Issuu on Google+


male_cmoon@hotmail.com cel: 5537875555


Po

r

l o i f o a t


i c d e n Í


Diseño editorial Acomodo tipográfico a 1 y 2 columnas Calendario 2013 de bolsillo Diseño del libro “ La historia de mi máquina de escribir” Diseño del libro “Soy un gato” Diseño de portadas de peiódicos Standar y Tabloide Diseño de página Cassandre Diseño de página Paul Klee Diseño de página Susan Kare Diseño de página Zuzana Licko Tarjeta Postal de San Valentín

Diseño de identidad gráfica Diseño de eetiquetas para refresco Manual de identidad de una editorial de libros

Ilustración Ilustraciones a b/n para el libro “Soy un gato”

Diseño tipográfico Creación de una fuente para publicación de libros, cartel de la misma expuesta en la Facultad de Artes y Diseño / FAD de la UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO / UNAM


al

i t o d ri E


E

l diseñador que no tiene en cuenta que el libro es una herramienta acaba fabricando un gadget. Tengo ante mis ojos uno de estos crímenes de esa edición: un libro publicado por una benemérita asociación profesional (perteneciente para mayor vilipendio al mundo del libro). La diferencia entre el formato de la página y la caja útil sitúa el desperdicio de papel en un 65% La letra, en un texto que necesita un buen contraste entre redonda y cursiva a causa de la mención frecuente de títulos de libro, es una enorme –para ser compuesta a una anchura de 85 mm– Helvética fina, avaramente interlineada y sin justificar, con la bibliografía impresa en una Helvética ultrafina que desaparece devorada por la blancura resplandeciente del papel. Se utilizan dos colores en todas la páginas: en el índice alfabético, por ejemplo, se imprimen en negro los encabezamientos y en color los números de las páginas, que están justificados a la derecha y llevan a la izquierda sus correspondientes puntos conductores, como los libros de antes de la guerra. Las cabeceras repiten casi doscientas veces las dos mitades del título de la obra, a derecha e izquierda, cuando los capítulos llevan todos su título correspondiente. Si

una página no lleva ilustración informativa, se le pone un fragmento al azar de una ilustración que inmediatamente antes ha aparecido completa. Y así sucesivamente. Encuentro en el volumen un solo detalle bien resuelto desde el punto de vista funcional: la mención, en la página de créditos, del nombre de la empresa que se ha encargado del diseño y la producción; gracias a ella sabremos a quién no hemos de acudir cuando queramos publicar un libro bien diseñado. Posdata: En la categoría de diseño editorial, los premios de diseño gráfico suelen recaer sobre libros de producción espectacular, con gran cantidad de imágenes, impresos a todo color sobre excelente papel estucado, que la mayoría de las veces son libros de arte, catálogos de exposiciones o libros sobre diseño. Nada que objetar si tales libros son también potentes máquinas finely engineered. ¿Qué tal si, como medida de discriminación positiva, se introdujera un premio especial para el libro corriente de lectura, puramente tipográfico, impreso sobre papel offset de 80 g, en negro y sin ilustraciones? Quizá de este modo se fomentaría la introducción del diseño gráfico en un segmento editorial del que suele estar ausente. §

Acomodo tipográfico a una y dos columnas, con


E

l diseñador que no tiene en cuenta que el libro es una herramienta acaba fabricando un gadget. Tengo ante mis ojos uno de estos crímenes de esa edición: un libro publicado por una benemérita asociación profesional (perteneciente para mayor vilipendio al mundo del libro). La diferencia entre el formato de la página y la caja útil sitúa el desperdicio de papel en un 65% La letra, en un texto que necesita un buen contraste entre redonda y cursiva a causa de la mención frecuente de títulos de libro, es una enorme –para ser compuesta a una anchura de 85 mm– Helvética fina, avaramente interlineada y sin justificar, con la bibliografía impresa en una Helvética ultrafina que desaparece devorada por la blancura resplandeciente del papel. Se utilizan dos colores en todas la páginas: en el índice alfabético, por ejemplo, se imprimen en negro los encabezamientos y en color los números de las páginas, que están justificados a la derecha y llevan a la izquierda sus correspondientes puntos conductores, como los libros de antes de la guerra. Las cabeceras repiten casi doscientas veces las dos mitades del título de la obra, a derecha e izquierda, cuando los capítulos llevan todos su título correspondiente. Si una página no lleva ilustración informativa, se le pone un fragmento al azar de una ilustración que inmediatamente antes ha aparecido completa. Y así sucesivamente. Encuentro en el volumen un solo detalle bien resuelto desde el punto de vista funcional: la mención, en la página de créditos, del nombre de la empresa que se ha encargado del diseño y la producción; gracias a ella sabremos a quién no hemos de acudir cuando queramos publicar un libro bien diseñado. Posdata: En la categoría de diseño editorial, los premios de diseño gráfico suelen recaer sobre libros de producción espectacular, con gran cantidad de imágenes, impresos a todo color sobre excelente papel estucado, que la mayoría de las veces son libros de arte, catálogos de exposiciones o libros sobre diseño. Nada que objetar si tales libros son también potentes máquinas finely engineered. ¿Qué tal si, como medida de discriminación positiva, se introdujera un premio especial para el libro corriente de lectura, puramente tipográfico, impreso sobre papel offset de 80 g, en negro y sin ilustraciones? Quizá de este modo se fomentaría la introducción del diseño gráfico en un segmento editorial del que suele estar ausente. §

n capitular ornamentada y entrada en versálitas


2 0 1 3

ENERO

FEBRERO

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1112 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 26 27 28

L M M J V S D

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1112 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 2627 28 2930

MARZO

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 1920 2122 23 24 25 26 2728 29 30 31

ABRIL

MAYO

JUNIO

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 212223 24 25 26 27 28 2930 31

L M M J V S D

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 26 27 28 29 30

JULIO

AGOSTO

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 26 27 28 29 30 31

SEPTIEMBRE

OCTUBRE

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 1112 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 2627 28 29 30

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31

NOVIEMBRE

L M M J V S D 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 26 27 28 29 30

Calendario 2013

DICIEMBRE

L M M J V S D

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 2122 23 24 25 26 27 28 29 30 31

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un coraz贸n que llora. Proverbio hind煤


am Mess / S er er

Au st

Título de la edición original: The Story of my Typewriter D.A.P./Distributed by Art Publishers, Inc. Diseño editorial: Alejandra Margarita Ortiz Glez.

Paul

© Paul Auster, 2002 © De las ilustraciones: Sam Messer, 2002 © De la compilación: D.A.P./Distributed by Art Publishers, 2002

Trad ucc ió n

© Editorial Anagrama, S.A., 2002 Pedrò de la Creu, 58 08034 Barcelona, España ISBN: 84-339-6889-0 Depósito legal: B.42.810-2002

ez Ibáñez Góm to ni

E

Be

ñ•

de

Impreso y encuadernado en México Impreso en los talleres de ediciones Medialuna, S.A. Camino Real al Ajusco núm 76 col. Ampliación Tepepan Xochimilco, México 16029, D.F.

Paul Auster / Sam Messer

sta es una historia de relaciones. Entre un escritor y un pintor. Entre un escritor y su máquina de escribir. Entre un pintor y su obsesión por la máquina de escribir del escritor. Es también una historia que escribió Paul Auster de su vieja máquina de escribir Olympia –veterana de más de veinticinco años– y la bienvenida –aunque perturbadora– intervención de Sam Messer en esa historia. La Olympia de Auster ha sido la correa de transmisión de las novelas, cuentos y escritos que su dueño ha producido desde la década de 1970, y que componen una de las obras de la literatura americana actual más variada, más creativa y más aplaudida por la crítica. Los vigorosos y obsesivos dibujos y pinturas que Messer dedica al autor y a su máquina de escribir han conseguido, como escribe Auster, “convertir un objeto inanimado en un ser con una personalidad, con una presencia en el mundo”.

