Issuu on Google+

CARIDAD MUNDO TESTIGOS LUZ D

A COMUNID MISIÓN FE

TICIA BUENA NO

M 1


1

C A R I D A D

2

M U N D O

3

T E S T I G O S

4

L U Z

5

C O M U N I D A D

6

7

8

B U E N A M I S I Ó N

F E

N O T I C I A

En 8 líneas y 32 estaciones (40) de metro, resumimos la valiosa enseñanza de los siete mensajes para el Domund de Benedicto XVI (20062012) y el del Papa Francisco (2013): Actualización del documento sobre La actividad misionera de la Iglesia del Concilio Vaticano II. Refleja la conciencia misionera que tiene hoy la Iglesia de Cristo a la altura de nuestro tiempo histórico. Impresiona tanta hondura de fe, tan bien pensada y expresada, o sea, la teología que tan bien se explica. Renovar la explicación de la fe, con hondura cada vez más profunda, para que emerja la actualización necesaria que el Espíritu sugiera, es la única manera de vencer la inercia de la rutina a que se presta tan fácilmente la repetición anual de la misma jornada durante más de siete décadas.

Hay que repensar continuamente la fe que recibimos y cómo comunicarla a los que aún no les ha llegado. Pues la fe no es un objeto que se pasa mecánicamente de mano en mano. Esta inmensa tarea, siempre inacabada, requiere mucha entrega, mucho esfuerzo, mucho pensar, discernir, orar, hacer y enseñar en la variedad de los pueblos y culturas, en cada época, con sus problemas entrecruzados: culturales, económicos, sociales, políticos.

D.L. Granada 2751987 · 29 de junio 2013 Suplemento especial “Año de la Fe” (Nº 11) Edita Obras Misionales Pontificias · Dirección Diocesana de Granada Dirección Elías Alcalde Martín Diseño Jandro Martínez Puerta Domicilio C/ Casillas de Prats, 5 bajo · 18002 Granada (España) Tel. (00 34) 958 25 00 46 · granadamisionera@gmail.com


La misión de evangelizar Las palabras del papa Pablo VI sobre “qué es evangelizar” siguen siendo de total actualidad: “Evangelizar significa para la Iglesia llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con su influjo, transformar desde dentro, renovar a la misma humanidad: ‘He aquí que hago nuevas todas las cosas’. Pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos, con la novedad del bautismo y de la vida según el Evangelio. La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior y, si hubiera que resumirlo en una palabra, lo mejor sería decir que la Iglesia evangeliza cuando, por la sola fuerza divina del Mensaje que proclama, trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambiente concretos. Sectores de la humanidad que se transforman: Para la Iglesia no se trata solamente de predicar el Evangelio en zonas geográficas cada vez más vastas o poblaciones cada vez más numerosas, sino de alcanzar y transformar con la fuerza del Evangelio los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida de la humanidad, que están en contraste con la Palabra de Dios y con el designio de salvación” (La evangelización del mundo contemporáneo, nº 18-19).

M 3


La Iglesia en Misión

En el Año de la Fe para mejor compartirla, ofrecemos esta metáfora de metroMisión. Puede ser sugerente a sacerdotes, catequistas, profesores de religión, educadores cristianos, grupos de formación misionera...: Cada línea resume un mensaje de Benedicto XVI. La circular, alusiva a todos, es el del papa Francisco para este año, 2013. En el centro, Jesucristo, Luz del mundo. Dos líneas sugieren la cruz, signo de su amor y revelación del Dios–Amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo, origen y protagonista de la Iglesia Misionera. Se puede pasar de una línea a otra por estaciones comunes que refuerzan o amplían el mismo tema. O seguir el recorrido de una línea entera y captar el contenido expreso de cada mensaje. Zigzaguear las líneas para conectar unos puntos con otros, según el proceso de formación o de reflexión que se vea oportuno, cada semana, cada sesión, etc. Intercalamos tres puntos de encuentro sobre la misión ad gentes, la nueva evangelización y la cooperación misionera: para dialogar en grupo, reflexionar, actuar y orar.

