Issuu on Google+

I  CONFERENCIA   LATINOAMERICANA  DE  LOS   OBISPOS   RIO  DE  JANEIRO,  BRASIL   1955  


TESTIMONIO     •  Cardenal  Juan  Landázuri  Ricketts,  O.F.M.,  Arzobispo  Metropolitano   Emérito  de  Lima,  Presidente  Honorario  Vitalicio  de  la  Conferencia   Episcopal  Peruana.   •  del  25  de  julio  al  4  de  agosto  de  1955,  nos  reuníamos  en  la  ciudad   de  Río  de  Janeiro  obispos  de  toda  América  Latina  convocados  por   el  Papa  Pío  XII  para  celebrar  la  I  Conferencia  General  del   Episcopado  Latinoamericano.  Fue  una  ocasión  memorable.  Más  de   cincuenta  años  habían  transcurrido  desde  que  se  reunieran  obispos   de  todo  el  subcontinente  latinoamericano  en  Roma  con  ocasión  del   Concilio  Plenario  de  la  América  Latina,  convocado  por  el  Papa  León   XIII.  Esta  vez  nos  reunimos  en  tierra  latinoamericana.  


•  La  I  Conferencia  General  se  llevó  a  cabo   inmediatamente  después  de  un  gran  Congreso   Eucarístico  Internacional  celebrado  en  la  misma   ciudad  de  Río  de  Janeiro.  Este  Congreso,  al  que   también  asistí,  duró  del  17  al  25  de  julio  de  1955.   Hay  que  decir  que  fue  un  digno  marco  para  la   asamblea  episcopal  que  vendría  luego.  


•  Fue  convocada  por  el  Papa  Pío  XII.  Si  bien  no  asistió   personalmente,  mandó  un  representante  quien   portaba  una  hermosa  carta  que  tenía  por  título:  Ad   Ecclesiam  Christi.  Dicha  carta,  en  la  que  se  percibe  la   enorme  preocupación  del  Papa  Pacelli  por  América   Latina,  constituyó  una  suerte  de  marco  de  orientación   para  nuestras  reflexiones.  De  hecho  en  el  documento   final  nos  referimos  a  ella  como  la  «Magna  Carta  en  los   trabajos  y  las  conclusiones  de  la  Conferencia»  .  


•  El  Papa  Pío  XII  nombró  como  su  representante  y   Presidente  de  la  I  Conferencia  General  al   Cardenal  Adeodato  Giovanni  Piazza,  entonces   Secretario  de  la  Sagrada  Congregación   Consistorial.  Recuerdo  muy  vivamente  la  honda   emoción  que  embargó  al  Cardenal  Piazza  cuando   habló  de  la  escasez  de  clero  de  nuestras  Iglesias.   Le  tocó  cumplir  con  una  enorme  responsabilidad.  


•  Como  uno  de  los  frutos  de  la  I  Conferencia   General  se  ofreció  un  documento  de   conclusiones,  que  traía  además  un  pequeño   Preámbulo  y  una  muy  importante  Declaración  a  la   Iglesia  en  América  Latina.  Este  documento  no   circuló  como  los  documentos  de  las  Conferencias   Generales  que  siguieron  después.  


•  El  documento  de  Río  tiene  aspectos  muy  interesantes  que   fueron  después  retomados  en  las  siguientes  Conferencias   Generales.  Pero  es  justo  decir  que  ya  planteaba  con  mucha   precisión  problemas  de  fondo  que  son  hoy  en  día   reconocidos  como  centrales  por  todos.  Muchos  de  sus   diagnósticos  siguen  siendo  en  sus  líneas  generales  muy   válidos  aún  hoy  cuarenta  años  después.  También  hay  que   decir  que  muchos  de  los  problemas  que  denunciaba  ya   entonces  han  crecido  de  manera  alarmante,  como  es  el   caso  de  las  sectas  evangélicas.  


•  Entre  los  varios  temas  tratados  por  el  documento  de  Río   quizás  se  puedan  destacar  de  manera  particular  tres  de   ellos  que  resultaron  centrales  en  las  preocupaciones  de   quienes  compartimos  esas  gratas  jornadas  eclesiales:  la   escasez  del  clero;  la  necesidad  de  una  adecuada   instrucción  religiosa  para  nuestro  pueblo;  y  la  urgencia  de   promover  un  auténtico  y  evangélico  compromiso  social.   Los  tres  temas  fueron  propuestos  a  la  reflexión  de  las   Iglesias  locales  en  la  Declaración  que  hicimos  los   participantes  de  la  Conferencia  de  Río  de  Janeiro.  


