedad cruceña, y la posibilidad de que eso no limitara sus opciones de ser irreverente, de tener sentido del humor, de ser ácido, de ser crítico. Tengo admiración por su trabajo empresarial y periodístico

n rasgo característico de don Pedro Rivero ha sido el valor y el respeto a la palabra empeñada. Este es un sello visible en sus crónicas y en sus obras literarias. Trasladaba esas cualidades a algunos de los personajes descollantes de sus obras, en las que era claro que él se proyectaba desde sus ricas experiencias. Con sus modos sencillos y directos, don Pedro exhibió una espontaneidad fundamental en el ser humano: la credibilidad de su palabra. Por eso sus crónicas, poemas y sobre todo sus trabajos periodísticos llegaron a tantos lectores. En esa condición que de él emanaba de forma natural residió el secreto de su visión para fundar, organizar

U

y perpetuar un órgano periodístico que ahora es referencia indiscutible del periodismo boliviano. Su magia estuvo en seguir la gestación de una noticia en todos sus estadios. Y hasta hace solo pocos años, de acompañarla desde la máquina de escribir hasta su impresión, impregnándose del olor a tinta de los talleres. Don Pedro Rivero ha sido un hombre de su tiempo, un protagonista de la transición de la Santa Cruz de bien antaño a la Santa Cruz moderna y pujante de estos días. Es una parte indeleble de la vida de esta ciudad, de sus alegrías, anhelos y frustraciones. Creo que, como Amado Nervo, podría decir con toda convicción: “Vida, nada me debes. Vida, estamos en paz”


14 Suplem. PEDRO Ricardo_Maquetación 1 13/6/16 8:56 p.m. Page 2

14

Fundación Pedro y Rosa

14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

CONTRIBUCIÓN AL DESARROLLO

ABRIENDO SENDAS LA CULTURA Y LA EDUCACIÓN COMO EMBLEMAS Proyectos que apoyan a los sectores desfavorecidos, una escuela de periodismo que promueve los valores de la profesión y actividades en favor de las tradiciones RICARDO HERRERA rherrera@eldeber.com.bo

En muchos de sus editoriales y escritos Pedro Rivero Mercado recalcó la necesidad de fortalecer la cultura, las tradiciones y la educación como las vías para lograr un auténtico y valedero desarrollo social. Con la creación y puesta en marcha de la fundación cultural que lleva su nombre y el de su esposa, pasó de las palabras a los hechos de una manera decidida y concreta. “La fundación nació con la intención de apoyar a los sectores menos favorecidos de la sociedad a través de la cultura y la educación, pero en ese afán se ha extendido a todas las personas que quieran superarse, objetivos que su mismo creador nos enfatizó siempre”, recuerda Aldo Sacre, actual director ejecutivo de la institución.

Los pilares La Fundación Cultural Pedro y Rosa fue creada a mediados del año 2000 siguiendo los preceptos delineados por Pedro Rivero Mercado, pero que no hubiesen sido finalmente plasmados sin el in-

condicional apoyo de su compañera de vida, Rosa Jordán. Ambos apuntalaron los ejes de la fundación concretando convenios con diferentes instituciones, apoyando programas, proyectos y la edición de libros. Un ejemplo claro de esos esfuerzos ha sido su apoyo constante al Centro Cultural San Isidro del Plan Tres Mil con el aporte de equipos de computación y la formación de jóvenes que se inician en el periodismo a través de Radio Bocina. De destacar es el acuerdo con la Fundación Amigarse a través de la cual se otorgan diez becas de formación profesional a jóvenes con alguna discapacidad. Cabe mencionar también el impulso en la formación de periodistas a través de la Escuela de Periodismo, que ya realiza talleres de capacitación con prestigiosos periodistas, como Martín

“La fundación nació con la intención de apoyar a los sectores menos favorecidos...”

Caparrós, John Lee Anderson y Leila Guerriero. Por otra parte se han apoyado programas como festivales culturales de la chobena, el brincao, encuentro de juventudes y otros. Mención especial merece el Premio de Crónica Periodística Pedro Rivero Mercado, que desde hace tres años impulsa la fundación y que ha dado relatos como Tribus de la inquisición, de Roberto Navia, con el que obtuvo el primer lugar en 2014. También Policarpio Calizaya, el costurero que corría hasta sacarse el cuerpo, de Fabrique Iglesias, obtuvo el galardón en 2015 y este año fue el turno de Santiago Espinoza por su crónica Werner Herzog estuvo aquí. Fue este último el que al recibir el galardón, tal vez expresó mejor el espíritu que anima a la institución. “Quiero creer que si no me termino de decidir a abandonar el periodismo, es porque aún le tengo fe a este oficio. Y fundamentalmente por iniciativas como la que ahora nos reúne acá: la de la Fundación Pedro y Rosa que están apostando con fuerza a promover y reconocer el periodismo de calidad en este país...”

