Page 1

about. Barcelona

numero 2 ESP.5 eur

MAGAZINE CULTURAL PARA CONOCER, DESDE OTRA PERSPECTIVA, LAS CIUDADES DE TODO EL MUNDO.


about. Edita/Published by Proyectos Utópicos S.L. San Marcelo, 30 · 28017 Madrid · ES T. +34 91 404 97 40 F. +34 91 326 00 12 info@about.com www.about.com ISSN 2253-9751 D.L. M-2815-2012 Editor / Publisher Antonio Olivares Director / Editor Alberto Sánchez Balmisa Redacción / Editorial Staff Carolina García, Marta Mantecón Moreno y Sergio Rubira Coordinación Editorial / Editorial Coordination Nuria López Colom y Paloma García Valdivia Asistente Editorial / Editorial Coordination Núria López Colom y Paloma García Valdivia Asuntos Internos / Internal Affairs Rocío López Traducción / Translation Dena Ellen Cowan, Celia Montolío, Ursel Ranninger y Nuria López Colom Publicidad / Advertising Isabel L. del Busto publi@about.com José Maraver jmaraver@about.com Diseño / Design Tomás Adrián y Chema Balguerias

2

Maquetación / Layout Estudio blg Suscripciones / Subscriptions Jesús Moreno gerencia@about.com Aplicaciones informáticas / Apps Javier Nieto Asesor Legal / Legal Advisor Pilar Frutos

Asesor informático / Computing Advisor Jesús de Mingo

Todos los derechos reservados.

Distribución / Distribution Cataclismo S.L. José Manuel Seseña T. +34 91 405 84 85 F. +34 91 326 00 12 www.cataclismo.net pedidos@cataclismo.net

© de la edición: Proyectos Utópicos S.L.

Impreso en papeles Fedrigoni / Printed in Fedrigoni papers Arcoprint Milk 300g Arcoprint Milk 100g Arcoprint Edizioni (1.3) 120g Symbol Freelife Gloss 130g Impreso por / Printed by Brizzolis. Arte en Gráficas about. Revista trimestral / Quarterly Magazine Español / Spanish Precio ejemplar / Price per issue España / Spain 20 eur. Europa / Europe 25 eur. Resto del mundo / Rest of the World 30 eur. Suscripción / Subscription España / Spain 70 eur. Europa / Europe 90 eur. Resto del mundo / Rest of the World 130 eur.

Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida o transmitida por ningún medio sin el permiso del editor.

© de las imágenes de la Asociación de Revistas Culturales de España, ARCE, y del Centro Español de Derechos Reprográficos, CEDRO.


Editorial; Antonio Olivares

La Revista About. debe conservar en esta nueva etapa sus señas de identidad, esto es, la libertad de acción, la apertura a nuevas ideas y contribuciones, el rigor en la evaluación de los contenidos y su carácter cooperativo. Estos principios implican una estructura organizativa que no sólo permita, sino que anime a la renovación periódica de parte de sus miembros. Igualmente, estos principios implican un carácter totalmente voluntario de las colaboraciones científicas y la democracia en la toma de decisiones. Es posible un espacio científico relevante de estas características.

#2

About. es una revista electrónica, aunque periódicamente publique una selección de artículos en papel o bien colabore con otras revistas en la edición de números especiales. Desde enero de 2005 funciona con el sistema de evaluación y revisión por colegas de cada artículo publicado. About. está diseñada para facilitar la divulgación de la investigación actual en el campo del análisis de about.. Por su carácter electrónico y su estructura organizativa pretende acortar los tiempos de publicación científica, proporcionando un sistema de referencia actualizado de su campo de estudio. La revista refleja su carácter multidisciplinar tanto en los contenidos como en la composición del Comité Editorial y el Consejo de Redacción. About. anima a los autores a aprovechar todas las potencialidades del medio electrónico. Se trata de un formato especialmente apto para la representación visual, la animación y los recursos interactivos. El medio electrónico permite utilizar el color, el movimiento, y –a través de la estructura del hipertexto- el almacenamiento de apéndices, bases de datos y otros archivos. También se esperan artículos que por su carácter reflexivo, innovador o heterodoxo se salgan de los cauces de publicación habituales. A. Olivares Editor

Antonio Olivares Imagen del fotografo Ignacio Martorell.


4


pag.

Conversaciones;

61 69

Sumario - about. num. 2 77

Tiendas de Barcelona

12

Reportaje;

Quim Monzó; ‘‘Mi Barcelona’’

6

Entrevista;

Amat, Sánchez i Mariscal

pag.

16 22 24 32 40 42 50 59

Conversaciones.

Marius Querol

Opinión;

Estrella Salietti y su garaje

Reportaje;

La economia en Barcelona

Reportaje;

Jordi Labanda habla

Articulo;

Tiendas de Barcelona

Reportaje;

Marujita Torres

Entrevista;

Articulos

Opinión;

Cocina, Cataluña y Cocineros.

Reportaje;

Quim Monzó; ‘‘Mi Barcelona’’

Entrevista.

Amat, Sánchez i Mariscal


America Sanchez (Buenos Aires, 1939) es diseñador gráfico, fotógrafo y pedagogo de la imagen. De formación autodidacta, su aprendizaje estuvo marcado por la llamada Escuela Suiza a través del libro The Graphic Artist and his Design Problems de Josef Müller-Brockmann. Se desplazó a Barcelona en 1966 donde instaló su estudio de diseño gráfico. Desde entonces viene realizando una labor muy influyente y reconocida en los campos de la identidad institucional y corporativa, de la gráfica cultural y comercial, del cartelismo, etc. Entre sus trabajos cabe citar el logotipo de la candidatura Barcelona 92, del Centenario del FC Barcelona, de la tienda Vinçon, del Museu Picasso o del Teatre Nacional de Catalunya (TNC). Con una notable aportación conceptual y visual al diseño gráfico en su haber, America Sanchez se sitúa en la confluencia de dos tradiciones culturales. Por un lado, ha explorado en la inagotable fuente iconográfica del grafismo popular, espontáneo y anónimo, básicamente de raí z latina,

Fernando Amat (Buenos Aires, 1939) es diseñador gráfico, fotógrafo y pedagogo de la imagen. De formación autodidacta, su aprendizaje estuvo marcado por la llamada Escuela Suiza a través del libro The Graphic Artist and his Design Problems de Josef Müller-Brockmann. Se desplazó a Barcelona en 1966 donde instaló su estudio de diseño gráfico. Desde entonces viene realizando una labor muy influyente y reconocida en los campos de la identidad institucional y corporativa, de la gráfica cultural y comercial, del cartelismo, etc. Entre sus trabajos cabe citar el logotipo de la candidatura Barcelona 92, del Centenario del FC Barcelona, de la tienda Vinçon, nal de tradición

