Issuu on Google+

GRUPO MISIONERO: “PADRE ENRIQUE AMEZCUA MEDINA”

Por Cristo, con Él y en Él… Boletín No. 16

Contenido  Editorial •Proyecto Misionero o Lugares de encuentro con Jesucristo  Recorrido Histórico de la Misión o Buscando nuestras raíces.  Algo para Compartir o Redemptoris MissioParte VI  Experiencia Misionera o Hermanas Misioneras Marianas  Entretenimiento o Aun no es tiempo  Invitación  Agenda

2012 Colaboradores Pbro. José Sánchez Ramírez C.O.R.C. Silvia Tovar Zavala Miriam Valdez García Irma Servín Silva Eduardo Rojo Nava Ma. Estela Ruiz Rivera

CORC

OCTUBRE 2012


Por Cristo, con Él y en Él… Contenido “Por Cristo, con Él y en Él, a Ti, Dios Padre Omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria”

Editorial

• Editorial • Especial • Proyecto Misionero  Recorrido Histórico de la Misión  Algo para Compartir  Experiencia Misionera  Entretenimiento  Invitación  Agenda

Happy holidays from our family to yours!

Año de la Fe

El 11 de octubre pasado, al celebrar el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica y ante la profunda descristianización de nuestro ambiente por la tibieza de la fe de los cristianos católicos, el Papa Benedicto XVI dio inicio a un año de la fe. Culminará en la solemnidad de Cristo Rey del Universo del año próximo. ¿Qué nos dice a nosotros los operarios seglares? Nos dice que esta Obra nació a instancias de este Concilio y que por lo tanto, debemos conocerlo. Que hemos de proclamar nuestra fe como un compromiso personal pero también para que otros puedas conocer mejor a Cristo y seguirlo, cumpliendo con nuestro ser misioneros. Nos dice que Cristo es el Rey del Universo y que los operarios deben colaborar para que así sea reconocido por todos. En definitiva, nos dice que este año de la fe a nosotros nos da de lleno y que hemos de propiciar vivirlo con intensidad. Vamos a poner los medios para que así sea, sabiendo que no basta con que creamos sino que al proclamarlo nos comprometamos a darlo a conocer. No podemos estar pasivos. Escuchamos al ángel que nos dice: ¡Operarios que hacen parados mirando al cielo, vayan a anunciarlo a los demás!.

Dios los Bendiga.

P. José Sánchez Ramírez. Director Espiritual

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


Proyecto Misionero Lugares de encuentro con Jesucristo

250. Encontramos, también a Jesucristo, de modo admirable, en la Sagrada Liturgia. Al vivirla, celebrando el misterio pascual, los discípulos de Cristo penetran más en los misterios del Reino y expresan de modo sacramental su vocación de discípulos y misioneros. La Constitución sobre la Sagrada Liturgia del Vaticano II nos muestra el lugar y la función de la liturgia en el seguimiento de Cristo, en la acción misionera de los cristianos, en la vida nueva en Cristo, y en la vida de nuestros pueblos en Él. 143

251. La Eucaristía es el lugar privilegiado del encuentro del discípulo con Jesucristo. Con este Sacramento, Jesús nos atrae hacia sí y nos hace entrar en su dinamismo hacia Dios y hacia el prójimo. Hay un estrecho vínculo entre las tres dimensiones de la vocación cristiana: creer, celebrar y vivir el misterio de Jesucristo, de tal modo que la existencia cristiana adquiera verdaderamente una forma eucarística. En cada Eucaristía, los cristianos celebran y asumen el misterio pascual, participando en él. Por tanto, los fieles deben vivir su fe en la centralidad del misterio pascual de Cristo a través de la Eucaristía, de modo que toda su vida sea cada vez más vida eucarística.

