Page 1

INTRODUCCIÓN Este trabajo que tienes a continuación no es una obra de divertimento, al contrario, su lectura puede ser árida por momentos. Su objetivo dada la situación de desencanto de la Villa, es un intento de lograr, que se oficialice un ramal del Camino de Santiago, que desde San Juan de Gaztelugache llegara a Bermeo, continuando hasta Guernica enlazando en ésta con el Camino del Norte o de la Costa. Todo el trabajo es un intento de demostrar que el Camino de Bermeo pasó por Bermeo y creo que lo hemos conseguido. El Camino de Santiago además de su contenido espiritual, es un Camino que se calcula produce unos 300 millones de euros anuales y sería muy importante que, con la oficialización de la ruta, la Villa obtuviera una parte, aunque fuese ínfima, de esas cantidades. Nuestra elección del Camino de Santiago como elemento motor del pueblo tiene dos objetivos: La primera crear una sinergia con San Juan y que salieran Camino y San Juan reforzados. De esta manera San Juan no sufriera con la desaparición del empuje de Juego de Tronos. La segunda es una cuestión de oportunidad, el 2021 es Año Santo Jacobeo, con todo lo que esto significa. La Xunta de Galicia va invertir mas de 400 millones de euros y el Concello de Santiago mas de cuarenta para adecuar la entrada de los distintos caminos a la ciudad y prepararlas para el aumento de peregrinos y a su demanda de servicios. Nadie invierte en algo que al menos no le haga recuperar la inversión. Mas adelante, en el trabajo, veremos que el fenómeno del Camino ya no se estudia en las Facultades de Historia, si no en las de Economía. Resumiendo, creemos que es una ocasión única para lograr que Bermeo pueda crear, sin demasiado esfuerzo, un sector terciario para conseguir que la Villa no dependa solamente de la pesca. Y nada más, que este trabajo nos haga pensar en la en la situación en que nos encontramos y con el esfuerzo de todos logremos la oficialización como Camino de Santiago del tramo: San Juan de Gaztelugache, Bermeo y Guernica.

LUIS SENDINO.

1


EL CAMINO DE SANTIAGO Y LA VILLA DE BERMEO En los años ochenta un grupo de investigadores del grupo Etniker, entre ellos el profesor Erkoreka, hicieron un estudio de la ermita de Kurtzio, donde aparecieron varios restos humanos, cosa nada extraña por la costumbre de la época de efectuar los enterramientos en las iglesias y por estar la ermita de La Cruz (Kurtzio) o Santa Marina, pegante al Hospital de San Lázaro, con lo que no es de extrañar que los muertos en el hospital se enterraran en Kurtzio. Estos enterramientos, y su situación en las proximidades del puerto nos hicieron pensar en la posibilidad de que el Camino del Norte o de la Costa hubiera pasado por Bermeo. Antes de continuar dos precisiones: La primera, es la vieja afirmación de que el Camino comienza a partir del portal de la casa del peregrino y la segunda que el peregrino hacía la peregrinación con un sentido espiritual, penitencial y de busca del conocimiento que en nuestro tiempo casi han desaparecido. Pero no seamos ingenuos aquellos peregrinos, convivían con aligeradores de bolsas, fabricantes de reliquias, titiriteros y toda una turba de buscavidas que hacían del Camino una masa de pícaros de difícil catalogación. Para compensar a esta caterva se solían añadir algún Inquisidor para vigilar el cumplimiento de la ortodoxia. El peregrino no caminaba pensando cuando llegaría a Santiago, la búsqueda del conocimiento (Gnosis).

Ermita de Kurtzio ya sin el Hospital de San Lázaro adosado a él. le empujaba a desviarse muchas veces en busca de un monasterio con reliquias de un gran santo, de un apóstol incluso hasta de alguna pluma del Gallo de la Pasión o simplemente atraído por la fama de santidad de los monjes moradores del mismo. 2


Así era frecuente que a su paso por Santo Domingo de la Calzada se desviaran a San Millán de la Cogolla o la Valvanera por poner un ejemplo. Después de esta breve introducción vamos rápidamente a meternos en faena y a detallar las huellas que el Camino ha dejado a lo largo de los siglos en la Villa de Bermeo. Erkoreka dice al respecto del hospital de San Lázaro, refiriéndose a Kurtzio: “Con el fin de asistir a los vecinos de la Villa o tal vez, a los peregrinos en camino hacía Santiago. En este último supuesto los atendería tras desembarcar y antes de iniciar el Camino por tierra o continuar a otros puertos.” (Revista de Bermeo Nº 1, 1981, pag.83). Comparto la opinión del profesor Erkoreka. Bermeo en ese tiempo era uno de los puertos comerciales más importantes del Cantábrico. Por el salían las lanas de Castilla, el vino de Rioja y el hierro de Somorrostro. Los mercaderes bermeanos mantenían sólidas relaciones con sus colegas de Burdeos, Londres, Brujas, Amberes etc. Creando una ruta que llegaba hasta Dinamarca y que regresaba tocando Irlanda, Escocia e Inglaterra. Por lo tanto no es atrevido pensar que peregrinos de esos lugares, prefirieran comenzar su Camino Peninsular por una población que además de los servicios, tanto espirituales como de vituallas encontrarían a sus corresponsales comerciales y proveedores con los que en algunos casos mantendrían relaciones de amistad. El camino de Guernica traía a los Reyes de Castilla a jurar los fueros en la Iglesia de Santa Eufemia, por lo tanto la Villa era lo suficientemente conocida, tanto por vía terrestre como marítima y su enlace Bermeo, Bilbao, Orduña Burgos era perfecto para enlazar con el Camino Francés, sin que fuera obstáculo para .que la ruta Ziortza, Guernica, Larrabezua siguiera funcionando. A este respecto Ana Isabel Prado y Mª Jesús Fernández en su trabajo “El Camino de Santiago Litoral” Dicen que aparece mencionado en la Carta Puebla de Bilbao de 1.300 en la cual el Rey Alfonso XI de Castilla ordena su desvío para pasar por Bilbao” y continúan más adelante: “Menciones a este Camino se encuentra en el Archivo Municipal de Orduña que en el año 1506 regulaba las condiciones por las que se regía el derecho de paso por la Peña, especificando que no se cobrara a ningún fraile, ni romero, ni clérigo que fuera en peregrinación a Santiago de Compostela”. Condiciones que eran habituales pero que no siempre se cumplían, en este país el cuerpo jurídico es perfecto pero las argucias más o menos legales para no cumplirlo es aún mayor. Con estas pequeñas evidencias nos pusimos a trabajar para demostrar la posibilidad de que Bermeo fuera uno de los puertos de desembarco de peregrinos para continuar su peregrinación por el Camino del Norte o de la Costa o enlazar por Guernica, Bilbao, Orduña, Burgos con El Camino Francés.

3


Las rutas comerciales en la Edad Media

EL ESTADO DE LA CUESTIÓN

Hay dos posicionamientos con respecto a la Ruta Jacobea, una que podríamos llamar Conservacionista y que defiende que solo es aceptable como tal la llamada Camino Francés y otra más abierta que tomando como guía el adagio que recordábamos antes de que el Camino comienza en la casa de cada uno, reconoce la validez de otra serie de rutas de peregrinación a Compostela. El primer postulado es el que defienden los monjes benedictinos de Samos. Estos monjes defienden como única Vía el Camino Francés definido por el Codex Calixtinus. Es una postura partidista ya que defiende una ruta definida por un monje de su Orden, pero es fácil de desmontar pues de la época del Codex Calixtinus hay otras versiones de viaje a Compostela realizado por otros peregrinos por otros itinerarios. En 1199 hay un poema en latín alabando al hospital de Roncesvalles y el buen trato que se daba a los peregrinos. En 1387 el rey Juan I de Aragón recomienda a varios caballeros alemanes que van en peregrinación a “versus partes Castelle”. Los ejemplos podían ser interminables, pero con los dos anteriores creo que son suficientes.

4


El Padre Cristóbal, defendiendo sus postulados. (Cristóbal nombre muy apropiado para la peregrinación).

Es natural esta postura si tenemos en consideración que el Codex lo escribe un monje cluniacense como el monje de Samos y por lo tanto defensores ambos del mismo recorrido. El problema no es que defienda el Camino Francés, el problema es que defienda su exclusividad. Hasta en el franquismo, cuando estudiábamos el “Camino de las Estrellas” recordábamos el antiguo camino celta a Finisterre y se nos decía que los peregrinos se orientaban por la contemplación de la Vía Láctea. Es evidente que queriendo o sin querer se nos orientaba hacia el Camino de la Costa. El segundo posicionamiento es mucho más abierto y acorde con el adagio anterior y admite una serie de rutas más o menos conocidas que recorriendo la Península tendrían su final en Santiago. Sin ser exhaustivos podríamos destacar entre ellas: El Camino Primitivo de León a Santiago. Camino Inglés de Coruña a Santiago. Ruta de la Plata.

5


El Camino Aragonés o del Ebro, que era el que recomendaba el escrito del rey Juan I de Aragón. El de Levante que enlaza con el Manchego y el que nos atañe Camino del Norte junto con el Sanabrés y Portugués. Las Agrupaciones de Amigos del Camino de Santiago no rechazan ningún recorrido que se documente y esto es lo pretendemos demostrar en este trabajo. Adjuntamos además un documento de como la Xunta de Galicia ha realizado variantes en el Camino Inglés, cosa que puede escandalizar a algunos puristas pero que al que tenga algún conocimiento del Medievo no le puede extrañar demasiado, pues eran tiempos lo suficientemente volátiles como para para ir variando las rutas en función de la seguridad que fueran ofreciendo las zonas. Esta seguridad venía dada básicamente por no cruzar territorios en guerra o con la peste.