¡SÚBETE! M 4

Bajo la superficie visible de la Iglesia, con sus claroscuros, corre toda una red muy tupida de misión compartida: Afecta a todos los entresijos de la vida de la humanidad en la aldea global que hoy parece el planeta tierra. Reconocemos humildemente tanta obra de la gracia de Dios a través de la actividad misionera de toda la Iglesia. La agradecemos a la vez que la acrecentamos cada día, para gloria de Dios y salvación del mundo. Oración y compromiso evangelizador se entrelazan en todas las comunidades cristianas en sus múltiples actividades hacia dentro y hacia todas las gentes, con el solo protagonismo del Espíritu Santo: Se anuncia la Palabra de Dios, se engendran, gestan, nacen y crecen las comunidades cristianas.


LÍNEA 1 CARIDAD JESÚS La misión, si no está orientada por la caridad, es decir,

si no brota de un profundo acto de amor divino, corre el riesgo de reducirse a mera actividad filantrópica y social. En efecto, el amor que Dios tiene por cada persona constituye el centro de la experiencia y del anuncio del Evangelio, y los que lo acogen se convierten a su vez en testigos. El amor de Dios que da vida al mundo es el amor que nos ha sido dado en Jesús, Palabra de salvación, imagen perfecta de la misericordia del Padre celestial. 

AMOR El amor fraterno que el Señor pide a sus “amigos” tiene

su manantial en el amor paterno de Dios. Dice el apóstol san Juan:  “Todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios” (1 Jn 4  , 7). Por tanto, para amar según Dios es necesario vivir en él y de él:  Dios es la primera “casa” del hombre y sólo quien habita en él arde con un fuego de caridad divina capaz de “incendiar” al mundo.

3

PUEBLO El auténtico celo misionero, compromiso primario de la comunidad eclesial, va unido a la fidelidad al amor divino, y esto vale para todo cristiano, para toda comunidad local, para las Iglesias particulares y para todo el pueblo de Dios. 

MISIONEROS Ser misioneros es atender, como el buen Sama-

ritano, las necesidades de todos, especialmente de los más pobres y necesitados, porque quien ama con el corazón de Cristo no busca su propio interés, sino únicamente la gloria del Padre y el bien del prójimo. Aquí reside el secreto de la fecundidad apostólica de la acción misionera, que supera las fronteras y las culturas, llega a los pueblos y se difunde hasta los extremos confines del mundo.

8

DOMUND La Jornada Mundial de las Misiones ha de ser una

ocasión útil para comprender cada vez mejor que el testimonio del amor, alma de la misión, concierne a todos, pues servir al Evangelio no debe considerarse como una aventura en solitario, sino como un compromiso compartido de toda comunidad. Mensaje de Benedicto XVI · La caridad, alma de la misión · 2006

M 5


LÍNEA 2

MUNDO

ORACIÓN La primera y principal aportación que debemos dar

a la acción misionera de la Iglesia es la oración… Que todas las comunidades eleven su oración al «Padre nuestro que está en el cielo», para que venga su reino a la tierra. Hago un llamamiento en particular a los niños y a los jóvenes, siempre dispuestos a generosos impulsos misioneros. Me dirijo a los enfermos y a los que sufren, recordando el valor de su misteriosa e indispensable colaboración en la obra de la salvación.

COOPERACIÓN Deseo vivamente que la cooperación misionera se intensifique, aprovechando las potencialidades y los carismas de cada uno. Asimismo, deseo que la Jornada mundial de las misiones contribuya a que todas las comunidades cristianas y todos los bautizados tomen cada vez mayor conciencia de que la llamada de Cristo a propagar su reino hasta los últimos confines de la tierra es universal.

8

GENTES Toda la Iglesia y cada Iglesia es enviada a las gentes.

El compromiso misionero sigue siendo el primer servicio que la Iglesia debe prestar a la humanidad de hoy, para orientar y evangelizar los cambios culturales, sociales y éticos; para ofrecer la salvación de Cristo al hombre de nuestro tiempo, en muchas partes del mundo humillado y oprimido a causa de pobrezas endémicas, de violencia, de negación sistemática de derechos humanos.

