Page 87

MIÉRCOLES SANTO 8 de abril de 2009

Os he dado ejemplo

¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego? Lectura del día

Reflexión

Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso: «¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?» Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron: «¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?» Él contestó: «Id a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: «El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos»». Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar». Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: «¿Soy yo acaso, Señor?» Él respondió: «El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido». Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, Maestro?» Él respondió: «Tú lo has dicho». Mt 26, 14-25

Tres obispos y un sacerdote han sido amenazados de muerte. Tienen sus diócesis en el Estado de Pará, al norte de Brasil, en la selva amazónica. Todos forman parte del Programa Estatal de Protección a los Defensores de los Derechos Humanos. Este Estado es uno de los mayores centros de corrupción y violencia institucional del país, además de ser uno de los que sufre mayor devastación de la selva amazónica con unos intereses económicos que se llevan por delante vidas humanas e inmensas extensiones de tierra. Estas amenazas suelen producirse mediante llamadas telefónicas, cartas anónimas, correos electrónicos y hasta artículos en prensa. El 26 de febrero salió a la luz una conversación telefónica grabada por la policía en la que se ponía precio a la cabeza de uno de los obispos: un millón de reales (375.000 euros). El Episcopado expresó su solidaridad con los prelados amenazados y con las personas que ellos defienden: los pueblos indígenas, las mujeres, niños y adolescentes que el tráfico de seres humanos instrumenta, que la explotación sexual vende y las drogas matan.

86

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Advertisement