Page 1

Potencialidades de los frutales del sector rural agrícola de la Isla de San Andrés.

Potential of the fruit of rural-agriculture sector in San Andrés Island.

Eder Jair Ortiz Roca Ingeniero Agrónomo, Estudiante Maestría en Estudios del Caribe, Joven Investigador e innovador, COLCIENCIAS – Universidad Nacional de Colombia, Sede Caribe, Jardín Botánico de San Andrés.

Petter David Lowy Cerón Msc. Biología, Profesor Asociado; Universidad Nacional de Colombia, Sede Caribe. Director Jardín Botánico de San Andrés

Resumen

Los frutales de San Andrés isla son muy importantes para la tradición y se consumen en fresco y procesados, sin mucha importancia comercial para el sector rural agrícola estos se regalan a los amigos, familiares u otras personas. Este trabajo pretende caracterizar el potencial de los frutales del sector rural agrícola de la Isla de San Andrés, a través de una encuesta y un muestreo en algunas fincas donde se tomaron los datos sobre cantidad, variedad y uso de los frutales, esto dio como resultado; las especies más abundaste son el Jobo, la papaya, el mango, la guayaba y el tamarindo con pérdidas entre el 65 y el 85%, el agricultor por lo general no realiza actividades de manejo a los frutales, las fincas son prestadas y los frutos que son aprovechado se donan en su mayoría. Los frutales son subestimados y poco valorados en su función de alimentación o de interés comercial, esto conlleva a que haya una cantidad considerable de frutos sin ningún uso y su posterior pérdida.

Palabras claves: Frutales promisorios, Mango, Papaya, Tamarindo, Jobo, Guayaba

Abstract

The fruit of San Andres Island is very important to the tradition and is consumed fresh and processed, without much commercial importance for the rural agricultural sector these are given away to friends, relatives or others. This work aims to characterize the potential of the


fruit of the rural agricultural sector of the Island of San Andres, through a survey and sampling on some farms where data were taken over quantity, variety and use of fruit trees, this resulted, the most abundant species are the Jobo, papaya, mango, guava and tamarind with losses between 65 and 85%, the farmer usually does not perform management activities to the fruit farms are borrowed and fruits that are used are donated mostly. The fruits are underestimated and undervalued in their role as food or commercial interest, it is concluded that there is a considerable amount of fruit without any use and eventual loss.

Keywords: Promising Fruit, Mango, Papaya, Tamarind, Jobo, Guava

Introducción. La costumbre de ir al “monte” a buscar mango, tamarindo, Mamón, etc. Es muy conocida en toda la isla, también la de decirle al vecino que tiene un finca, que le regale algunas frutas, esta costumbre permanece todavía, esto ha generado un desconocimiento o un desmerito por el potencial económico que podría tener dichos frutales, como dice el profesor Germán Márquez “El problema de la abundancia”, esto podría responder a el por qué de la poca comercialización de los productos de origen frutal o a el bajo aprovechamiento. En esta investigación el objeto es determinar cuáles son los potenciales frutales de las fincas del sector rural agrícola en San Andrés, para ayudar a responder algunos mitos antes mencionados y vislumbrar un camino que nos aporte al aprovechamiento económico de dicha fuente de ingresos.

San Andrés, providencia y santa Catalina son las islas principales de un archipiélago colombiano que se ubica en el mar Caribe Occidental, estas islas han vivido una historia de tradición agrícola que en los últimos tiempos ha intentado adaptarse a un modelo de desarrollo que está acorde con las necesidades del mundo globalizado pero con los problemas que ello conlleva.

De la plantación al Turismo

Las islas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina fueron explotadas por varios siglos con cultivos de tipo exportación, el clima y el suelo favorecieron la instalación de cultivos de algodón y azúcar, para los cuales importaron esclavos, además cultivos como cítricos, extracción de cedro para los barcos y el ganado, estos fueron la base de la economía de las


islas. A partir de la segunda mitad del siglo XIX hubo un cambio al cultivo de la palma de coco que generalizo rápidamente por toda la isla, además este producto tenía demanda en el mercado norteamericano que era muy rentable para la época, hasta que San Andrés dejo de ser autosuficiente y convertirse en puerto libre a partir de 1953, la islas se convierte en un principal centro de comercio de electrodomésticos (Parsons, 1985) y es conocida hoy como uno de los principales destinos turísticos de Colombia.

En el transcurrir de los siglos desde la población de las islas por esclavos y patronos angloparlantes, se mantuvo una tradición agrícola, que en escasos 50 años ha sido desvanecida del ideario de la población isleña, por el “progreso económico” que trajo el comercio y turismo de la actualidad, pero con fuertes y drásticos cambios del uso del suelo, daños ambientales y desvió total de la concepción de isla, de los abuelos de la actualidad.

Al medio ambiente isleño

El clima y los vientos controlan un régimen monomodal de precipitaciones y propicia la vegetación arbórea y arbustiva del tipo de bosque seco tropical en su transición a húmedo. La vegetación natural ha sido completamente trasformada en cocotales, pastos o rastrojos en San Andrés y en planicies costera de providencia pero se conserva solo parcialmente alterada hacia las partes más altas. Los suelos se caracterizan por ser de categoría IV para providencia y III para San Andrés (Márquez, 2006) los cuales se caracterizan por tener una textura que varía desde franco arenoso hasta arcillosa con pH entre 6.0 y 7.2, poco profundos, sentados sobre roca de origen coralino, con bajo poder de retención de humedad, lo cual trae como consecuencia que los veranos sean particularmente intensos (Polania, 2004). “Progreso económico”

Actualmente la economía de la isla está sustentada en el sector terciario (comercio y servicios), como la importación casi completa de artículos de consumo y comercio. La producción agropecuaria es muy reducida, genera empleo tan solo para el 1% de la población (Polania et al., 2004). El sistema de producción agrícola local es ecológicamente apropiado a las condiciones de la isla, pues se basa en el policultivo, en el que se intercalan gran variedad de especies y familias (Ramírez et al., 2003).


La agricultura se ejerce bajo pequeñas explotaciones entre 0.5 y 2.0 ha con producción de diferentes cultivos de clima cálido como frutales, cucurbitáceas, hiervas, etc. Con métodos ancestrales en peligro de desaparecer, poca utilización de nuevas tecnologías, utilización de agroquímicos sin prescripción técnica, está catalogado como una actividad secundaria.

