__MAIN_TEXT__

Page 1

EDITADA POR LAS OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS

Nยบ 209 NOVIEMBRE Aร‘O 2020

TERCER MILENIO


Nº 209. NOVIEMBRE, 2020

TERCER MILENIO EDITA OBRAS MISIONALES PONTIFICIAS C/ Fray Juan Gil, 5 28002 - Madrid Tfno: 91 590 27 80 Fax: 91 563 98 33 E-Mail: dir.nal@omp.es http://www.omp.es

coeditores AGUSTINOS RECOLETOS Paseo de La Habana, 167. 28036 Madrid. Tel. 91 345 34 60 COMPAÑÍA DE JESÚS Avda. de la Moncloa, 6. 28003 Madrid. Tel. 91 534 48 10 COMPAÑÍA MISIONERA DEL SAGRADO CORAZÓN Estocolmo, 9. 28022 Madrid. Tel. 91 313 56 40 FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARÍA Cardenal Marcelo Spínola, 38. 28016 Madrid. Tel. 91 302 61 99 MISIONERAS DE NUESTRA SEÑORA DE ÁFRICA (HERMANAS BLANCAS) Ángela Figuera, 39. 28003 Madrid. Tel. 91 553 82 60 MISIONEROS CLARETIANOS Clara del Rey, 6. 28002 Madrid. Tels. 91 415 23 61 y 91 415 21 99 INSTITUTO ESPAÑOL DE MISIONES EXTRANJERAS Ferrer del Río, 17. 28028 Madrid. Tel. 91 726 84 27 MERCEDARIAS MISIONERAS DE BÉRRIZ Fereluz, 2. 1ª A 28039 Madrid. Tel. 91 571 63 03 MISIONERAS CRUZADAS DE LA IGLESIA Madre Nazaria, 7. 28044 Madrid. Tel. 91 462 88 40 MISIONERAS DE CRISTO JESÚS Peñuelas, 18. 5º A. 28005 Madrid. Tel. 91 517 41 78 MISIONERAS DOMINICAS DEL ROSARIO General Kirkpatrick, 44. 28027 Madrid. Tel. 91 367 36 71 MISIONEROS ESPIRITANOS Santa Engracia, 149. 1º B. 28003 Madrid. Tel. 91 554 21 57 Olivos, 12. 28003 Madrid. Tel. 91 553 36 16 MISIONEROS DE MARIANNHILL Arturo Soria, 249. 28033 Madrid. Tel. 91 359 07 40 MISIONEROS DEL VERBO DIVINO Corazón de María, 19. 5º B. 28002 Madrid. Tel. 91 415 43 55 MISIONEROS OBLATOS DE MARÍA INMACULADA Diego de León, 36. 28006 Madrid. Tel. 91 411 12 12 Pozuelo de Alarcón, Madrid. Tel. 91 352 34 16 PADRES BLANCOS Liebre, 25. 28043 Madrid. Tel. 91 574 04 00 SOCIEDAD DE MISIONES AFRICANAS Asura, 34. 28043 Madrid. Tel. 91 300 00 41

en este número... IGLESIA A FONDO En medio de un escenario marcado por la pandemia, el Papa nos pide, en su Mensaje para la IV Jornada Mundial de los Pobres, que tengamos más presentes que nunca a nuestros hermanos más desfavorecidos.

16 PRIMER PLANO

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, Venezuela vive en plena convulsión política, social y económica. Ante este panorama, la Iglesia alza su voz en defensa de la justicia.

26

INFORME Sin ser propiamente misionera, Fratelli tutti, la tercera encíclica del papa Francisco, sí guarda un claro sello ad gentes, que se manifiesta en su invitación a construir un mundo nuevo desde la fraternidad.

30 y además... 7 TRIBUNA

La Iglesia concreta

12 EL OBSERVADOR NICARAGUA - CHINA KENIA - MALÍ

22 ASÍ VA EL MUNDO BOLIVIA - EGIPTO ARMENIA-AZERBAIYÁN

36 ENTREVISTA Juan Antonio Ayanz, misionero espiritano, 32 años en Camerún

41 ANIMACIÓN MISIONERA 45 AYUDAMOS A... Libia

48 CULTURA

24 fotógrafos retratan el azote de la pandemia

53 EL CUARTO MUNDO 54 EN EL OBJETIVO 56 OBITUARIO Germán Arconada, misionero universal


EDITORIAL

DESEO MUNDIAL DE FRATERNIDAD

E

l papa Francisco tiene un sueño con un marcado carácter misionero: el de una fraternidad universal, sin fronteras, que “invita a un amor que va más allá de las barreras de la geografía y del espacio”. Y así lo ha recogido el Santo Padre en su última encíclica, Fratelli tutti, firmada el pasado 3 de octubre. Se trata de toda “una forma de vida con sabor a Evangelio”, que, como el propio Pontífice apunta, fue propuesta por otro Francisco, el de Asís, y que pocos como nuestros misioneros y misioneras saben paladear mejor. Estos evangelizadores sin fronteras, desprendidos de nacionalidades y de cargas culturales, ideológicas, sociales, económicas y políticas, practican de forma ejemplar “una fraternidad abierta, que permite reconocer, valorar y amar a cada persona más allá de la cercanía física, más allá del lugar del universo donde haya nacido o donde habite”; más allá, nos atrevemos a añadir, de sus creencias y, sobre todo, con una especial atención, a los más necesitados, a los que sufren injusticia, desprecio y abandono. Francisco sueña con un mundo fraterno; quiere que se haga realidad su “deseo mundial de hermandad”. Y sabe que, para que los sueños se hagan realidad, los hemos de construir juntos. “Nadie puede pelear la vida aisladamen-

te. Se necesita de una comunidad que nos sostenga, que nos ayude y en la que nos ayudemos unos a otros a mirar hacia delante”. Del mismo modo, el misionero se ve reforzado en su vocación, ayudado en su labor y animado a superar las situaciones más difíciles al sentirse acompañado por la comunidad con la que comparte su fe en ese Jesús que nunca le va a

Entre los pecados que obstaculizan el desarrollo de una fraternidad universal, están, cómo no, las guerras, atentados, persecuciones y afrentas contra la dignidad humana; la prevalencia de los intereses individuales sobre el bien común; la persistencia de “numerosas formas de injusticia, nutridas por visiones antropológicas reductivas y por un modelo

El papa Francisco sabe que, para que se haga realidad su sueño de un mundo fraterno, este lo hemos de construir todos juntos. abandonar, en esa Iglesia que le vio partir con orgullo y en ese pueblo al que va a servir y que recibirá su testimonio evangélico. Francisco –como nuestros misioneros– es también muy consciente de que, para poder hacer realidad los sueños del mañana, hay que tener muy en cuenta las pesadillas del presente, que nos impiden conciliar el deseo de una “fraternidad humana que abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales”. Por ello, el Papa, sin querer ser exhaustivo, desgrana en su encíclica algunos de estos desvelos que lastran el vuelo de la humanidad. Pretende así encontrarse con una realidad no producida, disimulada ni alterada –como él denuncia que hoy ocurre–, que nos acerque a la verdadera sabiduría.

económico basado en las ganancias, que no duda en explotar, descartar e incluso matar al hombre”; el auge de fanatismos; la cultura de muros... Frente a ellos, Francisco propone recuperar “la pasión compartida por una comunidad de pertenencia y de solidaridad, a la cual destinar tiempo, esfuerzo y bienes”; convertir el “los otros” en un “nosotros”; “buscar juntos la verdad en el diálogo”; y, sobre todo, no perder la esperanza, siempre audaz, que “sabe mirar más allá de la comunidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna”. La descripción perfecta de la esperanza misionera; también de su sueño y realidad.

EDITA Obras Misionales Pontificias DIRECTOR NACIONAL OMP José María Calderón DIRECTOR Alfonso Blas DISEÑO Antonio Aunés COLABORADORES Rosa Lanoix, Rafael Santos, Francisco José Pérez Valero, Dora Rivas, José Beltrán, TERCER MILENIO José Carlos Rodríguez, José Ignacio Rivarés, Israel Íñiguez, Modeste Munimi, José Ramón Carvallada, María Jesús Sahagún, Carmina Sofía Fernández, Juana Gómez, Juan Lázaro Sánchez, Vicente Marqués Ruiz ARCHIVO FOTOGRÁFICO Antonio Aunés, Rafael Santos FOTOGRAFÍAS Efe, 123RF SUSCRIPCIONES Roberto Murga DEPÓSITO LEGAL M-48558-1999 ISSN 1695-1034 IMPRESIÓN Gráficas Dehon. PP. Reparadores. C/ La Morera, 23-25. Torrejón de Ardoz, Madrid. Tfno: 91 675 15 36


frasesy yflashes

Card. Carlos Osoro. Arzobispo de Madrid El amor descrito por Jesucristo, por su dinámica propia, reclama una apertura permanente y creciente que engendra una capacidad mayor de acoger a los otros. Es toda una aventura que nos lleva a la fraternidad universal.

Carlos Moratilla Misionero somasco en Mozambique Hemos sido capaces de estar meses sin salir de casa por unas indicaciones emanadas por las autoridades políticas y sanitarias. ¿En qué estamos dispuestos a cambiar de ritmo de vida cuando es el Dueño del mundo quien nos lo propone?

Germán Arconada Misionero de África, fallecido el día del Domund

Albertina Marcellino

Misionera comboniana mozambiqueña en Sudán Intento, a través de mi vida, mostrar que las personas tienen un valor en sí mismas, por lo que son y no solamente por lo que hacen. Sí, me siento feliz porque estoy haciendo lo que siempre deseé: dar mi vida por la misión.

El misionero es un admirador de Dios. Es un testigo de lo que Dios puede hacer cuando dejamos que Él actúe en nuestras vidas. El mundo necesita muchos enamorados de Dios, para que la gente entienda en sus noches oscuras dónde está la fuente del amor.

Rafael Higueras Álamo Postulador de la causa de canonización de "Lolo" (1920-1971), enfermo misionero y colaborador de OMP Bien podríamos rezar al beato Manuel Lozano Garrido, "Lolo", mirando a las dos "Teresas", de Jesús, en Ávila, y del Niño Jesús, en Francia. Teresa murió diciendo: "Al fin, muero hija de la Iglesia"; y Teresita vivió siendo "el corazón en la Iglesia": su amor a las misiones. Ese amor a la Iglesia, y a las misiones de la Iglesia, también estaba hondo en la espiritualidad de "Lolo".


TRIBUNA

La Iglesia concreta Por D. José María Calderón.

H

ay una realidad que es muy importante en la vida cristiana: saberse Iglesia, Iglesia de Cristo. Pero Iglesia concreta. Es decir, es muy importante para cada uno de nosotros sabernos parte de la familia de los hijos de Dios, pero no en abstracto, no de modo global y etéreo. Nos sabemos parte de la Iglesia concreta donde vivimos nuestra fe, donde hemos recibido los sacramentos, donde se nos está enseñando a amar a Dios y al prójimo. Por eso, desde hace ya unos cuantos años, en España se celebra el Día de la Iglesia Diocesana. En él recordamos que, siendo parte de la Iglesia universal, católica, lo somos a través de una Iglesia particular concreta: nuestra diócesis, nuestra parroquia, nuestra congregación religiosa, nuestra asociación de fieles... Ahí donde vivimos nuestra fe, donde compartimos los dones que el Señor nos ha regalado, donde luchamos por instaurar el Reino de Cristo. Pues bien, quiero que quede claro que nuestros misioneros no son “Juan sin Tierra”, no son exiliados o expatriados. Pertenecen a la Iglesia universal que se concreta, sin duda, en el lugar al que han sido enviados. De hecho, muchos de ellos, pasan tanto tiempo en aquellos lugares a los que se les ha enviado, que casi se sienten más familiarizados con aque-

Director Nacional de OMP

lla cultura y sociedad, que con la que les vio nacer. Sin embargo, ellos siguen siendo nuestros hermanos, nuestros diocesanos. Los lugares de los que partieron deben reconocerlos como propios. Cuando vuelven, deben ser acogidos como verdaderos hermanos miembros de nuestras comunidades. Están allí donde la Iglesia les ha pedido que vayan, pero están también aquí, donde regalan lo

conocer si no fuera por ellos. No nos olvidemos de aquellas personas de nuestra ciudad, de nuestro pueblo, que un día hicieron los votos de pobreza, castidad y obediencia y, justamente por obediencia, se marcharon a formar parte de la vida consagrada de otras naciones. No olvidemos a esos sacerdotes que estaban trabajando apostólicamente en nuestros barrios y hoy, sin mirar

¡No nos olvidemos de nuestros misioneros! Ellos también forman parte de nuestras Iglesias diocesanas. mejor que ellos tienen, que no son divisas ni proyectos: regalan su testimonio de fe, de esperanza y de caridad. Por eso me gusta recordar que las Iglesias diocesanas que están celebrando su jornada aquí, en España, no deben olvidarse en este día de esos misioneros que ahora no están presentes, pero que no son extraños, sino propios. Y cuando se reza por el señor obispo, por los sacerdotes y las personas consagradas, por las actividades apostólicas que se realizan en la diócesis, no nos olvidemos de esos seglares que han dejado su puesto de trabajo, su familia más cercana, la seguridad de la cultura y la sociedad en que nacieron, para llevar a Cristo a quienes no le podrían

lo que dejaron, hacen presente a Cristo Eucaristía y la misericordia del perdón de Dios. ¡Ellos son parte de nuestras Iglesias diocesanas! Ellos hacen visible, en los lugares donde realizan su tarea apostólica, nuestra fe, nuestra cercanía, y llevan un poco de nuestro amor a aquellas personas. Quien se olvida de los suyos no es bueno, no es cristiano... ¡No nos olvidemos de nuestros misioneros! Recemos por ellos, hagámosles presentes en nuestras eucaristías de este Día de la Iglesia Diocesana. Hagámosles sentirse parte de ella, sabiendo que una familia no se destruye cuando los hijos salen del hogar de los padres, sino que crece y se fortalecen los lazos de afecto y de mutua ayuda. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 7


conectad@s

¡ADIÓS A LAS ARMAS! El Papa repite aquel "¡basta!" de Jesús a sus discípulos cuando le mostraron dos espadas, antes de la pasión. "¡Basta de espadas, de armas, de violencia, de guerra!", exclama el Pontífice. PAPA FRANCISCO Instagram @franciscus

#VUELTAALCOLE Los jóvenes están echando una mano para que los niños sigan adelante con su educación en la comunidad refugiada de Palabek, en el norte de Uganda. Lo cuenta el padre Ubaldino.

PON UNA MISIÓN EN TU VIDA Un hilo de Misevi invita a los tuiteros a la misión, a decir: "Aquí estoy, envíame". Para animar al personal, un vídeo con jugosos testimonios. MISIONEROS SEGLARES VICENCIANOS Twitter @misevi_es

MISIONES SALESIANAS Instagram @misionessalesianas

POSTDOMUND Mientras van granando los frutos del #Domund2020, en Perú se han terminado las obras del Asilo de San José, que recoge de la calle a personas marginadas. Allí trabaja el misionero zamorano Pedro Rosón. MISIONES DE ZAMORA Twitter @ZamoraMisiones

TURISMO MISIONERO En un #OctubreMisionero nada mejor que hacer "turismo" para conocer las misiones. En este caso, la de Papúa Nueva Guinea, allá en el Pacífico. MISIONEROS PAÚLES Twitter @misionerospaul


PENSANDO LA MISIÓN

¿Qué podemos hacer por los misioneros? Por P. Lino Herrero Prieto Misionero de Mariannhill

M

ucho es lo que podemos hacer por ellos y, en consecuencia, variadas son también las formas para venir a ser nosotros, aquí y ahora, misioneros. La renovación que deseamos para nuestra vida cristiana y para nuestras comunidades eclesiales no llegará si nuestra preocupación apostólica o pastoral queda ceñida a los de cerca y no alcanza a los de lejos (cf. AG 37). Empecemos por llevar una vida digna del Evangelio (cf. Flp 1,27a), para que así la incidencia de la Buena Noticia de Jesucristo en el mundo sea más fuerte. Cuanto mejor vivamos según el Evangelio recibido, mejores evangelizadores seremos. Y esto es así porque el día de nuestro bautismo recibimos una doble vocación: a la santidad y a la misión. Seamos, aquí y ahora, apóstoles y misioneros. Hay en nuestro alrededor muchas realidades insípidas, que hay que llenar de sabor; hay muchas cosas que deben ser preservadas, para que no acaben oliendo mal; hay mucha oscuridad en las conciencias y en la sociedad, que necesita ser iluminada; hay mucho hielo egoísta en las relaciones humanas, que debe derretirse al contacto con el calor. Fomentemos las vocaciones misioneras entre nuestros niños y jóvenes. Hagamos que en la

baraja de su futuro también puedan contar con esta carta. La misión es una carrera de relevos, y el futuro de la misma depende de poder pasar y entregar el testigo a otros. Sin misioneros no hay misión que valga. Creemos conciencia, en nuestros ambientes de familia, amis-

Podemos también ofrecer las dificultades y problemas de la vida por esta Causa. Quizá no haya que inventarse los sacrificios, pues la vida de cada día nos depara muchas situaciones que podemos ofrecer por las misiones: disgustos, contratiempos, enfermedades, desánimos, la educación

Seamos, aquí y ahora, misioneros. Hay mucha oscuridad en las conciencias que necesita ser iluminada. tad o trabajo, de toda la problemática que rodea la situación de los pueblos en medio de los cuales realizan su tarea los misioneros. No dejemos de sostener la obra misionera de la Iglesia mediante la oración. Recemos, pues, por los misioneros: para que estos sean buenos, valientes y generosos; para que gocen de la libertad necesaria para realizar su trabajo; para que aumente el número de vocaciones misioneras. No creamos que rezando por las misiones o los misioneros hacemos poco. Rezar por la causa de la evangelización es un indicio certero de que el asunto nos importa e interesa, y pone de manifiesto que creemos que es Dios el que construye la casa y el primer interesado en que la cosa salga bien.

de nuestros hijos, la convivencia familiar, el trabajo de cada día o la falta del mismo... No es poco si, poniendo mucho amor a la hora de vivir estas situaciones, las ofrecemos por la causa misionera, para que así no se pierda la riqueza escondida en las mismas. Pensemos que Jesús, después de tres años haciendo, consumó su obra en las tres horas que estuvo en la Cruz padeciendo. Hagamos llegar a los misioneros nuestra donación misionera. Se trata de compartir, desde nuestra pobreza, lo que nos sobra y lo que nos hace falta. No olvidemos que lo poco o mucho que podamos dar, puesto en las manos de Jesús, se multiplicará. En estos asuntos, la Iglesia nunca se avergüenza de pedir, porque nunca deja de estar dando. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 9


díaa adía Crece el número de El número de bautizados está creciendo en la Iglesia católica. En concreto, ha aumentado en

católicos

15.716.000, lo que sitúa la cifra de católicos en todo el mundo en 1.328.993.000, el 17,13% de la población. Son datos del 31 de diciembre de 2018, publicados por la agencia Fides con motivo de la Jornada Mundial de las Misiones. Por continentes, África registra el mayor incremento, con más de 9 millones de nuevos católicos, una subida del 19,35%. Le siguen América, con un crecimiento de

4.458.000; Asia, de 1.779.000; Oceanía, de 177.000; y Europa, de 94.000. Las cifras totales de obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y catequistas, sin embargo, han disminuido. No así el número de misioneros laicos y seminaristas mayores, diocesanos y religiosos. Si bien los datos confirman la vitalidad del catolicismo, indican también cuánto se necesitan personas dispuestas a llevar el mensaje de Jesús al mundo. Como ha señalado Mons. Protase Ruganbwa, secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, la misión "nunca se detiene" y nos llama "a cada uno de nosotros".

