Page 1


AÑO XXVII Nº134 MARZO - ABRIL 2018

EDITA

Obras Misionales Pontificias

Director Nacional de OMP Anastasio Gil García

Dirección Rosa Lanoix

Diseño y maquetación Antonio Aunés

Colaboradores

Justo Amado, Fuencisla del Amo, Alfonso Blas, Ana María Fernández, María Teresa Fernández del Vado, Coro Marín, Alicia Muñoz, Concha Fernández, Quique, Dora Rivas, Paula Rivas, Joan Sanmartí, José Ignacio Rivarés, Francisco Solé, Juan Zabala

Fotografía:

José Ramón Moreno Guillo, EFE, Archivo de OMP, 123RF.com y Cathopic

Depósito Legal: M. 7103-1991

Imprime: :

ARIAS MONTANO, S.A. Para ponerte en contacto con nosotros: SUPERGESTO C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Si lo prefieres, llámanos al Tef: 91 590 27 80 También puedes hacernos llegar un e-mail: supergesto@omp.es y nuestra página web: www.revistasupergesto.es www.omp.es y www.domund.org

Suscripciones Roberto Murga

suscripciones@omp.es

El 22 de abril se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y la Jornada de Vocaciones Nativas. "Tienes una llamada" es el lema de este año. El Señor sigue llamando hoy a los jóvenes para que le sigan. Y no podemos esperar a ser perfectos para responder: "aquí estoy". Así nos lo recuerda el papa Francisco, porque ¡la vocación es hoy! Esta Jornada nos pide oración por quienes dan este sí incondicional a Dios, y agradecimiento. También, cooperación económica; ninguna vocación puede perderse por falta de medios.

3

EDITORIAL

4 8

PAÍS A PAÍS

10 13 14 16 19 22 24

Tienes una llamada: ¡descuelga! Kazajistán

TÚ,¿QUÉ PIENSAS? En 2050 habrá 25 millones de km más de carreteras

ESCAPARATE

Sandro Jhonatan Condori, joven peruano, estudiante en Granada

ANÉCDOTA

Hélder Câmara

HAGIOGRAFÍA

26 28

ASÍ VA EL MUNDO REPORTAJE

30

PUERTAS ABIERTAS

32 34 36

Gregorio Iriarte

FIRMAS INVITADAS

Daniel Pajuelo Vázquez, sacerdote, ingeniero informático y profesor

DESDE LA MISIÓN Los misioneros refugiados

PÓSTER VOCACIONES NATIVAS

"Tienes una llamada"

38 39 40 42 43 44

Las redes sociales se llenan de faltas de ortografía Acercarse a los jóvenes alejados

NOMBRES PROPIOS JÓVENES MISIONEROS

Jóvenes de Trabajo-Misión de la ONGD SED, de los maristas

CON NUESTROS MISIONEROS

Martín del Río, Campos Misioneros de Trabajo (CMT)

ESTÁ EN LOS LIBROS ESTE MUNDO RELATO La mujer de los gatos

PARTICIPARON PIENSA Y JUEGA LA LLAMADA


a

islados del mundo por la música que se escucha a través de unos cascos, tal vez embebidos en algún programa de televisión o intentando superar un nuevo nivel del retador videojuego, agobiados por los deberes, ansiosos por irnos de compras, ensordecidos por el ruido ambiental... Y, mientras tanto, en nuestro interior no deja de sonar el móvil de nuestras conciencias, de nuestro corazón. "Tienes una llamada", nos avisa la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones y Jornada de Vocaciones Nativas, que se celebra el 22 de abril. "Es de un número desconocido", dirán unos. "Lo tenía silenciado", se excusarán otros. "¡Hombre, es de mi amigo Jesús", exclamarán los siguientes. Por un momento, todos se han sentido sacudidos en su interior, en su ser. Los habrá que tengan miedo a lo desconocido y no descuelguen; los habrá que prefieran seguir escondidos o encerrados en sus comodidades, adormecidos en un consumismo tranquilizante; los habrá que descolgarán, pero que, al escuchar la propuesta, sentirán dudas o miedo y preferirán escapar del reto o dejar la decisión para otro día, sin darse cuenta de que "¡la vocación es hoy!, ¡la misión cristiana es para el presente!", como dice el papa Francisco. Y los habrá que, confiados en la amistad que les une con Jesús, le escucharán, dialogarán, se sentirán seguros junto a él. Seguros, respaldados y amados, para contestar con un meditado, discernido y convencido "sí" a la propuesta de ser testigos a tiempo completo de la alegría del encuentro con Dios y con los demás, nuestros hermanos; para comprometerse y ponerse de por vida al servicio del proyecto de mundo que recoge el Evangelio y que Cristo nos enseña. Es lo que hacen tantos jóvenes de los países de misión que, luchando contra muchas dificultades y contando con nuestra ayuda, avanzan en el camino de la preparación al sacerdocio o la vida religiosa. Dios nos llama para sacarnos de nuestra comodona y frecuentemente egoísta postración. Nos invita a caminar junto a Él; a salir de casa y mirar rostros; a ir al encuentro de quien lo está pasando mal, de quien conoce el desprecio, la marginación, el dolor y el sufrimiento, para ir a llevarle su amor, su misericordia, su esperanza y su alegría. Nos pide vivir con Él, seguirlo de una manera cercana, para contribuir de manera entregada a la construcción de su Reino: justo, libre, fraterno y misericordioso. Mírate bien, por tanto; escúchate, préstate atención, porque tienes una llamada. Descuelga y responde con valentía: "Aquí estoy". Sg .


