Page 1

ANIMALES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

EL OSO PANDA

Recopilado por: Olga Soraya Mendoza Cabanzo


ECO -ESPECIE

El oso panda o panda gigante (Ailuropoda melanoleuca) Descripción Es una especie de mamífero del orden Carnívora y, aunque hay una gran controversia al respecto, los últimos estudios de su ADN lo engloban entre los miembros de la familia de los osos (Ursidae), siendo el oso de anteojos su pariente más cercano, si bien este pertenece a la subfamilia de los tremarctinos. Por otro lado, el panda rojo pertenece a una familia propia e independiente; Ailuridae. Nativo de China central, el panda gigante habita en regiones montañosas como Sichuan y el Tíbet, hasta una altura de 3.500 metros.

Madre de Oso Panda Gigante con su cachorro

Alimentación El principal alimento del panda es el bambú (en torno al 99% de su dieta), aunque también se alimenta de frutos, pequeños mamíferos, peces, e insectos. Es un buen trepador, aunque rara vez se le ve en los árboles. Se adapta a la cautividad y gracias a su pelaje soporta fácilmente las condiciones invernales de su hábitat. Durante mucho tiempo, el panda gigante, junto al panda rojo, fue incluido en la familia de los prociónidos, la misma de los mapaches. Pruebas genéticas recientes lo colocan en la familia de los osos (Ursidae),[4] [5] siendo su pariente más cercano el oso de anteojos de América del Sur.

Oso alimentándose de Bambú


Reproducción Los pandas alcanzan su madurez sexual entre los cinco y los siete años de edad. La época de reproducción se desarrolla durante la primavera (de mediados marzo a mediados de mayo). Durante esta época de dos a cinco machos pueden competir por una hembra fértil. Cuando un macho se destaca sobre el resto obtiene el derecho a copular con la hembra. El tiempo de cópula es corto y va de los 30 segundos a los 5 minutos, pero el macho puede montar a la hembra varias veces para asegurar el éxito de la fecundación. Suelen ser ruidosas, acompañadas por gemidos y alaridos. La gestación del embrión (que puede pesar entre 90 y 130 g, lo que representa 1/900 parte del peso de la madre) dura, en promedio, 135 días. Normalmente nacen una o dos crías, si se diera el segundo caso, la madre optará por continuar la crianza de sólo una de ellas (la que note con mayores probabilidades de sobrevivir). La cría rechazada es abandonada y muere. Este comportamiento, observado en varias especies, se da cuando le es imposible a la madre cuidar de varias crías, por lo que elige a la más apta (aún no se conoce cómo realiza la madre esta selección, pero está siendo estudiado por los científicos).

Cría de panda de aproximadamente una semana de edad en una incubadora del CIR Chengdu.

Al nacer la cría es ciega y su piel tiene una coloración rosada (producto de una reacción química entre la piel del recién nacido y la saliva de su madre), un mes después del nacimiento el panda adquirirá su tradicional pigmentación. La madre amamantará a su cría entre 6 y 14 veces por día por un lapso de 30 minutos cada vez. Solamente por tres o cuatro horas abandonará a su cría para procurarse


alimento, durante este tiempo la cría queda indefensa. Aunque la cría de panda sea capaz de ingerir pequeñas cantidades de bambú desde los seis meses el destete se produce al año de vida.

Bebe de oso Panda alimentado artificialmente

Por otra parte la cría comienza a andar (torpemente) a partir de los 75 días, desde entonces la madre lo estimulará jugando y luchando con ella. La cría vivirá con su madre (ya que el padre no toma parte de la crianza) hasta los dos años de vida. El intervalo entre una camada de crías y otra puede durar más de dos años.

Hábitos Los pandas son animales normalmente solitarios. Su mayor actividad se desarrolla durante la salida y la puesta del sol pasando la mayor parte del tiempo restante durmiendo en bosques de bambú. Marcan su territorio con una combinación de olores que producen con su glándula anal, orina y marcas con las garras. De este modo, evitan conflicto al no usar áreas compartidas del territorio.

Adulto de panda Gigante descansando

Al ser un animal subtropical, el panda ha perdido el hábito de la hibernación.


El conocimiento del hábitat de los grupos familiares y la supervivencia de los jóvenes suponen un reto para los investigadores, aunque se sabe que algunos se refugian en guaridas y agujeros de árboles. Aunque los pandas gigantes llevan vidas solitarias, algunas hembras que viven por separado en el territorio de un macho dominante se aparean con él. Estos osos no rugen como lo hacen los de otras especies, ya que su voz es similar a un balido. Las crías, para solicitar el cuidado de su madre, emiten unos sonidos muy tenues.

