Issuu on Google+

royal dutch airlines

NĂşmero 1

KLM magazine

tanzania


Editorial y... sumario 01_ ¡Bienvenidos! Presentamos la nueva revista de KLM. Una revista llena de curiosidades, cada mes se tratará un país distinto. Así pues, este mes empezamos con tanzania, la isla de las especias. Así como con recetas, curiosidades y una entrevista a Fatma allo. Por último, es la revista dónde encontrarás las novedades de klm. esperemos que os guste nuestra nueva publicación.

02_ 03_ 04_ 05_


6

KLM News

pag

Entrevista: Fatma Allo

pag

8

12

Zanzíbar, la isla de las especias

pag

No te puedes perder...

pag

¡Plàtanos al gusto!

pag

17 18


6

klm news

KLM News

Una nueva variedad de tulipán lleva el nombre de KLM No sólo KLM celebra su aniversario este año. ¡El jardín de flores más fotografiado de Holanda también lo hace! Una fantástica ocasión para que una nueva variedad de tulipán lleve el nombre de KLM. Una nueva variedad de tulipán no surge de la nada. Supone años de cuidadoso cultivo. El Keukenhof, que celebra su 60 aniversario, lo sabe todo acerca del cultivo de flores. Con motivo de la celebración del 90 aniversario de KLM se cruzaron dos variedades de tulipán. El resultado es una variedad nueva, única. El Presidente de KLM, Peter Hartman, considera “un auténtico honor” la creación del nuevo tulipán. Junto con la ex top model Frederique van der Wal, bautizó la nueva flor con el nombre de “Tulipa KLM” en el Keukenhof. Al igual que KLM y el Keukenhof,

Frederique van der Wal tiene sus raíces en Holanda. Tras su carrera en la industria de la cosmética, el mundo del cine y la televisión, es ahora la propietaria de “Frederique’s Choice”, una marca de estilo de vida y floristería. La flor de color verde claro y blanco tiene el interior azul y una apariencia fresca y joven. ¿Desea tener esta flor en su jardín? Ya puede encargarlas. Los bulbos se entregarán este otoño, listos para ser plantados en enero. ¡Con sólo un poco de cariño, agua y paciencia disfrutará usted de Tulipa KLM en primavera!


klm news

7

Facture y embarque con su móvil o PDA Viajar sin papel: use su móvil para facturar y recibir su tarjeta de embarque por SMS. Una novedad ya disponible cada vez en más vuelos. Es realmente fácil: todo lo que ha de hacer es utilizar su PDA o Smartphone para facturar para un vuelo de Air France o KLM. Recibirá automáticamente su tarjeta de embarque por SMS, MMS o e-mail en su PDA o móvil. Todos los datos que necesita están en el mensaje, igual que en su equivalente en papel, incluyendo el código de barras que escaneamos en la puerta antes de que embarque el avión. Ya no tiene que imprimir su tarjeta de embarque: el único papel que aún necesita para viajar es su pasaporte o documento de

identidad. ¿Desea realizar compras y utilizar los demás servicios en el aeropuerto de Schiphol en Ámsterdam? ¡No hay ningún problema! Todos los puntos de entrega de equipajes, controles de seguridad, salas VIP y tiendas libres de impuestos están equipadas para utilizar la tarjeta de embarque electrónica. Esta tarjeta se ha probado con éxito en vuelos entre Ámsterdam y París y se introduce ahora en vuelos desde los Países Bajos y Francia a cada vez más destinos europeos.

Nuevo: tazas ecológicas a bordo Diecinueve millones de tazas de café y té servidas a bordo anualmente. Y cien mil kilos de basura. Demasiado. Hemos ideado una alternativa “verde”: una taza ecológica reciclable al 100%. Las tazas ecológicas están hechas con materiales biodegradables. Su revestimiento a prueba de goteo está realizado con ácido láctico proveniente de azúcares vegetales, mientras que las tintas son a base de agua, lo que limita al máximo el impacto en el medio ambiente. KLM tiene fama por sus iniciativas ecológicas. Nuestro objetivo

es aumentar hasta el último detalle nuestra responsabilidad social corporativa a través de nuestras operaciones. Con este fin, estamos probando ahora la posibilidad de servir a bordo pescado capturado de forma sostenible. Y, por supuesto, los pasajeros pueden volar con emisiones de CO2 neutras con nuestro servicio CO2ZERO.