Javier Mariscal (Buenos Aires, 1939) es diseñador gráfico, fotógrafo y pedagogo de la imagen. De formación autodidacta, su aprendizaje estuvo marcado por la llamada Escuela Suiza a través del libro The Graphic Artist and his Design Problems de Josef Müller-Brockmann. Se desplazó a Barcelona en 1966 donde instaló su estudio de diseño gráfico. Desde entonces viene realizando una labor muy influyente y reconocida en los campos de la identidad institucional y corporativa, de la gráfica cultural y comercial, del cartelismo, etc. Entre sus trabajos cabe citar el logotipo de la candidatura Barcelona 92, del Centenario del FC Barcelona, de la tienda Vinçon, del Museu Picasso o del Teatre Nacional de Catalunya (TNC). Con una notable aportación conceptual y visual al diseño gráfico en su haber, America Sanchez se

Conversaciones; Amat, Sánchez, Mariscal 6

F.A

Más bien es fruto de la casualidad.Podrían no coincidir los gustos del público con los míos, ¿no? Al principio intenté encontrar la fórmula de ver qué le gustaría a la gente o qué les podriamos ofrecer, y no funcionaba. En los años 60, por ejemplo, intentábamos vender y no vendíamos porque intentábamos ofrecer lo que la gente quería y nunca lo conseguíamos. El día que cambié de parecer y pensé ‘Por lo menos que me guste a mí’, casualmente empecé a encontrarme una cantidad de gente que pensaba como yo. La fórmula es my simplista, ¿no? podría no haber funcionado si no fuera porque existe una ‘tribu’ que piensa como yo. Si no, me la hubiera pegado, sin más. No tiene demasiado mérito, hay una parte de azar que ha sido favorable.

A.S

Yo creo que parte del éxito radica también en la propia coherencia conceptual de toda la tienda. Un persona y su criterio...Si lo piensas, esa unión de todo le da una riqueza increíble.

J.M

Bueno, lo que has explicado es tu criterio, pero podriás explicar un poco en qué consiste ese criterio de ‘buen diseño’. Una casualidad de la que he aprendido mucho es que Fernando es muy estricto. Por ejemplo, le puede parecer que esta copa está muy bien diseñada, pero para que esté en la tienda, al mismo tiempo la fábrica tiene que tener un buen servicio. Y a lo mejor te dicen, ‘Es que ahora ya no la hacemos’ o ‘Ahora hemos cambiado el material’. Esta seriedad de saber que ese producto lo están cuidando, lo están mimando, y que no por ello te cambian la calidad y que realmente,


Los tres durante la comida en ‘Las Ventas’.

no te están toreando. Si dicen que estará en dos meses, son dos meses. O aquello de decir, ‘Oye, estas copas las estamos vendiendo y las estamos promocionando en exclusica, ahora no me las vendas en las tiendas de al lado’. F.A

Sí, pero por esto podría descartar y, de hecho, he descartado, buen diseño también. Por ejemplo, por problemas comerciales, ya no vendo Vitra, pero como diseñi es de lo mejor que hay. Es decir, que no está tan claro como dice Chavi. Son capas que suman, pero la primera es que el producto me parezca que está bien. Si está bien, entonces doy el paso. Tiene que estar a un precio correcto, tiene que tener una calidad... Sobre todo, que lo que prometa lo cumpla. Yo no valoro igual una tostadora de pan y un florero. Lo más importante de una tostadora es que no me queme el pan y que funcione. Básicamente tiene que ser funcional. Y si además es bonita, ¡bingo! El florero, en cambio, tiene que ser bonito, sobre todo, y que no se caiga. Pero el peso de lo funcional frente a la belleza no es lo definitorio. No tengo una regla para medir esto.

A.S

Es intuición.

F.A

Sí, pero la que tenéis todos. Tú cuando vas a comprarte una cámara fotográfica o una camisa, sin darte cuenta, el subconsciente ya te va diciendo esto. ¿Crees en tu caso que, inconscientemente, tu figura es hacer de crítico? ¿Creeís que falta más crítica en el sector del diseño? A nivel general parece que todo vale. No hay nadie que diga ‘Oye, pues esto no vale’. ¿Créeis que esto ayudaría o no?

J.M

Siempre ayuda el que haya una reflexión, una crítica, un enfrentamiento... que haya gente que esté poniendo en duda cosas qeu tú piensas que son muy válidas.

F.A

Críticas en negativo nunca han existido, siempre han existido las críticas en positivo, que son los premios. Podrías extrapolar diciendo que lo que no ha ganado el


F.A

premio es malo y lo que ha ganado el premio es bueno. Pero si te miras, en diseño de producto, los anuarios de los premios Delta de los últimos 30 años, ves que la gran mayoría de los productos ya no existen. Quiere decir que algo les pasaba, ¿no? Porque un producto que esté bien de verdad tiene que aguantar 30 años, si no, es que o era tan bueno... Ese es el caso, por ejemplo, de vuestro mítico calendario, ¿no? Sí.

J.M

Yo no estoy de acuerdo, Fernando. Eso es muy rígido. Porque lo bueno del diseño es que es igual de variado que la misma naturaleza. Hay una biodiversidad béstial. Hay muchas necessidades distintas. Por ejemplo, un catálogo o un cartel para un acontecimiento vive de una semana a dos meses, y punto.

A.S

Depende, porque igual ahora ves algo que es del año 70 y que todavía vale...

F.A

Yo hablaba de producto...

J.M

Pues hablando de producto, por poner un ejemplo, un diseñador que a mi me encanta es Philippe Starck, que siempre tiene algo de provocación, de investigación, de atreverse con un nuevo material, con una nueva empresa, con un nuevo catálogo... Inclusom ya no sólo con Starck sino con otra gente, puede haber un momento en que surja en la sociedad la necessidad de dar respuesta a una determinada demanda, por cuestiones de moda o por lo que sea, que provoca, de repente, la salida al mercado de una serie de objectos, determinadas soluciones o grafismo, por ejemplo; como también de pronto pueda darse el caso de que una empresa cierre porque no ha conectado bien con el público, o que falle un producto porque no ha sido bien distribuido o no ha sido bien comunicado; que se haya equivocado la tecnología, etcétera. Esto significa que hay muchos productos, diseños o gráficas que se han ido al garete y que no han funcionado.