Supergesto viaja en esta ocasión a Asia Central, concretamente a la exrepública soviética de Kazajistán, un país enorme -el noveno mayor del mundo- de solo 18 millones de habitantes, musulmanes en su mayoría. Con todo, la patria de los kazajos es una tierra en la que conviven en paz y armonía decenas de confesiones religiosas y más de un centenar de pueblos y grupos étnicos distintos. Todo un milagro, para los tiempos que corren.

K

azajistán es, por ello, como un gran laboratorio de la convivencia y la multiculturalidad. Se trata de otro de esos países fascinantes desconocidos para el gran público. Es normal: está muy lejos de Es-

4 SUPERGESTO

paña –unos 7.000 kilómetros– y lo que ocurre por esos lares no nos afecta de manera especial. Apenas produce noticias y tampoco es un destino turístico de primer orden. Menos de cien españoles tienen fijada allí su residencia, según la Oficina de Información Diplomática del ministerio de Asuntos Exteriores. Uno de ellos es un obispo. Se trata del oscense José Luis Mumbiela, titular desde 2011 de la diócesis de la Santísima Trinidad de Almaty. Hasta hace poco había allí un segundo prelado: era el nuncio (embajador de la Santa Sede), el madrileño Miguel Maury Buendía, pero en 2015 el papa Francisco lo trasladó a Rumanía. Con 1,7 millones de habitantes, Almaty es la mayor ciudad de Kazajistán, y hasta 1997 este paso obligado en la célebre ruta de la seda era también su capital.

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

Hoy, sin embargo, el honor recae en Astaná, una metrópoli de menor tamaño (unas 900.000 almas) pero geográficamente mejor posicionada, mientras que Almaty sigue ejerciendo como capital comercial. Almaty significa literalmente "abundancia de manzanas". Otras urbes de importancia son Shymkent (642.000 habitantes), Karagandá (475.000), Pavlodar y Semipalátinsk, ambas de 330.000, y Taraz (310.000). El país está dividido en catorce provincias, pero Almaty y Astaná gozan de un estatuto administrativo propio que reconoce su importancia nacional. Kazajistán es enorme. Tanto, que tiene dos husos horarios y está a caballo de dos continentes. El 95% del territorio pertenece a Asia, pero el 5% restante, la parte oriental lógicamente, forma parte de Europa. Estamos hablando del nove-


En Kazajistán el deporte rey es el fútbol. Gran aceptación tienen también el jockey sobre hielo, el atletismo y el ciclismo, especialidad esta última en la que el país ha cosechado grandes éxitos. El equipo ciclista kazajo por excelencia es el Astaná, que lleva el nombre de la capital y los colores de la bandera nacional. No obstante, la tradición más auténtica y ancestral es la cetrería. Y en concreto, la caza con águilas reales, una práctica que tiene miles de años y que está muy vinculada al nomadismo inherente a este pueblo. De hecho, es practicada tam-

bién por la minoría kazaja que vive en Mongolia. El águila de las estepas tiene tal presencia en el acervo cultural kazajo que figura incluso en la bandera nacional, donde vuela majestuosa bajo un radiante sol. no mayor país del mundo, solo superado en extensión por Rusia, China, EE UU, Argentina, Brasil, Canadá, India y Australia. Al norte y al oeste, comparte frontera con Rusia: nada menos que 6.846 km; al este, linda durante otros 1.533 con China; y al sur, 1.224 más con Kirguistán, 2.203 con Uzbekistán, y 379 con Turkmenistán. Hasta comienzos de los años noventa, estos tres últimos te-

rritorios formaban parte, al igual que Kazajistán, de la antigua Unión Soviética. Para los más jóvenes, hay que recordar que la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) desapareció tras la caída del muro del Berlín en 1989. Pues bien, Kazajistán fue, en 1991, el último de todos esos territorios en proclamar la independencia. Lo hizo concretamente el 16 de diciembre –hoy

fiesta nacional– y Nursultan Nazarbayev se convirtió en el primer Presidente del nuevo Estado. Veintisiete años después, el incombustible líder excomunista sigue al frente del país. Geográficamente hablando, Kazajistán tiene de todo: estepas, montañas, bosques, llanuras, zonas áridas o semidesérticas, grandes lagos… Al oeste, por ejemplo, encontramos el mar Caspio