Un inciso: mejor que mis opiniones es leer la reflexión sobre la situación actual del Camino desde la perspectiva de Julio Llamazares en El País: “Convengamos pues, que muchos de los que caminan estos días hacia Santiago de Compostela no lo hacen por ninguna causa de las que argumentan como explicativas sino por otras, entre las que destaca la nueva moda de caminar, que ya comienza a convertirse en fiebre, alentada desde muchísimos ámbitos y auspiciada por multitud de razones, entre las que no es la menor el aumento del tiempo libre en muchas capas de población y el nivel de vida (raro es encontrarse en el Camino a pobres y pedigüeños, al revés de lo que sucedía en tiempos)……..entenderemos el porqué de la riada humana que cada año sobre todo en verano, recorre de este a oeste la Península para llegar a un lugar que es ya una referencia espiritual en todo el mundo, pero también de 6


mercadotecnia. En alguna Universidad se estudia ya el Camino en las Facultades de Economía y Finanzas en lugar de las de Historia, cosa que no es de extrañar considerando que la Ruta Jacobea mueve, según las últimas estimaciones, alrededor de 300 millones de euros al año. Bienvenidos sean para las regiones y pueblos que atraviesa, algunos necesitados de ese dinero para sobrevivir, así como la posibilidad que el Camino ofrece a quienes lo recorren de conocer el paisaje y su patrimonio, que es tanto como decir la propia historia de Europa (Europa se hizo caminando, dijo Goethe), pero uno no puede dejar de extrañarse de ese afán gregario que lleva a tanta gente a recorrer un mismo camino, habiendo como hay tantos que ofrecen iguales o mejores cosas. ¿Necesitamos hacer lo que todo el mundo hace, sentirnos acompañados aunque sea por desconocidos incluso cuando decimos que vamos en busca de la soledad? ¿Tanto nos cuesta quedarnos solos, descubrir nuevos horizontes, elegir un camino propio y no el que marcan las modas tanto en la vida como en las vacaciones? “ Es una visión, esta de Llamazares más a pie de tierra y toca de refilón el tema económico del Camino. Se puede pensar que es un tema menor, pedestre y baladí, pero no olvidemos las diatribas de Aimeric Picaud (1140) a los posaderos, tasqueros y de más comerciantes que encontró en su viaje.

Artículo de la Voz de Galicia en que explica las variaciones que ha sufrido un tramo del Camino Inglés. 7


Ana Isabel Prado y Mª Jesús Fernández dicen al respecto: “Junto a la institucionalizada ruta interior, se localizaban una serie de rutas de acceso al interior a través de los puertos de la costa cantábrica, puertos entre los que Bermeo desempeñó un papel importante no solo en el medievo sino en siglos posteriores. Así, en documentación de época moderna aparece registrado como puerto de acceso hacia Santiago de Compostela y a la Universidad de Salamanca por parte de monjes irlandeses y viajeros franceses.” Carmelo Echegaray también estudia el tema y dice lo siguiente: “El embarque/desembarco sería en la Isla de Gaztelugatxe, según señala Labayru, allí había habido un refugio de peregrinos; sin embargo tenemos que tomar con precaución estas referencias bibliográficas pues no hay constancia documental de las mismas. Las costumbres y leyendas unidas a la facilidad de desembarque parecen señalar a Gaztelugatxe como punto de peregrinaje y foco de devoción. Así las denominadas Huellas de San Juan marcan el Camino desde ese templo hasta la Villa; Carretera Bermeo-Baquio, Alto de Burgoa, Barrio de Arene y Portal de San Juan.” Nosotros discrepamos con Echegaray: En el Puerto Mayor dispondrían los Peregrinos de todos los servicios de un Puerto Comercial y del espiritual ofrecido por la ermita de Santa Marina y su hospital adosado. Esta ermita de Santa Marina o de la Cruz era donde, el día de San Martín los miembros de la Cofradía de Mareantes de San Pedro elegían a sus regidores. Ángel González en su obra El Camino de Santiago por la Costa o Camino del Norte dice: “Guernica era una encrucijada de caminos jacobeos ya que en este punto de unían los peregrinos que habían desembarcado en Bermeo con el Camino principal.” Como se puede apreciar en los testimonios escritos, que las peregrinaciones a Compostela tuvieron en Bermeo, junto a otros muchos puertos del Cantábrico, su inicio para enlazar con el Camino del Norte o de la Costa.

Propuesta de Antonio Pérez Bilbao para el tramo San Juan-Bermeo: San Juan, Pelayo Burgoa, Arene Doniene Portale. 8


En el gráfico podemos ver las tres huellas de San Juan uno de los tantos mitos milagrosos que encontramos por el Camino. “Pedro Anasagasti O.F.M. en su historia de Bermeo dice refiriéndose a S. Juan: Su cala es específica, fácil al desembarco. Una curiosa tradición afirma que la visitó Santo Domingo de la Calzada, roturador de vías y diseñador y realizador de puentes y hasta el mítico D. Lepe obispo de Calahorra. ¿Quizás como lugar de embarque o desembarque de las famosas rutas de Santiago de Compostela? Es mucho decir, pero ahí están los testimonios conservados por la tradición no desdeñable.”

ALGUNAS PRECISIONES.Con el fin de tener la mayor cantidad de generalidades sobre el Camino resueltas y no tener que volver a cada momento a explicarlas vamos a tratar en este apartado dar contestación a la mayor parte de ellas. Se aprecia que es un conjunto muy heterogéneo pero siempre relacionado con el Camino y sus peregrinos. Como decía antes la exposición de estas cuestiones, nos evitará la prolijidad cuando estudiemos un monumento o nos enfrentemos a un documento. Añadimos aquí un pequeño diccionario para no tener que repetirlo cada vez que topemos con uno de estos términos:

Romeros y Peregrinos en Las Partidas de Alfonso X El Sabio.- “Son omes que fazen sus romerías e pelegrinajes, por servir a Dios, e honrar a los Santos, e por sabor de fazer esto, estrañanse de sus logares, e de sus mugeres, e de sus casas, e de todo lo que han, e van por tierras agenas, lacerando los cuerpos, o dependiendo de los averes, buscando los Santos. Distingue entre Romero que va a Roma a visitar los Santos Logares, en que yazen los cuerpos de Sant Pedro e Sant Pablo y Pelegrino que tanto quiere decir como ome estraño, que va a visitar el Sepulcro de Hierusalem, e los otros Santos Logares, en que Nuestro Señor Jesu Christo, nasció, Bivio, e tomó muerte e Pasión por los pecadores, o que andan en pelegrinaje a Santiago, o a Sant Salvador de Oviedo, o a otros logares de luenga e de estraña tierra.” (Alfonso X el Sabio. Las Partidas, I, XXIV). El Rey Sabio nos hace un resumen de las principales peregrinaciones de la época con los nombres de sus peregrinos. Para entonces a los peregrinos a Jerusalem ya les había comenzado a llamar palmeros y en España había aparecido la palabra romería con un significado ambivalente, espiritual y de jolgorio y que ya usó Berceo en uno de los Milagros de Nuestra Señora. En todo lo demás el Rey Sabio nos hace una sinopsis de lo que era una peregrinación Medieval.

9


LA VIEIRA.La concha se convirtió muy pronto en la insignia del peregrino compostelano, pero no una concha cualquiera, sino la que los naturalistas llaman “pectem jacobeus”, muy abundante en los mares de Galicia en donde conserva el nombre de vieira, derivado del latino venaria, atestiguado en Plinio, y del que procede también la castellana venera. Este nombre habla de una antigua consagración a Venus, por considerarla emblema de los órganos femeninos, y efectivamente, parece que los romanos la usaron como amuleto”…. Jean Chevalier en su “Diccionario de los Símbolos” dice al respecto: “Para los sumerios es la diosa que muestra el camino de las estrellas”. La vieira era una señal de haber concluido la peregrinación a Compostela y una vez hechos dos a agujeros en la parte posterior, se colocaba en la capa a la altura del corazón o bien el sombrero. Esta costumbre generó un importante negocio en Compostela al punto que el Cabildo tuvo que dictar unas ordenanzas al gremio de los concheiros para evitar los abusos. En la actualidad una de las calles del casco viejo de Santiago se llama Concheiros.

Vieira arquitectura

vieira peregrino

En arquitectura siempre muestran la cara interior, por el contrario las conchas de peregrino muestran la cara exterior.

10


CRISTIANOS VIEJOS Y NUEVOS.Sancho Panza en el Quijote dice: “Aunque soy pobre soy Cristiano Viejo y no debo nada a nadie.” Cristiano Viejo era aquel que podía demostrar su pureza de sangre al menos durante cuatro generaciones, entendiendo por pureza de sangre que no estuviera contaminada por antecesores judíos o musulmanes y según pedía la llamada SENTENCIA-ESTATUTO DE PUREZA DE SANGRE. En un país mestizo como España esta demostración era de dudosa verosimilitud y así podemos ver a la familia judía de los Santamaría de Burgos que dio Arzobispos, Obispos, y hasta el primer médico de Bilbao con nombre y apellido, en caso de duda se puede consultar al Dr. Gondra, por otra parte a partir de 1.500 era relativamente fácil comprar un certificado de pureza de sangre. CRISTIANOS NUEVOS.Con ánimo de resumir, un cristiano nuevo era un converso, bien judío o musulmán y con la implantación de la Inquisición se añadieron a la lista los procedentes de prácticas brujeriles, erasmistas, luteranos, sodomitas y un largo etc. Judíos en 1288, y se les impide que sean recaudadores de impuestos. En 1391 se produce una revuelta anti-judía, más por los puestos que ocupaban, que por sus IDEAS RELIGIOSAS En 1492 se implanta la Inquisición y el mismo año se decreta su expulsión. Desde entonces y aunque la Inquisición no tenía atribuciones sobre los no bautizados (¿) pensó que los cristianos nuevos seguían practicando su antigua fe en secreto Y su atención se puso en los recién bautizados o marranos. Con una amplitud de miras digna de mejor causa, metió en el mismo saco a los conversos bien fueran judíos o musulmanes, con los practicantes de las nuevas herejías como luteranos y erasmistas. Esta situación se prolonga hasta 1834 en que se disuelve la Inquisición durante la Regencia de María Cristina. Lo que no obsta para que el apelativo de Cristiano Nuevo se continuara utilizando durante bastantes años más, como veremos más adelante.

