Page 1


AÑO XXIX Nº143 ENERO - FEBRERO 2020

EDITA

Obras Misionales Pontificias

Director Nacional de OMP José María Calderón

"Con Jesús a Egipto. ¡En marcha!" es el lema de este año de la Jornada de Infancia Misionera, que se celebra el día 26 de enero. Es la gran fiesta de los niños misioneros, que se vuelcan en ayudar a otros niños que están sufriendo en diferentes partes del mundo. Como los menores migrantes, refugiados y desplazados que se han visto obligados a huir con sus familias, como le pasó a Jesús. ¿Vamos a dejar de colaborar con los niños de Infancia Misionera en esta iniciativa? ¡No!, por supuesto. ¡En marcha!, entonces.

EDITORIAL

26

Justo Amado, Fuencisla del Amo, Alfonso Blas, M. Mar Cugat Viñes, Concha Fernández, Ana María Fernández, M. Teresa Fernández del Vado, Juan María González-Anleo, Alicia Muñoz, Quique, Ana Ramos, Dora Rivas, Paula Rivas, José Ignacio Rivarés, Francisco Solé, Juan Zabala.

3 4 8

PAÍS A PAÍS

28

10

ESCAPARATE

José Ramón Moreno, EFE, 123RF.com, JMJ Panamá, Cathopic, Archivo de OMP y Pixabay

14

Dirección Rosa Lanoix

Diseño y maquetación Antonio Aunés

Colaboradores

Fotografía:

Depósito Legal: M. 7103-1991

Imprime: :

ARIAS MONTANO, S.A. Para ponerte en contacto con nosotros: SUPERGESTO C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Si lo prefieres, llámanos al Tef: 91 590 27 80 También puedes hacernos llegar un e-mail: supergesto@omp.es y nuestra página web: www.revistasupergesto.es www.omp.es y www.domund.org

Suscripciones Roberto Murga

suscripciones@omp.es

16 18 21 22 24

Queremos marcha Ghana

TÚ,¿QUÉ PIENSAS?

HAGIOGRAFÍA

31 32 34

FIRMAS INVITADAS

36

Esclavos por dinero en el siglo XXI

Javier González Laparra. Mago Shalom Fernando Hernández, misionero salesiano asesinado en Burkina Faso Raúl Tinajero. Los jóvenes, en el Congreso Nacional de Laicos

DESDE LA MISIÓN

Justina de Miguel, en la Jornada de Infancia Misionera. Ser madres de 5.000 niños

ANÉCDOTA

Hermana Dulce

PÓSTER ASÍ VA EL MUNDO

38 39 40 42 43 44

REPORTAJE

El cine, instrumento de educación en valores

CARTA A UN JOVEN

Revolución ecológica ¡en defensa de nuestro futuro!

COSAS QUE SE OYEN O SE LEEN NOMBRES PROPIOS JÓVENES MISIONEROS

#VeranoMisión en Calcuta organizado por la Diócesis de Segorbe-Castellón

CON NUESTROS MISIONEROS

María Rey y José María Gutiérrez, en Etiopía

ESTE MUNDO ESTÁ EN LOS LIBROS RELATO Raro, raro...

PARTICIPARON PIENSA Y JUEGA LA LLAMADA


M

archa, mucha marcha... Es lo que nos ofrece la Jornada de la Infancia Misionera, que se celebra el domingo 26 de enero, cuando se presenta con el lema "Con Jesús a Egipto. ¡En marcha!". La cuestión, ahora, es: ¿te apuntas? Bueno, quizás se considere muy precipitado tomar una decisión sin saber más sobre "la movida" a la que se nos convoca. En principio habría que aclarar que vamos a estar acompañados de buena gente, tan extraordinaria como Jesús; todo un amigo que fue capaz de entregarse plenamente por los demás. Especialmente por los más necesitados, por quienes peor lo estaban pasando. Y que nos enseñó a mirar al otro como a un hermano, con el fin de hacer del mundo una gran familia. De hecho, se nos invita a seguir su ejemplo, a marchar como Él lo hizo. Y, aunque en un principio se pudiera pensar que sería muy emocionante viajar en su compañía a un país exótico como Egipto, tal vez esa opinión mude y se comience a