Seguridad Alimentaria

En San Andrés isla se podría pensar en un estado alto de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria debido a su baja garantía en los factores de la seguridad alimentaria; disponibilidad, estabilidad, acceso, consumo y utilización biológica de los alimentos, por diferentes circunstancias, como la dependencia a las importaciones vía marítima y aérea, la poca producción local de alimentos, la susceptibilidad a la crisis económicas de otros países, el nivel de sobrepoblación, el desempleo, la mala calidad de la alimentación, las costumbres en los hábitos poco saludables como el bajo consumo de frutas y verduras, etc.

Esta situación o circunstancia que vive la isla obliga a preguntarse sobre cómo está la producción, comercialización y consumo de las frutas y verduras, el costo de acceder a ellas, ¿cuáles son las razones de su bajo consumo o alto precio?, estas preguntas ayudarían a entrar a la investigación y realizar consultas a la comunidad e indagar sobre esas razones o causas que han llevado a plantear hipótesis poco alentadoras sobre la esta situación de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria.

Las frutas están incluidas dentro del grupo de las hortalizas que representan un alimento nutritivo, San Andres isla presenta una riqueza frutal muy importante, lo siguiente pretende aclarar algunos usos y características de los principales frutales del sector rural agrícola de la isla.

Spondias mombin L.

Spondias mombin L. (Anacardiaceae), también conocido como jobo, ciruela (en español), hogplum, yellow mombin (en inglés), tapereba y caja (en portugués), es un árbol forestal común y de tamaño mediano, de hasta 15-22mm de altura. Produce una fruta amarilla y agria que es consumida por la gente y muchos animales (Francis, 1992). Su hábitat es el neo-


trópico; Caribe, el sur de México, Perú, Brasil y muchos países tropicales de África, como Guinea Ecuatorial, Costa de Marfil', Nigeria y Sierra Leona (Ayoka et al., 2006). Las hojas, corteza y jugos de fruta de la planta han sido ampliamente utilizados tanto con fines medicinales y no medicinales. El árbol se utiliza comúnmente para cercas vivas, en las tierras de cultivo y la vivienda por los artesanos. Los frutos son comestibles. El jugo extraído se utiliza para la elaboración de helados, bebidas frías y la jalea en Costa Rica y Brasil. En Amazonas, la fruta se utiliza principalmente para producir vino que se vende como "Vinho de taperiba ', Se utiliza en Panamá, Perú y México en grandes cantidades como mermeladas. Por lo tanto, se ha evaluado como una fuente no convencional de las vitaminas A y C (Igwe et al., 2010; Njoku y Akumefula, 2007).

Todas las partes del árbol son etno-fármacologicamente importante. A la hojas se le han reportado usos tradicionales como para inducir los partos o abortos en animales (Njoku y Akumefula, 2007), para dolores en la garganta, estomacales, se ha usada para el paludismo, cicatrización de heridas anti-diarreico y anti-vomito, también se usa contra inflamaciones, la diarrea, la disentería y para las hemorroides, así como para la gonorrea y leucorrea. El fruto se usan como diurético y para los mareos (Adedokun et al., 2010; Ayoka et al., 2006 y 2005). Esta planta es fuente potencial de fitoquímicos activos farmacológicamente (Igwe et al., 2010) para el manejo de la diabetes (Fred-Jaiyesimi et al, 2009), o el manejo de problemas del sistema nervioso como tranquilizante (Ayoka et al., 2005), como sedantes, antiepiléptico, anti-psicótico (Adedokun et al., 2010), el uso de sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales (Njoku y Akumefula, 2007 y Ayoka et al., 2006) y para la tuberculosis (Olugbuyiro et al., 2009).

Mangifera indica L.

El mango, nativo del Asia tropical, es un árbol siempre verde de tamaño de mediano a grande que típicamente crece a una altura de 25m con una copa redondeada y muy densa, con hojas verde oscuro y un tronco robusto con corteza gruesa y áspera (Parrota, 1993). Es una de las frutas tropicales más importantes del mundo en términos de producción y la aceptación de los consumidores (Ribeiro et al., 2008), se cultiva en los trópicos, su temperatura óptima de producción es de 24 a 27° C (Fonseca et al., 2007). La India es el principal país productor seguido por China, Tailandia y Pakistán (Rajwana et al., 2008).


A pesar de que la madera y otras partes del árbol se utilizan a menudo, el mango se cultiva principalmente por su fruta. El mango se caracteriza por que presenta una gran capacidad antioxidante, apetecida por la industria farmacéutica, debido a su compuestos fenolicos, el acido ascórbico, la vitamina E y carotenoide principalmente (kim et al., 2010; Ling et al., 2009; Ribeiro et al., 2008; García-Solís et al., 2008) o a la acción de la mangiferina (Akila y Devaraj, 2008 y Garrido et al., 2008), también esta planta reporta actividad antiinflamatorias, analgésico y moduladora de sistema inmunológico (Akila y Devaraj, 2008; González et al., 2007; ), Actividad antitumoral y antiviral (Ribeiro et al., 2008) la cascara del mango es fuente potencial de compuestos fenólicos con actividad Anti-cancerígena (Kim et al., 2010).

Carica papaya L.

La Papaya es una planta herbácea con un tronco sin ramificaciones por lo general, entre 2 y 10 metros de altura, tiene un follaje en forma palmeada. Este frutal es una especie polígama que presenta tres tipos sexuales: plantas estaminadas o masculinas, pistiladas o femeninas y bisexuales o hermafroditas (Sánchez-Betancourt y Núñez, 2008; Ming et al., 2007). La Papaya es la especie económicamente más importante de la familia Caricaceae. Esta planta es nativa de Centroamérica y de la costa occidental suramericana, principalmente de los valles húmedos de la cordillera andina. Crece en condiciones cálidas con abundante lluvia o irrigación, en un rango de altitud desde el nivel del mar hasta 1600 m. Los frutos de la papaya tienen gran aceptación en los mercados nacionales e internacionales (Reyes, 2003).

