Revista Gesto 217

Page 1

Un número para los que quieren descubrir el plan de Dios La revista de la Infancia Misionera

NÚM. 217 · JUNIO- SEPTIEMBRE 2022

EL REPOR

los nombres de la virgen

LOS MISIONERÍSIMOS

HERMANA CLARE CROCKET


Portada: Marta Moreno. Dibujo interior: Antón Sambade. Ganadores concurso IM 2022

¿Qué qUiErEs dE mI? Son preguntas que no debemos dejar de hacernos, pues eso definirá quienes somos. Pero no nos podemos olvidar de preguntarle a Dios: ¿Y tú, qué quieres de mi, Jesús? A veces, no sabemos muy bien qué caminos elegir o qué decisiones tomar, pero no te olvides de Él. Igual que en el dibujo de abajo, puede ser la luz que te alumbre la vida, como un faro que te marca el camino por el que seguir navegando. Disfruta mucho de este verano y de las vacaciones. Aprovecha para compartir todo con tus padres, abuelos, hermanos, amigos y Jesús. Como en la portada: Salta, enciende la luz y alumbra a todos los que te rodean.

2

DEPÓSITO LEGAL: M.38700-1976

Llega el verano y las vacaciones. Tenemos más tiempo para pensar. ¿Cómo quiero que sea el curso que viene? ¿Quiero ir a extraescolares? ¿Quiero ir a la parroquia? ¿Puedo y quiero ayudar a los demás de alguna forma?


217 2 EN PORTADA 4 GOOD NEWS 9 MISIONEROS

POR EL MUNDO En Angola con Ángela Lopera

12 LOS MISIONERÍSIMOS Hna. Clare Crocket

‹‹La vocación es respuesta a un llamado gratuito del Señor; por eso, llegaremos a descubrirla y a abrazarla cuando nuestro corazón se abra a la gratitud y sepa acoger el paso de Dios en nuestra vida...»

El misionero de Wuhan

15

16 UN PÓSTER En las cosas de mi Padre 18 RECUERDOS DE LA MULA 19 EN MIS ALFORJAS Hasta siempre EL PERSONAJE Los misioneros

2o REPOR

LoS nOmBrEs dE lA vIrGeN

La En busca de mi vocación 24 DIARIO DE ANA 26 EL JUEGO 28 TIEMPO LIBRE 3o BUZÓN

Papa Francisco. Marzo 2020

GESTO se edita en Obras Misionales Pontificias. En este número han colaborado: Ana Ramos, Dora Rivas, Fernando González Laparra, Gabriela Fesser, José Morán Ortí, Justo Amado, Rafael Santos con la dirección de Miryam García. Ha sido ilustrada por: José Miguel de la Peña, Loreto Fernández, Pablo Rosendo, Paz Rodero y Tomás de Zárate. El diseño es de EstudioJa y la maquetación de EstudioJa y Miryam García. La ha corregido Justo Amado y la han traducido Ignacio Azkoaga y M. Mar Cugat Viñes. Se imprime en Arias Montano S.A. ¡Gracias a todos los misioneros y amigos que han ayudado a que saliera adelante este número!

www.revistagesto.es buzongesto@omp.es

¡MeNuDa HiStOrIa!

22 ¿QUÉ PLAN TIENES PARA MI?

¡Al lío! Gesto, la revista de Infancia Misionera, se edita en las

6

PINTEREST | Revista Gesto

YOUTUBE | Play Gesto


por el mundo Hemos viajado hasta

Angola

para visitar a

Ángela Lopera

Esclava del Divino Corazón

Los sueños, a veces se hacen realidad Cuando tú deseas algo con todas tus fuerzas y todo tu corazón, el Señor te escucha y te da la oportunidad de poner en juego tu mejor versión. Yo creo que algo así me ha pasado a mí.

Soy Ángela y nací en Sevilla. Soy Esclava del Divino Corazón. Desde pequeña en mi cole, soy “amiga” de la revista GESTO. Recuerdo que la esperábamos con mucha ilusión… En aquel entonces “ser MISIONERA” me sonaba a una cosa muy grande, nunca imagine que yo lo sería algún día… y sin embargo hoy, ¡os escribo desde Angola!