Los osos suelen pasar buen parte de su tiempo descansando


ECO AL DÍA Un oso enmascarado… El nombre Oso Panda se aplica a dos especies del orden de los Carnívoros: el panda menor, también llamado panda rojo, y el oso panda gigante; todos originarios de China, siendo descubiertos en 1869.

Especie adulta de Panda Gigante

El tímido panda gigante suele ser evocado como el icono de los animales en extinción. Desde entonces este oso se convirtió en la atracción de los zoológicos del mundo (el primero llegó a Occidente en 1937), en los cuales viven unos 100 ejemplares de este oso, mientras que otros 1.000 osos pandas sobreviven en estado natural dentro de reservas creadas en los espesos bosques de bambú de la China suroccidental. Este oso es solo una de las mil especies animales que ya se encuentran en peligro de extinción en todo el orbe, mientras que otras 17.000 son seriamente amenazadas, según datos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Junto al Panda, en la actualidad existen 1,7 millones de animales y plantas identificadas en todo el mundo, aunque se cree que esta clasificación podría abarcar de entre cinco millones y 30 millones de especies diferentes, las cuales son constantemente atacadas por el hombre (practicando la caza, el deporte o el tráfico de especies), motivo por el cual diversas entidades ecologistas aseguran que nos encontramos en la sexta gran extinción masiva de especies y que si las cosas siguen como hasta ahora, en el 2050 se habrá extinguido más de un tercio de las especies existentes y tal vez la mitad para el 2100.


Aunque como toda especie en general tiene un tiempo determinado de vida, según especifica la biología, acelerar el proceso de reducción de especies de manera artificial no le da a la naturaleza tiempo para regenerar el ecosistema, lo cual es una amenaza directa para el propio ser humano, según el último informe del Foro Mundial para la Conservación de la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), en el que se afirma que más del 40% de las medicinas legales proviene de fuentes naturales, mientras que el 80% de la población del hemisferio sur depende de la naturaleza casi exclusivamente para sobrevivir. MARIO CASTRO GANOZA (Corresponsal)


ECO-ALERTA Ositos en peligro Dos de los principales motivos para que esté en vías de extinción son la desaparición de su hábitat natural con la tala de miles de hectáreas de bosques de bambú, su alimento natural; y la extremada dificultad que tiene esta especie para reproducirse en cautiverio, básicamente por timidez, según dicen los expertos.

Los osos requieren cuidados especiales para reproducirse en cautiverio y preservar la especie

A esto se le suma el hecho de que las hembras solo procrean una vez al año. El apareamiento tiene lugar en primavera y las crías indefensas nacen a finales del invierno, su peso puede oscilar entre los 85 y 140 gr. Solo pueden nacer una o dos crías, pero sólo una sobrevive, por lo que requieren muchos cuidados maternos durante los primeros meses de vida. La mortandad en este tiempo es muy elevada, lo que constituye un serio problema para la recuperación de la población. Y los jóvenes llegan a la madurez sexual recién entre los cuatro y diez años.

Es un animal omnívoro, come desde tallos y hierbas hasta aves, peces y roedores. Pero su alimento preferido es el bambú lo que más peligro supone para su supervivencia son las talas masivas de bambú realizadas por el hombre (el bambú es una planta que florece una vez cada cien años y muere), cuando todos los bosques de bambú hayan muerto, la extinción de los pandas por hambre será total si no encuentran otro lugar donde vivir.


Los pandas sufren de la caza furtiva ya que su pelaje es muy apreciado, e incluso a veces porque caen en trampas puestas a otros animales. Esta caza existe a pesar de los castigos impuestos por el gobierno chino en caso de cazar ilegalmente un oso panda, (castigado con la cadena perpetua). Cuando se encuentran en cautividad, los responsables de su recuperación tienen el problema de la pérdida del apetito sexual de estos mamíferos. Algunos cuidadores utilizan técnicas curiosas de motivación, reproduciendo vídeos de congéneres salvajes apareándose o sonidos de estos animales en celo. Hoy en dia hay muchos ejemplares que han nacido a travez de la reproducción asistida. Asimismo, en Pekín se inicio el “Proyecto de Clonación de Osos Panda” (se cree único método para salvar al oso panda) pero hasta la fecha no parece haber dado sus frutos. Y en Sichuan, se encuentra el mayor banco de células de osos panda del mundo, para conservar así sus características genéticas.

Los científicos que estudian y protegen a los osos panadas en extinción, los gobiernos y toda la sociedad enfrentamos un gran desafió y es el de salvar a el extraño mamífero blanco y negro con mayor peligro de extinción del planeta.

Recopilado por Lcda. Olga Mendoza

Oso Panda  

Reportaje sobre esta especie en extinción