Issuu on Google+

ISSN: 1814-487X

ODONTOLOGÍA trica á i d e P

Revista Indizada

Órgano Oficial de la Sociedad Peruana de Odontopediatría ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE ODONTOPEDIATRÍA

INTERNATIONAL ASSOCIATION OF PAEDIATRIC DENTISTRY

Asociación entre hábitos parafuncionales de la cavidad bucal y los transtornos temporomandibulares en adolescentes Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado, medida a través de un láser de diagnóstico Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización en ortodoncia-ortopedia facial Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso

LIMA, PERÚ Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio-Diciembre 2011


Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio-Diciembre 2011 Título: Odontología Pediátrica Órgano Oficial de la Sociedad Peruana de Odontopediatría Odontol Pediatr ISSN: 1814-487X Vol 10 Nº 2 Julio - Diciembre 2011 Lima - Perú Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú: 2005-6343 SOCIEDAD PERUANA DE ODONTOPEDIATRÍA

Editor: Guido Perona Miguel de Priego

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú)

Comité Emérito:

Eduardo Silva Reggiardo

(Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Perú) ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE ODONTOPEDIATRÍA

Comité Editorial:

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú)

Freddie Williams Díaz

Julio Gonzáles Mendoza

Jorge Luís Castillo Cevallos

Mónica Valdivieso Vargas-Machuca

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú) (Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú)

Miguel Perea Paz

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú) INTERNATIONAL ASSOCIATION OF PAEDIATRIC DENTISTRY

Ramón Castillo Mercado

Fernando Silva Esteves

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú)

(Universidad Científica del Sur, Perú)

(Universidad Peruana Cayetano Heredia, Perú)

Evelyn Álvarez Vidigal

(Universidad Científica del Sur, Perú)

Denisse Aguilar Gálvez

(Universidad Científica del Sur, Perú)

Comité de Redacción: María Antonieta Albites Comité Editorial Internacional: Jacques Eduardo Nör DDS, MS, PhD

Professor of Dentistry, Dept. Cariology, Restorative Sciences, Endodontics Professor of Biomedical Engineering, University of Michigan (USA)

Juan Manuel Cárdenas Vásquez DDS, MS

Odontólogo CES, Odontopediatra, M.Sc Universidad de Illinois Profesor asistente Pregrado y Postgrado Universidad CES - Medellín (Colombia)

Diana Ram

Directora Clínica Odontopediatría y Coordinadora Odontopediatría School of Dental Medicine Department of Pediatric Dentistry, Hebrew University Hadassah (Israel)

Fernando Escobar Muñoz

Profesor Titular de Odontopediatría y Director del Programa de Especialización en Odontopediatría Facultad de Odontología. Profesor Emérito de la Universidad de Concepción (Chile)

Alfonso Escobar Rojas

Docente y Miembro Consejo Superior y de la Sala de Fundadores del CES Doctor Honoris Causa en Educación Dental. CES, Medellín (Colombia)

Luis Karakowsky Kleiman

Past-Presidente Academia Mexicana Odontopediatría Profesor Titular Postgrado. Universidad Tecnológica (México)

Ana Lucía Seminario, DDS, PhD

Acting Assistant Professor Dept. of Pediatric Dentistry Washington School of Dentistry. Research Director Postgrado Odontopediatría (USA)

Edita:

Ronda del Caballero de la Mancha, 135 28034 Madrid (España) Telf. (+34) 91 372 13 77 Fax: (+34) 91 372 03 91 www.ripano.eu e-mail: ripano@ripano.eu

Camila Palma Portaro

Titular Master Odontopediatría, Universidad de Barcelona (España) Dirección: Av. La Paz 434 Of. 401 Lima 18 - Perú, Sudamérica Frecuencia: Semestral Tiraje: 2500 ejemplares Distribución: Nacional e Internacional Costo: $10 dólares americanos/ejemplar (no incluye envío) El contenido de cada artículo es de responsabilidad de su autor o autores y no compromete la opinión de la revista. Prohibida la reproducción total o parcial de los artículos publicados en esta revista. Revista Arbitrada Por Pares (par review) Revista Indizada en LIPECS, LATINDEX, LILACS, IMBIOMED, Scielo Perú (Portal Revistas Peruanas Científicas) Página web: www.spo.com.pe Contactos: spodontopediatria@gmail.com / guidoperona54@hotmail.com


Editorial. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Artículos Originales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 SOCIEDAD PERUANA DE ODONTOPEDIATRÍA

ASOCIACIÓN LATINOAMERICANA DE ODONTOPEDIATRÍA

INTERNATIONAL ASSOCIATION OF PAEDIATRIC DENTISTRY

Asociación entre hábitos parafuncionales de la cavidad bucal y los transtornos temporomandibulares en adolescentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado, medida a través de un láser de diagnóstico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización en ortodoncia-ortopedia facial. UNIP-SP- Brasil. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 Artículos de revisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116 Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada. . . . . . . . . . . 116 Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes. . . . . . . . . . . . . 122 Reporte de casos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131 Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 140 Información para los autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148 Índice de Autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 Índice de Temas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 152 Actividades. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 153


EDITORIAL Guido-Perona-Miguel de Priego* En este segundo semestre la Sociedad Peruana de Odontopediatría se ve acompañada de grandes acontecimientos, el primero se llevó a cabo en la bella ciudad de Arequipa la “10ª REUNION ANUAL DE LA SOCIEDAD PERUANA DE ODONTOPEDIATRIA” y “IV CONGRESO INTERNACIONAL SOCIEDAD DE ODONTOPEDIATRIA DE AREQUIPA”, tuvimos un excelente Programa Científico con la participación de destacados profesores de la especialidad entre ellos el Dr. Paulo Rédua de la Universidad Federal de Goias (Brasil) y Presidente de la Asociación Brasilera de Odontopediatría con el Curso “La Clínica de Odontopediatría basada en evidencia científica”, Dr. Carlos Estrela de la Universidad Federal de Goias (Brasil) “Las evidencias y la Endodoncia”, Dr. Flavio Uribe destacado Ortodoncista de la Universidad de Conneccticut con el tema “Manejo de las maloclusiones Clase II y III”, y el Dr. Eduardo Silva y María Elena Díaz (Perú) “ Manejo de los Traumatismos dentales en Odontopediatría”. Además se desarrollaron interesantes simposios: “Caries Dental y sus estrategias de tratamiento” y “ Relación entre la Cirugía y Ortodoncia”, así como múltiples Conferencias Magistrales y Temas Libres, se presentaron trabajos de investigación en la modalidad de posters y mesas clínicas. Se realizó por primera vez el “I ENCUENTRO NACIONAL DE ESTUDIANTES POST GRADO DE ODONTOPEDIATRIA” donde asistieron todos los alumnos de postgrado de la especialidad de las universidades a nivel nacional. Otro acontecimiento de nuestra institución fue el anuncio y lanzamiento de nuestro libro institucional “MANEJO ODONTOLÓGICO MATERNO INFANTIL BASADO EN EVIDENCIA CIENTÍFICA” editado por la prestigosa editorial Ripano en Madrid, nos llena de orgullo ser la primera institución científica en el Perú en tener una publicación científica de gran contenido y alta calidad, aquí participan destacados profesores intenacionales con importantes temas como: “La primera visita del infante” Francisco Ramos-Gómez (USA), “Educación para la salud en infantes” Camila Palma (España), “Super-

visión de la Salud bucal durante los primeros años de vida. Reflexiones sobre el rol del odontopediatra en la evaluación y asesoramiento dietético” Fabián Calixto (Brasil), “Avances en Investigación en la primera infancia” Ana Lucía Seminario-Joel Berg (USA), además profesores nacionales de diversas especialidades desarrollan temas como: El embarazo y la salud oral, Consideraciones médicas del paciente infante, Consideraciones en el crecimiento y desarrollo de las estructuras bucales, Desarrollo psicológico del infante, Programas de salud pública para la salud bucal del infante y la madre gestante, Caries de infancia temprana con énfasis en los factores de riesgo,Prevención y tratamiento de la caries de infancia temprana y culmina con un anexo de diversas ayudas clínicas para el lector, esta publicación se llena de prestigio con el Prólogo reflexivo hacia la actualidad de la odontopediatría escrito por la prestigiosa y muy querida nuestra la Dra. Elena Barbería Leache, profesora de la Universidad Complutense de Madrid y quien entró en la historia, con el logro de haber sido la primera mujer que en España obtiene una cátedra en Escuela de Estomatología o Facultad de Odontología y también por sus diversas obras que son lecturas obligatorias para los estudiantes y profesionales de la odontopediatría mundial. Así también destacados Past-presidentes fueron elegidos para ocupar importantes cargos a nivel nacional el Dr. Fredie Williams Díaz Past-presidente y Miembro activo es elegido Presidente del Consejo Consultivo de la Fundación Instituto Hipólito Unánue y el Dr. Jorge Luis Castillo Cevallos, Past-presidente y Miembro activo de la Sociedad Peruana de Odontopediatría ha sido elegido Presidente Electo del International Association of Pediatric Dentistry (IAPD), que es la institución en odontología pediátrica más importante a nivel mundial. Todo lo anteriormente mencionado nos llena de orgullo de pertenecer a esta digna y seria institución, seguiremos fortaleciendo a nuestra institución con nuestras buenas obras y publicaciones como nuestra revista que en este número se presentan trabajos internacionales importantes de profesionales de Brasil, México y España.

*Past-Presidente de la Sociedad Peruana de Odontopediatría, Profesor Asociado Universidad Peruana Cayetano Heredia

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

89


MC. Gabriel-Muñoz-Quintana, Artículo Original DC. Luis-Guillermo-Vázquez de Lara-Cisneros, DC. Irene-Aurora-Espinosa-De Santillana

Asociación entre hábitos parafuncionales de la cavidad bucal y los transtornos temporomandibulares en adolescentes Parafunctional habits of oral cavity and adolescents temporomandibular disordes MC. Gabriel-Muñoz-Quintana1 DC. Luis-Guillermo-Vázquez de Lara-Cisneros2 DC. Irene-Aurora-Espinosa-De Santillana1

Resumen La musculatura del sistema masticatorio y la articulación temporomandibular (ATM) están

protegidos por reflejos nerviosos básicos y sis-

(48.8%) hombres, con una edad promedio de 12.5±.73 y quienes fueron diagnosticados con los CDI/TTM y los HPF fueron auto-reportados por los pacientes.

Los HPF se caracterizan por movimientos anor-

Se encontró una prevalencia de los TTM del 39.9% y una prevalencia de HPF del 86%. Los HPF más frecuentemente reportados fueron la succión labial y la onicofagia. Se encontró una asociación significativa (x2=7.31, p=0.007) entre los hábitos parafuncionales y los TTM en adolescentes.

jetivo funcional, al estar alterados constituyen

Palabras clave: Trastornos temporomandibulares, hábitos parafuncionales, adolescentes, arti-

tema neuromuscular a través de la coordinación

de fuerzas musculares, todo lo que produce sobrecarga muscular repetitiva como los hábitos parafuncionales (HPF) pueden ocasionar trastornos temporomandibulares (TTM)1.

males a la función mandibular normal sin ob-

una fuente productora de fuerzas traumáticas caracterizadas por dirección anormal, intensidad excesiva y repetición frecuente y duradera

culación temporomandibular.

(Rolando Castillo Hernández, 2001)4.

Abstract

El objetivo del estudio fue identificar la asocia-

The muscles of the masticatory system and tem-

les de la cavidad bucal y los TTM en adolescen-

basic nerve reflex and neuromuscular system

ción entre la presencia de hábitos parafunciona-

poromandibular joint (TMJ) are protected by

tes de la ciudad de Puebla.

through the coordination of muscle forces, all

Estudio observacional descriptivo. Se incluye-

parafunctional (HPF) can cause temporomandi-

ron 258 adolescentes, 132 (51.2%) mujeres y 126

that repetitive muscle overload occurs as habit bular disorder TMD)1.

Docente Facultad de Estomatología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México. Docente Facultad de Medicina, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, México

1 2

90


Asociación entre hábitos parafuncionales de la cavidad bucal y los transtornos temporomandibulares en adolescentes

The characteristics of HPF are abnormal jaw movements without a functional objective. Being the jaw movements altered, they constitute a source of traumatic forces with an abnormal direction, excessive intensity and long-lasting and frequent duration. (Rolando Hernandez Castillo 2001)4. Objective: was to identify the association between the presences of parafunctional habits of the oral cavity and TMD in adolescents in the Puebla city in Mexico. Material and methods: Is a observational study, we included 258 adolescents 132 (51%) females and 126 (48.8%) were men, mean age 12.5±.73 and who were diagnosed with CDI/TTM and HPF were self- reported by patients. Results: The prevalence of TMD was 39.9% and a prevalence of 86% HPF. The most frequently reported HPF were lip sucking and nail biting. We found a significant association (x2= 7.31, p = 0,007) between HPF and TMD in adolescents. Key words: Parafunctional habits of oral cavity, temporomandibular disorders, temporomandibular joint. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 90-94).

Introducción Los hábitos parafuncionales de la cavidad bucal son actividades perniciosas que interfieren en el desarrollo correcto de las arcadas dentales que pueden provocar maloclusiones y alterar el desarrollo morfogenético del individuo, con el desarrollo de posibles alteraciones como son los trastornos temporomandibulares, definidos como un conjunto de condiciones musculoesqueléticas crónicas de etiología multifactorial que condicionan la calidad de vida del individuo y cuyo inicio se ha documentado a edades cada vez más tempranas. Dichos trastornos temporomandibulares están relacionados entre otros muchos factores con traumas y maloclusiones1.

Todos los elementos que integran el aparato estomatológico se encuentran protegidos por un sin-

número de reflejos nerviosos que se encuentran regulados por el sistema neuromuscular, así todo

aquello que pueda producir una alteración de este equilibrio de fuerzas, llámese alteraciones oclusales, alteraciones emocionales, traumatismos y hábitos parafuncionales se pueden derivar al desarrollo de trastornos temporomandibulares4.

Un HPF se consideran como un movimiento le-

sivo en dependencia de la tolerancia del indivi-

duo, que se caracteriza por una serie de movi-

mientos paralelos a la función normal sin un objetivo funcional, por lo que se hallan alterados y

pervertidos, así constituyen una fuente produc-

tora de fuerzas traumáticas que se caracterizan por una dirección anormal, intensidad excesiva, además de ser frecuentes y duraderas8.

Los HPF han sido considerados controversialmen-

te como factores etiológicos para desarrollar TTM,

esto debido a la hipertonisidad de los músculos de la masticación o reducción de la dimensión

vertical que se provoca por la atrición dentaria

excesiva no compensada por la erupción pasiva. También aquellos hábitos que tienden a modificar

la dimensión vertical, se consideran como factores etiológicos de los trastornos temporomandibula-

res, ya que la ausencia de la dimensión vertical produce la pérdida de la guía anterior4.

Se ha podido observar que las maloclusiones, mordidas cruzadas, mordidas abiertas, sobre-

mordidas verticales, sobremordidas horizontales, discrepancias de la línea media, pérdidas

dentales han sido comúnmente identificadas como factores predisponentes, de iniciación y

perpetuantes de los TTM. Sin embargo en una revisión mucho más exhaustiva de la literatura,

se ha podido comprobar que estos factores oclusales tienen una baja asociación con los TTM5. Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

91


MC. Gabriel-Muñoz-Quintana, DC. Luis-Guillermo-Vázquez de Lara-Cisneros, DC. Irene-Aurora-Espinosa-De Santillana

La etiología de los TTM tiene un carácter multifactorial y los HPF han sido ampliamente implicados como factores de inicio y perpetuación los TTM15, además que se ha podido demostrar la correlación que existe entre estas dos variables2. En una investigación de tipo comparativa que se realizó en niños suecos de 4 años de edad que presentaron succión digital (35.4%) y que desarrollaron mayor frecuencia de maloclusiones como mordida abierta, sobremordida horizontal mayor a 3 mm y mordida cruzada posterior comparados con aquellos niños que no presentaron ningún tipo de HPF14. Svedmyr reportó en una investigación comparativa de 462 niños suecos de 1 a 10 años de edad en la que en un grupo el 60% presentó algún tipo de maloclusión asociado con la presencia de algún HPF, y en otro grupo, solo el 16% presentó algún tipo de maloclusión sin la presencia de HPF (p <.001)12. En un cohorte comparativa realizada en el año 2000, se demostró que aquellas personas que presentaron limitaciones de los movimientos de cabeza y signos y síntomas de TTM, posterior a recibir capacitación para mejorar su postura corporal disminuyó su sintomatología significativamente (p<0.05), además en dicha investigación se demostró con un análisis de regresión múltiple una asociación entre el masticar de un solo lado y el apretar los dientes con los síntomas de TTM9. Los hábitos parafuncionales son frecuentes, estudios descriptivos demuestran que el masticar chicle tiene una prevalencia de 87% entre adolescentes femeninas americanas, 92% en estudiantes de preparatoria israelíes y 62% entre estudiante católicos, con una asociación entre dicho hábito parafuncional y los TTM. Todos estos datos fueron obtenidos por un cuestionario escrito sin revisión clínica10. 92

Existen suficientes antecedentes para establecer el objetivo de la presente investigación, el cual fue identificar la asociación entre los hábitos parafuncionales y la presencia de TTM en adolescentes de la ciudad de Puebla.

Material y métodos Estudio observacional, prospectivo, descriptivo, transversal y unicéntrico. Se incluyeron 258 adolescentes de un total de 1096 alumnos de una escuela de educación secundaria que cumplieron con los criterios de selección. Para el diagnóstico de TTM se utilizaron los Criterios Diagnósticos para la investigación de los TTM (CDI/TTM)7 aplicados en las mismas condiciones ambientales por un evaluador estandarizado (Kappa .68 para ruidos articulares). Para establecer la presencia de los hábitos parafuncionales de la cavidad bucal se preguntó a los participantes y se estableció como positivo de acuerdo a la frecuencia (más de tres veces al día) y la duración (más de cinco minutos por evento) de los mismos. Para identificar la asociación entre los hábitos parafuncionales y los trastornos temporomandibulares, se utilizó la prueba estadística de Chi cuadrado con significancia p< .05.

Resultados Se incluyeron 258 adolescentes previo consentimiento informado, 126 (48.8%) hombres y 132 (51.2%) mujeres, con un promedio de edad de 12.7±.71 años. La prevalencia de TTM se aprecia en el cuadro 1 con predominio en el sexo femenino. La prevalencia de los hábitos parafuncionales fue elevada (86.5%), entre los hábitos parafuncionales con mayor presencia estuvieron la succión labial y la onicofagia, sin embargo más de la mitad de los alumnos refirió realizar dos o más hábitos parafuncionales, la distribución de los hábitos entre los hombres y las mujeres fue muy similar como se observa en el cuadro 3.


Asociación entre hábitos parafuncionales de la cavidad bucal y los transtornos temporomandibulares en adolescentes

Tabla 1. Prevalencia de Trastornos Temporomandibulares.

Tabla 2. Frecuencia de hábitos parafuncionales por sexo.

Tabla 3. Asociación entre Hábitos parafuncionales y Trastornos Temporomandibulares.

La asociación entre los trastornos temporoman-

predispone al individuo a presentar diferentes

cia en el cuadro 3, donde prácticamente la totali-

profunda y mordida cruzada posterior3,11.

dibulares y los hábitos parafuncionales se apredad de los alumnos con TTM presentaron hábitos parafuncionales con significancia estadística.

Discusión Se ha demostrado en diferentes artículos científicos que la presencia de uno o más HPF de la

cavidad bucal en individuos en edad temprana

signos clínicos como, mordida abierta, mordida Los resultados obtenidos en este estudio en

cuanto a la presencia de TTM (39.9%) son muy parecidos a los encontrados en el estudio des-

criptivo de niños de 3 a 5 años de edad (34.3%), al igual que la presencia de HPF en el presente

estudio pudimos encontrar una prevalencia de (86%) y en el estudio referido de (89%) correspondiente al uso persistente de mamilas3.

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

93


MC. Gabriel-Muñoz-Quintana, DC. Luis-Guillermo-Vázquez de Lara-Cisneros, DC. Irene-Aurora-Espinosa-De Santillana

Contrariamente en un estudio descriptivo reali-

tado alguna situación de violencia y niños que

los resultados difieren del presente estudio,

de violencia, el autor encontró una correlación

zado en niños brasileños de 3 a 5 años de edad, pues en dicha investigación, no se encontró asociación entre los HPF y los TTM, sin embar-

go pudo encontrarse asociación significativa (p 0.0001) entre el hábito de deglución atípica y los

TTM, variable que no se contempló para este

por lo menos una vez presentaron una situación estadísticamente significante entre TTM y HPF

en el grupo que no había tenido algún suceso violento en su vida14.

Los resultados de la presente investigación per-

estudio3.

miten concluir que los hábitos parafuncionales

En un estudio comparativo entre niños caucási-

tomas de Trastornos temporomandibulares en

cos de 6 a 10 años de edad que no habían presen-

de la cavidad bucal asocian con los signos y sínadolescentes de la ciudad de Puebla.

Referencias 1. Ash MS. Oclusión 4ta Ed. Buenos Aires. Editorial Interamericana; 1999 2. Bosnjak,A. Incidence of oral habits in children with mixed dentition. J Oral Rehabilitation, Vol 29 No 9, 902-905, 2002. 3. Castelo PM, Relationship between oral parafunctional nutritive sucking habits and temporomandibular joint dysfunction in primary dentition, International Journal of Paediatric Dentistry, Vol 15,29–36, 2005 4. Castillo R. Hábitos parafuncionales y ansiedad versus disfunción temporomandibular, Revista Cubana de Ortodoncia Vol 16, 14-23. 2001 5. C’elic’R, A Study of the Influence of Occlusal Factors and Parafunctional Habits on the Prevalence of Signs and Symptoms of TMD, International Journal Prosthodont, Vol. 15, 43–48. 2002 6. Ciancaglini R. The relationship of bruxism with craniofacial pain and symptoms from the masticatory system in the adult population. Journal Oral Rehabilitation, Vol 28, 28:842-848, 2001 7. Dworkin,SF. Research diagnostic criteria for temporomandibular disorders: review, criteria, examinations and specifications, critique. J Craniomandibular Disorder, Vol 6 No.4, 301-355, 1992. 8. Echeverry E. Neurofisiología de la oclusión, Bogotá, Editorial Monserrate, 8-69, 1984 9. Edward F. Usefulness of posture training for patientswith temporomandibular disorders. JADA No 131:202-210, 2000 10. Miyake R. Oral parafunctions and association with symptoms of temporomandibular disorders in Japanese university students. Journal Oral Rehabilitation, Vol 31, No 6, 518-525, 1994. 11. Rabab M Feteih. Signs and symptoms of temporomandibular disorders and oral parafunctions in urban Saudi arabian adolescents: a research report. Head & Face Medicine Vol 2, Nº 25, 2006 12. Svedmyr B. Dummy sucking. Swed Dental Journal Vo l3,205-210, 1979. 13. Vanderas AP. Relationship between craniomandibular dysfunction and oral parafunctions in Caucasian children with and without unpleasant life events. Journal of Oral Rehabilitation. Vol 22, 289–294,1995. 14. Warren J.J.Effects of oral habits duration on dental characteristics in the primary dentition. JADA, Vol 132: 1685-1693, 2001 15. Wildman SE. Association between CMD signs and symptoms oral parafunctional, race and caucasian children. Journal Oral Rehabilitation Vol 2,95-100, 1995. Recibido: 03-06-2011 Envío evaluación: 06-06-2011 Aceptado: 22-08-2011 Correspondencia: febuaptutores@gmail.com

94


Artículo Original

Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado

Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado, medida a través de un láser de diagnóstico Remineralization of incipient caries lesion after using a fluoride varnish therapy detected by a diagnosis laser Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS.1 Cecilia-Ponce-García CD.2

Resumen El objetivo del presente estudio fue determinar

experimental, luego de cuatro aplicaciones de barniz fluorado en un plazo de 20 semanas.

la eficacia de un barniz fluorado en la remine-

Palabras Clave: Barniz fluorado, lesiones cario-

tes (mancha blanca) mediante el monitoreo de

ries.

ralización de lesiones cariosas activas incipien-

un láser de baja potencia. Se realizó un estudio

clínico experimental prospectivo longitudinal

utilizando una muestra de 21 pacientes con manchas blancas activas. Todas las familias re-

cibieron consejería. La muestra fue aleatoriamente distribuida en dos grupos: grupo control (profilaxis profesional) y el grupo experimental

(barniz fluorado), con el siguiente protocolo de

aplicación; una aplicación de inicio, la segunda aplicación una semana después y la tercera

y cuarta aplicación se realizaron a la cuarta y octava semana del inicio del estudio respecti-

vamente. Por lo tanto las superficies recibieron cuatro aplicaciones. Luego del análisis de las

sas activas incipientes, láser de detección de ca-

Abstract To determine the efficacy of fluoride varnish to remineralize incipient caries lesions, using a laser fluorescence device, we conducted a five months randomized, prospective cohort cli-

nical trial. Thus, 21 white spot-active children

were enrolled. All families received counseling, and children were randomized to the fo-

llowing groups: professional cleaning, and fluo-

ride application at the baseline, first week, forth week, and at the eighth week of the study.

superficies que recibieron barniz fluorado una

Analyzing the number of active fluoride var-

Por lo tanto se halló como resultado una remine-

response effect, p<0.001. Therefore, as a result

dosis-efecto respuesta, p<0.01 fue encontrada. ralización del 93.48% de la muestra en el grupo

nish applications received resulted in a dose –

a statistically significant difference between the

Cirujano Dentista FO USMP, Máster en Odontopediatría FO USP BAURÙ. Cirujano Dentista FO USMP, Diplomada en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial FE UCSUR.