Recuerdo cerrar los ojos de pequeña (quizás cuando tenía tu edad), y pedir con muchas fuerzas a mi amigo Jesús ¡que se acabe el hambre en el mundo! ¡Qué todos los niños tengan un cole como el mío! Y con el paso del tiempo fui descubriendo que esa oración era Jesús quién la estaba poniendo en mi corazón, y que me necesitaba para hacer realidad su sueño. Todas las mañanas rezamos en el cole


Y así fue como decidí ser profe y hermana, y dedicar todo mi tiempo, mi vida entera a “formar el corazón”. corazón” Esta aventura comenzó cuando entré en la Congregación de Esclavas del Divino Corazón. Y con el paso del tiempo, este Están felices de venir al cole cada día. ¿Habéis visto que uniformes tan limpios? sueño de querer cambiar el mundo con el poder que nos da la educación, me llevó hasta Angola, donde soy misionera actualAngola mente.

El país del

IMBONDEIRO Es el árbol nacional de Angola. Según cuenta la leyenda, este precioso árbol fue la primera especie que hubo en la Tierra. Es tan grande que hay un dicho que dice: “el conocimiento es como el tronco de un imbondeiro. Ninguna persona sola puede abarcarlo todo” ¡Mira lo pequeño que parece el elefante junto al árbol!

Aquí en Angola, nuestra comunidad está en un barrio que se llama “Palanca”, un barrio en la periferia de Luanda (la capital del país). En nuestro barrio las calles ya no son de asfalto, la luz llega a casi todas las casas aunque la potencia es muy baja y a veces se corta. El agua no está canalizada, es decir, la mayoría de los niños de nuestro barrio no tienen acceso directo al agua potable. Ellos tienen que ir cada mañana a las fuentes a coger o comprar la que van a necesitar durante todo el día para lavar los platos, asearse, beber… Aquí, en el centro del barrio está nuestra escuela para niños y jóvenes, de primaria y secundaria (desde los 5 hasta los 15 años). Y también tenemos un pequeño centro de salud. Las hermanas trabajamos en la escuela y ayudamos en el puesto de salud. A mí me encanta enseñar. Aquí los alumnos son súper receptivos, les encanta aprender. Disfrutan en la escuela. La valoran y la cuidan muchísimo porque saben que no todos los niños tienen la suerte de tener una. Los días de lluvia ellos se ponen muy triste porque el cole no puede abrir. El patio se inunda y acceder a la escuela es difícil por causa de la “lama” (una

10


especie de barro que se pega a los zapatos y resbala mucho) ¡Es difícil caminar por la lama sin mancharse y sin caerse! Desde que las hermanas llegaron aquí, hace ya 25 años, las cosas han cambiado mucho. Cuando las primeras Los niños son súper simpátihermanas llegaron, aún estaba Angola en guerra y la cos. ¡Siempre riendo! situación era mucho más precaria que ahora. Poco a poco, gracias a la ayuda de muchos y el esfuerzo de todos, las condiciones de la escuela y de la gente del barrio han ido mejorando. Al principio los alumnos se sentaban en bloques de hormigón y daban clase debajo de los árboles… hoy ya tenemos una bonita escuela, clases luminosas, amplias, con mesas y sillas. Y sobre todo tenemos un equipo de profes geniales, que desean lo mejor para sus alumnos y para el futuro de Angola. ¿Sabéis? Hay una ayuda muy grande que vosotros los niños de Gestos podéis hacer y que no cuesta nada… ¡es gratis! Podéis ayudarnos con vuestra oración. Puedes hacer como hacía y sigo haciendo yo. Cierra los ojos y desea con todas las fuerzas de tu corazón que haya paz, que se acabe el hambre en el mundo, que todos los niños tengan una escuela… estoy convencida que Dios te escucha y algo de ti nos llega. Y de aquí a unos años, quizás eres tú mismo el que nos escribes desde cualquier lugar del mundo como misionero ¿quién sabe? La vida da muchas vueltas. No le pongas límites a tus sueños. Dios te habla a través de ellos. Un abrazo enorme, desde el corazón de Angola.

Acuérdate de rezar por Ángela. Para que siempre tenga fuerzas para acompañar, enseñar y cuidar a los niños de Angola.

