__MAIN_TEXT__

Page 1

EDITADA POR LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS

Nยบ 210 DICIEMBRE Aร‘O 2020

TERCER MILENIO


Nº 210. DICIEMBRE, 2020

TERCER MILENIO EDITA OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Tfno: 91 590 27 80 Fax: 91 563 98 33 E-Mail: dir.nal@omp.es http://www.omp.es

coeditores AGUSTINOS RECOLETOS Paseo de La Habana, 167. 28036 Madrid. Tel. 91 345 34 60 COMPAÑÍA DE JESÚS Avda. de la Moncloa, 6. 28003 Madrid. Tel. 91 534 48 10 COMPAÑÍA MISIONERA DEL SAGRADO CORAZÓN Estocolmo, 9. 28022 Madrid. Tel. 91 313 56 40 FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARÍA Cardenal Marcelo Spínola, 38. 28016 Madrid. Tel. 91 302 61 99 MISIONERAS DE NUESTRA SEÑORA DE ÁFRICA (HERMANAS BLANCAS) Ángela Figuera, 39. 28003 Madrid. Tel. 91 553 82 60 MISIONEROS CLARETIANOS Clara del Rey, 6. 28002 Madrid. Tels. 91 415 23 61 y 91 415 21 99 INSTITUTO ESPAÑOL DE MISIONES EXTRANJERAS Ferrer del Río, 17. 28028 Madrid. Tel. 91 726 84 27 MERCEDARIAS MISIONERAS DE BÉRRIZ Fereluz, 2. 1ª A 28039 Madrid. Tel. 91 571 63 03 MISIONERAS CRUZADAS DE LA IGLESIA Madre Nazaria, 7. 28044 Madrid. Tel. 91 462 88 40 MISIONERAS DE CRISTO JESÚS Peñuelas, 18. 5º A. 28005 Madrid. Tel. 91 517 41 78 MISIONERAS DOMINICAS DEL ROSARIO General Kirkpatrick, 44. 28027 Madrid. Tel. 91 367 36 71 MISIONEROS ESPIRITANOS Santa Engracia, 149. 1º B. 28003 Madrid. Tel. 91 554 21 57 Olivos, 12. 28003 Madrid. Tel. 91 553 36 16 MISIONEROS DE MARIANNHILL Arturo Soria, 249. 28033 Madrid. Tel. 91 359 07 40 MISIONEROS DEL VERBO DIVINO Corazón de María, 19. 5º B. 28002 Madrid. Tel. 91 415 43 55 MISIONEROS OBLATOS DE MARÍA INMACULADA Diego de León, 36. 28006 Madrid. Tel. 91 411 12 12 Pozuelo de Alarcón, Madrid. Tel. 91 352 34 16 PADRES BLANCOS Liebre, 25. 28043 Madrid. Tel. 91 574 04 00 SOCIEDAD DE MISIONES AFRICANAS Asura, 34. 28043 Madrid. Tel. 91 300 00 41

en este número... IGLESIA A FONDO Iniciativas como el Festipaix de Fátima, un festival de cine que celebra su primera edición en la capital de la República Centroafricana, ayudan a superar el conflicto que desgarra al país desde el año 2013.

16 PRIMER PLANO

La pandemia de COVID-1 19 no solo está dejando muertos y quebrando la economía en todo el mundo. También los derechos humanos se están viendo seriamente dañados.

24

INFORME La jornada de Infancia Misionera, que se celebrará el 17 de enero, quiere realzar el valor de la familia, y destacar cómo los misioneros son verdaderos padres y madres para los niños más vulnerables.

30 y además... 7 TRIBUNA

Navidad sin familia

12 EL OBSERVADOR LÍBANO - PARAGUAY PAKISTÁN

22 ASÍ VA EL MUNDO ARGELIA - ETIOPÍA HONG KONG COSTA DE MARFIL

36 ENTREVISTA Carlos Rodríguez Arana, misionero en Perú

40 ANIMACIÓN MISIONERA 43 AYUDAMOS A... Islas Turcas y Caicos

46 CULTURA

Internet como "salvación"

54 MISIÓN VIVA Humbelina del Caño, misionera en México

56 MISIÓN VIVA Innocent Shava, natural de Zimbabue y misionero en España


EDITORIAL

SOMOS FAMILIA MISIONERA

L

a Jornada de Infancia Misionera, que se celebra el 17 de enero, quiere, como reza su lema, que vayamos “Con Jesús a Nazaret” para exclamar, unidos a Él: “¡Somos familia!”. Esta escuela de evangelización misionera es muy consciente de que la familia es el lugar privilegiado para experimentar ese amor gratuito, esencia del Evangelio, que forma parte indispensable del equipaje de todo misionero o misionera que quiera anunciar la Buena Noticia, llevando misericordia, justicia, libertad, fraternidad y perdón por todos los rincones del planeta, especialmente por los más necesitados. Quien podía haber nacido rey terreno, guerrero, emperador..., colmado de riquezas, halagos y parabienes, quiso venir al mundo en el seno de una familia pobre, que se vio obligada a huir y a buscar refugio lejos de su tierra, porque quien les perseguían amenazaban sus vidas; que sintió la amargura y el desprecio del rechazo, salvo por parte de los más sencillos. Una situación especialmente marcada por la pobreza y la marginalidad, que, volviéndonos hacia nuestra época actual, evoca las dolorosas vivencias de un campo de refugiados o de uno de esos abandonados suburbios de nuestras grandes ciudades. Cuando le fue posible, esta familia, la Sagrada Familia de Jesús, regresó a su tierra de Naza-

ret, en las “periferias franciscanas” del Imperio Romano. Y, sin huella de amargura por la dureza de lo vivido, en medio de la sencillez de la vida cotidiana, Jesús y su familia encontraron su vocación y su misión: las de la obediencia a la voluntad del Padre Dios; las del amor y la ayuda mutua; las de la fraternidad, la convivencia y el compartir; las

sioneras que, siguiendo los pasos de Jesús, dejándolo todo y llegando a jugarse en ocasiones hasta la vida, se han mostrado dispuestos a hacer de este mundo una gran familia. Un mundo donde todos los seres humanos se descubran hermanos que gozan de la misma dignidad, imbuidos de un espíritu fraternal que permita hacer realidad sociedades más sa-

Infancia Misionera quiere que sigamos los pasos de Jesús, para que aprendamos a abrir nuestros corazones a todos los pueblos de la tierra. de la atención y el cuidado del prójimo. Y, como excelentes misioneros, no se quedaron todo eso para ellos solos. Sabían que tenían un tesoro que les quemaba en su interior, en el seno de aquel hogar “Iglesia domestica”; una riqueza inmaterial que se veían impulsados a ofrecer y compartir, porque era la gran oportunidad para hacer de toda la humanidad una gran familia universal. Una familia donde el otro fuera el hermano; donde, como dice Francisco en su encíclica Fratelli tutti, todos contribuyesen al proyecto común, todos trabajasen por el bien común, pero sin anular al individuo; al contrario, sosteniéndolo y promoviéndolo. En este propósito se han embarcado muchos misioneros y mi-

nas, sin hambre, pobreza, opresión, injusticia ni guerras. Lugares con calor de hogar, donde el reencuentro y el diálogo hagan germinar la justicia y la paz. El mundo tal y como Dios lo quiere para nosotros. Por eso, la Infancia Misionera también desea que sigamos los pasos de Jesús, el primer misionero, de la familia de Nazaret, de las primeras comunidades cristianas, de nuestros misioneros... Así, los más pequeños, y los no tanto, podremos aprender, como se reza al final de Fratelli tutti, a abrir nuestros corazones “a todos los pueblos y naciones de la tierra, para reconocer el bien y la belleza que sembraste en cada uno, para estrechar lazos de unidad, de proyectos comunes, de esperanzas compartidas”.

EDITA Obras Misionales Pontificias DIRECTOR NACIONAL OMP José María Calderón DIRECTOR Alfonso Blas DISEÑO Antonio Aunés COLABORADORES Rosa Lanoix, Rafael Santos, Francisco José Pérez Valero, Dora Rivas, José Beltrán, TERCER MILENIO José Carlos Rodríguez, José Ignacio Rivarés, Israel Íñiguez, Modeste Munimi, José Ramón Carvallada, María Jesús Sahagún, Carmina Sofía Fernández, Juana Gómez, Juan Lázaro Sánchez, Vicente Marqués Ruiz ARCHIVO FOTOGRÁFICO Antonio Aunés, Rafael Santos FOTOGRAFÍAS Efe, 123RF SUSCRIPCIONES Roberto Murga DEPÓSITO LEGAL M-48558-1999 ISSN 1695-1034 IMPRESIÓN Gráficas Dehon. PP. Reparadores. C/ La Morera, 23-25. Torrejón de Ardoz, Madrid. Tfno: 91 675 15 36


José Luis Garayoa

frasesy yflashes

Misionero agustino recoleto, recientemente fallecido Al final, como alguien dijo una vez, los problemas no tienen tamaño, lo tienen las personas. Hay personas con un corazón tan grande que cualquier problema, del tamaño que sea, lo ven como una ocasión para ser amable y ayudar a quien vive a su lado

Eduardo Andrés Roca Oliver Misionero "Fidei donum" en Mozambique

Annunziata Giannotti Misionera comboniana italiana en Chad Es cierto que a mi edad uno desea una vida tranquila..., pero a mí me encantan las sorpresas, y cada día que Dios me da es una nueva sorpresa. También amo los imprevistos y en la misión siempre hay muchos de ellos. Dan color a la vida.

P. Paul Schneider Misionero en Etiopía Yo he venido aquí por la fe. Si un día me pasara algo, sabed que salí de mi país por la fe, por el amor a Cristo, para servir a la gente, para amarles, para ser testigo, y querría vivir cien años más para seguir haciéndolo; y, a la vez, no me importa la muerte, porque estar con Cristo es, con mucho, lo mejor.

6 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

Para mí, abandonar la misión en este momento aquí en Pemba sería abandonar a mi pueblo, abandonar a mi familia. Yo no soy capaz de irme.

P. Ignacio María Doñoro Misionero en Perú El que los pobres se dejen cuidar, servir y amar no solamente merece todo nuestro respeto, sino además un inmenso agradecimiento, porque los pobres nos llevan al cielo. A ellos hemos de acercarnos casi de rodillas, con sumo cuidado, casi con veneración, agradeciéndoles que se despojen de lo poco que tienen, que es el dolor, para revestirse de la verdad.


TRIBUNA

Navidad sin familia

Y

Por D. José María Calderón.

a se nos está preparando para que asumamos que, en la situación en la que estamos, lo de tener grandes celebraciones va a resultar imposible, ni siquiera celebraciones familiares... Va a ser duro. Según parece, y ojalá pudiera llevarme la alegría de equivocarme, “cada uno en su casa y Dios en la de todos”. La noche del 24 de diciembre o la comida del día mismo de Navidad no vamos a poder juntarnos con los padres y hermanos bajo un mismo techo. Seguramente nos tendremos que conformar con la celebración con los convivientes, como se ha puesto de moda decir ahora, y, en todo caso, una videoconferencia con el resto de la familia para hacer un brindis virtual. ¡Va a ser una Navidad sin familia! No es algo que nos guste y ojalá no se tenga que repetir ningún año más..., pero ojalá también que sepamos aprovecharlo para vivir con más intensidad el nacimiento de Nuestro Señor. Si esto nos sirve para dar profundidad a nuestras celebraciones navideñas... ¡bienvenido sea! Pero lo que no puede ser, porque eso sí que es un drama, es ¡tener una familia sin Navidad! Desgraciadamente hay muchas familias que no van a poder celebrarla, porque quizás sean personas que viven solas, porque son personas que están ingresadas en hospitales, porque son personas y

Director Nacional de OMP

familias que no tienen medios para poder celebrarlo..., ¡porque son familias que no tienen fe! Jesús ha venido a llenar todo de esperanza y de luz. El Señor ha venido a compartir con el hombre su condición frágil y vulnerable. Él quiere tener un encuentro personal con cada hombre, con cada mujer... con todos los hombres, con todas las mujeres. Nos debe doler, como duele descubrir que hay personas que to-

que desconocer a Dios. No hay pobreza mayor que la de no saberse amado. Si cada uno de nosotros hemos sido pensados por Dios para amar y ser amados, no hay una situación más frustrante en nuestras vidas que no descubrir que somos amados por un Dios todopoderoso, que se hizo hombre para hacernos sentir que nuestra vida tiene sentido, que nuestras vidas son importantes. Sin trivializar ni quitar importancia al dolor humano que

No podemos ser indiferentes a que haya aún quienes viven sin saber que su vida tiene una razón en el corazón de Dios. davía no saben leer o escribir, que haya familias que no conozcan a Cristo y su deseo de amarles. No podemos ser indiferentes a que haya todavía hoy quienes viven sin saber que su vida tiene un sentido, tiene una razón en el corazón de Dios. Que cada uno de los que forman parte de esa familia no es alguien extraño, lejano, indiferente para Dios. Esa es la mayor tristeza del Corazón de Jesús: “Fuego he venido a traer a la tierra y ¿qué quiero sino que arda?” (Lc 12,49), porque esa la voluntad del Padre: “que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad” (1 Tim 2,4). Como nos ha repetido en varias ocasiones el cardenal arzobispo de Madrid, no hay mayor pobreza hoy

provoca esta pandemia sanitaria, ni esa otra pandemia, más difícil de acotar y de solucionar, que es la pobreza que hoy se está dando en tantos sitios...; sin olvidar que hay muchos que van a vivir una Navidad sin familia, no nos olvidemos de que también va a haber muchos que vivirán en familia sin Navidad. Los misioneros repartidos por los cinco continentes van a celebrar unas navidades sin familia, al menos sin la de sangre, porque sí tendrán la de la gente con la que viven su misión. Esos misioneros están haciendo posible que cada día sean más las familias que descubran la Navidad y que puedan vivir con ilusión el don de la fe y del amor de Dios, personal y socialmente. NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 7


conectad@s

DESDE NICARAGUA Escribe el padre Javier Pla, y lo hace con premura: la tormenta tropical #Etna ha golpeado con fuerza y a muchos les ha dejado sin techo. Mucha solidaridad y un "Gracias, Diosito". MANOS UNIDAS Instagram @manosunidas

#INFANCIAMISIONERA Ya están listos los materiales para celebrar esta Jornada tan especial el 17 de enero, con Calendario de Adviento incluido. La Navidad está al caer, y los niños son protagonistas. Jesús nace otra vez. OMP Twitter @OMP_ES

UN NUEVO MODELO CULTURAL Los jesuitas de América Latina y el Caribe se unen "al llamado" del Papa para firmar el Pacto Educativo Global "con corazón, valentía y como inspiración". JESUITAS CPALA Instagram @somosjesuitas

POR EL BIEN COMÚN Unas palabras del Papa para grabarse a fuego: "La Tierra y los pobres necesitan con urgencia una economía y un desarrollo sostenible". Hay que "resetear" nuestros esquemas mentales y morales, y volver a lo esencial. PAPA FRANCISCO Twitter @pontifex_es

DAR LA VIDA Un tuit homenajea a todos los misioneros, que "dan todo lo que tienen, su ser". "Fieles a Cristo, se entregan a los más empobrecidos", leemos al hilo del Evangelio. MISIONES DE CÁDIZ Y CEUTA Twitter @misionesdecadiz


PENSANDO LA MISIÓN

¿Pero son todavía necesarios los misioneros? Por P. Lino Herrero Prieto.