11


HOSPITAL, HOSTAL, HOTEL.-

DEL TRATAMIENTO A LOS HUESPEDES.REGLA DE S. BENITO.

CAPITULO LIII.

“Como se ha de recibir a los huéspedes”.Recíbase a cuantos huéspedes lleguen al monasterio, como al mismo Cristo en persona, pues Él ha de decir algún día: Huésped fui, y me recibisteis. Dase a todos el honor correspondiente, en especial a los que están unidos con nosotros con los lazos de una misma fe y a los peregrinos. Al punto, pues, que se le dé aviso de haber llegado algún huésped, saldrán a recibirle el prelado y algunos monjes dando muestras de una sincera caridad; después de haber orado todos juntos, se darán mutuamente el ósculo de la paz, el cual no debe darse hasta después de haber orado, para precaver las ilusiones del Enemigo. Salúdenles con humildad profunda, porque en cuantos huéspedes entren o salgan del monasterio debe ser adorado Jesucristo, a quien se recibe en sus personas, inclinando la cabeza o postrándose en tierra. Lleven a los huéspedes a orar luego que les reciban y después se sentará con ellos el prelado o aquel que este mandare: léase en presencia del huésped la palabra de Dios para que se edifique, y se le tratará después con el mayor agasajo. Por respeto al huésped, se dispensará el superior del ayuno, a no ser que sea uno de los ayunos principales que está obligado a observarlo, pero continuarán los monjes con los ayunos acostumbrados. De el abad aguamanos a los huéspedes, y láveles los pies con asistencia de la comunidad, y concluido el lavatorio, dirán todos este verso: “Deus misericordiam tuam in medio templi tui”. Póngase sobre todo, el mayor cuidado en el recibimiento de pobres y peregrinos, porque en estos se recibe a Jesucristo más particularmente que en los demás, porque los ricos y poderosos bastante recomendación se traen con su soberanía para que se les de el honor que les es debido. Haya cocina separada para el abad y huéspedes, porque como llegan estos a todas horas y nunca faltan en los monasterios, no perturben a los monjes. Se encargará todos los años el cuidado de esta cocina a dos monjes que desempeñen bien su oficio, y les podrán dar compañeros que les ayuden si fuera necesario, para que sirvan sin murmuraciones; pero cuando no hubiere que hacer en este oficio, trabajarán en lo que se les mande; y no solamente en este oficio, sino también en los demás del monasterio, téngase este cuidado de dar compañeros a los que lo necesitan y cuando no tengan que hacer, hagan lo que se les mandare. Encárguese a un monje timorato el cuidado de la hospedería, en la que estén las camas con todo aseo, para que la casa de Dios sea prudentemente administrada por los hombres sabios. No acompañe ni hable con los huéspedes el que no tuviere orden para ello, más si alguno les viere o encontrare, les saludará con humildad, como queda dicho, y pedida la bendición, pasará adelante diciendo que no tiene licencia para hablar con los huéspedes.” 12


Se aprecia como la Orden Benedictina y sus hijas, Cluniacenses y Cistercienses, miran por el cuidado del peregrino, aspecto que la Orden ha mantenido hasta nuestros días. El Camino Francés estaba sembrado de monasterios benitos que servían como puntos logísticos que diríamos hoy, para apoyo y servicio de los peregrinos, y otros como los Antoninos se dedicaban a especialidades como el tratamiento del Fuego de San Antón, enfermedad producida por el cornezuelo del centeno, la medicina actual lo llama Herpes Zoster. Uno de los monasterios donde se trataba el Fuego de San Antón se encontraba en Castrojeriz (Burgos), cosa muy normal pues al encontrarse en plena Tierra de Campos y los campos de cereales ocupaban la mayor parte de los cultivos. La enfermedad se podía presentar por dos causas: por el contacto con el centeno en el campo o por la ingesta de pan del mismo. Curiosamente de las Órdenes mendicantes, solo los franciscanos se dedicaban al cuidado de los peregrinos y como prueba véase el monasterio de la Virgen Peregrina de Sahagún en (León) dura competencia con los monjes benitos de la misma población.

En general las hospederías monásticas atendían a los peregrinos una o dos noches salvo casos de enfermedad. Sin embargo había excepciones. Santa Cristina en Somport se les daba hospedaje gratuito hasta tres días teniendo gratis una comida y una cena diarias. Si estaban enfermos podían quedarse hasta su curación. En Roncesvalles sabemos que 1203 “La comida que había de ofrecerse cada año a diez mil pobres, los martes, jueves, sábados y domingos era un pan y una medida de vino o sidra, además de carne los días que estuviera permitido; los días de abstinencia y los sábados recibían un queso y otros condimentos.” También en Roncesvalles pero en el S. XVIII “Establecían para peregrinos cama decente en tres noches, con cinco comidas y cenas, y en cada una de ellas una libra y cuarto o cuarterón de pan y media pinta de vino, con una regular ración de carne asada o de abadejo en días de vigilia y un panecillo de queso o cosa equivalente con media pinta de vino por desayuno el día en que saliesen para continuar el viaje.”

Tengamos presente que estos dos hospitales estaban considerados como los más importantes del Camino y que la mayor parte de los otros no dispondrían de las rentas y medios de éstos. Aymeric Picaud considera a Santa Cristina de Somport como uno de los tres más importantes de la cristiandad. Resumiendo: los peregrinos tenían el acceso el acceso libre, con el tiempo suficiente para recuperarse (de una a tres noches) y los enfermos hasta su sanación. De todas formas hay que ponderar bien la palabra hospital cuando se está refiriendo al Camino. En mucha ocasiones lo debiéramos traducir por hostal pues no todos los hospitales de peregrinos tenían a un médico a su disposición.

13


Hospital de Peregrinos de Roncesvalles

DE HOSTELEROS, ALBERGUEROS, HOSTAL Y HOSPITAL.

En el año 886 Alfonso III de León otorga a la Iglesia de Orense un privilegio en donde entre otras cosas le cede un terreno “pro susceptione peregrinorum et sustentacionibus pauperum”. Lema prácticamente igual que el del Sancti Spiritus bermeano como veremos más adelante solo que con 500 años de diferencia en la fundación. Aunque hay otras fundaciones anteriores en la Francia merovingia, en España podemos considerar a esta fundación de Orense como el primer hospital de peregrinos. La forma que utiliza el rey será empleada de una manera casi ritual en las fundaciones sucesivas, y veremos la misma en el S. XVI en la fundación del Sancti Spiritus de Bermeo. Se ha mirado esta fórmula con precaución, aduciendo que los peregrinos podrían ser simples caminantes de otras regiones, pero en una donación que hace el arzobispo de Santiago D. Rodrigo de Luna al Hospital de Padrón en 1.458 dice que la efectúa para atender a los muchos peregrinos que venían de Compostela, pero más adelante dispone que el hospital “ha de ser para los pobres de Jesucristo”. Comentábamos como la Regla Benedictina en sus tres divisiones, Benedictinos, Cluniacenses y Cistercienses explicaba cómo se debía acoger a los peregrinos y caminantes, pero no era la única, las de San Agustín, San Isidoro y los premonstratenses también lo recogen. Más arriba insinuaba que la mayoría de los llamados hospitales, por su pequeño tamaño y escasez de medios no podían ser considerados como tales, sino como modestos albergues. Estas variaciones de nombres pueden llevarnos a confundirnos. 14


Doña Estefanía viuda del rey de Navarra García el de Nájera dona a Santa María la Real de Nájera ·Illa <albergaría de Naxara”. En el 975 el conde García Fernández lo llama hospital. En las Partidas se dice: “Entre los lugares que son llamados religiosos….los hospitales y las alberguerías”. En este texto se aprecia de una manera meridiana que se utilizan indistintamente los dos vocablos para designar el mismo objeto. Si tuviéramos que hacer una distinción entre los dos fonemas la efectuaríamos en función de su tamaño. Los de mayor tamaño serían hospitales y los de menor alberguería. En general todos estos edificios tenían una contraseña para ser reconocidos, igual que la tienen en la tienen en la actualidad los hoteles, pensiones e incluso los pisos turísticos. Esta Señal o contraseña solía ser la Concha de Santiago o vieira y en menor medida el bordón de peregrino. El peregrino Kunig dice que en el hospital de San Antonio (León) se hallaban “pendientes las enseñas de San Iago” es decir las vieiras. Estas mismas vieiras se pueden contemplar en el Parador de San Marcos del mismo León. Como veremos luego estas mismas señales no faltan en Bermeo. Dentro de los servicios ofrecidos al peregrino que hemos visto hasta ahora eran todos gratuitos pero como es lógico también había hospedajes a los que había que pagar. Uría dice en su libro Las Peregrinaciones a Santiago de Compostela. “Los albergueros constituían una verdadera industria que debió ser floreciente, sobre todo en las ciudades del norte de España y que se hallaban en el Camino de Santiago.” Las artimañas para hacerse con el cliente y para estafarle después no difieren mucho de las que emplean sus herederos. Aunque la cita es extensa creo que merece la pena traerla a colación y también se la debemos a Uría en la misma obra. “Salían al camino haciéndose los encontradizos con los peregrinos, prometiéndoles buen trato en sus posadas para dárselo luego malo. Débanles sidra por vino, o tenían toneles con dos grifos dándoles a probar el bueno para servirles el malo a la hora de la comida. Prometianles buenos lechos y se los daban malos o no les hacían bien las camas, sino a costa de una cena o una moneda. Echaban a los peregrinos que tenían albergados, si otros que venían después les daban una pequeña prima. Vendianles carne o pescado de tres días, enfermando los que lo comían. Si la moneda de un peregrino valía el doble que la de la ciudad en que se hallaba albergado, le cobraban valorándola a la par, y si valía la mitad le exigían el doble. Había Albergueros que les daban brebajes letárgicos para robarles cuando el sueño se apoderaba de ellos. Vaciaban las tinajas del agua para que, si a la noche les daba la sed, se vieran obligados a comprar vino. Consentían en que sus criados les robasen por la noche la cebada o avena de los pesebres de sus caballerías. Sustraían la parte que los peregrinos fallecidos en sus casas habían dejado para limosnas a clérigos y pobres.