5

PROTAGONISTAS

6

IGLESIA Cristo es la fuente inagotable de la misión de la Igle-

Toda comunidad cristiana nace misionera, y el amor de los creyentes a su Señor se mide precisamente según su compromiso evangelizador. Podríamos decir que, para los fieles, no se trata simplemente de colaborar en la actividad de evangelización, sino de sentirse ellos mismos protagonistas y corresponsables de la misión de la Iglesia. sia. Invito a las Iglesias locales de los diversos continentes a tomar conciencia de la urgente necesidad de impulsar nuevamente la acción misionera ante los múltiples y graves desafíos de nuestro tiempo. Mensaje de Benedicto XVI · Todas las Iglesias para todo el mundo · 2007

M 6


Con motivo del nacimiento y bautizo de un niño, la boda de un familiar o amigo, la muerte de un ser querido, entabla alguna conversación que ayude a encontrar los motivos de fe auténtica para que la celebración sacramental sea un encuentro sincero con Jesucristo y con la vida de su Iglesia. Deja espacio para que manifiesten sus formas de pensar y sentir. Dialoga como Jesús hizo con la samaritana (Jn 4, 1-42)

PUNTO DE

EVANGELIZACIÓN

El encuentro con Cristo como Persona viva, que colma la sed del corazón, no puede dejar de llevar al deseo de compartir con otros el gozo de esta presencia y de hacerla conocer, para que todos la puedan experimentar. Es necesario renovar el entusiasmo de comunicar la fe para promover una nueva evangelización de las comunidades y de los países de antigua tradición cristiana, que están perdiendo la referencia de Dios, de forma que se pueda redescubrir la alegría de creer. La preocupación de evangelizar nunca debe quedar al margen de la actividad eclesial y de la vida personal del cristiano, sino que ha de caracterizarla de manera destacada, consciente de ser destinatario y, al mismo tiempo, misionero del Evangelio. (Mensaje de Benedicto XVI 2012: “Llamados a hacer resplandecer la Palabra de verdad”)

Seguro que tienes familiares, ENCUENTRO amigos, compañeros de trabajo, conocidos, que manifiestan no creer ya en el Señor. ¿Sabes por qué? Invítales a un paseo, a un café... y En tu comunidad o grupo parroquial dialoga con ellos: provoca una reunión para debatir los Comparte la experiencia de tu fe, sin porqués de tantas personas bautizadas, arrogancia ni orgullo, ni como dueincluso honradas, que ya no se sienten ño de la verdad. pertenecientes a la Iglesia: dialogar soCon naturalidad y sencillez comunibre los motivos que les hemos podido ca amigablemente, sin echar nada en dar y buscar juntos vías de acercamiencara, ni imponer nada, los motivos tos, comprensión y diálogo. de tu fe: deja la puerta abierta de la confianza para seguir compartiendo la vida en profundidad en otros momentos oportunos.

LA NUEVA

M 7


LÍNEA 3 TESTIGOS SAN PABLO El mandato misionero sigue siendo una prioridad absoluta para todos los bautizados, llamados a ser «siervos y apóstoles de Cristo Jesús». Como modelo de este compromiso apostólico, deseo indicar de manera particular a san Pablo, el Apóstol de los gentiles.

LIBERACIÓN La humanidad necesita ser liberada y redimida.

La violencia marca las relaciones entre las personas y entre los pueblos; la pobreza oprime a millones de habitantes; las discriminaciones e incluso las persecuciones por motivos raciales, culturales y religiosos obligan a muchas personas a huir de sus países para buscar refugio y protección en otros lugares

1

AMOR Contemplando la experiencia de san Pablo, comprende-

mos que la actividad misionera es respuesta al amor con el que Dios nos ama. Su amor nos redime y nos impulsa a la  missio ad gentes; es la energía espiritual capaz de hacer crecer en la familia humana la armonía, la justicia, la comunión entre las personas, las razas y los pueblos, a la que todos aspiran. Solamente de esta fuente se pueden sacar la atención, la ternura, la compasión, la acogida, la disponibilidad, el interés por los problemas de la gente y las demás virtudes que necesitan los mensajeros del Evangelio para dejarlo todo y dedicarse completa e incondicionalmente a difundir por el mundo el perfume de la caridad de Cristo.