1 2

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

95


Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS., Cecilia-Ponce-García CD

two groups (experimentation and control) during the five measurements was demonstrated. Following four applications of fluoride varnish in a period of 20 weeks a 93.48% of remineralization in the experimental group was found. Keywords: Fluoride varnish, incipient caries lesion, laser caries detection. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 95-104).

Introducción Numerosas investigaciones han demostrado la existencia de una nítida distinción entre caries dental “una enfermedad infecciosa”, y su resultado “las cavidades”, esto deja claro que la enfermedad se establece en boca antes que la aparición de sus señales clínicas. Esto indica que es posible diagnosticar e interferir en el proceso, antes que las cavidades aparezcan. 3,9,10 Hasta hace algunos pocos años el manejo de esta patología era eminentemente curativa, dejando las consideraciones de tipo preventivas. Sin embargo, se comprendió que este enfoque curativo era estéril en cuanto a la eliminación de la enfermedad o a la disminución de sus índices, entonces la profesión comenzó a aunar esfuerzos tendientes a evitar la instalación de la caries mediante una intervención en el curso natural de la enfermedad.2,7 Desde 1942, se encontraron evidencias científicas, las cuales manifestaban que podría controlarse, detenerse y favorecer la remineralización de lesiones incipientes de caries con la aplicación de fluoruros (BIBBY).13 El correcto diagnóstico de caries desde sus primeros indicios de desmineralización es fundamental en la práctica clínica odontológica, ya que de acuerdo a ello será planteado el tratamiento. Los métodos usados para diagnóstico son muy 96

variados, entre ellos se encuentra el láser de baja potencia que actúa por sensibilidad, con la habilidad de testar bajo un valor (DIAGNOdent®).

Material y Métodos Se evaluaron un total de 21 pacientes con 66 su-

perficies vestibulares con lesiones cariosas ac-

tivas incipientes (manchas blancas opacas), en ambos sexos cuyas edades oscilaban entre 6 y

10 años, con dentición mixta, que acudieron a la

Clínica Universitaria de la FO USMP, distribuidas de la siguiente manera; 14 pacientes con un

total de 46 superficies vestibulares desmineralizadas, para el grupo experimental; y el grupo

control estuvo constituido por 7 pacientes con un total de 20 superficies vestibulares desmineralizadas. La asignación de los individuos en

ambos grupos fue aleatoria, es decir basada en

el azar y con la misma probabilidad para el total de la muestra de ser asignado a uno u otro gru-

po. La selección de la muestra fue llevada a cabo

en tres etapas; en la etapa pre-clínica se seleccio-

naron los pacientes, realizando un odontograma y luz artificial para evaluar la presencia de lesiones cariosas activas incipientes.

En una segunda etapa clínica se realizó un índice de higiene oral simplificado, seguido de una profilaxis de la zona a tratar con agua oxigenada

y piedra pómez, fue realizada posteriormente la

fisioterapia, motivación y técnica de cepillado (Stillman modificado). Se continuó con la eva-

luación y diagnóstico clínico – codificación de la superficie, luego la evaluación y diagnóstico con el láser (DIAGNOdent)® – codificación, se

clasificaron las lesiones de acuerdo a la correla-

ción entre ambos valores, se procedió por tanto a la aplicación de barniz fluorado DURAPHAT® (grupo experimental), según el protocolo, y profilaxis profesional completa (grupo control).


Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado

Figura 1 y 2. Medición de las lesiones cariosas activas incipientes con el láser de diagnóstico.

Figura 3 y 4. Aplicación de barniz fluorado.

Figura 5 y 6. Control de las lesiones cariosas activas incipientes posterior a las 4 aplicaciones de barniz fluorado.

En una tercera etapa post clínica, los pacientes

Padronización de los criterios

experimental y control), recibieron información

Método I

pertenecientes a la muestra en estudio (grupo

y orientación nutricional (evitando snacks), cepillado con la técnica mencionada anteriormente y un dentífrico con un contenido de 1100 ppm, tres veces al día.

MCL0 = Esmalte sin alteración, con brillo. MCL1 = Esmalte con opacidad y porosidad (MB en tercio cervical).

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

97


Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS., Cecilia-Ponce-García CD

MCL2 = Esmalte con opacidad y porosidad (MB

12.0, luego se realizaron los siguientes análi-

MCL3 = Esmalte con opacidad y porosidad (MB

• Análisis de frecuencia y estadística descrip-

MCL4 = Presencia de cavitación.

• Diferencia de medias – “t student”

en 1/3 cervical y medio). toda la superficie libre).

sis estadísticos: tiva.

Los cuales a través de los cuadros y gráficos

Método II

muestran los valores de remineralización de las

Los valores son dados por el láser de baja potencia (DIAGNOdent).

Valores menores de 10 reflejan superficies re-

mineralizadas, y mayores de 11 superficies desmineralizadas, cuanto mayor es el valor, mayor será la desmineralización.

manchas blancas en el grupo de experimentación y la comparación con el grupo control.

Resultados • En la tabla I observamos la frecuencia y dis-

tribución de los valores obtenidos con el lá-

ser para diagnóstico, correlacionado con los valores del método I. En el primer nivel no

Análisis Estadístico Todos los datos registrados del estudio experimental y la comparación entre ambos grupos de pacientes experimentales y control fueron almacenados en un programa de base

de datos y tabulados en el programa SPSS

encontramos ninguna muestra, ya que este

corresponde a valores de esmalte reminerali-

zado, en el segundo (11-20) encontramos un porcentaje de distribución similar en ambos grupos 73.91% (grupo experimental) 70.00%

(grupo control), en el tercero y cuarto nivel

Tabla I. Frecuencia de valores obtenidos en la primera medición en ambos grupos barniz fluorado (experimental) y profilaxis profesional (control).

98

Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Total

0 – 10 MCL0

0 0.00%

0 0.00%

0 0.00%

11 – 20 MCL1

34 73.91%

14 70.00%

48 72.73%

21 – 30 MCL2

7 15.22%

4 20.00%

11 16.66%

31 – 40 MCL3

5 10.87%

2 10.00%

7 10.61%

46 100.00%

20 100.00%

66 100.00%


Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado

Tabla II. Frecuencia de valores obtenidos en la segunda medición luego de la primera aplicación de barniz fluorado (grupo experimental) y profilaxis profesional (grupo control). Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Total

0 – 10 MCL0

28 60.87%

0 0.00%

28 42.42%

11 – 20 MCL1

13 28.26%

14 70.00%

27 40.91%

21 – 30 MCL2

3 6.52%

4 20.00%

7 10.61%

31 – 40 MCL3

2 4.35%

2 10.00%

4 6.06%

46 100.00%

20 100.00%

66 100.00%

Tabla III. Frecuencia de valores obtenidos en la tercera medición luego de la segunda aplicación de barniz fluorado (grupo experimental) y profilaxis profesional (grupo control). Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Total

0 – 10 MCL0

31 67.39%

1 5.00%

32 48.48%

11 – 20 MCL1

12 26.09%

13 65.00%

25 37.88%

21 – 30 MCL2

2 4.35%

4 20..00%

6 9.09%

31 – 40 MCL3

1 2.17%

2 10.00%

3 4.55%

46 100.00%

20 100.00%

66 100.00%

también encontramos frecuencias similares,

láser para diagnóstico, correlacionado con

po control) y 10.87%(grupo experimental)

ra aplicación de barniz fluorado y profilaxis

15.22% (grupo experimental), 20.00% (gru-

los valores del método I luego de la prime-

10.00% (grupo control) respectivamente.

profesional. En el primer nivel encontra-

• En la tabla II observamos la frecuencia y

muestra 68.87% que ha experimentado re-

distribución de los valores obtenidos con el

mos un porcentaje de mas de la mitad de la mineralización con una sola aplicación, en Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

99


Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS., Cecilia-Ponce-García CD

Tabla IV. Frecuencia de valores obtenidos en la cuarta medición luego de la tercera aplicación de barniz fluorado (grupo experimental) y profilaxis profesional (grupo control). Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Total

0 – 10 MCL0

39 84.78%

1 5.00%

40 60.61%

11 – 20 MCL1

6 13.04%

12 60.00%

18 27.27%

21 – 30 MCL2

1 2.17%

5 25.00%

6 9.09%

31 – 40 MCL3

0 00.00%

2 10.00%

2 3.03%

46 100.00%

20 100.00%

66 100.00%

el caso del grupo de barniz fluorado; mien-

láser para diagnóstico, correlacionado con

ninguna muestra que haya remineralizado,

ra aplicación de barniz fluorado y profilaxis

tras que en el grupo control no observamos

en el segundo nivel (11-20) encontramos un 70.00% correspondiente a la mayor frecuencia en el caso del grupo control y únicamente un 28.26% para el grupo experimental, en el

profesional, en la cual encontramos que el porcentaje de muestra en el primer nivel es de 84.78% para el grupo experimental, sin

embargo en el grupo control el mayor por-

tercer y cuarto nivel apreciamos menor fre-

centaje 60.00% aún se encuentra el segundo

mayor para el control.

nivel (31-40) no se encuentra muestra alguna

cuencia para el grupo de barniz fluorado y

• En la tabla III observamos la frecuencia y dis-

nivel, observamos además que en el cuarto del grupo de barniz fluorado.

tribución de los valores obtenidos con el láser

• En la tabla V observamos la frecuencia y

res del método I luego de la segunda aplica-

láser para diagnóstico, correlacionado con

nal, en la cual encontramos que el porcentaje

aplicación de barniz fluorado y profilaxis

nivel 67.39% para el grupo experimental, sin

po de barniz fluorado el 93.48% se encuen-

taje 65.00% aún se encuentra el segundo nivel.

remineralización y únicamente el 6.52% se

• En la tabla IV observamos la frecuencia y

el control observamos una distribución más

para diagnóstico, correlacionado con los valo-

distribución de los valores obtenidos con el

ción de barniz fluorado y profilaxis profesio-

los valores del método I luego de la cuarta

de muestra sigue aumentando en el primer

profesional, aquí apreciamos que en el gru-

embargo en el grupo control el mayor porcen-

tra en el primer nivel quiere decir valores de

distribución de los valores obtenidos con el

100

los valores del método I luego de la terce-

encuentra el segundo nivel; mientras que en irregular, encontrándose el 60.00% en el se-


Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado

gundo nivel, el 25% en el tercero, el 5 y 10%

en el primero y cuarto nivel respectivamen-

• En la tabla VII observamos una reminerali-

zación del 93.48% de la muestra. En el grupo experimental, luego de cuatro aplica-

te.

ciones de barniz fluorado (DURAPHAT) en

• En la tabla VI, observamos una diferencia

estadísticamente significativa, en el caso del

un plazo de 20 semanas. (p<0.001).

grupo de barniz fluorado en los cinco con-

• La tabla VIII muestra la relación entre am-

que superan el valor establecido para la “t”

una de las mediciones; en el primer par es

troles, esto se refleja en los valores elevados

de Student., en contraste con ello el grupo de profilaxis profesional, no obtuvo diferencias estadísticamente significativas en ningún momento de la evaluación.

bos grupos experimental y control, en cada

decir la relación entre la MB1 (grupo experimental) y MB1C (grupo control) encontramos un p=581 es decir una diferencia no significativa. En cambio a partir del segun-

Tabla V. Frecuencia de valores obtenidos en la quinta medición luego de la cuarta aplicación de barniz fluorado (grupo experimental) y profilaxis profesional (grupo control). Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Total

0 – 10 MCL0

43 93.48%

1 5.00%

44 66.67%

11 – 20 MCL1

3 6.52%

12 60.00%

15 22.73%

21 – 30

0

5

5

MCL2

0.00%

25.00%

7.57%

31 – 40 MCL3

0 0.00%

2 10.00%

2 3.03%

46 100.00%

20 100.00%

66 100.00%

Tabla VI. Diferencia de medias entre los controles en ambos grupos barniz fluorado y profilaxis profesional. Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

LCAI1 - LCAI2

6.70

0.50

LCAI2 – LCAI3

1.59

- 0.10

LCAI3 – LCAI4

3.26

0.05

LCAI4 – LCAI5

2.17

0.30

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

101


Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS., Cecilia-Ponce-García CD

Tabla VII. Frecuencia y distribución de la muestra antes y después de la aplicación de barniz fluorado y profilaxis profesional. p<0.05. Medición de lesión cariosa activa incipiente DIAGNOdent

Barniz fluorado (Grupo experimental)

Profilaxis profesional (Grupo control)

Antes

20 semanas después

Antes

20 semanas después

0 – 10 MCL0

0 0.00%

43 93.48%

0 0.00%

1 5.00%

11 – 20 MCL1

34 73.91%

3 6.52%

14 70.00%

12 60.00%

21 – 30 MCL2

7 15.22%

0 0.00%

4 20.00%

5 25.00%

31 – 40 MCL3

5 10.87%

0 0.00%

2 10.00%

2 10.00%

Tabla VIII. T –test de grupos experimental y control. p<0.05. Paired Differences Mean

Std. Deviation

df

Sig. (2-tailed)

Std. Error 95% Confidence InterMean val of the Difference Lower

Upper

4.09664

Pair 1

LCAI1 -LCAI1C

-1.50000

11.95826

2.67395

-7.09664

-.561

19

.581

Pair 2

LCAI2 LCAI2C

-9.00000

11.13080

2.48892

-14.20938 -3.79062 -3.616

19

.002

Pair 3

LCAI3 LCAI3C

-10.65000 11.31499

2.53011

-15.94558 -5.35442 -4.209

19

.000

Pair 4

LCAI4 LCAI4C

-12.90000

9.42505

2.10751

-17.31106 -8.48894 -6.121

19

.000

Pair 5

LCAI5 LCAI5C

-14.90000

6.79706

1.51987

-18.08112 -11.71888 -9.803

19

.000

do par al quinto, encontramos un p<0.002,

por el láser de diagnóstico, comprobando

que podemos comprobar que al aplicar un

incipientes activas en comparación con el

una relación altamente significativa, con lo barniz fluorado (grupo experimental) hay una disminución en los valores medidos 102

t

una remineralización de las lesiones cariosas grupo control en el que no hay una reducción significativa.


Remineralización de lesiones cariosas activas incipientes después de la aplicación de un barniz fluorado

Discusión

rados durante 28 semanas aproximadamente,

Las medidas preventivas están basadas en el de-

en nuestra investigación ya que luego de cada

sarrollo del conocimiento de las variables comprometidas en la génesis de la caries y son con-

secuentemente tan múltiples como los factores involucrados.9,13

este hallazgo está en relación a lo encontrado medición cuatro semanas post aplicación observamos la remineralización de la zona lo cual

no es efecto directo de la aplicación del fluoruro sino se debe al reservorio y la lenta liberación

La odontología mínimamente invasiva requie-

re que nos esforcemos por adoptar técnicas de diagnóstico, remineralización, preparación y restauración orientadas a la conservación de la estructura dentaria sana.

durante los desafíos cariogènicos. Los barni-

ces fluorados constituyen entonces una opción

práctica por la rapidez de aplicación y por su permanencia sobre la superficie del diente por un tiempo más prolongado. Debido a la efectividad terapéutica puede recomendarse para la

Para ello contamos con sustancias como los fluo-

remineralización de MB en superficies libres en

preventiva es un procedimiento clínico que no

señala Guitelman8 quien señaló luego de reali-

ruros; el uso de fluoruros tópicos en cariología tiene detractores y es aceptado universalmente.

De acuerdo con Autio-Gold la acción de remi1

neralización de los fluoruros es importante, específicamente de los barnices influyendo sobre

la progresión de caries en esmalte en la dentición primaria, teniendo como resultados que el 81.2% de las lesiones fueron inactivadas; el 2.4% progresaron y en el 8.2% de los casos no hu-

bieron cambios. Coincidiendo con estos resultados en nuestra investigación encontramos una

remineralización del 93.48% y un 6.52% de los casos en los que no hubieron cambios o reducciones significativas. Estos resultados sugieren que la aplicación de barniz fluorado puede ser

una medida efectiva en la remisión de lesiones

de esmalte en la dentición primaria y que ofrece una eficiente alternativa no quirúrgica para el tratamiento de lesiones incipientes en niños.

Los barnices de flúor tienen la gran propiedad

el tratamiento atraumático no invasivo, como lo

zar una investigación, que hay cambios clínicos

de remineralización a los 15 días posteriores a la primera aplicación de laca fluorada en el 100% de las manchas blancas y a los 30 días luego de

la segunda topicación , en el 82.5% de las man-

chas blancas en el grupo de barniz fluorado y el control no mostró ningún cambio, coincidiendo

con sus resultados nosotros hallamos que a los 7 días hubo un 60.87% de remineralización, a los 28 días un 67.39%, a los 56 días un 84.78%

y a los 84 días un 93.48% de remineralización, a pesar de que en nuestra investigación hallamos

la remineralización en mayor número de días,

puede ser más fiable debido al método de me-

dición cuantificable a diferencia de un método clínico visual únicamente. Sin embargo ambos

llegamos a la conclusión que al aplicar barniz fluorado sobre una lesión cariosa incipiente activa esta se remineraliza.

de formar compuestos globulares alrededor

El diagnóstico clínico visual de las lesiones ca-

servorios de lenta liberación por periodos pro-

veces, como lo manifestado anteriormente, por

de las superficies, los cuales actúan como relongados, en relación a ello Castillo5 observó una liberación constante de dos barnices fluo-

riosas incipientes resulta complicado muchas ello en la presente investigación creímos con-

veniente utilizar un método más sensible y con Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

103


Denisse-Aguilar-Gálvez CD. MS., Cecilia-Ponce-García CD

cierta especificidad como lo es el láser de baja potencia (DIAGNOdent)®, para obtener resultados altamente confiables en relación a la remineralización de manchas blancas utilizando un

barniz fluorado (DURAPHAT)®, similar a ello en el año 2001 Traneus12 aplicó un método deno-

minado QLF® (Quantitative light-induced fluorescence) para comprobar la remineralización

de manchas blancas tratadas con un barniz fluorado y concluyó que la aplicación repetitiva de

podemos afirmar que esta remineralización efec-

tiva en el 93.48% de los casos se da a los 3 meses.

Conclusiones Los barnices fluorados son altamente eficaces produciendo una remineralización del 93.48%

de las manchas blancas, luego de 4 aplicaciones en un período de 12 semanas.

barniz fluorado tiene un efecto favorable sobre

Se halló una diferencia altamente significativa

uniformemente después de los 6 meses, por los

el grupo en el que aplicó barniz fluorado (DU-

la remineralización de lesiones blancas activas resultados obtenidos en nuestra investigación

entre las cinco mediciones que se evaluaron en RAPHAT)®.

Referencias 1. Autio-Gold J, Courts F. Assessing the effect of fluoride varnish on early enamel carious lesions in the primary dentition. JADA 2001; 132:1247-53:Sept.

2. Azarpazhooh A. Fluoride varnish in the prevention of dental caries in children and adolescent: A systematic review. JCDA 2008; Vol.74, Nº1.

3. Baratieri W. Operatoria Dental. Procedimientos preventivos y restauradores. São Paulo, Brasil: Editorial Quintessence; 1993.

4. Barrancos Money J. Operatoria Dental. 3ra ed. Buenos Aires, Argentina: Editorial Médica Panamericana; 1999. 5. Castillo J, Milgrom P. Evaluation of fluoride release from commercially available fluoride varnish. JADA 2001; 132:1389-92. 6. Escobar F, Odontología Pediátrica. 2da ed. Colombia: Actualidades médico odontológicas; 2004. 7. Fejerskov O, Kidd E, editors. Dental Caries. 2nd ed. Singapore: Blackwell Munkgaard Ltd.; 2008 8. Guitelman I, Sebelli O. Efectividad de dos barnices en la remineralización de la mancha blanca. Boletín de la Asociación Argentina de Odontología para Niños 1999; Vol 28, N°3 - sep/dic.

9. Kidd E. Essentials of Dental Caries. The disease and its management. 3rd ed. UK: Oxford University Press; 2005. 10. Mandel L. Caries prevention. JADA 1996; vol 127:1477-1487. 11. Salete Nahás P. C. Odontopediatria na primeira infância. 1° ed. Brasil: Livraria Santos Editora Ltda; 2001. 12. Tranaeus S, Al-Khateeh S. Application of quantitative light-induced fluorescence to monitor incipient lesions in caries-

active children. A comparative study of remineralization by fluoride varnish and professional cleaning. Eur J Oral Sci 2001; 109:71-75.

13. Urzua I, Stanke F. Nuevas estrategias en cariología. Factores de riesgo y tratamiento. 1ra ed. Chile: Arancibia Hnos y Cía. Ltda; 2001.

Recibido: 26-05-2011 Envío revisión: 28-05-2011 Aceptado: 12-07-2011 Correspondencia: cecidont@yahoo.com

104


Artículo Prevalencia originalde las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización en ortodonciaortopedia facial. UNIP-SP- Brasil Prevalence of malocclusions and treatment protocols used in patients treated in the graduate course in orthodontics-facial orthopedics, UNIP-SP- Brasil Talita-Zemlickas-Silva1 Eduardo A .-Camarote2 Kurt-Faltin-Junior3

Resumen

aparato fijo fue el más frecuente. El segundo tra-

Introducción: El objetivo de este trabajo fue el

tico removible superior en los casos de Clase I,

estudio de la prevalencia de las maloclusiones

y de los protocolos de tratamiento utilizados en

los individuos tratados en la clínica del curso de especialización en Ortodoncia y Ortopedia Facial de la Universidad Paulista – UNIP; debido

tamiento más utilizado fue el aparato ortodónel aparato extraoral en los casos de Clase II y el

aparato ortodóntico removible con alça invertida de Bionator en los casos de Clase III.

Palabras clave: prevalencia; maloclusión; trata-

a que el problema de la maloclusión es conside-

miento.

(OMS) el tercer mayor problema odontológico y

Abstract

Fueron seleccionadas 145 historias clínicas que

Introduction: The aim of this study was to sur-

dio como: tipo de dentición, padrón de Clase I, II

in patients treated in clinical graduate course in

rado por la Organización Mundial de la Salud

de salud pública mundial. Material y Métodos: cumplían los requisitos exigidos para este estuy III basal, atresias y asimetrías; padrón dentario de acuerdo con la clasificación de Angle, traspa-

so horizontal, traspaso vertical, apiñamientos y diastemas; dimorfismo sexual y tipos de trata-

miento utilizados. Resultados y Conclusión: En relación a la maloclusión, se observó que entre 145 paciente, el 34% eran portadores de Clase I,

el 49% correspondían a la Clase II y el 17% a la Clase III. En todos los casos de maloclusiones, el

vey the prevalence and treatment protocols used

Orthodontics and Facial Orthopedics, Paulista University – UNIP, since the problem of malocclusion is considered by the World Health Organization (WHO) the third largest dental pro-

blem and public health worldwide. Material and

Methods: We selected 145 records that met the requirements for this research as: Dentition; pattern of Class I, II and III basal atresia and asymmetries, dental pattern according to Angle classi-

Aluna do Curso de Especialização de Ortodontia-Ortopedia Facial da Universidade Paulista (UNIP). Professor do Curso de Especialização de Ortodontia-Ortopedia Facial da Universidade Paulista (UNIP). 3 Professor Titular da Disciplina de Ortodontia-Ortopedia Facial da Universidade Paulista (UNIP). 1 2

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

105


Talita-Zemlickas-Silva, Eduardo A .-Camarote, Kurt-Faltin-Junior

fication, overjet, overbite, crowding and spacing;

siendo estas responsables por el compromiso

Results and Conclusion: According to malocclu-

estomatognático. En estos casos el crecimiento

sexual dimorphism and type of treatment used. sion, it was observed that among 145 patients, 34% had Class I, 49% corresponded to Class II and Class III 17%. In all cases of malocclusions,

the braces appliance was the most frequent. As the second most common treatment was supe-

rior removable orthodontic aplliance in cases of

Class I, headgear appliance in cases of Class II and removable orthodontic appliance with inverted Bionator handle in cases of Class III.

