Issuu on Google+

GRUPO MISIONERO: “PADRE ENRIQUE AMEZCUA MEDINA”

Por Cristo, con Él y en Él… Boletín No. 10

Contenido Editorial Especial o Vocación y Familia •Proyecto Misionero o Para que en él tengan vida Recorrido Histórico de la Misión o Las Misiones a través del tiempo Algo para Compartir o Redemptoris MissioIntroducción Experiencia Misionera o Chiapas 2011: Conso Avisos Entretenimiento o La asamblea de las Semillas Agenda

2012 Colaboradores Pbro. José Sánchez Ramírez C.O.R.C. Silvia Tovar Zavala Miriam Valdez García Irma Servín Silva Eduardo Rojo Nava Ma. Estela Ruiz Rivera

CORC

ABRIL 2012


Por Cristo, con Él y en Él… Contenido

“Por Cristo, con Él y en Él, a Ti, Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria”

• Editorial • Especial • Recorrido Histórico de la Misión Carisma Algo para Compartir Experiencia Misionera Avisos Entretenimiento Agenda

Editorial Happy holidays ¿Y ahora, qué?

from our family to yours!

Cuando se vive un acontecimiento fuerte, que te marca de alguna manera, viene inevitablemente la pregunta: ¿y ahora, qué? Para decir, viví esto pero ¿para qué? ¿Es solo una experiencia para recordar? ¿O para presumir? ¿O para contarles luego a tus nietos? Las misiones, por lo menos en quienes participamos en Chiapas, son para algo más: forma parte de nuestra vida para siempre, pero es algo que tenemos que estar actualizando constantemente. Es decir, no solo vale lo de “recordar es vivir”, sino que debe reorganizar nuestra vida, darle una nueva dimensión a lo que hacemos cada día. A través de este medio quiero invitarlos a todos a dejarnos cambiar por Cristo, a comprometernos más con Él. Los grupos de Operarios del Reino de Cristo quieren ser un canal para orientar esas inquietudes, por eso me gustaría que quienes fuimos a misiones este año, o quienes han ido en años anteriores, tal como vamos a ver en este ejemplar de nuestra revista, nos integremos en alguno de los grupos, para recibir el carisma pero también para dar y aportar algo de lo que nosotros somos. Además, queremos proponerles las misiones de verano, 15 días en el mes de julio o agosto, en otro modelo de misión. Les pido que quienes estén interesados nos manden un correo diciendo quiénes están dispuestos a hacerlo, y en qué fechas les viene mejor, ya vamos a prepararlas. Esta es la hora de evangelizar. Todos hemos descubierto que podemos hacerlo, solo hace falta decidirnos. Que el Señor los bendiga. P. José Sánchez Ramírez. Director Espiritual Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


Especial VOCACION Y FAMILIA Para muchos es un momento realmente difícil. El hijo, la hija, sabe que ha sido llamado por Dios. Ha sentido algo en su corazón, ha reflexionado, ha hablado con un sacerdote para pedir luz y consejo. Por fin, llega a esta sencilla conclusión: “Dios me quiere para sí, Dios me llama a servirle con una donación de toda vida en la Iglesia”. Llegar a esta conclusión no basta: llega la hora de la generosidad. Cada uno es libre de acoger o de rechazar la llamada. La lucha interior puede ser más o menos dura, pero cuando se rompe el miedo y uno se deja guiar por el amor, la decisión llega casi como un fruto maduro. “Sí, te seguiré, Señor”. ¿Y la familia? Hay que hablar con los padres, con los abuelos, con los hermanos. Existen, gracias a Dios, familias que apoyan en seguida la vocación de los hijos. Pero otras familias sufren mucho. Casi ven como tragedia el que Dios ofrezca el tesoro de la vocación sacerdotal o religiosa a uno de los hijos. Entonces, ¿cómo hablar con ellos? ¿Cómo “convencerles” de que la llamada no es una desgracia, sino un tesoro para todos? Cada hijo necesita pedir ayuda a Dios, rezar para encontrar las palabras apropiadas para dar la noticia a sus padres. Te cuento de lo que hizo Paula di Rosa (santa María Crucificada di Rosa). Ella viene de Italia, de Brescia del XIX. Dios le inspiró trabajar con los enfermos de peste, y fundar, para ello, una congregación religiosa. La verdad, no resultaba nada fácil explicar esto a su padre, que la quería muchísimo. ¿Qué hizo? Paula le escribió una carta en la que decía a su padre que quería casarse con un novio fabuloso. ¿Quién es? ¿Cómo se llama? Al final de la carta se desvela el nombre de su novio: El es Jesús de Nazaret. Jesús, el novio perfecto, se convierte entonces en el mejor “yerno” de una familia. En otras palabras, si Dios llama al hijo a la vida consagrada, también llama a los padres a participar en la misión magnífica de acompañar y sostener esa vocación, de ser más íntimos del “novio”. En cierto sentido, se puede decir que Dios quiere que los padres participen en la vocación de su hijo. A los padres se les puede decir lo que dijo el Papa Benedicto XVI a los jóvenes en el día cuando iniciaba su pontificado (24 de abril de 2005): “Así, hoy, yo quisiera, con gran fuerza y gran convicción, decir a todos vosotros, queridos jóvenes: ¡No tengáis miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el ciento por uno. Sí, abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo, y encontraréis la verdadera vida”. No tener miedo: apoyar la vocación de un hijo, de una hija, es una gracia, es un gesto de generosidad, es un acto de fe profunda. Es, sobre todo, ganar. Ganar porque el hijo sigue un camino maravilloso, y porque los padres lo tendrán más cerca de su corazón con las oraciones y con una vida entregada al servicio de la Iglesia y de la humanidad. ¿Hay algo más hermoso que puedan desear unos padres para ese hijo tan amado? Colaboración: Miriam Valdez García Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