sentir cierto temor al saber que el motivo del viaje es una huida, un escapar de una muerte anunciada y “preventiva”, prometida por un rey celoso y desconfiado. Llegados a este punto, puede que notemos una cierta desconexión con la realidad vivida por Jesús. "¿Qué rey me va a querer matar a mí?", nos podemos preguntar con cierta sorna. Y, sin embargo, hay muchos "monarcas", muchos "ídolos de poder" en nuestras vidas, que pueden estar poniendo en peligro nuestra existencia; sibilinamente, poco a poco, casi sin darnos cuenta. Hablamos de un individualismo egoísta que aniquila nuestro espíritu de comunidad y anula cualquier gesto solidario. Nos referimos a un consumismo de lo innecesario que amenaza la vida de un planeta, agota los recursos y pone en peligro nuestra existencia por el mero placer acaparador que da el “tener” y que, sin saberlo, vacía el “ser”. También, a un estar encantados en el bienestar confortable

que desprecia al miserable y descartado que no puede acceder a él, y que, al mismo tiempo, adormece y tumba cualquier iniciativa que suponga un cierto riesgo, un vago sueño hacia la utopía. Ante estas amenazas de muerte, más existencial que física, la Jornada de Infancia Misionera nos anima a marchar junto a Jesús a Egipto. Y no estamos hablando de un país concreto, porque en nuestro mundo hay muchos Egiptos; lugares en los que, como Jesús, nos sentiremos despreciados, marginados y rechazados, y en los que solo los más sencillos y necesitados nos entenderán. Son sitios, sin embargo, que requieren, como le pasó a Él, de nuestros ojos para hacer ver la mísera y cruel realidad de los invisibles que en ellos habitan; de nuestra voz, para denunciar las injusticias; de nuestras manos, para prestar ayuda; de nuestro corazón, para mostrar misericordia y voluntad de servicio; de nuestros pies, para ponernos en marcha... Gritemos, pues, convencidos: "Con Jesús, ¡queremos marcha! ¡Mucha marcha!". Sg

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

SUPERGESTO 3


Se la disputaron portugueses, ingleses, franceses y holandeses, ávidos de las grandes cantidades de oro que daban sus ríos. "Mina" la llamaron los primeros navegantes lusos que arribaron a sus costas, y como "Costa de oro" la rebautizaron después los británicos. Hablamos de Ghana, un país que hoy es modelo de democracia y estabilidad en África.

S

ituada en el golfo de Guinea, Ghana es uno de los pocos países africanos que apenas salen en los medios de comunicación. Lo cual, tratándose de África, continente del que solo se habla para relatar malas noticias (guerras, masacres, conflictos étnicos, ébola, sida, etc., etc.), no es mala señal. De esta nación, sin embargo, se debería hablar más, y para bien, pues es el símbolo de la nueva África emergente. Ghana tiene un tamaño que es, más o menos, el de la mitad de España (238.500 km2) y cuenta con una población de 28,4 millones de habitan4 SUPERGESTO

tes. Su ciudad más populosa es la capital, Accra, situada en la costa, donde viven 2,45 millones de personas, seguida a corta distancia por Kumasi, en el interior, con otros dos millones de almas. Otras urbes a tener en cuenta son Tamale (563.000), Takoradi (268.000), Cape Coast (227.000) y Obuasi (180.000). La mayoría de la población (55%) vive en ciudades, cuyas calles, como las del resto de países africanos, están repletas de niños y jóvenes. De hecho, más de la tercera parte de los ghaneses (38%) tienen menos de 15 años. El país, como se ha indicado, se ha-

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

lla situado en el África occidental. Al norte limita con Burkina Faso, al este con Togo, y al oeste con Costa de Marfil. El sur lo bañan las aguas del océano Atlántico, desde cuyos puertos partían algunos de los barcos negreros que a partir del siglo XVI llevaban esclavos al nuevo mundo. En 2019 se cumplieron 400 años de la llegada a América del primer barco con esclavos de esta parte de África del que se tiene noticia, una efeméride que el presidente del país, Nana Aku-


fo-Addo, aprovechó para instituir lo que llamó el "Año del retorno": una campaña para atraer a gente de color famosa a la tierra de sus antepasados y fomentar así el turismo. "La última puerta que sale de la mazmorra de los castillos de esclavos que salpican nuestras costas dice: puerta sin retorno. Demostremos que podemos volver, que hemos vuelto y que he-

mos vencido la humillación y la degradación de hace 400 años", dijo para promocionar el evento. Geográficamente hablando, Ghana es un país eminentemente llano: la mi-

tad de él no rebasa los 150 metros de altitud sobre el nivel del mar. Pero ello no impide que esté surcado por un buen número de ríos. El más importante de ellos es el Volta, que discurre de noroeste a sureste a lo largo de más de 1.600 kilómetros antes de desembocar en el océano. Otros cursos fluviales a destacar son el Volta Negro, el Volta Blanco, el Afram y el Daka (afluentes todos ellos del anterior) y el Pra, el Ankobra y el Tano. El inmenso lago Volta, de 8.500 km2, se creó tras la construcción de la presa de Akosombo, que permite surtir de electricidad a Togo y Benín. El


Ghana es el segundo país productor mundial de cacao, solo superado por Costa de Marfil. El llamado "oro marrón" representa casi el 10% del PIB nacional.

