Issuu on Google+

Discurso ceremonia de graduaci贸n del IPADE MEDEX Monterrey 2008-2010 4 de Septiembre del 2010

Por Jos茅 Orlando Sol铆s Camacho Presidente de la Generaci贸n


Discurso ceremonia de graduación del IPADE. Medex Mty 08-10

Honorables miembros del presídium, Lic. Alfonso Bolio Arciniega, Director General del IPADE, estimados compañeros, familiares y amigos. Nuestra sociedad requiere urgentemente de nuevos líderes, y este proceso vivido en el Ipade, debe ser un catalizador y generador de estos liderazgos de alta honestidad, valentía, y una voluntad determinada por cambiar las cosas. Quiero hablar de este proceso vivido en la maestría del Ipade en tres tiempos: El Pasado, El Presente y El Futuro. Empecemos por el Pasado: Iniciamos hace más de dos años esta aventura con algo de incertidumbre, algunos sin saber a ciencia cierta a qué veníamos, y con muchas inquietudes, pero creo que en la mayoría de los casos, con entusiasmo y determinación. Conocimos gente nueva, tuvimos nuestras primeras impresiones y posibles pre-juicios, el creído, el sabelotodo, el amiguero, el serio, el buena onda, y poco a poco fuimos entrando al sistema de trabajo del Medex, el cual se caracteriza por ser de alta intensidad y donde no hay mucho tiempo para dudar. Fuimos aprendiendo cosas muy valiosas de dinámicas tan sencillas como trabajar en equipo y ponerse de acuerdo. Resolvimos más de 600 casos de empresas y organizaciones de todo tipo, y nos fuimos adentrando a un espacio que compartíamos cada vez más, el del estudio y el debate para generar soluciones. Nos fuimos dando cuenta que aquellas personas que al principio era difícil hasta recordarlos por nombre, poco a poco se fueron convirtiendo en grandes colegas y grandes amigos. Socialmente se dieron encuentros los fines de semana, los jueves, en juntas de equipo, en juntas de la generación y fuimos abriendo nuestro círculo de convivencia a otros espacios, nos fuimos haciendo cada vez más amigos. Técnicamente, entre costeos, absorbentes, mecanismos de defensa y WACCs, fuimos avanzando a un nivel mayor de entendimiento de la complejidad de hacer empresa, de sus problemas, retos y de diferentes técnicas de management. Nos dimos cuenta que no hay receta infalible y que vale más el criterio prudencial del Director. Humanamente, aprendimos mucho al vernos reflejados en el debate semanal, y en cómo cada persona logra resultados de distinta manera. Fuimos cambiando nuestros paradigmas y fuimos perdiendo el miedo, nos dimos cuenta que al final los grandes problemas se resuelven por personas, y que para lograr resultados, tienen que aprender a valorarse como personas, a convivir y a trabajar juntos.

p. 1 | S e p t i e m b r e 2 0 1 0


Discurso ceremonia de graduación del IPADE. Medex Mty 08-10

Ampliamos nuestro marco de referencia, con el aprendizaje de los casos, las enseñanzas de nuestros profesores, los consejos de nuestros preceptores, y las aportaciones de los demás compañeros. En la semana internacional reflexionamos sobre la importancia de la Responsabilidad Social en las empresas, y no como tema de marketing o forma, sino como tema de fondo que debe aportar al desarrollo de la sociedad. El viaje a Canadá según algunos de los asistentes fue una gran experiencia de estudio con profesores asesores del Banco Mundial y Naciones Unidas. El viaje a China comentan otros, que les mostró como en esta nación las cosas se hacen pensando en grande, con altos niveles de eficiencia, y con orden. El viaje a Silicon Valley, al cual tuve la oportunidad de asistir, nos enseñó que los nuevos negocios que están cambiando el mundo, surgen ahí, de un ecosistema donde las empresas, universidades, gobierno y sociedad, colaboran productivamente. Y donde fuimos testigos de que la gente, a pesar de estar en proyectos de millones o billones de dólares, comparten una virtud a veces escasa; la humildad. Estos dos años además de algunas canas y kilos más, nos dejaron grandes aprendizajes, grandes amigos y un sello que deja el Ipade en sus egresados, el de buscar hacer bien las cosas, en todos los aspectos. De estos dos años tenemos que dar gracias. Gracias a Dios, al Ipade, a sus Directivos, a su Personal, a los Maestros, a las Empresas que nos apoyaron, y muy especialmente a nuestras Familias, a nuestros Padres, Parejas e Hijos, que sin su apoyo definitivamente esto no hubiera sido posible. A todos ustedes, les debemos un profundo agradecimiento. En lo personal, quiero agradecer y reconocer el esfuerzo y la tenacidad de mis compañeros de generación. Para todos, la maestría fue un reto, con obstáculos y dificultades, pero todos los que están hoy aquí, a pesar de las adversidades, salieron adelante. Hablemos ahora del Presente: Por un lado, estamos contentos de compartir este logro con la gente que amamos, queremos celebrar el haber cumplido un reto más al haber concluido con éxito el Master en Dirección de Empresas del Ipade, estamos orgullosos de que después de mucho esfuerzo, alcanzamos un triunfo más, un éxito más. Pero por otro lado, nuestro país y nuestra ciudad, viven tiempos violentos, tiempos muy difíciles donde hay muchas preguntas y pocas respuestas. Tiempos donde pareciera que no hay una solución cercana a un conflicto social y político que atenta contra nuestra libertad y nuestra tranquilidad.