11


Hermana Clare Crocket (1982-2016) Texto: Dora Rivas / Ilustración: Loreto Fernández

uNa mIsIoNeRa dE pElícUlA

12

Clare Crockett nació en Derry (Irlanda) el 14 de noviembre de 1982. Clare era guapa, simpática y tenía mucho talento, y soñaba con ser actriz y hacerse famosa. Con 17 años ya había presentado un programa de televisión y participado en una película, así que solo esperaba una oportunidad y..., ¡zas!, todos la conocerían. Quería comerse el mundo, porque para ella las cosas no tenían término medio: era “¡Todo o nada!”. Sin embargo, durante un viaje a España descubrió “algo” que cambiaría por completo su vida. Clare había oído hablar de España y de su sol radiante, así que, cuando unas amigas la invitaron a pasar allí una Semana Santa, no lo dudó. Pero al llegar se dio cuenta de que no se trababa de ir a la playa, como había pensado. El Viernes Santo —el día que recordamos que Jesús murió en la cruz por amor a nosotros— le dijeron que tenía que ir a la iglesia. Aunque de mala gana, hizo caso y entró.

Se quedó en los últimos bancos, pensando en sus cosas, y, cuando todos se levantaron para ir a besar la cruz, ella, como si fuera un robot, les siguió. Todavía no se lo podía imaginar, pero ese sería el momento más importante de su vida: al besar la


cruz, Jesús transformó su corazón, y Clare empezó a llorar y llorar pensando en Él y en qué podría hacer ella para consolarlo. Entonces sintió que ya no quería ser actriz, sino monja, como las que conoció ese día, las “Siervas del Hogar de la Madre”. Sin embargo, cuando llegó a su país, el deseo de ser monja estuvo a punto de esfumarse y por un tiempo todo volvió a ser como antes: salía a divertirse con sus amigos, con su novio, fumaba, bebía… Hasta que un día, en una discoteca, sintió que Jesús la llamaba de nuevo (Jesús te puede sorprender en cualquier sitio). Y por fin se decidió. Cortar con su vida anterior le costó muchísimo, pero ya sabía que solo Jesús podría hacerla feliz y que todo lo demás eran tonterías.

Descubrió que lo que más alegría le daba era servir a los demás, también cuando más le costaba o cuando no se encontraba bien (Clare tenía a menudo unos dolores de cabeza muy fuertes). Y no es que este cambio ocurriera de la noche a la mañana. De hecho, a veces pensaba que podía “mezclar” algo de su vieja y su nueva vida: ¿por qué no ser una “monja famosa”? Pero luego se reía pensando en su ocurrencia. Ahora se había tomado muy en serio lo de seguir a Jesús, y ya no daría marcha atrás: “¡Todo o nada!”, repetía.

Regresó a España y se hizo religiosa. A partir de entonces, su afán de protagonismo, de que todos se fijaran en ella, fue desapareciendo poco a poco. Ahora le pasaba lo contrario: quería hacer las cosas sin que nadie lo notara.

Después de unos años en España, su congregación la envió a Estados Unidos. Allí aprendió a tocar la guitarra, y se pasaba el día cantando para dar a conocer a Jesús. Los niños la seguían a todas 13


partes, porque Clare era la monja más “marchosa” y divertida que habían conocido nunca. Ahora actuaba para ellos, haciendo imitaciones o pequeñas obras de teatro. Por eso, les dio mucha pena tener que decirle adiós cuando se fue como misionera a Ecuador. Clare se despidió diciéndoles que rezaran por ella, y los niños así lo hicieron. Al llegar a Playa Prieta, en Ecuador, le impactó mucho la pobreza que vio, sobre todo viniendo de un país tan rico como Estados Unidos. Un día hubo una inundación tan grande que todo se estropeó por el barro y muchas familias perdieron las pocas cosas que tenían. Los niños, a pesar de ser pobres, querían jugar y divertirse, como en cualquier otra parte del mundo. La hermana Clare jugaba con ellos y les hablaba de Jesús con sus canciones y comenzó a

