Page 19

En ella, en sus casi cinco kilómetros cuadrados, en jovial armonía conviven estilos arquitectónicos que acaso en otro sitio se pudieran pensar hostiles. En un paseo el visitante puede hallar edificios con la pátina de la corona española, británicos arcos y palacetes franceses y hasta la grandilocuencia de la arquitectura de Estados Unidos. La Habana entera es un encuentro de culturas y su casco antiguo, su centro. Ahora en remodelación, de entre los edificios que cautivan al viajero está el Capitolio de la Habana, cuya fábrica inició en 1929 y se inspiró en el Capitolio de Washington, aunque la gran cúpula del antillano es unos metros más alta que la de su par norteamericano. Ambos edificios neoclásicos, son deudores a su vez del diseño de la Cúpula de San Pedro, en el Vaticano. Aquí la historia, se dijo, juega con el compás y la plomada.

Al igual que en el mundo de la añeja cristiandad se decía que de Roma partían todos los caminos, del este gran edificio puede decirse algo similar: de él parten todas las rutas de La Habana Vieja. A unos pocos pasos se encuentra el emblemático Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, que es también sede del Ballet Nacional de Cuba; junto está el hermoso e histórico Hotel Inglaterra, frente al Parque Central… Pero dejemos de hablar del boato arquitectónico de la vieja Habana, que aunque bien lo vale, a la zaga no le va su fausto gastronómico. Además, luego del largo recorrido, se apetece un refrigerio, pero en las cercanías. De seguro en otra edición de ‘Escapadas’ vayamos más lejos, como al restaurante El Patio, frente a la Catedral habanera, donde se asegura que se tiene la mejor parrilla (carnes y mariscos) de Cuba. WWW.ESCAPADAS360.COM l 19

Escapadas 51  

Revista Abril-Mayo 2016