Key words: prevalence; malocclusion; treatment. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 105-115).

estructural, morfológico y funcional del sistema craneofacial no ocurre de manera ideal, desen-

cadenando alteraciones maxilo-mandibulares en sentido horizontal, vertical y transversal, y

también alteraciones de la articulación de los fonemas. Se sabe que las modificaciones del habla

están estrictamente relacionadas con alteraciones estructurales del sistema estomatognático como relata Berritin et al.2 (2000).

Las alteraciones anatómicas y/o funcionales de la cara o de la cavidad oral y sus estructuras

modifican el habla del individuo. Según Marchesan3 (2004) las mordidas cruzadas, abiertas

Introducción

y profundas pueden favorecer la aparición de

Es de vital importancia la necesidad de clasificación de la maloclusión en el campo de la epidemiología para un cuidado en relación a los factores que llevan a esta y sus consecuencias luego de establecida.

mas.

Según la revisión en Wikipedia sobre el término ‘epidemiología’ (acceso el 4 de abril del 2011), esta es la ciencia que estudia cuantitativamente la distribución y los determinantes de los casos o acontecimientos relacionados a la salud en las poblaciones humanas. En este trabajo se realiza el estudio descriptivo, donde se limita al registro de la frecuencia de los eventos patológicos existentes en un determinado periodo de tiempo. En base a esta definición que fue realizado el estudio de la prevalencia de las maloclusiones y los protocolos de tratamiento utilizados en los individuos tratados en la clínica de especialización en Ortodoncia y Ortopedia Facial de la Universidad Paulista – UNIP. Muchos trabajos efectuados mencionan de modo general una alta prevalencia de maloclusiones, 106

puntos inadecuados en la producción de fone-

Son pocas las maloclusiones que resultan de una

causa específica; su etiología debe ser basada en sus orígenes, o sea, en los locales de tejido pri-

mario, pudiéndose establecer debido a la característica de adaptabilidad y de variabilidad que la oclusión presenta.

Evensen y Ogaard4 (2007) al examinar la preva-

lencia y la severidad de las maloclusiones de 146

cráneos de los siglos XIV al XVI comparados con 99 escolares con edades de 10 y 11 años, consta-

taron que apenas 7% de los cráneos encontrados en excavaciones fueron clasificados en el grupo

de las maloclusiones que necesitaban de trata-

miento ortodóntico, contra 21% de los indivi-

duos de los días actuales. Este estudio comparativo entre el pasado y el presente, demostró que

los hábitos alimenticios son la principal causa des ese aumento. Problemas como la caries y

la enfermedad periodontal aparecieron rápida-

mente con la dieta moderna, tornando una tarea

difícil, el establecimiento de la oclusión ideal sin


Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

pérdida dental por caries o enfermedad perio-

Freitas et al.7 (2002), en un estudio con 520 pa-

mento de la frecuencia de respiradores bucales

ron 50% de las maloclusiones Clase II división

dontal. Otra complicación relatada fue el audebido a las obstrucciones nasales, responsables

del aumento de las mordidas cruzadas y abiertas.

Existen diferencias en el tipo de dentición e

influencian en el surgimiento de las maloclusiones. En la dentición decidua, no hay tantas

cientes con edades entre 10 y 15 años, encontra1 para ambos géneros; seguida de 44% Clase I para el género masculino y 40% para el femenino; 4% de Clase II división 2 para el género

masculino y 8% para el género femenino; y 2% de Clase III para ambos géneros.

Soh et al.8 (2004) relataron en una investigación,

variaciones oclusales como en la dentición per-

el grado de severidad de maloclusiones en hom-

más inestables de adaptación de desarrollo. Este

maloclusión y la necesidad de tratamiento orto-

manente, ya que ella es establecida en periodos hecho fue comprobado en el trabajo de Frazão et al. (2002), quienes analizando 2491 niños con 5

edades de 5 y 12 años en la ciudad de Sao Paulo detectaron que la proporción de maloclusiones

en la dentición permanente fue 1,5 veces mayor

bres asiáticos y la relación entre la severidad de dóntico. En la muestra con 339 individuos entre 17 y 22 años de edad, fueron identificados 48,1%

de casos Clase I, 26,3% Clase II división 1; 3,2% Clase II división 2 y 22,4% Clase III.

que en la dentición decidua. En este estudio los

Leite et al.9 (2004) identificaron en una muestra

maloclusión y oclusión normal en ambas fases

al 2003 en la ciudad de Maringá en Paraná, un

varon que en la dentición decidua el número de

III, que se sometieron al tratamiento ortodóntico

sión normal en la dentición permanente. Ya en

convencional. El índice fue 53% aunque este sea

porción 2,5 veces mayor de maloclusiones en re-

ción. En cuanto a la Clase II, el resultado espera-

concluyó que los métodos de intervenciones de-

do fue de 33%. Con relación a la Clase I, hubo

en la proporción de la población con oclusión

la población, siendo observadas 2% en la mues-

autores también establecieron un paralelo entre

de 225 pacientes atendidos en el periodo de 1997

de la dentición, decidua y permanente, y obser-

alto índice de individuos portadores de Clase

maloclusiones es semejante al número de oclu-

quirúrgico, en lugar del tratamiento ortodóntico

la dentición permanente encontraron una pro-

la maloclusión menos encontrada en la pobla-

lación a las oclusiones normales. Por lo tanto, se

do es 20% a 42% en la población y el encontra-

ben ser implantados para que haya un aumento

una inversión con relación a la prevalencia en

normal y una disminución del porcentaje de

tra y 55% en la población en general. Se destaca

maloclusiones moderada y severa.

Silva y Kang6 (2000) examinaron 507 estudiantes

latinos con edades entre 12 a 18 años en California. Fue descrita una prevalencia de 62,9%

también en este trabajo un número elevado de

tratamiento con procedimientos que implican la maxila y la mandíbula.

Usluet et al.10 (2006) evaluaron historias clínicas

de maloclusión Clase I, en contraste con 6,5%

de 900 individuos caucásicos con edad media

diagnosticada en 21,5% de los cuales el 94,5%

partamento de Ortodoncia de la Universidad

de oclusión normal de Clase I. La Clase II fue eran Clase II división 1. La Clase III constituyó el 9,1% de los casos.

de 15,4 años y dentición permanente, del dede Ankara, en Turquía. Clasificaron 39,8% de

los individuos como Clase I, 36,1% como Clase Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

107


Talita-Zemlickas-Silva, Eduardo A .-Camarote, Kurt-Faltin-Junior

II, 5,7% como Clase II división 2 y 18,4% como

maxilar (71%) fueron los componentes que pre-

ángulo ANB y la relación molar.

ría de mayor severidad.

Clase III. Para esta clasificación fue utilizado el Almeida et al.11 (2007) clasificaron 66% de los

Onyeasso14 (2004) realizó un estudio sobre la

portadores de maloclusión. Para portadores de

tes nigerianos con edades entre 12 y 17 años. Los

957 escolares con edades entre 7 y 11 años como oclusión normal, esta prevalencia fue del 34%.

Según la clasificación de Angle, el 48% presentaron maloclusión de Clase II, seguido de 45,27% de Clase I y 7% de Clase III.

Schwertner et el.12 (2007) evaluaron una muestra de 358 niños, con edades entre 7 y 11 años de

edad en la ciudad de Foz de Iguazú, Paraná y

observaron 91,3% de prevalencia de maloclusiones asociadas a las desarmonías oclusales, hábi-

prevalencia de la maloclusión en 636 estudianresultados mostraron que 24,5% de los adoles-

centes presentaron oclusión normal; 50% fueron clasificados como Clase I; 13,7% como Clase II y 11,8% como Clase III. En relación a las otras

variables, se identificaron diastemas en un 37%,

traspaso vertical alterado en un 25%, traspaso horizontal alterado en un 24% y apiñamiento dentario en un 20%.

Lauc15 (2003) analizando 224 estudiantes con

tos deletéreos y desvíos funcionales. En relación

edades de 7 a 14 años de la Isla de Hvar en Cro-

de Clase I con 72,9%, 23,5% de Clase II y 3,6%

de niños Clase I de Angle; 45,1% Clase II de

a la clasificación de Angle, hubo una prevalencia de Clase III. En cuanto a los hábitos deletéreos, la onicofagia prevaleció en 29,1%. En relación a

las alteraciones funcionales, la respiración bucal prevaleció en 29,2%.

Lopes y Cangussu13 (2005) examinaron 2100

escolares en el grupo etáreo de 12 a 15 años de

edad de Salvador y detectaron que 82,23% pre-

sentaron desvíos de relación molar, siendo estos

39,67% de Clase I, 19,01% de Clase II y 23,55% de Clase III de Angle. Los autores atribuyeron

acia, identificó en su muestreo un total de 47,3% Angle; 5,4% Clase III y 2,2% de estudiantes presentaban relación molar imposible de hacer la

medición. En cuanto a la dimensión trasversal, los resultados mostraron 49% de traspaso hori-

zontal anterior dividido entre resalte pequeño, medio y grande. En la dimensión vertical fueron

hallados 51,8% de los casos con alteraciones de mordida profunda y muy profunda. La frecuencia del apiñamiento fue de 57,1% y de diastema anterior de 12,9%.

el bajo índice de Clase III como características

En algunos trabajos, el estudio epidemiológico

contribuye significativamente en los padrones

thetic Index) o IED (Indice de Estética Dental),

de la población con gran mestizaje étnico que

faciales y esqueléticos. En cuanto a los desvíos morfológicos, el de mayor ocurrencia fue el des-

vío de la línea media con 30,34%, posteriormen-

te la mordida profunda con 17,48% y la mordida cruzada con 13,14%. Relataron además que las

condiciones de espacio (34%) y oclusión (48%), traspaso horizontal (91%), apiñamiento dentario anterior (75%) y el desvío de la línea media 108

sentaron valores más expresivos para la catego-

realizado se ha basado en el DAI (Dental Aes-

que es una combinación de medidas propuestas por la OMS en 1997, donde expresa el estado ac-

tual de la oclusión del individuo y su necesidad

de tratamiento, sólo en la dentición permanen-

te. Es un conjunto de 10 medidas, considerando tres grandes dimensiones. Son las siguientes: la

dentición, el espacio y la oclusión propiamente

dicha. Las maloclusiones son clasificadas en: au-


Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

sencia de anormalidad o maloclusiones leves,

Moura y Cavalcanti19 (2007) examinando 88 ni-

cuyo tratamiento ortodóntico es innecesario;

ños en el grupo etáreo de 12 años en Campina

tivo; maloclusión severa cuyo tratamiento es

colares necesitaban de tratamiento ortodóntico

maloclusión definida cuyo tratamiento es elecaltamente deseable y maloclusión incapacitante cuyo tratamiento es fundamental.

Otros trabajos utilizaron el PAR (Peer Assessment Rating), que estima el índice de complejidad del tratamiento, utilizado en los Estados Unidos y Reino Unido; y el IOTN (Index Orthodontic Treatment Need) que es el índice de necesidad de tratamiento ortodóntico.

Un estudio trasversal realizado por Alves et al.16

(2006) incluyó 97 niños con edades de 12 años.

De acuerdo con el IED o DAI, el grado de seve-

ridad encontrado en este trabajo fue de 58,8%

“normal”; 19,6% definida; 11,3% severa y 10,3% incapacitante; otros problemas oclusales citados fueron el traspaso horizontal en 91,8%, apiña-

miento en 38,2% y mordida abierta en 9,3% de los casos.

Narvai et al. (1999) informaron un estudio epi17

demiológico realizado en el Estado de São Pau-

lo, donde observaron que 64% de una muestra

de 9327 escolares de 12 años de edad presentaban oclusión normal o discreta alteración. Ma-

loclusión “definida” fue encontrada en 18,4%, “severa” en 9,4% e “incapacitante” en 8,6% de los casos.

Santos et al.18 (2000) analizaron la prevalencia

de maloclusión en 1543 individuos entre 3 y 60

años de edad, y encontraron alguna forma de alteración en todas ellas, correspondiendo a 76%

de los casos. De esta suma, 19,6% de los casos

Grande – PB registraron que 78,4% de los es-

de acuerdo con los criterios normativos DAI. El tratamiento de maloclusión fue considerado

electivo para 23,8% mientras que para el 18,2%

y 32% el tratamiento fue considerado deseable y fundamental, respectivamente. No hubo relación significante entre el grado de severidad de maloclusión y la severidad de masticación.

El presente estudio tiene como objetivo evaluar la prevalencia de las maloclusiones y los proto-

colos de tratamiento utilizados en la dentición mixta y permanente de individuos tratados en la clínica de especialización en Ortodoncia y Ortopedia Facial de la Universidad Paulista – UNIP.

Material y Métodos Se elaboró una ficha para la inclusión de los datos obtenidos de las historias clínicas de los pacientes tratados en la clínica de los cursos de

especialización de Ortodoncia y Ortopedia Fa-

cial de la Universidad Paulista – UNIP, entre los

años de 1982 y 2008. En ella se registraron datos como: tipo de dentición; padrón de Clase I, II y III basal, atresias y asimetrías; padrón dentario de acuerdo con la clasificación de Angle, tras-

paso horizontal, traspaso vertical, apiñamientos y diastemas; dimorfismo sexual y tipos de tratamiento utilizados. Los tipos de tratamiento utilizados fueron minuciosamente estudiados, previa aprobación del responsable e individualizados para cada caso.

presentaban un grado leve de maloclusión y

El presente estudio siguió las directrices y las

rificaron también, que a los 12 años, el 16% no

vuelve seres humanos, conforme la Resolución

56,4% requerían algún tipo de tratamiento. Vepresentaban maloclusión.

normas reguladores de investigación que enNº 196/96 del Consejo Nacional de Salud.

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

109


Talita-Zemlickas-Silva, Eduardo A .-Camarote, Kurt-Faltin-Junior

Fueron seleccionadas 145 historias clínicas, 76 de género femenino y 69 de género masculino, que cumplían los requisitos exigidos para este estudio. Los datos fueron digitados y almacenados en un banco de datos creado en el programa Microsoft Office Excel 2007, donde se procedió al análisis por distribución de frecuencias.

blación con gran mestizaje étnico que contribuye significativamente en los padrones faciales y esqueléticos según Lopes y Cangussu13 (2005). Este índice es relativamente alto comparado con valores encontrados en la población en general por tratarse de una muestra ortodóntica, o sea, pacientes que buscaron tratamiento ortodóntico.

Los resúmenes fueron presentados por medio de tablas y gráficos.

La clasificación basal de Clase I fue prevalente en el género femenino, y las Clase II y III no presentaron dimorfismo sexual significante (Gráfico 1).

Resultados y Discusión Diversos trabajos publicados en diferentes regiones verificaron la existencia significante de una parte de la población con necesidad de tratamiento de sus alteraciones oclusales, funcionales y morfológicas establecidas. Nuestros hallazgos revelaron lo que viene a continuación. En relación a la maloclusión basal o esquelética, se observó que entre 145 pacientes, 34% eran portadores de Clase I, 49% correspondían a la Clase II y 17% a la Clase III; siendo que dentro del 49% de Clase II, 13% eran Clase II Maxilar, 28% eran Clase II Mandibular y 8% Clase II Combinada. La misma relación fue hecha con 17% clasificado como Clase III, siendo 2% Clase III Maxilar, 10% Clase III Mandibular y 5% Clase III Combinada (Tabla 1). El índice de Clase III que gira en torno de 10% - 25% fue relatado como características de po-

En los trabajos de Freitas et al.7 (2002), Alves et al.16 (2006) y Almeida et al.11 (2007), se afirma que no hay dimorfismo sexual según la maloclusión, o sea, el género no ejerce influencia significante en cuanto al tipo de maloclusión. Ya en este trabajo fue constatada una diferencia entre los géneros en la maloclusión de Clase I.

Grafico 1. Distribución de la clasificación basal según el género.

Tabla 1. Distribución de los pacientes según la Clasificación basal de la maloclusión basal.

Grafico 2. Distribución de la maloclusión en cuanto a la clasificación de Angle.

110


Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

De acuerdo con la clasificación de Angle, los resultados demostraron que de los 145 pacientes, el 57% fueron clasificados como Clase II, 33% como Clase I y 10% como Clase III (Gráfico 2).

Este predominio de Clase II de Angle también fue encontrada en el trabajo de Freitas et al.7 (2002), Uslu et al.10 (2006) y Almeida et al.11

(2007), probablemente por el hecho de que la

muestra esta compuesta por individuos que

buscan un tratamiento ortodóntico, diferen-

Grafico 3. Distribución de los pacientes según el apiñamiento.

ciándose de los datos encontrados en la litera-

tura por Silva y Kan6 (2001), Lauc15 (2003) Soh

et al.6 (2004), Lopes y Cangussu13 (2005), donde

la muestra estaba compuesta por estudiantes no sometidos al tratamiento.

En cuanto a la evaluación de los resultados con-

cernientes a la prevalencia del apiñamiento, es la falta de espacio para su alineamiento normal

en los arcos dentarios, se observó mayor incidencia en la arcada inferior (26%), comparada

Grafico 4. Distribución de los pacientes en cuanto al diastema.

con la superior (9%), como en los estudios de

Onyeaso14 (2004) y Almeida et al.11 (2007). En

el presente estudio, 20% no presentaron apiña-

miento y en 45% de los casos, el apiñamiento estaba presente en ambas arcadas (Gráfico 3). Este

tipo de anomalía dentaria ha sido encontrada en varios estudios epidemiológicos junto con otras maloclusiones establecidas.

La gran mayoría de los casos no presentaron

Grafico 5. Distribución de los pacientes según la mordida cruzada anterior.

diastemas (63%), semejante al estudio de Onyeaso14 (2004). Obtuvimos un porcentaje de 29%

para el diastema superior, 7% para ambas arcadas y 1% para la arcada inferior, concordando

con el resultado encontrado por Alves et al.16 (2006) (Gráfico 4).

vada en 13%; la bilateral en 6% y, la gran mayoría presentó mordida normal consiguiendo ser

el 81% de los casos (Gráfico 6). En los estudios

de Almeida et al.11 (2007), la mordida cruzada posterior fue del 3%. Los resultados de este tra-

En relación a la mordida cruzada anterior, fue-

bajo en cuanto a las mordidas cruzadas anterior

mordida cruzada posterior unilateral fue obser-

llazgos de Freitas et al.7 (2002).

ron registrados 26% de casos (Gráfico 5). La

y posterior, están en concordancia con los ha-

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

111


Talita-Zemlickas-Silva, Eduardo A .-Camarote, Kurt-Faltin-Junior

86% de los casos de oclusión normal, respectivamente. Para Lopes y Cangussu13 (2005) el resul-

tado fue próximo al obtenido en este trabajo, en torno a 91% de traspaso horizontal aumentado para la categoría de mayor severidad, necesitando un tratamiento adecuado.

Al evaluar los problemas verticales, los resultados

mostraron 14% de casos de mordida abierta; 6% Grafico 6. Distribución de los pacientes según mordida cruzada posterior.

de mordida profunda; 45% de relación bis a bis

y 35% de oclusión normal (Gráfico 8). Freitas et

al.7 (2002) y Alves et al.16 (2006) detectaron, respectivamente, 9% y 9,3% de traspaso vertical disminuido. Lauc15 (2003) obtuvo un total de 42,5% de

los casos con mordida normal y Almeida et al.11

(2007) registraron 7,1% de mordida profunda.

Los tipos de tratamiento utilizados fueron minu-

ciosamente estudiados, previamente aprobados por el responsable e individualizados para cada Grafico 7. Distribución de los pacientes según el traspaso horizontal.

caso. En todos los casos de maloclusión, el aparato fijo fue el más frecuente. El segundo tratamiento más utilizado fue el aparato ortodóntico

removible superior en los casos de Clase I, aparato extra bucal en los casos de Clase II y aparato ortodóntico removible con Ansa invertida de

Bionator en los casos de Clase III (Tablas 2, 3 y 4). En resumen, con el análisis epidemiológico de las

maloclusiones los resultados de este trabajo fueron: Grafico 8. Distribución de los pacientes según el traspaso vertical.

1. Problemas antero-posteriores.

1.1 Clasificación basal: Clase I 34%, Clase II maxilar 13%, Clase II mandibular

28%, Clase II combinada 8%, Clase

III maxilar 2%, Clase III mandibular

Para 25% de los individuos estudiados, el traspa-

10%, Clase III combinada 5%.

so horizontal se presentó normal, 66% positivo, 6% negativo y 3% de tope (Gráfico 7). Estos da-

tos obtenidos quedaron bastante cortos comparado con aquellos encontrados por Lauc15 (2003)

y Almeida et al.11 (2007) que registraron 69,8% y 112

1.2 Clasificación de Angle: Clase I 33%, Clase II 57%, Clase III 10%.

2. Problemas transversales.


Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

Tabla 2. Distribución de los tipos de tratamiento utilizados en relación a la clasificación basal.

Tabla 3. Distribución de los tipos de tratamiento utilizados en pacientes Clase II basal.

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

113


Talita-Zemlickas-Silva, Eduardo A .-Camarote, Kurt-Faltin-Junior

Tabla 4. Distribución de los tipos de tratamiento utilizados en pacientes Clase III basal.

2.1 Mordidas cruzadas posteriores: Unilaterales 13%, Bilaterales 6%. 3. Problemas verticales:

3.1 Traspaso vertical: Mordidas abiertas 14%, Mordidas profundas 6%. 4. P  roblemas de espacio (o complicaciones de los arcos).

4.1 Apiñamientos: No 20%, Superior 9%, Inferior 26%, Ambos 45%.

4.2 Diastemas: No 63%, Superior 29%, Inferior 1%, Ambos 7%.

Conclusión El diagnóstico es de suma importancia para la

elección del tratamiento adecuado para cada 114

paciente. En el presente estudio obtuvimos

una prevalencia de Clase II con 49%, seguido

de Clase I con 34% y Clase III con 17%. En la individualización de los casos, el uso de un

aparato fijo fue el tratamiento de mayor fre-

cuencia en los diferentes tipos de maloclusión

(Clase I, II y III), esto debido a que no sólo fueron considerados los casos que iniciaron con

este tipo de tratamiento, pero también los casos en donde fue necesario el uso del aparato fijo como tratamiento electivo para la parte

final, esto es, los pacientes usaron otros tipos de aparatos en un inicio y terminaron usan-

do aparatos fijos. El segundo tratamiento más

utilizado en la Clase I fue el aparato removible superior, en la Clase II el aparato extrabucal y en la Clase III el aparato removible con Ansa invertida de Bionator.


Prevalencia de las maloclusiones y protocolos de tratamiento utilizados en pacientes tratados en los cursos de especialización

Referencias 1.

Epidemiologia. In: Wikipédia: a enciclopédia livre. Disponível em: <http://pt.wikipedia.org/wiki/Epidemiologia>.

2.

Berretin G, Genaro KF, Teixeira ML. Influência da desordem crânio mandibular sobre a fala. Rev CEFAC. 2000;2(1):23-

3. 4. 5. 6. 7. 8. 9.

Acceso: 04 abr 2011. 31.

Marchesan IQ. Alterações de fala de origem musculoesquelética. Em: Ferreira LP, Befi-Lopes DM, Limongi SCO. Tratado de fonoaudiologia. 1 ed. São Paulo: Roca; 2004. p. 292-303.

Evensen JP, Ogaard B. Are malocclusions more prevalent and severe now? A comparative study of medieval skulls from Norway. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2007;131(6):710-716.

