Issuu on Google+

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA GABRIEL RENÉ MORENO FAC ULTAD INTEGRAL DEL NORTE - FINOR CARRERA DE INGENIERÍA COMERCIAL

MATERIAL PEDAGÓGICO DE APOYO AL RENDIMIENTO ESTUDIANTIL

DRF-01 REFLEXIONES SOBRE

LA MISIÓN PERSONAL Ing. Co. Orlando Parada Rojas


DRF-01: “REFLEXIONES SOBRE LA MISIÓN PERSONAL”

REFLEXIONES SOBRE LA MISIÓN PERSONAL (O PROYECTO DE VIDA) 1. ¿QUÉ ES LA MISIÓN PERSONAL? A nivel personal, la misión se constituye en la “guía” que rige nuestras vidas, nuestro modo de pensar y nuestro comportamiento individual y colectivo, pues nos ayuda a descubrir nuestros “valores gobernantes” y a tomar nuestras decisiones primordiales de acuerdo a esos valores. Debemos tener en cuenta que nosotros “no creamos” nuestra misión personal, sino que la “descubrimos” al meditar sobre las cosas importantes que nos afectan en lo profundo de nuestro ser. La misión personal nos proporciona un mapa, una ruta que puede conducirnos hacia una existencia con sentido y significado. Todo ser humano - personas como usted y como yo - tiene una misión personal. Es decir, cada uno de nosotros podemos descubrir una razón que pueda explicar y dar sentido a nuestra propia existencia. Sin embargo, la mayoría de nosotros no ha tomado conciencia de ella. Si aspiramos alcanzar algún grado de satisfacción con nuestra vida, debemos descubrir cuál es nuestra misión e intentar llevarla a cabo. De nuestra misión personal formarán parte muchas cosas importantes que marcarán nuestra vida. Los grandes personajes de la humanidad, tales como Cristóbal Colón, Simón Bolívar, Ignacio Warnes, y tantos otros, son admirados y recordados a través del tiempo porque tuvieron una vida extraordinaria, porque sus acciones fueron extraordinarias, de tal modo que lograron trascender su propia existencia terrenal, quedando la memoria de ellos aún viva en la mente y los corazones de la gente por muchas generaciones. La forma cómo vivieron y los propósitos a los cuales dedicaron sus vidas, los hizo inmortales. No existe ninguna excusa para que nuestra existencia no tenga un propósito más alto, más noble, más profundo. El hecho de ser pobre o rico, joven o viejo, blanco o negro, boliviano o extranjero, vivir en Santa Cruz o en Montero, etc., no impide que busquemos para nuestra vida un significado más amplio y que miremos nuestra existencia desde una perspectiva de eternidad. Cuánta gente anda por la vida como si fuesen zombis, sin saber qué hacer, ni para qué están aquí, esperando simplemente la muerte, "pasando el tiempo", mirando la vida y preguntándose por qué algunos tienen tanta suerte. Estas personas generalmente reaccionan a estímulos y situaciones que simplemente aparecen en su vida al azar. La falta de una misión personal nos provoca la terrible sensación de vacío existencial, nos desorienta y nos mata la motivación y el interés por alcanzar una vida plena. Incluso, hasta nuestras relaciones personales se pueden deteriorar, ya que ante la falta de esta guía, las personas simplemente reaccionamos a lo que nuestro temperamento o modelo de conducta nos dicta; o bien nos dejamos llevar por los guiones de otras personas; o simplemente seguimos lo que nuestra propia historia nos trasmite. Sin una misión, nuestros patrones de conducta no siguen un esquema determinado, y por eso llegamos a utilizar otros patrones alternativos, tales como el trabajo, el dinero, el cónyuge, la familia o el vicio, lo que nos deja indefensos ante las situaciones inesperadas. En este sentido, tener una misión personal bien meditada y definida significa tener una herramienta poderosa para crear nuestro propio plan o proyecto de vida, centrarnos en lo verdaderamente importante, y diseñar la ruta que seguiremos para tener una vida con propósito, para llegar a un éxito verdadero. 2. LOS CONFLICTOS EXISTENCIALES Y LA NECESIDAD DE DECLARAR LA MISIÓN PERSONAL Todos conocemos a alguien que, en ocasión de perder su trabajo, padecer una enfermedad - o tras la muerte de un ser querido - reconsideró sus prioridades e hizo grandes cambios. Pero... ¿por qué?… Porque los hechos de gran impacto que ocurren de manera inesperada, nos "sacuden" de nuestra comodidad, de nuestra seguridad y nos muestran nuestro lado frágil. Los tiempos difíciles nos hacen valorar cosas que, en circunstancias normales, no valorábamos al darlas por "seguras". En un instante, nuestra vida puede convertirse en una gran incógnita. Y cuando intentamos darle respuesta, para calmar el sufrimiento o la angustia... no encontramos "sentido". Las crisis nos colocan en contextos desconocidos, que nos obligan a encontrar otras respuestas que las habituales. Nos obligan a tomar un nuevo camino: el camino del autodescubrimiento. Pero,… ¿Necesitamos una crisis para descubrir nuestra Misión Personal? A este respecto, cabe considerar que, las crisis, aunque nunca deseadas, provocan en nosotros una "búsqueda de sentido”. Al necesitar clarificar ansiedades existenciales jamás enfrentadas, transformamos - sin querer - nuestra Misión Personal en una cuestión prioritaria. Todas las preguntas que deseamos responder son parte, una tras otra, de un proceso de descubrimiento interior: un proceso de Misión Personal. Por ejemplo, enfrentamos el miedo al fracaso - o al rechazo - cuando perdemos nuestro trabajo; el miedo a la muerte cuando perdemos un ser querido; el miedo a la soledad cuando terminamos una relación,…etc. Estos estados, aunque dolorosos, detonan preguntas que nos ayudan a "conectarnos" con nuestra Misión Personal. Por ejemplo: ¿Por qué me duele o molesta tanto esto? ¿Qué significaba para mí? ¿Qué estuve haciendo? ¿Qué haré? ¿Qué buscaba obtener? ¿Qué buscaré ahora? ¿Qué siento que me falta? ¿Cuáles eran mis prioridades? ¿Cuáles serán ahora? ¿Qué valoro realmente? Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿qué haría diferente? Descubrir nuestra Misión Personal es un antídoto muy efectivo contra la ansiedad y el miedo. Lamentablemente, pocos de nosotros exploramos nuestro interior... ¡a menos que lo sintamos vacío! Cuando sucede lo peor, reconocemos que cualquier cosa puede sucedernos y - en ese momento - transformamos la crisis en una fuerza impulsora. "Quien tiene una razón en la vida, soporta casi cualquier modo de vida". (Friedrich Nietzsche) DOSSIER DE RECURSOS FORMATIVOS Ing. Co. Orlando Parada Rojas