El Covid no acaba con la trata El confinamiento y las restricciones impuestas en muchos países para frenar la expansión del coronavirus no han impedido que las mafias dedicadas al tráfico de personas hayan seguido convirtiendo la trata en un negocio creciente en Internet. Así lo denuncia el último número del Boletín sobre las personas vulnerables y frágiles en movimiento en la era del Covid-19, que ha editado la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral. El Boletín subraya que "la trata de seres humanos empeoró durante la crisis del Covid-19, debido principalmente al aislamiento y a las dificultades económicas". Como ha manifestado monseñor Janusz Urbanczyk, observador permanente de la Santa Sede ante la OSCE, "la actual pandemia, con los bloqueos y restricciones impuestos en muchos países, ha permitido a los delincuentes transformar aún más la trata de personas en un negocio en continuo crecimiento en Internet", al reducirse las posibilidades de que las víctimas escapen y pidan ayuda. 10 misioneros

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

Un Nobel contra el hambre Por "sus esfuerzos en combatir el hambre, su contribución a mejorar las condiciones de paz en áreas afectadas por conflictos, y por actuar como motor de los esfuerzos para prevenir el uso del hambre como arma de guerra y conflicto", el Comité Noruego del Nobel ha decidido entregar el Premio Nobel de la Paz 2020 al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas. La presidenta del Comité, Berit Reiss-Andersen, ha in-

dicado a este respecto que "el mundo corre el peligro de sufrir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles", y ha destacado la necesidad de apoyar financieramente tanto al PMA, como a otras organizaciones de asistencia alimentaria. Monseñor Fernando Chica, observador permanente de la Santa Sede ante la FAO, ha subrayado, por su parte, que "este premio pone de relieve la importancia de seguir luchando contra el hambre".


Por un Pacto

Educativo Global

"En la educación se encuentra la semilla de la esperanza: una esperanza de paz y de justicia". Es lo que defiende el papa Francisco sobre el Pacto Educativo Global, que ha tenido lugar el pasado mes de octubre en la Pontificia Universidad Lateranense de Roma. Una ocasión que el Santo Padre ha aprovechado para lanzar un llamamiento "a todas las partes del mundo, a los hombres y mujeres de la cultura, la ciencia y el deporte, a los artistas y a los trabajadores de los medios de comunicación, para que también ellos firmen este pacto y, a través de su testimonio y su trabajo, promuevan los valores del cuidado, paz, justicia, bondad, belleza, aceptación de los demás y hermandad". A esta petición, Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, ha sumado "la necesidad de una nueva planificación, un nuevo compromiso de toda la sociedad con la educación", ante la crisis ocasionada por el Covid-19, que ha "confirmado" y revelado "la fragilidad de nuestros sistemas educativos".

Encuentro de oración por la paz "Hay muchos, demasiados conflictos que siguen abiertos. A los responsables de los Estados les decimos: trabajemos juntos por una nueva arquitectura de la paz. Unamos las fuerzas por la vida, la salud, la educación y la paz". Es el llamamiento final que han lanzado los líderes religiosos de las principales confesiones que, el pasado 20 de octubre, se unieron para rezar juntos por la paz en el encuentro internacional promovido por la Comunidad de San Egidio y desarrollado en Roma bajo el título "Na-

die se salva solo. Paz y fraternidad". Los participantes en el acto advirtieron de que "ha llegado el momento de utilizar los recursos empleados para producir armas cada vez más destructivas, promotoras de muerte, en elegir la vida, curar a la humanidad y nuestra casa común". "Es tiempo –añadieron– de soñar de nuevo, con valentía, que la paz es posible, que la paz es necesaria, que un mundo sin guerras no es una utopía. Por eso queremos decir una vez más: «¡Nunca más la guerra!»".

BREVES Cancelar la deuda de los países en desarrollo, que en estos momentos luchan además contra el Covid-19, es lo que han pedido más de 140 líderes cristianos de todo el mundo, en una carta que han dirigido al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial. Los firmantes califican de "injusticia" que "el dinero que se necesita tan desesperadamente para medicamentos, equipos de protección personal, suministros alimentarios de emergencia y redes de seguridad social se desvíe hacia el reembolso de la deuda".

A causa de la pandemia, Filipinas ha pospuesto para el próximo año la celebración del 500 aniversario de la llegada del cristianismo al país. El mes de abril de 2021 marcará el inicio de un año dedicado a conmemorar la primera misa que tuvo lugar en el archipiélago. Fue un domingo de Pascua, en la isla de Limasawa, en la región de Visayas. El anuncio del aplazamiento ha sido realizado por el presidente interino de la Conferencia Episcopal de Filipinas, monseñor Pablo Virgilio David.

El cardenal Pedro Barreto es el nuevo presidente de la Red Eclesial Panamazónica. El que desde el primer momento fue vicepresidente de la REPAM sustituye en el cargo a quien, también desde el origen de esta Red, ha sido su presidente, el cardenal Claudio Hummes. La misma organización, nacida el 12 de septiembre de 2014 como plataforma de articulación sinodal, ha comunicado el pasado 14 de octubre el relevo en su dirección. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 11


EL OBSERVADOR

La Iglesia, frente a Ortega

NICARAGUA. Los obispos denuncian los

desmanes del Gobierno nicaragüense, y las constantes amenazas y actos de violencia contra la comunidad católica.

Cardenal Leopoldo Brenes

L

a venerada talla barroca de la Sangre de Cristo quedó destruida por el incendio que afectó a la catedral el último día de julio y que se desató después de que un desconocido arrojara un cóctel molotov al interior del templo. “Fue un acto terrorista”, tal y como denunció el cardenal Leopoldo Brenes. El fuego, perfectamente planeado, afectó a buena parte de la catedral de Managua y, en especial, a su Capilla del Sagrario. Este atentado se suma al conjunto de amenazas y actos de violencia que padecen los católicos. Con sus obispos al frente, los cristianos de Nicaragua son objeto

También los desaparecidos tras ser llevados a prisión por motivos políticos. Se calcula que aproximadamente unas 100.000 personas han abandonado el país huyendo de toda esta represión. La Iglesia católica ha adoptado una actitud de fuerte compromiso y valentía. “La Iglesia siempre será rechazada por aquellos que no aceptan la Verdad que predica; hacer uso de la violencia para silenciar la voz profética de la Iglesia no significa que debemos dejar de animar a nuestro pueblo a cumplir la misión evangelizadora que Cristo mismo nos ha confiado”, ha manifestado la Conferencia Episcopal.

Se calcula que unos 100.000 ciudadanos han abandonado el país huyendo de la represión. habitual de los ataques del régimen de Daniel Ortega. Porque el gobernante da cada día, y con cada una de sus decisiones, un paso más hacia su personal dictado y ejercicio del poder. Desde hace dos años, las protestas contra el presidente Ortega se han amplificado en número. Los detenidos por mostrar sus críticas se cuentan ya por cientos. 12 misioneros

Hace dos años, los obispos nicaragüenses, acompañados por el nuncio apostólico en el país, acudían a una llamada de auxilio de la ciudad de Masaya. Allí se estaban produciendo asesinatos de los que se responsabilizaba a “fuerzas violentas del régimen”, como recuerda en declaraciones a Fides el obispo auxiliar de Managua, monseñor Silvio José Báez. Llega-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

ron a las calles de esta localidad, a unos 30 kilómetros de la capital, y con su presencia lograron parar los sucesos. “Fue muy arriesgado, pero al ver a los obispos caminando por la calle, toda la población salió de sus casas y se unió a ellos”, explica el prelado, que tuvo que marchar al exilio y permanece en Roma. Se frenó la violencia. Se logró la paz en ese momento. Pero, dos años después, el Gobierno sigue sin escuchar. “La situación no ha cambiado mucho, el diálogo se ha detenido en varias ocasiones y muchos líderes se han convertido en presos políticos; la Iglesia ha informado a los organismos internacionales para que puedan seguir de cerca y hacer cumplir los derechos humanos en un país que permanece estancado, no por la pandemia, sino por la falta de democracia, que no existe en la realidad nicaragüense”, resume la agencia Fides. Así lo constata la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que acaba de publicar un informe en el que explica que “la represión gubernamental nunca se ha detenido desde mediados de 2018, cuando el presidente Daniel Ortega recurrió a ataques armados para silenciar protestas contra él”. GABRIEL DE LA CUEVA


Dos años más de acuerdo

CHINA-VATICANO. El pacto se refiere al nombramiento de

obispos y supone "continuar el diálogo abierto y constructivo".

L

a Santa Sede y Pekín acaban de renovar por dos años el acuerdo sobre el nombramiento de obispos. El pacto ha resultado “positivo”, según expresó el Vaticano en un comunicado de prensa, “gracias a la buena comunicación y colaboración entre las partes en la materia acordada” y, por ello, “se propone continuar el diálogo abierto y constructivo para promover la vida de la Iglesia católica y el bien del pueblo chino”. Es necesario remarcar que el acuerdo se refiere a la cuestión “del nombramiento de los obispos y la unidad de estos con el Sucesor de Pedro”, algo “de vital importancia para la vida de la Iglesia, tanto a nivel local como universal”. Para el Vaticano, “este elemento inspiró las negociaciones y sirvió de referencia en la redacción del texto”. Se trata, ante todo, de un punto de partida, pero también es el inicio de una nueva etapa, que permite “apoyar y promover la proclamación del Evangelio” en China, “reconstituyendo la unidad plena y visible de la Iglesia”. Asimismo se recuerda que, “por primera vez en muchos decenios, todos los obispos de China están en comunión con el obispo de Roma y, gracias a la aplicación del acuerdo, no habrá más ordenaciones ilegítimas”. Las presiones contra la ratificación del convenio llegaron a principios de octubre por parte de la Administración de Donald Trump. El secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, firmó un artículo en la prensa en el que urgía al Va-

hay muchos otros problemas en la vida de la Iglesia china, que deberán afrontarse en el futuro”. En todo caso, esto contribuirá a que las Iglesias locales puedan “gozar de

ticano “a ejercer su autoridad moral con China, condenando las violaciones de la libertad religiosa y los derechos humanos”. Pompeo visitó Roma, donde se vio con su

Por primera vez en decenios, todos los obispos de China están en comunión con el obispo de Roma.

homólogo, el cardenal Pietro Parolin. Para el purpurado, el acuerdo “tiene valor eclesial y pastoral”. En este sentido, señaló que, “por parte de algunos sectores de la política internacional”, se quiso analizar el trabajo de la Santa Sede desde el punto de vista de la “geopolítica”, pero para la Iglesia “es una cuestión profundamente eclesiológica”. Además, se tiene “plena conciencia de que este diálogo favorece una búsqueda más provechosa del bien común en beneficio de toda la comunidad internacional”. El cardenal insistió en que “el acuerdo solo se refiere al nombramiento de obispos” y en que “la Santa Sede es consciente de que

una situación de mayor libertad, autonomía y organización, que les permita dedicarse a la misión de anunciar el Evangelio y contribuir al desarrollo integral de la persona y de la sociedad”. Las relaciones con China y su desarrollo histórico marcan un camino en el que “se perdieron muchas batallas difíciles, y quizás incluso se perdieron batallas que podrían haberse ganado si hubiera habido un poco de buena voluntad; pero se ganó la batalla más importante: fidem servare, y esto fue por gracia de Dios”, por la fe de “los católicos chinos” y por la ayuda de “los misioneros”, sentenció Parolin. RAFAEL CLEMENTE

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 13


En defensa de la vida

KENIA. Los obispos se enfrentan al poder político, que está

debatiendo estas semanas un proyecto de ley del aborto.

L

a Iglesia está dando batalla, ofreciendo un duro combate contra la regulación del aborto. “No podemos afirmar que Dios está entre nosotros cuando en realidad estamos permitiendo que la maldad de algunas personas, que podrían haber matado su conciencia, legisle la matanza de nuestros hijos por nacer”, señala la Conferencia Episcopal Keniana. Los obispos afirman que “es sumamente preocupante que, en un país que cree en la santidad de la

va legal está siendo defendida por la senadora Susan Kihika. En ella se incluyen los denominados “derechos reproductivos”, que vienen a chocar de manera concreta con el derecho a la vida. La Constitución de Kenia subraya en uno de sus artículos la “protección de la vida” y, por ello, los obispos denuncian que la nueva ley sería contraria a ella. Los prelados también muestran su preocupación por la agenda agresiva contra la familia, en forma de una ideología de género que es contra-

La ley a debate genera “graves cuestiones morales que afectan al derecho a la vida”. vida y la dignidad humana, a algunas entidades se les permita propagar ideologías que degradan esa misma dignidad, en nombre de la libertad de elección”. Estas palabras forman parte de la declaración efectuada por el presidente del Episcopado, monseñor Philip Anyolo. El aborto es “un mal”. Y ante él se manifiestan, debido a que se está discutiendo la aprobación de una Ley de Salud Reproductiva que, en la práctica, lo introducirá “de forma disfrazada”. La iniciati14 misioneros

ria a la enseñanza de Jesucristo. La lucha contra sus efectos perniciosos debe empezar en cada hogar y, por eso, subrayan la responsabilidad de los padres de inculcar “buenas costumbres y buenos hábitos en sus hijos, pasando suficiente tiempo con ellos”. Recuerdan que “la paternidad de los hijos es la mayor inversión que cualquier padre puede hacer, y requiere habilidad, compromiso, dedicación y paciencia”, y subrayan que, “como deber moral, las familias

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

deben asumir la plena responsabilidad de la educación de sus hijos como virtud y moralidad, en particular en materia de educación sexual”. De forma directa han reclamado al Gobierno el cierre “de todas las clínicas y unidades de salud que procuran abortos”. La ley que se debate en estas semanas genera “graves cuestiones morales que afectan el derecho a la vida, la dignidad de toda persona humana, la integridad de la familia y la educación de los niños”. El padre Ferdinand Lugonzo, como recoge Fides, intervino ante la Comisión Sanitaria del Senado que se encarga de analizar el proyecto de ley. El sacerdote, profesor de Derecho Canónico de la Universidad Católica del Este de África, explicó cómo “es incompatible con la Constitución, que abraza la dignidad y el derecho a la vida”. En su comparecencia, con la que representó ante el poder político la voz de la Iglesia católica, señaló que “el proyecto de ley en discusión devalúa la santidad de la vida, al descalificar la posición constitucional, moral y científica según la cual la vida comienza en la concepción y termina con la muerte natural, intentando redefinir cuándo comienza la vida”. JESÚS ARRIBAS


