Page 1


AÑO XXVIII Nº142 NOVIEMBRE - DICIEMBRE 2019

EDITA

Obras Misionales Pontificias

Director Nacional de OMP José María Calderón

Dirección Rosa Lanoix

Diseño y maquetación Antonio Aunés

Colaboradores

Justo Amado, Fuencisla del Amo, Alfonso Blas, M. Mar Cugat Viñes, Concha Fernández, Ana María Fernández, M. Teresa Fernández del Vado, Juan María González-Anleo, Alicia Muñoz, Quique, Ana Ramos, Dora Rivas, Paula Rivas, José Ignacio Rivarés, Joan Sanmartí, Francisco Solé, Juan Zabala.

Fotografía:

José Ramón Moreno, EFE, 123RF.com JMJ Panamá, Archivo de OMP y Cathopic

Depósito Legal: M. 7103-1991

Imprime: :

ARIAS MONTANO, S.A. Para ponerte en contacto con nosotros: SUPERGESTO C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Si lo prefieres, llámanos al Tef: 91 590 27 80 También puedes hacernos llegar un e-mail: supergesto@omp.es y nuestra página web: www.revistasupergesto.es www.omp.es y www.domund.org

Suscripciones Roberto Murga

suscripciones@omp.es

La Navidad está cerca. Se nota ya en las calles que se llenan de luces y en los centros comerciales que, cada vez antes, se visten con sus mejores galas para atraernos a comprar. Pero nosotros no queremos quedar cegados por esto. Lo importante de la Navidad es que Jesús nace para todos, y que nos trae un gran mensaje de amor. Un mensaje que echa raíces en la justicia, la igualdad, la generosidad, el sacrificio, la entrega... Ahí es donde está la verdadera alegría. Los misioneros los saben. ¿Y nosotros?

3 4 8 10 13 14 16 18 21 22

ANÉCDOTA

24 26 28 31 32 34

HAGIOGRAFÍA

36

EDITORIAL

¡Sorpresa! ¡Es Navidad!

PAÍS A PAÍS

Emiratos Árabes Unidos

TÚ,¿QUÉ PIENSAS?

Con cartas escritas a mano, un joven ayuda a los inmigrantes de EE. UU.

ESCAPARATE

Santiago Requejo, director de "Abuelos" La tregua de Navidad Sor Inés Nieves Sancho Lope

FIRMAS INVITADAS Cristina Blasco Lozano. ¿Por qué hacer unos ejercicios espirituales misioneros?

DESDE LA MISIÓN

Mónica de Juan, misionera Hija de la Caridad en Haití

DESDE LA MISIÓN Congreso Nacional de Misiones

PÓSTER

38 39 40 42 43 44

ASÍ VA EL MUNDO REPORTAJE

Emoticonos

CARTA A UN JOVEN La obscena prostitución de las Navidades

COSAS QUE SE OYEN O SE LEEN NOMBRES PROPIOS JÓVENES MISIONEROS Voluntarios de la Diócesis de Getafe

CON NUESTROS MISIONEROS

Joana Falguera y Alba Morillo, en Guatemala, y Mònica Marqués, en Bolivia

ESTE MUNDO ESTÁ EN LOS LIBROS RELATO Figuritas de madera

PARTICIPARON PIENSA Y JUEGA LA LLAMADA


E

s Navidad, y los católicos celebramos, una vez más, que Jesús acampa entre nosotros. Pero, de tanto celebrarlo, corremos el riesgo de convertir tan gran acontecimiento en una de nuestras muchas rutinas, solo alteradas por un ambiente festivo y por un consumismo, muchas veces desaforado, que nos venden como novedad, para que no nos demos cuenta de que forma parte de nuestra cotidianidad. La Navidad, sin embargo, es un tiempo de cambio radical. Basta con comprobar la transformación que supuso en la vida de la Virgen María y de San José el anuncio, de la noche a la mañana, de que iban a ser padres de un niño, destinado a ser nuestro Salvador. Y también

el experimentar que, como consecuencia de ello, iban a sufrir persecución y se iban a ver obligados a emprender una huida en la que sentirían el rechazo y el desprecio de la gente ante su necesidad. ¡Vaya transformación en la apacible existencia de una joven muchacha y un humilde carpintero! ¿Y nosotros? ¿Estamos dispuestos a aceptar el reto navideño de caminar sobre lo inédito? Es Navidad, y ahora nos queda decidir si continuamos con nuestra monotonía acomodada -esa que promulga la sociedad de un bienestar que descarta a los que no lo alcanzaron y a los que fueron expoliados para lograrlo- o nos dejamos sorprender por la llegada de un niño, Jesús, Hijo de Dios, que se hizo hombre para revolucionar el pensar, el sentir y, sobre todo, el ser de la humanidad; una humanidad que, a pesar de tantas formas de "progreso", sabe que necesita de Él, porque, con demasiada frecuencia, se deja cegar por el brillo de las luces artificiales de la riqueza y el