COLABORADORES El obispo ha de esforzarse por hacer que

toda la comunidad diocesana sea misionera enviando presbíteros y laicos a otras Iglesias para el servicio de evangelización. Presbíteros, los primeros colaboradores de los obispos, sed pastores generosos y evangelizadores entusiastas. Religiosos y religiosas… llevad el anuncio del Evangelio a todos, especialmente a los lejanos, por medio de un testimonio coherente de Cristo y un radical seguimiento de su Evangelio. Laicos, sed testigos con vuestra vida de “una sociedad nueva, hacia la cual están en camino y que es anticipada en su peregrinación”. Mensaje de Benedicto XVI · 2008

M 8


LÍNEA 4

LUZ

SERVICIO Objetivo de la misión de la Iglesia es iluminar con

la luz del Evangelio a todos los pueblos en su camino histórico hacia Dios, para que en Él tengan su realización plena y su cumplimiento. Debemos sentir el ansia y la pasión por iluminar a todos los pueblos, con la luz de Cristo, que brilla en el rostro de la Iglesia, para que todos se reúnan en la única familia humana, bajo la paternidad amorosa de Dios. La Iglesia no actúa para extender su poder o afirmar su dominio, sino para llevar a todos a Cristo, salvación del mundo. Nosotros no pedimos sino el ponernos al servicio de la humanidad, especialmente de aquella más sufriente y marginada.

SALVACIÓN La misión de la Iglesia es la de llamar a todos los

pueblos a la salvación operada por Dios a través de su Hijo encarnado. Es necesario por lo tanto renovar el compromiso de anunciar el Evangelio, que es fermento de libertad y de progreso, de fraternidad, de unidad y de paz. Es la salvación eterna de las personas, el fin y la realización misma de la historia humana y del universo.

8

ESPERANZA La Iglesia universal, sin confines y sin fronteras, se siente responsable del anuncio del Evangelio a pueblos enteros. Ella, germen de esperanza por vocación, debe continuar el servicio de Cristo al mundo.

REINO Su misión y su servicio no son a la medida de las ne-

cesidades materiales o incluso espirituales que se agotan en el marco de la existencia temporal, sino de una salvación trascendente, que se actúa en el Reino de Dios. Este Reino, aun siendo en su plenitud escatológico y no de este mundo (cf. Jn 18,36), es también e   n  este mundo y en su historia fuerza de justicia, de paz, de verdadera libertad y de respeto de la dignidad de cada hombre.

MARTIRIO

Una mención particular es para aquellas Iglesias locales, y para aquellos misioneros y misioneras que se encuentran testimoniando y difundiendo el Reino de Dios en situaciones de persecución, con formas de opresión que van desde la discriminación social hasta la cárcel, la tortura y la muerte. Mensaje de Benedicto XVI · “Las naciones caminarán a su luz” (Ap 21,24) · 2009

8

M 9


8

2 5

COOPERACIÓN

GENTES

PROTAGON

EVANGEL

ORACIÓN

5

2

8

VIDA

MARÍA JESÚS

2 MUNDO

2 6

IGLESIA

5 COMUNIDAD HERMANOS

1 CARIDAD 6

PRÓJIMO EVANGELIO EUCARISTÍA

CORAZÓN

5

7

SA

7 FE HISTORIA

CONCILIO

8 G

PUNTO DE ENCUENTRO

MTM

7 DESARROLLO

3 TESTIGOS

7 4 MARTIRIO

8


VOCACIÓN

8

NISTAS

6

ENVÍO

LIZACIÓN

3 COLABORADORES

6 MISIÓN 1

3

AMOR

PUEBLO

1

8 1

MISIONEROS

DOMUND

LIBERACIÓN

8

SERVICIO

4

SALVACIÓN

SAN PABLO ESPERANZA

4 LUZ VALORES

REINO

8 BUENA NOTICIA

1

CARIDAD

2

MUNDO

3

TESTIGOS

4

LUZ

5

COMUNIDAD

6

MISIÓN

7

FE

8

BUENA NOTICIA


Entra en conPUNTO DE tacto con algún ENCUENTRO misionero/a, que esté en África, Asia, u Oceanía, a través de tu parroquia o delegación de misiones. Pregúntale “¿cómo se hace un cristiano/a?”. Ellos tienen la experiencia de hablar por primera vez de Cristo a quien nunca lo escuchó.

