Page 1

1


Revista Zapatoca ÍNDICE Pag.

3

Editorial

Pag.

6

Cuando Camino Real es real Gilberto Camargo

Pag.

15

Para Meditar

La Dirección

Pag.

16

Gustavo Ardila García

In memoriam

Pag.

17

Historia de la Semana Santa

Pag.

20

El Patriotismo

Alfonso GómezGómez

Pag.

21

Poetas de Zapatoca

Roberto de J. Díaz

2


Pag.

23

Hechos

Pag.

27

Zapatoca de otros tiempos

Pag.

31

Prehistoria de Zapatoca.

La Dirección Libardo León Guarín

LA PORTADA. Se iniciaron los trabajos de reconstrucción del Camino Real Guane-Zapatoca. Al terminar la primera etapa, supimos que fue notoria la colaboración de los residentes en la vía, no solo por la autorización sino porque pusieron mano de obra sin condiciones. Ojalá sigamos su ejemplo.

3


Revista ZAPATOCA Órgano de la Fundación Pro-Zapatoca Director

Impreso por

Presidente de la FundaciónLITOGRAFÍA

CORONA

SAULO TOLEDO PLATA Bucaramanga Tercera Época

Abril de 2013

Corrección ortográfica:

Nº 90

Adriana Toledo Arenas

Corrector de prueba: Libardo León Guarín

EDITORIAL

El comentario escuchado en un noticiero de televisión a principios de este año, nos ha dado pie para referirnos, en este editorial, a dos aspectos que deben preocuparnos e interesarnos. Uno de ellos es la responsabilidad en el manejo de los cargos, tanto privados como públicos, y el segundo el desempeño en sí mismo. Cuando se nos asigna un cargo debemos analizar cuidadosamente las funciones y decidir si estamos en condiciones de aceptarlo o, si es posible, mediante una rápida capacitación y actualización quedar en condiciones para desempeñarlo. Hemos visto personas que

4


ignoran el objetivo de su cargo y carecen de los conocimientos para cumplirlo con eficiencia. Recientemente estuvimos en una oficina de la administración municipal y pudimos percatarnos del total desconocimiento de uno de los temas que tratamos de consultar y la forma olímpica de evitar todo lo relacionado con ello. Si los cargos se desempeñaran con cariño, con amor al terruño, con preocupación por el mejoramiento del municipio, y en busca del bienestar de la comunidad los resultados serían exitosos. Lo básico antes de iniciar cualquier actividad es estudiar el manual de funciones. En él encontramos todo lo que debemos hacer, pero eso no es suficiente. Hay una cualidad humana, que muchos no poseen, que se llama iniciativa, y sin la cual difícilmente podemos dar buenos resultados. Los mayores descubrimientos se han logrado cuando alguien ha tratado de hacer algo de manera diferente a como ordinariamente se hacía. Qué agradable resulta leer las viejas revistas y descubrir la manera como querían a su terruño nuestros ancestros. La mayor parte de las obras con que hoy contamos fueron hechas por la iniciativa, el entusiasmo y el deseo de ser útil de cada uno de ellos. Si quienes desempeñan los cargos públicos pensaran y actuaran como ellos, otro sería el futuro de nuestro pueblo. Cuando no se está capacitado para desempeñar un cargo, es común que la persona trate de demostrar lo contrario poniendo obstáculos a la solución de los problemas o recurriendo a leyes y disposiciones que nada tienen que ver con el asunto, pero que sí puede confundir al interlocutor. Lo que desea demostrar es que es una persona importante. Suele ocurrir cuando a un cargo se llega por palanca y no por concurso y experiencia. Cuando por hacerse importante no se trata con modestia al interlocutor, es difícil encontrar apoyo para desarrollar su función. Ojalá quienes deben tratar al público leyeran la historia de Catalina la Grande, para que

5


conozcan sus cualidades y traten de hacer algo aunque sea medianamente parecido. Para el buen desempeño del cargo y por ende los buenos resultados, se requiere de ética. Ella no se refiere solamente a las carreras universitarias, sino que incluye los oficios y trabajos permanentes. No debe hacerse solo por la obligación de cumplir con el deber, sino por el gusto y placer de hacerlo. Es una actividad personal que se pone al servicio de los demás.Está relacionada con la moral y por ende deben poseerla y practicarla todos los que deseen servir. Todo aquel que haya tenido una ilustración para sobreponerse a la ignorancia en que nacemos, y además tenga el deseo de superar a los obstáculos, debe tener ética para el desempeño de su trabajo.

Hagamos un esfuerzo. Pensemos en la comunidad, en el bienestar de todos y en el progreso del municipio. Tenemos suficiente capacidad, pero muy seguramente nos falta un poco de voluntad.

***

La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume; el respeto la conserva. Humano es errar pero solo los estúpidos permanecen en el error.

Cicerón. 6


CUANDO CAMINO REAL ES REAL Gilberto Camargo Amorocho Resulta curioso pensar en rendir un homenaje y tratar de sacar de estados moribundos a objetos, cosas materiales, concretas, aparentemente inertes. Pero si retomamos la frase de 1864 del Alemán Geo von Lengerke, aquella que rescató Pedro Gómez Valderrama en la Otra Raya del Tigre, que dice: ―Me desazona tener que romper los caminos de los españoles…..no sé por qué, pero me parece que estoy cortando un ser vivo, un depósito de recuerdos de todas las gentes que lo transitaron‖, la intención de conservar los caminos de piedra, se inserta con fuerza, en la identidad santandereana. El Camino Real del oriente colombiano se integra siguiendo la ruta Santa Fe de Bogotá, Tunja, Bucaramanga, Pamplona y Cúcuta, con ramales hacia Cartagena de Indias y Venezuela; se extiende en esta parte de la patria en los hoy departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander y Norte de Santander. Se ubican estas sendas en la cordillera Oriental, en paisaje de montañas y mesetas, páramos, valles interandinos, cañones geográficos, el cañón del Chicamocha, valle de los ríos Suárez, Sogamoso y Lebrija, la Sierra Nevada del Cocuy, las montañas santandereanas y mesetas cundinoboyacenses, las selvas del Catatumbo y otras subregiones y paisajes naturales y culturales. El Camino Real del centro-oriente colombiano integra un pueblo con