poder, del egoísmo y el rechazo al otro. Solo hay que ver cómo todavía hay gente que muere de hambre y enfermedad, es víctima de la violencia y la pobreza, padece injusticia y persecución, sufre explotación e indignidad... Es Navidad, tiempo en que celebramos el nacimiento de Jesús, el que vino con la humildad del aprendiz frente a la arrogancia del sabelotodo; el que prefirió la sencillez del pobre a la abundancia del rico poderoso, el silencio desapercibido de la reflexión al ruido escandaloso de la fama, la vida de los otros a la suya... Y, con todo, nos empeñamos en organizar una bonita fiesta tradicional de regalos y comidas, centrada en nosotros y no en Él. Es hora, pues, de acoger en la tierra las sorpresas del cielo y celebrar a un Dios que revoluciona nuestras vidas. Vivir la Navidad –ha dicho el papa Francisco– "es hacer como Jesús, que vino al mundo por nosotros, necesitados, y descender hacia quien necesita de nosotros". Sg

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 3


El avión de Supergesto aterriza en esta ocasión en Abu Dhabi, la capital de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), una federación de siete pequeñas monarquías situadas en la Península Arábiga cuyos habitantes gozan de una de las mayores rentas per cápita del mundo gracias al oro negro.

H

oy visitamos uno de esos países del que oímos hablar a menudo pero al que nos costaría situar en el mapa: los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Los Emiratos se hallan en la Península Arábiga, en la zona del Golfo Pérsico, y limitan con Omán y con Arabia Saudí. En realidad no se trata de un país al uso, como los que suelen salir en esta sección, sino de una agrupación de ciudades-estado organizadas a modo de federación. En total, son siete, unas más conocidas que otras: Abu Dhabi (la capital), Dubai, Ajman, Fujairah, Ras Al Khaimah, Shajah y Umm Al Quwain. Su superficie total es de 83.600 kilómetros cuadrados (la sexta parte de España), y su población, 9,4 millones. Las ciudades

más populosas son al mismo tiempo las más conocidas: Dubai (3,1 millones) y Abu Dhabi (1,2). El emirato de Abu Dhabi -literalmente, "padre de la gacela"comprende el 87% de la superficie total. Hay que decirlo claramente: estamos en pleno desierto. De modo que aquel que tenga alguna predisposición en contra de la arena haría bien en no acercarse por estos parajes. A excepción de las ciudades, de los oasis y de una zona montañosa en el norte, en los Emiratos todo es arena y dunas a merced del viento, que las desplaza. El paisaje es llano y monocolor. De él, obviamente, forman parte fundamental los camellos. Otros animales que podemos encontrar por estos andurriales son chacales, zo-


rros del desierto, orix (un antílope), lagartos, serpientes... y numerosas especies de aves, pues el país es zona de paso en su ruta migratoria. Entre estas, el rey es, sin duda, el halcón, pues la afición a la cetrería de los emiratíes es grande. En cuanto a la flora, el árbol por excelencia es la palmera, una de las pocas especies que pueden sobrevivir en un clima desértico como este. De la mera contemplación del paisaje se desprende que las lluvias son acogidas siempre como una bendición y un regalo del cielo. Y es que las precipitaciones medias en la costa no llegan a los 120 mm al año (los años más secos en España rondan los 500), mientras que en las montañas suben un poquito, hasta los 350. De esta carestía e irregularidad se deriva que el país no tenga cursos de agua permanentes. Cuando caen con fuerza, las lluvias causan torrentes que discurren por cañones (wadis) y generan oasis, pero eso es todo. El clima,

Se llama Nahyan bin Mubarak, y es ministro, pero no un ministro cualquiera, sino de "Tolerancia y Felicidad". Sí, en los Emiratos hay un ministro cuya obligación es conseguir que los ciudadanos sean lo más felices posibles. El cargo fue instituido en 2016 por el primer ministro Mohamed bin Rashid, quien precisó también que entre las obligaciones del ministro estaría también la de "afirmar la tolerancia como un valor fundamental de la sociedad" emiratí. ¿Que qué tal hace su trabajo el ministro en cuestión? Pues, en apariencia, bien. En el Informe de la Felicidad de la ONU correspondiente al año 2017, los Emiratos ocupaban el puesto 26 entre los países "más felices" del mundo, de un total de 155. Ya se sabe eso de que el dinero no hace la felicidad, pero ayuda a conseguirla.

en general, es cálido y seco, con temperaturas muy altas entre los meses de mayo y septiembre (45 grados de media) y más suaves (25 grados) entre diciembre y febrero. Eso, al nivel del mar, porque en las montañas refresca, y en los meses de enero y febrero puede haber entre 10 y 14 grados. Ahora bien, las únicas alturas dignas de ese nombre son los montes Hajar, al norte, cerca de Dubai, con una altura media de 2.000 metros.

