Page 1

Desarrollo Profesional Docente 1

Desarrollo Profesional Docente/Formación Permanente Prof. Omar Miratía (MS.C) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve Caracas, Septiembre 2004

Introducción La sociedad en el actual siglo XXI, es la sociedad de la información (SI) y de la comunicación. Esto gracias a los progresos en los ámbitos de la computación y de la informática, la digitalización de la información, el uso de las tecnologías de información y comunicación (TICs) y de las redes para transmisión de datos, las simulaciones y la realidad virtual (UNESCO, 1998a). Esta sociedad caracterizada por el uso generalizado de las TICs, en todas las actividades humanas y por una fuerte tendencia a la mundialización económica y cultural, exige de todos, nuevas competencias personales, sociales y profesionales, para poder abordar y afrontar los continuos cambios que se imponen en todos los órdenes de nuestra vida, los rápidos avances científicos y la nueva "economía global". (Marquès, 2000). Los avances en la ciencia y la tecnología y el uso de las TICs, en todas las áreas del conocimiento, y en especial, en el área educativa, han impulsado cambios en la forma de aprender y de enseñar. En cuanto a la influencia de los cambios que se están desarrollando en la sociedad, la economía y la cultura, se podría indicar que nunca en la historia de la educación ésta se ha visto tan presionada con la incorporación de las TICs, tanto en la vertiente que se podría considerar como formal, como en la informal o no formal (Cabero, 2002). De acuerdo con Bates (2001), esta nueva realidad requiere cambiar la organización de los centros educativos haciéndolos más flexibles y fortaleciendo la función formativa del docente frente a la instructiva. Así mismo, para aplicar las TICs en la educación, se necesita algo más que comprar computadores nuevos, crear un sitio Web y facilitar el acceso a Internet. Para Bates, el éxito del uso de las TICs en el proceso de enseñanza-aprendizaje depende de la capacidad de introducir cambios importantes en la cultura docente y organizativa de la institución. En éste sentido, los avances tecnológicos exigen a los docentes una mayor y mejor preparación, que supone la necesidad de adquirir nuevas competencias, destrezas y dominios técnicos, lo cual implica necesariamente que los profesores se sometan a planes de formación y actualización permanente, y aprendan a optimizar el uso las herramientas tecnológicas o TICs, en sus Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 2 actividades académicas, con el objetivo de facilitar y estimular en los alumnos el placer por el aprendizaje (FUNDABIT, 2004). Sobre éste aspecto, se disertará en el presente trabajo: “Desarrollo del Profesional Docente.” Desarrollo del Profesional Docente/Formación Profesoral en Servicio en la era de las TICs Análisis del Contexto: Situación Actual En América Latina, cuando se habla de profesores o maestros [educadores], se refiere a personas que generalmente proceden de los “estratos sociales” menos favorecidos, y usualmente con escasa experiencia previa en el uso de la computadora y de las TICs, y además, éstos no sólo muestran las naturales “resistencias al cambio”, sino que también a priori están en desventaja frente a sus alumnos, que en igualdad de condiciones aprenden más rápido que sus profesores y se compenetran mejor con el mundo de la informática, en el que por otra parte nacieron (León, 2000). A pesar de lo anterior, nadie pone en duda que el educador es la pieza clave para una educación de calidad. De ahí la necesidad de formar verdaderos maestros. Tenemos muchos licenciados, profesores y hasta postgraduados con maestría, pero escasean cada vez más los genuinos “maestros” (Fe y Alegría, 2003). Por otra parte, en algunas instituciones educativas en los niveles de educación Inicial, Preescolar, Básica y Media Diversificada Profesional, y en muchas universidades tanto públicas como privadas, existen profesionales “prestados a la docencia”, es decir, que cumplen funciones de profesores o maestros, pero que no fueron formados para ello. La pedagogía la han adquirido en la “universidad de la vida” con su trabajo y experiencia diaria, y puede que hayan acumulado mucha información o conocimiento sobre un tema o área específica, pero eso de ninguna manera significa que se sepa transmitirla o que se sean buenos educadores. El educador [maestro o profesor] como profesional, tal como afirma Villar (1990), citado por Cabero (2000): desarrolla un cúmulo de funciones que van desde diagnosticar las necesidades formativas de sus alumnos, hasta la evaluación de los estudiantes, y la selección y construcción de los medios para el aprendizaje, teniendo también que ser investigador tanto respecto a los contenidos que imparte como a sus actuaciones didácticas. (p.43)