Frazão P, Narvai PC, Latorre MRDO, Castellanos RA. Prevalência de oclusopatia na dentição decídua e permanente de crianças na cidade de São Paulo, Brasil, 1996. Cad. Saúde Pública, Rio de Janeiro 2002;18(5):1197-1205.

Silva RG, Kang DS. Prevalence of malocclusion among Latino adolescents. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2000;119(3):313-315.

Freitas MR, Freitas DS, Pinheiro FHSL, Freitas KMS. Prevalência das más oclusões em pacientes inscritos para tratamento ortodôntico na Faculdade de Odontologia de Bauru-USP. Rev Fac Odontol Bauru 2002;10(3):164-169.

Soh J, Sandham A, Chan YH. Malocclusion severity in Asian men in relation to malocclusion type and orthodontic treatment need. Am J Orthod Dentofacial Orthop. 2005;128(?5):648-652.

Leite PCC, Camarini ET, Filho LI, Pavan AJ, Farah GJ, Silva MB. Estudo epidemiológico das deformidades dentofaciais de Maringá/PR – 1997- 2003. Pesq Bras Odontoped Clín Integr. 2004;4(3):217-220.

10. Uslu O, Akcam MO, Evirgen S, Cebeci I. Prevalence of dental anomalies in various malocclusions. Am J OrthodDentofacialOrthop. 2009;135(3):328-335.

11. Almeida MEC, Vedovello Filho M, Vedovello AS, Lucatto A, Torrezan AT. Prevalência de má oclusão em escolares da rede estadual do município de Manaus, AM – Brasil. RGO (Porto Alegre). 2007;55(4):389-394.

12. Schwertner A, Nouer PRA, Garbui IU, Kuramae M. Prevalência de maloclusão em crianças entre 7 e 11 anos em Foz do Iguaçu, PR. RGO (Porto Alegre) 2007;55(2):155-161.

13. Lopes LS, Cangussu MCT. Prevalência e severidade das alterações oclusais em escolares de 12 a 15 anos de Salvador – BA, 2004. R. Ci. méd. biol. 2005;4(2):105-112.

14. Onyeaso CO. Prevalence of malocclusion among adolescents in Ibadan, Nigeria. Am J OrthodDentofacialOrthop. 2004;126:604-607.

15. Lauc T. Orofacial analysis on the Adriatic islands: An epidemiological study of malocclusions on HvarIsland. Eur J Orthod. 2003;25: 273-278.

16. Alves TDB, Gonçalves APR, Alves NA, Rios FC, Silva LBO. Prevalência de oclusopatia em escolares de 12 anos de

idade: estudo realizado em uma escola pública do município de Feira de Santana – BA. RGO (Porto Alegre). 2006; 54(3):269-273.

17. Narvai PC et al. Levantamento epidemiológico em saúde bucal: Estado de São Paulo, 1998. Ministério da Saúde. 1999

[Acceso: 2010 Feb] Disponible en: http://www.saude.sp.gov.br/resources/gestor/destaques/saude_bucal/levantamento_epidemiologico,1998.pdf

18. Santos RM, Pordeus IA, Ferreira RC. Distribuição da má oclusão nos usuários do SUS em Belo Horizonte: um estudo de prevalência. Archivos en Odontoogía 2000;36(1 e 2):23-32.

19. Moura C, Cavalcanti AL. Maloclusão, cárie dentária e percepções de estética e função mastigatória: um estudo de associação. Rev. odonto ciênc. 2007;22(57):256-262.

Agradecimiento: Por la traducción del portugués a español Dra. Ana Merino Bermeo, Docente Universidad Peruana Cayetano Heredia

Recibido: 04-08-2011 Envío evaluación: 05-08-2011 Aceptado: 23-10-2011 Correspondencia: talita.zemlickas@uol.com.br Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

115


Paulo César B.-Rédua Artículo de revisión

Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada Optimizing patient care in the private practice child Paulo César B.-Rédua

Resumen

Palabras clave: Tratamiento, administración,

Odontología, al igual que otras ciencias, ha sufrido cambios. En la actualidad, el pasaporte del dentista para el éxito se logra a partir de su capacidad de emprender, innovar, gestionar, promover la calidad, para ser eficaz, la propia actualización, para promover la salud y motivar a sus pacientes. La eficiencia de la atención dental se centraron en la promoción de la salud, generados en una oficina moderna está vinculado a la satisfacción de sus pacientes y el rendimiento que le da esa satisfacción. La capacidad de gestionar cada proceso de organización, buscando continuamente para mejorar su relación con la participación de las personas que trabajan en el área de jurisdicción, y es uno de los factores importantes que definen a una empresa. Muchos practicantes de rutina actuar, pero hay quienes siempre encuentran la manera de hacer lo mejor. Estas son las personas que insisten, los vencedores, que creen en sus ideas y, sobre todo en sus proyectos. Nuestro objetivo es guiar a los que se inician en esta profesión maravillosa, así como aquellos que tienen dificultades para hacerlo, recordando siempre que los cambios están ocurriendo todo el tiempo y que lo que se propone no puede con-

ventivo.

siderarse definitivo gestión de la oficina.

primera consulta, cambios,mantenimiento pre-

Abstract Dentistry, like other sciences, has experienced changes. Currently, the dentist’s passport to success is achieved from its ability to undertake, to innovate, manage, promote quality, to be effective, the upgrade itself, to promote health and motivate your patient. The efficiency of dental care focused on health promotion, generated in a modern office is linked to the satisfaction of his patient and the return that gives you that satisfaction. The ability to manage each organizational process, continually seeking to improve it relates to the participation of those working in the area of ​​jurisdiction, and is one of the important factors that will define a company. Many practitioners routinely act, but there are those who always find a way to do the best. These are the people who insist, overcomers, who believe in their ideas, and especially in their projects. Our goal is to guide those who are beginning in this wonderful profession as well as those who are struggling to do it, remembering always that

Especialista em Odontologia Pediatrica, Clínica Privada em Vitória-ES/Brasil,Master em Ciências Fisiológicas - Centro Biomédico – UFES, Profesor Visitante del curso de Especialização em Odontologia Pediatrica de E.A.P-ABO-CE, E.A.P- APCD-Araraquara-SP, E.A.P-ABO-DF, FO.UFMG, FAESA-ES e FO.UEFS-BA . Presidente de Asociación Brasileña de Odontología Pediátrica y Coordinador del “Manual de consulta para los procedimientos de Clínica en Odontología Pediátrica” el abo-Odontología Pediátrica.

116


Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada

changes are occurring all the time and that what

desde la escuela de calidad, el láser y la salud.

management office.

ra mayor número de familias con mayor po-

is proposed can not be considered the definitive

Key words: treatment, management, initial consultation, changes, preventive maintenance. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 116-121).

Junto con el crecimiento económico que gene-

der adquisitivo y mayor nivel de espalda como

resultado de la información, tienden a buscar

profesionales con productos de calidad tiende a aumentar. Si tenemos en cuenta que los padres

de hoy saben que la caries y otras enfermeda-

Introducción

des bucales son prevenibles, y que esto puede

La palabra “consejo” (algo o alguien que le

demanda de la odontología pediátrica es cada

ayude) se ha utilizado en los últimos tiempos y convertirse en la clave para el mundo de los negocios, ya que sabiendo que hacer un buen consejo es más probable que para lograr resultados

óptimos. En bienes raíces de la palabra clave es “ubicación, ubicación, ubicación”, mientras que en la moderna odontología palabras claves son “fuera de la oficina y la mano fuera de la oficina” (Blatchford AW. 2001). El conocimiento sobre el mundo de los negocios fuera de la oficina y

fuera es esencial para tener éxito en la profesión. La odontología es una profesión que hace que

el pasado figura rodeada de murallas del individualismo y de los empleados que les gusta la

comodidad, evita los cambios y quieren buenos resultados. Cuando usted está en la oficina, no ve los cambios que están sucediendo y las posibilidades que el mundo demanda exterior y ofrece.

Nuevas tendencias en la odontología

pediátrica

Algunos de los cambios en los últimos tiempos in-

dican las nuevas tendencias a las necesidades de los pacientes en la clínica de odontología pediátrica. 1. La familia de un solo hijo La tendencia de los padres de un niño sólo está tratando de darle lo mejor, lo que incluye todo,

ser una manera de evitar el “motor dental”, la vez mayor (MOSS SJ. 1993).

2. Avances en el tratamiento y control de enfermedades

Los estudios clínicos publicados en los últimos años demuestran que los programas de pre-

vención puesto en marcha desde el primer año

de vida, permite la caries se quita y se invierte en las primeras etapas, antes de llegar al te-

jido dentina, proporcionando otro nivel de sa-

lud oral (MELHADO FL et al. 2003 – MOURA LFAD et al. 2006). Los avances tecnológicos permiten el diagnóstico y tratamiento inicial

de enfermedades de una manera menos invasiva, combinado con la acción del flúor, los adhesivos y los liberadores de iones reminera-

lizantes, tales como los cementos de ionómero de vidrio y, más recientemente, la caseína fos-

fopéptido-fosfato de calcio amorfo (CPP -ACP).

La enfermedad periodontal por lo diagnostica a tiempo y correctamente, puede ser invertida

antes de la pérdida del ligamento y la presencia de las becas.

3. La práctica clínica basada en evidencia científica.

El uso de métodos de prevención e intervención

clínica en enfermedades será cada vez más basada en la evidencia científica para los profesioOdontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

117


Paulo César B.-Rédua

nales. Tendrá que integrar la experiencia clínica

El profesional debe tener en cuenta algunos da-

ficación del tratamiento debe hacerse de forma

tica como comparar con el año anterior terminó

individual con la evidencia científica. La planiindividual, de acuerdo con las necesidades del

paciente, con el riesgo de desarrollar enfermedades orales, el nivel de actividad de la enfer-

medad, la edad, el interés en la finalización del tratamiento, el mantenimiento de la salud con el monitoreo regular, el desarrollo social, econó-

mico y cultural. El uso de la Web para los pa-

cientes profesionales requieren un alto nivel de conocimientos científicos y las decisiones de tratamiento basadas en la evidencia científica.

El arte de la ciencia de la administra-

ción en Odontología Pediátrica

Conocimiento de la gestión combinada con el

conocimiento del arte de la odontología pediá-

trica es muy importante hoy en día. De acuerdo con Linda Miles (MILES L. 2001), el arte es el resultado final de un proyecto, que, a su vez, es

lo que cada dentista quiere para sus pacientes

/ cuántos pacientes nuevos por año / que está

mostrando sus pacientes / cuántos tratamientos

no fueron aceptadas. ¿POR QUÉ? / Lo que el perfil de sus pacientes / número de días traba-

jados por año / ¿Cuánto es el tiempo de clínica

/ evaluar lo que está sucediendo en el día de la clínica / el personal de escuchar sobre todo

sobre el comentario de que los padres con ellos

/ dónde y cómo se encuentra en relación con las tendencias de crecimiento de la ciudad y pensar en cómo va a estar en 5 años.

Arte y ciencia de la administración en la odontología pediátrica es una mezcla de la excelen-

cia clínica, la rentabilidad, la satisfacción profesional, la armonía del equipo, la calidad de la

atención y los pacientes sean conscientes de la odontología moderna (GRIFFIN AP et al. 1995).

La calidad de los servicios en la clínica

(calidad de vida / salud / sin caries).

de Odontopediatría

Muchos dentistas no pueden imaginar su clí-

La Odontología, al igual que otras ciencias, ha

nocido en 5 años? “Él quiere ser reconocido

nal, basado en su apretada agenda y el trabajo

nica en 5 años. ¿Cómo le gustaría ser recocomo el menor costo posible?” “Lo que fun-

ciona con los convenios?” “Lo que los pacientes no tienen caries?” “El mayor éxito?” “¿Cuál

es la mejor práctica?”. ¿Cuál es tu proyecto? La ciencia de la odontología de hoy es la com-

posición de una base de datos que el profesional

debe desarrollar a partir de la información exis-

tente en los medios de comunicación y los que recibirá durante su vida laboral, la excelencia de

la clínica y los sistemas operativos, involucran-

do a todo el mundo y sus y estas características deben participar en el proyecto durante cinco años, tener un ambiente de equipo. 118

tos importantes sobre el crecimiento de su prác-

sufrido cambios. El momento en que el profesioclínico fue considerado un éxito, es cosa del pa-

sado (Kelly JR. 1985). ROCHE, en 1984, dijo la oficina del éxito está siempre en proceso de cambio y que las necesidades profesionales dentales para separar el director clínico. La eficiencia de la atención dental se centraron en la promoción

de la salud, generados en una oficina moderna está vinculado a la satisfacción de sus pacientes

y el rendimiento que le da esa satisfacción. La capacidad de gestionar cada proceso de organiza-

ción, buscando continuamente para mejorar su relación con la participación de las personas que

trabajan en el área de jurisdicción, y es uno de


Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada

los factores importantes que definen una oficina.

considerar que todo lo que diga tendrá un im-

quienes siempre encuentran la manera de hacer

ción que determinan la calidad de la consulta.

Muchos practicantes de rutina actuar, pero hay

lo mejor. Estas son las personas que perseveran,

que sobresale, que creen en sus ideas y, sobre todo en sus proyectos.

El primer contacto

pacto en las habilidades del paciente y la relaKatz et al. (1975) puso la odontología preventiva, como base para el éxito profesional, ya que los profesionales que practican lo hacen mejor que los que ponen poco énfasis en la preven-

ción. Esto es porque el responsable del paciente

a recibir información sobre la dinámica de la en-

Una recepcionista educado y bien formado es

fermedad y cómo podemos trabajar en la pre-

clínica y la calidad de los servicios. Para ello, el

y desde el momento en que dice que los resulta-

esencial para el funcionamiento de la práctica

vención, se opta por el modelo de prevención,

propietario debe invertir tiempo y dinero para

dos se convertirá en un editor de la obra.

contratar y entrenar a un equipo fiable, dirigida

para deleitar a los pacientes. El primer contacto

de la familia con la oficina comienza con el teléfono, que se deben cumplir en la primera llama-

da, tan amable, por lo que la identificación de la oficina (la oficina de Doctor...), el nombre de

la secretaria y el cumplimiento (buena día / noche). Esto siempre debe tener con el calendario, lápiz y papel y debe escribir y pasar en forma

segura y precisa la información necesaria (dirección, estacionamiento, horarios disponibles para

la programación, el valor de la consulta), y datos

de la solicitud, tales como las razones por las si es

Tiene un enfoque técnico en la consulta inicial es esencial a fin de pasar la responsabilidad al paciente y nuestra filosofía y el modelo. El profesio-

nal debe ser comunicativo y ofrecer garantías para obtener su confianza y que tomen conciencia, factores determinantes en el éxito del programa.

Usamos recursos visuales que pueden ser, de un álbum de fotos e imágenes, proyector de dia-

positivas, o la computadora y, si es posible, un sistema de cámara intra-oral (TODESCAN & TODESCAN 1996).

la primera vez que el niño va al dentista, el nom-

Después de la primera parte de la conciencia del

Un día antes, el secretario debe llamar para con-

pieza se evalúa y se enseña, los exámenes de

bre de la madre / padre y números de teléfono.

firmar si tiene alguna consulta y notificar por escrito a la dentista.

La consulta inicial Este es uno de los grandes “momentos” de

paciente es llevado al quirófano donde la lim-

rutina se realizan y registran los datos. Si hay

necesidad de más exámenes radiográficos soli-

citados y estos se va a celebrar nuevas consultas serán programadas para la presentación del

plan de tratamiento. De lo contrario, el informe

inicial se muestra inmediatamente, siempre con

la oficina y por lo tanto, la primera preocu-

toda la información escrita (Christensen 1999).

sulta. Debemos recordar que “usted nunca

Planificación de los servicios

una buena primera impresión.” De acuerdo

Planificación es construir, en teoría, una nueva

pación es que no siempre debe atrasar la contendrá una segunda oportunidad para causar con Feldman (2000) en esta consulta se debe

situación y de buscar, en la práctica, las mejores Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

119


Paulo César B.-Rédua

condiciones para lograr este objetivo. Debemos

Si ponemos en la prevención de la consulta ini-

se necesita, qué acciones se deben tomar, lo que

todos los medios a seguir para motivar y educar

tener en cuenta lo que es una prioridad, lo que debe cambiar y lo que puede cambiar.

Diagnóstico de los medios en busca de signos

y síntomas que permiten al clínico a diferenciar los pacientes que necesitan un programa para controlar los factores de riesgo de caries dental,

los programas necesitan para mantener la salud

oral basada en el riesgo individual o actividad de la enfermedad antes de la tratamiento res-

taurador. Así pues, podemos definir el perfil de los pacientes a ser tratados de acuerdo con el siguiente modelo:

A) Con la actividad de la caries y la necesidad de tratamiento restaurador.

B) Con la actividad de caries, pero sin la necesidad de un tratamiento de restauración.

C) No hay actividad de la caries, pero con necesidad de tratamiento restaurador.

D) No hay actividad de la caries y sin necesidad de tratamiento restaurador.

a los padres y el niño. El programa de mantenimiento preventivo tiene como objetivo principal mantener la salud de los pacientes existentes

o recién conquistados y evitar la repetición de caries, enfermedad periodontal y otros proble-

mas relacionados con la odontología (Noronha. 2005).

La frecuencia de las visitas de mantenimiento

preventivo se determinará de acuerdo con la

tendencia de los pacientes con enfermedades crónicas, teniendo en cuenta un protocolo, don-

de varios parámetros deben ser considerados (Noronha. 2005).

A medida que el paciente vuelve a la conservación y los padres comienzan a ver resultados

positivos, tales como la ausencia de caries y enfermedad periodontal, y el interés superior del

niño por los dientes, cada vez más valor a sus inversiones en salud, en nuestro trabajo y, como

tales valores la importancia de la consulta periódica con el mantenimiento preventivo.

La planificación debe ser informado con clari-

Consideraciones finales

gen (antes y después), porque los responsables

“La persona que no lee, habla mal, oye mal, ve

imagen exacta de lo que el niño va a recibir.

sa muy bien la necesidad de los profesionales a

dad y objetividad, con casos similares, la ima-

de que el paciente necesita para obtener una

El mantenimiento preventivo El objetivo de la odontología pediátrica es mantener al niño en la salud, y para ello es necesario para mantenerla bajo control. Mantenimiento preventivo (Oppermann y Rosing. 2003) es la

clave para el éxito profesional, y todos los recursos deben ser puestos en práctica. 120

cial, nuestro principal objetivo, debemos utilizar

mal”, un pensamiento de Malba Taan que expremantenerse al día para lograr sus objetivos, el factor de “consejos”.

Debemos tener en cuenta que las reglas han cambiado en los últimos años y que un mayor

conocimiento sobre la enfermedad, los prepara-

tivos se hicieron más conservadores, los nuevos materiales, técnicas y equipo se levantó, la pre-

vención se ha convertido en una realidad, y por lo tanto las necesidades del paciente han cam-


Optimización de atención al paciente infantil en la clínica privada

biado, llevar a los responsables de buscar la calidad de la atención (DENTISTRY 2000).

El dentista es un empresario que tiene un servicio como la “sencillez de la prevención”, jun-

to con la capacidad de “encanto del paciente” siempre la creación de mejores formas para sorprender a los padres con su servicio y apoyo. Si usted cree en su proyecto, nunca debe renunciar a él.

Referencias BLATCHFORD AW, Getting Outside the Dental Box: Coaching For Results. BDN. Out/Dez, p. 18-19, 2001. CHRISTENSEN, G. J. Informando os pacientes sobre as alternativas de tratamento. J Amer Dent Ass-Brasil, 2, p.71-73, Agosto, 1999.

DENTISTRY 2000 – What will the new millennium bring? J Amer Dent Ass, v.130, n.12. p.1681-1832. 2000. FELLDMAN, C. In: 1o Encontro de Ortodontia e Odontopediatria do Espírito Santo, SOES, ACOPE e ABO-ES, Vitória, ES. out. 2000.

GRIFFIN, A. P., et al. Administração do consultório. In: McDONALD , AVERY, D.R., Odontopediatria. 6ª. ed. Rio de Janeiro; Guanabara Koogan. 1995.

KATZ, S. et al. Odontologia preventiva en acción. Buenos Aires; Panamericana, 1975. KELLY, J. R. Marketing na prática de odontopediatria. In: Clínicas Odontológicas da América do Norte. São Paulo; Livraria Roca. 1985.

MELHADO FL, CUNHA RF, NERY RS. Influence of dental care for infants on caries prevalence: a comparative study. J Dent Child. May-Aug;70(2):120-3, 2003.

MILES L. A arte e a ciência da gestão empresarial e o marketing. Compendium, vol.22, nº 1, p.62-66, 2001. MOSS, S. J. Growing up cavity free – A parent’s guide to prevention. Quintessence Publishing Co. 1993. MOURA LFAD, MOURA SF, TOLEDO OA. Dental caries in children that participated in a dental program providing mother and child care. J. Appl. Oral Sci., Jan./Feb. vol.14, nº.1, p.53-60, 2006.

NORONHA, J.C. Plano de tratamento. In: TOLEDO, O. A de. Odontopediatria -Fundamentos para a prática clínica. São Paulo; PREMIER, 2005. p. 43 –52.

OPPERMANN, R. V., RÖSING, C.K. Prevenção e tratamento das doenças periodontais. In: KRIGER, L. Promoção de saúde bucal-ABOPREV. São Paulo; Artes médicas, 2003. p. 265-286.

ROCHE, J. “ O Atual e o Futuro em Odontopediatria”. Curso promovido pela Associação de Ex-alunos de Odontopediatria da UFRJ, Rio de Janeiro, nov. 1984.

TODESCAN, L. A., TODESCAN, C. D. Promoção de saúde da criança: Programa prático para ser executado em consultórios odontológicos. In: TODESCAN, F.F., BOTTINO, M. A. Atualização na clínica odontológica – A prática da clínica geral. São Paulo; Artes médicas, 1996. p. 441- 493.

Recibido: 30-06-2011 Envío evaluación: 02-07-2011 Aceptado: 16-07-2011 Correspondencia: pauloredua@uol.com.br Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

121


Denisse Jackeline-Asián-Nomberto Artículo de revisión

Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes Oral Implications in teens drug abuse

Denisse Jackeline-Asián-Nomberto1

Resumen

blem, which produces sistemyc effects, but also

El consumo de drogas comienza a edades tempranas y llega a su punto máximo en la adolescencia. El abuso de sustancias es un problema de salud pública, que no sólo afecta al individuo sistémicamente, sino que también tiene efectos sobre la salud bucal. Las manifestaciones orales más frecuentes son: caries dental, enfermedad periodontal, xerostomía, úlceras orales, irritaciones orales, excesivo desgaste dentario, abrasión, bruxismo, dolor de la ATM, disgusia, adormecimiento de la lengua. Además, el consumo de drogas está asociado con la predisposición a padecer cáncer oral.

tal caries, disease periodontal, xerostomía, oral

El objetivo de esta revisión es brindar información actualizada al odontólogo/odontopediatra sobre el consumo de drogas en adolescentes, conocer los factores de riesgo, implicancia odontológica, tratamiento dental y el rol del odontólogo como profesional de la salud, ya que muchas veces es el primer profesional que puede diagnosticar esta entidad. Palabras Clave: Drogas, drogadicción, adolescentes.

it has effects in oral health. Oral effects are: den-

ulceration, oral irritations, excessive tooth wear, abrasion, bruxism, pain TMJ, dysgeusia, tongue numbness. In addition, the drugs abuse is associated with the predisposition to oral cancer.

The aim of this review is to provide current in-

formation to the dentist/pediatric dentist on teen drugs abuse, known risk factors, oral implications, dental treatment and the role of the dentist as a professional health, since often he is the first professional who can diagnose this entity.

Key words: Drugs, addiction drug, teenagers. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 122-130)

Introducción La drogadicción es una enfermedad crónica del cerebro, a menudo con recaídas, caracterizada

por la búsqueda y el uso compulsivo de drogas a pesar de las consecuencias nocivas para el adicto y para los que lo rodean1.

Abstract

En la actualidad, el consumo de drogas en ado-

Drug abuse starts early and peaks during the

su consumo entre éstos es importante. La mayo-

teen years. Drug abuse is a public health pro-

lescentes va en aumento, por lo que el análisis de ría de las personas comienzan a consumir dro-

Especialista en Odontología Pediátrica y Docente del Departamento Académico y Estomatológico del Niño y el Adolescente de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (Lima-Perú)

1

122


Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes

gas durante la adolescencia y por ello conviene

mujeres aventajan ligeramente a los hombres.

vidades de prevención de la toxicomanía .

una similar prevalencia de consumo5.

dirigir especialmente a los adolescentes las acti2

El consumo de drogas tiene implicancias tanto en la salud general como bucal. Por lo tanto, el

odontólogo juega un rol muy importante en la prevención, detección y derivación de pacientes que consumen drogas3.