1


DRF-01: “REFLEXIONES SOBRE LA MISIÓN PERSONAL”

La "felicidad absoluta" no existe: todos vivimos situaciones placenteras junto a momentos dolorosos. El sufrimiento y la confusión son aspectos inevitables de la existencia humana. Pero los tiempos difíciles lo serán menos, si nos dan la oportunidad de descubrir nuestro propósito. La Misión…No plantea metas a alcanzar,…sino que indica un sentido hacia donde queremos dirigirnos. Y cuando lo plasmamos por escrito en una "Declaración de Misión Personal", asumimos implícitamente un “compromiso de vida”. En cuanto a la decisión de redactar nuestra propia misión personal, tenga presente que nadie puede hacerlo por nosotros. Sólo usted tiene el poder de decidir sobre su propio proyecto de vida, sobre sus valores, y sobre su propósito trascendental. Deberá esforzarse cada día por encontrar la forma de mejorar su vida. No es fácil. El camino es largo, pero todo gran viaje comienza por el primer paso. No hay soluciones mágicas. Usted deberá estar comprometido con su propio aprendizaje, con su mejora, con su crecimiento. "Las puertas del aprendizaje están abiertas para quien use la llave correcta. Esa llave no sólo se encuentra en la tecnología, se requiere buscarla en los rincones de nuestro espíritu" (Takumi Nagayasu) 3. ¿CÓMO SE REDACTA LA DECLARACIÓN DE LA MISIÓN PERSONAL? La redacción de la declaración de nuestra misión personal debe estar “enfocada en el presente”, y debe tratar de responder (por lo menos) las siguientes preguntas básicas:      