Proyecto Misionero “PARA QUE EN ÉL TENGAN VIDA” Aparecida, 13-31 de mayo de 2007 2ª. Parte Los pueblos latinoamericanos y caribeños tienen derecho a una vida plena, propia de los hijos de Dios, con unas condiciones más humanas: libres de las amenazas del hambre y de toda forma de violencia. Para estos pueblos, sus pastores han de fomentar una cultura de la vida que permita, como decía SS Pablo VI, pasar de la miseria a la posesión de lo necesario, a la adquisición de la cultura... a la cooperación en el bien común... hasta el reconocimiento, por parte del hombre, de los valores supremos y de Dios, que de ellos es la fuente y el fin (Populorum progressio, 21). Este documento pontificio pone en evidencia que el desarrollo auténtico ha de ser integral, es decir, orientado a la promoción de todo el hombre y de todos los hombres (cf. n. 14), e invita a todos a suprimir las graves desigualdades sociales y las enormes diferencias en el acceso a los bienes. Estos pueblos anhelan, sobre todo, la plenitud de vida que Cristo nos ha traído: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn 10, 10). Con esta vida divina se desarrolla también en plenitud la existencia humana, en su dimensión personal, familiar, social y cultural.

Para formar al discípulo y sostener al misionero en su gran tarea, la Iglesia les ofrece, además del Pan A este respecto nos inspira e ilumina la de la Palabra, el Pan de la Eucaristía. página del Evangelio sobre los discípulos de Emaús. Cuando éstos se sientan a la mesa y reciben de Jesucristo el pan bendecido y partido, se les abren los ojos, descubren el rostro del Resucitado, sienten en su corazón que es verdad todo lo que Él ha dicho y hecho, y que ya ha iniciado la redención del mundo.

Cada domingo y cada Eucaristía es un encuentro personal con Cristo. Al escuchar la palabra divina, el corazón arde porque es Él quien la explica y proclama. Cuando en la Eucaristía se parte el pan, es a Él a quien se recibe personalmente. La Eucaristía es el alimento indispensable para la vida del discípulo y misionero de Cristo, la misa dominical, centro de la vida cristiana de aquí la necesidad de dar prioridad, en los programas pastorales, a la valorización de la misa dominical. Hemos de motivar a todos para que participen en ella activamente y, si es posible, mejor con la familia. La asistencia de los padres con sus hijos a la celebración eucarística dominical es una pedagogía eficaz para comunicar la fe y un estrecho vínculo que mantiene la unidad entre ellos. El domingo ha significado, a lo largo de la vida de la Iglesia, el momento privilegiado del encuentro de las comunidades con el Señor resucitado. Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


Es necesario que todos experimenten que no siguen a un personaje de la historia pasada, sino a Cristo vivo, presente en el hoy y el ahora de sus vidas. Él es el Viviente que camina a nuestro lado, descubriéndonos el sentido de los acontecimientos, del dolor y de la muerte, de la alegría y de la fiesta, entrando en nuestras casas y permaneciendo en ellas, alimentándonos con el Pan que da la vida. Por eso la celebración dominical de la Eucaristía ha de ser el centro de la vida cristiana.