7


diversos elementos raciales que forman los diversos grupos humanos de la región: el amerindio y el español que penetró en los siglos XVI, XVII y XVIII. En la misma forma algunos grupos de negros africanos que llegaron en la esclavitud para los trabajos de haciendas, las minas de oro, el transporte y el servicio doméstico. En Bucaramanga es famoso un lugar en la orilla del Río de Oro cerca de Girón llamado el Palenque, que quiere decir en lengua ancestral: lugar de negros. La zona se caracterizó por su gran mestizaje y a la vez con dos estilos en la época colonial: el hispano–chibcha en la zona cundi-boyacense y el hispano-mestizo en los Santanderes. La Corporación Caminos Reales de Colombia, a través de este documento le rinde un homenaje a los caminos reales del departamento, porque los hemos caminado, casi redescubierto para luego inventariarlos, buscando revivir la memoria histórica que si poseemos. Como baluarte de esa red, tenemos para mostrar el camino de piedra que une a Los Santos con Jordán-Sube, a este se le unen otros 44 tramos dentro del departamento, algunos en tierra, otros carreteables, buscando darle importancia a esa autopista por donde hace 80 años entró el desarrollo, y por donde también salió la imagen regional santandereana que hoy tanto se reconoce. Nuestros caminos de piedra fueron en la época prehispánica y luego en la republicana, la única gran vía para comunicar a Santander con el centro o para que el centro del país se comunicara con Santander, sobre todo con la provincia de Soto, con el sector que antiguamente se llamaba el Cantón de Girón y del cual hoy hace parte Bucaramanga. Del conjunto de caminos inventariados por la Corporación, aún hoy se conservan empedrados el 25%; del resto quedan atajos y trochas, algunos todavía tienen pisadas muiscas en los intercambios con los Guanes, aquel que pasando por Encino, Coromoro atravesaba a

8


Belén antes de llegar al gran Templo del Sol en Sugamuxi. Parte de los caminos de Santander aun pueden conservarse; esa es la propuesta nuestra, apoyada en una exhaustiva investigación que incluye la reunión de documentación histórica de la construcción de caminos y los puentes colgantes, y la posible reconstrucción de la gran mayoría. Los caminantes que nos organizamos en 1992, nos masificamos en 1993 y nos convertimos en Corporación en 1994, llevábamos casi 17 años haciendo el inventario de caminos, muchos de los cuales no han sido recorridos por problemas de orden público, pero se sabe que están íntegros. Un ejemplo es el camino que atraviesa el rió Opón, llega a Santa Helena y asciende a Guacamayo, haciendo parte de la ruta descubierta por Gonzalo Jiménez de Quesada. En una gran longitud los caminos aun mantienen sus diseños originales, en cuanto a forma y colocación de la piedra, el manejo de las pendientes, encuentros entre tramos y técnicas de cambios de nivel, algunos demuestran gran sostenibilidad en el manejo de taludes porque las corrientes de agua lluvia, a través del diseño de bateas, fueron siempre planeadas y prioritarias en la ejecución de sus obras. Rastros de tecnologías tanto indígenas como alemanes aun sobresalen en muchos tramos de los caminos de hoy. Hoy según cifras, por los caminos transitan en promedio, durante los 52 domingos del año, unas 120.000 personas, entre grupos de caminantes, turismo, estudiantes, arrieros y campesinos. Cifra significativa que sustenta aun más, esta propuesta de conservación y defensa. Parte de la propuesta también busca comprobar que estos caminos de piedra, tienen una ingeniería y una matemática.

9


Uno como investigador encuentra detalle de manejo de ángulos, de inclinación, de alzados de puentes, lo que hace pensar que no fue cualquiera quien los diseñó. Una manera de demostrar lo anterior es el camino de Jordán–Sube los Santos; los constructores en planta jugaron con esa pendiente a través de tramos de 30º, los cuales se repiten entre uniones de tramos. Esto solo puede darse mediante estudios de topografía, altimetría, geometría, algo de geografía y geología. Algunos profesionales en salud indican que también una determinante en el recorrido y sus características topográficas que influyó para evaluar y rediseñar el trazado, fue el movimiento y fenotipo del caballo, especialmente la mula que es la más utilizada por los arrieros en cuanto a rendimientos. Uno de los caminos más antiguos es el del comercio de los Guanes. Antropólogos y otros investigadores han encontrado rezagos de presencia de rutas camineras con una antigüedad superior a los 700 años antes de la llegada de los españoles. Geográficamente estos se ubican hoy en la región de San Gil que comunica con Charalá y Duitama. Los primeros moldes para hacer los caminos fueron las plantas de los pies de los indígenas. Germán Arciniegas, en el libro ―Los Caminos Reales de Colombia‖, afirma que ―la única manera de darle alguna seguridad a la bestia de carga, era con una piedra de apoyo. Por eso hay tramos en que el camino se convierte en escalera. Como si se tratara del ingreso a un palacio.‖ Aquí los diseños y obras de dichas sendas sufren un valor agregado; es cuando el español decide decorarlo, mejorarlo, para darle una mejor tonalidad al camino y mejorar su dinámica. A la piedra se le unió el talud, la cuneta y la banca bien soportada. Con atención uno comienza a encontrar las famosas piedras de laja colocadas en los bordes, como canto. Son detalles de ingeniería, de

10


diseño arquitectónico y manejo de las pendientes, previendo derrumbes o pérdida de vida útil. Gracias a la disciplina de la observación nosotros los caminantes logramos entender la manera como se manejaron los caminos en la Época Republicana en Colombia. Las primeras planillas confirman que la primera mano de obra utilizada fue el personal presidiario. Entre las leyes que hacen referencias a los caminos reales, se encuentra un decreto de Tomas Cipriano de Mosquera de 1848 i, donde aparece la norma sobre el uso de las carretas en los caminos por periodos de tiempo, la norma de la anchura de la llanta y el tipo de carga que puede soportar el camino en época de invierno (menos peso para no deteriorarlo) y en verano ( más peso porque la banca esta fuerte). Por medio de estas medidas gubernamentales se obligaba al usuario de carretas y demás pasajeros a conservar y proteger los caminos, algo similar hoy pero con las tracto mulas, en especial en el uso de puentes. La historia de los caminos incluye los primeros pasos por los grandes ríos, donde se utilizó la cabuya. A través de un sistema apoyado en un árbol, los trabajadores pasaban a las personas al estilo canasta. Se subían todos hasta el alto de la escalera y bajaban corriendo tirando la soga para lograr transportarla. Esto exactamente sucedió en los Ríos Chicamocha, Cabuya del Sube y Salazar y en el Suárez por el camino hacia Contratación. En el caso de Santander es interesante ver cómo las rutas de caminos fueron impuestas para unir grandes capitales o poblados, que en general seguían la ruta del correo. Está el caso de Bogotá y el camino que salía hacia Zipaquirá por el puente del Común y unía a Ubaté, luego Chiquinquirá y por Puente Nacional llegaba a Vélez. Estos largos corredores establecieron los pueblos de media jornada o refrigerio, donde solo se hacían paradas técnicas de reoxigenación y los pueblos de jornada completa o dormitorio. La