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

SUPERGESTO

5


–el mayor lago del mundo– cuyas riberas hacen de frontera natural con Rusia, Azerbaiyán, Irán y Turkmenistán. Otros lagos importantes son el Mar de Aral (compartido con Uzbekistán) y el Baljash. El paisaje predominante en casi todo el territorio, no obstante, es la estepa. La altitud media del país es de 600 metros y el clima, continental, lo que en román paladino quiere decir que en verano hace mucho calor (hasta 40 grados) y en invierno, un frío que pela, con 40 grados también… pero bajo cero. Ahí, entonces, se hielan hasta las ideas. Kazajistán cuenta con tres cordilleras de importancia: Altái, Alatau y TienShan. En esta última, situada en la frontera con Kirguistán y con China, se halla el Khan Tengri, que con sus 7.010 metros (el doble que nuestro Teide) es el pico más alto del país. La nación puede presumir también de contar entre sus maravillas con un gran cañón, similar al celebérrimo del Colorado, en EE UU. Se trata del Cañón del (río) Charyn. Situado a unos 200 km de Almaty, muy cerca ya de la frontera con China, esta desconocida belleza natural se extiende a los largo de unos 80 km y sus paredes alcanzan una profundidad de entre 150 y 300 metros. Hoy constituye una de las grandes atracciones turísticas nacionales. En un parque nacional próximo a este, el de AltynEmel, encontramos otra maravilla: las dunas cantoras. Y es que el desplazamiento a causa del viento de la arena de las enormes dunas (hasta 150 metros de altura) que hay allí, genera un sonido similar a un silbido o un gemido que puede oírse a km de distancia…. Se trata de un fenómeno natural que durante siglos trajo de cabeza a nativos y visitantes, que lo atribuían a las quejas de los espíritus. Un tercer reclamo turístico lo constituirá probablemente a partir de ahora la pirámide escalonada que un equipo de arqueólogos locales encontró en 2016 en Shet, cerca de Karaganda: una construcción muy deteriorada pero que, según los entendidos, es al menos mil años anterior a la más antigua de las pirámides de Egipto. 6 SUPERGESTO

El obispo español José Luis Mumbiela, titular desde 2011 de la diócesis de la Santísima Trinidad de Almaty.

Crisol de pueblos y culturas De seguir así, y si no lo es ya, el citado Nazarbayev se convertirá también en el futuro en otro monumento nacional. El Presidente kazajo, como ya se ha apuntado, lleva casi treinta años gobernando. Tras la independencia de la nación, ha sido reelegido en las urnas innumerables veces (1995, 1999, 2005, 2011 y 2015), en la última de ellas con un respaldo del 97% nada menos. Muchos creen, por ello, que las elecciones constituyen una farsa, una mera puesta en escena. Lo cierto, en cualquier caso, es que nadie ha podido o sabido disputarle el poder. Y que ello resulta muy llamativo, puesto que estamos en un país que es todo un crisol de pueblos, religiones y culturas; y la experiencia dice

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

que cuando ello ocurre, las diferencias, desavenencias y divisiones entre éstos suelen ser azuzadas por los adversarios con fines políticos, lo cual dificulta siempre la convivencia. Demográficamente hablando, en efecto, Kazajistán es casi como una pequeña ONU. Allí habitan kazajos (60,4%), rusos (24,5%), uzbekos (2,9%), ucranianos (2,6%), uigures (1,5%), tártaros (1,4%), alemanes (1,4%), coreanos (0,6%), azeríes (0,6%), turcos, bielorrusos, dunganes (chinos turcos), polacos, kurdos, chechenos, tayikos... y así hasta un total de unos 130 grupos distintos. La presencia de algunos de ellos (especialmente de polacos, alemanes y ucranianos) se explica por las deportaciones ordenadas por Stalin durante la época comunista. Este cruel dirigente soviético castigó a sus enemi-