LA MISIÓN

Pregunta en tu parroquia cuál es el proceso a seguir cuando un adulto que no está bautizado desea conocer a Jesucristo, para llegar a la fe e incorporarse por el bautismo a la comunidad de la Iglesia. Relaciona todo esto con tu proceso personal de fe adulta.

M

12

Entre nosotros, ya conviven miles de personas de otra religión o de ninguna. Son vecinos, compañeros de trabajo, amigos, conocidos... ¿Ha surgido alguna conversación religiosa? ¿Te has sentido interpelado en tu propia fe cristiana? ¿Has podido responder a sus preguntas? ¿Te has sabido explicar dando razones de tu fe en Cristo? ¿Te han entrado dudas? ¿Lo has compartido con otros cristianos? ¿Cómo te vas a arreglar en adelante en situaciones semejantes?

“AD GENTES”

El anuncio del Evangelio es parte del ser discípulos de Cristo y es un compromiso constante que anima toda la vida de la Iglesia. “El impulso misionero es una señal clara de la madurez de una comunidad eclesial” (Benedicto XVI). Toda comunidad es “adulta” cuando profesa la fe, la celebra con alegría en la liturgia, vive la caridad y proclama la Palabra de Dios sin descanso, saliendo del propio ambiente para llevarla también a las “periferias”, especialmente a aquellos que no han tenido la oportunidad de conocer a Cristo. (Mensaje del papa Francisco -2013)

Si alguien te pide que quiere conocer a Cristo, ¿qué harías?

¿Alguna vez te has sentido llamado a salir de tu patria e ir a otra nación de misionero? ¿La vocación misionera es de héroes, o de todo cristiano? ¿Es también para ti? ¿Cómo la puedes alimentar? ¿La pides al Señor? Constrasta en tu comunidad de fe, la posibilidad de ir por un tiempo y tener una experiencia de apoyo a misioneros que te ayude a discernir tu camino.


LÍNEA 5 COMUNIDAD VIDA El compromiso del anuncio evangélico compete a toda la

Iglesia, “misionera por naturaleza”, y nos invita a hacernos promotores de la novedad de vida, hecha de relaciones auténticas, en comunidades fundadas en el Evangelio.

8

HERMANOS

En una sociedad multiétnica que experimenta cada vez más formas de soledad y de indiferencia preocupantes, los cristianos deben aprender a ofrecer signos de esperanza y a ser hermanos universales, cultivando los grandes ideales que transforman la historia y, sin falsas ilusiones o miedos inútiles, comprometerse a hacer del planeta la casa de todos los pueblos.

CORAZÓN

El mandato misionero que han recibido todos los bautizados y la Iglesia entera no puede realizarse de manera creíble sin una profunda conversión personal, comunitaria y pastoral. De hecho, la conciencia de la llamada a anunciar el Evangelio estimula no sólo a cada uno de los fieles, sino también a todas las comunidades diocesanas y parroquiales, a una renovación integral y a abrirse cada vez más a la cooperación misionera entre las Iglesias, para promover el anuncio del Evangelio en el corazón de toda persona, de todos los pueblos, culturas, razas, nacionalidades, en todas las latitudes.

7

EUCARISTÍA “Lo que el mundo necesita es el amor de Dios, encontrar a Cristo y creer en él” (n. 84). Por esta razón la Eucaristía no sólo es fuente y culmen de la vida de la Iglesia, sino también de su misión.

MARÍA Como el “sí” de María, toda respuesta generosa de la

comunidad eclesial a la invitación divina al amor a los hermanos suscitará una nueva maternidad apostólica y eclesial (cf. Ga 4, 4. 19.26), que dejándose sorprender por el misterio de Dios amor, el cual “al llegar la plenitud de los tiempos, envió (...) a su Hijo, nacido de mujer” (Ga  4, 4), dará confianza y audacia a nuevos apóstoles.

