Page 1

N.ยบ 402 ENERO 2018 SERVICIO DE PASTORAL MISIONERA Aร‘O XCVI


Servicio de Pastoral Misionera

SUMARIO 3

PRESENTACIÓN de la CAMPAÑA Lema, cartel, objetivos

4

PRESENTACIÓN de la CAMPAÑA Atrévete a ser misionero Anastasio Gil, Director Nacional de OMP

6

MENSAJE DEL PAPA

8

LA VOZ DE LOS OBISPOS Entrevista a Mons. Francisco Cerro, Obispo de Coria-Cáceres Rafael Santos

10

DESDE LAS DIÓCESIS Ciudad Real. Al encuentro de Infancia Misionera Damián Díaz Ortiz, Delegado Diocesano de Misiones de Ciudad Real

12

SECRETARIADO DE INFANCIA MISIONERA En el centro, la infancia de Jesús Rafael Santos, Director de “Illuminare”

14

SECRETARIADO DE INFANCIA MISIONERA Gesto. La revista de siempre para los niños de hoy Miryam García, Directora de “Gesto”

16

DESTINO DE LAS AYUDAS Panorama de nuestra cooperación

18

TESTIMONIOS Pequeños signos que dicen mucho

20

TESTIMONIOS Unos que “se atrevieron”

El obispo de Coria-Cáceres, Mons. Francisco Cerro, responde a diversas preguntas en torno al "Atrévete" del lema elegido para la Jornada de enero. "A los niños les llega la labor que hacen los misioneros", asegura; y es que "ser misionero siempre tendrá gancho". Pág. 8

Los encuentros diocesanos anuales de Infancia Misionera siguen extendiéndose. Ciudad Real comparte aquí su buena experiencia en este sentido y la gran acogida que esta iniciativa está teniendo entre los niños, así como en los lugares que acogen su celebración. Pág. 10

22

LITURGIA Guion litúrgico - Jornada de Infancia Misionera Pedro Miguel Rodríguez Ricondo, Delegado Diocesano de Misiones de Santander

24

COOPERACIÓN ECONÓMICA

26

PONTIFICIA UNIÓN MISIONAL Vida misionera en las redes sociales Departamento de Comunicación de OMP

La clave para comprender el sentido de la Infancia Misionera se esconde en el tradicional nombre de la Obra: se trata de invitar a los pequeños a participar en la santa infancia de Jesús, en el amor salvador del Hijo de Dios, encarnado en un niño como ellos. Pág. 12

EDITA: Obras Misionales Pontificias - DIRECTOR NACIONAL: Anastasio Gil García DIRECTOR: Rafael Santos Barba - DISEÑO: Antonio Aunés Hernández IMPRIME: Gráficas Dehon - Depósito Legal: M. 3790-1958 Dirección y Administración: Fray Juan Gil, 5; 28002 Madrid - Tel.: 91 590 27 80 dir.nal@omp.es - suscripciones@omp.es - http://www.omp.es Colabora con Infancia Misionera

.

www.facebook.com/OMPEspana

Banco Popular Español - IBAN ES25 0075 0204 9506 0006 0866 twitter.com/omp_es


LEMA “ATRÉVETE...”. Muchas veces los niños “se pican” unos a

.

otros diciéndose: “¿A qué no te atreves?”. Si la propuesta es tan valiosa como lanzarse a la misión, merece la pena arriesgarse y dar el salto. Los cristianos obtenemos el valor necesario para ello apoyándonos en Aquel en quien sabemos que podemos confiar plenamente: Jesús.

.

“... A SER MISIONERO”. Esa gran propuesta es también, y en un lugar destacado, para los más pequeños. Infancia Misionera va a ayudarles a descubrir y a vivir –de una manera sencilla, pero concreta, creativa y eficaz– que ellos son auténticos protagonistas de la misión en su propio ambiente. Y ¿por qué no soñar con ser misioneros algún día, si Dios quiere? CARTEL

.

La parte superior, llena de colorido, descubre el espíritu con el que unos niños sueltan lo que les estorba para ser misioneros. Muchas veces sobran para ello los teléfonos y tablets, con sus juegos y auriculares, que, usados en exceso, nos aíslan del mundo que nos rodea y de sus necesidades. Puede que cueste un poco hacerlo, pero el resultado es una expresión de alegría y libertad.

.

La parte inferior muestra un mundo apagado, tristón, en el que cada uno va a lo suyo sin preocuparse de los demás. En él se zambullen los niños y niñas de Infancia Misionera, enseñándonos a ser, como dice el papa Francisco, “misioneros que llevemos la luz y la alegría del Evangelio a todos”. Ellos se atreven a hablar de su fe con obras y palabras, fomentan juegos y actividades en común, participan en la catequesis, se acercan a otros niños en las plazas de pueblos y ciudades...

OBJETIVOS

. . . .

Iniciar en los niños la experiencia de desprenderse de lo superfluo y confiar en Jesús, fuente de nuestra valentía.

Suscitar en ellos una disposición a vencer los miedos que impiden que salga de nosotros el impulso de ser misioneros. Implicarles en actividades de animación y cooperación misionera promovidas en la parroquia o en el colegio con motivo de la Jornada y a lo largo del año. Motivar a los educadores, catequistas y padres para que faciliten a los más pequeños su participación en esta corriente de solidaridad misionera.

3


Por Anastasio Gil,

Director de OMP en España

U

na nueva Jornada de Infancia Misionera llama a las puertas de nuestro corazón, cuando apenas hemos concluido el tiempo de Navidad. Lejos de ser inoportuna, viene en el mejor de los momentos. Hemos contemplado a Dios en la fragilidad de un niño; fragilidad y fortaleza para vivir intensamente la misión que Dios Padre le ha confiado. Es allí, en Belén y en Nazaret, donde podemos descubrir la fuerza y el vigor de los niños, a quienes más tarde Jesús propondrá como camino para el Reino de los cielos. Es en ellos y en su colaboración donde, allá por 1843, el obispo Forbin-Janson descubrió el manantial de esta cooperación misionera. Hace cuatro años, el Secretariado de Infancia Misionera entendió que las siguientes Jornadas deberían ajustarse a las dimensiones de la iniciación cristiana de la infancia. La pastoral diocesana había hecho una apuesta por acompañar a los niños en este itinerario. Primero fue el lema “Yo soy uno de ellos”, evocando la necesidad de conocer el mensaje de Jesús, en el que nos anuncia que todos estamos llamados a ser hijos de Dios. De esta certeza nace el deseo de entrar en contacto con el Señor, acompañando a los niños en la oración y en la celebración; nada mejor que un “Gracias” podía expresar este segundo tramo. Al año siguiente se hizo resonar la invitación de Jesús a la vida cristiana, con el lema “Sígueme”. Faltaba el último eslabón: el compromiso de tomar parte en el anuncio del Evangelio. Así nace la propuesta provocadora del “Atrévete a ser misionero” de este 2018. Ya el lema del pasado Domund, “Sé valiente, la misión te espera”, ha ido disponiendo los corazones de los niños –y de los mayores– para dar el paso al compromiso. El papa Francisco nos urge a caminar por esta senda de audacia y valor, pero su origen profundo está en el mismo Evangelio, donde Jesús llama, interpela y envía a anunciar por el mundo lo que hemos recibido de Él.