En Ghana, donde la esperanza de vida es de 64 años, la malaria o paludismo es una enfermedad crónica que en 2017 se cobró 11.000 vidas, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El país, sin embargo, ha experimentando grandes avances en la lucha contra esta enfermedad gracias a una ambiciosa política preventiva que incluye tanto vacunación -si bien la vacuna solo es efectiva en un 40% de los casos- como la distribución entre la población de mosquiteras (1,2 millones) que la protejan del mosquito responsable de su transmisión. Pero en 2019 Ghana fue noticia por otro motivo: se convirtió en el primer país del mundo en incorporar drones para repartir vacunas y medicinas por todo el país. El sistema sanitario ghanés cuenta con cuatro centros de reparto, con treinta aparatos teledirigidos en cada uno de ellos, que permiten hacer entregas a más de dos mil hospitales y ambulatorios.

6 SUPERGESTO

paisaje es variado, con zonas bajas y pantanosas en la costa, y bosques tropicales y sábana herbácea y arbórea en el interior. La flora y la fauna son también heterogéneas, con numerosas especies. Entre los animales que nos podemos encontrar por aquellos lares hay elefantes, leones, leopardos, antílopes y búfalos. Estabilidad política y pujante economía Desde el punto de vista administrativo, la nación está dividida en diez regiones, subdivididas a su vez en 138

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

distritos. Los primeros europeos que llegaron a esta tierra fueron los navegantes portugueses, que la bautizaron como "Mina" debido a su gran riqueza en oro. En los siglos siguientes se la disputarían, entre otros, franceses, holandeses e ingleses, quedando finalmente como colonia de estos últimos, que la llamaron "Costa de oro". En 1957 se convirtió en el primer país subsahariano que proclamó su independencia, si bien esta no se hizo efectiva hasta tres años después. Hoy es una república presidencialista que puede presumir de una estabilidad política que ya querrían para sí otros países africanos. Ello permite, por ejemplo, que Accra pueda ser hoy sede del secretaria-


La imagen dio la vuelta al mundo en 2018. Un profesor ghanés llamado Owura Kwadwo enseñaba el "Word" a sus alumnos dibujando con tiza en la pizarra el aspecto que tienen las funciones del popular programa informático: aquí las cursivas, allí las negritas, esto el cuerpo (tamaño) de la letra, eso las distintas familias, aquello el interlineado, etc. etc. En su escuela no había un solo ordenador, de modo que tenía que agudizar el ingenio. Posteriormente, Microsoft anunció que enviaría material a la escuela para ayudar al docente. Ese mismo año, Google anunció la apertura en Accra, la capital del país, de uno de sus centros de inteligencia artificial.

do de la Zona Continental Africana de Libre Comercio, el mercado común continental que la Unión Africana puso en marcha en julio de 2019. Ghana es el país del oro y del cacao. En cuanto a oro, ya ha desbancado a Sudáfrica como primer productor continental. En 2018, de sus minas salieron 158 toneladas de tan codiciado metal. Y en cacao es el segundo productor mundial, solo superado por Costa de Marfil. El llamado "oro marrón" representa casi el 10% del PIB nacional. Ambas materias primas, junto a la pujante explotación de petróleo y gas, han hecho que en 2019 la economía nacional haya crecido más que ninguna otra en el mundo: un 8,8%. El Gobierno tiene en marcha un plan multimillonario para rehabilitar los ferrocarriles construidos en la época colonial británica –ahora solo está operativa el 13% de la red viaria existente– y así poder reactivar tanto el comercio de mercancías como el transporte de pasajeros. Cristianos, musulmanes, animistas… Ghana es un país mayoritariamente cristiano, pues se calcula que aproximadamente la mitad de la población cree en el Dios de Jesús. Los