11


diferencia entre pueblos aun puede apreciarse en el tamaño del centro o en su plano urbano. Está el camino del Socorro (dormitorio) que va al Hato o al Palmar (refrigerio) y llega a Galán (dormitorio). Esta organización se va repitiendo a lo largo del camino. El tamaño de los municipios influía mucho en las tendencias que en esa época generaba el forastero, el correo y cada una de estas rutas. Lo mismo pasaba en la ruta de Girón hacia el Socorro, pasando por Piedecuesta, la Mesa de los Santos, Sube, Villanueva, Guane, Cabrera y finalmente la capital comunera. Lengerke decía que esta región había que comunicarla con el río, que estaba cerrada pero que tenía dos puntos de salida claves como lo eran los ríos Lebrija y Sogamoso. Entonces hizo caminos de Girón al Sogamoso y de Girón al Lebrija. Por eso existió el camino de Motoso al Puerto de Santa Marta, porque hasta allí era la parte navegable del Río Sogamoso, donde bajaban las chalupas, las lanchas y llegaban las mulas. Hablar de senderos públicos en la historia es describir también sus decretos y normas que los regulaban o habilitaban. Aparecen por ejemplo algunos derechos de los contratistas a quienes se les daban 20.000 fanegadas de tierra para construir en 6 años y la posibilidad de gozar durante 15 de sus beneficios, una vez terminada la obra, incluido paso de mula, peatón o grupos de semovientes llamados recuas. También existen decretos para el incremento de las posadas, que como caso curioso se encuentran a mitad del ascenso y no en el casco urbano. La razón era porque allí había pasto para las bestias, en el pueblo no se conseguía. Muchas de estas posadas aun pueden verse a lo largo del camino, cuando uno va de Los Santos por el camino de Sube, encuentra una gran casa hermosa con sus respectivos pasadizos donde se bajaban

12


las cargas y con las pesebreras para las bestias. Hoy en día estas haciendas continúan habitadas por familias y cuando se atraviesa el río, en el otro ascenso, vuelven y se encuentra con características similares. Existe un decreto de Bolívar que llama la atención porque ordena que se cuantifiquen los caminos, de lo cual queda un primer inventario. Hay otro decreto de igual importancia que habla sobre el camino del Carare. Sobre este camino había mucho interés por parte de los tunjanos y véleños en mejorarlo; este fue la primera salida que encontraron los españoles para salir al río Magdalena; fue trazado por el licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada antes de llegar a Bogotá. También aparece en 1845, un decreto del presidente Tomás Cipriano de Mosquera, quien como buen ingeniero civil, rescata la dirección técnica de los caminos e insiste en su demarcación. Tres años más tarde el mismo presidente define en otro decreto, que ningún camino nacional debe ser interrumpido al pasar por una villa o parroquia; la norma exigía que parte de la trama urbana de calles era la continuación del camino tanto de entrada como de salida.En Santander sobresale con la aplicación de esta norma el municipio actual de Guadalupe. También aquí son muy importantes los caminos de Lengerke, personaje alemán que llego en 1852 con una visión de comerciante, ingeniero, exportador y comprador de tierra. Llega con la noción de comunicar a Santander con las vías principales, no importa que sea mediante via fluvial y ayuda a crear la gran malla de caminos. Aunque no los hizo todos, la malla que construyó, unió a toda la región socorrana con la región de Girón y el Río Magdalena. De la herencia de los ingleses hay que rescatar la construcción del Puente de Jordán–Sube, acto este precedido por un sin número de acontecimientos donde participó lo mejor del talento humano en diseño de la época, para solucionar el paso en este famoso lugar. En

13


1864 don David McCormick, fue el gran constructor, pero antes en 1854 también se ejecutaron obras en dicho lugar.Fueron puentes pasajeros de estrategia militar, tales como los portátiles diseñados por Tomas Reed (el diseñador del capitolio nacional) y por Agustín Codazzi para el paso de las tropas cuando las pugnas entre Legitimistas y Constitucionalistas era una constante. En el contrato realizado con McCormick se le ordenaba al contratista el cobro del pontazgo hasta 1885, con las siguientes tarifas: 10 centavos persona a caballo, 5 centavos persona a pie, 10 bestia cargada y 5 bestia sin carga. Este contrato lo firmaba don David y Eustorgio Salgar, presidente del Estado Soberano de Santander. Entre el análisis de planos encontrados, aparece uno que llama la atención por ser uno de los primeros que anuncia el primer Ordenamiento Territorial de lo que hoy es Bucaramanga, de fecha 1838, llamado ―Plano de los Cultivadores de Tabaco del Cantón de Girón‖.Allí sobresale Girón como el gran corazón y polo de desarrollo, desde donde surge toda la red de caminos en busca de los 4 puntos cardinales, tales como el camino del oro hacia Suratá, el camino de motoso con doble dirección, hacia Canta en busca de Zapatoca y el de río Sogamoso en busca del Puerto de Santa Martha; simultáneamente aparece el trazado del camino de Palogordo que empalmaría con el camino llamado de la Panela, que comunicaba Piedecuesta con el Páramo de Berlín. En este ordenamiento territorial sobresale la inmensidad de área que alrededor de Girón cultivaba el tabaco, por el norte el camino del cacao, que empalmaba con el ríoSuratá, Río Negro y la senda en busca de Puerto Botijas sobre la orilla derecha del Rió Lebrija. De estas obras camineras hay una actividad que fue una constante en su construcción, dada la escarpada topografía y ser zona de alto