UN CAMINO QUE RECORRER

La preparación de la Jornada de Infancia Misionera arranca con el inicio del año litúrgico: Adviento. Los niños, en la catequesis y en las comunidades cristianas, son en este tiempo acompañados para recorrer el camino que lleva al encuentro con Jesús. Esta peregrinación culmina con dos gestos elocuentes.

4


Por una parte, se les entrega la “hucha del compartir”, para despertar en ellos el deseo de colaborar con la obra misionera de la Iglesia. Esta hucha, llena de pequeños donativos propios y ajenos, será depositada en el portal de Belén. Por otra, los niños saldrán por las calles, en compañía de monitores, padres y catequistas, para sembrarlas de estrellas. Sin pedir nada a cambio, pondrán en la solapa del viandante una estrella con la frase “Jesús nace para ti”. El niño llevará una estrella más grande, en la que el adulto podrá leer “Jesús nace para todos”. El pequeño se ha transformado en misionero. Después de la celebración de la Navidad y de haber contemplado a Jesús con los pastores y los magos, se inicia la etapa final, que nos llevará a esta hermosa Jornada misionera. Tres semanas para vivir la aventura de salir de nosotros mismos, de conocer otras culturas y otros niños para identificarnos con ellos. Es el momento de hacer realidad el lema general de Infancia Misionera: “Los niños ayudan a los niños”.

ACTIVIDADES Y MATERIALES

Estos días se ponen en marcha diversas actividades promovidas por las Delegaciones de Misiones, con la colaboración de otros servicios diocesanos, para preparar a los niños de cara a su gran fiesta misionera. Los educadores –padres, profesores y catequistas– tienen a su disposición unos guiones de formación misionera que, según las edades de los destinarios, tratan de hacer presente el mensaje de la Jornada. Además, cada dos meses se puede contar con la revista Gesto, que está estrenando nuevos contenidos, con el deseo de facilitar la formación misionera de los niños. Otras actividades sirven de complemento a las anteriores, como la recta final del concurso de cómics, que nos hará ver cómo entienden los niños, con su creatividad e imaginación, eso de atreverse a ser misioneros. Los encuentros diocesanos de Infancia Misionera cada año son más numerosos, convocando a los más pequeños a compartir un día de fiesta, normalmente presididos y acomEl Papa nos urge pañados por sus obispos. a caminar por Se llega así a la Jornada esta senda de audacia del cuarto domingo de eney valor, cuyo origen ro, día 28. Muchas huchas profundo está en repletas de generosos donael mismo Evangelio. tivos serán llevadas al altar en la ofrenda de los dones, para que su contenido sea distribuido por el Papa a todos los niños del mundo. Francisco nos anima a ser generosos. Gracias por vuestro desprendimiento.

5


Ofrecemos aquí algunos textos en los que papa Francisco nos pide que nos atrevamos a confiar en Jesús y a dar con Él un paso adelante en nuestro compromiso misionero. “Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura..., y es ahí donde está la muerte. No busquemos ahí a Aquel que vive. Acepta entonces que Jesús Resucitado entre en tu vida, acógelo como amigo, con confianza: ¡Él es la vida! Si hasta ahora has estado lejos de Él, da un pequeño paso: te acogerá con los brazos abiertos. Si eres indiferente, acepta arriesgar: no quedarás decepcionado. Si te parece difícil seguirlo, no tengas miedo, confía en Él, ten la seguridad de que Él está cerca de ti, está contigo, y te dará la paz que buscas y la fuerza para vivir como Él quiere” (Homilía, 30-3-2013). “En Cracovia, durante la apertura de la última Jornada Mundial de la Juventud, os pregunté varias veces: «Las cosas, ¿se pueden cambiar?». Y vosotros exclamasteis juntos a gran voz «¡sí!». Esa es una respuesta que nace de un corazón joven que no soporta la injusticia y no puede doblegarse a la cultura del descarte, ni ceder ante la globalización de la indiferencia. ¡Escuchad ese grito que viene de lo más íntimo! También cuando advirtáis, como el profeta Jeremías, la inexperiencia propia de la joven edad, Dios os estimula a ir donde Él os envía: «No les tengas miedo, que contigo estoy para salvarte» (Jer 1,8). Un mundo mejor se construye también gracias a vosotros, que siempre deseáis cambiar y ser generosos. No tengáis miedo de escuchar al Espíritu que os sugiere opciones audaces, no perdáis tiempo cuando la conciencia os pida arriesgar para seguir al Maestro” (Carta, 13-1-2017). “No puede haber energía más poderosa que esa que brota del corazón de los jóvenes cuando son seducidos por la experiencia de la amistad con Cristo. Él tiene confianza en los jóvenes y les confía el futuro de su propia misión: «Id y haced discípulos»; id más allá de las fronteras de lo humanamente posi-

6


ble, y cread un mundo de hermanos. Pero también los jóvenes tienen confianza en Cristo: no tienen miedo de arriesgar con Él la única vida que tienen, porque saben que no serán defraudados” (Discurso, 22-7-2013). “El ideal cristiano siempre invitará a superar la sospecha, la desconfianza permanente, el temor a ser invadidos, las actitudes defensivas que nos impone el mundo actual. Muchos tratan de escapar de los demás hacia la privacidad cómoda o hacia el reducido círculo de los más íntimos, y renuncian al realismo de la dimensión social del Evangelio. Porque, así como algunos quisieran un Cristo puramente espiritual, sin carne y sin cruz, también se pretenden relaciones interpersonales solo mediadas por aparatos sofisticados, por pantallas y sistemas que se puedan encender y apagar a voluntad. Mientras tanto, el Evangelio nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamos, con su alegría que contagia en un constante cuerpo a cuerpo. La verdadera fe en el Hijo de Dios hecho carne es inseparable del don de sí, de la pertenencia a la comunidad, del servicio, de la reconciliación con la carne de los otros. El Hijo de Dios, en su encarnación, nos invitó a la revolución de la ternura” (Evangelii gaudium, 88).