D

e entrada y sin rodeo alguno, hay que contestar que sí. Los misioneros son necesarios, porque también Cristo y su Iglesia lo siguen siendo. Un pensamiento débil y de bajo perfil en este asunto llevaría a vaciar de contenido la misma historia de la Salvación, haciendo que Cristo y su Iglesia sean irrelevantes. Desde sus mismos comienzos, la Iglesia se ha entendido como una comunidad al servicio de esta contundente verdad: Jesucristo es el único Salvador del ser humano. Llevamos más de 2.000 años de misión. Parece que son muchos años, pero, según el papa san Juan Pablo II, “la misión de Cristo Redentor, confiada a la Iglesia, está aún lejos de cumplirse... Una mirada global a la humanidad demuestra que nuestra misión se halla todavía en sus comienzos y que debemos comprometernos con todas nuestras energías en su servicio” (Redemptoris missio, 1). La misión, por lo tanto, no ha hecho nada más que empezar, y la urgencia de su cumplimiento goza de plena vigencia. De nuevo las palabras de san Juan Pablo II: “El número de los que aún no conocen a Cristo ni forman parte de la Iglesia aumenta constantemente; más aún, desde el final del Concilio, casi se ha duplicado. Para esta humanidad inmensa, tan

Misionero de Mariannhill

amada por el Padre que por ella envió a su propio Hijo, es patente la urgencia de la misión” (Redemptoris missio, 3). Reconocer como acertado este diagnóstico no tiene que llevar al pesimismo. La misión es, ante todo, obra de Dios, y es Dios mismo el mejor garante de lo que, como tarea, ha querido po-

permanecer tranquilos si pensamos en los millones de hermanos y hermanas nuestros redimidos también por la sangre de Cristo, que viven sin conocer el amor de Dios. Para el creyente en singular, lo mismo que para toda la Iglesia, la causa misionera debe ser la primera porque concierne al destino eterno del

La misión no ha hecho nada más que empezar y la urgencia de su cumplimiento goza de plena vigencia. ner en manos de la Iglesia. A este respecto, el mencionado Papa apunta: “Dios está preparando una gran primavera cristiana, de la que ya se vislumbra su comienzo. En efecto, tanto en el mundo no cristiano como en el de la antigua tradición cristiana, existe un progresivo acercamiento de los pueblos a los ideales y a los valores evangélicos, que la Iglesia se esfuerza en favorecer” (Redemptoris missio, 86). Todo ello debe llevar a la Iglesia a reafirmarse en lo que constituye su identidad más medular. Dice asimismo san Juan Pablo II: “Hemos de fomentar en nosotros el afán apostólico por transmitir a los demás la luz y la gloria de la fe, y para este ideal debemos educar a todo el pueblo de Dios. No podemos

hombre y responde al designio misterioso y misericordioso de Dios” (Redemptoris missio, 86). Volvemos a la pregunta del comienzo: ¿por qué hay que predicar el Evangelio? ¿Qué sentido tiene la actividad misionera de la Iglesia? Nuestra fe nos dice que la salvación de Cristo alcanza a todo hombre que desea ser salvado, aunque no conozca al Salvador; pero también nos recuerda que el empeño no es fácil. Además, la salvación cristiana también es para esta vida y no solo para la otra. Afirmaba el papa san Pablo VI que los hombres pueden salvarse aunque desconozcan a Cristo; la cuestión estriba en si nos salvaremos nosotros si nos hemos callado y guardado el mensaje de la salvación (cf. Evangelii nuntiandi, 80). NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 9


díaa adía Por la

dignidad de la mujer

"Si queremos un mundo mejor, que sea una casa de paz y no un patio de guerra, todos debemos hacer mucho más por la dignidad de cada mujer". Es la advertencia que, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, celebrado el pasado 25 de noviembre, ha lanzado el papa Francisco a través de un tuit. El Santo Padre denuncia

también que "con demasiada frecuencia las mujeres son ofendidas, abusadas, violadas, inducidas a la prostitución...". De hecho, un tercio de las mujeres y niñas del mundo viven con miedo a ser atacadas. Un temor y una violencia que han aumentado significativamente en 2020, debido a las medidas de distanciamiento y confinamiento social adoptadas para detener la

El Covid-19 acelera el hambre "En 2019, 690 millones de personas no tenían alimentos suficientes, y el Covid-19 ha puesto otros 130 millones de personas en riesgo de hambruna a finales de 2020". Son las preocupantes cifras que se recogen en el Boletín sobre las personas vulnerables y frágiles en movimiento en tiempos del Covid-19, editado por la Sección Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral. El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, ha subrayado que el impacto socioeconómico de la pandemia es más devastador que la propia enfermedad. Señala que muchas personas, "en los países de ingresos bajos y medios, que hace unos meses eran pobres, pero estaban a punto de salir adelante, ahora se encuentran con que sus medios de vida han sido destruidos". Además, las remesas enviadas a las familias por los trabajadores en el extranjero también se han agotado, lo que ha dado lugar a un aumento de las tasas de hambre en todo el mundo. 10 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

Siempre

propagación de la pandemia. Ricardo Loy, secretario general de la ONG católica Manos Unidas, ha señalado que "no podemos tolerar que el 30% de las mujeres y niñas del mundo vivan con miedo a ser agredidas, a denunciar o a las restricciones del entorno después de las agresiones...". "Y todo esto –añade–, frente a la apatía de la mayoría de las sociedades".

misionero

El padre Pierluigi Maccalli, misionero de la Sociedad de Misiones Africanas, secuestrado en Níger en 2018 y liberado hace poco más de un mes, ha sido el protagonista de una entrevista para Radio Vaticano Italia en la que, visiblemente conmovido, sostuvo que, durante todo el período de su encarcelamiento, nunca dejó de querer ser misionero. "En esos momentos –señala–, me dije: mis pies no pueden caminar, pero mi corazón no está encadenado, el Evangelio no está encadenado. Lo que puedo hacer lo hago con la oración, apoyando también a los otros misioneros que llevan la Palabra de Dios a África y al mundo. He aquí que mi condición

de misionero ha sido apoyar con la oración a todos los suburbios del mundo". Sobre las consecuencias del secuestro, el padre Maccalli ha señalado que el dolor que ha afectado a su cuerpo no es físico, sino interno. "La herida que hay en mi corazón es invisible a los ojos", ha indicado. En cuanto a su relación con los secuestradores, "siempre me respetaron", concluye.


Educación en pausa Tras siete meses de pandemia, el 97% de los estudiantes de América Latina y el Caribe no pueden continuar con su educación habitual, según el informe Educación en pausa, que acaba de publicar Unicef sobre las consecuencias del Covid-19 en la educación. El estudio señala que "el cierre prolongado de las escuelas ha significado que aproximadamente 137 millones de niños y niñas continúen sin recibir educación presencial". Como se denuncia en el subtítulo del estudio, "una generación de niños y niñas de América Latina y el Caribe está perdiendo la escolarización". Por ello, la organización de Naciones Unidas que se encarga del cuidado de la infancia insta a los países de la región a proteger y ampliar los recursos destinados a la educación, prestando especial atención a las necesidades de los niños marginados de la sociedad, que corren un mayor riesgo de dejar la escuela. De hecho, según Unicef, tres millones de niños de la región corren el riesgo de abandonarla.

La pobreza alimenta el yihadismo "El yihadismo es alimentado por la injusticia, la pobreza y la miseria. Miles de jóvenes desempleados buscan la esperanza en una forma extrema de religiosidad que los lleva a tomar las armas contra cualquiera que no profese su fe". Así lo sostiene el misionero padre blanco Arvedo Godina, en misión desde hace 52 años en Malí. "Muchos jóvenes sin esperanza –señala– se han lanzado a los brazos de las redes yihadistas. En ellas buscan un instrumento de venganza por sus frustraciones. Dicen

que están luchando contra los occidentales y los cristianos que son la causa de su miseria". Por este motivo, en opinión del misionero, para luchar contra el extremismo islámico que está incendiando el Sahel, hay que combatir en primer lugar la pobreza que abunda en la zona. Y da un dato relevante: "Cada año se gradúan 10.000 niños y niñas. De estos, solo 1.000 son capaces de encontrar trabajo inmediatamente. Los otros 9.000 siguen desempleados [...], sin esperanza".

BREVES El cardenal Luis Antonio Tagle, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente de Caritas Internationalis, ha invitado a todos los fieles a leer la última encíclica del papa Francisco, Fratelli tutti, y a profundizar en su comprensión. Para el cardenal, la encíclica nos ayuda a "ser conscientes y estar atentos a las señales de cerrazón de corazones, manos, mentes, territorios y cultura", y, al mismo tiempo, pide que "abramos los ojos y seamos exigentes, sensibles a las actitudes que muestran, en cambio, una apertura universal". El pasado 14 de noviembre se ha celebrado el 40 aniversario de la creación del Servicio Jesuita a Refugiados. Una organización presente en 56 países y que, anualmente, atiende a 700.000 personas en todo el mundo, 250.000 en programas educativos. El papa Francisco ha recordado con tal motivo que "su testimonio del amor de Dios en el servicio a los refugiados y migrantes es también fundamental para construir un cultura del encuentro". El Centro Misionero de Maryknoll concluye su andadura, tras 55 años de labor. Su director, P. Esteban Judd, anunció el cierre de esta institución, que durante más de medio siglo ha ofrecido un aporte valioso a la formación misionera de laicos, religiosos y religiosas en Bolivia y otros países del continente americano. Tras dar las gracias a las instituciones eclesiales y civiles que han colaborado en este proyecto, dijo que "lo aprendido va a servir como luz de esperanza para nuestro futuro". NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 11


EL OBSERVADOR

El valor de un país

LÍBANO. La Iglesia maronita lanza una

llamada de esperanza a la sociedad cuando se cumplen cuatro meses de las explosiones que devastaron Beirut.

Béchara Boutros Raï

E

n un país que se desmorona, la voz del cardenal Béchara Boutros Raï mantiene el vigor para salir de la crisis, la valentía de mirar al futuro de la nación y la esperanza de que los libaneses serán capaces de romper la actual coyuntura de pobreza y desastre político. Ante unas instituciones colapsadas por la deuda y la corrupción, el purpurado señala los puntos clave de la recuperación. “Construcción de un Estado civil y democrático, descentralización administrati-

todos los medios que un partido político obtenga su fuerza de una potencia extranjera con el propósito de implementar un programa y políticas incompatibles con los intereses y la soberanía del Líbano”. Pero además, el cardenal Raï afirma que “el Líbano necesita un Ejecutivo independiente, entre cuyas tareas se encuentre la de reconstruir la autoridad a través de un proceso constitucional, democrático y pacífico”. Y que este sea “diferente de todos los que lo precedieron”, para que pueda “poner

Líbano es la prueba de que la convivencia y la paz social pueden ser posibles en Oriente Medio. va estructurada orientada al desarrollo, aplicación de la Constitución y del Documento de Entendimiento Nacional, respetando el espíritu y la letra del mismo”. Estas palabras han formado parte, como recoge Asia News, del mensaje final que ha emitido el Santo Sínodo Maronita, que se reunió a finales de octubre en Bkerké, donde se ubica la sede patriarcal. Un texto que bien puede servir como guía para un futuro inmediato. En él, la Iglesia maronita señala la necesidad de “evitar por 12 misioneros

en pie a la nación” y tenga respuesta ante la pandemia, la crisis política y la económica. Ante la existencia de “planes regionales secretos” para reconfigurar la geografía política de Oriente Medio, “nuestra Iglesia considera que la preservación de la identidad libanesa merece todos los sacrificios”, porque “el valor del Líbano consiste en la conciliación entre esta neutralidad, por un lado, y la conservación de su presencia activa y duradera en los vínculos entre el Líbano y el mundo”.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

El valor del Líbano es su ejemplo de convivencia y paz social. Es la idea de que en Oriente Medio los cristianos son una parte fundamental de su tejido humano. Es la capacidad de llegar a acuerdos con los contrarios. Esta pequeña nación ha dado muestras de ello. En el sínodo se eligieron dos nuevos obispos y se trataron asuntos como la reforma litúrgica, la formación de los sacerdotes, el trabajo de los tribunales eclesiásticos o la situación de las diócesis maronitas en el Líbano y en el mundo. Cuatro meses después de las explosiones que destruyeron buena parte de Beirut, “se está produciendo una crisis profunda, tanto psicológica como material; es como despertar y ver que todo está perdido”. Son palabras del padre Michel Abboud, presidente de Cáritas Líbano. Los sucesos provocaron más de 200 muertos, 6.500 heridos y dejaron a unas 300.000 personas sin hogar. Varias iglesias, entre ellas, la de San Marón en Saifi, quedaron arruinadas. Ante esta situación, la Iglesia maronita ha otorgado en el país unas 5.000 becas para estudiantes necesitados y 25.000 raciones mensuales de alimentos. También ha participado en la reconstrucción de 3.000 viviendas. GABRIEL DE LA CUEVA


Esperanza ante la crisis

PARAGUAY. Los obispos firman un documento que puede servir

de guía en estos tiempos de pandemia y crisis democrática.

C

on verdad y esperanza es como los obispos de Paraguay animan a salir de la actual crisis. Con llamadas a la concordia, a recuperar la confianza y a trabajar por la convivencia. El mensaje que acaban de publicar, con motivo de la asamblea plenaria del Episcopado, tiene un enorme valor. Porque su diagnóstico es certero y puede ser utilizado por las comunidades cristianas de todo el mundo. La reflexión de los obispos paraguayos empieza con dolor e “indignación”. Por los “desafíos pendientes” que comporta la corrupción, que “no deja de dañar nuestra confianza, y de malgastar los recursos destinados a mejorar las condiciones de vida de nuestro pueblo, en especial de los sectores vulnerables”. Este es el primer elemento a tener en cuenta, que es también común en muchas naciones. Por eso piden “equidad, de desarrollo, salud, educación, alimento, trabajo, techo, tierra, y de dignidad de toda la vida”. Por encima de una igualdad que destruye las diferencias y las capacidades. Por delante de esa tabula rasa con la que muchos Gobiernos legislan. Los prelados denuncian “el desempeño de muchas instituciones, más interesadas en el beneficio del poder que en el servicio al bien común, con una gestión que retrasa e impide la aplicación de políticas públicas adecuadas”. Una situación que genera “aislamiento y marginación, polarización y división entre hermanos”. El mensaje defiende como un hecho, que “la falta de seriedad y

de respuestas oportunas provocan cierres de empresas y pérdidas de empleo que hipotecan el presente y el futuro de muchos jóvenes y de muchas familias”. Y advierten

Ante las ansias de lograr resultados rápidos que tengan como práctica el uso de la violencia. “Exhortamos, pues, a los poderes públicos, a los líderes políticos, so-

Los prelados subrayan la necesidad de fortalecer la reconciliación y devolver la seguridad al ciudadano.

de un futuro inmediato en el que “la pobreza seguirá en aumento”. Enseguida vienen las propuestas. Entre ellas, piden “fortalecer la reconciliación entre todos los compatriotas y devolver la seguridad a la vida de todos”. También “un pacto social, fundado en una justicia transparente, objetiva y eficiente, y en un compromiso común de buscar soluciones integrales e integradoras”. Expresan su confianza en una solución a la crisis basada en un diálogo abierto y creativo, en el que “la vida política debe ser el lugar del debate, que propone y logra soluciones” frente “a toda práctica contraria a la dignidad de las personas, de la verdad y del bien”.

ciales y económicos, que no ahorren esfuerzos para propiciar un diálogo social abierto, participativo y transparente”. No se trata de destruir lo avanzado sino de “recuperar la credibilidad de las instituciones públicas, con coherencia y honestidad”, con el objeto de crear “recursos, ocupación, educación y evitar que muchos engrosen las periferias de las ciudades, con las consecuencias dolorosas del desarraigo, la precariedad, las adicciones, la separación de familias, la promiscuidad, la falta de servicios básicos, la indigencia y las consecuencias psicológicas y existenciales”. MIGUEL DOMINGO NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 13


EL OBSERVADOR

La persecución que no cesa

Distintos estudios avalan la realidad de discriminación y violencia que sufren los cristianos en numerosos países.

P

or encima de otros asuntos, ya sean económicos o sociales, lo propio de esta época es la persecución a los cristianos. Diferentes informes, distintas perspectivas y preguntas, pero las mismas conclusiones. Es posible que asistamos a la mayor persecución, en número, que se haya dado en la historia de la humanidad. De un lado, el Centro de Investigación Pew de Washington afirma en su última publicación que

se ha producido en Asia, en China de modo preciso. “Algunos países de la región de Asia y el Pacífico –se dice en el estudio– muestran un índice altísimo de restricciones gubernamentales, jamás visto antes. En este grupo figura China, que siempre ha encabezado la lista de los países más opresivos desde que existen estos estudios”. Junto al régimen de Pekín aparecen Irán, Malasia, Tayikistán y otras 21 naciones asiáticas como las más restrictivas.

Uno de cada cinco cristianos vive en países donde es víctima de persecución o discriminación. los cristianos “siguen siendo los primeros en la lista de grupos religiosos que son blanco de los Gobiernos y víctimas de la hostilidad social”. Un total de 124 Gobiernos, de los 198 que han sido objeto de análisis, tienen en marcha “restricciones y acosos más o menos severos” hacia los cristianos. En la última década se ha observado un aumento de los Estados perseguidores. Oriente Medio y África del Norte son los que mayores prohibiciones tienen en vigor. Pero el mayor incremento 14 misioneros

En China son víctimas de persecución los cristianos, pero también todos aquellos que muestran signos de rebelión contra los dictados del Partido Comunista. Así el informe subraya “la represión contra la Falun Gong” o “los allanamientos en los lugares de culto y el arresto de cuando menos 800.000 uigures en Xinjiang”. Este informe relaciona la forma de Gobierno con la persecución a los cristianos. Dice “sí” a esta conexión. “El análisis muestra que, salvo excepciones, el 65% de los Go-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

biernos que aplican más restricciones son de carácter autoritario”. A finales de octubre, otro informe, elaborado en este caso por el Gobierno Federal alemán, señalaba que “tres cuartas partes de la población mundial viven en un país que restringe su libertad de religión y creencias”. Además añade que “en los últimos años esas restricciones continúan aumentando”, en palabras del comisionado germano de Libertad Religiosa, Markus Grüber. Más datos: “El 61% de la población mundial vive sin libertad religiosa”. Así lo detalla la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada. En 38 países del mundo no se respeta esta derecho fundamental, “que viene afectado principalmente por grupos terroristas relacionados con el yihadismo islámico, los regímenes totalitarios comunistas y la indiferencia religiosa en el mundo occidental”. Por eso señalan que más de 300 millones de cristianos “viven en países donde hay persecución religiosa” y 178 millones en países donde se discrimina por seguir una religión: “Esto significa que 1 de cada 5 cristianos en el mundo viven en países donde hay persecución o discriminación”. JESÚS ARRIBAS


Arzoo, liberada

PAKISTÁN. La justicia libera a una joven

cristiana tras ser secuestrada y obligada a convertirse al islam, pero, de momento, vivirá en una casa de acogida.