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 3 Funciones que generalmente no son aprendidas por éste durante el curso de su formación pedagógica, sino durante su vida como profesional de la docencia. La profesión docente no es una profesión inespecífica, sino requiere de unos conocimientos, destrezas y actitudes particulares que no todos tienen y que habrían de adquirir en el entrenamiento preparatorio de la profesión (Barroso, Román & Romero, 2003). Un elemento fundamental de la llamada sociedad del conocimiento o de la información, es la incorporación de las TICs que también irrumpen decisivamente en el mundo de la educación y más aún, en la educación superior y la creación de conocimiento científico, humanístico y tecnológico (González, 2002). La sociedad actual, dispone de tecnologías de la información y comunicación que tienen una incidencia muy importante en el sistema educativo, y particularmente en la transformación de la educación superior (UCV, 2002). La introducción de cualquier tecnología de la información y comunicación en el contexto educativo pasa necesariamente tanto porque el profesor tenga actitudes favorables hacia las mismas, como por una capacitación adecuada para su incorporación en su práctica profesional (Cabero, 1998). En este sentido, Cebrian de la Serna (1997) afirma: “Hoy, la calidad del producto educativo radica más en la formación permanente e inicial del profesorado que en la sola adquisición y actualización de infraestructura" (p. 1). UNESCO (1998b), en sus propuestas de mejoramiento y transformación de la educación superior en América Latina y el Caribe, propone un “Plan de Acción para la Transformación de la Educación Superior”, basado en cinco programas, entre ellos el “Mejoramiento de la Calidad y la Gestión Académica” de las nuevas tecnologías de información y comunicación (NTIC), el cual establece entre sus objetivos: “Organizar procesos de capacitación, presenciales y virtuales, para docentes, investigadores, estudiantes y administradores, a fin de asegurar la utilización plena de las NTIC en la educación a distancia.” (p. 21), lo que a juicio del autor, puede aplicarse en forma análoga, a la educación presencial tradicional. En virtud de lo anterior, resulta importante implementar en las universidades planes de actualización, capacitación, formación y desarrollo profesional para todos los profesores. Teniendo presente que el estudiante es el “principal actor” en el proceso de aprendizaje, tanto en educación a distancia como presencial, pero que el docente, debe asumir su papel fundamental en el proceso de enseñanza, para lo cual, debe estar bien preparado en su área de competencia y adquirir nuevas habilidades, destrezas y dominios técnicos en el área de las TICs, y con su Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 4 ejemplo, dedicación, incentivos a la motivación, estrategias de enseñanza, pueda garantizar, en forma exitosa, el aprendizaje en el estudiante. Desarrollo del Profesional Docente [Profesionalización] Desarrollo Profesional El término “docente”, se refiere a los educadores [maestros, profesores, instructores, facilitadotes, tutores, entre otros] que trabajan en el sistema escolar en todos los niveles y modalidades de enseñanza. Al hablar de su formación se incluyen tanto a los educadores en aula, como a los que cumplen funciones de supervisión y dirección. Así, resulta importante articular estos tres estamentos [docentes, supervisores y directores] en el marco de nociones como equipo escolar, desarrollo profesional y gestión escolar, que integren para todos ellos, tanto la dimensión administrativa, como la curricular y pedagógica (Torres, 1998). La profesionalización se identifica con “el desarrollo profesional de los docentes y éste con la mejora de la práctica y la mejora de la calidad de la enseñanza. Se habla de desarrollo profesional como el proceso de perfeccionamiento de la función docente.”(García-Valcárcel, 2003). Así mismo, la profesionalización de los docentes se ve como una condición necesaria para mejorar la calidad de la educación. Si se quiere profesionalizar al docente se debe tener muy en cuenta las tareas y necesidades de su preparación (Glöckel, 1986). Sin embargo, tal como señala Albrigh (2003), el análisis de la formación docente pasa por discutir cómo superar las barreras, la “resistencia a la tecnología” o "fobia tecnológica" y la “Divisoria Digital” [“la brecha existente entre los que pueden utilizar de manera efectiva la nueva información y las herramientas de comunicación como el Internet y los que no pueden” (p, 194)] que se da en las aulas y en las instituciones educativas, durante el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje, en el marco de lo que Blackett y Stanfield (1994), citados por Albrigh, denominaron "euforia tecnológica". Así mismo Carvin (2000) señaló: la presencia de la Divisoria Digital plantea tanto problemas de alfabetización (alfabetización básica, alfabetización funcional, alfabetización ocupacional, alfabetización tecnológica, alfabetización informática y alfabetización adaptable) como problemas de contenido (barreras informativas locales, barreras de alfabetización, barreras idiomáticas, barreras de diversidad cultural y barreras de accesibilidad), y que cada una tiene consecuencias importantes (p. 194). Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 5 Es indudable que los avances de la ciencia y la tecnología, especialmente en lo relacionado a las TICs, y su uso y aplicación en la educación en general, crean lo que se ha denominado "euforia tecnológica", como consecuencia de ese sentir de pertenencia, curiosidad y de poder que el ser humano tiene por adquirir lo nuevo. Es indudable también, que como producto o como consecuencia de esa "euforia tecnológica", existe una "fobia tecnológica", a causa del analfabetismo funcional, cultural y tecnológico de la que habla Carvin (2000), que en muchos casos, se ve reflejado en la falta de preparación de las personas que deben hacer uso de las TICs, o en la carencia de unidades de “servicio de apoyo” al docente, como señalaron Boettcher y Morrow (1995) citados por Albrigh, que se ocupe más del mantenimiento preventivo y correctivo, la reparación de equipos y la solución de fallas en los programas, para así, evitar en los docentes, frases como que la “tecnología no funciona”, que en muchos casos, produce la llamada “fobia tecnológica" y la sub-utilización o no utilización de los equipos, laboratorios o materiales de instrucción, ocasionado grandes pérdidas para la institución. Barreras u Obstáculos que se Presentan en la Función Docente ante el uso de las TICs La incorporación de cualquier tecnología en la enseñanza, va a llevar la modificación de los roles tradicionales que el docente desempeña en la instrucción tradicional, de manera que tendrán a desvanecerse algunos, como el transmisor de información y se potenciarán otros, como el de evaluador, y diseñador de situaciones de aprendizaje, entre otros motivos porque puede que él ya no sea el depositario de los contenidos y de la información (Cabero, 2001). Por otra parte, provoca, en mayor o menor medida, un conjunto de cambios que afectan a todos los elementos del proceso educativo: organización, alumno, currículum, profesor (Salinas, 2003). Dichos cambios, en muchos casos, tal como afirma Albright (2003), producen “Barreras que alientan la resistencia a la Tecnología”, entre las que se pueden citar: a) El conservadurismo docente y el compromiso con los medios tradicionales de enseñanza, b) Un sistema de recompensas que penaliza al profesorado por concentrarse en el enseñanza y no en la investigación, c) Falta de compromiso con la tecnología en los más altos niveles jerárquicos de la administración, d) Predominio de la mentalidad “cuentafrijoles” y la preocupación por la productividad y el ahorro en los costos, e) Las aulas deficientemente equipadas, f) La falta de planes financieros que contemplan la adquisición anual, mantenimiento y apoyo a la tecnología, g) Reclamos de que no hay pruebas de que la tecnología funcione realmente, h) Frustración del profesorado con equipos poco fiables o difíciles de utilizar, i) Acceso desproporcionado, j) Estructuras institucionales Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 6 conservadoras que inhiben el cambio, k) Ritmo vertiginoso del cambio tecnológico frente a las limitaciones presupuestarias, l) falta de conocimiento de los educadores acerca de la tecnología y los recursos disponibles, m) Falta de reconocimiento de la tecnología como parte integrante del programa de estudios y la experiencia del estudiante, n) Falta de tiempo del docente para aprender sobre tecnología y elaborar recursos basados en la tecnología, o) Inexistencia de servicios de apoyo y de personal adecuado a los mismos, p) Complejidad de algunos sistemas tecnológicos, q) Temor manifiesto a la tecnología, entre otros. Una forma de minimizar la resistencia para lograr saltar los obstáculos o barreras, y minimizar la “fobia tecnológica" y “Divisoria Digital”, es incluir en los planes estratégicos programas de formación docente, desarrollo