¿Sabes cómo firmaba la hermana Clare? Con su famoso “¡O todo o nada!”. Al enseñarles a rezar, la hermana Clare había logrado que los niños estuvieran ¡hasta tres minutos! callados delante del sagrario, junto a Jesús. ¿Te atreverías tú con ese reto de estar “tres minutitos” en total silencio, a solas con Él? 14

dirigir un coro. Y, como sabía por experiencia que “figurar” no lleva a ningún sitio, para ser parte de ese coro había que cantar para Jesús y no para lucirse; si no, no serviría de nada. El 16 de abril de 2016 parecía un día normal en Playa Prieta. Clare estaba con cinco chicas tocando en la guitarra una canción que se llamaba “Prefiero el Paraíso”, cuando un fuerte terremoto hizo temblar el suelo y derrumbó el edificio donde estaban. No les dio tiempo a reaccionar, y las seis murieron ese día. Poco antes, durante la comida, la hermana Clare había dicho que no tenía miedo de morir, porque en ese momento se encontraría con Jesús. Porque ella, que había querido ser actriz, descubrió finalmente que ¡Jesús era de verdad el protagonista de la película!


Los recuerdos de la

J

Por Rafael Santos Barba

esús salió del templo con María y José, que lo miraban con mucho cariño, pero también desconcertados y silenciosos. Pensé que era todavía del susto de haberlo perdido, pero es que había pasado algo más... Cuando lo encontraron entre los sabios, Jesús les había dicho a los dos algo muy misterioso: que Él debía estar en las cosas de su Padre... Claro, se refería a su Padre Dios y a la misión que él le había encargado, pero de entrada María tuvo que guardar esas palabras en su corazón para comprenderlas bien del todo. Por fin reanudamos el viaje de vuelta a Nazaret. Jesús se subió a mi espalda, me dio una palmadita en el pescuezo y ¡allá que vamos! Y me puse a imaginar: “Quizá algún día Jesús quiera volver a Jerusalén para completar su misión... Pero ¿y si no puedo llevarle porque para entonces ya no estoy para muchos trotes?”. Pero me dije: “No pasa nada; si Dios quiere, ya entrará en la ciudad montado en algún familiar mío que esté más en forma...”. Y hasta aquí llega todo lo que quería contaros de cuando Jesús era niño. Compartiendo mis recuerdos con vosotros, he disfrutado como una mula (lo siento, tenía que acabar con una de mis bromas...). Y ahora me voy a callar un poco, que dicen que los animales no hablamos, je, je... ¡Hasta siempre, amigos!

18


EN mis

AlFoRjAs

Ilustraciones: Pablo Rosendo

... ¿sambíaprs que hasta sie e

Si has seguido la revista Gesto en estos últimos años, habrás visto que hemos acompañado a Jesús durante su infancia. Ahora, ya con 12 años, Jesús ya estodo un hombretón. Seguirá con su vida familiar, aprendiendo el oficio de su padre y siguiendo la voluntad de Dios. Después de Jesús vinieron los discípulos para seguir sus pasos, y

los

luego otros y luego otros y otros. Entre todos ellos, podemos destacar algunos grandes misioneros de la historia que descubrirás más abajo. Pero el camino no termina aquí; ahora te toca a ti. Ya sabes un montón de cosas sobre Dios, sobre Jesús, su infancia, su familia... ¡cuéntaselo a todos!

misioneros ¿QUIÉNES SON?

En la imagen están San Juan Bosco, San Daniel Comboni y San Francisco Javier. ¡Ah, y Jesús! Estos tres grandes santos, fundaron grandes congregaciones misioneras e hicieron historia en la misión. COMO TÚ Y COMO YO

¿Te imaginas que Dios te llama a ser misionero? Estos tres santos nunca imaginaron que lo serían, pero se atrevieron a decir sí a Dios. ¿Le has preguntado? ¿Has completado la colección de personajes “MISIONEROS 19 CON JESÚS”? 19


lOs nOmBrEs dE lA vIrGeN

Las advocaciones de la Virgen son los distintos nombres con los que conocemos a nuestra Madre, María. Pero, ¿de dónde vienen esos nombres? Algunos tienen detrás historias muy curiosas, ¡vamos a descubrirlas! Nuestra Señora de la Salud (Velankanni - India)

Velankanni es un pequeño pueblo de India al que, cada año, peregrinan miles de católicos para rezar frente a Nuestra Señora de la Salud. Entre los milagros que se le atribuyen, se encuentra uno muy reciente: hace 18 años, hubo en la zona un maremoto muy fuerte. La Basílica, que en ese momento acogía a dos mil peregrinos, fue el único edificio del pueblo que quedó en pie, ¡por lo que todos ellos se salvaron!