S

e llama Arzoo Raja. Tiene 13 años. Católica y paquistaní. Fue secuestrada a finales de octubre y liberada el día de los Fieles Difuntos. Se temía por su vida. Ali Azhar, de 44 años, es el nombre de su captor. La quiso convertir al islam por la fuerza y hacerla su esposa. Argumentaba que era mayor de edad y que había sido libre en su decisión. Sin embargo, ante un juez, sus padres tuvieron la ocasión de mostrar su certificado de nacimiento. La comunidad cristiana y algunos juristas se movieron con rapidez para denunciar los hechos. En el estado de Sindh, Karachi (Pakistán). donde vive la joven, no se permite el matrimonio a los menores de 18 años. Gracias a la denuncia efectuada ante un tribunal, la justicia pidió su liberación y que fuera devuelta a su familia. En un primer momento todo apuntaba a que la niña regresaría al hogar familiar, sin embargo, en un giro inesperado de los acontecimientos, el Tribunal Superior de Sindh, sentenció que la menor siga viviendo en una casa de acogida de los servicios sociales del gobierno, hasta cuando ella lo decida, en lugar de regresar de inmediato con sus padres, como es habitual a tenor de casos similares pasados.

La familia de la niña ha expresado su voluntad de presentar un recurso ante el Supremo de Pakistán para que vuelva a vivir con sus seres queridos cuanto antes. Pese a todo, en opinión de Jibran Nasir, abogado de la familia, la sentencia es un buen veredicto, porque valida “las denuncias de violación de una niña menor de 16 años, delito que puede ser castigado con cadena perpetua o con la pena de muerte”. Esto anularía toda posibilidad de que la niña regresara a manos de su secuestrador. La joven Arzoo es ya otro nombre que se añade a la lista de aquellos que son ejemplo de los

Joseph Coutts, arzobispo de Karachi, y la diligente respuesta de los abogados de la defensa han hecho posible que se desatara todo un movimiento en defensa de Arzoo. En el fondo aparece el debate del respeto a la libertad religiosa y la protección a las minorías: “El Gobierno debe comprometerse a garantizar los derechos de las minorías religiosas en Pakistán, tal como lo establece nuestra Constitución”, recordó el purpurado en una declaración que firmó de forma conjunta con el obispo anglicano, Kaleem John. “Este caso merece ser estudiado como un ejemplo de cómo gracias al apoyo de muchas personas

Cada año son secuestradas y obligadas a casarse en Pakistán alrededor de 1.000 mujeres y niñas. sufrimientos de la comunidad cristiana en el país. Como el de Asia Bibi, su caso no es único sino habitual en la sociedad paquistaní. Los secuestros y matrimonios forzosos son una cuarta parte del total. En ellos se mezclan cuestiones sociales y religiosas. Las protestas de los cristianos, con manifestaciones en las principales ciudades, la implicación directa del cardenal

el secuestrador fue detenido”, explicó en Asia News el presidente de la organización Foco en los Derechos Humanos, Naveed Walter, recordando que “el número de secuestros y conversiones y matrimonios forzados está creciendo de forma preocupante, y los Gobiernos solo afrontan los pocos que se vuelven mediáticos”. RAFAEL CLEMENTE NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 15


IGLESIA A FONDO En este festival de cine no hay alfombra roja ni el glamour de las estrellas, ni mucho menos grandes patrocinadores, pero no por eso luce menos el talento cinematográfico que en Cannes o en San Sebastián. Y es muy posible que las historias que aparecen en su pantalla rebosen más humanidad. Bienvenidos al Festipaix de Fátima, en la República Centroafricana.

El padre Moses, junto al cartel del festival de cine

El cardenal Nzapalainga en una celebración

Una Navidad de película en una ciudad sin cines

E

stamos en un país que no tiene salas de cine ni estudios de rodaje, y cuyas raras películas –como una presentada al Fespaco, Festival Panafricano de Cine y Televisión de Uagadugú, Burkina Faso, el año pasado– son más bien folletones sobre intrigas amorosas. La cita cultural –este mes de diciembre– es en su capital, Bangui, y el 16 misioneros

tema de su primera edición, “Paz, diálogo de culturas y de religiones”. Todo un reto para una nación desgarrada por la guerra desde 2013 y que hoy sigue teniendo una cuarta parte de su población de cinco millones desplazada o refugiada en países vecinos. La iniciativa, surgida de un grupo de jóvenes de la parroquia de Fátima, coordinados por el mi-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

sionero comboniano ugandés Moses Ottii, tiene además el mérito de hacer nacido en el que es probablemente el barrio de la capital más azotado por el conflicto. Situado en una zona de frontera entre vecindarios musulmanes y cristianos, sus habitantes, que durante décadas frecuentaron juntos las mismas escuelas, mercados y terrenos de futbol, se encontraron


divididos en dos bandos irreconciliables cuando, entre 2013 y 2014, se hicieron fuertes en sus calles las milicias Seleka y Anti-balaka, formadas por musulmanes y cristianos respectivamente. A finales de mayo de 2014, cuando el recinto de su iglesia albergaba a miles de aterrorizados desplazados que habían huido de las viviendas próximas, un sangriento choque entre ambos grupos armados, en pleno patio parroquial, se saldó con 20 muertos, entre ellos un sacerdote. Al mes siguiente, el padre Moses recibió dos puñaladas en una pierna cuando intervino para salvar a una joven musulmana, a punto de ser linchada en la puerta de la iglesia, y, tras salir del hospital, tuvo que estar varios meses caminando con muletas. Y el 1 de mayo de 2018, durante una celebración multitudinaria de la misa, varios milicianos de los barrios musulmanes del Kilometro Cinco rodearon la iglesia y, durante más de una hora, dispararon a placer y lanzaron granadas, matando a 26

personas –entre ellas, otro sacerdote– e hiriendo a más de cien.

Espectador directo

El autor de este artículo recuerda las veces que acudió a la misa dominical de Fátima durante las semanas que siguieron a aquella masacre. Imposible transitar en coche por calles cortadas por barricadas, con la presencia de jóvenes armados y un ambiente cargado de tensión y rabia, dominantes en vericuetos salpicados de numerosas viviendas destruidas. Entre el portón de acceso a la parroquia y el cruce del vecino barrio musulmán del Kilometro Cinco, los apenas 300 metros de este tramo de carretera eran un paisaje desierto de desolación, una tierra de nadie, en cuyas ruinas devoradas por los hierbajos se ocultaban grupitos de jóvenes milicianos, de uno u otro bando, poniéndose hasta arriba de marihuana, mientras planificaban su próxima fechoría. Solo la presencia de dos blindados del contingente ruandés de la ONU a la puerta de la iglesia daba

una cierta sensación de seguridad. Y, tanto de día como de noche, el incómodo silencio podía romperse en cualquier momento por disparos y explosiones provocados por milicias que pretendían amedrentar a los del otro bando y vaciar los barrios de las personas consideradas como enemigas. Un día de noviembre llego a la parroquia y, en el comedor de la residencia de los dos sacerdotes, me convierto en espectador privilegiado de una de las primeras películas recibidas para participar en el festival. En sus primeras escenas, de impecables primeros planos, se plantea la historia de dos familias, una cristiana y la otra musulmana. Los dos hombres han formado parte de las milicias rivales y se sinceran el uno con el otro, contando que sienten remordimientos por haber matado a personas inocentes. Ambos han de enfrentarse ahora a sacar a sus familias adelante con trabajos muy precarios y, sobre todo, tienen que aceptar al reto de volver a vivir como buenos vecinos.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 17


Firma del acuerdo local de paz

también la voluntad de pasar página e iniciar una nueva convivencia.

Covid-19, no todos en el mismo barco

El cortometraje dura 20 minutos, el tiempo máximo que, según las bases del festival, pueden durar los vídeos que se presenten. Algunos de los actores amateur son jóvenes de la zona cristiana, a los que se han sumado otros aficionados que han venido del vecino Kilometro Cinco, el barrio musulmán. Suelen llegar al principio de la tarde y pasan varias horas rodando en el vecindario, ante las miradas de curiosos que aplauden emocionados unas escenas que les recuerdan los dramas que han vivido hasta hace muy poco tiempo. Los dos directores del jurado –un joven cristiano y una muchacha musulmana– reflejan 18 misioneros

Y, en medio de todo esto, llegó el Covid-19. En marzo y abril de este año todas las predicciones apuntaban a un escenario apocalíptico en África, con proyecciones de millones de muertos en unos países sin medios para hacer frente a una catástrofe mundial como la que empezábamos a ver en Europa. Por una vez, y por razones que aún encierran muchas incógnitas, no parece que los más pobres hayan llevado la peor parte. A mediados de noviembre, en la República Centroafricana se contabilizaban 4.900 casos y solo 63 muertos. Y mirando a datos más globales, en torno a las mismas fechas, se acumulaban en todo el continente africano 47.000 muertes, ligeramente por encima de las cifras de decesos en España (42.000). Hay que tener en cuenta que la población del continente africano (1.200 millones) es 25 veces superior a la de nuestro país (47 millones). África representa el 17% de la población del planeta, pero hasta la fecha sus muer-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

tos por Covid-19 suponen solo el 3,5% del total mundial. En la parroquia de Fátima, los jóvenes –distanciamiento social obligado– debaten sobre el coronavirus en el centro que la parroquia inauguró para ellos el año pasado, un edificio de tres pisos que tiene una biblioteca, un cibercafé y varias salas de reuniones. A finales del año pasado empezaron nada menos que una escuela de cineastas y, en abril de este 2020, produjeron varios vídeos educativos (disponibles en YouTube) en francés y en sango, la lengua nacional, para alertar a la gente sobre los peligros del coronavirus y combatir los bulos que empezaban a difundirse en las redes sociales. En la parroquia, siguiendo las indicaciones de la archidiócesis de Bangui, tras varios meses de cierre de los lugares de culto, en julio duplicaron el número de misas dominicales para asegurar la distancia entre los fieles e instalaron puntos de lavado de manos a la entrada. Es un pequeño, pero significativo, ejemplo de cómo la mayor parte de los países africanos reaccionaron a tiempo cuando se declaró la pandemia y se aplicaron a la ta-


IGLESIA A FONDO

rea con las políticas de buenas prácticas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Tampoco hay que olvidar que muchos de ellos ya habían pasado por experiencias de tener que hacer frente a crisis sanitarias graves, sobre todo el ébola, en años precedentes, con muy pocos medios, pero con un método comunitario que funcionó. Al mismo tiempo, no hay que olvidar que un país como la República Centroafricana, siempre entre los más pobres del mundo, sigue teniendo una esperanza de vida bajísima, una de las tasas de mortalidad infantil más elevadas, y una larga lista de enfermedades que afligen a sus habitantes: el paludismo, la tuberculosis, la fiebre tifoidea..., sin olvidar los conflictos armados. Males, todos ellos, que, desde hace mucho tiempo, han resultado más mortíferos que el coronavirus. Y tampoco se puede dejar de lado el hecho de que el impacto de la pandemia en las economías africanas ha sido brutal. En Bangui, cuando cerraron durante varios meses las fronteras con Camerún y la República Democrática del Congo, los productos alimentarios de primera necesidad aumentaron sus precios en un 30%. Como dijo el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en julio de este año: “Si todos estamos en el mismo mar, no todos lo hacemos de la misma manera: algunos van en superyates, mientras que otros se agarran como pueden a tablones flotantes”.

ción, la prohibición de portar armas y el recurso a medios pacíficos de diálogo para solucionar problemas intercomunitarios. En el interior de la iglesia de Fátima, un mosaico con las fotos de algunas de las personas asesinadas en la misa del 1 de mayo de 2018 recuerda a las víctimas y exhorta a la reconciliación. Los jóvenes de ambas confesiones religiosas que se reúnen en el centro de la parroquia lo ponen en práctica todos los días. Y las películas que realizan para el festival de cine, al contar sus historias, son una terapia para expresar lo que han vivido y esbozar los contornos de un mundo en paz para las generaciones venideras. Cuando llegue la próxima Navidad, muchos habitantes de Bangui la celebrarán viendo este cine de la reconciliación.

hace no mucho tiempo, habría sido imposible ver a jóvenes cristianos y musulmanes juntos, visitando los unos el vecindario de los otros. Uno de los factores que han contribuido a la calma fue un proceso de diálogo comunitario que tuvo lugar el año pasado durante algo más de nueve meses, barrio por barrio, y en el que tomaron parte todos: jefes de vecindario, jóvenes, mujeres, líderes religiosos y también miembros de las milicias, muchos de los cuales se integraron en programas de desmovilización, que incluyen la posibilidad de acogerse a cursos de formación profesional. El proceso local de paz se selló, a finales de noviembre de 2019, con la firma de un “acuerdo de buena vecindad”, en el que los firmantes se comprometieron a garantizar la libre circula-

JOSÉ CARLOS RODRÍGUEZ

Celebración en la parroquia de Fátima, en Bangui

Aferrados a la esperanza

Entre los que sobreviven agarrados a lo que pueden en este incierto mar están los habitantes de Fátima, que, si se aferran a algo con fuerza, es a la esperanza. Una relativa normalidad se respira hoy en este barrio y sus alrededores. Hasta NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 19


Rechazo a la Constitución

ARGELIA. La baja participación frustra los planes del Gobierno

de desarrollar una transición política tras la era de Buteflika.

L

a nueva Constitución ha tenido el apoyo de casi el 70% de los votos. Sin embargo, en el referéndum, celebrado el 1 de noviembre, participó menos de una cuarta parte de los argelinos con derecho a voto. En varias localidades de la región de la Cabilia ni siquiera abrieron los colegios electorales. Se habla de boicot. De rechazo. De aviso al Gobierno y a los militares. Y, sobre todo, de victoria pacífica de la sociedad civil. El nuevo texto constitucional se ha aprobado con escasa legitimidad. En su intento de dotarse de credibilidad, el presidente del

La Constitución aprobada limita los mandatos presidenciales a dos legislaturas de cinco años cada una. Otorga más competencias al Parlamento y a la Justicia. Crea una autoridad “de transparencia y lucha contra la corrupción”. Además, permite el derecho a manifestarse. Pero, al mismo tiempo, consagra la influencia del Ejército en todos los órdenes: “El Ejército defiende los intereses vitales y estratégicos del país”, se lee en el texto. Son muchos, sin embargo, los que piden acabar con el régimen militar. Ahí está el amplio movimiento popular llamado Hirak,

La nueva Constitución viene a consagrar la influencia del Ejército en la vida política de la nación. país, Abdelmayid Tebune, mantenía la idea de que la nueva Constitución podría unir al país y evitar el descontento. Era parte de su proyecto de “nueva Argelia” para liderar este momento de transición “post-Buteflika”. Tebune, de 74 años, se encuentra ingresado desde finales de octubre en un hospital alemán y nada se sabe de su estado de salud. 20 misioneros

que aboga por desterrar el protagonismo del Ejército en la política nacional. Las primeras manifestaciones comenzaron en febrero de 2019, cuando Abdelaziz Buteflika anunció que se presentaba a un quinto mandato presidencial. La represión fue tremenda. Pero la contestación permanece, tal y como se ha visto en estos últimos comicios.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

“Espero que los hombres y mujeres del sistema comprendan esta lección y hagan lo necesario para escuchar las demandas del pueblo; los ciudadanos quieren su propia Constitución e instituciones”, subrayó Mustafá Buchachi, uno de los líderes de la oposición. De otro lado, desde el International Christian Concern, organización cristiana ecuménica dedicada a trabajar por los derechos humanos de las minorías religiosas, se ha denunciado que el nuevo texto “elimina la expresión de que la libertad de conciencia es inviolable”. Este cambio “preocupa a muchos cristianos, ya que podría causar dificultades legales en un futuro”, señaló la portavoz de esta entidad, Claire Evans. “El Gobierno es el principal instigador de la persecución, que se ve principalmente a través de regulaciones restrictivas que han dejado a todas las iglesias bajo amenaza de cierre. Por el momento, este aspecto es difícil de medir, porque la pandemia clausuró todas los lugares de culto y no está claro qué vendrá después; aun así, particularmente en los casos en que un individuo se convierte del islam al cristianismo, se pueden encontrar ejemplos de discriminación”. GABRIEL DE LA CUEVA


Otra vez la guerra

ETIOPÍA. Nuevos enfrentamientos armados en la región de

Tigray, al norte del país, desatan el peligro de una guerra civil.

U

na guerra “inesperada y sin rumbo”. Son palabras de los altos mandos del Ejército etíope y expresiones que muy bien podrían describir la situación que acaba de desencadenarse. “Nuestro país ha entrado en un conflicto que no preveía. Esta guerra es inesperada e insensata”, expresó el general Berhanu Jula, jefe adjunto del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas Etíopes en un mensaje a los medios de comunicación. Añadió que “estamos haciendo todo lo posible para que la guerra no llegue al centro del país”. También describió las operaciones como “limitadas” y con objetivos “claros y realizables”, para “restablecer el Estado de derecho y el orden constitucional, y proteger los derechos de los etíopes a vivir en paz en cualquier parte del país”. La región de Tigray o Tigré –nombrada así por la etnia que en ella habita– se encuentra en el extremo norte del país y hace frontera con Eritrea y Sudán. Fue a principios de noviembre cuando el primer ministro, Abiy Ahmed, anunció una ofensiva contra el Frente de Liberación del Pueblo Tigray (TPLF). A este grupo, que gobierna la región, le acusó de atacar una base militar, provocando “numerosos muertos, heridos y daños materiales”. “El Gobierno federal ha utilizado todos los medios para evitar una acción militar contra el TPLF, pero una guerra no puede impedirse solo con la buena voluntad y la decisión de una de las partes, sino con la elección

mutua de la paz por ambas partes”, dijo el mandatario, que fue premio Nobel de la Paz en 2019, en un discurso por televisión. Dio orden al Ejército de “llevar a cabo su misión de salvar al país y a la región de una espiral de inestabilidad” y pidió “mantener la calma en este momento crítico”. El Consejo de Ministros decretó además el estado de emergencia para la

que se accede en unas siete horas al enclave de Massawa, uno de los principales puertos del mar Rojo. La respuesta llegó con ataques a aeródromos de Asmara, la capital de Eritrea, que es desde donde están despegando los aviones para bombardear Mekele. “Esto es una invasión”; así se expresó el presidente de la región de Tigray, Debretsion Gebremichael.