8

ENTREVISTA a fatma allo

Fatma Allo y...

el movimiento feminista en Tanzania Fatma Alloo es una de las pioneras del feminismo africano contemporáneo. Nacida en Zanzíbar, a principios de los ochenta trabajó como periodista en Dar es Salaam y como productora de radio en Uganda durante la guerra. En 1987, fue una de las fundadoras de TAMWA (Tanzania Media Women’s Association), una de las organizaciones feministas principales de África. Destaca además por su papel en los medios de comunicación y el cine. En 1999 ganó el premio del MNET con un documental sobre los vestidos khanga, y también forma parte del Festival de Cine Internacional de Zanzíbar y del colectivo Zanzibar Women on Net (ZaWoN).


ENTREVISTA a fatma allo

9

¿Qué te llevó a convertirte en una activista de los movimientos sociales? Empecé en TAMWA (Tanzania Media Women’s Association) en 1987. Esto significó el inicio de mi activismo. En aquella época, todo lo que hacíamos tenía como objetivo crear un espacio para expresarnos, y escogimos el terreno de los medios de comunicación para reivindicar los asuntos de género y participar en la lucha por los derechos de la mujer. En aquel tiempo, en nuestro trabajo, nos empezamos a

dar cuenta de los patrones de comportamiento patriarcal arraigados ya en nuestra educación, o incluso en las historias que se debían cubrir. Como mujeres periodistas, sólo nos daban temas de salud o relacionados con la mujer. Todos los cargos superiores eran para los hombres, aunque algunas mujeres tenían más experiencia. El hecho de ser ciudadanas de segunda sólo por una razón de género se convirtió en algo del todo inaceptable.

¿Cómo llegaste al feminismo y a identificarte como activista feminista? Cuando TAMWA empezó, publicamos nuestra propia revista y hacíamos programas de radio desde nuestra perspectiva. Empezábamos a tratar la violencia contra las mujeres. Cuestionábamos esta violencia de género en casa, y hablábamos del acoso sexual en las calles y en los puestos de trabajo, o del hecho que en los colegios las chicas no finalizaban el curso porque se quedaban embarazadas... También impartíamos programas de alfa-

betización. Lo que pasó fue que las mujeres que seguían nuestros programas nos empujaron hacia el activismo. Nos preguntaban: ¿Y una vez conozco mis derechos, qué? ¿Dónde voy si me enfrento con la violencia doméstica? Estas preguntas hicieron que creáramos el Centro de Crisis en Dar es Salaam, en una barrio de clase obrera. El Centro está en la calle Msichoke, y msichoke significa “no estar cansado”. ¡Lo encontramos muy significativo!

¿Cómo surgió TAMWA? TAMWA se formó tras la Conferencia de Mujeres de Nairobi, en 1985. Esta conferencia enfatizaba la importancia de la movilización de las mujeres, enfrentándonos a la raíz de esa subyugación a las normas patriarcales y trabajando para erradicarla. TAMWA surge desde nuestras propias historias de dolor, y tras constatar que, salvo que nos reuniéramos e hiciéramos algo, nada cambiaría un sistema patriarcal. Veíamos que los medios de comunicación -de los cuales formábamos parte como periodistasnecesitaban nuestras voces y nuestra perspectiva. Como periodistas, también vivíamos las historias personales en

casa. Estos fueron los motivos que dieron a luz TAMWA. En esa época, en Tanzania había un periódico gubernamental, un periódico del partido y una emisora de radio controlada por el gobierno, y no había televisión... Toda la formación periodística iba dirigida a los hombres. Así que en TAMWA decidimos publicar nuestro propio portavoz que se llamó Sauti ya Siti, que significa “Voz de Mujeres”. En el primer editorial ya dejábamos muy claro que luchábamos por la justicia y los derechos humanos, y que no pararíamos hasta lograrlo.

Una de las estrategias de TAMWA ha sido la distribución de material pedagógico. ¿Qué clase de impacto ha tenido esto, especialmente en las zonas rurales? Sí, TAMWA publica folletos sobre violencia doméstica y violación para informar a la población, prevenirla y explicar qué dice la ley. Este material ha contribuido a que hombres y mujeres vieran que existen desigualdades que provienen de los valores patriarcales. Las discusiones sobre la reforma de algunas leyes empezaron por la propiedad de la tierra y el acoso sexual. Las alumnas de las zonas rurales nos escribían para decirnos que no querían

clases extraescolares con profesores masculinos, ya que las acosaban e incluso violaban. También interpelamos a los diputados en programas de radio. Empezábamos a entender que, como mujeres, teníamos unos derechos, pero si nosotras mismas no los reivindicábamos, nadie lo haría por nosotras. La sociedad participaba en estos asuntos, y los que toman decisiones empezaron a escucharnos.

