Page 1

GRUPO CEMI

España: Crimen Organizado S.A: Las triadas chinas. Por Olga Liliana Rojas N.

Los orígenes de las Triadas chinas en el territorio europeo datan desde los comienzos del Siglo XX; llegaron gracias a los procesos migratorios de ciudadanos chinos a España, Alemania, Holanda, Francia e Inglaterra. La presencia de ciudadanos chinos en España se remonta a los años 20, especialmente en Madrid y Barcelona. La primera inmigración china estaba compuesta básicamente por un número no muy significativo de estudiantes provenientes de familias adineradas y por otro lado, ex soldados chinos (quienes combatieron en la primera guerra mundial al lado de los franceses) estos últimos se dedicaban a la venta ambulante de artesanías chinas. La mayoría de ellos procedentes de la Provincia Zhejiang una de las cuatro provincias chinas con mayor presencia de Triadas (80% de los chinos que actualmente viven en España son originarios de esta provincia. Las otras tres provincias con presencia de triadas son: Canton, Fujian y Hainan.) Con la Revolución comunista y con Mao Tse-Tung en el poder, en China, se vivió un periodo de prohibición y aislamiento donde el flujo de inmigrantes chinos a Europa se redujo sustancialmente. Con la llegada del comunismo, las triadas se vieron obligadas a salir de china continental y establecer sus operaciones en Hong Kong, Singapur, Macao, Tailandia y Taiwán sin embargo su expansión no paró gracias a las comunidades chinas establecidas en varios países de occidente. La situación cambió radicalmente en los 80’s, con la muerte de Mao, en China se inició un proceso de reforma política y apertura. Durante este tiempo, se abrieron las “puertas” del país, permitiendo no solo el regreso de miles de chinos que llevaban más de 50 años lejos de sus familias, amigos, tierra natal; sino también la expansión del “fenómeno de masas “por parte de las triadas por toda china. Los ciudadanos “de bien” que regresaban al país eran básicamente personas que ya estaban en edad de jubilación por lo tanto buscaban que las nuevas generaciones de sus familias continuaran con sus negocios que tenían en los países donde residían; iniciando de nuevo un gran movimiento migratorio muy importante. En España, aparte de las inmigraciones de familiares, se presentó un incremento de ciudadanos chinos provenientes de otros países europeos motivados por los diferentes procesos de regularización de extranjeros por parte del gobierno español los cuales comenzaron en 1985


Según datos de la Secretaria de Estado de Inmigración y Emigración en 1991 la comunidad china llegaba a 6.428 ciudadanos, en 1996 era de 10.826, en 2000 ya sumaban 28.693 y para 2010 se contabilizan más de 230.000. Un 55% de estos ciudadanos llegan con visado de permiso de trabajo, gracias a los amigos y familiares residentes en el país quienes se encargan no solo de gestionar el contrato de trabajo sino también de solicitar ante el gobierno español, la autorización del mismo. Sin embargo, más del 50% de esos contratos son de “cartón”, no existen. Al tener el visado la persona comenzará a “trabajar” para sus familiares o amigos quienes les han ayudado a conseguir el visado: los favores se deben pagar. El problema radica en aquellos ciudadanos (la mayoría no supera la edad de 35 años) quienes no cuentan con esa “ayuda” y se ven obligados a recurrir a las organizaciones criminales en este caso: las triadas chinas quienes controlan el tráfico ilegal de personas con destinos importantes como Europa, Norteamérica y Australia. El panorama se agravará si se tiene en cuenta el crecimiento de la comunidad china para los próximos años, se calcula que para el 2020 la población crecerá en 950.000 ciudadanos de los cuales un 35% será de manera ilegal a través de las redes internacionales de las triadas. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra el Crimen y las Drogas, los “beneficios” obtenidos por estas organizaciones a través del tráfico ilegal de personas alcanzan cifras de hasta 2.400 millones de dólares al año. Para obtener un contrato y pasaporte falso, tiquetes y hospedaje, el “paquete completo” le cuesta a un chino/a más o menos 30.000 euros sin contar con los intereses que rayan la usura. En España más de 80.000 chinos entraron al país en forma ilegal, siendo víctimas potenciales de estas organizaciones criminales. Los “victimas” se encuentran bajo constante amenaza pues han adquirido una considerable deuda que si no la paga con trabajo en empresas de las triadas, sus familiares en China pagaran con sus bienes o sino con sus propias vidas. Pero no solamente al tráfico de personas se dedican estas organizaciones; forma parte de sus actividades la producción, distribución, transporte, venta de Opio y heroína controlando la producción que genera los países del triángulo dorado: Laos, Camboya y Myanmar (antigua Birmania) dirigida a satisfacer las demandas de consumo de Norteamérica, Canadá, Australia y Europa. También se dedican a controlar los juegos de azar, la prostitución, extorsión, lavado de dinero, la copia o piratería de miles de artículos. Solamente la venta de CD piratas les puede generar más de 14 millones de euros a las triadas que operan en Europa. Es un hecho, las temidas triadas se han instalado en España, a pesar de que en los últimos años la acción por parte de la Policía Nacional ha logrado desarticular más de 270 redes y detener 581 delincuentes; la percepción que se tienen sobre estas redes por parte de las autoridades, es que no se pueden ver como una amenaza social en general, pues las actividades criminales se centran dentro de la comunidad china (sobornos, golpizas, secuestros exprés, destrozos de locales hasta asesinatos). Y por ser la Comunidad china la principal víctima, la tarea por parte de las autoridades se hace más difícil.las autoridades los están investigando y necesitan bajar de perfil. Y por otro lado, un beneficio “político” el cual se refleja en la subordinación de la comunidad. Por eso, cuando alguien de la comunidad se niega al pago del “impuesto”, las triadas recurren al asesinato mandando una señal muy clara: Nadie puede ni debe cuestionar su autoridad.