gos enviándolos a campos de trabajo en esas regiones de frío extremo. Únicamente desde Polonia, llegaron a las gélidas regiones de la Siberia kazaja unas 500.000 personas. La misma diversidad se da también en lo que atañe a las confesiones religiosas, unas 40 en total. La religión mayoritaria es la musulmana, que profesa aproximadamente el 68% de la población, pero también encontramos judíos, budistas, testigos de Jehová, ateos... y por supuesto cristianos. Los creyentes en Jesús de Nazaret son el segundo grupo en importancia, con alrededor del 24%. Pero se trata, sobre todo, de cristianos ortodoxos y, en mucha menor parte, protestantes. La Iglesia católica es minoritaria (poco más de 200.000 fieles en todo el país) y está en sus inicios, como aquel que dice. Podría decirse que está empezando a dar sus primeros pasos, tras casi ochenta años de comunismo. Sin ir más lejos, la diócesis de Almaty (más extensa que España y con solo 50.000 católicos) no fue erigida hasta 2003. Pese a esa minoría de edad, la presencia católica va a más gracias a la labor asistencial que acomete. Las instituciones católicas, con Cáritas a la cabeza, acogen, en efecto a niños de la calle y huérfanos, ayudan a familias desestructuradas, y gestionan dispensarios en las zonas rurales más desprovistas de servicios sociales. "Si alguien, de cualquier credo religioso o incluso no creyente, se encuentra en un estado de necesidad, sabe que llamando a la puerta de la Iglesia católica encontrará ayuda. Estamos

preparados para ayudar de forma inmediata –en pequeños asuntos o necesidades diarias– al pobre que llama a nuestra puerta, sin preguntar a qué comunidad religiosa pertenece", explica el franciscano italiano Luca Baino, que trabaja en Almaty. Esta diócesis, una de las cuatro que hay, es la que tiene a su cargo el español José Luis Mumbiela, quien antes de ser nombrado obispo en 2011 trabajó durante otros ocho años en Shymkent. Por ahora, la amenaza terrorista que suponen grupos como Al Qaeda o Daesh ha logrado ser atajada por el Gobierno. Un país de enormes recursos Kazajistán es un país rico pero con grandes desigualdades. Desde la caída del comunismo y la llegada de la independencia, la nación ha experimentado un gran cambio. En apenas veinticinco años, la renta per capita se ha multiplicado por cuatro, y el desempleo se ha reducido hasta solo el 5%. Ello no quiere decir que ahora no haya pobres. Los hay. Pero si durante el comunismo casi la mitad de la población entraba dentro de esta categoría, ahora la mitad de la población forma parte de una nueva e incipiente "clase media". No obstante, la llegada del capitalismo ha generado riqueza, pero también una mayor desigualdad y corrupción. En 2015, de hecho, el ex primer ministro Serik Akhmetov fue juzgado y condenado a diez años de cárcel por tales prácticas corruptas. El despegue económico se debe so-

bre todo a la explotación de las impresionantes riquezas que alberga su subsuelo: petróleo, gas, hierro, carbón, etc. Kazajistán tiene tal abundancia de hidrocarburos que es conocida por el apodo de "la Dubai de la estepa". El país posee también ingentes depósitos de cromo, níquel, cobalto, plomo, bauxita, oro y uranio… Este último mineral -del que es el primer productor mundial- es fundamental para la energía nuclear. No lo hemos dicho todavía, pero Kazajistán es también una potencia nuclear -herencia soviética- que alberga, en Semipalatinsk, una importante instalación de pruebas nucleares. Pese a su emergente economía, la crisis ha hecho también mella, y hasta cuatro de sus grandes bancos han tenido que ser rescatados por el Gobierno en los últimos años. La dependencia de Rusia sigue siendo importante –la mitad de las importaciones y la cuarta parte de las exportaciones proceden de allí–, pero el Gobierno kazajo ha apostando por una política de diversificación y de llevarse bien con todos: Rusia, China, Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN… Y de momento lo está consiguiendo. Lo que no deja de ser un milagro. El otro milagro, el gran milagro, es el propio país: un Estado excomunista de mayoría musulmana en el que rige la ley civil y cuya Constitución garantiza iguales derechos a todos los ciudadanos, independientemente de su etnia, nacionalidad, religión, clase social y género. Sg JOSÉ IGNACIO RIVARÉS

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

SUPERGESTO

7


¡Hay que escuchar a los jóvenes! Así lo quiere el papa Francisco. Que ha pedido, de cara al Sínodo de los Obispos que se celebrará en el mes de octubre, Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, que se reflexione sobre las inquietudes, necesidades, dificultades y esperanzas de los jóvenes. El departamento de Pastoral de Juventud de la CEE, junto con la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, ha dado a conocer las aportaciones hechas por los jóvenes y los responsables y agentes de pastoral juvenil en las encuestas realizadas para el Sínodo (ver páginas 30 y 31 de Supergesto), y que ya se han presentado en Roma. La Fundación Santa María, por su parte, también ha dado a conocer su última radiografía de la juventud española. De ambos estudios se desprende que muchos jóvenes se sienten alejados de Dios y de la Iglesia. Frente a esta conclusión, Supergesto ha formulado al sacerdote marianista Daniel Pajuelo una pregunta: "¿Cómo se puede lograr ese acercamiento entre los jóvenes y la Iglesia?". Daniel, ingeniero informático, rapero, profesor (dio un giro a las clase de Religión con Minecraft)... lleva dos décadas trabajando en la pastoral con jóvenes. Es uno de los fundadores de iMisión y apuesta por la evangelización digital con una cuidada presencia en las redes sociales, especialmente en YouTube, donde él tiene un canal con miles de seguidores. Lo podéis encontrar en Instagram, Twitter o YouTube como smdani. 16 SUPERGESTO