PROTAGONISTAS En esta Jornada mundial de las misiones,

sintámonos todos protagonistas del compromiso de la Iglesia de anunciar el Evangelio. Mensaje de Benedicto XVI · “Construir la comunión eclesial es la clave de la misión” · 2010

2

M

13


LÍNEA 6

MISIÓN

VOCACIÓN La misión universal implica a todos, todo y siem-

pre. El Evangelio no es un bien exclusivo de quien lo ha recibido; es un don que se debe compartir, una buena noticia que es preciso comunicar. La misma Jornada mundial de las misiones no es un momento aislado en el curso del año, sino que es una valiosa ocasión para detenerse a reflexionar si respondemos a la vocación misionera y cómo lo hacemos; una respuesta esencial para la vida de la Iglesia.

8

ENVÍO Este objetivo se reaviva continuamente por la celebra-

ción de la liturgia, especialmente de la Eucaristía, que se concluye siempre recordando el mandato de Jesús resucitado a los Apóstoles: «Id...» (Mt 2  8, 19). La liturgia es siempre una llamada «desde el mundo» y un nuevo envío «al mundo» para dar testimonio de lo que se ha experimentado: el poder salvífico de la Palabra de Dios, el poder salvífico del Misterio pascual de Cristo.

EVANGELIZACIÓN

Destinatarios del anuncio del Evangelio son todos los pueblos. La Iglesia «es, por su propia naturaleza, misionera, puesto que tiene su origen en la misión del Hijo y la misión del Espíritu Santo, según el plan de Dios Padre». Esta es «la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Existe para evangelizar».

2

IGLESIA «La misión renueva la Iglesia, refuerza la fe y la iden-

tidad cristiana, da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones. ¡La fe se fortalece dándola! La nueva evangelización de los pueblos cristianos hallará inspiración y apoyo en el compromiso por la misión universal».

PRÓJIMO Al anunciar el Evangelio, la Iglesia se toma en serio

la vida humana en sentido pleno. No es aceptable, reafirmaba el siervo de Dios Pablo VI, que en la evangelización se descuiden los temas relacionados con la promoción humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, obviamente respetando la autonomía de la esfera política. Desinteresarse de los problemas temporales de la humanidad significaría «ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor al prójimo que sufre o padece necesidad».

M

14

Mensaje de Benedicto XVI · “Como el Padre me ha enviado, os envío yo” (Jn 20,21) · 2011


La solicitud por todas las Iglesias, que el Obispo de Roma comparte con sus hermanos en el episcopado, encuentra una actuación importante en el PUNTO DE compromiso de ENCUENTRO las Obras Misionales Pontificias, que tienen como propósito animar y profundizar la conciencia misionera de cada bautizado y de cada comunidad, ya sea llamando a la necesidad de una formación misionera más profunda de todo el Pueblo de Dios, ya sea alimentando la sensibilidad de todas las comunidades cristianas a ofrecer su ayuda para favorecer la difusión del Evangelio en el mundo. (Mensaje del papa Francisco -2013)

LA MISIÓN

Enfermos Misioneros

MTM

Misioneros del Tercer Milenio

G

DE CADA DÍA

Que la Jornada mundial de las Misiones (Domund) os anime a todos a tomar cada vez mayor conciencia de la urgente necesidad de anunciar el Evangelio. (Mensaje de Benedicto XVI en el año de San Pablo -2008)

Pistas de cooperación misionera: - Participa en las jornadas misioneras que cada año celebra la Iglesia: DOMUND, Infancia Misionera, Vocaciones Nativas, Sembradores de Estrellas, Día del Misionero Diocesano, Día de los Catequistas nativos y el IEME, Día de Hispanoamérica... - Participa en un grupo misionero. - Colabora como voluntario en la preparación y desarrollo de la celebración de una jornada misionera. - Participa en unas jornadas de animación misionera. - Participa en un campamento misionero. - Suscríbete a una revista misionera. - Visita páginas web misioneras. - Haz por conocer a un misionero/a. - Vive cada día “la misión” de manifestar tu fe en la manera de convivir y compartir fraternalmente. - Colabora en campañas de solidaridad con las obras de promoción humana (educación, salud, desarrollo comunitario...) que llevan a cabo los misioneros. - Ora por la misión universal de la Iglesia, las vocaciones misioneras, tu propia vocación.