“Dios llama a opciones definitivas, tiene un proyecto para cada uno: descubrirlo, responder a la propia vocación, es caminar hacia la realización feliz de uno mismo. Dios nos llama a todos a la santidad, a vivir su vida, pero tiene un camino para cada uno. [...] En la cultura de lo provisional, de lo relativo, muchos predican que lo importante es «No hay energía «disfrutar» el momento, que no vale la pena comprometerse para toda la vida, más poderosa que la hacer opciones definitivas, «para siempre», porque no se sabe lo que pasará maque brota del corazón de ñana. Yo, en cambio, os pido que seáis revolucionarios, os pido que vayáis contracorriente; sí, en esto os pido que os rebeléis contra esta cultura de lo provilos jóvenes cuando son sional, que, en el fondo, cree que vosotros no sois capaces de asumir responseducidos por la sabilidades, cree que vosotros no sois capaces de amar verdaderamente. Yo tenexperiencia de la go confianza en vosotros, jóvenes, y pido por vosotros. Atreveos a ir contracoamistad con Cristo». rriente. Y atreveos también a ser felices” (Discurso, 28-7-2013). “Discípulos que sepan ver, juzgar y actuar [...]. Discípulos misioneros que saben ver, sin miopías heredadas; que examinan la realidad desde los ojos y el corazón de Jesús, y desde ahí juzgan. Y que arriesgan, que actúan, que se comprometen. [...] Pidamos a través de la intercesión de nuestra Madre que nos acompañe en nuestro camino de discípulos, para que, poniendo nuestra vida en Cristo, seamos siempre misioneros que llevemos la luz y la alegría del Evangelio a todas las gentes” (Homilía, 9-9-2017).

7


Entrevista a D. Francisco Cerro, Obispo de Coria-Cáceres

ser misioneros

“Es necesario descubrir a los niños la alegría de ”

M

onseñor Francisco Cerro Chaves es obispo de Coria-Cáceres desde 2007. Parte de su labor pastoral previa la desarrolló en Valladolid, como capellán del Santuario Nacional de la Gran Promesa y director del Centro de Formación y Espiritualidad del Sagrado Corazón de Jesús. Actualmente es miembro de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, así como de la del Clero. ¿De qué modo impulsa la animación misionera de la infancia en su diócesis? Principalmente, creyendo que en la niñez se da una preciosa relación y un enorme entendimiento con las misiones y los misioneros. Cuando realizo alguna campaña de oración o colaboración económica con los misioneros en Navidad o con motivo de la primera comunión, contesto a las cartas que me escriben los niños, y me doy cuenta de cómo les llega la labor de los misioneros, a los que

8

ellos siempre descubren como defensores y amigos de los niños y las niñas, a quienes cuidan en sus múltiples necesidades. Son muy sensibles al mundo de la infancia y sus carencias y dificultades, y están convencidos de que Jesús es el mejor amigo de los niños. ¿Cómo se relacionan el lema “Atrévete a ser misionero” y el del pasado Domund, “Sé valiente, la misión te espera”? En ambos se recalca la valentía en el servicio como el estilo de ser misionero hoy y siempre. Hemos de descubrir todo lo que Jesús nos quiere y cómo quiere a todos los niños, a los que a veces falta lo más esencial para vivir y que, si no conocen a Jesús, se perderán lo mejor de la vida. Ser valiente es decirle a Jesús: “Aquí estoy, quiero ser tu misionero y puedes contar conmigo”. ¿Puede señalarnos tres rasgos fundamentales de un niño misionero? Primero, es el que conoce y reza a Jesús, que nos envía a darle a conocer hasta los últimos confines del mundo. Segundo, es el que se interesa en la catequesis, en la clase de religión, en su familia, por conocer y estar más cerca de los misioneros, como amigos de los niños que sufren y que carecen de lo que nosotros tenemos aquí. Tercero, es el que se compromete con la oración y sus pequeños ahorros a colaborar para que muchos niños conozcan a Jesús, y siempre contando con sus padres. Son generosos para compartir con los que tienen menos que ellos. ¿Qué obstáculos frenan a los niños para vivir como misioneros hoy? Si los niños frecuentan la catequesis y los padres les hablan de Jesús, es muy probable que se interesen por el anuncio del Evangelio y la necesidad de ser misioneros. Hoy, la sociedad, el ambiente, la forma de vivir, los modelos de moda que imponen los medios no nos ayudan a vivir en un estilo de ser cristianos con generosidad y entregar la vida a


«Todos necesitamos valentía, como los misioneros, para contar al mundo la salvación de Cristo». los demás. Sin duda, el egoísmo y la comodidad son obstáculos para dar a conocer a Jesús como lo que más necesita este mundo. ¿Cómo podemos contribuir a que brote en los niños el deseo de anunciar a Jesús? Los niños y niñas siempre están muy cerca de Jesús y son sus preferidos, porque expresan la confianza que tenemos que vivir con nuestro Padre Dios. Tienen mucha complicidad con el Evangelio y con su amigo Jesús. Hay que descubrirles el gozo y la alegría de ser misioneros, porque nuestro mundo necesita paz, cariño, salvación, justicia, y todo eso tiene un nombre, que es Jesús. Llegar a ser misionero o misionera, ¿es aún un ideal atractivo para los más pequeños? Ser misionero siempre tendrá gancho. Es el objetivo que habita en un corazón que tiene el amor de Jesús. ¿Cómo llevar la alegría del Evangelio a todos? Hace falta que nosotros les digamos con nuestra vida y con palabras que Jesús nos necesita para anunciar su vida y su amor a los niños y a todos. Y todos necesitamos valentía, como los misioneros, para contar al mundo la salvación de Cristo.

«Nuestro mundo necesita paz, cariño, salvación, justicia, y todo eso tiene un nombre, que es Jesús».

¿Cuál es el papel de los niños en esa “transformación misionera de la vida y de la pastoral” que propone el papa Francisco? Los niños son clave en ella. Pero ¿cuál es su papel? En primer lugar, en la catequesis, y siempre, conocer más a Jesús; como decía Pablo VI, el hobby de los cristianos debe ser Cristo. Después, contárselo a todo el mundo, ser misionero en la escuela, la calle, los juegos, la diversión... Por último, colaborar siempre y de manera especial con las Obras Misionales Pontificias, que son el cauce para hacer llegar a los misioneros toda nuestra ayuda, tanto de oración, como de compartir los bienes que poseemos con aquellos que carecen de todo. ¿Cómo ve el dinamismo misionero de la Iglesia en España? Goza de buena salud, por el buen hacer, de tantos años, de obispos, sacerdotes, religiosos y laicos que viven esta pasión por llevar a Jesús hasta las periferias. Deberíamos insistir en que entre savia nueva, porque es necesario el relevo para esas personas que han entregado su vida por las misiones y que han envejecido; hay que seguir adelante con esta tarea tan primordial. Animo desde aquí a que seamos capaces de inculcar en el corazón de nuestro prójimo esa pasión misionera que alberga nuestro corazón.