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

D

os informes recientes, la síntesis de respuestas recibidas a la encuesta para el Sínodo de los jóvenes y el último informe de la Fundación Santa María sobre la situación de la juventud española, han venido a confirmar lo que intuíamos: los jó-

venes no os sentís escuchados por la Iglesia. Aunque la Iglesia es grande y

compleja cada vez es más consciente en todo su cuerpo de este dramático y creciente distanciamiento. Algunos de nosotros no nos desayunamos ahora con esto, y no es porque seamos más listos, sino porque llevamos años trabajando codo a codo con vosotros y por vosotros, y

sentimos en nuestras almas el dolor de la incomprensión que vemos por ambas partes. Los agentes de la pastoral con jóvenes somos como las bisagras de una puerta, por un lado enganchados a la comunidad cristiana y por otro a vosotros, vuestra cultura, alegrías y penas. Por eso el distanciamiento nos estira y rompe por dentro. Llevamos décadas combatiendo la indiferencia del cuerpo eclesial ante esta situación, una indiferencia que en ocasiones es fruto del desconocimiento y del acelerado


salto generacional que vivimos, pero otras, y lo digo con lágrimas, es consecuencia de una autorreferencialidad que nos lleva a cerrar las puertas al encuentro con cualquier realidad de la periferia. Al mismo tiempo os decimos, con la libertad que nos da el ser compañeros de camino, que no nos parece justo la rapidez con la que repetís y extendéis los falsos tópicos y prejuicios sobre la Iglesia, a veces por falta de formación, pero otras veces por falta de valor para defender el amor y la verdad de Jesucristo, por una especie de mimetismo moral con lo que la sociedad establece como políticamente correcto. Es extremadamente urgente que nos encontremos vosotros y nosotros, nos escuchemos, intentemos comprender cómo hemos llegado a esta situación, y con humildad reconozcamos nuestros errores. Este será el primer paso para que algo pueda cambiar en nuestra relación. Sé que

cuando oís que para nosotros es urgente el 'tema de los jóvenes' muchos pensáis que buscamos 'carne fresca', un relevo generacional para perpetuar nuestros grupos e instituciones. Es posible que esta sea la mentalidad de algunos en nuestras comunidades, pero ya os digo que si es así nada tiene que ver esta inquietud con el cristianismo. La Iglesia solo existe para responder al mandato que nos dejó Jesús de llevar su Evangelio a toda persona, en todo tiempo y lugar. No deberíamos tener nunca como prioridad perpetuarnos a nosotros mismos, es más, el Señor nos pidió explícitamente usar medios humildes y confiar en la Providencia y no en la fascinación de los números, las piedras de los templos y el dinero. Los jóvenes sois el fermento de toda sociedad, tenéis un tremendo potencial transformador, y sabemos por experiencia que cuando el regalo de

la fe es acogido por un corazón joven, los frutos que llega a dar para el mundo que le rodea son impresionantes, de ahí que retomar nuestra relación y acortar distancias tenga un carácter urgente. ¿Cómo podemos soñar con encender en el corazón de la sociedad el fuego del Evangelio sin contar con vosotros? Imposible. No podéis imaginar lo que salté de alegría cuando me enteré de que el Papa convocaba un Sínodo de los jóvenes. Francisco no podía descuidar este aspecto, él os ha invitado una y otra vez a callejear llevando a Cristo a todos los rincones, especialmente a las periferias existenciales donde no se conoce a Dios y las tinieblas impiden tener esperanza alguna en un futuro mejor. El Papa está preocupado, sabe de la distancia que nos separa y que corre el riesgo de convertirse en abismo. Él quiere es-


cucharos, quiere que toda la Iglesia os escuche, y haga el esfuerzo por comprenderos, y que en ese ejercicio de salida la misma Iglesia sea evangelizada de nuevo y el Espíritu Santo pueda encender vuestros corazones y los nuestros con un nuevo ardor que extienda el calor de la fe hasta los lugares más fríos de la Tierra. Llevo toda mi vida a vuestro lado, a veces simplemente haciéndome presente y con ello haciendo presente a la Iglesia y a Jesucristo entre vo-