UNA ALIANZA QUE EMPIEZA A DAR SUS PRIMEROS FRUTOS En septiembre del año pasado, la Fundación Cultural Pedro y Rosa concretó uno de sus acuerdos más importantes en Medellín (Colombia), que es un convenio de cooperación con la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). El acuerdo tendrá una duración de dos años y permitirá realizar actividades de capacitación y actualización para periodistas bolivianos en la

Los mejores relatos de García Márquez en un libro imperdible

FNPI en Cartagena, Colombia, pero además capacitaciones, talleres, seminarios y conferencias en el país con maestros de la FNPI. Otro de los componentes es la edición de publicaciones conjuntas, la primera de ellas fue el libro Gabo Periodista, presentado en la pasada Feria del Libro por el periodista colombiano Jaime Abello Banfi, director general de la FNPI, que llegó al país exclusivamente para este evento.

En octubre de 2013, el mismo Pedro Rivero lanzaba el Premio Nacional de Crónica

APORTES

Ha promovido la visita y los talleres de periodistas de la talla de Martín Caparrós, John Lee Anderson, Diego Fonseca y Leila Guerriero, entre otros.

El Premio Nacional de Crónica Pedro Rivero Mercado se ha consolidado y en sus tres versiones ha reunido importantes trabajos.

Se han firmado importantes convenios con instituciones públicas y privadas para promover el desarrollo social en sus diferentes áreas.

Ha permitido la presencia de intelectuales de la talla del poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, que estuvo en la Feria del Libro.

Festivales de música como los de la chobena han recibido el apoyo incondicional de la fundación. La cultura y la recuperación de las tradiciones son importantes.

El apoyo al Centro Cultural San Isidro se ha concretado en proyectos como el de Radio Bocina a través del cual se formaron jóvenes talentos.


15 Suplem. PEDRO Marcelo_Maquetación 1 13/6/16 6:42 p.m. Page 1

Las letras

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

15

RETRATISTA DE LA SANTA CRUZ DE ANTAÑO

EL COSTUMBRISMO FUE SU MARCA EN LA LITERATURA EL DEBER

En siete poemarios y seis novelas plasmó su destreza con el lenguaje que se enfocaba en un pasado idílico MARCELO SUÁREZ R. msuarez@eldeber.com.bo

Pedro Rivero Mercado fue uno de los escritores más reconocidos de nuestro medio, especialmente en el campo de la poesía, prestigio que se ganó mucho antes de que se sumergiera en el universo de la novela, ya no como lector voraz sino como escritor. Manejaba el verso con picardía y con desenfado, pero no para hacer las apologías del amor, o de la mujer, o de la naturaleza, o de las tantas cosas bellas de la creación. Don Pedro se valía de la lírica costumbrista para contar historias imaginarias, con visos de realidad algunas, satíricas y mordaces otras, y descabelladas varias. Esta cualidad quedó plasmada en varios títulos, siendo uno de los principales Las Cien Mejores Poesías de Gustavo Adolfo Baca (1984), seudónimo con el que firmó durante décadas sus poemas, que actualmente se siguen publicando en la revista dominical EXTRA, de EL DEBER. El seudónimo era una clara referencia al poeta español Gustavo Adolfo Bécquer y al legendario héroe de la lucha independentista José Manuel Baca (Cañoto), una simbiosis del carácter romántico de los personajes que representaron una influencia para Rivero Mercado. En su obra poética se resaltaba su afán por dar a conocer lo regional. En este género también publicó: Las bienandanzas de un Quijote Cruceño (1985). Las tres perfectas solteras (1987), Pataperreando (1988), Por hacer macanas (1990), Más allá del fin de los siglos (1995) y Las palomas contra las escopetas (1998).

Narrador El gran giro lo da en 2000 con Los gorriones del barrio, su primera novela, que fue presentada en Bolivia, Francia y España. Ambientada en la Santa Cruz de antaño, narra la historia de Dorito Fernández, personaje dotado de mucha sensibilidad que se convierte en protagonista central de los dramas que ocurren en una pequeña aldea. Wolfango Montes Vanucci dijo