Rafael Santos

9


U

n rasgo característico del trabajo de animación misionera de los niños que realizamos cada año en Ciudad Real es el Encuentro Diocesano de Infancia Misionera. Hacemos la convocatoria al día siguiente del Domund, a través de las parroquias, y lo celebramos un sábado de la segunda quincena de noviembre. Queremos que la “campaña” comience con este Encuentro; luego seguirá con el Adviento Misionero, la “hucha del compartir” para la Navidad, los Sembradores de Estrellas, y finalmente la preparación de la Jornada propiamente dicha. Nuestro objetivo es mantener vivo en nuestros niños el espíritu misionero, educarles en la fraternidad universal, animar todas las comunidades parroquiales y propiciar la creación de grupos de Infancia Misionera. Y lo hacemos de modo divertido y alegre, festivo y lúdico, que es probablemente la razón de nuestro éxito. Todo empezó a raíz del Encuentro Nacional de Infancia Misionera en Madrid en mayo de 2009. Meses después, en noviembre, tuvimos nuestro primer Encuentro Diocesano, y ya llevamos ocho. Aquel año se reunieron en el Seminario de Ciudad Real algo más de 700 chicos. Luego hemos pasado por Valdepeñas, Miguelturra, Calzada de Calatrava, Tomelloso, Daimiel, Alcázar de San Juan y Puertollano. La participación no ha dejado de crecer; en Alcázar de San Juan se superaron los 2.150 asistentes. Hasta ahora no hemos encontrado problemas en ningún sitio; en todos se han mostrado encantadísimos de que fuéramos a su localidad. Aunque la planificación de cada Encuentro es larga y arranca en enero, es en septiembre cuando se pone en marcha toda la maquinaria, comenzando por elaborar un cartel original; el lema es el de la Jornada de enero siguiente. Un equipo prepara los talleres de la mañana, que son siempre cinco, cada uno identificado con uno de los continentes y de los colores de Infancia Misionera. Siempre hemos tenido un taller de oración, y casi siempre también algún testimonio. El

10


resto es cuestión de inventiva; como esos dos primeros talleres son estáticos, procuramos que los otros tres sean dinámicos. El desarrollo del Encuentro es: llegada; presentación de los grupos, oración inicial y presentación de la jornada; talleres; comida; eucaristía; y regreso. De esta manera conseguimos que los niños disfruten de una jornada en convivencia con otros dos mil niños, que sientan más todavía el espíritu misionero, y que se pongan en sintonía con los misioneros y los niños de todo el mundo. Y todo esto, para continuar luego viviendo ese espíritu misionero y universal en sus familias, colegios y localidades, abiertos al mundo y a la misión.

Damián Díaz Ortiz

Delegación Diocesana de Misiones de Ciudad Real Delegado: P. Damián Díaz Ortiz C/ Caballeros, 5 - Obispado; 13001 Ciudad Real 926 25 02 50; misiones@diocesisciudadreal.es

11


E

n 2018 Infancia Misionera cumple 175 años de vida y de originalidad absoluta. La primera institución –con más de un siglo de diferencia– dedicada específicamente a la infancia de todo el mundo sigue siendo la única iniciativa de este tipo que no solo es “para” los niños, sino también “de” los niños, con ellos como protagonistas. El lugar activo que esta Obra reconoce a los niños apunta ya a la dimensión misionera: si ellos pueden desempeñar este papel es porque, en su inocencia, no levantan barreras a la acción del Espíritu Santo, el “protagonista de la misión” (RM 30). Es Él quien pone sus inspiraciones en los niños, para hacerles, como por delegación suya, “pequeños protagonistas de La infancia de Cristo las misiones” (Estatuto de es un "espacio" las OMP, art. 13c). privilegiado para La vigencia y la singuadentrarse en laridad de Infancia Misioel misterio nera serían incomprensibles de la Encarnación. sin el carisma que está en su base y que se expresa en la denominación original de “Santa Infancia” que le dio su fundador, Mons. Forbin-Janson, en 1843.

12

UNA CLAVE TEOLÓGICA

La Santa Infancia que da nombre a la Obra es, por supuesto, la de Jesús. Esto nos brinda una clave teológica fundamental: la infancia de Cristo es un “espacio” privilegiado para adentrarse en el misterio de la Encarnación, incorporarse a la persona del Redentor y participar en su amor salvador. Este es el eje de toda una propuesta de formación en sentido universalista. Con un juego de palabras, podría decirse que la “infancia” se vuelve “Infancia Misionera” por participación en la “Santa Infancia” de Jesús, el primer misionero. En los albores de la Obra, esta realidad se “visualizaba” organizando a los niños en grupos de doce, evocando los doce años de la infancia del Señor. Poner en el centro a Jesús Niño no es, pues, una mera adaptación pedagógica. Se trata de contemplar los misterios de la vida oculta en su profundo sentido misionero e iluminar desde ellos todo el ámbito de la infancia: “Cuando nació en Belén el adorable niño de dos naturalezas, Hijo de Dios e Hijo del hombre”, escribía Forbin-Janson, “su naciente humanidad parecía consagrar ya la primera edad de la vida, haciendo amable a la infancia


y cubriéndola con el dulce reflejo de su propia gloria”. El Verbo, que se encarnó en un Niño, se nos presenta En Infancia Misionera, ahora encarnado en todos los pequeños los niños (cf. Mt 18,5). experimentan que Quien, siendo Dios, se huel Hijo de Dios habla milló hasta experimentar la como Niño a su corazón dependencia propia de los de niños. pequeños, invita ahora a estos a depender de Él con total confianza, a ayudarle a salvar a todos los niños del mundo y a remediar, desde el amor, sus carencias. En esos hermanos necesitados podrán descubrir “el rostro mismo de Jesús” (Estatuto, art. 15).

LA DIMENSIÓN BAUTISMAL En Infancia Misionera, los pequeños experimentan que el Hijo de Dios habla como Niño a su corazón de niños, y descubren que participar de esa hermandad con Él como bautizados es su gran tesoro; un tesoro para ser compartido y del que carecen esos otros pequeños que aún no han conocido a Jesús. La gracia del bautismo se manifiesta así con sencillez como la necesidad primordial de toda

persona, pues remite a la dignidad de su filiación divina y pone el amor en el centro de la fraternidad universal. Es significativo que fueran las noticias de los misioneros en China sobre los niños y niñas abandonados o asesinados sin poder recibir el bautismo las que llevaran a Forbin-Janson hasta la inspiración de fundar la Obra. También, el que en los orígenes las familias procuraran inscribir a los pequeños en la Santa Infancia el día de su bautismo, dando una limosna para ayudar a que otro niño pudiera recibirlo. Todo ello hace patente el lazo entre dicho sacramento y la fe compartida por el anuncio misionero: ambos son un don para el individuo (lo recibo “yo”), pero una gracia para la humanidad (no la recibo “para mí”, sino para todos mis hermanos). Con su identidad evangelizadora, Infancia Misionera mantiene el anhelo de su fundador: “Esperamos que alcanzará la protección del Cielo esta Obra que se presenta a sus bendiciones tan pura y desinteresada, en la que se hallan reunidas la inocencia de la oración, la multitud de los sacrificios y la importancia de los resultados”.

