Page 104

Oración Jesús, tú sabes que lo primero que necesito es fortaleza y alivio, ánimo y consuelo. Haz que me deje confortar por ti para así poder confortar y consolar a otros.

Entra en tu interior Todos tenemos experiencias de encuentros gratificantes con otras personas. Por lo general, son momentos de gozo, de luz para nuestro caminar en la vida, de esperanza en el futuro… Jesús es un verdadero especialista en «encuentros». Toda su vida es una relación continua de encuentros gozosos con lo demás: con la Magdalena, con los Apóstoles, con Nicodemo… Nosotros también podemos ser hoy esa luz y esa alegría para los otros a lo largo de la jornada. Además, ahí nos encontraremos también con Él.

Tú que pacientemente escuchas, curas, reanimas,y alientas los corazones de los discípulos de Emaús, enséñame a contemplarte, en plegaria y adoración, para ser capaz de participar, y hacer de Buen Pastor, con aquellos que convivo. Dame María el consuelo para las aflicciones,que encuentre en mi camino y, que con frecuencia no podemos remediarcon palabras puramente humanas. Enséñame a confortar tantos males físicos de la gente que continuamente les sobrevienen y, sobre todo,las amargas y secretas aflicciones interiores, que hacen pesado el camino de tantos hombres, de tantas mujeres, y de tantos jóvenes y adolescentes.

Oración final «El viento sopla donde quiere; oyes su voz, pero no sabes de dónde viene y a dónde va; así es todo el que nace del Espíritu». Señor, que sepa estar atento a tu Espíritu en el encuentro con tu Palabra, en el encuentro con los hermanos y hermanas y, sobre todo, en el encuentro con los más abandonados y necesitados de nuestro mundo porque ellos son tus preferidos, tus hijos más queridos. Ven, Espíritu y ayúdame a nacer de nuevo. Amén

Amén

103

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Cuaresma 2009  

Materiales para la oración y la reflexión sobre la solidaridad en el tiempo de Cuaresma 2009

Advertisement