15


Algunos daban gratuitamente la comida del primer día, pero les vendían cirios a precios abusivos, y había hospedero que cocía la carne con la cera de que se hacían. Contaban a sus huéspedes fábulas absurdas del Apóstol, como si fueran actos venerables. Ponianse de acuerdo para repartir con ellos lo que les cobraban de más en el cambio y hasta con los custodios de los altares de la basílica con el fin de participar en las limosnas.” Vemos por todo lo expuesto anteriormente, que además de las hospederías monacales, totalmente gratuitas, pues los monjes seguían la regla de “dar posada al peregrino”, a su vera había un suculento negocio practicado por particulares con ánimo de lucro en sus albergues, y hostales.

SANTUARIO.-

Son lugares donde acuden los fieles en peregrinación, ya en determinados días del año, ya en cumplimiento de algún voto o alguna promesa. (Diccionario Espasa). Templo o ermita en que se venera la imagen o reliquia de un santo. Lugar preferente donde se guarda la imagen o reliquia. (Diccionario Auñamendi)

Lugar de carácter sagrado en que se venera a una divinidad o aun espíritu de los antepasados o de la naturaleza. En el cristianismo templo en que se venera una imagen o las reliquias de un santo de especial devoción. (Diccionario Larousse) Podíamos añadir que con independencia de su categoría eclesiástica (parroquia, colegiata, catedral etc.) es un templo al que se va en peregrinación. En muchos casos por los ritos que se practican en él o por las peticiones que hacen los devotos a la imagen o reliquia, se ve que recuerdan a ritos o plegarias anteriores al cristianismo. En las épocas de la Peregrinación observamos que están situados si no en el Camino (Sahagún con el Santuario de la Virgen del Camino, de Nuestra Señora de Begoña) muy cerca de él, pero a veces están algo apartados como Valvanera, San Millán de la Cogolla o como en el caso que nos ocupa San Juan de la Peña o Gaztelugatx. Pero este mismo santuario, en otras épocas era el comienzo de una vía terrestre que se había emprendido por vía marítima. Hay otros que podíamos llamar autónomos aunque tengan peregrinos de diversas distancias o regiones, como la Romería del Rocío, o la de Nuestra Señora del Corpiño (Lalín. Pontevedra).

16


Esta última es una de las que decíamos antes, es uno de los lugares en que credo y superstición van de la mano. D. José el cura confiesa que ya ha liberado a muchas personas del demonio, bueno en realidad él dice “meigallo”. Como añadido diré que los gallegos son de mucho peregrinar y si no a vuela pluma voy a nombrar unos cuantos y que son más o menos conocidos fuera de Galicia San Andrés de Teixido, Santa Marta de Ribarteme en (Amil, La Franqueira) o la Virgen de A Barca (Muxía). San Andrés de Teixido es un claro ejemplo de la creencia en la transmigración de las almas por eso hay que tener cuidado cuando vamos al santuario de no pisar los insectos que son almas que están haciendo la peregrinación que no hicieron de vivos. Santa Marta de Ribarteme es famosa por su procesión de los muertos vivientes. En A Franqueira (A Cañiza, Pontevedra) es la más parecida a nuestras peregrinaciones, visita a la Virgen, Misa y comida popular en los alrededores del Santuario. A Nosa Señora do Corpiño es un santuario muy bien organizado, con su lugar para confesiones, lugar para comprar los recuerdos y una sala para encender los cirios que se han comprado y a sí no dejar pringando el suelo de la Iglesia de cera. La Virgen está especializada entre otras cosas en curar el meigallo y el cura que atiende el Santuario en exorcismos.

Muxía está llena de ritos de fecundidad, con las nueve olas y el paso por debajo de la “pedra de abalar La pedra de abalar partida en dos. Pero el paisano sigue con el ritual. Se aprecia que la Iglesia funciona como la Seguridad Social y tiene un santo o Virgen para cada dolencia. 17


Creo que con estas notas escritas a vuela pluma tenemos es suficiente conocimiento sobre generalidades que se producen en la peregrinaciones, monasterios, ritos y sobre hostales y demás personajes que pululaban por las diferentes trochas y veredas que llevaban a Santiago. No es necesario resaltar que gran cantidad de ritos, creencias milenarias e incluso rituales mágicos se han ido incorporando al corpus ideológico del Camino, pero no es este el lugar más apropiado para descifrarlos para eso están García Atienza, Oscar Carrera, Paulo Coelho etc.

PRUEBAS DOCUMENTALES.Aquí tenemos una serie de documentos de varios investigadores o historiadores como el P. Henao, Iturriza y el Escribano bermeano D. Juan Ángel de Yradi en su obra Bermeo Antiguo y Moderno. Ignacio Arocena es uno de los estudiosos que durante su estancia en Bermeo sintió curiosidad por el tema que nos ocupa y en uno de sus libros dice: “La Iglesia de San Juan, como vecina de San Pelayo, parece que fueron hitos importantes en la ruta costera de los peregrinos de Compostela. En Bermeo en la calle San Juan, todavía se ve una casa en cuyo portal está esculpido el emblema jacobeo y que sería tal vez una hospedería destinada a alojar a los romeros”. Arocena Ignacio:” A ras de tierra. Paseos arqueológicos.” Editorial Auñamendi. San Sebastián, 1963. Pag. 48. Arocena es un tipo curioso que cuenta todo aquello que le llama la atención y procura darle difusión sin pretender dar a sus informaciones una pose doctoral y pedantesca. En la cita trata Arocena dos temas importantes: En la primera presenta la posibilidad que San Pelayo y San Juan de Gaztelugatx fueran comienzo de las rutas a Santiago. En la segunda nos presenta el portal de la casa Nº 9 de la calle San Juan o Doniene. Este asunto lo estudiaremos con mayor detenimiento cuando hablemos de las huellas arquitectónicas del Camino en Bermeo.

Anton Erkoreka, en la Revista Bermeo Nº 1 de 1981... Continuando con la descripción de la ermita de Santa Marina dice: La segunda posibilidad y la más probable, es que la Orden de San Lázaro, como en otros puntos de Europa, hubiera erigido este hospital en las afueras de la que entonces era la primera población de Vizcaya, con el fin de asistir a los vecinos de la Villa o, tal vez, a los peregrinos en camino hacia Santiago. En este último supuesto los atendería tras desembarcar y antes de que iniciaran el Camino por tierra o continuaran a otros puertos. De Haber sido así, habría que suponer que la fundación del hospital fue mucho más antigua para hacerla coincidir con el periodo de máxima intensidad de las peregrinaciones. 18


Juan Ángel de Yradi .Bermeo antiguo y moderno. 1840. “La primera bajo la advocación de la Degollación de San Juan Bautista está situada en la cumbre de la Isla de Gaztelugatx y se cree que fue fundada en el siglo décimo por los labradores de las cercanías, tiene de largo 48 pies y de ancho de 30, con cuatro altares, sacristía y coro: pegante a ella tiene un hospicio con doce camas buenas para hospedar a las personas que gusten retribución alguna. Es el Santuario de mayor fama y visitado continuamente ya por curiosos, ya por peregrinación especialmente por mareantes. Antiguamente parece fue visitada en peregrinación por Santo Domingo de la Calzada”….Su custodia está encargada a un sacristán ermitaño que permanece en él continuamente. Éste y los romeros son los únicos habitantes de aquel solitario sitio que fue visitado antiguamente por varios Reyes y Señores de Vizcaya.”

Por la cita vemos que San Juan cumple con todos los requisitos de un templo de peregrinación: Es un Santuario, hay peregrinaciones y se producen una serie de ritos ancestrales que no parecen molestar demasiado a la ortodoxia católica. Por fin la leyenda sobre la visita de uno de los Santos constructores del Camino son demasiadas coincidencias para no tenerlas en cuenta. 19


Arocena José Ignacio en la revista Bermeo Nº 5 en 1985 Pag. 281 cita a Iturriza y dice: “Es un santuario de mucha devoción a donde acuden multitud de personas de pueblos de Vizcaya” y habla también de una casa en la que un ermitaño sacristán atendía a los peregrinos. Continúa Arocena con la cita de Henri Capdevielle en su novela Bermeo la Sauvage: “Gaztelugache es sobre todo el santuario preferido por los marinos de Vizcaya, que a él recurren en las galernas, suplicando a San Juan que les socorra en la lucha contra los elementos gigantes ante los que ellos no son más que átomos, y prometiéndole como pago de la salvación, acudir a la ermita en acción de gracias, con los pies desnudos, igual que acceden en sus lanchas y portando sobre sus espaldas los remos y las velas: Esta devoción es más intensa incluso, entre los muertos que entre los vivos. Entre otras cosas, el sacristán cuenta a la pareja protagonista que hace pocos días ha sido despertado por unas voces que le pedían que abriera la puerta de la iglesia. Eran el patrón y 8 marineros de una de las barcas perdidas en una catástrofe reciente: “Han rezado ante el altar…Después, han salido a la explanada, han bajado el acantilado y se han metido en el mar”.

No solo en tiempos antiguos ha mantenido San Juan su fama de lugar sagrado o mágico. En los actuales también recibe visitas atraídos por su entorno agreste y por sus prácticas mágicas.