Conversaciones; Amat, Sánchez i Mariscal

F.A

8

Claro que también está la típica silla de unos tíos que doblaban tubos de bicicleta en Alemania, pelándose de frío, y le ponían unas tiras de cuero...pues todavía está y, además, tiene una limpiezo de líneas, una sencillez...Vamos, que está chapeau! F.A

Y entences, ¿por qué esta pieza aguanta y alginas de Starck, por más que nos gusten, no duran nada?

J.M

Bueno, porque él se ha centrado mucho más en una experimentación y, además, se ha encontrado en un momento en que el mercado está pidiendo productos más efímeros... Y él ha entrado en ese juego.

A.S

Lo otro también era experimentación, Chavi.

F.A

El mercado no pide nada. A mí nunca me ha venido nadie a decir ‘Quiero una silla que esté de moda y me dure poco’, no. El mercado simplemente está ahí, mira y compra o no compra, pero el mercado no viene a pedir.

J.M

A mí lo que me gustaría es tratar de definir entre los tres lo que entendemos por buen diseño. Yo recuerdo una conferencia en que Fernando lo dejó muy claro, incluso con imágenes que lo ilustraban muy bien. Es una reflexión. Creo que fue la primera vez que yo le escuché decir: ‘¿Por qué se dice objeto de diseño o diseño? Al final es buen diseño o mal diseño, y punto’. Porque todo está diseñado, desde una copa a un cenicero, a una taza, a una radio, a unos calzoncillos...todo está diseñado. Todo lo que tú tocas alrededor tuy está diseñado. Entonces, ¿por qué decimos que ‘esta silla es de diseño y esa otra no lo es’?

F.A

¿Y porqué no dices que un libro es de literatura? Sería igual absurdo, ¿no? El término es el mismo: un libro de literatura, una cacnión de música...

J.M

Bueno, pues vamos a hablar de qué es el buen diseño...

A.S

Una de las cosas en las que estoy de acuerdo con Fernando es el tiempo, la vigencia que tiene un producto por las circunstancias que sea, por la calidad intrínseca, por la


Restaurante ‘Las Ventas’ donde comieron Mariscal, Sánchez y Amat

A.S

mecánica de gestión que se le hizo, por los fallos que ha tenido, por el error de quien lo fabricó y no lo supo gestionar...que luego fue un fracaso... A mí me parece que el tiempo lo hace ser. El ejemplo que yo veo más claro, y quizá el más importante - lo digo siempre -, es el del metro de Londres de 1933. El ingeniero Henry Beck, un señor inglés que hizo el plano, se inventó el mapa con el sistema de los planos de la electricidad. A raíz de eso, fue mejorando, pero muy poco a poco, y hasta ahora. Londres es la única ciudad del mundo que se conoce por el mapa de metro, no por el mapa geográfico. Eso me parece un ejemplo de diseño y todos los sistemas de transporte del mundo se basan en ese plano. Transporte terrestre o subterráneo; lo que sea. Y sigue vigente aún. el diseño tiene más de 70 años lo ves hoy, y tiene la frescura de lo recién hecho. La generaciones actuales se lo toman, incluso, como una ironía, como una parodia de otras cosas... Me parece muy interesante.

J.M

Pero podrás analizar por qué es un buen diseño. No solamente porque aguanta en el tiempo, sino, primero, allí hay un caso de gran innovación. Hata entonces, un plano de trenes trataba - me imagino - más bien de seguir los raíles por donde iban...

A.S

La geografía. Geografía real.

J.M

Hay una conceptualización bestial...

A.S

Absolutamente.

J.M

Cuando tú lo ves y lo pones encima del mapa de verdad, no tiene nada que ver. Hay una conceptualización, parece algo así como ver cómo funciona el cerebro. Hay una abstracción total para que de una manera rápida y eficaz, desde la reina de Inglaterra hasta la señora más pobre y con menos medios culturales, lo entiendan. Incluso, casi para las ratas, o sea, que puedan decir ‘en este laberinto ¿por dónde vamos?’. Y eso tiene una fuerza de innovación, en este caso, betial...

F.A

Pero también hay casualidades. Aunque este ejemplo es muy bueno, hay casualidades. Hay muchísima gente en Londres o en Barcelona para los que el mapa de la ciudad es del metro porque el mapa real quizá nunca lo han visto. Tú sales a la calle y preguntas a la gente ‘¿hacia dónde está la Plaza...?’. ¡No tienen ni idea hacia dónde es? Los mapa reales mucha gente no los entiende.

A.S

Porque son orgánicos. Son de una complejidad tan grande... En cambio la línea vertical. la horizontal y la diagonal, que es lo que utilizó ese señor, eso lo que funciona. ¡Es muy simple!


Conversaciones; Amat, Sánchez i Mariscal

Tienda Vinçon

F.A

premio es malo y lo que ha ganado el premio es bueno. Pero si te miras, en diseño de producto, los anuarios de los premios Delta de los últimos 30 años, ves que la gran mayoría de los productos ya no existen. Quiere decir que algo les pasaba, ¿no? Porque un producto que esté bien de verdad tiene que aguantar 30 años, si no, es que o era tan bueno... Ese es el caso, por ejemplo, de vuestro mítico calendario, ¿no?

10

F.A

Sí.

J.M

Yo no estoy de acuerdo, Fernando. Eso es muy rígido. Porque lo bueno del diseño es que es igual de variado que la misma naturaleza. Hay una biodiversidad béstial. Hay muchas necessidades distintas. Por ejemplo, un catálogo o un cartel para un acontecimiento vive de una semana a dos meses, y punto.

A.S

Depende, porque igual ahora ves algo que es del año 70 y que todavía vale...

F.A

Yo hablaba de producto...

J.M

Pues hablando de producto, por poner un ejemplo, un diseñador que a mi me encanta es Philippe Starck, que siempre tiene algo de provocación, de investigación, de atreverse con un nuevo material, con una nueva empresa, con un nuevo catálogo... Inclusom ya no sólo con Starck sino con otra gente, puede haber un momento en que surja en la sociedad la necessidad de dar respuesta a una determinada demanda, por cuestiones de moda o por lo que sea, que provoca, de repente, la salida al mercado de una serie de objectos, determinadas soluciones o grafismo, por ejemplo; como también de pronto pueda darse el caso de que una empresa cierre porque no ha conectado bien con el público, o que falle un producto porque no ha sido bien distribuido o no ha sido bien comunicado; que se haya equivocado la tecnología, etcétera. Esto significa que hay muchos productos, diseños o gráficas que se han ido al garete y que no han funcionado. Claro que también está la típica silla de unos tíos que doblaban tubos de bicicleta en Alemania, pelándose de frío, y le ponían


unas tiras de cuero...pues todavía está y, además, tiene una limpiezo de líneas, una sencillez...Vamos, que está chapeau! F.A

Y entences, ¿por qué esta pieza aguanta y alginas de Starck, por más que nos gusten, no duran nada?