El encuentro con Cristo en la Eucaristía suscita el compromiso de la evangelización y el impulso a la solidaridad; despierta en el cristiano el fuerte deseo de anunciar el Evangelio y testimoniarlo en la sociedad para que sea más justa y humana. De la Eucaristía ha brotado a lo largo de los siglos un inmenso caudal de caridad, de participación en las dificultades de los demás, de amor y de justicia. ¡Sólo de la Eucaristía brotará la civilización del amor, que transformará nuestro corazón, nuestra familia, nuestra comunidad, nuestro país, Latinoamérica y El Caribe para que, además de ser el continente de la esperanza, sea también ¡el continente del amor!

Que nuestra madre Santísima de Guadalupe en su V aparición, interceda por nosotros y que en cada Eucaristía sane nuestros corazones, nos muestre a su hijo y nos ayude a tener la fuerza para darlo a conocer a los demás.

Colaboración: Eduardo Rojo Nava Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


Recorrido Histórico de la Misión Las Misiones a través del tiempo en forma numérica Cuando empezamos con esta tarea de las misiones, nunca nos imaginamos la trascendencia que podría tener en nuestra vida personal, ni el efecto que podría tener en las comunidades que se visitan. Por esta razón considero que más que un dato estadístico que podríamos tener a través de los números, es sentir desde lo más profundo de nuestro ser qué tanto puede influir el llamado de Dios a anunciar su Palabra, sin embargo, volver la vista hacia atrás nos puede hacer reflexionar, que la evangelización es un proceso muy dinámico y se mueve en torno a diferentes factores externos e internos de la persona. Ser misionero implica vivir el evangelio para poder transmitirlo a los demás, una búsqueda de los valores cristianos y humanos para vivir una vida más digna y ayudar a los demás. Significa una preparación constante a través del estudio de los documentos más afines al objetivo que perseguimos y al que nos marca la Iglesia. Es como la savia que corre en las plantas o la sangre que circula por el organismo y que nos da vigor y energía. Si retrocedemos el tiempo, hace 7 años algunos de nuestros hijos eran pequeños y ahora empiezan a ser unos jóvenes decididos y vigorosos, y la semilla empieza a germinar, el constante proceso de llevar el evangelio y convivir con los más necesitados los vuelve más sensibles a las necesidades de los demás. El vivir una misión fortalece nuestro espíritu y revitaliza nuestra fe. El estar planeando todos los detalles de la misión, nos recuerda que la última palabra la tiene Dios y solo tenemos que tener un corazón dispuesto al servicio de los demás. Buscar los temas apropiados para cada misión ha sido siempre una tarea de nuestro Director Espiritual.

Dios nunca se equivoca y por eso nos motiva a evangelizar, pues en esta tarea lo veremos a través de las personas con quien nos encontremos. En las siguientes fotos muestran el cómo vamos caminando en la misión, como inicia y sigue continuando gracias a saber escuchar la fina voz de Dios.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


2006 2007

2008

2010

2009

2011

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


2012

MISIONEROS

a través de su palabra, nos regala sus dones y nos llama para ponerlos al servicio de los demás. 2006 2007 2008 2009 2010 2011 2012

Esta gráfica nos muestra el número de misioneros que hemos tenido a lo largo de 7 años. A lo largo de este tiempo no hemos sido menos de 30 y nuestro máximo se alcanzó en el 2009, quienes participan más activamente son jóvenes. Muchas de las veces, los misioneros quieren vivir la experiencia y no regresan por situaciones diversas, pero existen algunos que han permanecido en todos los años y quienes después de 2 años quieren vivir la experiencia otra vez. Normalmente nos fijamos metas a seguir, mas sin embargo la planeación debe estar sustentada en la oración y en tener esa confianza que es trabajo de Dios, Él nos guía