Rafael Santos, Director de “Illuminare”

13


14


E

n Infancia Misionera los niños y niñas cobran todo el protagonismo, con su participación espiritual, material y personal en la vida misionera. La Iglesia cuenta con ellos. Conscientes de la importancia de los "pequeños misioneros" –como les llamaba san Juan Pablo II–, las Obras Misionales Pontificias editan desde hace 40 años la revista Gesto. Una publicación que nació en 1977 con el impulso del obispo D. José María Larrauri –entonces director nacional de OMP–, quien, recogiendo el legado de los Anales de la Santa Infancia, reunió a un nutrido grupo de profesionales de la comunicación y la literatura infantil para crear una revista que llevara el espíritu misionero a todos los niños de España. De la mano de sus primeras directoras –Montserrat Sarto y luego Montserrat Vilaseca–, Gesto se convirtió en toda una explosión evangelizadora para los niños; baste decir que la revista llegó a tirar hasta 400.000 ejemplares en su primer año de vida. Muchos de esos pequeños que en los años 80 y 90 leyeron Gesto hoy son misioneros: Victoria Braquehais (R. D. Congo), Esther Palma (Corea del Sur), Antonio Fernández (Zambia)... Todos recuerdan la ilusión de recibir aquella publicación, y cómo leyendo esas páginas cargadas de historias misioneras se despertó en ellos el deseo de partir a la misión. Ahora, inmersos en este frenético siglo XXI, la revista –que siempre ha mantenido su entusiasmo evangelizador– ha renovado su formato para atraer con fuerza a los niños y niñas de hoy, que son y sienten como los de ayer, pero se enfrentan a unas circunstancias familiares, sociales y culturales muy diferentes. Gesto quiere llegar de nuevo a todos ellos –en sus parroquias, colegios y casas– para seguir despertando en esta generación el espíritu misionero. Y, a la vez, quiere ser una herramienta que ayude a catequistas, padres y profesores, para así, todos juntos, poder llevar a nuestra infancia un mensaje claro: merece la pena seguir a Jesús y merece la pena vivir en misión.

Miryam García, directora de “Gesto”

15


M

uchas veces, en estas páginas de Illuminare dedicadas al “Destino de las ayudas”, hemos presentado algunos ejemplos de proyectos atendidos en diversos países del mundo con aportaciones ofrecidas desde España. En esta ocasión, queremos ofrecer una visión panorámica de nuestra cooperación en el marco de Infancia Misionera, con el fin de captar mejor su alcance.

Visión general Como primeros datos globales, hay que señalar que, gracias a las contribuciones de los niños españoles, en 2017 nuestro país pudo destinar 2.764.424,95 a atender 491 proyectos de Infancia Misionera en 160 diócesis de 36 naciones, conforme a las indicaciones recibidas de la Asamblea General de las OMP en Roma. Los frutos de esta colaboración están reflejados en muchos rostros: los de los aproximadamente 570.000 niños a los que, en conjunto, han beneficiado estas ayudas. Por continentes, estas son las cifras de los proyectos financiados:

16


Necesidades atendidas Del total de los proyectos sostenidos por la generosidad de los niños y niñas de España a través de Infancia Misionera, 83 consistieron en subsidios para los gastos ordinarios de las diócesis en cuanto a la atención a los más pequeños, mientras que los otros 408 tuvieron carácter de extraordinarios, es decir, buscaban remediar una necesidad específica en alguno de los terrenos concretos que se indican en el gráfico. Conviene tener en cuenta que, en el ámbito de la protección de la vida, la Iglesia católica suele ser, en la práctica, el fundamental –o único– amparo de los niños a los que atiende en los territorios de misión, a la hora de cubrir el conjunto de sus necesidades básicas; en otras palabras, es ella la que principal o casi exclusivamente vela por la existencia y subsistencia de esos pequeños. Y, en cuanto a las carencias que se busca remediar en el campo de la salud, hay que recordar que estamos hablando de desnutrición, sida, infecciones, incapacidades, lepra... Toda esta labor se realiza, además, en no pocos casos, en países que, por diversas circunstancias, son zonas de alto riesgo, donde los misioneros y misioneras continúan desarrollando, a pesar de los pesares, su labor evangelizadora y asistencial.

Proyectos por países El importe de las ayudas enviadas desde España a los países asignados por Roma aparece hacia el final de nuestra revista, en las páginas de “Cooperación económica”. Pero, junto a esas cantidades dinerarias, también es interesante conocer a qué naciones se ha destinado un mayor número de subsidios de Infancia Misionera. Esta es la relación ordenada de los diez países con más proyectos atendidos en 2017 mediante nuestras aportaciones: Hasta aquí llegan las cifras, con las necesidades, logros y esperanzas que esconden. En nuestra mano está mantener y au¿Quieres colaborar mentar nuestras con Infancia Misionera? ayudas para seguir Entra en www.omp.es y pincha en haciendo bien a los “Haz un donativo”, niños más necesio llama al 91 590 27 80. tados del mundo.

17


PEQUEÑOS SIGNOS QUE DICEN MUCHO

A

unque Albania ha dejado de ser un territorio de misión en sentido estricto –es decir, ya no precisa estar al amparo de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos–, todavía la presente carta recoge el agradecimiento por una ayuda de Infancia Misionera de España. Lejos de asistencialismos y dependencias, los proyectos financiados por Obras Misionales Pontificias buscan favorecer el robustecimiento y la autonomía de las Iglesias situadas en los ámbitos de la misión.

Estamos muy agradecidos por la ayuda económica recibida a través de la Obra Pontificia de Infancia Misionera, como apoyo educativo, alimentario y educativo en favor de los niños de la guardería y el centro “Madre Elisa Andreoli”. Nosotras, hermanas siervas de María Reparadora, llevamos a cabo nuestro servicio en un contexto de marginación, en un distrito de

18

la periferia norte de Vlorë –Pusi i Mezinit– desarrollado de manera salvaje, sin un plan regulador, y donde, en consecuencia, faltan infraestructuras urbanas y los servicios más elementales y necesarios para la salud de los habitantes, como el agua potable y la corriente eléctrica. Nuestro centro fue fundado en 1999 para ofrecer, precisamente en este lugar, un espacio de encuentro, de socialización, de promoción humana, de anuncio..., para que la persona cobre una mayor conciencia de su dignidad en cuanto hijos de Dios. Nuestra obra, por tanto, acoge a niños en la guardería, pero también ofrece espacios de crecimiento a niños y a jóvenes, a través de diversas actividades deportivas y formativas. Gracias a vuestro apoyo, este año también conseguimos ayudar a nuestros niños en lo que se refiere a comida y material de escritorio y educativo, para que puedan crecer sanos y serenos. En Navidad, a todos los niños y a cuantos frecuentan el centro se les ha transmitido el significado y valor de este gran acontecimiento. Participaron también sus familias, y


todo fue acogido con un gran respeto y entusiasmo, a pesar de que, en su mayoría, son de fe musulmana. El belén viviente se llevó a cabo con la participación de los niños. Pequeños signos que dicen mucho, aunque el camino para un acercamiento cristiano es todavía largo. Expresamos de nuevo nuestra gratitud por la ayuda ofrecida a nuestra misión. Saludos cordiales. SOR M. BARDHE GJINI, VLORË (ALBANIA)

T

odo gesto de ayuda puede convertirse en un gran motivo de esperanza. La guardería a la que se refiere la siguiente carta, llegada de Senegal, está formada por dos viejas salas parroquiales, reconvertidas en recinto escolar. La sobriedad de los medios no ha impedido ni la buena atención prestada a los pequeños ni la creciente demanda, incluso por parte de familias musulmanas. La ayuda que aquí se agradece se solicitó para poder acoger adecuadamente a unos cien niños.