J.M

Bueno, porque él se ha centrado mucho más en una experimentación y, además, se ha encontrado en un momento en que el mercado está pidiendo productos más efímeros... Y él ha entrado en ese juego.

A.S

Lo otro también era experimentación, Chavi.

F.A

El mercado no pide nada. A mí nunca me ha venido nadie a decir ‘Quiero una silla que esté de moda y me dure poco’, no. El mercado simplemente está ahí, mira y compra o no compra, pero el mercado no viene a pedir.

J.M

A mí lo que me gustaría es tratar de definir entre los tres lo que entendemos por buen diseño. Yo recuerdo una conferencia en que Fernando lo dejó muy claro, incluso con imágenes que lo ilustraban muy bien. Es una reflexión. Creo que fue la primera vez que yo le escuché decir: ‘¿Por qué se dice objeto de diseño o diseño? Al final es buen diseño o mal diseño, y punto’. Porque todo está diseñado, desde una copa a un cenicero, a una taza, a una radio, a unos calzoncillos...todo está diseñado. Todo lo que tú tocas alrededor tuy está diseñado. Entonces, ¿por qué decimos que ‘esta silla es de diseño y esa otra no lo es’?

F.A

¿Y porqué no dices que un libro es de literatura? Sería igual absurdo, ¿no? El término es el mismo: un libro de literatura, una cacnión de música...

J.M

Bueno, pues vamos a hablar de qué es el buen diseño...

A.S A.S

Una de las cosas en las que estoy de acuerdo con Fernando es el tiempo, la vigencia que tiene un producto por las circunstancias que sea, por la calidad intrínseca, por la


Entrevista; Quim Monzo; ‘Mi Barcelona’

12

Quim Monzó tiene su estudio en el barrio de Les Corts de Barcelona. A unos pasos de llegar veo a una mujer rubia que entra en el portal y a un hombre que intenta colarse tras ella, pero la puerta se le cierra en las narices. El tipo, que lleva casco de motorista, no coge las llaves ni llama por el telefonillo, se queda desconcertado, mira a un lado y a otro y saca el móvil con gesto nervioso. Aparece otro individuo conduciendo una moto, recoge al primero y se marchan enfurruñados y mirando al observador que no les ha quitado el ojo de encima: este periodista. Se acababa de abortar el atraco a una vecina de Quim Monzó. Al fin, subo al sobreático y el escritor me recibe en plena sesión fotográfica.Tam publibe rfectesse, quodio, usquo inti, quid Cate, nosse, ut vignatorio, Catus, maiocchus rem fessilis nium in tribunum morum, fati, nihil terivit? Atiam rehem untiam inprae, nos di in dium omne fore conside oratquodic re popublis hos ina, Patus, quod con di, que derenar eheberescio con dicam. Obis sinis et voloreperum et denis ellate conescim dolorem. Mint ullab in peri dolenis nulpa que nosandit, nos dunturiat dolescia sit la ipsum nossit ea dolore vel magnihillat magnamus nobiscime excesse cusdae consenim fugit ex eos miliquist hicia dolum quis velibus resenet voluptiam volesequam faccaec totatio nsequis essitia quo et lit la sitasi utem ut as aceat exeror mo odit faccum volorepta numquunt rem faciist runtion naturis res


Retrato de Quim Monzó Realitzado por Antonio.

Todavía vivo el eco de su éxito en la pasada feria de Frankfurt, donde fue aclamado por su brillante discurso inaugural, Quim Monzó se reencuentra con sus lectores catalanes con la publicación de su nuevo libro de cuentos, Mil cretins (Quaderns Crema), que llega seis años después de su última recopilación de relatos, El millor dels mons.La fabulación sobre cuestiones como la vejez, la degradación física y la muerte ya salpicaba aquel volumen, el más duro del autor hasta el momento desde el punto de vista temático. En Mil cretins estas reflexiones - a menudo matizadas por el tono irónico y unas pinceladas de humor negro- cobran de nuevo fuerza, y no son ajenas a las vivencias personales del escritor con sus padres ancianos en los últimos años. El título está tomado de una frase de sus personajes. ¿Ha querido provocar con su ambigüedad? Lo grita la madre anciana de uno de los personajes, porque le parecen cretinos los médicos y todas las gentes que la rodean. Da igual si tiene razón o no, porque se trata de ficción. Es verdad que es un título que admite varias lecturas. A mí me parece un insulto sonoro, agradable de decir, preciso, y más elegante que idiota o imbécil,por ejemplo. En realidad no va dirigido a nadie. Pero también puede entenderse como una descripción de un cierto cretinismo ambiental. Hay mucha gente merecedora de este adjetivo. Son diecinueve relatos divididos en dos partes: los de la primera, más largos, parecen más autobiográficos, mientras que los de la segunda, muy cortos, son como impresiones o instantáneas cotidianas. Sí, los de la segunda parte son más como los cuentos tradicionales que a mí me gusta hacer, al estilo de El perquè de tot plegat o Guadalajara.Yes cierto que hay elementos autobiográficos en los del principio; pero si vuelvo la vista atrás me doy cuenta de que todo lo que he escrito es autobiográfico, en la misma medida que este libro. Desde hace un tiempo, el dolor, la enfermedad y la decadencia humana han hecho acto de presencia en sus relatos. Me doy cuenta de que mis historias son más crónicas de una época, una ciudad y una vida, de lo que yo podía pensar. Y está claro que en los últimos libros ha cambiado mi paisaje personal: he sido testigo de la miseria humana, de enfermedades y muertes de familiares. Hace veinte años frecuentaba bares y discotecas, y los libros de entonces eran autobiográficos con igual intensidad. Es cierto que hay elementos autobiográficos en los del principio; Y está claro que en los últimos libros pero si vuelvo la vista atrás me doy cuenta de que todo lo que helo que he escrito es autobiográfico, en la misma medida.


En ‘Mil cretins’ aparecen geriátricos, dolencias terminales… ¿Son narraciones más duras, en su conjunto, que las de El millor dels mons?