La Eucaristía, fuente inagotable de la vocación cristiana es, al mismo tiempo, fuente inextinguible del impulso misionero. Allí, el Espíritu Santo fortalece la identidad del discípulo y despierta en él la decidida voluntad de anunciar con audacia a los demás lo que ha escuchado y vivido. 252. Se entiende, así, la gran importancia del precepto dominical, del “vivir según el domingo”, como una necesidad interior del creyente, de la familia cristiana, de la comunidad parroquial. Sin una participación activa en la celebración eucarística dominical y en las fiestas de precepto, no habrá un discípulo misionero maduro. Cada gran reforma en la Iglesia está vinculada al redescubrimiento de la fe en la Eucaristía 144.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


Es importante, por esto, promover la “pastoral del domingo” y darle “prioridad en los programas pastorales”145, para un nuevo impulso en la evangelización del pueblo de Dios en el Continente latinoamericano. 253. A las miles de comunidades con sus millones de miembros que no tienen la oportunidad de participar de la Eucaristía dominical, queremos decirles, con profundo afecto pastoral, que también ellas pueden y deben vivir “según el domingo”. Ellas pueden alimentar su ya admirable espíritu misionero participando de la “celebración dominical de la Palabra”, que hace presente el Misterio Pascual en el amor que congrega (cf. 1 Jn 3, 14), en la Palabra acogida (cf. Jn 5, 24-25) y en la oración comunitaria (cf. Mt 18, 20). Sin duda, los fieles deben anhelar la participación plena en la Eucaristía dominical, por lo cual también los alentamos a orar por las vocaciones sacerdotales. 254. El sacramento de la reconciliación es el lugar donde el pecador experimenta de manera singular el encuentro con Jesucristo, quien se compadece de nosotros y nos da el don de su perdón misericordioso, nos hace sentir que el amor es más fuerte que el pecado cometido, nos libera de cuanto nos impide permanecer en su amor, y nos devuelve la alegría y el entusiasmo de anunciarlo a los demás con corazón abierto y generoso. 255. La oración personal y comunitaria es el lugar donde el discípulo, alimentado por la Palabra y la Eucaristía, cultiva una relación de profunda amistad con Jesucristo y procura asumir la voluntad del Padre. La oración diaria es un signo del primado de la gracia en el itinerario del discípulo misionero. Por eso, “es necesario aprender a orar, volviendo siempre de nuevo a aprender este arte de los labios del Maestro”146

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


256. Jesús está presente en medio de una comunidad viva en la fe y en el amor fraterno. Allí Él cumple su promesa: “Donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18, 20). Está en todos los discípulos que procuran hacer suya la existencia de Jesús, y vivir su propia vida escondida en la vida de Cristo (cf. Col 3, 3). Ellos experimentan la fuerza de su resurrección hasta identificarse profundamente con Él: “Ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gal. 2, 20). Está en los Pastores, que representan a Cristo mismo (cf. Mt 10, 40; Lc 10, 16). Los Obispos han sucedido, por institución divina, a los Apóstoles como Pastores de la Iglesia, de modo que quien los escucha, escucha a Cristo, y quien los desprecia, desprecia a Cristo y a quien le envío (Lumen Gentium,20). Está en los que dan testimonio de lucha por la justicia, por la paz y por el bien común, algunas veces llegando a entregar la propia vida, en todos los acontecimientos de la vida de nuestros pueblos, que nos invitan a buscar un mundo más justo y más fraterno, en toda realidad humana, cuyos límites a veces nos duelen y agobian. 257. También lo encontramos de un modo especial en los pobres, afligidos y enfermos (cf. Mt 25, 37-40), que reclaman nuestro compromiso y nos dan testimonio de fe, paciencia en el sufrimiento y constante lucha para seguir viviendo. ¡Cuántas veces los pobres y los que sufren realmente nos evangelizan! En el reconocimiento de esta presencia y cercanía, y en la defensa de los derechos de los excluidos se juega la fidelidad de la Iglesia a Jesucristo147. El encuentro con Jesucristo en los pobres es una dimensión constitutiva de nuestra fe en Jesucristo. De la contemplación de su rostro sufriente en ellos148 y del encuentro con Él en los afligidos y marginados, cuya inmensa dignidad Él mismo nos revela, surge nuestra opción por ellos. La misma adhesión a Jesucristo es la que nos hace amigos de los pobres y solidarios con su destino

Colaboración: Eduardo Rojo Nava Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