Los usos de la Papaya se presentan en todas sus partes, principalmente su fruto como alimento, Su látex que se recaudan generalmente tocando 1-3 mm de la superficie de la fruta sin madurar o tallos verdes y el tronco de papaya (Barouh et al, 2010), este es una fuente rica de papaína (Azarkan et al.,2003), la principal proteasa con muchas aplicaciones industriales y tradicionales como un ablandador de carne, ayuda digestiva, agente clarificador en fábricas de cerveza, limpiador de lentes de contacto o removedor de manchas de sangre en los detergentes (Barouh et al, 2010), esta planta potencialmente pueden proporcionar los medios para el tratamiento y la prevención de determinadas enfermedades humanas como el cáncer, diversos trastornos alérgicos, y puede también sirven como adyuvante inmunológico para la terapia de vacuna. Contienen muchos componentes activos que pueden aumentar el poder antioxidante total en sangre (Otsuki et al., 2010), El principal uso medicinal de las semillas de Carica papaya es como un agente digestivo (Porter et al., 2009).


Psidium guajava L.

Psidium guajava Linn. Es un árbol frutal pequeño con frutas (bayas) amarilla de 5 cm de diámetro. Pertenece a la familia de la Myrtaceae, comúnmente llamado guayaba. Se extiende en toda la América del Sur, Europa, África y Asia, Crece en todas las regiones tropicales y subtropicales del mundo, pero prefiere los climas secos. El uso tradicional más importante es para la diarrea y el dolor de estomago (Gutiérrez et al., 2008). La fruta posee niveles de vitamina C que alcanzan los 400 mg por cada 100 gramos de pulpa, contiene 2.5 veces más vitamina C que la naranja, alto contenido de pectina y minerales como calcio, fósforo y hierro. Debido a estas bondades nutricionales es llamada “la manzana del trópico” (Rai et al., 2009).

Es una planta que se cosecha para el consumo de fruta en fresco o procesada (bebidas, jarabes, helados y mermeladas) (Jiménez-Escrig et al., 2001), se utiliza ampliamente en la medicina tradicional para el tratamiento de la diarrea, la disentería, gastroenteritis, dolor de estómago e indigestión (Birdi et al., 2010), por sus propiedades antiespasmódicas y antimicrobianos (Gutiérrez et al., 2008;). Muchos estudios farmacológicos han demostrado la capacidad de esta planta para exponer antioxidante (Jiménez-Escrig et al., 2001; Marquina et al., 2008; Ling et al., 2010), su actividad anti-bacterial (Sánchez et al., 2005), antidiabético (Yoriko y Kouji, 2010), anti-diarreico (Birdi et al., 2010) hepatoprotección, anti-alérgica, anti-genotóxica,

anti-plasmodial,

cito-tóxica,

antiespasmódica,

cardioactiva

y

antiinflamatoria (Gutiérrez et al., 2008).

Tamarindus indica L.

Tamarindo, es un árbol multipropósito de origen africano (Diallo et al., 2007) utilizado principalmente por sus frutos, que se consumen frescos o procesados. La especie tiene una amplia distribución geográfica en los trópicos y subtrópicos semiáridos y se cultiva en numerosas regiones. Tamarindus pertenece a la Familia Fabaceae y la subfamilia Caesalpinioideae, es un árbol grande de vida larga, de 20-30 m de altura con un tronco grueso, Las hojas son perennes, alternas y pinnadas, Los frutos son vainas (El-Siddig et al, 2006).


Los usos del tamarindo van desde la producción de pulpas de la fruta hasta los usos industriales y farmacéuticos, el jugo, las bolas de tamarindo, jaleas o el té de la hoja son consumidos alrededor del mundo. La importancia de esta planta radica en la producción de alimento nutritivo y medicinal que ayuda al mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes rurales o pobres (El-Siddig et al., 2006).

Su fruto es conocido por tener la capacidad de curar muchos síntomas de algunas enfermedades, como dolor de estómago, la fiebre, la tos con dolor de garganta, alergias, reumatismo y úlceras orales. La pulpa del fruto de T. indica se utiliza para tratar el estreñimiento, disentería, pérdida de apetito, intoxicación alcohólica, el gusano de la infección, ictericia, las náuseas del embarazo en las mujeres y el asma. También se utiliza para sazonar y como componente de bocadillos y zumos (Khalid et al., 2010). En la medicina tradicional africana, los frutos se utilizan como laxante, la corteza y las hojas están involucrados en el tratamiento de heridas, para tratar la diarrea y la disentería, el dolor abdominal, la Helmintiasis (gusanos parásitos), la fiebre, la malaria, etc. (Havinga et al., 2010). Estudios farmacológicos han demostrado los efectos beneficiosos de T. indica, que incluyen propiedades analgésicas (Khalid et al., 2010), un fuerte antioxidante (Abukakar et al., 2007; Vyas et al., 2009) Actividad antibacteriana (Abukakar et al., 2008; Yagoub, 2008), anti-inflamatorio (Paula et al., 2009) y anti-obesidad (Ukwuani et al., 2008), el extractos de la fruta puede ayudar a disminuir el riesgo de desarrollo de la aterosclerosis en humanos (Martinello et al., 2006).

Es conocido el mito de que San Andrés es una isla de frutales, que nadie se pregunta sobre ello porque parece obvio que lo que sobra son esas plantas, con mucha diversidad y en gran cantidad. Este trabajo, unido a otros, responde a la pregunta sobre ese potencial frutal que resulta obvio para muchos y cuáles son las oportunidades para su aprovechamiento. Conociendo esta “verdad” urbana, entonces obliga a preguntase sobre el por qué de las grandes importaciones, y las investigaciones hechas por Jaramillo et al (2009) y Polania et al., (2004), que presentan una situación poco alentadora con respecto a la canasta básica de alimentos de toda la población, y para el sector rural dice que ni siquiera las familias de productores agropecuarios pueden vivir del autoconsumo ni de la venta de sus productos, de hecho con los ingresos adicionales provenientes de otras actividades, incluyendo el turismo que cubren sus necesidades económicas. Por estas rozones se hace importante empezar


realizando esta investigación que pretende responder a la pregunta de cómo está la producción y el manejo que se le da a las frutales del sector rural agrícola de la isla.