Maccalli, en libertad

MALÍ. El sacerdote italiano, miembro

P. Pierluigi Maccalli

E

l padre Pierluigi Maccalli ha sido liberado. En Malí. Junto a él, en un intercambio de prisioneros entre los grupos yihadistas que lo tenían secuestrado y el Gobierno militar, también quedaron en libertad otros rehenes, como el ingeniero Nicola Chiacchio, la cooperante Sophie Pétronin y el político Soumaïla Cissé. Este último ha sido líder de la oposición maliense, varias veces candidato a la Presidencia, y es presidente del partido Unión por la República y la Democracia. Cuando fue secuestrado, el político participaba en la campaña electoral. El Gobierno interino de Malí ha liberado, por su parte, a un centenar de yihadistas. De momento no se tienen noticias de la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez secuestrada en 2017. El padre Maccalli, de la Sociedad de Misiones Africanas (SMA), fue secuestrado el 17 de septiembre de 2018 en la misión de Bomoanga, diócesis de Niamey, cerca de la frontera de Níger con Burkina Fasso. El misionero se encuentra bien. Sus carceleros enviaban cada cierto tiempo “pruebas de vida”. A finales de marzo se le pudo ver en un vídeo junto a Chiacchio. Eran imágenes inquietantes, pues su aspecto era frágil: avejentado, con barba larga y muy delgado.

de la Sociedad de Misiones Africanas, ha sido liberado, junto a otros rehenes, después de dos años de secuestro. Ahora está ya en la casa de su familia, en la localidad italiana de Madignano, para descansar y hacer cuarentena. Su compañero en la misión, el sacerdote Vito Girotto, ha explicado en Fides el contenido de la conversación telefónica que mantuvo con Maccalli. “Me llamó y me preguntó de inmediato cómo estaba la situación en su misión en Bomoanga; le respondí que había visto un pequeño vídeo en el que se ve a la gente del pueblo manifestando la alegría de la liberación, rezando, cantando y bailando en su iglesia, y le dije que, desde el secuestro hasta su liberación, muchos han rezado para que

de monseñor De Brésillac, fundador de la SMA, y el hecho de haber sido declarado venerable”. Para el arzobispo Protase Rugambwa, secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, “el amor de Dios es más grande que cualquier dificultad y obstáculo; esta es la lección que nos deja la historia del padre Pierluigi”. El prelado afirma que “este suceso, que, por voluntad de Dios, ha tenido un feliz desenlace, nos recuerda que los misioneros siempre están cerca de la gente, no huyen incluso en situaciones difíciles, y dan la vida por el Evangelio”; asimismo añade que “los misioneros que trabajan en

Por ahora no se tienen noticias de la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez, secuestrada en 2017. recuperase pronto la libertad”. El padre Girotto le preguntó acerca de cómo había vivido el cautiverio. “Rezando”, dijo Maccalli, quien añadió que “sus secuestradores lo han tratado bien y que, desde el pasado mes de mayo, le han dejado escuchar la radio, y que, al sintonizar Radio Vaticano, la primera noticia que recibió fue el reconocimiento de las virtudes

muchas partes del mundo, a menudo aislados u olvidados, como el padre Maccalli, han dejado su tierra, han dejado su patria por tierras lejanas en nombre de Cristo, y luego se quedan, incluso en los contextos más difíciles, no por sus ideas ni su determinación, sino animados y apoyados por la gracia de Dios”. MIGUEL DOMINGO NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 15


IGLESIA A FONDO

Durante casi 25 años, la pobreza extrema se redujo de manera constante. Ahora, por primera vez en una generación, el esfuerzo por acabar con la pobreza ha sufrido su peor revés. Este cruento golpe se debe a grandes desafíos (Covid-19, conflictos y cambio climático) que ponen en jaque a todos los países del planeta, pero, en particular, a aquellos con grandes grupos de poblaciones pobres. Ante este escenario, surge la llamada del papa Francisco: "Tiende tu mano al pobre".

E

ste es el Mensaje del Santo Padre para la IV Jornada Mundial de los Pobres, que tendrá lugar el 15 de noviembre. “La generosidad que sostiene al débil, consuela al afligido, alivia los sufrimientos, devuelve la dignidad a los privados de ella, es una condición para una vida plenamente humana. La opción por dedi16 misioneros

carse a los pobres y atender sus muchas y variadas necesidades no puede estar condicionada por el tiempo a disposición o por intereses privados, ni por proyectos pastorales o sociales desencarnados”, reclama el papa Francisco. La realidad es tan tozuda como áspera. La presente y la futura. Se prevé que el aumento de la pobre-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

za extrema durante este año y en los venideros será mayor que nunca. El coronavirus es un nuevo obstáculo, una losa más que unir a los conflictos y el cambio climático, en el aumento de la pobreza extrema durante años en numerosas partes del mundo. “Es una crisis como ninguna otra. Los estragos están siendo enormes y los habitantes de


los países más pobres serán los que sufran más y por más tiempo”, apuntó recientemente David Malpass, presidente del Banco Mundial. Las comunidades, los países y los continentes se enfrentan a estos enormes desafíos. Un nuevo informe del Banco Mundial, Poverty and Shared Prosperity 2020: Reversals of Fortune (“Pobreza y prosperidad compartida 2020: un cambio de suerte”), arroja nueva luz sobre la amenaza real de aumento de la pobreza y ofrece al-

gunas recomendaciones esenciales que acometer desde ya, si se quieren mitigar los efectos de la tormenta.

Un escenario nuevo y delicado

Si bien los conflictos violentos y el cambio climático han venido siendo algunas de las principales amenazas en los intentos de reducir la pobreza durante los últimos años, el Covid-19 plantea un escenario todavía más delicado. Porque su impacto sobre la pobreza

será rápido y sustancial. Se estima que, solo durante este presente año, esta pandemia podría aumentar drásticamente el número de personas que viven en la pobreza extrema de 88 millones a 115 millones. El nuevo virus está alterando todo, desde la vida cotidiana hasta el comercio internacional, y lo cierto es que los más pobres padecen la mayor incidencia de la enfermedad y las tasas de mortalidad más altas del mundo. Difíciles condiciones de vida, dificultades para mantener las

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 17


normas mínimas de seguridad, necesidades económicas... Se abre también un escenario nuevo, pues la pobreza impulsada por el virus se está expandiendo por poblaciones que hasta ahora se habían salvado relativamente. Así, es probable que la pobreza se “democratice”, que los nuevos po-

18 misioneros

bres sean más urbanos y de otra condición social que los llamados “pobres crónicos”; que estén más relacionados con estilos de vida occidentales y menos con la agricultura. Países de ingresos medios como India y Nigeria podrían albergar hasta el 75% de los “nuevos pobres”.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

“Desde 1870 no había tantas economías simultáneamente en recesión, y eso podría conducir a la primera ola de una década perdida de crecimiento débil, el colapso en muchos sistemas de salud y educación, además de un endeudamiento excesivo. Es un retroceso sin precedentes en el esfuerzo global por acabar con la pobreza extrema, elevar el ingreso medio y crear prosperidad compartida”, resumió el propio David Malpass. El informe Poverty and Shared Prosperity 2020 muestra que el objetivo de reducir la tasa mundial de pobreza extrema por debajo del 3% para el año 2030, que ya estaba en riesgo antes de que surgiera el Covid-19, ahora está fuera de alcance, “si no hay una acción política rápida, significativa y sustancial”. El número de personas extremadamente pobres se había redu-


hace algún tiempo, pero sus efectos ahora han sido amplificados por el Covid-19. “Esta pandemia llegó de repente y nos tomó desprevenidos, dejando una gran sensación de desorientación e impotencia. Sin embargo, la mano tendida hacia el pobre no llegó de repente. Ella, más bien, ofrece el testimonio de cómo nos preparamos a reconocer al pobre para sostenerlo en el tiempo de la necesidad. Uno no improvisa instrumentos de misericordia. Es necesario un entrenamiento cotidiano, que proceda de la conciencia de lo mucho que necesitamos, nosotros los primeros, de una mano tendida hacia nosotros”, ha expresado el papa Francisco en su Mensaje con mo-

y restaurar los medios de subsistencia. Algunas de las políticas necesarias para lograrlo ya están en vigor, como los sistemas de protección social. Por ejemplo, se están realizando esfuerzos en Brasil e Indonesia para ampliar los programas de transferencias de efectivo existentes. Si bien es indispensable abordar el Covid-19, los países siguen estando obligados a continuar brindando soluciones a los obstáculos actuales para la reducción de la pobreza. El mencionado informe Poverty and Shared Prosperity 2020 ofrece recomendaciones para un enfoque complementario, con dos vías tan divergentes como necesarias de compaginar: responder eficazmente a la crisis urgente a corto plazo, mientras se continúa trabajando en los problemas fundamentales del desarrollo, incluidos los conflictos y el cambio climático.

Aspiraciones y logros

cido significativamente de 1.900 millones en 1990 a 689 millones en 2017. La pobreza extrema mundial descendió en un promedio de un punto porcentual por año entre 1990 y 2015, pero menguó en menos de medio punto porcentual por año entre 2015 y 2017. Las principales causas de esta desaceleración han sido evidentes desde

tivo de esta IV Jornada Mundial de los Pobres. La forma en que el mundo responda hoy a estos importantes desafíos tendrá una influencia directa en si se pueden revertir los cambios actuales en la reducción de la pobreza global. Las principales prioridades inmediatas en todas partes deben ser salvar vidas

Con todo este panorama, resulta casi imperativo cerrar la brecha entre la aspiración y el logro de políticas. “Con demasiada frecuencia existe una gran distancia entre las políticas, tal como están articuladas, y su consecución en la práctica; y, por tanto, entre lo que los ciudadanos esperan legítimamente y lo que experimentan a diario”, destaca el trabajo. Las aspiraciones políticas pueden ser loables, pero es probable que exista una variación considerable en la medida en que puedan realizarse y en qué grupos se benefician de ellas. Y a nivel mundial, las preocupaciones de la economía política se reflejarán en la medida en que las naciones ricas y pobres tengan acceso a suministros médicos. Por ello, es fundamental forjar estrategias de imple-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 19


mentación que puedan responder de manera rápida y flexible para cerrar las brechas. Es hora de pasar a la acción y así lo ha proclamado Francisco: “El tiempo que se dedica a la oración nunca puede convertirse en una coartada para descuidar al prójimo necesitado, sino todo lo contrario: la bendición del Señor desciende sobre nosotros y la oración logra su propósito cuando va acompañada del servicio a los pobres”. 20 misioneros

Es cierto que el coronavirus es todavía muy desconocido. Pocas certezas existen sobre cómo se puede propagar tan rápido, cómo pueden afectar sus síntomas a corto y largo plazo, cómo se puede combatir y cuándo llegará el remedio. Lo cierto es que la velocidad y la escala con que ha afectado al mundo han abrumado a los sistemas de respuesta de los países ricos y pobres por igual. La pandemia de Covid-19, junto con el cambio climático y los

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

conflictos duraderos, nos recuerda la importancia de invertir en medidas de prevención de manera integral y proactiva. Del mismo modo, es preciso señalar que contribuir a los bienes públicos y mantenerlos requiere una amplia cooperación y coordinación, según plantea el Banco Mundial. Esto resulta crucial para promover un aprendizaje generalizado y mejorar los fundamentos de la formulación de políticas basadas en datos, así como para formar un sentido de solidaridad compartida durante las crisis y garantizar que las decisiones políticas difíciles de los funcionarios sean dignas de confianza. “El poder de la gracia de Dios no puede ser sofocado por la tendencia narcisista a ponerse siempre uno mismo en primer lugar”, señala el Papa. “Mantener la mirada hacia el pobre es difícil, pero muy necesario para dar a nuestra vida personal y social la dirección correcta. No se trata de emplear muchas palabras, sino de comprometer concretamente la vida, movi-


No solo el Covid dos por la caridad divina”, detalla el Santo Padre. Al mismo tiempo, las respuestas efectivas tienen que comenzar reconociendo qué hace que estos desafíos no solo sean diferentes y difíciles, sino también tan importantes para los pobres. No actuar de manera integral y urgente creará retos aún mayores en el futuro. Por importante que sea abordar estos impactos actualmente, debe haber un enfoque incesante en la agenda de desarrollo para promover el crecimiento inclusivo, invertir en capital humano y activos productivos, y protegerlos si los países quieren mantener la reducción de la pobreza. Pero revertir una crisis como la que estamos viendo con el Covid19 es necesario y posible. Se ha hecho en el pasado, frente a los que se consideraban en ese momento desafíos insuperables: erradicar la viruela, poner fin a la Segunda Guerra Mundial, cerrar el agujero de ozono... Y se tiene que volver a hacer en el futuro. Lo realmente sustancial es que se salga de este momento crítico con un mundo mejor y más justo. “No podemos sentirnos bien cuando un miembro de la familia humana es dejado al margen y se convierte en una sombra. El grito silencioso de tantos pobres debe encontrar al pueblo de Dios en primera línea, siempre y en todas partes, para darles voz, defenderlos y solidarizarse con ellos ante tanta hipocresía y tantas promesas incumplidas, e invitarlos a participar en la vida de la comunidad”, apunta el papa Francisco. El mundo debe comprometerse urgentemente a trabajar todos juntos y a trabajar mejor, ahora y a largo plazo. ALBERTO BRAVO

N

o solo es el Covid-19. Junto a la pandemia, otras dos circunstancias, de carácter más perenne, permanecen desde años como máximos generadores de pobreza: son los conflictos bélicos y el cambio climático. Más del 40% de los pobres viven en países afectados por las guerras, y sin duda son los más desfavorecidos quienes más sufren los conflictos violentos. Destruyen sus medios de vida, al tiempo que desalientan de la posibilidad de que otras naciones inviertan y crean en la capacidad de producción y recuperación de sus comunidades. Por ejemplo, las tasas de pobreza extrema casi se duplicaron entre 2015 y 2018 en Oriente Medio y el norte de África, impulsadas por los conflictos en Siria y Yemen. En su forma más extrema, la violencia puede conducir a guerras que destruyen vidas, hogares, activos y recursos naturales, dejando un lega-

do del que lleva años recuperarse. Décadas de progreso pueden quedar arrasadas por una semana con ruido de balas y morteros. El cambio climático también es una amenaza constante para la reducción de la pobreza y es una circunstancia que, lejos de mitigarse, sin duda se intensificará en los próximos años. Nuevos análisis esti-

mundo. Y, por supuesto, los impactos del cambio climático también incluirían una subida del precio de los alimentos, un evidente deterioro de las condiciones de salud y una alta exposición a desastres naturales. Especialmente para los países pequeños más pobres, el cambio climático es quizás el desafío más frustrante. Porque la raíz del proble-

man que el cambio climático disparará la pobreza de 68 a 135 millones para 2030. La amenaza que supone el cambio climático se hace particularmente grave para los países del África subsahariana y el sur de Asia, las regiones donde se concentra la mayoría de los pobres del

ma no es de esos países, sino que el aumento provocado por el hombre en las temperaturas globales y el nivel del mar son casi en su totalidad producto de los niveles de energía utilizados por las naciones con ingresos altos y los países con ingresos medianos en crecimiento.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 21


ASÍ VA EL MUNDO

Luis Arce, nuevo presidente

BOLIVIA. Las urnas otorgan una victoria inapelable al partido

MAS, formación política que Evo Morales lideró durante años.

E

s posible que la victoria del Movimiento al Socialismo (MAS) signifique el regreso de Evo Morales. Porque los bolivianos han vuelto a confiar en la formación política que este ideó y lideró durante años. Pero las elecciones que se acaban de celebrar pueden tener otra lectura: la fortaleza del partido por encima de Morales, y

de admiración internacional sus primeros años al frente del país. Pero el poder le cegó. Como a tantos a otros. Quiso seguir siendo presidente por encima de la Constitución. Planteó su reelección hasta 2025. Y lo hizo por medio de unas elecciones que fueron consideradas como fraudulentas. La Organización de Estados Americanos (OEA) señaló, de

La oposición ha reconocido su derrota y ha mostrado su confianza en el proceso electoral. que el cambio político que promovía la oposición, dividida casi hasta el final, haya sido demasiado profundo. En tan solo un año se ha pasado de la marcha del país de Morales, a una nueva victoria electoral de su partido. Evo Morales dejó el poder en noviembre del año pasado, tras más de trece al frente del país. El mandatario logró durante sus años de Gobierno revestirse de un aura mítica. Sus apariciones y sus decisiones eran tildadas de “históricas”. Sus programas para la reducción de la pobreza y la mejora de la situación económica alfombraron de buenas noticias y 22 misioneros

hecho, que en los comicios del 20 de octubre del año pasado se dieron graves irregularidades y falsificación de datos. Ante estas denuncias, Morales ofreció nuevos comicios, pero fue el jefe de las Fuerzas Armadas, Williams Kaliman, quien le urgió a que abandonara la Presidencia para “desbloquear la crisis política” y para mantener la paz y la estabilidad en el país. Luego vinieron tres semanas de protestas en las calles. Morales denunció ser víctima de “un golpe cívico, político y policial”. Habló de que se había “atentado contra la democracia” y de que renunciaba

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

“para que mis hermanas y hermanos, dirigentes del MAS, no sean hostigados, perseguidos y amenazados”. Marchó al exilio a México, tras ser acusado de sedición y terrorismo, y empezaron los interrogantes. Sin embargo, las elecciones han respondido a muchas de las preguntas. Y sin violencia ni conflictos. El candidato del MAS, Luis Arce, logró en primera vuelta más del 50% de los votos. Algo que no estaba en las previsiones. Su candidatura figuraba como la favorita en los sondeos, pero su victoria ha sido inapelable. El que fuera ministro de Economía en los Gobiernos de Morales afirmó tras conocer los resultados que “vamos a avanzar en nuestro proceso de cambio reconociendo nuestros errores”. Recibió la felicitación del secretario de la OEA, Luis Almagro, en un gesto de confianza en el proceso electoral. Y también, las palabras de Carlos Mesa, principal candidato de la oposición: “El resultado es muy contundente; la diferencia entre el primero y nosotros es amplia, y nos toca, como corresponde a quienes creemos en la democracia, reconocer que hubo un ganador en esta elección”. MIGUEL DOMINGO


De nuevo, la guerra

ARMENIA-AZERBAIYÁN. Ambos territorios retoman su disputa

por el Alto Karabaj, en un conflicto con implicaciones históricas.