Lo que marca el entusiasmo y la alegría de la misión, es el encuentro personal que cada uno tiene, ya que las personas cambiamos, las comunidades también, y la cuestión de su fe se ve influenciada por la cantidad cada vez más grande de otras religiones que surgen a su alrededor y se establecen de una forma permanente. Nosotros como misioneros nos reunimos en torno a Semana Santa y de alguna manera se aviva la fe católica, pero definitivamente no es suficiente, falta darle continuidad porque las circunstancias muchas veces nos desbordan. La presencia de un misionero en una pequeña o grande comunidad, invita a quienes lo reciben a participar, al misionero lo reciben como una persona valiosa porque comparte su fe, acompaña en estos días tan importantes y sienten la esperanza de volver a reunirse, esto ocurre con muchos jóvenes y catequistas, se experimenta tangiblemente la presencia del Espíritu Santo.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


En muchas ocasiones hemos comentado, que más vale calidad que cantidad, pero es increíble que aunque nos fijemos un número de misioneros “Irán los que tienen que ir” y Dios los elige personalmente, sea a través del anuncio en el templo, por invitación personal, porque se siente la necesidad y se busca, por medios electrónicos, etc. Pero el ajuste final le corresponde a Dios, Él los elige y los llama a seguirlo como dice el Evangelio. Vivir la misión con el carisma de los Operarios, tiene un sello especial, aquí se entiende literalmente “la mies es mucha, los operarios pocos”, sin embargo debemos seguir insistiendo y motivando a más personas, pues es tarea de todo cristiano y siempre el bien que uno hace se nos revierte con creces, tenemos que dar un buen testimonio y buscar extender el reino de Dios. 30 25

2006 2007

20

2008

15

2009 10

2010

5

2011 2012

0 COMUNIDADES En relación con las comunidades, tenemos el conocimiento de que son 110, a lo largo de estos 7 años hemos visitado al menos 40 comunidades, el discernimiento sobre cuál de ellas se visita, depende directamente del párroco quien a lo largo del año y de acuerdo al trabajo con sus catequistas las elige, sea que tengan una necesidad específica o que el desee una evaluación por parte del misionero para corroborar la necesidad. En el año 2010, el Padre Juan Francisco Abonce vio la necesidad de formar una nueva comunidad “Nueva Rosita” y destinó a unos misioneros para que empezaran a bosquejar y le ayudaran a hacer una evaluación desde su perspectiva. Esta oportunidad de poder formar parte de crear una comunidad, fue algo extraordinario y demuestra una gran confianza del sacerdote, quien cree fielmente en el trabajo desempeñado por los misioneros. Ese mismo año después de 5 años, decide hacer la misión en la cabecera parroquial “El Edén”, con temas sobre el amor de Dios, el pecado y la conversión, para fortalecer a las familias y que se reconcilien entre ellas, al año siguiente trabaja temas sobre la familia y este último año decide trabajar el tema del Kerigma dividiendo a la cabecera por barrios.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10


Las comunidades más frecuentemente visitadas son las vecinas a la parroquia como Independencia, 5 de mayo, 26 de octubre, San Antonio, Cantón Chicharra, La Patria, Mario Souza, Zaragoza, Zaragocita, San Carlos, Santa Elena, Plan Esperanza, Horizonte, Unión, Porvenir, San José Reforma, algunas más alejadas como Altavista, El Naranjo, El Naranjito, Benito Juárez, Chiripa, Chespal, Toquiancito, Facción Mexiquito, Sta. Rosalía, Rancho Alegre, Manacal, Nueva Reforma, Génova, Galeras, El Refugio, Sinaí, y algunas más pequeñas anexas e ellas. La mayoría de las veces las comunidades más alejadas son visitadas por los sacerdotes o por los seminaristas, y por misioneros que consideramos más aptos por la lejanía. En el caso de última misión el Obispo de Tapachula Don Leopoldo, exhortó a los párrocos a fortalecer a su parroquia a través del Kerigma, se destinaron misioneros para llevar ese anuncio por barrios, el Sacerdote que nos acompaña Padre Pepe estuvo cubriendo 3 comunidades. Esta misión se vivió de manera diferente y probablemente tenga más frutos en las comunidades.