¿Cómo ha cambiado el papel y la aparición de las mujeres en los medios de comunicación desde la existencia de TAMWA? Antes, los medios de comunicación sólo mostraban a las mujeres como amas de casa, y a las periodistas se les confiaba pocas responsabilidades. Esto ya no es así. Los medios de comunicación mismos han cambiado, pasando, desde 1986, de los medios controlados por el partido único a los privados. Esta liberalización dio pie a mucha

diversidad, pero también nos desafiaba en términos de cómo reflejar y representar no sólo a las mujeres, sino a la sociedad en general. De todos modos, aunque la imagen de las mujeres ha mejorado, no podemos afirmar que nuestros medios de comunicación hayan anulado la imagen de las mujeres como objetos sexuales o víctimas.


10

ENTREVISTA a fatma allo

Según tu experiencia, ¿cuáles son los medios de comunicación más ideales para dar voz a las mujeres del continente y por qué? Los mejores medios son la radio, el teatro y, ahora, la televisión. La radio, que en África es el medio más fuerte incluso hoy en día, tiene una capacidad de alcance mucho mayor. En Tanzania existe una tradición muy buena de artes escénicas y narración oral en casi todas las zonas. La

televisión es más reciente. ¿Sabes que cuando empezamos con TAMWA, no había ninguna televisión en Tanzania porque teníamos un presidente, Mwalimu Julius Nyerere, que creía que una sociedad que no puede crear sus propias imágenes no debería estar dominada por otras imágenes?

Explícanos el trabajo radiofónico de TAMWA y su impacto en las comunidades. Desde el principio, hemos hecho mucho trabajo a través de la radio. Hemos utilizado los programas de radio para hablar de temas que normalmente no aparecen. Por ejemplo, si estamos hablando de por qué hay tantos embarazos

en las escuelas, realizamos una serie de programas que lo traten con profundidad, abordando las causas, quién está implicado, qué dice la ley, qué dice la sociedad, y se buscan soluciones sugeridas por las mismas chicas afectadas.

¿Qué respuestas os llegan tras estos programas? ¿Y con la televisión? Dependiendo del programa, generamos mucho interés, especialmente en temas de violencia, mutilación genital y acoso sexual. Algunas oyentes quieren permanecer anónimas, pero muchas hablan sin tapujos, especialmente en estos últimos años. Nuestro sueño sería tener nuestra propia emisora -antes lo intentamos, pero la legislación no lo permitía-. Quizá podamos abrir una radio comu-

nitaria... Por ahora carecemos de recursos humanos y financieros, pero la idea está ahí. En cuanto a la televisión, no se ha hecho mucho en este campo. Hemos aparecido en la televisión intermitentemente cuando se hablan de algunos temas o en debates. A veces mostramos los documentales que hemos producido.

Hablemos de estos documentales... En TAMWA hemos producido documentales sobre vidas de mujeres, con el objetivo de dar visibilidad. Por ejemplo, hicimos un documental sobre Siti bint Saad, la primera mujer “comunicadora” (nuestra revista Sauti ya

Siti se llama así por ella). Después de hacer visible su historia, se la proclamó heroína nacional, cien años después de su muerte en Zanzíbar.

Explícanos el documental con el que ganaste el premio del MNET en 1999. Es un documental sobre el vestido khanga, una ropa tradicional que las mujeres visten a lo largo de la costa de Tanzania y Zanzíbar. Crecí con esto. Es una ropa que se expresa en una cultura del silencio. El documental contaba la historia de cómo esta ropa está diseñada y llevada por las mujeres, y también su papel en la lucha por la independencia nacional. Los británicos prohibieron esta ropa en la Tanganyika colonial si traían consignas estampadas contra el colonialismo. Para contrarrestarlo,

importaban khangas con frases de Winston Churchill. Entonces las mujeres de Tanganyika boicotearon la ropa. En aquella época, el movimiento independentista de la India tenía mucha relación con el de Tanganyika. Así que las mujeres pasaban de contrabando los diseños a la India, donde se estampaban los khangas. Después volvían de contrabando, de manera que las mujeres pudieran vestirse con estas reivindicaciones.

