Opinión Pública Ecuador - Octubre por la paz y la no violencia activa - 2015

Page 1

especial octubre por la paz y la no violencia activa 2015 violencia y no violencia en datos


En el marco de actividades de “Octubre por la Paz y la No Violencia Activa”, donde se busca promover el valor y aporte que tiene la no violencia activa como base de la convivencia social, nos propusimos realizar un acercamiento a las actitudes, prácticas y opiniones de la población desde la investigación cuantitativa. En este sentido se aplicó un módulo de preguntas dentro de la encuesta nacional de percepciones y opinión pública aplicada el 12 de septiembre de 2015, que es parte del programa de estudios sociales y políticos de Opinión Pública Ecuador. En la encuesta nacional se levantaron 1865 casos, que representan a la población urbana y rural mayor de 16 años, con un muestreo aleatorio estratificado que toma en cuenta los resultados del Censo de Población al 2010 y el padrón electoral para el 2014. Ciudadanos/as ecuatorianos/as mayores de 16 UNIVERSO / FILTRO años que residen en la parroquia donde se realiza la encuesta. Muestreo aleatorio estratificado, tomando MUESTRA como base al Censo de Población al 2010 y el padrón electoral para el 2014. Nacional +-­‐ 2,27 Urbano: +-­‐ 2,53 Rural: +-­‐ 5,13 Costa +-­‐ 3,20 MARGEN DE ERROR Sierra +-­‐ 3,21 Guayas: +-­‐ 4,20 Guayaquil:+-­‐ 4,93 Pichincha: +-­‐ 4,46 Quito: +-­‐ 5,19 CONFIANZA

95%

TÉCNICA / PROCEDIMIENTO

Entrevista directa en hogares/ encuesta por conglomerados

El diseño de las variables, se desarrolló en un marco de propuestas y discusión entre varios compañeros que participan en la iniciativa “Octubre por la Paz y la No Violencia Activa”. Así, se buscó indagar sobre: -­‐ Violencia recibida y principales escenarios cotidianos -­‐ Forma en la que se manejan los conflictos -­‐ Violencia que se ejerce -­‐ Práctica de acciones no violentas Entendiendo por violencia toda acción que conlleva a la negación de lo humano en el otro, como menciona Dario Ergas, en La Unidad En La Acción (2013: 78), eso es lo que permite usar, destruir o degradar a una persona. Frente a esto, la no violencia activa, parte de un reconocimiento del otro (igualdad de condiciones) y propone la generación de una acción transformadora que cree conciencia social y remueva las raíces de lo que genera violencia en la sociedad y en el individuo (Ergas, 2013: 91). Dada la complejidad del tema de la violencia y no violencia, los datos que a continuación se exponen no buscan establecer una cuantificación sobre la incidencia de la violencia sino más bien abrir un espacio de discusión en base a las evidencias desde la cotidianidad de las 2


Guayaquil

Quito

Pichincha

Guayas

Rural

Urbana

Sierra

Costa

personas respecto al reconocimiento de la recepción y ejercicio de la violencia, la forma como se reproduce y las posibilidades de la práctica de la no violencia. Violencia recibida y principales escenarios En una primera instancia, se exploró sobre el nivel de reconocimiento/afectación de la violencia en las personas. Así se observa que 4 de cada 10 personas en algún momento de su vida se sintieron agredidas o violentadas por alguien conocido o desconocido. Ilustración 1: Recepción de violencia Total Nación 1% 41% 58% Sí ha sido agredido o violentado No ha sido agredido o violentado Nsr Este reconocimiento es mayor en la población que reside en el área urbana y en la región Sierra. En este último segmento 5 de cada 10 personas dicen haber víctimas de violencia. Esto contrasta con el área rural y con la región Costa, donde aproximadamente 3 de cada 10 personas dicen haber recibido violencia. Ilustración 2: Recepción de violencia por desagregación geográfica 100 0 0 1 1 1 1 2 2 90 80 51 53 55 57 70 62 62 65 66 60 50 40 30 48 44 43 42 20 38 38 34 33 10 0 Sí ha sido agredido o violentado No ha sido agredido o violentado Nsr Por otro lado, se observan diferencias porcentuales entre el reconocimiento de la recepción de violencia por aspectos de sexo, edad y nivel educativo. En la población masculina (44%) es mayor el porcentaje de personas que dicen haber sido víctimas de violencia en comparación con las mujeres (38%); entre los diferentes grupos etarios, en la población más joven (16 a 19 3