profesional o formación permanente, que incluyan métodos o proyectos que permita a los docentes explorar, investigar, desarrollar y acceder y utilizar las TICs y sus potencialidades, en su práctica pedagógica diaria, con el fin de aprovechar las ventajas y bondades que ofrecen las mismas, en el mejoramiento del proceso de enseñanzaaprendizaje. Entendiendo la formación docente dentro de un concepto de formación permanente, donde los saberes y competencias docentes son resultado no sólo de su formación profesional sino de aprendizajes realizados a lo largo y ancho de la vida, dentro y fuera de la escuela, y en el ejercicio mismo de la docencia (Torres, 1998). Funciones y Roles del Profesor ante los Nuevos Entornos de Aprendizaje y las TICS De acuerdo con García-Valcáncel (2003), la profesión docente tiene una característica que la diferencia claramente de otras profesiones: es de tipo asistencial, lo que implica que las relaciones humanas son muy importantes y que se da una mezcla entre lo personal y lo profesional (deseos, intenciones, tensiones, entre otras). Como profesión se ha visto influenciada por los diferentes hechos y acontecimientos que han ido ocurriendo a lo largo de la historia, desde el papel y significación que se le ha otorgado en un momento sociohistórico concreto, a las demandas y exigencias que se le han planteado desde la sociedad, y las competencias que se le han requerido y demandado (Cabero, 2000). Los docentes desempeñan un papel determinante en la formación de las actitudes [positivas o negativas] con respecto al estudio, y entre sus principales funciones está despertar la curiosidad, desarrollar la autonomía, fomentar el rigor intelectual y crear las condiciones necesarias para el éxito de los estudiantes en enseñanza y la educación permanente. La Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 7 importancia del papel que cumple el personal docente como agente de cambio, favoreciendo el entendimiento mutuo y la tolerancia, nunca ha sido tan evidente como hoy. Este papel será sin duda más decisivo todavía en el presente siglo XXI (Delors, et al., 1997). A lo largo de la historia, se ha estado en la búsqueda y definición del “docente deseado” o el “docente eficaz”, el cual se caracteriza entre otras, por ser un sujeto polivalente, profesional competente, agente de cambio, practicante reflexivo, profesor investigador, intelectual crítico e intelectual transformador (Delors, et al., 1997; Gimeno, 1992; UNESCO, 1990). Este docente, de acuerdo con Torres (1998) entre otras, posee las siguientes competencias o características: a) Domina los saberes, contenidos y pedagogía propios de su ámbito de enseñanza, provoca y facilita aprendizajes, al asumir su misión no en términos de enseñar sino de lograr que los estudiantes aprendan; b) ejerce su criterio profesional para discernir y seleccionar los contenidos pedagógicos más adecuados a cada contexto y a cada grupo; c) comprende las culturas y las realidades locales, y desarrolla una educación bilingüe e intelectual en contextos bi y plurilingües; d) desarrolla una pedagogía activa basada en el diálogo, la vinculación teóricapráctica, la interdisciplinariedad, la diversidad, el trabajo en equipo; e) participa, junto a sus colegas, en la elaboración de un proyecto educativo para su establecimiento escolar, contribuyendo a perfilar una visión y una misión institucional, y a crear un clima de cooperación y una cultura democrática en la escuela; f) trabaja y aprende en equipo, transitando de la formación individual y fuera de la escuela la formación del equipo escolar y en la propia escuela; g) investiga, como modo y actitud permanente de aprendizaje, a fin de buscar, seleccionar y proveerse autónomamente la información requerida para su desempeño como docente; h) toma iniciativas en la puesta en marcha y desarrollo de ideas y proyectos innovadores; i) detecta oportunamente problemas (sociales, afectivos, de salud, de aprendizaje) entre sus estudiantes, los remite a quien corresponde o busca las soluciones en cada caso; j) desarrolla y ayuda a sus estudiantes a desarrollar los conocimientos, valores y habilidades necesarios para aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, y aprender a ser; k) desarrolla y ayuda a sus estudiantes a desarrollar cualidades consideradas indispensables para el futuro tales como creatividad, receptividad al cambio y la innovación, versatilidad en el conocimiento, anticipación y adaptabilidad a situaciones cambiantes, capacidad de discernimiento, actitud crítica, identificación y solución de problemas; l) impulsa actividades educativas más allá de la institución escolar, incorporando a los que no están recuperando a los que se han ido, y Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 8 atendiendo a necesidades de los padres de familia y la comunidad como un todo; m) se acepta como “aprendiz permanente” y se transforma en “líder del aprendizaje”, manteniéndose actualizado en sus disciplinas y atento a disciplinas nuevas; n) abierto a incorporar y manejar las TICs tanto para fines de enseñanza en el aula y fuera de ella, como para su propio aprendizaje permanente. Para Alonso y Gallego (1996), los docentes de hoy, deben desempeñar 15 funciones básicas de las cuales se desprenden interesantes propuestas para su formación y perfeccionamiento: a) favorecer el aprendizaje de los alumnos como principal objetivo; b) utilizar los recursos psicológicos del aprendizaje; c) estar predispuestos a la innovación; d) poseer una actitud positiva ante la integración de nuevos medios tecnológicos en el proceso de enseñanzaaprendizaje; e) integrar los medios tecnológicos como un elemento más del diseño curricular; f) aplicar los medios didácticamente; g) aprovechar el valor de comunicación de los medios para favorecer la transmisión de información; h) conocer y utilizar los lenguajes y códigos semánticos (icónicos, cromáticos, verbales); i) adoptar una postura crítica, de análisis y de adaptación al contexto escolar, de los medios de comunicación, j) valorar la tecnología por encima de la técnica, k) poseer las destrezas técnicas necesarias; l) diseñar y producir medios tecnológicos; m) seleccionar y evaluar los recursos tecnológicos; n) organizar los medios; o) investigar con medios e investigar sobre medios. Algunos expertos en el área de las TICs aplicadas a la educación, manifiestan que el profesor en la actualidad, deberá abordar otras nuevas tareas relacionadas con su labor docente, desde una actitud abierta a los múltiples acontecimientos e informaciones que se generan a su alrededor, donde los cambios tecnológicos se producen a una gran velocidad y requieren por parte de los profesionales de la docencia, un esfuerzo de adopción, adaptación, actualización y perfeccionamiento permanente (Díaz, 2004; Salinas, Martínez, Díaz & Hernández, 2003; Aguaded, Tirado, Martínez, Cabero, 2002). Las posibilidades que ofrecen las TICs, están permitiendo crear nuevos entornos formativos, en los cuales la interacción no sólo se establece entre el estudiante y los materiales, y entre los estudiantes y el profesor, sino que se amplían estas opciones con la interacción con otros estudiantes, tanto sean éstos de su entorno inmediato como ajenos al mismo, y la interacción con expertos de contenidos ubicados fuera del aula (Cabero, 2000). La enseñanza en general y en particular la enseñanza universitaria exige al profesor el conocimiento de las estrategias metodológicas necesarias para permitir desarrollar procesos enriquecedores de enseñanzaProf. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 9 aprendizaje, favoreciendo la motivación y el esfuerzo del estudiante. En este sentido el profesor en sus clases debe crear diferentes situaciones de aprendizaje, facilitar y mejorar los flujos de información y comunicación, así como también los niveles de atención, discusión y de síntesis. Provocar procesos de aprendizaje en el aula, seleccionar y organizar los contenidos, facilitar la formulación de interrogantes que hagan activo el aprendizaje y en definitiva, lograr la comunicación y la relación positiva con los estudiantes (Barroso, et al, 2003). En la actualidad, el proceso educativo exige un nuevo enfoque en el desempeño del docente. El profesor además de ser un conocedor o experto en su materia, debe aprender a gestionar la información, ser un buen administrador de los medios a su alcance y con éstos, mediar y dinamizar el aprendizaje de sus estudiantes tanto en la educación presencial como en la educación a distancia. Entendiendo además que no es posible usar las mismas metodologías educativas en una enseñanza presencial que en una a distancia o virtual (Valdivieso, 2004). Para Fernández (2001) la integración de las TICs en los procesos de enseñanza-aprendizaje pasa por cambiar el actual papel que como profesor desempeña en la cultura escolar, así mismo, afirma Fernández (2003, 2001), que el nuevo papel del profesor en relación con las TICs, puede entenderse atendiendo a la siguiente cuadro, en la que se especifican las características y tareas del profesor desde dos modelos educativos contrapuestos.