de esta obra: “En su primera incursión en el género, Pedro Rivero Mercado descubre cauces de inspiración por nadie antes explorados. Usa lenguaje castizo, de corrección académica sin caer en la obsolescencia”. Tres años después llega Que Dios lo tenga donde no estorbe, segunda novela, que representa una continuación de la anterior. La obra está cargada de denuncias sociales contra los regímenes totalitarios y la reacción de una sociedad cruceña, cuyo liderazgo socioeconómico nacional comenzaba a despegar. En mayo de 2005, continúa con el género que abrazó en el siglo XXI y propone Empate a tres. La obra narra las vivencias de un matrimonio ya maduro que decide contarse sus infidelidades y tras una sabrosa serie de historias confesionales, ambos deciden decretar un empate en su particular certamen. Luego de una pausa de dos años, el autor cruceño sorprende con una adaptación criolla de una obra cumbre de la literatura en español. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Guardia (octubre 2007) respondía a la pregunta de Rivero Mercado de por qué el célebre personaje no pudo haber nacido en La Guardia. La obra incluía a Sancho Pinza y Dulcinea del Tobillo. A los pocos meses, aparece con una nueva obra: Retrato de un canalla, en la que el autor hace una introspección dentro del personaje principal de la trama, un joven que es machista, desconsiderado, “un canalla con todas las letras”. Respecto de este trabajo, la filóloga Claudia Bowles destaca el buen uso del idioma. “Está escrita en un lenguaje contundente”, afirma. Su periplo por la novela concluye con Dos mujeres (2010), que describe a personajes clásicos y tradicionales de uno de los barrios de la Santa Cruz de mediados del siglo XX. En 2012 marca su retorno a la poesía con Las tres casadas imperfectas, una especie de segunda parte de su obra Las tres perfectas solteras, que fue llevada a la televisión en una producción de Safipro

O B R A S I M P O R TA N T E S

Las tres perfectas solteras Acompaña con humor y picardía los prejuicios propios de la Santa Cruz de los años 50.

Los gorriones del barrio Novela que marcó la incursión de Rivero en la novela. Mantiene la mirada a la vieja aldea.

ESPACIO. En su oficina de EL DEBER redactaba sus obras y tenía parte de su bilioteca. Le gustaba leer a García Marquez y a Pérez-Reverte.

Don Quijote de La Guardia Obra satírica, ambientada en la localidad guardieña, donde el autor tenía su sitio de descanso

LO RECUERDAN

Édgar Lora

Óscar Barbery

Agustín Saavedra

SICOPEDAGOGO

ESCRITOR

COLUMNISTA

TENÍA MUCHA CLARIDAD

UN GRAN LEGADO

FUE MI MENTOR

Tuve la suerte de acompañarlo en los procesos de dos de sus novelas y me pareció un hombre que combinaba muy bien la realidad, lo real y la ficción. Supo retratar con su alma la Santa Cruz de antaño. En su amor por esta ciudad quiso retratar en su obra su gente, sus costumbres, con una claridad y una lucidez que tienen mucha fuerza.

Su obra se enmarca dentro de la literatura costumbrista, con novelas que tenían una gran estructura. Yo creo que don Pedro se va dejando un legado muy importante con sus trabajos literarios, con su poesía. Además, también tengo que agradecer el apoyo de su parte para que yo hubiera podido crecer en mi carrera literaria.

Yo le presenté varias novelas al doctor Pedro. El fue un gran novelista y poeta, pero claro, su gran obra es haber convertido a EL DEBER en lo que es ahora. También debo rescatar que él siempre quiso que yo escribiera, siempre me impulsaba, el doctor Pedro fue mi mentor. Cuando yo era un mozalbete, él me decía que escribiera mis columnas.


16-17 CMORALES_Maquetación 1 6/13/16 18:50 Página 2

16

El adiós de amigos e intelectuales

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

SE FUE UNO DE LOS PATRICIOS DE SANTA CRUZ OPINIONES

PEDRO SHIMOSE

LORGIO VACA

ESCRITOR Y POETA

ARTISTA PLÁSTICO

“NOS DEJA HUÉRFANOS DE SU PALABRA NOBLE, SENCILLA, TOLERANTE Y ORIENTADORA”

“UN INTELECTUAL DE MENTE AMPLIA”

Por más que hoy pele el sol en el cielo más puro de América, mi cielo – el mío – estará encapotado y un rayo caerá sobre mi alma porque acaba de morir un amigo. Don Pedro Rivero Mercado (Santa Cruz de la Sierra, 19.10.1931 – 13.06.2016) se ha ido dejándonos huérfanos de su palabra noble, sencilla, tolerante, orientadora y valiente cuando la libertad se veía amenazada. Agobado, periodista, diplomático, empresario, narrador y poeta, hiciera lo que hiciera, a don Pedro le perseguía el éxito. Su trabajo fue felizmente reconocido en vida al concedérsele el Cóndor de los Andes, el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Gabriel René Moreno, el Premio Nacional de Periodismo 1995, el Premio Libertad 2010 y su admisión como miembro de la Academia