GESTO SUPERgesto

Curso de Formación Misionera

Encuentro de Jóvenes Misioneros Guía del Compartir la Misión

M

15


LÍNEA 7 8

FE

CONCILIO La celebración del 50 aniversario del comienzo del

Concilio Vaticano II, la apertura del Año de la Fe y el Sínodo de los Obispos sobre la Nueva Evangelización, contribuyen a reafirmar la voluntad de la Iglesia de comprometerse con más valor y celo en la misión   ad gentes, para que el Evangelio llegue hasta los confines de la tierra. El mandato de predicar el Evangelio… debe implicar todas las actividades de la iglesia local, todos sus sectores y, en resumidas cuentas, todo su ser y su trabajo. El Concilio Vaticano II lo ha indicado con claridad. Esto implica adecuar constantemente estilos de vida, planes pastorales y organizaciones diocesanas a esta dimensión fundamental de ser Iglesia.

HISTORIA El afán de predicar a Cristo nos lleva a leer la his-

toria para escudriñar los problemas, las aspiraciones y las esperanzas de la humanidad, que Cristo debe curar, purificar y llenar de su presencia. Su mensaje es siempre actual, se introduce en el corazón de la historia y es capaz de dar una respuesta a las inquietudes más profundas de cada ser humano. Es necesario renovar el entusiasmo de comunicar la fe para promover una nueva evangelización de las comunidades y de los países de tradición cristiana, que están perdiendo la referencia de Dios, para que redescubran la alegría de creer.

5

CORAZÓN La fe en Dios es ante todo un don y un misterio que

hemos de acoger en el corazón y en la vida, y del cuál debemos estar siempre agradecidos al Señor. Pero la fe es un don que se nos dado para ser compartido.

DESARROLLO Recuerdo y agradezco a las Obras Misionales

Pontificias, como instrumento de cooperación en la misión universal de la Iglesia en el mundo. Por medio de sus actividades, el anuncio del Evangelio se convierte en una intervención de ayuda al prójimo, de justicia para los más pobres, de instrucción en los pueblos y asistencia médica en lugares remotos, de superación de la miseria, de rehabilitación de los marginados, de apoyo al desarrollo de los pueblos, de superación de las divisiones étnicas, de respeto por la vida en cada una de sus etapas.

M

16

Mensaje de Benedicto XVI · “Llamados a hacer resplandecer la palabra de la verdad” (Carta Puerta de la fe, 6) · 2012


LÍNEA 8

BUENA NOTICIA

VALORES La crisis afecta a muchas áreas de la vida, no sólo la

economía, las finanzas, la seguridad alimentaria, el medio ambiente, sino también la del sentido profundo de la vida y los valores fundamentales que la animan. La convivencia humana está marcada por tensiones y conflictos que causan inseguridad y fatiga para encontrar el camino hacia una paz estable.

SALVACIÓN En esta situación tan compleja, donde el horizonte

4

MISIONEROS Quisiera animar a todos a ser portadores de la

1

ENVÍO Las mismas iglesias jóvenes están trabajando generosa-

6

GENTES Hago un llamamiento a todos aquellos que sienten la

2

del presente y del futuro parece estar cubierto por nubes amenazantes, se hace aún más urgente el llevar con valentía a todas las realidades, el Evangelio de Cristo, que es anuncio de esperanza, reconciliación, comunión, anuncio de la cercanía de Dios, de su misericordia, de su salvación, anuncio de que el poder del amor de Dios es capaz de vencer las tinieblas del mal y conducir hacia el camino del bien. buena noticia de Cristo y estoy agradecido especialmente a los misioneros y misioneras […] y a los fieles laicos -cada vez más numerosos- que, acogiendo la llamada del Señor, dejan su patria para servir al Evangelio en tierras y culturas diferentes de las suyas.