Modelo Tradicional o Clásico 1.- Profesor aislado. 2.- El profesor como instructor. 3.- Se pone el énfasis en la enseñanza. 4.- Suele aplicar los recursos sin diseñarlos. 5.- Didáctica basada en la exposición y con carácter unidireccional. 6.- Sólo la verdad y el acierto proporcionan el aprendizaje. 7.- Restringe la autonomía del alumno. 8.- El computador está al margen de la programación.

Modelo Tecnológico 1.- El equipo docente. 2.- El profesor como mediador. 3.- Se pone el énfasis en el aprendizaje. 4.- Diseña y gestiona recursos. 5.- Didáctica basada en la investigación y con carácter bidireccional. 6.- Utiliza el error como fuente de aprendizaje 7.- Fomenta la autonomía del alumno. 8.- El uso del computador está integrado en el currículum.

De acuerdo a todo lo anteriormente expresado, se puede afirmar, que en la educación actual, el rol del profesor cambia de ser un simple transmisor de conocimientos a actuar de guía, facilitador o mediador, en la búsqueda de la información, en la búsqueda del saber, que coadyuve Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 10 al estudiante, cuyo rol también cambia, a ser el protagonista de su propio aprendizaje mediante el uso de las TICs (Valdivieso, 2004; Salinas, 2003; Fernández, 2001). El docente se convierte así en un dinamizador de situaciones de enseñanza-aprendizaje, mediando en los procesos de aprendizaje de sus estudiantes, donde las habilidades para su diagnóstico y orientación son más significativas que las de depositario de conocimientos y saberes (Fernández, 2001). Abedor y Sachs (1978), citados por Albright. (2003), sostenían que antes de que la innovación pedagógica pueda tener éxito tanto el profesorado como la institución educativa tienen que alcanzar un determinado nivel de preparación, en este sentido, definieron la preparación para la innovación de la instrucción como “esa combinación crucial de características que son requisito previo para la adopción de una innovación que cambia el contenido o proceso de instrucción” (p. 46). Así mismo, señalaron que hay dos clases amplias de características que crean esta combinación de requisitos previos para el éxito, características individuales y características organizativas y “es la suma de la preparación docente individual y la preparación organizativa las que brindan la combinación crucial de características que son requisito previo para la adopción de una innovación particular” (p. 46). De éstos, sólo se menciona aquellos que identificaron como los más poderosos a la hora de determinar los niveles individuales de preparación para la innovación en la instrucción: a) Actitudes, que son positivas hacia sí mismos, la enseñanza y el cambio, y que sólo es asumida una vez se han minimizado la resistencia, los obstáculos o barreras, la “fobia tecnológica" y “Divisoria Digital”; b) Valores, que conceden importancia en la enseñanza y el aprendizaje del estudiante tanto en educación presencial como a distancia, donde la ética, la responsabilidad, la lealtad, la confianza, la sinceridad y el respeto, entre otros, juegan un importante papel; c) Convicciones, de que la mejora de la instrucción es posible y vale la pena, participando de manera activa, en los programas de formación permanente; d) Destrezas, en la organización y transmisión de la información, para lo cual debe prepararse, en el buen uso y manejo de las TICs, y aprovechar aquellos que se encuentren a su alcance; e) Conocimiento, de la materia, innovaciones y los métodos y estrategia de la enseñanza. En este sentido, debe ser un experto en el contenido de la materia que imparte, conocer de las innovaciones que se producen en su campo de aplicación y en general de las TICs, y de la utilización de nuevos métodos, estrategias y los recursos tecnológicos.