En noviembre el primer ministro anunció una ofensiva contra el TPLF, grupo que gobierna la región.

región, y se procedió a cortar las comunicaciones y el acceso a Internet, señalando que “las actividades ilegales y violentas están poniendo en peligro el orden constitucional, la paz pública y la seguridad, y amenazando especialmente la soberanía nacional”. El viernes 6 de noviembre, la Fuerza Aérea etíope bombardeaba Mekele, la capital de Tigray. Se trata de una de las ciudades más importantes del país, desde la

Pero aún fue más allá: “Estamos librando esta guerra para preservar nuestra existencia; estamos preparados para ser mártires”. Las autoridades de Tigray no aceptaron el retraso, debido a la pandemia, de las elecciones previstas para agosto. Celebraron sus propios comicios en septiembre. Por eso sostienen que el Gobierno y el Parlamento son ilegítimos, al haber concluido su mandato. MIGUEL DOMINGO NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 21


ASÍ VA EL MUNDO

Sin oposición política

HONG KONG. Los diputados de la oposición democrática

dimiten, en protesta por la destitución de cuatro de ellos.

M

ascarillas, manos apretadas y brazos en alto. Todo un signo de unión. Así se presentaron los 15 miembros de la oposición democrática de Hong Kong ante los medios de comunicación. En ese

gimen. Pero ahora ha quedado laminada. Ya solo estarán presentes en él los diputados de los partidos progubernamentales. “A partir de hoy, Hong Kong ya no puede decir que está regido por el principio de «un país, dos

En junio se aprobó la ley “de seguridad nacional” para acallar protestas y aumentar la represión. momento anunciaron que todos dimitían de sus escaños en el Parlamento de la ciudad autónoma. Es la decisión que han tomado como protesta ante Pekín. El régimen comunista había dado la facultad al Ejecutivo hongkonés de destituir a los políticos que constituyeran una amenaza para la seguridad nacional. Y la aplicó de inmediato. Conforme era aprobada esta nueva disposición, el Gobierno de la ciudad decidió apartar a cuatro miembros del denominado Consejo Legislativo. Este órgano ha sido la única instancia política en la que se venía haciendo oposición al ré22 misioneros

sistemas»”, recalcó el presidente del Partido Democrático, Wu Chiwai, quien señaló que “ahora todo el poder se centralizará en la jefa ejecutiva, Carrie Lam, marioneta del Gobierno”. Es una muestra más de que Pekín quiere ya dominar por completo Hong Kong. Se trata de una nueva intromisión en la política, que en teoría goza de independencia, de la ciudad portuaria. Pero el cerco de Pekín se estrecha con cada decisión y con cada nueva norma. Para Lam, quien defiende que “solo los patriotas pueden gobernar Hong Kong”, el hecho de que no haya oposición en el Parlamen-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

to significa que la legislación se podrá aprobar “de manera eficiente”. Por su parte, la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, del Gobierno chino, incidió en que las dimisiones son “un desafío abierto a su autoridad”. El portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Wang Wenbin, afirmó, en declaraciones recogidas por distintos medios, que “ningún otro país haría la vista gorda ante actos de traición por parte de funcionarios públicos, incluidos legisladores, que violan sus juramentos y traicionan a su país”. A finales de junio se aprobó la ley “de seguridad nacional” para acallar las protestas y aumentar la represión. Desde 2014 las manifestaciones se han sucedido en la ciudad, del “movimiento de los paraguas”, al rechazo a la ley de extradición. Ahora, los críticos con el régimen y los manifestantes pueden ser acusados de “traición”. Los que expresan opiniones libres son calificados de “antipatriotas”; los que hablan sin temor al Gobierno pueden ser procesados “por colaborar con potencias extranjeras”. Así sucede con los líderes de la sociedad civil. Como Jimmy Lai, dueño del periódico Apple Daily, detenido por “sospecha de connivencia con fuerzas extranjeras”. Lai, católico, defiende que “la libertad tiene un precio”, tal y como recoge un artículo en el portal de noticias Crux, y que “el valor que subyace a esta libertad es precioso, y eso es exactamente por lo que estamos luchando ahora en Hong Kong”. JESÚS ARRIBAS


Tensas elecciones

COSTA DE MARFIL. La oposición califica

Alassane Ouattara

N

oventa y cuatro de cada cien votos han sido para Alassane Ouattara. Se trata de un porcentaje que ya no se da ni en las elecciones de Corea del Norte. El dato fue certificado por la Comisión Electoral Independiente, que fijó la participación en casi el 54%. También señaló que una quinta parte de los centros de votación no pudieron abrir sus puertas por la violencia. Y, claro está, la oposición se ha mostrado en desacuerdo con estos resultados. No es que el presidente, que acababa mandato, haya conseguido una victoria aplastante, épica, enorme o impresionante. Es que los datos, de por sí, son demasiado abultados, conociendo la situación que padece el país. Las protestas violentas han sido habituales en algunas de las grandes ciudades; 70 muertos durante la campaña electoral, con altercados el mismo día de las elecciones y saqueos en los colegios electorales. Desde hace 25 años, elecciones y violencia son un binomio habitual. Desde la oposición se duda de la legitimidad de la victoria, en unas elecciones que calificaron como “parodia” y, por eso, han creado un “consejo de transición”, con el que incluso han planteado celebrar nuevos comicios por su cuenta. Afirman que la candidatu-

de "parodia" unos comicios con los que Alassane Ouattara logra revalidar la presidencia para un tercer mandato. ra de Ouattara es “inconstitucional” y un “golpe de Estado”, ya que esta tercera reelección está fuera de lo que marca la Constitución. Sin embargo, desde el partido en el Gobierno señalan que lo que dice la oposición es un “complot contra la autoridad del Estado y la integridad del territorio nacional”, en palabras del ministro de Justicia y Derechos Humanos, Sansan Kambilé, recogidas por la agencia Fides. El partido de Ouattara recalca que la reforma constitucional de hace cinco años supone que su primer mandato no contabilizaba. Este aspecto fue ratificado por el Tribunal Constitucional marfileño, que dio su plácet a la nueva candi-

evitar las protestas. Desde la Unión Europea, su alto representante en política exterior, Josep Borrell, afirmó su “profunda preocupación por las tensiones, provocaciones e incitaciones al odio que prevalecieron y persisten en el país en torno a estas elecciones” y que han causado “la muerte de varias personas y herido a muchas”. Pero, por extraño que parezca, tanto la Unión Africana como la Comisión Económica de Estados de África Occidental (Cedeao) han aceptado los resultados, señalando que los comicios han sido “globalmente satisfactorios”. Oauttara llegó al poder en 2011, cuando fue proclamado presidente frente a un Laurent Gbag-

Una quinta parte de los centros de votación no pudieron abrir sus puertas por culpa de la violencia. datura. “El presidente de la República es elegido por cinco años por sufragio universal directo” y “solo puede ser reelegido una vez”, se lee en la carta magna del país. “Hago un llamamiento a quienes han lanzado consignas de desobediencia civil, a que se detengan, porque Costa de Marfil necesita la paz”. Las palabras de Ouattara apenas han servido para

bo que obtuvo una apretada victoria. Pero el respaldo de la comunidad internacional y una rebelión armada, apoyada por Francia y la ONU, situaron al primero en el sillón presidencial. Gbagbo fue detenido y acusado por la Corte Penal Internacional de Crímenes contra la humanidad. En 2019 quedó absuelto por falta de pruebas. RAFAEL CLEMENTE NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 23


PRIMER PLANO

PROTEGER LOS DERECHOS HUMANOS El Covid-19 fue identificado por primera vez en diciembre de 2019 y, en aquel momento, cambió el mundo. A mediados de marzo de 2020, más de 150 países habían notificado ya casos de coronavirus, y hoy la pandemia sigue sin freno. Igual que las agresiones a los derechos humanos, en escalada libre. Porque a medida que se producían las muertes por Covid-19, también aumentaban las agresiones a las libertades y los derechos básicos de todo individuo. Incluido el derecho a la salud.

24 misioneros

MÁS URGENTE QUE NUNCA

E

n virtud del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, adoptado por la mayoría de los países del planeta, todos los seres humanos tienen derecho al “más alto nivel posible de salud física y mental”. Y son los Gobiernos quienes están obligados a tomar medidas eficaces para la “prevención, tratamiento y control de enfermedades epidémicas, endémicas, ocupacionales y de otro tipo”.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

Lo dice el propio Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas: “El derecho a la salud está estrechamente relacionado y depende de la realización de otros derechos humanos, tal como figuran en la Carta Internacional de Derechos, incluidos los derechos a la alimentación, la vivienda, el trabajo, la educación, la dignidad humana, la vida, la no discriminación, la igualdad, la prohibición de la tortura, la privacidad, el acceso a la informa-


ción y las libertades de asociación, reunión y circulación. Estos y otros derechos y libertades abordan componentes integrales del derecho a la salud”. ¿Se está cumpliendo? Rotundamente, no. Así lo sugirió el papa Francisco, al pedir a quienes tienen responsabilidades institucionales que “sitúen los derechos humanos en el centro de todas las políticas, incluidas las políticas de cooperación para el desarrollo, incluso cuando eso significa ir a contracorriente”. Son palabras de diciembre de 2018, en su Mensaje a los participantes en la Conferencia Internacional “Los derechos humanos en el mundo contemporáneo: conquistas, omisiones, negacio-

nes”, celebrada en Roma a los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Con el fin de intentar detener y mitigar la pandemia, los Gobiernos de todo el mundo se han visto obligados a actuar –con mayor o menor tibieza– para proponer medidas restrictivas a la población, en un complicado equilibrio entre libertades, justicia, economía y salud. La teoría propone que los estados de emergencia tengan una duración limitada, y cualquier restricción de los derechos ha de tener en cuenta el impacto desproporcionado sobre poblaciones específicas o grupos marginados. Y el 16 de marzo de 2020, en un ponerse la venda antes de la herida, un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU ya advirtió de que “las declaraciones de emergencia basadas en el brote del Covid-19 no deben usarse como base para apuntar a grupos, minorías o individuos particulares, no deben funcionar como una tapadera para una acción represiva, bajo el pretexto de proteger la salud, y no deben usarse simplemente para sofocar la disidencia”.

Libertad de expresión y confinamiento

Freedom House, un instituto de investigación estadounidense, ha asegurado que la calidad de la democracia y el respeto a los derechos humanos se han deteriorado en 80 países desde el comienzo de la pandemia. Así, y según el derecho internacional de los derechos humanos, los Gobiernos tienen la obligación de proteger el derecho a la libertad de expresión, incluido el derecho a buscar, recibir y difundir información de todo tipo, independientemente de las fronteras. Las restricciones permitidas a la libertad de exNÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 25


presión por razones de salud pública no pueden poner en peligro el derecho en sí. En varios países, sus Gobiernos no han respetado ese derecho y han emprendido acciones contra periodistas y trabajadores de la salud. En última instancia, esto limitó la comunicación efectiva sobre la aparición de la enfermedad e introdujo razonables dudas sobre las acciones a emprender. Por ejemplo, las autoridades chinas inicialmente ocultaron información básica sobre el coronavirus al público, no reportaron casos de infección, restaron importancia a la gravedad de la enfermedad y descartaron la probabilidad de transmisión entre humanos. Además, también detuvieron a personas por informar sobre la epidemia en las redes sociales, y a los usuarios de Internet, por “difundir rumores”. Paralelamente, es necesario recordar lo evidente: el Covid-19 presenta un mayor riesgo para las poblaciones que viven muy cerca 26 misioneros

unas de otras. Y afecta de manera desproporcionada a las personas mayores y a aquellas con enfermedades cardiovasculares, diabetes, patologías respiratorias crónicas e hipertensión. El 80% de quienes murieron de coronavirus en China tenía más de 60 años. Este riesgo es particularmente grave en lugares como prisiones, cárceles y centros de detención de inmigrantes, así como en instituciones residenciales pa-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

ra personas con discapacidades y centros de mayores, donde el virus puede propagarse rápidamente. Los casos de muertes en residencias de ancianos han sido devastadores en países del llamado Primer Mundo. En Irán se vivió un curioso contraste: mientras el Gobierno se decidía a liberar temporalmente a unos 85.000 prisioneros para el año nuevo persa (Nowruz), supuestamente por problemas de sa-


lud relacionados con el coronavirus, en prisión permanecieron, entre tanto, decenas de defensores de los derechos humanos y otros detenidos por delitos de seguridad nacional, definidos de forma vaga.

Asegurar la atención y servicios médicos

Como parte del derecho a la salud, los Gobiernos deben crear condiciones que aseguren a todos los servicios médicos y atención sanitaria en caso de enfermedad. Esto debería incluir centros de salud con agua, saneamiento, higiene, gestión de residuos sanitarios y limpieza adecuados. Pero un informe de 2019 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ya encontró que “alrededor de 896 millones de personas utilizan instalaciones de atención médica sin servicio de agua y 1.500 millones

utilizan instalaciones sin servicio de saneamiento”. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU ha reafirmado, precisamente, que los derechos al agua y al saneamiento son un componente esencial del derecho a un nivel de vida adecuado. La realidad es que miles de millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a agua potable. Sin embargo, como la propia OMS ha señalado, la provisión de agua potable, saneamiento y condiciones higiénicas es esencial para proteger la salud humana durante el brote de Covid19. La falta de agua potable y saneamiento en el hogar, en la escuela o en los entornos de atención médica dificultará las medidas preventivas. En algunos casos, sin agua y saneamiento adecuados, estos entornos en sí mismos pueden ser un lugar para la propagación de la enfermedad.

Descendiendo al caso de un país concreto, Naciones Unidas remitió informes sobre Venezuela y un sistema de salud en completo colapso. Los hospitales han cerrado o están funcionando a un pequeño porcentaje de su capacidad, muchos de ellos sin acceso regular a la electricidad o el agua. Y las enfermedades que se pueden prevenir con vacunas, como el sarampión y la difteria, han vuelto a manifestarse.

El papel de la Iglesia

“Mirando atentamente a nuestras sociedades contemporáneas, existen numerosas contradicciones que nos llevan a preguntarnos si la igual dignidad de todos los seres humanos, proclamada solemnemente hace 70 años, es realmente reconocida, respetada, protegida y promovida en todas las circunstancias. Hoy en día persisten todavía muchas formas de injusticia NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 27


en todo el mundo, alimentadas por visiones antropológicas reductivas y por un modelo económico basado en el beneficio que no duda en explotar, descartar e incluso matar al hombre”, observaba el papa Francisco en el Mensaje anteriormente mencionado. No es extraño que el arzobispo Ivan Jurkovic, observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas, haya reclamado que “las decisiones políticas, la responsabilidad social de las empresas y los criterios de inversión deben guiarse por la búsqueda del bien común a largo plazo y la solidaridad intergeneracional”. Porque “la crisis actual –añade– ha mostrado, por un lado, cómo la familia humana está interconectada y lo importante que es sentirse corresponsable del bienestar de los otros. Pero, por otro lado, no somos capaces de administrar 28 misioneros

nuestra casa común de manera responsable y en interés de todos. Somos testigos de cómo los intereses privados de las multinacionales tienden a prevalecer la mayor parte del tiempo”. Dando ejemplo, la Iglesia y las organizaciones de la sociedad civil están realizando en muchos países un trabajo fundamental para apoyar los esfuerzos con vistas a detener la propagación del virus y garantizar que los afectados por el Covid-19 o aquellos que viven aislados o en cuarentena tengan acceso a la protección, la atención y los servicios sociales necesarios. Es obligación de los Gobiernos brindar esta protección en tiempos en los que la solidaridad intenta llegar allí donde no alcanzan las medidas administrativas. Cáritas Internacional ha denunciado cómo el Covid está penalizando a los más necesitados y obs-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

taculizando la labor de las organizaciones comunitarias para paliar sus efectos. De esta forma, pidió “acciones específicas para combatir la inseguridad alimentaria, relacionadas con la protección del medio ambiente, el cese de los conflictos, la promoción de programas de agricultura sostenible y la identificación de áreas prioritarias de seguridad alimentaria”. Aloysius John, secretario general de la organización, realizó el perfecto resumen de lo que es ser abandonado y privado de derechos humanos fundamentales en tiempos de pandemia, como son estos: “Si nuestros semejantes sufren hambre, es responsabilidad de todos los miembros de la comunidad mundial sentirse responsables y actuar con solidaridad”. En definitiva, como advertía también Francisco hace dos años, ha llegado el momento de no ob-


Derechos humanos en tiempos del Covid-19

D

viar que “cada uno está llamado a contribuir con coraje y determinación, en la especificidad de su papel, a respetar los derechos fundamentales de cada persona, especialmente de las «invisibles»: de los muchos que tienen hambre y sed, que están desnudos, enfermos, son extranjeros o están detenidos, que viven en los márgenes de la sociedad o son descartados”. El momento, también, de cuestionarse lo que planteaba el arzobispo Paul Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, al afirmar: “Cuando hablamos de respeto a la dignidad de la persona humana deberíamos preguntarnos inmediatamente qué filosofía, qué psicología, qué cultura, qué religión pueden ofrecer principios en los que se basa la verdad de la persona humana”. ALBERTO BRAVO

esde el brote de coronavirus, los informes de varios países han documentado prejuicios, racismo, xenofobia y discriminación contra personas de ascendencia asiática. Los incidentes incluyen agresiones físicas y palizas, acoso violento en las escuelas, amenazas airadas, discriminación en la escuela o en el lugar de trabajo y el uso de lenguaje despectivo en medios de comunicación y en las plataformas de redes sociales, entre otros. Aumentaron los delitos de odio dirigidos hacia personas de procedencia asiática en países como Reino Unido, Estados Unidos, España e Italia. Y altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos avivaron el sentimiento "anti-chino" al referirse al coronavirus como el "virus chino". Las autoridades surcoreanas aseguraron que el 63% de los más de 7.300 casos confirmados en el país asistieron a los servicios celebrados por la llamada Iglesia de Jesús Shincheonji en la ciudad de Daegu o tuvieron contacto con los asistentes. En un comunicado, dicho grupo reportó "4.000 casos de injusticias" contra sus miembros desde aquel brote, incluyendo "despido, acoso laboral, persecución doméstica, estigmatización y difamación", y apuntó a que se la presentaba como "la principal culpable del brote de Covid-19". Los Gobiernos también deben asegurarse de que las barreras económicas no im-

pidan que las personas accedan a las pruebas, la atención preventiva y el tratamiento para el virus. En Estados Unidos, 28 millones de personas no tienen seguro médico, y casi un tercio del país tiene dificultades para pagar el tratamiento, a pesar de estar asegurado. Muchas personas evitan recibir atención médica o comprar medicamentos recetados debido al coste, lo que empeora su situación. En una epidemia como esta, eludir esa aten-

ción médica no solo daña a quienes padecen la enfermedad, sino que también podría conducir a una mayor propagación del coronavirus. Por su parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pediatra de formación, ha dicho que "combatir eficazmente el brote significa garantizar que todos tengan acceso al tratamiento". Y añade: "Que no se les niegue la atención médica porque no puedan pagarla o debido a la estigmatización".