p. 2 | S e p t i e m b r e 2 0 1 0


Discurso ceremonia de graduación del IPADE. Medex Mty 08-10

¿Cómo dejamos que pasara esto? ¿Cuándo se nos salió de las manos? ¿Quiénes son los culpables? ¿Qué pasó con nuestro admirado y querido Monterrey, la ciudad progresista, echada para adelante, y donde había seguridad y desarrollo? La realidad es, y no podemos tapar el sol con un dedo y desligarnos de una realidad cruda y difícil. No podemos pensar, la gente de empresa, que no tenemos vela en este entierro. Todavía hay mucho por hacer en nuestro país en temas de falta de educación, falta de oportunidades y desigualdad. Al terminar el juego de ajedrez, el peón y el rey regresan a la misma caja. Si lo sintetizamos pienso que hay dos Méxicos posibles; el México de la corrupción y el de las Instituciones, y hoy día estamos sumergidos en un país donde el beneficio individual a costa de todo, nos ha llevado a un desorden completo del modelo. Los policías juegan a ser narcos, los narcos a ser empresarios y los empresarios a ser extranjeros. Las cosas tienen que cambiar de fondo, y esto sólo pasará cuando la gente más preparada, la gente con más liderazgo, la más inteligente, y la más íntegra, participen de alguna forma. Sergio Fajardo, ex alcalde de Medellín Colombia comenta en su conferencia “del miedo a la esperanza”, que el cambio sucedió cuando los ciudadanos capaces entraron al quite, ya que los políticos difícilmente lo iban a resolver. Estamos ante problemas muy complejos, y parece que nuestra clase política en su mayoría está acostumbrada a dar soluciones simplonas y con fines electorales. Se requiere mucho más análisis, un mejor diagnóstico, y llegar a acuerdos. Es momento de actuar, de interesarnos, de levantar la mano y de buscar caminos no tan visibles, de cumplir como empresarios y como ciudadanos, y aportar nuestro talento. Y si algo nos quedó claro en este proceso vivido en el Ipade, es que en México hay talento, hay gente buena, preparada, trabajadora, responsable, honesta. Gente que puede y debe aportar a cambiar el difícil presente que vivimos. Termino hablando del Futuro: Un futuro donde pienso que lo primero que debemos de hacer es eliminar las frases como: “a qué le tiras cuando sueñas mexicano”, “el que no tranza no avanza” o “ganamos perdimos igual nos divertimos”.

p. 3 | S e p t i e m b r e 2 0 1 0


Discurso ceremonia de graduación del IPADE. Medex Mty 08-10

Pienso que si miramos hacia atrás, en los 200 años del México independiente hemos avanzado poco. La falta de educación, la desigualdad y la ambición desmedida de los grupos en el poder siguen vigentes. Pero pienso también que hay ver hacia adelante con gran entusiasmo y determinación, sabiendo que un futuro mejor no llegará por casualidad, este llegará si decidimos construirlo y forjarlo en nuestras acciones del día a día. En nuestras empresas, en nuestras familias. Debemos de empezar a construir nosotros, la gente de empresa, el México posible, el mejor México que podemos ser. En este México posible hay mexicanos triunfadores, con valores familiares, cálidos, humanos, solidarios, trabajadores, con valores morales, valientes, responsables, organizados, honestos, justos, innovadores, con gran capacidad de servir. Grandes padres y madres de familia, grandes hijos, grandes hermanos. Con visión mundial y compromiso local. Todo eso podemos ser, todo eso somos cuando nos lo proponemos. Este México posible se puede dar si nos unimos los buenos ciudadanos. Somos mejores que los que no quieren un mejor país, somos más talentosos que ellos, somos más inteligentes. Posiblemente nos esté faltando más voluntad. Es evidente que no hay caminos ni alternativas claras, pero la firme intención de buscarlas, generará mejores soluciones que sólo seguirnos quejando. Estoy convencido que todos estamos en este mundo para cambiar algo, para cambiar aunque sea una pequeña parte del status quo, y estando en un país donde sólo el 5% de la población tiene educación universitaria, es nuestro deber liderear estos cambios. Hay mucha gente afuera esperando ser guiada y que necesita de gente valiente al mando. Es momento de tomar las riendas del nuevo México que podemos ser. Honorables miembros del presídium, solicito a nombre de la generación, el otorgamiento del grado académico de Master en Dirección de Empresas, para los integrantes de la generación del MEDEX 2008-2010 del Ipade en Monterrey. El gran México que podemos ser, se construye aquí, en la mente y el corazón de sus líderes. Muchas Gracias.

p. 4 | S e p t i e m b r e 2 0 1 0


Discurso graduación Ipade Mty. Sep2010. Orlando Solís Camacho