41

Superior-universitaria

Bachillerato-secundaria

Básica-primaria

De 60 años y más

De 45 a 59 años

De 30 a 44 años

De 20 a 29 años

De 16 a 19 años

Mujer

Hombre

años, 31%) y de 60 años en adelante (35%), hay un descenso en el reconocimiento de la recepción de violencia en comparación con la población entre 20 a 59 años, cercana a los 10 puntos porcentuales. Ilustración 3: Recepción de violencia por desagregación sociodemográfica 100 0 1 1 1 1 1 1 1 1 1 90 80 52 55 56 56 58 58 70 61 62 64 68 60 50 40 30 47 44 44 43 42 41 20 38 36 35 31 10 0 Sí ha sido agredido o violentado No ha sido agredido o violentado Nsr Considerando el nivel de instrucción se observa una tendencia ascendente respecto a la revelación de situaciones de violencia, a mayor nivel de instrucción se incrementa el porcentaje de personas que dijeron haber sido víctimas de violencia. Las variaciones geográficas y sociodemográficas podrían están dando cuenta sobre niveles de tolerancia hacia la violencia, así como de niveles de sensibilización frente a la problemática. Sin embargo, esto deberá ser contrastado con otro tipo de investigación cualitativa que permita mirar en profundidad la forma como es entendida la violencia y su práctica por parte de la población. Respecto a los espacios donde tiene lugar la violencia, se observa que la mayor parte de las personas que dijeron haber sido víctimas de violencia (41%), la han sufrido en espacios públicos como la calle y el transporte público, lo cual fue mencionado por el 40% de este grupo. Esto sobre todo fue enunciado por personas que habitan en zonas urbanas, por la población masculina y los grupos de edad más jóvenes, especialmente entre los 20 a 29 años, y la población con un nivel de educación superior universitaria. Ilustración 4: Espacios donde se ha recibido violencia Total Nación 12 En la calle, en la vía pública, en el bus 10 En su barrio, vecindario o comunidad 15 En el lugar donde trabajo 9 En el hogar, familia 22 En una institución pública El segundo espacio mencionado corresponde al ámbito 7 comunitario o barrial, aspecto que en En el lugar donde estudia o relación al promedio tuvo un mayor porcentaje de mención en la población entre los 16 a 19 solía estudiar 4 años de edad. En tercer lugar, aparece el lugar de trabajo, con Otros un mayor porcentaje en la 2 población de 30 a 44 años. En una institución privada 4


En cuarto lugar, aparece el espacio familiar/hogar, que fue mencionado por el 10% de las personas que reconocieron haber sido víctimas de violencia, porcentaje que se eleva en el área rural, en la población femenina y en la población de 60 años en adelante. Otros espacios tuvieron menciones con porcentajes inferiores al 10% de las personas que dijeron haber sido víctimas de violencia. Dentro de estos, es importante mencionar que la violencia en ámbitos educativos tuvo una mención que supera el 10% en el grupo etario de 16 a 19 años (18%), así como en la provincia de Pichincha (15%) y en el cantón Quito (16%). Ejercicio de actos violentos Respecto a la generación de actos de violencia hacia una persona lejana o cercana, un 44% de las personas contestó afirmativamente. En general, cerca de la cuarta parte de la población ha sido violenta con alguien cercano como un familiar o amigo íntimo y un 31% con personas lejanas. El 52% de las personas encuestadas dijeron que nunca han sido violentas con otra persona, solamente un 4% de la población dio una respuesta. Ilustración 5: Ejercicio de actos de violencia Total Nación

4% 13%

19%

52% 12%

Sí con una persona cercana

Si con una persona lejana

Ambas

Nunca, ninguna

Nsr

Especialmente en la población de la región Sierra (50%) se registró un mayor el porcentaje de personas que reconocen haber actuado de forma violenta hacia otra persona, lo cual contrasta con la región Costa (37%), con una diferencia mayor a 10 puntos porcentuales.