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 11 Sugerencias o Tendencias para la Formación Permanente o Desarrollo del Docente en Servicio, ante la presencia de las TICs Para De Vicente (1991), citado por Alonso y Gallegos (2000), la formación de profesores ha sido siempre un tema importante a causa de la relación existente entre calidad del profesor y la de la enseñanza; pues es el profesor quien pone en marcha, estimula y mantiene el proceso de enseñanza-aprendizaje, él es el principal determinante de la bondad de ese proceso, el que, con su formación cultural, pedagógica y profesional, y con su conocimiento de la práctica, diseña, desarrolla y evalúa el currículum y colabora para que los estudiantes lo hagan suyo. El creciente desarrollo de las TICs, el acelerado cúmulo de información y la omnipresencia de las comunicaciones en el entorno social, contribuyen a que en el ámbito educativo se lleven a cabo las necesarias transformaciones para adecuarse a una sociedad en estado de cambio permanente, con nuevas necesidades y valores (Fernández, 2003). En éste sentido, es importante señalar que los educadores para poder estar al nivel de estos tiempos, en la llamada sociedad de la información deben capacitarse para la formación de competencias para el uso y manejo de las redes, la Internet, la Web y el correo electrónico, así como también en el diseño de multimedia, materiales y contenidos digitales (Del Toro, 2004). La profesionalización docente o el desarrollo profesional de los educadores, además de hacer referencia al ejercicio de la profesión como ya se ha señalado anteriormente, se puede entender también como un enfoque en la formación del profesorado que valora su carácter contextual, organizativo y orientado al cambio. El concepto de “desarrollo” tienen una connotación de evolución y continuidad que supera la tradicional yuxtaposición entre formación inicial y perfeccionamiento de los educadores (García-Valcárcel, 2003). A partir de las diversas definiciones sobre el concepto de desarrollo profesional, de acuerdo con García-Valcárcel (2003, p. 102), se pueden destacar las siguientes dimensiones de formación: 1) Desarrollo pedagógico: mejora de la enseñanza del profesor mediante actividades centradas en determinadas áreas del currículum, o bien en destrezas instruccionales, o de gestión de la clase. 2) Conocimiento y comprensión de sí mismo: dirigido a conseguir del profesor una imagen de sí mismo equilibrada y auto-actualizada.

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 12 3) Desarrollo cognitivo: adquisición de conocimientos y mejora de las estrategias de procesamiento de información por parte de los profesores. 4) Desarrollo teórico: basado en la reflexión del profesor sobre su práctica docente. 5) Desarrollo profesional: a través de la investigación. 6) Desarrollo de la carrera: mediante la adopción de nuevos roles docentes. Como complemento a las dimensiones anteriores, se pueden agregar las señaladas por la organización internacional Fe y Alegría (2003, p. 39) en su propuesta para la “Formación de Educadores Populares”, la cual contempla cuatro dimensiones de formación fundamentales: a) La formación de herramientas y actitudes para seguir aprendiendo. b) La formación humana del educador: la configuración de una nueva identidad. c) La formación socio-política y cultural: comprensión de la realidad local y mundial. d) La formación pedagógica: la construcción de sentidos de lo educativo y de lo pedagógico. Así mismo, es importante considerar para la formación de profesores los señalamientos de Martínez (2003), en el sentido de que los sistemas de formación en el ámbito de las TICs deben estar establecidos partiendo del criterio general de la utilización de las mismas tecnologías sobre las que se quiere formar. En este sentido la utilización de los sistemas virtuales de formación debe ser un instrumento esencial en este tipo de acciones. Así mismo, aprovechar las posibilidades metodológicas de las redes para favorecer la adquisición de buena parte de los objetivos propuestos, ha de ser la base para las propuestas metodológicas sobre las que se sustente esta acción formativa. Al igual que el utilizar el trabajo colaborativo entre formadores y alumnos, entre profesionales de diferentes culturas y en diferentes situaciones, puede ser el marco general del que extraer a los formadores. Las TICs están diseñando nuevos espacios de enseñanza, nuevas normas, nuevos modelos que precisan de nuevos profesores que deberán ir ocupando el espacio. Los conocimientos, las actitudes y las aptitudes necesarias para el desarrollo de la función docente tendrán que ser adquiridas por quienes quieran incorporar las TICs a su función docente. La formación en el área de las TICs, deberá darse en dos niveles diferentes. Un nivel de especialización para aquellos profesores que se ocupan de la enseñanza de estas áreas temáticas y