MISIONEROS COMUNIDADES SACERDOTES RELIGIOSAS SEMINARISTAS

2006 30 15 0 2 0

2007 41 15 0 0 1

2008 34 15 0 0 1

2009 60 28 1 3 1

2010 44 20 1 0 2

2011 42 18 1 0 1

2012 41 22 1 0 0

Otro factor importante es la presencia de los sacerdotes, religiosas y seminaristas, en el primer año tuvimos la alegría de ser acompañados por el Padre Esteban, estuvieron 2 religiosas operarias y varias religiosas de la orden de Cristo Crucificado de la ciudad de Tapachula. En el año 2009 que fue cuando tuvimos más número de misioneros, nos acompañó por 1ª. Vez nuestro director Espiritual, el Padre Pepe, un seminarista y 3 religiosas, esta fue una misión bastante completa porque se cubrieron mejor todos los requerimientos de la misión y se pudo tener una visión más completa, sustentando sobre todo la parte espiritual del grupo; en la última misión solo asistió un Sacerdote. Podríamos desmenuzar cada concepto de la misión y analizarlo detalladamente a través de los números, pero retomo lo que enuncié al principio, es mucho más importante ver la trascendencia que tiene en cada misionero el encuentro que tiene él mismo, y la autenticidad con que se transmite a los demás.

Colaboración: Silvia Tovar Zavala

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

10 º


Algo para compartir Redemptoris Missio Después de que hemos venido reflexionando sobre la Exhortación Apostólica, durante siete entregas, donde se nos hace la invitación para convertirnos en Evangelizadores, es importante adquirir un compromiso perpetuo y para siempre con Jesucristo. Tomando en cuenta que un compromiso a corto plazo no permite establecer una sólida firmeza a ninguna obra de cualquier clase que esta sea. Un compromiso a largo plazo da cierta seguridad y confianza a quien se compromete para siempre. Esta misión de Evangelización es retomada con todo vigor por el Papa Juan Pablo II en Redemptoris Missio (La Misión de Cristo Redentor) y porque el mismo Papa es el “Papa Peregrino” que sin medir peligros, esfuerzos, cansancio, fatiga y desgaste, dio todo por ello, es un gran testimonio por el que podemos tomar la decisión de ser en verdad miembros útiles de la Iglesia, la que al ser signo e instrumento de salvación, por esencia es misionera. “Siempre fiel” nos ha instituido Juan Pablo II. INTRODUCCION La Misión de Cristo Redentor nos impulsa a comprometernos con todas nuestras energías en el servicio de la Iglesia. Es el Espíritu Santo quien nos impulsa a anunciar las grandes obras de Dios. El impulso misionero pertenece, pues, a la naturaleza íntima de la vida cristiana e inspira también el ecumenismo: “Que todos sean uno…para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 17, 21 ) El presente documento se propone una finalidad interna: La renovación de la fe y de la vida cristiana. En efecto, la misión renueva la Iglesia, refuerza la fe y la identidad cristiana, da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones. ¡La fe se fortalece dándola! “Cristo Redentor, -nos dice el Papa- revela plenamente el hombre al mismo hombre. El hombre que quiere comprenderse hasta el fondo a sí mismo, debe acercarse a Cristo. La Redención llevada a cabo por medio de la cruz ha vuelto a dar definitivamente al hombre la dignidad y el sentido de su existencia en el mundo”

Colaboración: Irma Servín Silva

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

11 º


Experiencia Misionera Chiapas 2011: Conso ¿Cómo agradecerle al Señor todo el bien que me ha hecho? Este mensaje del Señor Jesús entró hace mucho tiempo en mi corazón,

a pesar de realizar pequeños apostolados como: visitas al tutelar de

menores, propagación del Santo Rosario, visita a enfermos, etc. En el apostolado de la Legión de María Dios nuestro Señor me ha permitido trabajar y aportar un granito de arena para su reino; y luego me llama a formar parte del grupo misionero de los Operarios del Reino de Cristo de nuestro querido padre Pepe. En las diferentes ocasiones (4), que el Señor me ha permitido asistir a esas bellas comunidades que tiene Chiapas, cada una tiene sus características especiales como todo, todo lo que nos da el Señor. En la comunidad de Zaragocita a la que fuimos enviadas Gloria y yo en el 2011, las dos traíamos en el corazón el deseo y la disposición de servirle y dejar una semillita en esta comunidad. Tuvimos el honor de ser hospedadas por el Señor Rubén y la Señora Valentina, con 6 hijos, es una familia que a pesar de las carencias y dificultades todos estudian y trabajan sus tierras, muy de mañana los dos hijos mayores toman su machete y salen a trabajar, cada uno de ellos tiene sus deberes, hasta el bebé (darnos besos). Zaragocita es una comunidad con muchas carencias, ninguna familia tiene gas, en todas las casas solo tienen fogón, a una distancia más o menos de kilometro y medio es a donde puede llegar un auto; algunos días se va la luz y a veces no hay veladoras como nos pasó a nosotras. Pero todo esto yo lo disfruto muchísimo, porque el Señor me permite conocer de toda la variedad de flores silvestres que tal parece las pone en nuestro camino como un premio o una caricia por nuestra estancia allá. La dicha y felicidad más grande de mi vida siempre será el haber participado en la misión Chiapas, porque es compartir la palabra de Dios, la Fe, la Esperanza y la Caridad con mis hermanos chiapanecos.