Darío Regoyos: Penitente 20


En diciembre de 1898 el pintor Darío Regoyos y el novelista belga Emile Verhaeren recogiendo datos para su libro “España Negra” llegan a San Juan de Gaztelugatxe y dicen:

“Del San Juan Bautista de Tolosa pasamos al de San Juan Degollado en el cabo de Machichaco, una fiesta muy curiosa en una isla llamada Gaztelugache separada de aquel cabo por un puente. En lo alto de la peña hay una ermita donde todos los años hacen una peregrinación mezcla de religiosa y divertida. La parte divertida está en el lado de Machichaco, viéndose desde allí el Peñón de los fieles en conjunto, una reunión lo cubre formando un sendero de grandes revueltas que termina en la ermita. Si esa gente se moviera podría hacerse la comparación tan conocida de hormiguero y camino de hormigas, pero son puntos quietos y muy negros, son mujeres arrodilladas con mantillas que parece que rezan. Nos dijeron que se arrastraban de rodillas a paso de tortuga por aquel penoso calvario, pero desde allí no lo creímos pareciéndonos que estaban quietas... La gente que no es devota se queda en esta romería del cabo, y se pone bueno el cuerpo de comilona y bailoteo debajo de los grandes castaños, durando la fiesta hasta la noche que bajan a Bermeo o a Baquio bailando siempre y bebiendo chacolí.

La parte religiosa y triste se encuentra en las mujeres que suben a la isla; el martirio de esta ascensión no se comprende hasta verlo de cerca; algunas van vestidas con el hábito que da a las españolas el carácter de penitentes, los niños de negro o de morado con la fúnebre armonía de coronas amarillas en la cabeza cumplen también las promesas de sus madres. Entonces el que va allí como curioso ve el contraste de aquellos tristes que se martirizan con los que emborrachándose en la romería y aun para el no creyente los arrodillados resultad admirables Darío Regoyos advierte en San Juan los dos tipos de romería la penitencial y la de Berceo que se queda dormido en el prado, tal vez por haber dado unos cuantos tientos a la bota llena de vino de Rioja.

El Padre Henao para escribir su libro Averiguaciones de las antigüedades de Cantabria, (1689), vino a Bermeo a estudiar su archivo y en su libro encontramos esta descripción de San Juan: “Esta iglesia que es parroquial, aunque sus feligreses carecen de voto en las Juntas Generales siempre fue frecuentada, y leí en papeles antiguos, que la visitó en peregrinación Santo Domingo de la Calzada. Dícese que son allí veneradas ciertas reliquias de San Juan.” Otra cita que habla de la peregrinación de Santo Domingo de la Calzada a la isla de Gaztelugatxe.

21


Iturriza en su Historia General de Vizcaya, 1795 dice hablando de San Juan. “Tiene dos iglesias parroquiales unidas, la de San Juan Bauptista fundado a reverencia y vocación de San Juan de la Peña de Aragón…..y según presuntas en el siglo décimo por los Labradores Censarios que en su cercanía poblaron, la cual Iglesia se halla edificada en el plano del pináculo de un pequeño islote, llamada vulgarmente Gaztelugach, que denota “castillo áspero”, a cuia eminencia se sube por 425 escalerillas, o pasos de piedra, pasándose desde tierra firme por un puente de piedra de tres arcos, y es de una nave sin bóveda, de 66 pies de longitud, y 31 de latitud, con tres altares, soportal y espadaña para campanas. Es santuario de mucha devoción a donde acuden multitud de persona de los Pueblos de Vizcaya, siendo asistidos en la casa hospicio, por el ermitaño sacristán.”

Tampoco se olvida de señalar Iturriza de la hospedería pues le llamaría la atención la casa hospedería para atención de los peregrinos. En El diccionario de 1802 de la Real Academia de la Historia, dice en su artículo Gaztelugache: “En su cumbre está la Iglesia de la Degollación de San Juan Bautista, una de las dos parroquias de la aldea de San Pelayo de Baquio, jurisdicción de Bermeo, se sube a ella por 370 escalones y es un santuario célebre muy frecuentado de todos los vizcaínos y de la marinería, y se dice fue visitado en peregrinación por Santo Domingo de la Calzada. En otro tiempo fue monasterio de templarios y habitaronlo después Canónigos premonstratenses de quienes se dicen llevaron consigo a su colegio de Salamanca varios documentos y reliquias que allí había. Aún existen hoy las celdas y sirven para alojar a los romeros, con camas decentes y mucho aseo, de que cuida un ermitaño sacristán”. Nuestro San Juan como todos los santos que se precien, suele tener una serie de ritos más o menos aceptados por la Iglesia. Es un Santo de fuego entre otras cosas porque su festividad coincide con el solsticio de verano, que se celebra con hogueras. Frazer en su libro La Rama Dorada hablando de los festivales ígneos dice: Se enciende la hoguera como un encantamiento para aseguran un abundante abastecimiento de rayos solares para hombres y animales, mieses y frutos.” Es Dentro de los ritos de la noche de San Juan el más extendido es el de las hogueras. Los celtas llamaban a esta fiesta ALBAN HERUIN Y COMO NOS DECÍA FRAZER eran ritos que buscaban la fertilidad tanto en vegetales como animales y sobre todo en las personas. Las hogueras significan dejar detrás lo malo purificandolo por medio del fuego, las nueve hierbas que se dejan metidas en agua toda la noche, se utilizan la mañana siguiente para lavarse la cara, son el elemento purificador. El agua es el símbolo de la fertilidad, en la playa de la Lanzada (El Grobe-Pontevedra) las mujeres saltan nueve veces sobre las olas para quedarse embarazadas. Para que el rito funcione los manojos de hierba se sumergen en agua el 23 de Junio y como hemos dicho a la mañana siguiente se lavaban la cara con ese agua.

22


Las hierbas que se suelen utilizar y que se acostumbran vender en Bermeo , antes de subir al Santuario son: Mirto, ruda, romero, malva, hierba luisa,menta, lavanda y flor de San Juan. Hoy parece que los ramitos se hacen un poco a gusto del consumidor por eso me atrevo aĂąadir que la verbena se ha venido usando desde tiempo inmemorial en la medicina tradicional.

Dario Regoyos

En Roma se utilizaba la verbena para limpiar los altares de JĂşpiter. Otro de los ritos que recoge AntĂłn Erkoreka era el siguiente: Cuando se botaba un pesquero, el barquito se colocaba frente a San Juan y en la proa se quemaba un manojito de las hierbas, para que el barco consiguiera buenas capturas.

23


Si traigo aquí estos ritos es para comprobar cuales eran las motivaciones que empujaban a las gentes a peregrinar a Compostela y como para ellos la medida del tiempo era distinta que en la actualidad, se podían permitir acercarse al islote aunque su destino final fuera llegar a Compostela. En definitiva bien merecía una visita al santuario que estaba dedicado al primo de Nuestro Señor.

Anton Erkoreka en su obra San Juan de Gaztelugatx (2018) nos habla de las huellas de S. Juan y sus ritos: “Creo que las huellas de la calzada Bermeo- San Juan son hitos o mojones de la calzada y que fueron ubicados, no al azar sino en lugares estratégico. La primera en el portalón de la muralla marcando el límite entre el espacio urbano y el rural. La segunda en Arene, cerca de Ariatziti, en la zona que señala el límite del municipio de Bermeo….La tercera huella se sitúa bajo la cumbre de Burgó o Burgoa, la palabra de origen germánico o nórdico (Burg significa fortaleza) porque en su cumbre se situaría una torre de vigilancia del mar y del territorio. Por supuesto la cuarta huella está en el inicio de los 365 escalones que nos permiten ascender al Santuario, después de haber recorrido y sufrido un largo camino desde Bermeo o cualquier otro lugar de procedencia. La ascensión al Santuario recorriendo los 365 escalones simbolizando los 365 días del año, completan la enorme carga simbólica y espiritual de una peregrinación que antes resultaba verdaderamente dura y exigente en muchos caso suponía un día para ir , se dormía en el Santuario y se volvía al día siguiente.” Zabala en su Historia de Bermeo dice: “el 15 de Julio de 1690 fue visitado este Santuario D. Pedro de Lepe, sabio y celoso obispo de Calahorra y La Calzada, cuya curiosidad hayole deliciosamente empenachado en el alba espuma. Hizo le Lepe el presente de casulla con estola y manípulo con franjas de oro y plata, cortina de color carmesí, para cubrir la Cabeza del Santo, otra para el sagrario, bolsa de damasco para los santos óleos y capillo para el copón. Dejó además copiosa limosna en metálico, reveladora de la devoción que en su visita pastoral cobró al Santuario el piadoso prelado-“ Historia de Bermeo. Tomo II, Pag. 522

J.R. Marquina en la Revista Bermeo Nº 1, 1981 “Más interesante y sugestiva resulta la tradición de Santo Domingo de la Calzada, patrono de los Cuerpo de Obras Públicas, visitó la ermita de Gaztelugatxe. Es el Padre Henao el que dice haberlo leído en papeles antiguos y esta afirmación tiene valor, porque Henao es un historiador concienzudo, que investigó en 1641 el Archivo del Ayuntamiento de Bermeo, desparecido en el incendio de 1722. Además las circunstancias cuadran bien: Santo Domingo falleció ya anciano en 1109 y era vasco de origen, según alguno de sus primeros hagiógrafos; su interés por las obras y ermitas del Camino de Santiago pudo iniciarse en Bermeo donde al igual que en otros puertos de Vizcaya desembarcaban peregrinos jacobeos, que continuaban su marcha por caminos del interior.” 24


Esta ascendencia vascongada es también recogida por el Diccionario Espasa.

Digamos que esta primera parte es de documentación sobre la posibilidad de que el Camino de Santiago pasara por Bermeo, se podía contra-argumentar diciendo que son pruebas indirectas, pero a veces estas pruebas que hacen mención a determinados hechos, tienen más fuerza que los testimonios más directos por ser restos de unas costumbres ancestrales y que había en ocasiones que tapar su verdadero significado. De todos modos hay más formas que nos pueden ayudar en nuestros objetivos, huellas arquitectónicas, huellas artísticas y hasta humildes hornacinas y patronos celestiales que nos guiar en la búsqueda de nuestro objetivo. Vamos a continuar con las pruebas documentales.