14


riesgo sísmico, como lo fue el manejo de los taludes. En el análisis de caminos encontramos las técnicas de estabilidad de la banca a través del uso de la batea, tanto vertical como horizontal para el manejo de las correntías procedentes de las aguas lluvias, complementada esta acción con el buen uso dado a la cuneta. Pero los caminos reales no solo hacen parte de la historia colonial.Su vigencia se prolongó mientras permanecía el uso de la energía animal como elemento central de los sistemas de transporte: ―El trazado tenue de las rutas indígenas respondía a las necesidades de un caminante, que podía ascender y descender rápidamente, saltar sobre las piedras para pasar una corriente de agua o superar pasos difíciles y estrechos‖ afirma Arciniegas. La mayoría de los caminos reales y republicanos se constituyeron en el eje del sistema de transporte del siglo XIX. Aun así los grupos de caminantes siguen recorriendo obsesivamente los caminos rurales que por trozos aun quedan. Esta propuesta fue elaborada con afecto por Profesionales del caminar, vinculados a la Corporación Caminos Reales de Colombia y otros grupos, que ven en las sendas arrieras un testimonio y manera de comprender un presente partiendo del análisis de sus raíces, para anunciar que el Camino Real sigue siendo real.

N.R. Gilberto Camargo Amorocho. Bumangués. ArquitectoUniversidad Piloto de Bogotá. Caminante e Investigador deCaminos Reales desde 1993. Especialista en Planeación para la Educación Ambiental USTA.Especialista en Arquitectura para la Salud U. de Antioquia.Diplomado en Gobernabilidad y Gestión Pública-UNAB.Universidad de Washington. Miembro del Consejo Departamental de Patrimonio-Santander/Colombia. Arquitecto de la Secretaria de Salud de Santander, 1981-2001

15


PARA MEDITAR Pensar que la solución a las matanzas sea prohibir la tenencia de armas, es tan tonto como vender el sofá donde se descubrió la infidelidad para solucionar el problema. MAS BIEN: 1. Que se controle la violencia de los video-juegos y películas infantiles. 2. Que se regrese la autoridad a los padres y maestros. 3. Que se acabe esa enseñanza absurda a los niños para que llamen al 911 si sus padreslos castigan. 4. Que los padres comprendan la importancia de pasar más tiempo con sus hijos....menos dinero.... más amor. 5. Que se vuelva a enseñar en las escuelas educación cívica, a los niños y jóvenes: buenos modales, educación, etc. 6. Que los hombres comprendan su responsabilidad al engendrar hijos.....no más madres solteras e hijos sin padre..... Y SOBRETODO QUE REGRESE DIOS A LOS HOGARES.........A LA NACIÓN.......... Como dijo alguien: el problema no es el ARMA.....el problema es EL ALMA...

16


*** Gustavo Ardila García Nació en Zapatoca el 9 de mayo de 1924.Hijo de Juan de Dios Ardila Rueda y Margarita García Ardila.En su ciudad natal y en el colegio Salesiano de Tunja realizó sus estudios de bachillerato y en 1947 se graduó de Ingeniero Civil en la Universidad Nacional de Colombia. Contrajo matrimonio en 1951 con Myriam Arenas Navas. Son sus hijos: Clara Inés, Carlos Hernando, Lucía Cristina, Germán Gustavo y Martha Juliana. Ejerció su profesión, inicialmente en Edificios Nacionales; luego como Ingeniero Constructor en su firma ARISTA. Entre sus obras se cuentan: las cárceles de San Gil y Ocaña; el Hospital Ramón González Valencia,-hoy Universitario de Santander- el HospitalEmiro Quintero Cañizares de Ocaña, la Escuela Apostólica de Zapatoca, el Templo del Valle de San José y la interventoría del edificio del Banco de la República de Bucaramanga. Después se dedicó a la industria y al comercio, como gerente de Cosautos, la Inversora, Muebles DARCO y las Industrias Alimenticias La Constancia. Perteneció a las Juntas Directivas de Cajanal, Andi y el Club Campestre.Gran viajero y excelente lector; su tema predilecto fue la segunda guerra mundial, materia en la cual era un verdadero erudito.Hermanos, amigos y subalternos, disfrutaron de su generosidad desinteresada y espontánea. Después de una larga

17


enfermedad, falleció en Bucaramanga el 31 de enero del presente año. A sus hijos y familiares, y con especial afecto a su hermano, nuestro asociado Efraín, la Fundación pro-Zapatocales presenta un sincero saludo de condolencia.

*** Historia de la Semana Santa La Semana Santa es la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Por ello, es un período de intensa actividad litúrgica dentro de las diversas confesiones cristianas. Da comienzo el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, aunque su celebración suele iniciarse en varios lugares el viernes anterior (Viernes de Dolores) y se considera parte de la misma el Domingo de Resurrección. La fecha de la celebración es variable (entre marzo y abril según el año). La Semana Santa va precedida por la Cuaresma, que finaliza en la Semana de Pasión donde se celebra la eucaristía en el Jueves Santo, se conmemora la Crucifixión de Jesús el Viernes Santo y la Resurrección en la Vigilia Pascual durante la noche del Sábado Santo al Domingo de Resurrección. Durante la Semana Santa tienen lugar numerosas muestras de religiosidad popular a lo largo de todo el mundo, destacando las procesiones y las representaciones de la Pasión. El ciclo vacacional que le corresponde a la Semana Santa en otros países, como

Estados Unidos de América, es conocida como "Spring Break".

Triduo pascual Los días más importantes de la Semana Santa son los formados por el llamado Triduo Pascual: La introducción al Triduo (el Jueves

18


Santo y el Viernes Santo), en el que se conmemora la muerte de Cristo; Sábado Santo, en el que se conmemora a Cristo en el sepulcro, y el Domingo de Pascua de la Resurrección.

Historia Es en el Concilio de Nicea I (en el año 325) donde se llega finalmente a una solución para este asunto. En él se estableció que la Pascua de Resurrección había de ser celebrada cumpliendo unas determinadas normas: -Que la Pascua se celebrase en domingo. -Que no coincidiese nunca con la Pascua judía, que se celebraba independientemente del día de la semana. (De esta manera se evitarían paralelismos o confusiones entre ambas religiones). -Que los cristianos no celebrasen nunca la Pascua dos veces en el mismo año. Esto tiene su explicación porque el año nuevo empezaba en el equinoccio primaveral, por lo que se prohibía la celebración de la Pascua antes del equinoccio real (antes de la entrada del Sol en Aries). No obstante, siguió habiendo diferencias entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Alejandría, si bien el Concilio de Nicea dio la razón a los alejandrinos, estableciéndose la costumbre de que la fecha de la Pascua se calculaba enAlejandría, que lo comunicaba a Roma, la cual difundía el cálculo al resto de la cristiandad. Finalmente, Dionisio el Exiguo (en el año 525), desde Roma convenció de las bondades del cálculo alejandrino, unificándose al fin el cálculo de la pascua cristiana. La Pascua de Resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de primavera, y se debe

19


calcular empleando la Luna llena astronómica. Por ello puede ocurrir no antes del 22 de marzo y el 25 de abril como muy tarde. Estos son todos los días de Semana Santa: - Domingo de Ramos. Entrada triunfal de Jesucristo en Jerusalén.