Epidemiología Las drogas legales más consumidas en la mayor

parte del mundo son el alcohol y el tabaco. Las drogas ilegales más consumidas son la marihuana, cocaína, inhalantes y éxtasis4.

Las consecuencias nocivas del abuso de drogas

y la adicción afectan a personas de todas las edades. Sin embargo, el abuso de drogas llega a su punto máximo en la adolescencia . 2

En relación al éxtasis, ambos géneros registran

Etiología La motivación por la cual los adolescentes inician el uso del alcohol o las drogas es de origen múltiple. Si bien la curiosidad es un fenómeno universal, puede agregarse a ella una serie de factores como son: el uso por parte de los padres o pares, una forma de ganar aceptación social, el resultado de baja autoestima, la búsqueda de cambios afectivos y perceptivos, el vencer la timidez y actuar más naturalmente en situaciones sociales, el alivio a una situación estresante, el desafió a la autoridad parental, una forma de combatir el aburrimiento, en respuesta a los mensajes publicitarios que asocian el fumar o el beber con la sensualidad y la madurez2,6.

Para el año 2009, a nivel mundial, de cada 4

Factores de riesgo y de protección

rihuana o cocaína. El 7% de adolescentes de 13

Los factores de riesgo pueden aumentar las posibilidades de que una persona abuse de las drogas mientras que los factores de protección pueden disminuir este riesgo2,6 (Tabla 1).

adolescentes entre 12 y 17 años, 1 consume maaños ha consumido alguna vez marihuana4.

Epidemiología en el Perú

en las mujeres. En lo que respecta a la PBC, la

Los factores de riesgo y de protección pueden afectar a los niños durante diferentes etapas de sus vidas. En cada etapa, ocurren riesgos que se pueden cambiar a través de una intervención preventiva. Se pueden cambiar o prevenir los riesgos de los años preescolares, tales como una conducta agresiva, con intervenciones familiares, escolares, y comunitarias dirigidas a ayudar a que los niños desarrollen conductas positivas apropiadas. Si no son tratados, los comportamientos negativos pueden llevar a riesgos adicionales, tales como el fracaso académico y difi-

rre lo mismo con los inhalantes: en este caso las

niños para el abuso de drogas en el futuro2,6.

Según el Observatorio Peruano de Drogas en el

año 2006, la población que más consume drogas

en el Perú se encuentra entre los 12 y 18 años de edad. La droga más consumida es la marihuana, seguida de la cocaína5.

Las diferencias de consumo entre ambos sexos son mayores en los casos de la marihuana, cocaína y la PBC: el consumo de marihuana y co-

caína es cuatro veces mayor en los hombres que diferencia es mucho más amplia aún. No ocu-

cultades sociales, que aumentan el riesgo de los

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

123


Denisse Jackeline-Asián-Nomberto

Tabla 1. Factores de Riesgo y Factores de Protección. Factor de Riesgo

Dominio

Factor de Protección

Comportamiento agresivo temprano

Individual

Autocontrol

Habilidades sociales deficientes

Individual

Relaciones positivas

Falta de supervisión de los padres

Familia

Vigilancia y apoyo de los padres

Abuso de sustancias

Amigos

Suficiencia académica

Disponibilidad de drogas

Escuela

Políticas contra el abuso de drogas

Pobreza

Comunidad

Apego fuerte al vecindario

Los factores de riesgo pueden influir en el

Según su efecto

más son los riesgos a los que está expuesto un

La OMS ha clasificado las drogas agrupándolas

abuso de drogas de varias maneras. Mientras niño, mayor es la probabilidad de que el niño abuse de las drogas. Una meta importante de

la prevención es cambiar el balance entre los factores de riesgo y los de protección de ma-

nera que los factores de protección excedan a los de riesgo6.

Clasificación Drogas Legales e Ilegales • Drogas Legales o Sociales: Son aquellas cuyo

consumo está permitido por las legislaciones de la mayor parte de los países; aunque

muchos de ellos hayan establecido restricciones de edad o circunstancias para su libre comercialización y empleo. Son ejemplos, el alcohol y el tabaco7.

• Drogas Ilegales: Son aquellas sustancias cuya producción y consumo se encuentra penalizado y no es socialmente permitido7. 124

según sus efectos7:

• Estimulantes del Sistema Nervioso Cen-

tral: Cocaína, nicotina, metanfetaminas, MDMA (éxtasis), fenciclidina (PCP), anfetaminas, xantinas (cafeína, teofilina, teobromina: alcaloides que se encuentran en

el café, hojas de té y el cacao respectivamente), efedrina.

• Depresores del Sistema Nervioso Central: Alcohol, heroína, inhalantes, GHB y rohipnol, marihuana, PCP.

• Alucinógenos: LSD, peyote, PCP, psilocibina.

Implicancias odontológicas El odontopediatra juega un rol muy importante en la prevención del abuso de drogas, ya que

éste al atender niños y adolescentes puede ayu-


Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes

dar a que éstos desarrollen conductas positivas

Manifestaciones Orales

res de riesgo, que muchas veces pasan desaper-

Las manifestaciones orales que se observan

apropiadas, detectando tempranamente factocibidos por los padres.

con mayor frecuencia en las personas con pro-

Si el paciente ya es una persona con problemas

dental, enfermedad periodontal, ulceración

de drogadicción, entonces es apropiado hacerle

preguntas sobre el empleo actual o anterior de drogas. Si el abuso de drogas es reconocido, se debe preguntar cuál es la sustancia usada, cuál es la cantidad y si lo usa actualmente . 3,8

Scheutz (1986) ha demostrado que drogadictos (parenterales) son más ansiosos que la población general y más temerosos al tratamiento dental. En ocasiones, pacientes adictivos pueden usar

blemas de drogadicción son: xerostomía, caries de las mucosas, queilitis angular. En pacientes adictos a la cocaína además, se ha reportado

además la disminución del pH salival, adorme-

cimiento de la lengua y encías, y alteración del gusto10,11; esta última también muy frecuente-

mente relacionada al consumo de marihuana14.

Así como atrición, bruxismo y dolor de la ATM

relacionados sobre todo al abuso de estimulantes3,8,9,10,11,12,13,14,15,16,17,18,19,20.

la droga de preferencia antes de una cita dental

La metanfetamina (estimulante del SNC) incre-

miento dental deberá ser aplazado .

siva masticación o apretamiento y provoca ade-

para aliviar su ansiedad. Si esto ocurre, el trata9

La medicación para el dolor postoperatorio de-

bería ser evitada en lo posible. Si la medicación

menta la actividad motora reflejando una excemás regurgitación por lo tanto, produce erosión dental8,17,18,20.

es necesaria, es preferible prescribir aspirina,

Una hipótesis para explicar el porcentaje alto de

deo como el ibuprofeno. Si el dolor es relativa-

especial consumidores de metanfetamina, con-

acetaminofeno, o un antiinflamatorio no esteroimente severo, un narcótico suave como codeína puede ser necesario. Si es así, la medicación debería ser controlada, de ser posible, por un

miembro de familia para reducir al mínimo la posibilidad de abuso . 8

El drogadicto parenteral puede padecer de hepatitis B no diagnosticado o infección de VIH o

ser potencialmente susceptible al desarrollo de

caries observada en el usuario de drogas, y en

sidera tres factores: xerostomía, higiene bucal pobre debido a la carencia de atención e inhabilidad de preocuparse por sí mismo, y una die-

ta pobre que a menudo incluye las cantidades grandes de gaseosas. Estas bebidas son con frecuencia ingeridas por usuarios de metanfetami-

na para neutralizar la boca seca, conduciendo a la erosión y a la caries rampante8,17,18,20.

endocarditis infeccionsa e inducir una bacterie-

Además, el abuso de drogas puede provocar

zación puede ser retardada notablemente y los

a un cepillado dentario excesivamente vigoroso

mia en el caso de tratamiento dental. La cicatripacientes pueden ser sobre todo propensos a la infección. Todos estos factores deben ser toma-

dos en consideración, pero es incorrecto asumir

que pacientes dependientes de drogas son imposibles de tratar . 3,8

abrasión cervical y laceración gingival debido

durante los picos de acción de la droga donde hay que reconocer la importancia del odontólogo, dado que el hallazgo de lesiones a nivel de

la cavidad bucal es a menudo una manifestación en pacientes usuarios de drogas. Así, el odonOdontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

125


Denisse Jackeline-Asián-Nomberto

tólogo debe estar familiarizado con ese tipo de

halación nasal, fumar y untar directamente so-

del diagnóstico diferencial de úlceras y rápida

que causa ulceración y atrofia de los tejidos11,12,19.

lesiones y debe incluir esa condición como parte recesión gingival sin causas etiológicas aparentes, lo que requiere una historia clínica minucio-

sa para poder correlacionar las lesiones observa-

También puede haber efectos estimulantes sobre los músculos faciales y masticatorios11.

das durante la exploración, y el abuso de sustan-

La aplicación de cocaína sobre la mucosa oral

prevención e higiene oral3,8.

ción gingival grave, ulceración de la mucosa e

También en estos pacientes se pueden presentar

descritas en la literatura lesiones blancas atípi-

cias y actitud negligente ante las prioridades de

cambios en los tejidos de índole reparativo e in-

feccioso, producto de la desnutrición permanen-

te que usualmente las adicciones producen por

la presencia de desórdenes alimenticios como la anorexia

.

3,8,17,18

Los pacientes que consumen estas sustancias,

además tienen mayor predisposición a padecer

cáncer oral. El fumar tabaco es un factor de riesgo independiente de la enfermedad periodontal y un factor de riesgo principal para el cáncer oral

.

3,10,17,18

puede causar, aparte de dolor agudo, inflamaimportante retracción gingival. Están también

cas en encía vestibular debido a la aplicación di-

recta de cocaína12. Por vía nasal están descritos casos de ulceración isquémica del paladar como consecuencia de la perforación del septum nasal19. La cocaína fumada en forma de crack, pue-

de producir lesiones ulcerosas o exofíticas en el

paladar, que probablemente se deban más al calentamiento del humo que contacta directamente con la mucosa que a la acción química de la cocaína11,12.

Los pacientes que usan marihuana pueden

Tratamiento Odontológico

también puede contribuir a esto. Con el empleo

En pacientes consumidores de drogas, el trata-

y leucoplasia, que puede progresar a una neo-

ras después de la última dosis administrada y es

desarrollar leucoplasia oral, el uso del tabaco crónico, la inflamación crónica del epitelio oral plasia

.

8,13,14,15

El cáncer oral relacionado con la marihuana por lo general ocurre sobre el piso anterior de

la boca y la lengua. El mecanismo por el cual el

miento odontológico no debe ser dado hasta 6 horecomendable evitar la epinefrina en la anestesia

local debido a la acción simpaticomimética, que provocaría hipertensión, arritmia cardiaca, infarto del miocardio, accidentes cerebrovasculares3,8.

humo de la marihuana actúa como un cancerí-

Estos pacientes requerirán mayor cantidad de

buros aromáticos, benzopirena y nitrosaminas

vasoconstrictor. Si no se está seguro de que un

geno se relaciona con la presencia de hidrocar-

en cantidades de 50% mayor que la misma cantidad de fumar tabaco. El humo de la marihuana

es asociado con cambios displásicos dentro del epitelio de la mucosa bucal8.

Los efectos orales de la cocaína son relacionados

con la vía de administración de la droga; la in126

bre mucosa oral, tiene un efecto vasoconstrictor

la dosis de anestésico local de lo normal, sin paciente ha consumido alguna droga dentro de

las últimas 24 horas, no colocar anestésico local, ya que esto podría causar una reacción severa8.

Si las drogas son necesarias para aliviar el dolor, debe ser primero evaluado con el equipo médico del paciente.


Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes

El tratamiento de lesiones cariosas puede incluir

Los efectos dentales secundarios pueden ser

futura desmineralización y mineralizar lesiones

prescripción de enjuague bucal con flúor, uso de

temporal o ionómero de vidrio ya que libera

férula relajante.

el empleo de barniz de flúor para prevenir la

tempranas. Se puede restaurar con un material flúor, mientras el paciente está bajo tratamiento para la adicción; esto proporcionará el alivio del

dolor. Asimismo, se recomienda el consumo de

chiclets con xilitol y enjuagatorios y dentífricos fluorados . 8

contrarrestados por medidas preventivas como goma de mascar sin azúcar y colocación de una

Estos pacientes constantemente deben ser supervisados tanto por profesionales de atención de salud bucal como por médicos para ayudar a

prevenir la progresión de la enfermedad y descubrir cualquier signo de recaída8.

El cuidado periodontal debería proporcionar

Por lo tanto, el odontopediatra debe estar pre-

empleo de enjuagatorio quimioterapéutico para

asesorarlos y guiarlos hacia una actitud positiva

instrucción de higiene bucal, debridamiento y el ayudar a prevenir la infección y reducir cargas

parado para brindar atención a estos pacientes, en el caso que sean consumidores de drogas. Por

microbianas8,12,15.

lo contrario, si se está ante un paciente no consu-

El cuidado paliativo de ulceraciones e irritacio-

go, debemos estar preparados para detectarlos,

nes orales puede incluir el empleo de geles tópicos, pastas y colutorios8.

Los enjuagatorios bucales que contienen alcohol

se deben evitar o deben ser prescritos sólo en mí-

nimas cantidades. El empleo de un enjuagatorio

bucal con alto contenido de alcohol aún podría condicionar la recaída en el abuso del alcohol en

la persona que está pasando por el síndrome de abstinencia . 8

midor de drogas pero presenta factores de ries-

poder orientar al paciente, mantener una comu-

nicación constante con los padres y derivar al especialista si es necesario para su seguimiento y tratamiento8.

Según Klasser et al (2005), se consideran tres signos que ayudan a una detección precoz del consumo de drogas20: • Caries rampante. • Enfermedad periodontal o estado periodon-

Asesoramiento del Cuidado y . Supervisión Oral

El asesoramiento del cuidado oral a estos pacientes debería incluir la instrucción de higiene

bucal y aconsejar evitar el consumo de gaseosas y otras bebidas de pH bajo, así como evitar el

consumo de carbohidratos. Recomendar a los pacientes a beber agua y otras alternativas sa-

nas, como la leche. Se debe evaluar al paciente de manera regular . 8

tal que ha cambiado rápidamente.

• Ulceras orales, irritaciones e infecciones.

Detección precoz del consumo de drogas El odontopediatra debe estar en la capacidad de

detectar cualquier cambio en el comportamiento del paciente adolescente, y de poder orientar

a los padres para que estén “alertas” ante cualquier cambio de su hijo en las diferentes áreas del desarrollo:

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

127


Denisse Jackeline-Asián-Nomberto

Cambios en el área del comportamiento Ausencias frecuentes e injustificadas al colegio,

desánimo, pérdida de interés vital, actitud de indiferencia6.

rebeldía y falta de control de impulsos, proble-

Cambios en las relaciones sociales

tes, necesidad y búsqueda continua de dinero,

Preferencia por nuevas amistades y, algunas veces, repudio por las antiguas, pertenencia a grupos de amigos que consumen drogas, valoración positiva de pares consumidores, alejamiento de las relaciones familiares, selección de grupos de

mas de conducta reiterados, mentiras frecuendesaparición de objetos, cambios notables en los hábitos y conducta: somnolencia reiterada,

aspecto desaseado, irritabilidad, agresividad al discutir el tema de “drogas”6.

Cambios en el área intelectual Problemas de concentración, atención y memoria, baja en el rendimiento escolar y desinterés general6.

Cambios en el área afectiva Cambios bruscos y oscilantes en el estado de

pares de mayor edad6.

Conclusiones El odontopediatra debe estar en la capacidad de detectar cualquier cambio en el comportamiento del paciente adolescente, y de poder orientar a los padres para que estén “alertas” ante cualquier cambio de su hijo en las diferentes áreas del desarrollo.

ánimo; reacciones emocionales exageradas,

Debido a los posibles riesgos médicos durante el

las cosas o actividades que antes lo motivaban,

de identificar a los pacientes que consumen dro-

desmotivación generalizada, desinterés por

tratamiento dental, los odontólogos deben tratar

Instrucciones a seguir por el Odontólogo (ADA)20

128


Implicancias odontológicas en el uso de drogas en adolescentes

gas. Por tanto, deben estar alerta para detectar

puede ser el primer signo que un paciente con-

Dado a que muchas personas niegan el abuso

Los abusadores de drogas pueden sentirse ame-

obtener. Se debe tener una conversación abierta

sentarse violentos. Es por lo tanto importante

signos de consumo reciente o crónico.

de drogas, esta información puede ser difícil de con el paciente sobre el tema, sin ningún prejui-

cio, e inducir al cese del uso. Se deben observar comportamientos y lesiones cutáneas, signos de inyección en piel, y comportamiento agresivo.

sume metanfetamina.

nazados debido a la paranoia y pueden preser cauteloso tratando a un paciente del que se

sospecha o se conoce que abusa de las drogas y evitar acciones repentinas o acciones que el paciente puede percibir como amenazas.

Los odontólogos deben conocer las manifesta-

Instruir al paciente a una adecuada técnica de

caries dental, enfermedad periodontal, bruxis-

ventivo, haciendo énfasis en la etapa de mante-

ciones orales producidas por el abuso de drogas:

mo, erosión, xerostomía, úlceras, alteración del

gusto, adormecimiento de la lengua, laceracio-

higiene bucal y proporcionar tratamiento prenimiento.

nes gingivales, etc.

Se debe tomar en cuenta interacciones farma-

En ausencia de alguna causa capaz de identi-

agregadas; así como posibles afecciones de otros

ficar el consumo de drogas, la caries rampante

cológicas y enfermedades infectocontagiosas órganos.

Referencias 1.

El abuso de drogas y la drogadicción. National Institute on Drug Abuse (NIDA). Mayo 2011. Disponible en: http://

2.

Las drogas, el cerebro y el comportamiento: La ciencia de la adicción. National Institute on Drug Abuse (NIDA). 2008.

3.

Rees T. Oral Effects of Drug Abuse. Critical Reviews in Oral Biology and Medicine 1992;3(3):163-184.

4.

Informe Mundial sobre las Drogas 2009. Resumen Ejecutivo. Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el

5.

Observatorio Peruano de Drogas. Disponible en: http://www.opd.gob.pe/_mTree.asp?div=II

6.

Cómo prevenir el uso de Drogas en los Niños y los Adolescentes. Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas. Depar-

7.

Las Drogas en el Perú. CEDRO. Junio 2008.

8.

Kelsch B. Methanphetamine Abuse-Oral Implications and Care. RDHAP;2009.

9.

Cho CM, Hirsch R, Johnstone S. General and oral health implications of cannabis use. Austr Dent J 1995;50(2):70-74.

www.nida.nih.gov/PDF/InfoFacts/Understanding-Sp.pdf

Disponible en: http://www.nida.nih.gov/scienceofaddictionSP/SoA_Spanish.pdf

Delito (UNODC).

tamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. 2004.

10. Brazier WJ, Dhariwal DK, Patton DW, Bishop K. Ecstasy related periodontitis and mucosal ulceration — a case report Ecstasy (MDMA) and oral health. Br Dent J 2003:194:197-199.

11. Brand HS, Gonggrijp S, Blanksma CJ. Cocaine and Oral Health. Br Dent J 2008; 204:365-369. 12. Yukna R. Cocaine Periodontitis. The Int J Periodontics & Rest Dent 1991;11(1):72-79. 13. Thomsom WM, Poulton R. Cannabis smoking and periodontal disease among young adults. JAMA 2008;299:525-531. 14. Scully C. Cannabis; adverse effects from an oromucosal spray. Br Dent J 2007; 203:E12. Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

129


Denisse Jackeline-Asián-Nomberto

15. López R, Baelum V. Cannabis use and destructive periodontal diseases among adolescents. J Clin Periodontol 2009;36:185-189. 16. Versteeg PA, Slot DE, van der Velden U, van der Weijden GA. Effect of cannabis usage on the oral environment : a review. Int J Dent Hygiene 2008; 315-320. 17. Hamamoto DT, Rhodus NL. Methamphetamine abuse and Dentistry. Oral Diseases 2009; 15,27-37. 18. Saini T, Edwards P, Kimmes N, Caroll L, Shaner J, Dowd F. Etiology of Xerostomia and Dental Caries among Methamphetamine Abusers. Oral Health Prev Dent 2005; 3: 189–195. 19. Goodger NM, Wang J, Pogrel MA. Palatal and Nasal necrosis resulting from cocaina misuse. Br Dent J 2005;198:333334. 20. Klasser GD, Epstein J. Methamphetamine and Its Impact on Dental Care. J Can Dent Assoc 2005;71(10):759-762.

Recibido: 25-05-2011 Envío evaluación: 28-05-2011 Aceptado: 18-06-2011 Correspondencia:jacky_asian@hotmail.com

130


Reporte de caso

Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso

Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso Dentinogenesis imperfecta: report of a case

Judit-Rabassa1 Camila-Palma2 Yndira-González2

Resumen

Abstract

La dentinogénesis imperfecta (DI) es una ano-

Dentinogenesis imperfecta (DI) is a hereditary

o ambas denticiones. Como la DI tipo I se rela-

structure affecting either the primary or both

malía hereditaria que afecta la dentina de una ciona con osteogénesis imperfecta, ante un niño

con DI, el odontopediatra siempre debe estar alerta y descartar esta posibilidad. Las características orales en niños con DI incluyen fracturas

disorder characterized by abnormal dentine the primary and secondary dentitions. Denti-

nogenesis imperfecta type I is inherited with

osteogenesis imperfecta (OI), for this reason

pediatric dentistry must always be alert and to

del esmalte, atrición dental severa, sensibilidad,

discard this possibility in a child with DI. The

restauraciones tradicionales y en algunos casos

de breaks of the enamel due to the underlying

les. El manejo terapéutico incluye la instaura-

tal attrition, sensibility, molars with bulbous

tamiento restaurador para evitar las atriciones

make the traditional restorations difficult and

las implicaciones estéticas pueden tener una im-

fections. The therapeutic treatment includes the

de los niños con DI. El objetivo de este artículo

a treatment to avoid the attritions and the loss

sobre la DI y presentar un caso clínico en un pa-

cations can have an important effect in the psy-

molares con coronas bulbosas que dificultan las

oral characteristics in children with DI inclu-

exposiciones pulpares e infecciones periapica-

dentinal defect of mineralization, severe den-

ción de medidas preventivas precoces y un tra-

crowns with marked cervical constriction that

y la pérdida de dimensión vertical. Asimismo,

in some cases pulp exposures and periapical in-

portante repercusión en el desarrollo psicosocial

establishment of early preventive measures and

es hacer una revisión bibliográfica actualizada

of vertical dimension. Also, the aesthetic impli-

ciente de 5½ años.

chosocial development of the children with DI.

Palabras clave: dentinogénesis imperfecta; os-

updated review on DI and to present a clinical

teogénesis imperfecta.

The aim of this article is to do a bibliographical case in a patient of 5½ years old.

Master Odontopediatría, Universidad de Barcelona. Odontopediatras exclusivas, Profesoras Titulares del Master de Odontopediatría, Universidad de Barcelona, España.

1 2

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

131


Judit-Rabassa, Camila-Palma, Yndira-González

Key words: dentinogenesis imperfecta, osteo-

ósea5,9,10. La DI tipo II y III se ha relacionado con

131-139).

pueden ser mutaciones alélicas. Las mutaciones

genesis imperfecta. (Odontol Pediatr 2011;10(2):

Introducción

defectos en el cromosoma 4q12-21; sugiriendo que

en los genes de la fosfoproteína ácida de la ma-

triz de dentina (DMPI) y el gen de sialofosfopro-

teína de dentina (DSPP) parecen ser la causa11-14.

La dentinogénesis imperfecta (DI) es una condi-

ción genética autosómica dominante, caracterizada por un defecto en la estructura dentinaria

ocurrido durante el periodo de histodiferenciación dental1. Puede aparecer sola o conjunta-

mente con la osteogénesis imperfecta; por ello la importancia del diagnóstico temprano.