L

os primeros enfrentamientos se produjeron en julio. Los Gobiernos de Armenia y Azerbaiyán se lanzaron la misma acusación: estaban siendo invadidos por el vecino. Hubo 16 muertos. Desde entonces han ido aumentando las operaciones militares y la crisis actual entre ambos países. En el mes de septiembre se dieron los primeros combates abiertos, en los que se puso a prueba la potencia de fuego. En Ereván se habló de “invasión”, mientras que en Bakú se señalaban “provocaciones”. Con las palabras del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mostrando su “total apoyo” a las posiciones azeríes, el conflicto se situaba ya en un plano de ámbito continental. Solo la aparición de Rusia ha permitido bajar el tono de los combates y que ambos aceptasen un alto el fuego... que ha sido violado ya en varias ocasiones. Fue a mediados del mes pasado cuando el primer ministro armenio, Nikol Pashinián señaló que no habrá “una solución diplomática”, al menos “en esta etapa, y durante mucho tiempo”. Lanzó una llamada a tomar las armas: “Nuestras próximas acciones son una lucha hasta el final, en nombre de los derechos de nuestro pueblo; luchar por los derechos de nuestro pueblo significa, en primer lugar, tomar las armas y defender la patria”. Con esta arenga ya poco había que hacer. Las implicaciones históricas van más allá del actual intercambio de proyectiles. El dominio de la región del Alto Karabaj, en una situación

Ejército armenio. Este Grupo fue el encargado de negociar una salida al conflicto hace cuatro años. La cercana guerra de Siria añade más elementos geopolíticos al

de autonomía desde 1990, pero situada en territorio azerbaiyano y con una población que, en su mayoría, es armenia, se prolonga desde hace tres décadas. Las indepen-

Desde el pasado verano la tensión y las operaciones bélicas entre ambos países han ido en aumento.

dencias de Armenia y Azerbaiyán de la Unión Soviética dejaron aquí una situación sin resolver. En los años 90 el conflicto provocó más de 30.000 muertos. Las derivaciones políticas de los países fronterizos hacen que esta amplia región del Cáucaso enfrente a las potencias mundiales y a quienes aspiran a serlo. Este es el caso turco, cuyo Gobierno apuesta por debilitar a Armenia, enemigo tradicional y “tapón” hacia los yacimientos petrolíferos del Caspio. Sus mensajes han servido para añadir más tensión, al tiempo que ha mantenido el envío de armamento. También ha acusado a Rusia, Francia y los EE. UU., integrados en el Grupo de Minsk, de amparar al

enfrentamiento armado. Así, Turquía estaría usando Azerbaiyán para atacar a la comunidad cristiana de Nagorno Karabaj. El arzobispo de la Iglesia apostólica armenia Pargev Martirosyan, de la diócesis de Artsaj, denuncia que Turquía “está perpetrando un tercer genocidio contra el pueblo armenio”. El primero, en 1915, cuando el Imperio otomano asesinó a más de millón y medio de armenios. El segundo, en Sumgait y otras ciudades de Azerbaiyán en 1988. El prelado subraya que “no es un conflicto religioso” y que, aunque haya sido atacada la catedral del Santo Salvador, “los armenios no combaten contra las mezquitas”.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

JESÚS ARRIBAS misioneros 23


ASÍ VA EL MUNDO

Al servicio de la familia humana

VATICANO. El Papa se dirige a la Asam-

blea General de la ONU apelando a sus objetivos fundacionales y compromiso en favor de los derechos humanos.

E

l Papa ha dicho que estamos ante un “momento de elección”. Y esa disyuntiva nos sirve para distinguir entre lo que antes estaba mezclado. Se trata, ha señalado Francisco, de “elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es”. Lo que cuenta es

cia y en el cumplimiento de la paz y de la unidad de la familia humana, proyecto de Dios sobre el mundo”; o el que “da preferencia a las actitudes de autosuficiencia, nacionalismo, proteccionismo, individualismo y aislamiento, dejando afuera a los más pobres, los más vulnerables, los habitantes de las periferias existenciales”. En es-

La ONU, ha subrayado el Papa, debe ser instrumento de unidad entre los Estados y promotora de la paz. nuestra conversión. Lo que es necesario es repensar nuestra forma de vida. También, “nuestros sistemas económicos y sociales”. Son palabras del mensaje que el Santo Padre pronunció ante la Asamblea General de la ONU, por videoconferencia, con motivo de su 75 aniversario. Una entidad que debe ser “un verdadero signo e instrumento de unidad entre los Estados y de servicio a la entera familia humana”. El Santo Padre defiende que, en esta coyuntura de pandemia y crisis, “podemos elegir entre dos caminos: el que conduce al fortalecimiento del multilateralismo, expresión de una renovada corresponsabilidad mundial, de una solidaridad fundamentada en la justi24 misioneros

te sentido, reclama que, “si hay que privilegiar a alguien, que ese sea el más pobre, el más vulnerable, aquel que normalmente queda discriminado por no tener poder ni recursos económicos”. En su intervención, el Papa ha pedido que la ONU recupere sus objetivos fundacionales, que deben ser “la defensa de los derechos humanos” y “la promoción de la paz y la reconciliación”. El trabajo, los derechos humanos, la persecución por motivos de fe religiosa, el tráfico de armas y los conflictos bélicos son los asuntos a los que se refiere en la misiva. La precariedad “amenaza a una gran parte de los trabajadores a nivel mundial”. Junto a ella apare-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

cen nuevas modalidades de relaciones laborales. Para todas estas “hay que cambiar el paradigma económico dominante que solo busca ampliar las ganancias de las empresas”. Además, considera que el progreso tecnológico “es útil y necesario”, siempre que sirva para hacer que el trabajo de las personas “sea más digno, más seguro, menos pesado y agobiante”. El Papa recuerda que, “entre los creyentes religiosos, somos víctimas los cristianos: cuántos sufren alrededor del mundo, a veces obligados a huir de sus tierras ancestrales, aislados de su rica historia y de su cultura”. Las crisis humanitarias a las que no se da solución se han convertido “en el statu quo, donde los derechos a la vida, a la libertad y a la seguridad personales no están garantizados”. Recuerda la importancia de activar el Pacto Mundial sobre Refugiados y Migración, añadiendo que “la crisis ambiental está indisolublemente ligada a una crisis social”. También se refiere a la protección a los menores y a la vida del no nacido. “Imploro a las autoridades civiles que presten especial atención a los niños, a quienes se les niegan sus derechos y dignidad fundamentales, en particular, su derecho a la vida y a la educación”. RAFAEL CLEMENTE


Elecciones y mano dura

EGIPTO. El país acude a votar, mientras el Gobierno aumenta

sus restricciones a la oposición y mantiene su férrea represión.

D

urante 20 días, entre octubre y noviembre, los egipcios podrán votar para elegir a sus parlamentarios en la denominada Cámara de Representantes. Las elecciones se realizan por fases y no todos los escaños son elegidos por sufragio: una parte corresponde a cuotas y otra es designada por el presidente. Son, por tanto, unos comicios “a la manera” propia de este país, que avanza en su economía y mejora en sus perspectivas de futuro, al tiempo que retrocede en derechos civiles y pierde libertades. El Gobierno de Al Sisi abre su mano en algunas cuestiones y la cierra en otras. Así, por ejemplo, desde la Comisión Egipcia para los Derechos y Libertades se denuncian las desapariciones, con una cifra de más de 2.700, en los últimos cinco años. Las protestas son reprimidas con rapidez y contundencia. En las últimas semanas, a contar desde el mes de septiembre, medio millar de personas han sido arrestadas por las Fuerzas de Seguridad tras las manifestaciones contra el presidente. Estas se han producido no solo en El Cairo, sino también en diferentes localidades del país. La oposición señala que han sido las más importantes desde que el general tomó el poder.

Pero estas detenciones se amparan también en la lucha contra el islamismo radical. Y en este ámbito Al Sisi está obteniendo resultados. El mes pasado se lograba localizar y detener al actual líder de los Hermanos Musulmanes, organización considerada terrorista, Mahmud Ezzat. Se le acusa de estar al frente de algunos de los más sangrientos atentados ocurridos en el país desde el año 2013. También se le hace responsable de poner en marcha el “brazo arma-

de forma expresa. “Anima a todos aquellos que se presentan como candidatos en las próximas elecciones parlamentarias, pero al mismo tiempo mantiene su equidistancia y evita apoyar listas o candidatos en detrimento de otros, o participar en manifestaciones y campañas de propaganda”. Así se expresó el Episcopado copto, que alienta “a participar en la ronda electoral, considerando el ejercicio del derecho al voto como un deber cívico y una manifesta-

Desde la Comisión Egipcia para los Derechos y Libertades se denuncia la desaparición de miles de ciudadanos. do” de la Hermandad que un día gobernó el país, tras las elecciones de 2011, y de gestionar sus fondos, así como su presencia en Internet. Junto a esta política firme de control político, el presidente ha lanzado un programa para fortalecer las instituciones. Por eso se va a restaurar el Senado, que fue disuelto hace seis años. Ante este ciclo electoral, la Iglesia copta ha mostrado en todo momento su “equidistancia” en relación con los candidatos, sin dar su apoyo a ninguno de ellos

ción de preocupación por la suerte de la propia comunidad nacional”, según publica la agencia Fides. En el pasado, varios clérigos y obispos fueron candidatos en los comicios, ya que la Iglesia copta solo prohíbe la participación directa en la política a los monjes. El sacerdote Paula Fouad ha presentado, de hecho, su candidatura para las que están ahora en marcha. Es párroco de la iglesia de San Jorge en la localidad de Matarya, una ciudad que pertenece al Gran Cairo. GABRIEL DE LA CUEVA

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 25


PRIMER PLANO

VENEZUELA Se están produciendo en Venezuela graves violaciones de derechos contra manifestantes antigubernamentales, equivalentes "a crímenes de lesa humanidad". Es lo que figura en el informe que remitió la Misión Internacional Independiente a Naciones Unidas (ONU), un frío análisis de un país que vive en plena convulsión política, económica y social, en vísperas de las elecciones presidenciales. Los comicios serán el 6 de diciembre, y la Iglesia, la voz de un pueblo, ya ha advertido de que este se alza en "un clamor" frente a tanto abuso. 26 misioneros

Un país angustiado, una Iglesia que da la cara

U

n día Venezuela fue el país más próspero y rico de América Latina. Contar con impresionantes recursos naturales o con las reservas petroleras más grandes de todo el planeta hoy aparece en terrible contraste con la realidad del país, cuyos habitantes se sumergen en nidos de pobreza, mientras sus corazones comienzan a abrigar un sentimiento de desesperanza. Lejos de recuperar la ilusión por un futuro mejor, las próximas elecciones solo contribuyen a alimentar un pesimismo todavía mayor. Los analistas desplazados a Venezuela a instancias de la ONU fueron concluyentes al hablar de ejecuciones ilegales, desaparicio-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

nes forzadas, detenciones arbitrarias y torturas en el país desde 2014. Asimismo, calificaron como “probable” que altos funcionarios militares y ministeriales estuvieran al tanto de los crímenes. El grupo consultor independiente, formado en septiembre del año pasado por investigadores nombrados por el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra, sugirió la intervención de una especie de policía paramilitar dependiente del Gobierno y que actuaba no solo con su consentimiento, sino a instancias suyas. “Dieron órdenes, coordinaron actividades y aportaron recursos para impulsar los planes y políticas bajo las cuales se cometieron los delitos”, se pudo


leer en el informe. Y se añade que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, también habría cambiado probablemente la cadena de mando para garantizar la comisión de delitos, incluido el jefe del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN). “Tenemos motivos razonables para creer que el presidente Maduro dio órdenes al director del SEBIN sobre a quién seguir”, dijo el investigador Francisco Cox. “Después de ello, estas personas fueron vigiladas, se recabó información, sus comunicaciones fueron interceptadas y finalmente serían detenidas sin orden judicial, solo porque existía una orden del presidente”, agregó.

Torturas, palizas y vejaciones

También se revisaron miles de archivos, en los que se identificaron “patrones comunes de violaciones que fueron absolutamente coordinadas” por las autoridades. Estos habrían incluido operaciones de lucha contra el crimen por parte del Estado, “detenciones y torturas por motivos políticos” a cargo de agencias de inteligencia gubernamentales y la “respuesta cada vez más violenta” a las protestas masivas de la oposición desde el año pasado. Siempre según el informe remitido a la ONU, las presuntas violaciones incluyeron el asesinato de 36 manifestantes, junto con detenciones arbitrarias y torturas con palizas y vejaciones, violencia sexual y de género, y simulacros de ejecución. Estos crímenes fueron “parte de un patrón de conducta generalizado y sistemático, por lo que equivalieron a crímenes de lesa humanidad”, sostuvieron los autores del estudio, quienes a su vez instaron a la Corte Penal Internacional (CPI) a

que adopte nuevas medidas para procurar justicia y reparación a víctimas y familias. La Misión Internacional Independiente sugirió la existencia de algo parecido a la impunidad y la opacidad de actuaciones. “Hasta donde podemos ver, no hay registro de ninguna investigación seria sobre aquellas personas con un mayor nivel de responsabilidad relativo a la planificación de crímenes y su instigación”, señaló el coautor del informe Paul Seils. Incluso las estimaciones más conservadoras sugieren que Venezuela tiene una de las tasas más

altas de asesinatos cometidos por agentes estatales en América Latina, señala el informe. La conclusión del trabajo fue demoledora: “El presidente Maduro y los ministros del Interior y de Defensa tenían conocimiento de los crímenes”.

El Episcopado, ante un clamor

La Iglesia no ha vuelto la cara a esta angustiosa realidad. El teólogo venezolano Rafael Luciani, miembro experto del Consejo Episcopal Latinoamericano, se alzó como una de las voces más críticas con lo que está ocurriendo. “MuNÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 27


PRIMER PLANO

chas personas, dentro y fuera del país, se preguntan: ¿qué ha sucedido para llegar a este momento? ¿Hasta dónde algunos/as han sido capaces de hacer el mal, afectando a la vida de toda una sociedad? ¿Es tal la indolencia que se ha perdido la capacidad de asombro y escándalo? ¿Tendremos que resignarnos a vivir como crucificados? ¿Será posible reconstruir a Venezuela, con «nuevos cielos y nueva tierra» (Is 65,17), donde no exista la tortura ni el aniquilamiento sistemático del otro por parte del Estado?”, se preguntó. Ya en agosto, la presidencia de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) hizo público un comunicado ante las próximas elecciones

parlamentarias que provocó alboroto en ciertos sectores de la sociedad venezolana. No olvidemos que la Iglesia católica es considerada la institución con mayor poder de penetración en las zonas más populares de todo el país. Así, su convivencia y su reacción ante el drama social y político la convierten en una institución de enorme credibilidad. Lejos de posicionarse, el comunicado no entraba en la petición de un voto, sino en las condiciones 28 misioneros

que deben darse para hablar de un proceso electoral democrático con todas las garantías. “Elecciones justas, libres e imparciales”. Y con “la participación de todos los partidos y movimientos políticos”. Una lectura simplista de la actitud de la Iglesia podría invitar a pensar en una decidida toma de postura política en el proceso, pero nada más lejos de la realidad. Lo que el Episcopado pretende es convertirse en la voz del pueblo, expresar sus anhelos sinceros y sus

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

ansias de justicia y democracia. Por eso, los obispos reclaman al Gobierno que asuma “la responsabilidad de buscar salidas y generar propuestas para el pueblo, que durante años ha creído en ellos, pues la sola abstención hará crecer la fractura político-social en el país y la desesperanza para el futuro”. Más recientemente, y al finalizar la reunión de las Comisiones Episcopales, los obispos de Venezuela presentaron su exhortación pastoral Sobre la situación social,


¿Liberación del pueblo?