Los Emiratos son una nación joven, pues nacieron como país en 1971. Aunque la presencia humana en la zona está acreditada desde la Edad de Bronce (50003800 a.C.), no fue hasta la llegada del portugués Vasco de Gama al estratégico puerto de Ormuz, en 1498, cuando la región empezó a tener relevancia para las potencias europeas. Portugal se instaló en Ras Al Khaiman y mantuvo el enclave bajo su control hasta 1633, cuando dos poderosos clanes del desierto -los Bani Yas y los Qawassim- se alzaron contra la potencia europea y se repartieron la hegemonía de la zona. Hoy, sus descendientes son los actuales emires de Dubai y Abu Dhabi, en el primer caso, y de Shajah y Ras Al Khaiman, en el segundo.

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 5


El papa Francisco viajó el pasado mes de febrero a los EAU, donde firmó un importante documento en el que se dice que "las religiones no incitan nunca a la guerra".

Esta tierra nunca había sido próspera. Y aunque tuvo una época floreciente gracias al comercio de perlas marinas, en las primeras décadas del siglo XX los pescadores y beduinos que la habitaban solo tenían en común una cosa: pobreza. Sin embargo, todo cambió con el descubrimiento de petróleo. En 1939 el jeque de Abu Dhabi otorgó la primera concesión de explotación de crudo a una empresa extranjera. Treinta y dos años después, este emirato y los seis vecinos con los mismos intereses acordaban fusionarse en una única entidad política. Hoy, cada uno de ellos sigue teniendo su propia autoridad -un emir que es soberano absoluto en su territorio- pero también un gobierno federal a la cabeza del cual está, desde 1971, el jeque de Abu Dhabi, que ejerce como presidente del país. El emir de Dubai actúa como vicepresidente, primer ministro y ministro de Defensa. No están permitidos ni los partidos políticos ni los sindicatos. Islam más tolerante Los Emiratos son un país islámico, siendo la mayoría de sus habitantes musulma-

nes sunitas. El islam allí no es tan conservador ni rigorista como el de su vecina Arabia, sino más liberal. En los EAU encontraremos a mujeres que estudian en la universidad, que trabajan, que conducen y que se dedican a sus asuntos sin la compañía permanente de un hombre. Tampoco veremos ejecuciones públicas de asesinos y violadores, ni lapidaciones de adúlteras. Las demás religiones son también toleradas. Y una de esas religiones, la de mayor presencia tras el islam, es la cristiana. En los Emiratos hay cerca de ¡un millón! de cristianos. En una población de poco más de nueve millones. ¿Cómo se explica eso? Muy fácil: se trata de población inmigrante, trabajadores llegados sobre todo de Filipinas, India, Pakistán, Bangladesh, Sri Lanka, etc. que trabajan en la construcción, en el servicio doméstico, al cuidado de niños... Rara es la familia emiratí que no tiene a un sirviente extranjero en casa. Y las obras que se acometen en Dubai o en Abu Dhabi emplean igualmente a decenas de miles de obreros de la construcción. También hay población extranjera altamente cualificada. Muchos de estos inmi-

grantes, como decimos, son cristianos. Y, si no de plena libertad religiosa, sí gozan de libertad de culto, pudiendo ir a rezar a sus iglesias y templos. Miles de ellos, por ejemplo, hasta 120.000 según las cifras más bajas, asistieron a la Eucaristía que el papa Francisco ofició en febrero de 2019 en el estadio deportivo Zayed, en el marco de la visita apostólica que el Pontífice hizo al país. En esa misa hubo fieles de prácticamente todas las familias cristianas presentes en Oriente: caldeos, coptos, greco-católicos, greco-melkitas, latinos, maronitas, sirio-católicos, siromalabares, siromalankares… Francisco les mostró su cercanía y les pidió que tanto ellos como sus comunidades fuesen "oasis de paz" en la región. Poco antes, había visitado la increíble catedral de San José, la primera iglesia levantada en el país, por la que pasan 100.000 fieles de mil y una procedencias. De hecho, ahí se celebran misas en árabe, inglés, francés, tagalo, malayalam, cingalés, urdu y tamil. El templo, sin embargo, no parece tal. No hay nada en su exterior que lo identifique como iglesia: una cruz o unas campanas, por ejemplo… Ello tiene una explicación. Las autoridades no permiten la presencia de símbolos cristianos en público. Y no solo en los edificios. Hace unos años, la empresa que compró los derechos para fabricar, distribuir y vender productos del Real Madrid en los países de la península Arábiga, entre


