Issuu on Google+

HERRI PROGRAMA 2011

POLÍTICA DE RESIDUOS URBANOS Como sabeis, en esta legislatura, lo referente a las plantas de incineración y la gestión de los residuos urbanos han sido temas que han tomado especial importancia, convirtiéndose en referenciales para la izquierda abertzale. Aún siendo así, somos conscientes de que a la hora de afrontar este gran reto, la proximidad de la planta incineradora, ayuda a trabajar este tema y hace que adquiera otra dimensión y velocidad en el entorno cercano, como de hecho ha ocurrido. De todas formas consideramos necesario unificar criterios para que todos y todas avancemos en la misma dirección. Ante este reto, hay que trabajar dos aspectos: I.- El cambio en el modelo de gestión de los residuos urbanos. II.-El trabajo contra las plantas incineradoras. Aunque las dos espacios no tendrían porque tener una relación directa, de hecho la tienen. El sistema de gestión de residuos actual nos lleva ineludiblemente a salidas peligrosas, no tiene el reciclaje como objetivo. Aunque se haga un importante trabajo de concienciación, por desgracia, nos quieren hacer creer que son imprescindibles las soluciónes finales agresivas. O sucios macrobasureros o plantas de incineración tóxicas. Ambas ponen en riesgo la salud pública y dañan el medio ambiente. En el actual modelo de gestión, las poderosas empresas del sector son las que mandan (FCC….), y algunas instituciones se sienten cómodas con este juego. Todas ellas son las que nos empujan a esta situación, para ellas el cupo de residuos es la materia prima de su negocio, cuantas más toneladas se generen, más toneladas hay que transportar, tratar…en definitiva más negocio. Es cierto que tenemos un problema; pero tambien es verdad que tenemos una solución, una solución que respeta la salud y cuida el medio ambiente. Aunque las herramientas que los ayuntamientos tienen para reducir la producción de residuos son más limitadas de lo que nos gustaría, tenemos mucho por hacer. Algo que está en nuestras manos y lo primero que hay que trabajar es el autocompostaje; Cada familia que hace compostaje (2,6 miembros de media) reduce en media tonelada la basura que se lleva al basurero. Por lo tanto, el objetivo es que todo el que pueda hacer autocompostaje lo haga. En este momento estratégico que vive la izquierda abertzale, la recogida puerta a puerta es un ejemplo de la política que queremos hacer. Igual que a nivel político queremos revolucionar la situación, buscando la unidad y la activación de la población, utilizando ese poder para hacer otro tipo de política, con el puerta a puerta es exactamente eso lo que conseguimos. En Usurbil, Oiartzun y Hernani, con este modelo de recogida, hemos pasado de recoger un 28% a más del 80%. Además para asegurar la coordinación y colaboración entre los pueblos que han implantado el puerta a puerta y para ampliar este sistema hemos creado la empresa pública Garbitania. Esta empresa, también tiene como objetivo ofrecer todo tipo de asesoramiento a


aquellos pueblos con intención de implantar este sistema. A día de hoy , hemos entrado en una nueva fase de lucha contra la incineradora. El 11 de febrero el alcalde de Usurbil le hizo una nueva petición a la diputación de Gipuzkoa para una moratoria de 6 años, para que en este tiempo los pueblos puedan aplicar el programa 0 basuras (zero zabor/ zero waste) y así demostrar la NO necesidad de la planta de incineración y que se suspenda el proyecto Otra línea de trabajo importante va a ser ampliar la pelea, sobre todo territorialmente. Tenemos que pasar de la actual referencia casi absoluta, de implantación del puerta a puerta centrada en torno a Zubieta a llevar el debate y la dinámica al resto de zonas y herrialdes. Esto se divide en dos partes principalmente; por un lado abrir a otras zonas las dinámicas en torno a zero zabor y por otro lado dando pasos en el ámbito institucional de impulso al puerta a puerta. Todo este trabajo ha supuesto hacer que se muevan a algunos sectores favorables a la incineradora en distintos lugares, cuando sus carencias han quedado al descubierto y con la intención de escenificar que están haciendo algo. Entre otras cosas han apostado por el quinto contenedor tratando de presentarlo como si fuera una alternativa al puerta apuerta. De facto, el quinto contenedor lleva 2 años implantado en distintas localidades guipuzcoanas y los resultados lo dicen todo: No superan el 35% de recogida, el resto al basurero. Con el puerta a puerta sin embargo, se supera el 80% también con 2 años de recorrido. Por lo tanto el quinto contenedor no es una alternativa frente a la incineración. Frente a esto, nuestra apuesta pasa por implementar los programas basura 0 (zero zabor). Empezando por el autocompostaje y el puerta a puerta, estamos trabajando día a día la alternativa al problema de los resíduos y para ello es imprescindible descartar la política de la incineración. Por lo tanto, la primera reivindicación será trabajar la moratoria de los proyectos de incineración. Partiendo de los ayuntamientos hacemos y seguiremos haciendo otra política de residuos y ampliaremos esa política. Para ello contamos con dos herramientas importantes para utilizar en el Herri Programa: El contenido de la “carta-declaración” de Usurbil por una parte y trabajar los programas zero zabor por otra. Antes de instaurar el puerta a puerta planteamos realizar un gran trabajo de sensibilización y concienciación. Siendo un modelo para el que queremos, y que necesita, que la población sea un sujeto activo en la gestión de residuos, no puede decidirse, instaurarse y ponerse en marcha de un día para otro, por parte del ayuntamiento. Es un campo de trabajo que requiere un trabajo previo muy serio, así se ha conseguido implantar con éxito donde se ha hecho y así tiene que ser en el futuro también. Zure ahotsa, gure HITZA-tu tienes la palabra.


Politica de residuos