C

económica, moral y política del país. Un documento que sirvió para resumir y exponer nuevamente todas sus preocupaciones por los sufrimientos e injusticias que se han producido en la nación y con los que la Iglesia se compromete cada día, principalmente en la asistencia a los más pobres. Ante la situación que vive Venezuela, el Episcopado afirma que “tanto el oficialismo como la oposición no presentan un proyecto de país que sea capaz de reunir y convencer a la voluntad mayoritaria del pueblo venezolano de vivir en justicia, libertad y paz”. Y, de nuevo convertidos en la voz de un pueblo, añaden que Venezuela “pide un cambio de actitud en todos los dirigentes políticos” y citan al papa Francisco en su última encíclica Fratelli tutti: “Necesitamos la mejor política al servicio del verdadero bien común”. ISABEL BUENDÍA

omo parte de su trabajo, los investigadores de la ONU examinaron 16 operaciones policiales, militares o conjuntas, que acabaron en 53 ejecuciones extrajudiciales. También revisaron 2.552 incidentes más que se vincularon a 5.094 asesinatos cometidos por las fuerzas de seguridad, aunque no todos arbitrarios. El informe hace mención de la actividad de las llamadas Operaciones de Liberación del Pueblo (OLP), que inicialmen-

Maracaibo, en el estado Zulia, una intervención realizada en septiembre de 2015 dejó como balance cinco hombres muertos y más de 60 detenidos. "La mayoría de ellos, pescadores que regresaban del trabajo. Las mujeres fueron maltratadas y los artículos del hogar resultaron saqueados", explica el informe. Aunque las OLP se reformaron bajo el nombre de Operaciones para la Liberación Humana del Pueblo (OLHP) antes de su eliminación a mediados

te se crearon para combatir el crimen y cuya denominación hoy se vuelve toda una paradoja. Los expertos designados por la ONU investigaron o revisaron 140 operaciones que se vincularon a "413 personas muertas, a veces disparadas a quemarropa". El modo de actuación de las OLP era muy concreto: enviaban a cientos de militares armados a un área, a veces usando vehículos blindados y helicópteros, y allí desplegaban su operativo, generalmente violento. En la zona de Santa Rosa de Agua de

de 2017, su desaparición no implicó la ausencia de nuevas irregularidades, pues "continuaron las ejecuciones extrajudiciales", se señala. "Dos fuerzas de seguridad, el CICPC y las Fuerzas de Acción Especial (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), fueron responsables del 59% de todos los homicidios cometidos por las fuerzas de seguridad en el período que se examina y fueron los autores de las ejecuciones extrajudiciales", acreditó el trabajo de los enviados de la ONU.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 29


INFORME

La nueva encíclica del Papa se encomienda a Carlos de Foucauld. Algo más que un gesto, que delata el trasfondo misionero de la carta rubricada por Francisco en Asís. Su dimensión social y su invitación a construir un mundo nuevo, desde la fraternidad y la amistad social, hacen el resto para entroncar con lo más profundo de la misión ad gentes, con el día a día de los sacerdotes, religiosos y laicos volcados en la evangelización y que van de avanzadilla en su aplicación.

N

o se presenta como una encíclica específicamente misionera. Ni nace desde ese presupuesto. Sin embargo, basta con asomarse a Fratelli tutti para descubrir que el sello ad gentes empapa de principio a fin la tercera encíclica de Francisco. Firmada el pasado 3 de octubre en Asís, sobre la tumba del poverello, el documento magisterial se ofrece como una hoja de ruta para la humanidad. Y lo hace con una mirada encarnada en el aquí y el ahora: “El dolor, la incertidumbre, el temor y la conciencia de los propios límites que despertó la pandemia, hacen resonar el llamado a repensar nuestros estilos de vida, nuestras relaciones, la organización de nuestras sociedades y sobre todo el sentido de nuestra existencia”. Desde ahí, el Papa propone un modelo alternativo al actual orden mundial, sobre las bases de lo que denomina “un nuevo sueño de fraternidad y de amistad social que no se quede en las palabras”. Y lo hace encomendándose a uno de los “santos misioneros” por excelencia, el beato Carlos de Fou30 misioneros

cauld, al que define como aquel que “hizo un camino de transformación hasta sentirse hermano de todos” desde “una identificación con los últimos, abandonados en lo profundo del desierto africano”. Con este punto de partida, se van desarrollando 287 puntos dirigidos a “todas las personas de buena voluntad”, a quienes insta a sumarse a esta particular revolución, que no es otra que la de mimetizarse con la parábola del buen samaritano, esa que cada día es el resorte vocacional de los miles de misioneros repartidos por los cinco continentes. Una empresa que, tal y como señala la carta, solo es posible desde una “Iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad para tender puentes, romper muros, sembrar reconciliación”.

Hacerse prójimo

Con ocho años como misionera en Corea del Sur a sus espaldas, María Jesús Hernando ha encontrado en la encíclica “el reflejo de

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

María Jesús Hernando


muchas cosas que no era capaz de expresar sobre la misión”. “Ver cómo el Papa habla de la fraternidad universal me ha hecho caer en la cuenta de la necesidad de dar un salto desde la idea de que no hay que acercarse al prójimo, sino hacerse prójimo”, explica esta profesora de Religión en Secundaria y Bachillerato en Ciempozuelos, que además imparte “Vocación misionera” y “Didáctica de la religión” en la Universidad Eclesiástica San Dámaso, en Madrid, y en la Rey Juan Carlos. “Francisco verbaliza ese sentimiento que yo he experimentado de que mis manos necesitan ampliarse, no solo para extenderlas a otros, sino para extenderlas con

otros, para que la misión que nos es encomendada tenga más fuerza, porque está claro que solo no puedo, porque soy débil y frágil”, plantea. Hernando es además delegada episcopal de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso de la diócesis de Getafe, donde vuelca toda su experiencia de haber compartido vida y misión con budistas, confucionistas y cristianos evangélicos. Por eso es especialmente sensible a la llamada del Papa a estrechar las relaciones entre las diferentes confesiones, que se forjó con el Documento de Abu Dabi y que ahora despega aún más con la encíclica: “Es el momento de dialogar con las otras religiones, sin

ponernos marcas o matrículas, sino desde un «todos juntos» como seres humanos creados por Dios”. “En Corea del Sur viví lo que puede llegar a enriquecer el diálogo interreligioso en el encuentro cotidiano, en un espacio donde la Iglesia católica tenía más relación con los budistas que, incluso, con las otras confesiones cristianas, más preocupadas de defender su pequeña parcela”, apunta Hernando. Este compartir la ha llevado incluso a hacer ejercicios en un templo budista durante cuatro días. “No me dejaron tener mi Biblia a mano, lo que hizo que fuera un tiempo duro. Pero me permitió apreciar la riqueza de sus textos, y agradezco como católica

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 31


que me abrieran las puertas para vivir y orar como un monje más”, recuerda; la experiencia también le sirvió para “reafirmarme muchísimo más en mi fe”. “Ahora les valoro más, pero también me siento más convencida de la salvación de Jesucristo”, sentencia. Desde esta vivencia personal y el estudio de la cuarta religión más importante del mundo, hoy destaca cómo le ha permitido crecer “en el sentido del silencio, la meditación y la espiritualidad, la prudencia y el respeto”. “No quiere decir que los cristianos no lo tengamos, pero en ellos se palpa en su día a día; por ejemplo, en la conciencia de lo sagrado, en el gusto por la contemplación o en el cuidado de los mayores, que no veo en Occidente”.

pa de estudiantes, sino porque sabe que “encontrarnos en estas pequeñas tareas no es solo un mensaje para la Iglesia, sino para el mundo, de que lo que propone Francisco en Fratelli tutti se puede aterrizar en lo concreto”.

Visión universal

Esta apuesta por el diálogo interreligioso como constructor de fraternidad la vive ahora en España, desde el voluntariado que desde hace dos décadas capitanea en el complejo asistencial San Benito Menni de Ciempozuelos, de las Hermanas Hospitalarias. Una entrega a la que hace 14 años el Ministerio de Asuntos Sociales otorgó el Premio Estatal de Volunta32 misioneros

riado por su compromiso, que recogió en Gijón de manos de los Príncipes de Asturias. “Desde hace diez años, promovemos un voluntariado intergeneracional con todos los alumnos del instituto, y también participan jóvenes musulmanes y no creyentes”, explica entusiasmada. No solo porque algunos de ellos continúen hoy allí a pesar de haber concluido su eta-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

“La encíclica invita e, incluso exige, a los cristianos que tengan una visión universal. Esta perspectiva es eminentemente misionera”, aprecia Eloy Bueno, catedrático de Teología Dogmática de la Facultad de Teología de Burgos. Y es que esa ruptura de las fronteras hacia el concepto de una hermandad global, que va intrínseco a la vocación de quienes dejan su tierra para evangelizar, es la que vertebra la encíclica. “Esta perspectiva se fundamenta en la creación, en un Dios que hizo a todos los seres humanos iguales, pero tam-


FRATELLI TUTTI

Foto: Mundo Negro

bién en ese amor que emana del Evangelio y que se dirige a todos sin distinción, por el mero hecho de ser personas”. El investigador burgalés tumba la tesis de que la propuesta del Papa sea una entelequia inalcanzable: “La utopía no es tal, si no nos circunscribimos únicamente a entenderla como lograr la situación ideal y perfecta, sino ajustándola a las coordenadas del mundo real, donde cada uno, en su circunstancia, puede hacer realidad ese cuidado del otro, la acogida al diferente, la atención al más frágil”. Desde ahí, pone precisamente como ejemplo las obras y proyectos que han puesto en marcha e impulsan sacerdotes, religiosos y laicos que buscan, mediante la promoción de los derechos y de la dignidad de aquellos pueblos a los que son enviados, hacer realidad el Reino de Dios. “Ellos van de avanzadilla y,

INFORME

por definición, se encuentran en lugares idóneos, en los que ya están aplicando la encíclica, dando cuerpo y vida a esos principios en lo cotidiano”, comenta. Además, ellos también, sin buscarlo, son referente de ese “diálogo con todos” que defiende Fratelli tutti: “El Papa rescata esta actitud eminentemente misionera, que propone un encuentro con el otro desde la propia identidad, para abordar los temas que nos son comunes, desde la escucha mutua,

desde lo local, quienes dejan su país para ir a otro lugar y hacerse “próximos” al que a priori estaba lejos “nos ayudan a tener una visión universal”. En este sentido, también recuerda que “actuar solo en lo concreto, sin tener un horizonte, sería mezquino. Sin embargo, el Papa es capaz de abordar y plantear los dos planos a la vez”. Para el teólogo, resulta igualmente interesante cómo la encíclica hace hincapié en el “nosotros”. Hasta en 40 ocasiones Francisco

tanto con las demás confesiones, como con los no creyentes”. Por eso considera reseñable el hecho de que Francisco confiese al final del documento que le han motivado para sacarlo adelante, no solo el gran imán Ahmad Al-Tayyeb, sino “otros hermanos que no son católicos: Martin Luther King, Desmond Tutu, el Mahatma Mohandas Gandhi y muchos más”.

escribe explícitamente el pronombre de la primera persona del plural. “Necesitamos constituirnos en un «nosotros» que habita la casa común”, llega a afirmar Francisco. “El misionero no actúa y no va por cuenta propia, sino que tiene que sentirse enviado por una comunidad cristiana”, detalla el profesor, quien se detiene en el hecho de que “este envío lo situamos como parte de esos procesos que genera toda propuesta del Papa: una comunidad creyente que le respalda y acompaña”. Es más, también Eloy Bueno encuentra pistas sobre cómo ha de configurarse la misión ad gentes del futuro: “La carta refleja la

Doble plano

Eloy Bueno tiene claro que el órdago que el Papa pone sobre la mesa, para que el planeta se configure como una familia, los misioneros “lo traducen en lo concreto y cotidiano”. O lo que es lo mismo:

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 33


I N F O R M E FRATELLI TUTTI

Eloy Bueno y José María Calderón, director nacional de OMP-España

evolución de la concepción misionera de la Iglesia. Aunque pueda sonar algo técnico, hoy la misión es postcolonial, postmoderna, en el sentido de que ya no es simplemente unidireccional”. Así, el concepto basado en la idea de que desde Europa se envía a gente ya ha caducado. “El Papa nos sitúa en un mundo complejo, donde la multilateralidad ofrece una nueva perspectiva, que rompe con la concepción etnocéntrica que teníamos. Su34 misioneros

pone una toma de conciencia del mundo que vivimos y, desde ahí, descubrir todas las posibilidades que la Iglesia puede aportar”. “En un mundo fragmentado y dividido, que ha generado periferias por doquier, plagadas de divisiones y exclusiones, la red que configura la Iglesia la convierte en la única institución capaz de tejer ese hermanamiento, haciéndose presente en todos esos rincones”, valora el catedrático. “La motiva-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

ción última de la encíclica es superar toda barrera y darle la vuelta a un planeta fragmentado, que se encuentra sumido en lo que Francisco ha definido tantas veces como una guerra mundial a pedazos, acentuada por la pandemia”. Por lo tanto, aprecia que “no es forzar la lectura de Laudato si’ y Fratelli tutti decir que ambas son de por sí un acto misionero, en cuanto que el Papa se abre a todos y es sensible a las necesidades de todos”; y esto, desde ese postulado que planteó Francisco en el momento extraordinario de oración en la plaza de San Pedro el pasado marzo, en absoluta soledad: “Todos tenemos las mismas dificultades, estamos en una misma barca. O nos salvamos todos o nos hundimos todos. El Papa ha tomado la iniciativa para que salgamos de esta, en un ejemplo de cómo primerear”. JOSÉ BELTRÁN


Lázaro Bustince, padre blanco:

“Es la mejor medicina para la humanidad”

“E

s la mejor medicina para una humanidad que lucha por superar el coronavirus y otras pandemias todavía más graves, como el hambre, el desempleo, la trata de personas, el tráfico de armas, un sistema capitalista injusto de raíz, la corrupción, el saqueo de recursos naturales...". Es el primer balance que hace Lázaro Bustince, padre blanco que ha vivido 52 años en África, 35 de ellos en Uganda, volcado en la formación de líderes laicos y religiosos, con la Doctrina Social de la Iglesia como referente. Entre las iniciativas que el director de la Fundación Sur ha promovido, se encuentra el Centro Justicia y Paz Juan Pablo II, impulsado por siete congregaciones misioneras y que vendría a ser una iniciativa profética de lo que ahora recoge la encíclica papal. Así, esta plataforma busca capacitar tanto a maestros de educación primaria y secundaria, como a otros líderes sociales, "para ser constructores de un desarrollo justo y sostenible, una buena gobernanza e impulsar la convivencia social". "Este mensaje del Papa sobre la fraternidad y la amistad social penetra profundamente en la mente, corazón y experiencia de la mujer y el hombre africano", confiesa el misionero, que explica cómo "la dimensión comunitaria es la característica más fundamental de todas las sociedades africanas que he conocido". Desde esta realidad, a este misionero le resulta complica-

do reducir el documento a una única frase. Se multiplican. Para él, "la dignidad humana, junto con el bien común, es la roca de toda la enseñanza del papa Francisco, como resalta en Laudato si' y en esta encíclica social, y como lo es para toda la Doctrina Social". "A veces tengo la impresión –reflexiona– de que en Occidente nos vamos deshumanizando, porque se debilita el respeto por la dignidad personal y el compromiso por el bien común". Y pone un ejemplo: "La forma de tratar a los inmigrantes africanos y de tratar al continente en los medios de comunicación delata

una bendición para las dos partes". El religioso saca pecho al asegurar que, "en África, puedes entrar en cualquier casa, sobre todo en las zonas rurales, y siempre encontrarás acogida, cuidado, comida y conversación". En definitiva, una "cultura del cuidarse mutuamente, donde la familia es extensa y abierta, base de su estilo de vida". "El contacto con los pueblos africanos nos puede ayudar a ser más humanos", propone. Desde ahí, apoya la idea del Papa de "construir un mundo nuevo" frente a los fundamentalismos: "Podemos buscar juntos

un proceso de deshumanización". Como alternativa, sueña con "políticas solidarias para el desarrollo de los países de origen, y acoger a los migrantes que llegan como un don enriquecedor para todos, como

la verdad en la escucha mutua y el diálogo, que aportan sabiduría. El camino de una fraternidad local y universal solo puede ser recorrido por espíritus libres y dispuestos a encuentros reales".

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 35


ENTREVISTA Juan Antonio Ayanz, misionero espiritano, 32 años en Camerún

“El diálogo interreligioso es uno de los grandes desafíos de la Iglesia en África” Bien puede decirse que, dada su gran diversidad, tanto cultural como geográfica, es una suerte de "África en miniatura". Asomada al golfo de Guinea, Camerún –bautizada así por los portugueses, que se toparon con una asombrosa abundancia de "camarones" en sus aguas– tiene playas y desierto, montañas, selva y sabana. Y tiene más de 200 grupos étnicos y lingüísticos diferentes. Aunque mayoritariamente cristiana, también hay diversos credos y religiones. Una quinta parte de la población, sobre todo en el norte, es musulmana. La República de Camerún –reflejo, cifra y resumen de todo un continente– tiene, en fin, un buen puñado de misioneros, nativos y extranjeros. Uno de ellos es Juan Antonio.

36 misioneros

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

¿Quién es Juan Antonio Ayanz Otano? Yo soy navarro. De un pequeño pueblo de la merindad de Sangüesa. Soy de Reta. Reta está en el valle de Izagaondoa, al sureste de la capital, a solo 30 kilómetros de Pamplona. Allí nací hace 65 años. En medio de una familia bien numerosa y campesina. En casa, éramos ocho. Los padres –Julián y Jesusa–, ya fallecidos, y seis hermanos. Yo, el benjamín. ¿Cómo y cuándo surgió la vocación misionera del menor de los hermanos Ayanz? La llamada a la misión me llegó un día que fui a la parroquia de mi barrio, en Pamplona. Allí conocí a un grupo de misioneros espiritanos que habían venido para

hablarnos de la misión que ellos realizaban en África. Para mí, fue un choque bien fuerte y, a la vez, una llamada gozosa. Tras unas semanas de reflexión, decidí no pensarlo más. Me puse en contacto con ellos. Me invitaron “a venir a Madrid”; y... “a ver qué pasa”. Y pasó lo que tenía que pasar. Así empezó todo. Antes de dar el salto a la misión, era requisito indispensable pasar por una adecuada formación... ¡Claro! Primero tuve que estudiar Filosofía y Teología. Lo hice en las facultades que los jesuitas tienen en San Cugat del Vallés (Barcelona). Luego pasé a Deusto, en Bilbao. Y, más tarde, a Comillas, en Madrid. Concluida la etapa de formación, llegó la hora de la ordenación. ¿Dónde, cuándo y quién te ordenó? Eso ocurrió en 1984, y en Aranda de Duero, donde la congregación del Espíritu Santo y del Inmaculado Corazón de María tiene casa y está al frente de varias parroquias de esa castellana tierra. Presidió la ceremonia monseñor José Capmany Casamitjana, obispo catalán –fallecido en 1995–, quien, por aquellos días, era director nacional de las OMP. Alcanzado el orden sacerdotal, ya estabas en condiciones de lanzarte a la aventura de la misión. Sí; cumplida la formación, fui enviado a Camerún en el año


“A

spiramos a entablar una buena relación, y a tejer una sólida y firme amistad con la comunidad musulmana”.