La presencia cristiana en lo que hoy son los Emiratos Árabes Unidos data de antiguo. En 1992 fue descubierto en la isla de Sir Bani Yas, a unos 200 kilómetros al oeste de la ciudad de Abu Dhabi, un yacimiento arqueológico. Investigaciones posteriores han permitido constatar que se trata de un monasterio del siglo VII. Se encontraron cruces, restos de una iglesia, el refectorio, otras estancias y un cementerio. Los estudios han podido determinar que los monjes fabricaban su propio pan y consumían los peces que ellos mismos pescaban. El cenobio estuvo activo al menos durante 150 años. El sitio arqueológico fue abierto al público el pasado mes de junio. "La iglesia y el monasterio de Sir Bani Yas -dijo el jeque Nahyan bin Mubarak, ministro de Tolerancia y Felicidad, en la inauguración- arrojan luz sobre nuestra historia y cultura, de la que estamos orgullosos".

ellos los Emiratos, suprimió la pequeña cruz que figura en el escudo del equipo blanco para no herir sensibilidades. El papa Francisco viajó a los EAU para firmar allí con el imán egipcio A-Tayyeb, máximo referente del islam sunita, un documento muy importante: una declaración cuyo punto central dice que "las religiones no incitan nunca a la guerra y no instan a sentimientos de odio, hostilidad, extremismo, ni invitan a la violencia ni al derramamiento de sangre". Los cristianos emiratíes están adscritos al llamado Vicariato Apostólico de Arabia del Sur, una jurisdicción que comprende, además de a los Emiratos, a Omán y a Yemen, y a cuya cabeza se halla el capuchino suizo Paul Hinder. Otras fuentes de riqueza Emiratos es, gracias al petróleo, unos de los países más ricos del mundo. En 2017 sus ciudadanos tenían una renta per cápita de 72.253 dólares anuales. Si esta cifra tiene en cuenta a la población inmigrante, tan numerosa como hemos visto y siempre peor retribuida que los nacionales, hay que concluir que sus ciudadanos pueden disfrutar de una vida casi de lujo, dado que casi duplican la renta media que, según el FMI, tenía cada español en 2018: 38.285 dólares. Obtener la nacionalidad emiratí, no obstante, es harto difícil. Valga este dato como prueba. Si un ciudadano de Dubai o

de Abu Dhabi se casa con una extranjera, habrán de transcurrir al menos siete años para que esta pueda ser reconocida por la Administración como connacional… Y diez, si la pareja no ha tenido hijos en ese tiempo. Los Emiratos viven básicamente de la exportación de hidrocarburos. Pero estos no serán eternos. Las predicciones, por ejemplo, dicen que en Abu Dhabi el petróleo se agotará a partir del año 2100. De ahí que las autoridades están buscando ya cómo diversificar la economía. Y el sector mejor colocado para generar riqueza parece el turismo. Así, Abu Dhabi quiere convertirse en un referente artístico y cultural mundial, para lo cual renombrados arquitectos del mundo han construido ya "filiales" de museos como el Guggenheim o el Louvre. En Dubai, por su parte, están dos de los edificios más conocidos del mundo: el Burj Khalifa y el Burj Al-Arab. El primero, que inicialmente se iba a llamar Burj Dubai y hoy lleva el nombre del

emir de Abu Dhabi, fue inaugurado en 2010, y con sus 828 metros y 163 plantas es la construcción más alta jamás construida por el hombre. Se trata del rascacielos en el que transcurre una de las escenas de la película Misión Imposible IV, con el espía Ethan Hunt (o sea, Tom Cruise), escalando y cayendo peligrosamente por su fachada. El Burj Khalifa ha dejado en segundo plano al emblemático Burj Al-Arab, el lujoso hotel de siete estrellas y más de 300 metros, con forma de vela, construido en 1999 sobre un islote artificial. Para promocionarlo, los tenistas Roger Federer y André Agassi disputaron en 2005 un partido de tenis. Lo peculiar es que este tuvo lugar en su helipuerto, a 220 metros de altura. El tercer gran emblema de los Emiratos, también en Dubai, son las islas artificiales con forma de palmera construidas para atraer a las fortunas más ricas del planeta. Ya se sabe: dinero llama dinero. Sg JOSÉ IGNACIO RIVARÉS

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 7


Estas Navidades, Obras Misionales Pontificias (OMP) convoca a los jóvenes a participar en los Ejercicios Espirituales Misioneros que, dirigidos por José María Calderón Castro, director nacional de OMP, se van a celebrar en el Castillo de Javier, del 26 al 30 de diciembre. ¿Y por qué unos ejercicios espirituales misioneros?, os preguntaréis muchos de vosotros. La respuesta es sencilla y os la da Cristina Blasco Lozano, joven componente del Consejo de Jóvenes de OMP y miembro del grupo "Jóvenes para la Misión", de la Delegación Diocesana de Misiones de Madrid. Cristina tiene 33 años y es licenciada en Farmacia. Su amor y pasión por la misión le ha llevado a participar activamente en la animación misionera tanto de OMP como de la Delegación de Misiones de Madrid. Ha vivido tres experiencias de #VeranoMisión en Ghana, Marruecos y Etiopía con las Misioneras de la Caridad, convencida de que estas experiencias le han acercado más a Dios.