1. Me llamo Paul Auster, ése no es mi verdadero nombre (My name is Paul Auster, that is not my real name);

7

óleo sobre lienzo; 172.8 x 167.7 cm; 1998. Colección particular.

Libro “ La historia de mi máquina de escribir”


N

Paul Auster / Sam Messer

ovelista y poeta, nació en Nueva Jersey en 1947. Estudió literatura inglesa en la Universidad de Columbia antes de trasladarse a Francia en 1970, donde pasó cuatro años dedicándose a traducir obras de escritores franceses como Jean-Paul Sartre y Stephan Mallarmé, mientras enviaba sus propios poemas y ensayos para ser publicados en las prestigiadas revistas New York Review of Books y Harper’s Saturday Review. En 1974 retorna a Nueva York, ciudad que se convertirá a partir de entonces en una referencia inevitable en su literatura. Además de ser profesor de traducción en la Universidad de Princeton, ha sido guionista y director de cine (Smoke, Blue & the Face, Lulu on the Bridge). En 1993 recibió en Francia el Premio Medicis a la mejor novela extranjera y fue nombrado caballero de la Orden de las Artes y las Letras. Sus libros de poemas incluyen Desapariciones y Pista de despegue. Entre sus novelas publicadas en español están Trilogía de Nueva York (1987), Leviatán (1992), Mr. Vértigo (1995) y la más reciente, El libro de las ilusiones (2003).

11

3. Paul; tinta sobre papel; 35.6 x 43.2 cm; 1996.

Paul Auster / Sam Messer

N

acido en Nueva York en 1955, estudió pintura en la Skowhegan School of Painting and Sculpture y en el colegio Cooper Union. Es maestro en bellas artes por la Universidad de Yale. En México participó en una exposición colectiva en el Museo Rufino Tamayo. Ha sido becario de las fundaciones Guggenheim y Pollack-Krasner. En 1980 recibió el premio Phelps Berdan, otorgado por la Universidad de Yale. Desde 1993 a la fecha vive y trabaja en California.

4. Autorretrato en colaboración con Josephine Messer ( Self Portrait in collaboration with Josephine Messer); lápiz sobre papel; 28 x 21.6 cm; 2002.

Libro “ La historia de mi máquina de escribir”

13


La historia de mi máquina de escribir

T

Paul Auster / Sam Messer

res años y medio después, volví a Estados Unidos. Era julio de 1974, y cuando deshice las maletas aquella primera tarde en Nueva York, descubrí que mi pequeña máquina de escribir, una Hermes, estaba destrozada. Con la tapa abollada, las teclas dobladas, torcidas y deformes, no parecía tener la más remota posibilidad de arreglo.

16

17

6. París; óleo sobre tela; 28 x 21.6 cm; 2001.

Galería

Galería

El mago de Brooklyn(The Wizard of Brooklyn); óleo sobre lienzo; 198.1 x 276.9 cm; 2001.

Toda la historia (The Whole Story); óleo sobre lienzo; 91.4 x 76.2 cm ; 2001.

Esbelto y veloz (Swift and Lean); 137.1 x 94 cm, 2001.

Los Ángeles; óleo sobre tela; 35.6 x 45.7 cm; 2001.

Maestro; oleo sobre lienzo; 147.3 x 122 cm; 2002.

La primera máquina de escribir (First Typewriter); óleo sobre lienzo; 40.6 x 30.4 cm; 1998.

Forest Hills, Queens; oleo sobre table; 40.6 x 30.4 cm; 2002.

RAVE; óleo sobre lienzo; 28 x 21.6 cm; 2001.

Gotham Olympia; óleo sobre tabla; 40.6 x 30.4 cm; 2001.

El músico (The Player); óleo sobre lienzo; 45.7 x 35.6 cm; 2001.

Don Casualidad (Mr. Coincidence); óleo sobre lienzo; 139.7 x 122 cm; 1998.

Olympia; óleo sobre lienzo; 193 x 266.7 cm; 2001.

Inquieto (Unsettled) (detalle); Lápiz sobre papel; tamaño real; 2000.

Estudio de máquina de escribir, 1 (Typewriter Study #1); lápiz sobre papel; 35.6 x 43.1 cm; 1997.

Leyendo (Reading); lápiz sobre papel; 43.1 x 35.5 cm; 2000.

Autorretrato en colaboración con Josephine Messer (Self Portrait in collaboration with Josephine Messer); lapis sobre papel; 28 x 21.6 cm; 2002.

Ella (Him); óleo sobre tabla; 56 x 35.5 cm; 2001.

El rey de Brooklyn ( King of Brooklyn); oleo sobre lienzo; 139.7 x 122 cm; 1998.

El palacio de la Luna (Moon Palace); óleo sobre lienzo; 40.6 x 51 cm; 2001.

El último objeto (The Last Thing); óleo sobre lienzo; 40.7 x 61 cm; 2001.

Sí (Yes); óleo sobre tela; 40.6 x 30.4; 2001.

Paul; tinta sobre papel; 35.6 x 43.2; 1996.

Roto (Broke); lápiz sobre papel; 52 x 40.6 cm; 1998.

Máquina de escribir (Typewriter); vaciado en bronce; 3.8 x 6.3 x 8.9 cm; 2000.

Me llamo Paul Auster, ése no es mi verdadero nombre (My name is Paul Auster, that is not my real name); óleo sobre lienzo; 172.8 x 167.7; 1998.

Hambrienta (Hungry); óleo sobre lienzo; 40.6 x 30.4 cm; 1998.

Olympia rosa (pink Olympia); óleo sobre lienzo; 162.6 x 198.1 cm; 2001.

Deluxe; óleo sobre lienzo; 172.7 x 223.5 cm; 2002.

París; óleo sobre tela; 28 x 21.6 cm; 2001.

Como uno ( As One ); óleo sobre lienzo; 147.3 x 122.0; 2002

Tokio; óleo sobre tela; 27.8 x 21.6 cm; 2001.

Nueva York / Nueva York; óleo sobre tabla; 55.9 x 35.6 cm; 2000.

Libro “ La historia de mi máquina de escribir”


de los zuecos de madera que pasaban por la calle frente a nuestra ventana se podía oír claramente desde el cuarto de estar, y la melodía de una flauta china que llegaba desde la casa de huéspedes que había enfrente entraba por mis somnolientas orejas hasta adormecerme. Fuera la niebla se espesaba. Con el estómago lleno, tras dar buena cuenta del plato de arroz con raspas de pescado que Osan me había puesto en mi escudilla, sentí que era el momento de cerrar los ojos. Descansar, eso era lo que me hacía falta. Ha llegado hasta mis oídos que algunos autores de haikus adoptaron la frase «amor de gato» para indicar que su poema en cuestión hace referencia a la primavera. De hecho, había venido constatando que, en esta primavera temprana, algunos de mis vecinos gatunos se dedicaban a maullar sin fin, haciendo imposible conciliar el sueño. He de decir que, a día de hoy, aún no me ha sido dado. Experimentar semejante trastorno de los sentidos. Sin embargo, el amor es un estímulo universal, para qué negarlo. Es el motivo y motor de todas las criaturas: desde Zeus Olímpico hasta el más simple de los gusanos que horadan la tierra, pasando por los grillos con su interminable cri-cri. El amor es la causa principal de todos esos comportamientos tan exasperantes y agotadores a que nos tienen acostumbradas las criaturas en cuanto despunta la primavera. Por tanto, es natural que los gatos se mostrasen también pletóricos en