A pesar de tener una baja incidencia, la DI pre-

senta grandes implicaciones estéticas, funciona-

les y psicosociales. El objetivo de este estudio es

revisar la epidemiología, etiología, diagnóstico, clasificación, características clínicas, alteraciones orales asociadas y el manejo odontológico de la DI, así como presentar el manejo odontológico en un paciente de 5½ años, con un periodo de seguimiento mayor a tres años.

Epidemiología y etiología La DI es una anomalía poco frecuente, con una incidencia de 1:80002. No existe una predisposi-

ción por raza o sexo2-7.

La DI se puede presentar de forma aislada o asocia-

características clínicas

El diagnóstico se basa en los hallazgos clínicos y radiológicos5. Según los criterios clínicos, radio-

lógicos e histológicos, se clasifica en tres tipos descritos por Shields en 197315.

Las características clínicas y radiológicas de la DI tipo I y la tipo II son similares y se diferen-

cian principalmente por el hecho que la DI tipo I se asocia con osteogénesis imperfecta6-8,16.

• Tipo I de Shields: asociada a la osteogénesis imperfecta (OI). Los pacientes presentan una

mayor susceptibilidad a las fracturas óseas

desde temprana edad6-8,16. En pacientes con

OI, la prevalencia de DI varía considerablemente entre diferentes estudios, con rangos del 21 - 73%17,18.

Se afectan ambas denticiones, aunque los dientes temporales se afectan de forma más severa; seguido de los incisivos y primeros

da a algunos síndromes, tales como: síndrome de

molares permanentes. Clínicamente los dien-

braquioesqueletogenital, la displasia imunoósea

amarillo-ámbar traslúcido al pardo azulado,

Ehlers-Danlos, síndrome de Goldblatt, síndrome

tes presentan un color muy variable; desde

de Schimke, la calcicosis y el síndrome de Seckel5-8.

debido al color anormal de la dentina que

Los tres tipos de DI se heredan de forma au-

raíces adoptan también un color ámbar6-8. El

que difieren los genes afectados. La DI tipo I

do, tiende a fracturarse debido a la poca mi-

tosómica dominante, sin embargo se ha visto

está producida por un defecto en los genes 1A1 (COL1A1) ó 1A2 (COL1A2) los cuales codifican

la síntesis de procolágeno que forma la matriz 132

Diagnóstico, clasificación y .

brilla a través del esmalte traslúcido1. Las

esmalte, aunque en principio no está afectaneralización de la dentina, lo que conlleva a

una rápida atrición dental. La severidad de la decoloración y las fracturas del esmalte


Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso

es muy variable, inclusive en miembros de

las coronas en la dentición permanente. Los

precozmente, es frecuente observar que toda

malte normal pero un grosor de dentina ex-

la misma familia. Sin embargo, si no se trata

la dentición está al nivel de la encía. A pesar de la atrición severa, no siempre existe una

dientes “concha” presentan un grosor de es-

tremadamente delgado y cámaras pulpares de gran tamaño1,6-8.

exposición pulpar ya que la cámara se oblitera precozmente1,6-8.

Características orales asociadas

Radiográficamente los dientes tienen un aspecto patognomónico. Presentan coronas bulbosas con cámaras pulpares pequeñas,

• Menor prevalencia de caries probablemente debido a la gran atrición16.

generalmente obliteradas. Las raíces son

• Infecciones periapicales y abscesos recurren-

res estrechos. Asimismo se observa una im-

de los túbulos dentinarios comunicados con

cortas y delgadas, con conductos radiculaportante constricción cervical y una falta de

contraste entre esmalte y dentina. Son frecuentes las fracturas radiculares y lesiones periapicales en ausencia de caries1,6-8.

Histológicamente, la dentina presenta una estructura altamente variable, de tubular a

totalmente atubular. Las fracturas del esmalte ocurren en la línea de unión amelo-dentinaria. La dentina es lisa y uniforme sin el festoneado típico de la unión amelodentinaria19.

tes debido a la invasión bacteriana a través la cavidad oral o a la necrosis pulpar inducida por la obliteración6,7.

• Sensibilidad dentaria debido a las múltiples

exposiciones dentinarias que se producen por la atrición1.

• Mayor prevalencia de maloclusiones Clase

III, mordidas cruzadas posteriores y mordidas abiertas anteriores1,6-8.

Manejo terapéutico

• Tipo II de Shields: llamada también denti-

El manejo de la DI varía de acuerdo a su seve-

gráficamente no se distingue de la DI tipo

el odontopediatra debe ser muy cuidadoso du-

bas denticiones se ven igualmente afectadas

dan transmitir una fuerza excesiva a los huesos

na opalescente hereditaria. Clínica y radio-

ridad. Si la DI está asociada con OI (DI tipo I),

I de Shields; aunque en este tipo de DI am-

rante los procedimientos quirúrgicos que pue-

y la obliteración de la cámara puede suce-

maxilares para evitar fracturas óseas1.

der incluso antes de la erupción dental1. La

principal diferencia es que la DI tipo II no se asocia con osteogénesis imperfecta . 6-8

• Tipo III de Shields: es extremadamente rara. Esta variación fue descrita en un aislado ge-

nético trirracial conocido por el nombre de

“Brandywine”20. Su principal característica

es la forma de “campana” o “concha” de

Los objetivos del tratamiento precoz en niños con DI son21:

• Mantener la salud dental y preservar la vitalidad y forma de los dientes.

• Dar al paciente una buena apariencia a una edad temprana para prevenir problemas psicológicos.

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

133


Judit-Rabassa, Camila-Palma, Yndira-González

• Dar al paciente una dentición funcional. • Prevenir la pérdida de dimensión vertical y mantener la longitud del arco.

• Permitir un desarrollo normal de los huesos

faciales y de la articulación temporomandibular.

Pautas preventivas El diagnóstico temprano y las pautas preventi-

vas precoces son escenciales para el niño con DI, con el fin de reducir las consecuencias funcionales y sociales de esta enfermedad. Las citas pe-

riódicas son muy importantes para evaluar las necesidades del niño conforme erupcionan sus dientes. Asimismo, se sugieren medidas para mejorar la salud periodontal: una higiene oral

meticulosa, tartrectomías y enjuagues de flúor para disminuir la sensibilidad1,22.

Pautas restauradoras Las técnicas restauradoras tradicionales pueden ser utilizadas con éxito en casos de DI leve o mo-

derada, sobretodo en la dentición permanente

que suele verse menos afectada que la dentición temporal1.

Los onlays oclusales en molares y premolares ayudan a minimizar el desgaste y mantener la dimensión vertical6-8. En los pacientes con desgastes coronarios que llegan al nivel de la encía y excesiva pérdida de la dimensión vertical, se debe considerar la colocación de sobredentaduras1. En casos donde existan absesos periapicales debido a la exposición o a la obliteración pulpar, cabe resaltar que la instrumentación de los conductos radiculares obliterados puede resultar en perforaciones laterales debido a la pobre mineralización de la dentina1. Por ello algunos autores5 refieren que si aparecen abscesos, la terapia pulpar no es exitosa y en ocasiones se debe recurrie a la extracción1. Hasta que no finalice el crecimiento, no se podrá considerar la colocación de implantes y el tratamiento en caso de pérdidas dentales será el uso de prótesis5. En relación a las maloclusiones en pacientes con DI, se deberá valorar cada caso individualmente con un equipo multidisciplinar23.

En relación a la estética, los tratamientos de

Caso clínico

han mostrado un éxito moderado ya que la des-

Paciente masculino de 5½ años asistió en septiembre del 2007 al Servicio del Posgrado de Odontopediatría de la Universidad de Barcelona, derivado de un Hospital pediátrico con el diagnóstico de Dentinogénesis Imperfecta tipo II de Shields, ya que se descartó la presencia de osteogénesis imperfecta. Su madre también presenta DI tipo II. El niño es alérgico a la penicilina y sus derivados. Tenía antecedentes de trauma-

blanqueamiento para mejorar el color de la DI coloración proviene de la dentina. En los dientes

anteriores se recomiendan carillas de composite para mejorar la estética y enmascarar la decolo-

ración1,21.

En casos severos donde existen desprendimientos significativos del esmalte y/o un rápido desgaste dental en el sector posterior, el tratamiento

indicado son las coronas de acero inoxidable o 134

de zirconio1,5,21. En ocasiones se requiere de una preparación subgingival para aumentar la longitud de la corona y la retención5.

tismo con avulsión del 51.


Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso

El motivo de consulta y principal preocupación

minuir la sensibilidad, así como controles y

dientes de su hijo. Durante la primera visita se

gel) cada 4 meses.

de los padres era la coloración amarillenta en los observó que el niño hablaba poco y cuando reía,

aplicaciones de flúor tópico profesional (en

no enseñaba sus dientes (Figura 1). Los padres

2. Fase restauradora: pulpotomías de 55, 65 y

gio. Él refería una ligera sensibilidad al comer

preformadas de acero inoxidable en el 84 y

dentes de absesos o dolor.

recuperar la dimensión vertical. Se decide

En la exploración clínica se observó una denti-

tes anteriores por la poca estructura rema-

comentaban que era un niño tímido en el cole-

84 debido a la exposición pulpar y coronas

y/o tomar alimentos fríos. No existían antece-

todos los segundos molares primarios para

ción primaria completa; el color de los dientes

era ámbar oscuro y presentaban un desgaste ex-

no colocar coronas de composite en los diennente y la próxima erupción dental.

cesivo. La mayoría de las coronas en el sector

Durante la etapa restauradora, fue necesario rea-

gran pérdida de dimensión vertical y exposición

res previa a la colocación de coronas metálicas

La radiografía panorámica reveló una falta de

lograr una mejor retención. Asimismo, por el pe-

desgastadas y cámaras pulpares casi obliteradas

lares primarios superiores, decidimos adaptar

posterior estaban a nivel gingival. Existía una

lizar reconstrucciones de composite en los mola-

pulpar en el 55, 65 y 84, sin presencia de caries.

para aumentar el tamaño de la corona clínica y

contraste entre el esmalte y la dentina, coronas

queño remanente dentario en los segundos mo-

(Figura 2).

coronas metálicas correspondientes a primeros

El tratamiento se planificó en dos fases que se

el tallado para las coronas fue subgingival, cabe

realizaron en la clínica mediante técnicas de manejo de conducta:

1. Fase preventiva: enseñanza de higiene oral

molares primarios (Figura 3). A pesar de que mencionar que consideramos la preparación de los molares y la retención de las coronas metálicas muy complicada por la gran atrición.

al paciente y a sus padres; y prescripción de

Durante un periodo de más de 3 años en con-

Figura 1. Gesto que hacía el paciente al reír para esconder sus dientes de color amarillo-ámbar oscuro.

Figura 2. Falta de contraste entre esmalte y dentina, gran desgaste coronario y obliteración de la cámaras pulpares en los dientes primarios. Los dientes permanentes en desarrollo se observan menos afectados.

enjuagues de flúor diario al 0,05% para dis-

troles periódicos, el paciente acudió de urgen-

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

135


Judit-Rabassa, Camila-Palma, Yndira-González

Figura 3. Foto intraoral donde se observan las coronas clínicas a nivel gingival. Se colocaron coronas metálicas en los segundos molares tras las pulpotomías para recuperar la dimensión vertical.

Figura 4. Descementación de la corona metálica del 75, situación que ocurrió con cierta frecuencia.

Figura 5. Menor grado de afectación de los incisivos permanentes en comparación con los incisivos primarios. Debido a la persistencia del 61, el 21 erupcionó por palatino.

Figura 6. Comparación de la severidad de afectación entre molares primarios y permanentes. En el 36 se realizó un sellado invasivo con composite fluido.

taba DI, aunque en menor grado (Figura 5 y 6). Como pevención, se sellaron los molares per-

manentes. Conforme se establecía la oclusión permanente anterior, el incisivo central superior

izquierdo (21) erupcionó por palatino del incisiFigura 7. Oclusión anterior correcta después del tratamiento para descruzar el incisivo superior izquierdo (21).

cia cuatro veces con alguna de sus coronas de acero descementadas (Figura 4). En la fase de dentición mixta, se observó que los incisivos y

primeros molares permanentes también presen136

vo primario (61), ocasionando una mordida cru-

zada anterior unidentaria. Se decidió descruzar la mordida anterior con ejercicios funcionales y un levante de mordida con composites en 36/46

durante 1 mes, con buen resultado (Figura 7).

Actualmente el paciente se encuentra bajo control estricto cada 4 meses para evaluar la erupción de premolares.


Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso

Discusión El paciente presenta una DI tipo II y tal y como

se describe en la literatura, presenta un mayor grado de afectación en la dentición temporal que en la permanente.

En relación a las implicaciones funcionales, el paciente refería una ligera sensibilidad al comer

que disminuyó con enjuagues de flúor diarios y

la aplicación de flúor tópico. En este caso, la función masticatoria no se encontraba disminuida a pesar de que el paciente presentaba atriciones

Figura 8. Una vez erupcionado los incisivos permanentes, los cuales estaban menos afectados que los primarios, el paciente ya no escondía sus dientes al reír.

severas en todos sus molares, con la consecuente pérdida de dimensión vertical. Creemos que

el desgaste severo se debió a un diagnóstico y un tratamiento restaurador tardío y que tales se-

cuelas se podrían evitar con un manejo precoz24. A pesar de que se realizaron preparaciones

subgingivales y coberturas completas con coronas de acero inoxidable en los molares primarios,

tuvimos una gran dificultad en la retención de las mismas y la descementación fue frecuente. Asi-

mismo, debido al pequeño tamaño de las coronas clínicas, se tuvieron que cementar coronas metá-

licas de tamaño menor al correspondiente. Estas complicaciones no han sido descritas anteriormente. En este caso, contrario a lo que afirman algunos autores5, las pulpotomías fueron exitosas.

En relación a las implicaciones estéticas, queremos destacar la importancia de este factor en el desarrollo psicosocial de niños con DI. El pa-

ciente aquí descrito escondía sus dientes al reir;

gesto que se redujo al erupcionar los incisivos

permanentes (Figura 8). Conforme el paciente vaya creciendo, se plantearán opciones terapéuticas más estéticas si así lo requiere. Creemos

de vital importancia considerar el factor estético antes del desprendimiento del esmalte en los

dientes primarios. En nuestro caso, el paciente

fue derivado cuando sus incisivos primarios es-

taban a nivel gingival y ya había adoptado un gesto al reir para esconder sus dientes. El fac-

tor estético en un niño pequeño puede tener un gran peso, en especial porque se encuentran en el momento del desarrollo de su autoestima.

Conclusiones Ante un paciente con dentinogénesis imperfec-

ta es de vital importancia que el odontopediatra descarte la presencia de osteogénesis imperfecta

mediante una detallada historia clínica; antecedentes familiares e historia de fracturas óseas. Ante la mínima sospecha el paciente deberá ser

referido a un hospital para realizar las pruebas pertinentes1.

Debido a las consecuencias funcionales y estéti-

cas que se observan en niños con DI, sería ideal realizar un diagnóstico y manejo precoz de la

enfermedad durante el primer año de vida con

el fin de prevenir el deterioro de la dentición y mantener la estética en una etapa clave de desarrollo psicosocial.

La terapia restauradora temprana permite proteger los molares, evitar el desgaste dental y la Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

137


Judit-Rabassa, Camila-Palma, Yndira-González

pérdida de dimensión vertical. Asimismo, las pautas preventivas precoces disminuyen la probabilidad de sensibilidad dentaria.

En casos de desgastes severos la preparación dental y la retención de las coronas de acero

inoxidable es complicada, con gran probabilidad de descementaciones.

Debido a que la DI involucra a ambas denticiones, el tratamiento en estos pacientes es largo, complejo y generalmente multidisciplinario.

Referencias 1.

American Academy on Pediatric Dentistry Council on Clinical Affairs. Guideline on oral health care/dental mana-

gement of heritable dental development anomalies. Pediatr Dent 2008-2009; 30: 196-201. Disponible en: URL: http:// www.aapd.org/media/policies.asp [Accedido 3 de Enero 2011]

2.

Witkop CJ. Hereditary defects in enamel and dentin. Acta Genet Stat Med 1957; 7: 236-39.

3.

Witkop CJ. Amelogenesis imperfecta, dentinogenesis imperfecta and dentin dysplasia revisited: problems in classifi-

4.

Kim JW, Simmer JP. Hereditary dentin defects. J Dent Rest 2007; 86: 392-9.

5.

Barron MJ, McDonnell ST, Mackie I, Dixon MJ. Hereditary dentine disorders: dentinogenesis imperfecta and dentine

6.

Bailleul-Forestier I, Molla M, Verloes A, Berdal A. The genetic basis of inherited anomalies of the teeth. Part 1: clinical

7.

Bailleul-Forestier I, Berdal A, Vinckier F, de Ravel T, Fryns JP, Verloes A. The genetic basis of inherited anomalies of the

8.

Bhandari S, Pannu K. Dentinogenesis imperfecta: a review and case report of a family over four generations. Indian J

9.

Pallos D, Hart PS, Cortelli JR, Vian S, Wright JT, Brunoni D, Hart TC. Novel COL1A1 mutation (G559C) [correction of

cations. J Oral Pathol 1988; 17: 547-53.

dysplasia. Orphanet J Rare Dis 2008; 3: 31.

and molecular aspects of non-syndromic dental disorders. Eur J Med Genet 2008; 51: 273-91.

teeth. Part 2: syndromes with significant dental involvement. Eur J Med Genet 2008; 51: 383-408. Dent Res 2008; 19: 357-61.

G599C] associated with mild osteogenesis imperfecta and dentinogenesis imperfecta. Arch Oral Biol 2001; 46: 459-70.

10. Martin E, Shapiro JR. Osteogenesis imperfecta: epidemiology and pathophysiology. Curr Osteoporos Rep 2007; 5: 91-7.

11. Takagi Y, Sasaki S. A probable common disturbance in the early stage of odontoblast differentiation in dentinogenesis imperfecta type I and type II. J Oral Pathol 1988; 17: 208-12.

12. MacDougall M, Jeffords L, Gu TT, Knight CB, Frei G, Reus BE, et al. Genetic linkage of the dentinogenesis imperfecta type III locus to chromosome 4q. J Dent Res 1999; 78: 1277-82.

13. Bai H, Agula H, Wu Q, Zhou W, Sun Y, Qi Y, et al. A novel DSPP mutation causes dentinogenesis imperfecta type II in a large Mongolian family. BMC Med Genet 2010; 11: 23.

14. Kida M, Tsutsumi T, Shindoh M, Ikeda H, Ariga T. De novo mutation in the DSPP gene associated with dentinogenesis imperfecta type II in a Japanese family. Eur J Oral Sci 2009; 117: 691–94.

15. Shields ED, Bixler D, el-Kafrawy AM. A proposed classification for heritable human dentine defects with a description of a new entity. Arch Oral Biol 1973; 18: 543-553.

16. Rios D, Vieira AL, Tenuta LM,Machado MA. Osteogenesis imperfecta and dentinogenesis imperfecta: associated disorders. Quintessence Int 2005; 36: 695-701.

17. Lund AM, Aström E, Söderhäll S, Schwartz M, Skovby F. Osteogenesis imperfecta: mosaicism and refinement of the genotype-phenotype map in OI type III. Mutations in brief no. 242. Hum Mutat 1999; 13: 503.

18. Malmgren B, Norgren S. Dental aberrations in children and adolescents with osteogenesis imperfecta. Acta Odontol Scand 2002; 60: 65-71.

138


Dentinogénesis imperfecta: a propósito de un caso

19. Wright JT, Gantt DG. The ultrastructure of the dental tissues in dentinogenesis imperfecta in man. Arch Oral Biol 1985; 30: 201 – 6.

20. García-Ballesta C, Pérez Lajarín L, Cortés Lillo O. Capítulo 13: Anomalías de la dentición en desarrollo: número, ta-

maño, forma, estructura y color. En: Odontopediatría, la evolución del niño al adulto joven. Boj JR, Catalá M, GarcíaBallesta C, Mendoza A, Planells P, editores. 1a ed. Madrid: Ripano; 2011.

21. Sapir S, Shapira J. Dentinogenesis imperfecta: an early treatment strategy. Pediatr Dent 2001; 23: 232-7. 22. Sapir S, Shapira J. Clinical solutions for developmental defects of enamel and dentin in children. Pediatr Dent 2007; 29: 330-6.

23. O´Connell A, Marini J. Evaluation of oral problems in an osteogenesis imperfecta population. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod 1999; 87: 189-96.

24. Delgado AC, Ruiz M, Alarcón JA, González E. Dentinogenesis imperfecta: the importante of early treatment. Quintessence Int 2008; 39: 257-63.

Recibido: 05-01-2011 Envío evaluación: 07-01-2011 Aceptado: 22-02-2011 Correspondencia: dracamilapalma@odontologiaparabebes.com Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

139


Gabriela-Durán-Ibarra, Miguel A-Rosales-Berber, M Socorro-Ruiz-Rodríguez, Amaury J-Pozos-Guillén, Alán-Martínez-Zumarán,

Reporte de caso J Arturo-Garrocho-Rangel

Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso Early childhood caries: ¿neglect or ignorance? Report of a case Gabriela-Durán-Ibarra1 Miguel A.-Rosales-Berber2 M Socorro-Ruiz-Rodríguez3 Amaury J.-Pozos-Guillén4 Alán-Martínez-Zumarán5 J Arturo-Garrocho-Rangel6

Resumen

provided to the patient, and instituted preventi-

El presente es el reporte de un caso de un niño

term, are described.

de 5 años 4 meses de edad que exhibía un patrón

de caries dental de la infancia temprana severa

no tratada oportunamente, debido a ignorancia y posible negligencia por parte de los padres. Se describe el proceso diagnóstico y el tratamiento

brindado al paciente y el manejo preventivo que se instituyó a corto, mediano y largo plazo.

Palabras clave: Caries de la infancia temprana.

Abstract

ve management in the short, medium and long

Key words: Early childhood caries. (Odontol Pediatr 2011;10(2): 140-147).

Introducción La caries dental en dientes primarios es la enfermedad crónica más común en la niñez que se ha

convertido en un problema muy importante de sa-

lud pública a nivel mundial.1 Se trata de un proceso infeccioso considerado prevenible y reversible

This case report is of a 5 years 4 months old male

que, cuando se deja evolucionar y sin tratar, pue-

tal early caries childhood not treated in a timely

de dientes primarios con secuelas en la oclusión,

negligence. The diagnostic process, treatment

dentición permanente, bacteremias, reducción en

patient who exhibited a pattern of severe den-

de dar como resultado dolor, pérdida prematura

manner, due to parent ignorance and possible

masticación, alteraciones en el lenguaje, daño a la

Residente Especialidad Estomatología Pediátrica. CD Especialista en Odontopediatría y Ortodoncia, Profesor de la Especialidad en Estomatología Pediátrica. 3 CD Especialista en Odontopediatría, Maestra en Ciencias en Investigación Clínica, Coordinadora y Profesora de la Especialidad en Estomatología Pediátrica. 4 CD, Doctor en Ciencias, Profesor Investigador de la Especialidad en Estomatología Pediátrica. 5 CD, Esp. Ortodoncia, Maestro en Ciencias en Investigación Clínica, Profesor de la Especialidad en Estomatología Pediátrica. 6 CD Esp. Odontopediatría, Maestro en Ciencias en Investigación Clínica, Profesor de la Especialidad Estomatología Pediátrica, Facultad Estomatología, Universidad Autónoma de San Luis Potosí-México. 1 2

140


Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso

el crecimiento y desarrollo somáticos, además de los altos costos inherentes al tratamiento.