5


Ilustración 6: Ejercicio de actos de violencia por desagregación geográfica 100

2

Superior-universitaria

Bachillerato-secundaria

Quito

Básica-primaria

Pichincha

De 60 años y más

De 45 a 59 años

De 30 a 44 años

Guayas

Rural

De 20 a 29 años

Urbana

De 16 a 19 años

Mujer

Hombre

Sierra

Costa

4

Guayaquil

5 5 7 7 8 9 90 80 45 53 70 51 49 45 50 58 54 60 50 40 30 50 46 45 44 43 42 20 39 37 10 0 Si ha sido violento con alguien cercano o lejano No ha sido violento con alguien cercano o lejano Nsr Una situación similar se presenta en los diferentes segmentos socio demográficos. Así, es mayor el porcentaje de hombres (48%) que reconocen haber sido violentos con otra persona en comparación de las mujeres (40%); a nivel generacional, es la población más joven (16 a 19 años, 36%) y de mayor edad (60 años en adelante, 39%) quienes en menor el porcentaje dicen haber sido violentos con otros en comparación con los grupos de edad entre los 20 a 59 años. Ilustración 7: Ejercicio de actos de violencia por desagregación sociodemográfica 100 4 4 4 4 5 5 5 5 5 6 90 80 48 49 49 70 50 52 53 55 55 56 58 60 50 40 30 48 47 46 45 44 42 41 20 40 39 36 10 0 Si ha sido violento con alguien cercano o lejano No ha sido violento con alguien cercano o lejano Nsr Al mirar comparativamente los indicadores sobre recepción de violencia versus ejercicio de violencia se observa que aquellas personas que han sido víctimas de violencia son en su mayoría generadoras de violencia.

6


Ilustración 8: Recepción de violencia vs ejercicio de violencia 100

3

5

90

25 80 70 60

71

50 40 72 30 20 24

10

0

Sí ha sido agredido o violentado

Si ha sido violento con alguien cercano o lejano

No ha sido agredido o violentado

No ha sido violento con alguien cercano o lejano

Nsr

En el caso opuesto se invierte la relación. Así, quienes no han sido víctimas de violencia no tendrán actitudes violentas hacia otras personas. Estos resultados estarían poniendo en evidencia un círculo de reproducción de violencia. Sin embargo, también darían cuenta de niveles de tolerancia hacia la violencia, reflejada en el posible ocultamiento de la violencia en los diferentes segmentos geográficos o sociodemográficos analizados. Resolución de conflictos y prácticas no violentas Al indagar en las prácticas asociadas a la resolución de conflictos por parte de las personas, la reacción más recurrente sería el diálogo/acuerdo (38%). Sin embargo, existe un 30% de personas que tienden a ignorar el asunto, un 16% impone su punto de vista y un 7% aplica castigos o sanciones. Solamente un 5% no dieron una respuesta y un 4% mencionó otras modalidades. Ilustración 9: Reacción frecuente ante situaciones de conflicto y tensión Total Nación 4% 5% 7% 16% 38% 30% Dialoga, llega a acuerdos Ignora el asunto Impone su punto de vista Aplica castigos o sanciones Nsr Otros 7


