Page 1

La verdad al desnudo Texto: Ismael Fernández Fotos: Lladró

Lladró es la única empresa española que dedica mas del 20% de su facturación a la creación, algo insólito en un país en el que crear no tiene línea en la cuenta de resultados. Detrás de algunos tópicos se esconden verdades sorprendentes, como el hecho de que unos veinte escultores y varias decenas de diseñadores, pintores y grabadores con declinación en masculino y femenino, se pongan cada día una bata blanca para modelar una forma de ver la vida.

En realidad Lladró ha sido durante mas de 50 años el Parnaso de muchos estudiantes de Bellas Artes Valencianos, la otra alternativa eran los juegos florales del arte fallero. Así esta empresa se convirtió en escuela, en taller y en academia, y su fábrica en algo parecido a un campus, en la paradoja está la verdad, según reza en cualquier manual zen.

por eso quizás cuando hasta las marcas históricas de Europa Central o Inglaterra se entregan a la deslocalización mas estandarizada, Lladró persiste en seguir fabricando sus ideales a no mas de 200 metros del primer horno que encendió a mediados del siglo pasado.

La escultura es un oficio de perseverancia, y haber nacido en la huerta valenciana una garantía de insistencia,

9

10


En un momento en el que no sé si André Gide me parece sublime o fastidioso, decido dejar de lado la Sinfonía Pastoral y centrarme en Los Alimentos Terrestres, y considerar con atención la ausencia de pudor de algunos desnudos en los que Lladró se la juega a la inocencia.

11

12


Seguramente estos son los desnudos mas bellos creados en porcelana, y ademรกs su precio es muy inferior al del catรกlogo razonado, si es que es posible razonarlo, de la obra de Damien Hirst. Empiezo a creer que en cuestiones de inversiรณn tenemos que volver a consultar con nuestras madres.

www.lladro.com

13

14

la verdad al desnudo