¿P

or qué hacer unos ejercicios espirituales misioneros? Y la respuesta a esta pregunta podría ser: "¿Y por qué no?". Se me ocurren muchos motivos por los que ir: fundamentalmente, porque quiero acercarme más a Dios. En el ajetreo de la vida cotidiana, a veces las prioridades no casan con la realidad y la oración pasa a ser en el día, el rato del día que ha quedado libre si no estoy muy cansado. Para vivirlo no necesitas muchas cosas, aunque siempre puedes valerte de libros de vida de los Santos, la Biblia, un rosario, una libreta para escribir, todo lo que de verdad te ayude. El centro de todo será el regalo diario de la Eucaristía. Cuentas con la suerte de tener a un sacerdote disponible esos días, con unas meditaciones preparadas y un hilo conductor, con tema de fondo como en este caso será la misión. También puedes dejar fuera el ruido, la agitación, el móvil y todo lo que sea un impedimento. Para escucharle hace falta ir con el corazón abierto. Se necesita silencio y disposición, estar en escucha activa de lo que te quiere decir. Muchas veces en la oración uno va cargado con todo lo que quiere contar pero no se deja espacio para lo que Él quiere decir. Y es que a veces es necesario parar antes de seguir andando y ver si me dirijo a mi destino o si tengo que recalcu-


lar la ruta, como el GPS cuando me pierdo o tomo un camino más largo. Tiempo para saber conocer cuál es mi itinerario. Para qué me ha puesto Él donde estoy, qué es lo que espera de mí. En definitiva, descubrir el proyecto de Dios en mi vida. No sea que, preocupado en andar, no sepa hacia dónde voy y me aleje de la verdad y la felicidad, porque no da igual ser feliz que no serlo. Dios me quiere y te quiere feliz aquí, ahora y siempre. Pero como en todo camino puede haber piedras, cuestas, dificultades, desánimo, heridas, roces, dolor pero también hay Esperanza, hay Vida, hay Salvación. Y no estás solo, Él siempre está contigo aun cuando no lo ves, su amor es incondicional. Él te eligió primero y te amó primero. Es una oportunidad para conversar, escuchar, alabar, dar gracias y pedir por las intenciones que llevamos en el corazón y por los que se encomiendan a nuestra oración. Es una ocasión para acercarte más a Él, para dejarte hacer y ganar en intimidad. Para ver todo la mano de Dios en mi vida, en mi historia. Es un

tiempo de recogimiento interior para hacer nuevos propósitos, para examinar mi entrega, mi disposición, mi alegría propia de un cristiano y de un alma que se ha encontrado con Jesús. Ver cómo es mi relación con los que me rodean, cómo respondo en mis estudios o trabajo. El amor a Dios se apoya en el amor a los demás y en el amor a mí mismo y hemos nacido para amar. ¿Y por qué en cinco días dedicado a ello? Porque en esa tranquilidad, lejos del día a día, puedes escuchar al Señor y te sorprendes también diciéndole muchas cosas que aunque no sean nuevas suenan como la primera vez y adquieren de repente significado. Puede que sientas que Dios te lo

pide todo, que quiere quitártelo todo. Y visto así da vértigo, sin duda. Pero luego ves que Dios no te quita nada, solo te da. Y todos los miedos se desvanecen y desaparecen. Dios no se deja ganar en generosidad. Es posible que salgas y no hayas sentido nada. No importa, lo importante no es lo que uno siente sino como Dios actúa en cada uno sin apenas darnos cuenta. Los sentimientos están bien y nos ayudan pero no son lo único. Esta experiencia es personal, nadie podrá vivirlo por ti. Recibirás unos frutos que son únicos, al igual que el momento y circunstancias en las que estás. Él te está esperando. Sg CRISTINA BLASCO LOZANO

EJERCICIOS ESPIRITUALES MISIONEROS PARA JÓVENES Dirige: José María Calderón Castro, director nacional de OMP Lugar: Castillo de Javier, Navarra - Fecha: del 26 al 30 de diciembre Número de plazas: 24 - Destinatarios: Jóvenes de 18 a 35 años. Información e inscripciones: OMP, Tel. 91 590 27 80 NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 17


Sor Mónica de Juan decidió ir a Haití tras ver las imágenes del terremoto de 2010. Esta Hija de la Caridad de 45 años dejó su comunidad en Madrid para ayudar a sus hermanas en la isla. Allí sintió que Cristo le pedía quedarse y servir a los más pobres de los pobres. El pasado mes de junio fue una de las galardonadas con la medalla al Mérito Civil, entregada por Su Majestad el rey Felipe VI, en reconocimiento a su entrega misionera. Fuiste a Haití tras el terremoto de 2010, y después decidiste ser misionera. ¿Por qué?