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 29


INFORME

Son los más vulnerables. Los que menos cuentan y pagan los platos rotos cuando asalta la pobreza, el hambre, la violencia... Pero también son los primeros para las mujeres y hombres entregados a la misión ad gentes. Los niños, como futuro de la sociedad, están en el epicentro, no solo de sus proyectos, sino de sus vidas. Hasta el punto de convertirse en padres y madres suyos, en el hogar que no tienen. Un papel que pone en valor la Jornada de la Infancia Misionera 2021.

30 misioneros

S

on padres. Madres. Hermanos y hermanas. Sin vinculación genética. Pero con una ligazón que va más allá. La de sentir al otro como hijo de Dios; la de verse llamados a ser el único hogar para quienes viven condenados a la orfandad, como huérfanos de consanguinidad, pero también como víctimas de una niñez robada, de falta de oportunidades para salir adelante, de una dignidad pisoteada. De esta manera, los misioneros hacen realidad ese “Con Jesús a Nazaret. ¡Somos familia!” que conforma el lema de la Jornada de la Infancia Misionera, programada para el próximo domingo 17 de enero. Ellos hacen posible que mi-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

les de menores en situación de vulnerabilidad puedan cubrir un mínimo de necesidades materiales y espirituales, a través de escuelas, dispensarios, hospitales, casas de acogida... Unas iniciativas que se ponen en marcha gracias al esfuerzo de quienes colaboran económicamente, que no son pocos, para respaldar a quienes encarnan la vocación ad gentes en los cinco continentes. De hecho, solo desde España, en el ejercicio de 2019 se recaudaron 2,7 millones de euros en torno a esta campaña de Obras Misionales Pontificias. La relevancia a escala global es tal que, gracias a los donativos notificados a la Congregación para la Evangelización de los Pueblos desde to-


dos los rincones del mundo, se ha dado luz verde para financiar hasta 2.800 proyectos en territorios de misión, a los cuales se destinarán unos 17 millones de euros en ayudas. Esta generosidad de unos y otros es lo que ha hecho posible que Jeanette Paniagua se haya convertido, sin proponérselo, en madre de familia numerosa. Una prole. Todas las niñas que abarrotan el hostel que las religiosas calasancias tienen en Derang, al nordeste de India, en el estado de Jharkhand. Un internado en plena selva para las niñas que, ante las dificultades de desplazarse diariamente por la selva para llegar al colegio, necesitan algo más que un

techo: un hogar. “Para mí no son internas, son mis hijas”, explica esta misionera nicaragüense, que acaba de regresar a Madrid, después de una década de entrega incansable en el continente asiático. “No he sentido el paso del tiempo. Ha sido un regalo de Dios que me ha sabido cortito, pero bien fructífero”, comenta. De los 420 alumnos de la escuela, unas 70 menores viven en el hostel. Proceden de familias con nulos recursos económicos. Tanto es así que sus padres no pueden pagar los diez euros mensuales que permitirían, al menos, poder tomar al día un plato de arroz con dal –la sopa de lentejas típica de la región–, verdura, algo de pollo y

algún huevo a lo largo de la semana. Pero este no es el único motivo: “Las niñas en el bosque corren peligro, porque son un objetivo fácil de la guerrilla. Una vez que tienen la menstruación, aunque tan solo tengan doce años, para ellos son mujeres y no tienen ningún miramiento en raptarlas”. Con las calasancias, saben que están seguras. “Sus padres sienten que las niñas son amadas, respetadas. Sienten que se las cuida y se les enseña”, comenta Jeanette, que llegó al país sin conocer una palabra de hindi y con un manejo sencillo del inglés. “Me hago entender como puedo. Cuando me faltan las palabras, echo mano del idioma del cariño y de la ternura, porNÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 31


I N F O R M E INFANCIA MISIONERA 2021

que el amor es el lenguaje favorito de Dios”. El proyecto en Derang se enmarca dentro de la apuesta de esta familia carismática por la promoción de la mujer, que ahora busca dar un paso más, con becas de estudio para que las adolescentes puedan continuar sus estudios de secundaria. Desde 2010, la misión cuenta además con un pequeño dispensario para dar servicio a los pueblos de alrededor. Raro es el día en el que atienden a menos de medio centenar de personas. “Además de la malaria, hay muchas enfermedades vinculadas a la piel. No hemos de olvidar que muchos de estos niños duermen en el suelo, y los animales les orinan, les pican... He visto morir a chavales por la mordedura de culebras”, lamenta. Actualmente la pandemia del coronavirus ha obligado a frenar toda actividad escolar y, con ello, a cerrar a cal y canto el hostel, por lo que las menores están con sus familias. A Jeanette no solo le preocupa que, de un día para otro, se haya frenado en seco esa oportunidad de labrarse un futuro a través de la enseñanza. “Algunas de ellas, con las que hablo, me dicen que están pasando hambre en casa. La pandemia ha cortado todas las vías de comunicación, de intercambio y de mercadeo para no contagiar el virus, y eso está provocando que se hayan cortado también los medios para subsistir”, comparte, preocupada por los efectos colaterales de este confinamiento. Jeanette no ha vivido sola esta aventura. Ni mucho menos. Con ella están las otras madres de las niñas, su comunidad religiosa: “Solo uno no puede hacer nada. No cambio por nada del mundo ni mi vocación calasancia ni mi vida en fraternidad”. Ahora prepara las maletas a su nuevo destino, en la lo32 misioneros

Jeanette Paniagua

calidad argentina de Santa Fe, después de haber pasado por Costa Rica. “Mi sueño siempre fue trabajar con los pobres. Hoy no lo cambio por nada del mundo”, insiste.

El río, cauce de encuentro

Tampoco se plantea otra vida María José Gimeno, que lleva 47 años en Perú, 21 de ellos en la selva del río Ucayali, trabajando en una región con más de 40 comunidades mestizas y doce nativas. Por todas ellas, únicamente se pueden mover en barca. Viajes de cinco o seis horas, aunque en algunos casos los desplazamientos puede alargarse uno o dos días. “Nuestra única vía de comunicación es el río; por carretera no podemos hacer nada. Y ahí vamos, cargadas

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

siempre con nuestra mochila, la colchoneta, la mosquitera...”, explica esta carmelita de la Caridad de Vedruna. Tras un tiempo de conocimiento y análisis del entorno, en 2008 la congregación puso el foco en los más pequeños, como una apuesta a largo plazo para dar un giro a la realidad local. Educar para transformar, como meta. Así, levantaron una red de escuelas Fe y Alegría de infantil y primaria, que hoy aglutina a un total de 25 centros, a los que han dotado de una infraestructura “decente para que tengan unas condiciones mínimamente dignas de aprendizaje”. “Además, hemos generado un equipo de trabajo que nos ha permitido capacitar a maestros, por lo que nosotras nos


centramos en el acompañamiento”, explica esta religiosa española. “Los niños por aquí son muy traviesos y espontáneos. Tienen un talento especial para la música y se sienten libres desde que amanece hasta que van a dormir”, comenta sobre la alegría que ve en sus ojos, a pesar de las carencias materiales. “Aunque no son muy religiosos, sí conocen a Jesús, y nosotras buscamos la manera de que le conozcan y aprecien como un amigo más”. Esta misionera vedruna no esconde su preocupación por la discriminación que sufren las niñas: “Ellas llevan las de perder. Los niños pueden hacer lo que quieran y, desde pequeños, se les inculca el concepto de autoridad y liderazgo, porque son los que se

dedicarán a la caza. Por eso, si alguien tiene que dejar de ir a la escuela, son ellas. Además, son las principales víctimas de la violencia familiar, y los abusos sexuales están a la orden del día, sin que se consideren un escándalo las vejaciones que sufren”. Con España sumergida en una batalla política por la Ley Celaá, podrían parecer luchas ajenas a la problemática de las escuelas carentes de medios básicos de este lado del Atlántico frente a las de Perú. “¿Sabes qué? Esos mismos problemas los tenemos aquí. Aunque el país es muy diverso, a la hora de gobernar, Perú es Lima. Aunque ya se está descentralizando poco a poco, todas las normas se dictan desde la capital, detrás de un es-

critorio, sin conocer lo que se vive en el día a día en las aulas. Eso dificulta mucho el trabajo”. Por ejemplo, las escuelas Fe y Alegría son del Estado, pero de administración privada, por lo que cualquier paso adelante tiene que ajustarse a todos los requisitos que el Gobierno en ese momento imponga. “Es una locura, porque muchos de los mínimos que exigen son imposibles de cumplir y de aplicar con nuestro contexto. Por eso, cuando ponemos en marcha un proyecto, antes de evaluar, les pedimos a las autoridades que vengan y vean a nuestros chavales y dónde estudian, para que luego autoricen desde el terreno”. No es difícil deducir que, entre unas cosas y otras, las jornaNÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 33


I N F O R M E INFANCIA MISIONERA 2021

das de María José son interminables. La mañana, volcada en cada escuela. La tarde, reunión con la comunidad cristiana del lugar. “Buscamos el encuentro con la gente, un diálogo largo y profundo para adentrarnos en sus inquietudes y problemas”, apunta respecto a unas familias desestructuradas, que son su principal foco de acción para proteger a

los menores. “Es verdad que se quiere a los hijos, pero, cuando bajo un mismo techo hay hijos de diferentes papás y mamás, las relaciones se complican. Es un concepto de hogar muy diferente al que estamos acostumbrados”. Así, relata que es “bien raro” que todos se reúnan para comer. “A medida que llegan, cogen la comida y almuerzan; no se sientan juntos a la mesa, lo que trunca un diálogo básico”. A pesar de estos desafíos acumulados, no se rinde. “En este 34 misioneros

María José Gimeno

tiempo veo que la vida de nuestra gente ha mejorado un poquito, pero solo un poquito”, señala, consciente de que, al menos, en el día a día, han podido avanzar en algo tan básico como la nutrición de las familias. “Hasta hace bien poco, cuando visitabas las aldeas, sabías que no te ibas a encontrar nada más que pescados y plátanos; era imposible, por ejemplo, ver algo de verdura o unas galletas”. Sin embargo, constata de primera mano cómo estos poblados sufren en

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

primera persona las consecuencias de la explotación de la Amazonía. “Todos son pescadores y cazadores. Se van por la noche al interior de la selva, pero cada día encuentran menos, porque se está maltratando a la naturaleza. Los efectos llegan hasta tal punto que ya no quedan monos en los alrededores de nuestra casa”. Una casa de puertas abiertas, precisamente, a los niños. “Cuando llegamos, siempre tuvimos claro que queríamos un espacio abierto, para que pudieran jugar, estar, relacionarse, respetar al otro. Y lo hemos conseguido. Nos ayuda a tomar la temperatura de sus miedos y sueños”. Para los mayores, cuentan con un pozo. “Ahora ya empieza a haber agua corriente para todos, pero, hasta hace nada, era un verdadero pozo de Jacob y la samaritana para conocernos y relacionarnos con los vecinos”.

Al rescate de los desplazados

Esta cultura del encuentro es también el eje cotidiano en el que se mueve David Fernández, quien


David Fernández

hace cuatro años desembarcó en la diócesis de Soacha, en la periferia de Bogotá (Colombia), en uno de los llamados barrios de invasión, asentamientos irregulares donde recalan quienes han huido del campo o se han exiliado de la gran urbe. En este caso, con un 80% de desplazados. A los misioneros de Mariannhill se les entregaba la parroquia de Nuestra Señora de la Natividad, que aglutina a más de 120.000 habitantes. “El templo no estaba edificado ni lo está, aunque algún día llegará”, comenta a propósito del terreno para la junta de acción comunal en el que ya han puesto al menos unas vallas y esperan contar con un techo en breve. Hasta que eso se dé, se apañan con los salones comunales para celebrar la misa, así como en la capilla de su casa. Que no es poco. Sobre todo, porque el religioso español y sus dos hermanos de comunidad, un colombiano y un keniata, no dan abasto para responder a tanta necesidad. “Cada día es completamente distinto al anterior, más con esta

pandemia”, explica. Y es que el coronavirus les ha obligado a multiplicar las misas, celebrando hasta diez eucaristías dominicales y dos diarias para cumplir de este modo con las restricciones de aforo. También han hecho auténticas virguerías para las catequesis, con los más de 400 jóvenes y 200 niños que se prepararan para la confirmación y la comunión. Pero esta labor sacramental no es, ni mucho menos, su única tarea. La pastoral social es una gran apuesta evangelizadora, con los menores entre sus destinatarios preferentes. “Andamos muy cortos de colegios, teniendo en cuenta la cantidad de niños que hay en la zona”, lamenta, sabedor de que el verdadero problema radica en qué hacer con ellos cuando cumplen once años. “No se les brindan oportunidades para seguir estudiando ni tampoco están en edad de conseguir un trabajo más o menos digno. Es ahí donde las bandas buscan ficharles. Rescatarles es complicado”, comenta este religioso, que no se desanima. Frente a

ello, han creado su propia “banda”, un programa que busca salir al paso de los adolescentes a través del deporte y la cultura. “Buscamos recuperar la calle para ellos, que hay alternativa. De hecho, en Navidad vamos a ir con el grupo de teatro y música que tenemos por las placitas, que son punto de venta de droga”. Este trabajo se refuerza con el apoyo a las familias, pero, sobre todo, por la fuerza de la comunidad vecinal, uno de los mayores logros alcanzados por los misioneros de Mariannhill en esta periferia: “La base fue aglutinar a las 15 juntas de acción vecinal, hasta entonces deslavazadas, en un órgano conjunto, para que tuvieran un apoyo mutuo para afrontar lacras como el microtráfico o la extorsión”, explica David, que, tras un año de entrevistas con unos y con otros, vio nacer la asociación Mesa de Trabajo. “No ha sido fácil, porque los líderes son amenazados por plantar cara a la delincuencia organizada”. JOSÉ BELTRÁN NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 35


ENTREVISTA Carlos Rodríguez Arana, 50 años de misionero en Perú

“La Iglesia debe dialogar con el mundo y llevarle una palabra de esperanza”

Estos días se encuentra por Santander Carlos Rodríguez Arana, jesuita, que desde los 19 años ha dedicado su vida al servicio de Jesucristo, de la Iglesia y del mundo. Está pasando un tiempo de descanso, de recuperación, después de haber llevado a cabo en la ciudad de Salamanca el Curso de Tercera Probación; allí ha pasado un año con un grupo de jesuitas de todo el mundo, que se dan cita para esa etapa de formación. La Compañía de Jesús le ha pedido dirigir esta actividad, y ha tenido que desplazarse desde Perú a España. Pero pronto volverá a su querido Perú. 36 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

¿Cómo nació tu vocación? ¿Por qué jesuita? Mi vocación brotó de una experiencia espiritual, de oración, siendo un muchacho de 17 años, en Bilbao, en unos ejercicios espirituales externos. Sentí algo que me marcó, una invitación a compartir mi vida con Jesús. La chispa surgió en la iglesia de los jesuitas. Fueron mis “cuatro de la tarde”, al estilo de los discípulos que se quedan con Jesús. Después de la experiencia, como el fuego no se apagaba, busqué a un jesuita para pedir orientación. ¿Qué podía hacer con aquello? Allí inicié un acompañamiento-discernimiento. Después ingresé en el Seminario de Santander y luego, en el año 1961, fui al noviciado jesuita de Salamanca, con 19 años. Me impresionó con fuerza la espiritualidad

de la Compañía, los Ejercicios, aunque poco conocía de ella. Acercarme y conversar con un primo jesuita en formación fue determinante. Para mí, aquella primera vivencia fue como la de un enamorado. ¿Qué te animó a ir a misiones y, en concreto, a Perú? Por el Seminario de Santander pasaron varios misioneros, sobre todo de África. Sentí una gran atracción por sus vidas, sus misiones y trabajo en diversos países de ese continente. Se fue despertando en mí la inquietud evangelizadora en tierras de misión. De hecho, estuve destinado al Chad y, por cuestiones de salud, tuve que dejar mi sueño africano. La cuestión de Perú fue algo accidental. Nuestro general, Pedro Arrupe, mandó una carta a los jesuitas españoles, pidiendo voluntarios para ir a Chachapoyas, una diócesis peruana en crisis. El Santo Padre Pablo VI confiaba esa misión a la Compañía. Con el cuarto voto, los jesuitas nos ponemos a disposición del Papa. Sin pensármelo mucho, me ofrecí y, al poco, fui destinado al Perú, adonde llegué en el año 1970. Llevas por ese país 50 años de misión. ¿Cuáles han sido las experiencias que han dado sentido a tu vida? ¿Qué es lo que más te ha hecho gozar y qué lo que más te ha hecho sufrir? En Perú he hecho de todo. Primero continué mis estudios teológicos en el Seminario de Cuzco.