su arriesgada búsqueda del amor. Yo mismo fui víctima de ciertas cuitas platónicas por Mikeko. He escuchado que incluso Tomiko, esa glotona devoradora de pastelitos de arroz espolvoreados con aroma de judía, es decir, la hija y heredera del fundador de la técnica del triángulo, el viejo señor Kaneda, acostumbraba a sentir un cierto cosquilleo como consecuencia de su amor por Kangetsu. Por lo tanto, no despreciaré a mis compañeros ni a sus consortes, tan inspirados todos por la inefable magia de estas noches primaverales, tan descontrolados por la terrible lujuria o abatidos por la soledad. Sin embargo, y aunque me cueste decirlo, de momento no siento esa necesidad perentoria que acucia a todos cuantos me rodean. En mis actuales circunstancias, lo único que anhelo es descansar. Estoy tan muerto de sueño que, honestamente, no podría entregarme a todo ese ritual agotador a que se consagran los demás. Por esa razón me he deslizado sigilosamente en la habitación de las niñas, he pisado territorio prohibido y me he acurrucado a sus pies sin molestarlas hasta caer en un sueño profundo y reparador. Al cabo de un rato he abierto los ojos para echar un vistazo alrededor y he visto al maestro dormido en la cama contigua a la de su mujer. Cuando se va a la cama, el maestro tiene la fea costumbre de llevarse consigo algún libro. Normalmente se trata de un libro occidental, pero no parece que lea más allá de dos o tres páginas. A veces se lleva el libro, lo deja junto a la almohada y no hace el más mínimo intento de abrirlo. Es muy típico del maestro llevarse a la cama un libro aunque no tenga intención de leer ni una sola línea. Por mucho que su mujeres ría de él, por mucho que le reproche ese estúpido hábito, él sigue erre que erre. Cada noche se hace el mismo propósito y se va a la cama con un libro que no lee. A veces se reta a sí mismo y, no contento con uno, se lleva tres o cuatro volúmenes a dormir. Hasta hace poco se acostaba acompañado, además, por el Gran Diccionario Webster, un tomo monumental en cuanto a su tamaño. Supongo que su

y, de pronto, por alguna razón desconocida, sonrió. Me sorprendió, pues incluso la sonrisa era un calco de la de Kangetsu. Junto a la almohada de la señora había una caja oblonga de unos ocho centímetros de largo por unos cuatro de ancho, con la tapa bien cerrada. El hecho mismo de que estuviera ahí, hacía pensar que guardaba algo precioso en su interior. Era la caja de ñames que el señor TataraSampei había regalado a los Kushami hacía unos días a la vuelta de sus vacaciones en Karatsu. Hay que admitir que es bastante inusual llevarse a la cama una caja de ñames y colocársela al lado, como si fuera un adorno. De hecho, la señora Kushami se caracterizaba por ser bastante poco hábil escogiendo los emplazamientos para las cosas. Solía guardar el azúcar en su caja de costura, así que no me extraña que tuviera una caja de ñames junto a la almohada. Sin embargo, el ladrón no era en absoluto omnisciente, y no tenía ni idea de las peculiaridades de la señora. Lógicamente pensó que una caja guardada en el dormitorio con tanta precaución debía merecer la pena. Cogió la caja, comprobó que el peso satisfacía sus expectativas y asintió con satisfacción. No pude contenerme y a punto estuve de soltar una carcajada, me pareció bastante gracioso que el caco estuviese a punto de desperdiciar sus habilidades cometiendo ese hurto vegetal. Me contuve. Si me hacía notar me pondría en una situación peligrosa.El ladrón enrolló cuidadosamente la caja en la manta y miró alrededor para ver si encon-

13

e ignorancia. Hay en ello una evidente paradoja de la que poca gente parece percatarse, y yo siento un inevitable orgullo por este descubrimiento mío que evidencia que no soy un gato lo que se dice corriente. Por lo tanto, y a fin de poner en su sitio a esos majaderos acostumbrados a burlarse de los gatos, ofrezco el siguiente análisis de esta paradoja, que llevaría mi nombre si efectivamente tuviera uno. Según tengo entendido, Dios creó todas las cosas del mundo en siete días, de donde se deduce que también creó a los gatos. De hecho, creo que este principio se establece como una verdad fundamental en un libro al que los humanos llaman la Biblia. La especie humana ha estado registrando durante miles de años datos y observaciones sobre los hechos cruciales de la humanidad. De ahí se deriva la enorme acumulación de referencias concernientes a cualquier hecho particular, sea éste cual sea. Eso provoca la admiración de los hombres hacia sus propias capacidades y profundiza en su creencia en la omnisciencia y omnipotencia de Dios. El hecho concreto al que me refiero es, que aunque los seres humanos atestan con su presencia cada rincón de la Tierra, no existen dos con la misma cara. Los elementos constituyentes de esas caras son fijos: dos ojos, dos orejas, una nariz, una boca. Es más, las dimensiones generales de esos elementos suelen ser similares. Sin embargo, y a pesar de que las miríadas de caras humanas sobre el planeta están construidas con el mismo material básico, el resultado final es de una infinita variedad.

La reacción de la raza humana no es sólo la de maravillarse ante la apariencia individual de cada uno de sus individuos, sino también la de admirar la increíble capacidad del Creador que, utilizando unos pocos materiales simples y uniformes, ha logrado producir una enorme cantidad de variantes, todas diferentes. Con seguridad, sólo una capacidad e imaginación infinitas y originales pueden dar lugar a semejante e infinita variedad de individuos. Incluso el más grande de los pintores, por mucho que se empeñe en una empresa similar, sólo llegará a producir en toda su vida doce o trece piezas maestras. Es natural, por tanto, que la humanidad se sienta impresionada por la infinita capacidad del Creador a la hora de producir personas tan distintas las unas de las otras. Es algo imposible de alcanzar para los pobres humanos, seres limitados, y es lógico que admiren ese proceso como un rasgo de divinidad atribuible a la omnipotencia del Creador. De ahí nace su interminable admiración por Dios, algo perfectamente comprensible si se observa desde este punto de vista. Sin embargo, si los mismos hechos se consideran desde el punto de vista de los gatos, la conclusión es la opuesta: Dios, si bien no del todo impotente, tiene al menos una capacidad limitada, incluso diría que adolece de cierta incompetencia. Su capacidad creativa no es mucho mayor que la propia de un hombre atolondrado. Se supone que Dios creó tantas caras como personas existen. Pero uno no puede evitar pensar que lo que ocurrió en realidad es que le faltó seguridad en el trazo. Al intentar crear a todos los seres humanos iguales partiendo de los mismos materiales, debió de encontrar la tarea imposible y, en consecuencia, produjo una larga serie de modelos que El quería iguales, pero que finalmente derivaron en un desorden de proporciones bíblicas. La infinita variedad de caras humanas se puede contemplar a un tiempo como prueba de su éxito o como constatación de su fracaso. Sin saber a ciencia cierta cuáles eran sus objetivos cuando puso en marcha la creación, sólo se puede decir que la variedad de caras 21