Recorrido Histórico de la Misión Misión permanente: Buscando nuestra raíces, una peregrinación a Tulpetlac, Edo. de México. Cuando empezamos a introducirnos en una misión y queremos ser parte de este movimiento seglar, es importante ir al lugar de los hechos, buscar sus raíces y sumergirnos en el pensamiento de quienes Dios con toda su omnipotencia ilumina a quien elige para llevar a cabo una misión importante y pueda así ayudar a extender su reino, este fue el fin de esta peregrinación, empezaré con una muy breve biografía y descubriremos sus pensamientos, ilusiones, esperanzas a través de muchas personas que estuvieron cerca de él y nos comunican con mucho cariño lo que aprendieron de él. El Padre Enrique Amezcua nació en Colima el 11 de diciembre de 1918 . Tuvo un encuentro providencial cuando tenía 9 años con el joven Cristero José Luis Sánchez del Río, ahora Beato José Sánchez del Río, y fue quien le comentó a su corta edad de 14 años, que El tendría una gran misión y sería Sacerdote. Se formó como Sacerdote Diocesano en Tacámbaro, tuvo contacto en Tierra Santa con Fray Pedro de la Inmaculada, quien le ayudó a discernir un poco acerca de la Misión que iba a desarrollar. Cuando llega al Edo. de México, se hace cargo de la Parroquia de Cristo Rey, la cual estaba muy abandonada y es donde comienza su lucha por formar una Orden de Sacerdotes diferentes, Sacerdotes según el Corazón de Cristo, de naturaleza fielmente misionera, su objetivo llegar a lugares donde los necesite y su meta extender el Reino de Cristo. Estos datos los conocimos a través de los Sacerdotes y del Testimonio que El mismo escribió. Pero era preciso llegar a aquel lugar en el cual nace una Gran Confraternidad y a la cual hemos sido llamados a pertenecer. El pasado 26 de Octubre de 2010, por ser la fecha más cercana al aniversario del fallecimiento del Padre Enrique Amezcua, fundador de la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo, que es el 28 de Octubre del año 1992, realizamos una peregrinación a Tulpetlac, Edo. de México, hacia la Quinta Aparición en donde se Encuentra la Virgen de Guadalupe Salud de los Enfermos.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


El motivo primordial de la peregrinación fue conocer las raíces de la Confraternidad, escuchando de viva voz de aquellas personas que estuvieron muy de cerca al Padre Enrique Amezcua, lo que comúnmente conocemos como tradición oral, y saber cómo era realmente, cuáles eran sus más grandes anhelos, sus aspiraciones, sus compromisos hacia las personas, sus pesares, etc., y estar físicamente en este lugar sagrado, de donde este ejemplar Sacerdote luchó incansablemente para fundar una Orden Sacerdotal que emanara del costado del Cordero Inmolado. Llegamos aproximadamente a las 10:30 am a la Parroquia de Cristo Rey, nos recibió el Padre Víctor y nos dio una introducción, del por qué en esa Parroquia se tenía un pequeño museo, en donde se encontraban muchas reliquias del Padre Enrique Amezcua. Nos platicó lo generoso que era con los seminaristas y que a pesar de que El tenía que ver por el Seminario, nunca descuidó los compromisos que había adquirido con anterioridad. Nos relató el hecho de que al quitar una imagen de la Virgen de Guadalupe salieron infinidad de mariposas y ello lo asocia a un acontecimiento a que precisamente ahí era un lugar sagrado. El museo está ubicado a un costado de la Sacristía de la Parroquia de Cristo Rey, normalmente se prepara en fechas posteriores, con motivo de la fiesta de Cristo Rey, pero en esta ocasión como se les había avisado que íbamos a peregrinar un grupo de Seglares la Señora encargada de la librería, lo preparó con mucho cariño para acogernos. En el museo se encuentran libros que usó personalmente el P. Enrique, fotos de los primeros seminaristas y de acontecimientos importantes como la coronación pontificia de la Virgen de Guadalupe, casullas, documentos importantes, algunos vasos sagrados, etc. Se respira el cariño con que esta persona lo prepara.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