Saliendo de la capilla, después de celebrar la eucaristía con la comunidad campesina de Cangallo, Ayacucho (Perú).

Allí nos acercamos al mundo andino y a sus habitantes. Fueron tiempos de grandes cambios en la sociedad y en la Iglesia latinoamericana, tras la Conferencia General del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) de Medellín. La situación del sur andino clamaba y sigue clamando al cielo. Vivimos un acercamiento muy especial a la realidad campesina de la zona, con una gran pobreza en todos los sentidos. El impacto sentido al contemplar y conocer a esa población me llevó a pedir engrosar un pequeño equipo de jesuitas que comenzaban a hacerse cargo de una misión, Quispicanchi, al sur de la ciudad. Se me concedió la gracia de participar en la misión con los quechuas de esa región. Nos preparamos para ella, y allí quisimos hacernos quechuas con los quechuas, incul-

“C

turarnos, aprender su lengua, sus costumbres, su religiosidad. El misionero llega a otra cultura, y acercarse, conocer, es una tarea de paciencia, de espera, de estar... El deseo mayor era hacernos como ellos, para poderles transmitir el Evangelio. La intuición inicial fue muy rica; el llevarla a cabo, tarea ardua, para toda la vida. A mí, con gran dolor de mi parte, no me tocó sino estar ocho años, empeñado junto a los compañeros, en entender, analizar y tratar entre todos de encontrar caminos de una evangelización que incluyera desarrollo humano en educación, salud, agricultura, artesanías, catequesis... Un proyecto hermoso el que íbamos poco a poco construyendo entre ellos y nosotros, encuentro de dos mundos desconocidos. Para los misioneros que evangelizan en América Latina, el Sínodo de la Amazonia ha su-

puesto revivir el Vaticano II y las experiencias creativas de Medellín, Puebla, Aparecida... ¿Cómo has visto este Sínodo? El Sínodo de la Amazonia fue una inspiración del papa Francisco justamente al visitar una de las regiones amazónicas peruanas: el departamento de Madre de Dios. Una zona castigada por la deforestación y la desertización de

uando llegué a Perú viví un acercamiento muy especial a la realidad campesina de la zona, de una gran pobreza”. NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 37


ENTREVISTA

“E

s importante que nuestro mensaje y la vida eclesial no estén alejados de la realidad que nos rodea”.

grandes áreas por los mineros informales que sacan oro del río y de los afluentes del mismo nombre y que, con métodos prohibidos, están destruyendo miles de hectáreas y convirtiéndolas en arenales desérticos. El Papa escuchó a los nativos de la zona, vio lo que está pasando allí y le informaron de que ese gran pulmón del planeta está siendo destruido. Allí mismo anunció el Sínodo. Uno de los más originales de la historia de

la Iglesia, por su participación multicolor –cardenales, obispos, mujeres y hombres de la selva, en un ambiente festivo, religioso–, y de gran resonancia en el mundo ecológico, por sus apreciaciones sobre el cuidado del planeta. ¿Qué pasos dio este Sínodo de la Amazonia? ¿Qué despertó? Se aprobó en el Sínodo una propuesta de ordenar a viri probati, esto es, la posibilidad de ordenar a hombres casados maduros que go-

El papa Francisco comparte un momento con otros jesuitas en su visita a Perú.

38 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

zan de una posición de liderazgo dentro de sus comunidades. De esa aprobación no se ha hablado en Querida Amazonia, la exhortación apostólica postsinodal. Aclaró el Santo Padre, de una forma indirecta, que había faltado discernimiento en el Sínodo. Solo se había discutido y reflexionado sobre el tema. Lo que quiere decir que este sigue abierto y que será necesario en esto, como en otros asuntos, que llegue el discernimiento para tomar decisiones en la Iglesia. Discernir es buscar la voluntad de Dios; a eso invita Francisco. Como en ese tema, en otros muchos. No se trata de innovar por innovar, sino innovar en los caminos de la voluntad de Dios, no llevando a enfrentamientos, rupturas y broncas entre católicos, sino a buscar entre todos los caminos que Dios quiere para su Iglesia. Esto no es fácil porque, con frecuencia, la ideología es lo que predomina en nuestras decisiones. ¿Y en qué otros aspectos hay que indagar? Temas como el de la realidad de los divorciados vueltos a casar;


el de la sexualidad, con su múltiples preguntas; el del nombramiento de los obispos; el de las competencias de las Conferencias Episcopales; el de la renovación de la liturgia –llevarla a su sencillez original; los vestidos episcopales anacrónicos y que hablan de estilos de vida de los nobles de su época–, y tantos otros, son temas que la Iglesia, con el Papa, debería abordar, si no queremos quedarnos 200 años atrás, como indicaba en algún momento el fallecido cardenal Martini. La Iglesia tiene el deber de dialogar con el mundo que nos rodea, de inculturarse en él y de llevarle una palabra de esperanza, porque Dios envió a su Hijo al mundo no para condenarlo, sino para salvarlo. Nuestro mensaje y la vida eclesial no deben estar alejados de la realidad que nos rodea. ¿Qué destacarías del pontificado de Francisco? Francisco es un hombre enraizado en lo popular, en la encarnación de la Iglesia. Ha sido un sacerdote y un obispo cuya preferencia han sido los pobres, sin excluir a nadie, por supuesto. Desde su nombre, todo en él habla de Evangelio, de sencillez, de servidores del pueblo, de sacerdotes y obispos con olor a oveja; de justicia, solidaridad, cuidado de la casa común... Es un Papa que nos está queriendo llevar por los caminos del Evangelio, y que siempre mira y nos invita a mirar a Jesús, a cómo es y vive Él y cómo se relaciona con su pueblo. Un Papa que busca maneras de renovar la Iglesia y que no quiere hacerlo a golpe de leyes y mandatos y decretos, porque de poco serviría si nosotros no tenemos la voluntad de cambiar. Quiere y busca una conversión de las mayorías de la Iglesia, comenzando por las jerarquías.

Nos parece que la elección del papa Francisco ha sido un verdadero signo de los tiempos... Es un Papa que viene de unas Iglesias activas, vivas, llenas de entusiasmo. Sin embargo, se ha encontrado con muchos muros, contradicciones, golpes bajos, fanatismos, intransigencias... Creo que ha tenido que dar marcha atrás en varios proyectos de transformación y cambio, ante la realidad eclesial de un cierto rigorismo, enclaustramiento y mucho miedo al cambio, ya que “lo que siempre se ha hecho así...”.

Y ¿qué dirías de la espiritualidad de Francisco? En mi opinión, es un Papa que nos regala siempre bocanadas de oxígeno para poder soportar las contradicciones de muchos de sus colegas en el episcopado. Un Papa que pasará a la historia porque rescató, resucitó el Vaticano II, que pienso que había sido muerto y sepultado. Y a partir de él, quiere desarrollar su doctrina y enriquecerla. ¿Qué puede decir un misionero a los cristianos españoles de hoy en día? El año que he pasado en España ha sido una verdadera revela-

Carlos, con su hermana Carmen, en el Centro Loyola de los jesuitas de Santander.

Francisco es para muchos católicos un Pontífice que nos da buenas noticias, que habla directo, que comunica con sencillez su pasión por Jesús y su Evangelio, que dialoga y se siente un servidor de esta Iglesia que le ha tocado dirigir, y que quiere hacerlo colegial, sinodalmente, en íntima unión con los demás obispos.

ción para mí; una revelación no muy esperanzadora, por cierto. Me han chocado muchos aspectos de la vida aquí. En cualquier caso, el misionero, el evangelizador de hoy, como he ido repitiendo, tiene que mirar a Jesús, inspirarse en Él, tratar de llevarle a su vida y a la de los que nos rodean. MATÍAS AURELIO GÜEMES NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 39


ANIMACIÓN MISIONERA

INICIATIVAS DE LAS DELEGACIONES DIOCESANAS DE MISIONES

L

a Delegación de Misiones de Vitoria-Gasteiz inauguró el pasado 21 de noviembre el curso Aldatuz (Cambiando); un curso misionero dirigido a mayores de 18 años y sin límite de edad. Se trata de una oferta formativa que, a través del método “ver, juzgar y actuar”, hace una aproximación crítica a la realidad, las personas, las sociedades, los países y las relaciones norte-sur. Una vez finalizado, y si las condiciones sanitarias lo permiten, se podrá realizar un campo de trabajo durante el verano, en zonas donde se encuentran misioneros y misioneras de Vitoria (Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Angola o Kenia). Las sesiones durarán cuatro horas y se impartirán por la mañana, los

40 misioneros

terceros sábados de mes. Más información: 945 130 857 o misiovit@misioak.org. En 1970 llegaron a Burundi los primeros misioneros asturianos y, para celebrar este 50 aniversario y dar a conocer la riqueza de la historia misionera de la diócesis, la Delegación de Misiones de Oviedo propone diversos “cinefórums” para clases de religión y catequesis, adaptados por edades a los niños, adolescentes y jóvenes. Para ello, la Delegacion ha preparado las “Guías del profesor”, que permitirán dirigir el debate misionero en torno a las diversas películas. El delegado de Misiones, Pedro Tardón, cuenta con profesores y catequistas “para que nuestra Iglesia de Asturias sea más misionera”, como afirma en la carta que les ha dirigido para proponer el cinefórum misionero. Más información: 985 204 277 o misiones@iglesiadeasturias.org. El Consejo Diocesano de Misiones de Madrid celebró el pasado 4 de noviembre una misa por los 22 misioneros y misioneras difuntos del último año, que se encontraban en países de todo el mundo, como Japón, India, México, El Salvador o Argentina. El coordinador de Misiones de la Vicaría IV, Jesús Pinto, presidió la Eucaristía en la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, adjunta al Consejo Diocesano. La celebración se pudo seguir en directo a través del canal de Youtube de MisiónMadrid. Asimismo, y por ese mismo canal, se puede seguir en streaming el ciclo “Formación en la Misión”,

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

que el Consejo de Misiones de Madrid está ofreciendo sobre la carta encíclica Redemptoris missio, del papa Juan Pablo II. Las sesiones tienen lugar una vez al mes, desde octubre de 2020 a junio de 2021. El director nacional de OMP, José Mª Calderón, dirigió la charla formativa del pasado 13 de noviembre, que fue una introducción al documento. Más información: www.misionmadrid.com Por su parte, el pasado mes de octubre, la Delegación de Misiones de Mérida-Badajoz inició el curso 2020-2021 con una Eucaristía presidida por el arzobispo Celso Morga, quién animó a la Delegación a “no parar” y agradeció el trabajo realizado hasta ahora. Posteriormente, tuvo lugar una charla informativa sobre “La misión en tiempos de pandemia”, a cargo de José Manuel Álvarez Maqueda, delegado episcopal para la Pastoral de la Salud. Antonio León, párroco de San Pedro de Alcántara, en Badajoz, y misionero en Perú durante más de 20 años, compartió su experiencia misionera. Tras una comida compartida se mostraron los testimonios enviados desde Perú, Zimbabue y Filipinas. Además, el sacerdote del IEME Nemesio Frías, natural de Hornachos y misionero en Zimbabue, respondió a las preguntas que formularon los presentes. En ese inicio de curso se presentó también el calendario 2020-2021, que incluye una decena de encuentros diocesanos, cuatro actividades interdiocesanas y tres nacionales.


EL P. CALDERÓN, MIEMBRO DE LA CONGREGACIÓN PARA LA EVANGELIZACIÓN DE LOS PUEBLOS

MANUAL DE MISIONOLOGÍA DEL CELAM

E L

a Santa Sede hizo público el pasado 17 de noviembre los nombramientos de nuevos miembros para la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el dicasterio vaticano del que dependen las Obras Misionales Pontificias (OMP). Entre los designados se encuentran tres directores nacionales de OMP, uno de ellos, el de España, José Mª Calderón. Apenas conocido su nombramiento, el director nacional de OMP España manifestó sentirse contento, si su elección servía para que “Cristo sea más conocido y amado en el mundo”, y, añadía, que esperaba poder ayudar a hacer crecer “el espíritu misionero

l Manual de Misionología de la Conferencia Episcopal Latinoamericana, publicado el año pasado, se presentó, a principios de noviembre, en su edición venezolana a través del canal de Youtube de las Obras Misionales Pontificias de Venezuela. La organización del evento fue una iniciativa del Departamento de Misiones, Indígenas y Afrovenezolanos del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano; las Obras Misionales Pontificias; la

en toda la Iglesia”. Por su parte, el secretario adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y presidente internacional de OMP, monseñor Giampietro Dal Toso, señaló que el nombramiento del padre Calderón suponía un acto de confianza y agradecimiento a la Iglesia en España por su animación misionera y por todo lo que hace por las misiones. También es nuevo miembro de la Congregacion para la Evangelización de los Pueblos, el cardenal español Miguel Ángel Ayuso, comboniano, presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, que ha sido misionero en Egipto y Sudán.

ENCUENTRO DE OTOÑO DE OCASHA

E

l Encuentro de otoño de OCASHA-Cristianos con el Sur ha tenido lugar de forma on line los pasados días 20 y 21 de noviembre con el título “La solidaridad misionera no está confinada”. Este encuentro es la primera etapa del proceso formativo que

propone esta asociación de laicos. La formación está orientada a personas que quieren clarificar una posible opción misionera o de voluntariado en el Sur, y conocer los diferentes cauces para llevarla a cabo. Más información: http://www.ocasha-ccs.org

Organización de Seminarios de Venezuela; y la Conferencia Venezolana de Religiosos y Religiosas. Durante la presentación intervinieron tres de los autores del Manual: el obispo de La Guaira, Raúl Biord; el misionero javeriano Estêvão Raschietti; y el ex director de las OMP en Venezuela, Ender Zapata. El Manual toma su referencia en los manuales de Teología del CELAM, y se trata de una reflexión colectiva de un grupo de misionólogos procedentes de varios países, que aúnan la reflexión teológica a su propia experiencia misionera.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 41


ANIMACIÓN MISIONERA

EL "CANTO SOLIDARIO" DE UN CORO TOLEDANO

E NOVEDADES DE INFANCIA MISIONERA

D

esde el pasado 1 de diciembre está abierto el microsite infanciamisionera.es, creado por OMP para ofrecer la información relativa a la Jornada de la Infancia Misionera, que se celebrará el domingo 17 de enero con el lema “Con Jesús a Nazaret. ¡Somos familia!”. Entre las actividades más destacadas de este año se encuentra el concurso nacional (el VIII de los organizados por Infancia Misionera), donde los niños deberán presentar vídeos de uno o dos minutos, que anuncien en primera persona cómo Jesús está y se hace presente en su familia. En el concurso pueden participar niños de educación primaria en dos categorías: de 1º a 3º de primaria y de 4º a 6º. Los vídeos deberán enviarse a las respectivas Delegaciones Diocesanas de Misiones antes del 18 de enero de 2021.

Este año, la campaña de Sembradores de Estrellas no se podrá hacer como tradicionalmente se venía realizando, felicitando las Navidades en nombre de los misioneros y repartiendo las estrellas por las calles, pero sí en el cole, en catequesis o en casa. Para eso se ofrece a los niños distintos tipos de estrella con la inscripción “Jesús nace para ti”, que pueden personalizar, imprimir y compartir. Otra novedad de este año es el calendario de Adviento, que se puede pedir en las Delegaciones de Misiones o descargar en infanciamisionera.es. La peculiaridad de este calendario es que no termina en Navidad, sino que luego sigue el camino de los pastores que van a anunciar que han encontrado a Jesús, y llega hasta el 17 de enero, la Jornada de Infancia Misionera.

AYUDAS DEL FONDO NUEVA EVANGELIZACIÓN

L

a Conferencia Episcopal Española (CEE), a través del Fondo Nueva Evangelización (FNE), aprobó el 4 de noviembre la concesión de casi 1.400.000 euros para 146 proyectos pastorales en las Iglesias más pobres del mundo. El continente africano ha sido el principal destinatario de las ayudas, con más del 52% del total. La Iglesia en América ha recibido 490.000 euros para 55 proyectos; y Asia, 129.000. Europa también ha recibido 39.000 euros, destinados a Albania y Ucrania. 42 misioneros

Entre los diferentes proyectos aprobados destacan, por ejemplo, la reconstrucción de la Parroquia de Tamanrasset, en Argelia (que fue la parroquia del beato Carlos de Foucauld); o la construcción de una residencia para los misioneros en Kannur, India. A través del FNE, la Iglesia en España expresa su fraternidad con las Iglesias jóvenes del mundo. El Fondo fue creado por la CEE, en 1997, para ayudar a las Iglesias de otros países que carecen de recursos económicos.