2

La caries de la infancia temprana (EEC, por sus siglas en inglés) es un término que engloba a todos los tipos de caries (lesiones cavitadas o no cavitadas), incluyendo extracciones o restauraciones (debidas a la enfermedad), que se presentan en uno ó más órganos dentarios primarios, en niños de hasta 71 meses de edad.3 Es una forma particularmente severa de caries que causa graves daños en la dentición primaria, en un tiempo relativamente breve. Esta enfermedad también ha sido reportada como “Caries de la lactancia” y “Caries de biberón”.4,5 Datos epidemiológicos demuestran que la ECC es cinco veces más común que el asma, siete veces más que la rinitis alérgica y catorce veces más que la bronquitis crónica.6,7 Se ha reportado también que la prevalencia de la ECC es hasta del 70% en países subdesarrollados y del 1 al 12% en países industrializados; en México el 35% de la población afectada por caries corresponde a niños menores de 3 años.8 Asimismo, basados en datos epidemiológicos sobre EEC obtenidos en los Estados Unidos durante los últimos 20 años, Tinanoff y Reisine concluyeron que: 1. La caries es altamente prevalente en niños preescolares de estratos socio-económicos bajos; 2. La prevalencia de caries dental en niños norteamericanos se ha incrementado; 3. Los niños con experiencia de caries muestran un alto número de dientes afectados, independiente de su nivel socio-económico; y 4. La caries dental en niños preescolares es poco tratada odontológicamente.9 La apariencia clínica de la EEC es característica y

evidente. El proceso de desmineralización inicia

en los incisivos maxilares, poco tiempo después de su erupción, seguido por la extensión rápida hacia los primeros molares tanto superiores como inferiores, y posteriormente al resto de los

órganos dentarios primarios. Es posible el con-

trol y la reversión de la ECC siempre y cuando el diagnóstico sea establecido en su etapa inicial, la

cual se caracteriza por la presencia de “manchas blancas” opacas sobre la superficie del esmalte, sin cavitación.10 Debido al efecto que produce

el no remineralizar las superficies dentarias en estado de mancha blanca, la ECC considera a estas manchas como parte de la enfermedad.11

Se ha confirmado una clara correlación entre

los hábitos alimenticios inadecuados, como la

ingesta frecuente y excesiva de carbohidratos simples, principalmente sacarosa, y la aparición

de la ECC.12 Otros factores de riesgo que se han asociado a la aparición de la enfermedad son la colonización temprana y altos niveles de bacte-

rias cariogénicas, higiene oral pobre, hipoplasia del esmalte, flora microbiana materna, estado socioeconómico bajo y el escaso nivel de educación de los padres.13,14

Al respecto, se ha asociado a la negligencia de

los padres o responsables del niño como un factor de riesgo adicional para la aparición y

preservación de la EEC. La negligencia dental,

un subtipo de la negligencia física, es definida por la Academia Americana de Odontología Pediátrica15 como “una falla por parte del padre

o tutor para buscar y obtener un tratamiento apropiado y disponible para la caries dental,

infecciones orales, o cualquier otra condición anormal de los dientes y estructuras de soporte, que en el niño:

• Haga difícil o imposible la alimentación de rutina.

• Cause dolor crónico. Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

141


Gabriela-Durán-Ibarra, Miguel A-Rosales-Berber, M Socorro-Ruiz-Rodríguez, Amaury J-Pozos-Guillén, Alán-Martínez-Zumarán, J Arturo-Garrocho-Rangel

• Retrase el crecimiento o desarrollo.

que el dentista que trata niños sea capaz de dis-

• Haga difícil o imposible la realización de ac-

severidad del problema dental de su hijo (a), y

tividades diarias, tales como caminar, jugar o ir a la escuela”.

una verdadera omisión deliberada de atención

odontológica por parte del padre o responsable

La identificación de casos de negligencia dental, excepto en las situaciones más severas, es en

ocasiones una tarea difícil, ya sea por la escasez de información, o la incapacidad o indiferencia por parte del odontólogo.

tinguir entre la ignorancia paterna acerca de la

16,17

Davies y col men18

cionaron los siguientes indicadores de posible negligencia dental:

• Caries rampante no tratada, fácilmente detectada por cualquier persona.

• Dolor, infección, sangrado o trauma no tratados, que afectan la región orofacial.

• Historia de falta de continuidad de atención

odontológica, en presencia de morbilidad dental identificada.

Aunados a estos indicadores, deben ser considerados también problemas de origen económi-

co, de escolaridad y sociales para establecer un diagnóstico final más preciso.

19

Es imperativo

del paciente.

En este contexto, el propósito del presente artículo es el presentar un caso de caries de la niñez

temprana que no fue tratada oportunamente, por ignorancia y posible negligencia paterna, en un niño de 5 años 4 meses de edad.

Reporte de caso Un niño de 5 años 4 meses fue llevado por su

madre a la Clínica del Postgrado en Estomatología Pediátrica (Universidad Autónoma de San

Luis Potosí) solicitando atención odontológica. Durante la historia médica el paciente no exhibió enfermedades sistémicas, problemas de cre-

cimiento y desarrollo, o antecedentes médicos de relevancia, excepto un episodio de bronquitis a los 2 años de edad. El niño sólo había recibido una revisión dental 6 meses antes. En relación

a sus hábitos alimenticios, la madre refirió que

el niño abandonó el biberón hasta los 3 años de

Figura 1a y 1 b. Vista oclusal de las arcada superior e inferior del paciente.

142


Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso

edad, y que su contenido generalmente consistía de leche endulzada con azúcar o miel; sin embargo, el consumo de carbohidratos refinados continuaba siendo alto al momento de la cita. La examinación extraoral mostró una ligera asimetría facial, sin evidencia de anormalidad o presencia de algún proceso inflamatorio o infeccioso en la piel y la articulación temporo-mandibular fue considerada como normal. Le examinación intraoral reveló un estado de higiene oral muy pobre, presencia de placa dento-bacteriana generalizada, sangrado gingival al cepillado y manipulación. Todos los dientes primarios estaban presentes y los incisivos centrales inferiores y 4 primeros molares permanentes se encontraban parcialmente erupcionados; eran evidentes múltiples lesiones cariosas avanzadas en prácticamente todos sus dientes primarios (figura 1a y 1b), restos radiculares en la totalidad de la arcada superior y en los 4 molares inferiores,

algunos de ellos con movilidad grado II y presencia de fístulas de origen pulpar. En total se contabilizaron 16 dientes primarios cariados. Se obtuvo una radiografía panorámica (figura 2) y varias tomas periapicales (figura 3), las que exhibieron reabsorciones radiculares patológicas y procesos infecciosos peri-radiculares múltiples. Además se observó una pérdida de dimensión vertical debida a la fuerte destrucción coronal de los molares, mordida abierta anterior de 9 mm con un perfil biprotusivo.

Figura 2. Radiografía panorámica inicial.

Figura 3. Radiografías periapicales de las zonas posteriores donde se observa gran destrucción coronaria, y procesos periapicales a nivel de los segundos molares inferiores. Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

143


Gabriela-Durán-Ibarra, Miguel A-Rosales-Berber, M Socorro-Ruiz-Rodríguez, Amaury J-Pozos-Guillén, Alán-Martínez-Zumarán, J Arturo-Garrocho-Rangel

Figura 4 a y b. Prótesis removibles colocadas en las arcadas.

Al interrogar a la madre del paciente acerca del

tada superior, y una prótesis parcial removible

motivo de preocupación, a pesar del evidente

expansión bilateral transversal (figura 4), el cual

estado dental de su hijo, declararon que no fue grado de afectación avanzada de su dentadura, ya que el paciente nunca se quejó de dolor en

forma notoria, y además, antes de decidirse a acudir a la revisión, tenía la creencia de que no tenia caso tratar a los dientes “de leche” debido a que finalmente se iban a “caer” con el paso del tiempo.

Con base en los datos clínicos y radiográficos recabados, se decidió realizar las extracciones de todos los dientes primarios de la arcada su-

perior, y de los incisivos laterales, primeros y segundos molares inferiores; obturación con re-

sina en el canino inferior derecho y corona de

en la arcada inferior, ambas con un tornillo de

está siendo activado un cuarto de vuelta cada mes; el objetivo de las activaciones será provocar un crecimiento transversal lento de las arcadas, ante la pérdida del estímulo natural que

proporcionarían los molares primarios, si estu-

vieran presentes.20 Hay que hacer notar que al momento de la colocación de las prótesis los pri-

meros premolares superiores ya estaban parcial-

mente erupcionados (figura 4), esto debido a la destrucción del hueso alveolar de las zonas por

los procesos infecciosos previos, lo que aceleró la erupción de estos órganos dentarios permanentes.

acero inoxidable en el canino inferior izquierdo. Todos los procedimientos odontológicos rea-

lizados fueron plenamente acordados con los padres del niño, a través de la firma de un con-

sentimiento informado, y se llevaron a cabo bajo

anestesia local; el comportamiento del paciente desde la visita inicial fue calificado como positivo, de acuerdo a la escala de Frankl. Además, se

colocó una prótesis total removible mucosopor144

Figura 5. Radiografía panorámica de control después de 4 meses.


Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso

Se programaron citas de control cada mes para

presentaron 3 niños quienes participaron en un

de erupción de los dientes permanentes, así como

la niñez temprana; este programa consistió en

observar la evolución de la oclusión y el proceso para reforzar las recomendaciones a los padres, la

práctica de cepillado dental, aplicaciones de bar-

nices fluorurados y la colocación de selladores de fosetas y fisuras en los primeros molares permanentes, tan pronto completen su erupción. En la

figura 5 se muestra la radiografía panorámica de

programa preventivo intensivo para caries de educación a los padres de los niños sobre ali-

mentación y abandono del hábito del biberón,

cepillado dental y aplicaciones de fluoruro de

estaño diarias en gel al 0.4% ó de fluoruro de sodio al 2% mensuales. Los autores mencionan que a pesar de estos esfuerzos preventivos, los 3

control, 4 meses después de finalizado el trata-

niños desarrollaron caries dental luego de uno a

rá una valoración ortodóncico-ortopédica para el

consideran que la negligencia y ciertos hábitos

miento. Además, en un futuro cercano, se realiza-

dos años de permanencia en el programa. Ellos

tratamiento de la mordida abierta anterior.

cariogénicos arraigados en la familia son tan extremos que pueden superar cualquier esfuerzo

preventivo, por extraordinario que sea.21 Otro

Discusión

estudio22 demostró que entre los padres de niños

Las diferentes características del caso reportado demuestran con claridad que el proceso carioso tan avanzado en el niño presentado se debe

principalmente a la ignorancia, pero también a la negligencia exhibida por los padres durante

mucho tiempo. Esto puede comprobarse a través de los criterios emitidos por Davies y col, an-

teriormente mencionados. Esta situación pudo 18

haber sido revertida, al menos parcialmente, si el paciente hubiera recibido atención oportuna 2

o 3 años antes de la consulta inicial. La determi-

nación de negligencia en este caso se confirma porque el niño fue revisado aproximadamente

6 meses antes, cuando el estado de la dentadura estaba fuertemente dañado, y sin embargo no solicitaron tratamiento para su hijo. Las conse-

cuencias fueron la pérdida de 14 dientes prima-

rios, por lesiones cariosas muy avanzadas, y el tratamiento conservador de otros 2 dientes, sin considerar las posibles alteraciones oclusales y aún nuevos procesos cariosos, si no se mantiene un control cercano del paciente.

Al respecto, casos similares han sido previamente reportados en la literatura. Tinanoff y col

21

con EEC, alrededor del 68% no sustituyó a las bebidas cariogénicas por agua natural, tal como se les había recomendado.

En el mismo contexto, Tedesco y col23 afirman que la combinación de educación con técnicas

de modificación de la conducta para la reduc-

ción de las prácticas cariogénicas de los niños, puede dar resultados positivos. Sin embargo, ellos mencionan que, aunque la orientación es necesaria, es obligación del odontólogo el motivar y reforzar constantemente a padres e hi-

jos por igual, para lograr cambios sustanciales.

Otros autores también han mostrado evidencia que apoya el concepto de que las recomendacio-

nes hechas a los padres, sin reforzamiento constante, puede tener poca o nula influencia en el

cambio de actitud en ellos acerca de las medidas preventivas en sus hijos que deben ser tomadas

en el hogar, como el retiro temprano del biberón, reducción de otros hábitos alimenticios dañinos, cepillado dental y aplicaciones frecuentes de fluoruro.24,25

Finalmente, los profesionales de la odontología

que traten niños debemos participar en el proOdontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

145


Gabriela-Durán-Ibarra, Miguel A-Rosales-Berber, M Socorro-Ruiz-Rodríguez, Amaury J-Pozos-Guillén, Alán-Martínez-Zumarán, J Arturo-Garrocho-Rangel

ceso preventivo para impedir la aparición de la

• Colocación de selladores de fosetas y fisuras.

el agravamiento de la misma o la ocurrencia de

• Utilización de agentes cariostáticos.

caries de la infancia temprana, o bien para evitar

complicaciones de orden sistémico. Son varias las medidas que deben ser tomadas en cuenta y que han sido enfatizadas puesto que han com-

probado su efectividad para conseguir estos objetivos:

26

• Orientación pre y post natal sobre salud bucal.

• Exámenes clínicos frecuentes. • Control en el consumo de carbohidratos, principalmente sacarosa.

• Entrenamiento, reforzamiento y motivación

constantes en la técnica de cepillado correcto.

• Aplicación de barnices fluorurados.

Conclusión La implementación y mantenimiento las me-

didas antes mencionadas y otras en los niños y sus padres, asociadas a una correcta odontopediatría restauradora, darán como resultado

el control de la caries de la infancia temprana y las consecuencias que esta enfermedad acarrea.

Asimismo, el odontólogo debe esforzarse du-

rante su práctica diaria para tratar de disminuir los niveles de ignorancia y posible negligencia paternas a través de la proporción constante de la información inherente a la enfermedad.

Referencias 1. Misra S, Tahmassebi J, Brosman M. Early chilhood caries – a review. Dent Update 2007; 34: 556-8. 2. Kagihara L, Niederhauser V, Stark M. Assesment, management, and prevention of early childhood caries. J Am Acad Nurse Practitioners 2009; 21: 1-10.

3. American Academy of Pediatric Dentistry. Definition of early childhood caries (EEC). Reference Manual 2008-2009. Chicago, EUA. http://www.aapd.org/media/policies.asp. Fecha de accesamiento: 10/11/10.

4. Marsh P. Aspectos microbiológicos de la caries. Clínicas Odontológicas de Norteamérica. México: McGraw-Hill-Interamericana; 1999. p. 659-75.

5. Slabsinskiene E, Milciuviene S, Narbutaite J, Vasiliauskiene I, Andruskeviciene V, y col. Severe early chilhood caries and behavioral risk factors among 3-year-old children in Lithaunia. Medicina (Kaunas, Lithuania) 2010; 46: 135-41.

6. Ribeiro N, Ribeiro M. Breastfeeding and early childhood caries: a critical review. J Pediatria 2004; 80: S199-210. 7. American Academy of Pediatrics. Oral health risk assessment timing and establishment of the dental home. Pediatrics 2003; 111: 1113-6.

8. Cadena G, Llarena M, Pérez O. Caries por biberón. Pract Odontol 1987; 8: 6-12. 9. Tinanoff N, Reisine S. Update on early childhood caries since the Surgeon General´s report. Acad Pediatr 2009; 9: 369403.

10. Losso E, Tavares E, Da Silva J, Urban C. Severe early chilhood caries: na integral approach. J Pediatr Rio 2009; 85: 295300.

11. Ciamponi A, Guedes-Pinto A. Diagnóstico de la caries dental. En: Guedes-Pinto A, ed. Rehabilitación bucal en odontopediatría. Amolca: Caracas; 2003. p. 276-88.

12. The World Health Organization. The World Oral Health Report 2003. Génova: World Health Organization; 2003.

146


Caries de la infancia temprana: ¿negligencia o ignorancia? Reporte de un caso

13. Chen M. Oral health of disadvantaged populations. En: Cohen L, Gift H, eds. Disease prevention and oral health promotion. Socio-dental sciences in action. Copenaghe: Munksgaard; 1995. p. 153-96.

14. Seow W. Biological mechanisms of early chilhood caries. Community Dent Oral Epidemiol 1998: 26 (Suppl 1): 8-27. 15. American Academy of Pediatric Dentistry. Guideline on oral and dental aspects of child abuse and neglect. Pediatr Dent 2008-2009; 30 (suppl): 86-9.

16. Jessee S. Risk factors as determinants of dental neglect in children. ASDC J Dent Child 1988; 57: 17-20. 17. Nuzzolese E, Lepore M. Montagna F. Child abuse and dental neglect: the dental team’s role in identification and prevention. Int J Dent Hygiene 2009; 7: 96-101.

18. Davies G, Domoto P, Levy R. The dentist´s role in child abuse and neglect. ASDC J Dent Child 1979; 46: 185-92. 19. Febres C, Echeverri E, Keene H. Parental awareness habits, and social factors and their relationship to baby bottle tooth decay. Pediatr Dent 1997; 19: 22-7.

20. Simoes W. Ortopedia functional de los maxilares. A través de la rehabilitación neuroclusal (Vol. 1). Sao Paulo: Artes Médicas; 2004. p. 66-76.

21. Tinanoff N, Daley N, O’Sullivan D, Douglas J. Failure of intense preventive efforts to arrest early childhood and rampant caries: three case reports. Pediatr Dent 1999. 21: 160-3.

22. Milnes A. Description and epidemiology of nursing caries. J Pub Hlth Dent 1996; 56: 38-50. 23. Tedesco L, Keffer M, Davis E, Christersson L. Effect of a social cognitive intervention on oral health satatus, behavior reports, and cognitions. J Periodontol 1992; 63: 567-75.

24. Benítez C, O’Sullivan D, Tinanoff N. Preventive treatment of nursing bottle caries. ASDC J Dent Child 1994; 61: 46-9. 25. Huntington N, Kim I, Hughes C. Caries-risk factors for Hispanic children affected by early childhood caries. Pediatr Dent 2002; 24: 536-42.

26. Fernández F, Ciamponi A, Cozza A, Nahás M. La caries dentaria. En: Nahás M, ed. Odontopediatría de la primera infancia; 2009. p. 166-74.

Recibido: 03-11-2010 Envío evaluación: 06-11-2010 Aceptado: 26-01-2011 Correspondencia: Dr. Amaury de J. Pozos Guillén, apozos@uaslp.mx Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

147


Información para los autores Información general La Revista Odontología Pediátrica es el Órgano Oficial de Difusión de la Sociedad Peruana de Odontopediatría, está orientada a los especialistas en Odontología Pediátrica, Ortodoncia y al odontólogo general que está interesado en la atención de la salud de la madre gestante-infante, niños y adolescentes, y pacientes con necesidades especiales; se edita semestralmente en forma ininterrumpida;su objetivo es la difusión de investigación, comunicación profesional, se encuentra indizada en la Base de Datos LIPECS,LATINDEX,LILACS. El Comité de Redacción y Comité Editorial se ajustará a los requisitos enunciados por el Comité Internacional de Editores de Revistas Biomédicas, publicado en 1997 (Normas de Vancouver)( http://www.icmje.org/).El envío de un manuscrito a la Revista Odontología Pediátrica constituye en sí mismo una constancia de aceptación de este reglamento de publicaciones, y por lo tanto de las responsabilidades en cuanto a autoría, originalidad y confidencialidad que en él se enuncian. Instrucción para los autores La revista acepta los siguientes tipos de artículos: artículos originales, artículos de revisión, artículos de opinión, reportes de caso, comentarios científicos, resumen de artículos, abstractos, cartas al editor, protocolos/guías clínicas, literatura odontológica. Antes de enviar el trabajo verifique haber cumplido con las normas utilizando el apartado titulado antes de enviar el trabajo ( formato: control envío de trabajo en http:// www. spo.com.pe.html ).El trabajo original deberá enviarse al Editor de la revista por vía electrónica, solicitando la evaluación del trabajo para su publicación, donde deberá colocarse los datos completos del autor(es) sólo en la primera página (nombres y apellidos, dirección electrónica, números telefónicos, institución laboral, grado académico, títulos),esto con el fin de que pueda enviarse anónimamente a los pares revisores. La redacción deberá ser realizada y enviada en una carpeta electrónica, en Word, Arial 12, doble espacio, páginas numeradas con el siguiente contenido: archivo Word 2007 ó anteriores, un archivo con fotos con numeración en formato TIF, con 300 DPI de resolución, archivo de tablas, cuadros, figuras de acuerdo al caso con su respectiva numeración y leyendas. El Comité Editorial se reserva el derecho de seleccionar y publicar las fotos, figuras de acuerdo a la línea de la revista y en color ó blanco y negro. La revista se reserva el derecho de aceptar los trabajos presentados y de solicitar las modificaciones que consideren necesarias para poder cumplir con las exigencias de la publicación. Los trabajos se recibirán bajo la condición de ser revisados y aceptados ó rechazados, si el trabajo es aceptado se publicarán de acuerdo a la disponibilidad de la revista. Originalidad Los manuscritos enviados a la Revista Odontología Pediátrica serán aceptados en el entendimiento de que son material original, no publicado previamente, ni enviado simultáneamente para ser publicado en otra revista y que han sido aprobados por cada uno de sus autores. La reproducción de figuras o tablas previamente publicadas, ya sea por los autores del manuscrito, o por otros autores, deberá contar con la autorización por escrito de la fuente (revista, libro, material electrónico u otro) originales. Autoría Todas las personas que firman el trabajo deben reunir los requisitos para ser autores de un trabajo científico. De acuerdo con el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas se considera que un autor es una persona que ha realizado una contribución intelectual sustancial a un estudio, entendiendo ésta como el cumplimiento de los tres requisitos que se enumeran a continuación: 1) haber contribuido a la concepción, diseño, adquisición de datos, análisis o interpretación de los mismos; 2) escribir el borrador del artículo o revisarlo críticamente en sus aspectos sobresalientes; 3) proporcionar la aprobación final de la versión enviada para su publicación, cualquier persona que cumpla con los requisitos mencionados debe figurar como autor. Para Revista Odontología Pediátrica, en consonancia con

148

las normas vigentes en las publicaciones médicas, la provisión de fondos, la supervisión general del grupo de investigadores o un rol jerárquico en la institución en que se realizó el trabajo no justifican la autoría. En el apartado de “Agradecimientos” puede mencionarse a todos aquellos que hayan contribuido económica o técnicamente al trabajo de manera tal que no justifique su autoría. También puede agradecerse a quienes facilitaron la realización del trabajo o la preparación del manuscrito. Transferencia de derechos y envío del manuscrito La Revista Odontología Pediátrica solicita que todos los autores aprueben el manuscrito que es enviado para su consideración, como así también que todos cedan a la revista el derecho de publicación. El manuscrito, por lo tanto, debe ir acompañado de una carta en la que todos los autores manifiesten su voluntad en este sentido (formato de la carta en http:// www.spo.com.pe.html) o firmando el manuscrito original. Ningún manuscrito será aceptado definitivamente hasta que esta carta haya sido recibida en la Editorial. Es responsabilidad de los autores contar con la autorización de aquellos a quienes se agradece en el apartado de “Agradecimientos”. Aclaración de conflictos de intereses Toda forma de apoyo (subsidios, financiación de laboratorios farmacéuticos, etc.) debe ser mencionada en el apartado “Agradecimientos”, además los autores deben especificar, en un apartado especial a continuación del apartado de Agradecimientos, y bajo el título “Declaración de conflictos de intereses”, los compromisos comerciales o financieros que pudieran representar un aparente conflicto de intereses en relación con el artículo enviado, incluyendo pagos de asesorías, de sueldos, u otras retribuciones. La lista de empresas o entidades privadas o de otro tipo que hubieran pagado al o los autores honorarios en concepto de los rubros antes mencionados debe ser explícitamente aclarada. Si no hubiera conflicto de intereses, en este apartado se consignará “El /los autor/es no declara/n conflictos de intereses”. Preservación del anonimato de los pacientes El material clínico enviado para su publicación debe cuidar especialmente la protección del anonimato de los pacientes involucrados. Consentimiento informado Los trabajos de investigación clínica deben incluir, en el apartado “Materiales y Métodos” una cláusula que señale que todos los pacientes participantes han sido informados de las características y objetivos del estudio y han otorgado el consentimiento para su inclusión en el mismo. (Declaración de Helsinki de 1975), debe adjuntarse copia de la autorización del Comité de ética y/ó de las personas involucradas. ( http://history.nih.gov/laws/pdf/helsinki.pdf). Autorizaciones Corresponde a los autores obtener los permisos de editoriales para reproducir gráficos, tablas o textos y presentarlos por escrito a la Comisión de Redacción; caso contrario, el material no será publicado. Responsabilidad La responsabilidad por el contenido, opiniones vertidas y autoría de los trabajos corresponden exclusivamente a el/los autores. La revista no se responsabiliza por la pérdida de los originales durante su envío. Los originales no se devuelven y quedarán en el archivo de la revista. Proceso de revisión de manuscritos El proceso de evaluación por pares constituye la piedra angular de la comunicación científica. La decisión de aceptar o rechazar un trabajo se basa estrictamente en el proceso de revisión por pares (per review) de reconocidas universidades, sociedades científicas, comités de docencia e investigación y bioética de instituciones de salud públicas o privadas, los revisores (reviewers), en general en todos los casos reciben los manuscritos con la primera página, del título sin referencia de los autores y/ó institución para garantizar una revisión imparcial. La revista cuenta con un Consejo Editorial