1988. Y allí sigo. En Camerún trabajamos un centenar de espiritanos. La mayor parte, cameruneses. En toda África, los espiritanos somos unos 2.000. Camerún es casi tan grande como España: 475.440 km². Está habitado por más de 24 millones de habitantes, casi la mitad de los que tiene nuestro país. ¿Cuál fue tu destino concreto? Los primeros diez años los pasé en la parroquia del Espíritu de Pentecostés, de Bogo, fundada por los Misioneros Espiritanos en 1982. Bogo se encuentra a 40 kilómetros de Marua, la capital de la región del extremo norte del Camerún. Una mayoría musulmana puebla Bogo. La mayor parte son los fulbe. Su presencia se remonta varios siglos atrás. Pero no son los únicos. También hay una decena de tribus venidas de la región y del vecino Chad. El lago que da nom-

bre a ese país está menos de 300 kilómetros al norte de Marua. ¿Cuáles, vuestros objetivos? Principalmente, dos: construir y organizar las comunidades cristianas. Esa, nuestra tarea principal. Pero no la única. También aspiramos a entablar una buena relación, y a tejer una sólida y firme amistad con la comunidad musulmana. El encuentro con esta comunidad me empujó a ahondar en el conocimiento del islam y del árabe. En diálogo con mi obispo y mis superiores, decidimos que yo debía viajar a Egipto y a Roma para, en el Pontificio Instituto de Estudios Árabes, recibir una más profunda formación que me permitiera afrontar con mayor capacidad el desafío del acercamiento al mundo islámico. En esas estuve un par de años: de 1998 a 2000; dos años que me enriquecieron mucho. Me capacitaron, más y

mejor, para poder acometer mi futura misión. Entonces, Juan Antonio retomó su trabajo misionero en medio de un barrio musulmán... Sí. De regreso a Marua, fui enviado a una parroquia espiritana en un barrio musulmán. Allí, en Dualare, estuve 13 años. El propósito: abrir la pastoral de la parroquia a nuestros hermanos musulmanes del barrio. Con ese fin, creamos la biblioteca para los jóvenes, cristianos y musulmanes, y también la Casa de la Mujer de Dualare. Allí, cristianas y musulmanas aprendían juntas corte y confección. También se hacían expertas en el teñido de tejidos, o eran alfabetizadas, si así lo necesitaban... Todo ello, para mejorar su vida. Tendíamos pequeños puentes de encuentro y de amistad, que son un verdadero camino hacia la paz y la convivencia. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 37


ENTREVISTA

¿Cuál, el momento más duro en esa larga labor? El peor trance de esa aventura lo seguimos viviendo aún hoy. Es la violencia terrorista del movimiento yihadista Boko Haram. En nuestra región, comenzó en 2013. Y, todavía, no sabemos cuándo acabará. El extremismo islámico ¿es “el gran problema” de la región? La crisis provocada por Boko Haram constituye uno de los episodios más dolorosos y perturbadores de la historia de nuestra región, desde la yihad que lanzó Usman dan Fodio al comienzo del siglo XIX. Nacido en nuestra vecina Nigeria, este movimiento yihadista ha extendido sus tentáculos para golpear Camerún, Chad y Níger. Y sus efectos han sido devastadores: desplazamientos forzosos de poblaciones enteras (cientos de miles) y pérdida de vidas humanas (más de 20.000 en toda la región y más de 2.000 muertos solo en Camerún); también, pérdidas materiales y un mal funcionamiento de todo el tejido económico de nuestra región. Una región que ya era vulnerable, por distintas razones. ¿Cuál ha sido el caldo de cultivo en el cual han echado raíces tanta violencia y tanto fanatismo?

38 misioneros

Boko Haram no solo hunde sus raíces en la situación de pobreza de la región, en el paro juvenil y en la falta de futuro de los jóvenes. Una de sus raíces también está en el islam. Pero no en el islam más genuino. Más que ahí, está en dos “movimientos islámicos” contemporáneos: el de los Hermanos Musulmanes, fundados por Hasan alBanna en Egipto, en 1928; y la Sa-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

lafiyya o el movimiento salafista que nació en Arabia Saudí y que, siendo un islam “sectario“, se ha convertido, casi, en el “islam oficial”. Atención, ninguno de los dos movimientos predica la yihad, ni la violencia extremista. Pero el “espíritu” de dichos movimientos, su manera de comprender el islam y de leer el Corán, sus objetivos, son el “caldo de cultivo“ de la radicalización y del paso a la violencia extrema para imponer al mundo dichos objetivos (estado islámico, aplicación de la sharia, califato...). Y ¿qué hacen los cristianos ante esa situación? La ACADIR (Asociación Camerunesa para el Diálogo Interreligioso) fue creada en 2006 a iniciativa de la Iglesia católica; aunque su nacimiento venía preparándose desde hace décadas. Los miembros fundadores son la Iglesia católica, las Iglesias protestantes de la CEPCA, la Iglesia ortodoxa y la comunidad musulmana. Su finalidad, ser una


estas reuniones nació el proyecto de tener una Casa del Encuentro para desarrollar nuestras actividades conjuntas y progresar en el acercamiento y el diálogo. Alquilamos la sobredicha casa en 2016. Es la sede del Consejo Regional de la ACADIR y el lugar de todos nuestros encuentros, coloquios, foros, talleres con jóvenes, con mujeres, sobre la resolución de conflictos... Además, en la Casa del Encuentro tenemos un Centro de Información islamocristiano con unos 1.000 volúmenes. Ese Centro está abierto seis días por semana a toda la población

“T

mensajes alternativos a los discursos de Boko Haram, que tradujimos del árabe y hausa. Sesiones de sensibilización de líderes religiosos, responsables de asociaciones de mujeres y jóvenes y maestros de escuelas coránicas nos ayudaron a comenzar el proceso de reconciliación entre ex militantes de Boko Haram y la población en las localidades de Blangwa, Fotokol, Limani y Kolofata, “puntos calientes” de nuestra región. También hemos realizado encuentros en más de una docena de ciudades y grandes pueblos de

endemos pequeños puentes de encuentro y de amistad, que son un verdadero camino hacia la paz y la convivencia”.

plataforma de diálogo entre creyentes de diversas religiones y entre las religiones y el Estado camerunés, con el fin de promover la paz, la concordia y el progreso social en el país. ¿Es posible el diálogo entre cristianos y musulmanes? ¡Claro que sí! A partir de 2013, la salvaje violencia de Boko Haram en nuestra región nos empujó, tanto a cristianos como a musulmanes, a multiplicar nuestros esfuerzos para trabajar juntos por la paz y el desarrollo en esta zona. De una de

de Marua. Sobre todo, a estudiantes y universitarios. ¿Qué estáis haciendo en la actualidad? Actualmente, trabajamos con varias organizaciones de Naciones Unidas. El objetivo, frenar la radicalización de los jóvenes hacia Boko Haram. Y, por otra parte, también, reinsertar a los jóvenes que fueron enrolados por Boko Haram y que, ahora, “se arrepienten”. Hemos colaborado con el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la concepción de

nuestra región, para crear plataformas de diálogo islamo-cristiano que analizan las dificultades y conflictos entre cristianos y musulmanes –que no faltan–, e intentan resolverlos con el fin de mejorar la cohesión social, la amistad y la posibilidad de trabajar juntos por el desarrollo de dichas ciudades y pueblos. ¿Llegará el día en que grupos como Boko Haram no tengan ninguna razón para existir? Nuestra esperanza es que estamos poniendo las bases para NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 39


“P

ara la Iglesia, el diálogo con los creyentes de otras religiones es parte constitutiva de la misión que Cristo le ha confiado”.

que movimientos como Boko Haram no puedan nacer ni desarrollarse en medio de nosotros. También decimos con claridad a nuestros amigos y hermanos musulmanes que, para vencer a Boko Haram, no bastan las coaliciones internacionales ni los militares. También hace falta que el islam, que les sirve de base y raíz, vuelva a recuperar su identidad original. Ellos tendrán que vencer esas corrientes islámicas. El pluralismo y la diversidad religiosa, tan abundantes en el Camerún actual, ¿representan un obstáculo para vuestro trabajo misionero de hoy? Creo que no. La Iglesia, a partir, sobre todo, del Concilio Vaticano II, considera que el diálogo con los creyentes de otras religiones es parte constitutiva de la misión que Cristo le ha confiado. La importancia que tiene el diálogo in-

40 misioneros

terreligioso no es una nueva estrategia misionera, ni una forma disfrazada de proselitismo. Tampoco un instrumento al servicio de la conversión del otro. No. No es un cambio de estrategia. Es un cambio teológico, nacido de la convicción de que el Reino de Dios no coincide con la Iglesia y de que las distintas religiones colaboran a su manera en la construcción de ese Reino. Es necesario que afirmemos juntos que el pluralismo religioso es un don de Dios, que respeta la libertad del hombre. También debemos afirmar juntos que ninguna tradición religiosa posee a Dios ni agota su misterio. No poseemos a Dios, no poseemos la verdad; somos más bien, unos y otros, peregrinos de la verdad, como le gustaba decir al papa Benedicto XVI. ¿Hay espacio y lugar para la esperanza en el camino por el

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

diálogo interreligioso, a veces tan tortuoso y difícil? Ese sendero es una aventura tan apasionante como exigente. Hay que aceptar un cierto éxodo: caminar sobre un camino distinto, donde nuestro lenguaje de fe, nuestros valores, nuestra vida espiritual no es comprendida o es mal comprendida. Donde no estás en tu casa, sino en la casa de otros. Este diálogo exige equilibrio personal y un enraizamiento profundo en tu propia tradición religiosa, apertura de espíritu, conocimiento de la fe del otro, respeto de nuestras diferencias y autenticidad en nuestra relación. Pero este dialogo interreligioso no deja de ser uno de los desafíos actuales de la Iglesia africana. Tiene una importancia capital para un futuro de paz en el continente y en el mundo. EFRAÍN ANGULO


ANIMACIÓN MISIONERA

Mons. Dal Toso José María Calderón

GRACIAS A LOS CATÓLICOS ESPAÑOLES

E

l presidente internacional de Obras Misionales Pontificias (OMP), monseñor Giampietro Dal Toso, ha enviado un videomensaje a los fieles católicos de España, agradeciéndoles su compromiso misionero. También el director nacional de OMP, P. José María Calderón, ha expresado su gratitud a todos los que han colaborado en el Domund, celebrado el pasado 18 de octubre. “Quiero agradecer a los católicos de España todo el aporte que dan a nuestras Obras Misionales Pontificias”, ha subrayado monseñor Dal Tosso en el vídeo. Y añade que esta contribución “manifiesta la gran sensibilidad misionera” que hay en vuestro país. “Hay muchísimos misioneros y misioneras españoles por el mundo: consagrados, sacerdotes, laicos. Pero están ahí porque detrás hay una comunidad, que es la comunidad cristiana española, que es muy fuerte y percibe con intensidad esta llamada a la misión. Por eso quiero agradecerlo mucho. También, por el trabajo que se hace a través de nuestra Dirección Nacional en España. Gracias”. Cabe recordar que “el país del Domund” es, después de Estados Unidos, la segunda nación del mundo que más colabora en la

Jornada Mundial de las Misiones. Juntos, ambos países aportan más de la mitad del Fondo de Solidaridad de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe (13,5% España y 38,7% EE. UU.). En 2019 nuestro envío a la misión a través de este Fondo fue de 10.527.782,81 euros. En una entrevista a Vatican News, monseñor Dal Toso reiteraba su agradecimiento a los católicos españoles: “Hay muchos misioneros y misioneras consagrados y laicos de España, y eso significa que la sensibilidad misionera todavía sigue muy fuerte”. En esta entrevista, el presidente de OMP animaba también a participar en la misión, encontrando cada uno su forma personal de hacerlo. A través de la oración, “que es la primera forma de participación”; “a través de la ofrenda financiera, porque la misión también necesita materiales concretos para ser realizada”; y “ofreciendo el propio sufrimiento”. Por su parte, el director nacional de OMP ha querido dar las gracias en primera persona a cada uno de los que, con su generosidad y esfuerzo, han sacado adelante este Domund tan extraño, marcado por la pandemia. José María Calderón subraya que la Iglesia en España es muy generosa con el

Domund, y eso es posible gracias a tantas personas que colaboran con su oración, su donativo y su esfuerzo –tanto particulares, como colegios y parroquias–. Como señala Calderón, el Covid ha multiplicado las necesidades en las misiones, no solo a nivel sanitario, sino, sobre todo, en cuanto a la pobreza. Y por otro lado, las restricciones sanitarias impuestas –reducción de aforos, imposibilidad de sacar las huchas a la calle...– han dificultado la celebración de esta Jornada como se hacía tradicionalmente, lo que ha puesto en riesgo la ayuda que las misiones reciben cada año. OMP ha intentado solventar esta situación proponiendo la edición del Domund más digital: con una página web donde se ofrecían los testimonios de seis misioneros en diversas partes del mundo de forma interactiva (www.domund.es); nuevos modos de donar, al alcance de la mano (Bizum al 00500); y la I Carrera Solidaria Virtual del Domund, en la que participaron en torno a 2.000 corredores en toda España, que lo contaron en redes sociales con el hashtag #CorrePorElDomund. La “Quedada misionera del Domund” en Twitter fue trending topic el 15 de octubre entre las 21.30 y las 22.30. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 41


EL CLUB SAN PABLO BURGOS, PREGONERO DEL DOMUND

Félix Sancho

Mons. Fidel Herráez José María Calderón

L

a única iniciativa a nivel nacional que, cara a la Jornada Mundial de las Misiones, se ha podido celebrar con la asistencia física de personas, aunque con el aforo limitado por las restricciones de la pandemia, ha sido la exposición El Domund, al descubierto, que en su sexta edición llegaba este año a la catedral de Burgos, con motivo de su VIII Centenario. En el marco de esta exposición, el tradicional Pregón del Domund fue pronunciado por Félix Sancho, presidente del club de baloncesto Hereda San Pablo Burgos, que este año se ha proclamado flamante campeón de la Basketball Champions League.

42 misioneros

El presidente del club acudió a la catedral de Santa María portando la copa que acredita a su equipo como vencedor de este torneo; “una pequeña joya dentro de este joyero incomparable que hace su octavo centenario”, dijo refiriéndose al majestuoso marco gótico que los acogía. Félix Sancho recordó los días del Domund en su infancia, cuando los amigos “se picaban” por ver quién había puesto más en el sobre. El pregonero agradeció además a OMP la oportunidad de pronunciar un pregón que le permitía “exaltar la figura de las misiones y la labor que llevan a cabo alrededor de todo el mundo”.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

“Soy creyente –dijo el presidente del Hereda San Pablo–, pero, aunque no lo fuera, debemos ser sinceros y reconocer y admirar profundamente a todos los que en su día se pusieron a disposición de Dios y de la Iglesia, aquellos que un día dijeron «Aquí estoy, envíame» y que se dedican en cuerpo y alma a las misiones. Siento una profunda admiración por todas aquellas personas que un día decidieron salir de la comodidad de sus casas para aterrizar en los lugares en los que la necesidad es más notable, con el único y noble objetivo de ayudar al prójimo. Creo es la acción más generosa que puede hacer un ser humano”. En este Domund de la pandemia, Félix Sancho señaló que, “en los tiempos más difíciles, debemos acordarnos de quienes dedican su tiempo y su esfuerzo a hacer del mundo un lugar mejor”: los misioneros; y también, de “aquellos que, con sus oraciones y aportaciones económicas, participan en el propósito común de la misión”. El arzobispo emérito de Burgos, Fidel Herráez, presidió el acto, acompañado por el director nacional de OMP, y se mostró contento por poder unir “fe y vida”; en este caso, el Domund, a un equipo de baloncesto. Monseñor Herráez indicó que el “Domund es una realidad muy importante que nos une”, y destacó que “no puede entenderse la vida cristiana sin la dimensión de universalidad, sin la dimensión del Domund, sin estar abierto a todos y saber que este anuncio que nos hizo Jesucristo es para todos, y que esto lo han tomado muy en serio tantos miles de mujeres y de hombres a lo largo de la historia”.