Materiales y métodos

Zona de estudio El (POT) plan de Ordenamiento Territorial de San Andrés isla propone en su modelo (Mapa No. 1) para efectos de ordenamiento espacial, funcional y productivo en el territorio rural unas unidades de planificación rural especializadas para uso agrícola en policultivos para sostenibilidad alimentaría y la comercialización de productos agrícolas.

En la figura 1. Muestra el mapa del modelo de ordenamiento territorial de la isla de San Andrés, del que se eligió la Pieza Agrícola Primaria para realizar las encuetas, esta área corresponde a una parte del sector de San Luis y El cove, en barrios como Punta sur, Elsy Bar, Tom Hooker.


Figura 1. Sitios de muestreo

Muestreo

El muestreo se realizo usando un criterio de campo y visita, se acord贸 despu茅s de una salida de reconocimiento que las mejor horas para encontrar a el agricultor en su terreno eran de 7 am a 10 am, se empez贸 con la punta sur y tomando direcci贸n norte se avanzo en la toma de


datos a partir de una encuesta y un muestreo las fincas en las cuales estaba presente el agricultor, se hizo un el recorrido por toda el área y se encuestaron a 25 agricultores. La Encuesta: responde a las preguntas sobre la presencia, el manejo y el uso que se le da a los frutales de su finca o terreno (Anexo 3). El muestreo: busca determinar in situ el potencial real de los frutales presentes en el área, con la observación y medición de las características físicas de las plantas (Anexo 2). Las herramientas para las salidas al campo: GPS, Decámetro, Soporte y hojas de encuesta y muestreo,

Realización de bases de datos, cálculos y análisis de resultados. Después de ingresar y revisar los datos arrojados por las encuestas realizadas en la zona rural agrícola de la isla de San Andrés, se realizaron los cálculos y análisis respectivos de especies frutales encontradas durante el periodo de muestreo, determinando: población total de individuos, labores culturales usadas por los propietarios y realizando una tabla de cálculo sobre población, producción de frutos (en toneladas al año teniendo en cuenta el peso promedio de frutos encontrados), excedentes (frutos no utilizados). Para el cálculo de la producción y disponibilidad de las especies encontradas en las viviendas se tuvieron en cuenta los siguientes criterios y parámetros: 

Nº arboles productivos: se refiere al total de individuos encontrados en estado productivo de cada una de las especie.

Nº frutos prom/año/árbol: Se obtuvo de calcular el promedio de la producción por año

de cada uno de los individuos de cada especie generado a partir de las encuestas. •

Nº frutos producidos al año: Se obtuvo de multiplicar el “Nº frutos prom/año/árbol”

por el número de individuos encontrados. •

Peso promedio por fruto (Kg): se refiere al peso promedio calculado de los frutos

encontrados en la isla de San Andrés, dado en kilogramos. •

Producción en kilogramos al año: se refiere al total de producción de frutos de dichas

especies en kilogramos al año. Se obtuvo de multiplicar el N° de frutos producidos al año y el peso promedio del fruto de cada especie. •

N° de frutos no utilizados: Se obtuvo de la suma de datos arrojados por las encuestas

después de multiplicar el N° de individuos adultos, el N° de frutos prom/año/arból y el porcentaje de frutos no utilizados.


% de excedentes aprox: Se obtuvo de sacar el porcentaje de frutos no utilizados

teniendo como universo el N° de frutos producidos al año (N° de frutos no utilizados x 100 / N° frutos producidos al año).

Resultados y discusiones

Población, producción y disponibilidad de frutos de especies frutales del sector rural agrícola A continuación se muestra el análisis de los resultados realizados mediante tablas de población, producción y disponibilidad de frutos de las especies promisorias más representativas y menos representativas en cuanto a su población, encontradas en los sitios de muestreo del sector rural agrícola de San Andrés isla.


Tabla 1. Población, producción y disponibilidad de frutos de especies frutales del sector rural agrícola Nº Frutos

Especie

Nombre científico

Nº arboles

Nº Frutos promedio

producidos al

Peso por

Producción en

Calculo de la cantidad

% excedentes

productivos

por año por árbol

año

fruto (Kg)

kilogramos por año

de frutos no utilizados

aproximados

Aguacate

Persea americana

51

220

11220

0,3

3.366

5284,62

47%

Anon

Annona Squamosa

4

200

800

0,34

272

260

33%

Caimito

Chrisophyllum cainito

4

304

1216

0,3

365

1094,4

90%

Cañafistula

Cassia grandis

15

400

6000

0,3

1.800

4302

72%

Ciruela

Spondias purpurea

10

1000

10000

0,1

1.000

2830

28%

Frutapan

Artocarpus altilis

41

150

6150

1,55

9.533

3942,15

64%

Guanabana

Annona muricata

54

100

5400

1,5

8.100

2986,2

55%

Guayaba

Psidium guajava

786

500

393000

0,2

78.600

306540

78%

Jobo

Spondias mombin

168

1000

168000

0,05

8.400

142128

85%

June plum

Spondias dulcis

10

400

4000

0,28

1.120

2104

53%

Limón

Citrus limonium

54

300

16200

0,2

3.240

4698

29%

Mamey

Mammea americana

5

269

1345

0,65

874

1210,5

90%

Mamoncillo

Melicoccus bijugatus

19

1000

19000

0,05

950

12198

64%

Mandarina

Citrus reticulata

17

140

2380

0,2

476

349,86

15%

Mango

Manguifera indica

303

600

181800

0,25

45.450

126351

70%

Naranja

Citrus sinensis

23

300

6900

0,28

1.932

690

10%

Papaya

Carica papaya

472

70

33040

2,5

82.600

3304

10%

Papaya silvestre Carica papaya

3712

70

259840

0,5

129.920

213588,48

82%

105

1

105

--

-

10,5

10%

Piña

Ananas comosus

Tamarindo

Tamarindus indica

97

2000

194000

0,2

38.800

126488

65%

Vitan sweet

Citrus aurantium var.

25

144

3600

0,25

900

2700

75%

Zapote

Diospyros digyna

14

200

2800

-

2200,8

79%


La Tabla 1. resume la información relevante encontrada en la encuesta y muestreo del área rural, de manera general los frutales encontrados en el área muestreada representativa del sector rural productivo de la isla, nos dicen que hay una cantidad considerable de especies y de individuos presentes en las fincas, se caracteriza la papaya silvestre y la comercial, la guayaba, el tamarindo, el mango, el jobo y otros menos abundantes como el aguacate, el fruta de pan, la guanábana, algunas hortalizas frutales como la maracuyá, la patilla y la piña. También se hace importante la columna del porcentaje de excedentes o la perdida ya que evidencia ese alto porcentaje de frutas que no son aprovechadas.