Boliviana de la Lengua. Estas distinciones dan una idea de su obra ingente en favor de su patria boliviana, de su tierra camba y de su ciudad natal que le echará de menos porque el progreso de su terruño es, de alguna manera, también suyo. Su contribución al periodismo nacional es innegable. Transformó EL DEBER, modernizándolo en cuanto a empresa, tecnología, diseño gráfico, estilo y lenguaje. Nada, sin embargo, habría conseguido sin el apoyo y la inspiración de su esposa – “doña Rosa Jordán” – y de sus hijos, que siempre estuvieron a su lado. En estas horas infructuosas seguirán estándolo, dando pruebas de coraje y decisión en los nuevos retos que plantea el legado de este gran hombre que acaba de morir. Descansa en paz, inolvidable amigo.

RUBER CARVALHO ESCRITOR

“UN HOMBRE DE LA LLANURA GRIGOTANA” “La llanura grigotana” era una de las frases que Pedro Rivero Mercado solía acuñar con frecuencia cuando se refería a la tierra cruceña. Y es que Pedro Rivero, cruceño de pura cepa, amante como pocos y de verdad de su terruño, le gustaba la referencia histórica y antigua de esta llanura donde nació y se hicieron grandes sus pasos, sus años y sus sueños. Periodista ante todo, poeta costumbrista del hablar cotidiano de la gente de antes, escritor. Mecenas en muchos emprendimientos de las instituciones y, sobre todo, de organizaciones cívicas y culturales. Hombre que siempre estuvo donde tenía que estar cuando Santa Cruz alzaba la voz exigiendo de los poderes centrales atención a sus demandas. Ahí estaba Pedro y su palabra impresa en fecundos editoriales que marcaban pauta y animaban las justas lucha de este pueblo casi siempre mal entendido por un centralismo discriminador y egoísta. Ahí estuvo Pedro Rivero Mercado con la palabra cruceña para decir a los cuatro vientos que, en esta llanura de Chávez, existe un pueblo que no se rinde ni claudica de lo que en justicia le corresponde y con legitimidad merece. Hombre de nobles causas; amigo solidario, intelectual de

primera línea, se lo vio desde las páginas de EL DEBER, argumentando sobre las necesarias consideraciones de hacer crecer en nuestros aleros, sangre nueva, mentes jóvenes que lleven adelante el hilo conductor del progreso cruceño por los senderos de la modernidad y los nuevos tiempos. Santa Cruz debe y tiene que ser el motor que dirija la república en el futuro, no por capricho regional, sino por mandato histórico, argumentaba. Y allí estará Pedro, subido en esa locomotora del pensamiento, escribiendo nuevos editoriales orientando a su pueblo, levantando las viejas banderas con crespones de colores renovados y sus pasos se llenarán del polvo de los caminos de esta llanura grigotana que tanto amó y la lleva inscrita en su piel y su alma. Pedro Rivero, simplemente se ha ausentado un momento para poder cumplir la consigna del fundador: “Desencantar la tierra” para quererla mejor. Allá estará él, en su llanura grigotana, escribiendo de nuevo otras coplas, otras novelas, otros cuentos, otros editoriales, y nos contará nuevas ocurrencias acompañando nuevos carnavales. Y un día también será calle o plaza de esta Santa Cruz de sus ensueños.

Lamento mucho la partida de un entrañable amigo. Pedro ha sido para mí un gran apoyo en toda mi obra artística, un soporte fundamental para impulsar mis sueños y proyectos. Él me alentó mucho en mi trabajo artístico y tiene, de hecho, varias obras mías. Me da mucha pena que se haya ido sin que yo tenga la oportunidad de despedirme de él. Pedro Rivero Mercado fue un hombre multifacético. Como periodista, como hombre de empresa, como abogado, como escritor y como poeta. Yo siempre lo he visto trabajando a sol y sombra. Yo lo vi trabajar desde hace muchos años cuando EL DEBER estaba en la esquina de la calle Bolívar, en una oficinita de cuatro por cuatro, donde tenía una pequeña imprenta. Don Pedro era infaltable a su trabajo, muy disciplinado, un hombre que se hizo con mucho esfuerzo y tesón. Valoro especialmente que era un hombre de mente amplia, que miraba más allá y que tenía una gran inquietud cultural. Eso no era ni es muy común en nuestra sociedad. Tuvo una gran dedicación a la literatura y a utilizar la palabra como herramienta artística. Tengo un afecto muy especial y muy grande.