Cuando vi las imágenes del terremoto de 2010 en Haití, algo se me movió por dentro y vi que no podía quedarme sentada ante tanta catástrofe. Sabía que mis hermanas, Hijas de la Caridad, estaban allí; y supuse que tanto desastre les iba a desbordar. Así que me ofrecí para ayudar. Cuando llegue a Haití la realidad me desbordó a mí. Era algo que no se podía describir: desolación, pobreza... Pero, a la vez, me encontré un pueblo aferrado a su fe, a la confianza y al agradecimiento a Dios en medio de tanto sufrimiento. Me di cuenta de que, aunque mi vida de Hija de la Caridad en España siempre había sido una vida entregada al servicio de los pobres, el Señor me pedía algo más. Me pedía compartir mi vida con los más pobres de los pobres y seguir dejándome evangelizar por ellos. Me pedía mostrarles con mi presencia que ellos son hijos predilectos de Dios; que, aunque la sociedad los olvide y los deje de lado, Dios siempre está con ellos.

¿En qué consiste vuestro trabajo en Haití? ¿Cuántas hijas de la Caridad estáis allí y de qué nacionalidades?

Nuestro trabajo en Haití, como el de tantos misioneros en el mundo es ser "todoterreno": compartir la vida de la gente y mostrarles que Dios los ama. Eso se concreta en nuestro caso en cinco misiones, con 23 Hijas de la Caridad. En nuestras misiones realizamos un servicio sanitario a través de centros de salud materno-


infantil, programas de recuperación nutricional, consultas generales, vacunación, detección y tratamiento de enfermedades como VIH y tuberculosis, y clínicas móviles en zonas alejadas de los centros de salud. También trabajamos por la promoción desde la educación, con colegios desde Educación Infantil a Secundaria, con un total de más de 2.000 alumnos en el total de nuestros centros. A parte de eso realizamos diferentes labores de pastoral: de enfermos, ancianos, jóvenes y niños y social. Colaboramos en las parroquias, y estamos a la disposición de las autoridades cuando ocurren te una desgracia o culpar a Dios de lo catástrofes naturales para acudir a que pasa, al contrario, le dan gracias ayudar con equipos de urgencia. por todo. En medio de tantas reali¿Cómo hablar de Jesús en una si- dades de sufrimiento, el pueblo haitiano es capaz de descubrir lo importuación de muerte y pobreza? En Haití hablar de Dios es muy fá- tante de la vida, lo valioso de verdad, cil. El pueblo haitiano es un pueblo y valorarlo para agradecer todo cocreyente, que sorprende por su fe mo un don de Dios: la vida, el agua, firme aún en medio de tantas dificul- la familia, la salud, la comida, la catades. Es Dios quien los anima y les sa, la luz, todo son regalos de la mida fuerza para seguir adelante. Nun- sericordia y el amor de Dios. ca he visto a un haitiano quejarse anLa Reina conoció vuestra misión

en Haití hace un par de años ¿Cómo surgió?

En 2018 se anunció la visita de Su Majestad la Reina Letizia. Fue una alegría para todos. En ese momento la Cooperación Española estaba colaborando en el diseño de un proyecto en nuestra misión en el barrio marginal de Cité Soleil. Tanto desde la Cooperación Española como la misma Reina estuvieron interesados en esta visita.

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 19


"En general, los misioneros siempre somos muy valorados como un ejemplo de entrega y generosidad".

También la reina Sofía, cuando vino a Haití en 2012, visitó nuestra misión y quedó muy impactada por la realidad de las condiciones de vida de la gente. Le impresionó cómo nosotras, insertas en esa realidad, tratamos de crear un ambiente diferente donde los niños, jóvenes, mujeres, que acuden a nuestros diferentes servicios, puedan encontrar un lugar de paz, de acogida, y de promoción.

Has sido galardonada con la medalla al Mérito Civil. En un tiempo en el que solo aparecen noticias negativas de la Iglesia, ¿son los misioneros un ejemplo para la sociedad?