católicos, sin embargo, son minoritarios entre estos, estando en torno a los 3,75 millones (12,4%). En Ghana siguen muy presentes también las creencias animistas (30%), e igualmente está bien arraigada la fe musulmana, con un 20% de la población practicando la fe en Alá y en su profeta Mahoma. La convivencia entre las distintas religiones es buena en general. La católicos ghaneses están pastoreados por cuatro arzobispos y veinte obispos, que se hallan a la cabeza de un clero numeroso: 1.346 sacerdotes diocesanos, 326 sacerdotes religiosos, 244 religiosos no sacerdotes, 1.091 religiosas, 503 misioneros laicos y 7.554 catequistas. La Iglesia lleva a cabo una gran labor social y asistencial, sobre todo en educación y sanidad, pues gestiona hasta 214 centros dedicados a la atención de los más necesitados: 59 hospitales, 68 ambulatorios, dos leproserías, seis residencias de ancianos y enfermos crónicos, once orfanatos y treinta guarderías. Asimismo, en sus escuelas –de infantil, primaria, secundaria e institutos de educación superior– se forman más de un millón de niños y jóvenes. En el país trabajan actualmente solo dos misioneros españoles, pe-

ro ello no quiere decir que las Obras Misionales Pontificias (OMP) no estén presentes de alguna manera en el territorio. Este 26 de enero, por ejemplo, se celebra el Día de la Infancia Misionera. Pues bien, solo en lo que atañe a esta jornada, las OMP de nuestro país han enviado en los últimos tres años a Ghana 444.878 euros que han permitido sufragar 26 proyectos relacionados con la infancia. Se trata, por ejemplo, de ayudas destinadas a cuidados médicos a niños pobres en el hospital de San Juan de Dios o en la clínica de Lume, o a la construcción de sendos jardines de infancia en Katanga y en Tapa-Amanya. Los subsidios aportados por los católicos españoles han permitido también construir clases (en el colegio Estrella de Dios, por ejemplo, donde se enseña a 240 niños huérfanos o abandonados), alimentar a los alumnos desnutridos en los comedores escolares, comprar material para la catequesis o financiar los gastos del seminario mayor, donde se forman los futuros sacerdotes. Sg JOSÉ IGNACIO RIVARÉS

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

SUPERGESTO 7


D

"Pueblo de Dios en salida". Bajo este lema, se va a celebrar en Madrid, del 14 al 16 de febrero, el Congreso Nacional de Laicos. Un encuentro que busca impulsar la conversión pastoral y misionera de los católicos españoles. Y que espera convocar a más de 2.000 personas, entre presbíteros, consagrados y laicos (familias, niños, jóvenes, personas mayores, enseñanza, universidad, catequesis, Cáritas, hermandades y cofradías...). Pues todos estamos llamados a ser "discípulos misioneros" en la Iglesia y el mundo. ¿Y de qué forma se van a hacer presentes los jóvenes en este Congreso? ¿Qué papel van a tener? Supergesto se lo ha preguntado a Raúl Tinajero, director del Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal Española, y le ha pedido que os lo cuente. Raúl lleva muchos años compartiendo experiencias y líneas de acción con los jóvenes; desde antes de su nombramiento como director del Departamento de Pastoral de Juventud de la CEE, en julio de 2014. Su trayectoria profesional, por este motivo, le ha permitido participar en la organización de numerosas actividades: Peregrinación a Santiago de Compostela (2004 y 2010); JMJ de Colonia, Sídney, Madrid, Río de Janeiro, Cracovia y Panamá; Forum de Pastoral Juvenil (2009); Festival PJ Rock, más que música (2010); I Congreso Nacional de Pastoral Juvenil (2012); Encuentro Europeo de Jóvenes de Ávila (2011); Semana de Cine Espiritual (de 2015 a 2019); Encuentros de Músicos Católicos (de 2015 a 2019); programa Apuntando a lo Alto, de Radio María, desde 2014. Sin pasar por alto, la participación española en el Sínodo de los jóvenes" (2018).