NICOLÁS MENACHO MÚSICO Y COMPOSITOR

“UN SEÑOR CABAL Y UN GRAN CREADOR” Fue un gran intelectual y un inmenso hombre de letras. Tuve la fortuna de interpretar varias canciones basadas en sus creaciones. Conocí a don Pedro hace muchos años. Fuimos amigos entrañables en momentos buenos y en momentos difíciles. Rescato especialmente su amabilidad y condición de señor en el más amplio sentido de la palabra. Pedro no andaba con pequeñeces, él miraba todo con grandeza. Aparte de sus condiciones intelectuales, fue un gran ser humano. Pedro fue siempre un hombre muy querido por la gente. Él tenía muchas consideraciones con la gente más humilde. Entre tantas, recuerdo la canción Siete Calles, que retrata a la perfección uno de los barrios más emblemáticos de Santa Cruz, lleno de leyendas e historias de amor, donde se guardaba “una virgen sin santuario”, es decir, una mujer del pueblo.

UN QUIJOTE LETRAS Y LO La partida de don Pedro Rivero Mercado estremeció los corazones de quienes lo conocieron. Su obra lo encumbró como uno de los intelectuales más relevantes de Bolivia. La tierra camba inspiró gran parte de sus trabajos y de sus grandes sueños


16-17 CMORALES_Maquetación 1 6/13/16 18:51 Página 3

17

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

TE DE LAS LOS SUEÑOS

OPINIONES

LUPE CAJÍAS PERIODISTA E HISTORIADORA

“ÉL NO OFRECÍA FRUTAS NI TELAS, SINO IDEAS Y PRINCIPIOS” Él estaba en el apogeo de su lucidez mental y creativa, y en el más alto momento del crecimiento de su amada criatura, EL DEBER, cuando me recibió aquel martes muy temprano. Solía ser el primero en llegar a la redacción y mientras el resto de la ciudad despertaba, él ya estaba pulcro y en pleno trabajo. Entonces me mostró la foto de sus hijos, pequeños, sencillos, correteando para entregar a tiempo los ejemplares de aquel periódico que sus padres sacaban cada día con todos los esfuerzos económicos y personales. “Para que no se olviden de dónde venimos”, comentó, mientras recordaba los años difíciles en un Santa Cruz aún polvoriento y aldeano cuando tocaba meter a toda la familia para lograr redactar artículos, componerlos en una antigua imprenta, tener listos los ejemplares al alba y venderlos uno por uno. Él no quería reservarse ningún mérito. Daba a su amada Rosita Jordán el peso de la victoria, de

aquel esfuerzo inmenso, de aquella terquedad, de apostar para mantener informado a su pueblo. Entonces la oficina- por llamarla de un modo- quedaba en medio del griterío de la recova y de los comerciantes de tamarindo y cuñapé. Él no ofrecía frutas o telas, sino ideas y principios. Él sabía que su oficio no se limitaba a los productos de temporada que valen tanto o cuánto en una simple transacción que se resuelve con un puñado de monedas. Él se ocupaba de aquello que no tiene precio, que no tiene tiempo ni moda. Él hacía circular entre los lectores lo más importante del ser humano: la libertad, y en cada número estaba impresa su consciencia. De ahí lo amé para siempre. Lo amé, lo admiré, lo seguí, lo busqué hasta en los últimos años mientras perdía la vista que se quemaba con tanta lectura y tanta sabiduría. Le encantaba la historia, la ficción, la poesía y los bandos carnavaleros porque

tenía en sí el germen del conocimiento: la curiosidad. Fui feliz al conocer los tomos de su autoría y sus versos puestos en música. Era el más cruceño de todos los que conocí, el más universal y el más paceño, donde se trasladaba físicamente o más tarde solo con la melancolía. También en el frío andino mantenía la costumbre de ducharse con agua helada, a las cinco de la mañana. La vida nos permitió compartir muchos otros momentos, seminarios, recitales, festejos y viajes para ir por la América morena a defender la libertad de expresión y la necesidad de tolerar el pensamiento ajeno. Me tocó presidir el jurado que le otorgó el Premio Nacional de Periodismo que anualmente otorga la Asociación de Periodistas de La Paz, galardón que estimó mucho y lució en medio de tantas otras medallas y plaquetas. Ahora él partió y todo su pueblo lo llora. Él ya no pertenece a su esposa, a los chicos, a los nietos. Él es de todos nosotros y de las galerías donde quedan los hombres que convierten su paso por la tierra en un gran abrazo fraterno.