-Lunes Santo. Unción de Jesús en casa de Lázaro. Jesús expulsa a latigazos a los mercaderes del Templo de Jerusalén. -Martes Santo. Jesús anticipa a sus discípulos la traición de Judas y las Negaciones de San Pedro. -Miércoles Santo. Judas Iscariote conspira con el Sanedrín para traicionar a Jesús por treinta monedas de plata. -Jueves Santo. Lavatorio de los pies. La Última Cena. Eucaristía. Oración de Jesús en el huerto de Getsemaní. Arresto de Jesús. -Viernes Santo. Prisión de Jesús. Los interrogatorios de Herodes y Pilato. La flagelación. La coronación de espinas. Vía Crucis. Crucifixión de Jesús. Sepultura de Jesús. Sábado Santo. Vigilia Pascual. Domingo de Resurrección. Pascua. Artículo tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Semana_Santa

20


DEL PATRIOTISMO

ALFONSO GÓMEZ GÓMEZ

El sentimiento patrio era antes muy vivo, anclado en las enseñanzas de los maestros de escuela que lo inculcaban de manera constante. No puede negarse que ha decaído y se puede concluir que está en deterioro actualmente. Este sentimiento está vinculado a la idea de Patria. El Estado, sus representantes han de promover constantemente esa idea de Patria, porque de ella emanan otros sentimientos, la concepción del bien y las virtudes cívicas, con los derechos individuales que ahora tienen muchos defensores. Pero la virtud republicana esencial es el patriotismo. Recuerdo bien que en mis escuelas se cantaba el himno de Boyacá y cuando fui estudiante en Tunja ya lo sabía: ―cantemos las glorias del triunfo marcial, de los colombianos allá en Boyacá…‖ El himno correspondiente a una época anterior, porque ahora no vemos ―colombianos salir a la lid…‖ El Estado coincide con una Nación unificada. Del patriotismo emanan las virtudes cívicas que echamos de menos. Y hay ideas como la de justicia, o del amor a la igualdad que es el de no sentirnos superiores a ningún otro porque somos iguales ante la Ley. De ahí surge la noción de ciudadanía, que implica igualdad. Ciudadanía, originariamente es condición de habitante de la ciudad, y el patriota bueno es habitante de una ciudad preocupado por su futuro, y constructor de ese futuro. La ciudad es el resultado del esfuerzo común para que dicha ciudad sea posible, amable, cívica y habitable.

21


Sin sentimiento patriótico elevado andan mal todas las cosas. Si estorbamos en la calle, si ejercemos el comercio en forma que limita el tránsito a los viandantes, si conducimos el vehículo mal o lo aparcamos en lugar vedado, si en los semáforos rebuscamos algo contra las normas establecidas hay falta de civismo, pero en el fondo, de patriotismo. ¿Cuál era el patriotismo que alegaban durante la lucha de independencia, del mantenimiento de la monarquía, o la independencia que buscaban Bolívar y Santander? La duda la resolvemos pensando en la formación de Estado independiente. Por eso los funcionarios todos han de velar por el ejercicio legal de sus facultades, patrióticamente desempeñadas para que ese esquivo patriotismo funcione como debe ser: haciendo que el Estado, dispensador de derechos, cabeza de todos, funcione. ***

Poetas de Zapatoca. ROBERTO DE J. DÍAZ

Oriundo de Zapatoca (1875–1918), se dedicó principalmente al periodismo dejando tiempo para investigar sobre los poetas modernos más conocidos y sus primeras producciones aparecen circulando en El Poeta, de Bucaramanga, El Heraldo, La Paz y El Verbo Rojo, de carácter político. Fundó en asocio con otros amigos de lides políticas, El Liberal y El Zapador. Cuando estuvo en la capital de la república, colaboró en El Correo Nacional con mucho éxito. El Nocturno Parisiense, tema de Paul Verlaine, lo señala como asiduo lector de autores franceses. El culto por la belleza lo expresa en su poema ―autosemblanza‖, como ―un rojo símbolo que exorna

22


el acero de mi escudo‖. Rinde al mismo tiempo homenaje a la mitología griega, cuando en sus cuartetos alude con frecuencia a los dioses paganos del Partenón eterno. Su autobiografía la inicia con esta interrogante: ―Quien soy? En la falange de estirpe rimadora un artífice oscuro; también de peregrino. Del ideal. sangrada la planta en el camino ha sido, pero me alienta un alma luchadora‖

OH! JUVENTUD Oh! Juventud del siglo más fecundo ven a explorar el campo de la idea, no con la luz de la traidora tea que impura alumbra al carnaval del mundo! Abandonad vuestro letargo inmundo, que al trono de olvido inmaculada Astrea Llegaréis, aunque en rígida pelea pero libre de olvido tan profundo. Cuando hay esfuerzo, el triunfo y la victoria son plantas portentosas que adelanta la marcha venturosa hacia la gloria! Oh! Juventud, tu paroxismo espanta, no aguardes que en la vida transitoria te digan como a Lázaro: ―levanta‖! Roberto de J. Díaz – 1895