el 14 al 16 de febrero, tendrá lugar en Madrid el Congreso Nacional de Laicos. Un momento para reconocer el papel del laico en nuestra Iglesia española, para dar fuerza a todo lo que es el apostolado seglar, y para marcar un camino en los próximos años, donde los laicos tengan el protagonismo necesario en el momento actual dentro de la Iglesia y en diálogo con la realidad social. Un congreso que lleva preparándose desde hace más de un año, y que, en la primera fase, se ha trabajado por diócesis, a través de unos cuestionarios que se entregaron a todas ellas, para realizar una reflexión abierta y real de la presencia e implicación de los laicos en la realidad evangelizadora de la Iglesia: la necesidad que tiene la Iglesia de ofrecer verdaderos cauces de trabajo en comunión, como pueblo de Dios en camino, desde el compromiso personal y comunitario y abiertos a la misión; es decir, la sinodalidad de la que tanto estamos oyendo hablar, especialmente desde el pasado Sínodo "de los jóvenes". Podríamos decir que esta es la primera aportación de los jóvenes en este congreso. Este aspecto sinodal, que tanto fue reclamado por los jóvenes en el encuentro pre-sinodal y que ha sido una de las grandes conclusiones del pasado Sínodo, y por el que será recordado en los años venideros. Pero ahí no queda la cosa. Otra de las cuestiones transversales de este congreso es la metodología del discernimiento, que, como podréis recordar, también fue el modo de trabajar y proponer de todo el proceso sinodal sobre los jóvenes: reconocer, interpretar y elegir. Mayor será aún la presencia de la reflexión de los jóvenes, en concreto de los jóvenes españoles, por los temas escogidos, como los caminos a trabajar y reflexionar, y que serán los itinerarios propios del congreso: Primer anuncio, Acompañamiento, Procesos formativos y Compromiso público. Los tres primeros corresponden al itinera-


rio que, desde el congreso de jóvenes celebrado en Valencia, se está trabajando en la pastoral juvenil de España, a través de las diócesis, movimientos, congregaciones e institutos seculares. Es más, para noviembre de 2020, tendremos un nuevo encuentro de equipos de pastoral juvenil, centrado sobre el último tema de este proceso que iniciamos el 2012, los Procesos formativos, encuentro que tendrá lugar en Bilbao. El papa Francisco en la Christus vivit, número 202, nos dice: "Si bien no siempre es fácil abordar a los jóvenes, se está creciendo en dos aspectos: la conciencia de que es toda la comunidad la que los evangeliza y la urgencia de que ellos tengan un protagonismo mayor en las propuestas pastorales". Esto que nos indica el Papa es algo que en este caso se está teniendo en cuenta, con la implicación, desde un principio del proceso de preparación y reflexión del congreso, de especialistas en el tema de la pastoral juvenil, y también con la presencia de algún joven en los trabajos de equipo para preparar las ponencias. Por supuesto, debemos unir a todo esto que, en cada diócesis, también se ha pedido la implicación de la delegación de juventud, y la pre-

sencia de jóvenes en los procesos y equipos de reflexión, previa al congreso. De los 2.000 congresistas que se prevén para participar en febrero en Madrid, se ha pedido a las diócesis que, de los representantes escogidos y enviados al congreso, siempre haya jóvenes que estén aportando y trabajando, desde su realidad, con una implicación real y a veces muy difícil, en las tareas evangelizadoras de sus parroquias, movimientos, etc. De esta manera aseguramos que en todos los itinerarios y en la mayoría de los grupos de reflexión, haya jóvenes, como laicos comprometidos en sus ambientes, que puedan aportar sus inquietudes y propuestas. También, dentro de las diferentes propuestas de experiencias y testimonios que se ofrezcan en los cuatro itinerarios, esperamos contar con algunas propias de los jóvenes, especialmente en el Primer anuncio y el Acompañamiento. Además de toda esta participación directa, la organización de la estructura del congreso: vigilia, acogida, celebraciones, música, etc., será una propuesta para todos, pero desde la experiencia por parte de los que la prepararán en la organización de

otros eventos con los jóvenes, como han sido las Jornadas Mundiales de la Juventud, o el Encuentro Europeo de Jóvenes en Ávila… Y no quiero acabar sin recordar que también gran parte del voluntariado serán jóvenes, que ofrecerán su tiempo para que este congreso pueda ser un momento de verdadera esperanza. Por último, podríamos decir que, para la pastoral juvenil en España, este congreso es un seguir caminando, un seguir creyendo en la realidad de los jóvenes, en el protagonismo e implicación en todos los proyectos de evangelización, haciendo una pastoral, no de jóvenes, sino CON los jóvenes. Y por ello os pedimos a todos, especialmente a los jóvenes, que, desde donde estemos, comencemos a orar por el congreso, por sus frutos, por todo el laicado español y por toda la Iglesia en España. Esta sí que será la mejor y más grande aportación. Ánimo y adelante. Sg RAÚL TINAJERO RAMÍREZ

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

SUPERGESTO 17


Justina de Miguel ha dirigido durante 12 años la Pouponnière, un centro de acogida de bebés huérfanos o abandonados, por el que han pasado 5.000 pequeños. Día a día, las Franciscanas Misioneras de María cuidan y alimentan a 80 bebés –muchos de ellos prematuros– que han perdido a sus madres. Los niños de todo el mundo apoyan el trabajo de este centro con 6.000 euros, a través de Infancia Misionera, cuya Jornada se celebra en España el próximo 26 de enero. ¿Qué es la Pouponniere?