FERNANDO MOLINA PERIODISTA E HISTORIADOR

“UN HOMBRE DE LETRAS QUE PERDURARÁ EN LA MEMORIA” El hombre de letras se nota por los ojos quemados Y sin embargo apacibles: en ellos todavía alienta un espíritu Una dulce luz que alimentan las sombras. El hombre de letras se nota porque camina al paso del habla Íntima amiga de cuyos brazos se coge. Y que lo lleva a donde

quiere: a la mayor claridad, al lugar más profundo, Pero también a la amarga esquina que no dobla de la memoria. El hombre de letras se nota porque ama a las mujeres y a los libros, Porque tiene hijos y tiene libros, hace amigos y hace libros,

un día se sienta, sobre un trono de libros. Otro día se revuelca en un lecho de libros. No deja de tener tardes tristes en llanto de libros. El hombre de letras se nota porque se lo despide con poemas y memorias Un adiós con palabras en las que un cuerpo se marcha, pero hay un nombre que queda Un hombre de letras quiere perdurar por escrito, así al cabo sea, nada más que una nota en el pie de una página.

JOSÉ RAFAEL VILAR ANALISTA POLÍTICO

“HOMENAJE A UN PATRIARCA” Conocí a Don Pedro Rivero Mercado en los años 90 en la antigua sede del periódico en la Suárez Arana, una zona de gran dinámica y un centro económico importante cuando él se hizo cargo del matutino EL DEBER en 1965. Hoy muchos lo recordarán como periodista durante 6 largas décadas, refundador de EL DEBER y participante como periodista y columnista de muchos otros, galardonado con los Premios Nacional de Periodismo en 1995 y Libertad en 2010. También se le mencionará como es-

critor —cuentista, poeta y novelista— que, como lo describió Pedro Shimose Kawamura, contribuyó a “rescatar y defender el habla cruceña y la tradición de la poesía romántica […] costumbrista y popular iniciada, en Santa Cruz, a comienzos del siglo XIX”, lo que lo convirtió en miembro de la Academia Boliviana de la Lengua, así como se lo destacará como un digno diplomático en Francia y la UNESCO y un meritorio ciudadano condecorado con el Cóndor de los Andes en 1996.

Pero yo quiero recordarlo en otra faceta, la de su bonhomía caballerosa, que no perdía su amable sonrisa ni en los momentos en que recibía injustas agresiones y que siempre ofrecía su palabra cordial aun a quien no fuera su amigo. Como el espíritu de sus personajes que vivían en el tiempo indefinido de una Santa Cruz que se adentraba en la modernidad sin querer perder la esencia campesina —más idealizada que real— de su pago. Con Don Pedro, Bolivia pierde uno de sus últimos patriarcas, emprendedores de futuro y forjadores de una prensa independiente.


18 Suplem. PEDRO Gina-Ayda_Maquetación 1 13/6/16 6:43 p.m. Página 2

18

Colaboradores

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

ASÍ LO RECUERDAN ARCHIVO

ANTIGUOS Y FIELES TRABAJADORES

“IBA A TODOS LADOS” Laida R. de Domínguez SECRETARIA DE DIRECCIÓN GENERAL

Trabajó a su lado 27 años y ocho meses. Memorizó todos sus hábitos y administró su agenda. “Se daba tiempo para todo. Yo le hacía su rol, si lo invitaban a ocho lugares, a los ocho acudía. Él sabía que todos querían salir en la foto del periódico y por eso les daba gusto”.

“SIEMPRE LEYENDO”

Los rostros más visibles al lado de Pedro Rivero, siempre fueron los de su secretaria y su chofer

Hilarión Arandia CHOFER NOCTURNO

LA OTRA FAMILIA ELLOS FUERON MÁS QUE SERVIDORES

Hace 26 años que trabaja en EL DEBER. Empezó conduciendo para la empresa y luego pasó a ser chofer personal de don Pedro por las noches porque tenía una agenda social intensa. “Casi siempre abordaba la movilidad con sus apuntes o un libro porque estaba pensando en algún artículo”.

“MI MENTOR Y AMIGO” Rímer Bustamante P. CHOFER

Cinco de los trabajadores que colaboraron con él por décadas comparten sus mejores recuerdos y anécdotas. Se fue un grande que marcó sus vidas y dio ejemplo Aida Domínguez/ Gina Justiniano EL DEBER

Lo vieron llegar siempre puntual, trabajar incluso algunos feriados, elaborar él mismo reportajes, entrevistar en persona a las quinceañeras e incluso revisar la ortografía de las notas de sus periodistas. Sus colaboradores más fieles y cercanos conocen como pocos sus hábitos, sus gustos y hasta aprendieron a adivinarle el pensamiento. Con los años pasaron la barrera del profesionalismo al punto de tratarse con familiaridad; todos ellos son considerados miembros de la vasta familia Rivero Jordán porque además supieron ganarse su confianza. Según cuentan, Pedro Rivero Mercado siempre se hizo tiempo para la familia, los amigos y el trabajo. Su secretaria personal, Laida Rodríguez de Domínguez, lo recuerda como el animador de los juntes de su curso: “Hacía desayunos para sus compañeros de la promoción 50 del colegio Nacional Florida y los hacía con esposas. El año que cumplieron sus bodas de oro, promovió un acto en el mismo colegio, consiguió que cada alumno esté pre-

