Issuu on Google+

EL AGUA VA SUBIENDO A YOMASA La falta de agua, tradicional en barrios que comienzan como subnormales, dejó de ser un problema para los vecinos de Altos de Yomasa, en el suroriente de Bogotá. La falta de agua, tradicional en barrios que comienzan como subnormales, dejó de ser un problema para los vecinos de Altos de Yomasa, en el suroriente de Bogotá. Hace cinco años, cansados de sacar el líquido de las quebradas aledañas y cargarlo en ollas, canecas y baldes, los habitantes de los barrios San Pedro, Villa Diana, Juan José Rondón, Los Arrayanes, Las Violetas, Villa Rosita, Tiguaque y Bella Suiza, se unieron para buscar una salida a su sequía. En esa época, hasta sus casas no llegaban los servicios públicos esenciales. Hoy, son comunidades que funcionan organizadas en un Cooperativa de Servicios Públicos (Coopbaus). Poco a poco sus barrios se han ido legalizando y ahora ya tienen parte de la tubería lista para que el líquido pase y, sin problemas, llegue a los grifos de los baños y cocinas. Solo falta que el Acueducto les construya una planta de tratamiento del agua. Por el resultado de ese trabajo, el premio cívico por una Bogotá Mejor que Casa Editorial EL TIEMPO y la Fundación Corona organizan desde hace cuatro años, lo preseleccionó como uno de los 10 finalistas. Cuenta Alberto Hernández, uno de los líderes de la comunidad, que en los últimos cinco años han recibido apoyo de las universidades Nacional y Los Andes y también de la Empresa de Acueducto. Con la primera se desarrollaron talleres de autogestión, pero el convenio por el cual la universidad prestaba esta capacitación se acabó y las labores quedaron interrumpidas. Luego el Acueducto firmó un nuevo convenio, esta vez con Los Andes y fue ahí donde comenzó la elaboración de los diseños para construir una planta de tratamiento, pues la fuente de agua la tienen relativamente cerca: la quebrada Yomasa, cuyo nacimiento está justo detrás de la montaña donde se levantaron los barrios. El comienzo del camino para tener agua potable se abrió. Luego, en 1999, el Fondo de Desarrollo Local de Usme les aprobó el proyecto para empezar a tender la tubería. Con los 250 millones de pesos que les dieron, más los aportes del Acueducto y de la misma gente se hicieron redes en el 30 por ciento del sector.


Todo se ha hecho mediante un convenio con el Acueducto, que ya tiene los terrenos para construir la planta, pero está a la espera de obtener la licencia ambiental para desarrollar la obra. Actualmente los vecinos reciben el agua directamente de la quebrada por medio de mangueras que llegan a tanques. Así, ya no tienen que cargar en baldes y ollas. La financiación por parte de la comunidad se genera mediante cuotas periódicas que cada familia aporta y que además sirve para administrar la cooperativa. También recaudan dinero de los eventos deportivos y culturales que año tras año han organizado. El más famoso es el Festival del Agua que hacen en octubre. Este certamen no solo sirve para que los vecinos tengan un fin de semana de esparcimiento, sino para concientizarnos de la necesidad de cuidar la quebrada que durante años nos ha surtido, dijo William Jaramillo, otro líder de la comunidad. En el festival pueden subir a la tarima los vecinos que sepan cantar, los que declamen o los jóvenes raperos. También hay rifas y concursos. Todo el dinero que se recauda sirve para la Cooperativa y para ahorrar para las obras. Ahora, cuando el problema del agua empieza a desaparecer, están pensando en iniciar trabajos para arreglar las vías de sus barrios, que en épocas de lluvias son caminos de lodo. Para ese trabajo tienen en mente al IDU.

Publicación eltiempo.com Sección Bogotá Fecha de publicación 14 de octubre de 2001 Autor NULLVALUE

http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-698733


El agua va subiendo a Yomasa (El Tiempo) 14-oct-2001