Uno  de  los  principales  frutos,  sin  lugar  a  dudas,  de  la  I   Conferencia  General  fue  la  creación  del  Consejo  Episcopal   Latinoamericano,  más  conocido  por  sus  siglas  CELAM.  Fue   iniciativa  nuestra,  de  los  obispos  allí  reunidos,  pedirle  al  Papa   Pío  XII  que  se  creara  este  Consejo  que  tanta  importancia  ha   tenido  para  la  evangelización  de  los  pueblos  de  esta  parte  del   Continente,  hermanados  por  una  misma  fe,  una  historia  y  un   destino  común,  y  agobiados  también  por  problemas  similares   y  muy  apremiantes.  


La  Conferencia  de  Río  fue  un  verdadero  impulso   a  intensificar  la  comunión  y  la  colegialidad   episcopal  en  el  Continente.  Éste  es  otro  de  los   frutos  de  esta  asamblea  que  hunde  sus  raíces  en   los  Concilios  Provinciales  de  Lima  y  México  de  la   primera  evangelización,  ejemplos  tempranos  de   colegialidad  que  no  debemos  olvidar.  


Río  fue  un  hito  muy  importante  en  el   fortalecimiento  de  la  comunión  y  colegialidad   episcopal  que  hoy  miramos  agradecidos.  Los  frutos   de  este  espíritu  han  sido  muchos  en  estas  cuatro   décadas,  a  pesar  y  por  encima  de  las  lamentables   tensiones  que  sufrimos  años  atrás.  Y  quizá  haya   que  buscar  en  este  espíritu  una  de  las  razones  que   nos  permitieron  mantener  siempre  la  comunión.  


La  voz  que  se  levantó  en  la  ciudad  de  Río  de  Janeiro  hace   cuarenta  años  ya  insinuaba  la  gran  renovación  que  el  Espíritu   Santo  regalaría  a  su  Iglesia  pocos  años  después  con  el   Concilio  Vaticano  II.  Esta  renovación  será  asimilada  e   inculturada  en  nuestra  realidad  especialmente  a  través  de  las   Conferencias  de  Medellín,  Puebla  y  Santo  Domingo.  Cada  cual   con  sus  características  y  acentos  propios,  pero  dentro  de  un   inequívoco  dinamismo  de  continuidad.  Cuatro  etapas  de  un   único  proceso,  de  un  mismo  peregrinar  del  Pueblo  de  Dios,   con  una  única  motivación:  servir  al  Señor  resucitado,  vida  y   esperanza  de  nuestros  pueblos.  


EL  DOCUMENTO  


•  El  documento  de  Río  de  Janeiro  es  breve  y  responde  a   los  primeros  pasos  que  se  dan  hacia  una  pastoral  de   conjunto  en  América  Latina.  Tiene  la  enorme  validez   de  ser  pionero  en  este  aspecto.  Su  temática  se  centra   en  el  análisis  de  la  "situación  religiosa  de  cada  uno  de   los  países  de  América  Latina,  poblada  por  más  de   ciento  cincuenta  millones  de  personas".  Pero  su   lenguaje  y  tratamiento  responde  al  tiempo  en  que  se   desarrolla.  


Los  Obispos  destacan  tres  problemáticas:  en   primer  lugar  el  problema  más  apremiante  de   América  Latina:  la  escasez  del  clero,  sobre  lo   que  incidirán  con  fuerza;  un  segundo  problema   es  el  de  la  necesidad  de  una  mejor  instrucción  y   preparación  de  los  seglares,  problemática  que   trata  bajo  el  título  de  "Auxiliares  del  clero";  y  un   tercer  tema  es  el  referido,  es  el  problema  social.  


•  )  La  problemática  del  clero:  Los  cuatro  primeros  títulos  del   documento  los  emplean  los  Obispos  en  tratar  el  grave  problema   del  clero,  tanto  secular  como  religioso,  nativo  y  extranjero.   •  Pide  con  insistencia  que  se  empleen  todas  las  maneras  posibles:   pastoral  familiar,  cultivo  de  los  jóvenes  en  las  Asociaciones,  día  del   Seminario,  etc.,  para  procurar  un  mayor  número  de  vocaciones.   Insiste  después  en  la  importancia  de  una  adecuada  formación,   espiritual,  intelectual  y  humana.  Asimismo  recuerda  la  importancia   de  que  se  escojan  los  sacerdotes  más  doctos  y  virtuosos  para  los   cargos  del  Seminario  y  dedica  también  todo  un  capítulo  para   preocuparse  de  la  formación  permanente  del  clero  sugiriendo   diversos  medios.  