Viene de poupon, que significa niño pequeño, en sentido cariñoso. Es una casa de acogida de niños que han perdido a su madre en el parto. En su ma-

na las bañeras de plástico. Si aun así no hay sitio, mandamos a los niños más mayores con sus familias, para dejar hueco para los más pequeños. Un recién nacido sin madre sobrevive con

yoría tienen padre y familia. También acogemos a niños abandonados por sus madres, que les dan en adopción. Acogemos a niños en su primer año de vida (a veces un poco más, si son prematuros o tienen alguna enfermedad). Después, vuelven a sus casas con su padre o su tía, y continuamos ayudándoles ya de forma externa. Un niño de un año desestabiliza la familia, si no existe la madre, por eso le cuidamos. En cuanto a los niños abandonados, la policía y bomberos nos los traen, si se los encuentran en la calle. Gracias a Dios cada vez sucede menos, porque las madres nos los traen directamente a raíz de un programa de televisión, en el que se informaba de que podían hacerlo sin penalización. Los abandonan por causas económicas, o porque nacen fuera del matrimonio.

más dificultad que un niño de un año. Nos llegan con mucha frecuencia niños prematuros de 1,200 kg. Una de ellas fue Absa. Su madre estaba embarazada de gemelos, y falleció en el par¿Cuántos niños atienden? to. A los dos días falleció también su Normalmente tenemos 80 cunitas. hermano gemelo. Su padre me trajo a Nunca he rechazado a un niño prema- la niña desde unos 500 km; tardaron turo, así que a veces los ponemos de mucho en llegar a Dakar. Gracias a dos en dos, o incluso usamos como cu- Dios la niña sobrevivió y ya está in-

18 SUPERGESTO

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

corporada en su familia. Ahora el padre me llama de vez en cuando porque está muy agradecido.

¿Por qué mueren tantas mujeres en el parto?

En Dakar mueren de cinco a seis mujeres al día en el parto. Las que fallecen suelen ser pobres. No tienen medios económicos para hacer un seguimiento de la gestación y el parto. En muchas


ocasiones esconden su embarazo hasta los cuatro meses. Les asisten las matronas, que no son comadronas; buscan un sitio, no tienen posibilidad de pagar hospital... Finalmente, mueren. A veces sucede porque tienen partos muy seguidos. La mujer no se ha repuesto, y viene un segundo embarazo. Además, todas las mujeres sufren anemia.

¿Por qué se creó la Pouponnière?

El centro es de las Franciscanas Misioneras de María y fue fundado en 1958. Las hermanas que trabajaban en los hospitales vieron la realidad de la mortalidad de las mujeres y la dificultad de los niños prematuros. La Iglesia y el Gobierno decidieron que se creara el centro, por el que han pasado más de 5.000 niños. No he contado cuántos de ellos han pasado por mis brazos. En la actualidad tenemos 13 monitoras trabajando en el centro, que han sido formadas por nosotras en nuestro centro de formación. Yo he tenido que volver a España, pero mi tranquilidad es que los niños se quedan con ellas, que están muy bien formadas y motivadas.

¿Cómo subsiste un centro así?