"Un buen caballo rara vez debe ser espoleado" Thomas Fuller (1608-166) 23


HECHOS Oc.31.-En Bucaramanga le fue celebrado el cumpleaños Número 100 a Trinita Arenas Serrano, de quien publicamos una nota en la edición pasada. Esperamos que siga conservando esa salud y energías para que llegue a superar el record mundial. En. 6.- Con ocasión de las festividades de enero se reunieron en la ciudad los alcaldes del G-8, invitados para participar en la feria caprina. En. 26 La tecnológica FITEC inició actividades en las instalaciones del Colegio del Sagrado Corazón. Esta es una obra de la alianza CERES. De las concesiones del Ministerio de Educación en el año 2012, solo una fue para el Departamento de Santander y ella fue ésta de Zapatoca. Las carreras son Tecnológicas y técnicas. El rector del FITEC, en la foto, es el señor José Vicente Villamizar. En. 27.-Por estos días se hizo mantenimiento de la vía ZapatocaBucaramanga, por parte de obreros contratados por la―Contribución Voluntaria‖ que opera en el Puente Gómez Ortiz. Los habitantes entre Chocoita y Girón apoyaron a los trabajadores y agradecieron los trabajos, manifestando que la Alcaldía de ese municipio no hace mantenimiento. Ojalá los

24


conductores que sufren por pagar dos mil pesos cambien de mentalidad. Fb. 2.- Inició actividades el Colegio del Sagrado Corazón, bajo la dirección de la Hermana Genoveva Toscano, nueva rectora recientemente nombrada. Le presentamos nuestros saludos de bienvenida a la ciudad y le deseamos muchos éxitos en su gestión. Fb. 6.- Se inició el trabajo de señalización de tránsito en el área urbana. Aprovechamos este anuncio para solicitarle a los conductores, tanto de vehículos como de motocicletas y bicicletas, respetar las señales y no transitar en contravía, dando muestras de educación ciudadana Feb. 7.-En un sencillo acto programado por el Centro de Historia y la Fundación ProZapatoca, se conmemoró el centésimo aniversario de la Fundación del Colegio Santo Tomás de Aquino. La Fundación Pro-Zapatoca impuso la condecoración Ciudadano Meritorio al Colegio, la condecoración fue recibida por el señor Rector. Como quiera que el Colegio programó actividades para el año del centenario, el Presidente de

25


la Fundación al entregar la medalla, le solicitó a los profesores, a los padres de familia y especialmente a los alumnos, regalarle a la ciudad la inclusión del Colegio entre los cien mejores del país

Feb. 19.- Falleció en esta ciudad don CLIMACO ACEVEDO, quien fuera uno de los alumnos del Colegio Santo Tomás a finales de los años treinta en la época de los Cordimarianos. En su condición de exalumno, participó en la ceremonia de aniversario el pasado 7 de febrero, izando la bandera de Zapatoca. presentamos a sus familiares nuestro sentimiento de pesar. Fb. 21.-En el kilómetro 18 de la carretera a San Vicente se accidentó un bus de la Empresa Cotransmagdalena que viajaba de Zapatoca. Nos referimos a este hecho por cuanto ya habíamos alertado sobre el peligro que presentaba este paso, debido al deslizamiento que dejó solo medio carril . Fb.26.- El SENA inició actividades en las instalaciones del Colegio del Sagrado Corazón. Los programas Comercio Internacional y Técnico en Ventas de Productos y Servicios, están dirigidos a los alumnos de grado 10 y 11. Mr. 2 El licenciado Virgilio Saavedra Mateus hizo presencia para explicar los programas de UNISANGIL. Estosson

26


otrosprogramas de CERES y FITEC .Operará como el FITEC y el SENA en las instalaciones de Colegio del Sagrado Corazón. Mr. 7.- Se llevó a cabo una marcha en las calles de la ciudad, por parte de los estudiantes, en contra del uso de drogas alucinógenas y bebidas alcohólicas. Esta marcha es parte del programa centenario del Colegio Santo Tomás de Aquino Mr. 6.- Ocurrió otro incendio en Zapatoca. Esta vez en la vereda Piedra Blanca, sobre la vía a El Paramito, y consumió aproximadamente 60 hectáreas de pino pátula. Ese hecho fue motivado por descuido en la quema de malezas. Se reconoce la colaboración de la ciudadanía y los grupos Defensa Civil y Bomberos, pese a los nulos medios con que cuentan Mr.8.- Nos informaron que se terminaron los trabajos de la nueva construcción en el Hospital. La veeduría en salud con el jefe de Planeación y el Personero, inspeccionaron la obra y solicitaron no recibirla ni cancelar el saldo por cuanto a pesar de estar muy bien hecha, hay detalles en los acabados y en el acceso y distribución del agua.

***

27


ZAPATOCA DE OTROS TIEMPOS Libardo León Guarín

Bien saben los sociólogos que el control social es mayor en las comunidades y entre más pequeñas mayor porque todos se conocen, no solo en su vida pública, de puertas para afuera, sino en sus vidas privadas, entre el rumor y la verdad. Por eso allí no es tan cierto lo que hoy se dice de las 4 verdades acerca de las separaciones y los divorcios; la verdad de ella, la de él, la del entorno y la verdad. Si bien en Zapatoca entonces los separados eran casos rarísimos – (¿Divorcio? ¡Qué pecado!)- porque el matrimonio era católico e indisoluble, es posible que la verdad verdad fuese la misma del entorno porque todo se sabía a través del rumor. Se trataba más de casos de abandono de hogar por parte del hombre, sobre todo en uniones libres. Era tan definitiva y hasta la muerte la unión de la pareja, que conocí a un señor que no iba a misa, también un caso rarísimo, a quien le preguntaron el por qué de esa conducta; porque la última vez que fui salí casado, respondió entre triste y nostálgico de soltería. Una separación bien podía ser un suceso, como lo era también la ―volada‖ con alguien a lo Romeo y Julieta o un embarazo sin bendición, con el cura monte y el sacristán barzal como se decía entre chisme y sorna, lo que también se podía expresar diciendo que se habían comido la once antes del recreo. En general eran hechos que producían vergüenza familiar. Los enfrentamientos por casos de infidelidad o de relaciones extramatrimoniales especialmente entre jóvenes, bien podía originar disputas entre grupos familiares y lances violentos con muerto, como un caso que presencié allí en el Café ―Casino‖. La defensa de los códigos de