Virgen de la Encina (Ponferrada, León – España)

Seguro que adivinas que se llama así porque… ¡la imagen apareció dentro del tronco de este árbol! La ocultaron allí durante siglos para protegerla y fueron los templarios quienes, mientras cortaban madera para construir el castillo de Ponferrada, encontraron a “La Morenica”, como se la conoce popularmente. En ese mismo lugar se le construyó un templo, convirtiéndose así en patrona de la ciudad.

20


Virgen de Caacupé (Caacupé – Paraguay)

Un indio guaraní del que solo conocemos su nombre, José, conoció a Jesús gracias a los misioneros franciscanos presentes en Paraguay. Estando en la selva, se encontró con indios de otra tribu, a los que consideraba muy peligrosos, y se escondió tras el tronco de un gran árbol. Prometió a la Virgen que tallaría su imagen con la madera de aquel tronco si salía de allí con vida y, tiempo después, agradecido a María, cumplió su promesa. Desde entonces, la Virgen ha salvado a la zona de inundaciones que parecían catastróficas, y el pueblo la conoce como Virgen de los Milagros de Caacupé.

Nuestra Señora de Luján (Luján, Buenos Aires - Argentina)

Para conocer la historia de la patrona de Argentina tenemos que irnos cuatro siglos atrás. La imagen de Nuestra Señora de Luján fue un encargo que un hombre rico hizo a un amigo de Brasil. Cuando la figura llegó al puerto de Buenos Aires, trataron de transportarla en una carreta tirada por bueyes pero, llegados a un punto llamado “Árbol solo”, a orillas del río Luján, los bueyes dejaron de andar. Les quitaron todo el peso que llevaban salvo la caja que contenía la imagen de la Virgen y, aún así, no se movían. Solo cuando quitaron la imagen, los bueyes siguieron el camino. Ellos entendieron que María quería quedarse en ese lugar, y construyeron una Basílica para ella.

Quizá en tu pueblo o ciudad también haya una advocación de la Virgen de la que nos puedes contar su historia, escríbenos a buzongesto@omp.es o envíanos una carta. ¡Nos encantará leerla!

21


más

GESTO en

revistagesto.es

PoR SoLo 5 € aL año En nuestra web o enviando este cupón a

suscripciones@omp.es o a GESTO : C/Fray Juan Gil 5. 28002. Madrid

YO:

como padre/madre/tutor

Nombre y apellidos Correo electrónico

Teléfono

QUIERO QUE LA REVISTA GESTO LLEGUE A:

NOMBRE y APELLIDOS DEL NIÑO /A • PARROQUIA O COLEGIO

Dirección completa Localidad y Provincia CON UNA SUSCRIPCIÓN

QUE PAGO MEDIANTE

Código Postal

Fija por 5€ cada año Castellano LENGUA De un año por 5€ De grupo (parroquias o colegios) por 3€/año* - Recibir

Catalán

Euskera

nº de ejemplares.

* Grupos (>10 niños). 3 € cada miembro del grupo. Si hay dificultad de pago, consultar. ¡Que nadie se quede sin Gesto!.

Efectivo Domiciliación: Nº CUENTA BANCARIA

TITULAR:

DNI TITULAR:

Transferencia (ingresar a nombre de GESTO)

BBVA: ES02 0182 1364 3700 1850 5731 o en Banco Santander: ES20 0075 0204 9206 0075 1549 Firma aquí

Mediante tu firma prestas tu consentimiento para que los datos personales que facilites a Obras Misionales Pontificias sean tratados para gestionar tu relación con esta entidad, para poder comunicarnos contigo y para mantenerte informado de campañas y actividades. La legitimación para tratar tus datos está basada en tu consentimiento. Solamente podrán ser cedidos a las Delegaciones Diocesanas de Misiones y, además, en aquellos otros casos en que obligue la Ley. Como titular de los datos puedes, en todo momento acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puedes consultar toda la información sobre privacidad en nuestra web: www.omp.es/politica-proteccion-datos/

C