DOCUMENTOS 1º) HAY un documento en el Archivo Histórico de Bermeo que es la traducción del latín de la fundación del Asilo de Sancti Spiritus en 1553. Por lo que se ve en la licencia de erección expedida en Roma a favor del clérigo Pedro de Zarate se dedicaba para acoger a los pobres de la villa y albergar de noche a los peregrinos. Historia de Bermeo, Tomo I, Pag. 422.

Pero pasemos a trasladar la traducción al castellano realizada por el escribano, secretario y alcalde del Ayuntamiento D. Juan Ángel de Yradi.

Que deseas fundar, dotar y erigir un hospital bajo la invocación del Espíritu Santo en el pueblo de Bermeo de dicha diócesis de Calahorra, de tus propios bienes y facultades que Dios te ha dado, y de las limosnas que se han de donar y ofreces piadosamente a este fin, en el cual se amparan los pobres de Jesu Cristo, y sea, y este dicho Hospital bajo nuestro especial cuidado y protección y de nuestros sucesores, y exista perpetuamente miembro de ella y para recibir en aquel, benigna y caritativamente, los peregrinos y pobres.”

Esta acta fundacional es una prueba evidente que en el Sancti Spiritus se acogían peregrinos. Vemos como separa pobres de peregrinos y no cabe la posibilidad de llamar peregrinos a los pobres foráneos pues en la época solo se atendían a los pobres locales, a los foráneos se los conducían por medio de un alguacil hasta el pueblo siguiente, hasta llegar a su lugar de origen. 25


Se puede argüir que es un mero formalismo, pero no es habitual que la Iglesia deje pasar por alto ningún aspecto fundamental de un negocio que le atañe directamente. Si contemplamos restos de antiguos hospitales de peregrino como Roncesvalles etc., se puede deducir que atendían tanto a enfermos como a simples peregrinos. Es más si trasteamos en los distintos estatutos, vemos que no se permitían estancias mayores de tres días para peregrinos y hasta su curación a los enfermos. Nadie en su sano juicio puede pensar que a los tres días se iba a poner en la calle a un paciente con tifus o con cólera. Por otra parte esta regla sobre estancias en los albergues tiene en cuenta la disposición de la que hablamos. Esta disposición de arrojar de las poblaciones foráneas, estaba reflejada en el Fuero de Vizcaya y en multitud de disposiciones posteriores. Se ve que como en el caso de entierros y pompas fúnebres cada una hacía de su capa un sayo y no las hacían demasiado caso.

Como ejemplo hay un libramiento de 1773 que dice así: “A Machuca, por echar a los pobres forasteros del lugar, por orden Real que tubo la billa y la Justicia” (sic) A continuación va un fragmento de la transcripción de Yradi del documento de fundación del Sancti Spiritus en la parte que habla de su dedicación para pobres de la Villa y peregrinos.

26


Es interesante el documento fundacional por estar datado en 1553 en plenas luchas de Religión que asolaban a Europa y donde la nueva religión de la Reforma quería hacer un punto y aparte y terminar con las indulgencias, el culto a las reliquias y a las peregrinaciones. Si vemos el final del documento termina diciendo “benigna y caritativamente a peregrinos y pobres” que con el tiempo se convertirá “recoger los pobres de la misma y asilo para pernoctar los peregrinos “ Si pensamos que ese documento de fundación viene del Hospital de mismo nombre en Roma es normal que incida en el aspecto de peregrinación, pues como vimos anteriormente la Ciudad Eterna era una de las peregrinaciones más importantes. Pasamos ahora a analizar el documento más importante para nuestro propósito:

Archivo histórico eclesiástico de Vizcaya.

Pasamos a transcribir el documento:

“En dos de diciembre de mil setexº y treinta y quatro años y abiendo Recibido los Santos Sacramentos muerto en el hospital de Santi Spiritus deesta villa de Bermeo un pobre que dijo llamarse Juan Bapptista de la……natural de Burdeos en el Reyno de Francia y se enterró en Santa Maria dela Atalaya donde hizo el Ylustre Cavildo su entierro y missa con la Solemnidad que siempre acostumbra con los pobres y dijo que venía de Santiago de Galicia, y para que conste firmo yo el cura.” D. Francisco de Astuy 27


Este documento es muy importante principalmente por apoyar nuestra tesis de que el Camino pasó por Bermeo, pues supone que en el 1734 aun pasaban peregrinos por la costa, después del bajón en las peregrinaciones a Santiago a causa de la Reforma, contraria al culto de las reliquias y las peregrinaciones. El documento da fe de la muerte y las exequias fúnebres de Juan Bautista y de cómo el Cabildo Eclesiástico lo ha enterrado gratis. A la vez demuestra que el Sancti Spiritus daba asilo a los peregrinos. El documento da fe de la muerte y las exequias fúnebres de Juan Bapptista y de como el Cabildo lo ha enterado gratis. Al ser de Burdeos refuerza la tesis de la navegación de cabotaje de los comerciantes vascos con el comercio de las lanas castellanas, el hierro vizcaíno y el regreso con productos manufacturados es un argumento consistente. Entre otros comercios de cabotaje era muy importante el del vino por eso no causa demasiada extrañeza que un bordelés, tal vez aprovechando sus relaciones comerciales, ampliara el viaje para peregrinar a Compostela. Llama la atención que llegara a Bermeo desde Compostela pero, lo más probable es que volviera a Bermeo donde tendría algún contacto con algún compatriota que soliera hacer escala en Bermeo de una manera habitual. Ya hemos visto que la conexión de los puertos del Cantábrico con el Norte de Europa eran muy fluidas como consecuencia de las relaciones comerciales, aunque después del incendio de 1722, Bermeo no estaba en la mejor situación económica ni comercial para atender a visitantes, pero como suele suceder el recuerdo del pasado perdura durante mucho tiempo, así nos acordamos de las mantas de Palencia, cuando ya no hay fabricantes de ellas y en Medina del Campo se acuerdan de las ferias y mercados y de cuando se reunían allí las Cortes Castellanas.

Vamos a ver dos documentos de una encuesta que hace el Gobierno Central para ver la situación económica de los centros de beneficencia después de las desamortizaciones de Mendizábal y en el que certifica su función de acogida y refugio de peregrinos... Estas encuestas se verifican para comprobar los medios con que cuentan estos centros, pues con la Desamortización de Mendizábal al ser gran parte de sus rentas, fincas agrícolas habían salido a subasta y los centros estaban en una mala situación económica. Por eso al conocerla el Gobierno Central podía socorrerlas y en caso contrario ayudar al erario central que también andaba muy alicaído. La situación del Sancti Spiritus no era muy boyante pero era capaz de cumplir con su misión, aunque dependía de las limosnas de los bermeanos.

28


Archivo Histรณrico de Bermeo.

29


La desamortización de Mendizábal (1836-1837). Dejó a los establecimientos de beneficencia sin medios y el Gobierno Central intenta conocer la situación de ellos con una serie de preguntas que había que contestar, Pero lo que nos interesa es que, a la pregunta de cuál es el objeto del Sancti Spiritus contestan: “Recoger los pobres de la Villa y asilo para pernoctar los peregrinos” En fecha tan tardía como el 1845 que todavía mantengan entre sus objetivos el acoger a los peregrinos es cuando menos llamativo, y enlazado con el caso de Juan Bautista que relatábamos antes nos hace suponer que el goteo de peregrinos seguía produciéndose.

30


Vemos que la encuesta continúa en 1849 y el objetivo es el mismo: Recoger los pobres de la misma y asilo para pernoctar los peregrinos.” Son muchas las repeticiones, son muchas las coincidencias para dejarlas sin pararse a meditar por qué tanta reiteración en los mismos postulados. Alguno podía decir que era gente que peregrinaba a San Juan, afirmación que es muy fácil de rebatir, San juan tenía su propiahospedería como hemos visto anteriormente.

31


Este documento de libramientos de 1773 recoge los gastos menudos del Ayuntamiento, entre ellos un apartado que dice: A un peregrino con orden del Sr. Alcalde 0002= (suponemos que reales.) Que no son pobres, ni otro tipo de caminantes, lo comprobamos unas líneas más abajo cuando escriben: A Machuca por echar a los pobres del lugar. Como hemos dicho antes los pobres foráneos eran expulsados de las villas con lo que como vemos confundirlos con los peregrinos no había posibilidad de confundirlos. “A dos cristianos nuevos por orden de los Señores del Gobierno 008=... Lo mismo que comentábamos antes con respecto a la memoria de los pueblos, lo volvemos a comprobar en este caso el amanuense de 1773 sabía diferenciar entre pobres, peregrinos y cristianos nuevos, por lo demás la Inquisición, aunque más tolerante, de vez en cuando ponían a un judío, a un vendedor de biblias o a un devoto de Alá al espeto. La ley que los oprimía no fue derogada como dijimos antes hasta 1834 en la Regencia de María Cristina.

Archivo Histórico de Bermeo. 32


Este documento es de 1841 pertenece a una serie de gastos menudos que El Tesorero de los Propios de la Villa va anotando para registrar el motivo y la cuantía. En él figura esta entrada: “Por 19 reales que se le entregaron en 27 de Octubre a un Peregrino que se presentó en esta Villa y se le dio por vía de limosna.” La siguiente entrada dice lo siguiente: “Por otros 20 reales que también se entregaron por vía de limosna para el Hospital de Santa Engracia de Zaragoza y me entregó recibo de ello”. Es curioso lo de este Hospital, una veces solicitando la limosna por escrito, otras de una manera presencial como es en éste, más de cien años postulando por los pobres baturricos, se ve que lo mismo que los peregrinos eran pertinaces, como la sequía en el franquismo. El siguiente documento es del año 1851 y es parecido a los dos anteriores aunque con distinto formato.

Archivo Histórico de Bermeo

33


El documento en lo esencial es igual que los dos anteriores y comienza así: Nota circunstanciada de los establecimientos de beneficencia que hay en esta Villa de Bermeo. Hay un Hospital denominado de Sancti Spiritus fundado por D. Pedro de Zarate en 7 de abril de 1553 con objeto de recoger pobres de esta Villa y asilo de Peregrinos.”