Entrevista; Quim Monzó; ‘‘Mi Barcelona’’

No lo sé. Es posible que sí. Cuando escribí El millor dels mons había comenzado la decadencia de mis padres, algunos de mis amigos habían muerto… Hay un tipo de escritores que se ganan la vida haciendo novelas de género, cada equis años, y que pueden estructurar unos argumentos y unos personajes sin que les influya su vida personal. Yo pertenezco a otro grupo, a los que podemos publicar cuando queremos o sentimos la necesidad de hacerlo. Mi obra es fruto de sudoraciones. Está motivada por mis angustias o fantasmas personales. Es una narrativa que se parece a los sueños, en los que el cerebro funciona con libertad, sin la represión del día. Al igual que el sueño, la ficción observa la realidad de manera certera y te permite descubrir cosas que están en el ambiente. Precisamente hay un cuento titulado Dos somnis, en el que habla de la muerte de dos amigos. ¿Ha querido dulcificarlas al vincularlas con dos sueños sobre erotismo y paternidad respectivamente? Es una evocación de mis amigos Ramon Barnils y Jordi Vendrell. Pero los sueños los tuve realmente, con meses de diferencia. Los anoté y luego los he trabajado narrativamente. Creo que se complementan. Y aunque hablan de dos amigos muertos, en el fondo tratan sobre mí mismo. La historia final que sale al unirlos es una autocrítica: por un lado, el haber querido ser tan responsable en la vida me ha impedido disfrutar más de las cosas; por otro, estoy contento de haberlo sido. Introduce elementos grotescos en algunas historias, como la de El senyor Beneset,un anciano que, en la residencia geriátrica, lleva con normalidad su condición de travestido. ¿Qué función tiene esta caricaturización?

14

Al crear este personaje, sentía que había de ser un travestido, que había de cumplir el protocolo cotidiano de vestirse de mujer y maquillarse. Pero no sé por qué es así. Igualmente, en el cuento Dissabte,una mujer empieza a romper las fotos y a deshacerse de todas las ropas de su pareja. Y tampoco sé por qué lo hace. El trabajo del narrador no es hallar las explicaciones de las cosas, sino narrarlas, ponerles espejos. Y la gracia es que te sorprendan a ti mismo. Entonces, ¿no planifica sus relatos? No planifico nunca. Parto de ideas o imágenes iniciales. Por ejemplo, El senyor Beneset nace de la cantidad de personas que en estos años he visto entrar en los geriátricos para visitar a sus padres. El individualismo y el egoísmo son otros rasgos de la condición humana que encarnan algunos personajes. ¿Hay en ello voluntad de denuncia? El narrador no ha de hacer un discurso moral de condena, sino, insisto, reproducir la realidad con espejos, transformándola y, a veces, deformándola. Personalmente, no tengo ninguna intención crítica. la actitud de una persona o un grupo ya sea elocuente. Pero, si aplicas y tanta diferencia entre un cuento y un artículo.

La voluntad crítica, ¿la reserva para sus artículos? Sí, pero es mínima. Intento que la crítica se vea por sí misma. Que el mostrar la actitud de una persona o un grupo ya sea elocuente. Pero, si aplicas los métodos de la narrativa, y no das opinión, no hay tanta diferencia entre un cuento y un artículo. Barcelona está presente como marco de muchos de los cuentos, aunque casi no dé nombres. Pero da detalles de la ciudad, como el vuelo de bandadas de cotorras. Sí que es Barcelona, y pienso en lugares concretos cuando escribo, pero no me gusta poner demasiados nombres de localizaciones. En realidad, son historias que podrían suceder en cualquier ciudad del mundo. El critico Manel Ollé ha citado una opinión de Robert Coover sobre usted, en el que afirma que “hay algo profundamente melancólico en sus historias” ¿Está de acuerdo? Pero da detalles de la ciudad, como el vuelo de bandadas de cotorras?


Quim Monzó tiene su estudio en el barrio . Les Corts de Barcelona. A unos pasos de llegar veo a una mujer rubia que entra en el portal.

‘‘ Hay un tipo de escritores que se ganan la vida haciendo novelas de género. Yo pertenezco a otro grupo, a los que podemos publicar cuando queremos o sentimos la necesidad de hacerlo’’ Sí, lo son. Y no me molesta. Siempre hay humor, y en el caso de este libro un humor negrísimo, pero por debajo hay melancolía. El discurso inaugural de Quim Monzó en Frankfurt se ha convertido en un fenómeno digital. En dos semanas, lo han descargado ya 65.000 personas en la web del Institut Ramon Llull y, en los primeros tres días, tuvo 21.000 visitas en la web de La Vanguardia, donde el autor ejerce como columnista. “Y también parece que se colapsó el servidor de Vilaweb debido a las muchas visitas - dice Monzó-. Yo creo que, como hubo tantos grupos políticos y tantos medios de comunicación a su servicio que hicieron todo lo posible para que las cosas fueran muy mal en Frankfurt, cuando empezó aquel acto y se vio que podía ir bien, hubo como un estallido de liberación, la gente tuvo una explosión de alegría” Ulparis et laboreiumque reiciist, eosam quibus et ent as evenimpe recest et volesci demperibusda con cum volum ad quostio. Haris sum des audicae susant quaest Unt. Facearuntion rtem issint dis aut eossum recullent ●


16


Reportaje; Cocina, Cataluña y Cocineros. La lengua delimita el dominio de la cocina catalana, que ha crecido con las aportaciones de los íberos, fenicios, griegos, romanos, árabes y judíos. Tiene una larga historia y mucho futuro, como demuestra la proyección universal que le han dado los grandes chefs los últimos años. Es un hecho asumido que hay una cocina catalana nacional que comprende los Países Catalanes. Ahora bien, es una cocina relativamente poco conocida más allá de los tópicos. .

Sonia Allison, en ‘The Cassell Food Dictionary’ (1990), dice que ‘à la catalane’ es un ‘término francés que significa al estilo de Cataluña al nordeste de España, lo que denota la inclusión de tomates y algunas veces de arroz’. Otros autores se expresan en términos similares, si bien otros, como Ferran Agulló, Vázquez Montalbán o el norteamericano Colman Andrews, hablan de singularidad nacional y de la extensión a todos los países de lengua catalana. Al mismo tiempo, la investigadora australiana Barbara Santich –junto con Rudolf Grewe– ha estudiado su primacía histórica, reafirmada, por lo que respecta a los vinos, por el historiador británico Hugh Johnson. La cocina de Cataluña, en un sentido de ubicación territorial, es galo-ibérica y, naturalmente, mediterránea pero también con toques atlánticos y de alta montaña. La lengua es lo que delimita básicamente el espacio geográfico, histórico y cultural de esta cocina. La catalana ha hablado y habla catalán. Y ésta, sin duda, es su primera singularidad. Detrás de la cocina catalana actual está la historia de un país, un territorio, una voluntad de ser. Un territorio con rasgos geográficos específicos, como señalan geógrafos como Pierre Deffontaines, y una historia común que ha dado forma a la tierra, la gente y la cultura, como explica el historiador Pierre Vilar. Íberos, fenicios y griegos, y más tarde los romanos, le dieron vocación mediterránea. Los árabes aportaron nuevos productos, como la cañamiel (azúcar) y ciertas especias: la berenjena, la alcachofa, el arroz y la pasta. Los judíos, incluso antes, dejaron huella. Como resultado de todo ello, en este territorio también florece una singular literatura gastronómica, a la vez que una cocina que, desde siempre, ha sido síntesis de diversas aportaciones. Luptas as evelici apiet quae cus et rem. Tore ligent harit dolupta