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

l coro parroquial de Valmojado, Toledo, ha colaborado económicamente con un proyecto formativo en Camerún de la ONGD Misión América. Según Fernando Redondo, coordinador regional de Misión América en Castilla-La Mancha, la colaboración solidaria surgió por propia iniciativa de los integrantes del coro, que han querido mostrar su solidaridad misionera con África. Como signo y testimonio en este Año Jubilar Guadalupense, Redondo quiere que se haga “efectiva la caridad en la misión”, y ofrece la posibilidad de colaborar con Misión América, tanto a cofradías y hermandades, como a coros parroquiales, movimientos y grupos de apostolado seglar de

la archidiócesis de Toledo. El coordinardor regional de la ONGD cree que, si todos estos grupos “hicieran una pequeña aportación”, podrían presentar un proyecto diocesano para apoyar “diversas realidades misioneras”. Misión América es una ONGD promovida por iniciativa de los misioneros diocesanos españoles de la OCSHA (Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana) para la ayuda y el desarrollo integral de las personas más desfavorecidas de los países de América Latina y África. NÚM. 2, FEBRERO DEL 2000

misioneros 42


AY U D A M O S A . . .

Islas Turcas y Caicos Más de 25.000 euros de las OMP de España

E

n medio del mar, a las puertas del golfo de México y del Caribe, entre La Florida y La Española, no todo es agua salobre pura y dura. La mar, allí, está sembrada de sargazos. Pero no solo. También, de trozos, pedazos, añicos y briznas de lo que bien pudo haber sido el paraíso terrenal. Tal parece, con sus cristalinas aguas de turquesa y esmeralda, con su frondosa y feraz vegetación, con sus deslumbrantes playas y apacible clima. Son islas, cayos, escollos, arrecifes y bajíos de todas las tallas y de todos los tamaños. Allí tropezó Cristóbal Colón con el Nuevo Mundo. Y, al hacerlo, exclamó: “¡Nunca tan hermosa cosa vide!”. Es el españolísimo archipiélago de las Bahamas. Que así se llama ahora –por culpa de la mala pronunciación británica– lo que fue bautizado como la Bajamar. De hecho, en nuestros días, las islas de la Bajamar –las Bahamas–, uno de los trece países que forman la América insular, son un apetecible destino turístico. Al cabo de las más de 700 islas e islotes que forman las Bahamas (solo 24 están habitadas) no terminan las cuentas de tan paradisíaco rosario. Le siguen otras 40 que, como las primeras, son, igualmente, territorio británico de ultramar. Son las Islas Turcas y Caicos, denominadas así, “Turcas” por el mero hecho

de que allí crece un cactus que siempre brota rematado por una flor escarlata que parece una cabeza de turco tocada con su típico fez rojo; y “Caicos”, porque deriva de la expresión cayahico, que, en la lengua de los nativos, el arahuaco, viene a significar “cadena de islas”.

Misión “sui iuris”

En el tercer país más rico de América –eso, las Bahamas–, como en las vecinas islas Turcas y Caicos, no es oro todo lo que reluce. Y tampoco brilla solo el turismo de postín. Hay que comenzar diciendo que tan maravillosas islas están habitadas por una población des-

cendiente de esclavos liberados. Y también, por colectivos criollos e hispanos llegados de la vecina República Dominicana y Haití, que están más al sur, a 120 kilómetros de distancia. Los 430 km2 donde viven los 50.000 habitantes de Turcas y Caicos integran una missio sui iuris, que cuenta con 2 parroquias, 4 sacerdotes, 18 misioneros seglares y 36 catequistas, para hacer frente a las necesidades de los 11.000 católicos que allí se encuentran. Para mayor claridad, una missio sui iuris es un peculiar tipo de circunscripción independiente, en un territorio en que la Iglesia aún no se ha establecido oficialmente. La de NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 43


las islas Turcas y Caicos es sufragánea de la archidiócesis de Nasáu, capital de Bahamas. Con el fin de contribuir a su más firme implantación, este mismo año de 2020, las OMP en España han destinado a la misión de las islas Turcas y Caicos la cantidad de 25.299,42 . Y en el ejercicio anterior –el correspondiente a 2019–, las mismas OMP españolas aportaron 44 misioneros

17.692,02 , que sirvieron como subsidio ordinario.

Actividades y desafíos

Como era de esperar, los donativos enviados desde España no han caído en saco roto. Así lo certifica desde Providenciales, la isla más poblada del archipiélago lucayo, el P. Luis Orlando González, quien, en carta enviada al director nacional de OMP, José María

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

Calderón, dice que, “mejor que algunas palabras sobre nuestra labor misionera en estas islas, sería más apropiado, por su sencillez, una copia del último boletín, que abunda en información y fotografías sobre nuestra vida en Turcas y Caicos”. También añade que, “para nosotros, será un placer mantenerles informados sobre las actividades y desafíos de la misión. Por eso, les enviaremos nuestro boletín informativo de forma periódica. Y, si alguien estuviere interesado en más noticias, puede hacerlo a través de nuestra web: www.catholic.tc”. Y concluye: “Agradecidos por la generosidad de los fieles cristianos de España, prometemos nuestras oraciones continuas”. La misión católica de las islas Turcas y Caicos comenzó hace más de 20 años. Al ver la gran cantidad de jóvenes que viven allí, los sacerdotes sintieron que su misión no sería completa sin proporcionar a las islas Turcas y Caicos la posibilidad de una educación católica. La Iglesia es muy consciente de que la educación tiene una fuerte influencia en el crecimiento físico, intelectual y espiritual de la persona.


AY U D A M O S A . . .

Además, la misión se siente cada vez más fortalecida. Buena prueba de ello es que, en el pasado mes de septiembre, la Iglesia local dio la bienvenida a un nuevo sacerdote: el padre Paul Passant, de la archidiócesis de Newark, Nueva Jersey. El cardenal Tobin ha enviado al padre Paul a trabajar en la misión. Y el equipo que se ocupa de la atención pastoral confiesa que “estamos muy felices de tener con nosotros al P. Paul. Así podremos servir mejor a la población católica de estas islas”. En 1993, en Kearny, Nueva Jersey, el P. Paul, el hoy obispo Peter Baldacchino y el P. Luis Orlando González fueron compañeros en el seminario. Y no solo sacerdotes: también los seglares católicos ponen su granito de arena y ayudan a sembrar la Buena Nueva. Recientemente, un nuevo grupo de misioneros y una familia en misión con seis niños han sido enviados a las islas Turcas y Caicos. Ya forman parte del equipo de evangelización. Los misioneros, junto con algunos catequistas de las islas, han estado dando catequesis para adultos durante dos meses, tres veces al año, en tres diferentes idiomas: inglés, español y criollo. En mayo, tras superar las dificultades de la pandemia, concluyeron las catequesis con 16 nuevos hermanos y asistentes, tras haber cumplido con todos los protocolos de seguridad emitidos por el Gobierno de las Islas.

Academia de la Sagrada Familia

En 2004, la Iglesia misionera de Turcos y Caicos puso en marcha un ambicioso proyecto: la Academia de la Sagrada Familia (Holy Family Academy). Con ayuda de expertos internacionales en el

campo educativo, y en colaboración con la citada archidiócesis de Newark, presentaron el proyecto a las autoridades locales, quienes apoyaron la iniciativa. Vieron en ella un servicio hacia toda la comunidad de las islas, siguiendo la tradición de excelencia de la educación católica, ya reconocida en todo el Caribe.

agregado una nueva clase a la escuela, y hoy Holy Family Academy ofrece desde preescolar hasta el 11.° grado, con un 12.° grado opcional para los estudiantes que se preparan para asistir a la universidad en los EE. UU. La escuela cultiva el crecimiento espiritual de los estudiantes y les forma en habilidades integra-

Holy Family Academy se hizo realidad en agosto de 2006. Los isleños tuvieron dos opciones –el jardín de infancia y el primer grado– y menos de diez alumnos. El 16 de febrero de 2007, John Joseph Myers, anterior arzobispo de Newark y superior de la missio sui iuris de Turcas y Caicos, junto con Richard Tauwhare, entonces gobernador de las islas, en presencia de otras autoridades civiles y religiosas, inauguraron la academia. Desde entonces, cada año se ha

les para que puedan servir a los demás y, sobre todo, glorificar al Señor. Sus responsables confiesan que están “orgullosos de ofrecer a nuestros estudiantes los más altos estándares académicos, en un entorno de aprendizaje seguro y protegido, donde todos tienen la oportunidad de prosperar de acuerdo con los talentos que Dios les ha dado. Creemos que nuestros estudiantes son llamados por Cristo a ser «la luz del mundo»”. TOMÁS TAMARREDO

Si estás interesado en realizar un donativo, puedes hacerlo en el número de cuenta ES25 0075 0204 9506 0006 0866. También, accediendo a la página web www.omp.es y pinchando en la opción "Haz un donativo".

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 45


C U LT U R A

Josep Ferry Susanto

INTERNET COMO “SALVACIÓN” DEL SACERDOTE “YOUTUBER”, AL TIKTOK DE LAS LENGUAS INDÍGENAS La historia del padre Susanto sirve para ilustrar cómo el entorno digital puede ser la solución en un mundo en el que la pandemia del coronavirus ha vuelto a levantar, cuando no a reforzar, un sinfín de muros y barreras.

J

osep Ferry Susanto es un youtuber más en este territorio colonizado por músicos, deportistas, viajeros, amantes de la gastronomía y, sobre todo, influencers de la moda y la belleza más comerciales. Solo que él utiliza la red más musical para enseñar nada menos que la Biblia y desde su Indonesia natal. No es nuevo en este sorprendente y ya necesario púlpito. El sacerdote abrió su canal en YouTube en 2019 con el fin de “evangelizar desde las redes sociales” y lo llamó “Aprende la Biblia con el Pa46 misioneros

dre Josep”, apuntando (y apuntalando) ya su intención. Según sus palabras, “quería invitar a la gente a leer las Sagradas Escrituras conmigo, enseñándoles que puede ser bueno aprender la Palabra de Dios correctamente y entender su profundo mensaje”. Y no le ha ido nada mal. Ya ofrece más de 300 vídeos a más de 130.000 suscriptores, lo que le ha hecho merecedor del Silver Button Award, premio concedido por el propio sitio web a quienes superan los 100.000, que aquí es una cima. Y, por supuesto, como youtu-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

ber que se precie, el padre Susanto gana dinero con ello, que va destinado a causas solidarias, como el apoyo al hospital católico local o la donación de alimentos a los más necesitados. Dice este sacerdote que lo que ha hecho ha sido atender la petición del arzobispo de Yakarta, monseñor Ignacio Suharyo. A saber: conseguir que los católicos amen y lean la Biblia. En este sentido, desea que sus vídeos se conviertan en “una bendición para los demás”; esa es la razón por la que apenas duran diez minutos y son claros como el agua. Susanto, de 43 años de edad, estudió en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, después dio clase en la Escuela de Filosofía de Driyarkara, en Yakarta, para viajar seguidamente a Filipinas con el fin de proseguir


sus estudios, y terminar finalmente en su país, donde retomó la enseñanza de la Biblia en las escuelas y en varios institutos y parroquias de la capital, hasta llegar a ser presidente de la Comisión Bíblica Diocesana. “Mi único propósito es dar a conocer la gloria de Dios al mundo”, asegura.

Wikipedia en kaqchikel

Y del padre youtuber, a las lenguas indígenas de América Latina, que se refugian en Internet para evitar su extinción. Aunque parezca increíble, porque el mundo va en otra dirección, existe una Wikipedia en kaqchikel, una de las 22 lenguas mayas que se hablan en Comalapa, Guatemala; un TikTok en náhuat, la última lengua indígena viva en El Salvador y que posee menos de 200 hablantes nativos; y hasta un canal del ya citado YouTube en kichwa, lengua ecuatoriana que está en alerta naranja, porque solo la habla el 25% de esta población. Lo ha dicho claramente la activista cultural Cecilia Tuyuc, habitante de Comalapa, que forma parte de la expansión internáutica del kaqchikel, hermano del garífuna, el xinca y, por supuesto, el español. “Nuestro idioma es el oxígeno vital de nuestra cultura y, si muere, con ella muere todo el conocimiento ancestral que acoge”. Lo traducimos, porque ella lo ha escrito en su lengua: “Ri qach’ab’äl, ja ri’ ir ruk’aslem ti qab’anobal, wi xtikám rik’in ronojel ketamab’äl kiya’on kan ti Qati’t qamana”. Curiosamente, este proyecto surgió a raíz de la experiencia vasca en la recuperación del euskera. Y el kaqchikel no ha sido la única, también el q’eqchi y el k’iche –dos lenguas hermanas mayas– gozan ya de incubadoras si-

milares. Tuyuc ha explicado que “esta iniciativa busca garantizar un mayor lapso de vida a nuestras lenguas para que sean visibles y no se mueran”, y para evitar que sus hablantes pasen a ser “sujetos de investigación e historia”. La Unesco lo ha repetido hasta la saciedad, poniendo en el mapa a las lenguas indígenas amenazadas y dando altavoz a lo que es considerado patrimonio cultural inmaterial. Por su parte, el Banco Mundial subraya que, en América Latina y el Caribe, ya ha perdido su lengua nativa uno de cada cinco pueblos indígenas, y que el 26% de las 560 lenguas que hablan 42 millones de personas en esta región de la tierra están en riesgo de desaparecer.

En peligro

En total, hay 2.680 idiomas en peligro, tal y como constató Naciones Unidas con motivo del

Jorge Bachiller

Cecilia Tuyuc

Año Internacional de las Lenguas Indígenas, 2019. Ahora, decíamos, Internet se presenta como la “salvación” en cierto modo, a pesar de que, de los 7.000 idiomas que hay en el mundo, se utilizan sobre todo diez, desde el inglés, que acapara, como cabe


Hector Martínez

Julio Caldeira

imaginar, el 25,9%, hasta el árabe, que representa el 5,2%, pasando por el chino (19,4%) y el español (7,9%). Por eso, no es de extrañar que Héctor Martínez se haya propuesto enseñar su lengua, el náhuat, que hoy hablan esas menos de 200 personas, a través de los vídeos que cuelga en su canal de YouTube, de nombre “Timumachtikan Nawat”, y también en TikTok, puesto que “no hay de parte del Estado salvadoreño ninguna iniciativa ni ningún apoyo para la revitalización o rescate de esta lengua”. Es más, se da la horrible y tristísima circunstancia de que el náhuat casi desapareció tras la masacre de más de 30.000 indígenas y campesinos que reclamaban sus tierras y sus derechos en 1932. Lo de Martínez tiene mérito, porque ha sido él quien, de forma autodidacta y visitando los pueblos, decidió aprender –y, con ello, resucitar– esta lengua que hablaba su bisabuela y que se había 48 misioneros

perdido en su familia; y ahora es uno de los 70 docentes acreditados en El Salvador, y hasta da clases en universidades privadas. Algo que no le es ajeno a la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana, que se sirve del poder amplificador de las radios online comunitarias para mantener vivo el kichwa. La iniciativa se llama Lanceros Digitales y trata de recuperar la identidad cultural de este pueblo. Los jóvenes solo chatean en castellano, por lo que van olvidando su lengua, que ya apenas habla el 25% de la población, según el activista digital Imbaya Cachiguango, que abrió el grupo Kichwa Mashikuna en Facebook, así como un canal en YouTube. La idea es que el kichwa se use también en Internet, que es donde se cuece todo ahora. Cachiguango va a por todas: “A quienes solo nos escriben en castellano les vamos contestando en kichwa, porque nosotros no retrocedemos, si bien a quienes no nos entienden les damos el link

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

de una página web en la que se enseña la lengua”.