Yo creo que en general las noticias que salen en los

medios de comunicación, no solo sobre la Iglesia, son siempre más negativas que positivas. En este contexto testimoniar que hay otras realidades y personas que intentan vivir los verdaderos valores humanos es como un viento fresco para la sociedad, creyente o no creyente. Además, creo que en general los misioneros siempre somos muy valorados como un ejemplo de entrega y de generosidad, por ello creo que tenemos una gran responsabilidad de ser verdaderamente fieles a esta vocación a la que el Señor nos llama.

¿Qué le dirías a un joven lector de Supergesto, con interés por la misión? Le diría que se ponga a la escucha del Señor, y si siente que Él le llama a ser testigo suyo en la misión, que no tema. Dios siempre nos da más de lo que podemos esperar, y a pesar de nuestras debilidades, cuando Él llama siempre da la gracia para responder. Y cuando uno dice Sí, merece la pena, es una vida que llena por dentro. Sg

PAULA RIVAS


H

a sido una gran cita misionera, organizada por Obras Misionales Pontificias. El acontecimiento que dio el pistoletazo de salida a la celebración en España del Mes Misionero Extraordinario, convocado por el papa Francisco para el mes de octubre. Su objetivo: reavivar la pasión misionera y difundir la labor que realizan los más de 10.000 misioneros españoles repartidos por el mundo. El Congreso contó con la asistencia de más de 400 personas y profundizó en el aspecto teológico de la misión. "La teología es ciencia –explicaba José María Calderón, director nacional de OMP–, y hay que ponerla al servicio de las personas, de la Iglesia y de la misión. Por eso, agradezco el esfuerzo que han hecho todos los ponentes de acercar la teología de la misión a todos los cristianos". Cinco conferencias sirvieron para este fin: Bautizados y enviados, la iniciación cristiana y la misión, pronunciada por Guy Bognon, secretario General de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol; Dios Trinidad y misión, de João Duque, de la Universidad Católica de Portugal; El mundo actual, escenario de la misión, de Consolación Isart, de la Universidad Católica de Valencia; La Iglesia local nace de la misión y vive para la misión, de Eloy Bueno, de la Facultad de Teología del Norte de España, Burgos; y Vocación misionera ad gentes y ad vitam, impartida por Vittorio Girardi, obispo emérito de Tilarán (Costa Rica).

El Congreso contó además con tres mesas redondas, que captaron todo el interés y la atención de los participantes. En la primera de ella, tres grandes obispos misioneros españoles: Eugenio Arellano, Juan José Aguirre y Miguel Ángel Sebastián. Los tres prelados, que se dejan la piel en la misión, acercaron al público a las realidades de sus respectivos países: Ecuador, República Centroafricana y Chad. La segunda mesa abordó cómo, más allá de las grandes congregaciones religiosas como jesuitas, dominicos, franciscanos, hijas de la caridad..., hay otros movimientos eclesiales que se han incorporado a la misión. Así, Ana Prósper habló del Camino Neocatecumenal; José Carlos Martín, del Opus Dei; Juan Badía, del Movimiento de los Focolares; y Tíscar Espigares, de la Comunidad de San Egidio. Finalmente, la tercera de mesa redonda mostró cómo son vistos los misioneros por nuestra sociedad. En ella intervinieron Asell Sánchez, reportero de 13 TV y el programa Misioneros por el Mundo; José María Larrú, profesor de cooperación internacional; y Mariano Alonso, agregado militar en Etiopía. Los tres ala-

baron la labor de los misioneros, asegurando que "siempre te reciben con una sonrisa; siempre transmiten un mensaje de esperanza positivo". Hubo también diferentes comunicaciones: Una misionera laica en la zona fronteriza de la Amazonía; Narración de Historias Misioneras; Asia, reto para la misión; El testimonio misionero de la Iglesia perseguida; Misión y martirio; La animación misionera un medio para la sinodalidad eclesial; Mujer y misión... En el Congreso no faltaron momentos de oración. Al comenzar cada día, la Eucaristía. La de clausura oficiada por Ricardo Blázquez, cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la CEE, y retransmitida por RTVE. Y para terminar, una Vigilia de Oración, dedicada cada día a un tema: jóvenes, ecumenismo y migraciones. Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid, cerró el Congreso, afirmando que "es la hora del compromiso misionero". "Todos estamos llamados a hacer una salida misionera, a salir de la propia comodidad y a llegar a todas las periferias existenciales y geográficas que necesitan la luz de la Iglesia". Sg

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 21


idioma, "las palabras son casi inservibles" y se han dado cuenta de que "el kerigma se anuncia viviendo con amor". Para todos, la misión ha sido "mucho mejor de lo que imaginaban". A pesar del duro trabajo y las "jornadas agotadoras", terminaban el día sintiéndose muy felices "por haberlo dado todo", comenta Clara. Manuel se quedó corto al pensar que las misiones eran "algo gratificante"; "fueron mucho más". Descubrió que "entregándose al prójimo con intensidad" (tal y como hacen las sisters), había sen-