Reportaje; Cocina, Cataluña y Cocineros. 18

La lengua delimita el dominio de la cocina catalana, que ha crecido con las aportaciones de los íberos, fenicios, griegos, romanos, árabes y judíos. Tiene una larga historia y mucho futuro, como demuestra la proyección universal que le han dado los grandes chefs los últimos años. Es un hecho asumido que hay una cocina catalana nacional que comprende los Países Catalanes. Ahora bien, es una cocina relativamente poco conocida más allá de los tópicos. En los manuales internacionales, como el ‘Larousse Gastronomique’, por cocina catalana se entiende a menudo la que se practica en la Cataluña del Norte y se la relaciona con ciertos tópicos ‘meridionalistas’, como el uso del ajo, el tomate o el sabor picante.

ello, en este territorio también florece una singular literatura gastronómica, a la vez que una cocina que, desde siempre, ha sido síntesis de diversas aportaciones.

Sonia Allison, en ‘The Cassell Food Dictionary’ (1990), dice que ‘à la catalane’ es un ‘término francés que significa al estilo de Cataluña al nordeste de España, lo que denota la inclusión de tomates y algunas veces de arroz’. Otros autores se expresan en términos similares, si bien otros, como Ferran Agulló, Vázquez Montalbán o el norteamericano Colman Andrews, hablan de singularidad nacional y de la extensión a todos los países de lengua catalana. Al mismo tiempo, la investigadora australiana Barbara Santich –junto con Rudolf Grewe– ha estudiado su primacía histórica, reafirmada, por lo que respecta a los vinos, por el historiador británico Hugh Johnson.

Cada cocina, incluso más allá de lo que produce el territorio, tiene preferencias con respecto a los ingredientes. Los vegetales corresponden, en líneas generales, a los típicos del Mediterráneo occidental, con algunos del oriental y otros de tipo atlántico e, incluso, nórdico. Así, en el campo de los cereales, junto al trigo, se ha utilizado el centeno o el trigo sarraceno.

La cocina de Cataluña, en un sentido de ubicación territorial, es galo-ibérica y, naturalmente, mediterránea pero también con toques atlánticos y de alta montaña. La lengua es lo que delimita básicamente el espacio geográfico, histórico y cultural de esta cocina. La catalana ha hablado y habla catalán. Y ésta, sin duda, es su primera singularidad. Detrás de la cocina catalana actual está la historia de un país, un territorio, una voluntad de ser. Un territorio con rasgos geográficos específicos, como señalan geógrafos como Pierre Deffontaines, y una historia común que ha dado forma a la tierra, la gente y la cultura, como explica el historiador Pierre Vilar. Íberos, fenicios y griegos, y más tarde los romanos, le dieron vocación mediterránea. Los árabes aportaron nuevos productos, como la cañamiel (azúcar) y ciertas especias: la berenjena, la alcachofa, el arroz y la pasta. Los judíos, incluso antes, dejaron huella. Como resultado de todo

Las grandes zonas geográficas de Cataluña, que al mismo tiempo tienen una diferenciación histórica, influyen en las diversas cocinas. Hay una Cataluña húmeda, que es la de la Cataluña Vieja; y una Cataluña seca, desde el sur de Barcelona y hasta Poniente, un territorio que equivaldría a la Cataluña Nueva. A partir del Garraf y hasta Poniente, el color es el que da singularidad a la cocina (ñoras, pimientos de ‘romesco’) y la pastelería casera, lo cual denota, quizás, un sustrato árabe más fuerte.

Restaurant Can Jubany Carretera de Sant Hilari Calldetenes - BCN

La pasta es un ingrediente muy importante y su tratamiento ofrece soluciones originales. En el uso imaginativo de la harina, no podemos olvidar las tortas y las cocas. Las legumbres preferidas son las judías así como las judías de careta. También se utilizan garbanzos y lentejas. El arroz constituye un ingrediente definitorio. Son muy populares las patatas y los nabos, así como coles, acelgas, espinacas, judías tiernas, coliflores, zanahorias, alcachofas, chirivías, puerros, habas, guisantes, tomates, berenjenas, cebollas y ajos. Es también importante la fruta, fresca y seca, como guarnición o acompañamiento o para hacer salsas y picadas. Cataluña disfruta de una carne de cierto renombre, como la ternera de los Pirineos. No obstante, el cordero es la carne tradicional por definición, así como el cabrito. Actualmente en la montaña se cría potro. El corral incluye los pollos, los patos y las ocas. Conejos, pavos o pintadas completan el panorama. El cerdo es omnipresente en la cocina catalana y es la base de algunos de los mejores y más variados embutidos de Europa. La caza incluye piezas mayores y menores, de pelo y pluma, como el jabalí, el rebeco, la cabra salvaje, la liebre y el

Torreó de L’India de Xerta Carrer dels Molins, 2 Xerta - Tarragona


Restaurant Can Fabes Ctra. de Sant Celoni, 13 St. Celoni - Barcelona

Restaurant Hispania Cami Ral Arenys de Mar - BCN

Restaurant El Bulli Carretera de Sant Hilari, Calldetenes - BCN

Restaurant Sant Pau C/ Ignasi Mas Morell, 9 St. Pol de Mar - BCN


Reportaje; Cocina, Cataluña y Cocineros.

Las grandes zonas geográficas de Cataluña, que al mismo tiempo tienen una diferenciación histórica, influyen en las diversas cocinas. Hay una Cataluña húmeda, que es la de la Cataluña Vieja; y una Cataluña seca, desde el sur de Barcelona y hasta Poniente, un territorio que equivaldría a la Cataluña Nueva. A partir del Garraf y hasta Poniente, el color es el que da singularidad a la cocina (ñoras, pimientos de ‘romesco’) y la pastelería casera, lo cual denota, quizás, un sustrato árabe más fuerte.

20

Cada cocina, incluso más allá de lo que produce el territorio, tiene preferencias con respecto a los ingredientes. Los vegetales corresponden, en líneas generales, a los típicos del Mediterráneo occidental, con algunos del oriental y otros de tipo atlántico e, incluso, nórdico. Así, en el campo de los cereales, junto al trigo, se ha utilizado el centeno o el trigo sarraceno.