Después pasamos a una capilla de la Parroquia ubicada en la parte izquierda, el Padre Bernardo y el Padre Eduardo nos platicaron su testimonio de cómo sintieron el llamado al Sacerdocio. Cabe mencionar que ellos son hermanos y es extraordinario saber, que justamente ahí ellos desconocían detalles en su formación y trayectoria en sintonía con el P. Enrique. El Padre Bernardo fue conducido mediante la oración y el padre Eduardo, sin que El mismo se diera cuenta por su participación en las estudiantinas, de las cuales el Padre Enrique disfrutaba. El Padre Bernardo nos comentó que el padre Enrique, cuando le dijeron que quien se hiciera cargo de esa Parroquia, tendría un gran reto, El aceptó gustoso esa misión, sin importar sacrificios. Junto con ellos, el Chofis (Sr. Manuel así apodado por el P. Enrique), quien fue su chofer que lo acompañó durante sus últimos 40 años. Nos platicó como era como persona, y que normalmente cuando viajaban su oración predilecta era el Santo Rosario, que siempre llevaba una estampita en su saco, y que generalmente durante todo el viaje hacia consecutivo el rezo. El Chofis lo considera un santo y fue quien conoció todos sus estados de ánimo, le dolía la injusticia y luchaba incansablemente por ver realizados todos sus proyectos. Nos platica era un Gran Sacerdote, que estaba constantemente orando, pero nunca descuidaba sus compromisos. El P. Enrique, una vez que fortaleció a la Parroquia en todos los sentidos, visitó el Santuario de la Quinta Aparición, lugar donde la Virgen de Guadalupe se apareció a Bernardino, y le hizo el milagro que había prometido a Juan Diego. Juan Diego era originario de ese lugar, Tulpetlac donde se teje el tule. El Santuario tiene como imagen principal a la Quinta Aparición. El Padre Bernardo nos explicó con detalle el Acontecimiento Guadalupano, y de ahí el significado de Guadalupe, que quiere decir Río de Luz, según algunas traducciones y el día en que fue coronada la imagen, apareció un rayo de luz sobre la misma.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


Es sorprendente saber que en esa región hay muchas Congregaciones Religiosas, y sin embargo es un lugar difícil para vivir, y en medio de ellas está ubicado el Santuario. Nos preguntaríamos el por qué se han dado así las cosas, seguramente porque Dios y la Virgen María llegan precisamente a lugares necesitados, así como su palabra y sus milagros siempre estuvieron presentes en donde más se necesitaban. Y porque una Congregación de Sacerdotes debe estar siempre socorrida por la oración, es por eso que está en medio de muchas Congregaciones Contemplativas. Pero, quién fue ese gran Sacerdote y esa gran Persona, que quiso vivir intensamente su misión y dejar en el regazo de la Virgen de Guadalupe a esta Confraternidad? De acuerdo a los testimonios del P. Víctor, el P. Bernardo, el P. Eduardo y el Chofis, llamado así al chofer particular del Padre Enrique, fue una persona con carácter firme y recio, de corazón noble, que poseía una gran sencillez y humildad, generoso con su tiempo, dispuesto siempre a ayudar, de grandes proyectos donde se sentía esa gran energía de quien está cerca de Dios, amante de la Virgen María en su advocación de Guadalupe, trabajador incansable por extender el Reino de Dios, devoto del rezo del Santo Rosario, alegre y con una gran visión. Que buscaba en cada acontecimiento importante los signos visibles y sensibles que dieran respuesta a su fe. Algo muy significativo es que sus restos yacen al pie del Santuario de la Quinta Aparición, en el último escalón pues él comentaba quiso ser el paso para que muchas personas se acercaran a la Virgen María y creyeran en Dios.