•  Con  relación  a  los  religiosos,  hay  un  sincero  agradecimiento  a  la   labor  desarrollada,  también  la  petición  de  una  colaboración  en  los   suburbios  de  las  grandes  ciudades  y  en  la  zonas  más  alejadas  de   parroquias  extensas,  así  como  la  petición  de  que  "las  familias   religiosas  puedan  aumentar  en  los  Países  Latinoamericanos  el   número  de  sus  miembros  con  abundantes  y  selectas  vocaciones".   •  Más  adelante  se  muestra  una  sana  preocupación  por  el  incremento   del  protestantismo,  reclamando,  entre  las  medidas  para  una  mejor   formación  de  los  católicos,  la  intensificación  del  movimiento   bíblico,  sugiriendo  toda  clase  de  iniciativas:  ediciones  populares  de   la  Biblia  y  Evangelios,  semanas  bíblicas,  cursos  de  orientación,  etc.  


•  b)  La  cooperación  de  los  seglares:  Está  considerado  bajo  el   título  IV  "Auxiliares  del  Clero",  y  destaca  la  importancia  de   una  mayor  formación  y  responsabilidad.   •  Nombra  expresamente  a  la  Acción  Católica  que  bajo   diversas  Organizaciones  han  alcanzado  muchos  frutos  y   manifiesta  su  deseo  de  que  intensifiquen  cada  vez  su   trabajo  apostólico.  A  pesar  de  reconocer  otras  formas  de   auxiliares  del  clero  y  colaboradores  del  sacerdote,  pide   expresamente  que  se  organice  e  incremente  la  Acción   Católica  en  todas  las  Parroquias,  así  como  que  se  le  dote   de  sacerdotes  exclusivamente  dedicados  a  ella.  


•  c)  La  problemática  social:  En  un  breve  Título  (el  VIII)  Río  de   Janeiro  aborda  la  problemática  social  que  se  queda  más   bien  en  constataciones  y  deseos:  "La  Conferencia  General   del  Episcopado  Latino  Americano  no  puede  dejar  de   expresar  su  honda  preocupación  ante  los  problemas   sociales  de  América  Latina  y  la  situación  angustiosa  en  que   se  encuentra  todavía,  -­‐a  pesar  del  cúmulo  de  bienes  que  la   Providencia  ha  dispensado  al  Continente-­‐  una  no  pequeña   parte  de  sus  habitantes,  y  en  particular  algunas  clases  de   trabajadores  dei  campo  y  de  la  ciudad,  sin  olvidar  a  la  clase   media,  por  los  salarios  insuficientes  y  la  demanda  de   trabajo„  


También  los  Obispos  muestran  su  especial  preocupación   por  las  "Misiones,  los  indios  y  gente  de  color"  (título  IX)  y   pide  para  sus  territorios  una  mayor  atención  en  escuelas   primarias  y  secundarias,  de  capacitación  agrícola,  de   artes  y  oficios,  así  como  obras  de  salud:  hospitales,   asilos,  sanatorios,  dispensarios,  etc.  y  solicita  a  las   Ordenes  Religiosas  el  envío  de  personal  capacitado  y   especializado  en  número  y  calidad  cada  vez  mayor.  


RIO  DE  JANEIRO   Iª  CONFERENCIA  GENERAL  DEL  CELAM   Río  de  Janeiro,  Agosto  de  1955   CARTA  APOSTOLICA  "AD  ECCLESIAM   CHRISTI"  DEL  PAPA  PIO  XII  A  LOS  OBISPOS   LATINOAMERICANOS  


•  ..es  preciso,  sin  embargo,  obrar  con  prontitud,  con   generoso  valor,  con  energía;  no  echando  a  perder   preciosas  energías,  sino  coordinándolas  de  manera  que   resulten  casi  multiplicadas;  recurriendo,  si  es  necesario  a   nuevas  formas  y  nuevos  métodos  de  apostolado  que,  aun   dentro  de  la  fidelidad  a  la  tradición  eclesiástica,  respondan   mejor  a  las  necesidades  de  los  tiempos  y  aprovechen  los   medios  del  moderno  progreso  que,  si  desgraciadamente  a   menudo  sirven  para  el  mal,  pueden  también  y  deben  ser  en   manos  de  los  buenos,  instrumento  para  obrar   valientemente  por  el  triunfo  de  la  virtud  y  la  difusión  de  la   verdad.  


•  Estamos  convencidos  igualmente  de  que  una  aportación   no  pequeña  a  la  acción  de  las  fuerzas  apostólicas  en  la   América  Latina  podrá  provenir  de  una  cordial  y  bien   organizada  colaboración  entre  ellas  así  como  del  estudio   de  las  apropiadas  formas  de  cura  de  almas  que  la   experiencia  demuestre  más  idóneas  para  la  peculiar   condición  de  los  tiempos,  y  de  un  empleo  más  adecuado   de  los  modernos  medios  técnicos  como  la  prensa  y  la  radio   para  difundir  e  inculcar  más  eficazmente  en  las  almas  la   palabra  sagrada  y  las  enseñanzas  de  la  Iglesia,  maestra  de   verdad.    


CONFERENCIA DE RIO- 1955