Libro “Soy un gato”

ellos. Antes de que el maestro pudiera siquiera sugerir lo que le estaba rondando por la cabeza, el policía le cortó: —No, no creo que sirva de nada que me pida que entre en la casa. El robo ya ha tenido lugar. —Y con este comentario tan poco amable se despidió. El maestro se sentó en mitad del dormitorio con su pincel de escribir en la mano y una cuartilla. Llamó a su mujer para que fuera a sentarse a su lado. Su tono era beligerante: —Voy a escribir una denuncia con todas las de la ley. Dime, artículo por artículo, todo lo que nos han robado. Procede, por favor. — ¡Menuda cara tienes! ¿Quién te crees que eres para decirme que proceda? Si me hablas de esa manera tan autoritaria no te diré absolutamente nada. La señora, aún a medio arreglar, se sentó ruidosamente a su lado. —Mira el aspecto que tienes. Pareces una fulana barata de un barrio cualquiera. ¿Por qué no llevas puesto el obi? —Si no te gusta cómo voy vestida, ¿por qué no me compras ropa decente? ¡Una fulana de barrio! ¿Cómo voy a vestirme adecuadamente si me han robado la mitad del guardarropa? — ¿Así que te robó el obi. Será despreciable. De acuerdo. Empecemos por ahí. ¿Qué clase de obi era ése? — ¿Qué quieres decir? ¿Cómo que qué clase de obi ¿Cuántos te crees que tengo? Era el de crespón y raso negro. —Un obi de crespón y raso negro ¿Cuánto dirías que cuesta? —Alrededor de seis yenes, calculo. — ¡Seis yenes! Eso es demasiado. Sabes que no nos podemos permitir gastar dinero en naderías. Cuando te compres uno nuevo, no te gastes más de cinco yenes. — ¿Y dónde pretendes que encuentre uno por esa miseria? Como siempre te digo, eres un desagradecido. No te importa nada cómo se viste tu mujer mientras tú vas por ahí de punta en blanco.


traba algo con que atar el fardo. Se fijó en el cinturón de seda que el maestro había dejado en el suelo al desvestirse. Anudó firmemente el botín y se lo ató cuidadosamente a la espalda. Dudo mucho que, de haber podido presenciar la escena, ninguna mujer se hubiera sentido atraída por él, habida cuenta de su aspecto. A continuación cogió los chalecos de las niñas y los introdujo en los calzoncillos largos del maestro. La prenda, hecha de lana, parecía una serpiente que se hubiera tragado una rana, o más exactamente una serpiente preñada. En cualquier caso, tenía una pinta bastante desagradable. El ladrón ató los calzoncillos y se los puso al cuello para dejar libres sus manos y continuar con la rapiña. Me preguntaba cuál sería su próximo paso, así que le observé atentamente. Acto seguido colocó el kimono de seda del maestro en el suelo y comenzó a amontonar encima diversos objetos que fue encontrando por la habitación. Me quedé maravillado por su diligencia y por su innata capacidad de empaquetamiento. Unió una faja con el ceñidor del kimono y tras atar todo, hizo un fardo de ropa que levantó con una mano. Echó un último vistazo para ver si se dejaba algo, y entonces se fijó en el paquete de tabaco que estaba junto a la cabeza del maestro. Metió el tabaco en el fardo, pero un instante después lo sacó y cogió un único cigarrillo. Lo encendió inhalando profundamente, como un hombre satisfecho con el trabajo bien hecho. Antes de que el humo se disipara en la atmósfera de la noche, los pasos del ladrón se habían perdido en la distancia. Marido y mujer seguían roncando como benditos.

niñas interrumpían la conversación constantemente la señora Kushami decidió mandarlas fuera: —Id a jugar un rato al jardín. Portaos bien y luego os daré unas chucherías. Cuando las niñas se marcharon, la señora Kushami se volvió hacia Tatara y, con toda la gravedad de alguien que comparte un mismo problema, le pregunto: —Que te ha pasado en la cabeza? —Creo que algo así como una infección de la piel. No es sarna, pero por lo visto es una especie de gusano que tarda mucho en desaparecer. .Tiene usted el mismo problema? —!Puaj, no! Y no me hables de gusanos. En mi caso se trata del problema habitual en las mujeres. Como nos peinamos siempre con moño, el pelo se nos debilita. —Según me han dicho, todas las calvicies están provocadas por una bacteria. —Pues la mía no. —Vamos, señora Kushami. No sea obstinada. Uno no puede dar la espalda a los hechos científicos. —Lo que tú digas. Aunque lo mío no es una bacteria. Pero, dime: Como se dice en ingles calva? —Si no me equivoco, se dice bald. —No, no. Es una palabra mucho más larga. —Porque no le pregunta a su marido? El mejor que nadie puede sacarle de dudas.

—Si te pregunto a ti precisamente es porque él no quiere ayudarme. —Hasta donde yo sé, se dice bald, baldness. Pero si dice usted que es una palabra mucho más larga.No sé. Podría darme alguna pista de cómo suena? —Creo que es algo así como Otanchin Paleologus. Por lo que tengo entendido, Otanchin significa cabeza, y Paleologus calva. —Es posible. Dentro de un rato, cuando vaya al estudio del maestro, lo buscare en el Diccionario Webster y saldremos de dudas. Por cierto, es raro que el maestro se quede en casa en un día tan magnífico como este. Sin duda, sus problemas de estomago no mejoran. Porque no le convence para que vaya a ver las flores en el parque Ueno? —Vete tú mismo si no te importa. Nunca hace caso a lo que le decimos las mujeres. —Sigue comiendo tanta mermelada? —Igual que siempre. —El otro día se quejaba de que no hacía más que reprochárselo, pero me aseguro que se equivocaba. Dice que no come tanta, y según el, también usted y las niñas comen de lo lindo. —Como te pudo decir algo así? —Pero, señora Kushami, si usted tiene cara de que le encanta la mermelada. —Como puedes decir algo así de alguien solo con mirarle a la cara? —No puedo, por supuesto. Pero dígame señora. .De verdad no le gusta? —Bueno, claro que me gusta, y a veces tomo un poco. .Porque no iba a hacerlo? Al fin y al cabo, es nuestra mermelada.

36

—Bien. Pasemos a otra cosa. ¿Echas algo más en falta? —Un haori de seda bordado regalo de mi tía Kono. Algo de esa calidad es imposible de encontrar hoy en día. —No te he preguntado nada sobre lo difícil que sería encontrar la prenda hoy día sino sobre su valor. ¿Cuánto costaría? —No menos de quince yenes. — ¿Quieres decir que has andado por ahí vestida con una prenda de quince yenes? ¡Eso sí que es una extravagancia! Me da la impresión de que vistes por encima de nuestras posibilidades. — ¿Y eso qué importa? Tú no lo compraste. —Bueno. ¿Qué más te falta? —Un par de calcetines negros. — ¿Tuyos? —No digas tonterías. ¿Cuándo has visto a una mujer vistiendo calcetines negros? Eran tuyos. Y costaban unos veintisiete céntimos. — ¿Qué más? —Una caja de ñames. — ¿También se ha llevado los ñames? Me pregunto cómo se los habrá comido, si cocidos o en sopa. — ¿Cómo quieres que lo sepa? Ve y pregúntaselo a él. — ¿Cuánto costaban? —No tengo ni idea del precio de los ñames. —En ese caso, digamos doce yenes y cincuenta céntimos. — ¡Eso es ridículo! Incluso en el caso de que los hubieran cultivado en Kyushu y los hubieran transportado hasta aquí sobre la chepa, ¿cómo iban a costar semejante dineral? —Dijiste que no sabías lo que costaban. —Lo dije y lo mantengo, pero doce yenes con cincuenta es una cantidad absurda. — ¿Cómo puedes mantener a un tiempo que no sabes lo que cuestan y que doce yenes con cincuenta es una cantidad absurda? No tiene ningún sentido. A no ser que seas OtanchinPaleologus. 31