Colaboración: Silvia Tovar Zavala

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16


En sus últimos cinco años de vida, ya enfermo e imposibilitado de caminar, fue atendido por unas hermanas religiosas: Madres Guadalupanas de la Reparación Eucarística y la Orden de las Siervas Guadalupanas de Cristo Sacerdote, pero los seminaristas y sacerdotes que acudían a verlo y a platicarles algún detalle importante, su respuesta era siempre una lágrima, señal de que él entendía lo que ellos le comunicaban, señal de amistad, amor y fraternidad, la cual siempre predicó con su ejemplo. Estuvimos en donde fue propiamente su casa, su habitación y el patio donde recibía las serenatas dadas por las estudiantinas durante su fiesta de cumpleaños. El lugar donde fue su habitación es ahora la Sacristía de la Parroquia. El pisar esos lugar da una sensación de bienestar, pues considerando su origen los consideramos sagrados. Tuvimos una Celebración Eucarística en el Santuario de la Quinta Aparición, presidida por el Padre Pepe. Ahí mismo después de la celebración, un señor que se encontraba en la Parroquia nos leyó algunos poemas a la Virgen de Guadalupe y nos obsequió unas estampas. Y finalmente tuvimos una comida y convivencia en la Casa General. Fue una peregrinación muy enriquecedora. Asistimos el Padre Pepe, Lupita, Yaya, Pepe, Ame, el Dr. Víctor Pedraza, Rosalba, Oscarín, Yedani, Ángel, Avelina, Chivis, Edgar, Juan Pablo, Daniel, Carmelita, Oscar y Silvia. Tener la dicha de conocer a este gran Sacerdote es una gran delicia, es tocar las raíces de su gran obra, obra cimentada con amor, con esfuerzo y con trabajo, que nos hace sentirnos parte de su familia, podríamos decir con toda humildad…. creemos que se cumplió el objetivo de esta peregrinación. ¡Gracias Padre Enrique por la Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo, tiene una gran espiritualidad, y queremos vivirla!

Colaboración: Silvia Tovar Zavala

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

10 º


Algo para compartir CARTA ENCICLICA REDEMPTORIS MISSIO DEL BEATO JUAN PABLO II PARTE VI RESPONSABLES Y AGENTES DE LA PASTORAL MISIONERA No se da testimonio sin testigos, como no existe misión sin misioneros. Los Doce son los primeros agentes de la misión universal; constituyen un “sujeto colegial” de la misión, al haber sido escogidos por Jesús para estar con él y ser enviados. Lo que se hizo al principio del cristianismo para la misión universal, también sigue siendo válido y urgente hoy. La Iglesia es misionera por su propia naturaleza, ya que el mandato de Cristo contingente y externo, sino que alcanza al corazón mismo de la Iglesia. Por esto, toda la Iglesia y cada Iglesia es enviada a las gentes. LOS PRIMEROS RESPONSABLES DE LA ACTIVIDAD MISIONERA Así como el Señor resucitado confirió al Colegio apostólico encabezado por Pedro el mandato de la misión universal, así esta responsabilidad incumbe al Colegio episcopal encabezado por el Sucesor de Pedro. Los Obispos son directamente responsables, junto con el Pontífice de la evangelización del mundo. El Concilio Vaticano II dice al respecto: “El cuidado de anunciar el Evangelio pertenece al Cuerpo de los Pastores, ya que a todos ellos, en común, dio Cristo el mandato”.

MISIONEROS E INSTITUTOS “AD GENTES” Aunque a todo discípulo de Cristo incumbe la tarea de propagar la fe según su condición, Cristo Señor, de entre los discípulos, llama siempre a los que quiere, para que lo acompañen y para enviarlos a predicar a las gentes. Por lo cual, por medio del Espíritu Santo, que distribuye los carismas según quiere para común utilidad, inspira la vocación misionera en el corazón de cada uno.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

11 º


Se trata, pues, de una “vocación especial”, que tiene como modelo la de los Apóstoles: se manifiesta en el compromiso total al servicio de la evangelización; se trata de una entrega que abarca a toda persona y toda la vida del misionero, exigiendo de él una donación sin límites de fuerzas y de tiempo. Los misioneros deben meditar siempre sobre la correspondencia que requiere el don recibido por ellos y ponerse al día en lo relativo a su formación doctrinal y apostólica. SACERDOTES DIOCESANOS PARA LA MISION UNIVERSAL El don espiritual que los presbíteros recibieron en la ordenación no los prepara a una misión limitada y restringida, sino a la misión universal y amplísima de salvación “hasta los confines de la tierra”, pues cualquier ministerio sacerdotal participa de la misma amplitud universal de la misión confiada por Cristo a los Apóstoles. Todos los sacerdotes deben de tener corazón y mentalidad misioneros, estar abiertos a las necesidades de la Iglesia y del mundo, atentos a los más alejados y, sobre todo, a los grupos no cristianos del propio ambiente. Que en la oración y, particularmente, en el sacrificio eucarístico sientan la solicitud de toda la Iglesia por la humanidad entera. El Señor les confía no sólo el cuidado pastoral de la comunidad cristiana, sino también y sobre todo la evangelización de sus compatriotas que no forman parte de su grey. Los sacerdotes “no dejarán además de estar concretamente disponibles al Espíritu Santo y al Obispo, para ser enviados a predicar el Evangelio más allá de los confines del propio país.