El agricultor y su finca.

En la parte de la encuesta a el agricultor se le pregunto sobre la producción y manejo de sus frutales y sus repuestas se pueden resumir de la siguiente manera.

En las labores culturales, según las encuestas, se encontró que de las 25 fincas encuestadas, solo en 7 de ellas realizan mantenimiento o labores culturales a los frutales como el abonado, el uso de agroquímicos como fertilizantes o plaguicidas y la poda o limpieza del área, como se muestra en la Figura 1, que relaciona las labores culturales realizadas, por el número de propietarios que la realizan:

Labores Culturales 20 15 10 5 0 Abono

Agroquimicos

Poda

Ninguno

Figura 1. Labores culturales, Número de agricultores que realizan la actividad.


La figura 1 muestra que la mayoría de los encuestados no realizan ninguna labor cultural ya que sus frutales no son de importancia y son usados para auto consumo y le brindan más importancia a sus otros cultivos de importancia comercial como las hortalizas y tubérculos.

En cuanto a la forma de propiedad de la finca, se encontró que de 25 encuetados, 16 usan el terreno de manera prestada, manifiestan que esa es una costumbre, la no propiedad sobre terreno no es impedimento para su manejo agrícola, ya que no representa el uso permanente del sitio, como la construcción de casas.

18 16 14 12 10 8 6 4 2 0

numero de agricultures segun su tipo de propiedad

Total

Prestada

Propia

Alquiler

Figura 2. Número de agricultores según su tipo de propiedad.

Esta figura también nos indica el poco manejo de su propiedad por parte del dueño, salen a flote hipótesis como la poca venta de suelos en esta zona o la irrelevancia de ser propiedad ya que de todos modos se puede hacer uso de ella, esto presenta una problemática al momento de otórgales beneficios por parte del gobierno o el sistema financiero, ya que no hay garantía de éxito por el esquema burocrático y legal manejado, que está en contra de una tradición de préstamo del campesinado isleño.

El papel del frutal en la finca es para el autoconsumo, para llevar a la casa o regalar, aunque su presencia es abúndate y representativa es subestimada culturalmente.


Tabla 2. Frutales más importantes por su cantidad y relevancia Calculo de la cantidad de

Especie

Nombre

Nº arboles

frutos no

% excedentes

científico

productivos

utilizados

aproximados

Jobo

Spondias mombin

168

142128

85%

Papaya silvestre

Carica papaya

3712

213588,48

82%

Guayaba

Psidium guajava

786

306540

78%

Mango

Manguifera indica

303

126351

70%

97

126488

65%

472

3304

10%

Tamarindus Tamarindo

indica

Papaya comercial

Carica papaya

En cuanto al uso de los frutos se encontró que los frutales se usan para uso domestico y donación o regalo, solo la papaya comercial representa dinero para su propietario, pero solo dos agricultores encuetados tienen este frutal.

14 12 Guayaba

10

Jobo

8

Mango

6

Papaya

4

Papaya silvestre

2

Tamarindo

0 Animales Domestico Domestico Donación Donacion y y Donación Venta

Todas

Venta

Figura 3. Uso de los frutos de la fincas

La figura 3 indica una realidad vista en campo, la subestimación y poca importancia que recibe el frutal, frases como esta “esa papaya es una plaga”, ese mango, jobo, tamarindo, le da mucho sombra a el cultivo, cortémoslo” son reiterativas en todo el área. Esto explicaría su poco uso para la venta.


Excedentes o pérdidas de los frutales con mayor cantidad de individuos. Los frutales mas importante en cantidad también representan los de mayor perdida entre el 70 y el 80 % de los frutos son devueltos al suelo en su proceso de descomposición (figura No 4.).

% exedentes aproximado 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0%

Figura 4. Porcentaje de frutas excedentes de la producción aproximado

Caracterización inicial del mercado de los frutales producidos en la isla. A través de un sondeo que pretendía indagar sobre la situación actual de compra o venta de los frutales y su posible situación el futuro y sus potencialidades como productos procesados. Los hoteles, los restaurantes, supermercados, las tiendas, proveedores importadores al por mayor, los vendedores ambulantes; estos representan la compra y venta de los frutales en San Andrés, lo siguiente pretende describir la situación de cada uno de los actores en la actualidad y un futuro prometedor.

Hoteles: El sondeo nos muestra que el hotel Decamerón San Luis y Marazul representan un cliente predilecto para los agricultores que logran llevar sus productos a sus instalaciones debido a su cercanía a los lugares de cosecha. Estos tienen los mismos precios que sus proveedores más regulares, y la tendencia es a pedir menos suministros cuando algún campesino local llega con su producto fresco y en buen estado. Para el resto de hotelería el suministro es mas especifico con algún agricultor muy irregularmente. Para este sector lo principal es que le garanticen un suministro regular todo el año, debido a su volumen de turista, aunque los proveedores importadores lo hacen, estos no dejan de comprarles al agricultor que llega con su producto.


Restaurantes: este se compara con el hotel debido a que también necesita un suministro contante que es garantizado por los proveedores grandes, pero no dejan de cómprale al agricultor esporádico o al amigo que llega con su producto en fresco. En estos lugares es donde el ladrón de los cultivos prefiere vender los frutales; algunos prefieren no cómprale a todo el que llega para evitar esta práctica.

Supermercados: por lo general estos son abastecidos por los proveedores importadores. Y representan un potencial para la venta de los productos frutales procesados.

Tiendas de barrio: hacia el sector rural es común que el agricultor venda sus productos en estos establecimientos pero por bajos precios, estos prefieren llevarlos al hotel. Es muy esporádico o nulo en los otros lugares de la isla. Representan un potencial para la venta de los productos frutales procesados.

Proveedores importadores al por mayor: son los encargados de abastecer la isla de los productos necesarios para nuestra alimentación, en la práctica cuando hay cosecha de algún producto local la importación baja para dicha especie. Tienen algunos proveedores esporádicos locales.