Ahora que había decidido sorprender a todos con mis capacidades cinegéticas, me di cuenta de que antes que nada sería imprescindible reconocer el campo de batalla a fin de estar completamente seguro de la topografía de mi terreno de persecución. El campo de maniobras no era especialmente grande. Quizás de unos seis metros cuadrados en total. De toda el área, una octava parte estaba ocupada por el fregadero y luego estaba la zona en la que los mozos depositaban los encargos del día. Desde la estufa, ideal para la cocina de un hombre pobre, me llegaban los reflejos irisados de una resplandeciente tetera de cobre. Tras la estufa, en una franja de madera de unos veinte centímetros cuadrados, estaba la escudilla en forma de concha donde me servían la comida. Cerca del cuarto de estar estaba la alacena de unos dos metros de largo donde se guardaban platos y cuencos. El mueble reducía notablemente mi capacidad de movimiento. También se veía un barreno de madera inclinado hacia fuera y dentro del un jarro boca abajo. Junto al rallador de nabos estaba el pequeño mazo del almirez, y a su lado pendía la badila de la estufa que se utilizaba para apagar el fuego. De una cornisa ennegrecida por el humo surgía un gancho del que colgaba una gran cesta. El movimiento del aire en la cocina hacia que la cesta se balancease con cierta solemnidad. Cuando llegue a la casa recuerdo que me pregunte para que tenían esa cesta allí colgada, pero después comprendí

que la habían puesto precisamente en ese lugar para evitar que los gatos pudiéramos alcanzar la comida que los humanos guardaban en su interior, una prueba más de la mala sangre de esa especie. Una vez finalizado el reconocimiento, lo siguiente era planear una campana adecuada. Pero una batalla con ratones solo puede tener lugar cuando previamente hay ratones que cazar. Por muy brillantemente que uno posicione sus fuerzas sobre el terreno, de nada sirve si no tiene contendiente. Debía, por tanto, realizar una Inspección detallada de los lugares donde más probablemente vivirían los roedores. Plantado en el medio de la cocina, me tire un buen rato mirando a mi alrededor y preguntándome cual sería su ubicación mas probable. Me sentía como el almirante Tōgō cuando derroto a la flota rusa. La horrible señora Osan se había marchado hacia ya un buen rato a los baños públicos y no había vuelto todavía. Ya hacía mucho tiempo que las niñas se habían ido a dormir. El maestro se había pasado la tarde comiendo pasteles en Imozaka, había vuelto a casa y había desaparecido en su estudio. Ni idea de lo que estaba haciendo su mujer, pero a buen seguro andaba por ahí dando cabezadas y sonando con su cesta de ñames. Se escucho el sonido de una calesa pasando por delante de la casa. A cada movimiento le seguía un silencio, y eso provocaba que la noche pareciese más profunda, más solitaria.


EL MERCURIO Miércoles 19 de noviembre 2013

La verdad que se expande

$10.00 50 pág. 3 Secciones Año 1 México d.f

elmercurio.com.mx

Conocedores de la obra de Alice Munro celebran su aparente sencilla narrativa

Ciencia

Deportes

Subastan única cámara que estuvó en la luna La cámara obtuvo en total 299 instantáneas de la superficie lunar en la misión de Apollo 15.

Martes 1 de Abril de 2014 México d.f

»Alice Munro la reina del cuento corto Por: Claudia Rosas

Barcelona vence 4 - 3 al Real Madrid

El momento clave del juego fue cuando el árbitro le muestra la tarjeta roja a Sergio Ramos.

El Meollo Pág. 9

La reina del cuento gana Nobel

Pág. 12

“El más directo al informar”

Suspenden el servicio de la línea dorada del metro

elmeollo.com.mx

Pág. 12

precio

$7

Internacional

España de luto por Suárez El Gobierno español decretó hoy tres días de luto oficial por la muerte del presidente Adolfo Suárez, quien falleció en una clínica de Madrid después del agravamiento de la enfermedad neurodegenerativa que padecía desde hace unos años. El Boletín Oficial del Estado publicará mañana el decreto que fija los tres días de luto oficial declarados por el Ejecutivo, anunció el presidente Mariano Rajoy.

Sube el limón de precio La Confederación Nacional Campesina exigió mano dura y castigo para los intermediarios que venden limón, por ser los causantes de que el kilo se haya disparado 600 % en los últimos tres meses, al pasar de 12 a 80 pesos. El también senador por Guanajuato sostuvo que es inaceptable que el limón haya tenido un aumento de 600 por ciento, mientras que para el salario mínimo sólo se autorizó 3.9 por ciento y quedó en 67.

Pág. 13

Económia

Cierre de la Línea 12 del Metro, por falta de mantenimiento El presidente del Consejo de Administración de ICA, Bernardo Quintana, aseguró el cierre parcial de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México se debió a la falta de mantenimiento de las vías, generado por la incompatibilidad de los trenes.

Nacional

Pág. 10

Como una “terrible sorpresa” y “algo absolutamente maravilloso”, calificó ayer la cuentista canadiense de 82 años, Alice Munro (Ontario, 10 de julio de 1931), ser designada Premio Nobel de Literatura 2013. La Academia Sueca la definió como “maestra de los cuentos cortos contemporáneos”, ella reiteró un deseo: “Que esto haga que la gente vea el relato breve como un arte importante, no sólo algo con lo que se juega hasta que logras escribir una novela”. La canadiense que es amplia y profundamente conocida por un pequeño círculo de lectores, críticos, editores y académicos mexicanos, quienes la reconocen como una gran escritora que tiene bien merecido el Nobel de Literatura — al que había sido postulada desde hace varios años—, es aclamada por su narrativa sutil e incluso “sencilla pero al mismo tiempo compleja”, que además se caracteriza por su claridad y el realismo psicológico de sus personajes que son “comunes y corrientes”, inmersos en su vida cotidiana que transcurre en pueblos o ciudades pequeños. Federico Patán, quien tradujo uno de los cuentos de Munro: “La paz de Utrecht”, para la antología ¿Dónde es aquí? 25 cuentos canadienses (FCE, 2002), aseguró que le encanta como escritora porque “Alice Munro hace que vidas humanas pequeñitas, de cualquier manera digan cosas muy profundas... Su literatura parece sencilla pero es compleja y es de estas literaturas que exhibe de modo sencillo las grandes profundidades de los seres humanos”. Para el amplio público lector, Munro no es tan conocida a pesar de que el año pasado Random House Mondadori hizo circular en México cuatro de sus libros: Amistad de juventud, Demasiada felicidad, La vida de las mujeres y Las lunas de Júpiter, bajo los sellos Lumen y DeBolsillo. Sin embargo, para los conocedores de sus relatos, entre los que encuentran Federico Patán, Mónica Lavín, Claudia Lucotti, Roberto Frías, Ana García

CULTURA » De Lara Gallardo, el pintor que se resistía a vender sus creaciones. PÁGINA 15 Foto: Adrian Flores

Logra encontrar en el ama de casa, en el trabajador de la construcción, en el granjero, además también en estos escenarios: la granja, la comunidad recluida en un entorno geográfico poco amigable, las cosas más extrañas y misteriosas de los seres humanos. Roberto Frías.