¿Qué respuestas os llegan tras estos programas? ¿Y con la televisión? Dependiendo del programa, generamos mucho interés, especialmente en temas de violencia, mutilación genital y acoso sexual. Algunas oyentes quieren permanecer anónimas, pero muchas hablan sin tapujos, especialmente en estos últimos años. Nuestro sueño sería tener nuestra propia emisora -antes lo intentamos, pero la legislación no lo permitía-.

Quizá podamos abrir una radio comunitaria... Por ahora carecemos de recursos humanos y financieros, pero la idea está ahí. En cuanto a la televisión, no se ha hecho mucho en este campo. Hemos aparecido en la televisión intermitentemente cuando se hablan de algunos temas o en debates. A veces mostramos los documentales que hemos producido.


ENTREVISTA a fatma allo

11

Volvamos a la revista Sauti ya Siti. ¿Cómo ha afectado la publicación de esta revista a la cotidianidad de las mujeres, y también a la de los hombres? En mi opinión, Sauti ya Siti ha jugado un papel esencial en términos de movilización. Fuimos la primera organización en hablar públicamente sobre el acoso sexual en el trabajo. Sauti ya Siti ha sido también la primera revista en hablar sobre el trabajo doméstico, que ahora tiene una organización (la Asociación de Trabajadores Domésticos, que se creó hace cuatro años). Hablamos

de temas como la prostitución... Temas como este y el valor del trabajo dentro de casa generan mucha controversia. Los temas de género siguen siendo polémicos. Estos debates también han dado paso a otras organizaciones, como el Tanzania Gender Institute o Kuleana, una organización para los niños de la calle en Mwanza.

¿Cuál ha sido el tema más importante de movilización donde las TIC hayan tenido un papel imprescindible? Creo que en todos los temas son importantes, pero con la violencia de género la tecnología ha sido muy eficaz para consolidar el movimiento. Las campañas contra la violencia han llegado muy lejos gracias a la tecnología.

Logramos formar parte de un movimiento global que se presentó en la conferencia de Viena, dónde conseguimos que constara en los documentos: “Los derechos de la mujer son derechos humanos”.

Sobre esto, ¿cómo ha contribuido el movimiento feminista de Tanzania, según su opinión, a la situación actual del país? Hoy, en Tanzania, ningún hombre se ríe al escuchar los problemas de las mujeres. Para mí, esto es un indicador de que las cosas se toman más en serio. Hay todavía insultos, naturalmente, pero hay mucha más conciencia. Antes, en las comisarías, la policía se limitaba a enviar a las mujeres a sus casas cuando venían a pedir socorro. Ahora abren expedientes y rellenan el P3, un formulario donde consta su llegada. Las mujeres tienen más confianza. Además, como la situación económica empeora, las

mujeres deben ser miembros productivos de la sociedad. Esto les da poder económico y, por lo tanto, poder social. En las zonas rurales queda mucho trabajo por hacer, puesto que resulta más difícil de penetrar en los vínculos culturales que en las ciudades. Dicho esto, podemos ver que en Tanzania las mujeres tienen poder, pero es todavía un poder dentro de la estructura patriarcal de la sociedad. Para llegar a ministra, por ejemplo, debes entrar en estas estructuras patriarcales.

Entre todo el trabajo que haces, ¿qué es lo que te resulta más significativo? Cuando veo mujeres jóvenes salir y ocupar su espacio. Cuando están dispuestas a ir hacia delante. Me siento muy bien cuando voy a las zonas rurales y veo un grupo pequeño que ha empezado de la nada y que ha conseguido tener un impacto enorme en su pueblo.

Actualmente trabajo en la Fundación para la Sociedad Civil de Tanzania, y mi tarea es la de ayudar a los grupos a ir más allá de lo que tienen. Viajo por toda Tanzania y veo el impacto de nuestro trabajo cuando se crean grupos y asociaciones.

¿Cuáles son tus recuerdos más memorables? ¿Y tus planes futuros? ¡Hay muchos! Los tiempos en que conseguimos poner en marcha la revista, o cuando veo a mujeres que ocupan lugares en los campos tecnológicos y en los medios de comunicación, y que habían venido a TAMWA buscando su camino....