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 13 un nivel general, o si se quiere superficial para aquellos otros que van a hacer simples usuarios de las TICs, pero en cualquier caso se trata de hacer una aproximación, más o menos profunda, al ámbito de esta temática de forma que les permita tener una visión global del mundo de las TICs, y conocer los instrumentos conceptuales con los que se trabaja en esta área del conocimiento Martínez (2003). Tal como afirma León (2000), a los profesores que participan en los programas de formación se les debe exigir que asuman su rol de aprendices, tanto o más que sus propios estudiantes, y que cambien su actitud en relación con los contenidos y la dinámica del aula. Deben verse así mismos como docentes y a la vez como facilitadotes del aprendizaje, y renunciar a la figura tradicional de autoridad totalitaria y no dialogante en el aula. Si la formación y capacitación de los profesores se va a limitar a unas cuantas semanas de aprendizaje del uso de alguna herramienta computacional y de software, se corre el peligro de que estas se vuelvan fines en sí mismas y sus capacidades no se apliquen o transfieran a las diversas asignaturas y problemas, más allá del programa o del horario de clase. Por último, se sugiere tomar en consideración lo señalado por Joyle y Showers (1980), citados por Alonso y Gallego (2000, p. 156), quines apoyándose en más de 200 estudios de investigación sobre la eficacia de diversos métodos de formación, describen cinco enfoques caracterizándolos como “los más significativos”: a) Presentación de la teoría o descripción de la destreza o estrategia correspondiente; b) Demostración de las destrezas o modelos docentes; c) Práctica en situaciones de aula o en situaciones de simulación; d) “Feedback” estructurado o abierto (información sobre la actuación); e) Pautas de aplicación y orientaciones que permiten la transferencia de las destrezas aprendidas a la clase real. En conclusión, la aplicación de las TICs en la educación, exige que el docente participe en programas de formación permanente, para que así, entre otras cosas, domine su uso en los procesos de enseñanza-aprendizaje y que adquiera las competencias, destrezas y conocimientos mínimos que le permitan integrar y operar eficientemente con creatividad y autonomía, estas herramientas tecnológicas como un recurso más en las áreas de desarrollo del currículo (Miratía, 1999). Por otra parte, que sea capaz de evaluar el uso de las redes, el software educativo, los multimedios, la Internet, la Web, los entornos virtuales, para apoyar las actividades de aprendizaje en la construcción de nuevos conocimientos y determinar la forma y el momento

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 14 oportuno para la integración las TICs en su práctica pedagógica. En este sentido, el docente debe “apropiarse” de las TICs, convencido de que las mismas, no son lo principal en el proceso de enseñanza-aprendizaje, sino un medio más para lograrlo, y que además, el principal “actor” en el proceso de aprendizaje es el estudiante, quien alcanza un óptimo rendimiento y desempeño con el buen uso de las TICs, y la ayuda del docente, el cual, cumple un rol de guía, tutor o facilitador del proceso. Es necesario desechar la idea de aquellos profesores limitados que sólo enseñan lo que está escrito en los textos, porque más no conocen, restringiendo así, el aprendizaje de los estudiantes. “Si se trata de formar una nueva generación de profesores, hay que desarrollar estrategias apropiadas en institutos y facultades universitarias, que aún son muy escasas.” León (2000, p. 45). ¿Qué se está haciendo en Venezuela en Materia de Formación Docente en el Ámbito de las TICs? El Estado venezolano, a través de la Dirección de Formación Permanente del Ministerio de Educación y Deportes (MED), conjuntamente con la Fundación Bolivariana de Informática y Telemática (FUNDABIT), la Red Nacional de Actualización Docente Mediante el Uso de Educativo de la Informática y Telemática (RENADIT) y el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT), adelanta una serie de iniciativas en materia de formación permanente de docentes en servicio, destinadas a dar cumplimiento a lo establecido en los artículos 104, 108, 109 y 110 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV, 1999), en lo relacionado con la formación permanente, los medios de comunicación y el acceso a la información, la investigación y la tecnología. Y el Decreto 825 que garantiza la masificación de la Internet en la población venezolana. En este sentido, en lo que va de año 2004, se han realizado las siguientes actividades: a) Se consolidó el “Portal Educativo Nacional” como un medio para incentivar el intercambio y la comunicación entre amplios sectores de la sociedad e incorporar nuevos mecanismos de apoyo didáctico haciendo uso de las TICs. Dicho portal cuenta con tres áreas principales; “Recursos”, “Políticas Educativas” y “Planificación”, además de un enlace a “Formación Permanente”, “Publicaciones y Noticias”. b) Materialización de la RENADIT, propuesta con fines didácticos y dirigida a docentes de cualquier área y nivel educativo, que permitirá a éstos, contar con el apoyo de un equipo Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 15 multidisciplinario e interdisciplinario, para la mejora de la práctica pedagógica. Conformada por instituciones de educación superior (universidades), docentes del MED, organizaciones asociadas a las TICs y la educación, laboratorios de computación e informática, INFOCENTROS y los CBIT, entre otros. RENADIT surge con el fin de desarrollar planes de formación de carácter continuo y permanente a docentes en servicio, haciendo uso de las TICs y con la participación de institutos de educación superior y grupos organizados. Su objetivo principal es incorporar en una red a los diferentes entes e instituciones vinculadas a la formación permanente del docente en las diversas áreas del conocimiento, articulando sus esfuerzos por incorporar el uso de las TICs en el proceso de enseñanza y aprendizaje c) Realización del “I Curso Iberoamericano Certificado de Actualización Docente” a distancia y por televisión “Uso educativo de Internet”. Realizado entre los meses de marzo-abril, en 10 sesiones de videoconferencias televisadas de 45 minutos de duración y apoyadas con actividades desarrolladas en la red Internet [evaluaciones, foros y listas de discusión, entrega de materiales, entre otras]. Este curso fue organizado y coordinado conjuntamente por el Ministerio de Educación Cultura y Deportes de España, el MED de Venezuela a través de FUNDABIT, la Asociación de Televisión Iberoamericana (ATEI) y el Sistema de Actualización Docente del Profesorado de la Universidad Central de Venezuela (SADPRO-UCV). El mismo, contó con la participación de expertos de España, Bélgica, Chile, México, Argentina y Venezuela, y se formaron 1.283 docentes a nivel nacional, de un total de 4.500 docentes participantes. d) Se consolidó la creación de los Centros Bolivarianos de Informática y Telemática (CBIT), para brindar a las escuelas y comunidad en general, espacios para desarrollar proyectos educativos mediante el uso de las TICs. Entre sus funciones está el desarrollo de planes de formación permanente a docentes, en el uso y aplicación de las TICs, como recurso de apoyo a los procesos de enseñanza y aprendizaje. Hasta la fecha se han inaugurado 190 CBIT en 23 estados del territorio nacional y en la capital del país, atendiendo 55.235 docentes y 666.588 alumnos de la Educación Básica Nacional (I, II y III etapas), así como 305.399 personas de las localidades cercanas a los CBIT, para un total general de 1.027.222 ciudadanos e) Se consolidó la publicación bimensual de la revista “INFOBI”, la cual cuanta ya con cuatro números en su primer año (diciembre-febrero-abril-julio). Entre sus objetivos se encuentran: a) Formar y motivar al docente en el uso didáctico de las TICs, como apoyo al