sente y que se siente en su respectivo pupitre”, comentó. La señora Laida tuvo que seguirle el paso, bien ágil y dinámico. “Aprendí cada habilidad de él, era increíble cómo tenía tanto ingenio para hacer las cosas”. Según sus propias palabras, le tocó un jefe inquieto que no se conformaba con un papel, sino que abarcaba todo, “Era presidente del Club de la Prensa, del Círculo de Amigos, de la Casa de la Cultura... se daba modos para todo. Con decirle que hasta árbitro ha sido”. Hilarión Arandia, que lo condujo a los eventos nocturnos, lo tiene bajo el mejor de los conceptos. “Siempre fue muy buena persona. Dependiendo de su día, había veces que estaba en silencio, pensando en sus notas, otras charlaba todo el camino o a veces se la pasaba leyendo un cuadernillo que solía cargar.

“Fue un jefe inquieto que no se conformaba con un solo papel, sino que abarcaba todo”

En la casa En el hogar se desenvuelven los guardias de seguridad, trabajadoras del hogar y jardineros. El cabo de Policía Santiago Zelaya por tres lustros lo ayudó a entrar y salir por su inmenso portón de madera. “Lo he visto a veces sonriente y feliz rumbo a la boda de algún nieto, preocupado o triste por la enfermedad, con disfraz de carnaval o en traje de gala, o sencillamente yendo al trabajo, todos los días, incluso en silla de ruedas”, cuenta vestido de uniforme de policía, el mismo que está a punto de dejar porque quiere acogerse al servicio pasivo. También compartió sus vivencias Marlene Molina, la encargada de los manjares típicos y tipo gourmet que el doctor Rivero solicitaba. “Comía de todo, con algunas preferencias, pero era educado y respetuoso en la mesa y con los alimentos, también muy disciplinado, tomaba sus jugos de frutas y un buen desayuno. Le gustaban los bocadillos de choclo y los tamales”, recuerda Marlene Molina, la cocinera de ascendencia vallegrandina que llegó a trabajar por un aviso en EL DEBER

Orureño que radica en Santa Cruz desde sus 18 años. Fue policía y renunció a la verde olivo por seguir al Dr. Rivero a París, Francia, como encargado de seguridad. Por 26 años colaboró con nuestro director como su chofer y guardaespaldas en sus viajes y durante cada jornada.

“ERA COMO MI PADRE” Marlene Molina Cuéllar COCINERA

Desde hace 10 años es la encargada de los picantes de gallina criolla, majaditos, bocadillos de choclo, yucas doradas, puré de camote, somó, chicha, refresco de tamarindo y otras delicias que el ‘jefe’ pedía. La dueña de la cocina de la casa del Dr. Pedro extrañará que la llame: “Marlene Dietrich”.

“TODO UN CABALLERO” Santiago Zelaya Q. POLICÍA Y GUARDIA DE SEGURIDAD

El ingreso al domicilio de la familia Rivero Jordán es vigilado por la atenta mirada de este hombre, un policía del Batallón de Seguridad Física que encontró respeto y cariño en este hogar, por ello es que ha permanecido los últimos 15 años en la caseta de seguridad. “El trato con el doctor fue siempre formal, como con todo caballero”


19 Suplem. PEDRO Cecilia_Maquetación 1 13/6/16 9:13 p.m. Página 2

las huellas de un filántropo

MARTES 14 DE JUNIO DE 2016 EL DEBER

19

DE LA MANO DE LOS MÁS NECESITADOS CeCiliA DorADo NAvA cdorado@eldeber.com.bo

Lejos de aspirar a que su nombre quede sellado en letras de oro en alguna plaqueta, don Pedro Rivero Mercado siempre conservó un bajo perfil a la hora de ser solidario. Lo fue con sus más allegados y con quienes ni siquiera pudo conocer en persona, pero siempre estuvo allí, ayudando. Así lo describe más de un testimonio. Líder Quezada terminó llorando al recordar sus años de juventud cuando conoció a don Pedro Rivero Mercado. “Yo vendo periódico desde hace 56 años y fue entonces cuando lo conocí. Siento muchísimo la muerte de don Pedro, fue como nuestro padre”, dice con lágrimas en los ojos. Quezada, exdirigente de la Federación de Voceadores de Periódicos de Bolivia, recuerda cómo don Pedro no se hacía problema en levantarse durante las madrugadas para ir hasta el periódico, junto con su esposa, Rosita, y resolver cualquier problema. “Si el doctor Pedro no le ponía el pecho como lo hizo, EL DEBER no hubiese sido lo que es ahora y si no había EL DEBER, no había comida”, dice, en alusión a esta fuente de trabajo. Don Pedro recibía personalmente a los canillitas en su oficina. Cuando había algún festejo, cumpleaños o algún canillita enfermo, ahí estaba, tendiéndole la mano, dice Virgilio Melgar. “Lo conocí en 1980, desde ese entonces ha sido un ejemplo para nosotros como jóvenes que éramos, veíamos en él un hombre trabajador y querendón de Santa Cruz”, expresa y recuerda que cuando se quedaron sin sede para la Asociación de Voceadores, don Pedro se ofreció para hacerles construir un salón, promesa que se hizo realidad. “Lo bautizamos como salón de honor Pedro y Rosa, en agradecimiento porque él nos ayudó”. Juan Ávalos, presidente de esta asociación, que involucra a casi 1.500 socios distribuidores, canillitas y venteros, también lo recuerda como una persona “dadivosa”, de quien aprendió que en la vida hay que saber perseverar.