Habían pasado tres siglos desde su fundación y aun conservaban los objetivos de Pedro de Zárate. A nadie parece sorprenderle lo que quiere decir que había más centros con la misma finalidad. La pregunta que se nos puede presentar es la siguiente. ¿Pertenecía Sancti Spiritus a una corporación de centros con el mismo objetivo de dar cobijo a los peregrinos? Si esto era así sería cuestión de hacer un estudio que nos serviría para detallar mejor el itinerario que seguía el Camino de la Costa.

Creo que con estas pruebas documentales que presentamos es suficiente, ahora vamos a pasar a las huellas arquitectónicas.

HUELLAS ARQUITECTÓNICAS Manu Muñoa en la Revista Bermeo Nº 2 comenta: “Se dice que existía también en esta capilla (En la Iglesia de Santa Eufemia) un fragmento de una talla con la efigie de Santiago Matamoros del S. XVII traída así mismo de Santa María de la Atalaya”. Es evidente que este fragmento ha desaparecido como los sepulcros y demás ornamentos que detallan los peritos antes del desplome de la Iglesia Matriz En el Nº 9 de la Calle San Juan en la dovela hay encastrado un escudo de los López de Haro, a la Izquierda un Cordero Místico y a la derecha una imagen de Santiago a Caballo. No hay que ser muy versado para poder asegurar que son restos de las ruinas de Santa María de la Atalaya, con lo cual podemos afirmar que en Santa María de la Atalaya había una capilla dedicada a Santiago, prueba de que en el pueblo a parte de la devoción al Apóstol se atendía a los peregrinos.

34


Aquí como en mucha partes, se aprovechó el desplome de la fábrica para utilizar sus restos como elementos constructivos, lo mismo sucedió con los restos de la muralla. Algunas casas hay, que sus paredes maestras son restos de los lienzos de la vieja cerca. Por otra parte esta casa siempre se ha conocido en la villa como “ostatue” que podemos traducirlo por hostal, hostería etc. En Bermeo siempre han dicho los mayores que en la planta baja había una serie de camastros que servían para dormir. Una reforma de la casa en los años 90 terminó con toda la parte baja de la casa y los posibles restos fueron tapados con una placa de hormigón. Hay más referencias iconográficas en la villa, muy cerca de Doniene en la calle Enseñanza en la Hornacina correspondiente nos encontramos con un Santiago Matamoros vestido para la ocasión ….de moro., tal vez pensando que en la batalla vestido de esta guisa, pasaría más desapercibido entre la morisma. Para que no falte ningún tópico va montado en un caballo blanco.

Portal Nº 9 de la calle Doniene Se aprecian claramente los cortes que se hicieron para que encajaran en la dovela

35


Hablábamos anteriormente de la costumbre que había en los edificios relacionados con el Camino de Santiago en poner la concha de peregrino en la fachada y poníamos como ejemplo al Hospital de San Marcos en León. Podíamos añadir como edificio civil, La Casa de las Conchas en Salamanca y casas particulares en el casco histórico de Santiago que también las sustentan. En Bermeo también tenemos ejemplos de esta costumbre y se encuentra en la cenefa de la torre del convento de San Francisco.

36


FotografĂ­a de Joseba Endika Ruiz Guinea Torre del Convento de San Francisco. En el recuadro se destacan dos de las tres conchas que tiene la cenefa.

Yradi en su obra ya citada al hablar del Asilo dice:

37


“Las armas del Hospital del Espíritu Santo son una paloma, debajo de dos llaves cruzadas y en sus vacíos tres conchas mariscas que llevan los peregrinos.” Hoy quinientos años después de la fundación del Sancti Spiritus continúa conservando en su escudo las tres conchas de Santiago.

SIGNOS INMATERIALES Vimos anteriormente que más que pruebas aportadas documentalmente o presencialmente hay otras que podemos llamar de “memoria histórica”, que a veces tienen más fuerza que las meramente racionales. Una serie de ritos, costumbres o actividades que van pasando de generación en generación y que aparentemente no tienen ningún aspecto racional. En Bermeo tenemos varios: Las cuatro huellas de S. Juan, el santiguarse en el arco del mismo nombre, el rito de la quema de las nueve hierbas en los bautizos de los barcos etc. En esto ejemplos se aprecia que en origen tenían un cariz religioso, en otros casos prácticas de las antiguas religiones. Pero hoy en día esos motivos religiosos casi han desaparecido totalmente. Pero año tras año se siguen practicando por católicos, practicantes, indiferentes en materia de religión o directamente ateos. ¿Por qué esa permanencia? Sin adentrarnos en una discusión teológica podíamos pensar que dentro de cada uno hay un sustrato espiritual que resulta muy difícil de desarraigar. Cuando hablamos de lo espiritual nos referimos nos referimos al mundo religiosos en un sentido más amplio y que poco o nada tienen que ver con las distintas religiones y es por esto que estos lugares o ideas como no entran en colisión con las diversas religiones, han conseguido perdurar en el tiempo, pero también es cierto, que perdido ese halo espiritual desaparece automáticamente su permanencia como lugar o hecho mágico. Y en este momento me estoy acordando de San Juan de Gaztelugatz. Esta invasión de turistas sin control, que no saben si están en la Alhambra o en el Tal Majal puede acabar con el encanto como lugar mágico del Santuario y sus ritos. ¡Pero eso es otra historia¡ A lo que me quiero referir ahora es a otro de los tótems de Bermeo y es: Santa María Magdalena. Santa María Magdalena es uno de los santos que junto a San Juan Bautista, más queridos por los bermeanos y su fiesta el 22 de Julio es una de las fiestas más original y antiguas de la Villa.

38


La Magdalena es citada tanto en los Libros del Nuevo Testamento como en algunos Apócrifos. Según San Lucas ayudó materialmente a Jesús y a sus discípulos. “Le acompañaban los doce y algunas mujeres que habían sido curadas de enfermedades y Espíritus malignos. “ Se refiere también a la Magdalena contando que le habían salido 7 demonios. Pero la escena más recordada es el momento en que María Magdalena unge con perfumes los pies de Jesús y los seca con sus cabellos. Es una de las mujeres que acompaña a Jesucristo en el Calvario y junto a otras mujeres es testigo de su Resurrección. Pues bien esta Santa tan cercana al Salvador está declarada patrona del Camino de Santiago aunque parece que se está pensando cambiar y que el patronazgo recaiga en Virgen Peregrina de Sahagún. Pues bien el traer aquí a la Magdalena como prueba del paso del Camino de Santiago por Bermeo es que en el Camino de Santiago nada es casual y nada se deja al azar. Aymeric Picaud nos lo recuerda cuando habla de Vecelay pero también tiene en Francia el patronazgo de las siguientes ciudades: París, Marsella y Limoges…casualidad que por todas ellas pasa el Camino de Santiago .En España en el Camino de la Costa aparecen: Irún, Bermeo, Santander, Villaviciosa, Pola de Siero, Oviedo, Cudillero entre otras que también tienen el patronazgo de la Santa. A continuación transcribimos la cita de Aymeric Picaud sobre Vecelay y la Santa: “En esta tierra llevó vida solitaria durante varios años hasta que el mismo Maximino, Obispo de Aix, mucho tiempo después, un caballero de santa vida monacal, llamado Badilon, trasladó sus preciosos restos desde esta ciudad hasta Vezelay, donde hasta hoy reposan con todos los honores….sus sagradas Fiestas se celebran el 22 de Julio.” La Magdalena aparece también en la Leyenda Aurea de Jacobo de la Vorágine. La importancia de la Magdalena en el Camino es tal que tenía su propia capilla en la Catedral de Santiago. En esta época de laicismo, resulta cuando menos curioso que tengan la fuerza que tienen en Bermeo San Juan y la Magdalena, pero como comentaba anteriormente, hay cosas que aunque aparentemente no tengan ninguna relación tienen más fuerza que la evidencia de los hechos. Por poner un ejemplo en Bermeo tiene más fuerza la leyenda de la toma de Izaro por Sir Francis Drake que la realidad documental que lo sitúa en Cartagena de Indias luchando con Blas de Lezo . Lo mismo sucede con San Juan Bautista y la Magdalena Santos protectores del Camino y venerados en Bermeo desde tiempo inmemorial. Con la Magdalena hemos visto la cantidad de poblaciones que la tienen por patrona. Con todas las convenciones sociales en contra, en Bermeo la Santa protectora del Camino tiene un efecto poderoso en la intrahistoria de la Villa, es muy probable que la mayoría de los Bermeanos no sepa nada de su historia, pero lo mismo que en el rito de santiguarse en Doniene Portale lo tienen grabado a fuego. 39


Han pasado los tiempos y como en la época de la peregrinación de Darío Regoyos el aspecto lúdico predomina sobre el penitencial, estamos de acuerdo, pero el poso que dejaron generaciones y generaciones, es más fuerte que la influencia laicista social actual, y que hace que los bermeanos acudan en masa el 24 de Junio a “peregrinar” a San Juan y el 22 de Julio a Izaro. Decía Renán que creía que su ansia de leer le venía dado por el empuje que le daban sus antepasados analfabetos. Parodiando a Renán podríamos decir, que empujados por sus ancestros y por los antiguos peregrinos a Santiago, suben los bermeanos a San Juan para repetir sus ritos penitenciales. Por todos estos motivos es por lo que traemos a San Juan y a la Magdalena como elementos inmateriales que demuestran el paso de la Ruta Jacobea por Bermeo.