Nacional e Internacional y un numeroso grupo de asesores científicos. Todos los trabajos enviados para su publicación son sometidos a la evaluación de al menos dos de los miembros de dichas instancias. Procedimiento de evaluación 1. El Editor de la Revista Odontología Pediátrica recibe el manuscrito y conjuntamente con el Comité de Redacción verificarán que el tema se circunscriba a la temática, formato y estilo de la revista, se les asignará un código que se usará en lo sucesivo como referencia para la comunicación con los evaluadores y con los autores. 2. Los trabajos que cumplan con los requisitos serán derivados al Comité editorial y cuerpo de revisores externos para la correspondiente revisión, los evaluadores reciben una copia del trabajo en la que sólo se consigna el código (se omiten los nombres de los autores), de manera tal de evitar sesgos en el proceso de evaluación, si fuera necesario, se podrá solicitar además una evaluación de los procedimientos estadísticos empleados, si hubiere alguna opinión divergentes, el Editor puede solicitar una tercera opinión. 3. Al término de la evaluación el evaluador emitirá un resultado que será: a) aceptado, b) aceptado con correcciones sugeridas, c) rechazado para su publicación. 4. Los autores cuyos trabajos sean sujetos a correcciones deberán realizarlas y devolverlas al Editor con una carta aceptando las sugerencias o justificando las razones para no aceptar las modificaciones. 5. El Editor en base a la respuesta de los evaluadores aprobará o rechazará el manuscrito y le comunicará a los autores. 6. Los trabajos aprobados serán revisados y adecuados al formato de la revista por el Editor y el Comité de Redacción; la publicación de los mismos será de acuerdo a la importancia que sea vista y/ó a la disponibilidad de espacio. Una vez aceptado y publicado el trabajo los derechos pertenecen a la Revista Odontología Pediátrica. Tipos de publicaciones •

• •

Editorial: es un texto escrito por el editor o un editor invitado donde se explica, valora, juzga ó resalta un hecho de especial importancia en la vida institucional, puede describir una opinión colectiva de un juicio doctrinario institucional formulado en concordancia con la ideología de la Sociedad Peruana de Odontopediatría. Artículos originales: son publicaciones de investigaciones terminadas sobre temas propios de la especialidad o relacionadas ajustadas a una publicación científica, describe nuevos resultados en la forma de un trabajo que contiene toda la información relevante para que el lector que así lo desee pueda repetir los experimentos realizados por los autores o evaluar sus resultados y conclusiones. Artículos de revisión: es una revisión actualizada sobre un tema, con un análisis crítico y objetivo sobre el estado actual de conocimientos, compilan el conocimiento disponible acerca de un tema específico, contrastan opiniones de distintos autores e incluyen una bibliografía amplia. Reportes de caso: debe ser un reporte de particular interés de modo sucinto y claro, debe tener una introducción, el reporte de caso clínico o casuística, discusión y conclusiones, debe estar acompañada de ilustraciones esenciales. Comentarios científicos: es un comentario sobre un tema científico actual, debiendo redactar las recomendaciones o sugerencias pertinentes. Artículo de opinión: es una opinión sobre un tema odontológico o no odontológico de importancia para la profesión, son trabajos en los que se presentan o

• •

• • •

discuten temas particularmente polémicos. Pueden publicarse dos o más de estos artículos, sobre un mismo tema en el mismo número o en números sucesivos de la revista. Resumen de artículos: son resúmenes en español de artículos de las principales revistas de la especialidad. Cartas al Editor: con comentarios, observaciones, críticas, sugerencias acerca de artículos publicados o argumentos de interés común a los lectores, deben estar referenciados o con citas bibliográficas, debe ser redactado con claridad y precisión manteniendo el respeto a los lectores. Abstractos: son trabajos preliminares, sumarios de tesis, resúmenes trabajos de investigación. Protocolos: Son indicaciones de orden práctico sobre el uso y manejo de técnicas que deben darse a situaciones específicas dentro de la clínica, laboratorio. Literatura: Son comentarios sobre nuevos libros, revistas de interés para los lectores.

En todos los casos el Editor y el Comité de Redacción, según el criterio y la línea de la revista podrán adaptar el estilo de los autores. Contenido de la presentación Los artículos se adaptarán en general a la siguiente secuencia: 1. Portada. Incluirá: 1) título del trabajo (máximo 50 caracteres contando espacios); 2) nombre(s) y apellido(s) del autor(es) en orden correlativo; si hay más de seis (6) autores colocar et al. 3) profesión y cargos de los autores; 4) nombre de la Institución donde se ha efectuado el trabajo y la dirección y correo electrónico del autor principal o de aquél a quien dirigirle la correspondencia; teléfonos, 5) fecha de realización del trabajo. Todo título o subtítulo debe iniciarse solamente la primera palabra con letra mayúscula, los nombres en latín se escriben en cursiva (ejemplo: Escherichia coli) 2. Resumen: en castellano, no deberán exceder de 250 palabras. Constará de las siguientes secciones: objetivos, material y métodos, resultados y conclusiones. No usar abreviaturas ni siglas. 3. Palabras clave: al pie de cada resumen se incluirán cinco (5) ver Biblioteca virtual de salud BIREME-sección DeCS (www. bireme.br) 4. Abstract: Es el resumen traducido en inglés, sólo se aceptan traducciones oficiales, no usar traductor de inglés de internet 5. Keywords: palabras clave traducidas en inglés ver Medical Subjets Headings (MESH) del Index Medicus. 6. Texto: las hojas deberán estar numeradas y seguir la siguiente secuencia: • Introducción: Se informará aquí sobre el estado actual del conocimiento respecto al tópico específico sobre el cual trata el trabajo y se indicará además, las hipótesis a evaluar y los objetivos buscados con la ejecución del trabajo. • Material y métodos. Especificar diseño y población (con tipo de muestra y técnica de muestreo). Cuando es un método propio del autor tiene que detallarse para que cualquier otro autor pueda repetir la experiencia Citar métodos estadísticos utilizados y programas de computación empleados. International Standards for Clinical Trial Conduct and Reporting,( http://jdr.sagepub. com) Guide for the Care and Use of Laboratory Animals (http://www.nap.edu/openbook.php?record_id=5140) • Resultados. En relación con los objetivos propuestos. se deben describir los resultados obtenidos, expresados en tiempo pasado, prestando atención en anotar el nivel de significancia estadística entre paréntesis para enfatizar tanto las diferencias (p>0.05; ó p<0.01), como las similitudes (p>0.o5) entre los datos. Niveles de significancia superiores al 99% de confiabilidad se citarán como (p<0.01). No repetir lo presentado en

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

149


• • •

4. Monografías Kaplan SJ. Post-hospital home health care: the elderly’s access and utilization (tesis doctoral). St. Louis (MO): Washington Univ.; 2008.

tablas y gráficos. (http://www.pubmedcentral.nih.gov/ articlerender.fcgi?artid=1547706) Discusión. Remitirse exclusivamente a los resultados, es una sección independiente de los resultados y constituye uno de los principales aportes de los autores al darle explicación y contrastación a los resultados. Mencionar ventajas y limitaciones del estudio. Conclusiones. No más de cuatro líneas que resuman los hallazgos principales, sugerencias y recomendaciones cuando correspondan. Agradecimientos: cuando se lo considere necesario y en relación a personas e instituciones. Referencias: Deberá contener únicamente las citas del texto e irán numeradas correlativamente de acuerdo con un orden aparición en superíndice, número arábigo. Emplee el estilo Vancouver de los ejemplos que aparecen más adelante, los cuales están basados en el formato que la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) de los Estados Unidos usa en el Index Medicus. Abrevie los títulos de las revistas de conformidad con el estilo utilizado en dicha ubicación. No deberá exceder las 50 citas.

5. Otros trabajos publicados Material audiovisual HIV+/AIDS: the facts and the future (video-cassette). ST. Louis (MO): Mosby-Year Book: 2007. 6. En prensa o “en preparación” (forthcoming) Leshner AI. Molecular mechanisms of cocaine addiction. N Engl J Med. En prensa 2004. 7. Comunicación personal Se deberá limitar al máximo este tipo de citas; se deberá contar con la autorización escrita de la fuente. 8. Actas de conferencias Kimura J. Shibasaki H, editors. Recent advances in clinical neurophysiology. Proceedings of the 10th International Congress of EMG and Clinical Neurophysiology; 1995 Oct 15-19; Kyoto, Japan. Amsterdam: Elsevier;2006.

Ejemplos: 1. Artículo de revista Si es sólo un autor Anderson L.Trauma in a global health perspective Dental Traumatol 2008;24:267. Más de seis autores Parkin DM, Clayton D, Black RJ, Masuyer E, Friedl HP,Ivanov E, et al. Childhood leukaemia in Europe after Chernobyl: 5 year follow-up.Br JCancer 1996; 73:100612 Número sin volumen Tura I, Wredmark T, Fellander-Tsai L. Arthroscopic ankle arthrodesis in rheumatoid arthritis. Clin Orthop 1995; (320):110-4. Sin número ni volumen Browell DA, Lennard TW. Immunologic status of the cáncer patient and the effects of blood transfusion on antitumor responses. Curr Opin Gen Surg 993:325-33. Suplemento de un volumen American Academy of Pediatric Dentistry (AAPD) Guideline on management of acute dental trauma. PediatrDent 2007;28(suppl): 149 - 54. Autor corporativo The Cardiac Society of Australia and New Zeeland. Clinical exercise stress testing. Safety and perfo rmance guidelines. Med J Aust 1996; 164:282-4. 2. Libro Individuos como autores Pinkhan JR,Casamassimo PS,Fields HW, McTigue, DL Nowak A. Pediatric Dentistry:Infancy Through dolescence. 4ª ed. Philadelphia,Pa:WBSaunders;2005. Directores (“editores”), compiladores como autores Norman IJ, Redfern SJ, editors. Mental health care for elderly people. New York:Churchill Livingstone; 1996. Capítulo de libro Casamassimo PS Dental Pulp in Childrens Chapt 3 in: Pinkhan JR,Casamassimo PS, Fields HW, McTigue, DL Nowak A. Pediatric Dentistry: Infancy Through Adolescence. 4ª ed. Philadelphia, Pa: WBSaunders; 2005. 3. Referencia electrónica Morse SS. Factors in the emergence of infectious diseases.Emerg Infect Dis Accesado (2005 Jun 5):(24 pantallas). Disponible en: URL: http://www.cdc.gov/ ncidod/EID/eid.htm

150

9. Ponencia presentada en un Congreso Bengtsson S, Solheim BG. Enforcement of data protection, privacy and security in medical informatics. En: Lun KC, Degoulet P, Piemme TE, Rienholf O, editors. MEDINFO 08. Proceedings of the 7th World Congress on Medical Informatics; 2008 Sept 6-10; Geneve, Switzerland. Amsterdam: North-Holland; 2008. p.1561-5. 10. Reporte de caso Case records of the Massachusstts General Hospital. Weekly clinopathological excercises:case 141999-a nine years old girls with fever and cervical lymphadenopathy.NEnglJMed 2009;340: 1491-7 •

Tablas: irán numerados correlativamente y se realizarán en hojas por separado y deberán llevar un título. Los números, símbolos y siglas serán claros y concisos. Las cifras en miles se separarán por un punto (ej. 1.500 y no 1500) y los decimales por una coma (ej. 5,21 y no 5.21). No utilizar líneas interiores horizontales o verticales, y cada columna tiene su propio encabezamiento corto y abreviado, cualquier explicación ú abreviatura utilizada se coloca el pié de la tabla. Fotografías/figuras: que se deseen publicar deberán entregarse en papel, y en blanco y negro bien tomadas. Detrás de la fotografía deberá el autor del trabajo, mediante una flecha, señalar la orientación de la misma o puede ser enviada una fotografía digital en alta resolución 300 DPI en archivo JPG o TIF, debe ir acompañada de su respectiva leyenda, los editores se reservan el derecho de publicar a color ó en blanco y negro; las fotos de observaciones microscópicas llevarán el número de la escala/ampliación efectuada. Debe tener cada una su título propio, si se utilizan fotos de personas deben ir enmascarados los ojos. Si la figura ya fue publicada debe mencionarse al autor y tener el permiso respectivo. Unidades de medida: Se debe utilizar el sistema métrico decimal (metro, kilogramo, litro) o utilizar los múltiplos y submúltiplos. Las citaciones de temperaturas deben nombrarse en grados Celsius, los valores de presión arterial en milímetros de mercurio, debe utilizarse el Sistema Internacional para indicadores de exámenes de laboratorio. Abreviaturas y símbolos: Se utilizará solamente cuando se emplee por primera vez precedida por el


término o expresión completa, no utilizarlas en el título, resumen y las conclusiones. Orden de redacción de manuscrito •

Artículos originales: Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Material y métodos, Resultados, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias Artículos de revisión Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias Reportes de caso Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Reporte de caso, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias Comentarios científicos: Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción,Comentario, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias. Artículo de opinión: Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción,Opinión, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias. Resumen de artículos: Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Discusión, Conclusiones, Aplicación clínica, Agradecimientos, Referencias. Cartas al Editor: Portada, Resumen de artículo a comentar,

Artículos de fundamento, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias. Abstractos: Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Material y métodos, Avance de Resultados, Discusión, Conclusiones, Agradecimientos, Referencias Protocolos/Guías Clínicas Portada, Resumen, Palabras claves, Abstract, Key words, Introducción, Técnicas o instrucciones de Procedimiento, Resultados, Discusión, Conclusiones, Recomendaciones,Agradecimientos, Referencias Literatura: Portada, Comentario sobre nuevo libro, revista de interés para los lectores.

Envío de trabajos •

Por correo electrónico (e-mail) Para: guidoperona54@hotmail.com, Asunto: Publicación Artículo Revista Odontología Pediátrica, Cuerpo: Título de artículo, nombre de autor, solicitando revisión y publicación, Archivos adjuntos: artículo en Word, figuras, tablas.

Por correo postal Sociedad Peruana de Odontopediatría, Revista Odontología Pediátrica Av. La Paz 434 Oficina 401 Miraflores Lima 18, Perú.

Cuadro de Honor de la Sociedad Peruana de Odontopediatría

Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

151


CONSEJO DIRECTIVO DE LA SOCIEDAD PERUANA DE ODONTOPEDIATRÍA

2011 - 2013

Presidenta: Dra. Samantha Rivas Urbina

Pro Tesorero: Dr. Miguel Perea Paz

Past Presidenta: Dra. Denisse Aguilar Gálvez

Director Científico: Dr. Fernando Silva - Esteves Raffo

Vicepresidente: Dr. Luis Martín Loayza Rodríguez

Vocal: Dr. Jorge Luis Castillo Cevallos

Secretaria: Dra. Claudia Otazú Aldana

Vocal: Dra. Mónica Valdivieso Vargas-Machuca

Pro Secretaria: Dra. Ursula Albites Achata

Vocal de Filiales: Dr. Julio Gonzales Mendoza

Tesorera: Dra. Ana Patricia Merino Bermeo

Biblioteca y Publicaciones: Dr. Guido Perona Miguel de Priego

Índice de autores Aguilar-D.............................................................. 95 Assian-J................................................................ 121 Camarote-E......................................................... 105 Duran-I................................................................ 140 Espinoza-I.............................................................. 90

Muñoz-G............................................................... 90 Palma-C............................................................... 130 Perona-G................................................................ 89 Ponce-C.................................................................. 95 Pozos-A................................................................ 140 Rabassa-J.............................................................. 130

Faltin-K................................................................ 105

Rédua,P................................................................ 116

Garrocho-JA........................................................ 140

Ruiz-MS............................................................... 140

González- Y......................................................... 130

Vásquez Lara-G.................................................... 90

Martínez-A.......................................................... 140

Zemlikas-T.......................................................... 105

Índice de temas

152

ATM....................................................................... 90

Maloclusión clase II........................................... 105

Barniz fluorado..................................................... 95

Maloclusión clase III.......................................... 105

Caries infancia temprana.................................. 140

Onicofagia............................................................. 90

Dentinogénesis imperfecta............................... 130

Osteogénesis imperfecta................................... 131

Drogas y adolescentes....................................... 121

Pacientes infantiles............................................. 116

Hábitos parafuncionales..................................... 90

Primera consulta................................................ 116

Láser detección..................................................... 95

Succión labial........................................................ 90

Lesiones cariosas incipientes.............................. 95

TTM........................................................................ 90

Maloclusión clase I............................................. 105

Tratamientos preventivos................................. 116


PROGRAMA CIENTÍFICO

de la SOCIEDAD PERUANA DE ODONTOPEDIATRÍA JUNIO 2011

LUNES

20

SEP / OCTUBRE 2011

Simposio: El Equipo Ideal en el Tratamiento Temprano de Maloclusiones. El Odontopediatra y el Ortodoncista ¿Qué opina cada uno de ellos? Expositores: Dra. Mónica Valdivieso VargasMachuca y Dr. Marcos Chico Bazán Lugar: Auditorio Academia Estomatología Edificio Torre Pinar 4 # 180 Urb. Chacarilla del Estanque – Surco Hora: 8:00 pm. JULIO 2011

JUEVES

21

Conferencias Magistrales: Influencia de los problemas respiratorios en las maloclusiones. Dr. Gino Boero Zunino Lugar: Laboratorio Glaxo Smith Kline Av. Javier Prado Oeste 995 – San Isidro Hora: 8:00 pm. AGOSTO 2011

VIERNES

5

“CEREMONIA DE ANIVERSARIO INSTITUCIONAL”

2011 29, 30 y 1

X Reunión Anual de la Sociedad Peruana de Odontopediatría IV Congreso Internacional de la Sociedad de Odontopediatría de Arequipa Cursos de Postgrado Internacionales: Odontopediatría: Dr. Paulo Rédua (Brasil) Endodoncia: Dr. Carlos Estrela (Brasil) Ortodoncia: Dr. Flavio Uribe (USA) Conferencias Magistrales Internacionales: Ortodoncia y odontopediatría Curso Nacional Traumatismos dentarios: Dr E. Silva (Perú) Primer Encuentro de Alumnos de Postgrado de Odontopediatría Temas Libres: Ortodoncia y Odontopediatría Simposio: Caries dental,Dieta,Xilitol Simposio: Ortodoncia y cirugía Worshops de materiales dentales, Posters, Mesas Clínicas y Expodont Sede: Centro de Convenciones Cerro Juli-Arequipa OCTUBRE 2011 Taller Teórico – Práctico Cirugía menor en Odontopediatría Dr. Miguel Perea Paz NOVIEMBRE 2011

JUEVES

17

Conferencias de Incorporación Hora: 8.00 pm Lugar: Laboratorio Glaxo Smith Kline Av. Javier Prado Oeste 995 – San Isidro DICIEMBRE 2011

MIERCOLES

7

Cena de Fin de Año Hora: 8.00 pm Odontol Pediatr Vol 10 Nº 2 Julio- Diciembre 2011

153


- NOVEDAD EDITORIAL Estomatología Pediátrica Autores: Ramón Castillo Mercado, Guido Perona Miguel de Priego, Carmen Kanashiro Irakawa, Miguel Perea Paz y Fernando Silva-Esteves Raffo Edición 2010 Editado a todo color Encuadernación de lujo Tamaño: 21 x 29 cm

ÍNDICE Capítulo 1.  Crecimiento y desarrollo craneofacial del niño Capítulo 2.  Consideraciones anatómicas e histológicas de la dentición primaria y permanente joven Capítulo 3.  Examen estomatológico, diagnóstico y plan de tratamiento Capítulo 4.  La conducta del niño. Control farmacológico y no farmacológico Capítulo 5.  La enfermedad caries dental Capítulo 6.  Prevención de caries dental en Odontología Pediátrica Capítulo 7.  Odontología Pediátrica Restauradora Capítulo 8.  Diagnóstico y tratamiento pulpar Capítulo 9.  Traumatismos dento-alveolares Capítulo 10.  Anestesia local Capítulo 11.  Patología y Cirugía Oral Menor en el niño y adolescente: diagnóstico y tratamiento Capítulo 12.  Farmacología Clínica en Odontología Pediátrica Capítulo 13.  Enfermedad periodontal en el niño y en el adolescente Capítulo 14.  Diagnóstico y tratamiento temprano de las maloclusiones Capítulo 15.  Manejo odontológico del paciente pediátrico con problemas médicos Capítulo 16.  Rol del odontopediatra en el ambiente hospitalario y atención del niño hospitalizado Capítulo 17.  Nutrición y salud oral Capítulo 18.  Maltrato Infantil Capítulo 19.  Tendencias educativas en Odontología Pediátrica Capítulo 20.  Avances de investigación en Odontología Pediátrica

Ripano S.A. (Casa Matriz): Ronda del Caballero de la Mancha, 135 - 28034 Madrid (España) Telf. (+34) 91 372 13 77 - Fax: (+34) 91 372 03 91 ripano@ripano.eu - www.ripano.eu Ripano Perú (filial): Sr. Ricardo Leveau - Av. Lima 1155. Urb. Pando. 7ma. Etapa - San Miguel (Lima 32). Lima – Perú Telefax: (+511) 6555132 - Cel: (+511) 991898040 ricardo@ripano.eu - www.ripano.pe Ripano México (filial): Sr. Edgar Molina - Blvd. Adolfo Lopez Mateos Núm. 1384 1er piso Col. Santa María Nonoalco. C.P. 03910 - México D.F. Tel. (+55) 56112666 Fax. (+55) 56153688 - mexico@ripano.es - mexico@ripano.eu


iquam nobis autemporm iunt, sit latibusa quas ped quiates sequas ium s, occum nobist, quodis

plaborio dellit doloreheum que doluptate vidit nes sequam, netur, con erumquid qui quia non rovit, ut et quam apidu-

Fernando Escobar Muñoz

umquasi aut alit latempe pel eumqui seque arum, c aborempor magnienernatiam ad que earum, s nos acil et es alignat aut eicia exernam, con i, tem adi quatur?

ODONTOLOGÍA PEDIÁTRICA

rem quis asped qui imin essum ut ipsunt odit lab comnis dolenis et qui atiorum esto in pellabo

- NOVEDAD EDITORIAL -

ODONTOLOGÍA PEDIÁTRICA

ro te vidit facerci lignihi is eum vendus aut aces uatis ea volorporio il et

Fernando Escobar Muñoz

Autor: Fernando Escobar Muñoz Edición en Castellano Más de 690 páginas a todo color Encuadernación de lujo con tapa dura Tamaño: 21 x 29,5 cm.

Autor: American Dental Association Editado a todo color Edición de lujo Más de 1000 páginas

Editor: Dr. Guido Perona Miguel de Priego y Dr. Jorge Luís Castillo Cevallos Editado a todo color Tamaño: 23 x 16 cm Más de 260 páginas Edición 2011

Editores: Juan Ramón Boj, Montserrat Catalá, Carlos García-Ballesta, Asunción Mendoza y Paloma Planells Más de 865 páginas a todo color Encuadernación de lujo Tamaño: 21 x 29,5 cm. Edición 2010

Autores: Dr. Juan R. Boj y Dr. Luís Pedro Ferreira Tamaño: 23 x 16 cm. Más de 140 páginas Fotografías e ilustraciones a todo color Edición 2010

Autor: Dr. Elena Barbería Leache Formato: 22 x 29 cm 200 páginas Más de 600 fotografías a todo color Tapa dura, encuadernación de lujo

Ripano S.A. (Casa Matriz): Ronda del Caballero de la Mancha, 135 - 28034 Madrid (España) Telf. (+34) 91 372 13 77 - Fax: (+34) 91 372 03 91 ripano@ripano.eu - www.ripano.eu Ripano Perú (filial): Sr. Ricardo Leveau - Av. Lima 1155. Urb. Pando. 7ma. Etapa - San Miguel (Lima 32). Lima – Perú Telefax: (+511) 6555132 - Cel: (+511) 991898040 ricardo@ripano.eu - www.ripano.pe Ripano México (filial): Sr. Edgar Molina - Blvd. Adolfo Lopez Mateos Núm. 1384 1er piso Col. Santa María Nonoalco. C.P. 03910 - México D.F. Tel. (+55) 56112666 Fax. (+55) 56153688 - mexico@ripano.es - mexico@ripano.eu



Odontología Pediátrica nº 4