¿Quién soy?_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ (Auto concepto; cómo me veo a mí mismo, qué es lo que pienso de mí como un ser holístico) ¿De dónde vengo? _ _ _ _ _ _ _ _ _ (Concepción filosófica de la causa o mecanismo vital que dio origen a mi existencia) ¿Adónde voy?_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ (Concepción de la naturaleza efímera (humana) o eterna (espiritual) de mi existencia) ¿Cuáles son los valores que sustentarán y guiarán mis decisiones y mis acciones? ¿Cuál es el Rol que debo desempeñar para cumplir mi misión? ¿Responderá este rol a un propósito mayor o divino? ¿Cuáles son los dones que debo utilizar para cumplir con mi misión,…qué cosas debo hacer para conectarme con ella?

Estas son sólo algunas de las preguntas que nos pueden ayudar a formular la declaración de nuestra misión personal. Sin embargo, la pregunta más importante es la referida a la figura del auto-concepto, que es sencillamente, la opinión que tengo de mi persona y lo que quiero que los demás piensen de mí. Este aspecto no debe faltar en nuestra declaración de misión personal. Para redactar la declaración de nuestra misión personal debemos, por lo menos, dar tres pasos: Identificar nuestros “valores gobernantes”

Identificar nuestros “valores gobernantes” es el primer paso para declarar nuestra misión personal. Los valores gobernantes varían de persona a persona. Por ejemplo:  

Una persona puede tener el valor de la “belleza física”, y sin embargo, para otra este valor puede ser intrascendente. La preservación de los “lazos familiares” puede ser el valor que algunas personas tienen y, sin embargo, otras no.

Algunos ejemplos de valores gobernantes son:       2º

Amor incondicional Belleza Familia Libertad Bondad Solidaridad, etc. Descubrir cuáles son los “roles” que cumplimos en la vida

Después, como segundo paso, debemos descubrir cuáles son los “roles” que cumplimos en la vida, estos roles pueden ser:       3º

Obrero Empresario Líder Padre Hijo Maestro, etc. Meditar sobre nuestros “dones”, “talentos” o “vocación”

Luego, como tercer paso, debemos meditar sobre nuestros “dones”, “talentos” o “vocación”, las cosas que hacemos bien, cuáles son las cosas que nos apasionan y nos llenan, las que verdaderamente nos hacen felices. Finalmente, una vez que hayamos descubierto estos factores que nos mueven en la vida, y luego que hayamos meditado sobre ellos, podremos hacer el enunciado de nuestra misión personal. DOSSIER DE RECURSOS FORMATIVOS Ing. Co. Orlando Parada Rojas

2


DRF-01: “REFLEXIONES SOBRE LA MISIÓN PERSONAL”