Colaboración: Ma. Estela Ruiz Rivera

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

12 º


Avisos

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

13 º


Entretenimiento La asamblea de las Semillas Hace muchos, muchos años, las semillas celebraron su asamblea general extraordinaria con un único punto en el orden del día: qué hacer para aumentar la población. En efecto, tras varias incursiones devastadoras de ratones la cantidad de semillas había disminuido alarmantemente. Después de un largo debate, la tarea parecía clara: que una semilla se dejase caer en tierra para dar fruto y producir otras muchísimas semillas. Ahora ya sólo faltaba elegir a una semilla para esa misión... Unas miraban a otras se hacían las dormidas, otras miraban a sus vecinas... Tras un tenso silencio La Semilla Sabia dijo que ella no podía ofrecerse porque tenía un rol muy importante y que era insustituible. La Semilla Anciana dijo que estaba ya muy mayor y produciría semillas demasiado débiles. La Semilla Deportista declinó la invitación con el argumento de que un futuro de éxitos le esperaba, y lo mismo dijo la Semilla Cantante. La Semilla Periodista no podía dejar de informar sobre el resultado de la asamblea, y la Semilla Secretaria tenía que pasar a limpio las actas... Fue una cadena interminable de negativas. Sólo hubo una semilla que no habló: la Semilla Sordomuda. ¡Claro! ¿Cómo no se les había ocurrido antes? Esta semilla no había entendido nada de lo que allí pasaba, y tampoco podía oponerse, así que sus compañeras la apresaron y la enterraron. Cuando ya, satisfechas, las semillas iban a dispersarse... ¡horror! aparecieron los ratones y las devoraron a todas. ¿Historia terminada? No. Al tercer día la semilla enterrada germinó y poco a poco fue creciendo hasta dar fruto y muchísimas semillas de todas las especies que repoblaron otra vez la tierra. Por eso hoy ni las semillas ni las plantas hablan, porque provienen de la Semilla Sordomuda, y no dudan en enterrarse para dar fruto, porque saben que sólo pueden dar nueva vida cuando pasan por la tierra

Colaboración: Miriam Valdez García Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

14 º


Directorio

Agenda Seglar CORC

Director Espiritual: Pbro. José Sánchez Ramírez C.O.R.C. Querétaro, Qro. Teléfono: (442) 213 48 69 Correo electrónico:

Abril-Mayo 2012

seglarescorc@hotmail.com

Intención Misional Para que Cristo resucitado sea signo de segura esperanza para los hombres y mujeres del Continente africano.

FFeecchhaa 14 28 29

4 10 La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente es enojona, si yo soy enojón; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido. La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí. "El que quiera ser amado, que ame".

EEvveennttoo REUNIÓN POST-MISIÓN DIA DEL NIÑO EUCARISTÍA 49 JORNADA MUNDIAL DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES MI ENCUENTRO MISIONERO DIA DE LAS MADRES

LLuuggaarr Templo de la Santísima Trinidad Mujeres Independientes Templo de la Santísima Trinidad

HHoorraarriioo 6:00 PM 4:00PM 12:00

Templo de la 7:30 pm Santísima Trinidad FELICIDADES A TODAS LAS MAMÁS PRINCIPALMENTE A NUESTRA MADRE DEL CIELO 13 de mayo a las 9:00 am en la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús en Mujeres Independientes se ofrecerá la Eucaristía por todas Vivas o difuntas.

Reunión del Grupo Misionero Miércoles de 6:30 a 7:45 pm

“Padre venga a nosotros tu Reino, Por Cristo, con Él y en él”…

Colaboración: Miriam Valdez García

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 10

15 º


Por Cristo, con Él y en Él