Las comunidades chinas en cualquier parte del mundo incluso las españolas se caracterizan por ser sociedades endogámicas, autosuficientes y herméticas. Sus relaciones personales, comerciales e incluso las delictivas se hacen con individuos de su propia colectividad. Creando lazos de fraternidad y lealtad entre sus miembros; donde encuentran “seguridad” y “bienestar” a través de esa “gran familia” en la que se convierte la comunidad. La “gran familia” ofrece múltiples servicios para todos ellos, superando de esta forma la barrera del idioma. Una completa red de tiendas y empresas de servicios para cubrir las necesidades básicas: supermercados, restaurantes, peluquerías, médicos tradicionales, guarderías para los niños, inmobiliarias, iglesias para el culto, asesorías jurídicas y de traducción etc. Pero dentro de la “gran familia” impera la ley del Silencio impuesto por quienes controlan las zonas geográficas incluyendo los negocios legales: Las Triadas. El control territorial por parte de las triadas se basa a través de su “reputación” histórica la cual genera miedo pero sobre todo obediencia sobre el ciudadano chino común y corriente. El uso de la violencia supone para estas organizaciones quedar en evidencia frente a las autoridades por lo tanto su utilización es dosificada y regulada; recurre a ella en casos específicos (desobediencia o traición) especialmente para dar escarmiento a la población o a sus propios miembros. Sin violencia, el arma principal de las triadas es la intimidación, donde logran sus objetivos pisando muy ligeramente la frontera de la ilegalidad de ahí “la ley de silencio” en la comunidad. Dentro de la ley de silencio, esta “el impuesto” que no es más que un control territorial por parte de estas organizaciones criminales, el cual deben pagar la comunidad por la tenencia y actividad de sus empresas legales (restaurantes, tiendas, peluquerías, almacenes mayoristas etc.) y también las ilegales (lavado de dinero, extorsión, piratería etc ). Nada se mueve. Nada se hace sin que las Triadas lo sepan, lo autoricen. La extorsión les genera dos beneficios por un lado el económico: les proporciona a las redes criminales una “caja menor” incluso frente a los periodos de “vacas flacas” especialmente cuando las autoridades los están investigando y necesitan bajar de perfil. Y por otro lado, un beneficio “político” el cual se refleja en la subordinación de la comunidad. Por eso, cuando alguien de la comunidad se niega al pago del “impuesto”, las triadas recurren al asesinato mandando una señal muy clara: Nadie puede ni debe cuestionar su autoridad. Desde sus inicios, las triadas se han ido adaptando a los acontecimientos históricos, a cambios de regímenes políticos y económicos; y han sobrevivido a la represión por parte de las autoridades alrededor del mundo. No importa cuántas “cabezas de serpientes” caigan, la Organización continua, siempre habrá alguien disponible para llenar la vacante. Esta situación no solo se da con las triadas sino también con todas esas grandes organizaciones criminales (mafia italiana, Yakuzas, mafia rusa, las latinas, etc) donde la acción de las autoridades ha sido insuficiente para erradicarlas. La lucha contra estas organizaciones debe ser permanente y contundente. Es un cáncer silencioso que crece y se fortalece por la falta de valores morales y éticos en la sociedad moderna; pero sobre todo a la tolerancia social y a la integración con la política. Las triadas existen, y han echado sus raíces profundamente; hay que pasar de la negación y de la incredulidad y tomar conciencia de su existencia y poder. Mientras las autoridades sigan mirando hacia otro lado, minimizando su presencia, estas organizaciones seguirán instalándose con más tranquilidad, adquiriendo más poder y cuando traspasen las fronteras de sus “territorios” será demasiado tarde.

España: Crimen Organizado S.A: Las triadas chinas.  

Los orígenes de las Triadas chinas en el territorio europeo datan desde los comienzos del Siglo XX; llegaron gracias a los procesos migrator...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you