Issuu on Google+

Aborígenes Fotos: Eduardo Peris Textos: “Le Temps des Tribus” de Michel Maffesoli (traducción libre)

Hubo un tiempo en que el hombre , suntuoso, fue dios y pájaro. No tanto para intentar volar, lo cual terminó consiguiendo, sino para diluirse en el espíritu del viento y los pájaros, adornándose con los magníficos símbolos que aparecían ante sus ojos.

www.perisandco.es

27


Lo que encontramos en las danzas rituales, las del Oriente mas extremo o las de Brasil, samba, candomble, incluso las danzas de los chamanes, es el regreso a una forma de arcaísmo, en las grandes concentraciones musicales o en cualquiera de las ocurrencias festivas que jalonan nuestra vida cotidiana.

El desenfreno de la orgía se esfuerza en decir la desesperación intentando engañarla, de manera colectiva, pues la apariencia es mucho menos que el individualismo. La apariencia se construye para la mirada de los otros.

29


Desde la Edad Media, las danzas macabras van en paralelo con la mayor sofisticación de los placeres mundanos, un modo de conjugar angustia y gozo intenso de todo lo que se ofrece aquí y ahora.

Del “flujo vital” de Oriente a los cuerpos sudorosos del techno posmoderno pasando por la celebración mediterránea del toro, siempre hay algo bestial en juego. Sin embargo se trata de una bestialidad domesticada, ritual y por ello mismo engendradora de cultura.

35


El retorno a lo animal nos permite recuperar el gusto por los sabores del mundo, algo que no debe ser únicamente patrimonio de una élite sino del conjunto de la sociedad.

Las “hordas bárbaras” que se echan a la calle – love parade, gay pride o celebración deportiva – y se adueñan de las arterias de nuestras ciudades representan el deseo de una vitalidad que no reconoce ni acepta ya las normas, sexuales, filosóficas, económicas, impuestas por las instituciones modernas. Para desmarcarse bien de la forma política, la efervescencia social no es ni reivindicativa ni contestataria. Simplemente es. Se afirma como un cuerpo que se basta a sí mismo.

41


Aborigenes