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 16 desarrollo de proyectos educativos, b) Promoción, desarrollo y divulgación de eventos educativos que impulsen el uso de las TICs, tales como charlas, olimpíadas, talleres, concursos, seminarios, entre otros. e) Durante los días 13, 14 y 15 de julio del presente, se llevó a cabo el “I Taller Uso Pedagógico de las TIC”, en el cual se contó con la participación de expertos internacionales en el área, provenientes de Ecuador, Brasil, España, México y Venezuela, los cuales disertaron sobre las experiencias de sus respectivos países en el área de aplicación de las TICs en la educación, con aproximadamente 350 docentes asistentes al mismo. Como reflexión final “Quizá lo que sucede en nuestra sociedad es que no son tantos los niños incapacitados para aprender y lo que hay son más entornos incapaces de enseñar de lo que creemos." (Negroponte, 1995). Direcciones de Interés Descripción Ministerio de Educación y Deportes (MED) Ministerio de Ciencia y Tecnología (MCT) Centro Nacional de Tecnologías de la Información (CNTI) Plan Nacional de Ciencia y Tecnología Programa e Formación en Línea del CNTI

Dirección URL https://www.me.gov.ve http://www.mct.gov.ve/publico/home/home.php http://www.cnti.ve/cnti_docmgr/Home http://comunidades.mct.gov.ve/scripts/home/home.php http://www.cnti.ve/formacion_linea.html http://formacionenlinea.edu.ve/

Portal Educativo Nacional (para acceder a RENADIT, hacer clic en el tercer círculo http://www.portaleducativo.edu.ve/ de la derecha) FUNDABIT https://www.me.gov.ve/modules.php?name=Content&pa= showpage&pid=52 Revista INFOBIT https://www.me.gov.ve/modules.php?name=Downloads& d_op=viewdownload&cid=22 ¿Qué son los Centros Bolivarianos de https://www.me.gov.ve/modules.php?name= Informática y Telemática CEBIT? Content&pa=showpage&pid=52 Decreto 825. Declara el Acceso y el Uso de Internet http://www.gobiernoenlinea.ve/docMgr/sharedfiles/ como Política decreto825.pdf Constitución de la República Bolivariana de http://www.gobiernoenlinea.ve/docMgr/sharedfiles/ Venezuela 1999 (CRBV) 059.pdf Ley Orgánica de Educación http://www.gobiernoenlinea.ve/docMgr/sharedfiles/ 279.pdf Ley de Telecomunicaciones http://www.gobiernoenlinea.ve/docMgr/sharedfiles/ 067.pdf Leyes, Decretos, Reglamentos, Gaceta Oficial http://www.gobiernoenlinea.ve/legislacion/Sel_ Legislacion_01?id_normLeg=7 Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 17 Referencias Aguaded, I. (2002). Internet, una red para la información, la comunicación y la educación. En J, Aguaded, & J, Cabero. Educar en la red: Internet como recurso para la educación (pp. 1731). Málaga: Ediciones Aljibe. Albright, M. (2003). La gestión y evaluación de la tecnología Instruccional y la educación a distancia: Manual del Curso Versión 2.0. USA: Nova Noutheastern University. Alonso, C. & Gallego, D. (2000). Formación del profesor en Tecnología Educativa y para el uso de la tecnología educativa. En Catalina, A., Domingo, G. Aprendizaje y ordenador (pp. 54179). Madrid: Editorial Dykinson. Alonso, C. & Gallego, D. (1996). Formación del profesor en Tecnología Educativa. En Domingo, G., Catalina, A., & Isabel, C. (Coord.): Integración curricular de los recursos tecnológicos (pp. 31-64). Barcelona: Oikos-Tau. Bates, T. (2001). Cómo gestionar el cambio tecnológico. Estrategias para los responsables de centros universitarios. España: Editorial Gedisa. Barroso, J., Román, P., & Romero, R. (2003). Las presentaciones colectivas multimedia en la enseñanza. En Julio, C., Francisco, M., Jesús, S. (Coords.). Medios y herramientas de comunicación para la educación universitaria (pp.30-42). Panamá: EDUTEC. Cabero, J. (2002). La aplicación de las TIC: ¿Esnobismo o necesidad educativa? Recuperado el 6 de diciembre de 2003 de http://tecnologiaedu.us.es/bibliovir/pdf/red1.pdf Cabero, J. (2001). La profesión docente y el aprendizaje con Internet. I Congreso Internacional Virtual de Educación CIberEduca.com. Recuperado el 25 de marzo de 2002 de http://geocities.yahoo.com.br/artigos_e_oficinas/p23.htm Cabero, J. (2000). El rol del profesor ante las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Revista Agenda Académica, 7 (1).41-57. Cabero, J, Duarte, A., & Barroso, J. (1998). La piedra angular para la incorporación de los medios audiovisuales, informáticos y nuevas tecnologías en los contextos educativos: la formación y el perfeccionamiento del profesorado. España: Revista Electrónica de Tecnología Educativa EDUTEC, 8. Recuperado el 30 de julio de 2004 de