Bergua y Andrés Ramírez, Alice Munro es una cuentista consumada, que algunos consideran la “Chéjov canadiense”. Esta escritora que comenzó a estudiar periodismo e inglés en la Universidad del Oeste de Ontario, pero los abandonó cuando contrajo matrimonio en 1951 y entonces junto con su esposo establecieron una librería en Victoria, en la Columbia Británica, publicó su primer libro en 1968: El baile de las sombras felices. A partir de allí se sucedieron varios libros, siempre de relatos — aunque hubo por allí una novela, La vida de las mujeres—, hasta que el año pasado llegó Mi vida querida, el libro de cuentos con el que Alice Ann Munro se despidió de las letras a los 81 años por considerar que tenía que cerrar su ciclo. Un año después, la narradora se alza

con el máximo galardón a la literatura que está dotado de ocho millones de coronas suecas —alrededor de 1.24 millones de dólares— que recibirá en una ceremonia en Estocolmo, Suecia, el próximo 10 de diciembre, aniversario de la muerte del fundador del premio, Alfred Nobel. Algunos críticos califican a Alice Munro como “La Chéjov canadiense”, en referencia al escritor ruso, también oficiante del cuento, Antón Chéjov, los más la celebran

Gráfico: Alejandra Ortiz

mujeres en sus vidas cotidianas, en sus relaciones de pareja, amorosas, como hijas o como madres, con una mirada muy aguda y un estilo económico pero sugerente pues se mete en las vivencias y en las vidas de gente común y corriente, y acaba mostrando cómo cualquier ser humano encierra un universo de interés y todo esto además con una serie de técnicas, a las descripciones físicas de los personajes; no son cuentos con mucha acción y movimiento, pero lo que se explota de manera económica pero muy lograda son los procesos de cómo uno digiere, asimila, construye, arma lo que significa una experiencia vivida”, señala la académica universitaria cuya línea de investigación es la literatura canadiense. L La obra literaria supera apenas la docena de libros, entre los que destacan La vista desde Castle Rock, El amor de una mujer generosa, Secreto a voces y El progreso de un amor, estos tres últimos llegarán a México a principios de noviembre bajo el sello RBA, es situaciones donde no pasa algo precisamente extraordinario pero sí pasa; todas estas formas de escritura donde trabaja mucho con la memoria, los tiempos, las idas y

CIUDAD » El 17 de octubre conmemoramos, y celebramos, el 60 aniversario de la obtención del sufragio femenino en México. PÁGINA 25

Noche de Ballet en el Cervantino » El ‘Ballet Nacional de Sodre’ se presentó en el Auditorio del Estado de Guanajuato Por: Bryan Rojas El Ballet Nacional de Sodre es una de las compañías más antiguas de Uruguay, con 78 años de historia, pero en las últimas décadas había padecido anquilosamiento y la falta de una sede que provocó, poco a poco, una considerable merma. En 2010, Julio Bocca, uno de los más grandes bailarines del mundo, tomó la dirección artística y la convirtió en una agrupación vigorosa e internacional. La compañía se presentó la noche del sábado en el Auditorio del Estado de esta ciudad, en el marco del Festival Internacional Cervantino, con tres coreografías “In The Middle Somewhat Elevated”, de William Forsythe; “Without Words”, del célebre coreógrafo Nacho Duato, y “Tango & Candomb”, de Ana María Stekelman, que en conjunto conforman el nuevo paisaje del Ballet Nacional de Sodre: luminoso, pulcro y nacionalista. La función comenzó con la obra que Forsythe estrenó en 1987

y que con el tiempo se convirti en una de sus coreografías más emblemáticas. Un efecto de luz blanca y un sonido ensordecedor son el parto de una obra en la que los bailarines lucen una fuerza muscular, un refinamiento que proviene de la formación clásica y la costura hecha a mano de Bocca. La música de Thom Willems, repetitiva y metálica, marcan los pasos de los intérpretes, gravedad y vuelo en cada movimiento. La compañía del ex bailarín demuestra su poder dándole frescura a una obra estrenada hace casi veinte años para el Ballet de la Ópera de París. Con “Without Words” surge la elegancia, el detalle, la delicadeza. Es una obra íntima sobre el amor y el desamor, de corte minimalista, en la coreografía de Noche Duato se halla el romanticismo. Bocca, que se ha confesado un desastre como maestro, tiene la virtud de imprimir en la escena un trazo sutil pero contundente, la fuerza de los bailarines está, quizá, en el entendimiento de la música Schubert. Finalmente, con “Tango & Candomb” es imposible no sentir que se presencia un comercial. Comprensible, es Uruguay el país invitado, la compañía pertenece al estado y el tango y el candombe

son patrimonios culturales de la humanidad y representativos de esa nación. La música de Thom Willems, repetitiva y metálica, marcan los pasos de los intérpretes, gravedad y vuelo en cada movimiento. La compañía del ex bailarín demuestra su poder dándole frescura a una obra estrenada hace casi veinte años para el Ballet de la Ópera de París. Con “Without Words” surge la elegancia, el detalle, la delicadeza. Es una obra íntima sobre el amor y el desamor, de corte minimalista, en la coreografía de Noche Duato se halla el romanticismo. Bocca, que se ha confesado un desastre como maestro, tiene la virtud de imprimir en la escena un trazo sutil pero contundente. Finalmente, con “Tango & Candomb” es imposible no sentir que se presencia un comercial. Comprensible, es Uruguay el país invitado, la compañía pertenece al estado y el tango y el candombe son patrimonios culturales de la humanidad y representativos de esa nación. La música de Thom Willems, repetitiva y metálica, marcan los pasos de los intérpretes, gravedad y vuelo en cada movimiento. La compañía del frescura a una obra estrenada hace casi veinte años para el Ballet de la Ópera de París.

Foto: Laura Flores

Periódico tabloide y standar

como una notable cuentista. “Sus historias se desarrollan a menudo en ciudades pequeñas, donde la lucha por una existencia decente genera a menudo relaciones tensas y conflictos morales, anclados en las diferencias generacionales o de proyectos de vida contradictorios”, señaló la Academia. La investigadora de la UNAM Claudia Lucotti coincide. “Sus cuentos parecen ser de bajo perfil, en general se centra en mujeres, aunque para nada es un trabajo feminista y en general son

Foto: ESPECIAL

Wall Street abrió hoy con 500 por encima de sus máximos históricos, alcanzando y sobrepasando los 16 mil y los mil 800 puntos respectivamente.

Náufrago de la historia Por: Michael Mendoza Convencido de que actualmente los documentales juegan el mismo papel que los libros de historia, González Sitges sostiene que de todas las producciones que ha realizado en sus 20 años de trayectoria como guionista y director de documentales, Entre dos mundos. La historia de Gonzalo Guerrero representó todo un reto de producción e investigación histórica: “El mayor reto fue lograr dar el contexto histórico; quería poner al espectador en el contexto de Gonzalo Guerrero, sus antecedentes en España y su llegada a tierras mayas”.Además, añade el socio fundador de la productora española EXPLORA FILMS y realizador de series documentales como Cocodrilos: El Último Dragón —premiado en el International Wildlife Film Festival Montana 2010—, La Guerra del Tigre (2004), El tercer Planeta (1998), una de las principales aportaciones de esta producción es que aborda las distintas versiones que existen sobre Gonzalo Guerrero en los relatos de los cronistas de Indias, pues a diferencia de Gerónimo de Aguilar, el otro sobreviviente de aquel naufragio, no se unió a las huestes de Hernán cortés, cuando en 1519 arribaron a la isla de Cozumel.“Al

gunos lo pintan como un traidor, como un canalla; yo he querido enseñar todo esto avalado con lo que dicen los historiadores para luego dar una interpretación que, por lógica, probablemente fue lo que llevó a Gonzalo Guerrero a hacer lo que hizo: venía de una España en donde la vida era complicada, mucho más si pertenecías a una clase social baja; probablemente él lo fue, pudo ser gitano o judío. El documental, que toma como escenarios lugares históricos de España y zonas arqueológicas del área maya, ofrece la oportunidad de acercarse a este episodio histórico poco conocido: “Es un personaje que se conoce en Yucatán, en Quintana Roo, pero no más allá. Y es que en España tú le cuentas a la gente que un español naufragó en 1511 en las costas de Yucatán y no se la creen, si acaso tienen clara la diferencia entre mayas y aztecas, han visto Apocalypto y se han quedado con esa idea de la cultura maya, no más”, comenta González Sitges. Apocalypto y se han quedado con esa idea de la cultura maya, no más”, comenta González Sitges. La oportunidad de acercarse a este episodio histórico poco conocido: “Es un persona que conoce de Quintana Roo, pero no más allá.