Un grupo de jóvenes universitarios de la parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Valdemoro (Madrid) ha viajado este verano a Moscú para hacer un voluntariado con las Misioneras de la Caridad. El sacerdote de Getafe, Patxi Bronchalo, que les acompañó, dice que antes de emprender una experiencia misionera hay que "quitar mitos románticos de que todo va a ser fácil y rápido" y añade que "en esta aventura, lo importante es la perseverancia". 34 SUPERGESTO

M

anuel, Francisco, Clara, Luis y Alberto tienen muchas cosas en común: todos son estudiantes, tienen entre 19 y 20 años, pertenecen a la misma parroquia, y este verano han compartido 15 días en Rusia como voluntarios de las Misioneras de la Caridad. Sí, también en la estepa siberiana se puede vivir un #VeranoMisión. Ellos lo han hecho y han

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

vuelto "tocados" por esta experiencia. Aunque nada era cómo se lo habían imaginado... "Gracias a Dios", añade Alberto. Alberto nunca pensó que le tocaría estar con personas discapacitadas y descubrió a "personas maravillosas que daban todo su amor". Francisco y Luis creían que la misión consistía en anunciar el Evangelio, pero, en Rusia, en parte por la dificultad del

tido "una paz y una felicidad en el alma que no sabía que podía alcanzar". En Moscú, el trabajo de los voluntarios consistió sobre todo en convivir con doce niños que tenían diferentes discapacidades, y que las Misioneras de la Caridad tienen acogidos en su casa. Los jóvenes les prepararon una especie de "campamento de verano" para sacarlos de la rutina: juegos, bailes, teatro, pa-


seos, todo pensado para que disfrutaran. Clara comprendió que la vida de los discapacitados "es infinitamente valiosa y se merecen todo el bien del mundo". A Francisco le llamó la atención que "a pesar de su condición, tuvieran una vida de oración y un conocimiento claro de la presencia de Dios", y recuerda con mucho cariño a Yrra, una niña incapaz de hablar y coordinar sus movimientos, a la que él cuidaba, y que un día se puso en pie –sin que Francisco supiera cómo lo había conseguido– para acercarse a darle un beso en la mejilla. Algunos de los voluntarios acudían también a un comedor que las hermanas tienen para personas de la calle (algunas con problemas de alcoholismo), pero una parte interesante de su experiencia fue la oportunidad que tuvieron para ponerse en la piel de las Misioneras de la Caridad. Efectivamente, en el día a día tuvieron ocasión de compartir las tareas do-

mésticas que hacían las hermanas: cocinar, fregar, coser... A Manuel le "fascinaba" verlas trabajar: "Hacían todo con una intensidad y un amor que impregnaba el ambiente, y daba la impresión de que todo lo hacían como si fuese para Cristo". Como dice Alberto, las hermanas fueron "un grandísimo ejemplo de lo que hacen los misioneros, de cómo dan toda su vida por amor a Cristo". A Clara le llamó la atención "lo mucho que rezaban" y se dio cuenta de que "cuando tú pones a Dios en primer lugar, por encima de

todo, el resto de cosas ocupan su lugar y eres capaz de disfrutar todo mucho y vivirlo mejor". Una anécdota que Manuel recuerda especialmente es cuando las sisters se apuntaron a jugar al fútbol con los hombres del albergue: "El padre Patxi le dijo a una de ellas que se notaba que le gustaba el fútbol y ella respondió: «Lo que me gusta es estar con la gente»". La vocación de servicio de Manuel, Francisco, Clara, Luis y Alberto no nació en Moscú como por arte de magia. Todos la vivían ya en su entorno más pró-

ximo y esto fue para ellos el mejor entrenamiento. Sin embargo, como dice Francisco, "Moscú ha significado un despertar; después de vivir esto soy capaz de ver a Cristo sufriendo en los pobres. Me doy cuenta de cuánta oración falta en mi vida y siento un deseo más fervoroso de ir y hacer lo mismo en otra parte". Ahora, cuenta a sus amigos lo que le ha pasado diciéndoles que "Cristo está escondido entre los pobres, que vayan a buscarlo como quien busca un tesoro enorme". Sg ANA RAMOS DORA RIVAS

Parroquia Nuestra Señora de la Asunción Plaza Cánovas del Castillo, 12 28345 - Valdemoro (Madrid)

asuncionvaldemoro@gmail.com

NÚM. 142, NOVIEMBRE-DICIEMBRE DE 2019

SUPERGESTO 35


Profile for OMP España

Revista Supergesto 142  

Revista Supergesto 142 - Noviembre - diciembre 2019

Revista Supergesto 142  

Revista Supergesto 142 - Noviembre - diciembre 2019

Profile for omp.es
Advertisement