CAMINO DE SANTIAGO POR MAR En 2016 la Archidiócesis de Compostela llega a un acuerdo con la empresa North Marinas para regular una ruta del Camino de Santiago por mar desde Fuenterrabía hasta la Pobra do Caramiñal y que estos peregrinos pudieran disfrutar de la Compostela. En este acuerdo se designan los puertos de la costa donde pudieran sellar su acreditación. Las condiciones que impuso la Archidiócesis para otorgar la Compostela fue que la navegación fuera al menos de 100 millas náuticas. Por otra parte la última etapa, que sería a pie, iría del Monte do Gozo hasta la Catedral. Ese mismo año se realiza la primera peregrinación que se inicia en Fuenterrabía y terminó en la Coruña. Además de Coruña y Fuenterrabía, el puerto de Bermeo también colaboró en ella aportando un punto de atraque de cortesía. En el 8 de Marzo de 2017 se une a esta iniciativa la villa vizcaína de Santurce con el compromiso de dar cobertura a cuantas personas lo visiten dentro de su itinerario del Camino de Santiago por mar. En este momento se pueden sellar las acreditaciones en los siguientes puertos: Fuenterrabía, Donostia, Guetaria, Motriku, Bermeo, Marina de Santander, Marina de Gijón, La Coruña, Viveiro, Muros y la Pobra de Caramiñal. North Marinas propone las siguientes etapas: Fuenterrabía, Bermeo, Santurce, Santander, Gijón, La Coruña, Viveiro, Cedeira, Muros y La Pobra do Caramiñal, aunque están abiertos a la posibilidad de realizar nuevas inclusiones de otros puertos. Como hemos comentado más arriba, la última etapa transcurre desde el Monte do Gozo a la Catedral Compostelana. Esta etapa , como es lógico, se debe realizar andando. 40


Se puede comprobar por todo lo dicho anteriormente, que Bermeo siempre ha estado abierto a todas las iniciativas conducentes a apoyar y difundir el legado del Camino de Santiago y que en el caso que nos ocupa, es uno de los pueblos fundadores en la creación de la nueva ruta marítima.

CONCLUSIONES A lo largo de estas páginas hemos podido demostrar el paso del Camino de Santiago por Bermeo. Tenemos los estudios de Ana Isabel Prado y María Jesús Fernández en su trabajo “El Camino de Santiago Litoral”. Ignacio Arocena en su libro “A ras de tierra. Paseo arqueológicos” es de la opinión de que San Juan y San Pelayo fueron importantes en la Ruta de la Costa. Juan Ángel de Yradi recoge la venida de Santo Domingo de la Calzada a San Juan de Gaztelugatx, y no olvidemos que Santo Domingo es uno de los santos constructores del Camino. Iturriza en su Historia General del Señorío de Vizcaya recoge la costumbre de peregrinar a San Juan. El Padre Henao también recoge la venida de Santo Domingo a Gaztelugatx. J.R. Marquina en la Revista Bermeo Nº 1 de 1981 es de la misma opinión. En la escritura fundacional del Hospital de Sancti Spiritus dice se dedicará para la atención de los pobres de la Villa y albergar de noche a los peregrinos. Más adelante recalca: “los peregrinos y pobres”. El Documento del Cabildo Eclesiástico de 1734 sobre los funerales del peregrino bordelés Juan Bautista “que dijo que venía de Santiago de Galicia.” Documentos sobre la beneficencia pública de los años 1845, 1849 y 1851 donde dice que su ocupación es: “Recoger los pobres y asilo para pernoctar los peregrinos.” En los libramientos de gastos menudos del Ayuntamiento en 1775 tenemos una partida que dice: “A un peregrino con orden del alcalde 2 reales. Que el amanuense no se equivoca con el nombre de peregrinos lo vemos unas líneas más abajo cuando escribe: A dos Cristianos Nuevos por orden de los Señores del Gobierno 8 reales.

41


En 1841.Por 19 reales que se entregaron el 27 de Octubre a un peregrino que se presentó en esta Villa y se le dio por vía de limosna.

Pruebas arquitectónicas Manu Muñoa habla de una talla “con la efigie de Santiago Matamoros del S. XVII así mismo de Sta. María de la Atalaya”, prueba de que en la desaparecida Iglesia existía una capilla dedicada a Santiago. Las dovelas de la casa nº 9 de la calle Doniene, en las que aparece un Santiago Matamoros vestido a la usanza mora y la tradición de que esta casa fue una especie de hostal. Las tres veneras de la Torre de San Francisco que la acreditan como Iglesia de peregrinación Jacobea. La hornacina de la calle Enseñanza con su Santiago Matamoros vestido a la usanza mora

OTRAS PRUEBAS.Sancti Spiritus con su escudo con tres veneras que después de seis siglos recuerda los motivos para los que fue fundado, “refugio de peregrinos”.

Como prueba inmaterial tenemos el patronazgo de Santa María Magdalena, a su vez Patrona del Camino.

La existencia de una ruta marítima ya reconocida que partiendo de Fuenterrabía y que termina en la Pobra del Caramiñal, con una etapa en Bermeo. Con todos estos datos no es disparatado afirmar que el Camino de Santiago discurrió por Bermeo, partiendo de San Juan de Gaztelugatz, pasando por Bermeo, nuestra idea, aunque tal vez no sea la más histórica, es enlazarla con Guernica para enlazarla con el Camino de la Costa, sobre todo por economía de medios, podía ir del portal de San Juan en Bermeo, Mundaca, y desde allí enlazar con el paseo naturalista de Urdaibay hasta llegar a Gurnica. Por todas estas razones es por lo que solicitamos que se oficialice esta antigua ruta que desgraciadamente ha estado olvidada tantos años.

42


BIBLIOGRAFÍA 1864.- Juan Delmas. Guía del Viajero en el Señorío de Vizcaya. Imprenta Juan Delmas. Bilbao. 1689. Gabriel de Henao Averiguaciones de las Antigüedades de Cantabria. Editado por Eugenio Antonio García. Salamanca. 1948.- Luis Vázquez de Parga, José María Lacarra, Juan Uría Riu. Reimpresión de 1993. Pamplona. Tres tomos. 1989. Guía del Peregrino Medieval. (Codex Calixtinus). Traducción Millán Bravo Lozano. Centro de estudios Camino de Santiago. Sahagún1983.- Juan Ángel de Yradi. Bermeo Antiguo y Moderno descrito y pintado en lo más notable. Año 1844. Publicaciones del Ayuntamiento de Bermeo 1983. 1768.- Juan Antonio Estrada. Población General de España, sus Reynos y Provincias, Ciudades, Villas y Pueblos, Yslas adyacentes y Presidios de África. Tomo II. Imprenta de Andrés Ramírez. Madrid. 1846.- Madoz Pascual. Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España y sus posesiones de Ultramar. Tomo IV- Est. Literario-Tipográfico de P. Madoz y L. Sagasti. Calle de la madera baja Nº 8. Madrid. 1620.- Historia de la Fundación y Antigüedades de S. Juan de la Peña y de los Reyes de Sobrarbe y Aragón y Navarra. Dividida en V libros Ordenada por su Abad Juan Briz Martínez. En Zaragoza por Iván de Lanaja Impresor del Reyno de Aragón y de la Universidad. 2.018.-Erkoreka Anton. Historia tradiciones y secretos de San Juan de Gaztelugatx. Doniene. Bilbao. 1963. Arocena Ignacio. A ras de Tierra. Paseos arqueológicos. Auñamendi. San Sebastián. 1975. Pinilla ramiro. Guía secreta de Vizcaya. Al-Borak. Madrid. 1971.- Baroja Caro Julio. Los Vascos. Ediciones Itsuro. Madrid. 2001. Humboldt Alejandro. Los Vascos. Roger Editor. San Sebastián. 1989.- Azcue Resurrección María. Euskaleriaren Yakintza. Literatura Popular del País Vasco. Espasa Calpe. Madrid (cuatro tomos). Madrid. 1966.- Baroja Pio.- El País Vasco. Ediciones. Madrid .Destino 1605. Dos discurso en que se defiende la venida y predicación del Apóstol Santiago a España. Sacados de la Librería de Juan de Velasco. En Valladolid por Luys Sánchez. Impresor del Reino. 43


1571.- Garibay y Zamalloa Esteban. Historia de todos los Reynos de España. 1628.- Garibay y Zamalloa Esteban. Compendio Historial de las Chronicas y Universal Historia. Tomo III. Barcelona por Sebastián Cormellas. 1854.- Colección de Documentos Opúsculos y Antigüedades. Tomo VII. Imprenta de José Rodríguez. Madrid. 1628. Garibay y Zamalloa Esteban. Compendio Historial de las Chronicas y Universal Historia. Tomo IV. En Barcelona por Sebastián Cormellas. 1999.- Torbado Jesús. El Peregrino. Planeta Barcelona. 1991.- Redín Flamarique Valentín. Viaje a Poniente. Editor 46. Pamplona... 1999. Bango Torviso.- La peregrinación Jacobea. Revista Cuenta y Razón. Pag. 20/23. 1737.-Torres y Villarroel Diego. Peregrinación al Glorioso Apóstol Santiago de Galicia. En Salamanca en la imprenta de la Sta. Cruz. Por Antonio De Villarroel y Torres. Uriarte Clara.- Las rutas marítimas de la Lana. Internet. 1676.- Laffi Domenico. Viaje a Poniente. Edita Antonio Pisarri. (Biblioteca Digital de Castilla y León). 1640.- Alfonso X el Sabio. Las Siete Partidas. Juan Hafrey. Madrid. 1993.- Regla de San Benito. Abadía de Santo Domingo de Silos. Imprenta Aldecoa. Burgos. 2010.- Ona José Luis. Guía del Camino Jacobeo en Aragón. Gobierno de Aragón. Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Zaragoza. 2010.- Martínez de Aguirre Javier, Gil Leopoldo, Orbe Mercedes. Roncesvalles, Hospital en el Camino de Santiago. Fundación para la conservación del patrimonio Histórico de Navarra. Linegrafie.

44


INDICE Pag.2 .- El Camino de Santiago y la Villa de Bermeo. 4.- El estado de la cuestión. 9.- Algunas precisiones. 18.- Pruebas documentales. 25.- Documentos. 34 Huellas Arquitectónicas. 38.- Signos inmateriales. 40.- Camino de Santiago por mar. 41.- Conclusiones. 43.- Bibliografía. 45 .- Índice.

.

45

Profile for ortzizartu

Camino de Santiago  

Camino de Santiago  

Advertisement