Vendedores ambulantes: estos negocios se abastasen de la producción local propia o de otros agricultores, cuando el producto no está en cosecha lo obtienen de los grandes proveedores, aunque en San Andrés no hay control de precios institucionalizado, estos son regulados por las importaciones, estos establecimientos necesitan de mejores condiciones como un mercado y una organización comercial que los agrupe.

Conclusiones La isla de san Andrés en su área rural agrícola presenta una cantidad importante de frutales como la papaya, el mago, la guayaba, el tamarindo, el jobo, etc. Estos aunque presentes en las fincas son subestimados y poco valorados en su función de alimentación o de interés comercial, esto conlleva a que haya una cantidad considerable de frutos sin ningún uso y su posterior pérdida.

Agradecimientos.


Este estudio fue desarrollado bajo la modalidad beca-pasantía, Joven investigador e innovador de Colciencias, en el Jardín Botánico de San Andrés, Universidad Nacional de Colombia Sede Caribe. En el marco del proyecto, frutales promisorios de San Andrés isla.


BibliografĂ­a

Abukakar, M., A. Ukwuani y R. Shehu. 2007. Antioxidant activity of polyphenolic compounds extracted from defatted raw and dry heated Tamarindus indica seed coat. Food Science

and

Technology,

40(6),

982-990.

En:

Elsevier,

http://linkinghub.elsevier.com/retrieve /pii/S0023643806001988. 9 p.; consulta: mayo 2010.

Abukakar, M., A. Ukwuani y R. Shehu. 2008. Phytochemical Screening and Antibacterial Activity of Tamarindus Indica Pulp Extract. Asian Journal of Biochemistry, 3(2), 134-138. En: Scialert, http://www.scialert.net/abstract/?doi=ajb.2008.134.138. 5 p.; consulta: mayo 2010.

Adedokun, M., A. Oladoye, S. Oluwalana, y I. Mendie. 2010. Socio–economic importance and utilization of Spondias mombin in Nigeria. Asian Pacific Journal of Tropical Medicine, 3(3), 232-234. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S1995764510600156. 3 p.; consulta: junio 2010.

Akila, M. y H. Devaraj. 2008. Synergistic effect of tincture of Crataegus and Mangifera indica L. extract on hyperlipidemic and antioxidant status in atherogenic rats. Vascular pharmacology, 49(4-6), 173-177. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/ S153718910800089X.

5 p.; consulta: mayo 2010.

Ayoka, A., R. Akomolafe, E. Iwalewa y O. Ukponmwan. 2005. Studies on the anxiolytic effect of Spondias mombin L (Anacardiaceae) extracts. African Journal of Traditional, 2(2), 153

-

165.

En:

African

networks

http://www.africanethnomedicines.net/n2ayokaetal.pdf.

of

ethnomedicine,

from

3 p.; consulta: mayo 2010.

Ayoka, A., R. Akomolafe, E. Iwalewa, M. Akanmu y O. Ukponmwan. 2006. Sedative, antiepileptic and antipsychotic effects of Spondias mombin L. (Anacardiaceae) in mice and rats.

Journal

of

ethnopharmacology,

103(2),

166-175.

En:

Science

Direct,

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/16188408. 10 p.; consulta: mayo 2010.

Azarkan, M., A. Moussaoui, D. Wuytswinkel, G. Dehon y Y. Looze. 2003. Fractionation and purification of the enzymes stored in the latex of Carica papaya. Journal of Chromatography


B, 790(1-2), 229-238. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S157002320 3000849. 10 p.; consulta: mayo 2010.

Barouh, N., S. Abdelkafi, B. Fouquet, M. Pina, F. Scheirlinckx, F. Carrière, et al. 2010. Neutral Lipid Characterization of Non-Water-Soluble Fractions of Carica Papaya Latex. Journal

of

the

American

Oil

Chemists'

Society.

En:

Springer,

http://www.springerlink.com/index/10.1007 /s11746-010-1582-1. 9 p.; consulta: junio 2010.

Birdi, T., P. Daswani, S. Brijesh, P. Tetali, A. Natu, N. Antia, et al. 2010. Newer insights into the mechanism of action of Psidium guajava L. leaves in infectious diarrhoea. BMC complementary and alternative medicine, 10(1), 33. En: NCBI, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/20584265. 33 p.; consulta: junio 2010.

Diallo, B., H. Joly, D. McKey, M. Hossaert-Mckey y M. Chevallier. 2007. Genetic diversity of Tamarindus indica populations: Any clues on the origin from its current distribution. African

Journal

of

Biotechnology,

6(7),

853-860.

En:

Academic

Journals,

http://www.cefe.cnrs.fr/coev/pdf/ chevallier/Diallo2007.pdf. 8 p.; consulta: mayo 2010.

El-Siddig, K., H. Gunasena, B. Prasad, J. Williams, D. Pushpakumara, K. Ramana, et al. 2006. Tamarind, Tamarindus indica L. En: Southampton Centre for Underutilized Crops, Southampton

(England),

http://www.icuc-iwmi.org/files/Publications/tamarind_

monograph.pdf. 198 p.; consulta: mayo de 2010.

FAO. 2009. inseguridad alimentaria en el mundo 2009, Crisis económicas: repercusiones y enseñanzas extraídas. En: FAO, http://www.fao.org/docrep/012/i0876s/i0876s00.HTM. 60 p.; consulta: febrero 2010.

Fonseca, J., L. Chávez, R. Ramírez, M. Peña y A. Becerril-Román. 2007. Determinación de zonas agroclimáticas para la producción de mango (Mangifera indica L. “Manila”) en Veracruz, México. Boletín del Instituto de Geografía, (63), 17-35. En: UNAM, http://indy2.igeograf.unam.mx/iggweb/publicaciones/boletin_editorial/boletin/bol63/bltn63A rt2.pdf. 19 p.; consulta mayo 2010.


Francis, J. 1992. Spondias mombin L. pp. 488-491. En. Los árboles campeones de Puerto Rico.