ARTE » Remedios Varo entre dos mundos. PÁGINA 18

CARTELERA » El holandés errante en el Palacio de Bellas Artes. PÁGINA 30


6

7

S

u padre, de origen alemán y profesor de música, y su madre, cantante (como la de Chillida) no pusieron ningún reparo a que el joven Klee se matriculase en la Academia de Bellas Artes de Munich al término de su instrucción secundaria. Como todos los jóvenes de su generación, Klee se vio involucrado en la Primera Guerra Mundial, y la nacionalidad del padre le obligó a movilizarse de 1916 a 1918, ingresando en el cuerpo de Infantería del ejército alemán. En 1920 recibió la invitación de Walter Gropius para formar parte del impresionante claustro de profesores de la nueva escuela de diseño Bauhaus, primero en Weimar y luego en Dessau, relacionándose de nuevo con Kandinsky y también con Feininger y formando con ellos el grupo «Los cuatro azules» (Die Blaue Vier). En 1929 contaba ya con un reconocimiento internacional manifiesto, y la galería Flechteim de Berlín organizó una gran exposición de su obra que al año siguiente se mostró en el MoMA de Nueva York. Klee siguió alternando la práctica de la pintura, con exposiciones cada vez más importantes, con la docencia, concluyendo su ciclo pedagógico en la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf, entre1931 y 1933. En esta fecha fue repudiado por el nazismo y se refugió en Berna, residencia que no abandonó hasta su muerte, ocurrida siete años más tarde, a causa de una esclerodermia declarada en 1935. Klee tenía más aspecto de músico que de pintor. Esa preparación musical hizo que en sus manos los colores se ordenaran con la cadencia de las notas musicales: tono a tono e incluso con medios

tonos. Así de sutil y delicado es el color en su obra,bien distinto del de Picasso o Léger, cuya rudeza cromática confirma la ausencia de vibraciones musicales. De hecho, Klee tenía dificultades físicas para acometer cuadros de grandes dimensiones, y en la Bauhaus llegó a pedirle a Gropius un ayudante para acceder a esos retos que todo pintor se plantea con más o menos frecuencia. Expresiones musicales como «pintura polifónica» u «orquesta de las formas» dan fe de su condición musical natural. En cambio, no hay rastro de las razones de su evidente interés por la tipografía. Del poema de Wang seng yu Il. (1916), Antafio salido del gris de la noche (19l8), E, acuarela fragmentaria (1918), Villa R (1919) Y Bésame con besos de tu boca (1921), son muestras de un interés tipográfico que no puede obviarse en su obra, aunque poco a poco fuera sustituyendo los signos alfabéticos por flechas direccionales. Pero, así como en sus «cuadernos pedagógicos» habla de flechas, formas (vivas y muertas), colores, círculos, triángulos, rectángulos, puntos «<Nota sobre el punto gris»), geometría, música y arquitectura, no hay una sola palabra sobre tipografía. Quizá la da por supuesta cuando dice que «escribir y dibujar son idénticos, en el fondo», o quizá no viera la tipografía como una «forma» sino como un «objeto», y ese objeto, aun sin nombrarlo, «admite su legitimidad ganando con ello una nueva dimensión».La imagen a la derecha, es una pintura de Klee “ Bodegón” de 1940 notesé el color y los signos puestos en el plato. Por: Alejandra M. Ortiz González

8

PAUL KLEE Münchenbuchsee (suiza) 1879-Muralto 1940

Páginas Cassandre y Paul Klee


Susan Kare Nueva York 1954

Se graduó en Mount Holyoke College con la máxima calificación académica posible: cum laude, doctorándose después en Bellas Artes por la Universidad de Nueva York, aunque el salto a la fama lo hizo de la mano del gigante de la comunicación informática, Apple Computer Inc., al diseñar una fuente tipográfica nueva para el sistema operativo MACOS 8, a la que llamaron Chicago. Entre 1983 y 1986 recibió un cargo sin precedentes, sin duda uno de los más codiciados en el campo del diseño: los iconos y fuentes tipográficas de un nuevo sistema operativo para los ordenadores Macintosh. El compromiso de transformar los dibujos preliminares en diminutos para configurar un extenso repertorio en blanco y negro que ayudara a operar en el ordenador con la máxima facilidad y eficacia la llevó, lógicamente, a utilizar el recurso de metáforas elementales, casi infantiles,como por ejemplo relojes de pulsera y de arena, maletas, cajas o carpetas, manos con el índice erecto, aunque desde luego nada tan entrañable como la bomba esférica y negra a punto de estallar, con la mancha de cáñamo

Por: Alejandra M. Ortiz González

encendida, en el más puro estilo de los cómics de todos los tiempos. En 1987, Kare tuvo una segunda oportunidad, tan importante como la primera, y fue la de diseñar un nuevo repertorio de pictogramas para el sistema Windows, de Microsoft, el grandísimo rival de Apple, y allí introdujo la novedad de tratar los iconos en color proporcionando, ademas, una cierta sensación de tridimensionalidad al dibujo. No obstante, sus formación artística y su naturaleza creativa, más la colaboración con ingenieros de telecomunicaciones, expertos en marketing y otros diseñadores, le ha permitido depurar progresivamente sus diseños y mejorar el repertorio de metáforas, al menos en su opinión. Un proceso apasionante que Kare no considera en absoluto cerrado, ya que trata de trabajar más intuitivamente, para acomodar lo mejor posible sus diseños a la propia intuición del usuario, consciente del riesgo de operar con iconos y pictogramas tan peligrosos de malinterpretar como, por ejemplo, el que simboliza la acción de almacenar lo que llevamos hecho, operación denominada simplemente con la

palabra save. Pionera en el diseño de tipo para nes superadas de las romanas y helvéticas. No sistemas operativos (suyos son los New York, obstante, la propagación de esas toscas formas Mónaco y Geneve), el tipo Chicago se conside- alfabéticas han logrado el favor de las grandes ra como la tipografia de interface más pura y plataformas mediáticas (Windows y Apple) y se convirtió en imagen de identidad de los pri- no han tenido escrúpulos en barrer los modelos meros Mac y, por extensión, en imagen de la de la historia de la tipografía concentrados en modernidad electrónica. los cuatro pilares clásicos: romanas, neoclásiEn cierto modo, los tipos de Karen son al cas, egipcias y palo. Ahora han colonizado de arte tipográfico lo que los cuadros de Basquiat nuevo esa indómita topografía con nombre al arte de la pintura. Ensalzados ambos como chovinistas, sin pedigree tipográfico: New York, expresión de su timpo, la obra de la diseña- Chicago o Geneve en lugar de Garamond, Cladora se ha visto catapultada por l formidable rendon o Helvética. Bienvenida sea la Chicago, aparato propagador desde luego, pero no de Macintosh hasta el a costa de éstas, aunpunto de que ejercicios que hay que admitir de diseño tipográfico que los nuevos tipos cuya tosquedad deterse han adaptado tan minó, probablemente, bien a nuestro actual un mapa de bits demapaisaje tipográfico in siado escaso al princiformático que ya no pio como para obtener habrá quien los saque formas refinadas, han de aquí. encajado como versioTipografía Chicago (muestra), creada para Macintosh