‘‘Detrás de la cocina catalana actual está la historia de un país, un territorio, una voluntad de ser’’ La pasta es un ingrediente muy importante y su tratamiento ofrece soluciones originales. En el uso imaginativo de la harina, no podemos olvidar las tortas y las cocas. Las legumbres preferidas son las judías así como las judías de careta. También se utilizan garbanzos y lentejas. El arroz constituye un ingrediente definitorio. Son muy populares las patatas y los nabos, así como coles, acelgas, espinacas, judías tiernas, coliflores, zanahorias, alcachofas, chirivías,

puerros, habas, guisantes, tomates, berenjenas, cebollas y ajos. Es también importante la fruta, fresca y seca, como guarnición o acompañamiento o hacer salsas y picadas. Cataluña disfruta de una carne de cierto renombre, como la ternera de los Pirineos. No obstante, el cordero es la carne tradicional por definición, así como el cabrito. Actualmente en la montaña se cría potro. El corral incluye los pollos, los patos y las ocas. Conejos, pavos o pintadas completan el panorama. El cerdo es omnipresente en la cocina catalana y es la base de algunos de los mejores y más variados embutidos de Europa. La caza incluye piezas mayores y menores, de pelo y pluma, como el jabalí, el rebeco, la cabra salvaje, la liebre y el conejo, así como codornices, palomas torcaces, becadas o los tordos. Con respecto a los quesos, los más históricos, de oveja, son el ‘serrat’, el originalísimo ‘tupí’, el ‘mató’, el ‘brossat’ o el ‘recuit’ (leches cuajadas). Con pato graso se producen confites, hígado graso y magret o jamón de pato, igual que existe el confitado o ‘tupina’ de cerdo. Todo sin olvidar las anchoas de L’Escala. Hay también famosos aceites de oliva, con algunas de las DO de más prestigio del Mediterráneo. Por otra parte, se producen mieles de gran calidad. Una cocina no se define sólo por los productos o platos, sino por las armonías, gustos y combinaciones particulares que ofrece, así como por las salsas, técnicas y procedimientos. No por las palabras, sino por la gramática. Y no sólo por el presente, sino también por la historia. La cocina catalana utiliza diversas técnicas con acento propio, de las más simples a las más sofisticadas: cocciones a la brasa, ‘a la llosa’ (propia del Pirineo), hervidos, guisos, estofados y rehogados, salteados y frituras y, como aportación característica, el asado o ‘rostit’ en cazuela de barro. Como grasas, utiliza el aceite de oliva y la manteca, ésta cada vez más descartada, así como la grasa animal, antes muy utilizada. Ferran Agulló escribió, en los años treinta, que hay cuatro salsas o bases de cocina fundamentales en esta cocina: el sofrito, la chanfaina, el alioli y la picada. En realidad hay muchas otras salsas, como el ‘romesco’, el ‘allipebre’ o la mayonesa. Con estas salsas, solas o combinadas, se constituye una verdadera sintaxis culinaria que permite multiplicar los platos. Por su situación, la cocina catalana es, en cierta manera, una cocina puente, de Portugal a Estambul: como su lengua, reúne características generales del contexto latino, con un ‘continuum’ que incluye Occitania (sur de Francia) e Italia, pero también España, Portugal o el Magreb. En esencia, como escribió Josep Pla, es arcaica y totalmente ‘construida’, con una continuidad histórica más que milenaria y, actualmente, con una proyección universal a través de los grandes chefs.


Elitat quatur accatur? Ximint, ommollam audandebita et exces am faccuptur ad explige nientoria quatusam quam reptas eum, ut et optasped quid quo que pliquunt od el im reic te ererferferia simus ea voluptas dolo venist, cum sae nia conem vollaud icidelis moluptatur sintiorem quunda voles velliqui quo optio et hilles intis quas sit faccus solupta turibus aperundi officab is dis eveliquo blabore hendant magnimi nctur, offic tem quaerion eossit voluptaquae solupta atur reiunt ulliqui duntur, ut qui ipsunt. Moluptur, ullest explici magnam aceati aliquod ipsant deni te ne natiisitam, sum aut re cum quatiore quam, sitat volupta vollab ium qui rehentotatur aut que porum erum nos res derchillorem qui optatem res sequidunt qui blaudae pudipsus utem et fugiam est la ditasitae. Sequo mi, temperr umquias ratendel issus sam et modit explaccum re ni culles experum ipsa quist endio blaborest, cum escia cusapis digent aspic te nestium que ratem volut et eos sus autet eos et mi, si quam dolore corate enim core pre volore delestem sendem quissequi iscipicto exerem ipiet et quiduciis aceptate velis enduci optae pos molorep ereperit aborias pedit, ommodit eneculla adis essequi a auta cum conserio tem aut porereperio doluptiis sum aut eos alicit quas dolessi mperferore rest enis mos alique num fugitat â—?

Moo Barcelona Imagen del nuevo restaurante de RaĂźl Balam.


Persona, personaje y personalidad; Escrito por Sergi Pàmies

Opinión;

Articulos

La práctica de la persecución tiene un nombre: piratería de la intimidad.

22

Josep Guardiola está sufriendo una de las contradicciones más desagradables del prestigio y del reconomiento. Tras haber liderado uno de los proyectos deportivos más estimulantes de la historia y haberlo dejado en un buen momento y con perspectivas de continuidad, ahora le persigue una curiosidad que combina la idolatría espontánea y la premeditación carroñera. Convertido en un nuevo Wally, el juego de saber qué hace y dónde está traspasa fronteras y el mínimo sentido del respeto. No descarto que, muy pronto, se invente alguna aplicación telefónico-orwelliana que nos permitirá saber, en todo momento, dónde está Guardiola. Israel, Croacia y, a medio plazo, Manhattan; en un concierto, en el teatro o cagando en el retrete de un yate. El juego no renuncia a mantener vivo el fuego de la maledicencia. No sé a vosotros, pero en las últimas semanas a mi me han llegado, por vías distintas que aseguraban disponer de informaciones fiables, afirmaciones categóricas según las cuales Guardiola se marchaba a vivir a Italia, a Qatar y a Londres. Para darle mayor credibilidad, el comentario siempre se completaba con un tópico de la ficción aplicada a los entrenadores: “Se ha comprado una casa” o la otra variante: “Ha ido a mirar una casa y a buscar colegio para los niños”. Si sumamos las casas hipotéticamente compradas y las matrículas hipotéticamente pagadas, Mourinho y Guardiola podrían revitalizar los sectores inmobiliarios y educativo. Cuando se habla de los mecanismos de la fama, se suele repetir que conviene distinguir entre la popularidad justificada, fruto de una trayectoria profesional de dimensión pública, y la fama como medio para lograr, a cualquier precio, más fama todavía. No es lo mismo ser Woody Allen que Belén Esteban, y por eso no debemos olvidar la afirmación, inteligente y