Con gran satisfacción expreso a Obras Misionales Pontificias de España toda nuestra gratitud por vuestro sostenimiento económico en favor de la guardería de Pout, en la diócesis de Thiès, a través de la Obra de la Infancia Misionera. Nuestra alegría es aún mayor porque estábamos verdaderamente preocupados por el estado de nuestro centro. Pese a los esfuerzos realizados con el apoyo de nuestro obispo, vemos que están lejos de cumplirse las

condiciones para un mejor cuidado de los niños que acogemos. Su número aumenta de año en año, y a veces nos vemos obligados a no admitir a algunos, por falta de plazas. Esto nos deja desconsolados, sabiendo las dificultades a las que se enfrenta la gente. Valoramos de verdad este apoyo que, además, nos permitirá en alguna medida ampliar un aula que se ha quedado demasiado pequeña, a falta de construir otra. El coste exorbitante de los materiales de construcción a menudo hace que la empresa resulte muy difícil. Sin embargo, el subsidio se utilizará oportunamente, a fin de renovar la fisonomía de nuestro establecimiento, para gran alegría de los niños y de sus padres. Dios nos ha visitado y nos ha manifestado su misericordia a través de vuestro gesto de solidaridad. ¡Que Él nos asista para ser testigos de su amor por la humanidad! Con nuestros sentimientos de gratitud, P. GASTON DIOUF, POUT (SENEGAL)

19


Con motivo de la pasada edición de "El Domund, al descubierto" en Santiago de Compostela, varios misioneros gallegos enviaron testimonios de su vivencia de la valentía necesaria para dar el salto a la misión. Ofrecemos algunos de ellos.

1

“S

iempre he sido temeroso, por no decir cobarde, actitud que revisto con el caparazón de la prudencia. Siempre me ha costado dar pasos difíciles. Y, sin embargo, los he dado. Creo

20

que ha pesado más el deseo de servir al Señor que mis temores. Por eso sigo aquí, lanzando día a día las redes, escuchando, rezando, acompañando. Una experiencia fundamental fue el terremoto de abril de 2016. Tuvimos que dejar la preciosa iglesia parroquial, llamada a ser un día catedral, por los daños estructurales ocasionados. Con eso se fueron también muchas otras cosas. Un hermano sacerdote lo expresaba diciendo: «El terremoto nos hizo salir. Hasta entonces dudábamos, pero, una vez que se dañaron nuestras iglesias y nuestras casas, no tuvimos otra opción: estar entre la gente y vivir su misma vida». Dios nos empuja cuando las dudas nos paralizan. Decididamente, siento que mi vida está en sus manos”. MANUEL RODICIO POZO, sacerdote de la OCSHA (Ecuador)


2

“T

4

“S

ras varios años como misionera en Perú, la Providencia de Dios me ha llevado a continuar su misión en la periferia de Italia. Sí, en el punto de llegada de tantos hermanos nuestros que realizan el «viaje de la esperanza», atravesando el Mediterráneo y arriesgándolo todo en busca de un futuro mejor. La misión requiere ciertamente de mucha valentía; acoger a estas personas independientemente de su cultura, religión, costumbres, y dar cumplimiento, en lo posible, a sus expectativas. Es un desafío constante, sobre todo en el trabajo con los menores no acompañados que llegan a nuestra comunidad de acogida y buscan insertarse en nuestra sociedad occidental, provenientes de Egipto y Nigeria. ¡Esta es la misión que nos espera, y que no puede esperar! Como misioneros, somos llamados a abrir nuestro corazón y nuestra mente a los signos de los tiempos, que nos hablan a través de esta realidad concreta de interculturalidad”. ESTHER GRAÑA, hermana de Santa Ana (Italia)

in duda, hace falta valentía y una pizca de inconsciencia para dejar la tierra madre; pero, sabiendo que contamos con el Señor, seríamos muy cobardes

“D

ejar la patria es despojo, inseguridad; es participar solo un poco de la situación de los excluidos de su tierra... Tal vez lo que más cuesta es tener que prescindir de la cultura que te marcó, de lo que siempre era así y ahora es de otra manera. Pero también es una riqueza: los otros te muestran otros valores, y no cabe más que agradecer a Dios la variedad de sus hijos, con carencias y fortalezas, con culturas tan distintas...; y agradecer también lo que Él te regaló por nacer en un país, en una familia, en un entorno que te enriqueció sin tú saberlo. Lo que podría decir es bien sencillo: donde está un cristiano, un consagrado, está antes el Señor que va abriendo caminos; es como que Él se levanta antes para prepararnos la mesa. Las fuerzas las da Él. A nosotras nos toca arrimar el hombro allí donde la gente nos necesita, dentro de las dimensiones de nuestro carisma. No tenemos méritos, tenemos deudas con quien nos envía y sostiene: con el Señor”. MARÍA LÓPEZ JANEIRO, misionera del Divino Maestro (Perú)

3

si no confiáramos en Él y volviéramos atrás, siguiendo la voz melosa de la sirena «Morriña»... Pero no quiero hablar de mi experiencia, sino de la de otra gallega, misionera de pura cepa. Sor GEMA FERRACES llegó a Brasil en 1938. Allí estuvo durante 67 años, dedicándose con un amor total a todos los que se cruzaron en su camino. Tras observar la realidad del entorno y sus carencias, esta misionera de Ferrol soñó, gestó y realizó muchos proyectos. Con amor creativo, sor Gema logró sacar de la calle a muchos niños, formando equipos de fútbol, al principio masculinos, luego también femeninos. Algún sacerdote, hijo de tal proyecto, podría contar lo que significó. Con la complicidad de Dios, esta mercedaria de la Caridad no tuvo tiempo ni para morir antes de completar sus 104 años, activa hasta el final”. MANUELA SUÁREZ FERNÁNDEZ, mercedaria de la Caridad (Brasil)

21


Monición de entrada Este domingo la Iglesia nos propone, a través de la Jornada de Infancia Misionera, que recordemos a los misioneros y su labor evangelizadora. Lo hacemos de la mano de unos magníficos misioneros –animados, alegres y siempre dispuestos a hablar y actuar–, como son los niños. El niño es misionero porque no tiene miedo y se sabe acompañado siempre por Dios. Y el niño nos anima a los adultos a que no olvidemos que la evangelización es tarea universal del bautizado. Con la confianza en el amor de Dios hacia toda la humanidad, comenzamos nuestra misa dominical.