Y mis planes futuros, por ahora quiero escribir, escribir y escribir. Tengo tanta experiencia social que ahora estoy preparada para reflexionar. Quiero escribir y con ello inspirar a las jóvenes y a las nuevas generaciones.


12

zanzíbar , la isla de las especias

Zanzíbar, la isla de las especias No hace mucho eran pocos los que sabían situar Zanzíbar en un mapamundi. Hoy cada vez más viajeros se rinden a sus encantos, a sus playas, sus arrecifes de coral, a su espléndido pasado… El archipiélago tanzano de Zanzíbar, formado por las islas de Unguja y Pemba, es el mayor productor del mundo de clavo y se ha convertido, por su singularidad y belleza, en uno de los destinos más atractivos de la costa Este africana.


zanzĂ­bar , la isla de las especias

13


14

zanzíbar , la isla de las especias

Antes que nada valdría la pena aclarar conceptos. Sí, porque Zanzíbar es el nombre del archipiélago que engloba las islas de Unguja y Pemba, además de otras islas menores. Ambas islas, de tamaño similar y separadas por 50 kilómetros, difieren notablemente: la primera es continental, con extensos cultivos, mientras que la segunda, oceánica, es montañosa y arbolada. De las dos, Unguja –denominada Zanzíbar– es la más poblada y célebre. Es en ésta donde se alza la Ciudad de Piedra (Stone Town), la antigua capital colonial. A ella se puede llegar en avión desde los aeropuertos de Tanzania y Kenia, pero lo mejor es llegar por mar. El barco que cubre la ruta desde la ciudad tanzana de Dar es Salaam alcanza Zanzíbar en apenas hora y media. La isla de Zanzíbar ha sido siempre un objeto

de deseo perfumado por los clavos de especia y la canela, evocador de mares de color azul turquesa, playas doradas, bosques tropicales, palacios misteriosos, mezquitas blancas, sultanes y negreros. En 1964, tras un breve paréntesis de independencia, Zanzíbar ligó su suerte a la de Tanganika, constituyendo la República Unida de Tanzania. A partir de entonces, Zanzíbar se convierte en una meta turística que atrae a numerosos viajeros decididos a recorrer las callejuelas de Stone Town, sus playas, sus poblados del interior… Por fortuna, algo de la vieja Zanzíbar se ha salvado. Aunque la isla perfumada por las especias que conoció invasiones y esplendores, riqueza y degradación, sultanes y negreros, dominación colonial y luchas sociales ha cambiado definitivamente de aspecto. Cuando

en 1886 el explorador inglés Richard Francis Burton puso el pie en ella y Livingstone la eligió como base de sus expediciones, esta isla de 90 kilómetros de norte a sur por 30 de este a oeste, debió parecerles un espejismo. Apenas una aldea de estilo árabe y de un color blanco resplandeciente levantándose a la orilla de un mar de color turquesa, con un puerto que haría las delicias de personajes como Simbad el Marino. Los palacios almenados y encalados de los magnates árabes, con sus preciosas puertas de madera; las casas de color pastel de los colonos portugueses, y las de los mercaderes indios…; la Catedral anglicana, construida sobre los restos del antiguo mercado de esclavos; la Casa de las Maravillas, la Mezquita de Kizimkazi, el fuerte portugués, sólido y amenazante, rodeado por los Jardines de Jamituri... Y el triángulo de la ciudad de Stone Town, corazón antiguo de Zanzíbar, encajonada entre las modestas casas de barro de los pobres y el pintoresco

preciado del Índico. Se trataba, en realidad, de mercaderes que transportaban en sus embarcaciones riquezas varias: perlas, tejidos y porcelanas chinas. Llegados a destino, intercambiaban su mercancía por otra igualmente preciada: especias, marfil, oro y, sobre todo, esclavos. Nos encontramos en el siglo VIII, y muchos de aquellos viajes a través del Índico tenían como destino dos islas: Zanzíbar –Unguja en suajili– y Pemba. Ambas formaban parte del imperio Zenj, próspero gracias al comercio con otras ciudades-estado diseminadas por la vecina costa suajili. Sin embargo, los árabes dieron su propio nombre al archipiélago: Zendje-bar, la “Costa de los Negros”. El nombre acabaría derivando en el posterior Zanzíbar, con lo que recogería para siempre en su raíz el estigma imborrable del abyecto origen de parte de su fortuna: el comercio de esclavos. La llegada de los árabes, además, marcaría el carácter de la isla hasta el punto