LOS OBISPOS LLAMAN A UN "ESFUERZO SOLIDARIO Y MISIONERO"

E

n las cartas escritas con motivo del Domund por los obispos españoles, estos han tenido muy presente la situación creada por la pandemia en nuestro país, pero han querido animar a los fieles a elevar la mirada para fijarse en quienes sufren habitualmente crisis como la que nosotros experimentamos hoy.

mia nos ha puesto a todos contra la pared”, los misioneros “nos recuerdan que es una gozada el ser testigos de Jesús en estos momentos donde la Luz de Jesucristo ilumina el drama de tantos sufrimientos que nos rodean. Todos debemos ser misioneros, sabiendo que la conciencia pasa por el bolsillo de nuestra generosidad con los misioneros.

que puede resultar paradójico que, en un año en el que todavía muchos lugares del mundo viven algún tipo de confinamiento, el Domund nos invite “a salir y a ser enviados”. Sin embargo, “la enfermedad, la desesperanza, la crisis económica... exigen, ahora más que nunca, nuestro esfuerzo solidario y misionero”, añade. Monseñor Asenjo cree que la

Monseñor García Beltrán, obispo de Getafe, afirma que “las misiones y los misioneros siguen necesitando de nuestra oración, afecto y ayuda material. Ellos viven permanentemente en la situación de crisis que vivimos nosotros ahora. Ojalá que no caigamos en la tentación que denuncia el Papa en su última encíclica Fratelli tutti: «Nos acostumbramos a mirar para el costado, a pasar de lado, a ignorar las situaciones, hasta que estas nos golpean directamente»”. Del mismo modo, el arzobispo de Toledo, monseñor Francisco Cerro Chaves, habla de la importancia de la “generosidad misionera en este tiempo de crisis”, y añade que, en esta situación en que “la pande-

Este Domund es una llamada a que se intensifique la vocación misionera como respuesta a un mundo necesitado más que nunca del Amor Redentor de Jesucristo”. Por su parte, el obispo de Terrassa, monseñor José Ángel Saiz Meneses, al recordar que el Domund se celebra “en un año marcado por los sufrimientos y desafíos causados por la pandemia del Covid19”, subraya que “la misión de la Iglesia adquiere un relieve especial, en particular con las personas más necesitadas en muchos países del Tercer Mundo, donde la Iglesia está en primera línea en la lucha contra el virus, la pobreza y el hambre”. El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, hace notar

pregunta “¿A quién enviaré?” es una llamada de Dios que nos interpela a todos, “especialmente en la actual crisis mundial”; y concluye que “la llamada a la misión, la invitación a salir de nosotros mismos, a superar nuestras fronteras y miedos, por amor a Dios y al prójimo, se presenta como una oportunidad para servir a los más necesitados e interceder por un mundo mejor”. Finalmente, el obispo de Vitoria, monseñor Juan Carlos Elizalde, sostiene que, “a más dificultades, mayor espacio para la fraternidad, el ánimo y la creatividad”; y subraya que la pregunta “¿A quién enviaré?” resuena este año “en una humanidad frágil, amenazada, vulnerable y más necesitada que nunca”.

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 43


RADIO MARÍA DEDICA UN NUEVO PROGRAMA A PAULINA JARICOT

R

adio María estrenó el pasado 8 de octubre un nuevo programa realizado por Obras Misionales Pontificias, “Paulina Jaricot, la mujer del Domund”, que dará a conocer cada semana

la figura de la mujer que llegó a desencadenar la campaña de cooperación y solidaridad con más solera de Europa. Con 19 años y gran entusiasmo misionero, esta laica francesa dio inicio

a la Obra de la Propagación de la Fe, responsable en la actualidad del Domund. El pasado 27 de mayo el papa Francisco firmaba el decreto para la próxima beatificación de esta mujer universal. El programa, dirigido por el padre José María Calderón, director nacional de OMP, cuenta con la colaboración del director de OMPress, Justo Amado, y del director de Illuminare, Rafael Santos. “Paulina Jaricot, la mujer del Domund”, se emite todos los jueves a las 6.00, y se puede bajar como podcast de la página web de Radio María. Con este nuevo espacio radiofónico, son ya cuatro los programas misioneros emitidos por Radio María en los que colabora OMP: el mencionado “Paulina Jaricot, la mujer del Domund”, “Iglesia viva”, “Iglesia en misión” y “La aventura de la fe”, este último, realizado por la Delegación Diocesana de Misiones de Valencia.

EL NUNCIO EN ESPAÑA PRESENTA EL DOMUND

L

a rueda de prensa organizada por la Dirección Nacional de OMP para presentar el Domund 2020 contó por primera vez con la presencia del nuncio de Su Santidad en España, monseñor Bernardito Auza. Este explicó cómo las nunciaturas de la Santa Sede en todo el mundo garantizan que el dinero llegue a su destino, puesto que son ellas quienes reciben y distribuyen las ayudas del Domund en los territorios de misión. Monseñor Auza afirmó que, en su amplia trayectoria diplomática, ha conocido de cerca el servicio que Obras Misionales Pontificias presta a la Iglesia universal, en especial a través del Domund, y ha subrayado que “el dinero del Domund ayuda a construir escuelas, parroquias, centros de salud, allá donde los Gobiernos no llegan”. En la presentación de la campaña, acompañaron al nuncio el director nacional de OMP, José María Calderón, y el comboniano Enrique Rosich, misionero en Chad. El padre Rosich, que ha conocido la primera generación de cristianos de este país, afirmó que la Iglesia en Chad es una Iglesia en crecimiento. En la diócesis de Doba, este comboniano es hoy el único blanco; en esta Iglesia local trabajan 27 curas de 14 nacionalidades, dando forma concreta a la catolicidad de la Iglesia.

OMP RENUEVA SU WEB INTERNACIONAL

C

on ocasión del Domund, la Jornada Mundial de la Obra de la Propagación de la Fe, Obras Misionales Pontificias ha estrenado una renovada página web internacional. La página https://www.ppoomm.va/es.html ofrece un aspecto más moderno y actualizado, con proyectos, testimonios y noveda-

44 misioneros

des sobre las OMP. También explica cuáles son las cuatro Obras Misionales Pontificias, cómo funcionan y cómo desde el Fondo Universal de Solidaridad se ha apoyado este año a las jóvenes Iglesias de África, Asia, Oceanía y América. El sitio recoge noticias destacadas de la misión, y da la posibilidad de descargar en PDF las publi-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

caciones de las Obras Misionales Pontificias internacionales, como los famosos Anales de la Santa Infancia y Omnis Terra. Desde la página hay un enlace a las 120 Direcciones Nacionales de OMP, que, en sus respectivos países, sirven a la labor de animación y cooperación misionera en las diócesis de todo el mundo. NÚM. 44, ABRIL DE 2004

misioneros 44


AY U D A M O S A . . .

Libia OMP España envía casi 65.000 euros

U

n país lleno de contrastes. Eso es Libia. Ocupa el cuarto lugar en la lista de las mayores naciones de África. Su superficie es tan grande como tres Españas y media: 1.760.000 km². Pero solo acoge a 6,3 millones de personas. Su densidad de población, bien flaca: cuatro habitantes por km². En España somos 94. Por no tener, ni ríos tiene Libia. Todos los años, los escasos cursos fluviales que la riegan desaparecen del mapa como por ensalmo. Al llegar la estación seca, se los traga la tierra. Con ayuda de tan abrumadores calores, todos se borran en un pispás. En Libia, vaguadas, torrenteras, arroyos, ríos y regatos son cauces secos la mayor parte del año. Por eso, en tan gran país, el suelo cultivado solo alcanza al 1,2 % de todo su territorio. Y solo el 0,2 % está destinado a la explotación agrícola de forma permanente. Por eso,

Libia está obligada a importar el 75 % de todos los alimentos que consume. Pero bien puede hacerlo. Lo hace, gracias, sobre todo, a las dos grandes columnas que sostienen su economía: el petróleo y el gas natural. En sus entrañas, Libia atesora las mayores reservas petroleras de todo el continente. Y además, el mayor acuífero del planeta: el de Nubia. Durante los 42 años de su largo mandato (1969-2011), el dictador libio coronel Muamar el Gadafi puso en marcha el mayor proyecto de ingeniería moderno. Una obra faraónica, capaz de convertir el desierto en un vergel. Así acometió la creación del Gran Río Artificial (1984-2002), un acueducto sembrado de pozos y con más de 4.500 kilómetros de gigantescas tuberías enterradas. Su coste, cifrado en más de 21.000 millones de euros, hoy permite que ciudades como Trípoli, Bengasi,

Sirte y otras, tengan agua corriente sin tener que pasar por desalinizar la que hay en el mar. Hasta 2011, Libia tenía el honor de contar con la esperanza de vida más alta de África: 77,6 años. Solo por detrás de Ceuta, Melilla, Canarias y la británica isla de Santa Elena, que, a la altura de Angola, surge en el Atlántico Sur, casi 2.000 kilómetros mar adentro, donde vivió y murió exiliado Napoleón. También hasta 2011, Libia tenía la renta per cápita más alta del continente negro, y uno de los índices más elevados en desarrollo humano (IDH).

Un país hecho añicos

La primavera árabe, que floreció en 2011 en todos los países musulmanes que se asoman al Mediterráneo, puso fin a la vida –un brutal linchamiento– y a la dictadura de Gadafi, pero no terminó granando los frutos de la paz y la libertad, como se esperaba. En lugar de apostar por el entendimiento, las facciones enfrentadas optaron por la violencia. Y tan cautivadora primavera acabó teñida de sangre, agitada y rota. Ahí, la Libia de hoy: un país hecho añicos. Tanto es así que, al cabo de una década, la nación sigue en pie de guerra, partida en dos y desangrándose. Al este, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), instalado en Trípoli y apoyado por Estados Unidos, Turquía y el Consejo de Seguridad de la

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 45


ONU. Al oeste, con sede en la costera Tobruk, el autoproclamado Ejército Nacional Libio, que capitanea, con “puño de hierro”, el ex coronel Khalifa Haftar, de 77 años. Cuenta con el respaldo de Rusia, Francia, Egipto, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Y, en el centro: el petróleo; la verdadera sinrazón que dispara la codicia de unos y otros, todos amparados por las grandes potencias,

que siguen trenzando sus oscuros tejemanejes desde la sombra.

Testimonio y anuncio

En medio de ese estado de cosas, tan inseguro como incierto, la Iglesia católica, insignificante al lado de la abrumadora mayoría del islam, sigue tratando de ser testimonio y anuncio de la Buena Nueva de Jesús. En la actualidad, por cada 10.000 habitantes, solo 25 son católicos en Libia. Es decir: la Iglesia libia de hoy tiene cerca de 16.000 bautizados. Es la misma Iglesia que, en el año 70, echó raíces en la franja costera romanizada y llegó a las diferentes tribus y clanes del desierto libio. Tanto que, en el año 189, esas tierras dieron a la Iglesia el primer papa africa46 misioneros

no de la historia: el martirizado Víctor I, que guio la barca de Pedro durante una década. Pero, en el siglo VII, el cristianismo desapareció. La franja costera y todo el Magreb fue conquistado por el califa Omar, y pasó a ser musulmán. Más adelante, en el siglo XVI, Trípoli fue tomada por el español Pedro Navarro, al servicio de Fernando el Católico, primero; y luego, por los caballeros de la Orden de Malta. Pero duró bien poco aquella “reconquista”. Los piratas berberiscos la ganaron de nuevo. Esta vez, para el Imperio otomano. Tiempos muy recios los que vive la Libia de nuestros días, abocada, como parece, a una guerra sin fin. A pesar de todos los pesares, aún hay un sitio pa-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

ra la esperanza. La fe también puede florecer en el desierto. Tal parece el convencimiento de los pocos católicos que allí viven. Y así lo expresaba el franciscano Sandro Overend Rigillo, de 61 años, administrador apostólico del vicariato apostólico de Bengasi, cuya catedral, uno de los mayores templos del norte africano, ahora está fuera de servicio.

Gracias a los donantes

El año pasado, desde España, la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe envió, con destino a dos de los tres vicariatos que hay en Libia –Trípoli y Bengasi (el tercero es el de Derna)– un total de 64.929,08 para poder afrontar los subsidios ordinarios y de la catequesis. Y también, para la adquisición y renovación de los necesarios visados que se exigen a los religiosos. En carta que dirige a José María Calderón, director de las OMP en España, el padre Sandro da cuenta del momento que viven allá. Tras desearle “¡la paz sea contigo!”, dice: “Quiero agradecerle de todo corazón el muy


apreciado subsidio que ha enviado al vicariato apostólico de Bengasi a través de la nunciatura en Malta. Aquí, en Bengasi, donde me destinó el papa Francisco, tuvimos que empezar desde cero, porque, como ya saben, el vicariato apostólico y la Iglesia fueron bombardeados en 2014. Como primer paso, fundamos el nuevo vicariato apostólico en un nuevo edificio alquilado. Tuvimos que amueblarlo y hacer todos los trabajos necesarios para tener un punto de referencia para la Iglesia católica en Bengasi. Las subvenciones que recibimos desde España nos están ayudando a formar los proyectos para el futuro de la santa Iglesia católica en Cirenaica y en Bengasi como el centro de la región”. Y añade: “También hemos adquirido un modesto coche para poder hacer frente a todas nuestras necesidades de movilidad. Todo esto se ha hecho en estos últimos ocho meses. Es solo el primer paso, pero espero en el Señor y su providencia para todos los proyectos venideros. Seguiremos amueblando el lugar y

comenzaremos a trabajar en un nuevo proyecto para la construcción de una nueva iglesia y los cuartos adyacentes. Extiendo mi más profundo agradecimiento a todos los creyentes españoles que nos han ayudado con sus oraciones y donaciones. Gracias por su apoyo y el coraje que nos ofrece para continuar y trabajar por la Iglesia católica en Bengasi”.

La Iglesia en Libia, llamada a dar callado testimonio en un medio islámico, es signo elocuente y clara luz para todos los musulmanes de buena voluntad. Y el mayor y más fuerte testimonio surge de los religiosos que trabajan en los centros sanitarios del país. Allí comparten su vida con los enfermos y los que sufren. TOMÁS TAMARREDO

Si estás interesado en realizar un donativo, puedes hacerlo en el número de cuenta ES25 0075 0204 9506 0006 0866. También, accediendo a la página web www.omp.es y pinchando en la opción "Haz un donativo".

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 47


C U LT U R A

Foto: LORENA VELASCO

La actual crisis sanitaria, que se ha extendido por los cinco continentes sin distinción, saltando todas las barreras y fronteras, tenía que dejar también huella en lo artístico. Un testimonio que resulta, una vez más, escalofriante por revelador y porque da fe de que la pandemia se ha desarrollado en este escenario mundial con todos los ingredientes de una tragedia. No falta, por supuesto, la catarsis.

48 misioneros

E

l proyecto, de corte humanitario, se llama Pandemia. Miradas de una tragedia. Y decimos “proyecto”, porque no solo es un libro, sino una campaña solidaria lanzada por la editorial Blume, encargada de publicarlo, junto con 24 fotógrafos latinoamericanos y españoles que “ofrecen de forma altruista su visión del Covid-19”, dicen los organizadores. La cuestión es que los beneficios obtenidos de su venta “servirán para ayudar a familiares de fotógrafos fallecidos mientras realizaban la cobertura informativa de la pandemia en diferentes países del mundo, y que se hallan en riesgo de exclusión social”, además de cubrir los gastos de producción. Para ello se ha abierto una campaña de

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

mecenazgo, activa hasta el próximo 21 de diciembre, con la idea en la cabeza, como subrayan, de que “una fotografía nunca refleja el profundo horror de una tragedia, pero sin ella carecemos de la prueba que documente nuestra memoria histórica”. El libro se editará en febrero de 2021, una vez se haya cerrado el crowdfunding y “siempre en función de la situación actual provocada por la pandemia”, puntualizan. Una memoria visual sobre la que ya es considerada, sin exagerar, “la mayor catástrofe que ha asolado el mundo en el siglo 21”, por sus estragos directos e indirectos. Según cifras oficiales, hay más de un millón de fallecidos y más de 35 millones de contagios a nivel mundial. “Con picos de


Foto: GERVASIO SÁNCHEZ

Foto: FABIOLA FERRERO

Foto: ANITA POUCHARD

más de un millar de muertes diarias en determinados países, los efectos de la pandemia superan con creces las cifras de víctimas de cualquier conflicto con armas convencionales”. Y lo más grave, añaden fuentes de este proyecto, “es que especialistas sanitarios nos recuerdan constantemente que estamos en el principio de su impacto letal”.

Memoria documental y visual

Estamos, por tanto, ante un testimonio visual que “pretende crear, a través de instantes y mi-

radas, una memoria documental y visual sobre la mayor crisis sanitaria universal”. Ahí están el español Andoni Lubaki, con su “Dystopia Covid Times”, casi realismo mágico; la argentina Anita Pouchard Serra, retratando a una mujer, por supuesto con mascarilla, en lo que parece un callejón oscuro sin salida, con un tosco carrito de la compra –es hora de aprovisionarse–, y una casa desvencijada que quizá represente el encierro; la estadounidense Darcy Padilla y su “San Francisco”, captando lo que se ve tras los rombos que dibuja la alambrada, en un elo-

cuente blanco y negro; o Diego Ibarra Sánchez, que trae las velazqueñas sombras de “The Phoenician Collapse”, un proyecto que, según su autor, “tiene como objetivo arrojar luz sobre las importantes consecuencias sociales desatendidas de Covid-19 y su impacto en Fenicia, al ser una radiografía del complejo tejido social libanés en un momento que el Medio Oriente permanece sin contar”. Porque Líbano, donde este fotógrafo reside, “navega a la deriva en la historia del Mare Nostrum, frente al ocaso del antiguo imperio de Fenicia”, en sus propias palabras, que alarga para denunciar que “los problemas de todo el mundo de Oriente Medio han pasado a un segundo plano en los boletines de noticias convencionales y, por lo general, están ausentes en las redes sociales”. Y más concretamente, se refiere a la crisis sociopolítica y económica libanesa, que, en su opinión, “se ha pasado por alto en la batalla contra el coronavirus, mientras el Líbano lucha por hacer frente al Covid-19”. Pero ahí están los datos: “El Banco Mundial advierte que alrededor de más de la mitad de la población del Líbano ha NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 49


C U LT U R A

caído por debajo del umbral de la pobreza, mientras el país alberga la mayor cantidad de refugiados per cápita del mundo”.