Sugerencias para la homilía (con niños) Frente a las muchas imágenes que hoy reciben los niños de exaltación del mal (por ejemplo, personajes de ficción, como Darth Vader, de Star Wars, o videojuegos en los que la muerte y la crueldad se presentan como algo natural o necesario para la supervivencia) y de elementos de terror en sus vidas (Halloween u otros disfraces macabros de carnaval), Jesús en el Evangelio expulsa el demonio que una persona tiene dentro, y de este modo nos muestra un ejemplo de cómo el cristiano ha de luchar siempre contra el mal. Esa acción provoca en los que le rodean admiración y consuelo. Los misioneros, por todo el mundo, con su fe combaten el mal: supersticiones, desigualdades, pobreza, maltrato a los débiles, etc. El niño, imitando a Jesús, deberá hacer lo mismo con valentía y así ser transmisor de la alegría de la fe a su alrededor. Esta alegría de la fe es una característica contagiosa de los niños, a la cual se lanzan con arrojo y atrevimiento, porque saben que no están solos: Jesús les acompaña. La primera lectura muestra esa necesidad de personas que transmitan el mensaje de Dios en el mundo: los misioneros y los niños de Infancia Misionera, que se atreven a hacerlo y son valientes porque confían en Dios.

22


Oración de los fieles El niño, imitando a Jesús, deberá combatir el mal con valentía y así ser transmisor de la alegría de la fe a su alrededor.

· · · · · ·

Por el Papa, los obispos y los sacerdotes; para que cada día sigan fortaleciendo en su corazón la valentía de ser evangelizadores en nuestro mundo, y así sigan siendo testigos creíbles ante nuestra sociedad. Roguemos al Señor. Por todas las personas que tienen poder, tanto en los gobiernos nacionales o locales, como en las empresas; para que en sus decisiones no se olviden nunca de los más débiles y desfavorecidos. Roguemos al Señor. Por todos los misioneros; para que cada día refuercen su amor a Dios y su ilusión por llevarle a cada rincón del mundo, sabiendo que, además de con su presencia, cuentan siempre con nuestro recuerdo y apoyo. Roguemos al Señor. Por todos los niños que sufren por enfermedad, pobreza, soledad, porque no tienen opción de jugar, no pueden ir a la escuela o no se les enseña la alegría de la fe; para que nunca les olvidemos en su dolor y busquemos formas de ayudarles. Roguemos al Señor. Por todos los niños que formamos parte de la Infancia Misionera; para que nunca nos falte la valentía de querer llevar a todos la felicidad de vivir como Jesús nos ha enseñado. Roguemos al Señor. Por todos nosotros; para que siempre mantengamos vivo el deseo de llevar a Dios a todo el que nos rodea y, animándonos a vivir como Jesús quiere, podamos hablar de Dios no solo con palabras, sino también con nuestras obras. Roguemos al Señor.

Ofertorio Rosario misionero elaborado con “gomets” [pequeñas pegatinas de colores, muy comunes en la escuela]. Con este rosario te ofrecemos nuestro deseo de que la Virgen María siempre esté presente en nuestra misión de evangelizadores. “Hucha del compartir”. Con esta hucha [o huchas] te ofrecemos nuestra generosidad y recuerdo hacia los niños más necesitados de todos los continentes. Pan y vino. El pan y el vino que presentamos se convertirán en Ti, Jesús, que eres la fuerza del cristiano.

Monición final Al finalizar este encuentro de hermanos con Jesús que es la misa, volvemos a mirar el cartel de la Jornada de Infancia Misionera. Nos dice: “Atrévete a ser misionero”. Sí, Jesús. Los niños queremos ser tus mejores amigos, que te llevemos a todos los lugares donde estamos: a nuestra casa, con nuestros hermanos, padres y familiares; a nuestro cole, con el resto de compañeros, a quienes podemos decir lo bueno que eres y todo lo que nos quieres; a nuestros profesores; a todos los vecinos de nuestro barrio [o de nuestro pueblo]. Cuenta con nosotros, cuenta conmigo para ser tu misionero.

Pedro Miguel Rodríguez Ricondo, Delegado Diocesano de Misiones y Director Diocesano de OMP de Santander

23


INFANCIA MISIONERA APORTACIÓN ECONÓMICA DE LAS DIÓCESIS A

La Obra Pontificia

de Infancia Misionera recibe, durante el año en curso, las aportaciones económicas que los fieles ponen a disposición del Santo Padre para atender la actividad misionera entre los niños en los 1.113 territorios de misión. Las cantidades recogidas en 2016 proceden, en buena medida, de la colecta llevada a cabo en la Jornada de Infancia Misionera, que se celebró el 24 de enero de ese mismo año. Presentamos la relación de estas ofrendas realizadas en 2016 en el conjunto de España, desglosadas por diócesis.

Recaudaciones

2016

DIÓCESIS

Euros

ANDALUCÍA

CASTILLA-LEÓN

MADRID

Almería ............................ 7.375,03 Cádiz-Ceuta ................. 19.044,78 Córdoba ......................... 87.182,54 Granada ..........................42.016,42 Guadix-Baza ................. 6.967,43 Huelva ............................... 3.920,44 Jaén ................................. 62.895,67 Jerez ............................... 101.053,26 Málaga-Melilla ..........176.556,43 Sevilla ............................ 61.848,05

Astorga ............................. 8.650,84 Ávila .................................. 27.686,75 Burgos .......................... 125.690,97 Ciudad Rodrigo ......... 6.697,40 León ..................................22.347,24 Osma-Soria ....................8.457,92 Palencia ......................... 18.468,18 Salamanca ....................30.430,53 Segovia ........................... 19.729,46 Valladolid ...................... 34.490,78 Zamora ............................ 41.541,74

Alcalá de Henares ....... 33.350,63 Getafe .................................... 10.910,84 Madrid ................................. 307.264,84 Arz. Castrense ...................... 17,80

ARAGÓN Barbastro-Monzón ..... 19.836,86 Huesca .......................... 4.290,46 Jaca ................................ 6.815,93 Tarazona ....................... 7.806,00 Teruel-Albarracín ..... 6.349,89 Zaragoza ................... 30.580,40

ASTURIAS Oviedo .......................... 14.089,64

BALEARES Ibiza ................................... 5.124,59 Mallorca ....................... 2.636,29 Menorca ....................... 1.908,56

CATALUÑA Barcelona ......................36.031,50 Girona ................................ 8.838,56 Lleida ................................12.062,58 S. Feliu de Llobregat .....3.461,96 Solsona ............................ 8.116,23 Tarragona ........................7.854,34 Terrassa ........................... 1.471,94 Tortosa .............................. 4.284,87 Urgell ................................ 21.130,87 Vic ....................................... 2.566,20