zanzíbar , la isla de las especias

15

mercado indígena de Soko Mohoso. Es posible que también Livingstone y Burton aspiraran el perfume de esta legendaria Zanzíbar. Un perfume sutil de especias flota en el ambiente. Unido al olor embriagador de las frutas tropicales, de los mangos, las bananas, las papayas… Pero Zanzíbar conserva intacta toda su magia histórica, hecha de mil recuerdos, de truculentas y pintorescas historias de esclavos y mercaderes astutos, de relatos de harenes y sultanes, de invasiones y dominios… Y es que Zanzíbar fue un importante lugar de paso en las clásicas rutas marítimas por el Océano Índico hacia las costas del Este de África, lo que atrajo todo tipo de comerciantes, piratas y aventureros. Durante siglos, los árabes y los indios guardaron silencio acerca del secreto más

de que hoy día el 75 por ciento de la población es musulmana. Nueve siglos después, en el año 1832, Zanzíbar había alcanzado tal grado de prosperidad que el sultán Seyyid Said de Omán trasladó su capital de Muscat a Zanzíbar. Nacía entonces, y para siempre en la leyenda, la Zanzíbar de los sultanes. De aquella época deslumbrante es gran parte de la monumental herencia de la Ciudad de Piedra, jalonada con dos palacios de sultanes, dos catedrales, un fuerte, innumerables mansiones coloniales y unos baños de estilo persa que un rey caprichoso mandó construir en honor de su esposa. De la riqueza que por entonces corría por las calles de la ciudad dan asimismo cuenta las más de 500 puertas labradas con que los comerciantes exhibían sus fortunas. Ciertamente, el merca-

do de esclavos y especias había traído riqueza a Zanzíbar. Sin embargo, el archipiélago, que en 1860 había logrado desvincularse de Omán, concitaba ya la codicia de las grandes potencias europeas. En 1873, el mercado de esclavos fue destruido por los ingleses cuando impusieron al sultán Bargash la abolición de la esclavitud, gesto que precipitó la decadencia de Zanzíbar. La mayoría de la población es de raza negra, pero hay un buen número de árabes, descendientes de la dinastía y aristocracia omaní, que gobernó ambas islas con mano de hierro durante más de 150 años, dedicados esencialmente al entonces lucrativo negocio de la esclavitud. La actividad agrícola gira alrededor de sus plantaciones de clavo, una valiosísima especia usada en las gastronomías de medio mundo y de la que Zanzíbar es el principal productor y exportador mundial. Pero no es la única. También se encuentra el árbol de chicle, el del

jabón, la pimienta y, por supuesto, el coco. Las plantaciones se encuentran sobre todo en el oeste y el noreste de la isla, donde la tierra es más fértil y el relieve más accidentado. De lo que no cabe la menor duda es que Zanzíbar posee una inmensa belleza natural, inequívocamente oriental, hecha de colores y olores, de arquitecturas y caras, de gentes y aldeas, de vegetación y playas. Un encanto que se percibe de pronto, mientras se recorre el laberinto de callejuelas de Stone Town, paseando por el mercado entre montones de tomates y peces espada, especias y telas de mil colores, o parándote a tomar el fresco en los jardines de Forodhani. Y si en Zanzíbar City aún es posible respirar el pasado de la isla, en las pequeñas aldeas del interior, en las plantaciones, todavía se puede percibir lo que queda de la madre África y de las dos madrastras del país, Arabia y la India, de los modos de vida más genuinos, de los usos y costumbres de las épocas tribales.


16

zanzíbar , la isla de las especias

En esos lugares, Zanzíbar no es muy diferente de cómo era en tiempos de los sultanes omanitas: verde y hermosa, con playas de arena blanca en forma de media luna que se extienden frente al Índico, con palmeras, cocoteros, bananos y las plantas de clovis que se entrelazan formando un amasijo a la sombra de la selva. Al Este, la barrera coralina se encuentra muy cerca de la orilla y las olas rompen contra ella deshaciéndose en miles de gotitas que desembocan en la misma playa, de las extraordinarias playas de arena blanca que se extienden a lo largo de toda la costa, como Chwaka y Uroa. Precisamente aquí, en la costa oriental, han proliferado los alojamientos de lujo. El interior también tiene su encanto. Hay muchas aldeas nativas de ensueño, poblados

que forman pequeños grupos de cabañas construidos con piedra de coral y techo de hoja de palma. Sus pobladores se dedican a la pesca y a la recogida de algas. Unas algas que –dicen– venden a algunos laboratorios europeos para la fabricación de medicamentos. Fascinante es la visión –recién estrenado un nuevo día– de los hombres saliendo a faenar con sus dhows, los faluchos de vela latina, característicos de Zanzíbar. Las mujeres, por su parte, recorren las playas con las faldas remangadas y descalzas, recogiendo algas. En muchas aldeas se ofrece alojamiento, lo que es un auténtico lujo porque permite disfrutar de la hospitalidad suajili y comer excelente pescado.