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

12 º


TODOS LOS LAICOS SON MISIONEROS EN VIRTUD DEL BAUTISMO La participación de los laicos en la expansión de la fe aparece claramente, desde los primeros tiempos del cristianismo, por obra de los fieles y familias, y también de toda la comunidad. La necesidad de que todos los fieles compartan tal responsabilidad no es dolo cuestión de eficacia apostólica, sino de un deber-derecho basado en la dignidad bautismal, por lo cual “los fieles laicos participan, según el modo que les es propio, en el tripe oficio -sacerdotal, profético y real- de Jesucristo” LA OBRA DE LOS CATEQUISTAS Y LA VARIEDAD DE LOS MINISTERIOS Entre los laicos que se hacen evangelizadores se encuentran en primera línea los catequistas. También hay que recordar las demás formas de servicio a la vida de la Iglesia y a la misión, así como otros agentes: animadores de la oración, del canto y de la liturgia; responsables de comunidades eclesiales de base y de grupos bíblicos; encargados de las obras caritativas; administradores de los bienes de la Iglesia; dirigentes de los diversos grupos y asociaciones apostólicas. Todos los fieles laicos deben dedicar a la Iglesia parte de su tiempo, viviendo con coherencia la propia fe. Los responsables y los agentes de la pastoral misionera deben sentirse unidos en la comunión que caracteriza al Cuerpo místico. Por ello Cristo pidió en la última cena: “Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado”.

Colaboración: Irma Servín Silva Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

13 º


Experiencia Misionera Experiencia misionera hermanas misioneras Marianas

Me gusta mucho ir de misiones porque aprendo mucho de las personas, este año aprendí de la generosidad de la gente de ese pueblo, tiempo, dinero, cosas materiales, todo puesto al servicio de los hermanos y del Señor. Juana Lara García Novicia Misionera Mariana

Quiero compartirte mi experiencia de misiones, tuve una experiencia de Dios a través Don Nico, es una persona de 85 años que sufrido mucho durante toda su vida: primero se rompió una pierna, después perdió un ojo, luego sufrió una embolia y está muy mal de sus pies; pero a pesar de todo eso él ya estaba listo para su encuentro con Jesús. Para mí esto fue un milagro, pues Dios siempre escucha los corazones afligidos. Leticia Rodríguez Rodríguez Novicia Misionera Mariana

En mi experiencia de misiones me pude dar cuenta de la necesidad de conocer a Dios, las personas necesitan de alguien que las motive a participar. Son personas a las que nadie les habla de Dios, necesitan que alguien les dé una palabra de aliento para su vida de espiritualidad, a cambio uno puede descubrir a Dios plenamente a través de los más pobres y necesitados de comprensión y de cariño. Narcisa Jaimes Benitez Novicia Misionera Mariana Colaboración: Ma. Estela Ruiz Rivera Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

14 º


Invitación

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

15 º


Entretenimiento

33

Aguanta un poco mas Eclesiástico 33:13

Como la arcilla del alfarero está en su mano, - y todos sus caminos en su voluntad, así los hombres en la mano de su Hacedor. Se cuenta que en Inglaterra había una pareja que gustaba de visitar las pequeñas tiendas del centro de Londres. Al entrar en una de ellas se quedaron prendados de una hermosa tacita. "¿Me permite ver esa taza?" preguntó la señora, "¡nunca he visto nada tan fino!"

