Page 37

2ª Semana - SÁBADO 14 de marzo de 2009

SED COMPASIVOS... Por el amor...

Reflexión

Lectura del día Se acercaban a Jesús los publicanos y los pecadores a escucharle. Y los fariseos y los letrados murmuraban entre ellos: Ese acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: «Un hombre tenía dos hijos; el menor de ellos dijo a su padre: «Padre, dame la parte que me toca de la fortuna». El padre les repartió los bienes. No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, emigró a un país lejano, y allí derrochó su fortuna viviendo perdidamente… Recapacitando entonces se dijo: «Cuántos jornaleros de mi padre tienen abundancia de pan, mientras yo aquí me muero de hambre. Me pondré en camino adonde está mi padre…» Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y echando a correr, se le echó al cuello, y se puso a besarlo. Su hijo le dijo: «Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo». Pero el padre dijo a sus criados: «Sacad en seguida el mejor traje, y vestidlo ponedle un anillo en la mano y sandalias en los pies..., porque este hijo mío estaba muerto, y ha revivido; estaba perdido, y lo hemos encontrado». … El padre le dijo: «Hijo, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo…» Lc 15, 1-3.11-32

36

La parábola del hijo pródigo debe entenderse teniendo presente que es utilizada por Jesús para intentar mover el corazón de quienes le critican por acoger a quienes la ley judía de entonces permitía llamar «pecadores» (prostitutas y personas con defectos físicos…). Quienes le criticaban eran quienes al parecer cumplían al pie de la letra los mandatos del Antiguo Testamento sobre cómo comportarse, pero en cuyo corazón no estaba el mandato del amor que proclamaba Jesús, ni trataban de acercarse a Dios dejando que obrara en su interior. El hijo menor son aquellos a los que consideramos malos; el hijo mayor, los que nos creemos buenos. El problema del texto no son los malos, sino los buenos. El bueno cumple a la perfección, pero desconoce lo que es el amor compasivo del Padre. A fuerza de cumplir, el bueno se fabrica una coraza que sólo le permite ver el propio ombligo. Un hijo así es una desgracia para sí mismo y para la convivencia con los demás, a quienes mira por encima del hombro. No ha descubierto el amor compasivo e incondicional del Padre.

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Advertisement