Page 25

2ª Semana - DOMINGO 8 de marzo de 2009

SED COMPASIVOS... Escucha...

Reflexión

Lectura del día

La transfiguración intenta ser una revelación dirigida a los discípulos, que quiere afirmar que Jesús es el nuevo Moisés, se trata de la revelación de lo que será Jesús después de la cruz. Para los discípulos fue un instante de éxtasis, que les hizo entrever la auténtica identidad de Jesús, pero que aún no les mostró todo su misterio. Podemos comparar a la transfiguración con esos momentos luminosos que encontramos a veces en nuestra vida, fugaces pero que nos impulsan a seguir adelante.

Jesús se llevó a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos solos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos. Sus vestidos se volvieron de un blanco deslumbrador, como no puede dejarlos ningún batanero del mundo. Se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Vamos a hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». Estaban asustados, y no sabían lo que decía. Se formó una nube que los cubrió, y salió una voz de la nube: «Éste es mi Hijo amado; escuchadlo». De pronto, al mirar alrededor, no vieron a nadie más que a Jesús, solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie lo que habéis visto, hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos». Esto se les quedó grabado, y discutían qué querría decir aquello de «resucitar de entre los muertos». Mc 9,2-10

Los discípulos no llegaron a entender este momento por completo. Para poder entenderlo, fue necesario el contacto real con la vida, a través de los sufrimientos y muerte de Jesús. Tampoco nosotros entenderemos qué significa «resucitar» si nos quedamos sólo en el terreno de las ideas y la teoria. En cambio, si descendemos de la montaña de las ideas a la tierra firme de las realidades diarias, experimentaremos en carne viva lo que significa morir a nosotros mismos y vivir hacia Dios en los hermanos; entenderemos qué es la resurrección. El Dios de Jesús no se mantiene en alturas celestiales, sino que nos señala en dirección al mundo y quiere que como él nos encarnemos -valga la expresión- en nuestra propia carne.

24

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Advertisement