autoparódica, de Andy Warhol: “Soy conocido sobre todo por mi notoriedad”. En el caso de Guardiola, parece que el exentrenador aceptó la erosión propia de su cargo (como una responsabilidad incluida en el sueldo y en el compromiso con la institución), pero que aborrece tener que convivir con la explotación impuesta de su imagen. No debe ser fácil haberse liberado de los periodistas deportivos y, de repente, tener que vérselas con la energía incansable de los paparazzi (profesionales y organizados o aficionados y espontáneos). Esta práctica tiene un nombre: piratería de la intimidad. Igual que las tribus amazónicas creían que los fotógrafos les robaban el alma, el secuestro de la intimidad es una forma de atentado contra la libertad individual (la prueba de esta derrota es que, en la actualidad, las tribus ya gestionan su propia imagen y, por contrato, participan en concursos y documentales de antropología recreativa). Recientemente, se ha publicado en Francia el ensayo De la visibilité, excellence et singularité en régime médiatique, de Nathalie Heinich (ed. Gallimard). El libro analiza los entresijos de la popularidad y documenta sus precedentes y su evolución. En resumen, Heinich elabora una cronología de fases: visibilidad, privilegio, crítica, vulnerabilidad, excelencia (visible e invisible), persona, personaje y personalidad. Es fácil deducir que Guardiola tiene más experiencia que otros, ya que, como jugador, ya vivió todas estas etapas. En su situación, lo más difícil debe ser mantener la mente clara para evitar que, de tanto querer controlar al personaje y a la personalidad, acabe perjudicando a la persona ●

BIO Sergi Pàmies (París, 1960) se dio a conocer con Debería caérsete la cara de vergüenza, libro al que siguieron Infección, La primera piedra (Premio Ícaro), El instinto (Premio Prudenci Bertrana), Sentimental y La gran novela sobre Barcelona (Premio de la Crítica Serra D'Or), todos ellos publicados en castellano por Anagrama y traducidos al francés y varios de ellos, al alemán. Asimismo ganó en el año 2000 los premios Cava de Periodismo y NH Hoteles de Relatos con el cuento "La cabeza en la nevera". También en Anagrama ha publicado sus dos últimos libros de cuentos El último libro de Sergi Pàmies y Si te comes un limón sin hacer muecas (Premio Ciutat de Barcelona y Premio Lletra d'Or 2007).


Leer es un clima; Escrito por Joana Bonet

Leer es sentirse mudo en tiempos de charlatanes, misterioso en un mundo de cristal. Leer es tomar conciencia de que te quedas inmóvil mientras los ruidos de la vida suenan cerca. Los libros son un medio de transporte. La llave para penetrar en vidas ajenas. Un desentenderse del mundo para llegar a entender sus migas. También significan un salvoconducto que permite sentir la complejidad y la sencillez de las cosas. Leer es recogerse. Descubrir sin sorpresa, como Georges Perec en Un hombre que duerme, “que algo no va bien, que hablando en plata, no sabes vivir, que no sabrás jamás”, a pesar de que el sol caliente la chapa del tejado o que tus sentidos reconozcan los olores que llegan de la calle. Leer es tomar conciencia de que te quedas inmóvil mientras los ruidos de la vida suenan cerca. También es no advertir que atardece hasta que terminas el capítulo y media luna descansa sobre el lomo del cielo. Es olvidar el tiempo, alcanzar un microclima, recostar la cabeza en la ventanilla del tren y pensar con los ojos cerrados. O reclinarla sobre la almohada para releer la misma línea que te ha devuelto las palabras que no encontrabas para decir lo que ya sabías. Buscar respuestas pero hallar preguntas distintas. Agazaparse a pie de página sintiendo el crujido del papel o la luz lechosa de la pantalla. Leer es una forma de conversar a solas. “Dicen que el libro está destinado a desaparecer. Con él nos iremos todos”, escribió Álvaro Mutis. Leer también es encerrarse con uno mismo en una casa llena de gente, y seguir con los ojos una línea hasta extraviarse entre las dunas del pensamiento. Sentirse silencioso en una sociedad de seductores, mudo en tiempos de charlatanes, misterioso en un mundo de cristal, escaneado y previsible. Pero leer es reconocer los límites, identificar las sombras, el pecho ahuecado o el nudo en la garganta. Descubrir “que ya no somos tan felices, ni queremos, como antaño, decirle al mundo entero lo que pensamos” (Tolstói, La

felicidad conyugal). Recuperar lo real: “Él ha dejado de llorar. Contempla su mundo. La piscina, las baldosas. Nunca fuimos a África, ni a ninguna parte. Casi nunca salimos de esta casa” (Jennifer Egan, El tiempo es un canalla). Tomar conciencia de que “siempre que llegas a una encrucijada en el camino, se te destroza el organismo porque tu cuerpo siempre ha sabido lo que tu intelecto desconocía (Paul Auster, Diario de invierno). O prolongar la ausencia, “sólo yo, dócil, perro fiel, ando tras la huella ya borrada” (M. Mercè Marçal, Deshielo). Leer es sentirse orgulloso -pero también celoso- de que los otros lean. De que los otros escriban. De que un día como hoy los libreros salgan a la calle y los autores se pavoneen o se coman las uñas. De que las ediciones digitales prosperen, los libros breves sean aliados de un tiempo entrecortado, los blogs literarios, un bulevar despierto. Leer es apurar un buen libro como una copa de vino, cerrarlo sobre tu pecho y rozar tu intimidad ●

BIO Joana Bonet (Vinaixa, Lleida, 1966) Es licenciada en Filología y periodista, dirige la revista Marie Claire desde 1996, colabora en el programa Hoy por Hoy (Cadena Ser) y desde 2006 es articulista de La Vanguardia. Comenzó su carrera en los periódicos locales Diari de Lleida y La Mañana. Fue jefa de prensa del Colegio de Abogados de Barcelona, y ha colaborado en diferentes medios: Diari de Barcelona, El País, Vogue París, Ronda Iberia dirigida por Juan José Millás, etc. Es coautora del libro Mi vida es mía (Plaza y Janés, 2002), junto a Anna Caballé, autora de Hombres, material sensible (Plaza & Janés) y Las metrosesenta (La Esfera). Dirigió la colección Voces de mujeres de Plaza & Janés.


24

About Barcelona  

MAGAZINE CULTURAL PARA CONOCER, DESDE OTRA PERSPECTIVA, LAS CIUDADES DE TODO EL MUNDO.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you