New

Orleans. En:

Department

of

Agriculture, USDA

Forest

Service.

http://www.fs.fed.us/global/iitf/Spondiasmombin.pdf. 4 p.; consulta: mayo 2010. Fred-Jaiyesimi, A., A. Kio y W. Richard. 2009. α-Amylase inhibitory effect of 3β-olean-12en-3-yl (9Z)-hexadec-9-enoate isolated from Spondias mombin leaf. Food Chemistry, 116(1), 285-288. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0308814609002350. 4 p.; consulta: mayo 2010. García-Solís, P., E. Yahia y C. Aceves. 2008. Study of the effect of ‘Ataulfo’ mango (Mangifera indica L.) intake on mammary carcinogenesis and antioxidant capacity in plasma of N-methyl-N-nitrosourea (MNU)-treated rats. Food Chemistry, 111(2), 309-315. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0308814608003579. 7 p.; consulta: mayo 2010.

Garrido, G., D. Gonzalez, C. Romay, A. Nunezselles y R. Delgado. 2008. Scavenger effect of a mango (Mangifera indica L.) food supplement’s active ingredient on free radicals produced by human polymorphonuclear cells and hypoxanthine–xanthine oxidase chemiluminescence systems.

Food

Chemistry,

107(3),

1008-1014.

En:

Elsevier,

http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/ S0308814607009296. 7 p.; consulta: mayo 2010.

González, J., M. Rodríguez, I. Rodeiro, J. Morffi, E. Guerra, F. Leal, et al. 2007. Lack of in vivo embryotoxic and genotoxic activities of orally administered stem bark aqueous extract of Mangifera indica L. (Vimang). Food and chemical toxicology, 45(12), 2526-2532. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17686561. 7 p.; consulta: mayo 2010.

Guerrero, L. 2006. Capitulo 9: relaciones y lógica de productores campesinos de San Andrés Isla. Pp. 77 – 99. En: Polania, J. (ed). Cuadernos del caribe Nº 7 problemas agropecuarios en San Andrés isla: análisis transdiciplinar. Universidad nacional de Colombia sede Caribe. San Andrés Isla. 148 p.

Gutiérrez, R., S. Mitchell, y R. Solis. 2008. Psidium guajava: a review of its traditional uses, phytochemistry and pharmacology. Journal of Ethnopharmacology, 117(1), 1-27. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18353572. 27 p.; consulta: mayo 2010.


Havinga, R., A. Hartl, J. Putscher, S. Prehsler, C. Buchmann, C. Vogl, et al. 2010. Tamarindus indica L. (Fabaceae): patterns of use in traditional African medicine. Journal of ethnopharmacology, 127(3), 573-588. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed /19963055. 16 p.; consulta: junio 2010.

Igwe, C., G. Onyeze, V. Onwuliri, C. Osuagwu, y A. Ojiako. 2010. Evaluation of the Chemical Compositions of the Leaf of Spondias Mombin Linn from Nigeria. Australian Journal of Basic and Applied Sciences, 4(5), 706-710. En: INSInet Publication, http://www.insipub.com/ajbas/2010/706-710.pdf. 5 p.; consulta: junio 2010.

Jaramillo, L., J. Polania y L. Hayes. 2009. Canasta básica de alimentos de la población en el año 2005, del departamento archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina. Universidad Nacional de Colombia, Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. San Andrés isla. 68 p.

Jiménez-Escrig, A., M. Rincón, R. Pulido y F. Saura-Calixto. 2001. Guava fruit (Psidium guajava L.) as a new source of antioxidant dietary fiber. Journal of agricultural and food chemistry, 49(11), 5489-5493. En: NCBI, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11714349. 5 p.; consulta: mayo 2010.

Khalid, S., W. Shaik, D. Israf, P. Hashim, S. Rejab, A. Shaberi, et al. 2010. In vivo analgesic effect of aqueous extract of Tamarindus indica L. fruits. Medical principles and practice, 19(4), 255-259. En: NCBI, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20516700. 5 p.; consulta: mayo 2010.

Kim, H., J. Moon, H. Kim, D. Lee, M. Cho y H. Choi. 2010. Antioxidant and antiproliferative activities of mango (Mangifera indica L.) flesh and peel. Food Chemistry, 121(2),

429-436.

En:

Elsevier,

http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0308814609014800. 8 p.; consulta junio 2010.

Ling, L., A. Radhakrishnan, T. Subramaniam, H. Cheng y U. Palanisamy. 2010. Assessment of antioxidant capacity and cytotoxicity of selected Malaysian plants. Molecules, 15(4),


2139-2151. En: NCBI, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20428033. 12 p.; consulta: junio 2010.

Ling, L., S. Yap, A. Radhakrishnan, T. Subramaniam, H. Cheng, U. Palanisamy, et al. 2009. Standardised Mangifera indica extract is an ideal antioxidant. Food Chemistry, 113(4), 11541159. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S0308814608010716. 6 p.; consulta: mayo 2010. Márquez, G. 1992. Capitulo 2: Diagnostico ambiental de San Andrés y providencia. Pp. 23 – 34. En Márquez, G. (ed). El archipiélago posible. Primera edición. Universidad Nacional de Colombia sede Caribe. IDEA. 135p.

Marquina, V., L. Araujo, J. Ruíz, A. Rodríguez-Malaver y P. Vit. 2008. Composición química y capacidad antioxidante en fruta, pulpa y mermelada de guayaba (Psidium guajava L.).

Archivos

Latinoamericanos

de

Nutrición,

58(1),

98-102.

En:

Scielo,

http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S000406222008000100014&script=sci_arttext&tln g=es. 5 p.; consulta: mayo 2010.

Martinello, F., S. Soares, J. Franco, A. Santos, A. Sugohara, S. Garcia, et al.

2006.

Hypolipemic and antioxidant activities from Tamarindus indica L. pulp fruit extract in hypercholesterolemic hamsters. Food and chemical toxicology, 44(6), 810-818. Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16330140. 9 p.; cosulta: mayo 2010. Mendivelso, N. 2006. Agricultura “reservada”. Unimedios – UN periódico Nº 97, sep de 2007.

En:

Universidad

Nacional

de

Colombia,

http://unperiodico.unal.edu.co

/ediciones/92/13.html. 3 p.; consulta: septiembre 2007.

Ming, R., Q. Yu y P. Moore. 2007. Sex determination in papaya. Seminars in cell & developmental biology, 18(3), 401-408. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/ 17353137. 9 p.; consulta: mayo 2010.