En las manos de laenseñora, la taza comenzó contar su historia: "Usted Después me puso un horno. ¡Nunca habíaa sentido tanto calor!.... toqué a la puerta del horno y a debe de saber que yo pude no siempre he sido tazaque que está través la ventanilla leer los labios de milaamo meusted decían: ..." sosteniendo. Hacemás, mucho tiempo solo un poco de barro. Pero un Aguanta un poco todavía noyo es era tiempo." artesano me tomó entre sus manos y me fue dando forma. Llegó el momento meladesesperé y le grité: "¡Por ya déjeme en Pero, apenas me había Cuando alenfinque abrió puerta, mi artesano me favor, puso en un estante. paz...!" Pero me mi amo sólo me sonrió ya me unacabó poco más, refrescado, comenzó a raspar, lijar.dijo: No ..."Aguanta se cómo no conmigo. Me daba vueltas, me todavía no tiempo" miraba de es arriba a abajo. Por último me aplicó meticulosamente varias pinturas...Sentía que me ahogaba... "Por favor déjame en paz", le gritaba a mi artesano; pero él sólo me decía:..."Aguanta un poco más, todavía no es tiempo." Al fin, cuando pensé que había terminado aquello, me metió en otro horno, mucho más caliente que el primero. Ahora si pensé que terminaba con mi vida. Le rogué y le imploré a mi artesano que me respetara, que me sacara, que si se había vuelto loco. Grité, lloré; pero mi artesano sólo me decía: "Aguanta un poco más, todavía no es tiempo." Me pregunté entonces si había esperanza... si lograría sobrevivir aquellos tratos y abandonos. Pero por alguna razón aguanté todo aquello. Fue entonces que se abrió la puerta y mi artesano me tomó cariñosamente y me llevó a un lugar muy diferente. Era precioso. Allí todas las tazas eran maravillosas, verdaderas obras de arte, resplandecían como solo ocurre en los sueños. No pasó mucho tiempo cuando descubrí que estaba en una fina tienda y ante mi había un espejo. Una de esas maravillas era yo. ¡No podía creerlo! ¡Esa no podía ser yo! Mi artesano entonces me dijo: "Yo se que sufriste al ser moldeada por mis manos, mira tú hermosa figura. Sé que pasaste terribles calores, pero ahora observa tu sólida consistencia, se que sufriste con las raspadas y pulidas, pero mira ahora la finura de tu presencia... y la pintura te provocaba nausea, pero contempla ahora tu hermosura.. y, ¿si te hubiera dejado como estabas?

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

16 º


¡"Ahora eres una obra terminada! ¡Lo que imaginé cuando te comencé a formar!". Querido hermano que lees, Eres una tacita en las manos del mejor alfarero: Dios. Confíate en sus amorosas manos aunque muchas veces no comprendas por qué permite tu sufrimiento.

AGUANTA UN POCO MÁS Y SERÁS EL HIJO QUE ÉL SOÑÓ PARA TODA LA ETERNIDAD

Colaboración: Miriam Valdez García

Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

17 º


Directorio

Agenda Seglar CORC

Director Espiritual: Pbro. José Sánchez Ramírez C.O.R.C. Querétaro, Qro. Teléfono: (442) 213 48 69 Correo electrónico: seglarescorc@hotmail.com

Intención Misional

Fecha

Evento

Lugar

Horario

Para que la celebración de la Jornada Misionera Mundial sea ocasión de un renovado empeño misionero.

05 octubre

Mi encuentro Misionero “Aquí estoy Señor, envíame”

Templo de la Santísima Trinidad en arboledas

7:30 pm

13 octubre

Rosario peregrinación

Mujeres Independientes

5:00 pm

"Acompaña, oh Señor, a tus misioneros en las tierras por evangelizar; pon las palabras justas en sus labios, haz fructífero su trabajo". Que la Virgen María, Madre de la Iglesia y Estrella de la Evangelización, acompañe a todos los misioneros del Evangelio.

21 octubre

DOMUND “LA FE, UN DON PARA COMPARTIR”

Mujeres Independientes

9:00 am

28 octubre

20 ANIVERSARIO LUCTUOSO Misa y exposición de la Vida del P. Enrique Amezcua Medina Fundador CORC “Levantaré el Cáliz de Salvación e invocaré su nombre”

Casa Pater Noster

12:00 hrs.

sa

Beato John Henry Newman

¡Padre venga a nosotros tu Reino, por Cristo, con Él y en Él! Colaboración: Miriam Valdez García Grupo misionero: “Padre Enrique Amezcua Medina” 2012 Volumen 1, número 16

18 º


Por Cristo con Él y en Él