El centro cuesta mucho dinero. Tenemos una subvención del Gobierno se-

después serví a enfermos en un hospital en Roma. Allí estudié para comadrona y, aunque era muy feliz como enfermera, después de asistir el primer parto, descubrí mi pasión. Seguir a Cristo llena tu vida plenamente. La maternidad la he vivido a tope. Cuidamos a niños recién nacidos sin madre, y es imposible reemplazarla, pero he podido darles todo mi cariño. La mirada de un niño y su abranegalés, y contamos con donativos par- zo no tiene precio. Si volviese a mis ticulares, especialmente de la Asocia- tiempos de adolescente, haría el misción "Amigos de la Pouponnière", que, mo camino que he hecho. He sido muy entre otras cosas, están facilitando la feliz y sigo siéndolo. presencia de una pediatra dos veces ¿Has visto a Cristo en la misión? por semana. ¿Cómo lo has anunciado en circunsAdemás, contamos con la ayuda tancias tan complicadas? anual de Infancia Misionera de 6.000 He visto a Cristo en los enfermos y euros. De hecho, el año pasado el obis- en los niños. Cada uno de ellos me ha po de Dakar nos pidió escribir una car- hecho renovar la presencia de Dios. ta al director nacional de Obras Misio- En un momento en el que se muere nales Pontificias (OMP) de España, por- una mujer, o un bebé, no puedes deque es uno de los países que más nos cirle al familiar que Dios lo ha queriayuda. Con 6.000 euros se puede hacer do, sino que debes estar compartienmucho. ¡Imagina la cantidad de bibero- do el dolor con la gente. Se trata de nes que hay que hacer para 80 niños! vivir pensando: si estuviera Jesús, Por la mañana se hacen todos los bibe- ¿qué haría con esta gente? rones, y se llenan dos neveras. Lo llaUna vez en Níger (antes de mi misión mamos la "biberonería". en Senegal), en el hospital, un enferEs curioso que una religiosa, que mo le preguntó a otro. "¿Qué hace esha renunciado a la maternidad, haya ta mujer aquí?". Y el otro le contestó: "Es una mujer que conoce a Dios". Essido madre de miles de niños. Cuando estaba en bachiller, escuché tamos dando a Cristo sin palabras. Hay a un misionero padre blanco que nos momentos en los que no puedes hahablaba de Burundi, y me entusiasmé. blar. Cuando se vive tanta pobreza, Después de un retiro de seis días, deci- tantas necesidades... Poco a poco el dí dar el paso. Leí en un libro sobre Señor va dando la gracia. Pensaba: no Santa María Goretti que tenía una her- podré resistir aquí. Pero si puedo conmana Franciscana Misionera de María. solar a alguien, pues aquí estoy. Sg Las busqué en la guía de teléfono y me vine con ellas. Estudié enfermería y PAULA RIVAS NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

SUPERGESTO 19


Al igual que los niños de la Pouponnière, miles de niños en todo el mundo reciben el apoyo de la Iglesia, gracias a Infancia Misionera. Pero, ¿qué diferencia a Infancia Misionera de otras tantas instituciones de ayuda a la infancia? Pues que son los mismos niños los que la llevan adelante.

Cuando en 1843 su creador, monseñor Forbin Janson, quiso ayudar a los niños necesitados de China, no acudió a banqueros o políticos. Decidió recurrir a los niños de su diócesis. Desde entonces, en Infancia Misionera los propios niños son los que ayudan a los niños. Y fueron pioneros, ya que formaron la primera iniciativa mundial de atención a los niños -un siglo antes de la creación del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef)-. La generosidad de los niños de Infancia Misionera es solo una manifestación de que son misioneros. ¿Y cómo saben los niños que lo son? Porque Infancia Misionera es, en primer lugar, una escuela de fe, en la que los niños descubren a Jesús, se relacionan con Él, y de forma natural lo comunican, también con sus bienes, por pequeños que sean. En España, Obras Misionales Pontificias (la institución que lleva adelante Infancia Misionera) propone a los profesores y catequistas un itinerario de formación "Con Jesús niño a la misión", en el que los ni-

ños irán conociendo a Jesús a lo largo de todo el año, en su estatura. No se trata de que aprendan teorías, sino de que tengan familiaridad con Jesús, que fue niño como ellos, que tuvo familia y amigos... En este curso 2019-2020 ("¡En marcha!") Jesús sigue creciendo en brazos de José y María. Los niños "viajarán" con la Sagrada Familia a Egipto para descubrir el sentido misionero de este tiempo de huida y persecución. Egipto permitirá trabajar aspectos de actualidad como son las migraciones, la multiculturalidad y la familia. Desde OMP se ofrecen recursos para que los niños puedan rezar, informarse, y acompañar a Jesús en su huida. Entre ellos, un bonito vídeo (www.omp.es/jornada-infancia-misionera). Por séptimo año consecutivo, Infancia Misionera ha convocado el concurso nacional de Infancia Misionera. Con el título "Dales voz, crea tu podcast", busca que los niños anuncien en primera persona cómo actuamos los cristianos con nuestros hermanos

migrantes, en formato de radio. El concurso está abierto hasta el 26 de enero de 2020, y las bases se pueden descargar en www.omp.es/concurso–infancia–misionera.