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 18 http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/revelec8/revelec8.html Cebrian de la Serna, M. (1997): Nuevas competencias para la formación inicial y permanente del profesorado. Revista Electrónica de Tecnología Educativa EDUTEC, 6. Recuperado el 30 de julio de 2004 de http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/revelec6/revelec6.html Delors, J., Al Mufti, I., Amago, I., Carneiro, R., Cheng, F., Geremek, B., Gorham, W., Kornhauser, A., Manley, M., Padrón, Q., Angélique, M., Singh, K., Stavenhagen, R., Won Sur, M., & Nanzhao, Z. (1997). La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional Sobre la Educación para el Siglo XXI. Madrid: Santillana Ediciones UNESCO. Del Toro, I. (2004). Competencias para el diseño didáctico del contenido digital en cursos de postgrado asistido por “multimedia interactivo” (MMI). Revista en Línea. Etic@net, 2 (3). Recuperado el día 8 de septiembre de http://www.ugr.es/~sevimeco/revistaeticanet/numero3/ Articulos/FormaProf.pdf Díaz, V. (2004). Las nuevas tecnologías y la formación de los profesores universitarios. Revista en Línea. Etic@net, 2 (3). Recuperado el 31 de julio de 2004 de http://www.ugr.es/~sevimeco/revistaeticanet/numero3/Articulos/FormaProf.pdf Díaz, B. F. & Hernández, R. G. (2003). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo: Una interpretación constructivista. México: McGraw-Hill. Fe y Alegría (2003). La propuesta internacional de Fe y Alegría para la formación de educadores populares. Pedagogía de la Educación. Revista Internacional Fe y Alegría (4). Fernández, R. (2003). Competencias profesionales del docente en la sociedad del siglo XXI. Recuperado el 15 de marzo de 2004 de www.uclm.es/profesorado/ricardo/Cursos/ CompetenciaProfesionales.pdf

Fernández, R. (2001). El profesor en la sociedad de la información y la comunicación: nuevas necesidades en la formación del profesorado. Recuperado el 15 de marzo de 2004 de http://www.uclm.es/profesorado/ricardo/Docencia_e_Investigacion/RicardoFdez.htm FUNDABIT (2004). RENADIT: Documentación del Proyecto. Fundación Bolivariana de Informática y Telemática (FUNDABIT). Caracas: Autor. Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 19 García-Valcárcel, A. (2003). Tecnología educativa: Implicaciones educativas del desarrollo tecnológico. Colección Aula Abierta. Madrid: Editorial La Muralla. Gimeno, S., José (1992). Investigación e innovación sobre la gestión pedagógica de los equipos de profesores en la gestión pedagógica de la escuela. Santiago de Chile: UNESCOOREALC. González, E. (2002). Presentación. En UCV, Programa de educación a distancia. Universidad Central de Venezuela. Vicerrectorado Académico. Caracas. Glöckel, H. (1986). La formación del profesorado en la sociedad moderna. Revista de Educación, 281, 265-275. León, T. (2000). El impacto previsible de las nuevas tecnologías en la enseñanza y la organización escolar (pp. 37-62). En Revista Iberoamericana de Educación (24). Marquès, P. (2000). Los docentes: funciones, roles, competencias necesarias, formación. Recuperado el 1 de septiembre de 2004 de http://dewey.uab.es/pmarques/docentes.htm Martínez F. (2003). El profesorado ante las nuevas tecnologías. En Julio, C., Francisco, M., Jesús, S. (Coords.). Medios y herramientas de comunicación para la educación universitaria (pp.207-222). Panamá: EDUTEC. Martínez, F. (2002). La utilización de Internet en el contexto universitario. En J, Aguaded, & J, Cabero. Educar en la red: Internet como recurso para la educación (pp. 260-272). Málaga: Ediciones Aljibe. Miratía, O. (1999). La videoconferencias en el contexto educativo. Agenda Académica 6 (2), 8197. Negroponte, N. (1995): El Mundo Digital. Barcelona: Editorial B, Grupo Zeta. Salinas, J. (2003). Las redes en la enseñanza. En Julio, C., Francisco, M., Jesús, S. (Coords.). Medios y herramientas de comunicación para la educación universitaria (pp.132-151). Panamá: EDUTEC. Tirado, R. (2002). Principios educativos para la teleformación. En J, Aguaded, & J, Cabero. Educar en la red: Internet como recurso para la educación (pp. 199-219). Málaga: Ediciones Aljibe. Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve


Desarrollo Profesional Docente 20 Torres, R. (1998). Nuevo papel docente ¿qué modelo de formación y para qué modelo educativo? Revista Perfiles Educativos, 82. Recuperado el 14 de febrero de 2004 de http://www.cesu.unam.mx/iresie/revitas/perfiles/perfiles/82-html/82-02.htm UCV (2002). Programa de educación a distancia. Universidad Central de Venezuela. Vicerrectorado Académico. Caracas: Autor UNESCO (1990). Sobre el futuro de la educación hacia el año 2000. Madrid: Ediciones Narcea. UNESCO (1998a). De lo tradicional a lo virtual: Las nuevas tecnologías de la información. Conferencia Mundial de Educación Superior. Paris. UNESCO. (1998b). Plan de acción para la transformación de la educación superior en América Latina y el Caribe. Caracas: IESALC-UNESCO. Valdivieso, P. (2004). El docente en la nueva era de la información. Recuperado el 8 de septiembre de 2004 de http://www.utplonline.edu.ec/internas/articulos/docente_virtual.pdf

Prof. Omar Miratía (MS.c) omiratia@cantv.net / omiratia@me.gov.ve

Desarrollo Profesional Docente /Formación Permanente  

Los avances tecnológicos exigen a los docentes una mayor y mejor preparación, que supone la necesidad de adquirir nuevas competencias, destr...

Advertisement