En la región Costa, sobre todo en la provincia de Guayas y el cantón Guayaquil (36% en todos los casos) es mayor el porcentaje de personas que indican que con mayor frecuencia tienden a actuar con indiferencia. Mientras que en Pichincha (11%) y Quito (12%), existe un mayor porcentaje de personas que dicen aplicar castigos y sanciones. En la población de 30 a 44 años es mayor la tendencia a imponer su punto de vista en comparación los demás grupos etarios (20%). Al mirar las reacciones de las personas que no habrían recibido violencia en algún momento de su vida, se observa que casi el 80% de la población indica que tiende a dialogar o a ignorar un conflicto. En cambio en las personas que han recibido violencia, tienen porcentajes más reducidos de esos 2 tipos de reacciones, teniendo como consecuencia un incremento de reacciones como la imposición de su punto de vista (24%), así como de la aplicación de sanciones (12%). Esta misma tendencia también se mantiene al mirar comparativamente la reacción de las personas que han ejercido violencia hacia otras personas. Por lo que se podría decir que aquellas personas que se han visto involucradas en actos de violencia (sea que las reciben y/o ejercen) tendrían menor disposición a la aplicación acciones de no violentas para la resolución de conflictos, como es el caso del diálogo. Ilustración 10: Reacción frecuente ante situaciones de conflicto y tensión vs recepción de violencia 100 3 6 6 2 3 90 12 11 80 70 24 37 60 50 22 40 30 42 20 34 10 0 Sí ha sido agredido o violentado No ha sido agredido o violentado Dialoga, llega a acuerdos Ignora el asunto Impone su punto de vista Aplica castigos o sanciones Otros Nsr Adicionalmente a esto, se exploró sobre el nivel de recordación de resolución de un conflicto de manera no violenta. El 54% de la población pudo recordar al menos una ocasión en la que resolvió un conflicto de manera amistosa, no agresiva; tendencia que se mantiene en los diferentes segmentos geográficos y sociodemográficos, con excepción de la región Sierra, particularmente en Pichincha, donde hay un mayor nivel de recordación (mayor al 60%). El menor nivel de recordación se presenta en la región Costa con un valor del 48%.

8


Ilustración 11: Recordación de resolución de un conflicto de una manera amistosa, no agresiva, no violenta

Total Nación

46%

54%

Sí recuerda

No recuerda

Al mirar comparativamente el nivel de recordación de la solución de conflicto de forma no violenta, con las variables sobre recepción y ejercicio de violencia, se observa que aquellas personas que no se han visto involucradas en actos de violencia son las que tienen un menor nivel de recordación. Aproximadamente las dos terceras partes de las personas que se han visto involucradas en actos de violencia pueden recordar al menos una ocasión en que resolvieron un conflicto de manera no violenta.

Ilustración 12: Recepción y ejercicio de violencia vs recordación de resolución de un conflicto de una manera amistosa, no agresiva, no violenta 100 90

70

34

35

80 54

56

60 50

40

20

66

65

30

46

44

10 0

No ha sido agredido o violentado Sí ha sido agredido o violentado Si ha sido violento con alguien No ha sido violento con alguien cercano o lejano cercano o lejano

Recepción de violencia

Ejecución de acto violento

Sí recuerda

No recuerda

Al comparar el nivel de recordación de la resolución de un conflicto de forma no violenta, con la variable sobre las formas más recurrentes como las personas resuelven sus conflictos, se mantiene la tendencia del total de la población. Es decir, que independientemente de si recuerda o no haber resuelto un conflicto de manera no violenta, la mayor parte de la 9


población tiende a buscar el dialogo/acuerdo, en segundo lugar, tiende a ignorar el asunto y en tercer lugar impone su punto de vista. Aspectos para discutir: •

Declaración por la Asamblea Mundial de la Salud en 1996 de la violencia uno de los principales problemas de salud pública en todo el mundo. De ahí el interés por su comprensión (tipos, magnitud, causas y repercusiones) y prevención.

El informe del año 2014 sobre la situación mundial de la prevención de la violencia se centra en la violencia interpersonal (ocurre entre miembros de una misma familia, en la pareja, entre amigos, conocidos y desconocidos, y que incluye el maltrato infantil, la violencia juvenil, la violencia en la pareja, la violencia sexual y el maltrato de las personas mayores). Dentro de las recomendaciones se plantea que a nivel nacional se refuerce la compilación de datos para revelar el verdadero alcance del problema. Ecuador no contaría información de estudios (encuestas) sobre violencia interpersonal.

10