28


―honor‖ perdidos en este caso mediando las relaciones sexuales, ha sido fuente de violencia desde mucho antes del rapto de las doncellas por caballeros con caballo y sin él; y en Colombia motivo de relatos periodísticos de página roja y de creaciones literarias como la ―Crónica de una muerte anunciada‖ de García Márquez. Pero suceso también era todo aquello que interrumpía la rutina y la vida apacible cotidiana: las campanas sonando, el mercado jueves y domingo, la ―Calle Real‖ vacía un martes a las tres de la tarde y la del ―Palacio‖ lo mismo, hasta poder oírse en el silencio; la entrada y salida mañana y tarde de escolares y colegiales, los cafés abiertos hasta las 8 p.m. menos el del ―Pompo‖ que cerraba a las 10 de la mañana, cada domingo la fiesta de un santo con procesión por la plaza, la vida hacia adentro de las viviendas, los borrachitos del domingo, el chico de billar, el carro de ―Roquino‖ que pasa y el bus de madera de Luis María recogiendo viajeros puerta a puerta en la madrugada, la camioneta de Segismundo esperando que venga la avioneta para llevar y traer los pasajeros, la chiva de Fabián, la Copetrán que llega, el Hotel del Prado con Fidelina en la puerta, la botica del Dr. Victor, el despacho parroquial asentando partidas, el alcalde y el juez tomando tinto en el café, ―San Vicentico‖ con agua a ratos, los avisos parroquiales a todo volumen, el pan fresco de don Silvestre y don Carlos Díaz, el de Don Guillermo Rueda y don Jesús Díaz, la ―Milinga‖, la ―Quica‖ y sus zapatos tres cuartos, ―Pata Roñera‖ y su paso de ganso sin que perdiera el equilibrio único en el mundo, ―Domingo Zacaneque‖, ―Topleta‖, Juan el ciego, las lavanderas la más vieja de todas pasando con su costal al hombro a la 4 de la mañana, el arco iris sin que aún desapareciera del todo la lluvia cuyas gotas podían producir sarna. La ―Loma Redonda‖ y ―La Cacica‖, ―El Picacho‖ la calle de famas donde se vendía la carne, el ―desplumadero‖ como llamaban al Estanco por todo lo que allí decían sin sostenerle a nadie nada, los

29


chistes de ―Chapitas‖, los pocicles del ―Lux‖, los dulces de pastilla de Zoila Rosa y el almacén de Rosa Delia, el berrido de las vacas en el matadero, la peluquería de los Rincón y don Rito, el mal de ojo, los tamales de Encarnación y Belén, las rellenas de Severo, y Campo Elías el almuerzo antes de las 12, la Circacia, Alzacia, el Pico de la Vieja y El Sanjón, las clases sociales distribuídas en el plano urbano de la plaza hacia la periferia, los pobres desdibujados con la caridad cristiana, los muertos irredentos en el cementerio de los suicidas, los hijos naturales sin apellido paterno, el tabaco y las obreras, el reloj de la torre sonando cada cuarto de hora, …..Todo esto y mucho más era la rutina. Era además el silbón que pasaba de noche sin que nadie lo hubiera visto y el tres- tres que silbaba de día una melodía a golpes monocordes de infinita tristeza, anunciando que alguien del entorno estaba a punto de morir. Pero había sucesos que la interrumpían y en eso consiste que sean sucesos y no simples acontecimientos; la espectacularidad de los accidentes está en que por ser sobrevinientes, sin poder repetirse todos los días y en las mismas circunstancias, interrumpen el transcurso de la vida personal o colectiva. En Zapatoca los había de cuando en vez y de ahí su capacidad para quedar grabados en el disco duro de la memoria, a lo mejor ya tergiversados por el paso del tiempo. Los bazares para el hospital de caridad y pensionados donde a nadie le negaban entrar enfermo, con Leonidas Ardila tocando la flauta traversa; la llegada del obispo el primero que ví de apellido Ocampo con sotana de remates y botones fucsia, hermoso sombrero negro redondo con borlas verdes y raros zapatos también negros con hebilla plateada, ante quien para mi sorpresa de niño había que arrodillarse para besarle un anillo, las quemas de pólvora en las grandes fiestas religiosas con bandas y desfile, porque las había también pequeñas, y cuando Laureano ganó las elecciones; las ―misiones‖ para que los pecadores se arrepintieran, la caída de un avión con ganado porque el piloto, que no hablaba ni pío de

30


castellano, confundió la pista de aterrizaje con la de San Gil, la traída de la Virgen de Fátima hecha del mismo tronco de uno de los árboles de Cova de Iría, en peregrinación por todo el país y donde oí el himno del 13 de Mayo, que años más tarde los hermanos godos parodiaban nostálgicos cantando ―El trece de junio, la Virgen María, cambió a Laureanito por un policía‖. Y el día que la gente salió en masa a ―La Loma‖ con machetes, palos, caucheras y escopetas de fisto porque supuestamente venían unos camiones de San Vicente, cargados de guerrilleros –―chusmeros‖- armados para tomarse a la conservadora y pacífica Zapatoca, que resultaron ser inocentes F6 en caravana de paso para El Socorro y Bogotá e intermedias. Pero lo más espectacular de los sucesos que interrumpían la vida cotidiana eran las muertes violentas; unos por accidente y otros en riñas y venganzas donde nadie había visto nada. Entre los primeros recuerdo el de un niño con retardo mental que quiso colgarse de una volqueta en marcha y la de otro por Santa Bárbara; el accidente de un vetusto carro en la esquina del Almacén Lux, matando a una mujer adolescente y dejando parapléjica a otra, muy de mañana un domingo. El volcamiento de dos camiones por La Cuchilla, los ahogados, entre ellos Oscar y los de un sábado santo para mayor desgracia, porque el tiempo de oración no era para paseos, el suicidio de un joven a quien lo escogieron para prestar el servicio militar, el muerto a bala de un robacebollas nocturno, los muertos sin saber por qué aunque muchos sí lo sabían; y Dominguito a quien se le vino una tapia encima, los temblores de tierra, los muertos por pasiones partidistas de quienes ya hablamos en otra parte de esta serie. Sucesos esporádicos, es cierto, pero sucesos. Y como la normalidad cotidiana en Zapatoca no era el barullo de la ciudad donde un suceso encadena con el siguiente el mismo día para terminar en olvido, por caridad de los medios, a tal punto que los citadinos acabaron perdiendo su capacidad de asombro, en

31


comunidades como la de Zapatoca de otros tiempos había que inventar hechos extraordinarios para que sucediera algo. Dicen que por eso se crearon las ―Fiestas de la Cordialidad y del Retorno‖, para que en pocos días hubiese todo el ruido que no hay en todo el año, para que sucedieran tantas cosas en tan pocos días que la gente pudiera añorar los días en que todo pasaba sin que pasara nada.