mente en el envío de misioneros a las iglesias que se encuentran en dificultad -no es raro que se trate de Iglesias de antigua cristiandad- llevando la frescura y el entusiasmo con que estas viven la fe que renueva la vida y dona esperanza. Vivir en este aliento universal, respondiendo al mandato de Jesús «Id, pues, y haced discípulos de todas las naciones» (Mt. 28, 19) es una riqueza para cada una de las Iglesias particulares, para cada comunidad, y donar misioneros y misioneras nunca es una pérdida sino una ganancia. llamada a responder con generosidad a la voz del Espíritu Santo, según su estado de vida, y a no tener miedo de ser generosos con el Señor. Mensaje del Papa Francisco · 2013

M

17


Invito también a los obispos, las familias religiosas, las comunidades y todas las asociaciones cristianas a sostener, con visión de futuro y discernimiento atento, la llamada misionera ad gentes y a ayudar a las iglesias que necesitan sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos para fortalecer la comunidad cristiana. Y esta atención debe estar también presente entre las iglesias que forman parte de una misma Conferencia Episcopal o de una Región: es importante que las Iglesias más ricas en vocaciones ayuden con generosidad a las que sufren de escasez.

5

VIDA

La fe es un don precioso de Dios, el cual abre nuestra mente para que lo podamos conocer y amar, Él quiere relacionarse con nosotros para hacernos partícipes de su misma vida y hacer que la nuestra esté más llena de significado, que sea más buena, más bella. ¡Dios nos ama!

EVANGELIO

Con frecuencia vemos que son la violencia, la mentira, el error las cosas que destacan y se proponen. Es urgente hacer que resplandezca la vida buena del Evangelio con el anuncio y el testimonio, y esto desde el interior mismo de la Iglesia.

7

CONCILIO El Concilio Vaticano II destacó de manera especial

4

MARTIRIO Dirijo un pensamiento a los cristianos que, en di-

como la tarea misionera, la tarea de ampliar los límites de la fe es un compromiso de todo bautizado y de todas las comunidades cristianas. La misionariedad no es solo una dimensión programática en la vida cristiana, sino también una dimensión paradigmática que afecta a todos los aspectos de la vida cristiana. versas partes del mundo, se encuentran en dificultades para profesar abiertamente su fe y ver reconocido el derecho a vivirla con dignidad. Ellos son nuestros hermanos y hermanas, testigos valientes -aún más numerosos que los mártires de los primeros siglos- que soportan con perseverancia apostólica las diversas formas de persecución actuales. Muchos también arriesgan su vida para permanecer fieles al Evangelio de Cristo. Deseo asegurarles que me siento cercano en la oración a las personas, a las familias y a las comunidades que sufren violencia e intolerancia y les repito las palabras consoladoras de Jesús: «Confiad, yo he vencido al mundo» (Jn 16,33). Mensaje del Papa Francisco · 2013

M

18


32 ESTACIONES 1

CARIDAD

2

MUNDO

3

TESTIGOS

4

LUZ

5

COMUNIDAD

6

MISIÓN

7

FE

8

BUENA NOTICIA

MTM

PUNTO DE ENCUENTRO

G

Amor 1 3 Colaboradores 3 Concilio 7 8 Cooperación 2 Corazón 5 7 Desarrollo 7 Domund 1 Envío 6 8 Esperanza 4 Eucaristía 5 Evangelio 8 Evangelización 6 Gentes 2 8 Hermanos 5 Historia 7 Iglesia 2 6 Jesús 1 Liberación 3 María 5 Martirio 4 8 Misioneros 1 8 Oración 2 Prójimo 6 Protagonistas 2 5 Pueblo 1 Reino 4 Salvación 4 8 San Pablo 3 Servicio 4 Valores 8 Vida 5 8 Vocación 6

Jesucristo envía a toda Comunidad de su Iglesia a la Misión de ser testigos de su Buena Noticia en el mundo con la luz de su fe y caridad. Esta decena de sustantivos puede concentrar la teología de la Misión de la Iglesia, la que rezuman los siete mensajes de Benedicto XVI y el del papa Francisco, para animar la misión de cada día y la Jornada Mundial Misionera (DOMUND) en todas las Iglesias locales diseminadas por el mundo.



Vente con Jesús a la Misión