EUSKADI

CANARIAS

Bilbao ............................... 41.107,59 San Sebastián......... 120.830,44 Vitoria ...............................30.137,00

Canarias ...................... 41.344,85 Tenerife ...................... 14.512,04

EXTREMADURA

CANTABRIA Santander .................. 23.314,66

Mérida-Badajoz ........ 61.263,03 Coria-Cáceres ............29.912,77 Plasencia ....................... 10.209,30

CASTILLA-LA MANCHA

GALICIA

Albacete ...................... 26.549,11 Ciudad Real................ 107.410,66 Cuenca ........................ 73.955,20 Sigüenza-Guadalajara... 36.108,24 Toledo ........................... 54.141,77

24

ejercicio

Lugo .................................... 9.708,50 Mondoñedo-Ferrol ......5.650,77 Ourense .......................... 17.427,15 S. de Compostela ....... 97.138,98 Tui-Vigo ........................... 12.141,44

MURCIA Cartagena-Murcia .......... 21.175,27

NAVARRA Pamplona-Tudela .........122.058,53

LA RIOJA Calahorra-Logroño ..........70.911,46

VALENCIA Orihuela-Alicante ...........41.077,83 Segorbe-Castellón ........ 41.369,03 Valencia ................................ 75.695,43

DIRECCIÓN NACIONAL ..................................................... 33.909,13

TOTAL GENERAL

............................................. 2.688.913,82


INFANCIA MISIONERA

por continentes

DISTRIBUCIÓN DE LAS AYUDAS DE ESPAÑA

La Asamblea General de las Obras Misionales Pontificias, celebrada en Roma del 29 de mayo al 3 de junio de 2017, aprobó la distribución de las ayudas económicas de España para atender proyectos pastorales y sociales a favor de los niños en los territorios de misión.

Estos fondos provienen de los donativos del ejercicio 2016 –una vez deducidos los gastos indispensables para la administración y la animación misionera en las comunidades cristianas–, a los que hay que sumar 594.016,20 euros procedentes de años anteriores, que España re-

ÁFRICA

servó, por indicación de Roma, para su envío en 2017. Esto explica que la cantidad distribuida en 2017 sea superior a la recibida en aportaciones en 2016. Con esta colaboración económica se ayuda a cubrir necesidades espirituales y materiales de la infancia en las misiones.

ASIA

BENÍN .................................... 148.859,53

MALAUI .................................. 57.093,96

FILIPINAS ........................................ 38.848,32

BURKINA FASO ............. 181.078,43

NAMIBIA ................................ 12.502,97

INDIA ................................................. 654.261,48

BURUNDI ...............................39.172,82

NIGER ...................................... 10.072,35

LÍBANO ............................................. 45.999,92

CABO VERDE .................... 19.437,30

NIGERIA ............................... 149.259,86

MYANMAR ...................................... 76.056,34

CAMERÚN .......................... 207.025,30

REP. DEM. CONGO ............ 56.240,58

SIRIA ................................................... 14.509,91

CHAD ......................................147.849,11

REP. POP. CONGO ............. 14.622,16

TIMOR ................................................ 16.432,59

COSTA DE MARFIL ..........239.164,89

RUANDA ................................ 50.266,86

EGIPTO .................................... 26.798,69

SENEGAL ..............................20.652,10

ETIOPÍA .................................. 18.691,51

SIERRA LEONA ................20.398,28

GABÓN .................................... 15.043,40

TANZANIA ...........................115.977,73

GHANA ....................................72.454,95

TOGO ........................................10.717,63

KENIA ...................................... 42.586,37

ZAMBIA ...................................34.905,88

MADAGASCAR ................ 88.669,32

ZIMBABUE ........................... 34.905,88

TOTAL ............ 846.108,56 E

AMÉRICA COLOMBIA ....................................... 5.589,80 HAITÍ ................................................... 26.372,00 TRINIDAD Y TOBAGO ............ 22.958,45

TOTAL ...... 1.834.447,86 E

TOTAL ................ 54.920,25 E

OCEANÍA PAPÚA NUEVA GUINEA ....... 28.948,28

TOTAL ................ 28.948,28 E

TOTAL GENERAL: 2.764.424,95 E 25


E

n su propósito de fomentar la formación misionera, la Pontificia Unión Misional trabaja en tres frentes: encuentros, publicaciones, y presencia en Internet y redes sociales. Empezamos por aquí, aprovechando que, coincidiendo con el Domund 2017, OMP ha estrenado una nueva página web (en la misma dirección www.omp.es), más moderna y accesible. Esta web pretende comunicar mejor el trabajo evangelizador de la Iglesia universal y el apoyo que la Iglesia en España presta a los misioneros a través de la animación y cooperación. En ella se unifica la información de las Jornadas de OMP: Domund, Infancia Misionera y Vocaciones Nativas. La misión y los misioneros son los claros protagonistas, con un lugar destacado para la actualidad, y con novedades como un mapa de la presencia de misioneros españoles o la posibilidad de asomarse a enclaves de la misión en 360º. Además, el usuario

tiene siempre “a un clic” los enlaces a las Delegaciones Diocesanas de Misiones, muchas de ellas, con sus respectivos blogs. Estos contenidos renovados se presentan con un diseño funcional, adaptado para dispositivos móviles, un lenguaje más sencillo y una estructura de la información que facilita la navegación. Las propuestas de formación misionera y los materiales de animación de OMP se ofrecen ahora de manera más clara y atractiva. Un “kiosko” con las publicaciones de la institución, un espacio para OMPress (servicio misionero de noticias diario), un archivo documental y una sección de prensa con materiales para los medios de comunicación son otros de los recursos. Para la PUM, uno de los grandes deberes de OMP es dar a conocer cuanto acontece en la misión, y las nuevas tecnologías permiten hacerlo de forma rápida y con mayor difusión. Este esfuerzo de actuali-

zación de los canales de información abarca también el trabajo en redes sociales que viene realizándose. La Memoria de actividades 2016 de OMP da cuenta del amplio alcance obtenido a través de Facebook, Twitter y YouTube en ese año. En 2017, esa difusión no dejó de crecer. En algunos momentos, el tema misionero fue capaz de situarse en las redes por delante de cuestiones de actualidad que ocuparon amplios espacios. Ejemplos de ello son los trending topics alcanzados con el hashtag #SantaTeresaLisieux el pasado 1 de octubre –abriendo el mes misionero a través de Twitter– y con #iValientes en vísperas del pasado Domund. También, las 140.000 visualizaciones que, apenas pasada esa Jornada, había registrado ya en YouTube el vídeo Superhéroes. Con la adaptación al lenguaje digital, OMP quiere servir mejor a la animación misionera, a los misioneros y a la misión de la Iglesia.

Departamento de Comunicación de OMP

26


Illuminare Nº402  

Revista Illuminare - Jornada Infancia Misionera 2018

Illuminare Nº402  

Revista Illuminare - Jornada Infancia Misionera 2018

Advertisement