Njoku, P. y M. Akumefula. 2007. Phytochemical and nutrient evaluation of Spondias Mombin leaves. Pakistan Journal of Nutrition, 6(6), 613-615. En: Asian Network for Scientific Information, www.pjbs.org/pjnonline/fin765.pdf. 3 p.; consulta: mayo 2010.


Olugbuyiro, J., J. Moody y M. Hamann. 2009. AntiMtb activity of triterpenoid-rich fractions from Spondias mombin L. African Journal of Biotechnology, 8(9), 1807-1809. En: Academic Journals, http://academicjournals.org/ajb/PDF/pdf2009/4May/Olugbuyiro et al.pdf. 3 p.; consulta: mayo 2010.

Otsuki, N., N. Dang, E. Kumagai, A. Kondo, S. Iwata, C. Morimoto, et al. 2010. Aqueous extract of Carica papaya leaves exhibits anti-tumor activity and immunomodulatory effects. Journal of ethnopharmacology, 127(3), 760-767. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pubmed/19961915. 8 p.; consulta: junio 2010.

Parrotta, J. 1993. Mangifera indica L. Mango. U.S.A Department of Agriculture, Forest Service, Southern Forest Experiment Station. New Orleans. 6 p.

Parsons, J. 1985. San Andrés y Providencia. Una geografía histórica de las islas colombianas del Caribe. 3º Ed. Áncora Editores. 167 p.

Paula, F., L. Kabeya, A. Kanashiro, A. Figueiredo, A. Azzolini, S. Uyemura, et al. 2009. Modulation of human neutrophil oxidative metabolism and degranulation by extract of Tamarindus indica L. fruit pulp. Food and Chemical Toxicology, 47(1), 163-170. En: Elsevier, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19022329. 8 p.; consulta: mayo 2010.

Polania, J., Toro, J. López, C. Rodríguez, A. Jaramillo, L. y A. León. 2004. El sector agropecuario y la seguridad alimentarían en San Andrés isla. Primera edición. Universidad Nacional de Colombia sede Caribe. 151p.

Porter, B., Y. Zhu, D. Webb y D. Christopher. 2009. Novel thigmomorphogenetic responses in Carica papaya: touch decreases anthocyanin levels and stimulates petiole cork outgrowths. Annals of botany, 103(6), 847-858. En: Oxford University Press, http://www.pubmedcentral .nih.gov/articlerender.fcgi?artid=2707888&tool=pmcentrez&rendertype=abstract.

12 p.;

consulta: mayo 2010.

Rai, M., P. Asthana, S. Jaiswal y U. Jaiswal. 2009. Biotechnological advances in guava (Psidium guajava L.): recent developments and prospects for further research. Trees, 24(1), 1-


12. En: Springer, http://www.springerlink.com/index/10.1007/s00468-009-0384-2. 12 p.; consulta: mayo 2010.

Rajwana, I., N. Tabbasam, N., Malik, M. Rahman y Y. Zafar. 2008. Assessment of genetic diversity among mango (Mangifera indica L.) genotypes using RAPD markers. Scientia Horticulturae, 117(3), 297-301. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii /S0304423808001507. 5 p.; consulta: mayo 2010. Ramírez, S. Y Restrepo, L. (eds) 2001. Expectativa de los jóvenes. pp. 85 – 96. En: Cuadernos del caribe Nº 2. Universidad Nacional de colombia Sede San Andrés. IEC, IEPRI.

Reyes C. 2003. Los recursos genéticos de la familia Caricaceae en el mejoramiento de Carica papaya L. en Colombia. Memorias Taller Internacional sobre Caricaceae. Colombia, pág. 2832.

Ribeiro, S., L. Barbosa, J. Queiroz, M. Knödler y A. Schieber, A. 2008. Phenolic compounds and antioxidant capacity of Brazilian mango (Mangifera indica L.) varieties. Food Chemistry, 110(3), 620-626. En: Elsevier, http://linkinghub.elsevier.com/retrieve/pii/S03088146080 02367. 7 p.; consulta: mayo 2010.

Sanches, N., D. Garcia-Cortez, M. Schiavini, C. Nakamura y B. Dias-Filho. 2005. An evaluation of antibacterial activities of Psidium guajava (L.). Brazilian Archives of Biology and

Technology,

48(3),

429-436.

En.

Scielo,

http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext& pid=S151689132005000300014&lng=en&nrm=iso. 8 p.; consulta: mayo 2010.

Sánchez-betancourt, E., y V. Nuñez. 2008. Evaluación de marcadores moleculares tipo (Carica papaya L.). Revista Corpoica, 9(2), 31-36. En: Corpoica, http://www.corpoica.org.co /SitioWeb/Archivos/Revista/EvaluacindemarcadoresmolecularestipoSCAR.pdf.

6

p.;

consulta: mayo de 2010.

Ukwuani, A., M Abukakar, R. Shehu y L. Hassan. 2008. Antiobesity Effects of Pulp Extract Tamarindus indica in Albino Rat. Asian Journal of Biochemistry, 3(4), 221-227. En: Scialert, http://www.scialert.net/abstract/?doi=ajb.2008.221.227. 7 p.; consulta: mayo 2010.


Vyas, N., Gavatia, N. P., Gupta, B., & Tailing, M. (2009). Antioxidant potential of tamarindus indica seed coat. Journal of Pharmacy Research, 2(11), 1705-1706.

Yagoub, S. 2008. Anti-Microbial activity of Tamarindus indica and adansonia digitata extracts against E. coli Isolated from Urine and Water Specimens. Research Journal of Microbiology,

3(3),

193-197.

En:

Academic

Journals,

http://docsdrive.com/pdfs/academicjournals/jm /2008/193-197.pdf. 5 p.; consulta: mayo 2010.

Yoriko, D. y M. Kouji. 2010. Anti-hyperglycemic and anti-hyperlipidemic effects of guava leaf extract. Nutrition & Metabolism, 7(9), 1-10. En: Pubmed Central, http://www.doaj.org/ doaj?func=abstract&id=515716. 10 p.; consulta: junio 2010.


fotos El mango en una finca de San AndrĂŠs isla.


Oscarcabreramendeley  

Potencialidades de los frutales del sector rural agrícola

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you