sotros, otras acompañándoos activamente en vuestras búsquedas y aventuras. A vuestro lado he descubierto nuevos matices en mi vocación, habéis mantenido mi espíritu joven, me habéis ayudado a amar con una amor concreto y encarnado. Vuestra inquietud me ha mantenido abierto a la escucha, el diálogo, y al encuentro con el que es diferente y piensa distinto que yo. Me habéis enseñado a mirar siempre el futuro con esperanza y a tomarme con humor nuestras incoherencias y tropiezos. Os confieso algo, no puedo concebir una Iglesia sin vosotros, no puedo entender ya mi vocación si no compartimos el camino. Me encantaría que para mis hermanos en la fe, padres de familia, educadores, consagrados y sacerdotes este Sínodo fuera una oportunidad para comenzar a escucharos, que pospusieran sus juicios e intentaran comprenderos pero sobre todo aco-

geros y amaros tal y como sois, con vuestras incoherencias y carencias, con vuestra original belleza y talentos, tal y como Dios os ama. También deseo de todo corazón que sea una oportunidad para que vosotros descubráis la belleza de la Iglesia de Jesús, una belleza que no está en su perfección moral o su infalibilidad, sino en que es la mesa donde se reúnen los que se reconocen pobres necesitados del perdón y del amor de Dios. Esta comunidad quiere compartir con vosotros un tesoro, la vida misma de Jesucristo que se hizo uno de nosotros para que nosotros podamos ser uno con Dios. La Paz! Sg

DANI


Foto: Mundo Negro

Sudán del Sur es el país más joven del mundo, pero también uno de los más inestables. Miles de personas tienen que huir como refugiados a los países vecinos a causa de la guerra, la violencia y el hambre. Los misioneros, que comparten su vida, los acompañan. "Si somos pastores, tenemos que ir con nuestro rebaño", explica Isaac Martín, uno de ellos. "Nuestra presencia allí les muestra que la Iglesia no les ha abandonado".

I

saac Martín se ofreció para ir a Sudán del Sur como misionero comboniano en 1969. Quién le iba a decir cuando empezó a sentir la vocación que a sus 81 años se haría refugiado con los refugiados, y buscaría de entre los campos a sus feligreses. Desde entonces, excepto algunos años en España, ha entregado su vida en Sudán del Sur, donde se ha jugado la vida en varias ocasiones para llevar el Evangelio en un sitio donde nadie quiere estar. En los últimos años, su misión se ha desarrollado en Lomin, donde los combonianos tenían un colegio grande: "Parecía que a la zona de Lomin la

guerra no iba a llegar. Pero finalmente llegó. Atacaron todos los pueblos de alrededor, por lo que en enero de 2016 la gente del pueblo empezó a huir hacia Uganda, a unos 40 km", explica este comboniano. Cuando los soldados mataron a diez personas, entre ellas un catequista, la situación se volvió peor. "El 6 de febrero todos habían huido. Nadie se había matriculado en el colegio, ni estaban los profesores". Solo quedaban los misioneros en ese pueblo desierto. ¿Qué hacer? "Si somos pastores, tenemos que ir con nuestro rebaño". Así que, ni corto ni perezoso, a sus 81 años, este misionero,

junto con sus compañeros de comunidad, preparó las cosas y se fue a Uganda, a buscar a su gente. Poco después, la guerra arrasó toda la misión de Lomin, solo se ha salvado el edificio de la Iglesia. Ya en Uganda, los misioneros se pusieron a buscar entre los campos de refugiados a su gente, para poder continuar con su misión. En la zona hay tres campos de 200.000 personas. Pero en el país, los refugiados suman más de un millón. En el terreno de una parroquia de Uganda, están intentado montar una escuela, donde poder ofrecer educación a los refugiados. Es muy difícil, porque no tienen nada: ni libros, ni cuadernos… Además, han montado seis capillas debajo de los árboles. "Tenemos que estar donde están nuestros feligreses". Con 81 años ("juventud acumulada" prefiere llamarle él), Isaac Martín tiene claro que para que en un futuro Sudán del Sur pueda tener

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

SUPERGESTO

19


paz, es necesario trabajar en el acompañamiento espiritual de las personas, para que se pueda dar el perdón y se puedan superar todos los traumas que han vivido. "Si no conseguimos esto, aunque llegue la paz algún día al país, y puedan regresar a sus casas, todos tendrán

deseos de venganza, lo que podría ocasionar un genocidio". Muchas mujeres han sido violadas, otros han visto cómo han matado a sus padres y hermanos. ¿Cómo se puede ayudar a estas personas heridas? "Predicando a Cristo, que nos regala la posibilidad de amar al enemigo, y de no