Algunos iconos creados por Susan Kare para Macintosh

10

11

Zuzana Licko

Licko nació en Bratislava, Checoslovaquia, y se mudó a los Estados Unidos a la edad de siete años. Su padre, un biomathematician, le proporcionó acceso a las computadoras y la oportunidad de diseñar su primera tipografía, un alfabeto griego, para su uso personal. Entró en la Universidad de California en Berkeley en 1981 como estudiante, había planeado estudiar arquitectura, pero cambió esta por los estudios visuales y persiguió un grado en comunicación gráfica. Al ser zurda, odiaba sus clases de caligrafía, donde fue obligada a escribir con la mano derecha. VanderLans nació en La Haya, Holanda, y estudió en la Real Academia de Bellas Artes de 1974 a 1979. Inicialmente aspiraba a convertirse en un ilustrador, se matriculó en el departamento de diseño gráfico. Después de un aprendizaje en el taller de Diseño Total Wim Crouwel, hizo el trabajo de identidad corporativa en Vorm Vijf y Diseño Tel, en 1981, se trasladó a California, donde conoció a Licko. Se casaron en 1983. La revista Emigre fue creada por Rudy VanderLans, en conjunto con su esposa Zuzana Licko. Los primeros numeros hablaban del concepto de émigré (termino frances para describir a gente que emigró a otro país), tratando temas como las fronteras, la cultura internacional y la alienación. Sin embargo, la música y la tipografía fueron los dos temas con los que la revista se terminó definiendo. En total se publicaron 69 números (1984 - 2005). Emigre se convirtió en el órgano de difusión de las corrientes postmodernas en el diseño gráfico y tuvo una influencia muy destacada en la práctica profesional y en la enseñanza.

Emigre se convirtió en una revista en toda regla de diseño gráfico en 1988 con diez temas, producidos por los estudiantes de la Academia de Arte Cranbrook en Michigan. En 1989, las fuentes se había vuelto un éxito comercial, Licko ascendió en una profesión dominada por los hombres principalmente y su derivación de la formación tradicional ha sido una inspiración para toda una generación de diseñadores de fuentes con acceso a la tecnología informática. El mercado se ha visto inundado de imitaciones de su estilo. Ella dice: “Es curioso: cuando miro hacia atrás en mi trabajo durante los últimos doce años, me doy cuenta de que al principio tuve problemas para conseguir que la gente tomara mi trabajo en serio, mientras que ahora tengo problemas para conseguir que dejen de copiar mi trabajo.”

De arriba hacia abajo: Dogma 1994, Hypnopaedia 1997, Narly 1993 fuentes diseñadas por Zuzana Licko.

8 Páginas Susan Kare y Zuzana Licko

9


ME

Louis Armstrong MÉXICO D.F

love@gmail.com 51128858 57310 LOVE´S Av. Lopez M. No.69 Col. Nezahualcoyotl

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-----------------------------------------------------

-----------------------------------------------------

-----------------------------------------------------

I SEE LA VIE EN

“Cuando tú me besas el cielo suspira y aunque cierro los ojos veo la vida en rosa.” IMPRESO EN MÉXICO ILUSTRACIÓN : ALEJANDRA ORTIZ

HEAVEN SIGHS AND THO

Tarjeta postal de San Valentín


Id

a fi c

d a g d i r t รก n e


MANZANA VERDE Bebida Alcohólica Preparada CONT. NET. 200 ml

FR E S A

U VA

Bebida Alcohólica Preparada CONT. NET. 200 ml

Bebida Alcohólica Preparada CONT. NET. 200 ml

U VA

Étiquetas de refresco

PIÑA Bebida Alcohólica Preparada CONT. NET. 200 ml


Retícula

Retícula Se termina la palabra “gaia”, con un grosor medio, centrada para que haya un mejor equilibrio, se decidió un trazo muy orgánico y dinámico.

El logotipo se basó principalmente en formar redondas, en la mayoría de los casos círculos perfectos, el logotipo abarca 18 x 18 cuadrados, se inició con las formas básicas para la creación del logotipo.

Se especifican las medidas y también se añade el rebase, mejor conocido como espacio de seguridad.

6

... ... ... ... ... ... ... ... .. Manual de identidad

8

Espacio de seguridad Se dejó 1.5 cm como espacio de seguridad para no invadir el logotipo, el espacio se creó tanto en una envolvente cuadrada como en una circular, para utilizar el espacio adecuadamente dependiendo de la aplicación.

... ... ... ... ... ... ... ... .. Manual de identidad

Color

El color define a la editorial y se deben considerar muchos aspectos emocionales y psicológicos para poder aplicarlo correctamente a los soportes. El color principal del logotipo es el pantone 3015- C y en menor porcentaje el pantone 00C0C. El color azul es pasivo y serio, representa orden y equilibrio; el color amarillo es vivo, pero pasivo, no es escndaloso y se acomoda perfectamente al azul.

C M Y K

R G B

Logotipo sin espacio de seguridad.

Manual de identidad

pantone 3015- C

pantone 00C0-C

100

0

19

0

0

30

36

0

0

255

106

0

156

194

... ... ... ... ... ... ... ... .. 9

14 ... ... ... ... ... ... ... ... .. Manual de identidad

Manual de identidad gráfica GAIA


I

a r c t i s 贸 u n l


Ilustraciones para el libro â&#x20AC;&#x153;Soy un gatoâ&#x20AC;?


Di

i co áf

i t p ogr o ñ se


11/13

Tipografía TAYLOR

Alejandra Ortiz ……………………………………………………………… ………………………………………………………………

{{

‡ ¶ &

ABCDEFGHIJKL MNÑOPQRST UVWXYZ abcedfeghijkl mnñopqrstuvwxyz 0123456789/0* -+°!”#$%&/ ()=?¡’¿*¨[]_:;>><< ÀÁÂÃÄÅÆ ÈÉÊËÌÍ ÎÏÒÓÔÕÖ ÙÚÛÜ àáâãäåæèéêë ìíîïòóôõö ùúûü Ωπ◊∂∏∑€†‡• …−√∞∫≈≠≤≥◊ ffffifflst���� þÞŠšŽžŸÿŁłÐØø ŒœÆæ ¢£¥ƒ$

TAYLOR

â • ð •

Taylor está inspirada en las novelas históricas del siglo XX, escritas por Janet Miriam Holland Taylor Caldwell considerada como una de las autoras más celebres del siglo pasado, quien escribiera más de treinta best-seller a lo largo de su vida.**************************************** La fuente es serif, contrastada, pensada para ser impresa en textos literarios en offset tradicional, la apariencia de la tipografía alude a temas románticos, con descendentes y ascendentes generosos y una altura x optima para la lectura en puntaje pequeño con números elzevirianos y ligaduras discrecionales y estándar.*************************

Taylor logra dar un aire de elegancia y discreción al texto, sus trazos gruesos y finos ayudan a equilibrar visualmente el cuerpo de texto, ideal para componer libros.******************************************************



Portafolio trabajos 01