*** Prehistoria de Zapatoca y Betulia (*)

El Pico de la Vieja. Situación. Al oriente de Zapatoca, en la serranía que encausa el río Suárez, se levanta un promontorio que los vecinos llaman ―El Pico de la vieja". Es casi inaccesible, pues el abismo le rodea por todas partes. Desde esta solitaria atalaya se divisa Aratoca, Los Santos, Barichara, Guane, Socorro etc. Sobre el cono del macizo hay un hoyo artificial. Tradición. Don Ricardo Rueda, venerable patriarca, quien con supoblada y blanca barba daba la idea más aproximada de Moisés, nos dio los datos que a continuación consignamos: Mi padre—nos dijo—propietario de estos lugares nos contaba que su abuelo había sido sorprendido con la visita de unos extranjeros llamados ingleses. Después: de recorrer los picachos, de estudiar planos, señalaron "El Pico de la vieja" como el lugar del hallazgo. Según la leyenda del pergamino debían de hallar en aquel sitio un tesoro fabuloso al remover siete pisos de piedra. La obra comenzó con entusiasmo; pero al llegar al segundo piso de piedra, comenzó a salir tanta agua que impidió la continuación de los trabajos. El

32


hoyo y el promontorio de piedra atestiguan los trabajos emprendidos por buscadores de tesoros.

Lagunetas Al oriente de Zapatoca, cerca del río Suárez, en tierras de la familia Díaz Acevedo, se halla un depósito de huesos petrificados de megaterio. Al hacer las excavaciones se van deshaciendo en polvo y por esto no se ha podido saber a ciencia cierta si los restos son de mastodonte o megaterio. Lo mejor que se ha podido hallar, las muelas cristalizadas. Grandes piezas se han sacado y se conservaban en otro tiempo en el Museo del Colegio de Santo Tomás. ―Cromos‖, revista artística de Bogotá, en el número 441 correspondiente al 31 de enero de 1925, publicó dos fotografías con esta relación: ―Los PP. Dominicanos hicieron una excursión científica por las orillas del río Suárez con el objeto de hacer un detenido estudio de las rocas y contrafuertes que forman aquella hoya hidrográfica. Los resultados fueron excelentes, pues además de llenar el objeto propuesto hallaron minas de cobre, talco, hulla, yeso, sal, etc. Pero el éxito principal consistió en el encuentro de algunos huesos petrificados de megaterio, en la confluencia del Suárez con el Chicamocha y en terrenos de don Telmo Díaz. Se lograron sacar, después de largos y difíciles trabajos de excavación, piezas de dos y tres arrobas, entre ellas las muelas que aparecen en el fotograbado‖ Jeroglíficos. En Santander llaman cinchos los promontorios paralelos que se hallan a orillas de los ríos o valles. Antes de rendir sus aguas el Chicamocha sobre el Suárez, al frente de Zapatoca, el cauce se estrecha entre cerro y cerro hasta quedar amurallado. En una de

33


estas fajas una inmensa laja se destaca sobre el río y debajo cubre un salón de piedra formando un alero, donde el agua no puede penetrar. En este murallón los indios guanes o quizá más bien los Yariguíes dejaron pintados caracteres indescifrables, figuras caprichosas con tinta roja indeleble. Lo propicio del lugar hace que se conserve esta escritura intacta. A este lugar no se puede llegar sin peligro de muerte, pues se tienen que defender amarrados los exploradores con cables. Dicen los propietarios de estas breña sólo cruzadas por las cabras, que estos jeroglíficos señalan el lugar donde guardaron los indios sus tesoros. "El Mundo al Día", Bogotá, enero 26 de 1927, dio cuenta del hallazgo hecho por los PP. Dominicanos y el Director General del Museo Nacional al hablar de los petroglifos, afirma la igualdad de la procedencia de los guanes y chibchas por la similitud de su escritura. Este parecere se publicó en "Libertas", de Zapatoca, número 1º, página 15. En el número tercero de la misma revista hay un juicio crítico que termina diciendo: "Las tres ramas de la tercera serie inferior representan los tres caciques. La figura extrema de la segunda serie parece simbolizar el tesoro. En la primera serie aparecen dos lunas; siguen figuras con rayas de a siete; de modo que la idea de siete está repetida cuatro veces. Esta reminiscencia es hebrea y confirma lo que dice Miguel Triana, que varias tribus indígenas son de procedencia judía". Más jeroglíficos Al frente de Zapatoca, a orillas del río Chicamocha, descubrimos algunos petroglifos.En la última exploración hallaron una serie ele signos escritos sobre la roca con tinta roja. Un anciano llamado Ezequiel, oráculo del pasado, dio algunos datos. Los indios, perseguidos por los conquistadores, abandonaron las alturas de Barichara y buscaron abrigo en las escarpadas rocas que, como balcones, miran al río Sogamoso. En el sitio llamado "Tapias"

34


escondieron los tesoros, obra que llevaron a cabo en "Siete menguantes", y los rodearon con fuertes murallas. Varios han ido en busca del supuesto tesoro, pero no pudieron hallarlo. Para conservar la memoria del lugar del depósito escribieron signos indescifrables que semejan soles, balanzas, ranas, etc. Las figuras son claras y se conservan muy bien, debido a que una rosa horizontal, que en Santander llaman "cincho", les sirve como de techo. Parece que estos jeroglíficos eran hasta ahora desconocidos. El dibujo es una fiel copia de los signos estampados en la roca". El cementerio indígena Cerca del salto blanco, caída de más de ciento cincuenta metros, hay una planada. Muchos hoyos se hallan como restos de los trabajos efectuados para buscar los tesoros indígenas o "huacas". Todas las sepulturas son de unos 0.30 centímetros de radio y de unos 2 metros de profundidad. Se ve que los indios guanes sepultaban los cadáveres de pie, pues en el fondo se halla una laja con un menudo polvo y sobre cubierta otra piedra Plana. No se hallan artefactos de oro ni utensilios de piedra. En Santander debieron ser muy pobres los indios. Al borde del abismo se yergue una cruz para santificar el lugar de los muertos y señalar el peligro al temerario, que se atreva a mirar de cerca el fondo del salto. Al 1ado derecho se levanta un: roca corno tallada a cincel y tiene una curva que parece el rostro del dios guardián del abismo. Ojos de lince alcanzan a divisar algunos jeroglíficos.

(*) Tomado de la Revista ― Estudio‖ , Academia de Historia de Santander, 1.944

35

Revista90