Gracias a la generosidad de los niños españoles en 2019: 1.935.321,71 € enviados a la misión 172.177 niños atendidos 353 proyectos 29 países beneficiados

20 SUPERGESTO

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

Si tú quieres colaborar con los niños de Infancia Misionera en su Jornada, y ayudar a otros niños que lo necesitan, puedes hacer tu donativo en www.omp.es/jornada-infancia-misionera.


L

a bondad es de las pocas cosas que todavía no se pueden comprar ni vender en este mundo de locos en que vivimos, donde los seres humanos comercian con su cuerpo, con su imagen, con sus datos, con su intimidad... Quien es bueno, es bueno: no tiene vuelta de hoja. Y ni las malas compañías ni la presión social pueden cambiar esa bondad que, podría decirse, viene de serie. La protagonista de nuestra anécdota de hoy fue una de estas personas "buenas por naturaleza". Se trata de la religiosa brasileña Dulce Lopes, desde el pasado 13 de octubre, día en que fue canonizada por el papa Francisco en Roma, "Santa Dulce de los Pobres". A esta mujer extraordinaria la llamaban "la Madre Teresa de Brasil" porque, al igual que aquella, recogía a enfermos de la calle, a los que alimentaba, vestía y cuidaba. Lo extraordinario del caso –y de ahí eso de la "bondad natural"– es que ella comenzó a hacerlo con solo... trece años, y en su propia casa de Salvador de Bahía, la ciudad que la vio nacer en 1914. En principio, María Rita de Souza Brito Lopes Pontes, que este era su verdadero nombre, no estaba llamada, por su origen, a grandes metas. Su padre era dentista y su

madre –a la que perdió cuando tenía seis años–, ama de casa. Sin embargo, desde muy pronto desarrolló una sensibilidad y una empatía especial hacia los necesitados, ya fuesen estos niños analfabetos –ella era maestra–, obreros agobiados por la escasez del salario y la explotación de los patrones –fundó para ellos la primera organización sindical de Bahía– o enfermos necesitados de cuidados y de amor. Y encauzó esa caridad a través de la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Inmaculada Concepción, cuyo hábito tomó en 1933. Fue entonces cuando tomó el nombre religioso de Dulce, en memoria de su madre. "Lo importante es hacer caridad, no hablar de caridad", decía siempre la nueva santa, que se tomaba muy en serio esta máxima. Los enfermos a los que atendía pueden dar fe de ello. Comenzó, como ya hemos dicho, acogiéndolos en su propia casa. Luego, ya de religiosa, los llevaba a casas abandonadas en un barrio tan dejado de la mano de Dios que era conocido como "la isla de las ratas", por el número de roedores que había en él. Hasta en un mercado abandonado los instaló en cierta ocasión, pero también los echaron de ahí... En 1949, con 35 años, encontró por fin, una solución que, a la postre,

sería la definitiva: consiguió permiso de su superiora para asentarlos en un gran gallinero que había adosado al convento. ¡En un gallinero! Con el tiempo y mucho trabajo y dedicación, ese gallinero se convirtió en todo un hospital, hoy el mayor de la ciudad. En total, en el conjunto de obras sociales que la religiosa fundó se dispensan actualmente cuidados a 3,5 millones de personas. La Hermana Dulce murió en 1992, a los 77 años, meses después de recibir en el convento la inesperada visita de otro santo: Juan Pablo II. Unos años antes, en 1988, el presidente de Brasil José Sarney la había propuesto para el Premio Nobel. El pasado 13 de octubre, Sarney fue una de las más de veinte personalidades brasileñas que viajaron a Roma para asistir a la canonización. Y una semana después, 50.000 compatriotas celebraron a su nueva santa en la misa de acción de gracias que el arzobispo de San Salvador de Bahía ofició en el estadio de la ciudad. Las palabras del "Ángel de Brasil" no morirán nunca. "En el corazón de cada hombre, por violento que sea, siempre hay una semilla de amor a punto de brotar (...). El amor supera todos los obstáculos, todos los sacrificios". Sg JOSÉ IGNACIO RIVARÉS

NÚM. 143, ENERO-FEBRERO DE 2020

SUPERGESTO 21


Profile for OMP España

Revista Supergesto 143  

Revista Supergesto 143 - Enero - febrero 2020

Revista Supergesto 143  

Revista Supergesto 143 - Enero - febrero 2020

Profile for omp.es
Advertisement