Page 2

En un momento en el que no sé si André Gide me parece sublime o fastidioso, decido dejar de lado la Sinfonía Pastoral y centrarme en Los Alimentos Terrestres, y considerar con atención la ausencia de pudor de algunos desnudos en los que Lladró se la juega a la inocencia.

11

12

la verdad al desnudo