Artistas, Amazonía y refugiados

Es la misma idea, en el fondo, que hace latir el corazón de Trama al Sur, el canal social latinoamericano que ha nacido este mismo otoño por “la necesidad de entretejernos y multiplicar la esperanza por un mundo nuevo”, impulsado por movimientos y organizaciones sociales, sindicatos de trabajadores, colectivos de artistas y medios de comunicación comunitaria de toda América Latina. En su presentación estaban el director de cine brasileño Cleonildo Cruz, el maestro uruguayo Julio Luis, la cantautora argentina Teresa Parodi o su paisana, también música, Liliana Herrero. Y más sobre América del Sur, porque, a través de plataformas virtuales, se presentaron también el pasado mes de septiembre los ocho vídeos sobre la Amazonia que sueña el Papa. Es decir, los cuatro sueños que articulan su exhortación apostólica postsinodal Querida


La Biblia, con humor y… con Quique

U

Amazonia: el social, el cultural, el ecológico y el eclesial, que pueden resumirse en el cuidado de nuestra casa común. En cuanto a los productos audiovisuales, serán de gran ayuda para conocer la exhortación, pues “no está dirigida solo a los países de la Amazonia, sino a todos los fieles del mundo”, según ha declarado el padre Julio Caldeira, coordinador de Comunicación de la Secretaría Ejecutiva de la REPAM (Red Eclesial Panamazónica) de Bolivia, su responsable, junto a la Universidad Católica Boliviana San Pablo (UCB). También es un sitio de Internet donde está alojado el programa de radio “No me llamo refugiado”, que está escrito y dirigido por el periodista de Radio Vaticano Stefano Leszczynski, en colaboración con el Centro Astalli, no solo para la radio, sino también para la web. De hecho, se encuentra en www.vaticannews.va. ¿Su objetivo? “Dar la voz a los propios refugiados para que sean ellos quienes cuenten su propia historia”. MARÍA ÁNGELES CASTILLO

n Sansón transformado en Popeye; una bienvenida de lo más calurosa ("¡Avisad al faraón de que acaban de llegar los primeros turistas!") a María, José y el Niño; el camello que se resiste a pasar por el ojo de la aguja; o una clara advertencia a pie de obra: "¿Cuántas veces tengo que repetir que estamos construyendo la torre de Babel?". Son los chistes de Quique, o sea, Enric Arenós Cortés, quien le ha puesto humor a la Biblia en su último libro, que se llama precisamente así, La Biblia vista con humor. Un total de 222 dibujos sobre el Antiguo y el Nuevo Testamento, reunidos en un volumen que ha editado CPL (Centre de Pastoral Litúrgica). "Una obra deliciosa y divertida que nos ayudará a adentrarnos, con humor, en el tesoro insondable que es la Palabra de Dios", explican desde la editorial. Y dicen más: "En un mundo con dificultades de todo tipo, los dibujos de Quique (que el Papa tendría que conocer) son como un aire fresco y nuevo que nos insufla esperanza. Los chistes que encontramos en este libro son un buen antídoto contra la tristeza y el mal humor". Así que, con esta presentación y las expectativas levantadas, no es de extrañar que seguidamente recomienden estos dibujos para "las catequesis de las parroquias y las reflexiones de los sacerdotes para preparar las homilías". Admirador confeso de Mingote (ganó el premio que lleva el nombre del ya mítico dibujante en 2010), este castellonense de Villarreal ha dejado su impronta en más de 30.000 viñetas, que han visto la luz en no menos de 60 revistas, entre ellas la nuestra, Misioneros Tercer Milenio. Su obra está expuesta en el Museo do Humor de Fene (La Coruña), el Museo Castillo de Larrés (Huesca) y el Museo del Humor Dulcinea del Toboso (Toledo). Y, sí, hacer reír también tiene premio: desde el del Salón Nacional del Humor de Ciutadella, en 1971, hasta el Premi Notari de l'Humor de la Universitat d'Alacant (2018). ¿Otros libros suyos? Sálvese quien pueda (PPC, 1993), Tico el agnóstico (San Pablo, 2004) o De Norte a Sur (y Dios en medio) (San Pablo, 2007). NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 49


ene eltintero

C U LT U R A NOTICIAS

Un grafiti por los pobres Ha sido una iniciativa del centro diocesano de Sopuerta, San Viator (Vizcaya), para sellar el compromiso con los más vulnerables en la Jornada Mundial de los Pobres (15 de noviembre). Un grafiti encargado al grafitero y muralista Kero, que muestra la silueta de una mano para ilustrar el lema de este día, “Emon Bostekoa (Tiende la mano)”. La diócesis de Bilbao ya había invitado a asumir compromisos concretos y a compartirlos en redes empleando la etiqueta #Emonbostekoajmp2010, además de donar un día de salario para las personas que peor lo pasan.

LIBROS

“Estuvimos allí” No podía haber un título mejor. Lo lleva el libro, editado por Círculo Rojo, que recoge los 25 años de viajes misioneros del sacerdote almeriense Jesús Peregrín y de sus colaboradores del movimiento seglar ECAS (Equipos de Cristo Amor Sembrarás), que les han llevado a recorrer multitud de rincones de África, Asia y Latinoamérica con cientos de proyectos. Entre ellos destaca la construcción, ahora en marcha y ya muy avanzada, de un colegio en Angola, Padre Zegri Ciudad de Almería, adonde irán a parar los beneficios de lo que se recaude con la venta, según lo ha querido su autor, Francisco Luis Aguilar. Han sido miles de kilómetros recorridos llevando esperanza y muchos medios materiales a miles de personas necesitadas.

50 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

EXPOSICIONES

Jesuitas asesinados Martirio es el nombre de la exposición con la que la Universidad Centroamericana (UCA) ha querido homenajear la vida y obra de los jesuitas asesinados en noviembre de 1989 durante el conflicto armado interno de El Salvador (1980-1992). A ellos hay que sumar la empleada doméstica de la universidad y su hija. Todos murieron a manos de un comando de soldados de élite en el campus mismo de la UCA. La muestra consta de notas de prensa, archivos de la época y fotografías. Estará abierta hasta febrero de 2021.

EXPOSICIONES

Casa África inaugura un año más, en Las Palmas de Gran Canaria, la exposición Cajas para un sueño, en la que participan 49 artistas, de distintas procedencias y estilos, a favor de proyectos de Aldeas Infantiles en África. Son creaciones que utilizan como soporte una caja de madera y que serán subastadas online el 4 de diciembre, una vez concluya la exposición. Hay cajas pintadas con acrílico u óleo, otras que combinan el arte conceptual, la fotografía, añaden elementos o soporte escultórico, y también las que son configuradas de forma más experimental.

Muestra solidaria

LIBROS

Contra la intolerancia Esta es la lucha que hay detrás del libro Educación de calidad contra la alfabetización fanática, publicado por el director del Centro para la Justicia Social, Peter Jacob, ante la discriminación y el adoctrinamiento que sufren las minorías religiosas en Pakistán dentro del ámbito educativo. Este volumen hace un análisis exhaustivo de los textos escolares y programas de estudio, y de la política educativa del país. Al respecto, el investigador Abdul Hameed Nayyar ha denunciado que se viola el artículo 22 de la Constitución pakistaní, según el cual ninguna persona está obligada a recibir instrucción religiosa “si se refiere a una religión distinta a la suya”.


C U LT U R A

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 53


enelobjetivo ene elobjetivo Si las miradas hablasen, no harían falta las palabras para escribir tantas páginas de amor y ternura expresadas en una instantánea. Madre e hija, traspasando sentires que ni las higiénicas mascarillas pueden contener. Sonrisa satisfecha de madre, que no se ve, pero no por intuida menos intensa. Gesto infantil de admirada contemplación, sostenido en un tiempo infinito, que no espera concluir. Escena saboreada desde la distancia social cómplice de un segundo plano, consciente de disfrutar de un momento único. Protagonistas del amor cotidiano. Ojos que, sin dejar de mirar, dicen lo que las bocas tapadas ya no pueden llegar a expresar.

Instan 52 misioneros

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020


tรกnea de amor NรšM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 53


MISIÓN VIVA Humbelina del Caño, misionera dominica del Rosario en México

Que el aislamiento no sea

alejamiento

V

ivimos tiempos especiales, en medio de una pandemia que no da tregua. En distintos puntos de nuestro mundo, el coronavirus vuelve una y otra vez con sus rebrotes. ¡Qué llamada tan grande a nuestras vidas para ir pensándonos y viviendo de otra manera! Poco a poco vamos aprendiendo a reorganizar nuestra existencia 54 misioneros

para que el semiaislamiento no sea alejamiento de la vida de la gente y debilitamiento de nuestras opciones y de las grandes causas que, con frecuencia y acierto, nos recuerda el papa Francisco. En este nuevo aprendizaje, nuestras celebraciones van acentuando algunos aspectos un poco olvidados y que son fundantes en la expe-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

riencia de las primeras comunidades de discípulas y discípulos de Jesús. Se reunían en sus casas en torno a la Palabra y, en su celebración, hacían memoria de lo que Jesús les había enseñado.

50 años de compromiso

El pasado 12 de octubre nuestra comunidad de San Cristóbal de

las Casas, en el estado de Chiapas (México), dimos gracias por los 50 años de mi compromiso con la congregación de las Misioneras Dominicas del Rosario. Fue un momento de hacer memoria del caminar con tantas hermanas, tantas personas...; en tantas situaciones, lugares y búsquedas constantes. Nos reunimos 12 mujeres: cinco de la casa


–Rosa, Geraldina, Blanca, Nikky y yo– y siete invitadas, muy relacionadas con el compromiso de mujeres que fueron acompañadas y compañeras de nuestra hermana María del Carmen Martínez, que tanto ha hecho en este sentido; y también fieles a una Iglesia en la línea marcada por el que fuera obispo de la diócesis, Jtatic Samuel Ruiz. La celebración estuvo centrada en la comunidad, en nosotras, convocadas en torno a la Biblia y la eucaristía. La divina Ruah se hizo presente en cada una, iluminadas por la palabra de Isaías (42,6-9) y del evangelista Lucas (4,1621). En un principio consideramos un atrevimiento apropiarnos de esas palabras, pero, a lo largo del compartir, nos dimos cuenta de que verdaderamente éramos una comunidad con Espíritu, mujeres llenas de Espíritu, llenas de vida y experiencia. Fue un momento de avivar nuestro compromiso y sembrar nuevas semillas de ilusión en las participantes. Geraldina, que inició la celebración recordándonos la llamada de Jesús a cada una de nosotras por nuestro nombre, nos dio una madeja de lana para que cada una fuera respondiendo y formando una red; red que se debe fortalecer

Humbelina del Caño

en próximos encuentros. Nos habló de Amerindia como un espacio abierto que nos puede ayudar a mantener nuestras lámparas con suficiente aceite para que el desánimo no toque nuestros corazones. La celebración fue larga, porque compartir doce mujeres lo que anida en su corazón a partir de la lectura y la vida es algo grande. No faltó la unción, con perfume de sándalo, que cada una de ellas me

hizo para infundirme más fuerza.

Agradecimiento inmenso

Al final tuvimos nuestros tamales y más, que Rosa con tiempo lo había previsto. Las hermanas de la casa, a pesar de que habíamos preparado la celebración, me sorprendieron con muchos detalles. Agradezco también a las hermanas que en la distancia se sintieron unidas a nosotras. En

los tiempos de la tecnología, no faltaron las fotos que dejan constancia de nuestro encuentro, aunque no puedan reflejar toda la vida y experiencia de nuestra celebración. En este momento, solo me queda dar gracias a nuestra familia religiosa por los cauces abiertos para desarrollar nuestro compromiso misionero. Dar gracias por nuestros mayores que nos han precedido: santo Domingo; nuestros padres fundadores; mis padres, que en su sencillez me formaron en valores; tantas hermanas y personas que son parte de mi historia y que me han hecho lo que soy hoy después de 50 + 23 años. ¡Gracias a Dios, que es Padre y Madre de todas y todos, y gracias a todas ustedes! HUMBELINA DEL CAÑO Mis. Dominica del Rosario

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 55


MISIÓN VIVA Innocent Shava, misionero de Mariannhill en España

“Los jóvenes necesitan motivación y el empuje de alguien enamorado de Dios”

E

n la mayoría de las ocasiones, nuestro recorrido en la experiencia misionera parte desde nuestro país hacia los lugares más necesitados del planeta. Pero la tarea evangelizadora también puede llevar a cabo el viaje contrario, es decir, misioneros que parten desde otros puntos del mundo para recalar en España. 56 misioneros

Es el caso de Innocent Shava, de los Misioneros de Mariannhill, que nació hace ahora 30 años en la ciudad de Bulawayo (Zimbabue) y que actualmente reside en Salamanca, donde trabaja en las comunidades rurales, trasladando a ellas la Palabra de Dios. Innocent es el segundo de cinco hermanos (tres chicos y dos

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

chicas), en el seno de una familia de tradición cristiana. Es ahí donde comienza a sentir su inquietud. “Mis padres iban a misa todos los domingos, a veces también los sábados, y nos llevaban tanto a mí como a mis hermanos para inculcarnos el espíritu de la oración y rezar”, nos cuenta este jovencísimo sacerdote. En la comunidad cristiana a la que acudían Shava y su familia, había un grupo de niños, más o menos de su edad, que ayudaban al párroco en las habituales tareas de monaguillo. Eso le gustó, y pronto se unió a ellos para aportar su granito de arena. “Es aquí donde nace mi vocación por querer estar en el altar como sacerdote y ayudar a los demás a seguir el camino que Jesús nos enseñó”, recuerda. Ya no era necesaria la compañía de sus padres para ir a la iglesia. Innocent acudía solo muchos días, porque disfrutaba de ello. “Mi párroco era misionero y, estando entonces más cerca de él, pude cono-

cer las obras que ellos realizaban. De hecho, era de la congregación de Mariannhill, pero eso es algo que nosotros no teníamos en cuenta; simplemente sabíamos que eran hombres buenos, que venían a hacer obras buenas para nuestro país y que con ellas ayudaban a muchísima gente. Lo hacían a través de asociaciones con mujeres y jóvenes, para que pudieran desarrollarse con proyectos que les ayudaban a generar dinero y así poderse sustentar”. Por tanto, él no veía en su párroco una u otra congregación; lo que veía era un servicio al prójimo que ejemplificaba a la perfección el mensaje de Dios que él venía escuchando desde niño. A partir de aquí, todo fue gradual. Innocent le comentó a su párroco las intenciones de convertirse en sacerdote y misionero, y recuerda que “él me dijo que poco a poco debía ir madurando, seguir con mis estudios e ir pensando en esa vocación que se había despertado en mí”.


El párroco contactó con el promotor vocacional de los Misioneros de Mariannhill de Bulawayo, para que Shava pudiera ir cada verano a lo que denominaban la “casa de formación”. “Y así comencé. Habla-

mos del 2008; yo tenía 18 años y acababa de terminar el bachillerato”. Apenas un par de meses después, nuestro misionero zimbabuense inició el postulantado.

Destino: Salamanca

Innocent vio en aquel sacerdote de su parroquia un ejemplo a seguir: “Yo tenía la inquietud de lo que él hacía, es decir, salir de mi tierra para poder ayudar a los demás, entregarme de manera total a las necesidades de la Iglesia”. Y la labor de evangelizar más allá de su “zona de confort” le llegó con la oportunidad de venir a España, concretamente a Salamanca, ya que aquí realizó sus estudios de Fi-

losofía y Teología, los votos perpetuos y su ordenación diaconal (la sacerdotal se llevó a cabo en Bulawayo). Una vez instalado en la capital charra, “el obispo don Carlos me mandó a trabajar a los pueblos, en un radio de 50 km en torno a Salamanca. Era mi primera experiencia, apasionante. Era moverme en otro ambiente. Me encontraba gente muy abierta, amable y dispuesta a ayudar en cualquier cosa”, nos cuenta cuando recuerda esos primeros momentos. Algo que a Innocent le causaba cierto vértigo al principio era el idioma y la cultura. Aun así, incorporó el castellano a su catálogo,

pero, como él bien señala, “todavía voy por los pueblos y me enseñan expresiones nuevas” (risas).

Responsable de formación

Aunque el principal cometido de nuestro entrevistado es la evangelización en las zonas rurales, hay otros proyectos de la congregación en los que tiene una gran responsabilidad. Y es que Shava es también vicerrector de la

casa de formación que los Misioneros de Mariannhill tienen en Salamanca. “Soy promotor vocacional. De lunes a viernes, esa es la tarea que me toca en la casa, además de las comunes. Los sábados y domingos me dedico de lleno a la labor pastoral”. Innocent y sus hermanos de congregación tienen en mente un buen número de proyectos con jóvenes. “Llevamos poco tiempo; hay compañeros que aún

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

misioneros 57


que no es que no crean, sino que tienen muchas preguntas y no obtienen respuesta, y eso les retrae. Por eso, necesitan motivación y el empuje de alguien que también esté enamorado de Dios. Es como en la vida: necesitamos alguien que nos escuche”. Innocent piensa en el futuro y lo tiene claro: “A nivel personal,

se están formando, pero la idea, en un futuro, es la de ver a los jóvenes de la diócesis, ver cómo podemos integrarnos en su cultura y costumbres, aprender de ellos y, luego, llevar nosotros a cabo los proyectos que correspondan”. Como punto a favor, nuestro protagonista hace referencia a que, al ser ellos sacerdotes de corta edad, tienen muy buena sintonía y cercanía con ellos. “Hay proyecto futuro para ir más allá de la tarea evangelizadora”, sentencia. En la comparativa con respecto a misioneros que se desplazan a los países más pobres y necesitados del mundo, nos cuenta que “es diferente, obviamente. Los compañeros que no están en Europa hacen una labor mayor, porque integran la parte 58 misioneros

espiritual y la humana. España tienen una gran historia católica, de 2.000 años, y por ello la tarea es distinta, al margen de las necesidades de otro tipo que hay en países como el mío”.

La importancia de la familia

Pero sí hay un inconveniente en esta parte del mundo para Innocent. “En Occidente, el vínculo religioso ha ido a menos. En otros países, la predisposición de la gente es mucho mayor. ¿Y por qué? Yo creo que la clave está en la familia, que antes era el núcleo donde se transmitía la fe. Ahora se hace más difícil, porque la familia ya no tiene ese ambiente. Los padres no lo hacen. No solo debemos dirigirnos a los jóvenes, sino a la familia, a lo que llamamos «Igle-

NÚM. 210, DICIEMBRE DE 2020

sia doméstica»; ese es nuestro gran objetivo”. Donde los Misioneros de Mariannhill encuentran una gran respuesta y ayuda es en los abuelos. “Son ellos los que llevan a sus nietos a la iglesia y a la catequesis. Por eso hay esperanza de que la fe se transmita”. Shava ha visto en muchos jóvenes inquietudes interesantes: “He descubierto

me gustaría seguir más tiempo en España, porque ya llevo unos años y creo que puedo aportar más desde mi experiencia. Pero siempre estoy a disposición de Dios y de lo que mis superiores digan, ya que lo importante es estar allá donde hay necesidad. Esa es la labor de un misionero”, concluye. ISRAEL ÍÑIGUEZ


Profile for OMP España

Misioneros Nº 210