Pero, seguramente usted se estará preguntando,.. ¿Cómo es, en la realidad, una declaración de la misión personal? A decir verdad, no existe un modelo que sea único o mejor; porque depende de los valores y las expectativas que cada persona en particular tenga para su propia vida. A continuación comparto con usted mi propia Misión Personal (No para que sirva como un ejemplo o modelo, sino para que usted vea sólo una de las muchas formas que puede tomar la redacción de la misión de una persona). MI MISIÓN PERSONAL (Orlando Parada Rojas) “Soy un ser humano dotado de personalidad propia, con la dignidad y los derechos inherentes a mi condición humana. En el marco de los preceptos cristianos, soy capaz de razonar y discernir entre los valores perennes y los efímeros convencionalismos humanos; y soy libre para decidir y actuar según mis convicciones. He llegado a existir por la voluntad de Dios, quien me ha concedido la vida por un propósito y me conserva la vida para el cumplimiento de dicho propósito. Por lo tanto, asumo que debo luchar cada día de mi vida por hacer cosas que afecten positivamente la vida de otros, ayudándoles a cumplir sus sueños e inspirándoles a ser mejores personas para beneficio de la sociedad”. 4. ¿QUÉ ES Y CÓMO SE REDACTA LA DECLARACIÓN DE LA VISIÓN PERSONAL? La Visión Personal es la declaración del futuro deseado que aspiramos alcanzar a lo largo de nuestra vida. El descubrimiento y persecución de nuestra Visión Personal es el faro que guía nuestro esfuerzo cotidiano; nos proporciona la dosis diaria de energía, de esperanza, de ilusión y de optimismo para luchar y enfrentar las adversidades. La Visión Personal nos permite vislumbrar nuestro destino desde una perspectiva panorámica, nos permite mirar nuestra vida desde lo alto, capacitándonos para identificar y discernir las cosas fundamentales, aquellas que son realmente importantes para nuestra vida, y a la vez nos permite separar aquellas cosas superficiales, triviales, secundarias, que no aportan nada a nuestro propósito y que, por lo tanto, no merecen nuestra atención. En este sentido, la Visión Personal nos proporciona un horizonte amplio, de largo plazo, desde el cual tomaremos las decisiones importantes y planearemos las acciones concretas para nuestra vida cotidiana. La declaración de Visión Personal encierra nuestro íntimo y ardiente anhelo por alcanzar nuestro gran sueño, nuestra gran conquista, nuestro triunfo supremo. Algunas de las preguntas que nos ayudarán a redactar una declaración de la Visión Personal son, por ejemplo, las siguientes:     

¿Quién quiero llegar a ser en la vida,…en qué clase de persona deseo convertirme? ¿Dónde quiero estar en el futuro de largo plazo? ¿Cómo quiero que sea la obra trascendente que lograré a lo largo de mi vida? ¿Qué debo pensar de mí y de mis actos cada vez que examine mi vida? ¿Qué quiero que piensen los demás de mí?

A continuación comparto con usted mi propia Visión Personal (No para que sirva como un ejemplo o modelo, sino para que usted vea sólo una de las muchas formas que puede tomar la redacción de la visión de una persona). MI VISIÓN PERSONAL (Orlando Parada Rojas) “Seré una persona que se desarrolla y mejora continuamente, de tal manera que cada día de mi vida podré sentir una sana y profunda satisfacción por mí mismo y por mis actos. Mis éxitos serán el fruto de un sostenido y sincero esfuerzo por contribuir al desarrollo y bienestar de los demás. Viviré como un ciudadano de bien, y alcanzaré mi autorrealización haciendo cosas que ayuden a otros a mejorar y a ser felices. Lograré trascender mi propia existencia y tiempo presente, porque seré todo lo que mi misión dice que debo ser”. 5. ALGUNAS RECOMENDACIONES FINALES ACERCA DE LA MISIÓN Y LA VISIÓN PERSONAL Es recomendable revisar nuestra misión personal cada cierto tiempo, estudiarla, y si fuese necesario, deberemos cambiar aquellos aspectos que no se ajusten a nuestra realidad o dejen de ser relevantes para nosotros. Un buen día para revisar nuestra misión es el domingo, el día más tranquilo de la semana, en el cual podemos meditar y pensar sobre todas estas cosas, revisar el enunciado y ponerlo de una manera más consonante con nuestra vida. Sin embargo, debemos reconocer que la falta de tiempo nos deja poco espacio para la reflexión y la meditación. En este contexto, se entiende por qué buscar nuestro propósito y clarificar nuestros sueños nunca se transforma en una prioridad. Si aún en circunstancias "normales" no resulta fácil descubrir nuestra Misión Personal, es lógico pensar que hacerlo en un momento de crisis sea una "Misión Imposible". Pero, por paradójico que parezca, éste podría ser nuestro mejor momento.

DOSSIER DE RECURSOS FORMATIVOS Ing. Co. Orlando Parada Rojas

3


DRF-001-REFLEXIONES SOBRE LA MISIÓN PERSONAL