cultivar el odio y el rencor. Estamos aquí para reconciliar, la lucha lo destruye todo". Y es que, el futuro del país pasa por la creación de una nueva sociedad, por la formación de ciudadanos, sea cual sea la tribu a la que se pertenezca. "Cristo nos enseña que todos formamos parte de una misma familia, que todos somos hijos de Dios". "Nuestra presencia en los campos es un signo para ellos de que la Iglesia no les ha abandonado, y eso les hace sentirse seguros. Hemos ido con ellos, compartimos su experiencia". ¿Cómo consiguen llegar a todos? "Hay que ser creativos", explica el misionero comboniano. Son cuatro en comunidad, y al ser extranjeros no pueden dormir en los campos, se han comprado un terreno al lado para poder trabajar de una forma más inmediata. Además, cuentan con la ayuda de los catequistas nativos, padres de familia que viven en los campos, y que les ayudan. "Gracias a ellos la Iglesia puede llegar a todos los rincones. Les hemos comprado unas bicicletas para que se recorran los campos, visiten a los enfermos, les lleven comida y medicinas, e incluso que los lleven a los puestos médicos". "Yo les pediría a los jóvenes que recen por nosotros, y que se atrevan a dar la vida. No se trata de entregar unos meses, la relación con Cristo crea un modo nuevo de vivir. La fuerza viene de Dios", concluye. Sg PAULA RIVAS

Foto: Mundo Negro

20 SUPERGESTO

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018


Yudith Pereira

En 2005, cuando se vislumbraba la posibilidad de independencia de Sudán del Sur, los obispos de allí pidieron a todas las congregaciones religiosas ayuda, para poder crear unos servicios mínimos de educación y sanidad, además de ayudar a la cimentación de una Iglesia local. Como la iniciativa era inabarcable por una sola institución, y las congregaciones tenían deseos de trabajar juntas, se creó la iniciativa intercongregacional "Solidarity with South Sudan". Yudith Pereira, una misionera madrileña de Jesús-María, cambió su misión en Guinea Ecuatorial y Camerún por la de Sudán del Sur, para coordinar toda la iniciativa desde Roma, como secretaria ejecutiva asociada. "Cuando llegamos en 2006 nos encontramos con una gran devastación. ¡No había nada!". Formaron varias comunidades, con miembros de diferentes congregaciones. "Cuando hay un problema tribal, es precioso que puedan ver en nosotros comunidades tan diferentes, de muchos países, que enseñan el amor de Dios cada uno desde su carisma". La idea era formar a los futuros profesionales del país. En seguida, se pusieron a crear centros de formación de maestros; de médicos y comadronas; de agricultura y de pastoral. En 2008 empezaron los proyectos, siempre con muchas dificultades, por la guerra y la falta de medios.

En octubre de 2017, el papa Francisco decidió apoyar explícitamente esta iniciativa de "Solidarity with South Sudan", a través de un donativo. Como sus deseos de viajar a Sudán del Sur se vieron frustrados por la falta de seguridad, el Papa ha querido apoyar al país con varios donativos generosos, uno de ellos a través de esta iniciativa. Además, el Papa ha instado a toda la Iglesia a rezar por Sudán del Sur –él mismo participó en una vigilia de oración en el Vaticano organizada por Yudith Pereira–. "Tenemos que estar donde no está nadie", explica esta misionera de Jesús-María, quien ha organizado también una mesa redonda en la Universidad Urbaniana a finales de enero para recoger propuestas concretas para la paz, desde diferentes puntos de vista: del pueblo de Sudán, de los representantes de las iglesias, de los embajadores… "La Iglesia acoge a todo el mundo y quiere estar en todas partes". P. R. NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

SUPERGESTO

21


cuerda el papa Francisco en el mensaje escrito para esta Jornada: "La alegría del Evangelio, que nos abre al encuentro con Dios y con los hermanos, no puede esperar nuestras lentitudes y desidias; no llega a nosotros si permanecemos asomados a la ventana, con la excusa de esperar siempre un tiempo más adecuado; tampoco se realiza en nosotros si no asumimos hoy mismo el

El cuarto domingo de Pascua, que este año 2018 es el 22 de abril, se celebra la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Desde hace 55 años, en el domingo "del Buen Pastor" la Iglesia pide con confianza a Dios que envíe nuevos obreros para anunciar el Evangelio, y le da las gracias por las vocaciones que suscita entre los jóvenes. En España, a esta convocatoria se suma la Jornada misionera de Vocaciones Nativas, de la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol, que añade a esa petición el compromiso por las vocaciones en los países de misión. "Tienes una llamada" es el lema de la Jornada de este año. 24 SUPERGESTO

E

n la preparación de esta Jornada vocacional trabajan conjuntamente tres organismos eclesiales: la Comisión Episcopal de Seminarios y Universidades, encargada de ayudar a las diócesis en la pastoral vocacional; el Área de Pastoral Juvenil Vocacional de CONFER, que colabora con las instituciones religiosas en su empeño por suscitar y acompañar las vocaciones a la vida consagrada; y las Obras Misionales Pontificias, que se ocupan de cooperar con las Iglesias locales de los territorios de misión en el sostenimiento de sus vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. Es una celebración conjunta, porque la llamada al servicio de la Iglesia no puede circunscribirse a unos límites geográficos e institucionales; cualquier vocación es, en esencia, una invitación a servir a la Iglesia allí donde ella necesita ser servida. El Señor sigue llamando hoy a los jóvenes para que le sigan. Y no podemos esperar a ser perfectos para responder con un generoso "aquí estoy". Así lo re-