no te puedes perder...

17

No te puedes perder... Tanzania tiene importantes arrecifes de coral frente a sus costas, pero la pesca ha sobreexplotado la zona con técnicas destructivas, y los arrecifes han sido muy afectados por la excavación de coral: tan solo en 1974 se exportaron 250 toneladas de conchas y coral. Se observa un blanqueamiento (muerte) masivo del coral, mientras que la eutrofización (sobrealimentación de las algas por causa de los fertilizantes y los residuos orgánicos) ha dañado los corales situados cerca de la capital, Dar es Salaam, y cerca de la isla turística de Zanzibar. En Marzo de 1998 el vicepresidente de Tanzania, Omar Ali Juma dió un importante paso hacia la eliminación de la pesca con explosivos en las costas del país. “Debemos combatir la pesca ilegal con dinamita para proteger nuestros recursos marinos para beneficio de nuestra nación y de las generaciones futuras”, declaró Juma, animando a los participantes de un seminario a revisar las leyes y regulaciones existentes, así como las sanciones que se debían imponer contra la pesca con dinamita. Así pues, ¡no te puedes perder el arrecife de coral de Tanzania! Único en el mundo.


18

ยกPlรกtanos al gusto!

ยกplรกtanos al gusto!


19

¡plátanos al gusto!

CREMA DE PLÁTANO CON CARNE Comensales: 4

Estacionalidad: todo el año

Tiempo preparación: 60 min.

Ingredientes 450 g de carne de vacuno magra, en cubitos 400 ml de caldo de carne 5 plátanos pelados y cortados en finas rondas 1 cebolla mediana, picada 1 tomate grande, picado Sal y pimienta al gusto

Preparación Añadir la carne, caldo y 250 ml de agua a una cacerola grande. Llevar a ebullición, reducir al fuego lento y cocine por 30 minutos. Añadir el plátano, la cebolla y el tomate a la cacerola, tape y cocine a fuego lento durante unos 35 minutos, o hasta que los ingredientes estén blandos. Retirar la carne y batir la sopa, para hacer una crema. Incorporar la carne de nuevo a la sopa y calentar, rectificar de sal si es necesario, servir inmediatamente en cuencos de sopa.

PLÁTANOS ASADOS Comensales: 4

Estacionalidad: todo el año

Tiempo preparación: 20 min.

Ingredientes 120 mL de jugo de naranja 2 plátanos no muy maduros 80g de azúcar moreno Pizca de cardamomo 3 cucharadas de jugo de limón

Preparación Combine el jugo de naranja, el azúcar y el cardamomo en una sartén pequeña y llevar a ebullición. Reducir a fuego lento y cocine por 5 minutos. Mientras tanto, pele los plátanos y corte en la mitad longitudinalmente. Corte cada mitad en el medio para que tenga cuatro piezas. Colocar en un recipiente apto para horno, con el jugo de limón. Vierta el jarabe de naranja en los plátanos e introducir en el horno a 170 ° C, hornear durante 10 miutes. Servir los plátanos con el jarabe por encima.

SOPA DE PLÁTANO Comensales: 4

Estacionalidad: todo el año

Tiempo preparación: 50 min.

Ingredientes 3 plátanos verdes, pelados (unos 450g) 1/2 L. de caldo de pollo Sal y pimienta al gusto

Preparación Pelar y rebanar el plátano, procesar en un procesador de alimentos, mezclar con 250 ml del caldo de pollo. Vierta el resto de caldo de pollo y mezclar bien. Llevar a ebullición, cubra y cocine a fuego lento, durante unos 45 minutos. Sazonar con sal y pimienta y servir la sopa en platos hondos.


ROYAL DUTCH AIRLINES

Llegamos donde otros no llegan...



KLM aeroliniaa