Con los más humildes El último viernes, antes de cada 24 de diciembre, no era un día normal en el Cementerio General. En medio de ese ambiente de recogimiento, donde solía visitar semanalmente la tumba de su madre, Blanca Elena, don Pedro llevaba esperanza. Jorge Justiniano, uno de los trabajadores más antiguos del camposanto, recuerda la última vez que el director de EL DEBER pudo visitarlos por las fiestas de fin de año. Aunque lo hizo en silla de ruedas, un poco afectado por su salud, no dejó de compartir el acostumbrado panetón, las salteñas, poleras y gorras con los

UN HOMBRE CERCANO A LOS HUMILDES Y DE GRAN ESPÍRITU SOLIDARIO Don Pedro Rivero Mercado ayudó a cuanta persona pudo. Canillitas, trabajadores del cementerio, hogares de niños, la Cruz Roja y otras obras sociales contaron con su apoyo casi anónimo y desinteresado durante años ARCHIVO EL DEBER

Don Pedro Rivero, en el inicio de la construcción del salón para los voceadores de periódicos

AÑO TRAS AÑO

Ayudó a los hogares de niños y otras obras sociales

CEMENTERIO. Don Pedro Rivero, junto con su secretaria, Laida Domínguez, en el agasajo que solía compartir con los trabajadores

más de 35 trabajadores independientes y funcionarios municipales que trabajan allí. “Eso no lo hace cualquier persona, siempre valoraba el trabajo sucio que nosotros hacemos limpiando y refaccionando los nichos”, relata. A través de la Cruz Roja benefició a enfermos de tuberculosis y otros pacientes con diversas dolencias que acudían a los centros de esta institución. De forma casi anónima, se acercaba a las ofici-

nas de la calle Quijarro y entregaba su aporte económico mensual. “Nos sentimos dolidos, era un hombre sencillo que llegaba como un socio más. Este aporte iba en beneficio de nuestros dos centros para tuberculosos y uno para la población en general”, recuerda Carlos Arce. La lista de beneficiarios es larga, pero casi solo para él, no es pública y ni siquiera figuran todos a los que tendió la mano

Por más de 15 años don Pedro Rivero colaboró al Hogar de Niños Santa Cruz. No solo les brindó apoyo económico, sino también compartió diversos momentos con los niños y adolescentes de ese centro. “Los llevábamos a pasear a su quinta Los Nietos y hasta nos regaló una vaquilla para el hogar”, recuerda Blanca Áñez de Lozada, expresidenta del Comité Impulsor de Obras para la Niñez de Santa Cruz (Coincruz). También ayudaba al Centro de Salud Mental con un aporte económico que servía, especialmente, para beneficiar a los pacientes de escasos recursos. “Era muy amigo de mi esposo, Alberto Lozada Cuéllar, como familia y como institu-

ción lo recordamos con mucho cariño”, expresa Áñez. El director de EL DEBER también solía ocupar el conocido espacio Café de la Siesta para difundir actividades solidarias y lograr mayor apoyo de la población. Además, becó a algunos jóvenes necesitados que terminaron siendo profesionales.

NIÑOS. Diversos hogares de niños recibieron su apoyo

Profile for Oscar Parada

Homenaje a la vida y obra de Don Pedro Rivero  

INFATIGABLE CONSTRUCTOR DE LIBERTAD “El periódico no lo voy a poder dejar nunca, porque lo llevo muy dentro, metido en mi sangre. Mientras t...

Homenaje a la vida y obra de Don Pedro Rivero  

INFATIGABLE CONSTRUCTOR DE LIBERTAD “El periódico no lo voy a poder dejar nunca, porque lo llevo muy dentro, metido en mi sangre. Mientras t...

Advertisement