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

riesgo de hacer una elección. ¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es para el presente! Y cada uno de nosotros está llamado –a la vida laical, en el matrimonio; a la sacerdotal, en el ministerio ordenado, o a la de especial consagración– a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora". Es cierto que oír la llamada del Señor no siempre es fácil. Dios viene de un modo silencioso y discreto, sin imponerse a nuestra libertad. Así puede suceder que su voz quede silenciada por las preocupaciones y tensiones que llenan nuestra vida y nuestro corazón. "Si permanecemos encerrados en nosotros mismos -dice el Papa-, en nuestras costumbres y en la apatía de quien desperdicia su vida en el círculo restringido del propio yo, no podremos descubrir la llamada especial y personal que Dios ha pensado para nosotros, perderemos la oportunidad de soñar a lo grande y de convertirnos en protagonistas de la historia única y original que Dios quiere escribir con nosotros".


Muchos seminarios y noviciados de los territorios de misión están hoy llenos de jóvenes que desean consagrar su vida a llevar el Evangelio por todo el mundo. Ayudar a estas vocaciones, y que no se pierda ninguna por falta de recursos económicos, es una de las finalidades de la Jornada de Vocaciones Nativas. El Seminario Mayor San Agustine de Jos, en Nigeria, es uno de los muchos seminarios que no podría subsistir sin la ayuda de las Obras Misionales Pontificias (OMP), en su caso de España. En este seminario, se forman unos 400 jóvenes de una veintena de diócesis. Debido a su localización, en un entorno mayoritariamente musulmán, el diálogo por la paz forma parte de las actividades formativas de los seminaristas. Así lo ha manifestado su rector, Fr. Mark Nzukwein, a nuestra compañera Dora Rivas: "Los futuros sacerdotes se están formando para convertirse en líderes pastorales del mundo entero, por lo que el diálogo por la paz constituye un aspecto vital de su formación. Se forman para ver la imagen de Dios en los demás, sean o no cristianos, y para ser capaces de relacionarse con ellos como tales. Esto explica por qué el estudio del islam y la religión tradicional africana forma parte del plan de estudios de los seminaristas". El rector asegura también que "puedo decir que los seminaristas están contentos de estar en el seminario. Son 437, procedentes de diferentes diócesis y congregaciones del país, e incluso más

allá. Pero el nivel de interacción y solidaridad entre ellos es grande. Rezan y trabajan duro; yo destacaría su compromiso con los estudios y el espíritu de perseverancia en medio del desafío de la formación y de la realidad socioeconómica y política de nuestro país. Ellos están preocupados por el fenómeno de tanta persecución que el cristianismo afronta en todo el mundo, especialmente en nuestro país. Al mismo tiempo, este factor singular se convierte en una motivación para un mayor compromiso con la oración, el estudio y la preparación, y para el sacrificio supremo por su fe, si fuera necesario". Un tercio de los seminaristas del mundo dependen de las aportaciones hechas por los católicos a la Obra Pontificia de San Pedro Apóstol. El crecimiento de las vocaciones nativas es espectacular en África y Asia. Según las estadísticas de la agencia Fides, publicadas en octubre de 2017, los seminaristas mayores, diocesanos y religiosos, en el mundo son 116.843. En África han aumentado 479 y en Asia, 272. Esta evo-

lución contrasta con las cifras de América, donde han disminuido 473; de Europa, con 366 seminaristas menos que el año anterior, y Oceanía, con ocho menos. Los seminaristas menores, diocesanos y religiosos, son en total 104.351. Y han aumentado en todos los continentes. En África, 914; América, 273; Asia, 119; Europa, 90; y Oceanía, 13. Las vocaciones surgidas en los territorios de misión tienen serias dificultades para responder a la llamada, debido, muchas veces, a la falta de medios. Por este motivo, la Iglesia universal se encarga de cuidarlas a través de la Obra de San Pedro Apóstol. En 2017, España envió a Roma para esta Obra 1.656.519,78 euros, con los que se han atendido a 5.264 seminaristas, de África (3.492); América (233); y Asia (49). En países como Burkina Faso, Camerún, Chad, Burundi, Ghana, Nigeria, Panamá, Ecuador, Colombia, India, Indonesia, Tailandia... También se ha prestado ayuda a 195 formadores, y 840 novicios y novicias, de tres países: R.D. del Congo, Ghana y Zimbabue. Sg

NÚM. 134, MARZO-ABRIL DE 2018

SUPERGESTO

25


Supergesto Nº 134  

Revista Supergesto Marzo-Abril 2018

Supergesto Nº 134  

Revista Supergesto Marzo-Abril 2018

Advertisement