Issuu on Google+

Édgar Omar Avilés Maestro en Filosofía de la Cultura. Autor de algunos libros de cuentos como Cabalgata en Duermevela (Tierra Adentro, 2011. Premio Nacional de Cuento Joven “Comala” 2011); Luna Cinema (Tierra Adentro, 2010. Premio Nacional de Cuento de Bellas Artes “San Luís Potosí” 2008); Embrujadero (Secretaría de Cultura de Michoacán, 2010. Premio Michoacán de Cuento “Xavier Vargas Pardo” 2010).

Las entrañas de las legiones

… Y es que yo creo, doctor, que el tal Bukowski ha hecho mucho daño. Nomás de pensarlo me da coraje: un borrachote que vivió hasta los 73 años y que no se murió de borracho, y que escribió como 50 libros, y que dice que escribió su primer poema a los 35 años, y que además era buen escritor. Imagínese: miles, legiones de pendejos justificando sus vicios con la idea de que toman vuelo en eso de la bohemia para escribir a los 35 años como Bukowski. Así era mi papá, aunque ya tenía como 40. Yo sólo lo veía muy de vez en cuando, el día que le daba la culpa y venía a visitarme, pero cuidando que mi mamá no lo viera para que no le echara a la policía. Yo le contaba cómo me iba en la escuela y que me hubiera gustado tener un papá de verdad; él me hablaba del tal Bukowski y de la novela que según él escribía desde hacía mucho años, algo sobre una princesa negra, pero no tenía ni una página escrita, puras servilletas rayoneadas —así concluye la última entrevista que te faltaba, luego le pides a Rubén que convenza a su madre de que vaya a reconocer el cuerpo a la morgue del hospital municipal. Cuando llega la noche, la destinas a releer la novela. Si tus padres no te hubieran obligado a ser médico, hubieras elegido ser escritor. No serías un profesionista reconocido y seguramente te estarías muriendo de hambre. Quizás no tenías talento, o quizás sí. Ya no vale la pena despejar dudas. Pero por respeto a lo que una vez consideraste sagrado buscarás que se publique El Fragor de las Batallas, la novela de Marco Aguilera. Sientes el peso del cuchillo para autopsias. Colocas la punta en un costado del vientre desnudo. Con la maestría que siempre te ha caracterizado, de un solo tajo cortas todo el espesor de la piel y con un segundo tajo te abres camino OPCIÓN 172 LITERARIAS

{6


No. 172: Existencialismos.