Una crisis en una crisis

El proyecto de Ibarra, que ha publicado su trabajo en The New York Times, Der Spiegel o Unicef,

tiene como telón de fondo “la prolongada crisis financiera del país, que llevó a la renuncia de su primer ministro en octubre” y que no ha hecho más que empeorar, debido a la pandemia. “Desde que comenzó el levantamiento del año pasado, la lira libanesa ha estado en caída libre, perdien-

Foto: JACKY MUNIELLO

do más de la mitad de su valor. Los precios de los alimentos se disparan. Hambrienta de dólares y ahogada de deudas, la economía del Líbano se hunde rápidamente”, explica. Y, para más inri, el coronavirus “se ha convertido en el último desarrollo de un colapso económico en curso; una crisis en una crisis”. La iniciativa cuenta también con la mirada sobre la tragedia de los venezolanos Fabiola Ferrero y Óscar B. Castillo; de los brasileños Felipe Dana y Miguel Río Branco, este último, residente en Rio de Janeiro, también pintor, director de cine y creador de instalaciones multitudinarias, que ha aportado aquí su relato fotográfico conjunto; nuestros Gervasio Sánchez y Ricardo García Vilanova; los mexicanos Guillermo Arias y Jacky Muniello; la colombiana Lorena Velasco; los peruanos Sylvia Torres y Moisés Saman; o el argentino Rodrigo Abd. En total, 12 mujeres y 12 hombres que son profesionales de referencia a nivel internacional a la hora de Foto: DIEGO IBARRA


“documentar hechos y situaciones de gran impacto social”.

Fotoperiodismo

“El fotoperiodismo a pesar de todo sigue siendo necesario”, apunta el prestigioso fotógrafo Enric Martí, curtido en Nicaragua y hoy en la histórica agencia de noticias estadounidense Associated Press, en el prólogo; el mismo texto en el que se pregunta: “¿Cómo se documenta una pandemia? ¿Cómo nos aproximamos fotográficamente a una historia global que nos afecta a todos de forma directa, sin caer en la repetición, en el estereotipo?”. La respuesta la han buscado, y la siguen buscando, sus colegas en este proyecto: “En esta muestra tenemos ejemplos de diferentes visiones desde distintas perspectivas. Trabajos como estos nos ayudan a entender lo importante que es que el fotoperiodismo sobreviva, como medio diferenciado y con una narrativa propia, a la globalización de su uso, y a veces abuso, en las redes sociales”, destaca. Ahí están esos rostros confinados detrás de los cristales, con tanta poesía como realidad, el aislamiento que en ocasiones resulta sobrecogedor, esos personajes que habitan entre la luz y la sombra, la cara visible de la pandemia junto a la elocuencia de las chabolas, la soledad que se presiente infinita, la enfermedad y esa muerte anticipada, el amor también y sin embargo... “Este grupo de fotógrafas y fotógrafos –continúa Enric Martí– ha documentado la vida diaria de sus sociedades, o su propia vida privada, en medio de una pandemia que probablemente esté cambiando nuestra forma de vivir por mucho tiempo”. MARÍA ÁNGELES CASTILLO

El fotógrafo gaditano Jorge Vilar retrata a este pueblo seminómada del noroeste de Namibia

Así es el poder de la mujer himba

C

on el título El poder de la mujer himba, el fotógrafo gaditano radicado en Gran Canaria Jorge Vilar ha querido dar a conocer la vida de este pueblo que habita la región de Kunene, situada en el noroeste de Namibia, semidesértica y conocida en otra época como Kaokolandia, poniendo el foco en el papel central que desempeña la mujer en la cultura. De hecho, el objetivo de esta exposición es ese: "Acercar la cultura matriarcal himba a nuestra sociedad y provocar una reflexión comparativa sobre el papel de la mujer en dicha cultura y en la nuestra". Lo curioso es que Vilar ya había viajado (con su cámara a bordo) por Ecuador, Jordania, Egipto o Dubái, hasta llegar a visitar incluso al círculo polar ártico, pero, sin embargo, "el continente africano ha sido el primero que ha despertado en él el deseo de exponer". El resultado es esta muestra organizada por la siempre dinámica Casa África, compuesta de 30 fotografías (26 de ellas en color y 4 en blanco y negro) sobre la que es considerada como "la tribu más bella de África", porque en ellos –que son seminómadas, viven de la ganadería y son los únicos namibios que aún conservan el estilo de vida de hace siglos– la belleza es tradición, aunque su nombre signifique "mendigos"; algo que, dicho sea de paso, nada tiene que ver con ellos, si acaso solo con su tendencia a la frugalidad. Una apuesta por vivir con muy poco que tal vez tenga su origen en el exterminio que sufrió en tiempos su población, en las sequías que se han cebado con ellos (sobre todo, la que en la década de los 80 terminó con casi la totalidad de su ganado, con las correspondientes consecuencias) y las continuas guerras de guerrillas que se han librado tanto en su país, como en la vecina Angola. NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 51


ene eltintero

C U LT U R A LIBROS

“Así empieza todo” Y así se llama el nuevo ensayo del periodista Esteban Hernández, que lleva como subtítulo el esclarecedor La guerra oculta del siglo XXI (editorial Ariel). Un libro que se presenta como “imprescindible para entender qué está en juego, quiénes ganan y quiénes pierden (en España y en el mundo), pero también una guía útil para comprender el futuro y poder actuar decisivamente en él”. Lo que ha hecho Hernández es “interpretar los hitos que convulsionan nuestro tiempo a través de analogías históricas y citas de alta cultura y cultura popular.

NOTICIAS

Trabajo decente en África La situación del sindicalismo en contextos africanos y los obstáculos y avances en la búsqueda del trabajo decente como aspiración entre los trabajadores del continente vecino centró la nueva edición del Foro Agenda 2030, de la mano de Alejandra Ortega Fuentes, ganadora de la última edición del premio de ensayo de Casa África, donde tuvo lugar el evento. Precisamente la conferencia de Ortega llevó por título el mismo de su obra, Por el trabajo decente en África. El papel de las organizaciones sindicales en el centenario de la OIT. Se vio específicamente el caso de jóvenes y mujeres, y se hizo el obligado análisis del momento actual marcado por la pandemia.

MÚSICA

Arte Sacro No pudo ser en primavera, por la crisis del coronavirus, así que con el otoño llega el Festival Internacional de Arte Sacro (FIAS), centrado en la música antigua y organizado por la Comunidad de Madrid. Una programación integrada por una quincena de conciertos que se extenderán hasta el 30 de noviembre y que pretenden dar a conocer el talento de jóvenes músicos españoles. La mayor parte de los conciertos se celebrarán en la basílica de San Miguel y son gratuitos.

CINE

“Pobre y a pie” Es el título de la película acerca de la vida y obra de Antonio María Claret que acaba de estrenarse y que servirá para conmemorar los 150 años de su muerte. Dirigida por Pablo Moreno, se basa en la investigación que hizo sobre el santo el escritor y también periodista José Martínez Ruiz, Azorín, en la década de 1930 para poner fin a la idea falsa que por aquel entonces se tenía de él. “Su vida atestigua que la llama del amor de Dios se extiende donde quiera que vaya un misionero, ya sea a una aldea o en una ciudad, a una isla desierta o a un palacio real. Es el fuego, a diferencia de otras pasiones, que sigue ardiendo sin quemarnos”, en palabras del padre Mathew Vattamattam.

NOTICIAS

Más clipmetrajes

Ya está en marcha la XII edición del Festival de Clipmetrajes que organiza Manos Unidas y que esta vez, con la crisis sanitaria mundial que tenemos encima, tiene como objetivo defender el derecho a la salud. La ONG define el ya veterano (y esperado) festival como “una actividad de educación para el desarrollo que tiene como objetivo promover, fundamentalmente entre los jóvenes, la conciencia social y el compromiso”. Todos los que quieran participar tienen que presentar a concurso un vídeo de un minuto de duración que haga visible la desigualdad en el acceso a los recursos sanitarios que sufren las personas más empobrecidas. La pandemia podría sumar hasta 132 millones de personas a los 690 que ya padecen hambre.

52 misioneros

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020


C U LT U R A

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 53


enelobjetivo ene elobjetivo Abres de par en par los brazos para desplegar a los cuatro vientos la pancarta del amor y la fidelidad. Y lo haces, además, con una amplia sonrisa de satisfacción y convencimiento: "Dios es fiel". Para el que cree y también para quien lo rechaza o, frívolamente, lo ignora. El ser humano es muy libre de olvidarse de Dios, pero Él siempre lo perseguirá con su amor. Caminará, respirará y trabajará a su lado. Vivirá en medio de su tarea, de su cotidianidad diaria. Y en los momentos de falta de entusiasmo, inseguridad o debilidad, le transmitirá fuerza, convicción y pasión. Dios, tozudamente fiel, nos quiere para llegar a ser buenos, no por serlo.

Toz 54 misioneros

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020


zudamente fiel NĂšM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 55


OBITUARIO

Germán Arconada,

misionero universal

E

l misionero padre blanco Germán Arconada del Valle se disponía a volver a Burundi, cuando la muerte le sorprendió el pasado 18 de octubre, después de un mes de tratamiento en un hospital de Madrid. Se encontraba en España de vacaciones, pero la pandemia, que nos asola de manera implacable desde hace varios meses, le obligó a alargarlas inopinadamente. Fue ella la que frustró su retorno al país que amaba y en el que ejer56 misioneros

ció su apostolado durante más de 50 años. Es bueno señalar, por su significado simbólico, que la muerte de Germán coincidió con el Domund, día especialmente dedicado a colectas y oraciones por las misiones. Germán tenía 83 años. No consiguió colmar su deseo de morir entre aquellos por quienes había consagrado su vida. Frente a su foto, de hace ya varios años, me fijo en su pelo blanco y en los numerosos y profundos surcos que cru-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

zan su frente, el bosquejo de la sonrisa que dibuja la comisura de sus labios y su mirada inquieta. Se trata de un rostro cansado, acaso más bien torturado, que nos habla de sufrimientos, de bondad que apacigua los ánimos, de firme decisión de realizar sus objetivos y deseo de despertar en los demás una sed de infinito, en búsqueda de una plenitud que conduce a un más allá del bienestar cotidiano. Germán lleva marcadas en su rostro las trazas fundamentales de su vida: bondad samaritana con los heridos del camino y oferta de reconciliación para sus hermanas y hermanos burundeses.

Gozos y duelos

Resumo el largo recorrido de la vida misionera de mi compañero y amigo Germán. Nació en Carrión de los Condes (Palencia) el 5 de mayo de 1937. Su vocación misionera se despertó en el ambiente del seminario diocesano de Palencia, adecuada cuna de muchos misioneros y misioneras. Al término de sus estudios de Filosofía, pidió ingre-

sar en la Sociedad de los Misioneros de África (Padres Blancos). Con ellos, en Bélgica, terminó su preparación al sacerdocio. Fue ordenado sacerdote en 1963, a sus 26 años. Al año siguiente, fue enviado a Burundi, en la región de los Grandes Lagos. Este escueto curriculum vitae esconde episodios gozosos y dolorosos. Burundi era un país pobre y apacible cuando Germán llegó a él por primera vez, pero pronto se convirtió en una región difícil y complicada. Pude cerciorarme de ello personalmente, durante una visita que hice al país en febrero del 2007. Burundi, que ya en mayo de 1972 había vivido unas horrorosas matanzas de origen étnico, que se saldaron con miles de víctimas, se recuperaba de otra guerra civil, de más de trece años de duración, con cerca de 300.000 muertos. En 2007, estaba todavía vigente el toque de queda. El viacrucis más doloroso que tuvo que soportar Germán en su vida misionera provenía de una realidad histórica secular del país: las


diferencias raciales. Burundi, a pesar de la decisiva opción de sus habitantes para abrazar el cristianismo, tiene enormes dificultades para superar las divisiones étnicas entre hutus y tutsis, así como el ostracismo al que ambas etnias tienen sometidos a los pigmeos, considerados como una raza inferior. Esas diferencias étnicas, y las polarizaciones culturales, humanas y políticas que de ellas se derivan, obligan a difíciles equilibrios de conciencia en el servicio pastoral. El mismo mandamiento del amor, el deber samaritano hacia el semejante necesitado, está expuesto en Burundi a interpretaciones sesgadas y manipulaciones políticas. Es difícil salir indemne de las guerras étnicas y partisanas. Lo fue para Germán en el ejercicio de su apostolado. Pero su larga permanencia en el país muestra que fue el hermano de todos, un hombre de paz y de reconciliación, un lazo de unión entre etnias y personas. Fue, testigo, como él decía, de “escenas horribles e insoportables”, pero también de admirables historias de ternura y de perdón entre hutus y tutsis. También los pigmeos batua fueron objeto de su interés. Uno de los recuerdos más agradables de mi corta es-

tancia en Burundi fue la visita que hicimos juntos, un domingo por la tarde, al padre blanco ugandés Elías Mwebembezi, apóstol de los pigmeos. Germán destinaba muchas de las ayudas que recibía a la promoción social de los pigmeos. Me agradó mucho el interés que tenía Germán para que conociese también el trabajo de su compañero ugandés. Hermosa solidaridad de un hombre que necesitaba ayudas para sus propios proyectos.

Los pobres, en el centro de la vida

Germán se interesaba por muchas cosas: la promoción del clero local, la alfabetización de

adultos, la construcción de escuelas y lugares de culto, la prensa parroquial, etc., pero, sobre todo, la ayuda a los más pobres. Ellos eran sus privilegiados; ellos eran los que estaban en el centro de su vida. No tenía ninguna dificultad para identificarlos. Los tenía siempre cerca, en su despacho parroquial y en la calle. Germán decía a menudo: “Si nos despegamos de los pobres, dejamos de lado el Evangelio”. Su última realización se concretaba en el desarrollo de un proyecto agrícola adaptado al contexto particular de Burundi, un país montañoso y pobre, de alta densidad demográfica, incapaz de alimentar a

su cada vez más extensa población. Su compasión samaritana le incitaba a buscar soluciones más estructurales que la pura solución caritativa a situaciones individuales. En Burundi, la agricultura es todavía muy tradicional. Además, el crecimiento de la población hace que la parcelación de los terrenos destinados al cultivo vaya reduciéndose cada vez más. Para poner remedio a dicha situación, inició un proyecto de construcción de algunos invernaderos con materiales locales muy baratos. Ello provocó en otros agricultores el deseo de hacer algo parecido. Alentado por los buenos resultados iniciales, Germán pedía ayuda para

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

misioneros 57


OBITUARIO

mejorar y modernizar el proyecto. A comienzos del año 2014, Germán fue destinado a España. No por ello disminuyó su impulso misionero. Él era conocido en muchas vicarías de Madrid. Consideraba su misión como la de un constructor de solidaridades entre la Iglesia de Burundi y la de España. Un hermoso eco de su actividad misionera aquí fue el testimonio del P. José María Calderón, trasladando su pésame a los Misioneros de África: “Me he enterado hace un rato de la muerte del P. Arconada... ¡Lo siento mucho! Y me uno a vuestro dolor y oración. Os digo en serio que Germán fue un referente para mí. Cada encuentro, cada vez que venía a verme, primero como delegado de Misiones 58 misioneros

de Madrid, ahora como director nacional de las OMP, era un regalo. Me ayudaban mucho sus reflexiones; aprendía de su experiencia”. Para nuestro compañero Germán lo importante de la misión tenía un hondo contenido espiritual. Así lo decía en 2009: “En nuestro mundo tan secularizado, fácilmente medimos al misionero por la cantidad de obras de promoción social que ha podido realizar en un país lejano. Debo confesar que, durante mucho tiempo, me pareció que las obras de promoción eran lo más importante de mi vida. Pero un día, a primeros de noviembre de 1993, Dios me tiró del caballo. Estaba con mi amigo Yayo junto al puente del río Ruvironza. Eran los primeros días de la guerra ét-

NÚM. 209, NOVIEMBRE DE 2020

nica. De pronto, entre las aguas turbias, vimos un cadáver mutilado que bajaba por el río. Al poco tiempo otro cadáver también mutilado era arrastrado... La imagen se me quedó grabada como una pregunta acuciante: tantas vidas sesgadas por los odios, tantas escuelas y dispensarios destruidos, ¿qué hemos hecho para que esto suceda? La respuesta me fue llegando como una convicción: lo más importante es favorecer la conciencia de fraternidad. La construcción de escuelas y dispensarios solo es evangelizadora si nace de esta fraterni-

dad que brota de la fe en Jesucristo, que nos une a todos, africanos y europeos, en un testimonio de amor”. La misión concebida como la realización de un sueño: la fraternidad universal. Una recomendación que concuerda con el mensaje tan hermoso del papa Francisco en su encíclica Fratelli tutti. Y, si ser misionero consiste en ser testigos del amor universal de Dios, Germán Arconada del Valle, mi amigo y compañero, lo ha sido en su vida, hasta la muerte. Descanse en paz. AGUSTÍN ARTECHE Misionero de África


Profile for OMP España

Misioneros Nº 209